Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7168)
 
Nocturne93 (5180)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2141)
 
Drake Lobo Ártico (2061)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Mensaje por Hinori Markov el Jue 24 Ago 2017 - 6:36

Capítulo 1: Todo Por Ella.


Los puños de Hinori impactaban una y otra vez sin parar contra aquellos sacos de arena. Se hallaba en Fiordia, la isla de su capitán. El gimnasio que había elegido estaba muy bien equipado y era por ello que llevaba ya dos meses allí entrenando. El sudor caía por sus mejillas, pero eso era algo que no le importaba. Vestía con una camiseta blanca de tirantes y un pantalón negro. Estaba descalza y en sus manos poseía unos guantes de tela. En su rostro podía apreciarse una sonrisa alegre. La velocidad que empleaba para atacar los pobres sacos resultaba ser increíble. Debía mejorar sus actitudes físicas ante todo, pero eso sería solo el pequeño aperitivo antes de la comida. El plato principal era mejorar sus técnicas de canalización cuanto antes para poder dominar más elementos.

Tenía un simple propósito haciendo todo aquello: Proteger a lo que más amaba. Unas alas blancas se formaron en su espalda. Lo siguiente que hizo la joven fue salir volando hacia un lado, para después colocar sus pies en la pared y tomar impulso. Salió disparada hacia el saco e impactó su puño derecho con fuerza. La cadena que lo sostenía se quebró y terminó cayendo al suelo. Ella mostró una expresión dulce y después de unos momentos levantó el pulgar de forma victoriosa.

- ¡Un poco más! – Gritó con firmeza.

Hinori giró sobre sí misma repetidas veces lanzando ondas de choque hacía varias direcciones al mismo tiempo. Sus ojos tomaron un leve brillo en ese momento. La velocidad a la que lo hacía resultaba ser impresionante. Se tiró al suelo sin previo aviso y una vez en él rodó hacia un lado. Se levantó lo más rápido posible y lanzó una patada aérea. Por cada golpe que cada soltaba un pequeño grito para mejorar su fuerza. Había leído aquello en un libro, pero no sabía si sería cierto. Lo que estaba claro era que disfrutaba entrenando. Tras unos minutos más se puso a correr en círculos por la sala. Ahora debía aguantar todo lo posible sin cansarse para mejorar su resistencia. En las últimas semanas había ganado muchísima fuerza, velocidad y resistencia. Desde la batalla de Síderos había decidido mejorar todo lo posible. Encima, tras lo pasado en Sakura, ahora deseaba ser una de las personas más poderosas. Ella no necesitaba fruta para algo así.

- ¡Impacto trueno! – Gritó golpeando otro de los sacos con furia.

Una especie de aura eléctrica se formó en sus nudillos y eso hizo que ella sonriera. Supuso que con aquello bastaba por el momento. Se pasó el dorso de la mano por la frente para limpiarse el sudor y después se sentó un poco. Cogió una botella azulada que había sobre una de las máquinas de levantamiento de peso y la abrió. Bebió tranquilamente y tras unos segundos la dejó en su sitio. Se trataba de una bebida para deportistas que ella misma había hecho. Había logrado que supiese a carne asada. Los métodos que usó, ni ella los sabía. Experimentando en cocina podían pasar muchas cosas y llevándolas a un líquido, muchas más.

Fue en ese momento cuando escuchó dos golpes en la puerta. La joven entonces gritó en voz alta que se podía pasar. Un chico de unos quince años entró en la sala. Cabellos azulados, ojos marrones y cuerpo delgado. Era uno de los habitantes de Fiordia y estaba apuntado a las clases de cocina que la luchadora solía dar. Ella no entendía qué hacía allí, pero decidió esperar para ver lo que deseaba. El niño le dedicó una sonrisa amable y entonces le entregó una carta. La expresión del chico era algo seria. La morena tomó aquel objeto de papel y tras abrirlo empezó a leerlo despacio. No pasaron más de cinco segundos hasta que apretó el puño derecho. Un hombre estaba citándola en una pequeña isla del Oeste. Decía ser un miembro de los Markov y que debía hablar con ella un tema bastante importante. El hecho de que le pidiese ir sola la hizo dudar bastante. No se fiaba para nada de su maldita familia. Según sabía, Derian había muerto, por lo que era muy posible que fuese un aspirante al trono. Iliana gobernaba aquella posición por lo que sabía… Se quedó mirando al chico y le entregó la carta.

- Dale esto a Deathstroke en caso de que no vuelva en un mes, ¿vale? – El chico asintió y salió de allí, dejándola sola en el gimnasio.

Hinori agachó la cabeza unos momentos y entonces le vino a la mente la imagen de Alice. Inmediatamente estampó su puño derecho en uno de los sacos. El objeto vibró por unos momentos y la cadena que lo sostenía en el aire estuvo a punto de ceder. Echaba demasiado de menos a la albina y esperaba que le estuviese saliendo todo bien. La esperaría aquel tiempo en el que ella tenía cosas que hacer. El trabajo de agente del gobierno no debía ser nada fácil y por ello entendía la situación a la perfección. Deseaba sentir sus manos acariciándola, sus besos, su mirada… Chasqueó la lengua y golpeó el saco con bastante más fuerza. En unos días partiría hacia el Oeste para ver a esa persona. No sabía lo que podían querer los Markov de ella, pero estaba claro que no iban a lograr nada especial. No se sentía atada a aquella familia pese a tener el apellido.

- ¿Cuánto más tendré que esperar para poder verte? – Preguntó de forma retórica mientras cerraba los ojos despacio.

Ella ya sabía la respuesta, pero sentía mucha frustración. Terminó dejando aquella enorme sala de entrenamiento y empezó a caminar hacia el exterior. Ya había mejorado sus cualidades bastante. El día estaba genial y la gente iba de un lado a otro haciendo sus quehaceres. La isla estaba en completa paz y armonía. Estaba claro que nadie tenía el valor de hacer nada raro allí teniendo en cuenta quién era el líder. Dexter se hacía respetar como nadie. No tardó mucho en ver una carnicería abierta y sin pensárselo entró en ella.

Pudo ver los productos a través de la vitrina y sin duda alguna, todos parecían tener una calidad estupenda. Se le ocurrió cocinar un poco de cerdo asado con pimienta y miel dulce. Mostró una expresión tranquila y se dirigió al carnicero. No tardó mucho en ser atendida con amabilidad. Ella conversó un par de minutos con él y después se llevó los ingredientes necesarios. Debía admitir que no había olvidado el tema de la carta y estaba algo nerviosa por ello. Su experiencia le decía que incluso podía ser una trampa, pero allí estaría ella. Sus puños podían responder perfectamente a cualquier cosa que tratase de dañarla o separarla de sus metas. Debía hacer algunas cuantas raciones para su viaje, pues estaba segura de que le iba a entrar hambre y su especialidad era la carne. Tan solo esperaba regresar a tiempo y no perder muchos días. No podía evitar pensar que algo iba a salir mal y aunque pudo avisar a algún compañero, no lo hizo. Su capitán y Deathstroke eran las únicas personas en las que confiaba. La primera no estaba y la segunda recibiría la carta, por lo que ya no podía hacer nada más.

La joven inició el viaje y no tardó más de dos días en llegar a la isla. El sitio donde debían verse no era otro que la playa, por lo que si era una trampa podría huir con mucha facilidad. Ella estaba sentada en la arena, dándole la espalda al mar y mirando hacia el frente. Quedaban cinco minutos para la hora acordaba. Ella llevaba su ropa habitual, la sudadera blanca y morada, un pantalón grisáceo y unas sandalias. A su espalda portaba una mochila, en la que guardaba comida, algunos mapas y el Den den mushi. No necesitaba mucho más para aquello, pues hablar no requería mucho. Eran las siete de la tarde y hacía algo de frío, pero nada que la morena no pudiese tolerar. Soltó un pequeño suspiro debido al aburrimiento y continuó esperando allí sentada.

