Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7107)
 
Nocturne93 (5134)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2068)
 
Drake Lobo Ártico (2041)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Comic Sans el Dom 2 Abr 2017 - 1:36

¿Cuántas islas de alto poder tecnológico podrías nombrar ahora mismo? Así, de carrerilla y sopetón. No muchas, ¿verdad? Pero estoy seguro de que si te digo "Nueva Esperanza", en seguida sabes a qué me refiero.

El complejo gubernamental, por llamarlo de una forma más apropiada, era exactamente tal y como lo esperaba. Grande, reluciente, y lleno de robots ayudantes y otras máquinas de diversa índole. Si tuviera que comparar Zilda con algún otro lugar del mundo, posiblemente Nueva Esperanza sea lo primero que me venga a la mente... Solo que sin la falta de vida y color que hacía infame a la facción de Síderos.

Dicho así, no es difícil imaginar por qué querría estar allí. O a lo mejor no, a lo mejor no quería estar, pero debía, tanto si me gustaba como si no. Aquel lugar, aparte de ser un buen modelo del cual inspirarse a la hora de reconstruir Zilda, era, como dije, una base del Gobierno. Y cuando empecé a hacer los papeleos y peticiones para explicar los eventos ocurridos en Encuentro, así como para asentar mi nueva posición como pretor de dicha facción a ojos del WG, no tardaron en mandarme un mensaje simple y claro: debía reunirme con un contacto oficial allí, en aquella isla artificial. Las razones para esto no me quedaban claras, pues casi todo estaba ya hablado y solucionado, aunque podía sospechar más o menos a qué venía el innecesario protocolo. Al fin y al cabo el gobierno le encantaría poner sus manos en una posición mucho más sólida para controlar Síderos, aunque no lo dijeran era algo perfectamente asumible. Seguramente pretendían hacer que el contacto camuflara entre su conversación una invitación a unirme a las filas del CP... Dios sabe cuánto aborrezco la idea de convertirme en un perro directamente a las órdenes del WG.

No me malinterpretéis, sigo pensando que el Gobierno es un "mal necesario" para mantener el equilibrio del mundo, pero eso no significa que deban gustarme sus metodologías y formas de pensar. Esa era una de las razones por las que me había unido sin pensarlo dos veces a G.A.S.T.E.R. en su lugar, me encontraba mucho más a gusto en la organización afiliada que bajo el yugo de infinitas cláusulas, normas y controles. No, definitivamente tendría que pensar en una forma de rechazar educadamente la oferta sin ponerme con ello en el punto de mira del Gobierno.

Así pues, con el sol en lo alto y el cielo despejado, me puse a pasear por los jardines de Nueva Esperanza, disfrutando de la vista y saciando mi curiosidad mientras esperaba a que se me indicara de alguna forma dónde o cuando debía reunirme con este contacto. No tenía ni idea de si vendría él a por mí, tendría que ir a buscarle yo, o si nos veríamos en un punto intermedio, y hasta que no tuviera más noticias, lo mejor era quedarme en un sitio de fácil acceso y donde se me reconociera sin problemas. Allí tirado en medio del césped artificial con Flubber jugueteando a mi alrededor seguro que llamaba un poco la atención.
avatar
Comic Sans
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 11/03/2016
Edad : 22
Localización : Universo Alternativo Nº 8.745.986.231.357

Hoja de personaje
Nivel:
47/150  (47/150)
Experiencia:
48995/790000  (48995/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Boss el Lun 3 Abr 2017 - 10:31

Nueva esperanza era una isla gubernamental destinada a la investigación científica. ¿Pero es esto verdad? No, no del todo.

La isla del East blue es tan sólo un bonito reclamo para los científicos, un monumento que inspira a futuras generaciones a soportar el yugo del gobierno mundial. No estoy diciendo que sea un mal yugo, después de todo la seguridad sólo puede darse si se conceden ciertas libertades. Y qué mejor lugar para ceder tus libertades que haciendo lo que más te gusta en pos de una mejor sociedad.

