Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7457)
 
Nocturne93 (5328)
 
Lion L. Kai (3104)
 
Legim (2812)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Webmaster (2304)
 
Alwyn (2265)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Ir abajo

¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Mar 29 Nov 2016 - 2:03

Me desperté prácticamente helado de frío, el terreno sobre el que estaba tirado era realmente lúgubre y duro. Me sentía mareado, sin saber muy bien que estaba ocurriendo y cómo había llegado hasta allí. Al fijarme bien en mi posición pude advertir que estaba rodeado tan solo por piedras y barrotes, me hallaba en lo que parecía ser una triste celda. El "catre" donde estaba tirado no era más que una plancha metálica con un acolchado tan escaso que entre eso y la nada apenas había diferencia. Me levanté quedándome sentado, tratando de recordar qué diablos había pasado.

Entonces algo vino a mi mente. Había estado en mitad del mar, en un barco junto a Gusi y Tobías, los miembros con los que fui a investigar aquella isla misteriosa. Antes de darme cuenta me sentí mareado y caí en un profundo sueño, al despertar estaba ya aquí. Definitivamente aquella isla no era normal, pero ahora tenía una gran duda. ¿Dónde diablos estarían mis camaradas? Tobías estaba a mi lado cuando aquello ocurrió, pero Gusi se había alejado de nuestra vista. Maldita sea, esto no podía ser nada bueno.

Me levanté de allí y me quedé mirando a mi alrededor, la celda desde luego no parecía muy segura, tan solo debía asegurarme de saber dónde estaba antes de escapar de allí. Había otras próximas, pero se veían vacías. No obstante lo que más me sorprendió fue ver que no estaba solo en aquél lugar. En la celda contígua había otra persona, no le veía bien el rostro por la perspectiva, pero tenía puesto el mismo atuendo que yo, un rasgado traje a rayas. Tal vez esa persona sepa más que yo dónde nos hallamos, pero una cosa estaba clara, nos habíamos metido en algo bastante gordo para acabar aquí. ¿Quién me manda a mi ir a aquél lugar? Lo que más me frustra es el mero hecho de que llevé a mis camaradas conmigo, y ahora no tengo idea de qué puede haber sido de ellos.

Me aproximé a la celda del otro tipo, pude ver que tenía el pelo largo, pero seguía sin llegar a observar su rostro, parecía que estaba dormido. Yo seguía helándome de frío, de modo que utilicé mi ámbito de energía de fuego para caldear un poco el ambiente a mi alrededor, logrando entrar en calor. Ahora lo más importante era asegurarme que el otro preso continuaba con vida, era mi única opción de saber algo más sobre aquél lugar.

-¡Oye, chico! ¡Despierta que es de día!

Continué lanzándole pequeños gritos, pero sin pasarme mucho por si me escuchaba algún guardia. Le chistaba y hacía ruídos para tratar de despertarle a la vez que llamaba su atención. Necesitaba escapar rápidamente de este lugar, sin importar el qué, y si lograba reunir información sería mejor que mejor. Necesitaba averiguar quién me había metido aquí y porqué.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Mar 29 Nov 2016 - 19:52

¡Oye chico!¡Despierta que es de día!


Escuchaba esas palabras repetirse una y otra vez. La verdad es que aquel timbre de voz quería sonarme de algo, pero estaba tan agustito ahí tirado que no tenía ninguna ganas de abrir los ojos para comprobar quien me molestaba.

Quise volver al estado de comodidad en el que me encontraba, pero me era imposible ya que desde que había comenzado a oír esa voz, una terrible jaqueca inundó mi cabeza. Temía que si abría los ojos me explotaría la cabeza, aunque por otro lado la voz se mostraba tan insistente que comencé a revolverme en mi asiento molesto por no poder acomodarme. Ya no estaba tan agusto y comencé a percatarme del frío que tenía. Un terrible escalofrío recorrió todo mi cuerpo haciendo que abriera los ojos de golpe obligando a mi mente a trabajar.

Me incorporé de golpe en actitud defensiva cuando de repente mis últimos recuerdos vinieron de golpe a mi mente repasándolos en segundos. Estaba con mis nakamas en medio de una misión, en la cual me vi separado de uno de ellos cuando fue a investigar un barco lleno de sordos. Iba a ir a ayudarlo a investigar y entonces fue cuando un pájaro gigante apareció, recordaba perfectamente como había intentado atraparlo para buscarle un amigo a Croc, pero entonces fue cuando vi aquel barco extraño surcar los cielos disparando cañonazos. Luego de eso avisé a mi capitán alarmado ante tal visión.

Creo que por eso me había levantado así, al recordar la imagen del barco cada fibra de mi ser había vibrado. Me había dado mala espina, pero ahora eso daba igual, ya que una vez que todo se ordenó en mi cabeza por fin pude enfocar la vista observando todo a mi alrededor.

- ¡Joder capi! ¿Qué hacemos aquí? - pregunté a Kimura que estaba en una celda.

Estaba flipando al comprobar que estaba desarmado, encerrado y vestido con unos peculiares ropajes a rayas, aunque me aferré al hecho de ver al marine cerca para tranquilizarme. Si me hubiese encontrado aquí solo quizás hubiese reaccionado de otra manera, pero no podía demostrar temor ante él.

-¿Sabes si Gusi está por aquí? - pregunté mientras me acercaba a la parte de mi celda que comunicaba con la suya. - Quien nos haya atrapado no sabe mucho de nosotros, sino yo no estaría aquí encerrado. ¿Quieres que salga a echar un vistazo? Puede que haya más personas encerradas.

La cabeza seguía doliéndome a horrores, por no hablar del frío que comenzaba a calar más y más profundo en mí, pero por eso me mostré tan sereno e entusiasta por hacer algo. Odiaba el no saber que nos había pasado y cuanto antes comenzásemos a planear algo, antes estaría más tranquilo de verdad. Ya que de momento estaba manteniendo una fachada.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Mar 29 Nov 2016 - 20:29

Aquél chico resultó ser Tobías, no sabía si alegrarme al ver que estaba bien y cerca de mí, o asustarme al comprobar que él también estaba preso en esta sucia celda. Lo único que pude hacer fue asombrarme unos instantes al verle tan tranquilo en esa situación, bien es cierto que él puede escaquearse en cualquier momento debido a su condición logia, y aunque yo no lo soy, no tendría mayores problemas, pero antes debíamos averiguar alguna que otra cosa.

-No Tobías, no salgamos de aquí, confía en mí, tengo un plan para escapar, pero antes que nada debemos asegurarnos de que no haya mucha gente cerca. Necesitamos recoger nuestras cosas, que a saber dónde diantres están... espera un momento.

Cerré los ojos y me senté en el suelo, comenzando a concentrarme al máximo en mi haki de observación, o kenbunshoku. Comencé a expandir mi aura de éste, podía sentir a Tobías, y por fuera de los calabozos tan solo notaba una presencia, una que curiosamente se estaba aproximando, seguramente el carcelero. Notaba que estaba algo enfurecido o algo parecido, y venía directo hacia nosotros.

-Tobi, disimula, viene alguien.

Me fui al catre improvisado y me quedé sentado, dando a entender que estaba mareado todavía. Un sonido metálico sonó con un gran portazo y ese tipejo entró. Se quedó mirando dentro de las celdas y escupió con desgana y desprecio hacia dentro de mi celda, estaba concentrado en mi Kenbunshoku y pude sentir que se distraía con otras cosas, de modo que decidí improvisar un poco. Le hice una seña a Tobías cuando vi que me miraba, dándole a entender que le atrapara de alguna forma cuando más distraído estuviese.

-Perdona. ¿Dónde se supone que estamos?
-Calla sucia escoria.
-No le conviene enfadarme, caballero.

Ese tipo se levantó y se quedó encarado hacia mi celda. Se acercó a mí y se quedó con la cabeza entre dos barrotes, era un asqueroso calvo mugriento, el típico carcelero con rostro cadavérico y descompuesto por la mugre.

-¿Qué me has dicho?
-Lo que oye señor. No es buena idea enfadarme. ¿Tiene idea de quién soy?
-Si, una puta rata de mierda.

Se acercó al escritorio y sacó una espada. No me gustaba un pelo, la conocía, era mi hoja del caos, ese arma es peligrosa en cualquier mano. No obstante me llevó justo a conseguir lo que quería saber, sacó un manojo de llaves y se dispuso a abrir la celda. Miré de reojo a Tobías, como diciéndole que era la señal. Entre los dos lograríamos reducirle sin problema, pero como utilice bien esa espada, podríamos estar en apuros.

-Ven aquí maldito hijo de puta. Uno menos al que alimentar...

Sonreí y me levanté, cuando llegó le esquivé. Las celdas estaban heladas, pero gracias a mi ámbito de fuego logré entrar en calor lo suficiente como para poder moverme con soltura y libertad, esquivando mi propia espada. La última vez que alguien me golpeó con una de mis armas lo pasé realmente mal, aunque ya pasó hacía muchísimo tiempo.

Quedándome a su lado, le golpeé con el antebrazo, donde mi energía se había materializado a modo de un poderoso filo de acero que prácticamente segó su brazo que sujetaba mi hoja del caos. Esta se cayó y pude cogerla directamente con mis propias manos. Tobías había entrado en acción, inmovilizando a ese tipo. Ahora tan solo me quedó amenazar su garganta con mi arma y comenzar a actuar.