La isla era bastante pequeña y desde las alturas pudo ver un pequeño pueblo por la zona del centro. El resto estaba rodeado de bosques, ríos y algunas zonas desérticas. El lugar parecía ser un buen sitio donde vivir tranquilamente, pero no entendía el motivo de que aquella persona eligiese aquel sitio. Empezó a notar una presencia acercarse, pues tenía su haki de observación activado en todo momento. Tragó saliva y se colocó en pie. Tenía unos pocos nervios, pues ver a alguien de con su apellido le causaba inseguridad. Derian era el culpable de aquello. La joven entonces entrecerró los ojos. La última vez era una joven e indefensa grumete, pero ahora tenía la fuerza y el poder necesario para dar caña a cualquiera. No se dejaría amedrentar por nada, ni nadie.

Capítulo 2: Osbor Markov.

Una persona surgió del bosque entonces. Era un hombre de unos treinta años. Sus cabellos eran blancos como la nieve y sus ojos dorados. Vestía con un kimono azul y poseía una especie de tatuaje en forma de serpiente en el cuello. Aquella persona empezó a caminar hacia la joven con una tétrica sonrisa en su rostro. La luchadora se mantuvo firme en todo momento. Chasqueó la lengua al ver el color de sus cabellos, pues eran iguales a los de Alice. Cuando estuvieron lo suficientemente cerca, aquel tipo hizo una leve reverencia ante la joven.

- Las leyendas son ciertas, su belleza es digna de una deidad, Hinori-san. Mi nombre es Osbor Markov, es un placer conocerla por fin.

- Lo mismo digo, señor. Esto me ha pillado un poco por sorpresa, por lo que me gustaría mucho que fuese al grano y me dijera lo que sucede.

Los perlados ojos de la pirata se clavaron entonces en los de aquel tipo, el cual pareció estremecerse. La observaba una y otra vez y eso empezaba a incomodarla. Notaba su mirada paseándose por todo su cuerpo y eso hizo que la bucanera se cruzara de brazos. Su gesto pasó a ser algo más serio y frunció ligeramente el ceño. Pasaron unos veinte segundos y aquel peliblanco continuaba callado. Ella desvió la mirada un segundo hacia un lado y cuando quiso darse cuenta, ese hombre había acortado las distancias. La luchadora dio un paso hacia atrás y alzó sus puños.

- ¿Qué demonios planeas?

- Oh, discúlpeme. Su belleza logró hipnotizarme durante unos segundos… Supongo que no querría hablar de esto mientras la invito a cenar, ¿verdad?

- Lo siento, pero solo como lo que yo misma cocino y no tengo tiempo para ello. Me gustaría que me contase de una vez el motivo por el que me ha llamado.

- Muy bien, voy a ser totalmente sincero.

La morena llevó sus manos a los bolsillos y esperó a que comenzase a hablar. Tenía su haki de observación centrado en él. Continuaba sin fiarse mucho y dudaba hacerlo. El mero hecho de que fuese un Markov ya la hacía sentirse incómoda. El peliblanco la observó despacio y después de unos segundos soltó una pequeña carcajada. Hinori simplemente se mantuvo seria y mirándole. No veía motivo de risa en aquel asunto. Finalmente, el tal Osbor tosió un poco y empezó a hablarle.

- Iliana tomó el mando después de la muerte de Derian, como supongo que sabrás. Nunca me han gustado, ninguno de los dos. Siempre quise hacerme yo con el trono y llevar la isla a un futuro próspero y mucho mejor. Ahora que el vampiro no está y La Bestia no da señales de vida por Hallstat, creo que es el momento adecuado. Para ser el rey necesito una reina a mi lado y ese es el motivo de que la haya hecho venir, Hinori Markov.

- Veo que sus intenciones son buenas, pero debo rechazar su oferta. Mi sitio está en el mar junto a mi tripulación y me temo que ya soy la reina de alguien. – Dijo la morena mostrando su anillo en el dedo índice.

- No creo que te trate como mereces y la vida como criminal no es nada recomendable, Hinori. Por favor, ven a mi lado. Sé que es repentino, pero piensa bien lo que le he ofrecido.

- Lo he pensado muy bien y nada logrará separarme de mis compañeros ni de mi pareja. De modo que lo siento mucho, Osbor.

- En ese caso me está haciendo replantearme intentar separarla de…

Antes de que pudiese terminar la frase, el puño derecho de Hinori chocó contra la mejilla de aquel hombre. Salió volando unos seis metros hacia atrás y quedó tirado en el suelo. El ceño de la morena estaba fruncido de una forma poco común. Se notaba muy mosqueada y eso era algo que muy pocos lograban. Había oído perfectamente las palabras de aquel idiota. ¿Intentar separarla? No necesitaba que la frase terminase. Nada en el mundo podría cambiar su rumbo. Ella había elegido a Alice como su compañera y a los Blues como su familia. Pisó el suelo con fuerza levantando una onda de choque que hizo levantar bastante arena.

- Si no tienes nada más que decirme, me largaré enseguida. Te he tratado con respeto todo el tiempo que he podido, pero tus últimas palabras me han hecho verte como una basura.

- Te tutearé también, si no te importa, preciosa…

El peliblanco se colocó en pie despacio. Tenía la mejilla algo enrojecida y miraba a la morena con bastante calma. Hinori ya no iba a bajar más la guardia. Sus manos estaban fuera de los bolsillos y su pierna derecha algo más inclinada que la izquierda. Era su posición de combate y estaba claro que le golpearía de nuevo si osaba acercarse. El albino entonces sonrió como si nada hubiese pasado.

- Creo que si tú no deseas ser mi reina, deberé acudir a tu hermana. – Mencionó entonces con un tono bastante siniestro.

- Yo no tengo hermana, no sé de lo que me estás hablando. – Respondió ella alzando una ceja.

- Hinori Markov, pirata actual de la banda del yonkou Dexter. Kiogre Markov, agente del gobierno asesinado por Jin Surfer hace un año. Galia Markov, actual miembro de la revolución bajo el nombre falso de Galia Shirou. Me temo que sé todo sobre nuestra enorme familia, pequeña.

- No creo en tus palabras… Yo nunca he tenido hermanos y si hasta ahora no he sabido de ellos en caso de que existieran…

No terminó la frase, simplemente chasqueó de nuevo la lengua y miró a aquella persona fijamente. El peliblanco entonces sonrió al mismo tiempo que de la manga derecha de su kimono sacaba una especie de daga plateada. La pirata entonces ladeó la cabeza y se puso alerta. Osbor parecía una persona difícil de enfadar, pues pese a todo siempre estaba sonriendo. Incluso cuando le dio el puñetazo, pero que ahora sacase un arma de filo le hacía estar un poco insegura.

- Puedes creerme o no, pero ya que no puedo convencerte… Me temo que sabes demasiado. Espero por el bien de tu hermana, que sea más lista que tú.

El hombre corrió hacia la morena con una expresión calmada en su rostro y una vez estuvo cerca trató de apuñalarla en el estómago. La cocinera de los Blue se movió con una agilidad sorprendente y evadió el ataque, quedando a la espalda de aquel tipo. De una patada violenta en su pierna lo dejó tirado en el suelo dando algunos gritos de dolor. Cogió la daga ella misma y la arrojó al mar, después le miró de forma seria.

