Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7092)
 
Nocturne93 (5132)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2314)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2068)
 
Drake Lobo Ártico (2040)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

León contra Shun... Otra vez.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

León contra Shun... Otra vez.

Mensaje por Señor Nat el Dom 8 Nov 2015 - 14:00

VS

Empieza León

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7092
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 700.133.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: León contra Shun... Otra vez.

Mensaje por León Zaid el Mar 10 Nov 2015 - 10:05

Toda la isla era un completo caos, pero algo destacó sobre todo lo que sucedía en éste lugar, una gran presencia se hizo notar por toda la isla como si se tratase del rugido de un león que buscaba imponerse. Desde luego lo podría lograr, ésta presencia era realmente aterradora, no obstante debía aislar esa sensación para concentrarme en el samurái. Lo conocía demasiado bien cómo para bajar la guardia. Inspirando aire agarré la lanza que tenía a mi lado cubierta con varias mantas. Sentir su propia aura terrorífica ya familiar me hizo relajarme aunque pareciese irónico, esa monstruosidad ya era demasiado afín para mí, como si de un miembro más del cuerpo se tratase.

Tras lograrlo observé fijamente al samurái, durante unos instantes en su rostro se leía claro como el agua que al fin se estaba calmando y con suerte se iría sin llegar a mayores tras sentir ese impresionante aura junto a mis palabras, pero algo cambió en su expresión. Lo lamenté cuándo lo comprendí, aunque todo apuntaba a que él iba a tratar de atacar a pesar de insistirle tanto en que se marchase sin pelear, sin embargo fueron sus siguientes palabras las que me lo confirmaron, un reto a muerte. Tras todas las insistencias no podía eludir más a Shun, estaba empeñado en sacrificar su vida por el honor, algo digno de un verdadero samurái.

Antes de atacar se despidió de su discípulo aclarando cuál sería su futuro con respecto a él. Supuse que esto era algo que debería de ser doloroso para ambos individuos, así que mostrando mis respetos decidí guardar silencio y mantenerme al margen contemplando la escena. El joven parecía apuntar maneras aunque estuviese notablemente afectado por ésta situación, dejé escapar cierta sonrisa recordando a alguien que se parecía a ese joven no hace mucho volviendo de inmediato mi mirada hacia Shun con un gesto serio, recordando el combate que antaño tuvimos ambos y su forma de combatir. Él había sido realmente importante para mi crecimiento a pesar de que no lo supiese, fue con él con quien empezó todo el cambio drástico hasta la persona que soy hoy en día, y aunque no lo hiciese aposta sentía en el fondo de mí que se lo debía de agradecer de alguna forma.


Finalmente Shun cogió la espada con empuñadura blanca dispuesto a atacar. Aunque no quisiera aceptar el reto era ya inevitable, los hilos estaban tensos, señal inequívoca de que había intentado moverse en vano llevándose unos pequeños cortes a cambio. ésto no iba a detenerlo, por supuesto, al fin y al cabo estaba jugándose algo más importante que la vida para él, su propio honor. El samurái era un hombre de muchos recursos, por lo que recurrió a una técnica ya conocida por mí haciendo uso de dos rápidos silbidos que se sucedieron en sus labios, algo estúpido si recordaba que ya había visto esa técnica anteriormente. La última vez que usó eso manipuló el viento a su antojo en un lugar distante de su posición, por lo que sin saber en qué forma vendría el ataque sabía que aparecería de inmediato yendo hacia mí. Con el haki de observación pude ver que iba a suceder justo lo que me temía y empecé a moverme.


Sin esperar ni un segundo fijé mi mirada en la del samurái y haciendo uso del Soru me acerqué hasta él con la intención de quedar a unos pocos escasos metros de su posición escuchando cómo gritaba sobre jugar sucio.