-Bien. Creo que ahora hablaremos el mismo idioma. Vas a decirme dónde estamos, y vas a decirme dónde están nuestras cosas y cómo salir de aquí. De lo contrario, no volverás a respirar en tu vida. Nosotros ya nos hemos fugado, depende de tí continuar con vida cuando salgamos por esa puerta.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Miér 30 Nov 2016 - 16:51

El capitán enseguida descartó mi idea asegurando que ya tenía un plan desarrollado mientras se sentaba en el suelo. Seguramente el pelirrojo ya llevaba un rato despierto maquinando alguna de sus ideas, así que tras asentir de forma afirmativa esperé a que el marine terminase, puesto que cerró los ojos y no quería distraerlo.

Tras unos segundos de meditación el pelirrojo abrió los ojos de golpe apremiándome a que disimulase, que venía alguien. No dudé un segundo en obedecer a mi superior y volví al catre de metal donde me había despertado para simular que dormía aún.

No tardaron en hacer eco el sonido de unas pisadas en nuestra dirección. Por suerte el tipo pasó de mí y se fue directo a por el pelirrojo que sólo simulaba estar desorientado aún. Mi capitán y el carcelero no tardaron en tener unas palabras mal sonantes entre ellos. El pelirrojo consiguió sacar de quicio a aquel despreciable tipo, que enseguida se vio ofendido y se marchó hacia un escritorio que por allí había para sacar una espléndida arma. Al principio temí que aquel hombre fuese más poderoso de lo que había pensado en un principio, pero al observar a mi capitán con un ojo entreabierto pude ver que el marine miraba fijamente aquel arma como si la reconociese. No recordaba haberle visto empuñando aquella espada en concreto, pero la verdad es que el pelirrojo poseía un arsenal bastante grande y aún no estaba seguro de haberlas visto todas, aunque no era momento de pensar en ello, puesto que el carcelero se acercó de nuevo a la celda de Kim y comencé a prepararme para ganarle las espaldas al tipo tras ver mi señal.

Me transformé sigilosamente en un charco parduzco y comencé a deslizarme por mi celda hasta salir entre los barrotes. Desde que comí aquella extraña fruta que me dio aquella horrible vieja, casi ninguna celda o puerta podía retenerme.

Cuando llegué a las espaldas del tipo, ya se encontraba introduciéndose en la celda del marine dispuesto a matarlo. Casi me precipito delatando mi posición, pero vi que mi capitán estaba llevando un guion con el que consiguió engañar al tipo dándole la vuelta a la situación. Generó un filo cortante sesgándole un brazo al tipo mientras profería un grito de dolor. Debía actuar rápido, ya que podría alertar a otros guardias que por allí hubiese, así que antes de que la espada de mi capitán cayese al suelo ya estaba yo justo a espaldas del tipo dándole un fuerte pisotón en la parte trasera de la rodilla haciendo que cayese de rodillas, pero no me quedé ahí, sino que tras el primer golpe me abalancé sobre él agarrando el brazo que le quedaba sano retorciéndoselo a la espalda mientras empujaba su rostro contra el frío suelo de piedra amortiguando sus gritos.

- Te has confundido de tipos "amigo" - añadí a las palabras de mi capitán. - Ahora habla o muere - seguí mientras hacía presión sobre la cabeza del tipo contra el suelo.

- ¡Hijos de puta! No conseguiréis salir vivos de aquí por mucho que salgáis de las celdas - gritó entre jadeos y quejidos.

El calvo intentó seguir hablando, pero no dejé que siguiese diciendo más tonterías. Retorcí su brazo sano hasta el punto de casi rompérselo, arrancando otro quejido de dolor de aquel asqueroso tipo.

- Creo que eso no ha sido lo que te hemos preguntado, así que si las siguientes palabras que salgan de tú boca no es lo que queremos oír, creo que si sales vivo será sin ninguna extremidad. - ¡Así que habla!


El tipo soltó un par de insultos en un leve farfullo, pero al final terminó derrotándose y se puso a "cantar" como un dulce pajarito.

- Está bien... El resto de vuestras cosas se encuentran en el escritorio y en el armario de allí atrás y para salir debéis recorrer el pasillo hasta llegar a unas escaleras. La salida está hacia arriba, tras pasar una sala de unos veinte metros. Allí hay varios guardias más custodiando la entrada.... Os juro que no sé más, ¡no me matéis! - terminó entre sollozos.

- Todo tuyo capi, voy a por nuestras cosas - dije ya mirando al pelirrojo y soltando aquel tipo, que nada más verse libre se acurrucó en el suelo y comenzó a intentar taponarse el chorro de sangre que salía de su enorme herida. Seguramente el tipo moriría desangrado si conseguía taponar bien su herida, pero decidí que esa decisión la tomase el marine.

Podría intentar ayudarle con la hemorragia, pero primero cogí las llaves del carcelero y me dispuse a recoger toda nuestras cosas para equiparnos bien antes de dar el siguiente paso.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Miér 30 Nov 2016 - 18:10

Cantó, dijo donde estaban nuestras cosas y Tobías se puso en marcha para recuperarlas. Por suerte no andaban muy lejos, no teníamos ni que salir de allí, eso facilitó muchísimo las cosas. Soltamos a ese tipo, me acerqué a su herida. Había cumplido, de modo que yo no iba a ser menos. El trato era que continuaría con vida cuando salgamos de aquí, por lo que utilicé mi ámbito de fuego en la hoja de la espada y la posé sobre su herida, cauterizandola por calor, con eso sobreviviría, pero tendría que ir a verse la herida en lugar de dar la alarma si quería vivir. No obstante...

-¿Sabes? No me has causado buena impresión. Parece que te mofas y burlas de todos los que están presos en este lugar. No tengo la menor duda de que en cuanto puedas cogerás ese comunicador del escritorio para dar la voz de alarma... En fin, que te diviertas.

Salí de la celda cerrando la puerta, le pedí a Tobías las llaves, ya había terminado, de modo que me las pasó y cerré la celda. Ese hombre comenzba a suplicar que le dejásemos salir, yo me mostré impasible, no podía permitirle avisar al resto de guardias. Si seguía esforzándose las heridas se abrirían más y no tardaría en morir desangrado, pero yo cumpliría mi palabra, cuando saliéramos de allí, él estaría todavía con vida. Me acerqué al armario que señaló, dentro estaban mis armas largas y un cofre donde tenían nuestras ropas.

-No te asustes Tobi -bromeé mientras me quitaba ese sucio traje a rayas para vestirme con mis propias ropas.

Una vez cargado con todo, ese hombre ya parecía comenzar a desistir de sus intentos, se daba cuenta de que si seguía así no tardaría en morir, de modo que se resignó y se quedó allí parado, sin hacer nada. En el escritorio había lo que parecía un botiquín, se lo arrojé dentro de la celda y rápidamente estuvo entretenido en coger vendas y demás, se le veía agotado, había perdido mucha sangre ya. Disimuladamente dejé las llaves en la cerradura de la celda, cuando quisiera darse cuenta podría sobrevivir, pero nosotros ya estaríamos lejos. No entendí porqué hice eso, esa persona se merecía la muerte por ese tipo de comportamiendo, sin miramientos ante los presos, saltando a la mínima a matarlos. Me quedé mirando a Tobías, encogí los hombros y nos dirigimos hacia la salida.

Me concentré en mi haki de observación, avanzando lentamente para asegurarme de no ser cogidos desprevenidos. Por aquél pasillo había una esquina, y al otro lado notaba la presencia de alguien, llegamos a la esquina y, silencioso, le dije a Tobías que se detuviera, aguardé hasta que sentí bastante próxima la presencia, salí y clavé la hoja del caos directamente en la frente de quien estaba allí delante, ese guardia cayó al suelo y nos dejó vía libre. Enfrente estaban las escaleras, avanzamos rápidamente, ya no había nadie por allí abajo.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Jue 1 Dic 2016 - 2:18

Observé detenidamente como el pelirrojo cauterizó la herida del guardia. Era un método bastante drástico y doloroso, pero me alegró el ver que el marine hizo algo por ayudarle. No había ninguna necesidad de acabar con la vida de aquel ser y menos cuando ya estaba totalmente acabado. Yo aún tenía mis dudas de si sobreviviría, tenía un rostro ceniciento y la mirada casi perdida, aunque en parte también se lo había buscado por querer matar así como así a un preso por unas palabras malsonantes.

Tras la escena de "médicos", el pelirrojo y yo recuperamos todas nuestras armas, al igual que la ropa. Era un gusto sin igual el sentir el agradable tacto de mi familiar yukata, como el frío tacto de mis pistolas y cuchillos. Con mis armas ya me sentía vestido de nuevo.

Nos marchamos de allí dejando al moribundo intentando sanarse las heridas con un botiquín que Kimura se había encontrado por ahí guardado. Avanzamos con sumo cuidado por aquel frío y lúgubre pasillo hasta que llegamos a un recodo donde el marine me hizo una señas para que me parase. Imaginé que llevaría activado su haki y habría presentido algo u alguien, así que tras ponerme en tensión preparado para cualquier cosa empuñando mi daga, aguardé pacientemente en la retaguardia del marine, sería su apoyo cuando fuese necesario. No dejaría a mi compañero solo ante ninguna adversidad, bastante preocupado estaba ya por Gusi como para perder de vista también al capitán.