- ¿Crees que estoy en la banda de un yonkou por mi sonrisa bonita? Conociendo a Dexter es posible que así fuese, pero no sabes con quién te has metido… ¡Vuelve a esa isla de monos destinada al fracaso! – Gritó entonces apretando su puño derecho.

- No estés tan segura de tu victoria, Hinori…

Aquel hombre estiró entonces su mano hacia ella y una especie de fijo de energía azulado surgió de sus dedos. La morena se movió hacia un lado lo más rápido posible, pero aquella cosa atravesó su hombro izquierdo. La cocinera soltó un grito de dolor y después de eso clavó una rodilla en el suelo. Apretó los puños y de una palmada en la zona ancha del filo, lo partió. Aquella energía desapareció y dejó una herida considerable en ella. Hinori frunció el ceño y después de unos momentos imbuyó su puño en energía explosiva. Se lanzó sobre el peliblanco y de un puñetazo en el rostro lo terminó de dejar inconsciente. Debido a su energía, una quemadura se había formado en la cara de aquel idiota. Ella se tiró a un lado y quedó bocarriba mientras respiraba de forma agitada. Estaba sangrando y le dolía muchísimo.

- Esto no es nada…

La morena arrancó parte del kimono de aquel idiota y empezó vendarse la zona como mejor podía. Sus conocimientos de médica eran muy buenos y estaba orgullosa de ellos. En cuanto hubo terminado se puso en pie con algo de dificultad. Miró hacia aquel tipo y chasqueó la lengua. Ella no era el tipo de persona que iba matando, por lo que se dirigió hacia el interior del pueblo. Necesitaba algo de ayuda médica, al menos lograr más material. Algún hospital o consulta médica habría por la zona. Solo estaba segura de una cosa, ese imbécil había recibido su merecido.

Tras unos minutos caminando, la morena llegó al pueblo. Lo primero que vio fue un parque junto a un restaurante y un edificio al lado, el cual tenía una cruz de color rojo. Mostró una sonrisa calmada y empezó a caminar hacia aquel sitio. En cuanto se curase bien aquella herida podría irse de nuevo a Fiordia y continuar tranquilamente con sus cosas.

Capítulo 3: Destino.

Hinori se hallaba sentada en una enorme mesa de color blanco. Estaba en una enorme cocina y frente a ella había unos veinte jóvenes cocinando sin parar. Era como una especie de escuela para cocineros. Ella era la que enseñaba y ese día a sus alumnos les tocaba una prueba para ver sus dotes. Había tan solo dos chicos que le tiraban los tejos, por lo que no le incomodaba mucho la situación. Encima eran de los peores, por lo que no tardarían mucho en ser cambiados a una clase de menor nivel.

Habían pasado unos meses desde lo sucedido con aquel imbécil de Osbor y la joven continuaba esperando a que Alice terminase sus cosas. Había ido incluso a hablar con Kasai sobre el tema, pero todo terminó en un pequeño pique y en una ligera confrontación. Sabía que no iba a poder contar más con el cazador, pero era un precio que tenía que pagar para poder seguir su feliz vida con Alice. Soltó un pequeño suspiro y se cruzó de brazos. Realmente, si la veía en ese momento no se aguantaría las ganas de tomarla. Pudo notar unos pasos ir hacia su posición y por ello levantó un poco la cabeza. Era una joven de cabellos azulados y ojos rojizos. Se trataba de Inoichi. La chica parecía haber terminado su prueba y dejó el plato sobre la mesa.

- Hinori-sensei, aquí tiene la carne con setas que he preparado. Espero que le guste.

- Vamos a ver. – Mencionó la pirata mientras cogía el tenedor con la mano derecha.

No tardó mucho en pinchar en un pedazo de carne y mojarlo en la salsa. Lo probó despacio y después de unos instantes hizo lo mismo con una de las setas. Terminó de comer un poco de las verduras salteadas que acompañaban el plato y después se limpió los labios con una servilleta. La gente dejó de cocinar durante unos segundos y prestó atención a lo que estaba pasando en la mesa grande. La morena cerró los ojos unos segundos y después de pensar la nota que la joven iba a llevarse se levantó.

- Quitando el hecho de que le falta sal, tienes un ocho y medio. Me parece un plato sencillo, pero bastante sabroso. La salsa te ha quedado genial y la carne está en su punto. Las verduras les ha faltado algo más de tiempo en el salteo. Puedes retirarte.

- ¡Gracias! – Gritó ella ilusionada por su nota.

Muy pocos eran los que pasaban del siete en los exámenes de Hinori, pero esa joven lo había hecho muy bien. Los demás alumnos continuaron cocinando tranquilamente sus platos. Pasados unos veinte minutos, uno de ellos se acercó. Era uno de los idiotas que le tiraba los tejos. Sus cabellos eran cortos, de un tono rubio y sus ojos azules. Era algo más bajo que ella y de complexión delgada. Ella se fijó en que el plato era un pastel en forma de corazón. Una gota de sudor cayó por su mejilla al mismo tiempo que negaba un poco con la cabeza. Cogió el tenedor despacio y nada más pincharlo olió un poco. Le resultó desagradable mezclar menta con chocolate, aunque sabía que era posible.

- Para la profesora más hermosa de la isla. Espero que no le enamore mi deliciosa receta…

- Partes con medio punto menos por pelota. – Mencionó con una sonrisa al mismo tiempo que probaba el trozo de pastel.

Hizo un esfuerzo por no escupirlo. Le había echado una cantidad ridícula de… ¿Sal? ¡Los pasteles eran dulces! Debía de ser una broma.

- ¿Esto va en serio?

- ¿No le gustan los cambios bruscos? Luego puede regañarme a solas si lo desea, profesora Hinori…

- No será necesario, no voy a darle trabajo a los médicos. Estas expulsado de esta escuela, de modo que coge tus cosas y sal de aquí.

- ¡No puede echarme! ¡Mi padre es…! – En el proceso le cogió la mano de forma brusca, pero no pudo terminar su frase.

La morena usó el puño que tenía libre para golpearle en el rostro al chico. El imbécil cayó al suelo con los ojos cerrados. No había usado toda su fuerza, pero aquellos chulitos se merecían un escarmiento. Su padre… No sabía con quién estaba hablando. La morena entonces escuchó los aplausos de varias personas de la clase y negó con la cabeza. En cuanto terminase aquella prueba iría a tomarse un helado y a dar una vuelta. Empezaba a tener calor y se estaba agobiando un poco. Tenía demasiadas ganas de ver a su albina y temía que lo iba a pagar con todo el mundo a ese paso.

- Hinori-sensei, he terminado.

La morena salió de sus pensamientos y miró a la persona que se había dirigido a ella. Era una chica que se había unido hacía unos días a la escuela. Ella pareció ser bastante buena y por ello le dio la oportunidad de hacer la prueba, pero sin penalización si fracasaba. Se dio cuenta de que el plato estaba formado por un suculento trozo de costillar con patatas. Algo simple y típico de las barbacoas, pero tal vez se llevaba una sorpresa. Cuando lo probó confirmó sus sospechas. La salsa era algo delicioso y se notaba que había hecho mezclas arriesgadas. Le había salido bien usar la miel para aquello. La miró a los ojos y después de unos segundos le señaló la puerta.

- Ve a tomarte el día libre, tienes un nueve. – Así, sin explicación alguna.

La joven pareció alegrarse mucho, pero parecía estar algo incómoda. Fue en ese momento cuando la chiquilla, la cual era pelirroja y de ojos morados, le dijo que necesitaba hablar con ella en privado. Hinori aceptó, pero primero terminó las pruebas de las demás personas que había en el lugar.