Al llegar pude apreciar con mis lentillas que estaba preparando un segundo ataque del cuál acabó saliendo una bala de fuego. Sin prestarle mayor importancia usé el Kami-e para esquivarlo fácilmente y volví una mirada siniestra hacia el samurái que de seguro no esperaría verme tan cerca. Me había quemado el cigarro con la bala de fuego al esquivarla, dejándome huérfano de tabaco en esos momentos. Pese a mi malestar por esto me contuve y sin decir ninguna palabra volví a ponerme recto dejando que un aura oscura cómo la noche rodease todo mi cuerpo expandiéndose lentamente a mí alrededor. Ésta aura estaba aflorando toda la energía negativa qué tenía en mi interior, la cual había producido que la mayoría se echasen a temblar nada mas sentirla. Quería saber si el samurái sería de los que se ponen a temblar o soportaría toda ésta energía que desprendí, al mismo tiempo dejaba caer varias cantidades de hilos finos hasta ser invisibles al ojo humano por todo nuestro alrededor, dejándolos tensos en el suelo a una altura de treinta centímetros sobre el suelo.
- Última oportunidad, abandona tus intentos de morir aquí y ahora, recibe el castigo, no te levantes… es un consejo. – Dije al mismo tiempo que creaba una serie de cuatro cuchillos tras mi espalda hechos de hilos gruesos y resistentes.

Éstos estaban conectados a mí por un hilo humanamente invisible. Aprovechando mis habilidades cómo arlequín supuse que no se daría cuenta de que realicé esto. Aunque también sabía que él era usuario del haki de observación, y podría predecir éste ataque cuándo lo llevase a cabo si lo tenía tan desarrollado, pero confiaba en mi velocidad. El hecho de predecir algo no te daba el privilegio de esquivarlo si no eres lo suficientemente veloz.

Sin perder ni un solo segundo cargué todos los cuchillos con haki de armadura pasando en el mismo instante al ataque. Haciendo nuevamente uso del soru, colocándome primero a dos metros frente a él lanzando un cuchillo a su estómago. Acto seguido realizaría el soru nuevamente sin perder ni una milésima de segundo hasta colocarme a dos metros de su espalda enviando con fuerza el segundo cuchillo a ésta. Para finalizar volvería a situarme frente a él con soru lanzando un cuchillo a cada brazo todo lo rápido que pudiese siendo todo lo preciso que podía con la ayuda de mi visión privilegiada para detectar cualquier movimiento leve que hiciese para esquivarlo.

Tras ésto usaría nuevamente la ya mencionada técnica de velocidad hasta colocarme a una distancia prudencial observando los resultados del ataque dejando caer una frase.


- Te lo diré una última vez, ríndete y dejaré ésto aquí. Ten algo de amor por tu vida al menos… un muerto con honor no sirve de nada. - Le dije fríamente esperando que me hiciese caso.

Desvanecería mi aura de oscuridad entonces, ya había cumplido su función y seguir usándola sería mal gastar mis fuerzas innecesariamente, debía reservarlas por si las cosas se complicaban en adelante.
avatar
León Zaid

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 09/08/2014
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
70/150  (70/150)
Experiencia:
104533/320000  (104533/320000)
Berries: 2.103.586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: León contra Shun... Otra vez.

Mensaje por Ichimura Hachiro el Lun 16 Nov 2015 - 23:24

Así que, ¿así se acababa todo? Observó con cierta impotencia la agilidad de su rival, que había esquivado sin dificultad aparente su disparo. Era una de sus técnicas más rápidas, descontando las Canciones de Otoño. León había mejorado mucho desde su último encuentro. De repente un halo negro comenzó a surgir de este, y Shun notó cómo un gélido terror oprimía su corazón. Aquel hombre no era una persona corriente... era alguien a tener muy en cuenta. Durante un instante, estuvo a punto de asumir su derrota y realizar una última carga suicida. Pero le duró muy poco. "He pasado por demasiado, y nunca he sido derrotado desde la última gran batalla que libró mi daimyo. No voy a dejar que este jovenzuelo venga ahora a darme lecciones de cómo combatir o a intentar intimidarme con un poco de juego de luces y sombras." Sin variar su expresión ni mostrar la inquietud que hasta hacía un momento le había embargado, se puso en guardia y esperó. Entonces el agente lo conminó a rendirse, ante lo cuál el espadachín no pudo si no ofenderse:

- Jamás mancharé mi honor con una rendición o una derrota. Si he caer en batalla, que mi vida caiga con ella.

