Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7205)
 
Nocturne93 (5248)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Alwyn (2182)
 
Sawn (2161)
 
Drake Lobo Ártico (2073)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Miér 29 Jun 2016 - 19:27

La ciudad parecía más ser un cementerio que un lugar agradable al que visitar. Antes de desembarcar pude notar que algo había cambiado desde la última vez que estuve allí. Mientras el barco mercante en el que me acercaba al puerto de Nueva Esperanza pude notar que una neblina muy espesa rodeaba casi toda la costa de la isla he incluso la presencia de nubes grises le daban un aspecto tétrico a la isla. Al descender, un extraño olor a húmeda y cenizas llegó hasta mí. Aquello era otra señal de que algo no andaba bien. El extraño olor persistía y se volvía más intenso a medida que me adentraba en la ciudad, por un momento pensé que no me dejaría ni respirar pero poco a poco me fui acostumbrando a ese aroma. Un sonido extraño, tintineante y que apenas se podía oír apareció de un lugar desconocido. A mi derecha un anciano con ropas raídas, cabello sucio y largo, con una barba gris que le llegaba hasta la mitad del pecho, agitaba su cuenca de madera para que alguien se acercara a darle unas cuantas monedas. Su mano comenzó a moverse con más fuerza dándome a entender que se había percatado de mi presencia y que me acercaba a él. Coloqué dos monedas en su cuenco y le da un aliento para que tuviera suerte en el resto del día.

-Un visitante – dijo con su voz quebrada y desgastada.

Me detuve en ese momento preguntándome como lo había adivinado. Volví sobre mis pasos y me senté al lado del mendigo. De mi pequeño bolso de cuero extraje una bolsa de galletas con chispas de chocolate que había comprado antes de zarpar. Abrí la parte superior y coloqué una galleta en la mano del mendigo. Este sintió la suavidad de la masa horneada y se la llevó a la boca. Le dio una mordida y su pecho se infló como si se hubiera emocionado.

-Gracias, extraño no creí que habrían personas bondadosas en este mundo

-Anciano, ¿Sabes que ha ocurrido aquí?, hace algunos meses estuve aquí y todo ha cambiado demasiado

-Pues... es solo consecuencia de algo que ya se veía venir. La gran cantidad de piratas y aventureros que pasaban por la ciudad motivó a las autoridades de la ciudad a modificar los sistemas de seguridad.

-Mmm, ¿A qué te refieres?

-Las maquinas salieron a las calles para detener a los que iban encontrar de la seguridad de la ciudad

-Ya veo – dije mientras me ponía en pie y le daba al anciano el paquete de galletas - Gracias por la información

Antes de irme, el anciano me explicó que el olor que sentía en el aire no era más que el producto de un accidente químico que había ocurrido algunas semanas atrás. Me alejé de él mientras observaba las casas de Nueva Esperanza.
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Dom 3 Jul 2016 - 15:26

Alguien sacudió mi cuerpo con agresividad. Abrí los ojos y pude ver un techo de madera oscuro y a mi lado un hombre algo gordo me estaba mirando. Me dio el aviso que ya habíamos llegado y se fue a toda prisa. Desapareció tras las escaleras que llevaban a cubierta y yo me quedé tendido aun en el suelo de la bodega del barco en que estaba viajando. Pensaba en que podría haber estado pensando para subirme allí con todos esos hombres que parecían más animales que personas. Me coloqué en pie, revisé mis armas para comprobar que estaban cargadas por si algún problema surgía y luego volví a guardar en sus fundas los dos revólveres que siempre traía conmigo. Me acomodé el sombrero y bebí un poco de agua de la pequeña cantimplora que tenía colgada en la cintura. Caminé hacia las escaleras y ascendí sin preocuparme mucho por ver que estaban llevando a la ciudad de Nueva Esperanza en sus bodegas. Justo cuando pise la cubierta, el barco se estremeció y luego se detuvo. Un hombre con ayuda de su compañero cogió una gran tabla y la colocaron como rampa de bajada hacia el muelle.

-Bajen la mercancía y larguémonos de aquí, este lugar este lugar no me agrada para nada.

El viejo capitán del barco era un hombre de poca paciencia y gran autoridad. Me moví con cautela para no llamar su atención y descender sin que me causara problemas. Algunas personas en el muelle me vieron y se apartaron de donde estaba y otras comenzaban a susurrar mientras caminaba en dirección a la ciudad. Encendí un cigarrillo y comencé a fumar despacio mientras me adentraba en aquel extraño lugar que sin duda alguna resaltaba por tener todo mecanizado. Había muy pocas personas en las calles y lo que más llamó mi atención fue un extraño aroma en el aire. No quise tomarle más importancia y busqué un lugar donde beber y comer algo. Solo pude encontrar lo que parecía ser un restaurante pequeño que decía abierto las 24 horas. Entré y noté que un ambiente sombrío se cernía sobre ese lugar. Busqué un asiento libre y alejado del resto de personas. Un muchacho llegó hasta donde estaba y lo único que le dije fue que trajera algo de Whisky y un trozo de pan. Generalmente no comía mucho, pero en aquella ocasión sí se me había abierto el apetito.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Dom 3 Jul 2016 - 17:04