Una vez todo había finalizado, ambas se reunieron en una de las pequeñas cocinas que había en el edificio. Hinori esperaba calmada lo que esa chica tenía que decirle. Si no recordaba mal, su nombre era Ayumi.

- Sensei… Yo… Yo no debería estar en esta escuela. Orbor me mandó para decirle a usted cuando tuviese confianza de que debía reunirse de nuevo con él…

La morena se tensó completamente y no pudo evitar tragar saliva. Ese imbécil de nuevo… La cocinera impactó su puño contra una de las paredes. No entendía el motivo de que ella hubiese dicho aquellos cuando pudo hacerlo mucho antes. Los perlados ojos de la morena se abrieron un poco más de la cuenta cuando ella agachó la cabeza. La había asustado. Colocó sus dedos en la barbilla de la joven y le levantó la cabeza un poco.

- Anda, cuéntame todo, Ayumi-chan.

- Tiene a mi hermana pequeña…

Las venas de la frente de Hinori se marcaron de forma exagerada. Ahora sí que le iba a partir la cara. Sentía una inmensa rabia recorrerla. Ese cabrón se había atrevido a usar una persona inocente como rehén para un acto sucio. Al menos sabía que lo de una posible hermana era falso, pues si así fuese estaría intentándolo con ella.

- Mejor, no me cuentes nada. Dime la isla en la que quiere verme y la hora. Voy a dejarle las cosas muy claras esta vez. – Mencionó con un tono bastante frío.

- Por favor, salve a mi hermana. – Pidió suplicante la joven.

Hinori asintió con una sonrisa y lo siguiente que hizo fue abrazarla. Notó a la chica sollozar un poco y eso provocó que mostrase una mirada algo más seria. Iba a partirle las piernas a aquel payaso en cuanto pudiese. No iba a librarse de ella tan fácilmente. Cerró sus ojos unos segundos y acarició los cabellos de ella. Tan solo se llevarían unos cuatro años más o menos. La morena entonces se separó despacio e hizo que unas alas blancas de energía surgieran de su espalda. El brillo hizo a la alumna colocarse la mano en los ojos unos segundos. La luchadora entonces chocó ambos puños y levantó el dedo pulgar hacia ella.

- Nadie hace llorar a mi alumna y se libra así de buenas. Pienso traer a tu hermana aquí contigo y de paso le voy a romper los dientes a ese payaso.

La chica empezó a reír un poco, cosa que hizo a la morena alegrarse. El destino quería que se enfrentase por narices a aquella persona con la que compartía apellido por desgracia. Supuso que debía de ser una señal o algo así. No es que creyese mucho en aquel tipo de codas, pero demasiadas cosas raras habían pasado en su vida. Miró hacia una de las ventanas y miró después a la chica. En cuanto le dijese el sitio iría adelantándose. Quería tener todo preparado y asegurarse de que no había ningún tipo de trampa. Ya conocía lo sucio que era Osbor, aunque en verdad, para Hinori cualquiera que intentase apuñalar a una persona era alguien sucio. Solo estaba segura de una cosa, no pensaba contenerse nada.

Capítulo 4: Markov Frente A Frente.

Vorkuta era una isla del Norte bastante poblada. Era un sitio bastante raro para quedar, pues allí el frío era insoportable. No llegaba al punto de Reino Sakura, pero continuaba siendo molesto. Había una enorme ciudad en el centro, pero la quedada iba a realizarse en la playa como la última vez. Hinori llevaba allí dos días y había recorrido la ciudad totalmente. Había un cuartel bastante grande al lado del restaurante más lujoso del lugar, pero eso le importaba poco. Tendría su haki activado para detectar cualquier presencia que pudiera aparecer.

Se presentó en la playa cinco minutos tarde, para no ser la primera en llegar. Pudo ver entonces a Osbor esperándola. Cuando le vio no pudo evitar alzar una ceja. Vestía con el uniforme típico de la marina y en su espalda llevaba una capa en la que ponía “Capitán”. Nunca imaginó que podía ser un marine, pero siendo ella una pirata… Allí olía a algo muy raro y eso no le gustaba. Frunció un poco el ceño y avanzó hacia él.

- Estaba deseando verte, Hinori. Me alegro de que hayas sido buena chica y hayas acudido hacia mí. Verás, resulta que no puedo dejar de pensar en…

- No me importan tus palabras. Entrégame ahora mismo a Yuka. Lo voy a dejar pasar, pero si vuelves a molestar a alguna de mis alumnas, te juro que te mataré.

Los ojos de la morena irradiaban furia. Aquello hizo al peliblanco ladear un poco la cabeza. No se esperaba para nada una reacción de esa forma por parte de la morena. El hombre soltó un pequeño suspiro y lo siguiente que hizo fue desenvainar una espada de color negro. Era parecida a una katana, pero algo más larga de lo normal.

- Hinori, he estado pensándolo mucho. Pido disculpas por lo pasado, pero es que no puedo sacarte de mi cabeza. Eres una chica muy hermosa y encima eres fuerte. No eres el tipo de joven que merece una vida de pirata. Déjame hacerte feliz a mi modo.

- Solo te lo voy a decir una última vez. Entrégame a Yuka o terminaré con tu vida aquí y ahora. Como he dicho… ¡Nadie se mete con mis alumnos!

- No voy a darle una ciudadana a una pirata y no es tu alumna. Tan solo la mandé para que vinieses. Vamos, no seas cabezona.

La luchadora no pudo evitar fruncir el ceño de nuevo. Apretó los puños y tomó todo el aire posible. No iba a permitir a ese idiota salirse con la suya. Si tenía que sacarle todo a golpes, no le importaría hacerlo. Fue entonces cuando salió corriendo hacia él. Desplegó sus alas de energía e imbuyó su cuerpo entero en haki armadura. Aquel tipo hizo lo mismo, pero no parecía tener un dominio tan bueno como ella. El puño de Hinori se estrelló en la katana y dicha arma salió volando. De una patada alta tiró a Orbor al suelo. El tipo soltó un quejido y sacó una pistola de su bolsillo. La joven salió disparada hacia las alturas y empezó a evadir las balas. No entendía nada a ese hombre. Los Markov no estaban muy bien de la cabeza y ella parecía ser la excepción. Tras unos momentos bajó de nuevo. Impactó su puño derecho en el aire y formó una onda de choque que salió disparada hacia su rival. El peliblanco hizo lo mismo, pero la suya no era tan fuerte. El marine terminó en el suelo.

- No puedes competir conmigo. Entrégame a la niña de una vez o vas a terminar en el cementerio. Eres un marine ¿Por qué no puedes continuar con tu vida como tal? Deja de pensar en el reino, solo hay escoria…

- Precisamente por eso… ¡No quiero que esa basura de Iliana mande! Yo haría un reino unido y justo. La gente sería muy feliz y tú serías la reina perfecta. – Dijo colocándose en pie con el ceño fruncido.

- ¿Es justo obligar a una persona a estar con alguien que no ama? Eres peor que el mismísimo Derian Markov. Tus ansias de ser rey no van a ser correspondidas. – Mencionó al mismo tiempo que daba un par de pasos hacia él.

- No hay rastro de tu hermana por ningún lado. Mis espías rebeldes no la han visto desde hace casi un año. Eres la única que podría. Si no lo haces, mataré a Yuka.

Hinori notó un pinchazo en el corazón. Se llevó la mano al pecho y tragó saliva. Que insistiera tanto sobre su hermana empezaba a ponerla nerviosa y no pudo evitar preguntarse algunas cosas. Quitando eso de lado, la amenaza era rastrera y cruel. Chasqueó la lengua y apretó los puños. Si no accedía… La niña pequeña moriría y no podía permitirse eso. Fue entonces cuando clavó una rodilla en el suelo y le miró con odio.

