Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (6832)
 
Nocturne93 (5073)
 
Lion L. Kai (3024)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2314)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Simo (2025)
 
Leonel Racovich (1952)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Dom 17 Ene 2016 - 17:32

Gusi se encontraba caminado por las calles de aquella ciudad. No podía creer que le hubieran mandado a aquella isla. Supuestamente, era comúnmente atacada por lobos, pero lo único que veía eran personas muy obesas. Esto le producía una enorme gracia, pues se encontraba en aquel lugar para protegerlas de cualquier amenaza, pero el único peligro que veía él era que se tropezaran y crearan un terremoto. Cada paso que daban hacía que sus enormes barrigas se movieran como tsunamis en el mar. Hasta las niños eran croquetas andantes. Aunque, aquello era normal, la isla era rica en gastronomía, sobretodo de bobino.

Gusi estaba cansado de dar vueltas por aquel sitio sin que nada emocionante pasara. Así pues, decidió entrar a uno de los centenares restaurantes que se encontraban por todos lados y poder probar así un poco de la comida típica de la zona.
Se sentó en una de las terrazas que daban al exterior y subió los pies en la mesa, inclinándose hacía atrás en la silla, quedándose apoyado con solo las dos patas de atrás. A los pocos minutos apareció un camarero igual de regordete que casi todos los habitantes del lugar. Tenía un leve bigotillo y una papada monumental, pero lo que mas llamaba la atención a Gusi, era su manera de sudar. El camarero educadamente dijo:

-Hola, buenos días. ¿Que desea comer el caballero?.- decía mientras sacaba una libretilla del delantal.

-Pues me gustaría tomar lo mas rico y jugoso de la carta.- dijo Gusi con las cejas muy subidas hacia arriba y con una voz un tanto vacilona, mientras que con la mano se acariciaba la barbilla, dándole un aire pensativo.- ¿Le gustan los chistes?.

-Señor, todo en la carta es delicioso y jugoso.- dijo el camarero con una sonrisa un tanto cortada.- Y, si. Me gustan mucho los chistes.

-Eso esta bien, porque yo me se muchos. A ver, el primero que se me venga a la cabeza.
Un señor muy gordo esta parado frente a una escuela.
El conserje al reparar en él le pregunta:
- Perdone ¿espera usted a un niño?
- No, siempre he sido así.
-Jajajajaaja.- Gusi empezó a reírse muy escandalosamente, el camarero se sintió intimidado ante aquel chiste. A los pocos minutos a ver que nadie mas se reía, Gusi se fue callando. No le gustaba tener un publico exigente.

Al producirse un silencio horrible, dejo caer la silla hacia delante y con una mirada de odio miro al camarero, que no había reido su gracia.- ¿Aun sigues aquí?- El camarero se sobresalto un poco se fue mas deprisa de lo que había venido en dirección a la cocina. Antes de que se le perdiera de vista Gusi le gritó: -Y no te lo comas. - Este comentario hizo que se empezara a desternillar de risa de nuevo.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Dom 17 Ene 2016 - 20:22

Isla Lavengre, aquella olvidada isla me traía muchos recuerdos, desde luego no muy lejanos pero realmente especiales. La primera vez que vi a Shun, la primera batalla que tuve contra él, la primera derrota que tuve frente a él… La verdad es que haber vuelto a visitar aquel lugar había sido muy buena idea, tal vez incluso entrenaría en el claro donde nos encontramos por primera vez. Todo era exactamente igual a como lo recordada, aunque… tal vez la gente estaba un poco más obesa, claro que en mi última estancia allí no me fijé mucho en las personas del lugar…

El viaje para llegar hasta allí había sido largo y pesado y en lo único que podía pensar era en llevarme algo de comer a la boca. Durante más o menos medía hora recorrí las calles de aquel lugar, pero no di con ningún restaurante, cosa la cual me extrañaba pues los habitantes de allí no tenían mucha pinta de pasar hambre. Tras un rato buscando, logré encontrar una zona repleta de restaurantes, uno me llamó especialmente la atención, su nombre era “Le Toque”. Me decidí a entrar a este, me senté en una de las mesas de la terraza y me puse a mirar la carta. Hubo algo que me llamó especialmente la atención “Chuletón de 5 kilos”. Cuando vi esto no pude evitar babear, tras secarme las babas vi como un hombre obeso, con un fino bigote y con una gran papada se acercó hacía mi para tomarme nota. Antes de que pudiera pronuncia las palabras “¿Qué va a tomar hoy señor?”, con cara de gran ilusión y con el tono elevado le dije claramente lo que quería. –EL CHULETÓN DE 5 KILOS. Al ver mi rápida respuesta su rostro mostró sorpresa, -Así será señor. Dijo antes de girarse y dirigirse hacia dentro del restaurante.

Mientras esperaba mi pedido vi como alguien más se sentaba en una de las mesas del local, se trataba de un hombre de más o menos mi misma edad, de pelo blanco y acabado en punta y de unos ojos de un color rojo intenso. Este sentó en la mesa de detrás de mí, dándome así la espalda y el mismo camarero que me atendió a mi vino a tomarle nota de forma educada. El individuo de la mesa empezó a humillar el camarero con chistes malos e insultos haciendo referencia a su físico. Cuando el camarero se fue cabizbajo yo le dije algo de forma alta y clara al hombre que le había hecho sentirse así mientras me leía la carta al completo.
-Es patética la forma en la que la gente insulta a los demás para sentirse más importante, ¿No crees?
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Lun 18 Ene 2016 - 18:06

Gusi contemplaba el enorme cielo azul desde la terraza del restaurante, el cual le producía un gran aburrimiento (por no haber, no había ni nubes). Aunque aún no era de noche, un sueño atroz le entro de repente. Entonces volvió a subir los pies a la mesa y a inclinarse hacia detrás, apoyándose tan solo con las dos patas traseras de la silla. Gusi levanto los brazos en alto para estirarse y dio un enorme bostezo.

-Es patética la forma en la que la gente insulta a los demás para sentirse más importante, ¿No crees?- dijo una voz a su espalda.

