Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7207)
 
Nocturne93 (5248)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Alwyn (2187)
 
Sawn (2161)
 
Drake Lobo Ártico (2073)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Las Alas bajan al combate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las Alas bajan al combate

Mensaje por Señor Nat el Dom 8 Nov 2015 - 13:51



A muerte.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7207
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 700.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Lion L. Kai el Mar 10 Nov 2015 - 1:33

Los soldados caían ante sus fuertes golpes, pero eran bastante numerosos. Sus compañeros se pusieron en acción, y pronto Arthur estuvo junto a él. Entre los dos lograron derrotar a la mayor parte de los enemigos, haciéndolos huir. El aura rojiza que envolvía al luchador desapareció, pero no desactivó sus caminos. No podían bajar la guardia. Lo habían hecho bien, pero posible hubiera algún oficial en la ciudad. "Estoy seguro de que pasa igual que en la Marina; los reclutas y rangos bajos son débiles, pero cuanto más arriba en la jerarquía, más poderosos. Estos eran blandos, así que deberemos andarnos con ojo." De repente una figura alada se acercó: blandía dos enormes cuchillas dobles, sus ojos brillaban y tenía una imponente cornamenta. ¿Un zoan tal vez? Su aspecto le sonaba de algo... De repente un tipo gordo se les puso delante y comenzó a hablar exigiendo protección, o algo así. Mencionó la "Agencia Gialvanni". Kai lo ignoró, algo mosqueado, y siguió intentando de qué le sonaba el rostro de aquel ser. Espera... alas de murciélago, pelo negro... ¿no era Derian un zoan, por lo que había leído de los informes del CP?

- ¡Que me parta un rayo! ¡Es Derian Markov! ¡Todos en guardia, equipo!

El hombre comenzó a hablarles, con un tono de voz tan frío e inexpresivo que un escalofrío recorrió la espalda de Kai. Y sus palabras... aquel "morid" hizo que notase su corazón acelerarse por el miedo. Desconocía por qué, pero la mera presencia de aquel hombre le resultaba inquietante y aterradora. ¿Se habría dejado llevar por las historias y su fama, o realmente habría algo más en él? Por algún motivo, se le vino a la cabeza un rostro y un nombre: Kuro. Sí... le transmitía una sensación similar a la de aquel hombre.

- ¡Largo de aquí, civil! ¡Estamos en mitad de una guerra! - le gritó al gordo, con rabia - ¡Este no es momento para chorradas! Tenemos un ex-Shichibukai al que arrestar.

El aura rojiza volvió a envolver al monje, el cuál se puso en guardia. No esperaba superar en combate a un monstruo de la talla de Derian Markov, pero aun así debía intentarlo. Senpai nunca se acobardó ante nada, ni siquiera cuando tuvo que enfrentarse al Shichibukai Takeshi Yamamoto. Ni ante el mismísimo Gorosei. Yo tampoco me rendiré... y demostraré ser un hombre digno de heredar el título de Mejor Luchador de los Siete Mares." Era consciente de que saldría muy mal parado de aquel combate, pero si lograba abrir una brecha en la defensa del rey, o información suficiente sobre su estilo de combate, tal vez sus compañeros pudieran derrotarlo.

- ¡Arthur! ¡Kodama! ¡Yo iré primero! Cubridme - Alzó el brazo derecho, con la palma hacia arriba en una pose de combate y dijo - Mi nombre es Kai, y hoy seré vuestro oponente, señor rey murciélago-chan. ¡Defendeos!

Esbozó una sonrisa salvaje y se puso en una guarda básica del Sokudan. Sí, aquello era una locura, pero, ¿a caso la guerra en sí no era también una gran locura? No quedaba más remedio que arriesgarse para vencer. "De los tres, creo que soy el que tengo más posibilidades de forzarlo y darle una oportunidad de rematarlo a los otros. Mi poder es muy agresivo, y con un poco de suerte lograré ponerle contra las cuerdas y centrarse en mi. Eso debería servir." Contra alguien como Derian... ¿sería mejor resistencia o velocidad? No le quedaba otra que comprobarlo empíricamente. Le faltaba demasiada información sobre su estilo de lucha. Repentinamente comenzó a correr hacia él a gran velocidad, mientras echaba su puño derecho hacia atrás y dejaba el brazo izquierdo adelante como contrapeso. Cuando estaba a escasos dos metros y medio de Derian, saltó lo más alto que pudo, y una vez en el aire lanzó un puñetazo en su dirección. De su mano salió un estallido de fuego dirigido hacia el rey.

- Akai Ken, ¡Bakuhatsu!

Mientras realizaba el ataque, echó su otro brazo hacia atrás y lanzó una llamarada en dirección contraria para evitar salir despedido por el retroceso. Notó la enorme presión sobre los músculos de su cuerpo, pero ignoró el dolor como pudo. Comenzó a caer, pero una doble patada hacia el suelo seguidas de sendos estallidos de fuego lo impulsaron de nuevo. Cayó detrás de su enemigo con una pirueta, y se giró velozmente mientras extendía su pierna derecha, trazando una patada giratoria envuelta en llamas en dirección hacia el monarca. De su pierna salió una onda de fuego en forma de media luna, dirigida al vampiro. No esperaba realmente causarle grandes daños, pero estorbaría, con suerte lo suficiente para dejarle espacio para actuar a sus compañeros.

- ¡Hinosokudan: Sweeper!
avatar
Lion L. Kai
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 3020
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 23
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
128220/790000  (128220/790000)
Berries: 6.600.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Kodama el Mar 10 Nov 2015 - 13:25

           "Algún día conseguiré que alguien se rinda", pensó el hombre árbol al ver como comenzaba la batalla. Las habilidades diplomáticas de sus compañeros no eran precisamente destacables y antes de que se diera cuenta ya habían empezado a liarla. Eran gente escandalosa pero en realidad todos los humanos eran así. Supuso que no le quedaba otra opción más que sumarse a la lucha, aunque no creía que esos soldados fuesen un problema para ellos. De hecho, Arthur y Kai arrasaron sus filas como dos lobos en un corral, así que no le quedó mucho que hacer más que encargarse de unos cuantos que se habían dejado. De todas formas le daba igual, estaba de buen humor y no le apetecía rebanar a nadie.

           Por desgracia, el universo no solía tener en cuenta sus deseos y le mandó a alguien a quién si debería cortar. No tenía ni idea de qué era. Parecía una mezcla entre un hombre, un murciélago y una cabra, pero aun así, inexplicablemente el resultado era bastante intimidante. Ta vez fuera por las enormes armas que portaba o porque Kai lo había identificado como el Shichibukai Derian Markov. No recordaba haber visto nunca al famoso conde, aunque poco importaba eso. Para Kodama todos los humanos tenían la misma cara, así que no podría haberlo distinguido en cualquier caso. Aun así no creía que el líder de sus enemigos hubiera bajado en persona para acabar con ellos habiendo aún una invasión en marcha en sus dominios.

           "Claro que a lo mejor ya ha acabado con todos los de ahí arriba", dijo una agorera voz en su cabeza. Prefería no pensar en eso.

           -Bueno, muchachos... -empezó diciendo a sus compañeros marines-... confío en que no hagáis nada apresurado. -Apenas había llegado a terminar la frase cuando Kai saltó al ataque con sus llamas. "Mucho pedía", pensó resignado.

