Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7153)
 
Nocturne93 (5170)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2134)
 
Drake Lobo Ártico (2056)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Keth - Selim el Miér 6 Mayo 2015 - 20:18

De alguna manera había terminado en la isla Kyuuka. Ya me estaba acostumbrando a las grandes ciudades, por suerte, aunque seguía sorprendiéndome la cantidad de personas, por no decir seres, diferentes que podía encontrarme. Decidí dar una vuelta por la isla para conseguir provisiones y ver qué más podía hacer antes de partir. Al parecer, la ciudad y la isla entera era un enorme complejo turístico y abundaban los hoteles, restaurantes, casinos y otros locales de interés. Lo que más destacaba era una inmensa palmera en el centro, y me pregunté qué habría en la cima. Solo había una manera de averiguarlo.

Al preguntar por aquí y por allá me dijeron que para acceder a la palmera tenía que pagar mi estancia en el hotel, así que allí me dirigí. Pregunté por el precio de una habitación, pero no aceptaban mis piezas de oro. Sin embargo, uno de los empleados estuvo de acuerdo en dejármela por una noche si aceptaba trabajar en la piscina por un par de horas. Parecía buen trato así que asentí y el hombre me llevó a lo alto de la palmera. Allí se extendía una piscina grande, enorme, como un lago gigante. Un montón de gente nadaba y se divertía, y aún así quedaban grandes superficies vacías y en calma. Un paraíso.

Trabajé recogiendo la basura y limpiando el agua de la piscina un rato, y luego ayudé a atender el chiringuito de los helados; el pobre hombre tenía demasiados clientes y estaba sobrecargado... para cuando acabamos casi anochecía. En pago por mis servicios me dio 200 berries que guardé en mi bolsa. No estaba mal tenerlas a mano por si acaso tenía una emergencia. Me giré hacia la piscina, todos se habían retirado ya. Aprovechando que estaba solo, me desnudé y me tiré de cabeza. La sensación del agua recorriendo mi cuerpo cansado era eléctrica, vivificante. Nadé como un poseso sabe dios cuánto tiempo, y para mí fue un paraíso volver a notarme ingrávido, mojado, ligero... una bendición temporal.

Pero claro, también hay que regresar de vez en cuando a la realidad, y para cuando yo lo hice la luna ya estaba bien alta en el cielo. Me quedé mirándola melancólico, pero al final me decidí a salir de la piscina. Solo tuve un problema: Mi ropa no estaba. El dinero, mi katana y mi flauta estaban intactos, pero no tenía nada con qué taparme. ¿Quién diablos había sido el gamberro? ¿Y ahora qué hacía yo?

avatar
Keth - Selim

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 26/03/2015
Edad : 22
Localización : A lomos de un carpaccio gigante

Hoja de personaje
Nivel:
36/150  (36/150)
Experiencia:
19454/790000  (19454/790000)
Berries: 3x10^4 (30.000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Milena Slicerin el Miér 6 Mayo 2015 - 22:53

Estaba a punto de anochecer en la isla de las vacaciones, la gente ya se había ido y la morena acababa de llegar, no le gustaba mucho la multitud y por ello se había acercado a aquellas horas. Vestía con una sudadera de color negro, unos pantalones largos del mismo tono y unas sandalias de madera que dejaban sus pies al descubierto, el color de sus ojos era rojizo oscuro y en la cintura podía verse una funda dónde guardaba su katana. Estaba a punto de salir a investigar y conseguir pruebas para sus experimentos, un viaje que podía durar algunas semanas o quizás meses, pero estando quieta en casa no lo iba a lograr. Antes de nada quería relajarse en aquella isla, la cual tenía fama de ser la mejor en el aspecto del descanso, no había nada más que discutir, llegaba la hora de pasarlo un poco bien después de todo el estrés que tenía acumulado.

