Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7207)
 
Nocturne93 (5248)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Alwyn (2187)
 
Sawn (2161)
 
Drake Lobo Ártico (2073)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Yumiko Mei el Mar 1 Ago 2017 - 22:00

     Una brisa cálida removía mis cabellos, el sol estaba en lo más alto y no había ni una pizca de sombra. Estaba caminando por las calles de la zona hotelera, en el Grove 73. Sin embargo, por la calle solo me encontraba yo, la brisa y algunas aves. La verdad es que hacía mucho calor como para salir a la calle, pero era hora de dar un paseo, no me iba a quedar en el hotel todo el día, eso era muy aburrido.
     Avancé un poco más y di con una heladería, había una joven de cabellos rojos que aparentaba unos 19 años y un hombre bastante anciano, quizás de unos 70 años. El establecimiento parecía bastante acogedor, pero lo más importante es que dentro hacía fresquito y un helado no hacía mal a nadie. me dirigí a la joven pelirroja y con una sonrisa pedí un helado.

     -Buenas días, me gustaría un helado de frambuesa con vainilla y trozos de chocolate.- Dije con una sonrisa, ya se me hacía la boca agua solo de pensar en el sabor.

     -¡Mira abuelo, mi primera clienta!- Dijo la joven entusiasmada hacía el anciano de cabellos blancos sentado a su lado.

     -Date prisa o desaparecerá, en este negocio no hay que esperar. Deprisa jovencita.- Dijo el anciano algo molesto

     -Un cucurucho de tamaño medio, hmmm, una bola de frambuesa, hmm, hmm, ¿qué más?- Murmuraba la joven dependienta mientras preparaba el helado

     -Vainilla y trocitos de chocolate.- Respondí con una sonrisa

     -¡Cierto!- Dijo la joven mientras ponía la última bola y los trocitos de chocolate encima. - Aquí tiene, son 50 berries por bola, más el cucurrucho 100 y más los trocitos de chocolate, otros 20. En total son 220 berries.- Decía la joven con una cara muy inocente

     -Muchas gracias.- Dije tras dejar el dinero y a punto de salir del establecimiento

     -Gracias a tí, vuelve cuando quieras y recomiéndanos a tus amigos. - Dijo la joven pelirroja con el mismo entusiasmo

     Poco después de salir de la heladería escuché brincos de felicidad. Pues si que estaba entusiasmada la joven dependienta, pensé. Hora de avanzar hacía un lugar más fresco, el bosque. Empecé a caminar hacía la zona más central del archipielago Sabaody, y a medida que seguía avanzando la temperatura también disminuía. Por el camino comía lentamente el delicioso helado. El sabor de la frambuesa combinada con la vainilla era perfecto, al menos desde mi punto de vista.
     Finalmente, alcancé uno de los puentes que conectan las diferentes zonas, este en particular conectaba la zona hotelera con una de las 3 zonas piratas, la central. Antes de adentrarme en terreno peligroso decidí terminarme el helado y preparar mis flechas. Quién sabe que seres malévolos se encuentran al otro lado, me dije. Aunque no era la primera vez que había entrado en esa zona tan insegura, y no fue tan peligrosa la primera vez que fui. Esperaba que esta vez tampoco lo fuese.


Última edición por Yumiko Mei el Sáb 2 Sep 2017 - 23:08, editado 1 vez (Razón : cambiados colores texto propio)
avatar
Yumiko Mei
Mercenario famoso
Mercenario famoso

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 20/08/2014
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
111190/320000  (111190/320000)
Berries: 60.945.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Invitado el Miér 2 Ago 2017 - 21:44

El marine corría a toda velocidad por uno de aquellos bosques. Sus piernas se movían tan rápido que casi ni se podían ver con claridad. Sus azulados ojos estaban clavados al frente en todo momento. Debía de ver muy bien lo que había delante de él para no chocarse o tener que frenarse por algún corte en el camino. Odiaba tener que desviarse por obstáculos y si tenía que romperlos o saltarlos lo haría. Su piel pálida era algo raro, sus cabellos más aun, pero lo peor era su lengua más larga de lo normal. Este hombre era conocido como el comandante Venom, recién ascendido tras desbaratar las trampas colocadas por Jin Surfer en el cuartel del Oeste y descubrir a sus colaboradores.

Vestía con un chaleco verde acolchado bastante grueso, en el cual guardaba el comunicador y los informes en sus amplios bolsillos. De interior una camiseta negra ajustada, un pantalón azulado con vendajes en la pierna derecha y unas sandalias de madera. Sus manos estaban cubiertas por una especie de guanteletes negros, los cuales emitían sonidos eléctricos de vez en cuando. En su frente portaba una cinta de acero con el símbolo de la marina grabado en ella. Era la única forma de ser reconocido que llevaba encima. No le gustaba el color blanco, ni el uniforme tan feo de los marines. También odiaba aquellas capas que iban delatando el rango de cada persona.

- Parece que he llegado. – Susurró tranquilamente mientras observaba aquel puente.

El luchador saltó hacia la rama de un árbol, de esa pasó a otra y finalmente aterrizó en mitad de aquel puente de madera. La zona criminal estaba frente a sus ojos. No había sido enviado a ninguna misión, estaba allí por voluntad propia. No tardó mucho en relamerse observando los edificios. Se iba a llevar algunas cabezas con él para ganarse más medallas que utilizar en sus ascensos. Fue entonces cuando notó un olor distinto a su espalda. Parecía ser dulzón, como de chocolate quizás con más sabores. Se dio la vuelta y observó el helado. Se trataba de una chica rubia de raras orejas. El olor debía venir de lo que estaba tomando, ¿qué haría allí?