Tras pasar unos segundos bastante espesos, el marine dobló la esquina en un abrir y cerrar de ojos blandiendo su espectacular espada. Simplemente escuché un crujido seguido de un ruido sordo. Al asomarme pude comprobar que yacía el cuerpo de otro de los guardias con el cráneo reventado.

-Desde luego no se anda con medias tintas - pensé mientras pasaba por encima del cadáver siguiendo al pelirrojo escaleras arriba.

Nada más llegar al final de las escaleras nos topamos con otro pasillo, este era algo menos tétrico que la zona inferior. Su iluminación era bastante mejor y las paredes no tenían moho.

Se podían ver claramente dos puertas, una a mitad de pasillo a la izquierda y otra al final del corredor. Las dos parecían cerradas, así que tras hacerle unos gestos al pelirrojo para que aguardase un segundo. Sabía que él con su haki podría decirme cuantas personas podían haber allí dentro, pero ya comenzaba a sentirme algo inútil de no hacer nada.

Anduve con paso decido hacia la puerta más cercana y pegué el oído intentando escuchar algo, pero era demasiado gruesa y no capté nada, así que tras la pequeña pausa volví a mi estado líquido para colarme por la rendija que había entre la puerta y el suelo. Nada más entrar observé que me encontraba en una habitación de unos dieciséis metros cuadrados bastante iluminada. El foco de luz provenía de múltiples monitores que adornaban una de las paredes al completo, donde se podían ver varias imágenes a la vez de distintos lugares, también había un gran sillón de cuero negro delante de un escritorio de madera, todo ello orientado hacia las pantallas. Imaginé que sería la "Sala de Control".

Me sorprendió que no nos hubiesen pillado fugándonos, ya que en una de aquellas pantallas podía ver claramente al carcelero tendido en una de las celdas, aunque en parte también me sorprendí no haberlas visto cuando estuvimos allí abajo, pero quizás con las prisas había sido normal. Ni siquiera aún estaba seguro de donde estábamos, llevaba pensando todo el rato en aquello también, pero de repente un fuerte resoplido cortó mis pensamientos de raíz. Provenía de aquel sentón y no dudé en acercarme aún en estado líquido puesto que hacía menos ruido.

Al mirar pude ver como un tipo bastante regordete vestido de guardia se encontraba allí dormido con las piernas en alto sobre el escritorio todo desordenado. Ahora entendía la facilidad de nuestro escape.

No dudé un segundo en aprovechar aquella ventaja, así que tras volver a estado sólido colocándome por detrás del asiento. Desenfundé una de mis pistolas agarrándola fuertemente por el caño para propinarle un fuerte golpe en la cabeza a forma de porra.

- Ahora vas a dormir con motivos - musité en un susurro viendo como el tipo se desplomaba hacia un lado sin emitir ruido alguno.

Eché un vistazo rápido a las pantallas y me apresuré para salir de nuevo al corredor a buscar al marine. Debía enseñarle mi hallazgo.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Jue 1 Dic 2016 - 16:23

El pasillo ante el cual estábamos ahora parecía un desierto iluminado, por lo menos no eran las cloacas del piso inferior, el cual parecía que era donde arrojaban toda la basura, no estaba ni siquiera un poco cuidado. Había una puerta a mitad del pasillo y otra más adelantada. Pensé en utilizar mi haki de observación, pero ya me comenzaba a sentir cansado, hacía mucho que no reponía fuerzas, no tenía el cuerpo muy enérgico como para abusar de mis técnicas, y menos del haki.

Por fortuna tenía a Tobías de mi lado, se deshizo en su elemento logia y atravesó la puerta, me quedé unos instantes donde estuve realmente tenso, sin saber qué podría estar ocurriendo o siquiera si podría llegar a venir alguien de la otra sala y descubrirme. De pronto escuché un golpe seco de allí dentro, apenas apreciable, pero en el silencio y en tensión prácticamente se podía escuchar cualquier cosa. No pasó mucho tiempo después que la puerta se abrió y asomó la cabeza mi camarada, ya no había moros en la costa.

Entré y pude ver un tipo obeso tirado en el suelo con un bulto en la cabeza, lancé una mirada cómplice a Tobías mientras soltaba una leve risa. Enfrente, ancladas a la pared, había numerosas pantallas con distintos lugares, me sentí realmente asustado al comprobar que nuestras celdas tenían también una cámara de vigilancia, no la habíamos visto ninguno de los dos y este guardia rechoncho podía haber dado la voz de alarma. No pude creer la suerte que teníamos. ¿Cómo fui tan estúpido para no fijarme en si había vídeo vigilancia?

Me agaché al tipo ese, tenía unos grilletes que se los puse en las manos por detrás de la espalda, si despertaba que no nos sorprendiese. Además cogí un trapo que tenía en el bolsillo, el cual sobresalía un poco, y se lo puse a modo de mordaza, así nos asegurábamos que ni gritaría ni nos cogería por la espalda.

Me acerqué a los monitores, había varias salas, pero en la que me centré es en una grande, había cerca de quince personas, y tenía pinta de ser esa sala que nos dijo el carcelero. Si queríamos pasar por ahí tendría que ser abriéndonos paso, no me hacía mucha gracia llamar la atención, pero debíamos asegurarnos. En esa cámara se podía ver una puerta, no se si era la que daba al pasillo que acabábamos de abandonar, o si por el contrario sería la que diera al exterior, incluso a otra sala. Había más cámaras, lo cual quería decir que el edificio era más grande que esto.

-Esta debe ser la sala que nos dijo el carcelero. Hay demasiada gente como para marcharnos sin que nos descubra nadie. Y en cuanto alguno de ellos quiera bajar o venir aquí va a saber que algo ocurre. No podemos dejar nada a nuestro paso, con que uno quede consciente dará la señal de alarma, y sobretodo si escapan... Por otro lado tantas cámaras dan a entender que hay más niveles en este edificio, no tengo claro en cuál podemos estar ni cuán lejos estaremos de la salida. Lo único que se es que no será nada fácil encontrarla -mi rostro cambió-. Además de todo eso, debemos saber quién nos ha encerrado, lo ocurrido en aquella isla fantasmal no puede ser causa del azar, caímos en algún tipo de trampa, y debemos averiguar quién nos la tendió.

Me fijé en unos papeles, en muchos de ellos se repetían varios nombres, uno de ellos parecía hacer referencia al lugar, es decir a la isla en la que nos encontrábamos, Síderos. El resto parecían nombres propios, se repetían en varios documentos, Zal, Zirda, Sarka, Balt y Meln. Me senté en la silla de ese guardia y estuve leyendo algunos de los documentos.

-Tobías, si viene alguien avisa.

Por el contexto y cómo se hablaba en los documentos, todo apuntaba que se trataban de varias personalidades importantes dentro de la isla, gente importante de entre las cuales de dos de ellas se hablaba mal, de una bien, las otras dos eran más neutrales. La que se refería con mejores palabras, esa debería de ser quien nos había atrapado, o uno de los aliados. Ese grupo era llamado Meln.

Tobías lanzó la voz de alarma, alguien se acercaba, era el momento de prepararse, nos quedamos cada uno a un lado de la puerta y en cuando entró quien iba a venir, le derribamos sin darle opción a gritar, Tobías le dejó noqueado dándole con la culata de su arma y cayó aplomo al suelo.

-Parece que nos hemos metido en algo gordo, Tobías. Debemos alejarnos, parece ser que hemos entrado en un lugar en guerra donde hay más de dos bandos que luchan entre sí. Hay que salir cuanto antes y tratando de no llamar mucho la atención. Vamos a esa sala, ya has visto todos los que hay. No podemos dejar escapar a ninguno, o tendremos serios problemas. Cuando estés listo.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Sáb 3 Dic 2016 - 19:42

Tras llamar al pelirrojo para que echase un vistazo, este entró y me lanzó una sonrisa de aprobación al ver al guardia tendido en el suelo.

- Tuvimos suerte, el muy holgazán estaba dormido y no nos vio - comenté al marine mientras este maniataba al guardia noqueado.

Comencé a observar los monitores  buscando algo que me dijese que era la salida, pero ninguna de las salas que se podían ver a través de los monitores parecía serlo. No veía que ninguna resaltase por parecer un hall ni nada de eso, así que sólo me quedaba pensar que debía ser la más vigilada. Iba a contárselo al pelirrojo, pero este se me adelantó y habló él primero indicándome la misma sala en la que yo me había fijado.

- Estoy de acuerdo en que debemos averiguar quien nos atrapó capitán, creo que esa sala podría ser la salida por el números de guardias, aunque también podría ser la antesala del dirigente del lugar. Quien mande aquí debe estar bien protegido y quizás el carcelero sólo nos habló de esa sala para guiarnos a una trampa - dije evaluando otras posibilidades para aportar otro punto de vista.

El pelirrojo se quedó pensativo tras mis palabras y me indicó que vigilase la puerta mientras leía unos documentos que había por ahí desperdigados en el escritorio.

