Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7160)
 
Nocturne93 (5176)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2139)
 
Drake Lobo Ártico (2058)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Sáb 4 Mar 2017 - 5:58

Por fin todo había terminado y el rubio se hallaba en pleno cuartel. Frente a él tenía una pequeña cantidad de papeles que estaba firmando. Tuvo una suerte enorme de que todo fuese seguramente para Al. En su mano derecha había una pluma con la cual firmaba las cosas al mismo tiempo que iba rascándose la espalda con la otra mano. Era lo suficiente listo como para leer todo lo que había en sus informes. El chico entonces soltó una pequeña risa amigable y después de unos momentos notó cómo golpeaban a la puerta de su habitación. No tardó mucho en alzar la voz diciendo que el paso estaba permitido. Entró aquella recluta de cabellos azulados con la que entrenó la última vez y no tardó mucho en hacerle un gesto militar. El chico se lo devolvió y después quedó atento para ver lo que pasaba.

Mostró una expresión animada cuando escuchó que Alice había llegado hasta la isla. No la veía desde lo pasado en aquella maldita isla del diablo. El chico rubio se colocó en pie al mismo tiempo que firmaba los últimos papeles. Llevaba una camiseta de color blanca y de manga corta, un pantalón negro y unas sandalias de madera. Estaba en plan informal y era normal después de los daños que había sufrido. Algunas vendas se notaban pese a la ropa, las cuales estaban por la zona de las costillas. Que Misa se lanzase al vacío era malo para su cuerpo. Tenía otros moratones por distintas zonas, pero en resumen: Estaba en perfecto estado.

- Iré a recibirla al puerto. Me gustaría dar un paseo con ella.

Dijo al mismo tiempo que le dedicaba una sonrisa a la joven peliazul. Xemnas entonces cogió su cartera donde guardaba su dinero, el Den den mushi y su espadón, el cual metió en su respectiva funda. Siempre lo llevaba para salir por lo que pudiese pasar. El joven entonces salió corriendo a un ritmo normalito hasta llegar a la gran plaza redonda donde estaban la mayoría de los barcos. Él se colocó en la zona del muelle y simplemente esperó a que su amiga bajase. Debían celebrar que habían salido bien de todo aquel caos que había pasado. Misa estaba fuera o seguramente dormida, pues no la había visto en toda la mañana. En ese momento eran las siete de la tarde y el ambiente era bastante bueno.

- ¡Alice-chan! – Gritó el rubio mirando a varios barcos a la vez buscándola.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Sáb 4 Mar 2017 - 6:25

Alice... no se encontraba con su humor de siempre. No, desde que se había encontrado con Surfer en Sakura, que ya no era la misma de siempre. Solía sonreír mucho menos que antes, de hecho su semblante era mucho más serio y cínico que antes. Para su horror, el pensamiento de matar ya no le provocaba el mismo asco de antaño. Seguía evitándolo por su cuenta, pero si era una orden directa... Entonces lo haría sin rechistar. Esa persona que mató en Sakura le había enseñado una cosa: a veces era necesario sacrificar a una persona, para salvar a otras. Era una ideología que adoptó ese día, y lo triste era... Qué ya no podía arreglarlo. ¿Cómo podría si ésta era su verdadera yo? Ya no podía seguir evitándola, no ahora que había salido a la luz. Ésta era la nueva Alice Branwen... y tenía la sospecha que esto solo sería el comienzo. La guerra de Sideros no había ayudado en nada, más bien lo había empeorado

La hermosa albina suspiró tristemente y tomó sus pertenencias. El barco ya había llegado a Marineford, por lo que era hora de bajar. Pasaría un par de días allí antes de volver a la agencia. El trabajo de CP no ayudaba en lo más mínimo, por lo que mientras más atrasara su regreso a su vida habitual, mejor lo pasaría... En lo que respectaba, claro estaba. Antes de salir de su camarote, se miró en el espejo. No pudo evitar estremecerse al verse a sí misma. Su piel era mucho más pálida que antes, pero el cambio más drástico... Eran sus ojos. Antes era de un color cielo intenso, pero ahora eran mucho más opacos. Como un tono zafiro, pero mucho más gélido que eso. No, comparar sus orbes con una gema como esa, era uno de los peores insultos.

Solo tranquilízate, Alice – se dijo a sí misma.

La agente suspiró y puso su mejor sonrisa en su rostro. Pese a que su verdadera personalidad había salido a la luz, aún podía levantar su máscara de alguna forma. Solo las personas que le conocieran, podrían notar el cambio. Los demás la verían como siempre; una alegre y simpática mujer. Al bajar del barco, oyó una voz familiar gritando su nombre. Alice parpadeó al ver a cierto rubio caminando por el puerto. Eso era una sorpresa, aunque viendo que se encontraban en Marineford... Tampoco era tan raro, considerando que la mayoría de los altos mandos se juntaban allí.

Ha pasado tiempo, Xemnas-kun – le sonrío mientras se le acercaba. Aquello estaba mal... Esperaba que el vicealmirante no viera sus cambios, aunque lo dudaba.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Sáb 4 Mar 2017 - 6:40

Xemnas mostró su característica sonrisa de siempre mientras observaba a la peliblanca aparecer. En otro tiempo habría salido corriendo sin mirar atrás y sin pensarlo. Había perdido el miedo total a las mujeres gracias a Misa. Ahora las consideraba buenas amigas, aunque notaba miradas asesinas de la capitana de las explosiones hacia él. No entendía el motivo, pero evitaba ser menos amable. Alice sin embargo era una buena persona y amiga. No había razón para que la rubia se enfadase y por eso soltó una amable carcajada. Esperó paciente a que estuviese cerca y después de unos momentos la escuchó hablarle.

- ¿Eso es todo? Me esperaba un abrazo, un apretón de manos o un poco más de entusiasmo. – Le dijo sonriendo sin mala intención.

El sonido del mar también era agradable y de hecho, pese a ser tan tarde el Sol continuaba iluminando un poco. El marine se dio cuenta de que terminó los papeles a unas horas muy raras, pero le dio lo mismo. La mayoría se ponían por la mañana, pero él era una persona distinta. Soltó un pequeño suspiro y lo siguiente que hizo a continuación fue intentar darle un abrazo a Alice con toda su buena intención. Entonces se giró mirando la isla entera y supo enseguida a donde podían ir para hablar y pasar un buen rato. Esperaba que eso tampoco molestase a su chica.

- Sabes, me alegro mucho que verte. Quitando a Misa que es mi novia, eres mi única amiga. Me siento muy bien contigo ¡Gracias por estar ahí! – Le dio de forma sincera y amable.

El joven entonces pensó en ir hacia un bar de lujo y eso, pero ella a lo mejor debía estar agotada de la guerra, como él. Pensó algo mejor y entonces fue cuando le dedicó una mirada amable y empezó a caminar hacia el edificio del que había salido.

- Vayamos a mi habitación, tengo unos paquetes de ramen increíbles y además unas deliciosas bolitas de pulpo. Podemos degustarlas mientras me cuentas como te va.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Dom 5 Mar 2017 - 5:28

Lo siento, es que no me sentía bien un poco – se disculpó rápidamente

Alice se relajó un poco al escuchar las palabras de Xemnas, y su sonrisa se hizo un poco más sincera. Al parecer el vicealmirante no había notado su actitud reciente como extraña y eso estaba bien. No tenía ganas de lidiar con alguien que le hiciera esa clase de preguntas, cuando lo que más quería era evitar el tema lo más posible. La sonrisa de la albina se hizo completamente sincera al sentir el abrazo del rubio, y simplemente se lo devolvió como correspondía. En cualquier caso, no valía la pena pensar en cosas como esa. Surfer estaba muy lejos, y lo mejor era hacer como si nada ocurriera. Además, el vicealmirante era una persona demasiada amistosa como mantener una fachada de "emo" de forma constante.

Pues, gracias por tus palabras. Igual te considero un amigo...Xemnas-kun – agregó la peliblanca mientras sonreía.

