Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7169)
 
Nocturne93 (5182)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2141)
 
Drake Lobo Ártico (2061)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por Invitado el Mar 16 Dic 2014 - 21:12

Vaya tormenta que hacia aquella noche en la base de los agentes del CP. Kogáto había regresado de una pequeña misión en las islas del Norte, estaba entrando por la puerta principal. Su pelo estaba mojado, al igual que su ropa. Se fue a su cuarto, no tardó en cambiarse y ponerse su sudadera azulada y sus pantalones negros. Tomó su guadaña blanca y la colocó en su espalda mientras soltaba un leve suspiro, a continuación llegó al salón principal de la zona más alta. La chimenea ya estaba encendida como de costumbre y en aquella sala tan solo había varios sillones y estanterías llenas de libros. Fijó su mirada en una pequeña mesa, abrió el primer cajón y sacó una botella de vino, además cogió una copa y se echó en ella, pegando un pequeño trago y sentándose en uno de los sillones. La verdad empezaba a cansarse un poco de tanta tontería, pronto saldría con su identidad de Jin para liarla un poco por la zona. Las gotas cayendo por su rostro le molestaban bastante, de modo que ahora soltó la copa medio llena en la mesa y se levantó del sillón mientras ahora metía las manos en sus bolsillos observando a su alrededor.

- Esta maldita agua de lluvia es de lo peor, me siento bastante mal con ella sobre la cabeza. Creo que voy a ir a darme una ducha… ¡Feng! ¡Estoy de vuelta!

Tras decir aquellas palabras, se sintió como un correteo por el pasillo, un enorme tigre de bengala llegó enseguida y se quedó junto a su dueño. Después los dos se encaminaron a las duchas de forma tranquila. No tardaron en llegar, la sala era enorme y estaba llena de vapor, no había ni un alma, el moreno se quitó la ropa despacio colocándola en un lado hasta quedar completamente desnudo. Después se fue tranquilamente hasta una de las duchas y abrió el agua en modo caliente, notó como el alivio le recorría, era una sensación muy agradable, el enorme animal incluso se tumbó en el suelo dejándose mojar. Vaya capullo aprovechado estaba hecho, se relamió cerrando los ojos y quedándose allí echado, se suponía que a los gatos no les gustaba el agua, pues ese era la excepción al parecer. Eso hizo que el agente mirará hacia abajo y observara al animal que continuaba dejándose bañar por aquella cálida agua, encima de que llevaba todo el día haciendo el vago.

- Hazte al cuento, eres un capullo. Llevas todo el día durmiendo mientras yo me rompo el culo fuera y cuando vuelvo disfrutas de una buena ducha. Además me apuesto la guadaña a que has estado en la cocina suplicando por un poco de carne y te habrás salido con la tuya por supuesto.

Mientras hablaba con su mascota, se echaba jabón por el cuerpo de forma tranquila, cerrando los ojos debido a la relajación que había en aquel lugar. Un sonido hizo que los abriera de repente, era la puerta, una persona estaba entrando, se quedó callado mientras ahora seguía en la ducha a simple vista y de espaldas. Seguramente sería otro agente o algún tipo del gobierno que trabajaba allí, el animal se quedó con los ojos abiertos observando mientras se relamía despacio de forma tranquila.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por León Zaid el Sáb 27 Dic 2014 - 15:04

El entrenamiento había dejado todo mi cuerpo empapado en sudor, algo natural teniendo en cuenta que mis entrenamientos siempre eran para llevar al cuerpo a sus extremos. Esta vez había corrido a plena potencia por más de 6 horas, sin descanso alguno, habiendo hecho en el resto del día abdominales, flexiones y otros ejercicios para poner mi cuerpo a punto, al fin y al cabo las pertenencias que tenemos nos la pueden arrebatar en cualquier momento, pero si hay algo que me pertenece al completo, es mi cuerpo. Tener mi cuerpo entrenado hasta el máximo era mi meta de cada día, era aquello que me daba de comer y que me hacía vivir la vida, lo que haría posible completar todos mis objetivos.


Debía de limpiar mi sudor, quitármelo rápido, y darme una buena ducha, de lo contrario podría contraer alguna enfermedad leve que me retenga en cama algunos días, por lo que aún con la respiración agitada entré en las duchas comunes de la agencia. Pude apreciar entre todo ese vapor que había otras personas, la respiración de estos era palpable para un oído tan fino como el que tenía, sin embargo una de las dos respiraciones era algo inusual, pero no le echaba demasiada cuenta, al fin y al cabo el mundo estaba lleno de personas peculiares, prestarles atención solo les molestará o les provocará.