           El Roble hundió sus raíces en el suelo y comenzó a absorber nutrientes, los cuales empleó para crear una gran cantidad de estacas afiladas surgidas de su cuerpo. En cuando Puño Rojo saltó por encima del monstruo alado, las disparó todas, no sin antes cargarlas de Haki. Eran más una distracción para que el ataque de Kai fuese más efectivo y en cuanto su llameante camarada descendió tuvo que dejar de disparar, así que avanzó hacia su adversario por un flanco, el lado contrario por el que Kai atacaba. Se mantuvo a un par de metros de distancia, para evitar salir chamuscado, pero por suerte eso no era un problema.

           -¡Sendan no Tori! -exclamó el marine al tiempo que lanzaba una poderosa onda cortante con forma de pájaro hacia aquel extraño ser.
avatar
Kodama
Capitán
Capitán

Mensajes : 273
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Hoja de personaje
Nivel:
96/150  (96/150)
Experiencia:
247768/790000  (247768/790000)
Berries: 51.196.292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Arthur Silverwing el Mar 10 Nov 2015 - 21:10

Aquellos soldados la verdad es que no duraron mucho, lo mas probable es que se tratasen de civiles prestando servicio militar, de todas formas eso no importaba ahora, el caso es que estaban en nuestro camino. Tras unos minutos de lucha logramos deshacernos de ellos y tomar el control de la entrada de aquella ciudad sacada de un libro de fantasía. Hablando de libros de fantasía, no recuerdo que esa cosa estuviese entre los soldados. Se trataba de un ser humanoide con piel de un tono morado oscuro, grandes cuernos e imponentes alas de murciélago. Su tono serio e imponente a la hora de hablar hizo que, en un principio, sintiera una gran opresión en mi pecho con cada palabra que decía, luego Kai lo identificó como Derian Markov, rey de esta isla y responsable de la locura que era esta guerra. Tras esas palabras me entró cierto pánico, el pánico dio lugar a un sinfin de preguntas (Por ejemplo ¿Qué coño hacía el rey de Hallstat en este agujero en vez de liderar a sus tropas?), y las preguntas se transformaron en un "¿A quien le importa? tu sólo dale de hostias" lo que se traduce en la emoción del combate.

Cerré los ojos un momento, respiré hondo y procuré relajarme, olvidándome de todo lo que no fuese el reto que se hallaba ante nosotros. Acto seguido abrí mis ojos, centrándolos en mi oponente (el cual ya estaba siendo atacado por Kai), tensé mis músculos y tomé postura de combate al tiempo que Zinogre recobraba su filo cristalino habitual. Un vaho gélido rodeó mi cuerpo al mismo tienpo que alrededor de él comenzaban a generarse gruesas placas de hielo reforzado con haki.

-¿Estás listo?- Dije mentalmente a Zinogre.

-Siempre que tenga una mano firme que me empuñe.- Contestó.

-En ese caso... ¡TRANS AM!- En ese preciso instante un aura rojiza envolvió mi cuerpo mientras un torrente de energía comenzaba recorrerme de los pies a la cabeza, alimentando cada fibra de mis músculos.

Acto seguido me lancé a toda velocidad hacia Derian, directo como una flecha, a mi lado una miríada de estacas de madera comenzó a llover sobre aquel monstruo, sería cosa de Kodama, agarré una de ellas al vuelo con la mano libre y la coloqué en mi cinturón por si acaso. al llegar a escasos metros del rey saté lo más alto que pude y me sumergí en la llamarada que había dejado el anterior ataque de mi compalñero. El aire estaba a una temperatura inmensa, hubiese cabado chamuscado de no ser por mi poder que evitaba que el calor pasase a mi cuerpo, no, lejos de eso permití la entrada de más energía a mi cuerpo, así como a mi arma. La energía extra comenzó a desbordarme haciendo que me quemasen los músculos del esfuerzo y la hoja de mi arma empezó a brillar al alcanzar el rojo vivo. Con todo eso arremetí desde arriba, girando sobre mí mismo para golpear al rey con un único tajo descendente. Escuché que a los vampiros no les gustaba el fuego, bien pues nosostros tenemos para aburrir.

____________________________________________
PROCURA NO CABREARLO, EN SERIO, NO LO HAGAS:



avatar
Arthur Silverwing
Capitán Arthur
Capitán Arthur

Mensajes : 541
Fecha de inscripción : 14/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
89/150  (89/150)
Experiencia:
175755/790000  (175755/790000)
Berries: 105.015.000 y un botón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Jack Suzume el Mar 10 Nov 2015 - 22:40

El combate había empezado y yo estaba medio dormido, no había escuchado una orden que me había dado Arthur aunque poco importó ya que él y Kai se las apañaron solitos para acabar con unos soldados que había, les llevó poco tiempo y en ese tiempo lo único que hice fue mirarlos a la vez que bostezaba.

La cosa no quedó ahí pues un ser alado con alas de murciélago, y cuernos en la cabeza llegó hasta nuestra posición, tenía un tomo morado en el cuerpo y era bastante alto. La verdad es que el oponente no parecía como los anteriores, era más poderoso, había venido para mostrarnos la hospitalidad del lugar y matarnos, lo cual no era mucho de mi agrado, asique miré fijamente a los ojos al nuevo oponente con cara seria como si me hubiese puesto serio y fuese a mostrar mi verdadero potencial, así que me preparé para empezar a correr, levanté los brazos y comencé a correr en círculos gritando como alguien que está huyendo de un animal monstruoso, aunque realmente era un poco así pero sin huir.

-¡¡¡Kyaaaaaa!!!- empecé a gritar mientras seguía corriendo en círculos, y por cada vuelta que daba iba quedado una estela blanca de azúcar-¡Nos va a mataaaar!- seguí gritando.

De pronto me paré en seco, no había visto a mis compañeros, pero parecía que se habían puesto a atacar al bicho que teníamos en frente Arthur iba envuelto en unas placas y había saltado muy alto para dar un tajo descendente, Kodama había empezado a lanzar estacas desde el suelo hacia el oponente y Kai se impulsó hacia este con su fuego, verdaderamente estaban todo locos, si era como afirmaba Kai el rey de esas tierras Derian debía de significar de el ataque del exterior había concluido y solo quedaban pequeños focos de sus enemigos.

Desenfundé la pistola y la espada y me preparé para el combate, había que dejar de hacer el tonto y ponerse a currar de una vez, levanté la pistola y disparé hacia el pecho del ser con la intención de que se distrajese un momento y algún golpe de mis compañeros le consiguiese impactar. Tras eso me volví en mi forma logia y me preparé por si acaso tenía que defenderme a mí o a alguno de mis compañeros cuando el bicho contraatacase.
avatar
Jack Suzume
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 246
Fecha de inscripción : 22/02/2014
Edad : 24
Localización : zamora

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
157493/790000  (157493/790000)
Berries: 101.777.500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Ryuta L. Fiamma el Vie 13 Nov 2015 - 22:26

El rey vampiro no parece estar contento con vosotros, quizás el hecho de que estéis acabando con sus súbditos tiene algo que ver. Enarca una ceja ante la provocación de Kai, ignorando esta con un parsimonioso escepticismo, como si no esperase nada de aquellos cuatro individuos. Las hojas de sus manos comienzan a girar, poniéndolas delante de él para defenderse de las estacas que les lanzaba el árbol. Dos de ellos volaban para atacar al chupasangre, que decidió lanzarse a gran velocidad contra Kai haciendo que la hoja, ahora imbuida en haki y que anteriormente había parado las estacas, intentase rebanarle con un corte vertical a la altura del torso.