La agente solía, en su mayoría, a hablarle con respeto a las personas desconocidas. Luego entraba en su fase informal, y cuando de verdad le caía bien alguien, venían los apodos. El problema con el nombre del rubio, era que es casi imposible de darle un apodo. Todos los que se le ocurrían eran muy... Sonaban demasiado mal, por lo que no quedaba otra que quedarse con su nombre hasta que se inventara uno. Alice bostezó un poco y se frotó los ojos, para luego negar rápidamente. Tenía sueño, eso estaba claro, pero no podía intentar dormir. Si lo hacía... las pesadillas no le dejarían en paz, especialmente la del hombre que mató.

Alice suspiró y, en medio de sus pensamientos deprimentes, escuchó la propuesta del rubio. La albina se estremeció, se ruborizó y luego volvió a su semblante de siempre. Eso le había tomado por sorpresa, y si no conociera al rubio, no se fiaría mucho de eso. Además... los rumores decían que él y Misa estaban saliendo. Siempre pensó que había algo raro ese día cuando combatieron, pero ahora sabía el por qué. Inclusos los comentarios tenían cierto sentido alguno.

Pues... qué estamos esperando;. vayamos – dijo alegremente la peliblanca... y por primera vez desde ese día, que no estaba fingiendo del todo. No se acercaba a su nivel anterior a conocer a Jin, pero algo era algo.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Dom 5 Mar 2017 - 5:53

Cuando entraron a la habitación, había una mesa con bastantes papeles rellenados. El joven caminó apartándola y abriendo un armario. Miles de sábanas se esparramaron por el suelo junto a bolsas de patatas vacías, lámparas viejas y unas cuantas cajas llenas de cojines. Se notaba que el desorden del rubio era legendario. Lo primero que hizo fue sacar una pequeña olla que iba a gas y echar un poco de agua. Al mismo tiempo se descalzó un con los pies empezó a coger algunos paquetes de ramen como si fuese un mono. Entonces lo tomó con las manos y los abrió haciendo aquella pequeña y fácil receta.

- Puedes sentarte donde quieras. Todas las sábanas son cómodas y yo suelo dormir tirado sobre todas ellas y enroscado en otras. Los reclutas han entrado muchas veces y creían que era un hombre momia ¡Hahahaha!

Rio entonces de forma amable al mismo tiempo que se sentaba también sobre aquellas mantas. Ahora que estaba descalzo se cruzó de piernas y después le dedicó una sonrisa amable a la chica de cabellos blancos. Cuando ella le dijo que le consideraba un amigo, no pudo evitar mostrar una expresión algo feliz. Debía admitir que estaba muy cómodo con ella. Era una lástima que no fuera una marine, pero aquello le daba lo mismo en verdad. Mientras que pudieran verse todo iría bien.

- Dime Alice-chan ¿Cómo te va? Cuéntame algo de ti. De hecho ¿Quieres quedarte a dormir? Tengo al menos siete camas entre todo este jaleo ¡También podemos contar historias de miedo a la noche!

Xemnas le gustaba pasarlo bien con los demás y eso se notaba. No tardó mucho en retirar el primer sobre de la olla y lo echó sobre un bol, soplándole un poco y sacando unos palillos. A continuación se lo tendió a la chica mientras ponía a cocer el segundo paquete. También sacó de debajo de una almohada una bolsa de patatas fritas súper picantes, hechas a base de chili picante y otras especias. El reto sería aguantar el sabor cuando ni siquiera había agua cerca, a simple vista claro, él tenía escondida. Puso un enorme plato de ellas en medio y después miró a su amiga esperando una respuesta por su parte.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Dom 5 Mar 2017 - 6:34

La albina parpadeó cuando entró a la habitación del rubio. Era bastante normal, considerando que estaba lidiando con un vicealmirante de la marine. Salvo un montón de papeles que se encontraban desparramados en una mesa, el cuarto se encontraba bastante limpio. Caminó al lado de Xemnas y observó curiosamente como el rubio abría un armario para sacar... algo. Sus ojos se abrieron de par en par al ver como un montón de sábanas, cajas, lámparas y bolsas de patatas fritas caían sin dar tregua. "Ah... con que ahí había dado a parar el desorden", pensó con algo de diversión. Al escuchar lo que dijo el rubio, no pudo evitar reí dulcemente, sorprendiéndose a sí misma. No pudo evitarlo, de alguna forma se le vino a la mente una recreación mental de lo que dijo el vicealmirante y sí, era bastante divertido pensar en el rubio como un hombre momia.

Gracias – dijo mientras hacía una pequeña reverencia.

Empezó a rebuscar entre las mantas y se sentó en el lugar más cómodo que encontró. Dejó sus pesadas pertenencias a un lado y estiró sus articulaciones un poco. Luego suspiró y escuchó lo que dijo el rubio. Sus ojos se entrecerraron por algunos segundos, pero lo disimuló con una perfeccionada sonrisa. Sabía que tarde o temprano iba a preguntarle como le iba, por lo que no le tomó tan de sorpresa. Se llevó un dedo a los labios y ladeó su cabeza hacia un lado, pensando en que responder. Lo de Jin no lo iba a decir, puesto no se sentía del todo bien con decir eso. De todas formas, eso percance había quedado registrado como una misión, por lo que si tenía algún amigo dentro de la Cipher Pol (aparte de ella), era probable que pudiera averiguar los detalles de... eso.

He estado bien, gracias por preguntar. No he tenido muchas misiones importantes... Salvo lo de Sideros, y tu estabas allí – dijo mientras sonreía. – Y... ¿Por qué no? Acepto con gusto la invitación – dijo alegremente la albina. – Antes de seguir, creo que iré al baño a cambiarme – le dijo al rubio.

Esperaría a ver si decía algo más y sacaría algo de su maleta. Fue hacia el baño y cerró lentamente la puerta tras de sí. No se demoró nada en cambiarse a unos pijamas. Normalmente dormía más ligera, pero viendo la situación actual... Tendría que usar uno. Eran unos pantalones y camisa rosadas simples, y estos tenían un diseño de corazones decorándolo. Por suerte los botones pudieron cerrarse y contenían a la perfección sus generosos atributos, pese a que igual resaltaban. No era algo que pudiera evitar, lamentablemente. Sus pechos le hacían difícil encontrar ropa que se ajustara bien a su figura.

Ya estoy aquí – dijo mientras salía del baño y se sentaba nuevamente. Bostezó un poco y luego miró tranquilamente al rubio. – ¿Y tú? ¿Cómo te ha ido? – le preguntó mientras acariciaba su cabello. Lo tenía suelto, y un flequillo caía en su frente, separando de alguna forma sus ojos.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Lun 6 Mar 2017 - 6:23

En cuanto la joven fue al baño, el chico aprovechó para terminar su sopa de ramen. Empezó a comer despacio de aquella maravilla tan sabrosa que tenía frente. El sabor a ternera se apreciaba en aquel líquido tan rico y suculento era la mayor de las delicias. Entonces fue cuando vio aparecer a la agente con aquel pijama y no pudo evitar mostrar una sonrisa. Entonces él también quiso tener un pijama rosa. A lo mejor debía pedirle a Misa alguno para él. Se quedó pensativo unos momentos y escuchó las palabras de ella. Se quedó pensativo unos momentos y después se quedó mirando a su amiga a los ojos de forma dulce. Le parecían bonitos y es porque tenían un tono similar a los suyos.

- Me ha ido normal. No puedo decir que me vaya bien, pero tampoco mal. No termino de ver bien lo que está pasando. Cada vez más corrupción.

Dijo aquello metiendo unos pocos fideos más en su boca y entrecerrando después los ojos. Masticó un poco y después volvió a tragar. Lo que hizo a continuación fue colocar la cabeza en el hombro de la peliblanca y cerrar los ojos despacio. Debía admitir que estaba a gusto con gente que quería. De hecho, podía decirse que quitando a Kai, no tenía más amigos. No hablaba con el resto de su flota.

- Ya no sé qué hacer en las situaciones de rehenes y esos rollos. No sé, necesito consejo para ver las cosas un poco más claras en este mundo. Será que soy un mal marine después de todo.

Dijo con una sonrisa forzada. Entonces negó un poco con la cabeza mientras pensaba en todo lo pasad hacía unos meses en una de sus misiones. Tuvo que eliminar a dos piratas sin oportunidad de arresto debido a que tenían jóvenes como prisioneros. El rubio estaba un poco sensible de hecho debido a aquellas situaciones.

