Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7245)
 
Nocturne93 (5268)
 
Lion L. Kai (3038)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2201)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Sawn (2161)
 
Webmaster (2132)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

La familia y la venganza....[TS]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La familia y la venganza....[TS]

Mensaje por Kaito Kazuki el Jue 3 Ago 2017 - 1:26

Silencio, es todo lo que necesita el espadachín por el momento, repasa datos e información recopilada a lo largo de sus travesías en busca del cabecilla de la banda que casi acaba con la vida de su maestro y abuelo, no descansará hasta que ese sujeto esté o entre rejas o sin conexión entre la cabeza y el cuerpo. No sin antes causarle un terrible dolor y sufrimiento, como pago por el sufrimiento causado a los seres queridos del cazador. La verdad es que esa faceta de su personalidad no es para nada agradable de ver, por ello el joven no la muestra a los que realmente aprecia.

El joven se encuentra en una pequeña habitación de una posada, la cual el dueño le ofreció como recompensa por salvar a su hija de unos maleantes que no paraban de molestarla, pues temía que algún día llegaran a cumplir con sus amenazas y la forzaran a hacer algo que no quería. |~ Que aburrimiento de día…. La verdad es que llevo una temporada sin mucho que hacer y sin mucho trámite. Es hora de ponerse a entrenar y buscar. Hora de volver a casa a preparar todo para el gran día. ~| Dice mientras envaina la katana que porta en su regazo para meditar con más calma pues siempre que meditaba su abuelo y sensei le obligaba a hacerlo con una katana en su regazo, para fortalecer el vínculo con la espada y el sendero del espadachín.

Hasta el momento en que tuvo que luchar jamás entendió el motivo por el cual tenía que fortalecer dicho vínculo, pero ahora que lo sabe y comprende siempre que medita lo fortalece poco a poco, lo que también le da un control mayor de sus personalidades, lo que le viene bien, pues en lugar de que salgan aleatoriamente, cosa que aún ocurre, ya es capaz de adaptar su personalidad al entorno en el que se encuentra. Con esto en mente sale del cuarto con sus armas y menesteres a la taberna que hay justo bajo la zona de dormitorios de la posada, cosa que le viene muy bien pues antes de emprender viaje le conviene alimentarse bien y evitar así tener que hacer demasiadas paradas nada más comenzar el viaje.



Nada más bajar en el local suena una música, algo que no es habitual, pero el joven lo disfruta, incluso entra bailando, como si no le importara nada de lo que pudieran pensar los que allí se encuentran. En eso se topa con la muchacha que había salvado la semana anterior que tras una leve risa se une al cazador en su baile, convirtiéndole en el centro de la atención de todo el lugar, y la envidia de todos los varones del lugar, pues la muchacha era un monumento de chica, rasgos finos con unos ojos verdes y una larga cabellera dorada que iluminaba el lugar a cada rayo de sol que golpeaba en sus finos cabellos. Kaito ríe tranquilo, pues aún se encuentra en un ambiente relajado y sin problemas, el estrés ya lo deja para momentos en los que no pueda evitarlo, como cuando vaya a darle caza al desalmado que casi mata a su mentor.

El tabernero le sirve un buen plato de comida y una jarra de su mejor bebida, como la noche anterior. |~ ¿Y todo eso? ¿Ya te marchas Kazuki-san? ~| Pregunta señalando las espadas empaquetadas junto a todo el equipaje en un saco enorme que cuesta creer que un hombre sin brazo sea capaz de cargarlo sin muchos problemas. |~ Así es Naith, tengo asuntos que resolver en mi aldea y un hombre me debe unas cuantas cuentas pendientes y he de cobrarlas. ~| Responde en un tono tranquilo y sin salirse del ambiente festivo que hay en el local, pero eso hace decaer levemente la fiesta, las noche anteriores estuvieron hasta altas horas de la noche de juerga, con bebida y chistes que hacían reír a todo el local. |~ jooo Kazuki-kun, ¿no te puedes quedar unos días más? ~| Dice la hija de Naith con un tono apenado mientras abraza a Kaito tratando de chantajearle con eso. |~ Lo siento Kisaki-chan, he de preparar mi boda y resolver otros asuntos importantes. ~| Responde Kaito acariciándole la cabeza a Kisaki, dedicándole una sonrisa amable. |~ Pero volveré a visitaros, tenedlo seguro. Nunca olvido una buena fiesta. Jajajajaja… ~| Añade para terminar con una sonora carcajada que hace que el ánimo del lugar suba nuevamente.

De pronto un sonido de cristal golpeado se hace espacio en el bullicio de las carcajadas de la tasca, la música se detiene y sobre la barra, algo realmente inesperado, aparece Naith, alzando su copa llena de licor, gesto que todos en el lugar imitan, incluida Misaki. |~ Por Kazuki-san, un joven excepcional, un héroe y el mejor compañero para fiestas. ~| Dice a modo de brindis, haciendo que el espadachín se emocione, algo poco habitual en el cazador porque con el tiempo ha ido anulando sus sentimientos para no sufrir por ellos. En ese momento empieza a sonar una música festiva y Kazuki alza su copa en honor a todos los que le hicieron su estancia más agradable.



Todos beben y comen a voluntad, Naith no repara en gastos para la despedida del salvador de su hija. Kaito deja un pequeño detalle en la barra con una nota para la joven Kisaki: “Kisaki-chan, espero que algún día conozcas un chico digno de tu compañía, que te quiera y te cuide como tu padre. Mientras tanto usa esto para llamarme si necesitas de mi ayuda, es un reclamo para un extraño pájaro que sabe dónde hallarme, con que le digas que es para mí es suficiente. Apareceré tan pronto me sea posible.”

Al término de la canción el joven se despide de todos con un gesto de su brazo derecho y una sonrisa en el rostro, algo que hace el momento ligeramente más tolerable para el joven cazador, pues ahora solo le espera un largo camino hacia el lugar donde pasaría mucho tiempo, YoukaiKatei, una pequeña isla adosada a Jungle Island y origen del clan de Kaito y de su apodo.

El viaje y un extraño sueño….

Es ya de tarde cuando el joven logra alcanzar una embarcación que había conseguido para viajar, con sus conocimientos de navegación y una embarcación que pudiera manejar él solo sería suficiente como para llegar a su isla natal y de allí al lugar que hace tiempo ha estado apareciendo en sus sueños, sabe su nombre, pero no sabe mucho más, ni tampoco el motivo por el cual esa isla aparece en sus sueños. El comienzo del viaje es tranquilo, un golpe de fortuna hace que el viento sea favorable y bastante potente, por lo que el viaje se augura tranquilo y sin sorpresas, y dado que parte por la tarde, el avance rápido le conviene para no pillar la zona de salida y entrada de embarcaciones durante la noche, momento en el que una colisión sería mucho más probable, y también sería más problemática para él.

|~ Bueno, tengo el viento a favor y el tiempo parece no ser un problema pues según mis cálculos estaré en la aldea en unas dos semanas, tiempo suficiente como para entrenar y organizarlo todo… ~| Se dice en un susurro mientras pone las provisiones en la zona central de la pequeña nao para aprovechar al máximo el espacio y proteger los víveres durante el viaje más fácilmente, lo peor que le podría pasar por el momento sería perder la comida y bebida que la buena gente de la taberna le ha dado en señal de apoyo y a modo de regalo de despedida tras una temporada de buenas fiestas y buen ambiente en aquella posada.

La tarde transcurre sin problemas, el viento es constante, con pequeñas pausas, pero no interfiere en el pronóstico del joven Kaito. Unas pocas nubes decoran el cielo azul que se va tornando de un tono anaranjado conforme el sol se pone y el día llega a su fin. En vista de la llegada de la noche, dominio de las sombras, el joven coloca sus espadas en una zona segura, no le apetece tener que volver a forjar algunas o comprar otras, la verdad es que tiene mucho aprecio a las que tiene y algunas las ha conseguido con mucho esfuerzo y otras son legadas de su clan. Toma una funda y la convierte en una improvisada almohada para poder dormir lo más cómodo posible en aquella embarcación en la que apenas hay espacio para tumbarse, al menos para una persona del tamaño de Kazuki.

La noche se presenta tranquila, un cielo negro como la nada y la ausencia de luna hace que Kaito se reconforte un poco, adora ese tipo de noches, es cuando se escapaba junto a Mei para observar las estrellas en las colinas cercanas a la aldea en la que ambos crecieron. El joven se tumba a observar las estrellas, maravillosas y soberanas en el firmamento, recordatorio de la insignificancia de los problemas, pero de la importancia de pagar por tus actos. Observándolas el joven se queda dormido, al fin y al cabo, llevaba varios días de mucha fiesta y pocas horas de sueño en aquella taberna.

Kaito despierta sobresaltado, pero no se encuentra en el bote, sino en una pradera tan extensa como la vista alcanza, la hierba no es verde, sino de un tono rojizo, como si hubiera sido cubierta en sangre durante demasiado tiempo. |~ ¿Dónde estoy? ¿Qué hago aquí? ¿Cómo he llegado? ~| Se pregunta el cazador mientras se levanta y trata de comprobar que tiene todas sus pertenencias, y, extrañamente, tiene todas sus espadas, al menos las que suele usar, incluido el bastón.

El joven comienza a caminar como si no hubiera pasado nada extraño, pues la mejor forma de averiguar donde se encuentra es investigar el lugar. Sus pasos son silenciados por la hierba, ningún sonido se emite de sus pasos, ni siquiera el de la hierba al ser pisada. El único sonido que le acompaña es el tintineo de las vainas de sus katanas al golpearse entre sí a cada paso que da el espadachín.

Ese silencio absoluto le recuerda a sus momentos de meditación, algo que realmente le relaja, prefiere eso a un ambiente ruidoso, y mucho más si no conoce el lugar en el que se encuentra. Pero poco dura el silencio, una sonora y siniestra carcajada se apodera de toda la pradera. Parece como si viniera del mismo inframundo. |~ Así que aquí estás pequeño… Llevo esperándote mucho tiempo… Ahora verás el verdadero sufrimiento, pero eso te volverá más fuerte… Si es que superas las pruebas… ~| Dice la voz en un tono fúnebre, con una voluntad asesina, que asegura que cumplirá todo lo que se proponga.

De pronto el cazador se levanta sudando, no entiende muy bien lo que acaba de ocurrir, pero vuelve a encontrarse en la embarcación, en mitad del océano, pero ya es de día, un bello día soleado, sin una sola nube en el cielo, lo que permite que el cazador pueda ver con total claridad todo lo que le rodea, pero desgraciadamente, por el momento solo puede ver agua, mucha agua, de la cual debe cuidarse si no quiere acabar muerto. En ese momento el joven se pone a desayunar, desenvuelve el macuto que le entregó el dueño de la posada lleno de provisiones y saca un pedazo de pan y un vaso en el que se sirve algo de zumo de frutas, eso le valdría como desayuno, de todos modos, no consume mucha energía pues no hace grandes esfuerzos en el viaje.