Gracias a eso pudo esquivar la onda que había lanzado el árbol, pero le dejo expuesto al golpe que le intento dar el hombre de fuego. No había sido mucho, una quemadura mayormente superficial, pero como cualquier herida, tendría que mirarla más a fondo después. Además de eso, y para evitar mayores daños se impulsó, gracias a sus alas y la explosión, contra el enano que ahora estaba cayendo sobre él, maniobrando un poco para que su intento de cortarle fuera inútil y como con el anterior, lo golpeo en el torso, haciendo que la hoja girase para maximizar los daños todo lo posible.

Con un velocidad que pocos podrían envidiar, el vampiro se había movido grácilmente, pero con la furia de un depredador, esquivando antes de aterrizar la media luna de fuego y el tiro de el cuarto participante, que ahora se integraba al combate. Y de repente aparecen varios más como él delante de cada uno de vosotros, y algunos más dispersos por el lugar, confundiéndose con él real. El vampiro no parece estar tomándoselo en serio, como si pensara que no fuerais los suficientemente fuertes como para pelear contra él.
avatar
Ryuta L. Fiamma
Iniciado del CP
Iniciado del CP

Mensajes : 2313
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 19

Hoja de personaje
Nivel:
58/150  (58/150)
Experiencia:
74253/790000  (74253/790000)
Berries: 9.500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Arthur Silverwing el Sáb 14 Nov 2015 - 17:55

Haciendo gala de una gran superioridad en el combate aquel monstruo evadió y bloqueó cada uno de nuestros ataques, contraatacando con una facilidad pasmosa. En mi caso esquivó el golpe y me lanzó un tajo al torso con la intención de partirme. Inmediatamente reforcé la armadura en la zona con más haki, volviéndola de un color morado oscuro, las chispas saltaron al contacto con la hoja giratoria y una gran fuerza me mandó volando hacia el suelo. Me levanté con gran esfuerzo tratando de recuperarme de la caída, miré las placas que cubrían mi cuerpo, había una gran grieta en ellas que la cruzaban de forma transversal. Se podía ver como un poco de sangre se escapaba por debajo de ellas, el corte no era profundo, pero de todas formas lo congelé para evitar la pérdida de sangre. "Otra cicatriz más a la colección" pensé mientras volvía a ponerme en posición.

Alcé la vista y pude ver a Derian en frente mío, al principio me sobresalté un poco, pero luego pude apreciar que no era el único en esta situación. Un montón de Derians habían aparecido de la nada, superándonos en número.

-No puede ser, tengo que alejarme- Dije mentalmente al mismo tiempo que saltaba hacia atrás y trataba de absorber la temperatura de Derian para ralentizarlo.

-Espera. Mira eso.- Dijo Zinogre en mi cabeza.

Pude apreciar como la escarcha se acumulaba a los pies del rey, pero no sobre él, es más, si un ser vivo hubiese estado ahí estoy seguro de que hubiese absorbido mucha más energía. Sólo se me ocurría una posibilidad, son ilusiones, o una especie de espejismos. En ese momento me lancé hacia lo que supuse que se trataba del centro del combate y clavé mi arma en el suelo.

-APARTAOS TODOS, YO ME ENCARGO DE ESTO- Grité a mis compañeros.

En ese momento comencé a absorber de golpe la temperatura a 11 metros a mi alrederor, genrando una cúpula de hielo que encerraría todo lo que quedase ene ese radio. Cuando llegué a mi límite solté toda la temperatura de golpe, generando un inmenso desequilibrio térmico en la zona y una serie de explosiones de aire a varios cientos de grados de aproximadamente 1 metro de radio comenzaron a sucederse de forma aleatoria por todo el interior de la cúpula. Tras eso la cúpula comenzó a desmoronarse. Si se trataban de espejismos la mera diferencia de temperatura los haría desaparecer, sino los falsos serían aquellos a los que no les hubiese afectado el ataque o a los cuales atravesase los trozos de hielo que ahora caían sobre nuestras cabezas.

-Kodama, trata de limitar los movimientos del verdadero, Kai, ataca con todo lo que tengas, Jack... plan "azucarillo" (Que quiere decir haz lo que quieras pero que parezca planeado)- Grité a mis compalñeros para que actuasen.

Me concentré en mi mano derecha y alcé la vista, y miré a mi alrededor tratando de encontrar al verdadero. Si lo veía le lanzaría una Thermo-wave, una onda de rápida oscilación térmica, es decir un área del espacio en la cual las temperaturas variarían de muy altas a muy bajas. Se trataba de un ataque invisible e imbloqueable por elementos físicos, si le daba confiaba en que quedase aturdido por el shock.

____________________________________________
PROCURA NO CABREARLO, EN SERIO, NO LO HAGAS:



avatar
Arthur Silverwing
Capitán Arthur
Capitán Arthur

Mensajes : 541
Fecha de inscripción : 14/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
89/150  (89/150)
Experiencia:
175755/790000  (175755/790000)
Berries: 105.015.000 y un botón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Kodama el Mar 17 Nov 2015 - 20:22

Sin apenas esfuerzo, la criatura logró impedir que uno solo de los ataques le hiciera un daño importante y salió volando para plantarse ante ellos con total arrogancia. El Roble se planteó la posibilidad de que fuera realmente Derian Markov, lo que en realidad quizás resultase un alivio. Si era solo un subordinado implicaría que había otro enemigo aún peor que él. Pero en cualquier caso iban a tener que hacerse cargo sin importar de quien se tratase.

Repentinamente, otros seres alados hicieron su aparición, como por arte de magia. "¿De dónde han salido tantos?", pensó el hombre árbol mientras contemplaba horrorizado como Arthur empezaba a dar rienda suelta a sus poderes. No sabía qué habilidades poseía aquel chico pero en cuanto vio los primeros rastros de hielo decidió que no quería verlo tan de cerca. Se apartó rápidamente, sin dejar de prestar atención a los múltiples objetivos.

Kodama se concentró para detectar la presencia del primer vampiro, el cual debía ser sin duda el líder, y decidió que aquel era el objetivo prioritario. El ataque de Arthur hizo que reinara el caos durante unos segundos y en cuanto hubo terminado, el hombre árbol se llevó a la boca una Rumble Ball y echó a correr en dirección a su adversario. Por el camino, la densidad y dureza de su corteza se multiplicaron, y llegaron incluso a cubrir las hojas que le servían de cabello, su velocidad aumentó considerablemente y varias ramas surgieron de su cuerpo y se volvieron tan afiladas como las espadas que portaba.

"Debo atacar lo bastante rápido como para que no pueda defenderse con sus hachas. Un ataque tras otro".

