Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7205)
 
Nocturne93 (5248)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Alwyn (2182)
 
Sawn (2161)
 
Drake Lobo Ártico (2073)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

[Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Narrador OP el Sáb 18 Ago 2012 - 22:30

Nocturne, Noa, Andrew y Dirk
Vs
Hottori Flounder

Lugar: Plaza de un pueblo pesquero.
Turnos: Nocturne, Noa, Andrew, Hottori, Dirk, Nocturne... etc.
[*] Cada 36 horas se salta el turno.
avatar
Narrador OP

Mensajes : 515
Fecha de inscripción : 26/12/2011

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
320000/320000  (320000/320000)
Berries:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Nocturne93 el Sáb 18 Ago 2012 - 22:33

Le había estado buscando por la plaza del pueblo, la cual encontré gracias al revuelto causado por el gigante y el resto de combatientes que estaban enzarzados en una trifulca muy violenta. Finalmente le encontré, observando el espectáculo desde un banco, sentado y disfrutando de la batalla.

Caminaba lentamente, cuando de pronto observé que el tritón se levantó. "¿Se habrá dado cuenta de mí?" Pensé al instante. Gracias a mis implantes cyborg pude observar que su dirección no era la de mi cuerpo, mas aun así iba a pasar extremadamente cerca. "Maldición. Ahora o nunca"

No lo pensé dos veces, tal vez no tuviera otra oportunidad, y detrás estaba seguro de que mis camaradas me respaldarían. Y en caso de resultar un fiasco siempre podría huir con mi habilidad. "Debo hacerlo en el momento exacto" Me mantuve inquieto observando discretamente al tritón, hasta que éste llegó a mi posición.

Se disponía a pasar justamente por mi izquierda, lo peor que pudo hacer. Sin pensarmelo dos veces, en el preciso instante que estuvo a mi altura extendí mi brazo izquierdo a máxima velocidad, que en mi caso superaría exponencialmente la suya, 400 Km/h. El en preciso instante la palma de mi mano estuvo en contacto con su cuerpo, y mi arma más mortífera fue activada instantáneamente.

El dial de rechazo, oculto en mi brazo ciborg especialmente reforzado, su activación hizo que el mitón que poseía quedase completamente destruído e incluso estaba seguro que metralla se había desprendido y depositado sobre el trión.

Una nube de polvo se levantó al instante que mi ataque fue lanzado. Era físicamente imposible eludir tal ataque, la velocidad se lo impediría, e incluso un haki mantra no habría llegado a tiempo a descubrirlo, pues no me dispuse a realizar ningún tipo de ataque hasta el último instante, momento que tal vez resultó decisivo en la confrontación.

"¿Ha funcionado?" Me pregunté a mí mismo mientras sacudía mi brazo dejando caer el mitón totalmente destrozado, mi brazo cyborg, una de mis últimas adquisiciones, estaba completamente nuevo, sin una sola grieta, tan solo noté un pequeño resentimiento por la increíble potencia que tenía dicho dial. Estaba seguro que si en efecto le había alcanzado, el tritón estaría K.O.

Rechazo (AB)
avatar
Nocturne93
Teniente
Teniente

Mensajes : 5248
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
81/150  (81/150)
Experiencia:
137118/790000  (137118/790000)
Berries: 360.201.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Narrador OP el Dom 19 Ago 2012 - 18:37

Estaba tranquilamente corriendo hacia la reunión cuando de repente un hombre igualó mi velocidad y me tocó con su mano y sentí una gran presión en mi cuerpo y en momentos cambié la dirección de donde estaba yendo y no podía controlarme. Estaba volando por la fuerza del golpe y mientras volaba muchas casas se rompían por mi paso y cuando frené me levanté algo dolorido. Mi armadura se había roto y tenía el brazo derecho dislocado y no podía mover el brazo ni un poco, ese maldito me había hecho algo raro y las consecuencias para él no iban a ser muy agradables. Aguanté el dolor como pude y me coloqué el brazo, el dolor era bastante alto y me enfadé mucho.

Localicé al hombre que me había causado tal golpe y cuando lo vi fui hacia él a una gran velocidad, los ojos humanos no me podían ver y me colocaría a su espalda mientras le agarraba el brazo izquierdo con mi mano la cual tenía un guante de Kairouseki con pinchos de este mismo material, así impediría que si tenía alguna Akuma no mi la usase y con la otra mano que también tenía otro guante golpearía su espalda y lo mandaría lejos gracias a mi gran fuerza.

Puñetazo del dolor [A.F] Hakki

Después de mi ataque activé la forma fuerte y me volví 3 metros más grande y unos pinchos salieron de mi cuerpo como defensa natural y además esto aumentaba considerablemente mi fuerza y mi defensa. En esta forma seguramente el hombre que me hizo daño antes no tendría ninguna oportunidad.
avatar
Narrador OP

Mensajes : 515
Fecha de inscripción : 26/12/2011

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
320000/320000  (320000/320000)
Berries:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Nocturne93 el Lun 20 Ago 2012 - 15:26

Había conseguido golpearle, al parecer lo había logrado. De tal golpe nadie es capaz de volver a levantarse. El cuerpo del tritón fue lanzado hacia los edificios y atravesó algunas paredes. Yo no me confié, pues al fin y al cabo había que tener en cuenta que se trataba del segundo al mando de un supernova, si era tal y como lo habían contado aquellos tipos, daría más guerra.

De pronto vi unos pedazos de escombros moverse. Hottori se levantó. "Mierda, parece que está como si nada" Y ya no podía hacer mucho más, ahora que había comenzado la batalla tan solo me restaba aguardar a que llegaran los refuerzos. "Vamos Noa, no aguantaré mucho. Confío en tí".

Pretendí volver a la carga, pero el tritón ya me había localizado. "Mierda, ésto no puede ser bueno". Comenzó a correr hacia mí, su velocidad era increíble, y me dí cuenta de que de no haber sido por aquel desafortunado incidente con el maldito Shuyutsu, jamás podría haberle visto venir. Mis ojos especiales me permitían observar su trayectoria, y estaba seguro de que se percató cuando pasó por mi lado y le seguí con la mirada, instante en el cual aumenté también mi velocidad para llegar a mi máximo permitido y así llegar a eludir su golpe.

Se posó a mi espalda, y yo todo lo más rápido que pude interpuse mis brazos en forma de "X" entre mi cuerpo y su puño, el cual conseguía ver cargando hacia mí. También había lanzado su otro puño para coger el mío propio, pero seguramente no contaba con que pudiera seguirle con la mirada, pues al girar mi cuerpo erró en su intento de atraparme.

Un tremendo y poderoso impacto me golpeó en los brazos, lo cual me impulsó con una increíble fuerza. Mis pies se levantaron del suelo y fue como catapultado hacia atrás, estampándome contra un edificio y atravesando su fachada y dos paredes interiores, tras lo cual quedé completamente tirado en el suelo. "Es increíble la potencia de éste tipo, no aguantaré mucho más si va con esa fuerza."

Me levanté como pude, por suerte mis piernas no habían sido dañadas, aun que mi espalda estaba completamente amoratada y desde mi cabeza caía un pequeño hilo de sangre que me discurría por el rostor.