Gusi echo la cabeza hacía atrás para mirar al sujeto que había dicho esas palabras cuando, la silla cedió ante las dos patas y estas resbalaron, provocando que Gusi se cayera de espaldas al suelo. Pero antes de caer, lo único que llego a ver fue un pelo blanco con una cinta en la cabeza. Al menos había alguien y no eran imaginaciones suyas por su enorme aburrimiento. Era perfecto para entretenerse hasta que llegara la comida. Con una voltereta hacia detrás en el suelo, se incorporo de pie de un salto, apareciendo delante del sujeto. Con una sonrisa burlona y un poco maliciosa dijo:

-Sin duda colega. Te doy toda la razón. Hay tanta gente así por el mundo que los hace despreciables.- sus palabras eran tan burlonas que a cualquier persona le irritaría, dando la sensación de que le daba igual lo que pensara aquel tipo. Gusi separo una de las sillas en las que se encontraba el sujeto y se sentó enfrente suya. Le extendió la mano y con una sonrisa mas amigable dijo: -Hola, que descortesía por mi parte no presentarme. Me llamo Gusi, actor porno en mi tiempo libre y altruista. ¿Que te parece si comemos juntos?.- lo cual ya parecía muy obvio por sus acciones y su aptitud .-Por cierto,¿tú eres...?

Antes de que el tipo pudiera decir palabra, Gusi le coloco los dedos en los labios para que se callara. Entonces apareció una camarera tan voluminosa como el camarero anterior. En sus manos llevaba dos enormes chuletones.
- ¿Señores, van a comer juntos?- dijo la mujer amablemente a Gusi, que claramente afirmo con la cabeza. Coloco los dos enorme chuletones en la mesa y Gusi al contemplar que el chuleton de su nuevo amigo era mas grande que el suyo se sintió gravemente insultado. Lo cual no quiere decir que la mujer lo hiciera intencionadamente.
-Perdona señorita. Este filete esta crudo. ¿Podría hacer el favor de traerme otro mas grande y mejor hecho?- La mujer con cara de decepción ante las palabras de Gusi, cogió el plato de la mesa. La mujer no entendía porque Gusi decía que estaba crudo, si ni siquiera había cortado una rodaja para comprobar si estaba hecho por dentro. -Por cierto, ¿Y su compañero? No se habrá ofendido por mi chiste anterior.- Gusi miro al tipo de la bandana en la cabeza. -Oye, dile a tu compañero que no está gordo, que sólo es talla "L" fante... jajajajajajaja.- Gusi empezó a desternillarse y a golpear la mesa. Pasado unos segundos, vio que nadie se reía y se fue callando como hizo anteriormente, poniendo cara de refunfuño, al igual que un niño pequeño.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Miér 20 Ene 2016 - 13:43

Tras decirle aquello al hombre de pelo blanco y ojos rojos pude observar como estiraba su cabeza hacia atrás, seguramente para comprobar el aspecto del hombre que instantes antes se había dirigido a él, es decir, yo. En el intento de la acción anteriormente nombrada, las patas traseras de la silla resbalaron y él cayó de espaldas al suelo. Después de aquella patética actuación por su parte, dio una voltereta hacia atrás y con un salto algo pintoresco se puso de pie, encarándose a mi mientras me miraba con una sonrisa desafiante en su rostro. "Sin duda colega. Te doy toda la razón. Hay tanta gente así por el mundo que los hace despreciables." Me respondió con un tono burlón mofándose de mi. Seguidamente cogió una de las sillas que se encontraban a mi lado y la puso en el otro lado de la mesa, sentándose en ella como si de una cita se tratase. Estiró su brazo hacía mi con la mano abierta e hizo una presentación un tanto singular, acompañada de una proposición de comer juntos, antes de que pudiera contestar, llevó su dedo índice a mis labios, haciéndome callar.

Las ganas que tenía de cortar a ese individuo en dos eran gigantescas y cada vez me daba más motivos para llevar a cabo esa acción. Acerca mi mano derecha a una de mis katanas con intenciones de desenvainarla, pero antes de que pudiera alejarla un milímetro siquiera de su funda, se presentó una mujer igual de obesa que el camarero anterior con dos grandes chuletones de 5 kilos en las manos. A cada uno nos sirvió un plato, claramente mi trozo de carne era más grande que el suyo, algo que no era de extrañar tras el comportamiento que estaba mostrando el hombre de delante de mi. Antes de probarlo si quiera él ya se quejó diciendo que no estaba bien hecho por dentro, como un niño enfadado porque su hermano tenía más dulces. La mujer que se lo había servido, con cara de decepción retiró su plato de la mesa. Antes de que pudiera irse el bufón volvió a hacer otro chiste de gordos mientras se reía a pulmón, mirándome a mi, desafiante. Al ver que a nadie le hacia gracia excepto a él se fue callando poco a poco mientras ponía cara de enfado.

"Si no fuera por toda la gente del local él ya estaría muerto." Pensé mientras lo miraba lleno de furia. Pero no, no iba a conseguir sacarme de mis casillas, hoy no. Me levanté y cogí el chuletón que tenía en la mano la camarera. *Yo me lo comeré." Dije con una gran y sincera sonrisa. Acto seguido cogí mi plato y lo puse en la parte de la mesa de mi molesto acompañante, seguidamente me senté y coloqué mi nuevo chuletón delante de mi. "Todo está bien." Le dije de nuevo sonriente antes de que se fuera hacia adentro del edificio. Cuando se encontraba dentro de este, cogí mi tenedor y mi cuchillo y con el mismo tono desafiante que él usaba contesté a su anterior pregunta. "Mi nombre es Ragnar." Tras informale de como me llamaba corté el primer trozo de carne y me dispuse a comer.
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Jue 21 Ene 2016 - 17:44

El chico de la cinta en la cabeza echo una mirada de odio a Gusi, el cual no le presto mucha atención. Ya había conseguido hacer lo que quería, sacar de quicio a aquel tipo entrometido.

-Tampoco era tan malo el chiste para que me mires con esa cara, amigo. -dijo Gusi con burla y sacando la lengua. Mientras veía como el sujeto cambiaba los chuletones amablemente con la camarera, la verdad que era un tipo muy educado. Entonces Gusi se percato de las fundas que colgaban del pantalón de aquel tipo. Sin duda era alguien fuerte, pues los tipos incautas no suelen desfilar sus armas con tanta facilidad a no ser que quieran morir rápido. El tipo con una voz claramente similar a la que puso Gusi anteriormente, contesto que se llamaba Ragnar. Afirmando así la teoría de que se había picado con Gusi, el cual solo pensaba en lo interesante que era haberse encontrado a un espadachín.