- Si sois una ciudadana de la isla, debéis saber que este sitio es peligroso. Deberíais dar media vuelta antes de que pase algo que nos haga enojar a todos. – Su tono era bastante serio, pero aquella mirada arrogante que tenía le hacía parecer estar subestimando a la isla entera.

Se quedó entonces mirando a la joven por unos momentos esperando respuesta. Era el segundo encuentro que tenía con una persona con aquellas orejas. La primera fue la mercenaria en su primera misión oficial, y ahora esa joven que se estaba comiendo un helado como si la cosa no fuese con ella.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Yumiko Mei el Miér 2 Ago 2017 - 22:40

      Estaba tranquilamente comiendo el helado cuando me percaté de una nueva presencia cerca mía. Tenía un aura siniestra y se movía con rapidez. Una vez en medio del puente me dirigió la palabra en tono arrogante. Una vez escuché su voz le miré y pude ver un joven rojo de cabello, blanco de piel y con vistiendo un tanto extraño, con una chaqueta verde, pantalones verdes y unas sandalias de madera. En su frente tenía una cinta de acero con el símbolo de la marina. Eso si que era raro, un marine suele llevar ropa blanca con una distinción de su rango. Tras analizarlo le dirigí la palabra con una sonrisa, como hacía de costumbre, mejor empezar con buen pie.

-La mismo va para ti, es raro ver un marine sin el uniforme por aquí. Y no, no soy ciudadana de aquí, soy una cazarrecompensas. - Dije con una sonrisa, aunque era difícil mantenerla ante la seriedad del joven

     Terminé de comerme el final del cucurucho, hecho de delicioso chocolate. Tomé de mi pequeño bolso un conjunto de papeles enrollados y empecé a mirar entre ellos. Eran los carteles de se busca de Sabaody, había
bastantes con poca recompensa, por debajo de los 5 millones y después había un par que saltaban a la vista, dos de 25 millones de recompensa. Volví a meter los papeles en el bolso y me preparé para salir hacía el bosque, había un camino por en medio y tras esos unos cuantos edificios, de lo que parecía ser un pequeño pueblo. Si el pueblo estaba habitado por piratas, eso aún no lo sabía. Pero estaba preparada para cualquier asalto inesperado.

-Si quieres cazar criminales puedes acompañarme, aunque no prometo nada, no se ni si encontraremos a alguien con recompensa por aquí. La mayoría no valen ni un berri.- Añadí con una sonrisa ya empezando a caminar hacía el pequeño pueblo dentro del bosque.

     Frente al pueblo había un pequeño cartel de peligro tachado con una X. Más adelante se podía ver una persona frente a lo que parecía una taberna, apoyado en la pared y con un sombrero de vaquero cubriendo sus ojos. Frente a la taberna se veía una casa, varias personas estaban mirando por las ventanas hacía nosotros, sus auras se sentían extrañas, estaban en constante movimiento, indecisas entre enfado y tristeza. Quizás no fuesen todos criminales, pero había que mantener un ojo en cada uno, y por esa razón mantenía mi haki de observación activado mientras avanzaba hacía el hombre apoyado. Esperaba que el extraño marine estuviese por aquí, dos personas siempre son mejor que una, enfrentando a un pueblo entero.


Última edición por Yumiko Mei el Sáb 2 Sep 2017 - 23:07, editado 1 vez (Razón : cambiados colores texto propio)
avatar
Yumiko Mei
Mercenario famoso
Mercenario famoso

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 20/08/2014
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
111190/320000  (111190/320000)
Berries: 60.945.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Invitado el Sáb 5 Ago 2017 - 12:25

- Cazarecompensas… Eso cambia la cosa totalmente, rubita. – Mencionó mostrando sus colmillos y una sonrisa siniestra.

El pelirrojo se relamió despacio dejando ver una lengua bastante más larga de lo normal. Entonces se cruzó de brazos unos segundos. Si la chica se trataba de una cazadora estaba seguro de que la cosa iría a mejor. Prefería ir solo, pero tan solo era una persona más. No es como si fueran a entrar cien marines. La analizó despacio observando sus movimientos con el cucurucho. Nunca había probado uno, tal vez debía comprarse uno después. Se rascó un poco la cabeza y después de unos momentos miró hacia el frente. El puente era lo único que les separaba de aquella zona de la que había oído hablar. Debía ser interesantes ver lo que había en el interior, aparte de criminales.

- Por favor, no me cuesta oler la sangre desde aquí. En fin, una cazadora que mete flechazos por lo que imagino y un comandante que va a hostias. No creo que nada salga mal, pero has de saber que yo no dejo supervivientes enemigos. – Terminó de decir al mismo tiempo que se adentraba junto a la muchacha de cabellos rubios.

No es que quisiera alardear, pues aquello no iba con él. Tan solo quería mostrarle a la joven la realidad y que no tuviese una pelea sobre conductas morales en mitad de un combate contra ellos. Lo mejor era avisar antes de que pasara nada que los perjudicase a los dos. Ahora tan solo faltaba encontrar indicios de criminales por la zona y todo terminaría. Se volvió a relamer mientras avanzaba y entonces pudo ver al tipo del sombrero. Se acercó a él junto a la rubia y simplemente lo observó. Cuando aquella persona levantó un poco la mirada, el ojo de Venom reaccionó.