- ¿Qué harías tú en mi lugar? – Le preguntó mirándola a los ojos.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Lun 6 Mar 2017 - 6:46

La ceja de la joven tembló al escuchar la respuesta de Xemnas. No... nunca se esperó que trajera ese tema a la mesa, por no decirlo de otra forma. Con su mentalidad actual, era muy probable que lo que dijera, el rubio se lo pudiera tomar como mal. Pese a pertenecer al gobierno, sus trabajos eran muy diferentes. Los marines peleaban por la paz y la justicia de las personas(la mayoría), mientras que los CP como ella se encargaban de los trabajos más crudos. Ser espía, asesinatos silenciosos, trabajos que iban en contra de la visión del gobierno... Entre otras muchas cosas. Ella nunca había tenido que hacer eso, básicamente porque le desagradaban cosas como esa. Ahora... no le importaría en lo más mínimo. Si tenía que asesinar a alguien para salvar a otra.... era muy probable que lo hiciera.

¿Sabes que pertenezco a la Cipher Pol, no? Somos los encargados de la limpieza completa, por no decirlo de otra forma, Es muy probable que nuestras visiones choquen – le mencionó al vicealmirante.

La albina suspiró pesadamente y fulminó con la mirada a la mesa. Qué hacer...¿Decirle la verdad de como pensaba, o mentirle para ocultar el estado frágil en el que se encuentra ahora? Alice se mordió el labio inferior y miró con seriedad al rubio. Todo rastro de amabilidad y simpatía había desaparecido de su rostro, y ahora solo predominaba una frialdad que pocas personas tenían el privilegio de ver. No... no le iba a mentir. Si el vicealmirante intenta evitarla luego de lo que dirá... No le iba a culpar. Incluso ella misma se disgustaba de su ideología, pero no tenía elección. Fue una ilusa en pensar que podría cambiar el mundo con una visión utópica.

Desde que tengo memoria, siempre tuve un visión utópica de la realidad. Pensé que esparciendo amor, cariño y simpatía, podría cambiar el mundo... pero me equivoqué. El mundo es demasiado cruel para cambiarlo de una forma tan pasiva – le explicó mientras se cruzaba de brazos. – Hace unos días, Jin Surfer tomó de rehenes a civiles inocentes... Y yo me encontraba entre ellos. Al final, todo se redujo a una sola cosa... Matar a un hombre inofensivo para salvar a todas las demás personas. Tenía una esposa, una hija... Pero a final de cuentas tuve que hacerlo por el bien común – Alice inhaló varias veces para poder calmarse.

Ya tranquila, miró con seriedad al vicealmirante. Iba a responderle a la pregunta de una vez por todas, y si decidía a rebatirle su opinión... Entonces escucharía hasta que él terminara.

No tengo la más mínima idea de lo que sucedería si me pasara de nuevo algo similar, pero si me dieran la oportunidad de salvar a varias personas, matando a unos pocos... Es muy probable que lo haga. No vale la pena que varias vidas se pierdan por tener una mentalidad débil – concluyó la albina. Pasaron algunos segundos y... la misma sonrisa de antes apareció en su rostro, denotando completa amabilidad en contraste con la frialdad de antes. – Por cierto, ¿tienes algo de beber? Estoy un poco sedienta – preguntó con amabilidad y dulzura, muy diferente a su estado anterior.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Lun 6 Mar 2017 - 6:59

Xemnas cerró los ojos escuchando a la peliblanca. Jin Surfer había tomado gente como rehén y ella se había visto obligada a matar a un inocente. Aquello provocó que los puños del rubio se apretaran un poco debido a lo que sentía. Después permaneció callado y terminó de escuchar todo lo que dijo la agente. No podía creerse lo que estaba escuchando por su parte. Ella era dulce y amable, además, su personalidad parecía ser la de alguien noble. El Vice-Almirante estaba un poco confuso a decir verdad. Tal vez era él quien estaba equivocado. No tardó mucho en notar un leve mareo para después continuar echado en el hombro de la chica. Lo de la mentalidad débil le hizo tragar un poco de saliva, pues no quería sentirse así de ninguna forma.

- ¿De verdad piensas así?

Preguntó algo confuso mientras tragaba saliva. Entonces escuchó lo que dijo ella y no tardó en asentir en poco tiempo. Caminó hasta la mesa y de debajo sacó una pequeña nevera con botellas de agua. Aquello debía de permanecer en secreto para las patatas picantes, pero cayó en la cuenta cuando tenía los objetos en sus manos. Se había descuidado y la peliblanca le había pillado. Igualmente negó un par de veces y después de unos momentos tendió aquel objeto lleno de líquido hacia ella para que pudiese beber. A continuación el rubio se sentí frente a ella con las piernas cruzadas y mirando hacia abajo. Estaba demasiado confuso para pensar en algo coherente. Se quedó mirándola unos leves momentos a los ojos y entonces le habló con un tono algo nervioso.

- Y-yo no sería capaz de hacer eso, Alice. Soy demasiado débil para ese tipo de cosas. Incluso Misa empieza a acercarse mucho a mí siendo Vice-Almirante. No creo servir para esto… ¿Es así como deben ser las cosas? Salvar muchos por la vida de pocos…

El joven se llevó la mano derecha la cabeza. Si fuese otra persona la habría lanzado por los aires de un espadazo, pero Alice era su amiga. Confiaba ciegamente en ella en cualquier cosa y aquello no iba a ser distinto. A lo mejor su visión como marine no era correcta y debía aprender de ella. Fue entonces cuando tomó la mano de la chica con cuidado, clavando su mirada en los ojos de ella y mostrando una expresión preocupante.

- Alice… Yo… ¿Qué puedo hacer?
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Lun 6 Mar 2017 - 7:19

Honestamente, si la situación no hubiera sido tan seria, se hubiera puesto a reír al ver su cara de cachorro pateado. Pero viendo la razón del porqué se puso así... Ni por si acaso lo haría. Ella, pese a su ideología algo retorcida, no eral alguien cruel o despreciable. Si podía ayudar a personas fuera de su oficio, entonces lo haría. Era por eso que esa expresión en el rostro del rubio le incomodó un poco, pero no dijo nada al respecto por el momento. Simplemente aceptó de forma cortés el vaso y bebió tranquilamente de este. Sintió como el líquido frío fluía por su garganta, por lo que no pudo evitar suspirar con algo de satisfacción. En verdad se sentía sedienta, y en parte fue culpa suya. Ella misma se negó a comer o tomar algo por algún tiempo, simplemente porque no tenía deseos.

Alice dejó el vaso en la mesa y miró tranquilamente al rubio, esperando alguna respuesta por parte de él. Cerró sus ojos y suspiró al escuchar el tono lleno de dudas de Xemnas. No podía culparlo, lo que dijo no era apto para cardíacos, después de todo. Abrió sus ojos y miró con amabilidad al rubio, para luego acercarse hasta donde se encontraba. Acarició de forma leve sus cabellos dorados, notando distraídamente la diferencia de alturas entre ambos. Alice no era una persona tan pequeña, considerando que era mujer, pero en comparación con el vicealmirante... Se quedaba un poco corta. Chasqueó un poco su lengua y miró con dulzura a Xemnas, entendiendo muy bien como se sentía.

Me parece que lo entendiste un poco mal – empezó la albina mientras sonreía, aunque sus ojos denotaba una seriedad tremenda, dando a entender que lo que hablaba debía tomarse en cuenta. – Yo soy una agente, tu un marine. Nuestros trabajos son muy contradictorios entre sí, y pensamientos entre nuestro grupo son muy habituales. Tu visión de marine es noble, y no creo que debas ensuciarte mucho las manos con las misiones que os den, a diferencia de nosotros – le explicó de forma lenta para que entendiera su punto de vista. – No diré lo que debas hacer, pero si por alguna razón te encuentras en una situación parecida... Entonces hazle caso a tu corazón, pero siempre teniendo en cuenta las consecuencias que tus actos podrían tener... Como las mías cono ese hombre – la mirada de Alice se ennegreció por algunos segundos y luego volvió a la normalidad.

