Últimos temas
» Jack vs D. C. 3
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyHoy a las 0:45 por Jack Suzume

» Annie vs. Nº 5
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 23:49 por StaffOPD

» Lance vs. Tanya Cross
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 23:33 por StaffOPD

» Edward vs. Lucio Deer
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 23:26 por StaffOPD

» Maki vs. Nº3
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 23:13 por StaffOPD

» Ha pasado un tiempo ya
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 22:45 por Rainbow662

» Kai is back, ladies and gentledogs [En proceso]
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 20:37 por Lion L. Kai

» Al vs D.C. 2
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 18:56 por Arthur Silverwing

» Demostradme lo que valéis [Priv. Justice Riders][Zuko-Kayn-Kenzo-Heaten]
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 17:25 por Zuko

» Ellanora vs. El doctor
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 16:43 por Ellanora Volkihar

» Zay y Galhard vs The Creepy
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyAyer a las 12:16 por Galhard

» Brynn y Scarlett vs. El druida de las esporas
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EmptyDom 19 Mayo 2019 - 23:28 por StaffOPD


El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Lion L. Kai el Mar 29 Mar 2016 - 16:28

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo BvCv8S5El Puño Rojo contra el Terror del Abismo EGhD1lYEl Puño Rojo contra el Terror del Abismo 6cbDyLo

Límite de tiempo: Sin fecha límite ni saltos de turno.

Condiciones:
- A KO con posibilidad de muerte.
- Si Bisutomaru es derrotado y sobrevive, será encerrado en Impel Down.
- Si Bisutomaru vence, su recompensa aumentará de nuevo (sin implicar un nuevo reto).
- Si Kai vence, podrá pedir insignias al mérito militar o el porcentaje de recompensa que le corresponda.
- Exp. estipulada por las normas


Escenario:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Sabaod10
Archipiélago Shabaody: Es un área cerca del Red Line. Aunque se llama archipiélago, es realmente el mayor bosque de Mangrooves (árboles gigantes con raíces hundidas en el agua) que existe. Cada árbol representa una "isla" (más bien islote) para qué la gente viva. Puesto que es apenas un bosque flotante y no una isla como las que se acostumbran a encontrar en la Grand Line, no tiene ninguna señal magnética que pueda registrar un Log Pose.

Empieza Bisutomaru.
Lion L. Kai

Mensajes : 3106
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 25
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm90/150El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (90/150)
Experiencia:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm145320/1000000El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (145320/1000000)
Berries: 8.350.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Invitado el Mar 29 Mar 2016 - 16:52

La cosa era bastante sencilla, si Kaiser-sama no aparecía ya no había sentido para controlarse. El terrible monstruo ahora no era el guerrero de nadie, había sido abandonado por segunda vez y se hallaba sin un líder. Bisutomaru era un arma, una especie de espada que nadie estaba sosteniendo por el mango y por ello se había dedicado a asesinar a todos los seres que encontraba a su paso. Su última presa se había hallado en la isla de las mujeres y la había asesinado sin cuartel. De hecho en su cuerpo quedaban cicatrices de la pelea que tuvo con aquella loca del gobierno. La comida había estado muy buena pero ahora no tenía hambre. Estaba dirigiéndose a aquella isla con un único motivo. Según decían había bastantes tenryubitos por la zona y eso era algo que excitaba al monstruo. El poder arrancar la cabeza de aquellos tipos protegidos por el gobierno era el mayor de los desafíos al mundo.

No había tardado mucho en llegar y de hecho ahora se hallaba caminando por una pequeña plaza rodeada por césped y árboles. Parecía un sitio bonito dónde vivir pues las casas eran pequeñas y la gente jugaba en los parques con toda la calma del mundo. En ese momento todo aquel buen ambiente desapareció. Uno de los bancos fue arrancado de cuajo y lanzando contra unos simples ciudadanos que acabaron por los suelos. – ¡Hnhnhnhnhnhn! ¡Hyahahahahaha! ¿Dónde están los dragones celestiales? ¡Por el poder que el gran Kaiser me ha otorgado! ¡Acabaré con la raza humana! – La gente corría temiéndose lo peor pues los rosados ojos de la bestia no eran normales. Eran más sádicos que incluso los de los reyes marinos. Su haki de observación estaba activado para poder detectar las presencias y su lengua de paseaba despacio de un lado a otro. En ese momento un guardia salió de uno de los edificios y le miró con ira.