- Interesante nombre, es poco común. Solo escuche ese nombre a otro hombre y era un vikingo.- dijo mientras colocaba las manos en la cabeza y con los dedos emulando los cuernos de un casco vikingo- El cual me dijo: "Todas las cosas tienen un fin, excepto las salchichas, que tienen dos" Proverbio vikingo, te lo regalo- dijo Gusi tan serio, que rápidamente empezó a desternillarse de nuevo, hasta ir calmándose.

Gusi aparto con la mano el nuevo suculento chuleton que tenía delante suya, sin ni siquiera mirarlo. Y con un rostro y una voz totalmente calmada se quedo mirando fijamente a Ragnar hasta que este dejara de comer y le prestara atención. Y casi susurrando, para que solo Ragnar le oyera:

-Seguro que quieres golpearme, ¿me equivoco?-se señalo a la cara mientras lo decía- No te juzgo yo lo hubiera hecho ya si me hubiera encontrado con un tipo como yo. Pero claro esta, tu eres un tipo fuerte y cauto, solo hay que ver la colección de espadas que llevas encima y el hecho de no haberme golpeado todavía. Pero ellos...- Gusi señalo a las personas regordetas del lugar- ellos... son débiles, y no siempre tendrán a personas fuertes como tú para que las defiendan. ¿No te das cuenta de lo que quiero conseguir?

Un aullido retumbo por todo el pueblo y un silencio atroz le siguió, en el cual también participo Gusi. Después la gente empezó a correr por todos lados, seguramente a buscar refugio de los lobos. Gusi se puso en pie, y agarro su chuleton con la mano, clavando las uñas en la carne. Mientras con la otra mano sacaba un saquito de berries, con una cantidad suficiente para pagar todos los platos servidos aquel día. Antes de marcharse, se volteo y miro a Ragnar que seguía en la mesa:

-¿Quieres seguir siendo un héroe para esta gente? Pues sígueme.- dijo con una sonrisa picara, para que Ragnar le siguiera a la aventura.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Lun 25 Ene 2016 - 10:27

Cuando aquel extraño sujeto escuchó mi nombre, la respuesta por su parte fue casi inmediata, informándome de que era un nombre raro y que tan sólo lo había escuchado una vez durante toda su, para mi, patética vida, al parecer de un vikingo. Seguidamente se puso las manos en la cabeza con los dedos índices apuntando hacia arriba, simulando así los cascos típicos de los vikingos y dijo algo más con un tono más serio del que le caracterizaba. "Todas las cosas tienen un fin, excepto las salchichas, que tienen dos." A los pocos segundos de su chiste sin gracia, empezó a reírse a carcajadas. "Como sigas molestándome, el fin de algo muy preciado para ti va a llegar antes de lo que esperabas." Contesté de forma firme. Al ver que este seguía riéndose de su anterior broma aparté la mirada de sus ojos y la dirigí hacia el suculento pedazo de carne que se hallaba entre mis brazos, corté otro trozo de dimensiones medianas y me lo puse en mi boca a la vez que empezaba a masticar con los labios cerrados. A los pocos segundos de esta acción por mi parte, pude notar como el cuenta chistes ambulante se calmaba y su risa iba cesando poco a poco, de forma similar a la que cierras un grifo lentamente, haciendo que el agua que caiga vaya disminuyendo hasta que no salga ni una gota.

Yo seguía comiendo y de pronto pude notar como el individuo que se encontraba frente a mi apartaba su chuletón hacia un lado de la mesa mientras me miraba fijamente, lo más probable es que quisiera decirme algo, seguramente tan irrelevante como todo lo anteriormente narrado. De nuevo lo miré a los ojos, esperando otra idiotez por su parte. A cada segundo que pasaba mis ganas de pegarle eran mayores, no obstante sabía muy bien que perder el tiempo con alguien como él y arriesgarme a meterme en otro lío con la marina no era muy buena idea, así que con la mirada calmada que siempre llevaba fuera de los combates esperé a que dijera algo. "Seguro que quieres golpearme, ¿me equivoco?" Dijo casi susurrando mientras señalaba a su mejilla dando a entender que lo pegara. Seguidamente me soltó un rollo aburrido con intenciones de provocarme, diciendo que él ya se hubiera pegado, que yo era un tipo fuerte y cauto, que aquella gente no siempre iba a tener a "héroes" como yo para protegerles de personas como él y bla bla bla. No iba a lograr provocarme, yo ya había tomado una decisión e iba a ser fiel a mis ideales.

Mientras él iba hablando yo ya me había comido mi gran trozo de carne, ya nada me "retenía" allí y sinceramente no quería tener que aguantar más a ese patético bufón. Dejé unos berries sobre la mesa en forma de pago por la comida y antes de que pudiera decirle unas palabras de "hasta nunca" a aquel tipo e irme del local, pude escuchar un fortísimo aullido recorrer toda la isla. Cuando los ciudadanos del lugar se percataron de este, todos empezaron a correr hacia dentro de los edificios, encerrándose dentro de estos para ponerse a salvo. Todo ese escandalo por unos lobos de nada. Cuando mi fugaz acompañante los escuchó, rápidamente sacó un saquito de monedas y los puso sobre la mesa, seguidamente clavó sus uñas en su chuletón y se levantó de le mesa. Tras aquella rápida reacción por su parte, se giró y me miró con una macabra sonrisa para decirme lo siguiente: "¿Quieres seguir siendo un héroe para esta gente? Pues sígueme."
Todo en aquella frase me hacía gracia. Lo primero de todo, yo no era un héroe, al contrario, por los carteles de la marina más bien parecía que era un villano. Y segundo y mucho más importante, yo no iba a seguir a nadie, no aceptaba órdenes de alguien como él, me acerqué hacia la barandilla de la terraza y la salté hasta llegar abajo. Era la hora de cazar.
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Lun 25 Ene 2016 - 14:07

Gusi contemplaba como su malhumorado amigo Ragnar saltaba por la barandilla de la terraza en busca de aventuras. Con un largo suspiro de cansancio, recogió las monedas que Ragnar había dejado en la mesa y con cuidado las metió una a una en la bolsa que estaba en la mesa. Después con la otra mano, volvió a dejar el filete en el plato y recogió la vajilla y los cubiertos. Con maestría entro por la puerta de la taberna y dejo los platos en la barra, rápidamente los dos camareros rellenitos, a los que seguramente había ofendido, aparecieron.