Negó con la cabeza un poco y se separó del rubio, volviendo a su posición anterior. Tomó el vaso y bebió otro enorme trago para poder saciar su sed nuevamente. A continuación, miró tranquilamente y con una sonrisa la reacción del vicealmirante.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Lun 6 Mar 2017 - 7:34

El marine cerró los ojos al sentir la mano de la joven en sus cabellos. Al principio notó un leve escalofrío recorrer su cuerpo, pero después logró relajarse despacio. Controló su respiración escuchando las palabras de ella. Le estaba costando asimilar bien lo que dijo. El gobierno se ocupaba de los asuntos turbios y la marina de los “nobles” aquello le hizo tragar saliva. No había escuchado a Taiga hablar así sobre su trabajo, pero sí a Castor. Las cosas se le estaban complicando en aquellos mismos momentos. Su mente estaba dando vueltas y no sabía como reaccionar. Un pitido llegó a sus oídos de forma molesta y después chasqueó la lengua. Miró al suelo unos momentos y se quedó algo distraído mientras trataba de reaccionar.

- Las consecuencias… Yo en ese caso habría dado mi vida para que los demás se salvasen, pero entonces podrían haber muerto después. No habría sabido reaccionar.

Se mantuvo frente a ella, mirándola a los ojos en todo momento y con un ligero temblor en el cuerpo. Él quería que todo estuviese bien, pero el mundo continuaba lleno de maldad y los débiles morían cada día. Servían de presas y de carnadas para ser utilizados y el tipo de justicia que tenía la peliblanca era distinto al suyo. Debía de estar equivocado de alguna forma. Entonces fue cuando soltó un suspiro mientras la miraba de nuevo.

- Además, Misa podría mirarme mal si no hago las cosas como creo que son… También soy débil por evitar que use sus pastillas que la dañan. Me estoy empezando a sentir un poco raro, es como si sobrase… ¿En la marina? No, en este mundo.

Xemnas siempre había tenido una autoestima baja y desde niño fue víctima de constantes abusos. A continuación se tumbó bocarriba, con las manos en su rostro tapándolo y algo de inquietud por dentro. Debía admitir que estaba pasándolo un poco mal, pero estaba seriamente pensando en mandarlo todo al traste.

- Necesito saber lo que harías tú… Y de paso algún consejo para no ser así de idiota. No quiero que piensen que soy un imbécil que sonríe a todo y sirve para cumplir órdenes no adecuadas. ¿Podrías ayudarme? – Dijo entonces pegando la frente al suelo y de rodillas ante ella. Pese a su alto cargo, era demasiado inseguro.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Lun 6 Mar 2017 - 7:53

Bueno, tenía algo de razón en eso. Si daba la vida para salvar a todos los involucrados, no sabría el destino que les aguardaría después. Podrían perder la vida incluso, y el "héroe" no tendría forma de saberlo. Simplemente hubiera muerto con una sonrisa en el rostro, pensando que salvó a todos con su muerte... Cuando la realidad fue otra. Era por eso que, pese a la nobleza del acto, no valía la penar intentar poner tu vida en juego en medio del "trueque". Eso siempre termina mal, dejando a los inocentes completamente desprotegidos. Ese era el problema con los llamados "héroes", a veces eran demasiados inocentes e ingenuos para su propio bien, confiando ciegamente en la palabra del "villano".

Escuchó atentamente las palabras siguientes del rubio, sin hacer ningún comentario al respecto por el momento. Cuando terminó, la albina cerró sus ojos y sacudió su hermosos cabello un poco. Qué dilema era aquello, ¿cómo podría ayudar el rubio, si ni ella podía ayudarse a sí misma? Era algo muy contradictorio, además todo lo que pueda decirle al rubio, era bajo su punto de vista al fin y al cabo. Si no se medía con sus palabras, era probable que ocasionara algo irreversible... y estaba pensando que era posible en el caso del rubio. Siempre le vio como una persona fuerte, que no se rendía ante nada... Pero ahora podía observar que su mentalidad era un poco inocente, muy similar a la de ella en antaño. A diferencia de la albina, eso sí, el vicealmirante era honesto consigo mismo y en verdad no quería perder su ideología.

No sé que decir... Ya sabes lo que haría, en tu caso, si me pusieran en una situación así – la albina miró seriamente al rubio y prosiguió. – En la Cipher Pol el fin justifica los medios, ¿pero como podría explicarlo de mejor forma? – Alice se lo pensó durante algunos segundos y sus ojos se iluminaron. – Pongamos este caso. Si un civil aleatorio se encuentra con una información que no debía, y cabe la posibilidad de que pueda decírselo a gente peligrosa, ¿qué harías si dicha información podría perjudicar a gente inocente que no tiene nada que ver? O peor... ¿Qué pueda dañar a tus seres queridos? Eso son las típicas misiones que deben afrontar los agentes veteranos, e imagino que las marines son distintos. Son la justicia absoluta, después de todo. No tienen que hacer el trabajo sucio si tienen a la Cipher Pol – le explicó a Xemnas de la mejor forma posible.

Alice chasqueó su lengua y pensó si decir lo siguiente. Era algo personal suyo, pero el rubio lo necesitaba más que su propia intimidad. La albina suspiró y miró con seriedad al vicealmirante.

Puedo ver que en verdad eres genuino con tus intenciones, y no tenías segundos pensamientos previo a esa conversación, pero – la agente cerró sus ojos por algunos segundos y prosiguió. – Al contrario de ti, yo siempre tuve este tipo de pensamiento, solo que me negaba a aceptarlo. Podría haber vivido tranquilamente el resto de mi vida ignorando a mi verdadera forma de ser... Pero sucedió Jin – bueno, tampoco es como si el pelinegro hubiera tenido la culpa de todo. Simplemente aceleró las cosas, puesto que tarde o temprano se hubiera enfrentado a una situación similar. Era el oficio de un gente, después de todo.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Mar 7 Mar 2017 - 5:18

La situación que puso la peliblanca fue demasiado intensa. Los ojos del rubio se abrieron como platos al enterarse de cómo iban a ir las cosas en el CP. El ejemplo de la persona con más información de la cuenta y demás fue una situación que le hizo llevarse las manos a la cabeza. Empezó a pensar una solución y entonces sacudió la cabeza. Le vino un buen plan que hizo que todo fuese calmado. Entonces el marine levantó la mirada del suelo y la clavó en los orbes de su amiga. Le dedicó una sonrisa dulce y entonces respondió de forma calmada.

- El Cipher Pol tiene muchos recursos e ilusionistas. Podrían borrarle parte de la memoria al ciudadano sin llegar a dañarle, hay formas de hacer las cosas sin que nadie deba caer. Llámame loco, pero creo que es lo que haría un buen hombre.

Lo siguiente que hizo Xemnas fue acercarse a la peliblanca y colocar su mano derecha en el hombro de ella. Unió su frente con la de su amiga y entonces su mirada pasó a ser distinta. Esa expresión inocente desapareció por unos momentos. Los cabellos de Xemnas se tintaron en un color blanco al igual que los de Alice y ahora parecía una especie de clon de ella debido a su “Emperador Blanco”. La seriedad aumentó y su energía fluyó a su alrededor. Era un poder que ella no había visto y que hizo que sus brazos aumentasen su fuerza. En ese momento, el Vice-Almirante trató de ponerle la mano en la barbilla y hacer que las miradas se fijasen.

- En cuanto a lo de antes… Voy a encontrar a Surfer. Cuando lo haga, voy a derrotarle a base de golpes y lo encerraré en la cárcel más oscura de Impel Down. – El chico entonces trató de acercarse al oído de la peliblanca y susurrarle despacio. – Nadie hace daños a las personas que quiero…

De repente los cabellos del chico volvieron a ser dorados y quedó sentado frente a ella, mirándola a los ojos y mostrando una expresión amable normal. El aura de seriedad desapareció y Xemnas simplemente levantó el pulgar mientras miraba a la agente de forma amable y volvía a comer un poco de sus fideos instantáneos.