El muy insensato corrió a por él con una espada en mano y trató de lanzarle un corte con fuerza en toda la cabeza. El monstruo simplemente estiró su mano derecha antes de que el pobre tipo pudiese terminar su ataque y le tomó del cuello. Lo elevó como si de un simple juguete se tratase y empezó a reír de forma macabra. Mordió su cabeza con fuerza arrancándola de cuajo y comienzo a masticarla. Escupió restos de cráneo y de sesos por aquel precioso césped para después lanzarlo a un lado y sonreír. El cuerpo quedó tendido en el suelo y nadie tenía el valor suficiente para acercarse. En ese momento el temible ser pudo ver un edificio algo más grande y en forma de pirámide. Tal vez ahí podía ver a más de aquellos inútiles y ahora empezó a olfatear mientras caminaba tranquilamente hacia aquel sitio. De hecho tomó el cadáver del guardia por una pierna para poder lanzarlo en cuanto llegase, se divertía con aquel tipo de cosas. – ¡¿No hay nadie capaz de luchar conmigo?! ¡Hnhnhnhnhnhnhn! ¡Hyahahahahaha! – El monstruo de más de cuatrocientos millones y medio continuaba riendo y caminando hacia su objetivo.
Invitado
avatar


Invitado

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Lion L. Kai el Mar 29 Mar 2016 - 21:25

- Oe, oe... ¿es que no hay manera de dormir una siesta? - murmuró para sí Kai, bostezando.[/i]

Se incorporó frotándose los ojos, y miró a su alrededor. Lo que le había despertado habían sido los gritos de una multitud histérica y aterrorizada, y no tardó en localizarla. Bajo el tejado sobre el que dormitaba, un numeroso grupo de personas huían corriendo en masa. Kai suspiró, molesto porque tocase interrumpir su digestión. Se levantó y recogió la chaqueta blanca de oficial, echándosela por los hombros. "A juzgar por este jaleo, estoy muy seguro de que eso lo ha causado mi objetivo" Se crujió el cuello y comenzó a dar saltos en el sitio al tiempo que daba puñetazos al aire, tratando de despejarse al tiempo que calentaba. No solía tener problemas en combatir sin estirar antes, pero en aquel caso acababa de despertar y aun estaba algo atontado. Observó a la calle al tiempo que activaba su mantra, atento a toda presencia hostil. Paró de moverse y rebuscó en su chaqueta, sacando el cartel de recompensa del gyojin.

- Así que Bisutomaru, el Terror del Abismo... un nombre demasiado grandilocuente para un tiburoncito con la moral demasiado subida - comentó para sí mismo - Hoy toca servir pescado asado.

Tanto sus superiores en la Marina como el agente Ivan, su enlace con el Cipher Pol, le habían enviado instrucciones muy concretas: detener a cualquier precio a Bisutomaru, ya fuese arrestándolo o matándolo. Al principio había tratado de escurrirle el bulto a Arthur, pero en cuanto recibió las órdenes como agente especial no le quedó más remedio que intervenir. Como marine tenía ya reputación de vago violento, así que no le importaba hacerle fe, pero como agente tenía algo más de sentido del deber. Al fin y al cabo, era un puesto que le habían asignado por sus capacidades y demostrando que confiaban en él. Y podía ser un comilón y un perezoso, pero al fin y al cabo tenía ideales, y aunque fuese de vez en cuando tenía que luchar por ellos. Además, qué narices, a él le gustaba combatir. Buscar a Bisutomaru había sido un coñazo, pero una vez localizado, no tenía problemas en luchar contra él y procurar darle una buena paliza.