Abrí el grifo dejando caer sobre mi cuerpo una manta de lluvia helada, sentir por mi cuerpo el caer de las gotas frías y como recorrían todo mi torso me hacía sonreír de satisfacción, era la mejor sensación que tenía en el día de hoy. Pero pronto llegaría la hora de cambiar, el recibir el agua helada era solo la primera parte de la ducha que me daba cada día, pues a esta debía de continuarle una nueva capa de agua recayendo sobre mis músculos con la mayor temperatura posible, agua ardiente que calmaba el frío de mis músculos cogido por el anterior baño. Esto era aún más placentero que la ducha anterior, y provocaba que de mi cuerpo saliese humo, un vapor producido por el fuerte cambio de temperatura.

Mientras recibí la ducha miré hacia el lado, observando al individuo de mi lado, un tipo moreno, pero lo que más me llamó la atención era que tenía a su lado, un tigre. ¿Qué narices hacía ese hombre bañándose con un tigre? Lo mejor sería pasar de él, no parecía agresivo, así que mientras que estuviese controlado no supondría ningún problema. Mi experiencia luchando contra animales no era pobre, por lo que en caso de peligro lo mataría sin dudar, ya que de lanzarse él contra mi, sería un combate de supervivencia, o él o yo. La pregunta es que haría el joven moreno de mi lado, no le conocía, por lo que podría ser alguien de menor rango a mi, o alguien de mayor rango, por simple vista en las duchas no podría apreciarlo.

Pensándolo bien, sería bueno saberlo pronto, por lo que entablar una conversación con él quizás me ayudase a conocerle más a él, saber que hacía ese tigre ahí y de paso amenizar el tiempo de la ducha.
- ¿No es lo mejor?... Recibir una buena ducha tras el duro día... sin duda es probablemente uno de los mayores placeres de esta vida... y pensar que de niño no me gustaba ducharme jajajaja- Dije en tono de broma para entablar una conversación amistosa. - Mi nombre es León, León Zaid... ¿Es ese animal suyo? - Pregunté para calmar al fin la duda que me comía la cabeza desde que lo vi por primera vez.
avatar
León Zaid

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 09/08/2014
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
70/150  (70/150)
Experiencia:
104533/320000  (104533/320000)
Berries: 2.103.586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por Invitado el Lun 29 Dic 2014 - 7:34

La puerta finalmente se abrió, dejando paso a un hombre de larga cabellera morena y de cuerpo musculoso y atlético. El agente lo miró despacio con su mirada seria de siempre, parecía no encontrar cómodo. No por el hecho de ese tipo, tan solo estar bajo las órdenes del gobierno ya era algo que odiaba, echaba de menos su tripulación, ahora se había dividido. Eso pensaba al menos, tal vez ellos buscarían otra banda o formarían una, pero no era el caso de aquel chico. Era fiel al capitán Legim, el único hombre al que seguiría hasta el fin y la muerte, sin embargo el Yonkou ahora había desaparecido de sus vidas. Eso hizo que el agente del gobierno cerrara los ojos y de buenas a primeras pegara un puñetazo con fuerza en la pared del baño, usando su haki armadura y provocando un buen ruido. Después de unos segundos volvió en sí.

Las palabras de aquel tipo le sacaron de sus pensamientos. El rostro de Kogáto se notaba algo frío y serio, como si fuese una persona sin ninguna clase de sentimiento. El tipo se presentó como León y preguntó al corrupto si el animal que estaba en el suelo era suyo, este ojeó un momento a su lado y miró a su tigre. Este también le miraba a él, ambos estaban muy compenetrados, por un momento se quedó callado, dejando que el silencio reinara en la sala de las duchas. Después cerró los ojos despacio agitando la cabeza mientras se regañaba así mismo en un pequeño debate interno “Vamos idiota, vuelve a la realidad y céntrate”. Hizo caso a su consciencia y abrió los ojos mirando al tipo de nuevo, con la diferencia de que esta vez sonrió de lado mientras estiraba su mano hacia el animal y le acariciaba la cabeza despacio. A lo que este se dejó hacer cerrando los ojos y moviendo la cola de un lado a otro como si fuera un simple perrito.