- Por cierto, si quieres te puedo cantar algo. – Le dijo sacando la lengua.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Mar 7 Mar 2017 - 5:52

Alice ladeó su cabeza hacia un lado al escuchar su respuesta, sintiendo algo de confusión. No tenía idea que el CP tenía ese tipo de cosas, aunque también podía ser debido a su rango. Era un agente auxiliar, después de todo. No tenía mucho acceso a información de ese estilo, pero de todas formas era lo mismo. Esa situación fue una de las más inofensivas, y habrían ocasiones donde un lavado de cerebro no funcionaría. La albina sacudió un poco su pelo y suspiró. Como él mismo dijo anteriormente, si te encontrabas en la situación de un secuestro y solo podías decidir por un cosa... Lógicamente deberías elegir la opción que facilite lo mejor, además de salvar la mayor cantidad de vidas. Era cruel y eso lo sabía, pero no había nada que pudiera hacer. El mundo era demasiado cruel para cosas heroicas de ese estilo... Y eso era algo que la peliblanca, afortunadamente, alcanzó a comprenderlo tempranamente.

La albina parpadeó al darse cuenta que el rubio se acercó hasta donde se encontraba. Se sobresaltó un poco al notar como le tocaba el hombro y unía su frente con la de ella, provocando que un leve rubor cubriera sus mejillas. Se había acercado demasiado a su espacio personal para su propio bien, y eso empezaba a incomodarle un poco. Observó, atónita, como la mirada de Xemnas cambiaba completamente y sus cabellos pasaban a ser blancos como la nieve, muy similar a los de ella. Un estremecimiento recorrió su cuerpo, al tiempo que escuchaba inconscientemente lo que decía acerca de Surfer y su arresto. No... sentía algo, era muy similar a cuando su verdadera personalidad salió en ese entonces. Un oscuro deseo se apoderaba de ella y le decía que tomara allí mismo al rubio, pero pudo contenerse a tiempo. Xemnas era la pareja de Misa, y ella no le robaba el novio a nadie. Menos a alguien que consideraba como una amiga.

Bueno... esa fue una situación leve – fue lo único que atinó a decir luego de que el rubio volviera la normalidad, e incluso so voz se había vuelto bajo.

La albina sacudió levemente su cabeza, en un intento para olvidar esos pensamientos inapropiados. Ese súbito cambio le había tomado por sorpresa, a tal punto que casi perdía el control de sus emociones y hacía una locura que no ser perdonaría nunca. Se relamió despacio y, en eso, recordó exactamente lo que dijo el rubio. Entrecerró sus ojos un poco y una sonrisa se formó en su rostro... aunque esta era muy distinta a las anteriores. Lejos de ser dulce, esta denotaba oscuridad, seducción... Y peligro latente. Sus ojos de habían vuelto fríos como un témpano de hielo, y era muy probable que el vicealmirante pudiera detectar su intento asesino. No es que estuviera haciendo trabajo para intentar ocultarlo.

Te agradezco eso, Xemnas-kun... Pero – dijo seductora, oscura y lentamente la albina, para luego juntar su cuerpo con el del rubio, presionando sus generosos atributos con su pecho. – Yo seré quien irá por él.. Aunque me temo que no lo meteré a Impel. No, alguien como él merece la muerte y sufrir en el peor de los infiernos por todos los pecados que ha cometido. Espero que lo entiendes, Xem-nas-kun – le susurró al oído con el mismo tono de antes, especialmente cuando pronunció su nombre.

Una vez dijo eso, la albina se separó y su personalidad dio un giro en trecientos sesenta grados. Su semblante oscuro y seductor desapareció por completo, como si nunca hubiera estado. En su lugar, nuevamente, se encontraba la dulce y amable Alice.

Si vas a cantar, ¿no te molesta que toque algo con mi guitarra? – le dijo inocentemente la albina, ignorando el hecho que la posición de antes podría provocar ciertas... dudas. Tal vez, debería dejar ese lado suyo más a menudo. Le ayudaba a liberar un poco de tensión acumulado a lo largo de los años.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Mar 7 Mar 2017 - 6:16

Xemnas obtenía una personalidad algo más seria mientras estaba en la forma de emperador, pero en la actual volvía a ser una persona tímida en algunos casos. No pudo evitar mostrar una sonrisa mientras continuaba observando con calma a su amiga. En eso, se quedó mirando a la albina y aquella sonrisa que ella mostró. Ladeó un poco la cabeza sin entender muy bien a que venía y después trató de averiguarlo. Sus ojos miraban fijamente los de ella, los cuáles parecían tener una expresión algo extraña. A lo mejor empezaba a sentirse mal y debía ayudarla con algún problema o simplemente le dolía la barriga. Tragó saliva un poco y después soltó un suspiro.

El chico notó entonces el cuerpo de la albina acercarse al suyo, quedando su pecho chocando con el suyo. Xemnas agachó la cabeza temblando un poco y apretando los ojos al cerrarlo. No pudo evitar ponerse un poco nervioso al ser ella una persona del sexo femenino. El pobre tenía un poco de confianza con las chicas, pero no de aquella forma. Entonces llegaron aquellas palabras cerca de su oído. El chico se estremeció hasta el punto de sentir su pecho palpitar con fuerza ¿Qué le pasaba? No podía lanzar por los aires a una persona que consideraba su amiga. Se sentía débil ante la situación y no había nadie para salvarle. Colocó la mano derecha sobre el hombro de ella y entonces tragó saliva mientras asentía despacio de forma obediente.

- L-lo e-entiendo… – Dijo tartamudeando muerto de vergüenza.

Entonces ella pareció volver a ponerse en un estado normal. Xemnas empezaba a tener un poco de miedo y lo peor, debería pasar toda la noche a su lado. Algo le decía que iba a sentirse como en su época joven. Dijo que quería tocar la guitarra mientras él cantaba y entonces asintió con la cabeza. Así podría olvidarse un poco de lo que había pasado, aunque algo le decía que no iba a poder dormir bien. Sin pensárselo se aclaró un poco la voz y comenzó tranquilamente al mismo tiempo que observaba a su compañera.



Al mismo tiempo que su voz sonaba en aquella habitación, no podía evitar mirar a la chica a los ojos fijamente. De hecho, sus cabellos se volvieron blancos de nuevo y su voz se puso algo más grave de nuevo. El aura blanca salió a su alrededor y sumado a su voz, parecía algo bastante épico. Durante una de las estrofas no pudo evitar colocar la mano de nuevo en la parte trasera del cuello de la chica, uniendo su frente de nuevo a ella y gritando con fuerza el estribillo.

- Viviré para morir otro día, hasta que pierda mi camino ¿Por qué rendirse? ¿Por qué renunciar? No es suficiente, nunca lo es ¡Pero yo seguiré hasta el final! Nos hacemos solitarios, así es.

El chico hizo una pausa para separarse un poco de la joven por miedo a incomodarla, se emocionaba un poco cuando empezaba con su espectáculo. Le encantaba cantar y no podía evitar portarse de aquella forma debido a lo que sentía en la música. El marine tomó aire y se quedó mirando a la peliblanca fijamente a los ojos.

- Me rodeas… Es fácil. Me rompes completamente y te siento temprano de nuevo… Una voz en mi cabeza… ¡No hay que rendirse!

Una vez terminó, el chico mostró una sonrisa volviendo a su estado normal y mirando a otro lado debido a la letra de la canción. No era culpa suya que sus gustos musicales hablasen así y menos cuando se emocionaba.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Mar 7 Mar 2017 - 6:45

Alice parpadeó algo confundida al escuchar el tartamudeo en su tono de voz. Quizá se había pasado un poco, pero era algo que no pudo evitar. Quería dejar bien en claro que Surfer era su presa y de nadie más... Además, puede que haya sido un poco en vendetta debido a ese episodio en su cambio de apariencia y personalidad. Dudaba hacerlo de nuevo en lo que restaba de la noche, de hecho dudaba en entrar a su modo "oscuro" en un buen tiempo. Estaba bien sacar a relucir su personalidad de vez en cuando, pero tampoco debía abusar. Si lo hacía de forma constante, era muy probable que eso terminaría predominando en la psicología de la albina. Aunque algo le decía que no podría controlarlo más adelante... No, debía pensar en positivo. Pese que la genuina Alice aún se encontraba en "pañales", no debía descuidarse. Prueba de ello fue que casi perdió el control debido a la sorpresa.