Comenzó a saltar de tejado en tejado, corriendo por estos en dirección al lugar de la conmoción. No tenía pérdida, no tenía más que ir en dirección contraria a los ciudadanos aterrorizados. Y efectivamente, en poco tiempo llegó a una zona que estaba ya desierta excepto por un gigantesco gyojin de aspecto brutal y más alto y corpulento que él. Iba riéndose con la boca ensangrentada, y unos metros tras él había un cadáver sin cabeza y varios cuerpos tendidos junto a un banco ensangrentado. Kai frunció el ceño, enfadado, y fue a llevar la mano al bote de poción del berserker que llevaba consigo, pero en el último momento se frenó. "Beber eso ahora sin más información sería una enorme imprudencia. Ni siquiera se cuánto más poderoso que yo es." Un aura rojiza comenzó a envolver a Kai, al tiempo que sus pupilar se volvían doradas y su cuerpo más delgado y definido. Se agachó flexionando las rodillas, y calculó la fuerza que necesitaría para llegar hasta su objetivo sin pasarse. Entonces, aprovechando el aumento combinado de velocidad y agilidad de su Segundo y Sexto Camino y del Flaming Mode, saltó desde el tejado hacia Bisutomaru con la pierna derecha extendida hacia su cabeza, imbuida en haki armadura. No sería un golpe normal, si no que generaría una vibración al impactar, y siendo en la cabeza eso probablemente le causaría mareos y le haría perder el equilibrio (contando con que no quedara noqueado por el fuerte golpe, claro).

Flying Kick [Haki armadura nvl. 2]
Lion L. Kai

Mensajes : 3106
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 25
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm90/150El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (90/150)
Experiencia:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm145320/1000000El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (145320/1000000)
Berries: 8.350.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Invitado el Mar 29 Mar 2016 - 23:35

La bestia continuaba avanzando con una sonrisa siniestra en su rostro. Se había cansado de llevar aquel cuerpo consigo y lo había tirado a un lado hacía ya unos momentos. Sus pisadas continuaban desplazándole hacia el enorme edificio en forma de pirámide y parecía que nadie iba a poder parar al monstruo. En ese momento sintió una presencia gracias a su mantra y a su olfato. Se estaba acercando a él a una velocidad bastante alta. Se giró rápidamente pudiendo ver a una figura que se movía a una buena velocidad. Colocó los brazos en equis mientras saltaba hacia atrás y se imbuía en haki armadura. Debido al salto y al movimiento el impactado dio de lleno en sus antebrazos y lo tiró de espaldas al suelo. Notó un fuerte dolor en sus huesos y también en una de las cicatrices que tenía en esa zona debido al combate contra la agente del gobierno.

Rugió un poco convirtiendo lentamente el gruñido en una enfermiza risa mientras miraba a su visitante de forma sádica. Movió los brazos de un lado a otro debido al buen golpe que se había llevado en ellos. Era como si le estuviesen vibrando y aquella sensación le molestaba pues le estaban doliendo bastante. Era como si una corriente se hubiese formado dentro de ellos y le hiciera sentir un escozor considerable. Ahora se relamió despacio mirando al chico de arriba abajo. Parecía ser alguien fuerte a juzgar por su cuerpo, se notaba que lo había entrenado. Que le hiciese frente le había impresionado y su fuerza había sido considerable. El monstruoso tiburón comenzó a reír mientras le observaba. – ¡Hnhnhnhnhnhn! ¡Hnhnhnhnhnhn! ¿Tú eres el humano que va a detenerme? No me hagas reír ¡Solo eres un insecto más! – Los macabros ojos de la bestia se clavaron en los del chico. Sus ganas de asesinar eran impresionantes y comenzaba a sentir la necesidad de estar bañado en sangre. Sin pensárselo ni un momento corrió hacia el chico de cabellos castaños.