Al llegar a su altura, Kodama cargó su Haki y atacó con media docena de sus afiladas ramas, intentando cortar sus alas e inutilizarlas para mantenerlo a su alcance en el suelo. Luego lanzó un rápido corte directo al torso con sus espadas recubiertas de kairoseki y se apartó lo más rápido que pudo para evitar ser alcanzado por los ataques de sus compañeros.
avatar
Kodama
Capitán
Capitán

Mensajes : 273
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Hoja de personaje
Nivel:
96/150  (96/150)
Experiencia:
247768/790000  (247768/790000)
Berries: 51.196.292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Lion L. Kai el Miér 18 Nov 2015 - 4:01

Terminó de realizar la patada y recuperó la posición, jadeando. Notaba un dolor punzante en el costado, por algún motivo que desconocía. Aprovechando el breve instante de tregua que tuvo mientras Derian esquivaba los ataques, aprovechó para mirarse el torso. Tenía una fea herida de corte, bastante grande. No había ido más allá del músculo, pero era muy aparatosa y sangraba bastante. Observó con algo de grima un cacho de carne que le colgaba de un jirón de piel, y decidió desviar la mirada y centrarse en el combate. ¿Cómo iban a luchar contra algo así? Derian estaba esquivando todos sus ataques sin especial dificultad, a excepción del estallido que le habían lanzado. "Al menos no es totalmente intocable... pero semejante lluvia de ataques, ¿y sólo se lleva una quemadura?" De repente se fijó en que no había un único Derian, si no varias decenas. Entonces Arthur gritó que se apartaran, y Kai apenas se dio alejado con un "Shadow" antes de que un área enorme en torno al enano pelirrojo se congelara y a continuación estallara. Se centró en su mantra, buscando a Derian con este, y se dio cuenta de que sólo había una presencia.

- ¡Sólo el real emite presencia! - gritó, preparándose para cargar.

Observó a Kodama avanzando a toda velocidad hacia este. Kai se acercó corriendo pero sin atacar aun, esperando a que el árbol hubiese terminado su embate. Este había cambiado; le habían salido un montón de ramas afiladas, y su corteza parecía haber cambiado. Se preparó mientras este atacaba al rey con sus espadas y cuerpo, tanteando sus posibilidades. Era muy veloz y ágil, así pues tratar de ganarle en esos terrenos era inútil. Desactivó su Segundo Camino y activó el Primero, pasando a crecer varios centímetros con el espectacular aumento de su masa muscular. El aura rojiza de su Flaming Mode se reavivó al reactivar su energía, preparando el ataque. Con aquella combinación tenía casi tres veces su fuerza normal, a cambio de dañar su propio cuerpo. "Tengo poco tiempo antes de que el Primer Camino me hiera tanto y me deje tan agotado que no pueda seguir peleando. ¡Deberé golpear tan fuerte como pueda, pero procurando no matar al resto en el proceso!" Sin embargo, si se paraba a avisar al resto, daría tiempo al vampiro de esquivar. No... debía evitar un golpe demasiado fuerte. Con lo cuál no podía usar el Annihilator Cannon, no mientras el resto siguieran cerca.

- ¡Deri-chan, aquí! ¡Voy a arreglarte la cara! - dijo, con un rugido feroz y una sonrisa burlona.

Su puño derecho se envolvió en llamas mientras lo echaba hacia atrás para coger impulso en el brazo, al tiempo que se lanzaba hacia Derian en el instante en que Kodama retrocedía. Sus ojos relucían con un intenso brillo dorado y rojizo, como el de un sol en miniatura. Gritó con fuerza mientras se preparaba para lanzar la devastadora onda de choque, cuando se repente lanzó un golpe hacia el vampiro con su mano izquierda, sin llegar a tocarlo. De esta salió una onda de choque dispersa, que no tenía el potencial de hacerle daño pero posiblemente lo desequilibraría o empujaría un poco. Lo importante eran las valiosas décimas de segundo que le darían, mientras ejecutaba su letal técnica. Finalmente descargó su puño imbuido en haki, dando un golpe al aire en dirección al vampiro. Un fuerte estallido resonó en toda la zona, y una devastadora onda de choque de gran tamaño envuelta en llamas salió del brazo del Comodoro, arrasando todo por donde pasaba, y dejando un surco en el suelo. Al instante notó el retroceso de la técnica en su brazo derecho. El Primer Camino tenía su precio.

- ¡Akai Ken: Supreme Fire Cannon!
avatar
Lion L. Kai
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 3020
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 23
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
128220/790000  (128220/790000)
Berries: 6.600.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Jack Suzume el Jue 19 Nov 2015 - 22:26

Las cosas contra el nuevo tipo que había aparecido parecían complicarse por momentos, el ser esquivó con una facilidad asombrosa todos los ataques que se le habían lanzado, permitiéndose el restregárnoslo por la cara. EL ser creó varios clones suyos que nos rodearon dejando entender que no éramos una amenaza para su poder. Mis compañeros se recuperaron del contraataque que habían recibido del ser, dispuestos a seguir plantándole cara.

Cerré los ojos un momento y calmé mi mente para relajarme y centrarme en el combate para ayudar en lo que pudiese a mis compañeros; en cuanto abrí los ojos de nuevo Arthur nos grito que nos alejásemos de él, y obediente así lo hice, entonces alrededor del chico comenzaron a haber explosiones, la cuales no parecían muy programadas. Y con este ataque nos dejó unas directrices para seguir con el ataque.

El hombre árbol, atacó a uno de los enemigos que teníamos delante, Arthur le había dicho que atacase al verdadero, pero yo no sabía cuál era, y si mis compañeros lo sabían me tendrían que explicar como lo hacían. Kodama realizó una serie de ataques al que supuse que era el real y luego se apartó de él, dándole paso al ataque de Kai, le lanzaba un puñetazo con fuego al enemigo.

A la vez de este ataque de Kai comencé el mío enviando una nube de azúcar que hice que girara alrededor del cuerpo del cuerpo del ser alado, o eso esperaba que sucediese. Con el poder calorífico que llevaba el ataque de Kai el azúcar se convertiría en caramelo, el cual si conseguía tocar alguien le provocaría algo más que una simple quemadura, pues el caramelo a parte de quemar se quedaba pegado al lugar en cuestión.

Además de esto no desaproveché la ocasión para crearme un arma con azúcar, una lanza como la que había creado en el combate contra el pulpo gigante y además ir dejando por el suelo esparcida y mezclada con la tierra azúcar, la cual pudiese sernos de apoyo durante la pelea.
avatar
Jack Suzume
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 246
Fecha de inscripción : 22/02/2014
Edad : 24
Localización : zamora

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
157493/790000  (157493/790000)
Berries: 101.777.500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Ryuta L. Fiamma el Sáb 5 Dic 2015 - 16:40

El primer ataque, parece ser eficaz. Mientras los demás se alejan el vampiro lo intenta, quedándose a pocos centímetros de lograrlo. Ante eso y a pesar de las explosiones, se lanza contra Arthur, al igual que todos sus clones, con la intención de golpearle con la hoja giratoria de nuevo. Al final solo quedo uno, que intentó apuñalarte desde arriba. Parte del torso se le había quemado por una de las múltiples explosiones. En cuanto vio la oportunidad de salir, se aprovecho de el poder volar, ignorándote por completo.

Desde fuera no podéis ver nada, pero en cuanto se empieza a desmoronar la cúpula, algo sale volando de ella, dirigiéndose a el árbol. A escasos metros alza el vuelo un poco, para esquivar algo. Mira a Arthur durante un segundo y se separó desde aquella zona. Al parecer había previsto la onda que lanzó después y la uso para intentar noquear al árbol, aunque no se fijo si había funcionado debido a que desde que hizo eso fue a por otro de los marines.

En cuanto oyó su nombre, se giro la cabeza para ver como Kai estiraba su puño hacía detrás, precedida por una onda de choque que esta vez sí que no pudo esquivar, haciéndole reducir el vuelo ligeramente. Lo siguiente que notó fue salir volando mientras la carne de su cuerpo empezaba a quemarse. Aún podía seguir peleando, pero eran unos daños bastante notables y sus alas estaban completamente quemadas, dejándolas inútiles. En medio del vuelo se paró en seco, pegado en el chicle. Parte de su espalda y sus alas estaban pegadas al chicle que había creado Jack.