Luego de estar mirando un buen rato las casas con sus bonitos detalles y dibujos en madera, mi estómago rugió en una intensidad suficiente para que lo pudiera oír. Caminé hasta la plaza central de Nueva Esperanza y me senté en una de las banquetas que habían sido colocadas alrededor de una estatua justo en el centro. Cogí mi bolso de cuero y extraje de ella otro paquete de galletas como el que le había regalado al anciano. Mientras comía los recuerdos de mi viaje anterior a Nueva Esperanza llegaron a mi mente. La batalla que libramos con Yumiko en ese lugar fue devastadora y muy arriesgada, al menos para mí. Un edificio se derrumbó aquella vez y cuando pensábamos que no volveríamos a tener ningún problema, tuvimos que luchar contra dos robots creados por un científico loco. Al menos yo tuve algunos problemas para derrotar a uno de ellos. Desde aquella vez hasta lo último que supe de la ciudad era que todo seguía como siempre pero cuando llegué aquella mañana no podía creer en que se había convertido esa famosa ciudad. Aquellas ideas llenaban mi mente y poco a poco me indicaban que algo no andaba bien. Estaba algo preocupado y a pesar de que intentaba pensar en alguna explicación para todo esto, poco podía hacer más que tener paciencia y rezar porqué los marines solucionara lo que estuviera pasando.

Mis pensamientos fueron interrumpidos por una exclamación bastante fuerte. Giré la cabeza y vi que un oficial de la marina estaba sujetando del cuello a un hombre mientras que una mujer estaba casi a punto de llorar y tiraba del brazo del hombre que parecía ser su esposo. La mujer trataba de hacer algo para que el marine soltara a su compañero pero sus esfuerzos fueron en vano, ya que este la apartó dándole una patada y empujándola hacia atrás. Había escuchado que los ánimos entre los oficiales de los marines estaban bastante alterados pero no me imaginaba hasta qué punto, generalmente cuando un hombre se comportaba así era porqué se le habían subido demasiado el rango a la cabeza. Iba a poner de pie y ayudar al hombre pero vi que un grupo de al menos 5 hombres se acercaba al oficial con cara de pocos amigos. El oficial los vio venir y aparto la mano del cuello del hombre, lanzó un gruñido y se fue corriendo.

Me puse en pie y caminé hasta donde estaba reunido el grupo de personas. Al llegar con ellos pregunté si necesitaban ayuda. Uno de ellos se me acercó. Era un hombre fornido de bigote y barbas pequeñas pero lo que más llamaba la atención en él era el mazo de madera que llevaba entre sus manos. Me respondió de una manera un tanto agresiva y luego se giró para darme la espalda. Uno de ellos lanzó un grito de aviso y todos miraron al camino que llevaba al cuartel general y al instante echaron a correr. Una tropa de extrañas maquinas con aspecto de humanos marchaban desde la avenida que llevaba al cuartel.

“Esto se puede poner feo, así que será mejor que me vaya de aquí”- pensé mientras yo también me ponía en marcha.

Crucé la plaza y seguí el caminó que había tomado los fugitivos de la plaza. Estaba seguro que el oficial de los marines había enviado a esa tropa de robots para apresarlos y que no descansaría hasta encontrarlos.
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Dom 3 Jul 2016 - 18:54

Terminé de comer y bebí algo de Whisky. Estuve observando por un buen momento a todas las personas del restaurante y no parecían tener nada inusual. Pagué la cuenta pero antes de irme pregunté al muchacho que me había atendido que pasaba con la ciudad y la gente. El muchacho titubeo un momento en responderme pero al final lo hizo. Había un rumor que estaba creciendo en la ciudad según lo que me dijo, un rumor de una rebelión contra los marines y sus máquinas que atemorizaban a la población más que imponer justicia. Salí el de restaurante y comencé a vagar por las calles de la ciudad tratando de encontrar algo que pudiera entretenerme aparte de una posible guerra civil en esa ciudad. Oí un grito, lo cual llamó mi atención y solo por mera curiosidad quise ver de qué se trataba. Caminé en dirección al posible lugar de donde se había originado y tras cruzar varias calles pude oír unas voces gimiendo de temor. Me apegué a la pared y me fui acercando sigilosamente hasta antes de salir del callejón por donde había llegado allí. La situación era extraña pero pude ver que un grupo de al menos 7 personas estaban acorraladas por unas extrañas maquinas con forma de humano que les apuntaban con armas acopladas a sus brazos.

-Maldición – pensé mientras una sonrisa se dibujaba en mi rostro –se ve interesante, será hora de probar a mis pequeños contra esas chatarras

Pasé mi lengua por mi labio superior en señal de que algo dentro de mí, Nose que era pero tal vez emoción comenzaba a hacer que mi mente deseara enfrentar aquella situación. Saqué mis armas y moviéndome rápidamente dispare dos tiros directos a la cabeza del primer robot. Su cráneo de metal estalló tras los impactos de mis balas y su cuerpo se vino a abajo. Otros dos robots se giraron rápidamente y descargaron una rápida ráfaga de disparos contra mí, los cuales esquivé y pude contraatacar. Me acerqué a uno de ellos corriendo y lo usé como escucho para disparar a los otros. Las personas que habían estado acorraladas habían comenzado a luchar, sacaron sus armas y dispararon a los robots.