Me dirigí a la puerta asomando la cabeza y comencé a rumiar sobre la situación a la vez que me centraba en mi sentido del oído. Antes de irme a mi posición de vigía me había dado tiempo a fijarme en algunos detalles de los papeles, leyendo así varios nombres que no me sonaban de nada. Me hubiese gustado poder curiosear todos aquellos documentos, pero al poco tiempo de estar ahí asomado escuché un ruido proveniente de la puerta que aún no habíamos abierto.

- ¡Mierda! - exclamé para mí mismo mientras introducía de nuevo la cabeza en la sala. - Tenemos compañía - avisé al marine que rápidamente se levantó colocándose a un lado de la puerta.

Pasaron unos segundos y un tipo con una indumentaria parecida al ya amordazado entró por la puerta. Lo único que pudo hacer el tipo fue abrir mucho los ojos ante la imagen de su compañero, ya que acto seguido de poner un pie en la estancia lo golpeé con la parte trasera de mi arma quedándolo inconsciente.

Tras noquear a un guardia más y usar la misma argucia que antes, maniatándolo con sus propios grilletes, el marine me preguntó si estaba listo para entrar tras ponerme al día sobre lo que había averiguado. Al parecer estábamos en un lugar en el que los aires debían estar muy caldeados si se encontraban en un juego de a cinco bandos. Debían estar rodeados de conspiraciones, pero rápidamente tomé nota mental de todo lo que el marine decía para presentar un informe en la agencia. Tenía que informar a mis superiores de que saliésemos.

- Cuando quieras capi, pero antes dame segundo - dije acercándome donde se encontraban los documentos. Me tragué mis ansias de leerlos enteros y comencé a hacerles fotografías con mi ojo robot. Podría haber información de vital importancia, pero para comprobarlo habría que repasarlos minuciosamente. - Ya estoy listo, yo también creo que debemos salir cuanto antes de aquí. Debemos reunirnos todos y debatir sobre el tema en un lugar seguro para nosotros.

Una vez todo preparado y hablado salimos de la sala y nos dirigimos a la puerta que creíamos que daba a la sala repleta de guardias. Hice un gesto para que el pelirrojo se parase y le hablé en susurros antes de entrar.

-Déjame pasar primero, se me ha ocurrido una idea. Si esta es la sala repleta de guardias te darás cuenta cuando entrar, si no ahora salgo - dije luciendo una sonrisa traviesa antes de volver a mi estado líquido.

Atravesé la puerta por las rendijas pudiendo así observar el interior. La sala era bastante amplia y en efecto estaba llena de guardias. Era claramente la estancia que habíamos visto a través de las cámaras, pero ahora pude fijarme en detalles que antes no, ya que usando mi poder fue pegado por la pared hasta alcanzar el techo observándolo todo. Había exactamente catorce personas y casi todas ellas armadas. Había cuatro en el centro charlando amigablemente entre ellos, dos resguardando una puerta parecida por la que yo había entrado, otros cuatro haciendo guardia en un portón grande, el cual esperaba que fuese el camino a la salida, y por último una joven igual de pelirroja que Kimura sentada detrás de un mostrador, la cual hablaba con otros tres de esos guardias. La proporción no jugaba a nuestro favor, pero eso no era algo que nos hubiese echado para atrás antes, asique me dispuse a realizar el plan que tenía en mente para reducir su número.

Desde las cámaras había visto una enorme lámpara de araña suspendida del techo de la estancia, a la cual no dudé en dirigirme. Estaba justo encima de uno de los grupos de guardias y pensé en montar una buena distracción para que el marine los cogiese desprevenidos. Volví a mi estado normal sobre la lámpara a la misma vez que sacaba mi daga para cortar la cuerda que la sujetaba. No tardé unos segundos en verme visto arrastrado por la gravedad seguido de la lámpara.

- ¡Eh chicos!¡Quiero que sepáis que no me gusta que me encierren! - grité justo cuando los tipos que estaban debajo miraron ante el ruido sobre sus cabezas.

El impacto fue brutal y dio de lleno sobre los guardias distraídos y quedando perplejos a los otros por ante tal intromisión repentina. Todos se quedaron pasmados cuando me regeneré de entre los trozos de lámpara dejando detrás de mí un gran charco de sirope, esto último no fue casual, pero no hice nada con él, si no que desenfundé mis dos pistolas apuntando al grupo que estaba en el portón. Sólo uno de ellos cayó al suelo ante la ráfagas de tiros, pero me pareció ver que había herido a otro al menos, sin embargo los otros llegaron a cubrirse. El resto comenzó a prepararse recompuestos ante tal escena, aunque ya les había costado varios hombres, por no hablar también de que ahora que se encontraban dispuestos a atacarme se habían olvidado de la puerta por la que ya me parecía ver aparecer una silueta conocida.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Lun 5 Dic 2016 - 16:48

Antes de entrar en la siguiente habitación, Tobías revisó los papeles que había visto y me dijo que esperase a su señal, que sabría cual era. Confié en él y le dejé entrar solo. Con su aspecto logia lo tendría realmente sencillo para adentrarse sin que se den cuenta. Pasaron unos minutos y finalmente escuché un fuerte estruendo, algo me dio a entender que esa era la señal. Sujeté la hoja del caos con la mano izquierda y la daga Tsume con la derecha, entré dando una patada a la puerta y abriéndolas de par en par.

La escena fue Tobías encima de una lámpara de araña caída, con unos guardias debajo de ella, además otros guardias en un portón cayendo, no obstante también abrían la puerta, con intenciones para, seguramente, salir corriendo. No se lo iba a permitir. Lancé la daga directa al torso de uno mientras lanzaba ondas cortantes a los que estaban en otra puerta. La daga impactó directamente en el pecho de uno que intentaba salir por ese portón. La onda cortante lanzó a los dos tipos aquellos al suelo, con heridas no muy graves.

Lancé un hilo de mi energía a la daga y la manipulé con mi propia energía, haciendo que el otro que quería huir cayese al ser cortado uno de los tendones de su pie, acto seguido la daga se le clavó en la garganta para evitar que gritase. Los otros dos tipos estaban en el suelo, y yo ya había llegado hasta ellos, segándoles la garganta directamente.

Quedaban tres guardias y una mujer, se quedaron delante de nosotros, desenfundando espadas. Yo me quedé al lado de Tobías, la daga vino por detrás, atravesando el cuello de uno de ellos y llegando de nuevo hasta mi mano. Sentía que debía desarrollar más aquella técnica que me permitía utilizar armas como si fueran marionetas controladas por mi propia energía. Quedaban dos tipos y aquella chica pelirroja, que se quedó escondida tras el mostrador.

Aquellos dos tras pensarlo mejor, simplemente soltaron las armas y alzaron las manos. Me quedé mirando a Tobías, por un trabajo bien hecho.

-Bueno, me parece que habéis entendido nuestro idioma -dije con una sonrisa-. Ahora comenzad a hablar, y no os mataremos ni a vosotros ni a la chica que está escondida. Pero que salga y venga aquí, sino no prometo cumplir mi palabra al pie de la letra.

Realmente tenía bastante pánico de que hubiera algún tipo de dispositivo detrás de ese mostrador que diese una voz de alarma, y no quería darle una opción a que nos provocase mayores problemas.

-¡Sal de ahí! -grité.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Mar 6 Dic 2016 - 0:55

El pelirrojo entró haciendo una excelente exhibición del manejo que tenía con las armas y de lo que podía hacer con ellas, acabando en un momento con los tipos que intentaron escapar de mis ráfagas por la puerta más grande. Por suerte la intervención del marine llegó en el momento justo y tras varios segundos más de combate ya teníamos la sala bajo control. Todos estaban muertos u incapacitados, a excepción del grupito que se encontraban en aquella especie de recepción a los cuales Kimura no tardó en amenazar.

Al principió creí que opondrían resistencia, pero entonces se fijaron una vez más en lo que habíamos hecho con sus compañero en tan poco tiempo y no tardaron en cambiar de actitud, incluso uno de los jóvenes no tardó en decirle a la joven a que obedeciese. La chica estaba muy nerviosa y aterrorizada, no era capaz de quitarle el ojo a Kimura, pero aún así terminó obedeciendo.

- Muy bien, ahora todos ahí quietitos - dije mientras me acercaba a los tipos para quitarle los grilletes que pendían de sus cintos para poder maniatarlos con ellos. - Como podéis ver somos hombres de palabra, asique si seguís obedeciendo y nos contáis todo lo que este hombre os pregunte, no os pasará nada más - dije usando un tono más suave intentando que los prisioneros se tranquilizasen.

La verdad es que no sabía que quería hacer el marine a continuación. Habíamos hablado de escapar cuanto antes y esperaba que no hubiese cambiado de idea, seguramente si había más hombres cerca nos habrían escuchado.

- Ahora decidme, ¿donde está la salida? Si sois tan amables de decírnoslo, no nos volveréis a ver más.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Miér 7 Dic 2016 - 15:45

La mujer, aunque atemorizada, se acercó a nosotros, tres personas todavía vivas y conscientes. Cogí algunos grilletes de los cadáveres, pero tan solo había dos guardias que tuvieran, el resto parece que simplemente eran luchadores. Puse los grilletes en los hombres, a ella la vi demasiado asustada para hacer nada. Aun así todos estaban demasiado acojonados como para responder a la pregunta de Tobías.