Eso era Nueva Esperanza, un reducto pacífico que se promulgaba como una utopía dirigida por el gobierno al cual los niños más listos, la gente más avispada y buena, podrían visitar para maravillarse la vista y el cerebro. Un adoctrinamiento de estimulación positiva, uno muy bueno.

Cada sector de Nueva Esperanza se dedica a una rama del conocimiento, relaccionada como una neurona de un gran cerebro con un único propósito. ¿Pero es ese propósito tan bueno como las intenciones de cada científico que trabaja allí? No soy quien para juzgarlo, tan sólo sé que es realmente productivo.

Cada par de meses las, muy controladas, visitas de los universitarios, institutos y colegios privados de los Blues hacen de este paraíso su nombre; una renovación de la confianza en el sistema.

Estoy aquí por iniciativa propia, un mero burócrata más que cumplimenta y se asegura de los intríngulis de papel y pantalla que suponen los cientos de comprobaciones requeridas para visitar la instalación protegida; también estoy aquí porque no puedo visitar Zilda, no sin realizar unos cuantos preparativos antes. Y para mi sorpresa, Zilda vino a mí.
Yo le conocía a él, no sólo de informes, si no de vista y análisis. ¿Me reconocería él a mí? Es posible, incluso probable. La criatura fangosa que bota a su alrededor llama mi atención y mi curiosidad. Toso de esa manera falsa, para llamar su atención.

- Bienvenido a Nueva Esperanza, Sans, pretor de Zilda. Si le parece apropiado, podríamos comenzar el tour por las instalaciones… aunque me temo que no se admiten… mascotas. Podrá llevar sus armas, ya ha comprobado que los permisos que le han hecho firmar establecen los protocolos de respuesta ante cualquier actividad… de índole violenta, comprometen su situación a sus actos.- apreté el portafolios contra mí mientras iniciaba la lenta marcha con una sonrisa alegre-. Mi nombre es Adam- señalé mi credencial colgada sobre la bata-, y si tiene alguna pregunta será mi placer el respondérsela, siempre que esté dentro de mis posibilidades, claro…

Realizo una pequeña parada en la consigna para que pueda deshacerse de las pertenencias que le resulten difíciles de llevar, y, de ser posible, aquel limoso ser vivo.
La primera parada, la cafetería.

- Nueva Esperanza está equipada con los últimos equipos de cocina para asegurar una apropiada nutrición personalizada para cada uno de sus empleados. Dispuestas de manera repartida entre las instalaciones, los comedores ofrecen un repertorio nutricional que agrada no sólo al cuerpo, si no al espíritu. Por supuesto,  aunque mantenemos una dieta controlada por su salud, ofrecemos una variedad de la que pueden escoger dentro de sus límites nutricionales, teniendo en cuenta incluso las alergias y síndromes más limitantes. Acabaremos el tour de vuelta aquí, donde disfrutaremos de un maravilloso almuerzo ofrecido por nuestros estupendos cocineros.- le hago entrega del par de tickets para su almuerzo y bebidas gratis, antes enganchados al portafolio.
Continuamos…
avatar
Boss
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1075
Fecha de inscripción : 21/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
68/150  (68/150)
Experiencia:
88730/790000  (88730/790000)
Berries: 10.958.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Comic Sans el Mar 4 Abr 2017 - 5:38

De repente Flubber se quedó inmóvil en el aire, como reaccionando a algo. O más bien, deteniendo toda reacción a cualquier cosa, como si estuviera expectante e inseguro de lo que hacer. Fruncí el ceño, preocupado, pues era la primera vez que veía a la criatura-artificio actuar de esa forma, y me reincorporé para observar a mi alrededor cuando un carraspeo me pilló desprevenido.

- Bienvenido a Nueva Esperanza, Sans, pretor de Zilda.