Parecía acabado, pero aprovecho que tenía los brazos libres para preparar otro ataque. Aprovechando que la mayoría de los combatientes estaban alejados alargó el filo de sus espadas, clavándolas en su sombra e imbuyéndolas en las llamas heladas. Esto haría que a partir de las sombras saliera una espada. Aparte de su presencia se hizo muchísimo más poderosa, como al de un verdadero demonio, sin dejar de mirar al hombre de fuego a los ojos.

Ataques:

- Ámbito: Primera Luna, Erebo: Derian puede alargar el filo de su espada hasta en un 100% de su tamaño original. El filo alargado es transparente y aunque visible, algo difícil de percibir. Puede canalizar sus técnicas a través de él. Como parte pasiva, una fina niebla tétrica brota de su espada cuando Derian tiene ansias de matar.

- Ámbito: Segunda Luna, Legión: Derian crea hasta tres espada fantasmales (hechas de energía) que son réplicas perfectas de una que esté empuñando. Pueden canalizar las técnicas de Derian. Pueden ser empuñadas por este o manejadas a distancia. El rango de control de las espadas es de diez metros desde el usuario. De manera pasiva, el usuario aprende a procesar en paralelo de manera eficiente, pudiendo realizar varias tareas a la vez con total normalidad incluso en situaciones de estrés.

- Ámbito: Tercera Luna, Bóreas: Con este poder Derian canaliza el frío de la técnica base del "Estilo de las Doce Lunas" para generar una llama fría en torno a la espada. Esta llama está a -20º, y congela en vez de quemar. Pasivamente, las espadas que sujete Derian transmiten sensación de frío al que las toque.

- Ámbito: Cuarta Luna, Hades: Derian puede apuñalar su propia sombra, haciendo que de las sombras de los rivales salgan espadas de sombras de la misma longitud que la espada clavada. Los rivales deben estar a menos de veinte metros. La sombra de Derian se vuelve "independiente" de su cuerpo, pudiendo moverse de una manera diferente a él (no podría separarse de él, sólo hacer cosas como Derian estar de brazo cruzados y la sombra con la espada desenvainada; es totalmente escénico).

- Aura Negra de Majestuosidad: Puede activar el aura para hacer que cualquiera a su alrededor pierda la consciencia durante un turno si es 20 niveles o menos que él. Entre 20 niveles y su nivel, quedarán paralizados durante 1 post. En caso de ser de mayor nivel que Derian, estarán intimidados. Este aura no puede afectar a una persona más de una vez por día.
Mirada del Rey - Si alguien sostiene la mirada durante un minuto seguido a los ojos de Derian, siente la necesidad de postrarse ante él y servirlo. Este efecto pasa media hora después de cortar el contacto visual o al cumplir la orden encomendada.
Haki armadura & mantra.
P.D: dejad un pequeño resumen de los ataques al final del post, pls.


Última edición por Ryuta L. Fiamma el Lun 7 Dic 2015 - 17:51, editado 1 vez
avatar
Ryuta L. Fiamma
Iniciado del CP
Iniciado del CP

Mensajes : 2313
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 19

Hoja de personaje
Nivel:
58/150  (58/150)
Experiencia:
74253/790000  (74253/790000)
Berries: 9.500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Lion L. Kai el Sáb 5 Dic 2015 - 19:57


Kai contuvo un grito de dolor, y se encogió sobre sí mismo mientras agarraba su brazo derecho. Este le temblaba incontrolablemente, y aun le humeaba. Sus músculos se estaban resintiendo por la enorme presión que ejercía el Primer Camino. Aun no estaba preparado para usar una técnica de un nivel tan alto si no era para rematar el combate... necesitaba más entrenamiento. El brillo dorado de sus ojos se intensificó, y logró controlar su brazo a pesar de las heridas y el dolor. Se obligó a ponerse en guardia y a concentrarse en el combate, mirando con furia al rey de Hallstat. ¿Cómo podía ser tan monstruosamente fuerte y resistente? A pesar de haber recibido un ataque combinado de todo el grupo, seguía en pie y listo para combatirles. "No queda más remedio... tendré que sacrificarme. Usaré el Annihilator Cannon." En las condiciones en que estaba, lo mejor que podía pasarle si usaba esa técnica era sufrir lesiones graves en sus brazos por forzarlos de aquella manera. Pero lo más probable es que perdiera el sentido de pura extenuación. Sin embargo, ¿quedaba otro remedio? Metió la mano en el interior de su chaqueta de oficial, buscando su poción de Berserker.

- ¡Arthur! Saca a todo el mundo de aquí. Voy a...

De repente se fijó en que Derian lo estaba mirando fijamente a los ojos. Al instante un escalofrío lo recorrió, y la botella se le escurrió entre los dedos, haciéndose añicos contra el suelo. Una gota de sudor resbaló por su rostro, mientras su cuerpo comenzaba a temblar de nuevo. Pero ya no de dolor. Una sensación muy distinta comenzaba a adueñarse de él, helando cada fibra de su ser. Un terror tan inmenso y frío como nunca había sentido. Al instante, el aura rojiza que lo envolvió se desvaneció, y su cuerpo volvió a su estado normal. Se sentía pequeño, muy pequeño al lado del poderoso vampiro. ¿Cómo había tenido la osadía de pensar si quiera que tenía la más mínima posibilidad de victoria? Estaba a años luz de aquel monstruo. Detectó una intención hostil por parte del monarca, y tuvo una visión de una espada envuelta en llamas azules atravesándole. Al instante eso le causó un miedo aun mayor, y trató de apartarse. Pero su cuerpo no le respondía... parecía como si cada músculo de su ser se hubiese quedado paralizado de puro terror.

- M.. mierda - alcanzó a murmurar.

Unos treinta centímetros de un filo de color negro asomaba por su abdomen. Kai cayó de rodillas, notando cómo sus fuerzas se iban. Comenzó a sentir un intenso frío en su estómago, y los alrededores de la herida comenzaron a escarcharse y congelarse. El hielo que se formó era rojo debido a la sangre que manaba por la herida. La llama azul comenzó a extenderse, congelando lentamente su torso. pronto perdió la sensibilidad en la zona de la herida, y comenzó a entrarle sueño. Apenas lo notó cuando la hoja de sombras se retiró, y sin un punto de apoyo, cayó de lado. Su visión comenzó a fallarle. "Mierda... vamos, joder. ¡Reacciona Kai!" Trató de mover su brazo derecho para apoyarse y levantarse, pero apenas movió un poco los dedos. "Vamos... este no puede ser el lugar de mi muerte." Era irónico... el usuario de la akuma de fuego muriendo congelado. De no haber estado paralizado, podría haberse vuelto de llamas y contrarrestado esa técnica. Pero ahora a duras penas estaba consciente.

- Jej...jejeje - río, tosiendo. Respiraba cada vez con mayor dificultad, y comenzaba a dolerle. El hielo se extendía por su interior - Esto no es nada para mi. Ven... si es que te atreves.