- Disculpa, estaba pensando en mis cosas. Es un placer León, mi nombre es agente 666. Pero puedes llamarme Kogáto, efectivamente, el tigre es mi compañero, su nombre es Feng. No te preocupes por él, tan solo ataca a quién trata de atacarme o a quién le ordeno. Es bastante mimoso en verdad, si le acarician no muerde.

Dijo ahora mientras apartaba la mano del animal y continuaba bajo el agua, estando al lado de su nuevo conocido. El animal ahora se levantó, mostrando su majestuosidad y caminando hacia el moreno de pelo largo, se quedó justo en frente, sentado y mirándole a los ojos. Se relamió un poco como siempre hacia y después estiró su pata derecha hacia esa persona, como si tratara de saludarle, debido a la estatura del animal y su postura, llevaba a una altura por debajo de los pectorales de una persona normal. Kogáto por su parte dejó ahora el agua de su ducha a una temperatura fría, esa sensación no le molestaba mucho y mantenía sus sentidos descansados. Miraba la situación entre el hombre y el tigre de bengala, lo que hizo que alzara una ceja extrañado y después hablara con un tono bastante tranquilo y normal, aunque algo confuso.

- Increíble, Feng no ha hecho eso a ninguna persona en su vida. Es muy raro, pero esto no es algo que pueda ver todos los días.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por León Zaid el Lun 29 Dic 2014 - 20:08

Los puños del agente que posteriormente se presentaría como agente 666 impactaron de lleno contra los muros de aquel cuarto de baño estallando varios azulejos que se desperdigaron por todos los lados, desconocía el motivo de esta acción, pero no cabía duda alguna de que se trataba un gesto de clara impotencia, algo rondaba en su mente y su manera de desahogarse era esa, una lástima.

Pero mis palabras resultaron efectivas y le hicieron mostrarse más abierto, presentándose ante mi y también a su tigre, un bello ejemplar felino y a decir verdad bastante grande. Reflexioné en un breve lapso de tiempo que escondería mi acompañante en las duchas tras su apodo, agente 666 era algo simple que solo me hacía tener en mente un nombre, Satán. ¿Por qué llevaría esa cifra como nombre? ¿Sería por considerarse el ser mas malvado? ¿O habría detrás de él un poder demoníaco? Podría ser algo meramente ideológico, pero había una pequeña posibilidad de que fuese algo más, que tuviese un poder relacionado con una apariencia demoníaca, algo irónico viniendo de una fruta del demonio.

Mis pensamientos se vieron absortos al escuchar los pasos del tigre viniendo hacia mi, le observé con detenimiento pudiendo contemplar como se relamía para luego sentarse y quedarse inmóvil sin apartar la vista de mi. ¿Qué querría aquél animal? La pregunta fue rápidamente contestada, pues alargó su pata hacia mi, como si tratase de tender la mano conmigo. Sonriendo de oreja a oreja me agaché tendiéndole la mano y poniéndome a su altura.
- Así que te llamas Feng... es un bonito nombre pequeño, mi nombre ya lo escuchaste ¿No? Me llamo León, pero tranquilo, no soy un León en si, solo es mi nombre jajaja- Dije entre risas observando al animal.

Escuché de su dueño sus palabras de asombro ante el gesto del animal, algo que me llamó la atención, no odiaba a los animales ni nada similar, pero tampoco había tenido en mi vida una gran afinidad hacia estos, sin duda muy extraño. Más el tipo ahora estaba más abierto a hablar que antes, por lo que aproveché para intentar entablar una conversación, al fin y al cabo cuanta más información tenga de todo tipo de personas, mejor.
- ¿Qué pasa por tu cabeza agente 666? No quiero meterme en asuntos privados, pero el hecho de que revientes parte de la pared de un puñetazo es una clara señal de frustración... ¿Existe algo así en su mente caballero? Me gustaría ayudarle, y desde luego le puedo prometer discreción, seré una tumba. - Dije con un tono agradable para trasmitirle seguridad y confianza. - Todos tenemos nuestros secretos, nuestras pequeñas dosis de veneno en nosotros que nos mata lentamente... o más bien nos corrompen... si no la acabamos soltando, seremos transformados en otras personas, aunque decirlo implica correr un grave peligro, evidentemente... es una decisión con grandes riesgos al fin y al cabo...