“Boris Vladimir: 1.000.000. Berries.”

El pelirrojo no le dejó no hablar, simplemente se lanzó a por él con la gracia de un felino debido a su velocidad. Pasó su brazo por el cuello de él y tras colocarle su otra mano en la cabeza realizó un brusco movimiento. El cuello de su objetivo sonó rompiéndose y cayó al suelo al momento. No pensaba llevarse esa basura por nada del mundo. Fue entonces cuando detectó a otro hombre mirándoles, el cual salió corriendo por uno de los caminos.

- Lancelot Hyuneb, medio millón. Supongo que es basura, pero no lo dejes escapar, amiga. – Dijo con un tono macabro mientras desviaba la mirada hacia la gente de las casas.

Pudo ver unos cuantos rostros, pero todos parecían inocentes. Se cruzó de brazos y entonces alzó una ceja. Algo no iba bien en aquel pueblo. Demasiadas personas legales junto a seres capullos… Pero encima, el tío del sombrero estaba ahí plantado como si nada. Algo iba mal en aquel pueblo. El pelirrojo miró entonces a la arquera.

- Oye, creo que algo marcha mal en este sitio. Por cierto, puedes llamarme Venom, Slicerin D. Venom. – Mencionó para que ella tuviese cómo llamarle.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Yumiko Mei el Dom 6 Ago 2017 - 14:34

     El marine presentaba una sonrisa un tanto extraña y siniestra, el aura que lo cubría era de color oscuro, pero no era el primero que había visto con ese tipo de aura. Tenía una lengua más larga de lo común y parecía tener cierta manía en relamerse la cara, eso era bastante asqueroso a decir verdad. No sabía cuanto de bien había hecho al aceptar que viniese conmigo, pero no había vuelta atrás ahora, estábamos en territorio enemigo. El pelirrojo había mencionado que no deja supervivientes enemigos, eso iba un poco en contra de mis morales, pero no era muy de extrañar, viniendo de un soldado trabajando para la marina.

     -Vaya, pues será más difícil encontrar gente relacionada con las personas que matas, si no les interrogamos. Los muertos no contestan preguntas.- Dije con cierto tono sarcástico

     Segundos después de acercarnos al hombre con gorro de vaquero, el pelirrojo se abalanzó sobre el y le torció el cuello, como si de un muñeco se tratase. Esa agilidad era envidiable, ese tipo era peligroso, era mejor mantenerse en el mismo bando por un tiempo. Antes de haberlo matado había mencionado un nombre y un precio, así que supuse que era capaz de distinguir algunos criminales, pero eso cambió cuando gritó el nombre de otro criminal que estaba corriendo y que tenía un precio de medio millón de berries. No había memoria tan buena como para saberse todos los criminales al dedillo, eso se volvía cada vez más extraño.

     Tomé una flecha con punta de anzuelo y la disparé a la pierna del criminal, este cayó dando una voltereta y se quedó en el suelo gritando de dolor. No era una persona muy sádica y no me gustaba ver a la gente sufrir, pero ese hombre era solo un criminal más. Había algunas personas más, pero no parecían criminales, puesto que el joven pelirrojo no los mencionó. Algo no iba del todo bien, criminales y gente inocente en la misma ciudad sin ningún conflicto, simplemente ilógico, pensaba mientras caminaba hacia el criminal. Una vez al lado suya vi en sus ojos una cara de miedo absoluto y una marca en su brazo, en forma de estrella.

     -Venom, yo me llamo Yumiko Mei, puedes llamarme Yumiko. Ven aquí, esto es extraño, este hombre tiene una cicatriz, parece hecha con un hierro al rojo vivo. - Dije seriamente y algo sorprendida

     -¿Quién te ha hecho esto y qué está pasando en este pueblo?- Pregunté al hombre

     El hombre solo balbuceaba, parecía incapaz de decir ninguna palabra, entonces lo vi, el hombre tenía la lengua cortada. Torturar criminales era algo que se hacía desde tiempos inmemoriales, una práctica perversa y dolorosa, pero que no me esperaba encontrar en un archipiélago tan visitado como Sabaody. El criminal no nos iba a servir para nada más, esa estrella iba a ser suficiente para ligarlo a algo y sin ninguna forma de hablarnos no nos iba a ayudar.

     -Si se te ocurre alguna otra forma de interrogarlo, adelante, pero no creo que podamos sacar mucho más de este criminal. Tengo la sensación de que alguien más poderoso está torturando a esta gente con algún fin, espero que no torture también a los inocentes. Deberíamos preguntar a algún ciudadano. - Comentaba mientras recogía mi flecha y me acercaba a la taberna

     Esos criminales irían a servir de poco a la marina, si los recogíamos sería después de encontrar que es lo que estaba causando ese disturbio. Cuanto antes lo descubriésemos, menos personas tendrían que sufrir esa tortura. No tener lengua debe de ser insufrible, tanto como perder la voz en una situación de peligro en la que quieres gritar con todas tus fuerzas, pensaba mientras me acercaba a la puerta de la taberna. Esperaba que el pelirrojo se calmase un poco, no estábamos ahí para beber, pero no quería que llamásemos demasiado la atención, puesto que nos podrían tender una trampa.