Vuelve a guardar el resto y a cerrar el macuto y se coloca con su espada favorita, Nanakirimaru, con la cual comenzó a aprender el arte de la espada, en el regazo sentado en posición de loto, es hora de meditar, aprovecharía para meditar y controlar mejor su poder, el control viene de la concentración, y la meditación aumenta la concentración. El joven espadachín cierra los ojos y visualiza su nueva capacidad, convertirse en un corcel en llamas con extraordinarios poderes, pero aún es incapaz de controlar ese poder por completo, y es lo que buscará hacer en el tiempo que tarde en llegar a la isla. Centrará su entrenamiento en el ámbito espiritual, pues su naturaleza, su capacidad y su fuerza proviene de ese ámbito en sí.

En su interior una pequeña llama se enciente, el joven proyecta su ser en un lugar al que se retira a meditar, y esa proyección es la que se transforma, entrenando el dominio. Se puede decir que entrena astralmente el dominio de su akuma. En el primer intento el fracaso es evidente, apenas puede transformarse y mantenerla. De pronto nota como su cuerpo se modifica, al parecer su cuerpo presenta parte de las transformaciones. Se concentra aún más, por lo que la transformación se vuelve más estable, y su cuerpo físico no presenta llamas, lo que es un alivio, pues quemar el barco significaría su fin. Así pasa el tiempo, meditando, y su cuerpo astral se va acostumbrando a la transformación poco a poco. El comienzo es casi catastrófico, inestabilidad y aleatoriedad en la transformación, nunca sabe si saldrá híbrida o completa.

Llega la hora de comer y se para para alimentarse, a pesar de estar entrenando en su forma astral consume energía, pues la meditación astral requiere que el usuario proyecte su ser en un cuerpo espiritual, y eso es complejo y agotador. Abre el macuto y saca un pedazo de pan y un bistec, que estaría frío, pero a él le da igual, le viene bien la proteína de la carne, y un buen vaso de licor, aunque de eso va servido con su tortuga, pero por desgracia esta, al igual que su serpiente, ya se encuentran en su aldea, las dejó allí en su última visita pues sabía que no tardaría en volver a ir a entrenar, además de que allí estaban a buen cuidado. Terminada la comida guarda todo y vuelve a la meditación, horas y horas en la misma postura, con la mente centrada en una sola actividad, controlar sus transformaciones. Al ser el primer día no avanza demasiado, y tan pronto consigue estabilizar las transformaciones llega la noche, y el momento de dormir.

Tras cenar algo muy ligero el joven espadachín vuelve a tumbarse a observar las estrellas, esperando encontrar en ellas la inspiración y sabiduría que su abuelo le decía se hallaba en la infinita sabiduría del firmamento nocturno. Pasa el tiempo y el joven cae en un sueño profundo.

Aquella noche despierta en una cueva, extraño, esperaba volver a la pradera, y casi lo prefería. La cueva es oscura, aunque algunas llamas alumbran pequeñas zonas de la misma, incluido un camino bordeado por cráneos, una visión bastante horrible y aterradora para cualquiera, pero el cazador es demasiado obstinado como para dejarse amedrentar por algo así, además, no sería la primera vez que viera algo así. Sigue el camino, esperando no encontrarse con muchas más sorpresas, en esta ocasión el sonido de los pasos crujiendo hacen ver que camina sobre huesos, no sabe si humanos, de animales o de que son, pero sabe a ciencia cierta que se tratan de huesos. Y de pronto la voz vuelve a sorprenderle. |~ Veo que eres más duro de lo que esperaba… Pero perderás a todos los que amas si no superas las pruebas… ~| Dice aquella voz para desaparecer en una profunda carcajada terrorífica.

Y otra vez Kaito se despierta sudado, sin saber muy bien que es aquella voz, y que significa aquel sueño. El desayuno transcurre con normalidad, y el resto de la mañana lo dedica a meditar y tratar de dominar su poder. Sin éxito. El resto del día es igual, la frustración empieza a apoderarse del joven cazador, pero las palabras de su abuelo le recuerdan que la constancia es la clave del éxito.

Y con esas palabras en mente sigue entrenando, día tras día, sin parar más que un rato para comer, y unas pocas horas para dormir y desayunar. Cada día su control es mayor.

Es el décimo día de viaje, y entrenamiento, y ahora es capaz de controlar en qué forma se convierte y mantener la forma híbrida durante el tiempo que quiere, y con una estabilidad asombrosa. Desde el segundo sueño no ha vuelto a tener uno parecido.

El día transcurre con normalidad, hasta que allá por el medio día, la hora en la que el cazador descansa de su entrenamiento para comer, un barco llama la atención del joven cazador. No se parece a ninguno que haya visto anteriormente, ni tampoco tiene ningún indicio de que sea un barco de la marina. |~ Que raro, no suelen haber barcos por esta zona, y va en la misma dirección que yo… ~| Dice para sí en un susurro mientras prepara su comida, que comienza a escasear. Por suerte el viaje transcurre según lo previsto y probablemente llegue a su isla natal, Jungle Island, antes de quedarse sin alimentos. En la tarde el joven cazador vuelve a su meditación, espera avanzar bastante en su entrenamiento, de modo que los últimos días pueda dedicarlos a preparar las cosas. Mei había ido tiempo atrás a visitar a su padre, y Kaito le había dicho que se llevara a Gen y Bu por lo que pudiera pasar.

El entrenamiento transcurre con normalidad, su transformación en híbrido es perfecta, pero al principio de la tarde la completa se le sigue resistiendo, pero eso va a cambiar con el tiempo. El joven no detiene su entrenamiento, continuamente transformándose en forma completa, una y otra vez, no para ni un solo segundo. El resultado es que cada vez estabiliza más su transformación, hasta que al finalizar la tarde logra el mismo dominio que tiene en la híbrida, teniendo el mismo control sobre la nueva akuma que sobre la anterior.

Al caer la noche el cazador, ya agotado por el entrenamiento tan exigente al que se expuso y se obligó a realizar durante el viaje. Es la hora de cenar y Kaito se alimenta bien para reponer todo lo que ha gastado a lo largo de la tarde, pero guarda reservas por si el viaje se tuerce en los últimos días. Tras comer, cae tumbado y tal como cae se queda dormido, tal es el agotamiento del joven espadachín.

Aquella noche vuelve a tener uno de sus sueños, se despierta en un lago, más bien en la orilla del mismo, y en el centro se ve una enorme roca con algo escrito, pero el cazador no logra leerlo desde lejos, y meterse al agua no es buena idea, no conoce la zona y a saber que le puede ocurrir si se le ocurriera meterse al agua tan tranquilamente como si se estuviera duchando en su casa. |~ Veo que eres duro, y que ya controlas el poder que obtuviste de aquella fruta, ahora descansa, cuando llegue el momento te llamaré, y si no vienes…bueno…no querrás saber lo que pasará si no vienes. ~| Dice la voz a espaldas del cazador, quien al girarse no se encuentra a nadie.

El joven se despierta con un golpe del barco, es extraño, según los cálculos de Kazuki desde que se echó a dormir hasta la isla quedaban unos cuatro días de viaje. Al levantarse se da cuenta de que el agotamiento lo tuvo durmiendo por cuatro días enteros. Se restriega los ojos para aclarar su visión y en la playa se encuentra algo poco esperado, Mei, mirándole con sus ojos ambarinos y llenos de amor. |~ Kaito-kun te extrañé mucho, te estaba esperando cariño. ~| Su dulce voz envuelve a Kaito y le tranquilizan un poco, al menos hasta que pueda hablar con su abuelo sobre los sueños que ha estado teniendo. |~ Y yo a ti Mei-chan, pero he pasado por cosas muy peligrosas y no quería que sufrieras. Ahora estoy aquí, pero saldré algún tiempo a entrenar, pero nada cambiará la decisión tomada cuando nos marchamos honey. ~| Responde Kaito con una voz dulce que solo Mei conoce, pues es la única persona a la que le habla con esa voz.

Fiesta y revelación….

La pareja se toma de la mano, y se dirige a su aldea, Kaito feliz de encontrar a su amada sana y salva, Mei en las nubes por encontrarse nuevamente con su amado. El camino desde la costa a la aldea no es especialmente largo, pero ellos se lo tomaron con calma, lo que le viene bien a Kazuki, pues en cuanto hablara con su abuelo todo podría cambiar.

En el mismo momento en que Kaito pisa la aldea estalla el júbilo en todos y cada uno de los que allí viven. A Kaito le extraña no ver a Sei ni a Reizuke, pero pronto se percata de porque no les ve, un placaje le tira al suelo y se ve enterrado bajo sus amigos. Haciendo estallar las risas de todos, hace tiempo que no se divierten así. |~ Veo que te cuidas, normalmente caerías inconsciente ante el golpe. Recuerdo cuando eras el enclenque de los tres. Jajajaja… ~| Dice Sei en tono burlón. |~ Y el más precavido o cobarde, según como se mire… Jajajajaj…. ~| Añade Reizuke en la misma línea. |~ Sí, sí, pero ahora quitaos de encima que quiero preparar una fiesta. ~| En cuanto escuchan fiesta se apartan y ayudan a Kaito a levantarse y a prepararla.

Comida en abundancia, buena música y mejor ambiente. No podían pedir nada más para una fiesta, muy habitual en las llegadas del cazador a su aldea, pues es querido por todos y tiene muchos amigos que saben que él los protegería pasara lo que pasase. Y ante el jolgorio salen los únicos que faltaban para aparecer, Naoto y Yuzuke, ambos maestros de Kaito, pero el primero es su futuro suegro y el segundo su abuelo. |~ Veo que no tardaron ni cinco minutos en montar una fiesta, pero esta vez no sé la cau… ~| Se corta la frase de Yuzuke al ver a su nieto sonriendo entre todos los aldeanos y rodeado por sus amigos. |~ Vaya, así que al fin vuelve Kaito. Bienvenido muchacho. ~| Dice Naoto con su voz firme y fuerte y con una sonrisa al ver la felicidad de su amada hija.

La fiesta transcurre con normalidad, bueno, normalidad para los que allí viven y están acostumbrados a esas fiestas, pues entre competiciones extraña y raras actuaciones, aquello se puede calificar de bizarro.

Al terminar la fiesta Kaito se dirige a su abuelo y le indica que quiere hablar con él a solas, Mei y los demás ya sabían que Kazuki hablaría a solas con su abuelo de los extraños sueños que ha tenido. |~ Vaya, veo que te reclama el espíritu guardián. Esperaba que eso no pasara hasta después de la boda, pero ese ser es muy caprichoso. Tendrás que ir a la isla que está justo detrás de Jungle Island, Youkaikatei, allí habita ese ente y es donde te pondrá a prueba. Lo bueno es que sus pruebas te otorgan poder, si logras superarlas. ~| Dice Yuzuke con una voz algo preocupada por su nieto, aunque confía casi plenamente en él.

La llamada y comienza el entrenamiento….

Llega la noche y se marchan todos a dormir, y como era evidente, Kaito y Mei comparten dormitorio, como hacen desde que se prometieron. Esa noche Kaito no tiene sueño alguno, pero se despierta de pronto deslumbrado por una luz roja brillante que viene desde la parte norte de la isla, dirección en la que se encuentra Youkaikatei. ¿Sería esa la llamada del ente? Cuando Kaito mira a su alrededor ve que es el único despierto y deja una nota para su amada, no quiere preocuparla, ni cortarle el sueño, así que se despide con un beso en su frente dejando la nota sobre la almohada.