De repente expiró por última vez, y el brillo dorado de sus ojos se apagó. Todo se volvió oscuro para él, y se sentía como cayendo hacia el vacío. Así que eso era morir... notaba todo desvaneciéndose a su alrededor. Las vibraciones de los combates en el suelo eran cada vez más tenues, y pronto dejó de notarlas. El suelo, antes incómodo, ahora era tan confortable como la cama más mullida, y su dolor desapareció lentamente. Era muy similar a dormirse... pero mucho más apacible. Su cuerpo fue apagándose lentamente, y entregándose a los acogedores brazos de la Muerte. La perspectiva de desaparecer ya no era tan terrible... ¿para qué temer a algo tan dulce? Sólo tenía que dejar de luchar y de resistirse, dejarse morir y todo terminaría para siempre. El dolor, las luchas, las pérdidas. Sí, en el fondo deseaba morir y que aquel tormento finalizara.

- ¿Es así como quieres acabar? Aun quieres superarme, ¿cierto? Levántate y lucha, Kai.

Kai abrió los ojos de golpe, aun en medio de aquella oscuridad. Estaba seguro de haber escuchado aquellas palabras. ¿Por qué le molestaban ahora? Hace un momento estaba dispuesto a morir feliz, dejando atrás aquel mundo... pero ya no estaba tan seguro de querer acabar su vida. "¡Maldito seas! ¡Quiero morir en paz! Yo... ¡yo iba a morir sin remordimientos!" Cientos de recuerdos comenzaron a abordarle. Sus primeros entrenamientos en el dojo, en la isla de la Orden. El día que conoció a Karl, y sus primeros entrenamientos con él. Sus duros entrenamientos con su sensei... y pronto comenzaron a llegar imágenes cada vez más recientes. El frente a la tumba vacía de su senpai, jurando continuar su legado. Sus primeros pasos como marine, y su encuentro con Al. "Aun tengo demasiadas cosas pendientes. No... no puedo abandonar el mundo aun." Sin embargo, ¿qué podía hacer ya? Estaba muriéndose. Ni siquiera percibía ya lo que estaba ocurriendo a su alrededor. Le aguardaba la más amarga de las muertes, en la soledad más absoluta y arrepintiéndose por todo lo que dejaba atrás. Comenzó a notar una intensa amargura, acompañada por un intenso dolor. Un dolor que no era físico... era sufrimiento en estado puro.

- ¿Esto es todo lo que puedes hacer? Así nunca llegarás a alcanzarme.

- Karl... senpai - murmuró Kai.


Lo había escuchado de nuevo. ¿No se estaba imaginando cosas? La voz de Karl, incitándole a no rendirse. No podía decepcionar a su senpai. El era la persona que había logrado que saliese de la isla a buscar su destino. "El nunca se hubiera rendido. No tan fácilmente... no. El moriría en pie, combatiendo hasta su último aliento. De hecho, eso hizo." Comenzó a resistirse contra aquel adormecimiento, empleando sus últimas energías y toda su voluntad en tratar de despertar a su cuerpo. Comenzó a notar un ligero calor. ¿Su akuma estaba respondiendo? Sí... lo notaba. Debía continuar. Su poder siempre había estado ahí esperándole. Era su voluntad de luchar lo que había flaqueado, pero aun podía vencer. "No ha llegado aun mi hora. Este no es el lugar en el que debo morir." Notó una vibración lejana, un sonido extraño. El sonido se repitió. Era rítmico y continuado como un ¿latido? Su corazón, aunque débil, aun latía. Aun quedaban esperanzas. Notó una mano apoyándose en su hombro, y escuchó de nuevo las palabras de Karl:

- Tu oponente es más poderoso que tú en esta ocasión, pero te cree derrotado. En el momento en que te levantes, tendrás sólo unos instantes antes de que se recupere de su sorpresa. Se que no fallarás. Demuéstrale de qué estamos hechos.

Un estallido de poder le recorrió. Era toda la energía que aun le restaba, transformada en fuego y recorriendo todo su cuerpo, descongelándolo. Podía estar herido, tener su brazo destrozado y hecho trizas o estar al borde de la muerte. Pero nada de eso importaba, pues había tomado una firme decisión. Poco a poco notó cómo ascendía en medio de la oscuridad, y vio una luz en las alturas. Podía escuchar los ruidos de la batalla en la lejanía, y fue recuperando la consciencia de todo lo que le rodeaba. Su cuerpo flaqueaba por instantes, pero su voluntad de vivir era más fuerte. Apartó los gélidos brazos de la Muerte de sí, ahora fríos y desagradables, y se forzó a despertar. De repente, el cuerpo inerte de Kai comenzó a brillar, y tras un instante, una llamarada lo envolvió como un manto protector, mientras el marine se levantaba. Fue entonces cuando abrió los ojos, y las tinieblas se desvanecieron. Su mirada se clavó en el rey vampiro, cargada de furia y resolución. Un único y poderoso grito, cargado con toda su fuerza de voluntad, brotó de su garganta:

- ¡Es tu final! ¡ARDE!

El luchador salió disparado hacia el vampiro dejando una estela de fuego. Sus ojos volvían a ser dorados, y sus músculos a estar tan marcados como antes. Mientras se abalanzaba sobre su poderoso enemigo, todo a su alrededor pareció ralentizarse. Durante un instante creyó ver a Karl a su lado, preparando su golpe al igual que él. "Gracias..." dijo silenciosamente. Sin el recuerdo de su senpai, nunca hubiera tenido la fuerza necesaria para sobrevivir. Su brazo derecho se volvió negro metálico y se cubrió en llamas, justo antes de que Kai lanzara un poderoso gancho directo al pecho del vampiro. En mitad del trayecto, sin embargo, hubo un estallido de llamas y de su puño salió una poderosa onda de llamas que adoptó la forma de una quimera de fuego. Aquel era su tributo a su mentor y amigo, y su forma de decirle si le estaba viendo, que seguía recordándole y honrando su memoria.

- ¡Aun no he acabado!

Impulsándose con un Bakuhatsu desde sus pies para salir despedido hacia Derian (tanto en el caso de que hubiese esquivado o simplemente salido volando por el golpe), se lanzó hacia él y trató de agarrarlo por donde pudiera (por un brazo, ropa o cuello. Entonces alzó su brazo derecho y un montón de chispas rojizas comenzaron a rodearlo, aumentando muy rápido de intensidad hasta que se convirtieron en un aura roja en forma de electricidad. Nuevamente el haki volvió a cubrir su mano y entonces, empleando sus energías en un último ataque, trató de atravesar el pecho del vampiro con su mano arrancándole su negro corazón en el proceso.

- ¡Red Sword!

Técnicas:
- Flaming Mode (Manual de Canalización de Espíritu): En este modo Kai utiliza su canalización de energía para aumentar sus capacidades físicas. Se vuelve más veloz, ágil y fuerte. Recibe su nombre del aura que sale de su cuerpo, similar a una llama de color rojo intenso. A efectos de rol su fuerza, velocidad, agilidad, reflejos y resistencia aumentan un 25%.

- Ride of the Chimera (Manual Kuchiyose): De un puñetazo, Kai genera una onda de energía en forma de Quimera. Puede aumentar su potencia imbuyéndolo en el poder de sus ondas de choque o hacer que queme empleando su Red Punch.

- Voluntad del Guerrero (Manual Micaiah): Canalizando el poder de su voluntad, fuerza a su cuerpo a acelerar el proceso de curación de una herida.

- Sokudan Perfecto (Manual Prisa): Kai concentra sus energías y se prepara para atacar sin descanso, siguiendo la máxima del Sokudan: mantenerse siempre a la ofensiva.