La albina negó con la cabeza y rebuscó algo entre sus cosas. Al encontrar el maletín de su querida guitarra, no dudó sacarlo de su estuche. Era una hermosa guitarra, pese a que se podía encontrar en cualquier tienda. La albina, debido a que casi nunca tenía público, rara vez tocaba y simplemente se dedicaba a cantar. Aquella sería la primera vez en mucho tiempo, que tocaría algo frente a alguien. De todas formas, no dejaría que el nerviosismo tomara el control de su cuerpo. No, eso ya había pasado demasiadas veces y se negaba hacerlo de nuevo. Ella era una agente, y nada debería ser capaz de romper su compostura... A quién quería engañar. A este ritmo todos sabrán que "botones" presionar para destruir psicológicamente y, si no hacía algo para remediarlo, probablemente debería construir algo nuevo para reconstruir su "muralla" mental.

Alice negó con la cabeza y notó como el rubio empezaba a cantar. Debía admitirlo, el tono de su voz era completamente cautivador y hermoso. No reconocía la canción, pero con su nivel... Podría tocar algo para complementar la voz del rubio. La albina simplemente sonrío al notar como el vicealmirante volvía a su forma peliblanca y juntaba su frente con la de ella de forma momentánea. No le sorprendió tanto eso como la vez anterior, así que no volvió a sufrir otro caos mental... Además que se lo esperó en cierto modo. Ya había caído en cuenta que, en lo que duraba esa transformación, la personalidad del rubio se volvía mucho más asertiva.

Las notas musicales que tocaba la albina sonaban sorprendentemente por la habitación, y se complementaba a la perfección con la voz del vicealmirante. Aunque... no podía evitar pensar que el contenido de lo que fuera lo que estuviera cantando, tuviera un doble significado oculto. La albina se encogió de hombros y siguió tocando sin importarle demasiado. Tal vez lo pensó demasiado y debía ser su imaginación jugándole una mala pasada. Al cabo de unos minutos, la canción terminó y dejó su guitarra a un lado. Le dedicó una sonrisa dulce al rubio mientras aplaudía.

Tu voz es hermosa, Xemnas-kun. Tal vez deberías montar conciertos aquí en Marineford – bromeó la albina, aunque se detuvo por algunos instantes. Le dedicó una mirada seria al rubio, aunque sus ojos brillaban con diversión debido a la situación, además que su sonrisa delataba que en verdad no era nada serio. – Pensándolo bien, mejor no lo hagas. No queremos que Misa-chan se vuelva loca y empiece a ser consumida por celos – la peliblanca río un poco y bebió otro trago de agua. Frunció el ceño al ver que se lo había terminado, pero se encogió de hombros; ya no tenía sed como antes.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Mar 7 Mar 2017 - 7:13

El chico no pudo evitar soltar una pequeña carcajada cuando la agente dijo lo de su voz y el concierto. No entendía los de los celos, pues solo era música. A lo mejor se hacía una idea de la situación y era comprensible. Un cantante en toda la marina con aquella voz podría atraer a miles de empresas que quisieran contratarle y eso significaría llevárselo lejos de Misa. A lo mejor se refería a aquello o eso al menos pensaba el rubio. Vivía en la ignorancia. Era su forma de ver las cosas y por ello mantuvo una mirada tranquila. Terminó de beberse el tazón de ramen y después de unos momentos se estiró despacio dejando el plato en lo alto de la mesa. Entonces se le ocurrió que era buena idea comenzar con los juegos.

El chico en ese momento sacó otra botella de agua y la puso al alcance de los dos. Fue en ese momento que tomó la botella vacía y la puso a dar vueltas entre ellos para ver a quien apuntaba. El juego era bastante fácil. Cuando aquel objeto le señaló a él no pudo evitar soltar un suspiro y llevarse la mano a la nunca. Ahora debería elegir lo que prefería. Se tronó un poco los huesos del cuello y entonces respondió con un tono calmado.

- Elijo pregunta. Este juego es fácil, a quien señala la botella elije pregunta o reto, y si miente, no responde o no cumple, debe comer una patata súper picante y no beber agua. Las preguntas deben ser lo más duras posibles y los retos también, pero sin salir de esta sala.

Dijo con una expresión amable en su rostro y cruzándose de brazos. Era el momento de esperar a ver lo que le preguntaba. Estaba seguro de que podría responder a cualquier cosa, pero también esperaba que Alice no fuese cruel o perdería en muy poco tiempo. De hecho, no se fiaba de pedir reto ninguna de las veces por si debía hacer algo raro.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Jue 9 Mar 2017 - 4:22

Alice observó con algo de curiosidad como el vicealmirante sacó una botella de agua y la hizo girar con fuerza. Los ojos de la albina se iluminaron, entendiendo que era lo que iban hacer antes que el rubio se lo explicara. Si bien nunca lo había jugado, sabía lo suficiente de las reglas para entenderlo. Una sonrisa que parecía iluminar la habitación se formó en su rostro, al tiempo que empezaba a saltar un poco en medio de todas las sábanas como una niña pequeña. No pudo evitarlo, la verdad. Debido a lo sucedido en su infancia, la peliblanca nunca tuvo tiempo para divertirse o cosas parecidas a esas. A lo más, solamente solía salir cuando llovía junto a su madre y hermano en días como esos. Nada podía superar la sensación de como el agua caía por su cuerpo y recorría cada rincón de éste.

Veamos... – murmuró la albina mientras ponía una mano en su mejilla y se ponía a pensar en una pregunta.

Lo cierto era que tenía varias preguntas que podía hacerle al vicealmirante, pero viendo la naturaleza del juego... debían valerlo. No, no haría preguntas tan cabronas, ella no era así... Al menos no actualmente. Posiblemente si estuviera actuando como realmente era, probablemente se hubiera inventado algo completamente vergonzoso para el rubio. ¿Quizá podía preguntar por el ligero cambio de personalidad? El cambio fue ligero, tanto que sería imposible notarlo a menos que conocieras bien a Xemnas o hubieras tratado con gente así anteriormente. En el caso de la albina... Cada vez que se miraba en un espejo, veía la segunda situación tomando forma.

Ya sé – Alice chasqueó sus dedos y miró curiosamente al rubio. – ¿Cómo se conocieron tú y Misa? – preguntó mientras haía girar la botella.

La agente arqueó su ceja al ver como la botella caía apuntaba hacia ella. Al parecer era su turno, y se encontraba algo indecisa. Hubiera elegido reto solo para evitar que el rubio hiciera preguntas personales, pero por otro lado, no sabía que tipo de retos podía llegar a pensar el hombre. Alice suspiró pesadamente y sonrío de forma leve; ya había tomado una decisión.

Elijo verdad – le dijo mientras se cruzaba de brazos y esperaba respuesta por parte del rubio.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Jue 9 Mar 2017 - 4:32

- Pues todo empezó un día que yo estaba en la montaña feliz. Ella apareció buscando criminales y bueno, parece que le gusté y yo era tímido. Me besó y todo eso y bueno… Yo simplemente tenía miedo ¡Hehehehe! Podría decirse que fue una violación. Desde entonces, pues hemos estado junto, es demasiado raro…

Si, al pobre le robaron su libertad de aquella forma. Lo siguiente que hizo fue reír un poco mientras observaba que esta vez le tocaba a ella. El rubio se echó un poco de agua en el pelo y se despeinó para estar más cómodo, quedando con unos cabellos algo más alborotados que los que ya poseía. Entonces colocó su mano derecha en la mejilla y se puso a pensar sobre qué podía preguntarle. Él no sabía preguntas vergonzosas, pero tal vez podía sacarse algo de la manga. Solo tenía que preguntar algo que a él le dejara en vergüenza. Entonces fue cuando le mostró una amable sonrisa y después le acarició la cabeza.

- Dime las tres personas masculinas que más bonitas te hallan parecido físicamente. Creo que es una buena pregunta, aunque no las conozca a lo mejor.

En cuanto dijo aquello se cruzó de brazos mientras miraba sus azulados ojos con los propios de él. Si le hubiesen preguntado aquello a él, probablemente habría elegido a su hermana, Misa y posiblemente a Alice, pues la chica era bastante hermosa. Aquello se lo guardaría, no quería morir a manos de la rubia y mucho menos caerle mal a la peliblanca. Se agitó de nuevo el pelo unos momentos terminando de despeinarse y acto seguido sonrió.

- Recuerda ser todo lo sincera que puedas, Alice-chan.