Llegó hasta una piscina que parecía solitaria, no se fijó mucho en la gente que había en el lugar a continuación se tumbó en una de aquellas tumbonas y cerró los ojos quitándose despacio la sudadera, quedándose tan solo con el sujetador como parte superior de la ropa. No veía necesidad de quitarse el pantalón pues tampoco hacía mucho calor, la noche estaba a punto de llegar. Notó un leve ruido y fue cuando se percató de que no estaba sola, abrió los ojos y se dio cuenta de que había un bañista, además en el filo había una katana, aquello significaba que era un espadachín y no pudo evitar esbozar una sonrisa un tanto sádica. Se levantó despacio y caminó acercándose al filo, mirando directamente a los ojos de aquella persona que resultó ser un chico y al parecer algo joven. Tomó algo de aire y a continuación entrecerró los ojos mientras le dirigía la palabra.

- ¿Qué hace un chico como tú a estas horas y con tan poca ropa que ponerse? ¿Un pervertido? ¿Un espadachín? O ¿Un simple bañista?

A continuación se dio cuenta de un pequeño ruido y se giró rápidamente, pudo ver como una especie de mono secuestraba su sudadera, era del tamaño de una silla, parecía ser un simple simio inofensivo pero ladrón. La morena no tenía consideración con los animales, le daba todo igual mientras no le molestaran y aquel pequeño lo había hecho. Deslizó la mano derecha por el mango de su arma y la fue sacando muy despacio, produciendo un sonido metálico mientras se iba relamiendo, sacando su lengua al exterior. Terminó de surgir su preciosa katana y ahora le dio la espalda al chico mientras se acercaba al animal con intenciones bélicas si el mamífero no soltaba inmediatamente su sudadera.
avatar
Milena Slicerin
Teórico
Teórico

Mensajes : 344
Fecha de inscripción : 05/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
223545/790000  (223545/790000)
Berries: 25.210.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Keth - Selim el Vie 8 Mayo 2015 - 23:23

Volví a meterme en el agua frustrado, para no coger frío. ¿Dónde demonios podía conseguir más ropa? y ¿A quién diablos le interesaba más un cacho de tela que una bolsa de oro? No lo lamentaba pero no lo entendía. Entonces, para terminar de fastidiarlo, oí un ruido. Me alejé del borde y me escondí entre las sombras. Y apareció una mujer. Era alta, de rasgos bonitos y un pelo larguísimo que se agitaba cuando caminaba. Me quedé mirándola como un idiota, no había visto una mujer tan de cerca desde que había salido de mi isla. Y aquel samurái que había visto desnudo no creía que contase. Para colmo de males, la chica se tumbó en una hamaca y comenzó a desnudarse.

Mi cara destacó como un pimiento y la hundí en el agua tratando de enfriarla. Sí, esta tarde había visto a muchas mujeres así y ya bastante me había costado mirarlas a la cara. Ahora no tenía ninguna distracción: Más aún, estaba desnudo y todo era completamente malinterpretable. Mientras pensaba a toda velocidad, se me acabó el aire y salí con cautela. Se había dejado el pantalón, para mi suerte. Pero su torso y sus pechos apenas estaban cubiertos por un sujetador negro. Al igual que su pelo, contrastaba con su piel blanca, haciéndola destacar todavía más. De repente sonrió y vino hacia mí, no tenía escapatoria. Me hundí un poco más en el agua pero era clara y cristalina. En otras palabras, no había manera de ocultar mi desnudez. Suspiré y miré fijamente a las baldosas del suelo.

- Buenas noches. Antes de nada, quiero aclarar que n-no soy ningún pervertido. Alguien se ha llevado mi ropa, y cuando te oí llegar me metí en el agua.

Aparté la cara, derrotado. ''Esto es demasiado embarazoso''-Pensé. La joven se giró y echó mano de la katana. Empezó a andar y yo también lo vi. Un pequeño mono huía con la sudadera de la chica. Posiblemente el mismo que había robado mi ropa. Me levanté apoyándome en el borde de la piscina. El agua golpeaba mis caderas, no podía levantarme más. Ya esto era demasiado. Nadie debería ver tanto de mi cuerpo. Nadie salvo...