Serené mi rostro y me llevé la mano a la cabeza, me volvió ese dolor de cabeza, estaba forzándome cuando no tenía energías apenas, necesitaba descansar y tomar algo para recuperarme, pero ahora no había tiempo. me planté frente a ellos y les dediqué una sonrisa un tanto forzada, comenzando a tratar de interrogarles.

-Os doy mi palabra de que no os vamos a hacer nada. Os habéis rendido, el resto trataron de huir o atacarnos, no tuvimos otra elección, pero vosotros, al igual que el carcelero, podréis sobrevivir. Somos hombres de palabra

Enfundé mis armas y les mostré las palmas de las manos, dándoles a entender que no iba a hacerles nada, y menos ahora que estaban atados.

-Seré franco. No se donde estamos. ¿Podéis darme alguna pista?

Los hombres apretaban la mandíbula, resistiéndose a hablar. La mujer comenzó a mirarme más seria, pero a la vez algo esperanzada de salir de aquella situación, se veía en sus ojos, lo tenía fácil para convencerla. Me quedé mirándola y me acerqué, posando mis manos sobre sus hombros y el rostro serio.

-Por favor. Qué es este lugar.

La mujer tragó saliba y comenzó a hablar.

-Las mazmorras de Meln...

Tal y como había sospechado. Nos encontrábamos presos de una de esas facciones, concretamente esa de la que sospechaba. Los documentos no fueron muy preocupados en guardar cierta información, aquél que los escribió debía estar muy seguro de que no iban a ser descubiertos, o le importaba bien poco.

-Entonces esta es la isla de Síderos.

La chica asintió con la cabeza.

-¿Y cómo podemos salir de aquí?
-¡No le cuentes nada más, zorra estúpida!

Me giré dándole un puñetazo de revés a ese tipo, mostrándole un rostro enfurecido. Se quedó algo aturdido, pues golpeé con mi haki.

-Está hablando la señorita, no te metas.
-Tenéis que subir dos plantas. Id por el portón grande de ahí. Pero hay muchos guardias.
-No saldréis con vida, escoria.

No había tenido suficiente con ese puñetazo, esa mujer había hecho lo correcto, nos había dado la información correcta, pero podría ser bastante complicado salir de aquí si es cierto aquello.

-Dime. ¿Cuál es tu función aquí?
-Papeleo, paso información.

Pude ver iluminarse los ojos de esa chica. De pronto y rápidamente me cogió de los brazos y se quedó mirándome, casi sollozando.

-Ayudadme a salir de aquí, por favor -comenzaba a llorar.

¿Sería una trampa por su parte? Se la veía bastante aterrada y sincera, no estaba seguro de todo esto. Le dije que se quedara ahí y aparté a Tobías para hablar en privado con él. Tenía un plan, pero quería saber su opinión, puesto que podría ser muy arriesgado, y no sería la primera vez que su opinión me libra de tomar una mala decisión. Al alejarnos me quedé mirando al grupo de tres, ella trataba de mantenerse alejada de ellos.

-Tobías, tengo un plan para salir de aquí. No tendríamos más que ponernos los uniformes de estos guardias e ir avanzando por donde nos diga la mujer. Podemos pasar desapercibidos llevando esos uniformes. Tan solo que no estoy seguro de si podemos fiarnos de ella, parece bastante sincera y aterrada, y una parte de mí me dice que confiemos. Pero por otro lado no estoy seguro de qué hacer. ¿Tú qué opinas?

Me quedé de brazos cruzados mirando al fondo. Parecía bastante asustada en verdad, tal vez fuera algún tipo de rehén o una persona que la estaban explotando demasiado, tal vez alguien con una habilidad que les convenía o un simple rehén en esta guerra. Para ser rehén estaba en muy buena posición, pero también es cierto que las celdas deshabitadas se notaba que no lo estaban así por mucho tiempo, tal vez obligaban a los rehenes a hacer ciertas tareas para evitarse la muerte, por eso el carcelero era tan duro, para acabar con los que pudieran suponer un problema e intimidar al resto para que obedezcan sin rechistar.

-Además estoy pensando, que si ella es un rehén, puede haber más, había bastantes celdas y no parecía estar tan abandonadas como para que no hubiera nadie habitándolas por las noches. Tal vez deberíamos buscar otros presos, de confiar en ella sería tratar de ayudar a cualquiera que nos encontremos de camino.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Miér 7 Dic 2016 - 17:23

El capitán consiguió calmarse una vez que comprobó que todo estaba bajo control, cambiando así su actitud para sacar su lado más simpático. Era temible cuando empuñaba un arma, pero los que lo compartimos tiempo con él sabemos que en el fondo se mueve por su corazón, asique tras unas palabras amables con la joven por fin consiguió que hablase dándonos la información que necesitábamos. Hubo un par de interrupciones por parte de uno de los guardias, pero el marine enseguida controló la situación dejando así continuar a la joven que aseguraba ser una rehén.

La chica parecía bastante convencible si escuchabas sus palabras y te fijabas en sus lágrimas, todo en ella era enternecedor, pero una parte de mi mente me decía que no me fiase, que recordase mi primera misión como miembro de los CW y la sorpresa que nos dio aquella rubia que también parecía una linda e indefensa flor... aún recordaba a aquella revolucionaria que consiguió revolvernos a todos. En realidad creo que nunca la olvidaría, pero ahora debía escuchar a mi capitán, el cual me llevó algo alejado de los tipos para hablar más en privado.

Pensé detenidamente mis palabras antes de contestar al pelirrojo, ya que sabía que confiaba en mi criterio y no quería decir una chorrada.

- No sé capi... Hay algo que no me termina de cuadrar. Sí que es cierto que puede haber más rehenes y que los tengan trabajando en algún lugar, pero no termino de creer que ella sea uno de ellos. Fíjate bien ella Kim, no en lo que quiere mostrarnos, sino más allá. No tiene aspecto de ser una presa, tiene buen color de piel y parece estar bastante saludable, por no mencionar que qué clase de estúpido pondría a un preso a manejar su información por muy poco significativa que sea - comencé a decir dándole mi punto de vista. - Aún recuerdo bien a la hermana de Matt y de como nos la jugó, quizás por eso veo fantasmas donde no los hay, pero piénsalo, normalmente las mujeres tan guapas que son atrapadas por sus enemigos no son tratadas tan bien.

Tras esas palabras dejé que el marine pensase sobre ello, ya que no quería arriesgarme a sufrir una encerrona por una traición. Yo gracias a mis poderes no temía a las armas normales por mucho que se abalanzasen sobre mí veinte espadas, pero mi capitán no tenía esa facultad y no quería verlo tan herido como aquella vez, y menos porque nos engañe la primera mala actriz con la que nos cruzamos. Podría estar equivocado, pero en el CP nos adiestraban para ser más objetivos, no nos enseñaban ese código de honor que tenían todos mis nakamas pertenecientes a la marina, pero quería que viese mi punto de vista al menos. Al no estar Gusi presente era su mano derecha.

- Por lo demás me parece perfecto capitán, el plan es bueno y creo que al menos un piso podríamos avanzar sin que nos descubriesen, pero no creo que realmente la necesitemos. Siempre podemos volver a la sala de cámaras y diseñar una estrategia tras obligarla a señalarnos las salida, aunque ya sabes que siempre acataré tus órdenes y si sigues queriendo nos la llevaremos.

Tras mis palabras me acerqué a los dos tipos que estaban ilesos.

- Es vuestro día de suerte, sois los únicos que no estáis llenos de sangre - dije con una sonrisa señalando sus uniformes. - Así que si queréis que sigan así, me dejaréis que os lo quite, si no... vosotros decidís - terminé mientras señalaba el panorama una vez más.

El tipo que había recibido el golpe antes fue el que más resistencia puso en un principio, pero tras arrimarle el cañón de una de mis pistolas a la nariz asegurándole de que le haría un tercero, dejó de poner resistencia y por fin conseguí los dos uniformes.

- Este para ti - dije lanzándome a Kimura el de su amigo el simpático.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Vie 9 Dic 2016 - 15:08

Las palabras de Tobías no lograron disipar mis dudas, tal vez incluso las incentivasen más todavía. No quería fiarse de la chica, todavía recordaba lo ocurrido con aquella mujer revolucionaria, pero se equivocaba, ella no nos la jugó, tan solo luchó cuando no hubo más remedio por culpa de Gusi. Aunque bien parecía ser cierto lo que ella decía. No obstante necesitábamos salir de allí, y la mejor opción sería que ella nos guiase, si dudamos si que llamaríamos bien la atención.

Mi camarada me tendió uno de los uniformes de guardias de aquellos dos que todavía estaban conscientes. Me los puse encima de mis ropas, logrando camuflarme como uno de ellos. Entonces me acerqué a ellos dos. Di mi palabra de que no les mataría y así sería, pero no iba a dejarles conscientes mientras nosotros escapábamos, podrían dar algún tipo de alarma y causarnos problemas, desbaratando nuestro plan. Me acerqué a ellos.