-Lo siento por las molestias que los haya podía causar.-dijo mientras dejaba la pesada bolsita de monedas al lado de los platos.- Se supone que os debía provocar, para que pudierais plantar cara a presuntos malhechores. Pero en el fondo sois buenas personas y me alegro que sigáis así.- una sonrisa tierna apareció en la cara de Gusi.-Además si todo el mundo se pudiera defender no tendría trabajo. Jajajaja.- guiño el ojo a los camareros, los cuales comprendieron en ese momento, que Gusi era un Marine. Y con la misma chulería con la que había entrado a la taberna, volvió a salir. Eso sí, observándole toda la gente que estaba oculta en la taberna.

Al salir a la calle, la puerta de la taberna se cerró a sus espaldas, acompañada de una serie de rítmicos pestillos que se giraban. Al alzar la vista pudo ver como los lobos habían llegado al pueblo. Había una decena de ellos tan solo en esa calle. Si los informes eran ciertos, debería haber cientos por todo el pueblo. Gusi se puso la mano en la frente a modo de visera y empezó a buscar a Ragnar, el cual no veía por ningún lado.

Rápidamente un grito agudo resonó en los oídos del recluta. Eran un par de niños que huían por las calles. Los lobos al oír tal chirriante grito empezaron a correr detrás de los chiquillos, y para empeorar la situación, empezaron a salir más lobos de las calles colindantes. Con un movimiento estiloso del brazo Gusi saco una escopeta de la parte de atrás de su pantalón. Y sin pensárselo dos veces, corrió velozmente a por los chicos en apuros.

Cuando uno de los lobos estaba a punto de arrear bocado a uno de los chicos, una gran oleada de aire le hizo salir disparado para arriba. Esto era provocado por las balas especiales de esa escopeta. Con esta pintoresca acción, a Gusi le dio tiempo suficiente para agarrar a los dos chicos de la ropa. Y con una fuerte patada abrió la puerta del edificio que se encontraba más cerca de ellos. Una vez dentro, lanzó a los chicos al interior y cerró la puerta con todas sus fuerzas, ya que los lobos en ese momento empezaron a golpearla.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Sáb 30 Ene 2016 - 14:57

Aterricé en el suelo con la rodilla izquierda apoyada en aquella irregular superficie. Tenía mi verde bandana en la mano derecha, la cabeza mirando hacia abajo y mi ahora suelto y blanco pelo tapando todo mi molesto rostro. Aún en aquella posición giré mi cabeza levemente para clavar mi gélida mirada en la barandilla desde la que había saltado, esperando a que el otro individuo viniera detrás de mí. Después de unos pocos segundos contemplando el trozo de madera con una severa mirada me puse recto, tiré mi pelo hacía atrás con un único movimiento de mano para poder ver bien y cerré los ojos. Até la bandana en la funda de Bagami, instantes después desenfundé esta espada al mismo tiempo que abría mis ojos con un movimiento repentino y la empuñé con ambas manos. Aquellos lobos me habían tocado las pelotas y ahora iban a pagar caro por ello.

A mis oídos llegaron unos feroces aullidos acompañados de unos grandes gritos de desesperación, estos venían del norte, rápidamente empecé a correr hacía aquella dirección. En la calle se encontraban cinco lobos negros como el carbón, mucho más grandes que cualquiera que hubiera visto antes,  con unos afilados colmillos y largas garras, rodeando a un hombre de unos cuarenta años. Delgado para pertenecer a aquella isla, simplemente con una barriga cervecera, calvo por arriba pero con pelo marrón por los lados, de una estatura promedia. Este iba vestido con una camisa azul algo ajustada, unos pantalones marrones cortos y chanclas,  a su lado, cogiéndole de la mano, se encontraba el que seguramente era su hijo, este debía de tener unos nueve o diez años, delgado, de pelo marrón, igual que se padre pero sin ser calvo; de la estatura promedia de un chico de su edad.

Al ver la situación me dirigí hacía ellos a una velocidad bastante alta. Cuando me encontraba casi al lado de los lobos pude observar como el que se encontraba más lejos de mí se lanzaba contra el crio, asumiendo que no llegaba a protegerlo, dejé mi mano derecha libre y le arrojé una de mis espadas, con su funda y todo, a Moeru para ser más exactos. El conjunto de la katana con la vaina impactó de lleno contra la cabeza del animal, haciendo que este retrocediera varios metros hacia atrás con un gran chichón en su frente. El tiempo que me dio aquella insignificante acción por mi parte fue suficiente para situarme entre los lobos y las “damiselas en apuros”.  La espada aún estaba por los aires, me quedé quieto en el sitio y esta se puso dentro de la faja, en su sitio. En el mismo instante que la funda entró en la faja desenfundé la katana que esta contenía, quedándome así con Bagami en mi mano izquierda y con Moeru en la derecha.

Al ver que había herido a uno de sus compañeros los lobos empezaron a aullar,  al parecer se habían cabreado, dejando de lado al muchacho y el hombre y centrándose todos en mí. Cuando me di cuenta de esto, miré de reojo a al padre y a su hijo con una pícara sonrisa y les di una orden fácil de acatar. -Iros de aquí, yo me encargo. Cuando el hombre vio aquella reacción por mi parte este se inclinó ligeramente, agradeciéndome el gesto. Seguidamente él y su hijo se fueron corriendo del lugar. Conservando aún mi picara sonrisa, apunté al que parecía el líder, este era bastante más grande que los otros y tenía cara de tener más mala leche. “Enséñame de que sois capaces”
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Lun 1 Feb 2016 - 16:43

Los habitantes que se encontraban resguardados en la humilde casa, empezaron a atrancar la puerta, con muebles y demás objetos pesados que se encontraban alrededor. Cuando de repente, los lobos cesaron de golpear y arañar la puerta. Gusi también dejo de oponer resistencia y se volteó para mirar a todas las personas que estaban allí escondidas. El recluta, muy agradecido, dio las gracias a las personas que allí se encontraban por haberle ayudado.

-Muchas gracias por haberme echado una mano- llevándose la mano a la cabeza y con cara de arrepentimiento dijo- Aunque lo siento por la puerta.- Y recordando porque la había roto, se acercó a los dos muchachitos a los que rescato.