- Eres un ser asqueroso…

- ¿Aceptas ser mi reina? Ya sabes que la pequeña morirá si no accedes, Hinori-chan.

La pirata tragó saliva y agachó la cabeza. Estuvo unos segundos en silencio. La sonrisa de Alice le vino a la mente y por ello su furia estalló. Recordó aquellos momentos con su albina y como bien juró, nadie iba a separarla de la mujer que amaba. La morena impactó su puño derecho en el suelo e imbuyó sus brazos en energía eléctrica. Observó el rostro medio quemado del albino y se puso en pie. Su mirada era bastante seria.

- No podrás matarla si no regresas. Lo único que tengo que hacer es asegurarme de que no sales de esta playa, miserable insecto.

- ¿Vas a matarme? Se te ve buena chica, no creo que seas capaz.

- Vosotros me pusisteis el apodo de asesina, ahora no vayas a atreverte a decirme algo así. Te voy a dar una última oportunidad, si no hablas, morirás…

El tono de la morena fue bastante frío y por primera vez en su mirada había un odio increíble. Si ella misma se hubiese visto en un espejo habría temblado. Osbor negó con la cabeza y formó una hoja de energía dorada en su mano derecha. Se lanzó a por la pirata y chasqueó la lengua. Trató de cortarle en la zona del hombro, pero la luchador lo evadió a tiempo. De un puñetazo en el estómago lo dejó tirado en el suelo. Aquel imbécil soltó un enorme quejido y tras recuperar la respiración se colocó en pie.

- ¿Tanto te cuesta desprenderte de tu pareja? ¡Solo es un hombre más!

- ¡Mi pareja no es un hombre, imbécil! – Respondió ella lanzándole una patada violenta al pecho, la cual fue parada por el antebrazo de aquel tipo.

- Tengo sitio para las dos…

- Eres un enfermo. Cambias mucho de opinión y encima no tiene lógica lo que dices. Ahora… ¡Besa el suelo! – Gritó la morena tirándolo de un empujón.

Se veía que sin su espada aquel tipo no valía mucho. Aunque, tampoco hizo mucho con ella. La morena entonces sintió unas siete presencias acercarse. Miró hacia atrás y pudo ver a seis marines junto a una cría que entraba en la descripción de Ayumi. ¿Podía tener más suerte? Sonrió de forma siniestra y miró hacia Osbor, el cual parecía enfadado.

- ¡Gilipollas! ¡Os dije que me esperaseis en la base! ¿Qué cojones hace la niña aquí? ¡Debería mandaros a colgar!

- ¿Qué tiene de malo, señor? Su sobrina no va a recibir daño. La Asesina Alada no ha atacado nunca a un menor, su historial solo habla de que es una mujer que ataca a los hombres por despecho o algo así. Nosotros la defenderemos de todas formas.

- ¿Quién diablos cuenta esos rumores? – Mencionó la pirata con una gota de sudor bajando por su mejilla.

Los marines empezaron a disparar contra ella, pero las balas rebotaban en su cuerpo como si nada. Ella entonces mostró una sonrisa amable y empezó a reírse. Al fin podría recuperar a la chica. Tenía unos tres años y… ¿Por qué los marines sacaban a una niña tan pequeña? ¿Eran tontos? No quería saber la respuesta después de ver a uno sacarse un poco. Osbor tenía compañeros inútiles, pero eso fue la salvación de ella. La morena salió disparada a toda velocidad hacia aquellos inútiles y en menos de un veinte segundos los había derribado a todos. Tomó a la niña de la mano y esta empezó a llorar.

- No te preocupes, cielo. Te voy a llevar con Ayumi-chan, estoy segura de que echas de menos a tu hermana, ¿verdad? – Sonrió de forma dulce.

La pequeña se calmó al momento y fue por ello que Hinori se sintió más tranquila. Miró al peliblanco con el ceño fruncido y después entrecerró los ojos despacio. Aquel tipo se colocó en pie y empezó a reírse un poco. Aquello puso algo nerviosa a la morena, pero tras unos cinco segundos dejó de afectarle. Si tramaba algo le pegaría otro puñetazo. Ahora no iba a poder impedir que la pequeña se reuniese con su hermana.

Capítulo 5: El Sentimiento Del Odio.

El cuerpo del marine empezó a cambiar de repente. Su tamaño pasó a ser mucho más grande, pues llegaba perfectamente a los tres metros de altura. Era la forma híbrida de alguna especie de hiena color negra con manchas blancas. Hinori no conocía bien todas las especies animales, pero ahora tenía un problema más serio. Dejó un momento a la cría y salió disparada hacia aquel hombre, el cual rugió con fuerza. ¿Las hienas rugían? Tampoco se acordaba, pero si ese podía no pensaba quejarse. De repente ambos empezaron un intercambio de puñetazos y patadas. La fuerza de aquel tipo había aumentado bastante y eso se notaba con facilidad. El dolor que estaba sintiendo la chica era considerable, pero no iba a rendirse. Tras unos momentos más enganchados logró apartarse de él.

La hiena entonces empezó a reírse de nuevo, pero esta vea formó dos hojas cortantes, una en cada mano. La morena continuó con sus puños envueltos en electricidad, que por el momento le había servido de poco, pues aquel ser parecía ser resistente a ella. Vio a su enemigo lanzarse a por ella y no pudo evitar soltar un grito de furia. Evadió algunos cortes e impactó un par de golpes en su torso. Tras una patada aérea en la cabeza, el marine salió disparo hacia atrás. La luchadora tomó todo el aire que pudo y se colocó en posición de su estilo de combate. Cuando Osbor se lanzó de nuevo hacia ella recibió una palmada violenta en el pecho. Acto seguido, la pirata le metió un codazo en la boca y le hizo retroceder. Parecía estar adaptándose bien a la situación, pero aquel ser abrió la boca y escupió hacia ella. Hinori colocó los brazos en equis, pero no sirvió de nada. De la boca del capitán salió una pequeña bolita de energía roja que impactó en el hombro de ella. Cayó al suelo y soltó un grito de dolor.

- ¡No voy a permitirse llevártela! ¡Ahora vas a casarte conmigo te guste o no! ¡Te voy a tomar aquí mismo, cielo! – Gritó enfurecido mientras se bajaba los pantalones.

Hinori tuvo recuerdos dolorosos. No iba a permitir que de nuevo intentasen violarla. Ya era irónico y todo. Se colocó en pie e ignoró el dolor de su hombro. Logró pegarle una patada eléctrica en las pelotas a la hiena y después le dio un codazo de nuevo en el rostro. Se notaba que le gustaba muchísimo aquel ataque. Antes de dejar a su enemigo reaccionar pudo darle otro golpe en las costillas. La rabia que sentía hacia Osbor estaba haciendo todo aquello. Se apartó unos cuantos metros de él y lo miró a los ojos. Era la primera vez que se enfrentaba a un usuario de las frutas del tipo zoan. Kasai no contaba y Taiga tampoco. Ellos nunca se transformaron. Entonces la frase correcta era que nunca había combatido con un usuario de las frutas zoan en su forma animal por así decirlo.

- Estás como una jodida cabra.