- Mierda, ésto no es bueno... Vamos Noa, Andrew, os necesito.

Comencé a caminar para emerger de aquel edificio medio en ruinas. Observé alrededor, el gigante estaba causando estragos destruyendo la ciudad, y una mujer parecía lanzar algo parecido a cuerdas contra un tipo, realmente esa batalla era temible, tan solo teniendo en cuenta al gigante, mas el tritón al cual me enfrentaba no se quedaba atrás, su abrumador poder me había provocado un gran daño en cuestión de un momento, y no se si aguantaría otro golpe similar. Necesitaba los refuerzos y los necesitaba ya.

Observé al tritón, había cambiado, ahora era diferente, su cuerpo había crecido y le habían salido como una especie de espinas de él. Eso me confirmaba lo que ya sabía. Era un pez globo, y eso era muy peligroso, por lo que tenía entendido, éste animal es portador de un potente veneno. Debía de andarme con mucho cuidado, y tras ver lo que era capaz, y lo que me había hecho, tener cuidado era algo sumamente complicado.

Decidí utilizar todos mis recursos, aun que conservando energías hasta que llegase la ayuda que tanto ansiaba. No me quedaba otra que llegar a la máxima cumbre de mis poderes, mi mayor técnica, la duplicación.

Cerré los ojos durante unos instantes, y cuando los volví a abrir mi cuerpo experimentaba una extraña sensación, me sentía más ligero, capaz de llevar mi velocidad hasta límites insospechados en un principio, sería capaz de superar la velocidad de aquél tritón, y con creces.

Spoiler:
Power Up: Un incremento radical de mi poder, aun que tan solo en mi persona. Me permite moverme a una velocidad tan elevada que soy capaz de causar la ilusión de que me subdivido en diversas personas exactamente iguales (Con un máximo de 4, lo cual me agotaría al instante y me dejaría KO sin poder seguir combatiendo). Éstas cuatro figuras con capaces de crear diversos ataques haciendo combinación entre las diversas figuras. Cuando me atacan es más difícil llegar a golpearme directamente, ya que en realidad yo estoy en constante movimiento y son las "figuras visibles" lo único que se advierte de mí.

De pronto había dos personas completamente idénticas, mi mayor habilidad había llegado a lo más alto, y mediante una increíble velocidad aumentada había duplicado mi cuerpo. Cuando hablé, mi voz sonó duplicada desde ambos lugares, desde las dos figuras al unísono.

- Puedo leer tus movimientos y ver a través de tu velocidad. ¿Puedes hacer tú eso?

En el momento en el cual bloqueé el golpe con mis brazos, sentí como si sobre mi mano se ejerciera una presión, concretamente mi mano izquierda, y el hecho lo descubrí cuando me levanté. El tremendo impacto de su puño había hecho que el brazo cediese y fuese a golpear mi cuerpo, con lo que el dial de rechazo había vuelto a cargarse, y ésta vez se había cargado con una potencia abrumadora a partir del golpe de Hottori, no podía desaprovechar ese poder que me había sido otorgado, pero debía asegurarme de tenerle a tiro antes de utilizarlo.

Las dos figuras comenzaron a correr a una velocidad pasmosa. Desaparecían y volvían a aparecer cada vez más cerca, mi extrema velocidad haría imposible que aquél tritón pudiese verme, a no ser que tuviese mis mismos ojos. Me aproximaba hacia él, sentía el dolor de su golpe anterior, mas aun así no podía retenerme, en aquél momento me jugaba la vida.

Finalmente llegué a su posición, en cuestión de varios segundos que se volvieron escasos, mas cuando llegué el tritón tan solo advirtió una figura, la cual estaba delante de él. y se proponía a atacarle, en el momento que observé cómo intentaría defenderse, esa figura desapareció, y dos poderosos puñetazos volaban hacia sus costados. Pero la cosa no quedó en ese punto, nada más lanzaba un puñetazo volvía a desaparecer para, instantáneamente, reaparecer en otro lugar de su cuerpo y propinarle otra sacudida, y así procuré golpear todas las partes de su cuerpo, eludiendo los pinchos que su cuerpo poseía y atacando en aquellos lugares.

El toque final lo decantó mi dial de rayo, ejecuté un salto y mediante el geppou, dos figuras lanzaban dos rayos desde el dial, mas al ser la misma persona y ser un único dial soltando energía constantemente, se podía observar la trayectoria que realizaba, la cual era tan irregular que sería imposible determinar mi posición en cada momento determinado. Una oleada de rayos inundaba al tritón desde aproximadamente 6 metros de altura.

Sandansu. La danza del Sol (AMF)

Cuando finalmente cesé mi ataque me puse a cubierto, pero no es lo que dejé entrever, pues mi rival observaría una de las figuras, tan solo una, por lo que sería imposible advertir que en realidad yo estaba camuflado en otro lugar apartado. Tan solo se daría cuenta cuando fuese a atacar a mi primera figura.

El uso de mi máximo poder haría que me agotase más rápidamente, y estaba al límite del jadeo. Debían de llegar pronto, o no se que sería de mí.
avatar
Nocturne93
Teniente
Teniente

Mensajes : 5248
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
81/150  (81/150)
Experiencia:
137118/790000  (137118/790000)
Berries: 360.201.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Kasan el Mar 21 Ago 2012 - 15:15

Nada mas llegar a la plaza ví a Azumi ya enfrascado de lleno en la batalla contra el tritón, no me lo pensé dos veces y me metí por medio para ayudar a mi compañero.

(AF) Esfera de viento
En mi mano formé una esfera de viento huracanado y la lancé disparada contra el tritón a gran velocidad mientras me mantenía en el aire y a cierta distancia de el, pues como nos habían dicho anteriormente era experto en distancias cortas.

- ¡¡¡Vengo a ayudarte Azumi!!! Dije mientras me colocaba casi rodeando al tritón, pero sin descender al suelo. - Y Andrew vendrá dentro de poco

Estando al lado de Azumi, mis cadenas comenzaron a moverse de manera desorbitada dando como latigazos en todas direcciones, el alma que poseia las cadenas tenía la capacidad de moverse a propia voluntad y de detectar presencias malignas o peligrosas para mi, de pronto se desenrollaron y formaron una espiral a mi alrededor en el suelo de varios metros de diametro, aproximadamente unos 6 o 7 metros, estaban apoyadas en el suelo pero seguian dando latigazos y levantandose como si tratase de una serpiente apunto de atacar.
Habilidad pasiva: Defensa Espiral
avatar
Kasan
Agente
Agente

Mensajes : 1876
Fecha de inscripción : 30/01/2012

Hoja de personaje
Nivel:
60/150  (60/150)
Experiencia:
79905/320000  (79905/320000)
Berries: 17.399.118

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Amund Haugen el Mar 21 Ago 2012 - 22:32

pude ver desde donde estaba como noa descendía un poco y formaba una esfera de viento y la lanzaba, entonces supuse que hay era donde se encontraba azumi y nuestro enemigo así que pase a mi forma completa para poder correr mas rápido, entonces en cuestión de un par de minutos lo único que me separaba de azumi era una casa así que pegue un salto para poderla pasar y una vez pude visualizar a mi enemigo me dispuse a atacarlo.