Advanced Sokudan: Este estilo del Sokudan consiste en canalizar energía a través de los puños en forma de poderosas ondas de choque. Las ondas pueden ser dispersas, con una función defensiva (pues no causa un daño real, solo empujan) o concentradas, con un gran potencial destructivo. En combinación con el Primer Camino puede realizar una vez por combate el Supreme Cannon, una poderosísima onda capaz de crear cráteres y que a niveles altos puede arrasar ciudades pequeñas si se combina con el poder de los Caminos. Cuando Kai da golpes, aunque sean suaves, las cosas a su alrededor vibran ligeramente.

Akai Ken: Bakuhatsu: Con sus golpes, Kai puede generar estallidos de fuego concentrados en una línea recta de medio metro de ancho. Son bastante veloces, y su alcance máximo será de el nivel de Kai dividido entre diez. De manera pasiva aumenta ligeramente la vibración de sus golpes.

- Primer Camino del Sokudan, Decisión: Se trata de una técnica extremadamente fuerte. El luchador se concentra unos instantes y rompe las restricciones mentales sobre el cuerpo para realizar golpes tan potentes que dañan sus propios músculos. Los músculos del luchador se tensan y expanden, y durante un rato su velocidad y fuerza aumentan de manera espectacular.

- Sexto Camino del Sokudan, Vigor: Se trata de uno de los últimos caminos del Sokudan, y es por ello uno de los más difíciles de dominar, más quien lo aprende, se dice que puede dominar el mundo. El sexto camino se basa en el vigor, la fuerza de voluntad que vive dentro de cada persona, y que la impulsa a moverse más allá de sus límites. Cuando activa este camino, el practicante puede resistir cualquier ataque, manteniéndose en pie a pesar de los daños sufridos y tras esto duplicar las aptitudes de combate que otorgan los demás caminos. Una vez activado, permite seguir moviendo el cuerpo por pura fuerza de voluntad, empleando su energía interior para forzarlo a moverse aunque tenga los músculos destrozados o los huesos rotos. Es también llamado “Espíritu de maestro”. Activado, las pupilas de Kai se vuelven doradas.

- Red Sword: La mano de Kai empieza a emitir energía espiritual cortante en forma de rayos rojos Mientras está recubierta por este aura, es como una espada en miniatura con un poder de corte brutal, capaz de cortar objetos de hasta dureza siete en la escala Mohs y atravesar objetos de gran grosor. Sin embargo, emplear la Red Sword va trazando continuamente pequeños cortes en torno a toda la mano, con lo que hiere al usuario.

Resumen:
- Derian logra alcanzarme y caigo inconsciente, al borde de la muerte.
- Divagaciones varias.
- Me levanto tras un rato, descongelándome con mi fuego, y me tiro a por Derian.
- Tras lanzar una onda de fuego en forma de quimera, me tiro a por él de nuevo y trato de atravesarle el pecho con el puño con una técnica.
avatar
Lion L. Kai
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 3020
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 23
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
87/150  (87/150)
Experiencia:
128220/790000  (128220/790000)
Berries: 6.600.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Arthur Silverwing el Lun 7 Dic 2015 - 18:40

Nuestra coordinación dio resultado, pude ver como aquel monstruo de Derian empezaba a dar signos de debilidad al presentar quemaduras en el cuerpo. ¿Es posible que fuera mucho ruido y pocas nueces? Con ese nivel de poder puede que hubiese bastado con uno o dos vicealmirantes para encargarse de él. De todas formas no podíamos cantar victoria, nuestro oponente todavía estaba en pie, y tras poner nuestras cartas sobre la mesa era su turno de atacar. "A estas alturas creo que no tiene mucho por hacer más que huir" Pensé confiado, pero luego pude ver cómo sus espadas se imbuían en unas extrañas auras y llamas. Vale, puede que no esté tan acabado.

Me dispuse a adoptar de nuevo una pose de combate, pero al mirar a Derian noté algo que no había sentido en mucho tiempo, un sentimiento que ya casi había olvidado, el temor. Y no sólo eso era como si todos mis miedos se materializasen y se concentrasen en su ser como si ese aura oscura que lo envolvía generase un viento siniestro que se llevaba mi valor y mi esperanza y arrancaba el alma de mi cuerpo. Rápidamente noté cómo iba perdiendo fuerzas, cómo todo se volvía oscuro y mi conciencia pasaba a esconderse en los rincones más oscuros de mi alma, tratando de esconderse de ese monstruoso ser. Bastaron unos segundos para que dejara de ser capaz de controlar mi cuerpo aunque parecía que ya no me importaba mucho, no tendría más remedio que entregarme a la muerte, al fin y al cabo, perder las consciencia delante de ese ser era como morir. Quizas esta misión fuera demasiado para nosotros, puede que sea demasiado para toda la Marina, a lo mejor esta batalla la estamos perdiendo y yo no tengo ni idea de ello, sigo luchando encerrado en mi visión de túnel de que, mientras siga repartiendo hostias todo saldrá bien. Así que así es como se siente la impotencia, creo que alguien como yo jamás la ha experimentado, por muy mal que fueran las cosas siempre trataba de luchar, pero ahora no hay nada que pueda hacer salvo esperar el final...

-¿SE PUEDE SABER QUÉ DEMONIOS ESTÁS DICIENDO?- Sonó una voz en lo más profundo de mi alma. -¿Me estás diciendo que tras haber luchado todo este tiempo vas a aceptar la derrota a manos de ese murciélago con cuernos? Me niego a aceptar que mi portador sea alguien tan patético- Esa voz... es la voz de Zinogre.

-Es... es inútil no podemos enfrentarnos a ese demonio, es demasiado para nosotros- Dije con una voz débil y acobardada.

-Tonterías. No puedes tener miedo de un demonio... ,porque sabes lo que es el miedo, sabes lo que es la deseperación, porque llevas mucho tiempo portando a uno de ellos y... porque conoces ese sentimiento de culpa al ver a tus camaradas siendo asesinados sin que tú pudieras hacer nada. No pienso dejar que doblegues tu férea voluntad ante alguien como él.- Dijo su voz en mi cabeza, la cual sonaba más cerca.

-Supongo que tienes razón, no... tienes toda la razón, es más ¿Cómo narices has permitido que llegue a estos extremos? Es hora de regresar para patearle el culo... por cierto ¿cómo regreso?- Pregunté al ver que no estaba precisamente en condiciones de volver a combatir.

-Has perdido el conocimiento y has estado a punto de hundirte en el lado oscuro de tu alma, menos mal que me tiene a mí. Escuchame, trataré de ayudarte a recuperar la consciencia, pero una vez de vuelta no podré hacer más por tí- Dijo Zinogre, su voz cada ver era más cálida.

-Entendido, tu llévame de vuelta y yo me encargaré de todo- Dije con tono decidido.

-En ese caso prepárate porque allí vas- Dijo. Al poco una sensación de calidez me envolvió y noté cómo me arrastraban de vuelta al mundo de los vivos.

Abrí los ojos de golpe, estaba consciente de nuevo, notaba la adrenalina del combate y la sangre fluyendo por mis venas. Mi cuerpo estaba inclinado hacia delante, apoyado en mi gaive, el cual sostenía con ambas manos por el mango, el cual impedía que me precipitase de morros al suelo. Tras un par de segundos pude ver a Derian con las espadas hundidas en su sombra y la hoja de éstas saliendo por mi sombra, clavándose en mi hombro izquierdo generando un profundo corte el cual se estaba congelando debido a unas extrañas llamas. Me di cuenta de que, si hubiese sido de estatura normal, esa hoja se hubiese clavado directamente en mi corazón, supongo que es un golpe de suerte.