La chica entonces notó a la hiena pasar por su lado a una velocidad increíble. Trató de seguirla con la mirada, pero entonces sucedió algo que no se esperaba. El marine cogió de la cabeza a la niña pequeña y después de estamparla contra el suelo la pisó de forma violenta. El cuerpo de la niña quedó reventado. Los ojos de la pirata se abrieron como platos entonces. Las risas del marine solo la enfurecieron más. La morena cerró los ojos despacio y después de unos momentos apretó ambos puños. El hecho de haber visto a una cría pequeña morir, el haber fracasado con defenderla…

Se clavó de rodillas en el suelo conteniendo las lágrimas y después de unos momentos abrió de nuevo los ojos. Miró el cuerpo allí tirado y empezó a temblar de ira. Miró directamente a Osbor y lo siguiente que hizo fue colocarse en pie. Finalmente, algunas lágrimas cayeron por sus mejillas. No podía creerse que después de tanto esfuerzo todo hubiese salido mal. Se llevó la mano a la cabeza y negó un par de veces.

- Supongo que soy una inútil después de todo, Alice…

- ¡Hahahahahaha! ¡Te lo dije, imbécil! ¡Sé mi puta esposa de una vez!

Hinori había dejado de insistir en su pensamiento de que aquel hombre estaba loco, pues ya lo había confirmado hacía rato. Pensó en Ayumi y en la cara que pondría cuando le dijesen que su maestra había fracasado. Que su hermanita había sido asesinada y la luchadora de la banda de Dexter no había podido evitarlo.

- ¡Joder! – Gritó la chica mientras apretaba los dientes de forma violenta.

- Ahora ven conmigo…

Hinori canalizó su energía en todo su cuerpo. Activó todo su poder de golpe sin pensar en las consecuencias. Sus ojos cambiaron de perlados a ser azules. Sus brazos tomaron más grosor y todas las venas de su cuerpo se marcaron. Una potente aura azulada salió de su cuerpo y provocó una leve onda expansiva. Forzó sus músculos a ir más allá de lo normal y por ello ganó un aumento superior de fuerza. Su técnica de Alma Rota eras un peligro doble en algunas ocasiones. Escupió unas gotas de sangre y fulminó con la mirada a su presa.

- Perdóname, Alice…

La morena se lanzó a por la hiena a toda velocidad. En cuanto estuvo frente a ella impactó su puño en la boca de aquel ser. Varios dientes salieron disparado en varias direcciones. La hiena reaccionó activando una técnica que aumentó su musculatura. Ambos empezaron a luchar de forma violenta. Las patadas, los puñetazos, los cabezazos… Usaban todo lo que tenían. Incluso la joven recibió un arañazo considerable en la zona del abdomen. Aquello tenía una desventaja y era que la morena estaba forzando su cuerpo al máximo.

Logró atrapar el brazo del marine y de una llave bastante bien ejecutada le partió el hueso del codo. El grito fue enorme, tanto que incluso algunos marines que ella había dejado inconscientes empezaron a despertar. Osbor escupió de nuevo una de aquellas balas de energía, la cual impactó en la pierna derecha de Hinori. Ella chasqueó la lengua, pero no se dejó achantar. Sabía que no podría continuar luchando mucho tiempo en aquella forma y el estar usando toda su energía de golpe la estaba agotando. Escupió de nuevo algo de sangre y después de unos momentos soltó un enorme quejido. Tosió con fuerza y cayó al suelo. Fue en ese momento cuando Osbor empezó a reír de nuevo.

- Será divertido violar tu cadáver, zorra ¡Supongo que esa chica a la que amas se hartará de llorar cuando sepa de tu muerte!

- ¡No te la metas en la puta boca! – Por primera vez usó aquel vocabulario tan vulgar.

La morena forzó su cuerpo a colocarse en pie y de nuevo escupió algo de sangre, pero esta vez fue más cantidad. Gritó con rabia y salió disparada hacia él. En cuanto estuvo en frente evadió uno de sus zarpazos y logró subirse a su espalda. Le pasó el brazo alrededor del cuello y después de imbuir sus dientes en haki le mordió con fuerza en el cuello. Arrancó pelo y piel. La hiena volvió a gritar y al ver que no podía respirar trató de quitársela de encima, pero le estaba siendo imposible.

- ¿Vas a matar a una persona? Sí, eres una Markov después de todo…

- Lo sé, supongo que el ser un monstruo lo llevo en la sangre… ¡Pero no voy a permitir que nadie hable mal de lo que más amo en este mundo! ¡Y menos un maldito lunático como tú! – Gritó mosqueada.

Hinori usó su mano libre para impactar su puño envuelto en haki con toda su fuerza en la cabeza de la hiena. Al mismo tiempo, usó el otro brazo para ahogarlo un poco más. El resultado fue un sonido que hizo a la pirata fruncir el ceño. Saltó de su espalda y dejó el cuerpo caer en la arena. Tan fuerte le había golpeado que le partió el cráneo. Lo siguiente que hizo fue lanzar un puñetazo al aire apuntando hacia el resto de marines. Todos salieron volando y se estamparon contra los árboles del bosque. Maldecía que no hubiesen visto el asesinato de aquel cabronazo, pero ella siempre había tenido muy mala suerte. Tras aquello cayó al suelo escupiendo más sangre y cancelando su técnica especial. Sus brazos volvieron a la normalidad y sus ojos cambiaron a blancos de nuevo. Su frente estaba pegada al piso y notaba su cuerpo temblar totalmente. Si se quedaba allí iba a ser arrestada, pero le dolía muchísimo todo el cuerpo.

- Alice... – Susurró mientras trataba de arrastrarse hacia el mar.

Si lograba llegar podría irse nadando, pues tenía la capacidad de aguantar la respiración durante veinte minutos. Después usaría sus alas para volar y su energía explosiva para secar todo en la isla siguiente. Tenía que irse de aquel sitio cuanto antes.

Capítulo 6: El Comienzo De Una Nueva Era.

Fue horrible. Tener que contarle a Ayumi que no pudo hacer nada para salvar la vida de su hermana pequeña había resultado un desastre. La joven se había suicidado al día siguiente. Sus alumnos se enteraron de la noticia, pero no hicieron anda reseñable. Muchos entendieron que Hinori hizo todo lo posible. Alice continuaba sin aparecer ni dar señales de vida y aquello hacia a la morena una persona infeliz. No llevaba la cuenta, pero había pasado muchísimo tiempo desde que se despidieron en la isla nevada. Esperaba con ansias poder verla de nuevo y tenerla entre sus brazos. Sabía que era posible que no ocurriese, pero le juró que esperaría a que resolviese sus asuntos.

En aquellos instantes se hallaba en su pequeño edificio donde daba clases de cocina. Vestía con su típica sudadera morada, un pantalón blanco y unas sandalias. Eran las nueve de la noche y estaba realizando una prueba sobre los platos de marisco. Mientras los chicos cocinaban, ella estaba mirando por la ventana con una expresión seria. Su precio había vuelto a aumentar y no era algo de lo que estuviese orgullosa. Había estado muy triste durante las últimas semanas y se había culpado de muchas cosas. Sabía que no arreglaba nada con aquello y pese a haber matado a su primera persona, no iba a ser la última. El mundo se estaba haciendo cada vez más peligroso. Sin duda alguna, en cuanto pudiera hablar con los miembros de su tripulación lo haría. Incluso uno de sus alumnos le preguntó la razón de que hubiese hecho todo ella sola. Su respuesta en aquel momento fue muy sencilla “No quiero ser una molestia”. Ella misma estaba aprendiendo a hacer las cosas a su forma.

- Aquí tiene, sensei. – Dijo un joven de cabellos rosados y orbes dorados.

La morena miró el plato que su alumno le trajo y tras unos segundos lo probó. El sabor era delicioso sin duda, pero le faltaba algo. Tal vez las algas que usó como acompañarlo no eran del todo buenas, pero eso no era culpa del chico. Los proveedores eran los que no tenían derecho a lavarse las manos en aquel tema. La joven sonrió a aquella persona de cabellos rosados y se colocó en pie.