¡Espera!- Susurré. La joven había sacado la espada y miraba con intenciones homicidas al mono.- Por favor, aguarda o no podré recuperar mis ropas. Si lo sigues y las consiguieras, te debería un enorme favor...podrías saldarlo como quisieras. Nunca he roto una promesa.

Me mordí el labio pensativo. ¿Acaso podía confiar en ella? Igual luego de matar al mono, salía corriendo a alertar a los guardias sobre un nudista empedernido. Tomando una decisión, alargué la mano hacia mi bolsa de oro y la sumergí. Tiré de los extremos de la cuerda que la cerraba y me la até a la cadera. Miré hacia abajo. Eso sobresalía por todos lados, que asco de remedio.

-Si tú no vas, tendré que salir y perseguirlo yo mismo. Escoje, y si no te apetece cazar monos, más te vale no girarte.
avatar
Keth - Selim

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 26/03/2015
Edad : 22
Localización : A lomos de un carpaccio gigante

Hoja de personaje
Nivel:
36/150  (36/150)
Experiencia:
19454/790000  (19454/790000)
Berries: 3x10^4 (30.000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Milena Slicerin el Sáb 9 Mayo 2015 - 10:41

La morena escuchó al chico decir que no se trataba de ningún pervertido, pero seguía fija en su presa, ese maldito animal que planeaba llevarse su ropa. Alzó su elegante arma, la cual brilló indicando lo afilada que estaba, estuvo a punto de bajarla y realizar el corte perfecto para partir al mono en dos, si fuera una persona seguramente iría a las piernas o brazos pero quería recuperar lo que era suyo. Lanzó su espada hacia abajo a una velocidad normal y fue entonces que escuchó aquel grito, cosa que hizo que su plateada katana se detuviera en pleno aire. Según sus palabras, ese maldito mamífero había sido el causante de que él estuviera desnudo, ahora la cosa tenía sentido, monos ladrones de ropa. Escuchó sus últimas palabras y no pudo evitar soltar un suspiro, ya era la segunda persona que le ofrecía un favor a cambio de ayuda y como anteriormente hizo, se negaría.

- No necesito nada, te ayudaré a recuperar tu ropa porque lo has pedido como es debido, pero si el animal escapa con mi sudadera usaré tu carne para hacerme una camisa.

Se giró pese a sus palabras, mirándole del cuello hacia arriba mientras mantenía una expresión seria, era justo que si perdía una prenda por culpa de un desconocido, este le diera una. Ahora miró como el mono empezaba a alejarse despacio, lo que provocó que frunciera el ceño y empezara a caminar tras él. Justo cuando lo estaba haciendo apareció el guardia, el cual se quedó mirándoles durante unos momentos para después cruzarse de brazos y alzarles la voz, diciendo que ya era la hora de ir cerrando. La morena soltó un suspiro pues no había tenido tiempo para relajarse y todo por el maldito primate, ahora ella dio un paso adelante y le respondió a aquel hombre con un tono que mostraba enfado y además indicaba que no siquiera dando la lata.

- Deje de molestar ya le hemos escuchado. Más le vale que lo de los monos no sea cosa de alguien de la isla o lo partiré en dos.

El hombre no sabía de qué estaba hablando la científica pero para no liar más las cosas decidió callarse y simplemente empezar a recoger las cosas. Ella empezó a caminar de nuevo siguiendo las huellas dejadas por el primate anteriormente que iban a una zona bastante alejada. Se notaba que la noche ya iba a llegar y se arrepentía de no haberse cargado al pequeño ladrón allí mismo en la piscina. Soltó un suspiro ahora y empezó a escuchar ruidos, no eran de una sola criatura pues parecían ser varias, era lo que faltaba, una familia de monos ladrones, que masacre se iba a liar. El agua iba a cambiar de azul a rojo si pasaba lo que la morena pensaba, así que ahora camino hacia dónde se estaban escuchando los ruidos, mirando hacia atrás para ver si el chico le seguía.
avatar
Milena Slicerin
Teórico
Teórico

