Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7108)
 
Nocturne93 (5134)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2314)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2070)
 
Drake Lobo Ártico (2040)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.
Últimos temas
» Cornelius D. Iulio
Hoy a las 18:54 por Murasaki

» La torre de la condenacion.
Hoy a las 18:49 por Bleyd

» Vuelta al cole [Elecciones CR]
Hoy a las 18:11 por AEG93

» Espíritu rebelde [Dranser y Ernest]
Hoy a las 17:55 por Silver D. Dranser

» Naginata Aeglos
Hoy a las 17:33 por Alwyn

» Yun Zhi
Hoy a las 17:27 por Ryusen Higure

» Se busca mensajero
Hoy a las 17:22 por Kaito Kazuki

» El Taller de Yuu
Hoy a las 17:02 por Callum Lynch

» Las apariencias engañan [Libre]
Hoy a las 16:56 por Jason Silvers

» Ex Almirante Samegure, Demonio Krauser
Hoy a las 16:50 por Krauser K. Redfield

» Peticiones del diario pre-ficha.
Hoy a las 16:23 por Caín

» Alphonse "Boss"
Hoy a las 16:18 por Aki D. Arlia


Akashi en el Juego de su Vida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Señor Nat el Sáb 19 Sep 2015 - 9:26



Nota: Puedes atacar directamente.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 700.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Invitado el Sáb 19 Sep 2015 - 17:43

No tuve que caminar mucho para llegar a lo que buscaba. Una farmacia. Tuve que dar un par de rodeos a esta para ver si había alguna forma de entrar sin tener que romper la ventana que estaba al frente. ”No queda otra opción. Tendré que romper esa ventana” – pensaba al tiempo que regresaba a la puerta y notaba que no había forma de entrar, excepto esa. Imbuí mi puño derecho en mi Busoushoku, para no tener heridas en las manos por romper esta cosa, y le di un fuerte puñetazo haciendo pedazos el cristal. De un salto entré, mientras mi brazo regresaba a su estado normal, y caminé con mis manos en ambos bolsillos. Al llegar al mostrador, frené. Sentado tras este había un hombre de avanzada edad, musculoso y con los ojos rojos. Incluso era más pulcro que el resto que había visto al llegar a esta isla. ”Es un enemigo, no bajes la guardia” – pensaba al mismo tiempo que escuchaba lo que me estaba diciendo. Me estaba desafiando a una partida de ajedrez… O, como él lo había insinuado, un juego por mi vida.
 
– Interesante. – dije mientras veía que el peón blanco de rey ya estaba ubicado en la posición d4. Me senté y me crucé de brazos. – Al menos, pareces más inteligente que el resto que está peleando allá fuera. – no iba a bajar la guardia por un segundo. Mi mirada oscilaba entre él y el tablero… Veía dos grandes opciones, atacar de frente y empezar una pelea o bien jugar con el anciano y, obviamente, ganar. – Entonces, deberías entender dos cosas. La primera, es que puedo pararme, robar lo que sea e irme sin siquiera jugar, o en ese hipotético caso, pelear contra ti. – hice una leve pausa mientras sonreía con tranquilidad. – La segunda, es que aunque logres ganar esta partida de ajedrez… El único que morderá el piso, serás tú. Digámoslo de una forma que puedas entender, anciano. – una última pausa mientras decidía que lo mejor no era jugar. Iba a perder mucho tiempo… Tiempo que no tenía, debía ir a Hallstat a acabar con todo esto de una vez... Era lo que debía hacer. – Ninguno de los dos caminos es viable para ti. No hay manera en que puedas ganar… Y yo… No tengo tiempo que perder. – tan rápido como terminé de hablar, me levanté con fuerza y tiré tanto el tablero, el mostrador y mi silla, directo al anciano. Dada la corta distancia, debería ser capaz de sorprenderlo, imbuí mi pierna derecha en mi Busoushoku y traté de conectar una patada descendente en su cabeza. Si lograba esquivar eso, repelería el aire, generando una poderosa zarpa de oso de aire comprimido, que dirigiría a su abdomen y extremidades. Todo el aire saldría disparado a una velocidad de 25 metros por segundo y tenía la fuerza suficiente para atravesar cuanta cosa se cruzara en treinta metros.
 