     -Tratemos de ser un poco más precavidos, no sabemos si nos han descubierto aún, pero es mejor prevenir. - Dije con una sonrisa justo antes de entrar a la taberna


Última edición por Yumiko Mei el Sáb 2 Sep 2017 - 23:07, editado 1 vez (Razón : cambiados colores texto propio)
avatar
Yumiko Mei
Mercenario famoso
Mercenario famoso

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 20/08/2014
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
111190/320000  (111190/320000)
Berries: 60.945.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Invitado el Sáb 26 Ago 2017 - 1:34

El pelirrojo chasqueó al ver la flecha de la joven darle en la pierna en lugar de en la cabeza o el pecho. Suspiró escuchando sus palabras y negó un poco con la cabeza. No hacía falta interrogar a nadie cuando era más divertido exterminarlos como basura. No merecían un trato mejor y no iba a ser él quien lo cambiase. Tosió un poco y caminó tras la muchacha. Yumiko era un nombre precioso. Le gustó, y tal vez llamaba así a su próxima serpiente. Sería una amarilla en honor al cabello de la mujer. Se quedó mirando al criminal con vida y no le hizo nada de gracia. Hablar con esa escoria estaba de más. Debía morir cuanto antes, pero por el momento vería la forma de trabajar de la arquera que estaba junto a él en aquella misión. Siempre había sentido curiosidad por el método de trabajo de los cazadores.

Cuando ella terminó de hablar y propuso ir a la taberna, el pelirrojo pisó la cabeza de aquel tipo de una forma tan fuerte que el cráneo que le hizo pedazos. La sangre manchó su sandalia y pareció no importarle. Su mirada fría continuaba siendo la de siempre. Lo siguiente que hizo fue ir tras la arquera. Ningún criminal iba a continuar con vida mientras que él estuviese allí. Los dejaría a todos muertos y luego solo tendría que ir cogiendo cadáveres. Escuchó el sonido de su comunicador y no tardó en cogerlo.

- Slicerin, soy tu comodoro favorito. Mira, que me han comentado que en tres días te ascienden a capitán, felicidades.

- Oh, una hermosa noticia. En cuanto termine mi trabajo en Shabaody iré para el cuartel general. Muchas gracias por el aviso. – Mencionó colgando entonces.

Ya en la puerta de la taberna la empujó de forma calmada y pudo darse cuenta de la poca gente que había. Venom empezó a mirar a todo el mundo con la esperanza de localizar a algún criminal, pero no fue así. Entonces cogió la cinta marine de su frente y la guardó en un bolsillo. Se sentó en la barra y se quedó mirando al camarero de la zona. Esperaba que la rubia también hubiese ido con él al sitio. Fue entonces cuando de un rápido salto pasó al otro lado y abrazó al camarero con fuerza.

- ¡Qué pasa, hermanito! – Gritó con una voz amable.

El tipo se alteró, pero antes de hacer nada el pelirrojo empezó a hablarle al oído con un tono bastante serio, planeaba asustarlo claramente.

- Somos agentes del servicio de asesinato del gobierno mundial. Solo voy a decir esto una vez, si hay algo que la justicia deba saber en esta isla, más vale que lo suelte. Si no habla la verdad y solamente la verdad, el mataré aquí mismo. Cuéntele todo a mi compañera Reichel si no le importa…

El hombre asintió con un miedo brutal. Venom entonces volvió a la zona del bar y mientras le indicaba a la rubia que ella hablase con él, el pelirrojo empezó a caminar por las mesas del lugar. Miraba cada rostro con cuidado y trataba de buscar más criminales. Incluso activó su haki de observación para tener ventaja.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Yumiko Mei el Sáb 26 Ago 2017 - 2:40

     Y no fue mucho después de interrogar al criminal que el pelirrojo rompió su cráneo. Eso me dejó un poco de piedra, sabía que los marines tenían métodos muy feos de matar a sus víctimas, pero romper cráneos no recordaba que fuese uno de ellos. Su zapatilla se había llenado de sangre, y a pesar de que no me gustaba ver como había muerto el criminal y me haya quedado bastante sorprendida, no dije ninguna palabra en contra. Empezaba a sentir cierto odio hacia los marines, algo que ya llevaba tiempo acumulando, entre marines borrachos que no hacen su trabajo y otros que se toman la ley demasiado enserio, no hacía más que aumentar mi odio hacia ellos.

     Después de eso, el pelirrojo blanquecino recibió una llamada, decía que iba a ser ascendido a capitán. Según mis recuerdos, eso era un rango bastante decente en la marina, no era tan fuerte como otros que había conocido anteriormente, pero era bastante alto, tendría que andarme con cuidado de no hacer ninguna estupidez. Al fin y al cabo, había sido él, el que de un pisotón había deshecho la cabeza de una persona humana. La verdad es que no había pasado más de media hora con ese tipo y ya sentía una mala vibración al estar con él. Activé mi haki de observación y sentí una fuerte presencia en su interior, era un usuario, además, su aura era oscura.