Mencionó con ilusión mientras le cogía una de sus manos y entrelazaba los dedos con la de él. En su rostro estaba aquella mirada amable e inocente de siempre. Sabía de sobra lo que iba a hacer, a quién iba a buscar y a quién encerraría sin pensárselo. Jin Surfer sería su próximo objetivo, pues nadie se metía con sus seres queridos. De hecho, se sentía muy bien junto a Alice. Nunca había tenido una amiga como ella y no pudo evitar sentirse muy contento.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Jue 9 Mar 2017 - 4:54

Alice parpadeó lentamente al oír ese... extraño relato por parte del vicealmirante. ¿Enserio se habían conocido así? La verdad, nunca creyó que Misa fuera de ese tipo de mujer (aunque vendría siendo hipócrita viniendo de su parte). Pobre, pensar que el rubio fue violado contra su voluntad. Por el rabillo del ojo, observó como el rubio se echaba agua en el cabello y se lo alborotaba... más de lo que ya estaba. Personalmente encontraba mejor este estilo que el anterior, aunque bueno... Su opinión no tenía demasiado peso. Era Misa quien tenía la última palabra, a final de cuentas. Pobre Xemnas, pensar que sus movimientos estaban restringidos por culpa de la típica novia. La joven suspiró y se echó un poco de agua en el cabello, para luego amarrarlo en una cola de caballo. Tal parece que no se iba a ir a dormir por el momento, así que llevaría su cabello en ese estilo.

En eso, escuchó la pregunta que le dijo Xemnas. Abrió su boca para responder, pero no salió nada de sus labios. Eso... no se lo esperaba. Bien tímido parecía y ahora viene y le salta con una pregunta como esa. La verdad... no tenía idea en como responder. Empezó a jugar con sus cabellos un poco, al tiempo que se ruborizaba un poco cuando el rubio tomó sus manos con las de él. Bueno... si debía incluir a alguien, el vicealmirante obviamente iba a estar en la lista, pero... ¿Respondía con la verdad? Se relamió despacio y tomó una bocanada de aire, decidiéndose finalmente en lo que respondería.

Las tres personas masculinas más bonitas – empezó lentamente la albina mientras clavaba sus ojos azules en los del rubio. – Son Taiga-kun, tú y mi... hermano mayor – dijo finalmente la joven, revelando una cosa crucial de su pasado al marine. Pese a todo el daño que le hizo psicológicamente al ignorar a la albina durante tanto tiempo, ella seguía considerándolo como su preciado hermanito mayor, aunque él no la considerara como tal. Se veía incapaz de odiarle, era la última familia que le venía quedando. No contaba a su padre por razones... obvias.

Escuchó que eligió verdad, a lo que la albina cerró los ojos un poco. Tenía pensada una, pero... No sabía si sería demasiada invasiva o no. Chasqueó su lengua un poco y miró seriamente al rubio, preguntando lo que tenía en mente.

¿Por qué te uniste al gobierno? – antes de terminar, se apresuró a agregar una última cosa. – Y elijo reto
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Jue 9 Mar 2017 - 5:12

El chico estaba atento a sus palabras con una sonrisa alegre en todo momento, mirándola con curiosidad mientras esperaba su respuesta. Entonces apretó un poco más la mano de ella cuando la escuchó responder. Se esperaba que dijese a Taiga, pues sabía que ambos se conocían y él era una persona con una personalidad genial. Encima tenía un rostro que muchas chicas adoraban, pese a que el lobo pasaba de todos. Cuando nombró a su hermano se dio cuenta de las similitudes que tenían y por ello apretó un poco más la mano de ella. Terminó de quedar impresionado cuando dijo que él estaba en la lista. El chico no pudo evitar mirar al techo echando narices y mostrándole su cuello de forma exagerada.

- Creo que hay goteras en el techo…

No estaba lloviendo, pero el pobre se había ruborizado un poco al escuchar aquellas palabras por su parte. Soltó un suspiro tratando de controlarse y después de unos leves instantes tragó saliva con fuerza y volvió a mirar a la chica a los ojos. Trató de camuflar sus nervios y después de unos instantes escuchó la pregunta de ella. Debía admitir que estaba un poco más feliz de la cuenta porque se interesase por su pasado y por ello soltó un momento su mano. No quería incomodarla. Cerró los ojos unos instantes y acto seguido pensó bien lo que decir.

- Yo quería ayudar a las personas y ser reconocido. Desde pequeño sufrí golpes e insultos de miles de niños, en especial de niñas. Me trataban como el idiota de la isla y yo lo pasé muy mal. Estuve a punto de quitarme la vida incluso. De no ser por mi hermana, habría pasado. Entonces decidí hacerme respetar y ayudar al mismo tiempo siendo Shichibukai. Un agente del CP, con el cual luché de forma amistosa me recomendó la marina y bueno… Seguí su consejo. Mi hermana desapareció hace muchos años y aquí estoy.

Sus palabras habían sido sinceras en todo momento y debía admitir que no sentía presión alguna al contárselas a ella. Lo siguiente que hizo fue escuchar lo que dijo y pensó en un reto para ella. No sabía muy bien qué pedirle, pero debía ser algo que los divirtiera a los dos.

- Debo decirte que tú también estás en mi lista de las chicas más lindas que he visto. – Le dijo de forma amable. – Mi reto para ti es que me ates las manos, cerraré los ojos y tendrás veinte segundos para impresionarme ¿Qué quiero decir? Debes hacer algo que me haga alucinar. Tienes un cuarto entero lleno de chismes, informes de toda clase y comida. Sé creativa y cuando termines elijo verdad. – Dicho aquello le sacó la lengua y cerró los ojos. Se moría de ganas de ver lo que hacía, aunque quizás lo de atarle había sido demasiado. Formaba parte del reto igualmente.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Jue 9 Mar 2017 - 6:02

Alice no pudo evitar soltar una risa, la más sincera en mucho tiempo. La excusa de la gotera... típico. Al parecer el vicealmirante no era de los que pudieran soportar un cumplido, si es que interpretó ese rubor y mirada a una gotera inexistente de manera correcta. Su semblante cambió rápidamente al escuchar el relato de como se convirtió en marine. No pudo evitar sentir algo de compasión por él, esos niños deberían aprender algo de modales. Aunque... eso hablaba bien de la personalidad fuerte del rubio. Algunas personas caerían en la tentación de buscar venganza si tenían el poder, pero el rubio no lo hizo. Simplemente decidió unirse al gobierno y ayudar al prójimo, o al menos eso entendió. No pudo evitar sentir algo de conexión con él cuando le contó acerca de su hermana, aunque sus papeles estaban intercambiados. En el caso de la albina, ella era la desaparecida y Keith la persona que no tenía idea de su paradero.

El destino tiene un mal sentido del humor – pensó de forma amarga la albina.

Al escuchar las palabras del rubio, no pudo evitar bajar la cabeza y sonreír un poco. Sabía de sobra que fue bendecida con una belleza fuera de lo común, pero al contrario de otras mujeres, ella acataba ese hecho con humildad. Algunas otras usaban eso para hacer cosas malas... o degradadoras para el sexo femenino, cosa que ella no hacía. Vale, a veces podía ponerse un poco coqueta, pero nunca hacía eso con desconocidos. No era una lanzada, mucho menos una oportunista. Alice suspiró y esperó atentamente el reto que le pondría en rubio, esperando que no fuera algo tan vergonzoso.

Sus dos cejas, blancas como la nieve, se alzaron en conjunto al escuchar lo que dijo Xemnas. Bueno... tenía algunas formas de lograr eso, pero con veinte segundos dudaba poder lograrlo. Podía usar lo físico para lograrlo, pero eso sería muy... complicado para la posteridad, por lo que tendría que hacer otra cosa. Luego de atar las manos del rubio y asegurarse que tuviera las manos atadas, la joven empezó a rebuscar en la habitación. Como supuso, veinte segundos eran demasiado poco para vacilar al rubio sin recurrir a lo otro. Chasqueó su lengua con frustración y miró al rubio.

No podré cumplir el reto, no se me ocurre nada. Pero... – los ojos de la albina brillaron y una sonrisa algo divertida se formó en su rostro. – Si puedo hacer esto – dijo la peliblanca, para luego "atacar".