– Ya jugaremos otro día… O en otra vida. – le dije mientras me separaba luego de dar inicio a la pelea. Me quedé atento a cada ruido, a cada minúscula variación del aire, a todo. No había detalle que no manejara, no se me escapaba nada. Elevé mi guardia y esperé el siguiente movimiento de mi rival. 

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Señor Nat el Dom 20 Sep 2015 - 15:29

No hace absolutamente nada, tan sólo mirarte con cierta fascinación. Adviertes algo raro en él, es distinto a los demás. Saca un pequeño reloj de ajedrez de bajo el mostrador, y lo pone en tres minutos. Empieza a sonar el tic-tac de éste.

-No llevará más de tres minutos, joven. Pero se le acaba el tiempo.

Oculta las manos bajo el mostrador, y no dice más.

2:58, 2:57, 2:56...

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 700.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Invitado el Dom 20 Sep 2015 - 21:01

Mi ataque había dado, pero ese tipo ni siquiera se había inmutado. Advertí algo raro viniendo de ese tipo, ¿Qué planeaba? ¿Por qué no me atacaba? Noté que sacaba un extraño reloj de ajedrez y lo activaba con un tiempo límite de tres minutos. ¿Qué significaban sus acciones? Suspiré para relajarme, ese tipo se estaba comportando demasiado raro… ”¿Qué es lo que piensa?” – lo miré de arriba a abajo, buscando alguna señal de heridas… Nada. O yo no las veía, o simplemente no existían… Mi instinto me gritaba, ordenaba y me imperaba que me largara de ese sitio y dejara a ese tipo solo, pero no… No iba a volver a huir. Definitivamente lo iba a derrotar. Y si esos tres minutos significaban lo que estaba pensando, entonces no había tiempo que perder.
 
– Dime, anciano. – dije mientras planeaba mi siguiente movimiento. – ¿Qué clase de criatura eres? Está claro que no son humanos… – tomé una leve pausa. Al menos, recaudaría algún tipo de información. Ese tipo de criaturas… No… No había forma de que fueran humanos, ¿verdad? Estaba dudando de su verdadera naturaleza y también me confundían las primeras palabras de ese sujeto… Moví mi cabeza de lado a lado tratando de no pensar en aquello. – ¿Quién fue el que los trajo a la vida? – imbuí ambos brazos en mi Busoushoku. Empecé a caminar con calma hacía su posición. – Responde, anciano. – le ordené mientras quedaba a unos escasos metros de él. ¿En serio luchar era una buena idea? Claro, debía acabar con él y seguir mi camino, cuidando el no perder tantas energías en el proceso. Con mi nivel actual debería ser capaz de derrotarlo sin ser necesaria mi técnica especial. ”Tres minutos es más que suficiente” – pensé con seguridad.
 
Di un fuerte paso hacia adelante y traté de conectar un derechazo en su rostro. Sin dar tiempo a una respuesta, proseguí con un izquierdo al mismo lugar. Mi ofensiva no iba a parar, traté de romperle algunas costillas con un gancho derecho y luego traté de marearlo con un golpe de izquierda dirigido a su mentón. Aun cuando mis ataques no dieran en el blanco, no podía dar tregua. Imbuí, rápidamente, mi pierna izquierda y, mientras giraba sobre mi eje, traté de conectarla en su esternón ¿Objetivo? Que saliera volando de la tienda y tener un lugar más amplio para una pelea, o bien, en el peor de los casos… Tener una vía de huida. Ni siquiera con eso terminé, para finalizar, golpeé el suelo con fuerza levantando parte del suelo por el aire, una vez llegaron aquellos escombros, a la altura de mi pecho, puse mis palmas en estos y salieron volando rumbo al cuerpo de ese sujeto.
 