     Poco después, nos acercamos a la taberna, ahí el marine entró y después de pocos segundos tomó al tabernero por sorpresa. Lo cogió por el cuello y de forma seria le dijo que éramos agentes del gobierno mundial, lo que faltaba, pensé. Ahora tenía que pasarme por algo que no era y mentir, lo que peor se me daba, sin duda ya me encontraba metida en un lío. Poco después le dijo que contase todo lo que supiese, amenazándolo con la muerte. Se fue diciendo que me lo contara a mí.

     Miré con una sonrisa totalmente falsa a Venom, la típica sonrisa que tiene una persona cuando sabe que el otro le ha metido en un lío y tiene que salir por sus propios medios. Pero ya no había vuelta atrás, me tenía que comer el marrón de escuchar y portarme mal con el tabernero, maldito Venom, pensé furiosamente para mis adentros.

     -¡Cuenta todo lo que sepas!- Dije intentando hacer una voz de matona malvada, pero lo que salió fue una voz amable y demasiado aguda para eso. El tabernero se empezó a reír.- ¿De qué te ríes, crees que el gobierno mundial es gracioso? Cuéntame lo que sepas antes de que mi compañero te cruja las costillas y te rebane la cabeza.- Añadí en tono más acorde al tema, quizás ya me había pasado, pero estaba consiguiendo meterme en el papel. Repito, quizás demasiado dentro del papel.

     Tomé al tabernero por el cuello y esperé que soltara todo lo que tenía que decir. El pelirrojo me había llamado Reichel, así que ese sería mi nombre secreto por el momento, agente Reichel, sonaba tan gracioso en mi mente que no podía imaginarme haciendo de matona, pero ahí estaba, actuando como una.

     -Está bi... bien, os contaré la historia de este sitio.- Dijo poniéndose cómodo el anciano tabernero, tenía unos 50 años a simple vista.- Resulta que hace unos años, un grupo marines vino aquí, tuvieron una estancia de casi dos meses, en los cuales se dedicaban a masacrar a todo criminal que veían, pero eran diferentes a los marines normales. A diferencia de estos, ellos lo que hacían era torturarlos, dejarlos sin una extremidad, después sin lengua y finalmente sin cabeza. Todo esto lo hacían en nombre de la justicia y todo iba bien hasta que otro pelotón de marines vino a por ellos, al parecer llevaban tiempo no formando parte de la marina. No les consiguieron dar caza, pues se escaparon y se escondieron en dios sabe donde, pero en esta isla. Ahora, cada dos o tres días vemos criminales seguir síndromes similares, pero los marines renegados ya se habían ido hace mucho. Tengo la impresión de que aún quedan algunos amantes de esa práctica en este sitio y matando a los criminales.- Añadió el tabernero tomando un trago de agua.- Nos parecía correcto que se les castigase, pues eran criminales, pero hace unas semanas, empezaron a aparecer civiles mutilados, sin lengua o sin una mano, civiles inocentes. Mi mujer fue uno de esos civiles, volví a casa un día y encontré en el suelo de su habitación su cuerpo sin cabeza. Me asusté tanto que me alejé durante varias horas del pueblo, pero al final volví, pues fuera de aquí no tengo ningún poder, ninguno...-Dijo finalmente antes de desmayarse.

     Recogí al hombre justo antes de caerse y lo dejé tumbado en el suelo, entonces sentí en su espalda algo, tenía clavada una pequeña aguja. La saqué y observé que se trataba de una pequeña jeringa, era igualita a la que se usaban en los dardos tranquilizantes, así que dí por hecho que estábamos vigilados. Activé rápidamente mi haki de observación y busqué auras alrededor, sentí una alejándose con rapidez y empecé a correr en su dirección.

     -Vamos, alguien más nos ha escuchado.- Dije mirando a Venom mientras salía disparada hacia la posición del extraño individuo.


Última edición por Yumiko Mei el Sáb 2 Sep 2017 - 23:06, editado 1 vez (Razón : cambiados colores texto propio)
avatar
Yumiko Mei
Mercenario famoso
Mercenario famoso

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 20/08/2014
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
111190/320000  (111190/320000)
Berries: 60.945.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Invitado el Jue 31 Ago 2017 - 11:00

Mientras que la rubia se ocupaba de hablar con aquel tipo, Venom continuaba analizando a las personas del lugar con su ojo. Por el momento todo iba bien y ninguna parecía ser un criminal, pirata o revolucionario. Que todo estuviese en orden le agradaba, pero estaba claro que no todo era de color rosa. Habría gato encerrado seguramente. Enseguida empezó a escuchar gracias a su fino oído las palabras dichas por la chica de cabellos rubios. Una gota de sudor bajó por su mejilla. Lo de su compañero rompe costillas y rebanador de cabezas le hizo casi empezar a reírse. Mira que era un cabrón con los criminales, pero no trataba así a la gente inocente. Se mantuvo expectante mientras vigilaba los alrededores. Tan solo debía esperar el momento adecuado para saltar sobre otra persona para interrogar u aplastar en caso de ser un peligro. Por el momento rodo estaba calmado y eso en parte le estaba poniendo nervioso.

Cuando a Venom le dio dolor de cabeza fue en la parte final de la historia de aquel tipo. Que se cargaran piratas y los torturasen le daba igual, pues se suponía que era legal. Pero el trato a los ciudadanos podía ser algo un poco cruel. Alzó una ceja mientras terminaba de escuchar todo y se cruzaba de brazos chasqueando la lengua. La cosa iba de idiotas al parecer. Él mismo les torturaría hasta la muerta cuando los tuviese delante. Lo primero que hizo fue activar su haki de observación para tener la cosa un poco controlada, pues después de todo era lo mínimo que podía hacer. Tras el hombre caer fuera de juego y escuchar las palabras de la rubia, el comandante alzó una ceja. Salió corriendo a una velocidad digna de un guepardo y atravesó la pared del local dejando un agujero con su silueta.