Aquel hombre que momentos antes no estaba ahí me resultaba vagamente familiar, aunque no podía poner la mano en el fuego. No era la clase de sensaciones de "Ah, a este lo acabo de ver hace nada", sino más del tipo "su cara me suena de haberlo visto en algún lugar relevante, pero no me acuerdo de dónde o quién." Además vestía con una bata de científico como todo el resto de gente del lugar, por lo que no me facilitaba la tarea de identificarlo, más que por su nombre. "Adam" había dicho que era, y no, no me sonaba en absoluto. Aparte de por ser el de mi contacto, claro.

Dejando de lado ese tema como una simple paranoia mía temporal, escuché con cierta gravedad lo que estaba diciendo y las implicaciones de ello. Primero, pretendía que diéramos un paseo de reconocimiento por la zona, como si no lo hubiera dado ya, y si bien no me parecía raro por protocolo, sí que me costaba entender la finalidad de ello para pòder proceder a los temas serios. Segundo, de todas las cosas que podía haber mencionado como recordatorio había específicamente hablado de las armas, y no se me había pasado por alto la sutil amenaza/advertencia de lo que ocurriría si las empleaba... Lo que significaba que no confiaba en mí. Y por tanto, yo tampoco debía confiar demasiado en él, era bastante simple, la verdad. "Cree el ladrón que todos son de su condición", dice el refrán.

Pero lo más importante, lo tercero, era que había comentado básicamente que debía separarme de Flubber, y eso sí que no podía pasarlo por alto. Sin dejar nunca de sonreír amablemente, hablé:

- Disculpe, mi buen hombre. - Comencé, adoptando un tono y terminología lo más adecuadamente posible dada la situación. Actuaría con educación y franqueza, como se esperaba de mí, si bien me iba a costar toda mi fuerza de voluntad no soltar algún chiste por el camino. - Pero mi acompañante no es una mascota, es mi protector. Me temo que por motivos de seguridad personal no puedo, ni quiero, desprenderme de su compañía. Supongo que lo entenderá...

Aquello era solo una media verdad, pero no era mentira después de todo. Flubber para mí era, efectivamente, lo más cercano a una mascota que había tenido nunca, aunque yo lo consideraba más como un amigo que como un animal. Vale, actuaba como un cachorrito cariñoso, pero para el caso eso es irrelevante. Ni siquiera estaba del todo seguro de que pudiera ser considerado un ser vivo como tal, pues no cumplía dos de las tres funciones básicas: ni se reproducía ni se alimentaba. Solo se relacionaba conmigo y el entorno, como un robot. Y Dios sabe que no pensaba dejar nada con esas características al cuidado no supervisado de un científico que no fuera de confianza. A saber lo que le harían para experimentar con él.

Aparte, estaba luego la otra razón. Flubber era, efectivamente, mi protector. Su habilidad única me había salvado la vida un par de veces, y desde entonces confiaba plenamente en él, algo que no podía decir aún de aquel hombre frente a mí. Si pasaba cualquier cosa, lo último que deseaba es que Flubber no estuviera ahí para protegerme.

- Así pues, y dejando claro que no podré proceder a la reunión acordada sin mi guardaespaldas, espero que se abstenga de volver a referirse a él como "mascota", por respeto. - Realmente me estaba empezando a caer mal a mí mismo por hablar de esa forma, pero parecía lo más apropiado y seguro para lograr un resultado simple y rápido. En esos momentos agradecía haber estudiado ciencias durante tanto tiempo con Gaster, su influencia me había enseñado una cosa o dos acerca de la cultura alrededor de los laboratorios y sus integrantes. Habiendo aclarado el caso, sin embargo, no tenía necesidad de continuar con la fachada, por lo que enseguida retomé mi tono despreocupado habitual: - Pero aparte de eso no tengo más preguntas. Por mi podemos seguir cuando quieras.