– Ya te lo dije, no tengo tiempo que perder. Me harías un enorme favor si te largas y me dejas ver si hay algo de valor en esta farmacia. – dije con un deje de superioridad y arrogancia. Elevé mi guardia y esperé su movimiento, ¿Ahora sí me atacaría? ¿Qué pretendía poniendo ese reloj? Esperaba encontrar las respuestas una vez lo derrotara.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Señor Nat el Dom 20 Sep 2015 - 22:14

Encaja todos los golpes. Notas que no siente nada, pero esta vez un brillo negruzco aparece cuando golpeas. Sin embargo, en tus movimientos has tirado y roto la pieza del rey. Parece molesto.

-Jovencito, ¿De verdad acabas de romper el rey blanco? ¿De verdad has osado romper el regalo que Su Majestad me ha hecho? ¿De veras piensas que soy como esos estúpidos que hay en las calles? Sólo paso esperando hasta el anochecer porque no puedo permitir que me dé el sol. La única desventaja del Regalo del Rey- su tono permanece inmutable, y apenas hay un deje de enfado en él-. Te enseñaré lo que hacemos en Hallstat con los maleducados.

Con bastante parsimonia se levanta, y se intenta acercar a ti a paso muy tranquilo. Cuando te alcanza lanza un simple puñetazo al aire. Cuando el golpe llega al final de su recorrido, de todo el brazo surgen círculos de ondas cortantes que marcan todo el suelo, paredes y techo del local.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 700.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Invitado el Lun 21 Sep 2015 - 0:22

Todos y cada uno de mis golpes dieron en el anciano, pero al momento de impactar no sentí nada… ¿Qué carajos pasaba? Incluso noté un brillo negruzco cuando le pegué en esa ocasión. También, de reojo, noté que había pasado a romper el rey blanco del tablero de ajedrez de ese sujeto y por su expresión, tono, volumen y ritmo de su voz… Lo había hecho enfadar. Tragué saliva nervioso mientras retrocedía lentamente, generando de a poco más distancia. Se levantó con bastante parsimonia… ”Mierda, mierda, mierda, ¡Mierda!” – pensaba a la par que lo veía acercarse a paso lento. De forma casi instintiva, salté hacía atrás, quedé a escasos metros por donde había entrado. ”No queda otra…” – me dije a mi mismo mientras veía que la distancia entre ambos ya escaseaba… ¿Qué debía hacer? Forcé a mi memoria a repetir cada una de sus palabras, cada gesto, cada mensaje no verbal… Todo… ”¡Es débil ante la luz del sol!” – me grité y sonreí.  Había descubierto su punto débil.
 
No tardó mucho en llegar a donde estaba. Mi Kenbunshoku me advirtió de su golpe y de sus consecuencias, puse mis dos manos, ambas recubiertas en mi armamento, en cruz frente a mi cara, con las almohadillas apuntándolo, y recubrí cada parte vital de mi cuerpo con mi Busoushoku. Y entonces encajé todo el golpe en mis almohadillas, la idea era poder reducir la potencia del golpe y hacer que toda la fuerza que lograra repeler se redirigiera hacía él. Noté las ondas cortantes salir de su brazo, una que otra fue capaz de dañarme en las partes donde no estaba mi Busoushoku, es decir, a la altura de los hombros, en mis piernas  y también recibí en mi cara. Por la fuerza del golpe retrocedí un par de metros. Quedando mi espalda pegada a la pared de aquella ventana que rompí para entrar.
 
