Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7245)
 
Nocturne93 (5268)
 
Lion L. Kai (3038)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2201)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Sawn (2161)
 
Webmaster (2132)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Ese rostro no es de inocencia [Privado][Eric | Katharina]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ese rostro no es de inocencia [Privado][Eric | Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 14 Mayo 2017 - 22:53

El ambiente era medianamente sofocante, la gente gritaba constantemente debido a la euforia que sentían tras ganar una buena partida y las luces de distintos colores eran una verdadera distracción para los ojos de Katharina. Se encontraba en un hotel cuyo nombre no recordaba –y la verdad es que tampoco la importaba–. El hotel Sin Nombre llevaba a cabo los principales eventos en el primer nivel, detrás del centro de recepción, en donde los hombres y mujeres llevaban a cabo sus grandes apuestas y jugaban distintos juegos. El dinero iba y venía, esa era casi la única regla de Casino Island.

La muchacha de cabellos plateados y lisos vestía un elegante traje negro que se ajustaba a su cuerpo y en su cuello colgaba una elegante cadena plateada que terminaba en una obsidiana octogonal. No era la única joya que llevaba, también cerca de su tobillo derecho se dejaba ligeramente una cadena plateada mientras que en sus pies calzaba unos elegantes tacos negros de al menos diez centímetros, lo que provocaba que se viera mucho más alta de lo normal. Los hombres del sector se volteaban a verla, aunque Katharina sabía que más bien se fijaban en su pronunciado escote. No era su intención, pero su pequeña hermana, Freya, le obligó a vestir ese ridículo traje el primer día que visitara un casino.

–Dame cualquier cosa para beber –le dijo al cantinero tras apoyarse en la barra de madera, alejada de todo el ruido. Necesitaba un lugar tranquilo para relajarse y beber, ya se dirigiría hacia los juegos para ganar algo de dinero.

El hombre de cabello oscuro y muy corto, ojos rasgados y de color azul, quien vestía un elegante traje negro acompañado de una camisa blanca y corbata negra no tardó en darle lo que Katharina le había pedido. Dejó un vaso alargado y de boca perfectamente circular, relativamente ancho y acompañado de una sombrilla oscura. Le dio un sorbo al líquido tenuemente azulado y sintió el dulzor de este deslizarse por su garganta para luego soltar una sonrisita de aprobación. Katharina no era de las chicas que bebiese demasiado, no le llamaba la atención, pero no podía negar que de vez en cuando uno o dos vasos no le vendrían para nada mal.

Lo siguiente sería esperar para disfrutar de la soledad, ahogarse en sus pensamientos y tras todo ello dirigirse hacia los juegos más llamativos del Casino Sin Nombre. Luego se preocuparía de volver al lujoso hotel donde se estaba hospedando. Hasta ese momento lo estaba pasando demasiado bien, sin recordar los asuntos de la Marina. Sin embargo, las cosas nunca resultaban como ella quería que resultasen, así que era evidente que algún problema surgiría… Ahora, ¿qué clase de problema sería?
avatar
Katharina von Steinhell
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
57/150  (57/150)
Experiencia:
75160/790000  (75160/790000)
Berries: 14.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese rostro no es de inocencia [Privado][Eric | Katharina]

Mensaje por Eric Zor-El el Mar 16 Mayo 2017 - 22:51

Casino Island, la isla del vicio y la ludopatía –aunque el albino no terminaba de saber que era esa última palabra-. Se encontraba deambulando por aquel lugar sin un rumbo fijo, con un puñado de billetes en su bolsillo, e intentado que le dejaran entrar en algunos de los grandes edificios del lugar. Las personas que custodiaban las luminosas puertas de metal de los locales no le dejaban pasar, debido a que sus ropajes no eran los apropiados, o eso era lo que le decían. Cansado de ello fue en busca del sastre más cercano, sin embargo, también le denegaban la entrada. Aquella situación empezaba a enfadarle hasta el punto que sus pasos hacía temblar el suelo allá donde pisara.

“Cálmate, Eric” –se decía a sí mismo, respirando hondo.

El salvaje aún no era capaz de dominar sus nuevos poderes y eso le estaba poniendo en graves apuros. Al final, tras largas horas de búsqueda, entró en una tienda de ropa y compró un traje. Le quedaba algo ceñido para su gusto, marcándosele todos los músculos. No obstante, eso era porque no estaba acostumbrado a llevar algo que no fuera su capa.

-¿Y qué talla de calzado usa, caballero? –preguntó el dependiente, un hombre de mediana edad con una sonrisa dulce en el rostro.

-¿Cal..za..do?

-Sí –el hombre señaló sus propios pies.

-¡Ah! Guantes para la pezuña –entendió al fin-. Deme unos.

-¿De qué talla? –inquirió el dependiente.