-He dado mi palabra, y la pienso cumplir. No moriréis -Les golpeé en el cuello con mi haki y con fuerza, haciéndoles caer inconscientes al momento. Les tomé el pulso, seguían vivos-. Pero no os dejaré causarnos problemas.

Me acerqué a la Tobías y comencé a hablarle por lo bajo.

-La tendremos bien atada, me aseguraré de que no haga nada si realmente aprecia su vida.

Me puse frente a la tía, todavía parecía bastante asustada y aterrorizada, pero no se inmutó apenas cuando dejé KO a esos dos tipos, más bien hasta diría que se calmó un poco ante ese gesto. No sabía qué tenía en la cabeza, pero me aseguraría de que no tratara de traicionarnos.

Aparté la mirada hacia un cadáver próximo, indicando a la mujer que mirase hacia esa dirección, extendí mi brazo y generé un pequeño dardo que lancé con mi ámbito de viento y mi técnica Tsuinkaze. Dicho proyectil se clavó en el torso de ese cuerpo y lo atravesó por completo, de haber tenido sangre habría comenzado a salir a borbotones. La pelirroja se asustó un poco por lo repentino de esa acción y se me quedó mirando. La miré directamente a los ojos y le advertí.

-Como puedes ver, no necesito utilizar armas para matar, y con la potencia que tiene mi técnica no importa que tomes un rehén. Si nos la intentas jugar puedes tener claro que no sobrevivirás. No se si lo que me dices es cierto o falso, pero nos vas a sacar de este lugar, te guste o no. Si realmente eres un rehén de esta gente, entiendo que no intentarás nada, en cuyo caso no tendrás que preocuparte porque estarás a salvo. ¿Lo has entendido?

La mujer tragó saliva y asintió. Lancé una mirada cómplice a Tobías y nos preparamos para salir de allí. Por fortuna esos uniformes contaban con un pequeño sombrero que me ayudaría a ocultar mis extravagantes cabellos, además reduje mi presencia para tratar de pasar desapercibido completamente. Podría utilizar mi técnica Hoi, no obstante Tobías no lo tenía tan fácil, y no quería derrochar mis pocas energías de esa forma.

Con esa mujer en cabeza salimos por el gran portón, lo cual nos llevó a unas escaleras que ascendían hasta la planta superior, donde estaría el verdadero problema. Según sus palabras, todavía habría que ascender otra planta más antes de alcanzar la salida. Esperaba que no nos tomase el pelo. Yo por si acaso estuve atento, y si veía algo extraño por su parte no dudaría en actuar.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Dom 11 Dic 2016 - 0:25

Al parecer mis palabras no terminaron de convencer al pelirrojo, el marine insistió en que lo mejor era  llevarla con nosotros a pesar de que no estaba de acuerdo. Ya no era sólo por la desconfianza que sentía hacia ella, sino que creía que varias cosas podían salir mal por llevarla con nosotros incluso si decidía creerla, ya que si de verdad se trataba de una rehén a la cual tenían trabajando aquí en contra de su voluntad, llamaríamos demasiado la atención de que la viesen fuera de su puesto.

No podía evitar ponerme en lo peor, asique justo en el momento en el que el pelirrojo se marchó a "tener unas palabras" con los guardias yo me acerqué a ella.

-Puedes que le hayas convencido a él pequeña... pero a mí no me engañas. Si veo que mueves un músculo más de los necesarios para andar, prometo que lo último que haga será hacerte pedacitos y echárselos de comer a mi cuervo ¿Entendido? - dije acercándome mucho a su rostro en un susurro.
La chica pareció encogerse ante mis palabras, pero consiguió mover la cabeza de forma afirmativa antes de que el marine volviese. Al parecer no era el único que quería hablar con la joven, pues Kimura también se acercó a ella para dedicarles unas palabras antes de marcharnos en dirección al portón que nos llevaría a la libertad.

Nada más pasar la entrada de madera nos encontramos unas empinadas escaleras como había dicho la chica. Subimos tranquilamente, sumidos en un silencio que sólo era cortado por la respiración nerviosa de pelirroja, pero el marine y yo nos manteníamos a simple vista relajados. Cualquiera podría decir que una vez habías realizado muchos trabajos similares te llegabas a acostumbrar, pero en mi caso no era así. Cada vez que me encontraba a punto de realizar un encargo el corazón me va a mil y las palmas de las manos me sudan. En ese estado me encontraba justo antes de atravesar esa puerta, respiré tres veces hondo y traté de relajarme.

-Vamos Tobi, tú puedes... - pensé dándome ánimos mientras mi mano giraba el picaporte. Prefería ir yo primero por si nos atacaban de improvisto, intentaría hacer de cebo mientras Kimura cogía posiciones, aunque esperaba que no hiciese falta.

Nada más entrar por la puerta nos encontramos una especie de pasillo muy similar al del anterior piso, a diferencia que este en la puerta que había hacia la izquierda eran unos baños en vez de una sala de vigilancia, aunque la de del fondo tenía la misma pinta que la anterior. Estaba a punto de abrirla cuando una idea vino a mi cabeza de repente. Sabía que no era buen momento, pero creía que podía ser útil si la cosa se torcía.

-Capi, creo que si vamos los tres en grupo llamaremos más la atención, asique porque no entro yo igual que en la sala anterior y os acompaño desde arriba. Así si las cosas se tuercen puedo crear una distracción desde allí como atacarles por sorpresa - dije en voz baja.

Si el capitán me daba su visto bueno pasaría a estado líquido y haría como antes, pero si por otro lado no le parecía bien abriría la puerta y que fuese lo que la suerte quiera.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Lun 12 Dic 2016 - 1:18

Las palabras de Tobías eran realmente convincentes. Sería extraño ya de por si que esta chica fuese por ahí a solas, pero más extraño que estuvieran dos guardias con ella escoltándola, o vete a saber lo que podrían pensar. Me pareció una idea perfecta el hecho de que Tobías hiciera eso, no me lo pensé demasiado.

-Tienes razón. Adelántate, y estate atento, escóndete donde ni siquiera nosotros dos podamos verte. Si pasa algo no desveles tu posición a menos que sea necesario.

Tobías no tardó en deshacerse en sirope y atravesar la entrada por la rendija inferior. Me acerqué a la mujer, era el momento de probar si realmente estaba con nosotros o no, se la veía bastante nerviosa. Atravesamos la puerta y lo que vimos era una gran sala, había un gran personal, eso sería un gran problema. Parecía como unas oficinas, había mesas donde varias personas, muchas de ellas mujeres, pero por cada mujer había tres guardias. Parecía que no solo eran unas mazmorras, sino que también un centro de trabajo, tal vez muchos de ellos fueran esclavos, pude ver unas personas con un aspecto bastante destartalado trabajando sin descanso ante la atenta mirada de otras personas, no se ni lo que estaban haciendo, pues la verdad es que yo ahora mismo tan solo me preocupaba de esa pelirroja que estaba delante de mí. Traté de ocultar mi presencia reduciéndola (manual in), había mucha gente, necesitaría pasar bien desapercibido.

Avanzamos por la sala, no veía a Tobías por ninguna parte, se logró camuflar bien. No quería que ella conociera su posición si resultaba ser una traidora, al fin y al cabo Tobías siempre ha tenido buenas ideas, sería estúpido por mi parte no escucharlas, y si llevé a esta mujer fue por que necesitábamos acercarnos a la salida lo más rápido posible. Llegamos a un gran portón donde había dos guardias, tenía el mismo aspecto que el de la planta inferior, y esos guardias parecían más robustos que los anteriores. En cuanto nos acercamos le dieron el alto a la mujer extendiendo la palma de la mano.

-¿Dónde te crees que vas? Vuelve al trabajo.
-Descansa soldado. Soy la encargada de las mazmorras, debo subir para comunicarle al jefe información que han dado los dos nuevos presos -la voz de la mujer sonaba demasiado normal y calmada, no me gustaba aquello.
-¿De verdad? -la cara le cambió al guardia- ¿Y qué información es esa?
-Se han infiltrado enemigos de Balt... Debe vigilar sus espaldas.
-Entiendo...

Ese mastodonte de pronto cogió una maza que tenía y fue directo a mi posición, a golpearme, yo rápidamente roté sobre mi propio cuerpo mientras golpeaba a la mujer en el cuello extrayendo un filo de acero, segándole la yugular con rapidez. Debí suponerlo, tienen un código secreto para este tipo de casos, habíamos caído en la trampa. Era el momento de actuar.

Cundió el pánico, todo el mundo se puso alerta, el cuerpo de la chica cayó sangrando masivamente, le advertí de lo que podía ocurrir y no me tomó en serio, para colmo ahora tocaba hacer lo que nunca había hecho, enfrentarme a más de veinte guardias, dos de ellos bastante fuertes, y debía intentar hacerlo a solas, sin que Tobías interfiriera. Esbocé una sonrisa para que comprendiera que estaba todo bajo control, si me veía esperaba que no actuara todavía. Tenía un pequeño as en la manga. Una nueva arremetida de maza me hizo ponerme alerta, volví a rotar, pero en esta ocasión pegué un tirón de una cuerda que había atada a mi pecho, soltando a Shoidaigariki que estaba aferrada en mi espalda, la así con ambas manos y mientras ejecutaba un movimiento circular, canalizaba mi energía de fuego y ejecutaba un barrido con dicha arma.