Inspiró hondo, y volvió a entrar en el Mushin. Su expresión se volvió serena, y todo pasó a carecer de importancia. Sólo veía ante él el campo de batalla y a su rival. Lo demás era... secundario. El otro se movió a la misma velocidad de antes, pero ahora Shun vio sus movimientos, como si los de León se hubieran ralentizado. No era tal cosa, si no que la concentración y velocidad mental de Shun se habían potenciado hasta tal punto que podía procesar más rápido la información. Ya había activado su Mushin antes, pero perdió la concentración durante un momento, saliendo de aquel estado. No volvería a cometer el mismo error. Observó al agente realizando un rápido movimiento, y mientras este le lanzaba un proyectil, percibió que el ataque se dirigiría al estómago. Con unos reflejos envidiables, logró golpear el cuchillo con la wakizashi envuelta en haki, desviándolo, y lanzarle un corte de viento con la katana en respuesta. Sin embargo, el agente había vuelto a moverse. Fue tan veloz que por un momento lo perdió, pero detectaba que se estaba moviendo por su flanco. "Por la espalda" intuyó Shun. Darse la vuelta habría sido una perdida de tiempo que no podía permitirse, así que esperó a percibir con mantra el ataque. El siguiente cuchillo iba efectivamente desde atrás. Por un instante pareció que había atravesado a Shun con tanta fuerza que lo había perforado de parte a parte, pero no había sido así. Había un agujero en mitad del torso del samurai, como si si ya no hubiese cuerpo allí. Literalmente se había abierto al paso del ataque.

- Junpū - mencionó el nombre de la técnica, con calma - Ni siquiera los usuarios de haki lo tienen fácil contra mi.

Mientras hablaba, trató de cerrar su cuerpo, sin éxito. No lograba reconstruir un pequeño fragmento del pecho, como si hubiera un... ¿hilo? "¡No! He caído en su trampa..." Notó un fuerte tirón cuando León volvió a desplazarse hacia su frente, que le hizo perder el equilibrio. Estaba a punto de recuperarlo, cuando de repente tropezó con algo a la altura de sus piernas y cayó, perdiendo la concentración y pillado por sorpresa. Logró abrir un boquete en su torso con el Junpū de nuevo, dejando salir el hilo atascado, pero mientras intentaba terminar su caída convirtiéndose en viento y levitando, un cuchillo más se le clavó en el costado derecho, al tiempo que otro pasaba a pocos centímetros de él. Con un grito de rabia, liberó una feroz explosión de viento cortante a su alrededor, cortando los hilos que lo habían hecho tropezar y todos los cercanos, además de trazar varios surcos en cubierta y en los mástiles. Posiblemente aquel golpe impactaría a León por lo inesperado y veloz de este, además de ser en área. Sin embargo no era particularmente letal, dado que al haber sido algo casi instintivo ni siquiera lo había imbuido en haki. Jadeó con dificultad, y se arrancó el cuchillo con la mano izquierda sin soltar la wakizashi. Un pequeño chorro de sangre manó de la herida, manchando sus ropas y el suelo.

- No puedo tomarte a la ligera. Eres demasiado peligroso para no atacar con todo mi potencial, aun a riesgo de herir a otros - dijo, refiriéndose a los demás CPs del barco.