“Marcho a atender un asunto que requiere que vaya a una isla cercana, no te preocupes honey, volveré tan pronto como me sea posible.”

El joven se dirige a la costa norte de la isla y al llegar se encuentra con algo que le sorprende, una especie de puente que une ambas islas. No es muy habitual, y el puente no se encuentra precisamente en el mejor de los estados que pueda estar para cruzarlo, pero el cazador no duda y se encamina a la isla del Guardián. Que parece más un chantajista que un guardián, pero bueno, si le llaman guardián por algo será.

Sus pasos son firmes, seguros y serenos. El crujir de los tablones de madera indican que el puente realmente está en mal estado, pero eso no le detiene. Tiene que enfrentarse a las pruebas del espíritu para poder volver a sus quehaceres.



Conforme se acerca a la isla la sensación del entorno es más densa y preocupante. La temperatura parece descender de pronto y la tensión aumenta. En la cintura de Kazuki sus dos sira sayas, armas sin guardia que se asemejan a bastones pero son espadas con filos potentes. Y en su mano derecha un bastón que a algunos les hace pensar que padece de alguna discapacidad en la parte inferior del cuerpo, pero realmente es un engaño, pues se convierte en una peligrosa y mortal katana. Su mirada se vuelve más y más fría conforme se acerca a la isla contigua a la de su isla natal. La verdad es que no le apetece entrenar bajo chantaje, pero según su abuelo no le queda más remedio que atender a la llamada del guardián.

En el mismo instante en que pisa el suelo de la isla se percata por qué nadie se molesta en cuidar y restaurar ese puente, nadie se adentraría en un ambiente tan cargado y tenso como aquella isla. El aura de demonios se puede percibir en el entorno, allí se entrenaría hasta superar las pruebas, pues no tiene intención de morir en un lugar como aquél, no sin antes darle una larga y feliz vida a su amada Mei.



|~ Veo que viniste como te pedí… Ahora comenzarán las pruebas… Prepárate, o morirás… JAJAJAJAJAJ… ~| Dice la voz de aquél ser que le visitó en sueños durante tanto tiempo y que ahora parece estar cerca, aunque también se escucha como si estuviera lejos, algo realmente asombroso, esa capacidad no ayuda en nada, pero tampoco asusta al joven cazador, su determinación es férrea, y nada podrá romperla. |~ Estoy listo, superaré todo lo que me eches… ~| Dice Kaito con una voz firme y decidida junto a una mirada envuelta en la fuerza que le caracteriza.

De pronto el lugar se envuelve en la más oscura penumbra, impidiendo al espadachín ver más allá de la punta de su nariz, el sonido parece haber quedado anulado por completo, como si estuviera en el vacío, donde la ausencia de medios para trasmitirse el sonido este queda anulado. |~ Ya veo, tendré que superar esto privado de mis sentidos, bueno, de dos de ellos… ~| Piensa el cazador mientras activa su mantra, la verdad es que no sabe bien en que consiste la prueba, pero si le pillan desprevenido sería su fin.

Su percepción le revela la presencia de varias criaturas, ninguna parece tener un aura humana, eso le agrada, así podrá luchar conforme le gusta a la bestia, que está tomando fuerza en el control del cuerpo de Kazuki. Un golpe le sorprende, no lo había visto venir, ni percibido, un agudo dolor se apodera del joven cazador, pero eso no detiene a sus agresores, que le atacan con ferocidad y crueldad. En sus ataques se percibe la voluntad de un asesino, el deseo de matar se percibe claramente. Conforme es atacado Kaito desenvaina su katana, Nanakirimaru, guardando el bastón en el cinto de sus ropajes. Adopta una postura defensiva, al menos la que le permite su único brazo, pero eso puede jugar a su favor, una posición que deja entrever una apertura causa ataques menos elaborados en los enemigos.

Uno tras otro se suceden los ataques, algunos son esquivados por el cazador, otros le causan heridas realmente dolorosas, pero eso alimenta cada vez más a la bestia. El tiempo parece haberse detenido, la ausencia total de referencia sensorial elimina el factor tiempo de la percepción del Kaito, lo que le impedirá establecer tiempos de entrenamiento y descanso. El joven peliblanco solo espera que las pruebas no sean todas de golpe, sino que le dejen recuperarse entre ellas, de forma que pueda estar a plena potencia para cada una de ellas.

El hambre se apodera del estómago del cazador, sin ver ni oír nada sería difícil encontrar alimento, y aún más en mitad de aquel asedio que el “guardián” le impone, aunque parece más un sociópata asesino que un guardián. |~ He de conseguir comida y bebida o moriré por falta de nutrientes… ~| Dice mientras agudiza su mantra, alguna criatura debería de haber en aquella isla, y donde hay animales suele haber un río del que beben. Su concentración le sirve para poder evitar mejor los envites de las criaturas que lo atacan, alguna que otra ya no ataca y su presencia se desvanece casi por completo. Las contras del espadachín parecen estar eliminando poco a poco las fuerzas enemigas, pero relajarse sería su muerte. El cazador detecta un animal pequeño, ese sería su alimento, ahora solo faltaba encontrar una fuente de agua, y seguir a ese pequeño podría ser su fuente de agua.

Kazuki sonríe y empieza a correr rumbo al pequeño animal, siempre evitando en la medida de lo posible el ataque de los seres que tratan de acabar con su vida. Que no cesan y le persiguen, y tal como Kaito sospechaba, la eliminación de los sentidos de la vista y la audición siguen allá donde él vaya. Va a ser un duro entrenamiento. Un golpe en su pierna hace que su velocidad se vea reducida, pero ya ha alcanzado a la criatura, que parece estar quieta. Kaito desaparece y reaparece donde está la criatura, que se ve degollada por el filo de su espada. Kaito se sienta y estira las manos. Percibiendo un líquido fluyendo. Ahora que sabe que ahí hay un río simplemente trasladaría la prueba allí, de forma que pueda tener una fuente de agua sin tener que andar buscando a tientas.

Toma una buena cantidad de agua a base de llenar la copa que siempre lleva consigo varias veces, y esa es su suerte. La prueba sigue, el cansancio hace que la prueba se vuelva más y más dura conforme pasa el tiempo, por lo que Kazuki tendría que acabar pronto si no quiere morir allí. Y esa rutina se repite, hora tras hora. Por suerte al estar cerca de una fuente de agua el alimento y la bebida no le escasean. A cada rato trata de descansar, usando técnicas de ahorro energético, estrategias defensivas que reducen al mínimo el gasto de energía en un combate.

|~ Aún te falta, tres días y aún sigues solo defendiendo y sin mucho éxito. No te dejaré descansar hasta que superes al menos el 25% de la prueba y llevas solo un 2%... ~| Dice el guardián en tono serio. Ahora Kaito sabe que lleva tres días casi sin descanso, la verdad es que no puede seguir así mucho tiempo, tiene que tomar la ofensiva o acabaría muriendo por agotamiento. Su mantra le permite identificar más eficazmente los enemigos, por lo que podría atacar con más seguridad en lugar de ataque contenido.

Su posición se vuelve más abierta, casi abandonando la defensa, pero a cambio obtiene una ofensiva mayor de la que tenía. Sus movimientos son ágiles y precisos, asombroso para una persona con un solo brazo, la verdad es que el haber entrenado anteriormente para compensar la pérdida de su extremidad izquierda le ayuda bastante. Sus cortes son casi exactos, dejando a las fuerzas atacantes en jaque, logrando que caigan varios en un solo ataque combinado. |~ Interesante, ahora veo lo que hacías… ~| Suena la voz del espíritu conforme sus subordinados caen uno tras otro. La verdad es que ahora puede evadir con más facilidad y aprovechar para usar la contra en su favor. Aun así los golpes le siguen haciendo mella. Varias son las heridas que se reparten por todo el cuerpo del espadachín. Pero no son a cambio de nada, a su alrededor un sinfín de criaturas humanoides caen inconscientes sin posibilidad de atacar o moverse. Si Kaito no na de matarlas es porque no tiene la necesidad.

Los días pasan y el intercambio de estrategia conservadora a ofensiva le va facilitando mantenerse vivo, aunque recibe una enorme cantidad de daño que tendrá que curar luego. |~ Bueno, ya ha pasado una semana desde que comenzaste la prueba, y tus evasiones son más eficaces, además de haber eliminado al 30% de tus enemigos, no atacarán hasta nuevo aviso, tienes una semana de descanso, aprovéchalas, pues a partir de ahora la prueba será mucho más dura. ~| Dice el espíritu a la par que las presencias desaparecen y el entorno vuelve a la normalidad, la visión y audición de Kaito son restauradas y el joven se percata del gran daño que sufre su cuerpo. |~ Menos mal, si siguiera así no podría sobrevivir, ahora he de curarme las heridas, nutrirme y prepararme para mañana, esta noche dormiré bastante para aguantar el máximo tiempo posible. ~| Dice para sí mientras se sienta.

Con un rápido vistazo a su alrededor se hace una idea de cómo puede aguantar más. Sus estudios sobre principios activos presentes en la naturaleza para hacer sus medicamentos le permiten hacer un ungüento para curar sus heridas y una especie de pasta para eliminar el agotamiento que tomaría durante la prueba para aumentar su capacidad de aguante. Con las plantas a su alcance y el río al lado todo le resulta más fácil. Prepara el ungüento con una facilidad asombrosa, pero solo porque es lo más sencillo de lo que pretende, se extiende el mismo por las heridas, que están en casi todo su cuerpo, de forma que las heridas cerraran más rápido que habitualmente. Luego pesca a golpe de katana, logrando varios peces gracias a su mantra y rellena un recipiente cortado en una roca por su katana de agua para tener una reserva más accesible que el río, pues el peligro de caer allí le sobrepone.

Ahora tocaba crear la pasta contra el agotamiento, eso sería más complicado, pues lo ideal es crear una pasta con sabor agradable, pero sin quitarle propiedades a la misma. Usa una hierba aromática que elimina amargura, pero complementa las propiedades de las demás para crear la pasta, de forma que pueda tomarla sin mucho problema. Dispone la pasta en forma de pastillas para que sea más fácil tomarlas. Así pasa hasta la hora de la comida, donde vuelve a pescar para alimentarse, el fuego que se había apagado lo crea fácilmente al tomar su forma híbrida y prender unas hojas secas y un tronco que tenía preparados para encender un nuevo fuego. Asa los pescados con cuidado en espetos para poder comerlos más cómodamente. Además, prepara otro recipiente con agua donde guarda peces de forma que se mantengan y poder consumirlos frescos cuando lo necesitara. El día pasa y el cazador se dedica a meditar y descansar, para que las heridas se curen mejor, pues el esfuerzo complicaría la curación y podría causar que las heridas volvieran a abrirse.