Una bala rozó mi mejilla derecha y una delgada línea de sangre apareció. Uno de los hombres del grupo había apuntado en mi dirección y apretó el gatillo. No supe por qué me disparó pero solo reaccioné descargando en su pecho todas las balas de mi pistola derecha. Una mujer gritó y pude notar que los cuerpos de todas las maquinas estaban en el suelo destrozadas, ya no ninguna quedaba en pie. La mujer que había gritado cayó al suelo llorando y abrazó el cuerpo del hombre al que había disparado. Sus compañeros comprobaban que ninguna de las maquinas siguiera en pie pero cuando oyeron a la mujer se giraron y vieron lo que había ocurrido. Dos de ellos tenían pistolas y apuntaron en mi dirección al instante.

-Desgraciados, ¿qué creen que están haciendo? – pensé mientras dos balas atravesaban el cuello de uno de ellos y el otro apretaba el gatillo. Su disparó cruzó el aire pero no me dio por que conseguí moverme a tiempo para esquivar la bala. Disparé en su dirección y la bala que descargué atravesó su cráneo.

Sus compañeros miraron los cuerpos de los que ahora eran cadáveres sin vida y se quedaron inmóviles mientras que yo sin ningún remordimiento, abrí los barriles de mis pistolas y me dispuse a recargar con la mayor rapidez, ya que uno de ellos se había desembarazado de su perplejidad y cargaba contra mí con una espada.


Última edición por Alex Balish el Mar 6 Sep 2016 - 3:23, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Dom 3 Jul 2016 - 20:35

Mientras me alejaba de la plaza traté de pensar en la manera de como reaccionaron las personas que momentos antes habían estado en la plaza. Quise creer que era por la presencia de los marines y la actitud que estaban tomando. Me detuve un momento y me oculte entre la sombras de un callejón mientras veía como aquellas maquinas que parecían humanos avanzaban por los techos con mucha facilidad. Ese momento entendí que no iba a por mí sino por aquellos hombres que se negaron a que los ayudara. Sin dudarlo dos veces, sabía que necesitarían mi ayuda porque sin armas no podrían vencerlos. Me moví lo más discretamente pero poco tiempo después de que lo hice oí algunos disparos. Comencé a correr en la dirección desde donde llegaban los disparos. Mientras lo hacía escuché un grito desgarrador, algunos disparos más y justo en ese instante, llegué a donde estaba el grupo. Lo que vi hizo que casi perdiera la calma pero reaccioné lo más rápido que pude. Un hombre extraño, con vendas por todo el cuerpo y dos pistolas estaba recargando sus armas frente a los cuerpos sin vida de algunos de los hombres que habían huido de la plaza. El rostro en shock de sus compañeros me indico en un segundo que él era el responsable de lo que había pasado y desenvaine sin dudarlo más. Uno de sus compañeros se lanzaba contra el extraño hombre de sombrero negro con una espada en la mano y mientras que el pistolero movía rápidamente sus manos para apuntarle. Justo en el instante en que iba a jalar el gatillo mi espada llegó desde abajo para desviar su disparo golpeando el cañón del arma. La pistola se deslizó de la mano del hombre y se elevó en el aire mientras esquivaba el ataqué de uno de los hombres que había visto en la plaza.

“Eso ha estado cerca, un segundo más tarde y ese hombre hubiera estado muerto” – pensé mientras miraba al hombre con la espada sorprenderse por mi entrada.

Solo esperaba una explicación de lo que pasaba pero era obvio que no la obtendría si el extraño que vestía con ropas inusuales asesinaba a todos. Al menos y se habían librado de todos los robots. Giré la cabeza en dirección al pistolero extraño y lo miré fijamente.
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Vie 8 Jul 2016 - 19:24

Una extraña sensación recorrió mi cuerpo justo después de que las balas ingresaron en los compartimentos del barril de la magnum derecha que terminaba de recargar. Agité un poco mis manos y apunté al maldito ser que se acercaba a toda prisa para cortarme por la mitad después de ver a sus compañeros caer bajo mis furiosas armas. Sus cuerpos yacían en el suelo sin vida, destrozados y con aperturas en los lugares donde les había disparado. La sangre brotaba de sus heridas por montones y pronto toda la calle estaría manchada de ella si el inconsciente hombre que se me acercaba a toda prisa no se detenía. Yo no lo iba a hacer, ese desgraciado quería matarme y la unica manera de calmar su dolor seria asesinándolo. Le apunté con mis dos revolvers y justo en el momento en que jalé el gatillo una figura aparición en medio de los dos. Nose quien rayos eres pero logró desviar mi disparo ya qué mi pistola salio disparada hacia arriba por el golpe de una de sus espadas. Estaba desconcertado pero como era típico de mí no lo demostré. El cabello largo y negro de ese hombre junto con su cuerpo se movieron en el aire justo cuando la espada del que había estado corriendo hasta mí, bajo con gran fuerza. Mi pistola regresó a mi mano y comprendí que solo había pasado algunos segundos para que todo ocurriera. Suspiré y retrocedí rápidamente para analizar lo que había sucedido.

“Esto es más interesante que antes” – pensé mientras guardaba mis armas en sus fundas.

Si el destino o quien quiera que controlara mi vida quería que me encontrara con ese hombre lo aceptaría. Me estaba mirando de una forma un tanto extraña. Tal vez quería intimidarme pero él no sabía quién era yo y de que era capaz. Si era tan fuerte como parecía tal vez podría entretenerme por un momento antes de largarme de ese lugar que comenzaba aburrirme pero si debía morir en sus manos al menos haría de mi muerte algo memorable. Sonreí y respondí a su mirada con la mía. Respiré tranquilamente mientras movía mis dedos lentamente. Estiré mis brazos y le da la espalda para poder concentrarme en todo lo que seguiría a esos pocos minutos de paz.