- Un ocho y medio, felicidades.

En los siguientes días, Hinori estuvo bastante preocupada. No había movimiento entre lo suyos y la mayoría estaban desaparecidos.

Miraba el cielo nocturno desde el balcón de una pequeña casa de dos pisos que tenía en la isla. Tenía ganas de llevarse a la albina a vivir allí con ella. En su mano derecha podía verse una lata de refresco de limón. Llevaba varias horas pensando en si debía ir ella misma a buscar a Alice. Tal vez Kasai había metido sus narices donde no debía. Recordó por unos momentos lo de Osbor y la pequeña y no pudo evitar fruncir el ceño. Ahora la marina la tenía por una persona cruel y detestable. Se miró las manos despacio y suspiró. Si hubiese tenido el poder de una fruta del diablo podría haber detenido a aquel imbécil. Ella tan solo contaba con su estilo de lucha. Ahora tenía en mente dos cosas. Iba a investigar sobre Galia Markov y aprendería a combatir a los hombres que usaban poderes de frutas.

Una leve brisa de viento meció sus cabellos y eso hizo que ella se girase. Entró en el interior de la casa y cerró la ventana. Miró el sofá y después la mesa. No podía evitar imaginarse a la albina allí tumbada y por unos momentos sus ojos se humedecieron. Le dolía demasiado no poder estar con ella y ya habían pasado casi dos años. Quería verla, abrazarla, estar con ella, sonreír, sentirse protegida y amada… Hinori se estaba muriendo de pena y bastante estaba aguantando ya.

- Alice… – Susurró al borde del llanto.

En esos momentos estaba muy sensible. Era como una niña pequeña buscando el consuelo de su madre. Se tumbó en el sofá y apretó los puños con rabia. Trató de relajarse lo máximo posible y terminó cerrando los ojos. No tenía ganas de cenar esa noche. Se llevó la mano derecha al rostro y se limpió los leves restos de lágrimas que se habían formado en sus ojos. Tan solo sus pestañas quedaron un poco húmedas.

- No puedo seguir esperando.

Dijo entonces colocándose en pie. Frunció el ceño y entonces caminó hasta la habitación principal. Abrió el armario y cogió un abrigo blanco bastante grande. Se lo puso y tras unos momentos cogió su mochila. Preparó algunas prendas de ropa interior, utensilios de higiene como geles de baño, algunas raciones de comida y su comunicador. Se colocó la muñequera de los Blues y soltó un suspiro. Pensaba ir a buscarla por las inmediaciones de Water Sevens. Contactar con Taiga sería lo primero que iba a hacer. El lobo podría indicarle el sitio donde se hallaba su amor. No iba a continuar esperando. En cuanto la tuviese la llevaría a Fiordia y podría estar con ella. También deseaba entrenar y mejorar como luchadora, pero eso era algo que quería realizar junto a la albina.

Hinori apagó las luces, salió de casa y cerró con llave. Empezó a caminar despacio por las calles del lugar y puso rumbo al puerto. Pudo ver unos nubarrones acercándose, pero eso le daba exactamente igual. Pediría a los guardias que la llevasen si era necesario. Sabía que allí todo el mundo era de confianza y eso era lo que más le gustaba de la isla. Dexter se había portado como capitán, como pirata, como yonkou y como amigo. Aunque más bien, ahora lo veía como un hermano mayor. Hinori solo sabía una cosa, empezaba una nueva era para ella. El tiempo de espera había terminado e iría a por lo que más amaba, Alice.

Peticiones:
- Recompensa por haber asesinado a un capitán de la marina y derrotar 10 reclutas.

- Ser oficialmente la líder de la escuela de cocina más prestigiosa de la isla.

- Una pequeña casa cerca de la costa en Fiordia.

Arte De La Tierra: Extreme: De forma pasiva, los puños de Hinori han pasado a tener dureza 7 en la escala moh de forma pasiva, en sus nudillos y dedos de la mano. Esto es debido al arduo entrenamiento que ha tenido con los sacos de arena de uno de los gimnasios de Fiordia.

Arte De La Cocina: Perfección: Hinori ha pasado dos años probando todo tipo de platos, tanto buenos como malos. Ha aprendido a distinguir los alimentos solo por su olor o tras un leve vistazo aunque estén camuflados con más comida. Su olfato y gusto son mucho más superiores que los de un cocinero de su nivel actual.

Arte De La Cocina: Drogonite: Hinori debido a los años pasados probando todo tipo de plastos se ha acostumbrado a probar comida más caliente de lo normal o que quemase. Esto ha hecho que su resistencia a las comidas calientes aumente mucho, casi sin llegar a notar un alimento que estuviese a una temperatura muy elevada. Esto también le ha dado un aguante impresionante hacia los alimentos muy picantes como las guindillas.
avatar
Hinori Markov
Lobo de los Siete Mares
Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 16/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
182595/790000  (182595/790000)
Berries: 510.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Mensaje por rainbow662 el Dom 3 Sep 2017 - 0:14

Hola, vamos a saltarnos la parte en la que digo de forma chachi que voy a corregirte y entremos en faena.

Primero que nada, vamos con los fallos de escritura en general.

...en sus manos poseía unos guantes de tela.
Poseía no es la palabra indicada aquí. Al fin y al cabo te estás refiriendo a que llevaba unos guantes, no a que eran de su propiedad.
La velocidad que empleaba para atacar los pobres sacos resultaba ser increíble.
 
De nuevo una palabra que no termina de cuadrar. Resultaba ser... suena raro en este contexto. Y lo repites otra vez más adelante.

Debía mejorar sus actitudes físicas ante todo
Aptitudes

Se trataba de una bebida para deportistas que ella misma había hecho. Había logrado que supiese a carne asada.
Aquí no hay nada mal, pero me ha dado hambre xD

Experimentando en cocina podían pasar muchas cosas y llevándolas a un líquido, muchas más.
Se echa en falta una coma después de “cosas”. Es uno de los ejemplos en los que te has comido comas. En fin, este tipo de cosas habría que cuidarlas.

Otro detalle. La luchadora, la morena, la joven... Me sonaría mucho mejor que te refirieras a tu personaje con su nombre más veces. Llega un momento en que resulta raro.

La última vez era una joven e indefensa grumete, pero ahora tenía la fuerza y el poder necesario para dar caña a cualquiera.
Esto te lo dije ya en otro diario. Y es que en esta parte iba todo muy bien, narrabas lo que sentía Hinori y tal, pero lo de “dar caña” me saca de eso. En mi opinión, abusas de ese tipo de expresiones, más allá de las situaciones en las que queden bien y tal. En este caso, es como si pasases de hablar sobre Hinori a una tortuga ninja.

Mencionó la pirata con una gota de sudor bajando por su mejilla.
No, por favor, los efectos de los animes no tienen sentido en algo escrito xD

Aparte de eso he visto los típicos fallos que se curarían con un repasito más, aunque no demasiados. Por ejemplo, a Osbor le has cambiado el nombre a Orbor varias veces.

En cuanto a la trama... Pues bien, vale. Me ha dejado igual, realmente. Ha sido tan corta que no ha dado tiempo más que a cuatro cosas bastante sencillas. Vale que la parte emocional la has tocado algo más pero en general, la historia no me dice nada. Sinceramente, creo que se nota demasiado que has hecho muchos TS en poco tiempo y por eso se resiente este.