Entonces aun en el aire alce mi cabeza central para respirar lo mas hondo que pude y aguante un poco la respiración entonces baje mi cabeza con fuerza y expulse una bola de fuego que se dirigía hacia mi adversario

-Fire Ball[AF]

cai al suelo y pase a mi forma humana, entonces quedando al lado de azumi le dije

-Azumi perdona la tardanza, estoy aquí para ayudarte en todo lo que pueda, vamos a darle duro y demostremos de que somos capaces

Amund Haugen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 30/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Narrador OP el Miér 22 Ago 2012 - 0:14

Hottori notó algo raro en la palma de ese hombre y supo que debía evitar ser tocado por esa palma. Miró al hombre que tenía delante que en un momento cerró los ojos y se duplicó cosa que al parecer a Hottori le causó gran impresión y en un momento desaparecieron. Hottori sabía que estaban corriendo a gran velocidad por lo que instintivamente se colocó en posición defensiva y los pinchos de su cuerpo se alargaron y juntaron intentando envenenar a su rival con el veneno de los pinchos.

Su oponente había saltado a pegarle puñetazos desde distintos puntos, iban veloces y Hottori no podría hacer nada contra ellos para defenderse cuerpo a cuerpo por la velocidad que llevaban, aunque el mantra permitía que pudiera predecirlo y darle una efectiva solución, por lo que decidió convertir el ataque del oponente en una ocasión perfecta para hacer un ataque. Cuando ambas figuras estaban sobre Hottori este comenzó a girar sobre si mismo a una velocidad increíble y con todos los pinchos sacados, cada 2 segundos lanzabas todos los pinchos hacia fuera e inmediatamente sacaba otros pinchos con más fuerza aún que los anteriores pinchos. El ataque de su oponente se difuminó ante una ola de pinchos envenenados que iban hacia el, y sus puños chocaban contra los pinchos a una gran velocidad capaces de hacer cortes en manos humanas por fuertes que sean.

El oponente lejos de caer se repuso lanzando unos lasers, Hottori activó el mantra nuevamente y al ver lo que se le venía encima sacó tantos pinchos que parecía una armadura de pinchos, no podía verse a Hottori entre esos pinchos, solo pinchos abundantes con una forma bastante abultada de un ser humano. Pero un láser impactó en su hombro debido a que los anteriores lasers rompieron muchos pinchos.

Los lásers cesaron y el cuerpo de Hottori estaba quieto, sin embargo un tipo vino, Anlego, y le lanzó una bola de fuego que Hottori esquivó aunque le pillase de espaldas, pero después otra bola impactó en Hottori pero como si él quisiese que pasase, esto mandó a volar a Hottori, quien en el aire soltó todos los pinchos y con el cuerpo algo resentido cayó al mar aposta, algo poco dificil teniendo en cuenta la cercanía del puerto.

¿Habría huido el tritón?

Lejos de esto el tritón estaba absorbiendo agua, recuperándose y acumulando fuerzas, se quejó del hombro por culpa del láser, había subestimado a su oponente y ahora aparte de el tenía a más oponentes, no era un combate fácil. Era hora de empezar el verdadero combate.

Soltando un suspiro levantaba hacia atras su pierna derecha de manera recta y al máximo posible dentro de sus capacidades, lo cual era bastante demostrando su agilidad con las piernas y su gran nivel
-Es mi turno, Gyojin Karate ... que se abra la tierra ...

Bajando de manera veloz y concentrando la fuerza en un punto de su pie el tritón golpeaba el mar con su la punta de su pie empujando el agua y al mismo tiempo generando de esta forma algo similar a un corte recto que lanza el agua y el corte energético con una gran fuerza cada vez mayor hacia el puerto.

Al contactar con el puerto reventó de una forma bestial el suelo y el recorrido siguió hasta el lugar donde estaba Kasan y los otros sin saber bien como llegaría ese ataque con fuerza empujada por el agua del mar que lo empujaba por detrás del canal recién formado. Tras el lugar donde impactó con fuerza el ataque, quedó un canal de 5 metros de ancho y 7 de profundidad, que rápidamente se llenó de agua. [A.M.F-Haki]

En ese ataque la tierra se había levantado y el polvo, aparte de una humedad en el aire reinaba por la nueva situación de la plaza. Inmediatamente y aprovechando esto el tritón nadó hacia la mitad de aquel canal y lanzó una patada de menor fuerza y con efecto hacia la derecha, creando otro canal derecho esta vez en forma de semicírculo.

Apoyado en una pared del canal se impulsó lanzándose hacia el mar, quedándose en el comienzo de aquel canal y con el cuerpo dentro del agua a excepción de los ojos.

El combate, había comenzado
avatar
Narrador OP

Mensajes : 515
Fecha de inscripción : 26/12/2011

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
320000/320000  (320000/320000)
Berries:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Narrador OP el Mar 28 Ago 2012 - 14:11

Moderación: Evento Sorpresa.

Esto parecía una guerra, incluso se había unido un chico con sombrero que utilizaba los puños. El pececillo me defendió de un ataque, intentando tirar al chico que estaba dispuesto a atacarme a una grieta con agua. Me levanté muy enfadado, de inmediato mandé a mis compañeras a subir al barco, y en menos de un segundo pegué un salto titánico superando la altura del chico de las esferas, mientras gritaba:
<< ¡ME CAGO EN OSTIA YAAAAAAAA...! >>
Una vez arriba me lancé en picado, girando sobre mí mismo como si fuera una tuerca en un taladro hacia la grieta, impactando sobre esta. El golpe fue tal que dupliqué el tamaño de la grieta y rocas gigantescas del tamaño de mi puño salieron disparadas, todo esto justo a una subida masiva del agua que hizo que la grita fuera un volcán de rocas gigantescas acompañado de un fuerte torrente de agua salada. Este torrente de agua llegó a los 18 metros de altura, creando así unas olas de unos 24 metros de altura aproximadamente. El agua se expandió inundando una gran parte del pueblo y arrastrando a todas las personas hacia la grieta, de forma inevitable... ningún humano, ninguna roca, ni ningún gigante se podía resistir a la potente corriente marina que los arrastraba, y también era muy difícil escapar de la gigantescas rocas que caían con violencia.
Una vez dentro de la gigantesca grieta que había creado, puse los pies en una parte de esta y mi espalda apoyada a la otra pared que la componía y me puse a empujar con toda la fuerza que podía. Esto hacía que en el exterior se provocara un violento terremoto y que se fuera rompiendo el suelo... que se fuera desquebrajando. La única salida era nadar, ya que las olas de 24 metros de altura azotaban el lugar con violencia por las sacudidas que yo daba debajo de la tierra, el terremoto desestabilizaba y dificultaba el ponerse en pie, el suelo se rompía y añadía dificultad, las piedras gigantescas caían del cielo a toda velocidad y las demás corrientes arrastraban a la gente hacia la grieta. [AB] [HAKKI]
avatar
Narrador OP

Mensajes : 515
Fecha de inscripción : 26/12/2011

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
320000/320000  (320000/320000)
Berries:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Nocturne93 el Vie 31 Ago 2012 - 12:54

Estaba solo, frente al peligro. Mi ataque no parecía causar daño alguno en aquél tipo tan duro. Aun que intentaba golpear entre los pinchos de su cuerpo, éste conseguía moverse sin que le realizase el menor daño. Eliminaba los pinchos con mis duros puños de acero, se rompían y volvían a salir otros los cuales los volvía a eliminar con mis fuertes oleadas de puñetazos. Tuve suerte de mis implantes cyborg, todos ellos, pues gracias a mi visión pude ver cuando lanzaba los pinchos, y con mis brazos de metal pude bloquearlos y eludirlos sin problemas, para así poder proseguir mi lluvia de puñetazos sobre su cuerpo. Aguardaba que se cansase, pero nada funcionaba contra su cuerpo.