Ante aquella pregunta, Eric le miró extrañado. Así que el dependiente sacó un número de cada zapato, hasta que encontró uno que le quedara bien.

Al salir de la tienda, con su vieja ropa en una bolsa. Iba vestido con un traje azul con camisa de color rosa clara y una pajarita, con unos zapatos de color marrón. Tras eso, entró en el primer casino que vio, siento también un hotel. Directamente se fue hacia el bar.

-¿Qué le pongo? –le preguntó el camarero.

-Cerveza fría, mu’ fría –le contestó.
avatar
Eric Zor-El
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 01/11/2016

Hoja de personaje
Nivel:
24/150  (24/150)
Experiencia:
7200/790000  (7200/790000)
Berries: 10.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese rostro no es de inocencia [Privado][Eric | Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Sáb 20 Mayo 2017 - 22:28

Mientras la chica de cabellos plateados bebía no pudo evitar dirigir una mirada de reojo al hombre que se había posado a unos cuantos asientos de donde estaba ella. Pudo escuchar perfectamente las palabras que intercambió este sujeto con el cantinero, y tras ello soltó una sonrisita medio burlona. Lo primero que se le vino a la mente era que el hombre definitivamente no sabía hablar, algo que no se vería para nada bien en un lugar donde las apariencias lo decían todo. Esa era una de las razones por la que llevaba ese vestido. No sería una mala idea conseguir algo de dinero, sobre todo si se trataba de apostar en la ruleta. Podía usar su conjuro telequinesis para controlar los movimientos del dado, aunque eso estaba claro que le traería problemas.

–Un consejo, hombrecillo –le dijo al hombre que estaba a su lado; ese de cabello blanco–. Si quieres pasar un buen rato en este lugar, debes aprender a hablar.

No tenía reparo en decir las cosas y a veces le traía problemas. No era necesario comentárselo, tampoco lo hizo de buena gente, es que simplemente Katharina estaba aburrida y no conseguía entretenerse estando allí sentada únicamente contemplando su vaso ya medio vacío. Sin esperar a que el hombre le respondiera con su extraño acento –y su modulación básica– se levantó del asiento y comenzó a caminar elegantemente hacia los juegos del primer piso. Sabía que para ascender a los próximos pisos tenía que pagar una buena cantidad de dinero, pero no quería gastar sus pocos millones en tan solo llegar a un lugar con mejor vista y más entretención. Primero se divertiría en el primer piso.

Perdida entre la multitud buscó una mesa en donde estuvieran jugando eso de la ruleta. Caminó con su cartera en la mano y se sentó en el único asiento que estaba disponible, saludó a los hombres y mujeres que estaban allí y preguntó si aún se aceptaban apuestas. Uno de ellos, un hombre vestido con un elegante traje de color café, camisa blanca y una corbata exactamente del mismo color que su traje, le respondió que la apuesta mínima era de quinientos mil berries.

–Espero que las tengas. Aquí solo juega gente que…

–¿Qué tal si apuesto cinco millones?

Los hombres quedaron boquiabiertos, sorprendidos al presenciar la disposición de la mujer y su confianza por las apuestas. El hombre del traje café aceptó, aunque no sin antes dudar. El resto lo imitó y dejaron todas sus fichas en el centro de la mesa. Katharina soltó una sonrisa medio burlona y activó su conjuro Telequinesis, para así manipular correctamente la ruleta. El hombre que estaba a cargo de la manipulación del objeto circular comprobó que todo estuviera bien y le preguntó a Katharina por cuál número apostaría.

–23 negro –dijo sin siquiera mirar la ruleta.

El hombre hizo girar la ruleta y esta comenzó a dar innumerables vueltas, pero tras un rato la velocidad con la que giraba comenzó a bajar y su aguja terminó por apuntar al número que estaba al lado del 23 negro, pero de repente, como por arte de magia, esta giró nuevamente e indicó el número al que había apostado Katharina. Los hombres de su alrededor se alteraron y alertaron que la mujer había hecho trampa, pero todos sabían que eso era imposible… Menos mal que la palabra imposible no estaba en el vocabulario de la bruja.

–Lo siento, hombrecillo, parece que has perdido.
avatar
Katharina von Steinhell
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
57/150  (57/150)
Experiencia:
75160/790000  (75160/790000)
Berries: 14.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese rostro no es de inocencia [Privado][Eric | Katharina]

Mensaje por Eric Zor-El el Jue 15 Jun 2017 - 14:25

El voluminoso cantinero, antes de servir la jarra de líquido elemento al shandiano, se puso a limpiar con la bayeta una mancha que había en la barra de aquel lugar. El hombre era lento y parecía que le costase andar. A cada movimiento que hacía se podía ver como la grasa de su brazo se movía a través de la camisa de su traje de barman; era hipnótico. Mientras tanto, una joven de cabellos plateados, la cual no levantaba un palmo del suelo en comparación con Eric, le insinuó que no sabía hablar. La joven era bella como ninguna otra en el local, de eso no había duda. Sin embargo, tenía dos fallos: el primero que no era morena y el segundo que había corregido al hombre más orgulloso que había nacido en la tribu de los Baal’sha.