Se elevó velozmente en el aire, subiendo muy por encima del barco, hasta estar a unas dos decenas de metros del mástil de este. Entonces elevó su katana al cielo, al tiempo que envainaba la wakizashi. Se concentró, y empezó a silbar una melodía. De repente, los tornados de agua que rodeaban el barco recobraron su fuerza, y comenzaron  a aparecer más. A todos le empezaron a salir cabezas de dragones, que parecían mirar al barco. Al mismo tiempo, comenzó a formarse un tornado gigantesco de viento cortante en torno a Shun, el cuál se dividió en cientos de tornados menores, estos con cabezas de tigres. "Reservaba este ataque para matar a Kogáto... pero creo que ha llegado el momento de utilizarla. Siéntete honrado, León, porque hoy conocerás mi técnica secreta." De repente, en un veloz movimiento, el samurai bajó la katana, y todos los "dragones"y tigres comenzaron a moverse. Con su mantra se aseguró de mantener localizado en todo momento a León, de modo que si intentaba salir del área de los tornados redirigiría hacia él los ma´s cercanos. Por mucho que tratase de esquivar, las fuertes corrientes de aire lo atraerían a su interior y moriría cortado u ahogado. Rodeando al barco tanto desde mar como desde el aire, los tornados se abalanzaron sobre este en un poderoso golpe que reduciría a astillas el navío. Una vena se le marcó en la frente al samurai mientras concentraba toda su energía en aquel golpe final.

Requiem: Byakko to Seiryu no Buyo
avatar
Ichimura Hachiro
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 262
Fecha de inscripción : 09/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
20/150  (20/150)
Experiencia:
5150/790000  (5150/790000)
Berries: 18.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: León contra Shun... Otra vez.

Mensaje por León Zaid el Vie 20 Nov 2015 - 12:29

Durante mis ataques pude comprobar que la defensa del samurái era mucho mejor de lo que hubiese imaginado jamás, era digna de elogio. Logró zafarse de todos los cuchillos que le lancé excepto uno, más que suficiente para mi objetivo primario al comenzar este ataque.
- Perfecto. – Pensé de inmediato accionando la segunda parte de la ofensiva.

En la misma milésima de segundo donde pude contemplar el arma penetrando la carne lo deshice todo lo rápido que podía. A medida que lo soltaba los hilos hacía que girasen tan veloz como me era posible a modo de hélice, al tiempo que endurecía en todo lo posible el fino hilo conector. Imbuyendo mi haki de armadura daba también un aura cortante al propio hilo que giraba en el interior del rival. Al instante me percaté con el haki de observación que mi oponente iba a desplegar unas grandes corrientes de aire, pero con el fin de penetrar más aún el interior decidí quedarme y recibirlas.

Los hilos debían tener suficiente longitud como para llegar a cortar varios órganos e incluso podría destruir alguna costilla, pero no debía de subestimar a Shun. No sería la primera vez que me sorprende.

Rodee mi cuerpo al completo del haki de armadura mejorando mi defensa lo suficiente como para salir ileso del ataque. Éste me envió varios metros atrás con el traje rasgado en varias zonas y el hilo que me unía con el cuchillo acabó cortado. Con suerte ya no importaría demasiado, había sido un tiempo suficiente a pesar de haber sido tan corto.

Desactivando el haki de armadura que imbuía mi cuerpo suspiré relajado encendiendo sobre mis labios un cigarro. No sólo eso me había servido de defensa, sino también los hilos hechos a partir de escamas de dragón. Estos rodeaban mi cuerpo al completo dándome una protección considerable. Suspirando levemente volví mi mirada hacia Shun escuchando sus palabras y me limité a expulsar humo sonriendo de medio lado.
- No puedo tomarte a la ligera. Eres demasiado peligroso para no atacar con todo mi potencial, aún a riesgo de herir a otros.

- ¡Oh! No te preocupes tanto por los demás, ya han aprendido a caminar solos y todo… sin embargo deberías de preocuparte más por ti, tienes una extraña afición a estropearme mis preciados trajes… un día te pasare la factura, no son baratos ¿Sabes? –
Respondí de inmediato manteniendo un tono serio en mi voz y la sonrisa provocadora.