Mensajes : 344
Fecha de inscripción : 05/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
223545/790000  (223545/790000)
Berries: 25.210.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Keth - Selim el Sáb 9 Mayo 2015 - 12:06

Callé molesto al escuchar su respuesta. No me gustaba aceptar favores sin poder devolverlos pero en este caso no tenía más opción que apandar con las condiciones. Me sorprendió la bravura de la chica... o más bien su sadismo, a juzgar por la determinación con la que sujetaba la katana. Me encantaría saber si estaba de broma o no, pero parecía imposible discernirlo. La joven comenzó a seguir al mono mientras yo me relajaba un poco en el agua. Al fin y al cabo parecía que todo podría resolverse. Ya la invitaría a un simposio de anatomía, un combate, o cualquier cosa como pago. Semejaba el tipo de chica que se divertía con esas cosas.

Estaba algo deprimido. Era una chica muy guapa, pero sin duda no era tampoco mi protegida. Estaba seguro de que de mencionarle la idea me cortaría en dos. O lo intentaría. De acuerdo que llevaba un tiempo sin entrenar, pero yo era un Guardián. No se me tumbaba tan fácil como a un mono. La verdad es que me daba un poco de pena el pobre simio, no había nada que evitase su funesto final. Al menos la katana de la chica estaba bien afilada y su sufrimiento acabaría rápido.

Pensando estaba cuando un grito hizo que saltase en el agua, salpicándolo todo. ¿Un guardia? ¿De dónde había salido? No parecía contento, gritándole a la chica. Aunque ella tampoco se dejó amilanar y al final el guardia decidió recoger sus cosas y largarse, menos mal. La chica empezó a seguir al mono y yo suspirando me incorporé haciendo una mueca cuando la bolsa de mi oro rebotó con el movimiento. Ya que no había nada mejor me tocaba aguantar.

-No te vuelvas, voy detrás de ti. Quiero lo que es mío tanto como tú.

Pero apenas unos pasos más allá ella lo hizo, se giró. Miré al suelo azorado, que pinta debía de tener. Me sentía un poco vulnerable sin ropa, aunque al menos tenía mi katana. La había cogido al salir del agua, por si acaso. Y mientras avanzábamos entre las plantas, comenzamos a oír más ruidos de monos. ¿Una familia? Eso parecía, era imposible que un solo mono hablase tanto. De repente avisté un pelaje marrón entre la maleza y aparté a la chica con cuidado para adelantarla, olvidándome de mi desnudez.

Lo que vi me dejó pasmado. Mis ropas y otras muchas estaban en el suelo, al pie de un árbol, formando lo que parecía una especie de nido para cinco crías de mono. Había una mayor que parecía ser su madre, y estaba delante de ellas en actitud protectora... mirándome desafiante aunque temblaba hasta la punta de la cola. También la sudadera de la joven estaba allí. Sonriendo la cogí y girándome se la tendí.

-Misterio resuelto, he aquí tu sudadera.

Con cuidado aparté a los monitos y recogí mi ropa. Ya avisaría a alguien para que viniera a por ellos. Me vestí, suspirando de placer al devolver mi bolsa de oro a su legítimo lugar: Mi bolsillo. Me ajusté la capa y acomodé las ropas que quedaban para mejorar un poco la casita de los monos. No era que fueran a dejar de robar, pero al menos a mí no volvería a pasarme. Acto seguido me giré hacia mi compañera:

-No me he presentado. Mi nombre es Keth-Selim.- Dije con orgullo, recordando la ceremonia en la que me lo habían impuesto. - Eres espadachina. Me gustaría ofrecerte un combate. Tal vez no ahora, pero si mañana, no me gusta dejar favores sin cobrar. Si lo hubieras matado no estaría vestido.
avatar
Keth - Selim