Un rato más tarde, nos encontrábamos en medio de un pasillo y enfrente de una cafetería. No se me pasó por alto la breve pausa que Adam hizo en la consigna, como dándome a entender que aún estaba a tiempo de dejar a mi amiguito, pero en respuesta simplemente sonreí y observé cómo Flubber adoptaba la forma de un Den Den Mushi simple y volaba hasta situarse dentro del bolsillo de mi chaqueta, usando los ojitos del caracol para observar con una mezcla de curiosidad y precaución al científico. Era un pequeño truco que le había enseñado para cuando no quería que llamara la atención, nadie solía preguntar por los DDM, e incluso si alguno se movía o hacía algún ruido todos solían asumir que estaba simplemente recibiendo una llamada. Aparte de eso, la parada en la consigna no tuvo mayor propósito. Todo lo que necesitaba lo llevaba encima y bien oculto gracias a aquel extraño bolsillo que era más grande por dentro, encontrado en Síderos.

Tras la charla acerca de las comidas y nutriciones, Adam me entregó un par de tickets para canjear por un menú de comida en el establecimiento. Yo particularmente no tenía hambre, y Flubber solo se mostraba interesado por "digerir" pequeños componentes mecánicos o electrónicos. Pero no se me escapó la forma que adoptó el gelatinoso ser, solidificándose por un momento en un panel pequeño y en relieve de una cara y una frase, antes de regresar a la forma DDM:

Flubber en ese momento:

Conteniendo la risa por la broma de mi acompañante (que parecía estar aprendiendo demasiado rápido de mí), y antes de continuar con la visita, decidí aprovechar el momento para inquirir sobre el despropósito que era dar aquella vuelta:

- Disculpa, Adam... Pero, ¿podemos ir directos al grano? No creo que ver todo el complejo punto por punto sea necesario para nuestra reunión, ya que hemos venido a hablar de otras cosas... ¿Me equivoco? - Tras dejar que me confirmara aquel obvio y lógico dato (por su forma de hablar, parecía que era el tipo de cosas que convencerían a alguien como él, cosas lógicas con peso argumental sólido e indiscutible detrás), le dediqué una sonrisa amistosa y proseguí: - ¿Por qué no vamos directamente a la sala donde se vaya a realizar la reunión y ahorramos tiempo a todos? Seguro que no soy el único que tiene más cosas que hacer después de esto, y realmente me encantaría resolver este asunto cuanto antes. - Tras pensarlo un poco, corregí: - Aunque no tengo prisa per sé, simplemente es por comodidad. Si realmente prefieres enseñarme cada pedazo y recoveco de Nueva Esperanza y tenías un discurso preparado para cada sección, que no sea yo quien te te eche por tierra ese esfuerzo.
avatar
Comic Sans
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 11/03/2016
Edad : 22
Localización : Universo Alternativo Nº 8.745.986.231.357

Hoja de personaje
Nivel:
47/150  (47/150)
Experiencia:
48995/790000  (48995/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Boss el Mar 4 Abr 2017 - 9:08

La información que me aporta asigna propiedades a los objetos que me permiten unificar mi sistema. Aquel objeto vivo era un arma. ¿Serviría para ahogar a la gente en aquella masa viscosa introduciéndosela por cada orificio craneal hasta la muerte por hipoxia o presión? ¿O eran sus propiedades rebotadoras el origen del peligro? Quizá ambas.

No se fía de nosotros, no se ha deshecho de ningún arma y eso no lo verán bien. Es el gobierno quien busca la alianza, pero son ellos los que necesitan de materiales y comida para abastecer su reino recién saqueado.

La criatura parece tener algún tipo de desarrollo mental social, como demuestra el uso de memes para la expresión de ideas complejas usando una grafía y una imagen simple. ¿Sería apropiado decir que presenta comportamientos gestuales faciales a algo que no tiene cara pero que puede generar una? El caso es que se comunica, que siente y piensa.
Terminada la exposición en la cafetería y entregados los tickets, me habla; quiere echar por tierra toda la elaborada presentación.