Finalmente me cansé, decidí elevarme gracias al geppou y actival mi dial laser. Por desgracia para mí, aquél tipo sabía de sobre lo que iba a hacer. Le maldije cuando observé su cuerpo abultarse de una forma exagerada, bloqueaba el ataque del dial rayo, un ataque de pura energía, bloqueado por un cuerpo vivo sin habilidades especiales, eso me irritó. Parecía que no había nada que yo pudiera hacer más allá de romperle esos pinchos que cesaban de regenerarse. La única esperanza era aquél ataque que tenía cargado en el dial de rechazo, su propio golpe, un dial de impacto multiplicaba el golpe absorbido, y éste dial multiplicaba por 10 ese efecto, llegando a generar una potencia temible, capaz de partir aquél tritón. Pero no podría utilizarlo mientras estuviese a solas contra él.

Tras finalizar mi ataque me quedé frente a él con una distancia prudente, pero en realidad no era yo, ya que mi power up se encontraba activado, y mi otra figura se hallaba ubicada en lo alto de un edificio, observando todo el panorama. De pronto un rayo de esperanza iluminó mi vista, una esperanza de un color rojo fuego. Una bola incandescente del más rojo fuego que jamás había visto iba directa hacia el tritón por detrás de él. Pensé que le impactaría, pero no se cómo aquél tipo lo descubrió y se giró. Consiguió eludirla, pero al parecer no pudo hacer nada ante una increíble ráfaga de viento, la cual le mandó por los aires, haciendo que Hottori saliese por los aires. Los refuerzos habían llegado, Noa y Andrew habían venido para socorrerme.

- Azumi perdona la tardanza, estoy aquí para ayudarte en todo lo que pueda, vamos a darle duro y demostremos de que somos capaces

Sonreí, al fin podríamos hacer algo. Comencé a pensar qué podríamos hacer, y como una inspiración me llegó el plan perfecto para acabar con el tritón. Pero había un problema, ahora estaba muy lejos, en su terreno, en el mar. No le veía por ninguna parte. ¿Habría huído el cobarde? Estando en pleno movimiento me aseguraba de controlar el mar, por si le veía aparecer. Estaba en continuo movimiento, y no permitiría que se me escapase el tritón al realizar un ataque, no permitiría que hiriese a mis camaradas, les necesitaba intactos para mi plan.

De pronto, llegado al punto más alto del edificio donde mi segunda figura se ocultaba, pude observar una perturbación en el mar que me perturbó a mí también. Pude ver como una especie de onda dirigirse hacia tierra, dirección a la posición de una de mis figuras y de mis camaradas. Por suerte me daría tiempo a apartarlos a ambos, lo único es que les tendría que causar una pequeña agresión. De pronto, ante mis camaradas aparecí, instantáneamente, como transportado. Una figura enfrente de cada uno de mis camaradas. Ambas figuras se abalanzaron casi instantáneamente a recogerles a ambos y llevarles hacia atrás, mas había perdido mucho tiempo, fue inevitable ser alcanzado por aquella especie de onda, la cual era acuática.

Caí al suelo, con mis poderes anulados durante un instante. Noa y Andrew caerían al suelo y verían mi cuerpo arrodillado delante de ellos, entre los dos, jadeando. Pero no me quedé quieto sin hacer nada. Me levanté con velocidad y me giré para intentar divisar al tritón. Pero ya era demasiado tarde. Una especie de onda similar a la anterior me impactaba de frente en el rostro y el torso y me lanzaba como catapultado un par de metros hacia atrás. Caí de espaldas, mi torso me ardía, el contacto con el agua salada del ataque había hecho que mi cuerpo quedase ligeramente empapado, y la caída contra el terreno había hecho que mi espalda se resintiera mucho. Y durante unos instantes estuve allí, tumbado, sin hacer nada, jadeando y contemplando el cielo. Pensando que mi fin era próximo, pensando que tal vez ésto acabase en unos momentos, pues mi táctica para acabar con él requería un pequeño sacrificio que tal vez acabase conmigo, pero no cabía duda de que sería definitivo.

Un instante se me hizo eterno. En un instante recordé y añoré los viejos tiempos donde mis mayores problemas eran regresar a casa, con mis padres y mis añorados hermanos. En ese momento que recordaba a mis pequeños hermanos, no pude evitar que mis ojos comenzasen a desbordar lágrimas, lágrimas de dolor, lágrimas de nostalgia y remordimientos que se desbordaban por mis magulladas y (en parte) ensangrentadas mejillas. En aquél entonces no pude evitar que ellos muriesen, pero las cosas habían cambiado mucho. Había adquirido un poder increíble desde aquél día, y aun que me costase la vida, lo utilizaría por defender aquellos que estuvieron conmigo y fueron mis nakama, aquellos que me apoyaron cuando los demás me dieron la espalda, esos tipos que hicieron un hueco en sus mentes para que alguien como yo entrase.

No podía tolerar que el tritón se saliese con la suya. No le iba a permitir escapar. Por todo lo que tenía, por todo lo que añoraba y deseaba, por mis camaradas. Por todos ellos y por mucho más, me juré a mí mismo en ése momento, postrado en tierra y bañado en lágrimas y sangre, que no volvería a contemplar aquellos que alcanzaron un hueco en mi interior dañados, no esta vez, en ésta ocasión conseguiría derrotarles, llegaría a tiempo. Ésta vez saldría victorioso de mi enfrentamiento.

Me levanté costosamente, mas sin realizar ninguna mueca de dolor. Mi frente sangraba, mis pómulos estaban rasgados ambos, y la sangre ya seca se apelmazaba en mi carne. El parche de mi ojo derecho saltó y cayó al suelo, destrozado por el anterior ataque. Mi nariz parecía rota, pero de pronto un sonoro crack seguido de una mueca de dolor reflejó que el semei kikan la había devuelto a su correspondiente lugar. El sombrero por desgracia ya no sabía ni donde lo había perdido, y mis largos pelos volvieron a tomar la tonalidad castaña de mi cabello natural. Aquella mugrienta capa, la cual me servía de túnica, estaba completamente destrozada por delante, extendí mi brazo izquierdo y (por la falta de material en dicha parte de cuerpo) se desprendió, cayendo por el resto de mi cuerpo, mostrando una camiseta blanca, que se iba tiñendo del rojo sangre de mis venas, y unos pantalones cortos que llegaban a la altura de las rodillas, las cuales también estaban peladas y con sangre ya seca. Un pequeño hilo de sangre había caído por mi rodilla izquierda.