El samurái sin responder nada más se alzó hacia los cielos manteniendo esa mirada que tanto me provocaba desde el primer día que le conocí. Se colocó a una altura considerable cuando comenzó a levantar su katana apuntando al cielo. Supuse entonces que su ataque vendría desde su posición en una clara dirección al barco con la intención de destruirme junto al navío, un movimiento inteligente ya que me dejaría sin superficie, condenándome a caer al mar y por consiguiente morir, o eso creería él. No obstante mi predicción era incorrecta, aunque no por mucho. Con el comienzo de su silbido diferentes cabezas de dragones hechas con tornados de agua comenzaban a elevarse alrededor del barco, pero no sólo ahí se estaban formando tornados con cabezas de criaturas, también alrededor de Shun.
- Llegas a ser demasiado previsible, ¿Siempre tienes el mismo tipo de estrategias? – Susurré resignado escupiendo el cigarro tras una última calada.

Mientras el cigarro recorría el camino de caída hasta el suelo imbuí todo mi cuerpo en pura oscuridad extraída de lo más profundo de mi ser cerrando los ojos. Sentía que era pura oscuridad en ese instante, había entrado en el modo Speed Bost.

Estaba el cigarro a la altura de mi cinturón cuando abrí de par en par mis ojos y comencé a aplicar el Kamisori Kempo. Sin perder una milésima de segundo más ascendí por el propio aire a la velocidad más rápida que podía alcanzar por mí mismo. Pronto alcancé la altura de Shun desplegando desde la distancia un fino hilo bajo su coleta, cerrándolo de inmediato a su alrededor mientras continuaba el ascenso por los cielos. Una vez que superé la altura que tenía Shun desplegué toda mi oscuridad en hasta diez metros a mí alrededor deteniéndome a escasos metros de las nubes.

Era consciente de que mi rival podría detectar mi ubicación en todo el mar de oscuridad, pero no podría ver que hacía en ésta si mis conocimientos sobre él eran correctos. Aprovechando semejante ocasión extraje cientos de hilos finos hasta ser invisibles a ojo humano de las nubes en treinta metros a mí alrededor uniéndolos entre ellos, dejando algunos sueltos a modo de lianas. Soltando una última carcajada extraje un hilo a partir de las escamas de dragón por cada dedo de mi mano. Estos hilos tenían un grosos de veinte centímetros, unido cada uno a un dedo distinto.

Mientras esto sucedía el aura oscura que estaba a diez metros a mí alrededor desaparecía lentamente concentrándose únicamente en la superficie de mi piel. Apoyando mis pies en dos finos hilos de nubes busqué con la mirada a Shun tratando de trasmitirle terror con la imagen que estaría contemplando acompañada de una sonrisa diabólica.


- ¿Quieres llevar esto hasta el final viejo amigo? ¡Adelante! ¡VEN Y ACABEMOS CON ESTO DE UNA VEZ!- Le grité siguiendo posteriormente una carcajada por la excitación de desplegar tanto poder en un abrir y cerrar de ojos frente a él, Shun.
avatar
León Zaid

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 09/08/2014
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
70/150  (70/150)
Experiencia:
104533/320000  (104533/320000)
Berries: 2.103.586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: León contra Shun... Otra vez.

Mensaje por Ichimura Hachiro el Vie 27 Nov 2015 - 21:36

Dolor y frío. Eso era lo que sentía mayormente. Un fuerte dolor lacerante por la enorme herida que le había causado el cuchillo de hilos. Y un frío cada vez más intenso invadía su cuerpo, calándole hasta los huesos. Cada vez le costaba más respirar, y la visión le fallaba a ratos. Se miró el torso, y vio un agujero que manaba sangre a chorros. De hecho, tenía toda la ropa empapada en sangre. ¿Cómo no se había dado cuenta hasta ahora? "Esto no importa. Dan igual mis heridas. Debo vencerle sin importar como. ¡A cualquier precio! Y si he de morir, será haciendo valer mi vida y mi honor. No caeré sin dar la cara." Notó cómo el pelo se le iba sobre la cara. ¿Se le había deshecho la coleta? Se llevó la mano a la nuca, buscándola, pero tenía el pelo suelto, y era notoriamente más corto. ¿Cuándo se la había cortado? Entrecerró los ojos, y dijo con rabia.