-Mátalo – dijo una voz desde dentro de mí – mátalo y demuestra lo que vales

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Vie 8 Jul 2016 - 19:38

Una extraña sensación recorrió mi cuerpo cuando los ojos de aquel hombre se encontraron con los míos. Su mirada era intensa como la mía y la sonrisa que se dibujó en su rostro no me tranquilizó para nada. Mi cuerpo se tensó en ese momento y un extraño gritó de alerta llegó desde la parte superior de m estomago hasta mi cabeza. Guardé la katana que había desenvainado y me aproximé a donde estaba el hombre que había tratado de cortarme con una espada. Lo tranquilicé diciéndole que no era su enemigo y pudo reconocerme. Junto con él, me acerqué a sus demás compañeros tanto vivos como muertos. Eran 5 los que aún se mantenían en pie y 2 que habían caído bajo los disparos del extraño. El hombre que me acompañaba me habló sobre lo que había sucedido. Cuando llegué hasta donde estaban los demás les advertí que se fuera en ese momento.

-¿Por qué? – preguntó uno de ellos

-Porque tal vez vengan más de los robots de los marines a buscarlos, así que será mejor que se vayan ya

Se miraron unos con otros y asintieron con la cabeza. Se ayudaron para sacar los cuerpos sin vida de sus compañeros y desaparecieron por una calle cercana. La sangre era abundante y estaba casi por todo el suelo de la calle. Respiré tranquilo para pensar en lo que haría ahora. Era obvio que el hombre extraño al que le daba la espalda no solo era peculiar por su manera de vestir y sus facciones sino que tal vez también por su forma de pensar. Si era verdad que los había ayudado con los robots tal vez no tendría ninguna intención en iniciar una batalla conmigo por alguna loca razón que pasara por su mente. A pesar de ello algo me decía que no sería tan fácil salir de aquella situación en la que me había metido. Cuando lo miré y él a mí, hubo más que eso. Su forma de mirar, aquella sonrisa extraña que noté a pesar de que la mitad de su rostro estaba cubierta con vendas me dieron a entender que su instinto asesino estaba brotando dentro de él.

-No quiero tener problemas - dije aun sabiendo que en cualquier momento iniciaría lo inevitable
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Vie 8 Jul 2016 - 20:45

Mi respiración era tranquila y relajada. Llevé mi mano derecha al bolsillo del mismo lado y busqué una pequeña caja de cigarrillos que siempre guardaba en el mismo bolsillo. La encontré y saqué mi mano con los cigarrillos en ella. Abrí la pequeña caja y cogí un cigarrillo con la mano izquierda mientras volvía a guardar la caja en su lugar habitual. Busqué unos fósforos dentro de mi gabardina negra con los que encendí el cigarrillo. Aspiré lentamente el humo mientras podía sentir como llegaba a mis pulmones y un pequeño calor recorría mi garganta. Luego dejé que un poco de humo saliera de mi boca y se perdiera en el aire. Era obvio que las ganas de querer luchar contra ese hombre estaban en su punto más alto. Escuché su voz diciendo que no quería problemas pero yo consideraba que este no era un problema, en realidad no entendía que era y solo quería probarme a mí mismo si realmente podía sobrevivir a un combate con alguien que parecía ser fuerte. El cigarrillo se encendió en la parte final y volví a expulsar un poco de humo de la boca cuando lo alejé de mi boca. Dejé caer el cigarrillo al suelo y dije casi susurrando:

-Veamos cómo va esto

Mis manos se movieron al instante hacia mi cintura. Mis dedos se cerraron alrededor de la parte de mis pistolas que servían para sostenerlas y se deslizaron suavemente por fuera de sus fundas. Me giré y disparé en su dirección.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Vie 8 Jul 2016 - 22:58

“Recuerda, cuando te encuentres con una persona que haya nacido para asesinar al resto del mundo, el peor error que pueda cometer estando frente a él es perder el control de tu cuerpo y tu mente, pierde uno de estos y estarás destinado a ser parte de la montaña de cadáveres que se acumulan bajo sus pies”

Las palabras de mi maestro resonaron en mi mente en ese momento para que luego una pequeña brisa de aire hiciera vibrar algunas ventanas de las casas que estaban a nuestro lado. Sin embargo, el lugar estaba tranquilo, no había ningún sonido que rompiera con el ambiente tan silencioso que nos rodeaba. Pude escuchar un pequeño chasquido al que no le presté atención y luego de unos momentos un extraño olor a cenizas llegó hasta mí. Extrañamente sabía lo que iba a pasar pero aun así no quería irme, podía alejarme de aquella extraña situación pero algo me decía que siguiera allí. Nose si fue impulso o algo más pero de pronto sentí la necesidad de desenvainar mi katana izquierda y girarme. Justo cuando lo hacía un “Boom”, seguido de otro “Boom” muy rápidos causaron una acelerada reacción. Fue como sí el tiempo fuera más lento, las dos balas se acercaban hacía mi a una velocidad increíble. Tuve tiempo para responder a ello y llegué desviar una de ellas. La otra la pude esquivar y sin problemas. Sin dudarlo más corrí hacia él y lo ataqué moviendo mi espada en diagonal que cruzaba de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba.
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Sáb 9 Jul 2016 - 0:23