Si lograba que cediese y me contase sus preocupaciones, le ayudaría de estar en mi mano, después de todo me conviene tener aliados y amigos en todas las partes posibles, pero no había nada de malo si sacaba provecho de la situación y extraía alguna información privilegiada también, nunca sabía que podría saber cada persona con la que me cruzo, con lo que a más información saque de cada persona que vea, más cosas sabré desde diversos puntos de vista, que tras unirlos formarán la única verdad posible, la realidad, la verdad que a mi me interesa, la información es poder, y yo quiero ser el hombre más poderoso de esta tierra.
avatar
León Zaid

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 09/08/2014
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
70/150  (70/150)
Experiencia:
104533/320000  (104533/320000)
Berries: 2.103.586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por Invitado el Miér 31 Dic 2014 - 9:32

El hombre también pareció llevarse bien con el animal, algo bueno sin duda alguna, mientras el felino le observaba de manera tranquila, el moreno entrecerraba los ojos de manera tranquila. Se fijó en que había golpeado con demasiada fuerza la pared y unos trozos de azulejos recorrían ahora la sala, no había podido controlar todo su poder. Su fruta a veces era un incordio, aunque nadie sabía que la poseía, si algún día le decían de tirarse al agua, inventaría tener la fruta de no envejecer o algo así, para cuando el gobierno quisiera darse cuenta, ya sería tarde. El rostro del chico era increíblemente inexpresivo y permanecía frío y calmado, observando a su compañero. Incluso el mero hecho de estar desnudos había desaparecido de su cabeza, ignoraba ese hecho como si fuera lo más normal del mundo.

Pasaron unos momentos y de repente aquel hombre le dirigió a él la palabra, preguntándole sobre que le pasaba, la verdad es que era muy normal que se lo preguntase, golpear una pared no era algo normal. Sin embargo no iba a decir la verdad bajo ningún concepto, para él, su capitán Legim era un gran amigo, al único al que por el momento había llamado así. Moriría antes de hablar sobre él. El hombre le insistía, decía ser una tumba y que no diría nada, era extraño pero confiaba en él, le daba buenas vibraciones. De repente sonrió cerrando los ojos y movió la mano de un lado a otro como quitándole importancia al tema, iba a darle la excusa que le había dado a todo el mundo.

- No es un secreto León, es algo que muchos agentes conocen. Esto fue hace más de tres años, mi mejor amiga y compañera del Cipher Pol falleció. Un cabrón llamado Jin Surfer acabó con su vida, la mató por conseguir el poder de una fruta. Aquello quedó como el asesinato de la base ardida. Llevo años buscando a ese tipo, pero nunca logro hacerlo.

Vaya pedazo de cabrón que estaba hecho, él mató a la chica, no era ni su amiga, más bien se llevaba mal con ella. Sin embargo usando esa argucia, todo el mundo empezó a compadecerse un poco, aunque siempre estaban los típicos quisquillosos que se quejaban. De todas formas no era algo que le preocupaba, había evadido al gobierno, marina y cazadores durante más de tres años y así seguiría haciéndolo. Primero como asesino solitario y después como tripulante de los Shirokamis, pero ahora volvía a ser un simple asesino a sangre fría, los sentimientos no eran algo que ese chico conociera mucho. Ahora pegó un nuevo suspiro y sonrió para tratar de cambiar de tema. En verdad ese hombre era uno de los pocos que le hablaba, era un asesino a escondidas, pero no entendía por qué era tan ignorado por los demás. Muchos de aquellos agentes se tomaban demasiado en serio su trabajo.

- Bueno, algún día atraparé a ese tipo. Hasta el momento seguiré cumpliendo mi deber. Eres uno de los primeros con los que hablo León, además le caes bastante bien a Feng. ¿Qué te parece si te froto la espalda colega?

Dijo de repente el moreno mientras sonreía de lado crujiendo los huesos de los nudillos y observándole tranquilamente. Al fin y al cabo eran compañeros y el agente 666 pensaba que los colegas hacían ese tipo de cosas entre sí, aunque tampoco quería que pensara cosas raras. De hecho aquel chico era asexual, no sentía atracción ni por hombres ni por mujeres, tan solo se limitaba a liarla.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por León Zaid el Dom 4 Ene 2015 - 18:53

El tipo comenzó a hablar sobre que era lo que le sucedía, algo que no parecía ser secreto, sino un hecho traumático de su vida, el asesinato de su mejor amiga a manos de un tipo que quería la akuma no mi que esta poseía. Al escucharlo tuvo opiniones divididas, las cuales se pensaba seriamente si compartir, el tipo le confesó algo de su vida, por lo que no estaría mal confesar algo a cambio.
- Lamento si esto te ofende Agente 666, pero a pesar de que lamento mucho la perdida de su mejor amiga, y que entiendo su dolor, debo de reconocer que sería hipócrita de mi parte decir muchas palabras negativas hacia esa persona... al fin y al cabo yo tengo en mente hacer lo mismo, solo que aún no se quién posee esa akuma que tanto ansío...