- No creas que vas a escapar de mí, soy uno de los hombres más veloces de la marina... – Susurró al mismo tiempo que sus ojos cambiaron a un color dorado.

El pelirrojo saltó y en pleno aire se convirtió en un ser terrible. Un puto dragón de ocho jodidas cabezas y ocho colas. Era de color blanco y rodeado de escamas. Mediría más de cinco metros de altura. El yamata no orochi, el famoso ocho colas de la mitología. El terrible dragón serpiente abrió una de sus bocas y atrapó a su presa. Masticó quirúrgicamente y cortó ambas piernas de aquel tipo. Tras escuchar sus gritos de dolor y tragárselas, lo estampó en el suelo. Volvió a la forma humana y dejó su pie derecho sobre su espalda. Frunció el ceño y después lo tomó de la cabeza, para después alzarlo como si de un simple juguete se tratase. Era un hombre calvo de ojos dorados. El ojo del marine lo detectó como un payaso de medio millón. Ese sitio estaba plagado de basura.

- Otro sucio pirata por aquí. Bueno, ya que mi amiga Reichel es la experta en los interrogatorios, dejaré que ella se ocupe de ti. Si dices todo bien te curaré y llevaré al cuartel más cercano. Podemos ponerte piernas de hierro. Si mientes, te cortaré los brazos y después te mataré. – Dicho aquello lo volvió a tirar al suelo. Era todo mentira, por supuesto. Salvo la parte de matarlo.

Fue entonces cuando el pelirrojo detectó bastantes auras a su alrededor. Al menos eran unas quince y eso hizo que frunciese el ceño bastante. Se preparó para pelear y se quedó junto a la rubia que tenía por compañera.

- Yo me ocuparé de cubrirte de los proyectiles.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Yumiko Mei el Sáb 2 Sep 2017 - 23:05

     Empecé a perseguir al encapuchado que nos había escuchado, pero nada más dar un par de saltos sentí como algo enorme pasaba a mi lado. Un dragón de ocho cabezas y ocho colas, me quedé totalmente quieta mirando a esa monstruosidad con cara de asombro total. No sabía si asustarme, reírme, hacerme la muerta o seguirle, simplemente me quedé mirando como perseguía al encapuchado. Y no tardó mucho en darle caza, poco después se transformó en alguien que conocía, el pelirrojo. Ahí fue cuando me di cuenta que las habilidades de ese hombre eran mucho mayores de lo que aparentaba y que tendría que tener cuidado de no meterme con él.

     Seguí corriendo y una vez al lado suya, vi a un hombre con ambas piernas cortadas y una de ellas encima de su espalda.- ¿Qué parte de pasar desapercibidos no has comprendido? - Le pregunté algo enfadada, después seguí mirando al hombre del suelo. La imagen era bastante horrible a decir verdad, pero había visto peores cadáveres en la guerra. En este caso el hombre seguía vivo, pero no por mucho. El pelirrojo me hizo saber que se trataba de un pirata y que le interrogase yo. No disponía de mucho tiempo, así que tenía que hacer las preguntas rápido. Además, con mi haki de observación pude sentir como diversas auras venían hacia nuestra posición. Unas quince personas se acercaban, pero el pelirrojo se decidió a protegerme de los proyectiles, acepté la ayuda y empecé a interrogar al sujeto medio-muerto.

     -Hola, voy a hacerte un torniquete en ambas piernas para parar las heridas, de mientras tienes que contarme para quién trabajas.- Dije mientras me disponía a parar el sangrado de las piernas.

     De la boca del hombre solo pude escuchar unos murmullos y nada más. Giró su cabeza y mostró su boca, no tenía lengua. No nos serviría de mucho, pero insistí en parar el sangrado de sus piernas y para ello usé algo de tela que llevaba suelta en mi bolso, apretando fuerte y haciendo un nudo en ambas piernas. El resto de su cuerpo estaba lleno de heridas y cortes también, pero eso era un daño menor comparado a las piernas.

     -Mueve la cabeza dos veces para un si y dos para decir no.- Dije con una mirada seria, estaba intentando hacer mi papel de agente secreta lo mejor posible. - ¿Trabajas para un marine retirado? - Pregunté y recibí un solo movimiento de cabeza, lo que indicaba que era cierto.- ¿Eres el único que trabaja para él?- Seguí preguntando, esta vez la respuesta era negativa, dos movimientos de cabeza, bastante normal teniendo en cuenta que teníamos 15 personas atacándonos.

     -¿Su guarida está cerca?- Pregunté recibiendo una afirmación. - ¿En que dirección? - A esta pregunta me respondió señalándome la dirección del sol, al parecer se encontraba hacia el oeste.

     -Muchas gracias por tu ayuda. - Dije mientras me alejaba del cuerpo, no teníamos mucho tiempo para salvar la vida de esa persona, teníamos que luchar contra los que habían llegado ahí.