Mis disparos no alcanzaron su objetivo, ya qué se movió bastante bien evitando así que las balas penetraran su cuerpo. Sus reflejos eran mejor de lo que esperaba y comenzaba a entusiasmarme. Contraatacó con una gran velocidad y su espada se deslizaba hacia mí haciendo peligrar mi vida. Detuve su ataque bloqueando su hoja con mi revolver justo antes de que alcanzara mi pecho. Había escuchado que era usual entre los espadachines acabar con sus oponentes atacando punto vitales pero él había dirigido su ataqué hacia mi pecho. Si él no era un asesino entonces tal vez no iría con todo hacía mí pero yo sí lo era y no me importaba si le quitaba la vida.

-Vaya, parece que tienes bastante fuerza, me preguntó por qué no quieres matarme, podrías hacerlo mejor, podrías acabar con todo esto rápidamente

La palabras fluyeron de mi boca sin que yo pudiera controlarlas, tal vez no era mi voluntad decírselo pero si lo había pensado. Mi forma de ser estaba cambiando solo por ese momento. Acaso era el hecho de que me importaba lo que pensaba ese hombre de mí. Mi otra mano estaba libre y le apunte justo a su cráneo para quitarle la vida, jalé el gatillo y parpadee por un momento.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Sáb 9 Jul 2016 - 1:15

Detuvo mi ataque con una de sus pistolas y lo hizo en el preciso momento en el que la punta de mi katana iba a desgarrar tanto su vestimenta como su carne. Sin embargo, no fue así y logró frenar mi ataque con bastante facilidad. Oí su voz bastante bien ya que estábamos bastante cerca el uno del otro y pude notar que tenía un particular siseo cuando mencionó algo sobre que yo lo matará. Empujaba con mi brazo mi katana para que superara la fuerza con la que había bloqueado mi ataque pero en ese momento sin darme cuenta su otra mano apareció sobre mí. Su pistola mi apuntaba justo en la cara.

“Maldición” – pensé mientras la adrenalina estallaba en mi cuerpo. Vi que apretó el gatillo y lo único que hice fue mover la cabeza un poco para que la bala pasara muy cerca de mi oído izquierdo y se estampara contra el suelo.

Retrocedí pero algo no andaba bien. Estaba mareado y mi equilibrio comenzaba a fallarme. No podía creer que me había descuidado tanto contra alguien que ni conocía. La cercanía con el cañón del arma y el fuerte “Boom” que se produjo habían alterado mi sentido de la audición. Sentí algo cálido cayendo por el lado de mi cara izquierda y me llevé la mano para saber que era. Descubrí que era sangre lo que manchaba mi mano y no entendía por qué.

“Acaso...”

Me había descuidado por un momento y eso me costaría caro. Estaba desestabilizado y lo único que me quedaba por hacer era usar la habilidad de mi arma. La hoja de mi katana comenzó a brillar mientras me tambaleaba un poco y trataba de enfocarla figura del hombre que tenía al frente. Cuando la hoja de mi katana adoptó el color rojizo intensó, solté un corte en el aire en la dirección del hombre con quien estaba luchando. Una gruesa potente energía roja salio disparada en dirección del pistolero y solo esperaba que pudiera acabar con todo de una vez por todas.

avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Vie 15 Jul 2016 - 22:47

El disparó pasó muy cerca de su objetivo. El espadachín movió la cabeza a tiempo para evitar que la bala atravesara su cráneo y retrocedió momentos después. Aquello me demostró una vez más que ese hombre era bastante hábil. Lo miré y pude notar que algo le pasaba, su mirada era extraña ahora y su cuerpo se comenzaba a mover de una manera un poco diferente. Entre cerraba los parpados y en ese instante entendí lo que había pasado. El sonido tan potente y muy cerca de su cara había lesionado su oído interno y muy posiblemente el órgano del equilibrio estaba comprometido. Sabía eso porqué algunos años atrás un hombre se quedó sordo cuando hubo una explosión muy fuerte cerca de él. Sonreí y levanté las armas para aprovechar la oportunidad.

¿Qué demonios? – pensé mientras me percaté de algo extraño

La hoja de su espada se volvía de un color rojizo y un extraño calor emanaba de ella. Algo no andaba bien pero lo que sucedió a continuación fue increíble. Levanto la espada y la dejo caer con fuerza como cortando el aire. Una poderosa energía roja salía disparada en mi dirección y si no me hubiera dado algunos pasos a la derecha probablemente todo hubiera acabado para mí. La energía roja impactó contra un edificio echo de metal que estaba detrás de mí y un destelló de luz se generó en ese momento. Luego pude observar como todo el edificio estaba siendo consumido por una gran cantidad de fuego rojizo.

-Eso estuvo fue...