– Siguen y escuchan a un imbécil muy rudo que se cree dueño del mundo. – dije mientras me limpiaba la sangre de los cortes en mi cara. – Te dotaron de una inteligencia y poder lo suficientemente grandes como para pensar por ti mismo… – proseguí mientras analizaba toda la situación. Al fin había encontrado la respuesta que buscaba… Al fin había encontrado, quizás, la forma de poder ganar y salir con vida de este sitio. – ¿De qué te sirve todo eso si eres una marioneta? Es cierto, no eres como los animales de allá fuera. Eres mucho más que eso y… ¿Desperdiciarás tu vida siendo un esclavo? – en cierta manera… Derian me recordaba mucho a los Tenryubittos, a mi linaje familiar y a todos esos idiotas que se creían lo suficientemente poderosos para aplastar la libertad del resto. No había ninguna diferencia entre ellos y aquel estúpido Rey. – De haberte conocido antes, de haber tenido la suerte de hacerlo, hubiera luchado por tu propia libertad. Así no eres más que una escoria. – tan rápido finalicé empecé a correr hacía él, pero antes de llegar siquiera a unos dos metros de él, salté en diagonal hasta quedar por encima de él y puse mi cuerpo en paralelo al suelo. Me había acercado lo suficiente al techo. – Eres divertido, anciano. Pero esto se acaba aquí. – dije mientras imbuía mi pierna derecha en mi Busoushoku y golpeaba el techo de la farmacia. Con mi fuerza actual, atravesarlo sería como atravesar papel. La idea era bastante simple, romperlo y hacer un agujero lo suficientemente grande como para que mucha luz del sol entrara en la tienda, directamente hacia donde estaba el anciano.
 

Con la fuerza que llevaba, el impulso, mi velocidad y todo… Mi cuerpo saldría casi por inercia y los escombros no serían problemas. Aparte, todos caerían encima del anciano, y de no esquivarlos quedaría enterrado bajo ellos… Aunque no debería tener problemas para salir, en caso de no poder hacerlo, empezaría a girar en el aire y lanzar aire comprimido a las paredes, techo y al mismo rival. Luego, me movería con velocidad hacía la ventana y si las cosas se complicaban, solo debería salir por donde vine. El plan era que la luz del sol de a poco entrara en la farmacia y me diera cierta ventaja. Si funcionaba la idea de romper el techo, me quedaría en el borde del agujero esperando las acciones del agraciado del Rey. Mi mirada era seria y mi guardia estaba al máximo… ¿Habría funcionado?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Señor Nat el Dom 27 Sep 2015 - 14:10

Sin muchas dificultades evita los escombros, y si bien su mano se empieza a deshacer rápidamente, logra evitar la luz y daños mayores dando varios pasos hacia atrás, casi calculados, hasta estar sobre una baldosa negra. Ahora que te fijas... Todo el suelo parece un enorme tablero de ajedrez.

-Libertad... Esclavitud... Son términos que no entiendes, muchacho. Para que otros sean libres yo decidí, todavía siéndolo, servir a Su Majestad. ¿Es malvado? Sí, y su ego algún día lo llevará a su perdición, pero él es lo que ahora necesita el North Blue y hace un año necesitaba Mariejoa. Si la Rebelión de los Almirantes hubiera tenido éxito tal vez me hubiera retirado y no habría destinado mi vida a servir un trono oscuro- hace una pequeña pausa, relamiéndose los labios-. Pero no importa ser malo cuando persigues el bien. ¿Qué importan los medios cuando hablamos de cambiar el futuro del mundo? En Hallstat no hay esclavos, y en el Imperio que construimos tampoco. Eliminamos la miseria de las islas conquistadas, y si se oponen a nuestra causa son enviados a las mazmorras, nada más. ¿Creéis acaso, tú y tus amiguitos, que las Islas se ganan tan rápido? Han recibido regalos, bendiciones del rey y gobernadores más amables que los caciques que los oprimían antes. ¿Qué más da que Derian sólo busque poder cuando en el camino va a ayudar a toda la gente que lo acepte como Emperador? Cumple su palabra, y eso es lo único que espero de un rey para dar mi vida a su cruzada.