Mi cuerpo estaba totalmente demacrado, mas mi fuerza de voluntad me obligaba a terminar el combate, no podía quedarme quieto y contemplar cómo destrozaban a mis camaradas. Avancé lenta pero firmemente hasta donde se encontraban Andrew y Noa, entonces les susurré mi plan sin apartar la vista de los canales que se habían formado.

De pronto, un imprevisto. La batalla ajena de aquél temerario gigante causaba estragos en toda la plaza. Un abrumador grito me hizo ponerme en alerta y observar hacia arriba, donde algo realmente catastrófico estaba apunto de ocurrir, algo que desbarataría mis planes si llegaba a causar demasiados daños.

- ¡ME CAGO EN OSTIA YAAAAAAAA...!

Arriba del todo, aquél temerario gigante había dado un gran salto, y se precipitaba contra la plaza, un salto de tales proporciones haría que la plaza fuera destrozada por completo, y tal y como estaba era una ventaja, al igual que un inconveniente. La ventaja era que seguramente el destrozo haria que todo aquello se desmoronase, por lo que podría dejar enterrado al tritón, pero lo malo era... Que estábamos en el rango de alcance.

De pronto, la calamidad del devastador aterrizar del gigante. Un gran seismo que hizo que la tierra a mis pies se abriese. Pero eso no era lo peor del todo. Debido a la gran cercanía con el mar, unas catastróficas olas se generaron, pero por suerte, se largaban hacia el interior del mar, tan solo un poco consiguió llegar a salpicar a nuestra zona, y esa fue el agua que se había depositado en el canal generado por el tritón Hotori. El temblor me había hecho caer, y la rotura del terreno me había depositado en un pequeño hueco que se había formado. Mi cabeza había sufrido un pequeño golpe.

En condiciones normales ese ataque no me habría causado problemas, pero debido a mi agotamiento físico no pude evitar eso, pues reservaba mis energías para mi ataque final. Me sujeté del borde de la grieta y me jalé tan rápido como pude, pues sabía lo que iba a ocurrir. Mas no pude evitar que la mitad inferior de mi cuerpo resultase calada por el agua de mar, agua que me dejó medio debilitado y que hizo que mis heridas me escociesen terriblemente. Pero eso no consiguió acabar conmigo. No en ésta ocasión. Mi fuerza de voluntad en ése momento sería capaz de mover montañas si hiciese falta.

Me planté en aquél pedazo de roca desprendida, la plaza se había convertido en una red de canalones, con bloques a distintos niveles y de distintos tamaños. Y tras la tempestad del gigante, tan solo mi respiración jadeante se escuchaba, el goteo de la sangre cayendo, y el ardor del escozor de mis heridas. Eso era todo cuanto mis oídos podían llegar a comprender. La temible fuerza del enorme ser, que en estos momento se alejaba nadando, había causado mayores calamidades. Un calambrazo, un impulso eléctrico causado por las heridas, me hizo arrodillarme. Pero no agaché la cabeza, seguía divisando, en busca del tritón, debía de localizarle, todo para darle la señal a Noa. Sin él mi plan se iría al traste.

Observé entre los canales de la destrozada plaza, no le veía, tan solo el agua que todavía seguía en movimiento, los residuos del demoledor golpe del gigante. Nada se podía observar, tan solo el movimiento del agua, por lo que debía de guiarme por el movimiento del agua para determinar su posición. Ésta se iba tranquilizando, sus ondas iban adquiriendo un movimiento uniforme, en todos los lugares paraban de estar turbias a relajarse, pero en un lugar en concreto, las ondas de su superficie apenas variaban. No podía contemplarlas con exactitud, pero no cabía duda alguna. Unas ondas muy semejantes a circunferencias, se extendían desde el mismo punto antes y después de la demolición.

Caí arrodillado, jadeando del dolor, pero no era más que una estratagema más. Me había percatado de su posición, y había observado sus ojos divisándome, mas mi mirada en ningún momento estuvo fija en su cuerpo ni sus ojos, por lo que no averiguaría de mi descubrimiento, y al descender mi cuerpo, los destrozos harían imposible que alcanzase a divisarme para lo próximo que me disponía a hacer. La caída no era nada más ni nada menos que para que Noa y Andrew se fijasen en mí, entonces le haría una seña a Noa para indicarle la ubicación, y con un gesto de la mano le indiqué que debía elevar su ataque al aire. Con esto eliminaríamos la única debilidad del contragolpe mortal que había preparado.

Miré alternamente a Noa y Andrew, ambos me asintieron con su cabeza, también ocultos de la mirada. Solo entonces me levanté y elevé mi mirada al cielo. Respiré hondo, si mi fin estaba predestinado, no haría esperar a la muerte, abrazaría su gesto de buen agrado sabiendo que finalmente podría defender a mis aliados. Cerré los ojos inflando mi pecho y lo expulsé descendiendo mi cabeza, volviendo a abrir los ojos y divisando al frente. Solo entonces generé la orden que Noa estaba esperando.

- Acabemos con esto Noa, Andrew. A por todas.

Noa captaría el mensaje, y solo entonces comenzaría nuestro plan, el plan que ya les había comunicado en susurros, antes de la caída del gigante. Noa agitaba sus manos a gran velocidad, y de pronto, de una forma casi instantánea, el tritón se vería rodeado de una corriente de viento circular, una corriente que elevaría el agua en contacto y al propio tritón, dejándole atrapado dentro de un torbellino aéreo. El problema era el agua, no podíamos hacer gran cosa ahí ninguno de los tres, por lo cual mi gesta de antes hacia Noa de elevar la habilidad hacia los cielos. No sería necesaria mucha altura, tan solo la justa para que la corriente de aire dejase de tomar contacto con la superficie, lo que conllevaba también el agua marina.

Al elevarse en el aire, y proseguir el movimiento, el agua sería despedida hacia todas direcciones, removiendo una gran cantidad en un tiempo realmente corto. El trabajo de Noa acabaría en ese punto, pero no todo estaba logrado. Mientras Noa generaba el tornado atrapando al tritón, sin posible escapatoria, yo activaba mi poder para secar mis ropajes, lo cual dejaría de debilitarme en esa minúscula parte que todavía generaba. Pero no era el único en utilizar habilidades. Por primera vez, mis ojos eran testigos de la forma zoan completa de Andrew L. Gondur. El legendario y mítico cancerbero, el cánido tricéfalo capaz de abrasarte.

El cometido de Andrew era simple, crear un nuevo clima junto a Noa. El tornado ígneo. Las llamas comenzarían a salir de sus tres cabezas, generando un foco continuo sobre el tornado, lo cual haría que la ingente cantidad de oxígeno que poseía dicho tornado, acabase prendiéndose fuego, generando así un tornado hecho completamente de llamas que giraban sin control alguno. Entre el viento cortante de Noa Kasanova. Ese sería el fin de la preparación del golpe final.