Me giré y apreté el gatillo sucesivamente sin pensarlo dos veces



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Sáb 16 Jul 2016 - 2:00

Vi con el pistolero evitaba ser golpeado por mi ataqué y este impactaba con edificio detrás de él. Había fallado y era obvio por el estado en el que me encontraba. Oí unos sonidos algo apagados a lo lejos y mi cuerpo comenzó a retroceder al mismo tiempo que un intenso dolor aparecía en mi brazo derecho, mi pierna izquierda y mi costado derecho. Entendí en ese momento que el hombre que poseía las dos pistolas había conseguido herirme gravemente. Caí de rodillas soltando mi espada y la sangré comenzó a salir por mis heridas. El maldito error que cometí terminaría montándome por subestimar a ese extraño. Mi respiración era forzada y mi me dolía todo el cuerpo en especial donde habían impactado sus disparos.

-No va acabarse así – dije mientras movía la mano buscando el mango de mi katana

Ese instante una súbita explosión hizo que mi cuerpo se elevara por los aires. No sabía realmente que estaba pasando pero caí pesadamente al suelo otra vez. Mi visión se hacía borrosa y pronto perdería el conocimiento. La calle estaba destruida y envuelta en llamas. Justo cuando creí que no se podía poner peor, unas figuras metálicas aparecieron frente a mí. Eran los robots de los marines. Sin esperar otra cosa vi cómo se acercaba lentamente así mí. Lo ultimó que vi antes de perder el conocimiento fue que se detuvieron al instante. Uno de ellos retrocedió unos pasos y pude observar que había una carta de póker incrustada en su cabeza mientras que el otro se desplomaba al suelo con algunos agujeros en el pecho. Mis ojos se cerraron ese momento y perdí el conocimiento.
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Miér 3 Ago 2016 - 3:04

Mis balas alcanzaron su objetivo y la sangre comenzó a brotar de las heridas del espadachín. Cayó al suelo de rodillas listo para morir pero cuando me acercaba a él un extraño sonido me alertó. Una explosión se suscitó al instante y salí volando hacia atrás. Rodé metros más allá y pude ver que estábamos rodeados completamente por las máquinas de los marines. Descendieron de los techos a la calle y empecé a disparar contra ellos pero poco pude hacer ante su gran número. Me quitaron las armas y atraparon entre sus frías y metálicas manos. Un oficial de los marines apareció con algunos soldados detrás y se detuvo cuando estuvo frente a mí.

-Así que tú eres el que destruyó a la patrulla anterior

Le escupí en la cara y me dio un fuerte puñetazo en el estómago. De pronto el chirrido del metal y una agitación se suscitó entre los marines. Disparaban en dirección hacia donde estaba el espadachín y no entendía por qué.

-Llévenselo – dijo el oficial con su voz furiosa

Los dos robots que me había capturado, empezaron a caminar y yo tuve que seguirles el paso hasta el cuartel de los marines donde me encerraron en un calabazo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Miér 24 Ago 2016 - 15:35

Sentía mi cuerpo más ligero de lo normal, la oscuridad rodeaba todo y sentía mis parpados pesados. Fui abriéndolos poco a poco e imágenes borrosas llegaban hasta mí. Cuando ya mis ojos estaban medio abiertos y podía sostener mis parpados, mi vista se aclaró. Estaba en una habitación que no conocía. Las paredes eran de color crema claro y suelo de unas ordenadas placas de madera. Un estante con unos pocos libros y una ventana a mi derecha con un marco de madera. Estaba acostado sobre una cama bastante suave pero esto no detuvo mi ansiedad por saber dónde estaba. Mi brazo derecho, mi pierna izquierda y mi abdomen estaban vendados pero no había ningún dolor. Vi que una delgada manguera muy delgada bajaba de un recipiente transparente con lo que parecía ser líquido y llegaba hasta mi mano izquierda donde terminaba en una aguja introducida por debajo de piel.

“Y ahora ¿Dónde estoy?” – pensé mientras parpadeaba lentamente

Oí el sonido de una puerta abriéndose. Definitivamente el metal que lo unía al marco del cual se sostenía necesitaría limpieza y aceite para que fuera más fácil abrirla. Una figura apareció ante mí. Un hombre de cabellos blancos y una barba cuidada llegó con algunos recipientes y otras sustancias. Me miró y revisó mis ojos mientras decía:

-Pareces recuperado, al menos te he quitado la conmoción. Detuve la pérdida de sangre de tus heridas y saque las balas de tu cuerpo.

Lo oí bastante bien y notó que estaba confundido.

-Vaya, perdona mi rudeza. Soy médico, Silver Laín es mi nombre.

-¿Cómo llegué aquí? – Pregunté mientras veía como sus manos se movía rápidamente de un lado otro.

-Tus amigos te trajeron. Fue una afortunada coincidencia que yo estuviera por el lugar del accidente. Fueron muy...persuasivos diría yo

Seguí confundido. No tenía amigos en la ciudad y mucho menos alguien que me ayudara cuando estuviera en peligro.

-El tipo grande de cabello negro, la niña con un arma más grande que ella y también esta ese curioso hombre sádico que siempre tiene esa sonrisa en su rostro

La descripción de Ryuto hizo que casi saltara de la cama. Ellos no podrían haber llegado hasta Nueva esperanza sin conocer mi rumbo. Le había dicho claramente que tenía que arreglar algunos asuntos allí y que no quería seguir metiéndolos en problemas pero se obstinaron en seguirme. Sonreí y me acosté tranquilamente la cama.