Una vez estuviese frente a él trataría de lanzarle un rodillazo al estómago para después girar sobre su propio eje e intentar impactarle su puño en el centro de la cara. Ambos ataques estaban imbuidos en su haki armadura. – ¡No hemos acabado! – [Manual Prisa] Dijo mientras echaba su mano derecha hacia atrás y trataba de lanzar una potente palmada contra el pecho de su oponente. Como los ataques anteriores estaba imbuida en haki. – ¡Kárate Bisuto! ¡Strike Shark! – Gritó mientras reía como un maniático. Hubiese acertado o no, se quedaría en posición de combate y observaría a su oponente.
Invitado
avatar


Invitado

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Lion L. Kai el Miér 30 Mar 2016 - 8:11

Haciendo gala de la gran agilidad que le otorgaba el Segundo Camino, se impulsó en la defensa del gyojin con la propia patada hacia atrás, para tras realizar una pirueta caer en pie. Se puso en guardia y observó a la gigantesca mole naranja levantándose. "Es muy resistente. Sin embargo, tal vez pueda intentar ganarle a fuerza bruta... lo comprobaré en el próximo intercambio de golpes." Desactivó su Segundo Camino para aumentar sus fuerzas, haciendo que su masa muscular aumentara notoriamente, y lo invitó a acercarse haciéndole un gesto con la mano derecha. Así que un insecto, ¿eh? Pobre infeliz. Pronto comprobaría que se había equivocado de rival. Cierto era que los gyojins eran más fuertes que la mayoría de humanos, pero él no era una persona corriente.

- Menos hablar y más golpear, pescado. ¡Ven y demuéstrame cómo de fuertes son los de tu raza! - dijo, con una sonrisa feroz.

Por lo que había visto antes, dominaba el busoshoku, pero por suerte para él estaban igualados en el nivel de control de este. Así pues, no tendría problemas en contrarrestárselo. "Me gana en peso y tamaño, pero es probable que pueda tratar de sacar algo de ventaja de ello." Mientras el gyojin corría hacia él, Kai no pudo evitar compararlo con un toro naranja exageradamente gordo, y se le escapó una carcajada. Desde luego sólo le faltaban los cuernos e ir a cuatro patas. Prestando algo más de atención al combate, vio venir el movimiento del hombre tiburón justo antes de que este lanzase el rodillazo. Sin pensárselo dos veces, y demostrando lo bruto que era, imbuyó él también su rodilla en haki y contrarrestó el golpe del gyojin con el suyo propio. Sin embargo, debido a que Bisutomaru llevaba carrerilla y era más pesado y corpulento, salió mal parado del choque. Se tambaleó y perdió el equilibrio, al tiempo que notaba un dolor sordo en la articulación. Percibió el siguiente ataque también, pero no estuvo en condiciones de evitarlo como correspondía, y apenas le dio tiempo a interponer sus brazos. El impacto lo mandó un par de metros hacia atrás, haciéndole caer de espaldas. Apretó los dientes, enfadado y aguantando el dolor y masculló:

- Cuanto más grandes son...

Se incorporó con un rápido movimiento, justo a tiempo para encarar a su enemigo, que intentaba lanzarle una fuerte palmada al pecho. Esta vez no hizo el bestia, y aprovechando la ventaja que le confería su mantra, se movió un poco hacia la izquierda, lo justo para evitar el golpe. Al mismo tiempo se intentó aferrar al grueso antebrazo de su rival con su extremidad derecha, mientras echaba la izquierda hacia atrás con una sonrisa feroz. "Jaque mate." Dirigió el puñetazo hacia el pecho del gyojin, aunque con lo alto que era este sería más apropiado decir que apuntó hacia arriba, lanzando un gancho ascendente. El golpe nunca llegó a alcanzar a su objetivo, si no que se frenó a medio camino, al tiempo que del puño salía un poderoso estallido de llamas. Era una explosión de fuego concentrada en una línea recta de medio metro de ancho, que llegaría a alcanzar una zona de hasta cinco metros. A aquella distancia y con lo grande que era, el pececito lo iba a tener difícil para esquivar.

- Akai Ken, ¡Bakuhatsu!