El viento del tornado impediría el movimiento, el aire cortante le mantendría ocupado si no le dejaba lleno de cortes. El fuego eliminaría el resto del agua marina que pudiese quedar en el tornado, además secaría al propio tritón, provocándole algunas quemaduras, pero no estaba ahí el verdadero foco del ataque, pues todavía quedaba una acción por mi parte. No pensaba dejarles en la estacada. Mi semei kikan y mi akuma no mi harían el resto. Con mi akuma no mi mantenía mi temperatura estable, para evitar que el fuego me realizase quemaduras graves, y con mi semei kikan efectuaría un movimiento kamikaze, daría gran musculatura a mis pies y me lanzaría al tornado a destrozar aquél tritón, haciendo que su especialidad del ataque cuerpo a cuerpo fuese su debilidad, pues estando fuera del agua, un usuario del gyojin kárate no sería capaz de hacer gran cosa.

Estaba todo predicho, en cuestión de pocos segundos, aquél tornado de llamas se habría generado, y no pensaba tardar lo más mínimo. Aumentando mi velocidad y mi musculatura, me lancé directamente al epicentro de la generación. Ya todo dependía de mí, no fracasaría, mi obsesión contra aquél tritón era elevada, pero la confianza que tenía depositada en mis camaradas, era todo cuanto necesitaba para superar cualquier adversidad. Juntos podríamos acabar con cualquiera.

Atravaría las llamas, y entonces comenzaría a sentir los estragos del viento cortante, apenas entrar, notaría mis heridas abrirse nuevamente, mi mejilla izquierda siendo rajada por la nada, el viento. Mi cuerpo comenzaría a ser arrastrado por la corriente de aire, pero no ardería ante las llamas, mis cabellos se acortararían, pues éstos si se abrasarían, y mis ropajes se tornarían de un color ennegrecido y por partes se dispondrían a arder, dejando al descubierto gran parte de mi cuerpo desnudo, y mis dos brazos cibernéticos.

No gastaría mucho tiempo en divisar a mi enemigo, pues allí una figura azulada destacaba entre tanto rojo. Con mi rostro envuelto en furia y sangre, me lanzaría a por él, dejándome llevar por el viento y ayudándome de mi geppou. Aproximándome hacia él preparaba mi golpe final, mi última habilidad, la que sería el fin, tanto para él como para mí. Mis habilidades más poderosas se verían como jamás en la vida. No tardaría en comenzar a gritarle a Hottori, en cuanto le tuviera al alcance de mi voz.

- ¡ESTÁIS ACABADO HOTTORI!

Al finalizar la frase había llegado a su posición, y la palma izquierda de mi mano estaba enfrente de su rostro, prácticamente pegado a él. Mas lo que él no sabía, es que detrás de él habían otras dos figuras mías, mi habilidad extrema llevado a un punto más poderoso que el de antes, lo que jamás había llegado a hacer, y que me costaría algo más que el resto de mis energías. Y esta técnica la podía llevar a cabo den el aire gracias a mi geppou, de no ser por él esto no sería posible.

Las figuras a su espalda le impedirían escapatoria, aun que siendo arrastrado por el viento abrasador de mis camaradas, no debería de ser capaz de poder moverse por sí mismo.

- ¡No oséis enfrentaros a un grupo conjunto del Cypher Pol!

Tres palmas por tres direcciones de su cuerpo, una sola persona y a la vez tres… Una habilidad que había sido posible gracias a él. Mi dial de rechazo había sido cargado con anterioridad, debido al primer golpe sufrido por su puñetazo directo. El dial de rechazo era el más potente de todos los diales bélicos conocidos, no era superado por ningún otro en cuanto a poder, y un solo golpe podría ser capaz de acabar con la vida de cualquiera. En la anterior ocasión, Hottori había sobrevivido a un golpe del dial de rechazo. ¿Pero podría sobrevivir a tres golpes simultáneos, con su propio poder duplicado casi en un centenar?

Por delante, y por la zona trasera de sus flancos, mi dial único era activado, un solo golpe, tres direcciones, tres increíbles impulsos que harían que su cabeza y cerebro se comprimiese desde tres lugares simultáneos en la misma fracción de segundo. El ataque más demoledor jamás visto. Él mismo se había sentenciado al darme aquél primer golpe. Y por mucho que pudiese predecirlo, su incapacidad de movimiento le haría imposible la escapatoria si llegaba a tal situación.

Trío infernal. (AB)(Haki)

El final, era próximo. Tras el golpe, no me quedaría nada más que hacer, no tendría energías ni siquiera para oponerme a la resistencia del aire, lo cual haría (a no ser que Noa lo evitase) que mi cuerpo saliese despedido del tornado como un misil, como un torpedo. Tan solo una cosa era clara. Entonces lo contemplaría. El horizonte se alzaba como en cualquier atardecer, enrojecido como las mejillas de un joven avergonzado, tan majestuoso como el caminar de un bravo corcel. Tan bello como una hermosa mujer.

Ya estaría en paz, me esperaba el final, y mi consciencia pronto me abandonaría. Pero si ese era mi destino, no lo haría esperar. Observé el mar, no me quedaba nada más que contemplar. Si ése era mi destino, hoy moriría mirando al mar.
avatar
Nocturne93
Teniente
Teniente

Mensajes : 5248
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
81/150  (81/150)
Experiencia:
137118/790000  (137118/790000)
Berries: 360.201.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Kasan el Dom 2 Sep 2012 - 17:48

Azumi gracias a sus habilidades nos habia salvado la vida a Andrew y a mi, nos había apartado de la trayectoria del ataque del tritón, de pronto, el movimiento de un gigante cercano hizo que todo el suelo se resquebrajase formando una especie de caminos que poco a poco se irian inundando y cerrando debido a los desprendimientos de terreno que habían, el terreno se había quedado en varios niveles, y Azumi debido al esfuerzo sufrido se encontraba arrodillado cerca de las aguas donde poco antes se había ocultado Hottori, los tres teniamos un plan, algo que habíamos pactados segundos antes, al principio estaba en contra del sacrificio de Azumi, pero ahora sabia que era la unica forma de salir todos con vida.

Pasaron unos segundos, Azumi localizó a Hottori en el agua y me hizo una señal indicandome su posicion, ahora comenzaría nuestro "ritual" de aniquilación.

Tras su señal comencé a conjurar un viento tan poderoso que las aguas donde me señalo Azumi que se encontraba Hottori comenzaron a dar vueltas, justo un instante despues elevé estos vientos y con ellos a Hottori dejandole atrapado en una especie de remolino, al elevarlo, el remolino dejó de hacer contacto con el agua, lo que provocó que el agua no subiese por el, si nos que el agua cayese otra vez al mar, estos vientos tenían tanta potencia que era imposible que Hottori escapara de ellos, ademas, tenian tanta potencia que posiblemente le causarian cortes por todo el cuerpo.
Trío infernal. (AB)(Haki)

- Vamos Andrew, es tu turno - Grité mientras utilizaba mi poder por completo.