-Malditos locos, me alegro que estén aquí – dije mientras miraba el techo de la habitación

-Cuando se recupere un poco más podrá verlos

-Gracias, doctor Silver

-Al menos soy útil en algo – dijo sonriendo mientras se marchaba
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Miér 24 Ago 2016 - 19:48

Podía sentir el olor del metal oxidado, la humedad y el excremento de las ratas por toda la celda. Una pequeña llama de luz se originaba desde fuera. Me habían quitado las armas y la ropa que traía puesta. Mis vendas fueron quemadas frente a mí y fui lanzado a la celda más oscura del cuartel de Nueva Esperanza. Volvía a estar en una celda y sin poder hacer más que quedarme tranquilo. Había otras personas dentro de la celda. No sabía muy bien si eran criminales o simplemente personas que habían hecho algo para estar ahí. Yo por mi parte de me consideraban un criminal, no había hecho nada malo, al menos no me había visto haciendo nada malo.

-Piensas mucho – dijo uno de ellos con un tono burlón

No le presté atención y seguí ideando algo para fugarme de ahí.

-Más te vale contestar cuando te hablan – dijo otro mientras se ponía en pie y se acercaba a mí para tomarme por el cuello – muéstrame tu respeto

Lo golpee en la entre pierna y se desplomó al suelo con un alarido de dolor. Le di una patada en la cara y luego le propiné algunos golpes en la cabeza. La sangre cubría ya todo su rostro cuando otro hombre me alejó de él.

-Tienes agallas – dijo una voz desde la sombras

Un tipo con rostro inexpresivo apareció frente a mi.

-Nos iremos esta noche. ¿Quieres venir con nosotros?

-No

Una sonrisa aparecío en su rostro mientras se dejaba caer al suelo apoyándose en la pared – me imaginaba que dirías eso, ¿Qué eres? ¿Asesino, mercenario, un revoltoso de la ciudad?

-Un viajero

-¿Cual es tu precio?

-No tengo precio

-Todos lo tienen

-Yo no

-Ya veremos

Volvió todo a estar en calma. Caminé hacía un rincón y me senté para dormir.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Jue 25 Ago 2016 - 16:42

Ryuto, Ariana y Owen aparecieron una tarde en la habitación donde me recuperaba. Sentí la necesidad de regañarlos pero solo pude sonreírles y decirles que estaba feliz de verlos. Por el contrario, cada uno fue lanzando un insulto. Desconsiderado, Idiota y tonto fueron todas las palabras que dijeron cada uno. Quise estirar mis brazos para abrazarlos pero me contuve porque sabía que se avergonzarían de hacerlo. El doctor parecía entender lo que sentía y pidió que se retiraran por un momento. Ya por la mañana me podía ponerme de píe nuevamente y lo hice para poder bajar al primer nivel. Encontré a mis compañeros comiendo sopa caliente en la sala del doctor. El medico apareció detrás de mí y me ayudo a sentarme para luego traerme un plato de sopa. Mientras comíamos, fueron explicándome detenidamente lo que había sucedido mientras luchaba contra el pistolero. Luego de terminar la explicación, el doctor suspiro y agacho la cabeza.


-Es mi culpa – dijo mientras jugaba con la cuchara de metal que estaba encima de su plato de sopa vacío – yo permití que todo esto pasara

Nuestras miradas se fijaron en él. No entendimos porque lo dijo así que la pregunta más lógica la hice yo. Su respuesta nos sorprendió a todos. Al parecer, el doctor no solo se dedicaba a curar personas, sino que también era un hábil científico bioingeniería. Trabaja con organismos vivos y experimentaba con ellos para volverlos más fuertes. Nos mencionó que hace tres años, creo algo llamado “Proyecto 0” con la ayuda de genios en la ciencia e ingenieros capacitados. El gobierno financiaba todo el proyecto y él era el responsable de todos los avances. Cuando se dio cuenta de los planes que tenían los marines para el proyecto, renuncio indiscutiblemente. El “El proyecto 0” tenía como finalidad identificar a cualquiera persona con el biotipo físico, psicológico y social de amenaza para el gobierno y acabar con ellos. Silver sentía que eso significaría incluso asesinar personas inocentes y no lo soportó. Los avances en la investigación se frenaron casi a la mitad. Sus demás colegas continuaron con el proyecto pero fracasaron debido a que no tenían lo que Silver había descubierto para darle al “Proyecto 0” la viabilidad necesaria para hacer lo que debían hacer. Del “Proyecto 0” no finalizado, nacieron los robots con los que había estado luchando.

-El “Núcleo” es la clave –dijo mientras se mordía las uñas en señal de nerviosismo – sin embargo, creo que ya no seré necesario, oí que a Nueva Esperanza llegó un prodigio de la bioingeniería, su nombre es Erick Souls. Puede que él descubra el secreto del “Núcleo” complete el “Proyecto 0”

-¿Que tan importante es ese núcleo?

-Trabaje para construirlo durante años. Es una estructura de titanio circular con micro partes añadidas. Un sistema de capacidad de almacenaje de información muchísimas veces mayor al del ser humano y la capacidad de poder analizar y deducir respuestas lógicas de lo que sea.

-Mmm...El titanio sirve como aislante de la energía, cierto – preguntó Ryuto interesando en lo que decía

El doctor levantó la mirada y abrió los ojos asombrado.

-No sabía que eras también científico

-Solo a veces

-Y sí, el titanio sirve como aislante de la energía

-Ya veo, ¿cuánta energía puede producir en un segundo?