Un círculo de llamas se formó a mi alrededor, ese arma es afín al elemento de fuego, y sus cortes ya queman aún sin mi ámbito de fuego, pero con eso logré crear un cerco a mi alrededor, todos los que estuvieron en medio y no se agacharon, ahora estaban en llamas completamente, gritando. El número de enemigos se había visto reducido a la mitad. Las llamas invadían los escritorios, quemando todos los trabajos, papeles y cualquier cosa importante que hubiera allí, eso podría ser un contratiempo, pero por otra parte ellos son los que habían perdido una valiosa información seguramente.

Me encontraba dentro del círculo de llamas, concretamente en su epicentro. La maza había entrado en combustión al ser cortada en parte por la guadaña. Ese tipo tuvo que soltarla para evitar quemarse la mano, uno desarmado, faltaba el otro que me atacaba con su espada. Bloqueé con el alma de la guadaña, o lo que viene a ser llamado la empuñadura, la roté un poco y doblé para hacer que la espada de ese tipo se deslizase hacia mi derecha, con el mismo movimiento clavé el extremo de la hoja directamente en su cuello, yendo más allá y sacándola por su pecho, provocándole un corte mortal que le provocaría una muerte casi instantánea. Cayó inconsciente como poco al suelo, y ahora ya estaba yo a solas frente a ese otro tipo, el resto de guardias no se atrevía a acercarse, o tal vez Tobías había limpiado el terreno.

-Creo que cometí un error confiando en esa mujer... No quería llegar a este extremo -en ese momento estaba completamente serio, finalmente mi mente sentía haber entrado en un combate serio-. Tienes dos opciones. O me dejas pasar, o tendré que pisotear tu cadáver para salir de aquí.

Ese tipo simplemente ni se movió. Era grande, alto y robusto, no obstante se veía intimidado por mi pequeña figura que, en comparación a él, era la mitad en todo, pero tan solo en las apariencias, pues parecía estar bastante claro que en cuanto a poder no había comparación con éste ser. Le di unos instantes para responder antes de hacer nada. Realmente esperaba no tener que continuar luchando, el cansancio podía conmigo, necesitaba descansar, tal vez no lograría salir de aquí si tocaba enfrentarnos a muchos más. Tuve que hacer esa técnica para asegurarme de acabar con todos rápidamente gastando la mínima energía, y aunque no gaste mucha, gracias a la propia habilidad de la guadaña, no podría seguir haciéndolo mucho más.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Miér 14 Dic 2016 - 2:15

Esta vez pareció que mis palabras convencieron al marine, asique pasando de nuevo a mi estado líquido me colé por la puerta. Lo primero que vi es que en esta planta había más movimiento de personas y temí subirme así como así hacia el techo, asique esta vez decidí pegarme al rodapié de la pared y por ahí fui deslizándome.

Varios escritorios me ayudaron como escondite, al igual que papeleras y estanterías. Era un sitio con bastantes sitios por donde ocultarse, por no mencionar que había unas vistas bastantes interesantes. El uniforme de las jóvenes estaba compuesto por un blazer y una falda, pero debía alejar esa parte más traviesa de mi mente e intentar concentrarme en buscar a la pareja de pelirrojos. Lo que ayudaba a ocultarme también entorpecía mi propósito, asique pensando que la mejor idea era ir a la zona de la puerta que conducía hacia nuestra libertad, ya que es donde iría Kimura con la joven.

Cuando llegué me encontré con un espectáculo que no esperaba, aunque a decir verdad una de las cosas sí que la había imaginado, así que cuando vi correr la sangre de la pelirroja sólo pensé un "Te lo dije" y me comencé a preparar para lo que se avecinaba.

Pude ver la actitud calmada del marine a pesar de la clara inferioridad numérica, estaba incluso sonriendo, asique me lo tomé como una seña para que mantuviese mi posición. Lo malo era que en el primer impulso había vuelto a mi forma corpórea desenfundando mis armas dispuesto a acribillar a todo el que levantase las armas contra mi capitán dejando atrás mi escondite. Por unos instantes temí haberla jodido, pero por suerte todos los guardias sólo tenían ojos para el pelirrojo, aunque no era de extrañar puesto que montó un espectáculo de narices. Había desenfundado aquella preciosa guadaña que nunca antes le había visto usar y ahora entendía porqué. En unos instantes hizo sucumbir el caos entre los guardias al desplegar una oleada de fuego que prendió fuego a la mitad de la sala.

Llegué a preocuparme cuando sentí un calor que me engurruño hasta las pestañas ya que el fuego era una de las pocas cosas que podía dañarme, pero por suerte me encontraba lo suficiente lejos para salir indemne de las llamas. Los guardias quemados gritaban por doquier, pero los que escaparon parecían dispuestos a sacar sus armas y atacar al marine. - Eso sí que no - pensé airado mientras sacaba mis cuchillos para lanzárselos a los guardias más cercanos a mi posición. Cuando el resto de ellos quisieron darse cuenta de que había otro enemigo más entre las llamas, fue demasiado tarde. Aproveché la confusión de todo el mundo y fui acuchillando por las espaldas de forma indiscriminada a mis enemigos. A algunos sólo los hería para quedarlos incapacitados, pero todo aquel que portaba armas de fuego no tuvo la misma suerte. Sólo era tres, pero todos murieron con mi arma clavada en sus gaznates. No podía arriesgarme a que disparase al pelirrojo, pues bastante tenía ya con aquel mastodonte con el que se peleaba.

Acabé con el último tipo que quedaba por allí usando una lanza que había por allí de algún guardia quemado y no dudé en realizar mis siguiente acción, ya que el grandullón parecía resistírsele a mi capitán. Me quedé a escasos metros del círculo de fuego intentando no ser visto por el único enemigo con capacidad para luchar y tras concentrarme en mi haki armadura recubriendo la lanza por completo con él, haciendo que adquiriese aquel peculiar tono metálico, y se la lancé directamente al pecho de aquel tipo.

Me quedé observando la parábola que hacia el arma en dirección al tipo esperando a que diese en su objetivo para poderle dar una ventaja a mi capitán. No pude evitar rememorar una situación parecida a esta en el Reino de Koun, aunque esperaba que no acabase la cosa igual que en aquel momento. Ahora era más fuerte y podía ser de más utilidad.


avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Sáb 17 Dic 2016 - 19:04

Aquél tipo parecía estar debatiéndose entre la vida y la muerte, y es que realmente de su decisión dependía continuar con vida o morir. Antes de darle tiempo a pensarlo definitivamente, una lanza atravesó su pecho ante mi asombro. Sus ojos se quedaron blancos y al momento cayó hacia mi derecha, completamente inerte. Miré hacia detrás y pude ver que el sector ya estaba completamente despejado. Respiré hondo, estaba a poco de agotar mis energías. No debía quedar mucho para salir, o por lo menos eso esperaba.

-No esperaba esa intervención, pero por otro lado, buen trabajo Tobías.

Había terminado de despejar el sector. Apoyé el extremo inferior del mástil de la guadaña en el suelo, prácticamente estaba empezando a apoyarme en él. Suspiré aliviado y comencé a respirar fuerte. Estaba cansado, desconocía el tiempo que había estado sin siquiera recuperar mis energías, ahí tirado en aquella celda sin gran cosa que hacer.

-Vamos, debemos salir de aquí cuanto antes.

Atravesamos la puerta y al instante comenzó a escucharse un fuerte pitido, señal de algún tipo de alarma ¿Cómo diablos podía ser eso posible? No habíamos dejado a nadie con vida o consciencia. Alguien se nos debía de haber escapado, o tal vez aquél carcelero finalmente había logrado salir de esa celda y había dado la voz de alarma. Ahora era el momento donde todo se complicaba.

Salimos por aquél gran portón. Cuando llegamos al otro lado decidí dar todo lo que me quedaba. Concentré mi kenbunshoku y me percaté que allí al otro lado de la puerta había una gran actividad. Pronto corté mi haki, ya sabía cuanto necesitaba, estábamos bien jodidos.

-Tobías, hay mucha gente, entre disperso y busca la salida, si es la planta principal será fácil verla. Entraré unos segundos después, cuando lo haga me verán, esa debe ser casi seguro una señal de alarma de los calabozos de donde hemos salido, me comenzarán a atacar. Utilizaré algo parecido a lo de antes, así que mantente alejado del fuego. En cuanto abra un hueco, espero me puedas echar una mano. Solamente irán a por mí, tendrás el factor sorpresa y podremos salir de allí, después escapar será más sencillo escondiéndose entre las calles, podremos tratar de pasar desapercibidos.

Tobías no tardó en deshacerse y entrar allí. Tras unos segundos yo hice lo propio, abrí la puerta con la guadaña cogida por una mano y apoyada en el hombro, en seguida fui rodeado por armas de fuego. Me mostré algo arrogante con una sonrisa en el rostro. Todos me apuntaban y me decían que bajase la guadaña. Tenía un total de veinte armas de fuego apuntándome. Eso podría ser realmente peligroso, pero tenía un as bajo la manga. Me dijeron que bajara las armas, tenía la guadaña en la mano, y lo que no se esperarían seguramente sería lo que iba a hacer a continuación.