-Aquí estaréis a salvo. Estas personas ahora os cuidaran.- dijo con voz tierna y con una cálida sonrisa, para que los chicos se calmaran. –Ahora me toca ir a mí a patear traseros de lobos- dijo levantando el brazo y enseñando sus músculos. Entonces uno de los niños le dio un fuerte abraza, y acompañado de lloriqueos se oyó: "Eres mi héroe". Gusi le abrazó con fuerza y se puso en pie.

Rápidamente hecho a correr por las escaleras del edificio, en busca de una ventana. Pues todas las de la planta baja estaban cerradas o entablilladas. Necesitaba ver que estaba pasando en el exterior, por si los lobos se habían marchado, o peor aún, había alguien más en peligro.

Cuando dio por fin, con una ventana en el piso superior, la abrió y se asomó por ella. Allí encontrando a Ragnar en la calle, luchando con un puñado de lobos. “Vaya con su amigo, estaba deseoso de cortar a aquellos lobos en pedazos“pensó el recluta para sus adentros. Entonces con agilidad, salió al borde de la ventana, apoyándose en la cornisa y empezó a escalar por la fachada hasta llegar al tejado. Al llegar al techo, pudo divisar como una gran multitud de lobos, por todas las calles, iban en dirección a la granja de vacas.

-¡Ragnar, hay que ir hacia el este. Allí hay muchos más lobos a los que podrás patear el trasero!- grito Gusi desde lo alto de la casa. Y rápidamente se puso a correr en la dirección que señalaba. Con movimientos innecesarios pero ágiles empezó a saltar de edificio en edificio.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Miér 3 Feb 2016 - 12:15

Allí me encontraba, firme, frente a aquellos malolientes lobos, intercambiando una fría mirada con el que parecía ser el líder, por lo visto mis últimas palabras no le habían hecho mucha gracia. Ya que esos caminos de mierda habían interrumpido mis vacaciones más les valía no haberlo he ho en vano, una buena pelea era lo mínimo que podían darme a cambio. Justo en el momento en el que iba a lanzarme contra ellos, una voz un tanto familiar interrumpió mi caza. "Ragnar, hay que ir hacia el este. Allí hay muchos más lobos a los que podrás patear el trasero." Se trataba del muchacho de antes, pero esta vez estaba cambiado, no tenía la misma expresión burlona y desafiante de antes, y sus palabras no sonaban tan atrevidas. Me preguntaba qué es lo que habría pasado durante mi ausencia para que un cambio tan repentino hubiera tenido paso en su actitud. Por su tono de voz, lo que me estaba diciendo parecía sumamente importante, así que me decidí a acabar rápido con los lobos e ir a ayudarle, no había tiempo que perder.

Ahora si, cargué con todas mis fuerzas contra el que parecía ser el líder y al que le había dicho las últimas palabras. En el mismo obstante que lo tenía "a tiro", dos de los lobos normales me cortaron el paso. " Estúpidos" pensé al ver su reacción. Con las espadas de mis manos corté al primero por debajo, abriéndole la barriga y provocando que salieran todas sus vísceras al exterior. Al segundo le di una fuerte patada frontal en el morro, hundiéndole la nariz y dejándolo fuera de combate. "Lo más probable es que esté muerto." Pensé al ver su inmóvil y tieso cuerpo sobre el suelo. Cuando el lobo Alfa vio lo que le hice a sus subordinados dio un fuerte aullido al aire provocando que los otros dos lobos vinieran a por mí, al parecer se había enfadado. Los dos animales cargaron contra mí de frente, en el momento que decidieron hacer caso a su líder clavaron su primer clavo en su tumba. Cusndo se encontraban lo suficientemente cerca de mi los decapité a ambos a la vez, a cada uno con una de las espadas diferentes de mis manos. Sus cabezas rodaron hasta el más grande. "Esto es un aburrimiento... " Dije refiriéndome al lider con una sonrisa pícara en el rostro. Él me sacó los dientes y se lanzó contra mi con toda su rabia y fuerza. Al cabo de unos segundos su cabeza también estaba rodeando por el suelo, era hora de ir al este.
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Jue 4 Feb 2016 - 12:56

Gusi dio un salto tirabuzón con voltereta, de un edificio a otro, cayendo con maestría. La verdad que todas esas piruetas no eran necesarias, pero así hacia alarde de sus habilidades y daba un poco de espectáculo a quien le viera. Con suerte, fue adelantando algunos de los lobos que iban por la calle, los cuales se entretenían atacando a otras cosas. Gusi cargo su escopeta con unas balas de acero y disparo desde los tejados, a los lobos que no podía alcanzar. La verdad que no tenía mucha puntería, pero como salían varios perdigones, siempre conseguía alcanzar algún lobo y debilitarle.

Esprintando cada vez más fuerte por los tejados, consiguió llegar al final de la calle antes que los lobos. Gusi, sofocado, levanto la vista al horizonte y pudo contemplar una enorme granja de vacas, dentro de un enorme pasto verde. Un gran lobo de repente salió de una de las calles a los pies del marine. "Mierda, este se me ha escapado" pensó, mientras buscaba más balas en su bolsillo. Pero no le quedaba ni una. Cogió aire y se dejó caer desde lo alto del edificio. Mientras descendía pudo apreciar un mástil de bandera (pero sin bandera) que sobresalía del edificio. Con firmeza estiro los brazos para agarrarlo y así poder aminorar su caída. Al agarrarlo, dio una voltereta sobre el mástil, aligerando la fuerza de la gravedad para no partirse las piernas al caer al suelo. Cuando ya estaba a escasos metros del suelo, la velocidad de caída aún era demasiado elevada. Con mucho pesar, el joven marine pensó, “me voy a reventar contra el suelo”. Pero por arte de magia, el enorme lobo se puso en su trayectoria. Cayendo a gran velocidad sobre la cabeza peluda del lobuno.  Impactándola  contra el asfalto y esparciendo sus sesos por el suelo.