-La suficiente como para desaparecer una ciudad entera

Ryuto cerró los ojos. Por primera vez lo veía muy serio. Se puso en pie de una manera brusca y golpeo la mesa con las dos manos.

¡Si terminan el Proyecto 0, todo el mundo estará perdido!

Definitivamente era algo muy peligroso. El resto de la conversación solo fueron explicaciones que dio el doctor con ayuda de Ryuto. Todo indicaba que pronto tendríamos que hacer algo para evitar esa catástrofe.

Tiempo On rol:
Al final de este post han transcurrido aproximadamente 7 días desde que Alex y Max lucharon
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Invitado el Mar 6 Sep 2016 - 3:27

Aquella noche todos los prisioneros de las celdas consiguieron escapar de alguna manera que yo no sabría nunca. Me quedé solo en la celda. Era el único que no había escapado de la prisión. Cuando los marines descubrieron lo que había pasado, me tomaron a mí como responsable de toda la fuga. Me torturan para que hablara pero ni una sola palabra salió de mi boca. No me habían dicho sus planes pero aun si los hubiera conocido, jamás mencionara algo. No era un soplón, respetaba a las personas y aun a pesar de que los tipos de mi celda no eran de mi agrado no los hubiera delatado. Una mañana llegó un oficial de los marines a verme. Me ofreció un trozo de pan pero no acepté. Lo lanzó dentro y me dijo que me preparara ya que en algunos días, sería ejecutado en la plaza por los crímenes que había cometido.

-Va y qué más da – pensé mientras el oficial se alejaba de mi celda.

No importaba mucho la manera en la que debería morir. Al fin y al cabo terminar con una vida era muy simple para ellos. Permanecía tranquilo sin moverme mucho. Una mañana, llegó hasta mi celda un tipo diferente a los que había visto hasta ese momento. Estaba despeinado y vestía con un traje casual.

-Hola – dijo mientras me miraba –. Mi nombre es Erick Souls, me dijeron que tu estas aquí porque te enfrentaste con los prototipos Hexa.

-No entiendo lo que dices – le respondí mientras miraba al suelo.

-Perdóname – dijo golpeándose la frente con la palma de la mano – con los seres metálicos.

-Acabé con alguno de ellos, ¿Quieres saber cómo? – pregunté pegando mi rostro a los barras de metal de prisión donde me encontraba.

-No te molestes – dijo Erick retrocediendo y agitando la mano – Unas pistolas muy bonitas las que tienes, lástima que pronto ya no serán tuyas.

-¿Viniste solo aquí para fastidiarme? – le pregunté mientras miraba su delgada figura.

-No, no, claro que no, he venido a proponerte algo – sonrío mientras abría un cuaderno de apuntes - Necesito que consigas al para mí.

-¿Qué es lo que quieres?- pregunté interesado

-Voluntarios –
dijo sonriendo de una manera poco usual

Lo siguiente que me explicó Erick fueron los detalles de cierto proyecto que estaba tratando de completa. No me interesó, salvo por la parte en que mencionó que me dejarían libre sin ningún cargo si ayudaba a ese escuálido hombre. El resto de cosas que me pedía no me importó bastante. Lo único que debía hacer era traerles a algunas personas vivas. Seis hombres, tres mujeres, 2 niños y 2 ancianos. Acepté y Erick se marchó para que luego de un momento aparecieran un grupo de marines con mis cosas. Abrieron la puerta y las tiraron al suelo. Volví a colocarme los vendajes sobre mi cuerpo y mi ropa normal. Sentía una gran satisfacción al volver a sentir el metal de mis armas. Salí de la celda y le di un fuerte rodillazo en la entre pierna al marine que había arrojado mis cosas al suelo. Le apunte con mi pistola derecha justo en la nariz y le dije:

-Vuelve a hacer algo como eso y te destrozaré la cara.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Maximilian D. Frinz el Mar 6 Sep 2016 - 17:35

Ayudaba con lo que podía pero mis compañeros no querían que me esforzara mucho debido a mi condición. Los días me la pasaban sentado leyendo el periódico del día. Las únicas noticias importantes se referían a Dexter Black , el pirata más buscado del mundo. No podía creer que el mundo hubiese cambiado tanto pero sabía que el orden mundial podía quebrarse de un momento a otro. Terminamos de almorzar y luego hablamos entre nosotros para saber que habían descubierto durante el día. Ariana dijo que el científico Erick Souls parecía ser un tipo que solo se dedicaba a su trabajo ya que nunca salía del cuartel de los marines. Mi compañera de cabello azulado me mencionó el hecho de que había mucho movimiento de soldados y que no entendía la razón.

-Lo más probable es que ya haya comenzado con sus investigaciones – dijo el doctor Silver –. No podemos esperar más tiempo.

-Tenemos que esperar a que Max se recupere – dijo Owen sentándose en uno de los muebles más grandes.

No me gustaba la idea de ser una carga para ellos pero me alegré cuando el doctor dijo que pronto me recuperaría del todo. Owen y Ryuto saldrían a comprar algunas cosas que necesitábamos para comer mientras, Ariana se encargaba de seguir recolectando información.
avatar
Maximilian D. Frinz
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 781
Fecha de inscripción : 26/12/2014
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
132934/790000  (132934/790000)
Berries: 722.950.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A mil por hora [Privado] [Maximilian D. Frinz - Alex Balish]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.