La meditación le ayuda a recomponerse espiritual y mentalmente, al tiempo que su preparado le ayuda a recomponerse físicamente. La tarde se va mientras Kazuki se recupera de las heridas de la prueba, o porción de prueba, superada los días anteriores, ahora toca cenar y dormir. El fuego crepitante que no se apaga en todo el día, pues no le compensa, sigue allí, pero casi extinguido. Kaito va a la linde con el bosque a buscar un poco de leña, ramas y hojas para volver a avivar el fuego. Además de unos cuantos extras para no tener que volver a ir a por leña hasta pasado un tiempo. Tras la cena el joven medita un rato y se va a dormir, pues necesitaría todas las energías posibles para seguir con la preparación de la prueba.  Así pasa la semana meditando y creando medicinas para aumentar su estamina, alimentándose a base de proteínas para tener una fuente de energía rápida elevada y poder sacar el máximo provecho de sus capacidades físicas. El último día de descanso llega con una velocidad insospechada, pero eso no le preocupa, está preparado para lo que pueda pasar.

Nada más rayar el alba la voz del espíritu le despierta, con un sonido gutural y terrorífico, aunque a Kazuki apenas le causa temor, dado que lleva tiempo escuchando y siendo acosado por esa entidad sagrada se ha acostumbrado a sus actitudes, y el temor a un sonido nunca le afectó de todos modos. |~ Es hora de seguir, y hasta que no superes la prueba no descansaras… Espero que la semana que te brindé fuera suficiente… ~| Dice la voz mientras la oscuridad y el absoluto silencio se van apoderando poco a poco del cazador. Esta prueba es realmente cruel y peligrosa. Un despiste y su vida llegaría a su fin, por eso Kaito no pierde el tiempo y desenvaina a Nenekirimaru y adopta una posición de defensa mixta, no abierta del todo, pero tampoco cerrada, un equilibrio entre la defensa y ofensa.

Las criaturas no tardan en aparecer y Kaito logra evitar la mitad de los envites, causando la misma cantidad de bajas, pero las demás logran herirle, el dolor es mayor si cabe que el de las anteriores, las criaturas no son las mismas, lo percibe en sus ataques y en sus auras, no emiten la misma intensidad. |~ Vaya, veo que la semana está por esto… ~| Piensa el espadachín mientras se mueve como un fantasma entre todas las criaturas, derribando tantas como puede en la primera instancia, cuantas más derribe ahora mejor podrá descansar en la estrategia conservadora. El ritmo no cambia, una oleada tras otra, se acumulan las mitades que sobreviven a los ataques de Kazuki a las nuevas oleadas, lo que complica el asunto, pero poco a poco se van reduciendo, al fin y al cabo, hasta esas criaturas parecen tener límites, y necesidad de alimentarse. ¿De qué se alimentarían? Esas preguntas las dejaría para luego, trataría de informarse sobre aquel ser y las criaturas bajo su mando, pero por el momento es mejor centrarse en sobrevivir y superar la prueba.

El día pasa y al caer la tarde, bueno, eso no lo sabe Kaito, pero cuando la energía parece comenzar a disminuir el joven toma una posición defensiva, con la idea de conservar energía y no tener que usar la pasta tan pronto y poder manejarse bien sin ellas al menos un día y poco más, dormir está claro que no dormiría, pero según le habían hablado en su infancia, a los que son puestos a prueba el límite corporal es eliminado, el sueño solo les supera cuando están en períodos de descanso de las pruebas, algo bueno tenía que tener aquello. El hambre sí que se encuentra presente, al igual que la sed, que es cada vez mayor debido a la intensa sudoración por el ejercicio al que está expuesto el cazador.

El joven a duras penas logra tomar un pescado en un espeto mientras evita los envites, y los que no consigue evitar los aguanta como puede, o bloquea con las espadas y vainas en su cintura, en el momento en que escucha el crepitar del fuego cercano clava el pincho y va a por el agua. Entre esquiva, bloqueo y ataque bebe unas copas de agua, que le rehidratan y mantienen con vida y energético. La estrategia y disposición de la zona le ayudan, al menos su idea para disminuir el gasto energético y aumentar la probabilidad de alimentarse e hidratarse en mitad de la prueba.

Las horas pasan, el éxito de bloqueo y evasión aumenta conforme disminuye la cantidad de enemigos, pero es gracias a la mejora de su percepción sin los sentidos de la vista y audición que le ayudan a ello. Las horas se vuelven días. La rutina de pelea sigue igual y con un éxito cada vez mayor, y una eficiencia mejor cada día que pasa. Una voz suena en la mente de Kazuki. |~ Enhorabuena, has llegado al 60% y tu dominio de tu percepción es mucho mejor, casi dominas el siguiente nivel de lo que los humanos llamáis Kenbunshoku… ~| ¿Qué fue eso? ¿Cómo sabía ese ser de ese poder? ¿Sería esa la intención de las pruebas? ¿Ayudar a los luchadores a aprovechar todo su potencial? Eso lo averiguaría en el momento en que terminaran las pruebas.

Los días se pasan, la rutina no varía, y llega el séptimo día, el agotamiento empieza a ser notorio, por ello mientras usa la forma conservativa mezcla una de las pastas para el cansancio con la comida para mejorar su stamina. El efecto es realmente rápido, su resistencia a la fatiga mejora, y el cansancio comienza a desaparecer. En cierto modo el combinar la fuente de proteínas con la pasta le permite aprovechar los efectos de ambas al máximo.

Las semanas se pasan y a cada tres días el joven espadachín se toma una pasta junto a la comida para mantener el ritmo sin agotar su cuerpo, aunque sabe perfectamente que en el instante que dejara de tomar los complementos para aumentar su resistencia al cansancio el agotamiento dejaría al joven fuera de escena durante mucho tiempo. Con eso en cuenta el joven sigue hasta que termina la prueba. El cazador está chorreando sudor, su vista nublada, aunque puede ver al menor, y sus oídos le pitan por el cansancio y el sobreesfuerzo. |~ Enhorabuena, has superado la primera prueba, más adelante serás convocado para la siguiente, ahora es hora de que marches y descanses. ~| Dice el espíritu mientras todos los seres tumbados se marchan bosque adentro.

Kaito apenas puede moverse, pero prefiere descansar en su isla natal y ya prepararlo todo para la boda a esperar que los efectos secundarios del esfuerzo le mantengan allí por mucho tiempo. Por ello reúne sus últimas fuerzas, y toma una de las pastas, para poder realizar la técnica que le permite desplazarse a una velocidad asombrosa, y en un santiamén se encuentra en la plaza de su aldea, donde el agotamiento le sobrepasa y cae inconsciente al suelo.


Última edición por Kaito Kazuki el Dom 13 Ago 2017 - 0:48, editado 1 vez
avatar
Kaito Kazuki
Cazador famoso
Cazador famoso

Mensajes : 1683
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
96/150  (96/150)
Experiencia:
237160/320000  (237160/320000)
Berries: 664.831.071

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La familia y la venganza....[TS]

Mensaje por Kaito Kazuki el Vie 11 Ago 2017 - 19:27

Descanso y preparativos…

Pasaron tres días y Kaito despierta en su cuarto, rodeado por aquellos que más aprecia, Sei, Reizuke, Naoto, su abuelo y por supuesto, Mei. |~ Darling… Nos tenías muy preocupados, de pronto te vimos tumbado en la plaza inconsciente y no sabíamos que había ocurrido… Además vimos todas las cicatrices que tenías… ~| Dice la joven Mei con los ojos llorosos y llenos de lágrimas y con la voz rota por la preocupación y la tristeza. |~ Veo que como siempre te pasaste de la raya, aunque esta vez no sea tu culpa, ese demonio que guarda la isla es realmente aterrador. ~| Dice Sei preocupado pero alegre de tenerle de vuelta. A lo que Reizuke simplemente asiente. |~ Ese ser es un dolor en los testículos, siempre exigiendo… Pero ahora me centraré en dos cosas, los preparativos para el gran día, junto a Mei, y en un nuevo fármaco contigo Reizuke, tus conocimientos de la bioingeniería me vendrán perfecto para la fórmula base y los aditivos que tengo pensados. ~| Dice Kaito con una voz algo cansada, al fin y al cabo, acaba de despertar de un largo período de sueño y es normal.

Reizuke asiente alegre de que cuenten con él, al tiempo que Mei salta sobre Kaito, que se incorporaba y vuelve a caer. |~ Claro que sí Darling, será una ceremonia preciosa. ¿Verdad? ~| Pregunta emocionada. |~ Claro que sí honey, lo mejor para mi querida prometida. ~| Responde Kaito entre risas por la situación. Por su parte Naoto y Yuzuke suspiran aliviados al ver que todos están bien y listos para seguir adelante.

En ese mismo día Kaito prepara una zona de una de las casas más alejadas para la investigación con Reizuke, no quiere que cualquier problema pudiera causar daños a los que no estuvieran involucrados directamente en la investigación. En la casa hay una zona de laboratorio equipada con todo lo necesario, un animalario, para guardar a los sujetos de prueba, y un magnífico jardín botánico para los principios activos. Según Reizuke tendrían que buscar la forma de recombinar los principios de una planta cicatrizante para que creara tejido según la información que obtenga del tejido al que es inoculada la parte activa. Por lo que no tardan en ponerse a leer y escribir en hojas y pizarras todo lo que pueden sobre el tema. Kaito se ocupa de la parte farmacológica, como la predicción de posibles daños y la fórmula para hacerlo viable y el método de aplicación. Mientras Reizuke aplica sus conocimientos de Bioingeniería para averiguar cómo crear una sustancia recodificante según la información que obtenga la misma.

Así hasta que llevan cuatro días sin descanso investigando. |~ Voy a reunirme con Mei para los preparativos de la boda, estaré una semana ausente, pero luego volveré y me pondré con esto durante una semana. Mis avances están en las hojas de allá, míralos siempre que los necesites y anótame todas tus opiniones para que las pueda valorar. ~| Dice mientras señala un montón de hojas sobre una mesa cercana a una de las ventanas. Reizuke asiente y le entrega un montón de hojas. |~ Estos son los míos, cuando puedas échales un ojo y anota qué opinas. ~| Dice mientras Kaito toma las hojas y asciente.

Esa misma tarde se reúne con Mei en su casa y comienzan con los preparativos. Decidiendo sobre la ubicación, la decoración, el banquete… Menudo rollazo sería de no ser porque es su enlace con la persona que más ama y más le importa en el mundo. Pasan la tarde entre opciones y opiniones muy variadas, pero ambos coinciden en una boda al aire libre, no les gusta la idea de estar encerrados sin poder disfrutar de la belleza de su isla. Ahora queda saber, playa, claro del bosque o montaña. Esa es la gran duda que les preocupa.

La tarde se va y aún no se deciden, de modo que deciden irse a cenar con Naoto y Yuzuke para distraerse de las preocupaciones de la boda y pasar un rato en familia. La verdad es que ambos clanes se encargan de la protección de la aldea, pero la unión de ambos promete un nuevo comienzo. La cena transcurre con, anormalidad, una situación accidental ocasiona un sinfín de risas y carcajadas a base de chistes y bromas que convierten la cena en la situación ideal.

Así pasan los días, entre horas el espadachín se dedica a leer los escritos de su amigo y compañero de trabajo Reizuke sobre la investigación, Mei por supuesto entiende esa parte y le deja leer tranquilo cada cierto tiempo, mientras ella hace retratos de las situaciones que vive con su amado.