Gusi perplejo por lo que acaba de pasar. Se sacudió los pies,  los cuales acabaron por estar cubiertos de sangre, pelos y demás cosas viscosas, que borbotaban de la cabeza de aquel enorme lobo. Y comenzó a andar en dirección al redil. Al llegar al cercado, pudo apreciar como aquellas vacas no eran normales. Sus manchas eran cuadradas, sus cuernos eran morados y sus ojos de color amarillo verdoso. “Esas vacas estaban contaminadas” pensó el recluta. Miles de ideas empezaron a rondar por su cabeza. Desde que podían ser una trampa para los lobos, hasta que podrían ser esas las vacas de verdad y por eso su carne era altamente adictiva, como la nicotina. Entonces mientras miraba con cara de terror a aquellos seres, los lobos fueron apareciendo por las calles colindantes.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Dom 7 Feb 2016 - 12:35

Tras cortar la cabeza del gran lobo miré a las relucientes y rojas hojas de mis espadas, iba a limpiarlas pero en aquel instante me di cuenta de que aquello no se había acabado, de que iban a haber muchas más muertes aquella tarde y que quitar la sangre de cualquiera de mis katanas solo sería una pérdida de tiempo. Miré hacia el este y empezó a correr hacía allí por el suelo, mientras iba a toda velocidad por las calles de aquella ciudad pude observar como el peli blanco de antes iba dando volteretas y haciendo acrobacias por los tejados de las casas, la verdad es que se desenvolvía muy bien aquel entorno, como si se tratara de un mono saltando de diana a diana en la jungla.

Al parecer me había llevado hasta una granja, era de suponer, la isla que era seguramente la mayor fuente de carne vacuna del mundo era atacada por lobos ¿Qué sorpresa, no? Me paré en frente del gran edificio, algo me llamó la atención, un sonido a mi derecha. Giré mi cabeza para ver de qué se trataba, antes de que pudiera darme cuenta estaba observando una macabra  escena: El mismo hombre del restaurante estaba ahora sobre la cabeza de un lobo, o lo que fue una cabeza, con los pies llenos de sangre y sesos. Este empezó a caminar rumbo a las vacas, yo hice lo mismo, al parecer aún no se había percatado de mi presencia.

Al ver a las raras vacas me quedé asombrado, aquello parecía cualquier otra cosa que no fuera una vaca, tal vez que los animales fueran tan… “raros” causaba que la gente estuviera tan obesa por aquellos lares. Ese era un problema que ya tendría tiempo para investigar más tarde, por el momento mi principal preocupación era la de acabar con aquellos lobos. Miré la colina que se encontraba detrás de la granja. Esta estaba repleta de aquellas malditas alimañas con afilados colmillos y largas garras, apreté con fuerza mis armas y sonreí. Durante los próximos meses los habitantes de aquella isla comerían vaca con salsa de sangre… una lluvia roja se avecinaba…
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Miér 10 Feb 2016 - 16:10

Gusi se sujetó con las manos a la valla y, con total facilidad, la salto. Cayendo en el interior del redil de las vacas. En ese preciso momento se dio cuenta de la presencia de Ragnar, que se encontraba a escasos metros de él al otro lado de la valla. ¿Cuánto tiempo llevaba allí?

-¡Ey tío! ¿Has venido a echarme una mano? La verdad que lo tengo todo controlado- dijo con una voz fanfarrona y chulesca, mientras daba un salto para subirse encima de una de esas vacas, la cual no paraba de esquivarle.

Con un poco de dificultad, consiguió subirse a la vaca más cercana que tenía. Se aferró con fuerza a los cuernos de la vaca y la golpeo con la mano abierta en el trasero. Produciendo un ruido de palmadas. Al hacer esto, la vaca se asustó considerablemente y empezó a correr despavorida. Gusi, como podía, intento dirigir a la vaca en dirección a la valla, con la ayuda de los cuernos. Aunque lo cual fue más complicado de lo que él pensaba en un primer momento.

Pasados unos minutos difíciles, el animal fue directo a la valla donde se encontraba Ragnar y en la que había algunos lobos acechando por encima. Con fiereza, Gusi saco su escopeta y cuando la vaca estaba a escasa distancia de colisionar con el cercado. Gusi disparo una de las balas de viento, en el suelo debajo de la vaca. Haciendo que saliese disparada para arriba, pasando por encima de la valla. Llevándose algunos lobos por delante.

Lo que no podía imaginarse Gusi, fue que la vaca no podría soportar su propio peso al caer al suelo. Por lo que el pobre animal se partió las dos patas delanteras y callo de cabeza contra el suelo. Lanzando a Gusi a escasos metros. Muy dolorido, se levantó del suelo y con una cara aterrada vio como los lobos devoraban a la indefensa vaca.

Con mucha rabia, Gusi empezó a cargar su puño derecho, mientras se dirigía a uno de los lobos grandes que estaba devorando la vaca. Los guantes de Gusi pasaron de un rojo intenso a un negro carbón. Y con ese mismo puño, fue a golpear al gigantesco lobo.

Si pensabais que esto iba a acabar bien, no fue así. El lobo con facilidad esquivo en puñetazo de Gusi, haciendo que este impactara en la vaca. La cual exploto en mil pedazos, como un globo de agua cuando explota, llenando todo de sangre. Lo cual le provoco una enorme carcajada a Gusi, que estaba completamente lleno de sangre. Y ese era uno de los motivos por el cual le llamaban, EL ROJO.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Miér 10 Feb 2016 - 17:20

Dejé de lado a mi sádico compañero y sus delirios y me puse con lo realmente importante, matar lobos. Le dejé a él los que se encontraban más cerca de la granja y yo me fui corriendo hacía las colinas, tenía que impedir que ninguno más pasara por allí y eso mismo es lo que iba a hacer, tal vez el pueblo se quedaría con vacas para comer, quién sabe, peros les iba a dar una carne aún más exquisita, la de lobo a la parrilla. Tras escasos minutos corriendo llegué al llano terreno que se encontraba delante de las altas montañas.

Me coloqué delante de todos los lobos, debían de haber cientos, y al mismo tiempo que grité unas amenazadoras palabas con un tono decidido, envolví mis tres espadas en el negro fuego llamado “Amaterasu.” Cuando la gran manada de caninos vio aquellas llamas empezaron a aullar, no sé si tenían miedo o ganas de empezar a pelear, de cualquiera de los dos modos yo daría el primer paso. –CROW WING! Grité al mismo tiempo que lanzaba tres rápidas ondas cortantes envueltas en fuego negro en dirección a los lobos. Antes de que pudieran percatarse de su presencia si quiera, varios de ellos ya estaban envueltos en llamas y muertos por el corte.