Acto seguido se soltaría del gyojin para evitar un contraataque, alejándose a gran velocidad propulsado por llamas que salían de sus manos y pies. Tras apartarse unos cinco metros, comenzó a ascender en el aire y observó el resultado. Le gustaba pelear, pero no machacar gente hasta dejarla medio muerta. Sin embargo con aquel tipo haría una excepción. No era más que un asesino y un monstruo que estaba mejor muerto o encerrado y pudriéndose. Por lo que sabía, había asesinado recientemente a una agente del CP7 y a un Teniente Comandante de la Marina, y eso sólo era el comienzo de su larga lista de crímenes. Ni siquiera tenía motivos para lo que hacía, simplemente disfrutaba matando humanos. Frunció el ceño y dijo:

- Soy el Comodoro Kai, de la Marina. Ríndete y te arrestaré sin matarte. Resístete y me ocuparé de que sufras un castigo apropiado. Seguro que eres de la clase de gyojins que se creen superiores a los humanos... pues déjame decirte que si crees que puedes vencerme... - sonrió sádicamente - inténtalo. Morderás el polvo, basura. Aun no ha llegado el día en que yo vaya a ser vencido. Sólo una persona hasta la fecha ha logrado vencerme en un combate real, y estás a años luz de él. Cuando acabe este día temerás a un humano, pequeño bastardo racista - irónico que le llamara pequeño... en fin, igual servía para provocarle más.
Lion L. Kai

Mensajes : 3106
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 25
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm90/150El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (90/150)
Experiencia:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm145320/1000000El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (145320/1000000)
Berries: 8.350.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Invitado el Miér 30 Mar 2016 - 14:47

Los ataques de la bestia habían servido para lanzar al chico de espaldas en la primera tanda y aquello le hizo sonreír de lado. Parecía un hombre más resistente que sus anteriores presas, las cuáles habían acabado con los huesos rotos y despedazadas. Estaba viendo un resultado bastante interesado y su objetivo era aprovechar el combate al máximo. Su palmada fue evadida por aquel tipo que enseguida se las arregló para tomar su antebrazo con su propia extremidad ¿Tan cerca? Era un suicidio por su parte pues el monstruo era un demonio en el cuerpo a cuerpo. Abrió la boca a punto de morderle la cabeza cuando de repente notó algo raro. El puño de su rival iba hacia él y lo que hizo fue meter su antebrazo libre en la trayectoria envuelto en haki. – ¿Nani? – Susurró cuando se frenó de repente.

La bestia alzó una ceja estando un poco confuso y de repente aquella explosión de fuego salió contra él. Los ojos rosados del terrible ser se cerraron al mismo tiempo que inflaba los mofletes. Salió disparado hacia atrás notando como su brazo se abrasaba por el calor y su cuerpo empezaba a dolerle. Aguantó el dolor todo lo que pudo para después mirar hacia arriba y abrir la boca empezando a salir de su garganta un cañonazo de agua. Al caer hacia abajo tuvo el efecto de una ducha con una cantidad de agua exagerada. Empezó a sentirse mucho mejor pero era impresionante el dolor que recorría su cuerpo. Su pecho estaba al rojo vivo y se notaba una enorme quemadura. El brazo que había puesto en medio echaba humo y encima sangraba debido a la potencia que había tenido el ataque. Clavó una rodilla en el suelo sintiéndose dolorido pero con su energía de canalización no paraba de moldear agua en su boca. En poco tiempo la cantidad que llegó a expulsar por la boca fue tan exagerada que el suelo comenzó a encharcarse.