La semana se pasa y es hora de reunirse con su compañero y avanzar en la investigación. |~ Bueno, ahora estaremos un tiempo trabajando en la investigación. Dos semanas para tener los preparativos listos. ~| Dice Kaito mientras deja los papeles en la mesa de Reizuke, quien asiente y le entrega los papeles de Kaito. Al parecer ambos coinciden en que los avances son aceptables, ahora toca crear la base teórica y seleccionar las plantas para la preparación. Los estudios empiezan la misma tarde en la que el joven llega al laboratorio.

Exhaustivos estudios llevan a un minucioso escrutinio de las plantas que hay en el jardín, análisis de sus propiedades y principios activos y las posibles aplicaciones de cada una de ellas. Mientras tanto, Reizuke revisa fórmulas y estudios genéticos para valorar la mejor forma de llevar a cabo la idea de Kazuki.

Pasan los días y Kaito tiene unas diez plantas para hacer varias combinaciones para el preparado, mientras que Reizuke tiene varias fórmulas listas para preparar la reacción con la genética. Este procedimiento concluye a la semana con un preparado inicial, que sería puesto a prueba durante la semana siguiente, en varios especímenes para valorar la viabilidad. Cada combinación posible sería probada en 5 animales diferentes, por lo que el espectro de estudio es muy amplio, lo que daría mucha información.

Las primeras pruebas con ratones amputados, con las 225 posibles combinaciones que tienen gracias a las posibles combinaciones de plantas y las posibles fórmulas, acaban en un desastre, de las 5 fórmulas solo dos son estables, y de las 45 combinaciones solo 20 son viables. El segundo día prueban una combinación de las 20 formas con las 2 fórmulas estables. El resultado es más favorecedor, pero igualmente no es un éxito total. 10 combinaciones acaban en inviables y siguen habiendo dos fórmulas estables. |~ Esto va a ser complicado Kaito-san. ~| Dice Reizuke al final del día durante la cena, justo antes de marcharse a dormir para iniciar el siguiente turno de pruebas.

Así pasan los días hasta que aíslan la fórmula más estable, pero desconocen todavía la combinación idónea de plantas, por lo que los estudios se centrarán en ello. Con esto llevan dos semanas desde el regreso de Kaito, y es hora de que marche a resolver los problemas de la boda.

La noche trascurre con normalidad, sin muchos cambios. Solo Kaito observando las estrellas y el bosque en busca de una respuesta a todas sus preguntas. La mañana llega y Kaito se levanta listo para reunirse con Mei para los preparativos para la boda. El lugar está casi decidido.

Nada más encontrarse se van a dar un paseo por toda la isla, con la idea de que ese paseo les ayude a decidirse por una ubicación de una vez por todas, al tiempo que tratan de decidirse por el banquete, aunque eso es lo de menos, con lo que comen todos en aquella aldea cualquier comida les sirve. El paseo les lleva por la playa, el paisaje es inmejorable, casi se deciden, pero una ola que empapa a la pareja hace que descarten la playa.

De allí se dirigen a las montañas, donde la dificultad para caminar descartó la idea para montar la boda allí, algunos de los ancianos se negarían a ir, entre las leyendas sobre los demonios de las montañas y la dificultad de camino, la boda sería un desastre. Por lo tanto, la decisión estaba clara, en el bosque. Aunque hay ciertas leyendas sobre el bosque, ninguna es tan sangrienta como las de la montaña. Ahora toca encontrar el claro ideal para la ceremonia, y Kaito conoce el lugar idóneo.

Tenían pensado ir allí, pero con la llegada de la noche prefieren volver otro día, y ver si a Mei le agrada la idea. Vuelven a casa y tras la cena se van a dormir, pues al día siguiente en el alba marcharán al bosque para ver la zona de los cerezos, extrañamente es la zona relacionada con la leyenda. Así, al alba, la pareja se levanta y tras un magnífico desayuno preparado por ambos, marchan rumbo al corazón del bosque donde crecen los cerezos. El camino es realmente bonito, lleno de distintos tipos de árboles y flores, que dan la impresión de un pasillo floral a un espléndido espectáculo digno de admirarse, pena que la leyenda narre la presencia de un ser que atormenta a algunos de los que se atreven a adentrarse en el bosque. Con el camino Mei queda maravillada, y al llegar al claro que se encuentra en el mismísimo corazón del bosque, sus ojos se abren de par en par, dejando a la vista su sorpresa. |~ Me encanta Darling, es perfecto. ~| Dice una vez sale de su asombro. Su dulce voz se envuelve en un tono de encanto que cautiva aún más al cazador.

Ahora que la ubicación de la boda está decidida, los preparativos están completos, la decoración será la natural, mejor que la que hay no se puede lograr, al menos para la forma de pensar de los tortolitos. Kaito y Mei regresan a su casa donde pasan la noche y Kaito le dice de volver a investigar, de modo que estaría otra temporada junto a Reizuke, aunque pasaría lo que queda de semana con ella, para que no se sienta sola y desatendida. La semana la dedican a preparar comidas y dar paseos por toda la isla, visitando de cuando en cuando el claro de los cerezos, para disfrutar de aquél magnífico paisaje.

Al volver al laboratorio, Reizuke había hecho avances en la investigación, aislando la fórmula más estable para el compuesto, solo queda dar con la combinación adecuada de plantas para que el producto sea el buscado. Las pruebas siguen, y cada día se elimina una combinación. Así hasta que pasan 3 semanas de pruebas y errores y dan con la combinación de fórmula y plantas adecuada. Preparan una dosis para la prueba final, Kaito se la inyectaría en el hombro izquierdo, para ver si realmente funcionaría en humanos. Kaito toma la jeringuilla y sin dudarlo ni un instante se inyecta el compuesto, esperando los resultados. Nota un leve hormigueo en la zona de inyección y de pronto nota como el brazo se forma, exactamente igual que el derecho, salvo las diferencias de ubicación y demás. Es anatómicamente perfecto, ahora queda comprobar funcionalidad. Kaito toma dos de sus katanas y sale al patio y empieza a practicar con la espada. La movilidad y fuerza son las mismas que antaño, antes de perder el brazo. Pero tras un rato el brazo se desvanece en llamas negras, parece ser que tiene una duración determinada y no es permanente, pero para lo que Kazuki lo quiere es idóneo.

|~ Lo hemos logrado, al fin tenemos la forma de dotar un cuerpo mutilado con el miembro extraído, siempre que no sea un miembro vital y el cuerpo siga vivo. Y solo temporalmente. Pero ya es un gran avance. ~| Dice Reizuke mientras llena dos copas con uno de los mejores licores de la isla. |~ Tienes razón, brindemos por ello. ~| Responde Kaito levantando la copa y chocándola con la de Reizuke para luego beber ese estupendo licor.

Ceremonia y secuestro….

Pasaron ya dos semanas desde que terminaron las investigaciones del joven cazador, que tomó por costumbre llevar varias piezas de fruta consigo, por mantener una fuente de azúcares cerca. Al menos ahora tiene una forma de recuperar su brazo izquierdo temporalmente, y así se lo explica a Mei, quien comprende que sería peligroso tratar de hacerlo de forma permanente. Además, ya está acostumbrada a que Kaito tenga un solo brazo, por lo que eso no es una traba para su relación y sus planes.

El día de la boda está cada vez más cerca, solo quedan dos semanas para el mismo, y tanto Mei como Kazuki ultiman detalles y preparan los últimos asuntos de la boda, en esta ocasión es cada uno por su cuenta, pues son la compra del vestido y traje de boda, ya que son ambos de familias tradicionales y de personalidades acordes a sus familias, ambos usarán trajes tradicionales de su aldea. Kaito portaría un traje similar al de batalla, pero mucho más elegante y de una extraña tela que solo encuentran en la aldea, gracias a una extraña oruga que genera dicha tela, al igual que el kimono de Mei. El traje de Kaito es de un tono azul cielo nocturno con tonos rojizos y adornos dorados, tradicional de su familia. Mientras el kimono de Mei es blanco con detalles en plata y rojo, como acostumbra su familia. Ninguno de los dos puede ver el traje del otro, costumbre de la isla, dicen que eso maldice un enlace matrimonial.

Los días pasan tranquilos, excursiones del grupo de amigos, ocupan la semana, divertidos viajes a las montañas donde Kaito, Mei, Reizuke y Sei se divierten como antaño, cuando apenas eran unos críos y cada cual se escapaba de su casa para verse en las montañas, que por la época estaba más que prohibida para ellos. Juegos que para cualquiera son absurdamente peligrosos y sin sentido, para ellos son recuerdos de la infancia, pues los juegos de escondite maldito son los típicos que realizan ellos, pues desde pequeños conocen la historia de la aldea y la isla, así como todos su mitos y leyendas.

La semana se pasa y es hora de preparar todo, el camino, la distribución y la ceremonia propiamente dicha. Nadie interfiere, todos ayudan en lo que pueden, incluso Yuzuke, quien llevaría a cabo la ceremonia como actual líder del clan que se encarga de los asuntos relacionados con las creencias y tradiciones. Naoto por su parte prepara la fiesta, pues es un gran organizador de fiestas.

Los días pasan y el claro queda perfectamente preparado con los asientos distribuidos y asignados, siendo los asientos de la primera fila para Naoto, Reizuke y Sei, pues son los que han ayudado a la preparación y los más cercanos a los novios.

La ceremonia está cada vez más cerca, siendo el último día el más peliagudo, pues las tradiciones mandan que los novios no se vean hasta el momento de la llegada al altar. Y de eso se encargarían Naoto y Yuzuke, quienes encierran literalmente a los chicos para que no se escapen para reunirse. Esa noche es realmente dura para Kaito, que no para de pensar en el día siguiente y que nada salga mal. Un mal presentimiento le sobreviene, ¿y si todo sale mal? ¿Y si ocurre algo durante la boda? Pero pronto el sueño supera la preocupación y el joven espadachín cae rendido a la cama en un profundo sueño.

Cuando llega el alba Yuzuke abre la puerta y lanza un cubo de agua fría sobre Kaito, algunos pensarían que es demasiado grosero y cruel, pero Yuzuke sabe que es la única forma de despertar a su nieto tras una noche de nervios. Por su parte Naoto abre la ventana dejando entrar la brisa matutina, que despierta a Mei con suavidad, ella no tiene problemas para despertarse, no se preocupa tanto como Kaito por lo que pueda pasar, por ello es que duerme mejor que él en estas situaciones.

Llega el momento de dirigirse a la ceremonia, Kaito, se viste con su traje, y como costumbre, porta una de sus espadas en la cintura, como muestra de fuerza y determinación para proteger a su futura esposa, a su lado van Reizuke y Yuzuke, serán los primeros en llegar, como manda la tradición. Un grupo de niñas y niños van delante tirando pétalos de rosa negra delante del novio, símbolo de la fuerza para proteger y la determinación de matar a quien ose atacar a su amada. Por su parte, Mei se dirige al lugar junto a Naoto y Sei, precedidos por niños y niñas esparciendo pétalos de rosa roja, símbolo del amor y el cariño para cuidar a la familia.

Kaito ya se encuentra en el altar, esperando a la llegada de la más hermosa de las mujeres del mundo, al menos para él. La tensión es tremenda, Kaito está al borde de un ataque de histeria, lo que sería problemático, y todos lo saben, por lo que precavidamente han llevado a Gen y Bu al altar para que estuvieran junto a los novios, y en el momento que parece va a saltar el demonio interior de Kaito, le sirven una copa del sake de la isla, que es el que se encuentra en la calabaza de Gen.