Sonreí, apreté con fuerza mis katanas y me lancé a todo velocidad contra aquellos monstruitos de afilados colmillos, uno tras otro venían a mí, a veces de uno en uno, otras veces dos a la vez, de vez en cuando tres… A pesar de ser un “ejercito” tan numeroso su fuerza era realmente escasa. No sé por qué aquello me sorprendía, al fin y al cabo tan solo eran animales, lobos al fin de cuentas, nada realmente especial. Minutos más tarde todo el campo estaba lleno de cuerpos envueltos en llamas negras, poco a poco los fuegos fueron desapareciendo, dejando incinerados cadáveres, que para ser sinceros, hacían muy buen olor. Limpie mis espadas, las enfundé y me dirigí hacía la posición del peliblanco, quería ver como estaba manejando el asunto.
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Jue 11 Feb 2016 - 16:02

Gusi empezó a golpear y a patear a todos los lobos que se le iban acercando. Su estilo era un tanto desconocido, por no decir, descontrolado. Pues, a pesar de parecer que daba los golpes aleatoriamente, siempre impactaba a los lobos. Hubo un momento que fue atacado por un conjunto de lobos a la vez, y con una combinación de break dance y capoeira, fue golpeando uno a uno a los lobos. Dejándolos KO con sus fuertes patadas giratorias y bamboleos.

Con un poco de espacio para respirar, miro aun lado y a otro. Suspirando, observo que aun le quedaban muchos lobos. Pesadamente corría de un lado para otro, evitando que más vacas fueran devoradas por aquellos sabuesos. Cuando de repente, un gran aullido resonó como un eco, retumbando por las calles del pueblo. Los lobos al oír aquel aullido se quedaron atemorizados, agachado sus cabezas y empezando a alejarse del corralillo.

A los pocos minutos apareció, por una de las calles por las que habíamos aparecido Ragnar y yo, un hombre barbudo de unos 3 metros de altura. El tipo era muy voluminoso, con unos definidos abdominales en la tripa. Estaba cubierto por una gran capa de piel de lobo (lo cual era sorprendente que llegara a ver lobos tan enormes)Y sinceramente creo que no llevaba nada más destacado, bueno, una enorme suciedad por todo el cuerpo. El sujeto volvió a aullar, produciendo un ruido aterrador, haciendo que algunos de los lobos echaran a correr despavoridos en sentido contrario.

-Creo que por fin hemos encontrado al macho alfa de la manada.- dijo Gusi a Ragnar que se encontraba por los alrededores.

El extrovertido marine fue acercándose lentamente al gran hombre salvaje. Por no decir con chulería. El marine hecho los brazos hacia detrás y sus guantes empezaron a adquirir un color rojizo cereza. Cuando estaba a escasos centímetros de él, fue a atacarle con unos llameantes puños rodeados de fuego. Pero el enorme tipo, se movió con una gran ligereza y velocidad. Dando una potente patada al marine, lanzándole unos 5 metros de distancia. Acabando dentro del redil, e impactando con una vaca. La cual, paro su trayectoria con el estómago.

-Vaya, pensé que al ser tan grande y gordo iba a ser jodidamente lento. Grato error por mi parte.- jadeaba Gusi a la vaca, tirado en la hierba a su lado.

El enorme hombre empezó a caminar hacia al redil, cuando se percató de la presencia de Ragnar. Entonces, se hecho la capa de lobo hacia detrás, asomando en sus manos, unos enormes puños americanos, con afilados colmillos sobresalientes. Después el tipo dio un enorme rugido tan potente como el de un león. Lo cual era un poco raro, porque antes aullaba como un lobo jaja.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Jue 11 Feb 2016 - 17:44

Antes de poder llegar al cercano lugar donde se encontraba el peli blanco, escuché un enorme aullido resonar por toda la isla. Cuando los lobos de los alrededores lo escucharon huyeron pavoridos, al parecer aquel era el verdadero macho alfa… ¿Tanto miedo tenía que dar como para que todos los canes salieran corriendo? Tras quedarme unos segundos quieto analizando el aullido retomé mi marcha. De golpe, un enorme hombre de unos tres metros apareció a la lejanía. Él tenía una gran barba, muy voluminosos y con unos grandes abdominales, con piel de lobo utilizada como ropa y con su cuerpo recubierto por la más asquerosa suciedad.

Cuando mi “aliado” vio a aquel gran hombre se acercó hacía él con aires de superioridad, segundos después este se encontraba volando por los aires. Cuando vi aquella escena no pude evitar sonreír, se lo tenía bien merecido. El gran hombre fue hacía él para acabar su trabajo, pero entonces me vio. Al parecer no le hacía mucha que yo hubiera matado a sus pequeños hijitos y quería vengarse por ello, o tal vez simplemente quisiera darme un besito, quién sabe, su cara estaba entre una mezcla de ambas. Cuando se giró hacía mí, también echó hacía atrás su capa, dejando a la vista unos grandes y metálicos puños americanos con grandes colmillos de lobo, al parecer quería darme un besito, porqué por el aspecto de sus armas no le tenía mucho respecto a sus cachorritos.

Este empezó a acercarse hacía mí, yo no me quedé atrás y también empecé a correr hacía él, cada vez que nos encontrábamos uno más cerca del otro íbamos más rápido, él empezó a apretar sus puños y yo desenfundé mis tres espadas al mismo tiempo que las envolvía en mi negro fuego Amaterasu. No iba a permitir que un payaso que no conocía la palabra “ducha” y se hacía capas con las pieles de sus subordinados fuera a derrótame. Por fin estábamos uno delante de otro, aprovechando la velocidad que obtuvo mientras cargaba contra mí, me lanzaba un potente puñetazo directo al pecho. Yo logré parar su ataque poniendo las espadas de mis manos en forma de cruz, seguidamente me libré de su puño tirándolo ligeramente hacía atrás y le hice un corte con la katana de mi boca en su pecho, rápidamente empezara a brotar llamas oscuras de su herida, no obstante no parecían hacerle mucho daño.