- ¿Ni siquiera respeto guardas por tus rivales, León?

Alzó la vista hacia la nube de oscuridad, mientras se arrancaba la parte de arriba del kimono. Envainó a Meiyo, y comenzó a improvisar una venda con su propia ropa. León Zaid... aquel hombre era un monstruo. Había logrado escapar de su Réquiem, la técnica que había desarrollado específicamente para matar a Kógato. Y ahora... ¿qué estaría haciendo oculto allí arriba? Podía captarlo con su mantra, pero no notaba intenciones hostiles aun. ¿Prepararía alguna trampa por si decidía entrar a por él? Ya le había demostrado que su poder con los hilos había aumentado hasta límites absurdos. Aunque un dato interesante era que no empleaba ya los mismos hilos. Había algo muy raro en su nueva forma de combatir. Cerró los ojos y se concentró: "Antes rodeaba su cuerpo de hilos que luego manipulaba con cierta habilidad, pero ni de lejos hasta el extremo de ahora. En cambio, en este combate casi parece que los hilos provengan de él mismo. Es más, su nivel de control sobre ellos es casi inhumano, son casi una prolongación de su mismo cuerpo. Lo que ha hecho con ese cuchillo... ¿una akuma?" Sonaba plausible, pero no las tenías todas consigo aun. Volvió a mirar hacia la nube, pero esta había desaparecido. León lo contemplaba con una expresión que le causó un ligero escalofrío. Aquel hombre... o ser, era un auténtico monstruo.

- ¿Quieres acabar con esto? Me parece bien - desenvainó a Meiyo - ¡Demuéstrame de qué estás hecho, León Zaid!

Comenzó a ascender velozmente, rodeándose de una cúpula de viento cortante para evitar posibles trampas como las del barco. Notó cómo sus fuerzas volvían, pero sabía que era sólo el efecto de la adrenalina. El hormigueo por todo su cuerpo y los ligeros temblores de su mano izquierda le confirmaron sus peores sospechas: aquel combate apenas había empezado, y sin embargo ya iba a finalizar para él. Comenzó a ascender cada vez más rápido, mientras iban apareciéndole cortes a lo largo del cuerpo de hilos que su cúpula no había logrado desviar totalmente. Sin embargo, no cejó ni por un instante, y continuó avanzando hacia su rival con una mirada de determinación. Se paró a pocos metros de él, colocándose en guardia y concentrándose en un punto vacío en el aire, a un metro de él.

- Kamikaze no...

Empleando su Wind Pression generó un punto hacia el que todo el aire de la zona comenzó a verse arrastrado, comprimiéndose en una pequeña esfera de pocos centímetros de radio. Esto generaría unas corrientes de viento brutales en dirección a la esfera, posiblemente arrastrando a León o como mínimo dificultando su huida enormemente (lo que le bastaba). Por veloz que fuera, ¿podría avanzar con enormes masas de viento soplando en su contra? Si así era, ni él sería tan montruosamente fuerte como para evitar lo que se le venía encima... o eso esperaba. Eso quería creer con todas sus fuerzas, o aquel golpe sería un sacrificio inútil. Siguió haciendo crecer la bola durante unos instantes, hasta que empezó a notar que no sería capaz de controlarla si continuaba aquel ritmo de crecimiento. Se colocó en posición de iai sin envainar, y Meiyo prendió en llamas. Con una última mirada desafiante hacia León, terminó de mencionar el nombre de la técnica:

- ...Tenbatsu


Con un veloz corte, atravesó la esfera. Al instante siguiente, se liberó un auténtico apocalipsis. Todo el viento concentrado fue desatado en una violenta explosión de llamas que avanzaba a una velocidad absurda. Shun intentó echarse hacia atrás nada más lanzó el corte, pero había calculado mal el poder de su propia técnica. Ni con su propia enorme velocidad logró evadirlo, y se vio en medio del devastador mar de llamas. Empujado por el estallido, se vio dando vueltas en el aire, rodeado por todos lados por llamas. "Así... ¿se acaba todo? ¿Muerto por mi propio golpe?" ¿Habría vencido al menos a León? "Hace tiempo juré que nunca más sería derrotado. Lo juré frente a su tumba. Lo siento, Hinari... te he fallado" Más muerto que consciente, salió de las llamas y cayó desde el aire. Meiyo se soltó de su mano, y la katana comenzó a girar en el aire mientras descendía junto con él. Apenas era consciente de nada de lo que le rodeaba... tan sólo de la hermosa canción que susurraba el viento a su oído mientras descendía hacia su muerte. Cerró los ojos, y una única lágrima salió de ellos, saliendo disparada por la velocidad que llevaba. "Byakuro... corto fue el tiempo que navegamos juntos. Lo siento. Kazuo... te he fallado como maestro y como persona. No supe comprenderte ni adiestrarte de la manera adecuada para que entendieras nuestras costumbre. Lo siento. Alex... juramos que nos reencontraríamos. Lo siento. Kogáto... juré darte muerte. Donde quiera que estés, espero que estés sufriendo. Ambos somos unos asesinos, nos veremos en el Infierno. Te estaré esperando." Si tan sólo... si tan sólo hubiese podido vivir algo más... tenía demasiado por hacer en aquella vida. "¿Qué clase de pensamientos son estos para un samurai en su muerte? Debo afrontarla con orgullo, y la satisfacción de que dejo esta vida con mi honor intacto, muriendo en batalla contra un oponente mejor que yo." Pero aquellas palabras le sabían vacías. Con honor o sin él, todo el mundo moría solo...

- A todos... lo siento - dijo llorando, justo antes de caer sobre las aguas del mar.


Una triste y melancólica melodía comenzó a sonar en la zona, como tocada por el propio viento... la misma que había tocado el día que Byakuro lo encontró. La canción de un hombre que ya tan sólo aguarda la muerte.
avatar
Ichimura Hachiro
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 262
Fecha de inscripción : 09/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
20/150  (20/150)
Experiencia:
5150/790000  (5150/790000)
Berries: 18.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: León contra Shun... Otra vez.

Mensaje por León Zaid el Dom 29 Nov 2015 - 21:20

Pude notar en las reacciones del samurái como estaba descubriendo los cambios que había realizado en su cuerpo, al fin se había percatado de su gran herida en el costado siendo así consciente de la gravedad del asunto. Estaba desesperado, podía leerlo en sus ojos, y notar como su coleta había sido arrancada fue el colmo de su paciencia. Había perdido la calma y sangre fría que le hacía tan buen combatiente.

Su grito apenas audible desde mi sombría posición me lo confirmaba. Shun improvisó una venda con sus ropajes, lo más seguro es que él estuviese buscando con esto ganar un poco de tiempo, esa venda era una ridícula solución a su herida. Para cuando estuvo listo aceptó mi desafío, iba a atacarme con el ataque más poderoso que pudiese realizar ahora. El samurái acababa de comprender la enorme diferencia de poder entre ambos y estaba dispuesto a luchar arriesgando toda su existencia. Una muestra de honor que no iba a mancillar.

Observé su ascenso hasta mi posición sabiendo que podía derribarle antes de llegar a mi lugar, conteniéndome para tenerlo frente a mí antes de dar el toque de gracia a este combate. Una vez que se colocó a un metro de mi contemplé su posición en guardia, y no solo percibí eso, el viento comenzaba a tirar de mi hacia un punto en concreto junto a varios hilos. Acto seguido alcé mis dedos elevando los gruesos hilos de dragón que antes había formado poniéndolos frente a mí a modo de muro, sabía que el movimiento de él iba a ser veloz, por lo que concentré mis fuerzas en realizarlo lo más rápido que pude usando el soru para retroceder un poco y resistirme a ser capturado por Shun.