Ante su propuesta de ser frotado por él en la espalda era algo que me pilló de sorpresa realmente, sin saber muy bien como reaccionar. Iba a negarme en rotundo, sin embargo el tipo por sus palabras era algo solitario y se mostraba en cierto modo contento de hablar un poco, al fin y al cabo desconectar de tantos problemas para dialogar un poco era siempre algo agradable, así que tras pensarlo asentí con la cabeza aceptando.
- Sea gentil conmigo caballero, es la primera vez que hago este tipo de cosas. - Dije bromeando para aliviar un poco la tensión a sabiendas de que pronto yo iba a aplicar más tensión al momento.

Tras tomar un largo respiro sintiendo como el agua caía directa sobre mi rostro, dejé de sonreír observando como el agua recorría un camino inclinado hasta acabar en el desagüe.

- La fuerza aplicada antes en el puñetazo fue bastante notoria sin llegar a ser extraordinaria... ¿Puedo preguntarle si posee alguna akuma no mi? Es mera curiosidad, nada más... al aplicar tal fuerza supuse que tenía alguna relacionada con proveerle de mayor fuerza en sus puños.

Siempre tenía curiosidad por conocer el poder de todos los que me rodeaban, y desconocía si tarde o temprano tendría que hacer alguna misión con el agente 666, pero tener ya en mente cuál era su poder siempre sería positivo, nunca se sabe cuando podría ser necesario, para potenciarlo, o para protegerme en caso de que algo del plan se salga de desmadre.
avatar
León Zaid

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 09/08/2014
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
70/150  (70/150)
Experiencia:
104533/320000  (104533/320000)
Berries: 2.103.586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por Invitado el Lun 12 Ene 2015 - 0:40

Al parecer aquel hombre había aceptado la propuesta, la verdad es que no se lo esperaba, pero así había pasado. Ese hombre soltó unas palabras que hicieron sonreír de lado al asesino, incluso soltar una pequeña carcajada de forma seria. En ese momento pudo ver como se giraba, el criminal miró al tigre y le hizo un gesto con la cabeza, este de forma obediente tomó una esponja del baño con los dientes y se la trajo a su dueño. Kogáto la cogió y comenzó a frotar la espalda de su compañero de forma tranquila, estaba atento a todas sus palabras. Al parecer a él también le interesaba una fruta y mataría para obtenerla, no eran tan distintos, por lo visto eran muy parecidos. El moreno ahora se preguntaba cual era la fruta que buscaba su nuevo socio.

De repente aquel hombre dijo que si el agente tenía alguna fruta del diablo, ya que su fuerza al destrozar los azulejos había sido notoria. Las opciones eran varias, el asesino ahora no sabía que responder, pero pensó rápidamente algo. Sonrió de lado mientras pegaba un suspiro y siguió frotando pero con una sola mano. Estiró la otra, de forma que quedó a unos quince centímetros del rostro del moreno que estaba de espaldas, de esa forma le veía solo el brazo y no el cuerpo entero. A continuación aquel brazo empezó a arder, tomando una forma salvaje de piel marrón acorazada, los dedos eran garras de uñas largas y negras. El chico estaba en su forma hibrida, después volvió a la normalidad lo más rápido posible para que su compañero no le diera tiempo a girarse y a verle.

- Digamos que tengo es mi poder una fruta del tipo Zoan mitológica muy especial. Tampoco es nada del otro mundo, pero me sirve bastante. Eres el único que conoce esto, los demás agentes y líderes piensan que tengo la paramecia de crear y lanzar fuego.

Una vez dijo eso, sonrió una vez más para continuar con lo que estaba haciendo. El tigre parecía muy tranquilo, como si estuviera acostumbrado a ver a su dueño en esa forma. La verdad es que estaba confiando bastante en ese hombre, esperaba que fuera discreto en aquello, por el momento lo parecía. Ahora la curiosidad le picaba a él y no tardó en hacerle la pregunta a él. Era un tono tranquilo y calmado, fingiendo algo de indiferencia pero le interesaba bastante el tema, tal vez podía ayudarle.