     Una vez de píe, tomé mi arco y disparé hacia el cielo unas trescientas flechas de energía. Poco después estas caerían al suelo formando una lluvia de proyectiles, antes de que eso pasase teníamos que salir de ahí, pues no llevaba nada que me protegiera esta vez, ni a mí ni al pelirrojo.

     -Vámonos, hacia el oeste, Spartaco.- Dije con una sonrisa triunfal, ese es el nombre de agente que le había puesto al joven en mi mente.

     Tras esas palabras salí a toda la velocidad que mis botas Hermes me permitían y dando saltos intentando esquivar los proyectiles que viniesen de los pocos enemigos que quedaban. No faltaban muchos metros para alcanzar la guarida, que era una torre llena de armas en sus paredes exteriores. Hachas, jabalinas, espadas, entre otras, eran las cosas que se encontraban clavadas por todas las paredes de la torre de piedra que se alzaba ahí. Supuse que esa era la guarida y que antes de intentar entrar, deberíamos deshacernos de los dos enemigos que consiguieron sobrepasar la lluvia de flechas.

     Di un salto subiéndome a una de las ramas de un árbol y disparé una flecha directa a la cabeza de uno de esos hombres, atravesándola totalmente. Después intenté buscar al otro que nos seguía y de seguir por ahí, le dispararía una flecha al tronco. Tras deshacernos de todos ellos, podíamos por fin entrar en la guarida del marine. Que al parecer no se encontraba poco vigilada, unos cuantos hombres a los alrededores con armas de fuego, otros en el tejado sujetando lo que parecía ser una ballista y varios otros patrullando la zona, no tardarían en darse cuenta que estábamos ahí, a unos doscientos metros de la torre.

     -¿Entramos sigilosamente o de golpe?- Pregunté mirando al pelirrojo que esperaba siguiese conmigo.
avatar
Yumiko Mei
Mercenario famoso
Mercenario famoso

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 20/08/2014
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
111190/320000  (111190/320000)
Berries: 60.945.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Invitado el Mar 12 Sep 2017 - 14:16

El luchador bloqueaba los proyectiles con su haki de armadura en los brazos y usando algunas ondas de choque para desviar los mayores problemas. Hubo un momento en el que su ojo comenzó a analizar bien a sus oponentes. Podía ir acertando la dirección de las flechas por la posición del arco de sus rivales. No le estaba costando mucho, pero debía mantenerse así hasta que la agente rubia terminase con aquello. Con la palma de la mano desvió un dardo bastante grande y tras aquello se relamió. Pasaron unos momentos y Yumiko por fin había terminado con su trabajo. Mostró una pequeña sonrisa, la cual desapareció cuando la chica lanzó cien, doscientas… ¡Muchas flechas! Los ojos de la serpiente se abrieron como platos y empezó a correr tras ella a toda velocidad.

- ¡Maldita chiflada! ¡Eso son muchas flechas! – Se quejaba mientras su lengua iba dando tumbos en su boca de forma rápida y constante.

Finalmente escaparon y ella abatió a los dos que faltaban. Cuando eso pasó se frenaron. La torre estaba a una distancia algo media por así decirlo y había bastante seguridad. Escuchó sus palabras y se puso a pensar en lo que hacer. Cerró los ojos unos instantes y después desactivó su haki armadura. Lo necesarita más adelante. Estuvo a punto de contestar, pero entonces percibió con su mantra una presencia más. Un hombre armado con una especie de arma de fuego. Disparó una bola de fuego por ella, la cual impacto de lleno en el cuerpo del marine, el cual quedó clavado en un árbol y con quemaduras por su cuerpo. Tras aquello dos flechas atravesaron sus hombros y eso le hizo soltar un enorme quejido de dolor. Supuso que la rubia podría ocuparse, él tenía algo que hacer primero.

Agachó la cabeza como si de un cadáver se tratase y segundos después su vida ya no estaba. El cuerpo abrió la boca por si solo y empezó a romperse la mandíbula. Algo rojo asomaba por su boca y en poco tiempo el propio Venom se vomitó así mismo como si de una serpiente mudando la piel fuese. Cayó al suelo inundado de fluidos blancos y viscosos y sonrió. Se colocó en pie sin las quemaduras y con las heridas de los hombros en mejor estado. Tras aquello se quedó mirando a la rubia, que seguramente se habría ocupado del pesado del arma. Se pasó la mano por el rostro y después sacó su larga lengua. Observó a la joven y caminó hasta ella para después levantar el pulgar.

- Sin problema, Rei-chan. En fin, elijo la opción del ruido. Estoy harto de ser sigiloso, por lo que espera a que haga el placaje y después entra.

El marine empezó a reír mientras su cuerpo cambiaba a aquel terrible monstruo tan grande. La torre se quedó como un juguete ante él y de un embiste con sus ocho colas al mismo tiempo la hizo polvo. La estructura cedió y se partió en dos. Los escombros caían sin cuartel contra el suelo y todos los hombres gritaban de puro terror. El enorme monstruo entonces volvió a la forma humana. El capitán de la marina empezó a reír de forma siniestra mientras alzaba las manos y todos los cuerpos yacían a su alrededor. Empezó a repartir puñetazos, patadas y violentos cabezazos a los supervivientes. De hecho, llevaba la mano izquierda sobre la cabeza, uno nunca sabía cuándo podía caerle un cuchillo del cielo.

- ¡Si esto es todo lo que pueden hacer viejos marines, me habéis decepcionado! – Gritó al mismo tiempo que colocaba ambas manos en el suelo.