- Shun… - Comencé a decir mientras el muro se formaba frente a mí. – Por ti mejoré, por ti comprendí muchas cosas y por ti alcancé el lugar donde estoy… gracias honorable samurái del país de Wano, suerte en tu camino.

Sabía ya que iba a ocurrir con el haki de observación y reforcé el muro frente a mi posición para evitar la mayor parte del golpe que recibiría. La explosión tuvo lugar, apenas uno segundos duraron mis hilos de dragón en su posición, estos resistirían perfectamente las llamas, era la onda de impacto los que los desplazaría dejándome al descubierto frente a las llamas. Noté el calor recorriendo todo mi cuerpo, el traje hecho cenizas en cuestión de segundos, el cuero cabelludo desvaneciéndose y la piel, quemada y enrojecida, cayendo a pedazos al mar, al igual que mi cuerpo. Si no hacía nada caería al mar.
- Vaya, eso pudo haber sido peligroso… - Pensé riendo para mis adentros.

Acto seguido conecté los hilos de dragón a una nube algo lejana, formando a partir de esta una gran red de hilos finos hasta ser invisibles por el ojo humano. Con estos aseguré evitar la caída descontrolada y sin perder un solo instante solté los hilos de dragón para evitar su innecesario peso, viendo como algunos de estos caían hacia los restos del barco anteriormente destrozado. De inmediato comencé a extraer toda la oscuridad de mi ser rodeándome de oscuridad a diez metros a mi alrededor. Observé entonces la posición del muy malherido Shun y sin perder un instante apliqué el Kamisori Kempo descendiendo. Escuché una melodía del viento entonces, algo realmente curioso en mi opinión, pero no tenía tiempo para pensar en ello.

Estando a escasos metros de la superficie del mar recogí el cuerpo de Shun con ayuda de los hilos que tenía a mi alcance,  introduciéndolo en el mar de oscuridad que rodeaba mi ser al tiempo que gritaba.
- Oh no… esto no terminó para ti amigo… JAJAJAJAJAJAJAJAJA ¡Te dije que pagarías mi traje y lo harás!- Grité a todo pulmón riendo posteriormente.

Pasados unos minutos volví a ascender a los cielos desvaneciendo la oscuridad que rodeaba mi cuerpo, teniendo a mi lado el empalado cuerpo inerte de Shun, había decidido que esta manera de verlo por última vez sería más satisfactoria para su aprendiz, que con suerte aún podría vernos si se giró al escuchar la explosión.
- ¡ESTE ES EL RESULTADO DE DESAFIARME MALDITO MOCOSO! – Grité riendo como un sádico loco. – Ser penetrado por detrás con una lanza que sale nuevamente por su boca jajajajaja ¿No es maravilloso para un ser tan poco honorable?

Dicho esto solté el cuerpo que inmediatamente descendió hasta caer al mar. Sin perder un solo segundo apliqué una vez más el Kamisori Kempo acercándome hasta la orilla de esa condenada isla. Una vez posé mi pie derecho suspiré un poco dejando de reir de esa forma tan alocada. Reformé entonces toda mi piel en cuestión de pocos segundos, formando a continuación la ropa. Estaba impecable, como si no hubiese realizado ningún combate ni recibido daño alguno. Dejé caer entonces la coleta de Shun que había guardado tras cortársela y la dejé caer en el suelo.
- No estuvo mal para calentar… - Dije en un susurro encendiendo un nuevo cigarro sobre mis labios. Aspiré el humo y lo dejé escapar en una gran bocanada repasando mentalmente todas mis acciones con una ligera sonrisa.

– Esto será divertido…
avatar
León Zaid

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 09/08/2014
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
70/150  (70/150)
Experiencia:
104533/320000  (104533/320000)
Berries: 2.103.586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: León contra Shun... Otra vez.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.