Pude ver a Kai saltando hacia el monarca en un desesperado último ataque, traté de acompañarlo pero me era imposible moverme, mi cuerpo se encontraba paralizado, no me respondían los músculos a parte del punzante dolor del corte de mi hombro, tenía que evitar perder calor si no quería congelarme. Espera, podía hacer eso.

Me olvidé del dolor y me centré en Derian, formando una esfera imaginaria alrededor de él en la cual el calor podría entrar pero no salir, si Kai acertaba la deflagración no podría escapar de esas esfera, transformándolo en un infierno cerado. Era lo máximo que podría hacer, pero con Kai genreando tanto calor esa esfera podría llegar a alcanzar miles de grados en unos pocos segundos.

Resumen:
Recuperao la consciencia gracias a mi conexión mental con Zinogre (Mi arma) aislo la herida del hombro para que no se escape el calor y no se congele y uso mis poderes para aislar de la misma forma a Derian y evitar que el calor generado por el ataque de Kai se dispe en el aire, qudándose alredeodor de Derian.


____________________________________________
PROCURA NO CABREARLO, EN SERIO, NO LO HAGAS:



avatar
Arthur Silverwing
Capitán Arthur
Capitán Arthur

Mensajes : 541
Fecha de inscripción : 14/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
89/150  (89/150)
Experiencia:
175755/790000  (175755/790000)
Berries: 105.015.000 y un botón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Jack Suzume el Sáb 12 Dic 2015 - 2:23

La criatura que Kai había identificado como Derian había quedado encerrado en la cúpula que había creado Arthur, aunque cuando esta se comenzó a caer salió volando casi como si no le hubiese pasado nada, había salido airoso de otro de nuestros ataques? Esto se estaba volviendo algo desesperante, atacarle con todo o entre todos y que no surtiese efecto, pero no nos rediriamos, si era Derian y conseguíamos pararlo seguro que la marina nos recompensaba con algo, pero no era el momento de pensar en eso.

Kai pareció pillar un poco por sorpresa a la figura alada ya que consiguió golpearle con lo que pareció un poderoso puñetazo con llamas como ya le había visto hacer y mi movimiento de control del azúcar también pareció afectarle pues cuando se quedó quieto pude distinguir caramelo pegado a su alas.

Derian con unos movimientos de sus brazos hizo de alguna forma que su espada se alargase y la clavó en el suelo, de pronto sentí una poderosa presencia sobre mí no podía resistirlo, y comencé a caer al suelo mientras me quedaba sin consciencia. Por suerte para mí, pude ver como salía de mi sombra una espada y por instinto me moví ligeramente hacia la derecha y eché la cabeza hacia atrás para intentar evitarla. Sin embargo no sirvió de nada apenas tuve la fuerza suficiente para moverme y noté como la espada salida de mi sombra cortaba la superficie de mi piel desde la mejilla hasta la mitad de la frente, y aunque por suerte no toco mi ojo noté que estaba completamente helada por lo que la hería de enfriaría rápidamente y quedaría un cicatriz de guerra, “espero que con esto ligue más maldito demonio” pensé una vez en el suelo sin presencia de animo (inconsciente).

acciones:
ver lo que hace Derian y caerme al suelo desmayado por la presencia , evitando la espada salida de las sombras aunque me llevo un corte en la cara que dejará cicatriz
avatar
Jack Suzume
Contraalmirante
Contraalmirante

Mensajes : 246
Fecha de inscripción : 22/02/2014
Edad : 24
Localización : zamora

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
157493/790000  (157493/790000)
Berries: 101.777.500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Kodama el Lun 14 Dic 2015 - 21:02

Algo golpeó al hombre árbol sin que se lo esperara. El impacto pareció provenir de la extraña cúpula de hielo que Arthur había creado con sus poderes. No supo que era pero logró lanzarle por los aires y fracturarle la rama que formaba su brazo izquierdo, además de romper una de las que surgían de su espalda. Tras rehacerse se puso en pie y hundió sus raíces en el suelo para absorber nutrientes y regenerar las ramas perdidas rápidamente. Cuando quiso darse cuenta, un estallido de fuego iluminó el lugar. Seguramente Kai habría hecho alguna de las suyas. O eso o alguien había olvidado apagar el horno.

Espadas fantasmales, estelas de fuego y mil cosas más volaban a su alrededor. Una espada salió directamente de su sombra, por razones que no logró imaginar. Su dura corteza se agrietó mientras le cortaba. Era incapaz de moverse con normalidad. Era como si Derian se lanzase sobre él a cada momento, a pesar de que no era así. Su presencia era tan poderosa y tan negra que apenas podía moverse. Ni siquiera entendía que hacía allí. Un árbol no puede enfrentarse a los monstruos. Entonces, poco a poco, su conciencia se perdió.

De repente se vio a sí mismo allí plantado, como en un sueño. Estaba en mitad de una guerra, luchando contra criaturas que no podía describir, con poderes que no podía comprender e intentando detener maldades que no podía imaginar. Sus manos flojearon y, de no ser por sus instintos de espadachín, afinados tras años de entrenamiento, sus espadas habrían caído al suelo. El frío se extendió por su cuerpo inconsciente a partir de las llamas que surgían de la espada, mientras el fuego ennegrecía la corteza que le daba forma. No era capaz de hacer nada e incluso en la inconsciencia lo sabía bien. Y sin embargo...

Un antiguo miedo se apoderó de él. No el miedo a la muerte, ni a la derrota, sino el miedo más instintivo que alguien puede tener: el miedo al fuego, el miedo a ser consumido. Una voz le gritó desde lo más hondo de su mente. Le gritó para que despertara, para que luchara o para que huyera, lo que fuera con tal de alejarse del fuego. Echó a andar hacia atrás, alejándose de la espada sombría medio hundida su cuerpo. Ni siquiera sabía si seguía consciente o no. Estaba en un estado absurdo. No sabía si su roble interior se rebelaba contra las llamas o si el pánico le había cegado hasta el punto de sobreponerse a la presencia de Markov.

Borbotones de resina surgían para taponar la herida y su peculiar naturaleza impidieron que el dolor le cegara una vez que el Haki del conde dejó de dañarle. Tropezó y cayó de espaldas, débil y jadeando, con parte de su costado derecho congelado. Había vuelto a su forma humana sin darse cuenta e instintivamente, usó el poder de la Rumble Ball para crear un tifón de hojas como mecanismo de defensa.

Solo entonces, tras su manto verde, tan a salvo como podía sentirse de las llamas, se permitió darse cuenta de lo que estaba haciendo. Un marine no retrocedía ante criaturas como esa, sino que las combatía, las detenía para salvaguardar la paz en el mundo. Apretó sus espadas con más fuerza, consciente aún de la presencia de Derian allí. Entre las hojas alcanzó a ver como el fuego envolvía al vampiro. ¿El fuego mataría a esa cosa? Más valía que si, o de lo contrario tendrían problemas serios.

Acciones:
Cae inconsciente después de que la espada en llamas salga de su sombra. Luego el miedo al fuego que cubre la hoja le ayuda a sobrellevar la presencia de Derian y acaba entrando en pánico, generando miles de hojas.
avatar
Kodama
Capitán
Capitán

Mensajes : 273
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Hoja de personaje
Nivel:
96/150  (96/150)
Experiencia:
247768/790000  (247768/790000)
Berries: 51.196.292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Alas bajan al combate

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.