Ahora Andrew se dispondria a proseguir con nuestra estratagema, yo mientras tanto utilizaba mi poder para mantener a Hottori en el aire envuelto por mis vientos y haciendo que no pudiese moverse lo mas minimo, mas tarde tendria que preocuparme por Azumi, pues su comentido era Kamikaze y con total seguridad, su vida dependeria de mi.
avatar
Kasan
Agente
Agente

Mensajes : 1876
Fecha de inscripción : 30/01/2012

Hoja de personaje
Nivel:
60/150  (60/150)
Experiencia:
79905/320000  (79905/320000)
Berries: 17.399.118

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Amund Haugen el Lun 3 Sep 2012 - 18:57

Después de que noa y yo hayamos lanzado nuestros ataques para ayudar a noa el tritón logro esquivar el mio pero salio despedido por los aires y cayo al mar, eso era algo malo para nosotros ya que no hay nada mas peligroso que un tritón en el agua aunque también cabía la posibilidad de que haya huido pero al ser de la banda del super nova de verdad dudaba que eso fuera a ser así, de pronto pudimos ver como el mar comenzaba a tornarse extraño y de pronto unas hondas echas por el agua se dirigían a donde estábamos sin poder reaccionar pensé que iba a ser mi fin pero azumi velozmente logro apartarme y tomo parte del daño.

Luego del ataque del tritón la tierra quedo casi que despedazada al punto de que se formaron grandes canaletas esto me hizo caer en cuenta que el poder del tritón y el mio estaban en una dimensión totalmente diferente pero aun así no podía rendirme puesto que tenia a mis preciados nakamas conmigo y también estaban jugando se la vida en esto así que no podía acobardarme, el agua siempre había logrado golpearme un poco por lo que termine algo mojado y debilitado pero rápidamente pase a mi forma completa y moviéndome de lado a lado sacudiéndome todo me seque y rápidamente volví a mi forma humana de pronto azumi se nos acerco y diciéndonos en susurro nos dio el plan para ganar la batalla y la verdad no estaba muy de acuerdo puesto que ese plan requería que azumi se fuera de kamikaze y la verdad después de todo lo que a echo por mi no quería que muriera pero a la vez sabia que era la única alternativa que teníamos así que debíamos terminarlo pronto y así cuidar de azumi entonces asentí a azumi en señal de aprobación.

Sin previo aviso ocurrió un gran temblor haciendo que todo se destrozase y se abrieran mas grietas y otras se cerraran al parecer el gigante que estaba peleando en otra parte de la isla había echo algo, esto obligo a que los tres nos separáramos pero no importaba puesto que al estar separados podíamos aprovechar la confusión del momento para buscar la localización exacta del tritón y empezar con el plan, después del temblor el escenario era impresionante ya nada estaba en su lugar, nada estaba nivelado habían partes que estaban a un nivel mas alto que otras, otras partes estaban casi a nivel del mar definitivamente ese gigante era alguien de quien cuidarse.

Mientras buscaba al tritón pude escuchar como azumi caía al suelo y por un momento casi salgo corriendo para ayudarlo pero entonces vi como le hacia una seña a noa entonces supe que lo había echo apropósito para llamar nuestra atención y que esa seña era para decirle a noa la localización del tritón.

Entonces noa comenzó a usar sus poderes y comenzó a crear un tornado que hizo que el agua del mar comenzara a dar vueltas como si de un torbellino se tratase pero de pronto el tornado se elevo y el agua del mar comenzó a caer entonces se podía observar como el tritón estaba dentro del tornado en ese momento noa me grito

-Vamos Andrew, es tu turno

esto significaba que la primera parte del plan estaba completo y ahora era mi turno así que pase a mi forma completa, era la primera vez que mis compañero veían esa forma así que tal vez era algo nuevo para ellos pero eso no importaba ahora entonces le grite a noa

-¡¡Noa!! te encargo a azumi

Después de estas palabras respire lo mas profundo que pude con mis tres cabezas y entonces exhale de ellas una cantidad impresionante de fuego la cual iba en dirección al tornado y aprovechando que el tornado contenía gran cantidad de oxigeno lo cual hacia que mi fuego avivara aun mas convertí el tornado en un tornado llameante puesto que las llamas se extendieron con gran velocidad por todo el tornado, eso era todo lo que tenia que hacer ahora el golpe final dependía de azumi, eso si mantuve lanzando el fuego puesto que si dejaba de hacerlo corría el riesgo de que la llama se debilitara y el plan fallara

Trío infernal. (AB)(Haki)

Amund Haugen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 30/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Nocturne93 el Sáb 8 Sep 2012 - 17:53

Nunca me habría imaginado llegar a pensar en el fin de todo. Pero mucho menos había creído que me sentiría tan complacido al arriesgar mi vida por mis camaradas. Sentía mi aliento marcharse, lo sentía alejarse de mi cuerpo, mi vida se escapaba por un fino hilo de vapor desde mis labios. Mi brazo izquierdo, aun a pesar de mi modificación sentía inmovilidad en él. No, no era inmovilidad en el brazo, era agotamiento, el fin de todo, las últimas fuerzas residían en mi cerebro y mi mente, pues mis músculos me habían abandonado.

Como un torpedo salí despedido de aquél increíble torbellino. Mi akuma no mi dejó de ejercer efecto en cuanto activé nuevamente mis duplicados corpóreos. Mi cuerpo era abrasado por las llamas del mismísimo infierno, la demolición ígnea. Pero el calor no había cesado, ahora otro tipo de calor recorría mi cuerpo, un calor nada en relación con el combate. Todavía con los ojos abiertos contemplé la maravilla que ante mis ojos se postraba. La gran esfera de fuego que iluminaba nuestras vidas, aquella estrella en todo lo alto del firmamento. La luz del sol me transmitía una agradable sensación de calma, un sentimiento de emoción y una profunda satisfacción. Sonreí mientras cerraba los ojos. Volaba, mi mente se detenía en el tiempo proporcionando en mi ser una sensación de ligereza, entonces todo transcurría lentamente. El tritón había sido doblegado, sabía que le había alcanzado, sabía que mi dial le habría destrozado la cabeza y el cerebro, a modo que si no moría era un puro milagro, pero lo que estaba claro era que jamás volvería a ser el mismo de siempre. Unos daños cerebrales de tal calibre son fatales para cualquier organismo, ni un milagro le haría salvarse.

La oscuridad comenzaba a cernirse sobre mi ser. De pronto me sentí detenido en el aire, sentí mi cuerpo dejar caer, pero no había llegado al suelo, no todavía. Un suave balanceo, casi imperceptible, mecía mi cuerpo como si me hallase en una cuna, como si hubiese regresado a la infancia, al principio de todo. Abrí los ojos, curioso por completo, y la imagen que se alzó ante mí provocó un profundo cambio en mi rostro. De mis ojos, las lágrimas comenzaron a brotar irremediablemente, mas mi rostro permanecía con seriedad. Un sentimiento que sentía ajeno, noté la humedad en mis pómulos, alcé mi mano derecha y acaricié mi rostro. La humedad se transfirió a mi mano. La sentía, sentía calor en lugar de frío, lenta y temblorosamente alejé la mano llevándola hacia adelante. Era mi piel, era mi carne y eran mis huesos. El metal había desaparecido. ¿Que demonios significaba eso?

Las voces a mi frente me hacían llorar más todavía, algo a lo que no daba crédito. Un hombre y una mujer, me miraban desde las alturas, hacían bobadas y reían. Casi no reconocía sus rostros, mis padres me llamaban. Alcé los brazos, pero de pronto me sentí como embriagado, embriagado y encogido. Mis movimientos eran muy torpes. Al estirar mis brazos me sentí un nudo en la garganta, eran minúsculos, pero eran mis brazos, los sentía míos. Habían cambiado en un instante que les había apartado la mirada. Les sentía alejarse, sentía angustiarme, pero no lloraba, ahora me quejaba, seguía cometiendo actos en contra de mi voluntad.