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 26/03/2015
Edad : 22
Localización : A lomos de un carpaccio gigante

Hoja de personaje
Nivel:
36/150  (36/150)
Experiencia:
19454/790000  (19454/790000)
Berries: 3x10^4 (30.000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Milena Slicerin el Dom 10 Mayo 2015 - 11:17

La chica continuaba avanzando tras escuchar las palabras de aquel hombre, el cual al parecer buscaba sus cosas también con ímpetu, ella no iba a detenerle, de hecho no le gustaba tener que hacer favores pero al menos ese tipo era educado. Estaba empezando a impacientarse mucho y el capullo que les había llamado la atención la había puesto de mal humor, incluso se estaba pensando la opción de volver y pegarle con la vaina en la cabeza. Muchas eran las opciones pasa cesar su mal humor, pero al parecer ninguna era posible en ese momento, ella solo quería relajarse antes de comenzar con su investigación, algo que sin duda le debía venir muy bien para evitar el estrés.

Después de unos instantes sintió como el chico la adelantaba y se iba a un lado tras decir algo que no llegó a escuchar, le siguió despacio y descubrió lo que estaba pasando. Tal vez aquel mono solo buscaba ropa para los pequeños, parecía que le daba igual, e incluso sacó su afilada arma de nuevo y la alzó observándoles. La madre incluso se puso en medio asustada, una vez cogió el joven sus cosas, ella bajo su arma a toda velocidad rumbo a dos de los pequeños. Momentos después metió su arma entre ellos y se clavó en la madera del árbol, como si hubiese fallado. Después soltó un suspiro y tomó la sudadera de la mano del joven, guardó su arma y se colocó lo que era suyo, después miró a otro lado.

El chico ahora le dijo su nombre y también le dijo que le daría un combate al día siguiente pues no le gustaba deber favores, en ese momento ella se quedó pensativa. Un combate no era devolver un favor pero de todas formas no tenía nada mejor que hacer y de todas formas pretendía relajarse en ese momento, ya estuviera cerrado o no. La verdad es que estaba dudando si darle su nombre a aquella persona pues solía ser muy seria y un poco antisocial salvo cuando se trataba de cosas sádicas. Pasaron unos momentos en los que estuvo callada, finalmente se dio la vuelta observando al chico de forma normal para después dirigirle la palabra en un tono muy tranquilo.

- Me llamo Milena, Milena Slicerin. Si quieres devolverme el favor deja que dejen una de las piscinas abiertas y un chiringuito de paso.

Lo último lo dijo con ironía pero si colaba colaba, de todas formas pensaba saltarse las normas pero era mucho mejor hacerlo sin peligro a meterse en líos pues matar a gente podría serlo para ella al fin y al cabo. Debía controlarse un poco más, tenía la fea manía de intentar cortar todo lo que se moviese y que la estorbara en algo de sus cosas, algo muy común y que muchos podrías hacer, pero ella lo hacía de forma cruel y fría.
avatar
Milena Slicerin
Teórico
Teórico

Mensajes : 344
Fecha de inscripción : 05/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
223545/790000  (223545/790000)
Berries: 25.210.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Keth - Selim el Dom 10 Mayo 2015 - 17:26

Me encogí de hombros al oír su petición y volví de entre la maleza, hasta llegar a la piscina de la que veníamos. Por suerte, entre tanto trajín me había quedado seco y la ropa no me molestaba. Miré el lugar. El agua estaba en calma, rodeada por algunos metros de suelo de piedra sobre el que descansaban varias butacas. La luna comenzaba a descender, pero aún quedaba mucho para el amanecer y las estrellas brillaban con fuerza. Suspiré, contento. La paz de este lugar realmente te hacía olvidar los problemas. Pero lo primero es lo primero. Me giré hacia la joven.

-Tienes aquí tu piscina, y creo que no encontrarás otra más grande.