- Verá, el objetivo de esta presentación es que vea las maravillas que aquí se hacen por el bien común…, dándole así una visión gubernamental del progreso. Y, hablando claro- no parecía una de esas personas estúpidas e influenciables-, influenciarle para que tenga una actitud más positiva y abierta ante el gobierno. Como ya sabrá, existen muchas facciones que van en su contra… sin un motivo real. Bueno, motivos reales tienen, la mayoría de motivos son reales, pero no son válidos. A veces, el gobierno, actúa como un padre estricto pero justo, pero los hijos suelen ser muy…, demasiado, ingratos.- mi sonrisa seguía en todo momento, sin variar un ápice del rostro de bienvenida. Tosí antes de continuar- Bien, vayamos a la sala de reuniones entonces.

Me dirigí hacia el ascensor para usar el permiso de mis credenciales, bajando hasta aquella mortecina sala cerrada tras ese pasillo largo y blanco.
- Por aquí…- las cámaras no tienen por qué moverse, no existen puntos ciegos en aquel lugar. Acciono los botones de la puerta codificada usando el pase temporal de mis credenciales, dejando ver la larga mesa vacía llena de sillas dentro de aquella impoluta sala.

- Creo que podremos hablar un rato antes de que lleguen todos. Se supone que íbamos a dar el tour…, aún estarán con los preparativos.

Me siento en una de las sillas que no presiden, ofreciendo con un gesto la oportunidad para el pretor de sentarse.
- He oído maravillas de Zilda, pero también  muchas desgracias en un corto espacio de tiempo. ¿Cómo.... os va?- opto por un lenguaje menos formal, como él mismo ha demostrado antes con más naturalidad.
avatar
Boss
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1075
Fecha de inscripción : 21/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
68/150  (68/150)
Experiencia:
88730/790000  (88730/790000)
Berries: 10.958.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Comic Sans el Miér 5 Abr 2017 - 13:20

Tuve que reprimirme para no soltar una risa allí mismo. ¿De verdad? ¿Influenciarme para eso? Pensaba que esta gente era más inteligente, un poco de investigación habría bastado para encontrar mis lazos con el Gobierno... De hecho, ¡que carajos! No estaría en Nueva Esperanza de lo contrario, ¿verdad? En mi opinión, planificar aquella visita guiada había sido un error de campeonato, y una pérdida de tiempo por su parte. Ahora sabía lo poco que conocía Adam sobre mí, así que tal vez mereciera la pena aclarar un par de puntos y asegurarme de que no me ocurriese lo mismo con él.

- Descuida, antes de ser pretor de Zilda tenía otra ocupación, ¿sabes? De hecho no la he perdido, simplemente tengo, como podrás figurarte, otras prioridades. - Comenté de forma casual mientras caminábamos hacia el ascensor. - Dejémoslo en una explicación simple: ya trabajaba directamente con el Gobierno, Adam. No era necesario "influenciarme" para que tuviera una visión abierta acerca de él.

Por supuesto, me abstuve de recalcar que dicha visión fuera o no positiva. De momento lo dejaría en "abierta", ya que había conocido suficientes casos como para saber la variedad que podía presentar entre sus filas el WG. Taiga, por ejemplo, por un lado... O el doctor Cooper, por otro... Era difícil determinar que en general mi visión del gobierno fuera "positiva", pero estaba más dispuesto a aceptar la existencia de excepciones y mostrar mi apoyo por ellas que, por ejemplo, los anarquistas radicales y los rebeldes. Sí, de momento "abierta" bastaría para expresar mi forma de ver al Gobierno Mundial.

Por otra parte, en cuanto vi aquel pasillo largo y perturbador terminando en una sala sospechosa, no pude evitar sentir un escalofrío recorrer mi espina dorsal. Ya sé que no es difícil teniendo en cuenta que la llevo prácticamente al aire, pero tú ya me entiendes. Primero Flubber, luego la consigna, ¿y ahora esto? Si querían ganarse mi confianza, desde luego no estaban haciendo gala de sus mejores cebos. O quizá debería corregir: confiaba en el propósito de aquella visita, y en el respaldo que obtendría de él, pero no confiaba en el contacto que me habían enviado. Tenía un aire extraño a su alrededor, y una sonrisa vacía y falsa como la mía. ¿Cómo no iba a reconocer a alguien cómo yo? ¿Cómo podía fiarme de alguien como yo?