Una mano descendió y tocó mis pequeños dedos, un solo dedo bastó para coger toda mi mano, mas yo me aferré como pude con ambas manos, sonreí al estar tan cerca de ellos. Nunca recordaba haber tenido una relación con ellos como en ese momento, momento tal vez ficticio, momento tal vez creado a partir de mis mayores deseos en éste momento de debilidad, tanto física como mental. Seguían riendo y hablando entre ellos, parecían orgullosos de su pequeño niño, yo me dejé apoderar por la emoción, reí como nunca había reído, mis ojos comenzaron a nublarse por las lágrimas, por lo cual los cerré unos instantes.

Cuando quise volver a contemplar el rostro de mis padres, la escena había cambiado. Los volví a contemplar, pero en ésta ocasión mis padres no me miraban a mí, no miraban detrás de mí, ni siquiera por encima. Miraban a la nada deseosos de que todo acabase. Todavía no había cesado de desprender lágrimas, y no cesé. Creía haber olvidado ésa escena con el paso del tiempo, pero aquella macabra silueta jamás abandonaría mi mente. Un ser con capa dorada saltando por la ventana, un macabro río del intenso color rojo de la sangre, unos cuerpos yacían en el suelo, dos hombres y dos mujeres, uno de cada eran niños, los otros dos adultos. Me había sentido lleno de energías, hasta que había contemplado aquélla escena.

Pero algo si había olvidado de aquél día. El ser que en una ocasión fue mi camarada, con quien había estado luchando por mis principios, ese tipo se asomaba por la ventana en la cual había salido el asesino. Le miré fijamente y mi cuerpo quedó en estado de Shock. Siempre pensé que el shock fue producido por la visión de mi familia asesinada sin piedad, pero eso tan solo causó tristeza en mi ser, la verdad de mi paralización fue el contemplar a mi amigo, al que consideraba más que un hermano, aquél por quien en repetidas veces me había arriesgado por ayudarle, aquél por quien había llegado a desobedecer a mis padres para seguirle. Allí estaba, tras la ventana mirándome a escondidas, mas en cuanto divisó que le estaba observando salió corriendo, dejando ondear tras de sí una capa de tono dorado que brillaba al sol.

Caí arrodillado en ése momento, no sabía que hacer, la tristeza y los remordimientos en ese momento me harían olvidar a mi amigo. Mis rodillas se magullaron al caer sobre astillas afiladas, mas no sentía dolor físico. Concretando, en ése momento no sentía ningún tipo de dolor, tan solo sentía un tremendo vacío. Había sido despojado de todo lo que poseía en un momento, familia y amistad, tan solo aguardaba esperanza, la esperanza por la vida, la cual fue desapareciendo poco a poco, pero a una velocidad increíble. Se disipó hasta tal punto que en mi mente tan solo aguardaba la desesperación, por lo que mi cuerpo comenzó a temblar. Me llevé las manos a la cabeza y agaché un poco ésta, y de pronto un estallido de sentimientos, un alarido de dolor, un grito que resonó en las calles del pueblo como una llamada de auxilio. Unos segundos después, mi aliento desapareció y con él el grito, dejé caer mi cuerpo hacia adelante, golpeándome la cabeza y golpeando con los puños al suelo mientras cerraba los ojos y lloraba por la impotencia.

- Nos volveremos a ver.

Con una voz serpentina esas palabras resonaron en mi mente. Unas palabras llenas de esperanza que arrancaron la desesperación de mi corazón, eliminaron la oscuridad de mi alma atormentada, la cual sentí desaparecer como un papel en llamas. Progresivamente, y conforme mi esperanza se incrementaba, la oscuridad desaparecía y de nuevo una sonrisa se dibujaba en mi rostro. Volvía a sentir ése calor inundar mi cuerpo. Sabía que mi fin todavía no estaba escrito, por lo menos no estaba pronosticado para el día de hoy.

Abrí los ojos con firmeza, nuevamente contemplé el sol allí. Todo había pasado en una fracción de segundo, mas el poder de la mente tiene unos niveles insospechados para la raza humana. Aquella sensación de esperanza descargó una gran cantidad de adrenalina en mi cuerpo. No podía caer allí, no me podía rendir. Volví a sentir el descenso vertiginoso de la caída. Escuché el tornado en llamas a mi espalda, giré mi cuerpo en el aire para contemplarlo. Pude distinguir el cuerpo del tritón descendiendo, ardiendo entre aquél viento infernal. Ésta era nuestra victoria. Mi cuerpo finalizó su descenso.

No sentía nada, ni apenas sentí el dolor del impacto, pero mi cuerpo estaba totalmente incapacitado. No sentía mis extremidades, no sentía nada más que la profunda satisfacción. Quedé allí en una roca rodeada de canales de agua con un rostro de satisfacción. Una sonrisa en mi rostro inconsciente ya con los ojos cerrados. Mi vida no había acabado, pero durante unos días, no podría hacer más que sonreír.
avatar
Nocturne93
Teniente
Teniente

Mensajes : 5248
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
81/150  (81/150)
Experiencia:
137118/790000  (137118/790000)
Berries: 360.201.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Kasan el Mar 11 Sep 2012 - 16:51

No se veia nada dentro del tornado de fuego que habiamos creado entre Andrew y yo, al poco Azumi salió disparado y Hottori cayó al suelo, nada mas caer cesé el tornado y rapidamente con mis cadenas de Andromeda le apresé a toda velocidad, el Gyoyin parecia estar incosciente, y no era para menos, el ataque salió perfecto.

Una vez apresado e inmovilizado utilicé el seimei kikan aumentando mi musculatura para poder transportarlo hasta el lugar donde nos esperaban los mercenarios aquellos, agarré al Gyoyin y me puse en camino.

- Andrew, agarra a Azumi y vamos con los mercenarios, ámbos están muy malheridos, y nopienso dejar que el sacrificio de Azumi haya sido en vano

El peso delGyoyin era demasiado, pero con el Seimei Kikan lo podia transportar con relativa facilidad, con las mismas nos pusimos en camino con paso muy muy ligero para evitar volver a entrar de nuevo en combate.
avatar
Kasan
Agente
Agente

Mensajes : 1876
Fecha de inscripción : 30/01/2012

Hoja de personaje
Nivel:
60/150  (60/150)
Experiencia:
79905/320000  (79905/320000)
Berries: 17.399.118

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Narrador OP el Miér 12 Sep 2012 - 21:52

Los presentes caminaban con el Tritón cuando una explosión apareció cerca del lugar. La explosión no era dañina pero una nube de polvo se levantó y cuando esta desapareció el Tritón ya no se encontraba con Noa.

A lo lejos se podía ver a uno de los mercenarios esperando.

____________________________________________
Cuenta de Narrador
avatar
Narrador OP

Mensajes : 515
Fecha de inscripción : 26/12/2011

Hoja de personaje
Nivel:
100/100  (100/100)
Experiencia:
320000/320000  (320000/320000)
Berries:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Capítulo 5-A] Nocturne, Andrew y Noa Vs Hottori Floundery

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.