Ahora solo tenía que ocuparme de que no entrase nadie y buscar un chiringuito. Dado que había estado trabajando aquí hace unas horas no era muy complicado. Me metí entre unos árboles y pronto avisté la caseta para que los socorristas y empleados se cambiasen. Entré y agarré un cartel de ''Cerrado por limpieza''. Mientras iba hacia la puerta de la piscina se lo mostré a Milena. Lo colgué de la verja y la cerré. Perfecto, ya podía utilizarla cuanto quisiera. Y por lo que me habían dicho aún la iban a limpiar dentro de 3 o 4 días, de manera que nadie se extrañaría porque lo hubieran adelantado un poco. Solo quedaba el asunto del chiringuito. Me puse a pensar y entonces se me ocurrió lo obvio: Nadie iba a darme uno así que tendría que robarlo. De todas maneras había muchos, a nadie le importaría.

-Volveré en un rato con lo que pediste, disfruta.

Bajé de la palmera y llegué al hotel. Pero ahí tampoco había lo que me interesaba, así que bajé a la calle y estuve dando vueltas. Por fin, en un callejón, lo encontré: Un carrito de perritos calientes, palomitas y toda clase de aperitivos. Lo cogí y lo conduje de vuelta por la calle hasta el hotel. Un mozo desvelado me preguntó que hacía, pero le expliqué amablemente que lo estaba cambiando de sitio por los rumores de robos que se habían oído.

-Nunca se está lo suficientemente seguro, ¿No cree?

Él asintió y me dejó pasar. Llegué a la palmera y abrí la verja para pasar el carrito antes de cerrarla de nuevo. Lo dejé al lado de una hamaca y tras quitarme la capa y arremangarme comencé a sacar perritos congelados y a encender los fogones.

-Bueno, aquí está. Yo tomaré un perrito cliente; creo que me lo merezo. ¿Y qué desea la madame?

Mientras aguardaba su respuesta puse la salchicha al fuego y con ayuda de mi katana corté tomate, lechuga y cebolla. Estaba bien aprovisionado, era una suerte. También activé la máquina de palomitas por si después nos apetecían.
avatar
Keth - Selim

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 26/03/2015
Edad : 22
Localización : A lomos de un carpaccio gigante

Hoja de personaje
Nivel:
36/150  (36/150)
Experiencia:
19454/790000  (19454/790000)
Berries: 3x10^4 (30.000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Milena Slicerin el Vie 15 Mayo 2015 - 11:26

La chica volvió con él a la piscina, al parecer era la más grande y mientras él traía un cartel de limpieza, ella se tumbó cómodamente en una de las tumbonas y cerró los ojos relajada pues entre el fresquito y su sudadera tapándola del frío, era una sensación muy agradable. Cerró los ojos para quedarse más a gusto, no iba a quedarse dormida pues sueño no tenía, simplemente estaba muy relajada, el pensar que al día siguiente iba a tener que empezar a trabajar por todas las islas, le era difícil de asimilar. Era el camino que había elegido y por muy difícil que fuera, lo pensaba conseguir de una forma u otra. Su katana iba a ser su única compañía y estaba conforme de hecho, soltó un suspiro mientras continuaba allí tumbada y después sintió un leve ruido.

El chico estaba volviendo y para sorpresa de ella, llevaba lo que parecía ser un carrito de los que se usaban para vender distintos tipos de comida como perritos calientes o hamburguesas, la verdad es que no se lo esperaba. Lo del chiringuito lo había dicho en aquello que la gente normal llamaba broma e incluso con ironía, pero el joven al parecer lo había tomado en serio y lo había traído. No sabía qué hacer ahora ¿Debía darle las gracias? No sabía que era aquello ya que nunca lo había hecho, era una persona antisocial que se dedicaba a investigar y practicar con su espada en los lugares más alejados y remotos. Ahora el chico dijo que iba a tomar un perrito y que lo merecía, la verdad es que tenía toda la razón. Milena en ese momento lo miró de reojo sin saber que decir.