Al cabo de unos minutos aparecen Naoto y Sei, ambos abrazados y con dificultad para caminar. ¿Qué había pasado? Pocos son capaces de dejar a esos dos en ese estado, y menos estando juntos. |~ ¿Qué ha ocurrido Naoto? ¿Dónde está Mei? ~| Pregunta Yuzuke mientras todos los presentes se dirigen a atenderles, sobre todo Kaito por sus conocimientos médicos. |~ Reizuke, tráeme unas hojas que verás bajo los cerezos, servirán para detener el sangrado y aliviar el dolor. ~| Dice Kaito mientras tumba a los heridos y Reizuke corre a por las hojas. Nada más tenerlas cubre todas las heridas con hojas, aliviando la situación. |~ Quedaros reposando un par de horas, de ese modo vuestras heridas cerrarán y no estaréis tan adoloridos. ~| Dice Kaito tratando de controlar su ira, pero es casi imposible. |~ No hemos podido hacer nada, aquél hombre, ThunderDog, se llevó a Mei diciendo que como no podía dar contigo ella pagaría por tus actos…. Sálvala Kaito, por favor… ~| Dice Naoto justo antes de caer inconsciente.

La expresión de Kaito cambia drásticamente. Sus ojos emanan sed de sangre, su sonrisa se vuelve en una cruel mueca de asesino. |~ Abuelo, Reizuke, procurad que no se muevan e hidratarlos bien, yo me iré a por Mei, la boda se celebrará hoy, pero antes he de hacerle pagar por lo que ha hecho. ~| Dice Kaito justo antes de desaparecer. En realidad, ha salido disparado como el viento mismo. A medio camino toma su forma completa para incrementar más su velocidad y llegar antes a su casa, donde coge el bastón y Nenekirimaru. Además de unas pocas dosis de la fórmula de regeneración. Ahora es cuestión de encontrarlos. |~ Están junto al puente, date prisa o Mei sufrirá un destino cruel… ~| Suena la voz del guardián, pero es distinto, ahora es preocupada, como espíritu guardián no tiene como actuar, pero con eso ayuda más que suficiente.

Kaito va raudo hacía la zona del puente, no quería que todo acabara así, pero su mal presentimiento parecía estar en lo correcto. Mientras avanza activa su mantra, con la idea de identificar la cantidad de enemigos que tendría, y se sorprende, pues percibe solamente a cinco hombres, deben de haber usado algún truco, pues Naoto y Sei son realmente fuertes como para quedar así ante sólo cinco hombres. Su velocidad le permite llegar a la zona en un santiamén, y allí están, los cinco hombres con cara de lujuria mirando a Mei, que está atada en un árbol. |~ Canallas, firmasteis vuestra sentencia de muerte. Normalmente dejo elección, entregarse o sufrir, pero con vuestros actos, elegisteis sufrir. ~| Dice Kaito con una voz totalmente distinta a cualquiera que se le haya escuchado jamás, el demonio se despierta. Su espíritu grita de ira, su sed de sangre se incrementa y palpita en su mano. Justo en ese instante dos de los hombres caen inconscientes, al igual que aquella vez en su entrenamiento cuando le atacaron. |~ Oh, ¿ya cayeron dos? Será mejor que los que quedan me diviertan o seréis picadillo. ~| Suelta Kazuki, ya dominado por el demonio que se alza en su interior. Realmente puede controlarlo, pero ahora, le da igual, solo le traba el daño a Mei, quien por cierto está inconsciente. |~ Bueno, creo que el difunto serás tú, por mucho que tu espíritu haya tumbado a esos dos, son los más débiles, pero nosotros tres no somos críos, somos los más fuertes de DarkThunders. Y yo, ThunderDog, soy el más poderoso de todos, pero no llegarás a enfrentarte a mí, con mis esbirros, que tienen un buen precio por sus cabezas, acabarán contigo en un santiamén. Su precio es de 25.000.000, ¿crees que podrás con ellos? ~| Dice el sujeto que está más alejado de Kaito y más cerca de Mei.

|~ Somos Twinthunder, nos llaman así porque somos hermanos idénticos, pero cada uno tiene un estilo de pelea, ¿sabrás diferenciarnos en mitad del combate? Cada uno de nosotros vale 25.000.000, así que no somos débiles como esos dos que apenas valen 5.000.000. ~| Dicen los gemelos a la vez mientras se lanzan a correr hacia Kaito, quien se inyecta su medicina, y desenvaina las tres katanas a la vez, manejando una con la boca y una con cada mano. Al tiempo, su cuerpo se vuelve similar a un caballo de color negro obsidiana. Pero sus crines son fuego, y sus muñecas y tobillos se envuelven en fuego. |~ Bueno, pues a ver qué tan fuertes sois hermanitos. ~| Dice Kaito mientras una nube de gas sale de sus fosas nasales, envolviendo a los tres. Pronto uno de los hermanos empieza a tambalearse, y el otro al girarse al ver que le ocurría comete el error que le costaría la vida. Dos cortes dejan a los hermanos tumbados mientras sus gargantas sangran abundantemente, una autentica ejecución por degollación.

|~ Bueno, parece que solo quedamos tú y yo ThunderDog. Tus subordinados no me sirven ni como calentamiento. ~| Dice Kaito mientras se coloca entre Mei y el susodicho. |~ Bueno, será porque fui yo el único en secuestrarla, y tus amigos no son rivales para mí, y por lo que percibo, tú tampoco lo serás, y tu liberación de haoshoku no me afecta, así que prepárate para morir. ~| Dice ThunderDog con un tono altanero, como si diera por suya la victoria. La verdad es que Kaito no tiene intención de huir, simplemente quiere acabar con ese despojo de la humanidad y retomar la ceremonia, esperando que todos estuvieran bien a su regreso. La sorpresa de Kaito es mayúscula al ver a Gen detrás del pirata, y una sonrisa se dibuja en su rostro.

ThunderDog, golpea a Kaito, algo poco habitual, dejándole una fea herida en el brazo regenrado. Un intenso dolor recorre su cuerpo, además, el efecto de la droga está por terminarse, por lo que Kaito envaina ambas siras sayas, quedándose solo con la katana. Su brazo izquierdo desaparece, ante el asombro de su enemigo, quien vuelve a tomar la iniciativa ofensiva, un error que pagaría muy caro. Una finta muy bien realizada por Kaito y un corte oculto en la finta dejan una quemadura muy grave. Además, algo le pasa a ThundeDog, se lleva las manos a la cabeza, como si hubiera perdido el juicio. |~ ¿Quieres que se callen no? Tardarás un rato en retomar la libertad, esos demonios que te hablan son almas condenadas al infierno, hablarán y hablarán hasta que pierdas la cabeza, pero no llegarás a eso, morirás antes siquiera de que te percates. ~| Dice Kaito, volviendo a su forma humana, consciente de la dureza del cuerpo de su enemigo, envuelve su katana en busoushoku, que queda oculto en las llamas negras que la envuelven, y con una finta le corta el torso de cintura a hombro y el cuello. Causando que caiga desangrándose como un pobre desgraciado.

Una vez terminado el combate, Kaito se tranquiliza y vuelve a la normalidad. Se acerca a Mei y le moja levemente la cara con agua, logrando que se despierte. |~ Kaito-kun… ~| Dice y le abraza, sin preguntar. Kaito le ofrece una copa de sake, que ella acepta y van de vuelta a la boda, que transcurre con normalidad una vez resuleto el secuestro. Pero Kaito lleva consigo una fruta extraña, aunque no se percataría hasta la noche, cuando dejara la fruta en la mesilla, y se percatar de que se trataba.

Viaje de bodas…

No mucho ocurre, tras la boda y dejar todo, espadas, la akuma, las mascotas en la casa, bien guardados los objetos y a buen recaudo las mascotas, Kaito y Mei marchan de viaje para disfrutar de la vida de casados y la libertad de saber que el futuro de la isla está a buen recaudo. Y bueno, no hace falta narrar los acontecimientos de este viaje, pues son evidentes…

Regreso, llamada y entrenamiento…

Nueve meses han pasado desde la boda, el viaje unió aún más a la pareja, que vuelve con una sorpresa, aunque no son los únicos con sorpresa para los demás. Poco sabían de lo que ocurriría durante su ausencia. Ni tampoco Naoto y los demás sabían lo que podían esperar con la llegada del matrimonio.

En el mismo momento en que pisan la isla son avasallados por todos los habitantes de la isla, comenzando por Sei, Reizuke, Naoto, Yuzuke y una extraña chica peliblanca, que a lo lejos se parecía mucho a Mei. En cuanto el alboroto inicial se detiene, y todos son saludados por la pareja, cada cual se va a sus quehaceres, y lo mismo para Mei, Kaito, Reizuke, Sei, Naoto, Yuzuke y Yukino, la chica peliblanca, que sin que Kaito o Mei supieran el motivo, se une al grupo rumbo a la casa de Yuzuke.

Una vez allí empiezan las sorpresas. Kaito ayuda a su abuelo a servir bebida a todos los presentes, y se ocupa de que la de Mei no sea alcohólica, obviamente sin que su abuelo se percate, quiere ver su reacción junto a todos los demás. Ya reunidos es hora de conversar. La conversación comienza en tonos tranquilos y evidentes, como ha ido el viaje, como han estado todos. Todo muy tranquilo y alegre, nadie se espera la sorpresa, ni por una parte ni por otra.

Tras unas cinco copas es Naoto quien toma la iniciativa de la conversación. |~ Mei-chan, ¿recuerdas que te dije que eras hija única? ~| Dice para luego tragar saliva, la tensión aumenta y los nervios comienzan a apoderarse de todos los presentes. |~ Claro papá, fue poco después de la muerte de mamá cuando tenía catorce años. ~| Responde Mei, ya preocupada y tomando fuerte la mano de su esposo, Kaito. |~ Pues te mentí en ese entonces, no fui capaz de superarlo y lo oculté. Te presento a Yukino, tu hermana pequeña. Nació poco antes de la muerte de tu madre, y tus tíos la cuidaron hasta hoy, temía que el ambiente le causara problemas y ayer llegó afirmando que conocía de la situación y que quería formar parte de la familia y conocer a su hermana mayor. Siempre supo quién eras y te admira. Siento haberte mentido… Por cierto, ya sabe que Kaito es su cuñado. ~| Dice Naoto, dejando tanto a Kaito como Mei petrificados, ambos se llevan la copa a la boca para luego darse la mano. No saben cómo reaccionar. Es Kaito el primero, en reaccionar. |~ Un placer Yukino, soy Kaito Kazuki, y estoy encantado de tener una cuñada que se parece tanto a mi querida Mei, me recuerdas a ella de jovencita, y puedes contar conmigo para lo que necesites. ~| Dice sonriendo y en un tono amable mientras estira su brazo derecho para saludarla, no sabía cómo reaccionaría la chica, que le abraza con fuerza con la cara sonriente y cubierta en lágrimas, seguramente de felicidad. |~ Encantada, soy Yukino Tamaba. Igualmente ayudaré en lo que puedas. ~| Responde Yukino alegre.