En resumen, tiene usted un 6, señorita Markov. La mayoría de lo que pides es bastante sencillo, así que todo para ti. Excepto, me temo, el Arte de la Tierra. Ya que estamos, lo de que los puños se endurezcan por haberle pegado a unos sacos de arena... En fin, tienes derecho, como sabes, a segunda corrección y te llevas un aumento de recompensa que ya miraré luego (por cierto, eran 6 reclutas). Bona nit.
avatar
rainbow662
Guerrero del nuevo Mundo
Guerrero del nuevo Mundo

Mensajes : 1432
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
105/150  (105/150)
Experiencia:
349180/790000  (349180/790000)
Berries: 198.500.466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Mensaje por Hinori Markov el Dom 3 Sep 2017 - 3:54

Tengo dos peticiones.

La primera es que necesito el precio por mi cabeza debido al MP mandado por otro miembro del staff urgentemente D:

La segunda, si, correcto. El diario está hecho en muy poco tiempo, pero si esos son los fallos, que no llegan a 7... Me temo que tengo una petición.

Aceptaré la nota, pero primero  quiero el resto de fallos por mensaje privado, los tipográficos a ser posible. Y también los que considere más graves si son posibles. Si lo considero correcto acepto, si no pediré segunda, por lo que por el momento esperaré.

EDIT: Tras haber visto el mp con los fallos pido segunda corrección.
avatar
Hinori Markov
Lobo de los Siete Mares
Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 16/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
182595/790000  (182595/790000)
Berries: 510.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Mensaje por Neo Aran el Lun 25 Sep 2017 - 19:44

Hi hi, soy Neo Aran el moderador-hada de los dientes picados, y hoy vengo a hacer una segunda corrección.

Para empezar, y como de costumbre, decirte que, realmente, tampoco es que tengas demasiados fallos gramaticales u ortográficos, y los que tienes tampoco es que hagan mucho.

Tu problema, mayormente, es el tema de la historia. No puedo decirte cómo hacer una historia perfecta, así que no puedo decirte exactamente qué errores hay per se. Peor intentaré decirte, como ya he hecho varias veces, el por qué, en general, no es una buena historia. Lo primero de todo, no cohesionas bien los hechos y acontecimientos. Se supone que es una historia que debería estar durando unos dos años, por ser un TS. Al leerlo la primera vez, sin embargo, me dio la sensación de que apenas transcurrían uno o dos meses, a lo sumo. No fue hasta que lo leí por segunda vez que me fijé, de pasada, en alguna que otra frase de "pasó X tiempo", y ya, ahí es donde se resume el cambio de un momento a otro. No lo haces natural, y parece que se atraganta.

Luego está el tema más etéreo de la historia, la trama en sí. No era una mala idea, tenía sus puntos, sus pros y sus contras. Pero, también, pasas por alto detalles que hacen que, al leer, se sienta todo muy artificial. Los motivos por los que la gente hace las cosas son casi improvisados: el duque de lo que fuera viene y en vez de intentar ganarse la confianza de la persona que necesita, casi, la amenaza. Etto... ¿Hola? No, mal, caca. La aparición de la niña que tiene que... ¿Qué era? ¿Chantajear? ¿Dar un mensaje? No, en serio, ¿qué? Si no mal recuerdo dices que era solo decirle a Hinori que fuera. Si de verdad era una tarea tan sencilla, y siendo un puto Markov, gente se supone influyente, podría haber pagado a cualquier subnormal para que te enviara el mensaje y te engañara en vez de tener que secuestrar a una niña pequeña para hacerle chantaje a su hermana. ¡Su hermana! Otro gran punto en la historia. Sí. O por lo menos lo hubiera sido si no fuera porque no tiene sentido alguno que la Marine lE PUTO AYUDE A SECUESTRAR A ALGUIEN. Me da igual por dónde vayas a salir, que sin son corruptos, que si los Markov son importantes, lo que sea, me la suda: era una idea de mierda pudiendo haber contratado a unos mercenarios que hubieran hecho un trabajo de puta madre.

Trabajo que realmente hubiera dado igual, porque, de nuevo, llegamos a otro de los puntos que cojea en sobremedida en tus diarios. Sé que te gusta, sé que a cualquiera le encanta, sé que ser el puto amo que revienta a todos de un golpe es divertido. Lo sé, porque yo cuando sueño también soy el dios del puto universo. Pero, en una historia, la cosa va en la dirección contraria: un enemigo que no dura, que debería ser importante, fuerte, una amenaza tiene que serlo para el prota. Vale, lo admito, en este diario está mejor llevado que a lo mejor en algunos otros que he leído. Pero, aún así, se hace una lectura casi plástica. Un poco del estilo de "hice esto para luego hacer lo otro, pero me atacó, oh, que dolor, y entonces sobrellevé el dolor y le volví a pegar y, oh, he ganado, yupi". Se ve, malditamente, falso. Y es que, que el enemigo fuerte con el que te cueste luchar sea uno de los marines y nO EL MALDITO MARKOV NO ES UN PLOTTWIST BUENO. Es casi una excusa barata para ganar recompensa. Si querías ganar recompensa haber destruido media ciudad en una batalla épica contra el Markov en la que, por su culpa, mata civiles inocentes e, incluso, niños pequeños y bum, ahí ya tienes un motivo lógico para un pequeño aumento de poder que te de la victoria. Pero no por el simple hecho de ser dios.

Y... Sinceramente no sé, no escribes mal, y no sé si será porque has tenido que repartirte entre porrocientos TS, pero te falta alma. Falta que sientas un poco más lo que escribes, que le pongas un poco de sentimiento a cada una de esas palabras que, aunque sean escritas a máquina, salgan del corazón.

Y nada más, joder. A la puta mierda. Te doy, lo siento, la misma nota que Rainbow y, de la misma forma, te llevas lo mismo que te ha comentado él. Aunque te repito, sigue sin convencerme que el Markov contratara a unos marines en vez de a unos mercenarios. Y eso, poco más. Siento la tardanza y ese tipo de cosas.

Atte. Neo Aran.

____________________________________________

VERDAD SOBRE MÍ COMO MODERADOR:






SHOOT FASTER:

Come on! Shoot faster!


avatar
Neo Aran
Pirata
Pirata

Mensajes : 777
Fecha de inscripción : 10/11/2012
Localización : Al lado de un marine vago.

Hoja de personaje
Nivel:
54/150  (54/150)
Experiencia:
65656/790000  (65656/790000)
Berries: 5.980.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Mensaje por Hinori Markov el Lun 25 Sep 2017 - 19:45

Sí, sabes que ya llevo tiempo esperándote, y por fin me has posteado hoy. Dígame la nota que aquí estoy.

- Ve la nota –

Despacito, te voy a aceptar la nota despacito, evitando por mi grosería perder un puntito. No me des la técnica, no la necesito, porque lo que importa es que al fin tengo mi diarioito.

Despacito, voy a ir retirándome despacito, dejándote mi hoja de pj en un manuscrito. Y ahora mi querido moderador no me ves el pelito (¿)

Pues eso, acepto Neo Aram Señor de las sandías y protector de los osos pandas del Norte.
avatar
Hinori Markov
Lobo de los Siete Mares
Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 16/11/2014

Hoja de personaje
Nivel:
90/150  (90/150)
Experiencia:
182595/790000  (182595/790000)
Berries: 510.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Mensaje por Arthur Silverwing el Sáb 30 Sep 2017 - 0:00

Hoja actualizada

____________________________________________
PROCURA NO CABREARLO, EN SERIO, NO LO HAGAS:



avatar
Arthur Silverwing
Capitán Arthur
Capitán Arthur

Mensajes : 535
Fecha de inscripción : 14/03/2015

Hoja de personaje
Nivel:
89/150  (89/150)
Experiencia:
174000/790000  (174000/790000)
Berries: 105.015.000 y un botón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última Luchadora De Verdad. [Time 2017]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.