- En ese caso creo que tomaré otro. Lo del chiringuito no iba en serio pero no me esperaba que lo consiguieras por así decirlo.

Ahora se puso en pie de forma tranquila para después suspirar y fijarse en cómo caía la noche. Las estrellas brillaban y la luna parecía estar como siempre, total no creía que fuese a cambiar algún día, de modo que dejó de darle importancia y ahora se estiró un poco. Sacó su espada con un rápido movimiento y lanzó un corta al aire, su movimiento había sido muy bueno, piernas separadas, cuerpo encorvado y brazo firme y estirado. El filo produjo un sonido rápido debido al viento y al elegante movimiento, su hoja plateada brillaba con la poca luz que había. Acto seguido lanzó unos cuantos cortes más y guardó su arma, no pasaba un solo día en el que no practicara el arte del espadachín. Una vez terminó, se acercó a dónde debía estar el chico y se quedó al lado esperando el pedido mientras ahora le dirigía la palabra en el tono frío y seco de siempre pues no podía cambiarlo.

- ¿Qué te ha traído a esta isla?
avatar
Milena Slicerin
Teórico
Teórico

Mensajes : 344
Fecha de inscripción : 05/05/2015

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
223545/790000  (223545/790000)
Berries: 25.210.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Keth - Selim el Sáb 27 Jun 2015 - 19:09

Impulsé la salchicha de manera que diera un par de vueltas en el aire antes de caer de nuevo en la parrilla. Por algún motivo me entretenía hacer malabares con las salchichas, ¿Debería cambiar de vida y profesión? Aunque no es como si tuviera un trabajo fijo. En realidad todo lo que tenía era un conjunto de saberes dispersos y gracias a ellos iba moviéndome por el mundo. Miré a Milena con ojos divertidos, aunque sin sonreír. Eso era complicado, pero igual me había hecho gracia su comentario.

-No hago promesas que no pueda cumplir.

Añadí otra salchicha a la parrilla y con mimo la fui girando para que se cocinara igual por todas partes. El sonido de una katana desenfundándose me sacó de mi ensimismamiento con la carne. Ella estaba practicando y la verdad es que era buena. Su postura era impecable, y sus golpes seguros. Oía el viento silbar al paso de la hoja. Asentí para mí en mudo reconocimiento. Incluso alguien como yo, que mantenía el arte de la espada como algo secundario reconocía su utilidad y la maestría de aquella chica.

Cogí las salchicas y las coloqué en los panes. Añadí lechuga, tomate y cebolla, además de ketchup al mío, y esperé a que terminara sus ejercicios recostado en el carrito.

Ella pronto vino, y con una mano le invité a probarlo en silencio. El ketchup y la mostaza estaban al lado, si los deseaba. La pregunta que me realizó era un poco más difícil de resolver.

-Por casualidad el barco en el que estaba se dirigía hacia aquí. Además... busco a una persona, y tengo más oportunidades de encontrarla allí donde hay más gente.

Cogí mi propio perrito y empecé a masticar. Estaba rico, jugoso, y me producía esa sensación de euforia ya familiar al haberlo cocinado yo mismo. Mientras me lo terminaba la miré y recordando lo bien que se desenvolvía con la espada, pensé que igual podría darme un par de consejos. Así que desenvainé con cuidado mi propia katana y me aparté un poco.

Me coloqué en posición y cerré los ojos, recordando el salón de prácticas de mi maestro. Realicé los movimientos con la lentitud y la potencia acostumbradas para después enfundar y dirigirme a Milena.

-Eres diestra con la espada. ¿Algún consejo?
avatar
Keth - Selim

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 26/03/2015
Edad : 22
Localización : A lomos de un carpaccio gigante

Hoja de personaje
Nivel:
36/150  (36/150)
Experiencia:
19454/790000  (19454/790000)
Berries: 3x10^4 (30.000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día como otro cualquiera... ¿O no? [Privado Milena - Kelim]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.