Antes de que pudiera pensar que decir en el idioma del mar azul, la joven ya no estaba.

“¿Dónde se ha metido?” –se preguntó el pelirrojo.

Al darse la vuelta, Eric miró al cantinero con rabia hasta intimidarle. El corpulento hombre corrió y le sirvió la cerveza con rapidez.

—Son mil berries –dijo con recato en su voz.

El salvaje le entregó un billete y, tras beberse la jarra de golpe, fue en busca de aquella muchacha. Buscó por toda aquella sala, pero no estaba. Era como si hubiera desaparecido del local. Entonces, en la planta de arriba, comenzó a oír mucho jaleo. Y sin más dilación se fue hacia la escalera. Allí estaban dos hombres vestidos de negro, con gafas de sol y algo metido en la oreja.

—¿Tienes credenciales para pasar? –preguntó una de ellos.

—¿Creden…ciales? –preguntó Eric.

—Sí, credenciales.

Eric le miró absorto.

—Qué si tienes dinero –dijo el otro de los hombres.

—¡Ah, vale! Dinero si tengo –dijo enseñando los diez millones.

Tras eso, el shandiano subió a la parte de arriba. Todo el mundo estaba rodeando una mesa, en la cual estaba la joven de antes. Al parecer todos se lo estaban pasando bien. Con brusquedad, el shandino fue apartando gente.

—¡Tú, mujer! –alzó la voz–. Yo no hablar tan mal.

Tras eso, se quedó mirando a la mujer fijamente.
avatar
Eric Zor-El
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 01/11/2016

Hoja de personaje
Nivel:
24/150  (24/150)
Experiencia:
7200/790000  (7200/790000)
Berries: 10.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese rostro no es de inocencia [Privado][Eric | Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Lun 10 Jul 2017 - 21:04

De repente un grito le sacó de su falsa felicidad por haber ganado un poco de dinero con la apuesta. Volteó violentamente la mirada hacia el origen del grito y se encontró con el hombre de antes que aclaraba que no hablaba tan mal. “¿En serio ha venido hasta aquí para sólo decirme eso?”, pensó mientras intentaba salir de su rango de visión, aunque aquello parecía imposible. Pero aquel hombre no era su único problema porque el pobre perdedor había notado algunos movimientos extraños en Katharina.

–A nadie le gustan los tramposos y de alguna has jugado sucio. Le diré al encargado de aquí para que te expulsen.

Katharina le dirigió una gélida mirada carente de emociones y vida.

–Puedes intentarlo. Te recomiendo que no hagas enemigos en lugares como este.

Tras decir eso, la mujer cogió su botín y se retiró del lugar. Caminó elegantemente hacia donde estaba el chico de cabellos blancos y lo analizó de pie a cabeza, entendiendo inmediatamente que no era como los demás hombres que estaban en aquel sitio. Había algo distinto, tal vez una chispa de fuerza. Un sentimiento de interés despertó en ella y le pidió que por favor la acompañase. “Mis instintos siempre han sido claros y rara vez me equivoco respecto a las personas, espero que esta vez no sea la excepción. Veamos que tiene que decir este sujeto”, pensó.

Caminó lentamente mientras su mirada se dejaba caer en algunas máquinas, de vez en cuando sus pensamientos eran interrumpidos por los gritos de frustración de aquellos que perdían en un juego de todo o nada. “En un lugar así dudo que pierda algo… Después de todo, mientras pueda controlar el ambiente todo estará bien”, pensaba mientras se hacía la idea de que perder era imposible. Si el sujeto decidió acompañarla, pronto habrían llegado hasta el comedor del sitio. Este se trataba de una estancia claramente rectangular cuyas mesas estaban ubicadas simétricamente una de la otra, el sitio olía excesivamente bien y los meseros eran educados e inmediatamente se acercaban a atender la orden de los clientes.

Katharina buscó una mesa y se sentó, leyó la carta con aburrimiento y decidió en pedir un poco de ensalada y erizo de mar. Luego dejó caer su mirada sobre el chico que estaba en frente.

–Tú no eres de por aquí, ¿verdad? No es solo tu forma de hablar… ¿Por qué has venido a solo decirme que no hablas mal?
avatar
Katharina von Steinhell
Pirata desconocido
Pirata desconocido

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
57/150  (57/150)
Experiencia:
75160/790000  (75160/790000)
Berries: 14.723.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ese rostro no es de inocencia [Privado][Eric | Katharina]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.