Así pues, dejé que entrara Adam primero en el cuarto, y en cuanto me dio la espalda creé una ilusión completa de mí usando los recién adquiridos poderes de la Moso Moso no Mi, a la par que ocultaba mi propia persona. Si Adam poseía Mantra no se vería afectado, y debía jugar con aquella posibilidad, pero de momento le haría creer que me había sentado en una de las sillas, mientras en realidad me quedaba de pie apoyado en la pared de al lado. No era difícil reproducir u ocultar mi imagen, textura y olor, ya que no había nada con lo que estuviera más familiarizado que conmigo mismo. Y en cuanto necesitara "hablar", tampoco es que escuchara poco mi propia voz precisamente, así que también podría simular y esconder mis respuestas. De todas formas y en "peor" de los casos, estaría perdiendo el tiempo y simplemente me vería de pie junto a la pared, hablando despreocupadamente como siempre. No había razón alguna para actuar de forma sospechosa, así que en aquel plan solo podía salirme las cosas bien, o no salirme en absoluto. No pensaba dejar que saliera mal.

¿Que cuál era el propósito de aquel uso de la Fruta? Ya lo había dicho, ¿no? No me fiaba un pelo de nada ni nadie en aquel lugar, y era normal que temiera por mi integridad física cuando todo parecía tan perfectamente situado para provocar una "desaparición repentina." En caso de que las negociaciones salieran mal paradas, o realmente resultara que aquello era una emboscada, no pensaba dejarme atrapar con los pantalones bajados. Estaría protegido por mis propios términos y condiciones. Además, el hecho de que Adam comentase que "aún no había llegado nadie" quería decir que esperaba compañía. Y yo tenía entendido que el intercambio de palabras sería entre él y yo en privado, no me habían dicho nada de más representantes. Estaría solo frente a una manada de bestias hambrientas... Pues claro que temía por mi vida. Por suerte en cuanto entraran por la puerta, todos se verían igual de afectados por la ilusión que Adam, de nuevo a menos que dispusieran de Haki.

- Ya veo, entonces habrá que esperar. - Dijo mi copia al mismo tiempo que yo. Esa sería la ocasión perfecta para analizar hacia dónde miraba Adam... ¿Estaría siendo afectado? ¿Vería a través del engaño como si no existiera? Dependiendo de a "quién" prestara atención sería fácil de determinar. - Bueno, Zilda se encuentra en una situación precaria ahora mismo. Como imagino que sabréis, casi todos los fondos y recursos fueron entregados al Shichibukai Madara en pago por su valiosa intervención en la detención de la guerra, y prácticamente toda la potencia militar que poseía la facción fue desmantelada, a excepción de la defensiva. - Apunté. De momento no estaba dando ningún tipo de información que no se hubiera podido filtrar ya, pero ayudaría a establecer una buena imagen como alguien colaborador. - Al parecer el antiguo pretor no causó muy buenas impresiones en su intento de apoderarse de la corona, y eso ahora repercute negativamente en la visión general sobre Zilda. Por suerte ya he tomado medidas al respecto, y la reconstrucción va a paso lento pero seguro.

¿Estaba siendo muy vago con mi respuesta? Esperaba que no diera esa impresión. Ciertamente no había dicho nada especialmente nuevo, pero aun así estaba poniendo bastantes cartas sobre la mesa. Dejé claro que Zilda podía valerse por sí misma, para que no hubieran intentos de manipulación alegando que "necesitamos ayuda", pero también comenté que ciertamente nos vendría muy bien un empujoncito extra. Ya haría un inciso en este tema cuando llegaran el resto de supuestos invitados. Por otra parte, también había establecido de forma temprana que no suponíamos un peligro como fuerza invasora, pero que podíamos defendernos. Eso, junto al hecho de que aún estábamos recuperándonos del saqueo de Madara, eran la excusa perfecta para salir del radar del Gobierno como posible fuente que explotar. Si Zilda no es una amenaza, no hay necesidad de someterla por la fuerza. Si no tiene recursos, no tiene sentido invadirla. Si puede defenderse, un ataque supondría más pérdidas que beneficios. Y a menos que nos ganásemos a pulso el odio del Gobierno no había absolutamente ninguna razón por la cual temerlo. Y al fin y al cabo para eso estaba yo allí, ¿no? Para asegurarme de que Zilda, y por extensión Síderos, contara con la protección del Gobierno, o al menos con su indiferencia.