Kaito hace una seña a Mei para que espere y se marcha un segundo, casi literalmente, pues en un abrir y cerrar de ojos vuelve con un cofre de roble con adornos en cerezo y dibujos de cerezos en flor. |~ Toma, un regalo por todos los cumpleaños perdidos. ~| Dice Kaito sonriente, logrando un abrazo por parte de Yukino que sonríe contenta por haber encontrado una familia tan amable y que la acepten tan bien. La verdad la muchacha esperaba muchos más problemas.

|~ Bueno, ahora toca nuestra noticia. Vamos a ser papás. En nueve meses serás abuelo papá. ~| Dice Mei tomando la mano de Kaito. |~ Y abuelo, eso significa que tú serás bisabuelo. ~| Añade Kaito. Todos quedan de piedra. El silencio se apodera de la situación, solo roto por el sonido del golpeteo de las copas en la mesa y el reponer de las bebidas. |~ Que alegría, la familia crece. ~| Dice Yukino, siendo la primera en reaccionar tras la noticia. Naoto y Yuzuke no pueden articular palabra de tanto llanto. Reizuke y Sei celebran y brindan por la noticia. Así pasaron lo que quedaba de día hasta que llega la noche.



Todos se van a dormir, pues las casas de todos están unidas por túneles, las 4 familias encargadas de la protección de la isla y la aldea viven juntas desde tiempos inmemoriales, y dada la necesidad de comunicación, se crearon accesos y caminos que unen las casas de las familias, pero normalmente cuando se reúnen en una casa todos duermen en ella.

La noche trascurre tranquila, para casi todos, Yukino se ve incapaz de dormir de la excitación de encontrar a su hermana y del regalo de su cuñado, que al abrirlo ve que se trata de una extraña fruta, similar a un mango, pero con extrañas marcas, sabe lo que es, y dado que sabe lo que es la come, espera que eso no cabree a su cuñado. Luego, sale a dar un paseo por el jardín. Por otra parte, el guardián vuelve a llamar a Kaito, que despierta a mitad de la madrugada sudando, hacía tiempo que no tenía un sueño tan intenso como el que acaba de tener. Mei se sobresalta, pero al ver a Kaito vestirse se tranquiliza, sabe que no ocurre nada grave. |~ Te ha vuelto a llamar ¿verdad? Ten cuidado. ~| Dice con una voz serena. |~ Sí, estaré fuera hasta el octavo mes, espero que no haya problemas, cualquier cosa, todos tienen instrucciones de cómo actuar. ~|Dice Kaito mientras termina de vestirse. Al terminar le da un beso a su esposa y se marcha a la prueba del guardián.

Nada más salir al patio se encuentra con su cuñada. |~ ¿No puedes dormir Yukino-san? ~| Dice Kaito amablemente situándose al costado de la chica. Esta le mira con sus rojos ojos, profundos como los de su hermana. |~ La verdad es que no, por cierto, comí la akuma que me regalaste, ¿te supone un problema? ~| Dice la muchacha algo preocupada. Kaito se ríe. |~ Para nada, es más, esperaba que lo hicieras algún día. Por cierto, he de marcharme a unos asuntos, cuida de tu hermana por mí. ~| Dice Kaito empenzando a caminar despidiéndose con un gesto de la mano. La chica asiente y se despide de igual forma.

Al rayar el alba el joven cazador ya se encuentra en el lugar en el que superó la primera prueba. Espera la llamada del espíritu para que le diga en que consiste la siguiente prueba. |~ Bueno, tu siguiente prueba será muy distinta, estarás libre para hacer lo que te plazca, pero te aconsejo no hacer nada arriesgado, serás sometido a mucha presión. Ese poder con el que eliminaste a dos de los secuestradores, yace dormido en tu interior, te forzaré a controlarlo, la llave está en dominar tu ira, por ello te provocaré para que te envuelvas en ira y puedas controlarla. ~| Dice el espíritu. Kaito sabe que no sirve de nada contestar, hará lo que quiera, sin importar lo que él opine.

Y así, sin más aviso, la imagen de Mei degollada con su hijo llorando aborda la mente de Kaito. La imagen es tan realista que parece que está viviendo el momento, mientras ve una silueta marcharse. Entre todos los sentimientos de pesar, la ira toma fuerza. Aún es débil, por lo que la visión se recrudece, y la situación se complica, las criaturas del bosque se acercan, al fin y al cabo, está junto a la fuente de agua. Ante Kaito ahora aparece también la cabeza de su abuelo, con la palabra cobarde escrita en la frente. La ira crece en niveles extraordinarios, pero todavía no es suficiente.

Así, cada vez aparece un ser que el cazador aprecia muerto, la ira vuelve a aumentar, a niveles que el joven ya no controla, y el demonio se apodera de él. Realmente no puede controlarlo, la bestia le ayudó antes, pero ahora… Al ver a todos muertos no tiene nada por lo que contenerse, eso hace que su espíritu hierva, pero no lo suficiente, no lo controla, se pierde en un grito de ira y movimientos acelerados.

Con todo lo que ocurre Kaito se ofusca demasiado, sin percatarse del paso del tiempo, siendo ya pasado mediodía cuando la visión de la muerte se desvanece, y el joven se serena. Bueno, será mejor comer algo o acabará muriendo de inanición. Como la vez anterior, reúne leña, ramas y hojas para hacer fuego durante mucho tiempo, y haciendo uso de su mantra, pesca unos cuantos peces. Prepara el fuego y pone los peces a asar mientras recoge agua. |~ Esto va a ser duro y muy molesto, espero que pase pronto… ~| Dice mientras espera que se terminen de preparar los pescados.

Come tranquilo, al menos eso es un alivio, mientras come piensa en como entrenar el control de su ira para dominar ese poder dormido que se despierta con el demonio. Y en mitad de la comida, bueno, más bien al final, se le ocurre que la única forma es la meditación, de modo que entrenará su espíritu para controlarlo pase lo que pase.

Al terminar de comer se sienta en posición de loto y coloca Nanakirimaru en su regazo, no es capaz de meditar sin una espada. El silencio le envuelve, anula todo, solo se centra en sí mismo, hasta que las visiones vuelven. Su cuerpo comienza a reaccionar a lo que ve. Una y otra vez es obligado a ver la atroz muerte de sus seres queridos, cada vez más sádica y sanguinariamente que la anterior. La ira se va apoderando de Kaito, al principio es capaz de contenerse, pero llega un punto en que se levanta y realiza una serie de cortes, dejando un jabalí muerto delante del cazador. Como no ponía atención a lo que le rodeaba, no se había percatado de ello, y aún tras matarlo no se percata, hasta que llega la hora de la cena, y aprovecha el animal para alimentarse. |~ Maldición… ~| Dice mientras cena.

La noche parece tranquila, pero a mitad de la madrugada las imágenes se ocupan de perturbarle el sueño. Así hasta el alba. Y vuelta a la meditación, la tranquilidad es escasa, pero es lo que tiene que le fuercen a controlar su ira, y para ello, tienen que sacar su ira. Las horas se pasan, el hambre no es problema porque la comida el desayuno y la cena son tranquilos, pero el resto del día es una tortura sin límites.

Pasa el tiempo, las horas se convierten en días, los días en semanas, y el avance es progresivo, cada vez sale más rápido la ira, pero es capaz de controlarla más. Así, a las dos semanas de meditar y sufrir, es capaz de contener momentáneamente la ira. |~ Muy bien, pero aún te falta. ~| Dice el guardián de la isla. Mientras las visiones siguen perturbando la mente y el alma del espadachín. Sigue meditando sin desistir, el camino espiritual es el que más fácil le hará dominar su ira, muy ligada a su espíritu, y el poder de su espíritu, se dominará de igual manera. A las tres semanas ya es capaz de contener su ira y serenarse durante más tiempo, pero al final estalla. Y sigue la prueba, el espíritu parece divertirse con el dolor y sufrimiento de los demás. Ya lleva un mes meditando y logra contener su ira sin estallar.

Esa noche logra dormir del tirón, sin despertarse a mitad de la noche, ni perturbaciones de ningún tipo. Al día siguiente las imágenes se recrudecen aún más, en esta ocasión ve cómo van matando a todos, uno a uno, el dolor se vuelve en ira y Kaito la concentra, pero no es capaz de manejarla. Como de costumbre como carne de jabalí, que caza cuando se acercan al río, y cena pescado que pesca en el mismo río. Los días pasan hasta que a las dos semanas logra redirigir parte de la ira, pero sigue sin poder redirigir muy bien.

|~ Cada vez te queda menos. ~| Dice en tono divertido la voz del demonio que protege la isla. Kaito hace caso omiso, pues eso no le ayuda en nada, y sigue meditando y alimentándose correctamente, por lo menos la posibilidad de morir es menor que en la primera prueba, pero su estabilidad mental se puede ver muy perjudicada. Por lo que no quiere alargarlo demasiado. Otra semana pasa y ya logra redirigir casi toda la ira generada por ese ser, pero toda se redirige a un rencor. Y la meditación sigue siendo su camino. Pasa una semana más y logra redirigir toda la ira al rencor, pero sabe bien que ese no es el camino. Esa noche antes de dormir, escribe en un pergamino todo lo que piensa y luego lo quema, para purificar su alma de rencor.

Empieza un nuevo, día, primero de la nueva semana y del mes que entra, Kaito espera que al fin terminen las visiones, pues está viendo que si sigue mucho más acabará por perder el juicio, y eso le mantendría lejos de su familia y los seres que quiere. Su determinación no se rompe, sino todo lo contrario, se intensifica. Pasa el día meditando, tratando de convertir la ira en espíritu de batalla, un camino adoptado por sus ancestros y que su abuelo controla bien. Tras una semana apenas logra convertirlo, pero no lo exterioriza, y las veces que lo exterioriza, es involuntariamente.

Sigue meditando, pasan los días y su estado físico es estupendo, pero el mental es casi inestable ya. Por suerte su determinación le mantiene cuerdo. La semana se termina y ya es capaz de expulsar su espíritu de batalla, que proviene de la ira, voluntariamente en algunas ocasiones. Sigue meditando y los días pasan. Cada vez controla más su ira y su liberación en forma de espíritu de batalla. Pasan los días y casi controla a la perfección es don, pero aún se le escapa. Hasta que, al terminar el tercer mes desde el inicio de la prueba, se pasa el día liberando su espíritu a voluntad, logrando una caza más eficiente. |~ Felicidades, has superado la segunda prueba, solo queda una. ~| Dice la voz, alegrándole la noche al joven espadachín.

Tercera prueba y regreso…

Tras la segunda prueba el joven se pasó un mes y medio descansando, disfrutando de la paz y recuperando su cordura. Además, de investigar un poco la zona para conocer mejor la isla en la que debería superar las pruebas siempre que el guardián le llamara. Sus exploraciones le indican que también es un buen lugar para investigar sobre farmacología.

|~ Tienes que superar la tercera prueba, romper las rocas sin tocarlas, hazlo como te plazca, pero hazlo. ~| Dice el espíritu antes de desaparecer. Kaito se dirige a la zona más rocosa del lugar y estudia la forma. ¿Viento? No, demasiado complicado. Valora todo lo posible y al fin se decide. Sonido, si logra romper las rocas a base de sonido, podría usarlo para complementar sus técnicas de espada. Y sería inicial.