Él empezó a reírse de una forma un tanto malévola y su puño se volvió de un color negro intenso ¿Qué cojones era eso? Seguidamente me lanzó un potentísimo upper a la mandíbula, lanzándome varios centímetros hacía arriba y haciendo que aterrizara de cuelo en el suelo. Ese golpe… estaba viendo las estrellas. ¿Acaso aquello era lo llamado “Haki de Armadura”?



avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Jue 18 Feb 2016 - 19:47

Gusi se puso en pie y pesadamente, apoyándose en la vaca a su lado, y hecho a correr en dirección al enorme tipo. Mientras corría contemplaba como Ragnar luchaba con él. Sin duda era un tipo fuerte, pero aquella enorme bestia no podría con los dos. Cuando estaba a escasos metros de la valla, Gusi salto encima de una de las vacas y dio un gran salto, impulsándose más de lo que esperaba. Mientras estaba en el aire, cargo sus dos últimas balas de aire en la escopeta. Se quedó suspendido en el aire a escasos centímetros de la cara del enorme tipo. Entonces Gusi, golpeo sus guantes. Los cuales uno estaba de color rojo y el otro de color azul, provocando una densa niebla que le oculto a él y el rostro del tipo enorme.

Cayendo en el hombre de aquel enorme mastodonte. Gusi golpeo con una fuerte patada la cara de aquel sucio individuo. Pero el dolor se lo hizo más bien el joven recluta. La parte en la que le había golpeado, estaba cubierta por una capa dura de color negro.
-Maldita sea, es hakki de armadura- dijo Gusi con rabia. Mientras con sus manos seguía creando niebla.
Rápidamente el tipo fue a golpearle con su enorme mano, pero Gusi salto por su espalda, deslizándose hasta el suelo con la ayuda de la capa gigante de piel de lobo. Sin duda había faltado bien poco para ser aplastado.

Una vez en el suelo, vio como Ragnar estaba enfrente de aquel tipo. Gusi tuvo una fugaz idea. Corrió entre los pies del enorme ser y le disparo en uno de los tobillos con una bala de aire. La cual golpeo ferozmente, como un tornado, en la pierna del gigante. Que hizo que perdiera el equilibrio y empezara a caer lentamente, con el rostro cubierto de niebla. Provocando que no pudiera ver lo que pasaba a sus pies.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Ragnar Asborn el Lun 22 Feb 2016 - 18:36

Mierda… todo estaba nublado. Miré al cielo y seguidamente me llevé la mano a la frente, tras aquellos breves segundos intentando volver a la realidad me puse en pie. Había subestimado a mi rival, lo había subestimado demasiado y aquel golpe había sido el castigo por dicha acción, ahora tocaba ponerse enserio. Pude ver como mi aliado temporal (si se le podía llamar así) me tomaba el relevo. Creó una especie de niebla a su alrededor para ocultar sus ataques, lo primero que hizo fue intentar golpear la cara de su gran adversario con su pie, a pesar de lograrlo el resultado no fue el esperado… el haki volvió a interponerse en nuestra “misión” de acabar con ese cabrón maloliente.

El peliblanco se puso a sus espaldas y seguidamente se deslizó por debajo del gran hombre ¿Acaso tenía un plan? Agarró su escopeta y disparó en el tobillo del gigante con una rara bala hecha de aire. Cuando el disparo llegó a su objetivo este se desequilibró y empezó a caerse con el rostro aún cubierto por aquella molesta niebla. No me gustaba decir aquello pero… el bufón de los chistes sin gracia había hecho un buen trabajo. Esperé al momento exacto y cargué contra el gigantesco cuerpo del gigante con mis tres espadas. –Tal vez puedas parar mis ataques con ese “Haki”, pero si no ves donde te ataco… ¡KUROKEN! – Dije mientras mis espadas se veían rodeadas por un intenso fuego negro y yo daba una rápida vuelta sobre mí mismo para seguidamente cortar en tres sitios totalmente aleatorios del cuerpo de mi rival.

Cuando terminé mi ataque me encontraba detrás de él, dándole las espaldas. Enfundé mis tres katanas y al mismo tiempo la sangre empezó a salir disparada del su cuerpo y el oscuro fuego empezó a esparcirse. Uno de los cortes estaba trazado desde lo más alto de su cabeza hasta el final de su entrepierna, el segundo de su hombro izquierdo a la parte derecha de la cadera y el tercero cortaba su barriga por completo de forma horizontal… Era hora de llenar la barriga del lobo con piedras.
avatar
Ragnar Asborn

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 19
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 5.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Gusi el Miér 24 Feb 2016 - 12:13

Gusi contemplaba como Ragnar se encontraba en este momento en la parte trasera del gigante. ¿Cómo se había movido a esa velocidad? No le había visto ni pasar por su lado. Solo sintió una fuerte brisa. Sin duda aquel espadachín era legendario. Mientras Gusi seguía anonadado en sus pensamientos, unas gotitas de sangre empezaron a caerle encima. Y como todo el mundo sabe, cuando chispea, va a llover. Apenas pasaron unos segundos en los que levantaba la mirada, y una gran oleada de sangre le embadurno todo el cuerpo. Parecía que estaba predestinado a estar cubierto de ese líquido rojo todo el día.

El enorme tipo siguió su trayectoria hacia el suelo, cayendo con lentitud. La niebla en su rostro se disipo, dando a ver un rostro inconsciente y dolorido. El gigante al caer sobre el suelo hizo que se provocara un leve terremoto, seguramente debido a su enorme peso. Después un lago de sangre y un fuego negro empezó a rodearlo. Era una imagen un poco macabra, y más aun cuando las vacas locas empezaron a lamer la sangre del gigante.

Gusi se acercó a Ragnar, mientras se quitaba la sangre a sacudidas. Como un perro mojado, cuando intenta secarse. Y dijo con un tono cordial y amigable:

-Ragnar, eso ha sido alucinante. Pero me parece que mi trabajo aquí a terminado. Espero volver a verte.- con un tono de voz un poco apenado. Con una última mirada triste a su compañero, se dirigió a la enorme multitud que emanaba del pueblo. Parecía que todo se había acabado, pues los habitantes al ver al enorme tipo en el suelo empezaron a saltar de alegría y a darse abrazos. Gusi no se volteo para volver a mirar a Ragnar, simplemente camino hasta perderse en la multitud, dejando un rastro de pisadas rojas.
avatar
Gusi
Comandante
Comandante

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 02/04/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Nivel:
73/150  (73/150)
Experiencia:
101431/790000  (101431/790000)
Berries: 47.558.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una isla de gordos.[Privada: Gusi & Ragnar Asborn]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.