Tras decir esto, su puño se vuelve completamente negro, y golpea el aire con tanta fuerza que el cristal de la ventana vuela en su marco por la calle y rompe al chocar contra el edificio de en frente. La Onda se propaga por toda la sala, derribando expositores y haciendo la puerta abrirse reventando la cerradura y rebotando fuera por el impulso.

-Esta mano tardará en curar, pero acabará por hacerlo. Al fin y al cabo, tengo todo el tiempo del mundo.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 700.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Señor Nat el Jue 1 Oct 2015 - 19:54

Sales volando con la ventana, y te estampas contra la pared del edificio de en frente. El hombre te espera cobijado en las sombras. ¡Menudo dolor de espalda!

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 700.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Invitado el Jue 1 Oct 2015 - 20:47

Lo había logrado, pero el plan no había funcionado como esperaba… Solo hice que su mano se deshiciera, más que eso poco y nada. Estaba acabado, no iba a poder ganar y ya no me quedaban muchas ideas, por no decir ninguna. Tenía que escapar de ese sitio… Tenía que huir de ese maldito anciano. ”Demonios” – pensé… No quería huir. Estaba cansado de no poder derrotar a ese tipo de enemigos, a que una y otra vez, por mucho que entrenara, me sintiera como un inútil, pero, ¿qué más podía hacer? Mis nakamas me estaban esperando y yo debía regresar con ellos, no iba a romper esa promesa y menos iba a dejar sola a Asuna.
 
Escuché sus palabras… Se notaba la gran experiencia en él. La que a mi me faltaba, años. Pero yo comprendía los términos de libertad y esclavitud. Viví la mayor parte de mi infancia en un sitio donde eso era pan de cada día, donde tipos con una gran suerte dominaban el mundo y decidían quien era libre y quien no. Compraban a las personas y los obligaban, gracias al terror que se supone atacar a un Tenryubitto, a hacer lo que ellos querían. Claro que los entendía y manejaba y sabía que gente como Derian no era necesaria ni el North Blue ni en Marieoja… se me apretó el pecho al recordar la cruenta guerra que hubo en mi hogar… Si sobrevivía a esto, que esperaba que así fuera, iba a regresar y tener la certeza que mi madre estaba viva…  
 
Mi mantra me advirtió de su ataque, mas no pude hacer que cruzarme de brazos, imbuirlos en Haki y tratar de aguantar el impacto de aquella onda muy fuerte. Me mandó a volar, literalmente, ante un edifico cercano mientras notaba que de la ventana y de la puerta ya no quedaba más que la figura. ”Maldito monstruo…” – tosí sangre por la boca mientras notaba que mi espalda me dolía horrores… No iba a poder ganar. Había perdido y ahora estaba forzado a huir de esta pelea. La gravedad hizo lo suyo y terminé por caer en el suelo. Me levanté luego de tres o cuatro intentos. Miré hacia la tienda y el hombre, que no me había dicho su nombre ahora que me acordaba ni yo me había presentado a él, seguía refugiado en las sombras, ¿eso era el concepto de libertad para él? Quería seguir hablando con él, pero no podía… si me acercaba de nuevo mis impulsos me harían volver a entrar… Afuera estaba a salvo y debía huir. Mi promesa era primero.
 

– No, tu no eres libre. Derian no es lo el mundo necesita, ni siquiera necesita a los Tenryubitto – dije lo suficientemente fuerte como para que me escuchara. – Si ambos sobrevivimos a esta guerra de mierda, juntémonos a charlar y, quizás, si acepte jugar esa partida de ajedrez… – una breve pausa mientras me dirigía hacia mi izquierda. – Yo soy Akashi. Recuérdame, anciano ¡Porque yo cambiaré el mundo! – Grité con fuerza. Mi ritmo era lento, pero a medida que iba recuperando fuerzas, terminé por empezar a trotar para, finalmente, terminar corriendo… Debía terminar con esto lo antes posible y… ¡ahora! 

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Akashi en el Juego de su Vida

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.