El líquido avanzaba por el lugar como si un lago se hubiese desbordado. El monstruo se tiró al suelo rodando y empapándose en agua mientras apretaba los dientes luchando por no gritar de dolor. Por suerte su cara no se había visto dañada pero su pecho, brazo, abdomen y parte de una pierna habían sido quemadas a presión. Iba a necesitar ayuda médica cuanto antes pero por el momento aquello no iba a detener al terrible ser. Bisutomaru se puso en pie despacio observando cómo su presa se elevaba. En ese momento escuchó las palabras de aquel tipo y no pudo evitar empezar a reírse. Le había resultado un poco gracioso que fuese un marine pues pensaba que tan solo era un luchador sin afiliación. Podía volver a aumentar el precio por su cabeza si lo eliminaba. – ¡Hnhnhnhnhnhn! ¡Hyahahahaha! ¿Racista dices, comodoro-chan? Los humanos sois basura, los gyojines son basura ¡El mundo es basura! – Gritó dando a entender que no era racista, simplemente mataba todo cuanto deseaba.

Pasó su lengua de un lado a otro relamiéndose para después abrir los ojos todo lo posible y mirar a su presa de forma sádica. – A fin de cuentas tu gobierno me creó ¡Ahora el monstruo que hicisteis va por vosotros! ¡No sabéis el terror que está a punto de asolar el gobierno! – Claramente aquella bestia se refería a un golpe que aquellos cabrones no iban a ver venir. Él participaba por simple aburrimiento, luego mataría al enmascarado en cuanto pudiese. No iba a dejar que su presa escapase y pese a estar en el aire tenía planeado golpearla. Elevó ambos puños sintiendo un dolor punzante en el quemado para después lanzar un grito de furia. Un inmenso tiburón azul de unos veinte metros de alto salió disparado hacia el comodoro. Era más alto que largo y parecía un pez cabezón pero se trataba de una enorme onda cortante imbuida en haki armadura. Era uno de sus ataques más poderosos por no decir el que más. Con él había matado a sus anteriores presas y ahora planeaba hacer pedazos al chico con él. – ¡Cae al abismo! ¡Conviértete en comida! – Gritó entonces mientras activaba su aura verde para recuperarse de algunas heridas [Manual Micaiah]
Invitado
avatar


Invitado

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Lion L. Kai el Jue 31 Mar 2016 - 2:47

El pescado era resistente, al parecer. Le había quemado a conciencia, e incluso le humeaba aun un brazo, pero seguía vivo y dando batalla. Kai frunció el ceño al ver lo que hacía. ¿Qué clase de monstruo era ese... era un grifo humano? El marine abrió mucho los ojos, impresionado al ver lo que hacía Bisutomaru generando agua. Aquel ser era... ¡magnífico! Le necesitaban en la Brigada. Entre él y Al tendrían agua fría siempre que tuvieran. Esbozó una sonrisa y se llevó la mano al mentón, pensando en las infinitas posibilidades de aquello, y en las cientos de bromas que podría gastarle a Arthur. Robarle su estúpido colgante iba a ser una chiquillada comparado con lo que podría hacerle.

- Agua contra fuego... curioso. ¡Te venceré, señor fuente!

El gyojin no paraba de vomitar cada vez más agua, hasta que llegó un punto en que todo el suelo estaba encharcado. Bueno, no era el momento de distraerse, o podría acabar mal parado. Al fin y al cabo, el agua era su enemigo natural. Comenzó a girar sobre sí mismo generando llamas, envolviéndose en una enorme cantidad de estas, cada vez mayor. Ya se esperaba que Bisutomaru tendría algo pensado con aquel agua... había oído hablar de gyojins capaces de manipularla con su cuerpo, y para aquella misión le habían confirmado que existía tal habilidad y se llamaba Karate Gyojin, del cuál su objetivo era practicante. Pues bien, no se iba a quedar sentado mientras este generaba agua, y dado que al parecer su ritmo de generación de llamas era mayor, acabaría saliendo victorioso de aquella carrera. Al poco rato había una bola de llamas de tamaño descomunal en el cielo, como un sol en miniatura. Podría haber hecho crecer más, pero hubiese sido una pérdida de energía, así que se detuvo. Debía ahorrar fuerzas por si aquello no funcionaba.

- Así que el terror que nos acecha, ¿eh? ¿Qué tal si hacemos una pequeña apuesta? Si te venzo, me lo dirás todo. Me da igual que aceptes o no; lo sabremos todo si te derroto - dijo, frunciendo el ceño.