- Por otra parte, me hallo sorprendido. - Comenté, lanzándome a la iniciativa. - Hasta los eventos ocurridos en las últimas semanas, Síderos no era una nación conocida. Tengo sincera curiosidad por saber por qué fue ignorada durante tanto tiempo por el Gobierno, ¿tú por casualidad no sabrás nada, no? - Disparé la pregunta, aparentemente dirigida a las motivaciones del WG.

"La pelota está en tu tejado..." Pensé, algo divertido. Siempre había querido usar esa frase con alguien.
avatar
Comic Sans
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 11/03/2016
Edad : 22
Localización : Universo Alternativo Nº 8.745.986.231.357

Hoja de personaje
Nivel:
47/150  (47/150)
Experiencia:
48995/790000  (48995/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Boss el Jue 6 Abr 2017 - 17:20

Sus comentarios en el ascensor no aportan información relevante, sé que trabajaba para el gobierno… pero no he considerado educado hacerle saber cuánto sé. La gente suele ponerse nerviosa cuando le dices “He leído su informe”.

El esqueleto toma la silla frente a mí con cierta parsimonia. Sus labios se mueven de nuevo sin aportar información de interés. ¿Cómo funcionará su organismo?
Me pregunta, ¿debo contestar? ¿Pondría en peligro mi posición? Démosle un voto de confianza, ya que es un concepto generalmente recíproco, para poder así sembrar la suya.
- Se conocía de la existencia de las facciones y la isla, hay pocos lugares donde uno pueda esconderse del Gobierno Mundial. Teniendo en cuenta que había cinco facciones, la ayuda a una de ellas hubiera puesto a las otras cuatro en contra del gobierno; no era un acto útil. Luego, claro está, estaba el balance de qué podía obtenerse con la movilización de tropas a un archipiélago tan recóndito con poca comercialización al exterior. Síderos, en su estado actual y anterior, no es… rentable. Lo aprenderá dentro de poco cuando la isla se vea necesitada de la mano de obra, los recursos externos…, y cuando vea el choque de culturas de las cinco facciones ahora unidas. Verá lo complicado que es hacerle superar sus prejuicios raciales a un soldado de Zal, o su fanatismo a un sacerdote de Balt. El resto de facciones es más proclive al entendimiento, en mayor o menor medida…, pero sigue habiendo roces. – encogí mis hombros, en señal de “Qué se le va a hacer”.

Realmente esa criatura me intrigaba en más dimensiones que la biológica y la política. ¿Cómo había hecho su vida con ese… aspecto? ¿Qué siente?
- Pero supongo que poco a poco llegaremos todos a un entendimiento. Al fin y al cabo esta usted aquí para entenderse con nosotros, abrir acuerdos comerciales, solicitar la protección del gobierno frente a ataques de piratas…. La apertura de la isla al mundo ha suscitado todo tipo de interés, y, como todo el mundo sabe, la mayoría no son buenos. Podría apostar que muchos soldados de Zal encontrarán la muerte de su antiguo pretor como un duro golpe y volverán la espalda a la justicia… lo mismo sucede con Balt y Meln…- hice un ademán discursivo con mi izquierda-. Zilda es la primera opción para la llegada a un entendimiento con el archipiélago restante. Y tiene el añadido de que ninguno de sus pretores sirve a la justicia, no directamente, claro…- aunque su curriculum demuestre cierta afinidad.

Creo que le he hecho entender suficiente que queremos a Zilda como un aliado, y de que no hacerlo supone un peligro añadido para él mismo. Al fin y al cabo iría en contra del gobierno que una isla bajo el poder del mismo ayudara a un no-aliado.