- ¿Qué fruta es esa que buscas León?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por León Zaid el Vie 16 Ene 2015 - 18:41

La sensación de la esponja desde luego era suave, recorría toda mi espalda con delicadeza pero firme, podía percibir de dicha forma la fuerza que había en las manos de mi camarada. Esa fuerza evidentemente controlada era bastante notoria, entendiendo entonces que la fuerza, efectivamente, era suya, no tenía implicación alguna con el haki armadura tal y como podía haber sido en lugar de una supuesta akuma no mi que poseyese. Sin embargo, pronto obtuve una respuesta muy clara, a decir verdad era bastante ilustrativa, ya que alargó la mano lo suficiente para que pudiese contemplarla para transformarla frente a mi, desde luego la nueva forma adquirida era bastante peculiar, no solo tenía fuego, sino que la piel también había cambiado drásticamente, y no solo eso, su propia mano ahora tenía garras en lugar de dedos. Sin tiempo a contestar nada, la mano volvió a la normalidad para a continuación explicármelo ahorrándome algunas preguntas.
- ¿Nada del otro mundo? Una zoan mitológica es algo realmente raro de ver, dicen que es más difícil de ver incluso que una logia... pero ¿Por qué escondes esto al gobierno? Por mi parte no se preocupe, mientra usted no me perjudique, que no creo que lo vaya a hacer ni por un asomo, puede hacer lo que le plazca, no perderé el tiempo limpiando dentro del gobierno, eso es algo fundamental que hay que hacer, pero señor, no es ese mi trabajo, sin embargo reconozco que la curiosidad me llama lo suficiente como para saber porque lo oculta.

Dejé que unos segundos pasasen antes de responder a la pregunta que me había hecho, para lo cual me giré hacia el compañero tomando la esponja de su desnuda mano, al igual que nuestros cuerpos, y me coloqué a sus espaldas frotando la musculosa estructura de esta, empecé por los hombros con idea de ir bajando en movimientos horizontales hasta llegar a la cintura.


- Busco la akuma que mejor puede ir a un hombre como yo, un hombre con el alma tan negra como el mismo carbón del infierno, la Yami Yami no mi... desde hace años siendo que vivo en la oscuridad del alma humana, y a decir verdad es donde más seguro me siento, donde mejor me encuentro, y donde más fuerte soy... esa oscuridad te toma al completo el alma a cambio de robarte la felicidad, te da múltiples ventajas instintivas, en combate y fuera de él, además de una fortaleza jamás experimentada antes por mi mismo... la oscuridad es lo que habita en mi corazón, y es el poder demoníaco de la oscuridad lo que debe tomar mi cuerpo para hacerme así aún más poderoso... ninguna otra me interesa por fuerte que sea, nací por y para la oscuridad agente Kogáto... y es el único poder que me interesa... ¿No opina igual Jin?- Dije sonriendo levemente.


- Leo la oscuridad en sus pupilas Kogáto... en sus sonrisas maquiavélicas, y hasta en el tono de su voz, ¿Por qué un hombre como yo oculta un poder tan oscuro y poderoso como el suyo al gobierno? Sencillo, usted no desea que el gobierno lo sepa más allá de su poder de fuego, algo bien pensado si quiere evitar problemas de superiores que puedan detectar una akuma en su interior... o por si le descubren sacando mucho fuego... al fin y al cabo en su forma completa no le reconocerían ¿No es así? Usted tiene algo por lo que si el gobierno supiese de su poder estaría en un grave peligro, quizás porque ese mismo hombre del que hablaba antes, Jin Surfer, posee el mismo poder que usted me acaba de demostrar ¿No es así? Aunque quizás Jin Surfer aún no haya mostrado su poder ¿Cierto? Quizás conserva su forma completa oculta para cuando sea necesario, o para llevar a cabo algún plan que tenga usted en mente... Señor Kogáto, no tengo nada en contra de usted, y como le dije antes, no le afectaría mi existencia de forma negativa mientras que usted no se ponga en contra de mis actos, cosa que nuevamente dudo... simplemente percibo en usted una oscuridad cercana a la mía, y presiento que me mintió antes, lamento si todo resulta ser una confusión, pero me gusta ir de frente desde el primer momento, es así como evitamos malos entendidos en los momentos más inoportunos...
avatar
León Zaid

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 09/08/2014
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
70/150  (70/150)
Experiencia:
104533/320000  (104533/320000)
Berries: 2.103.586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Agentes En La ducha [Kogáto y León]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.