Al tiempo que el otro alzaba sus manos hacia él, Kai juntó sus palmas y se centró en su fuego. Este adoptó la forma de una inmensa bestia cuadrúpeda de tres cabeza, una de león, otra de cabra y otra de dragón. Entonces hizo un movimiento con sus brazos como si tirase del aire y lo arrojase hacia Bisutomaru, y el ser de llamas salió disparado hacia el tiburón de fuego. Era algo más grande que este, y en cuanto chocaron hubo una violenta explosión por el choque térmico. De repente algo lo golpeó con fuerza, y al instante siguiente se vio dando vueltas por los aires. Cielo y tierra se confundían en una frenética sucesión de imágenes, y ya no tenía claro donde estaba el arriba y el abajo. Con un gruñido, comenzó a emitir fuego de nuevo por sus manos a modo de propulsor para estabilizarse. Lo logró, pero no pudo evitar un enorme mareo; todo le daba vueltas, le pitaban los oídos y sentía un fuerte dolor de cabeza. Además de eso, notaba algo cálido en el mentón. Comenzó a emitir el fuego por los pies para dejar las manos libres, y se llevó la derecha a este. Sangre... ¿qué había pasado? Al mirar al a zona, vio una gran nube de vapor ascendiendo. "Una explosión, seguramente." Con un suspiro, se lanzó directo de nuevo a la calle donde estaba Bisutomaru, volando a su máxima velocidad. De repente sus músculos comenzaron a crecer y expandirse, al tiempo que sus pupilas se volvían doradas de nuevo.

- Primer Camino del Sokudan... ¡liberado!

Ahora debía estar posiblemente al nivel de fuerza del gyojin, si no a más. Con un grito de guerra, imbuyó ambos brazos en haki de armadura, volviéndose estos de color negro metálico. Además todo su cuerpo se recubrió de llamas. Centró su haki de observación en él para estar atento a un posible contraataque y voló directamente hasta él lanzándole un golpe directo, un puñetazo al pecho con el brazo derecho. ¿Por qué lanzaba un golpe tan simple? Pues porque en su simpleza radicaba la genialidad: posiblemente el gyojin intentaría esquivarlo o contraatacar antes de que lograse herirlo. Para eso estaba ya preparado: en el caso de que Bisutomaru se echase a un lado, se frenaría emitiendo una llamarada con el brazo con el que estaba atacando, giraría sobre su propio eje emitiendo llamas por los codos y golpearía con el izquierdo. Si no intentaba o no lograba esquivarle, simplemente golpearía con el derecho. Daría igual cómo intentara bloquearle, pues no era un simple puñetazo. El golpe generaría una fortísima onda de choque envuelta en llamas: la técnica que había aprendido de Karl. Y su nombre era...

- ¡Supreme Cannon!

Spoiler:
Gracias a la combinación del Primer y Sexto Camino y el Flaming Mode, ahora mismo la fuerza de Kai es de 4,25 veces su original, y la velocidad de vuelo de su Akahane es de 15 m/s.
Lion L. Kai

Mensajes : 3106
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 25
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm90/150El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (90/150)
Experiencia:
El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 3qaWnZm145320/1000000El Puño Rojo contra el Terror del Abismo 9h2PZk8  (145320/1000000)
Berries: 8.350.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Invitado el Vie 1 Abr 2016 - 1:09

Las palabras del castaño le hicieron bastante gracia pues al haber dicho que si le derrotaba iba a saber todo había despertado el orgullo del tiburón. No sentía ningún acercamiento hacia Jin y le daba lo mismo lo que le pasara a aquel idiota pero no iba a tolerar que se lo arrancasen si no era él quién lo dijese. De todas formas ni él mismo sabía cómo pensaba meterse en la marina el Ifrit. Tenía que dejar de pensar en aquellas cosas y por el momento simplemente se relamió despacio al mismo tiempo que empezaba a reír despacio. Era el momento de terminar con la vida de aquel tipo.