El joven coloca una de sus katanas en su cintura, dispuesta para poder realizar la técnica, al menos, la idea que tiene. Sería una técnica de Iaido, al menos en la parte del desenvaine. Pero antes siquiera de empezar, ubica una fuente de agua y organiza una zona para la hoguera en la que prepararía las comidas y demás. Además de adecuar una zona de descanso para las noches.

Con todo organizado comienza a practicar el desenvainado rápido, sabe que cuanto más rápido mayor será la vibración, y más potente y agudo sería el sonido. Al principio tiene una velocidad realmente baja para lo que pretende. Se frustra un poco, no creía que estuviera tan por debajo del mínimo para lograr su objetivo. Su idea es la repetición, como con casi todas sus técnicas, las dominará a base de repetirlas una y otra vez hasta lograr completarlas y perfeccionarlas.

A lo largo de la mañana logra crear un sonido que, a algunos de los animales, les molesta y huyen de la zona. Eso le deja con menor cantidad de posibles presas para alimentarse luego. Pero ya es un avance. Para sobre las dos de la tarde para comer, bueno, primero cazar y luego comer lo que cace. Logra cazar un lobo, cuya carne es tierna, lo tiene comprobado de cuando alguno de estos se presentaba en las cercanías de la aldea y lo mataban para comer. Come mientras se mentaliza en lo que tiene por delante. La verdad es que no le queda mucho para volver a practicar y superar la prueba, no quiere saber lo que le ocurriría si no llega a superar esa prueba.

La tarde trascurre con tranquilidad. Los intentos siguen sin lograr más que el molesto ruido de antes. Hasta la hora de la cena, en la que pesca para alimentarse más ligero y no tener un mal sueño. Así pasa los días, con la misma rutina una y otra vez, y poco a poco el sonido va a más, logrando un sonido más estridente y fuerte. A la semana los troncos de los árboles comienzan a resquebrajarse cada vez que el cazador emplea la técnica.

Así sigue, y a las dos semanas ya rompe por completo los troncos que rodean la zona. Ya tiene resultados más visibles, y eso satisface al espadachín, la verdad es que tras todo lo que ha vivido, era hora de lograr un avance. Sigue con la misma rutina, y día tras día, hora tras hora entrena sin parar más que para las comidas y las horas de sueño, además de alguna que otra vez para beber algo de agua del río. Y así a las 3 semanas resquebraja las rocas, dejando grietas poco visibles, pero ya empieza a afectarlas.

Pasan los días y ya van cinco semanas de entrenamiento, y, los surcos y marcas que deja en las rocas son más que visibles, pero aún no es capaz de romperlas. |~ Solo un poco más, con un poco más de velocidad lo lograré. ~| Dice mientras cena en la última noche de la quinta semana. Y con la nueva semana se cumpliría el límite que se había puesto para volver con Mei, no quiere que se quede sola el momento del parto. Y por ello, se empeña en lograr lo que le queda en la semana que le queda. Y dicho y hecho, la determinación y dedicación del cazador, acaban con lo que quedaba de rocas rotas con un desenvaine. |~ Enhorabuena, has superado la tercera prueba, hasta nuevo aviso no tendrás que volver, pero puedes venir a investigar lo que quieras, te lo has ganado. ~| Dice el ser antes de callarse del todo.

Kaito suspira tranquilo sabiendo que ha superado la prueba y que, por lo que parece, no tendrá que volver en mucho tiempo. Sin demora regresa a su casa, ya tiene ganas de encontrarse con su esposa y los demás.

El nacimiento y las vacaciones en familia…

Nada más llegar se va corriendo a ver a Mei, que parece una mujer distinta, y parece ser que la criatura va a ser enorme, pues la panza es de proporciones enormes. |~ Kaito-kun, ya da pataditas, es tan inquieto como su padre. ~| Dice mientras lleva la mano de Kaito a la barriga para que note las patadas de su hijo. Kaito sonríe como si se hubiera enamorado nuevamente. |~ Que bien que no haya habido ningún problema. Seguro que será igual de bonito que la madre. ~| Dice Kaito con dulzura mientras acaricia la cabeza de su amada.

Los días del último mes de embarazo son tranquilos, todos reunidos conversando, tomando té y jugando a juegos de mesa y a las cartas.

Llega el día del parto, todos preocupados, la matrona no tarda nada en llegar a la casa de Yuzuke, donde se encuentran todos reunidos, y dado que el personal no estorba, todos, Naoto, Sei, Reizuke, Yuzuke, y por supuesto, Kaito, se encuentran allí para presenciar el nacimiento de la nueva generación Tamaba Kazuki. El parto es tranquilo sin ningún problema, ninguna complicación y una preciosa niña que tiene los ojos de su madre y el pelo de su padre. Todos quedan embelesados con la niña, que es bautizada con un nombre en honor a las abuelas de la criatura, Rurin, un nombre poco habitual, pero que a todos les parece muy bonito, y más para esa niña, que parece tener un aura especial, al igual que sus padres.

Los siguientes meses Kaito los dedica a cuidar de su hija recién nacida y a vivir tranquilo en su aldea hasta volver a la vida de cazador.

Peticiones:
Recompensas: 35.000.000 por los gemelos. 7.000.000 por los que caen incoscientes. 52.500.000 por ThunderDog.
Akuma no mi Paramecia.
Entrenar Akuma no mi Pesadilla
Dominar el Haoshoku
Entrenar el Kenbunshoku a Superior.
Técnica: SithScream: Un rápido desenvaine rozando la espada con la vaina, que crea un sonido estridente capaz de romper rocas,
pero que realmente va directo al oído interno, causando mareo y desequilibrio.
Demon Regeneration
Notas:
El entrenamiento de la akuma lo realicé así, dando énfasis en la faceta de controlar el espíritu del usuario, así como con la premisa de que ese poder pasa a formar parte de su ser, así que considera que si es parte de su ser, es parte de su espíritu.
El entrenamiento del Hao es puramente control de liberación y redirección de la fuente de la liberación del mismo, siempre por ira.
avatar
Kaito Kazuki
Cazador famoso
Cazador famoso

Mensajes : 1683
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
96/150  (96/150)
Experiencia:
237160/320000  (237160/320000)
Berries: 664.831.071

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La familia y la venganza....[TS]

Mensaje por Invitado el Lun 14 Ago 2017 - 22:36

Buenas noches caballero, soy Drake y hoy voy a ser tu corrector. Antes de nada te diré que puedes sobornar a Nat siguiéndole en Twiter, pero yo no tengo Twiter, ni soy Nat. Los sobornos conmigo están anulados, por lo que es el momento de comenzar esta bella corrección.

Primero voy a nombrar las cosas “malas” y después las “buenas”. Empecemos de una vez.

Mayúsculas: Lo he visto muy poco, por no decir quizás dos veces, pero algo que no me gusta es el ¡JAJAJAJAJAJAJ, no solo termina en J XD que es lo de menos y no me importa, pero por favor, con una exclamación me basta. ¡Jajajajaja! Así mucho mejor, si no sacas un poco de la lectura.

Música: Me mola que la metas, pero un poco más pequeños los cuadritos, pero esto tampoco importa.

Números: A veces los pones con números y otras con letras y eso entorpece bastante la lectura. Es mejor una u otra, pero poner “Son las dos” y luego “Las 3” por ejemplo, pues no.

Comas: El mayor error del TS. He visto muchísimas (y mira que yo no soy un genio) comas, demasiadas. A veces me ahogaba leyendo. Ausencias de ellas en muchos sitios y demás.

Historia: Bueno, este ha sido el peor punto. La base molaba, pero el desarrollo ha sido muy pobre. Kaito se ha tirado medio TS, bueno, me arriesgaré y diré el 75% entrenando. Ha sido un diario de puro entrenamiento y lo único interesante el rapto de Mei. Típica escena cliché de novio cabreado que revienta a los malos y fin. Vamos, que me hubiese gustado más algo de centración en una historia interesante.

Descripciones: No tengo ni idea de cómo son los hermanos o el abuelo… Me imaginé al maestro rochi, a yamcha y ten shin han.

Repeticiones: He visto la palabra espada o katana 2 veces en 2 líneas y eso siempre es mejor cambiarlo. Incluso he visto “lugar y agua” dos veces cada una en 2 líneas también. Pocas, pero a tener en cuaenta.

Bueno bueno, tras el azote de espinas vamos a pasar a la parte hermosa del TS.

Ortografía: No he visto ninguna y eso es algo bastante bueno.

Comodidad: Si quitamos los detalles de la parte mala, se hace bueno de leer en algunos momentos.

Bueno, no voy a hacerte más sufrir. Tu nota final es de 8.

Tus peticiones:

Dinero: Lo veo coherente, te llevas todo el dinero pedido. He hecho la cuenta, y si, todo bien según tu rango.

Akuma paramecia: Toda tuya.

Entrenar Akuma: Concedido.

Dominar el Hao: Lo siento, esto no.

Kenbushoku: No te da por desgracia. Por lo que perderías un intento.

Técnica sonido cortarocas: Tuya.

Demon: Ponme la descripción de la técnica para saber con todo detalle lo que estas pidiendo, por la nota y eso.

Dicho esto, tienes derecho a segunda si no te parece justo. Un saludo.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La familia y la venganza....[TS]

Mensaje por Kaito Kazuki el Lun 14 Ago 2017 - 23:46

http://www.onepiece-definitiverol.com/t20148-a-curarse

El Demon es un fármaco nota 8 según Nat. Se me olvidó poner enlace antes disculpa.

Por lo demás acepto la nota, sé de sobra que no ha sido mi mejor diario(pero tampoco el peor por lo que veo xD).

En cuanto a las descripciones. Los hermanos, bueno, son tipo Ace, Sabo y Luffy xD el abuelo y demás, salen en diarios anteriores, fallo mío no describirlos suponiendo que dado que salían antes no hacía falta(imagino que de haber creado los NPC's irrelevantes no haría falta xD).

Me cago en el medio punto que me faltó xD

Tomo nota de las correcciones y los consejos, la verdad es que lo escribí casi todo en pocos días porque fue cuando tuve ideas, y tiempo, para escribirlo, la próxima lo tomo con más tiempo y seguro me sale mejor.

Por curiosidad, ¿cuantos intentos me quedarían? Que perdí la cuenta totalmente xD

Creo que no me dejo nada por decir, y si me acuerdo luego te lo comento por privado xD
avatar
Kaito Kazuki
Cazador famoso
Cazador famoso

Mensajes : 1683
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
96/150  (96/150)
Experiencia:
237160/320000  (237160/320000)
Berries: 664.831.071

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La familia y la venganza....[TS]

Mensaje por Invitado el Mar 15 Ago 2017 - 11:08

Vale, es muy posible que no se pierdan intentos en el TS. De modo que te aviso por MP ^^ Y si te valía un 8, pues toda tuya también XD. Dicho esto, un adm se pasará a dar las exp cuando pueda, un saludo!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La familia y la venganza....[TS]

Mensaje por Señor Nat el Vie 1 Sep 2017 - 12:38

Hoja actualizada.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7245
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 701.883.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La familia y la venganza....[TS]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.