- Su situación le impide comerciar con el resto de islas… La antigua facción, como bien ha dicho, se encuentra sin recursos ni armas… Tan sólo yace expectante a la espera de una recuperación… Y el gobierno mundial le ofrece esa recuperación. Las condiciones de esta alianza serán estipuladas por mis superiores, cuando lleguen. – extraje las propuestas de mi carpeta-. Aquí tiene varias posibilidades del pacto, desde una toma completa de la isla por regulaciones gubernamentales, a un pacto de co-soberanía, a un pacto asimismo de co-soberanía con más participación gubernamental que le permitirá vivir su vida fuera de la misma, a… la ausencia de pacto.
Dispersé el contenido de los folios frente a él, señalando un último folio con la imagen de un hombre de color que se tocaba la sien con un dedo, gesto que simbolizaba la necesidad de pensar.
- Luego está la última posibilidad de no acuerdo… un futuro muy negro.- sonreí divertido, recuerdo que le gustaban los chistes.

OFF: No se me ocurre nada mejor. Y sí, Adam no tiene humor, lo entiende definitoriamente y su puesta en práctica seguramente no haya hecho gracia.
Y sí, es el meme de "No tienes que X si no..Y"
avatar
Boss
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1075
Fecha de inscripción : 21/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
68/150  (68/150)
Experiencia:
88730/790000  (88730/790000)
Berries: 10.958.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Boss el Sáb 22 Abr 2017 - 9:34


El abismal e incómodo silencio que encuentro como respuesta determina que no tengo gracia. Bueno, ha sido un intento… que quizá tenga repercusiones.

Mi oído capta el ligero sonido de pasos en la lejanía. Ya vienen. Me apresuro para recoger uno tras otro los distintos planes de acción.
- Bueno, Señor Sans, ha sido un placer el conocerle. – extendí mi mano hacia él justo en el momento en que la puerta se abrió.
El supervisor, como denotaba su bata blanca condecorada, reprimió un grito al mirar hacia el vacío de la izquierda. ¿Qué ha mirado?
- Vaya…-fuerza una sonrisa- Yo creía que el tour aún no habría acabado.- su tono no esconde el fraccionamiento tonal del reproche-. Bueno, a antes empecemos antes acabaremos…, ¿verdad? Señor… Smith, puede volver a sus quehaceres, ya hablaremos con usted más tarde. Señor Sans… si es tan amable de sentarse…- Habla en dirección a la silla… ¿pero él estaba sentado, no? Sí, indudablemente…
¿Qué ha pasado?
- Señor Smith- repite el supervisor, apretando los dientes mientras me señala “amablemente” la puerta.

Me marcho a paso rápido. Voy en dirección a la sala de cámaras para ver, de nuevo, esa escena desde los mecánicos ojos que ven por el hueco de la puerta.

Efectivamente… parece mi mano se extendiende hacia la nada y puedo ver a Sans aparecer por el hueco de la axila del supervisor, como si hubiera estado en la esquina de la sala todo el tiempo. Es poco probable que se haya movido tan rápido que mi ojo no haya podido verlo, la silla hubiera roto el sigilo. ¿Qué es… entonces?

¿Qué es?
- ¡Uff, ya he vuelto!- dice el supervisor de las cámaras, Matt, de vejiga pequeña.- Venga, que se supone que tú no tienes que estar aquí. Shú, shú…
- Hombre, no iba a dejar que te reventaran los riñones… Ya me voy, ya me voy…
Estudio de asignación de fenómeno.
- Complicaciones psicológicas. Alucinaciones mentales…
- Poderes de carácter físico-ilusorio…
- Poderes de carácter físico-temporal.
- Poderes de carácter mental-ilusorio…
Pediré un TAC.

OFF: Y cierro.
avatar
Boss
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1075
Fecha de inscripción : 21/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
68/150  (68/150)
Experiencia:
88730/790000  (88730/790000)
Berries: 10.958.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hablemos de negocios... [Pasado privado Adam-Sans]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.