En ese momento pudo ver como su tiburón colapsaba contra lo que parecía ser un ser de fuego. El resultado fue una explosión que le hizo a él también salir hacia atrás y caer contra el agua del suelo de forma violenta. Tosió un poco mientras fruncía el ceño y se colocaba en pie tratando de mirar a su presa. Notó que no estaba frente a él y a juzgar por su haki de observación se estaba acercando a una velocidad impresionante. El tiburón lo vio ir hacia él y en ese momento pudo apreciar la impresionante velocidad a la que se movía el chico. Se imbuyó en haki armadura y trató de estampar su puño contra el de él. Logró hacer el choque y sonrió de lado clavando sus ojos en los suyos. En ese momento notó una potencia descomunal. Su mano se partió literalmente. Salió despedido hacia atrás a una velocidad considerable. No tardó mucho en estamparse contra el edificio en forma de pirámide.

El calor de la onda ardiente le terminó de abrasar el brazo izquierdo, lo podía mover pero le dolía muchísimo. El derecho estaba totalmente inutilizado debido al golpe que había recibido por parte del marine. Tampoco es que estuviese muy bien de energía después de los dos combates que había tenido anteriormente. En ese momento abrió los ojos como platos al darse cuenta de las palabras del castaño. Cayó en una cosa ¿Cómo pensaba sacarle las cosas? Las torturas no servían con él pero no se fiaba mucho de ellos. Si se enteraban de cosas como las que hablaban en Atesaki podrían llegar hasta Kaiser. De eso nada, a su Dios no lo tocaba nadie y dado su forma física no podía vencer aquel combate. Salió del edificio con los ojos entrecerrados, dos o tres costillas rojas y totalmente chamuscado. Era un milagro que continuase en pie y lentamente fue avanzando hasta el marine. La sangre salía de su boca de forma un poco exagerada y no tardó en empezar a reír. – ¡Hnhnhnhnhnhn! ¡Hnhnhnhnhn! ¿Un sucio humano derrotarme a mí? ¡No he tenido una derrota en mi vida y no serás tú quién presuma de ello! – No paraba de reír de forma macabra.

Parecía un jodido sádico y en verdad lo era. El golpe había sido demasiado fuerte y se dio cuenta de que le costaba andar, es más, empezó a cojear. Mostró sus dientes con ganas y continuó riendo sin parar mientras miraba al chico. – ¡Kaiser-sama! ¡Es el único Dios sobre éste mundo! ¡Pese a haberme abandonado yo siempre creeré en su palabra! ¡No vas a sacar nada de esto, sucio marine! – El tiburón comenzó a acumular agua en la punta de sus dedos y en ese momento sonrió de lado. – ¡Gracias por un último combate, estúpido! ¡Tú marina va a desaparecer! – El enorme ser en ese momento imbuyó su mano izquierda en haki armadura y usando su técnica especial dio por finalizado el combate. No imbuyó la frente para asegurarse de no sobrevivir y sin piedad alguna atravesó su propia frente con los tres dedos de la mano izquierda. Había ignorado el dolor de tenerla abrasada y había cumplido su objetivo, se había atravesado el cerebro. Sus ojos quedaron en blanco y casi pareció haber dado una carcajada y todo. El cadáver de la enorme bestia cayó al agua con los ojos cerrados, tres agujeros en la cabeza y una sonrisa enfermiza.

Se iba a llevar todo sobre Kaiser a la tumba y siempre tendría el orgullo de no haber cantado ni una palabra sobre lo que sabía. El enorme demonio de los mares había muerto, desde siempre había estado solo. Su creación fue un constante maltrato del gobierno hacia él y tan solo la orca le había aceptado. Por desgracia no estaba allí para ayudarle y nada se podía hacer, ante todo él siempre había tenido devoción por su líder y la tuvo hasta en su muerte.
Invitado
avatar


Invitado

Volver arriba Ir abajo

El Puño Rojo contra el Terror del Abismo Empty Re: El Puño Rojo contra el Terror del Abismo

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.