Después de este ataque estaría completamente expuesto, pero no me quedaba otra. Utilicé el máximo de mi poder, todos los enemigos estaban en un semicírculo delante de mí, justo como lo tenía planeado, en el fondo, al otro lado de la sala, había una pared que era toda prácticamente una cristalera. En ese momento ya había terminado de concentrar toda la energía que necesitaba.

-Tobías, cuento contigo -pensé para mis adentros.

Mi cuerpo estalló visualmente en un instante, liberé todo mi potencial en un solo instante, una pequeña corriente eléctrica invadio mi cuerpo a la vez que mis cabellos te teñían con un color violáceo intenso y comenzaban a flotar. A mi alrededor se percibía un aura de calor visual, aquello desconcertaría a aquellos tipos lo suficiente. Mi guadaña se tornó del color de mi haki y sujetándola con ambas manos y soltando un fuerte grito, ejecuté un barrido que lanzó una onda cortante con la combinación de todos los tipos de energía que podía liberar. Eso provocaría una gran onda cortante en dirección hacia aquellos tipos.

Todo comenzó a llenarse de gritos, llamas y corrientes de viento que empujaban esas llamas. Las primeras líneas de enemigos cayeron, causando una distracción lo suficiente para permitirme que, con la potenciación de mi koto senmon, unido a Karatsuyo, pude avanzar hacia aquella gran vidriera que era la entrada principal. De camino iría segando alguno con la guadaña, pero la priodidad era salir de allí a toda costa. Además de todo esperaba tener la cobertura de Tobías, pues contra todos aquellos enemigos no sería capaz de luchar, es más, dudaba que me quedasen energías para hacer otra cosa que no sea correr, comenzaba a sentirme realmente agotado por todo esto.

-Tobías... Por favor, no me falles.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Lun 19 Dic 2016 - 0:36

Una vez el tipo al que lancé el arma cayó, me acerqué al pelirrojo para escuchar sus palabras de agradecimiento antes de marcharnos escaleras arriba. No habíamos terminado de llegar a nuestro destino cuando una alarma quebró el silencio del momento. El pelirrojo, a pesar de estar extenuado, seguía discurriendo como sería la mejor manera de salir de allí y como confiaba plenamente en él, simplemente asentí como respuesta y me introduje una vez más por la puerta usando mis poderes.

El interior se encontraba lleno de enemigos, la gran mayoría con armas de fuego y no pude evitar temer por la seguridad de mi capitán. Comenzaron a surgirme las dudas, pero no tuve tiempo para cuestionarme nada durante mucho más tiempo, puesto que el pelirrojo entró en la sala dando comienzo a lo planeado. Iba iluminado como una tea haciendo que todos los enemigos se fijasen en él pudiendo yo así buscar la puerta de la salida.

No tardé en vislumbrar una enorme cristalera. Ya podía ver el exterior desde donde me encontraba, incluso ya me parecía oler a aire fresco. Las ganas de salir al exterior eran abrumadoras ahora que todos los guardias tenían la vista en otro lado, pero no iba a poner un pie fuera si no era acompañado del marine y para eso debía hacer algo para ayudarlo, asique recurrí a mis poderes de Logia para expulsar sirope por mis dos manos.

En pocos segundos ya había una cantidad más que suficiente y comencé a manipularlo. Lo dispuse en dos líneas rectas y comencé a dirigirlos en su dirección del pelirrojo, aunque en ese mismo instante sus cabellos cambiaron de color a un tono morado y lanzó de nuevo una poderosa onda cortante que arrasó la mitad de la habitación y a todo el que se interpuso con ella. De nuevo el caos sucumbió durante unos segundos, los cuales el marine aprovechó perfectamente corriendo en mi dirección. Algunos guardias consiguieron librarse del ataque de mi capitán y estaban dispuestos a acabar con él por lo que acababa de hacer, asique terminé de extender mi sirope formando una especie de sendero, por el cual el marine caminaba dejando el sirope a sus flancos, y me concentré para levantar una especie de muro de dos metros quedando a Kimura en su interior.

Sabía que las balas de los enemigos podrían atravesar aquella muralla improvisada sin problemas, incluso llegar a atravesarla si se atreviesen a querer hacerlo, pero esperaba que la confusión como la falta de visión permitiesen llegar al marine hacia mi posición que era hacia donde conducía aquel "camino".

Una vez hecho eso me giré desenfundando una de mis pistolas y rompí la enorme cristalera abriendo hueco por ella. En apenas unos segundos el marine llegó a mi lado y por fin pudimos respirar aire limpio.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Nocturne93 el Lun 19 Dic 2016 - 12:22

Al poco de comenzar a correr hacia adelante, dos grandes surcos de sirope se alzaron a mis flancos, procurando que los enemigos perdieran la visión sobre mí y abriéndome un camino seguro y directo hacia la salida. Se podía escuchar el sonido de la pólvora, mas disparaban a ciegas y las balas no llegaban a alcanzarme. Gracias a haber utilizado aquellas técnicas logré llegar a la salida con gran rapidez. Las grandes cristaleras caían hechas pedazos instantes antes de que atravesara el espacio donde se suponía que estaban.

Allí estaba Tobías, de cuerpo físico, esperando mi llegada. Sabía que no podía parar ahora, si lo hacía perdería todas mis fuerzas, debía aprovechar ese momento que tenía toda la energía explosiva recorriendo mi cuerpo, por lo que cogí a Tobías del brazo instándole a no detenerse, tenía el rostro completamente serio y no era momento de detenerse, aunque hayamos salido de allí, todavía estábamos en territorio enemigo.

-Hay que alejarse lo máximo posible.

Había edificios y calles, comencé a callejear, me colé por algunos callejones y traté de buscar los límites de aquella zona poblada para marcharnos de allí y llegar al fin a una zona segura, aunque no sabía por donde estaría. Corrimos Tobías y yo, algunos guardias habían logrado salir, y el lugar se quedó en alerta. Bien es cierto que escogimos una forma un tanto estridente de abandonar aquél lugar, pero no hubo otra opción. Fue un grave error dejar con vida aquél carcelero, debí haber acabado con su tortura en lugar de darle aquella mínima opción a que nos provocara estos problemas, ahora no había vuelta atrás.

Me quedé observando hacia todas direcciones, tratando de orientarme, entonces pude ver que estábamos próximos a una plaza, había ciertas direcciones y entre ellas podía ver la dirección que indicaba hacia los calabozos de donde veníamos. Observé alrededor, ya sabía por donde tenía que ir.

-Tobías, si no estoy equivocado, debemos marchar en aquella dirección -dije señalando hacia un punto muerto entre los edificios-. Si continuamos por ahí podremos llegar a otra zona, donde se supone son enemigos de estos que nos tienen presos, podemos darles información y tal vez con ello garanticemos nuestra supervivencia. Es nuestra única opción.

Comenzamos a callejear, todavía teníamos los uniformes del los guardias, de modo que, ya que los ciudadanos no nos conocían, tan solo debíamos continuar corriendo, a sus ojos seríamos de sus guardias buscando a los que han escapado. Obviamente si veía algún guardia, nos escondíamos tras un callejón y lo traspasábamos hacia otra calle. Finalmente logramos llegar a los límites, lancé una pequeña sonrisa a Tobías mientras jadeaba y continuamos corriendo, rumbo hacia la libertad al fin.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Tobías Thorn el Lun 19 Dic 2016 - 19:11

Una vez puse un pie en el exterior me sentí algo más aliviado, pero eso no significaba que me hubiese olvidado que dejábamos atrás, sino que una vez atravesamos la cristalera manipulé el sirope de nuevo llevándolo todo hacia la entrada. No la taponaría durante mucho tiempo, pero esperaba que temiesen atravesarlo y así nosotros tendríamos más tiempo para escabullirnos en el mar de calles donde nos sumergimos.

No sabía a donde íbamos exactamente, pero tampoco importaba. Lo importante era salir de allí cuanto antes y el pelirrojo por sus palabras parecía pensar lo mismo.

- Sólo espero que esos de Balt sean más hospitalarios capitán, pero estoy de acuerdo con que debemos salir de aquí cuanto antes. Dudo que podamos escondernos mucho más - fue mi respuesta antes de seguir avanzando.

Por suerte aún íbamos vestidos de guardias de la ciudad y ningún lugareño se fijó más de la cuenta en nosotros, solamente tuvimos que escondernos un par de veces para esquivar a dos patrullas de guardias, pero tanto el pelirrojo como yo teníamos cualidades de espionaje y supimos ocultarnos bien.

Pasaron varios minutos en los que la tensión podría cortarse, aunque al final conseguimos salir de aquella ciudad que nos buscaba. Al sentirme algo más seguro el cansancio comenzó a hacerse patente, pero haciendo un último esfuerzo y ayudándonos uno al otro por fin nos alejamos lo suficiente. Esperaba que el marine supiese bien hacia donde íbamos.
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 697
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 27
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
84/150  (84/150)
Experiencia:
157000/790000  (157000/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Escapa! O estás bien jodido [privado Tobías & Nocturne93]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.