Sin darle tiempo de reaccionar, empezó a hacerle cosquillas por todo el cuerpo. Aprovechando su descuido y de que tenía los ojos cerrados, se impulsó un poco e intentó tirarlo hacia las sábanas. Allí siguió haciendo de las suyas mientras se sentaba encima de su torso. Cualquiera que entrara ahora mismo a la habitación, podría mal pensar de lo lindo y armar un jaleo. Al cabo de unos segundos, la albina se cansó y se separó del rubio, volviendo a su asiento anterior.

¿Amas a Misa? Y cuando digo eso, me refiero si lo suficiente para pasar el resto de tus días con ella – se explicó la albina mientras pegaba un bostezo. – Elijo verdad luego de eso – añadió al final.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Jue 9 Mar 2017 - 6:26

El rubio notó sus manos siendo esposadas y tras aquello se mantuvo relajado como de costumbre. Se sorprendió al no escuchar ningún ruido en la sala y tal vez le esperaba un chiste malo o un dialogo sobre los bocadillos. Justo entonces notó como le tiraban al suelo y cuando se quiso dar cuenta, la joven estaba sobre él, sentada en su torso. Los ojos de Xemnas se abrieron como platos y entonces estuvo a nada del desmayo. Por suerte, se mantuvo consciente, pero sin tener valor de decir una palabra. Había perdido ya, pero entonces ella empezó con su artimaña. Las cosquillas asesinas empezaron a realizarse sobre su cuerpo y entonces empezó a reírse como nunca de forma un poco exagerada.

- ¡Hahahahaha! ¡Hahahahaha!

El pobre chico notó las lágrimas salir de sus ojos olvidándose totalmente de la postura y jugando con ella mientras ponía caras graciosas durante el espectáculo. Así a lo mejor podía hacer que la albina se lo pasase bien también. Negó un poco con la cabeza y entonces se relajó cuando ella le dijo aquellas palabras. La verdad es que no pudo evitar agachar la cabeza y quedar un poco pensativo. No tenía una respuesta para aquello, pues él no sabía lo que podía pasar en el futuro ¿Y si Misa lo dejaba a él? ¿Y si le traicionaba? El chico tenía un lío en su cabeza. La relación que tenían aquellos dos era demasiado dulce, pero a él no le desagradaba.

- No tengo una respuesta clara. Misa es muy cariñosa y eso no me desagrada. No sé lo que es el amor en sí. Me gusta estar con ella, pero siento que también me gustaría pasar más ratos así contigo. A veces incluso me gustaría irme unas semanas yo solo a una montaña en soledad… Cuando llevo tiempo sin verla, la echo mucho de menos, sus besos, sus abrazos… Noto que Kai no está cómodo conmigo estando con ella. Mis amigos no le agradan por supuestas historias. Kasai y Taiga no la soportan debido a que a uno lo traicionó y al otro le acusó de intento de ligársela, ese fue Taiga y sé que él no es así ¿La amo? Si. Esa es mi respuesta ¿Tengo miedo de quedarme solo por eso? También lo tengo. Pero no puedo tener las dos cosas… Si tan solo ella no hubiese hecho lo que hizo a Kasai o lo del lobo…

Soltó un suspiro para después abrazarla sin pensárselo.

- Alice… Sí, la quiero. Quiero estar siempre con ella, pero eso significaría perder a mis amigos y… – No podía seguir hablando. De hecho, ni siquiera le preguntó a ella y simplemente se quedó en silencio. – Soy incapaz de… – Se sentía muy frustrado. – Sí… – Dijo respondiéndole.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Alice Branwen el Vie 10 Mar 2017 - 2:30

La albina ladeó su cabeza hacia un lado, al tiempo que una media sonrisa se formaba en su rostro. Quién iba a pensar que el rubio podía ser tan cosquilloso, en verdad pensó que no funcionaría. Bueno... eso fue una victoria personal para ella entonces. Nunca pensó que con eso se cumplirían las condiciones del reto, aunque ahora se estaba retractando de la pregunta que le hizo al rubio. Por como se comportaba con la capitana, pensó que sería una respuesta inmediata... Nunca pensó en todo lo que el vicealmirante estaba lidiando en su interior.

Alice se estremeció al escuchar lo que dijo el rubio y se quedó algo pensativa. Sabía lo que Misa le había echo a Kasai, si bien reprochaba la actitud de la rubia y sentía algo de decepción hacia ella, también tenía ganas de golpear a Kasai en la cabeza por sentarse a hablar con Misa para conocer su versión de los relatos. Honestamente, los hombres podían ser muy cabezotas, testarudos y obstinados la mayoría de las veces. Sintió como el rubio le abrazaba, y simplemente acaricio con suavidad sus cabellos. En verdad se encontraba en una situación problemática, tener que elegir entre los amigos y la mujer que amas debe ser difícil. Eran cosas como esas que hacían que dudara acerca de lo que Irene y su madre pensaban, puesto que el amor traía tristeza en vez de alegría. ¿En verdad era un requerimiento para lograr su tan ansiada utopía? Estaba empezando a pensar que no, y que traía más problemas que beneficio.

Si la amas, entonces no hay nada más que decir. A veces hay que tomar decisiones difíciles en la vida, y esta es una de esas – Alice se quedó callada por algunos segundos y luego suspiró. – Si no sabes que hacer, entonces sigue lo que tu corazón te dice... aunque puedo, lo que digo puede ser considerado algo imparcial. Solo digo lo que mi madre me dijo antes de fallecer – le dijo mientras acariciaba un poco su espalda.

Alice se separó del rubio y fue hacia la nevera, no sin antes pedir permiso para entrometerse en algo ajeno. Sacó una botella de agua y vertió líquido en su vaso y en uno de Xemnas. Sin decir palabra alguna, se lo pasó al rubio para que bebiera de este. A veces las cosas más simples podían llegar a tranquilizar a una persona.
avatar
Alice Branwen
Agente auxiliar
Agente auxiliar

Mensajes : 290
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
116315/790000  (116315/790000)
Berries: 1.282.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Xemnas Death el Vie 10 Mar 2017 - 2:50

El rubio asintió a las palabras de la peliblanca mientras la abrazaba. No era tan fácil cuando su corazón estaba dividido en varios sectores, pero Misa ocupaba el más grande. Sabía que iba a quedarse solo, pero si tenía que sacrificar su libertad, así sería. Él prefería estar con la rubia. Soltó un pequeño suspiro y después de unos momentos tomó el vaso que ella le había dado. Tomó un sorbo notando el delicioso líquido bajar por su garganta y acto seguido se quedó un poco pensativo. Entonces fue cuando se rascó un poco la cabeza y después de eso se estiró un poco. El sonido de un pequeño libro cayendo de una estantería le hizo ladear la cabeza. El joven extendió su mano estando sentado y lo miró. El título era “El apocalipsis” y en la portada podía verse un tipo rodeado de fuego, encapuchado y con una guadaña en la mano.

- Joder, eso ha sido un mal augurio.

Dijo al mismo tiempo que lanzaba el libro hacia un lado. De todos los que podían haberse caído, había tenido que ser el de aquel tema. Negó un poco con la cabeza y después de unos momentos se quitó la funda del espadón dejándola a un lado apartado de la habitación. Se tumbó en unas de las miles de sábanas e invitó a la peliblanca a ponerse a su lado. Le dedicó una sonrisa y después se quedó mirando al techo tranquilamente. Debía admitir que estaba muy relajado de aquella forma.

- Muchas veces pienso que estas noches serían más divertidas con muchas personas. Imagino aquí a Taiga, Kasai, Misa, a ti, a Madara y Kai. Serían muy buenas risas. – Terminó de decir soltando una carcajada.

Se notaba que ya era de noche y lo siguiente que hizo fue apagar la luz, quedando todo a oscuras. Cerró los ojos despacio y colocó ambas manos tras el cuello. Soltó un pequeño suspiro y acto seguido se relamió. Estaba un poco intranquilo, como si la situación del libro le hubiese hecho ponerse un poco nervioso. De todas formas tenía un nuevo objetivo. Nadie molestaba a sus amigos y menos a Alice. La peliblanca era muy especial para él y haría pagar al culpable por lo que había hecho.
avatar
Xemnas Death
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 26/01/2015

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
206140/790000  (206140/790000)
Berries: 101.060.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Buenos Días De Paz. [Xemnas-Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.