Un par de perros más grandes de lo normal surgieron de una humareda. Eran de color morado, con ojos rojos y cuernos en la cabeza. Tenían las garras afiladas y en sus frentes un tercer ojo. Los dos animales empezaron a cubrir a la rubia como si sus guardianes fuesen. De esa forma el capitán podía estar en dos sitios a la vez.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Yumiko Mei el Jue 14 Sep 2017 - 19:12

     Un hombre más nos atacó justo después de hacer mi pregunta, lo detecté con mi haki de observación, pero al parecer el pelirrojo no esquivó el golpe, no sabía si era por desconocimiento del enemigo o intencionádamante. Después de eso, otras dos flechas le atravesaron los hombros, calculé en ese instante la posición del enemigo, haciendo uso de la trayectoria de las flechas y mi haki de observación. No duró mucho hasta que un proyectil vino directo hacia mi, intentando atravesarme la cabeza de lado a lado, haciendo uso de mis reflejos conseguí esquivarlo justo a dos centímetros de mi. Cortó un par de mechones de mi pelo, pero podría haber sido mucho peor, pensé.

     -Atacando por la espalda, que bonito.- Dije sarcásticamente mientras tomaba una flecha y apuntaba directo a la posición del enemigo.

     Medio segundo, eso es lo que tardé en cargar la flecha, tensar la cuerda y disparar. Otro medio segundo tardó el enemigo en gritar de dolor, no sabía si había conseguido atravesar su torso o su cabeza, pero lo que estaba seguro es que su aura estaba desvaneciéndose. Cuando terminé con él me giré de golpe para mirar si Venom se encontraba bien, los proyectiles consiguieron darle con mucha fuerza, quizás si no hubiese desactivado su haki de armadura no le hubiese hecho tanto daño. Fue entonces cuando vi algo horrible, Venom se encontraba saliendo de su propia boca, no sabía si eso era alguna clase de brujería, una habilidad de usuario o simplemente un mal chiste, pero era asqueroso. No había visto en mi vida cosa más asquerosa, fue entonces que a punto de vomitar, me giré en dirección contraria y respiré hondo. Tragué saliva y volví a mirar, el joven pelirrojo estaba en el suelo lleno de fluidos blancos viscosos y empezó a reír, lo que faltaba, entonces si que era un chiste de mal gusto.

     -¡Qué asqueroso! Después de ver esto, no se si sigues siendo Venom u otra persona, espero que me lo expliques. ¡Olvidalo, mejor no! - Dije mientras tenía la mano en la boca, a punto de vomitar en dos ocasiones. Me calmé finalmente y escuché lo que me tenía que decir, aunque seguía sin soportar la vista que tenía delante.

     -Ah bien, perfecto. Entonces no mates a todo el mundo, valdrán más si los entregamos con vida.- Respondí con una sonrisa, el pelirrojo ya no quería mantener el sigilo.

     No tardó ni un segundo en cambiarse de nuevo de forma al dragón serpiente gigante de muchas cabezas, saltó contra la torre y la hizo polvo, era normal siendo esta de madera. Seguidamente se escucharon gritos de terror por todos lados, no creía que hubiese algún civil en ese lugar, por esa razón no salté a salvarlos, aunque lo quería hacer con todas mis ganas. Ese monstruo gigante se estaba comportando de forma despiadada, sin pensar un momento que quizás luego no podamos sacar nada de información debido a su cruel forma de matar a todos. Volvió finalmente a la forma humana y empezó a pegarse contra los pocos supervivientes que yacían en el suelo casi muertos. Tenía miedo de que le cayese un hacha o algo en la cabeza, andaba pues de forma muy extraña, pero lo que le iba a caer sería una torta después de comportarse así, probablemente del marine jefe.

     -¡Venom, cuidado!- Grité sin pensar que había roto su tapadera de Spartaco, eso no era lo importante. En su dirección volaban cientos de armas, algunas provenientes de los escombros y otras del bosque, algunas flechas y proyectiles también venían en nuestra dirección.

     Llena de rabia en ese momento por su forma de actuar, activé mi habilidad elemental. Mis flechas y arco fueron cubiertos por un aura rojiza, de furia, las flechas ardían a casi dos cientos grados. Empecé a disparar en dirección a todas las armas que venían del cielo, después de asegurarme que ya no quedaban o estábamos seguros, empecé a disparar hacia el bosque. Uno, dos, diez personas fueron objetivo de mis flechas. Mientras tanto, dos proyectiles consiguieron darme, una bala alcanzó mi hombro izquierdo y una flecha rozó mi pierna derecha, dejando una marca. La bala se había incrustado con fuerza, tanto que mis nanobots no eran capaz de sacarla, tendría que quitármela después. Ahora no era momento de sufrir, y aunque me encontraba herida en ese hombro, seguiría disparando hasta terminar con todos los enemigos. O hasta que todos desistiesen.

     -¡Morir sucios monstruos!- Gritaba una voz masculina proveniente del bosque.
avatar
Yumiko Mei
Mercenario famoso
Mercenario famoso

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 20/08/2014
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
74/150  (74/150)
Experiencia:
111190/320000  (111190/320000)
Berries: 60.945.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pueblo enloquecido, un simpático marine y una hermosa cazadora [Privado][Slicerin D. Venom - Yumiko Mei]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.