Link
Normas

Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Mar 26 Jun 2018 - 0:22

Escaló con cuidado por su cuerpo, apoyada entre sus manos y utilizando sus hombros como apoyo, rodeándolo hasta alcanzar la altura de sus ojos desde una perspectiva algo elevada. Un parpadeo dulce, un tirón suave de pelo y un beso en el mentón. Una iniciativa desatada que había pasado por dejarle su rastro a través del cuello, ufana. Un motivo para quedarse, tal vez sus ojos o quizá su lujuria. Puede que ambas. Aki se había lanzado a por él con un ardor incapacitante que lo dejó por unos omentos a su merced, simplemente disfrutando sin soltar sus caderas ni dejar de acariciarla por debajo del vestido. No podía mantener la concentración ante aquello, y los pantalones se disiparon dejando en su lugar las piernas desnudas del dragón. Sin nada que lo cubriese, espeso y excitado, tan sólo se permitió soltarla con una mano, manteniéndola sujeta únicamente con la que había ocultado bajo el vestido, ahora estática sosteniendo a la pelirroja.

Cuando la pirata se alejó, el pirata abordó su nave. Ni un segundo para respirar, ni un momento tranquilo. Con la rudeza de una bestia y la sutileza de un rey, acarició raudamente la costura del vestido con la uña y, según sus bocas se separaron, Aki tenía una mano en la nuca que la empujó de vuelta contra el dragón mientras el costado izquierdo del vestido iba cayendo, abierto como una flor al alba. Posó sus labios en los de ella y cerró los ojos, disfrutando del momento. ¿Cuántas oportunidades más tendría? Debía aprovechar cada instante que la mujer demonio había decidido regalarle.

-Si quieres mis ojos tendrás que pelearlos- contestó mientras la apartaba con dulzura, imitando el mismo movimiento que ella había realizado: La mano en su nuca, tirando suavemente de su cabello para recordarle que tenía poder, pero que lo utilizaría bien.

Con cierta ternura se apropió del vestido mientras hacía a la muchacha resbalar entre sus manos. El cabello, rojo y revoltoso, se perdía como fina lana virgen entre sus dedos mientras ella descendía resbalando por su mano izquierda. La falda del vestido, por su parte, quedaba recogida de nuevo entre su muñeca y las caderas de Aki, a la que miraba con un hambre atroz. Tenía hambre de ella, deseo incontenible y, sobre todo, la tenía entre sus manos. Tiró un poco de la prenda y, deshojada, se despegó por fin de la pirata. Era una mujer hermosa, de curvas voluptuosas y mirada inocentona, con sonrisa pícara y una nariz respingona. Agitó la muñeca, separándola por un momento de ella, y se lanzó de nuevo a la carga contra sus labios mientras la tela iba terminando por el suelo. Ignoraría los tirones y haría uso de sus fuerzas si era necesario para lograrlo, con un sólo objetivo en mente.

El beso fue inocente, y sus manos fueron poco a poco cubriéndole la espalda. La izquierda, ahora libre, a la altura de la cintura, mientras la derecha, oculta entre la melena, reposaba tras su pecho. Era una mujer menuda, pero menuda mujer, y poco a poco iba haciéndose mayor el deseo palpitante del dragón, que esperaba ansioso el siguiente paso de la diablesa.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Mar 26 Jun 2018 - 0:54

Al final, no pudo verlo. Tampoco pudo pensar en ello, ni hizo falta. Sintió el ímpetu de su respuesta de la cabeza a sus pies. Le persiguió mientras se apartaba y volvieron a besarse, los dos ardiendo por el contacto. Le gustaba el sabor de sus labios. Quería más, pero sabía que lo obtendría. No había por qué apresurar nada, se recordó. Cuando se separaron, le sorprendió la repentina delicadeza en sus movimientos. No porque no se lo esperase de él, si no por lo rápido que cambiaba de un momento a otro. Era como una montaña rusa en la que nunca sabías cuando habría el próximo descenso. O peor, lo sabías y no eras capaz de anticiparte. Sonrió, encantada.

- ¿Qué valor tendrían si no? Mi propio trofeo será tu expresión.

Aki resbaló hacia abajo con elegancia, solo para darse cuenta que había sido despojada de su prenda. ¿En qué momento lo había hecho? A ella no le había rozado, eso lo sabía. Y ahora la tela yacía arrebujada en torno a sus caderas, pero sujeta en la mano del dragón. Dio un tirón y, con un suave gesto, terminó de apropiarse de ella. Poco quedaba entre la piel de ambos, por no decir nada en algunas zonas. El vestido acabó en el suelo, como habría predicho Aki, pero a ninguno de los dos le importaba.

No pudo evitar darse cuenta de que la última y falsa barrera que él portaba había caído también y ahora le tenía ante ella sin trampa ni cartón ni ropa ilusoria. Volvió a sonreír con ilusión sin tratar de ocultarlo antes de devolverle la mirada a su rostro como una señorita de bien. Apenas había sido un instante, aunque estaba segura de que él se había dado cuenta. Pero no le molestaba que le pillara curioseando. Él estaba haciendo lo mismo.

Volvió a besarla, abalanzándose sobre ella con deseo mal contenido, pero cuidadosamente demostrado. Sintió calor allí donde sus manos se posaran y pronto se sintió rodeada por el dragón una vez más. Lejos de amilanarse, sonrió y recibió su beso con la misma dulzura con la que él se lo daba. Alzó ambas manos para acariciar su nuca y cuando se apartó tiró de él para que volviera. Alzó una pierna, rozándole el muslo izquierdo con la rodilla y, por un momento, dudó de dónde atacar. Había demasiadas cosas que quería hacer y probar y aunque sabía que tenía tiempo y permiso, no quería desperdiciar nada. Sin embargo, sus labios volvieron a ganarse su atención y decidió volver a reclamarlos.

Movió una mano, acariciándole la cara con dulzura y haciendo algo de fuerza para acercarle, más aún. Se inclinó sobre él y recorrió sus labios con su lengua como un presagio de sus intenciones, antes de atrapar su labio con los dientes en un delicado gesto. Estaba quieta, muy quieta, midiendo cada momento. Sentía calor aquí y allá y notaba sus manos y a todo él sobre ella, pero no se desconcentró. Con cuidado, le soltó y volvió a besarle con dulzura, tratando esta vez de conquistar su boca.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Mar 26 Jun 2018 - 1:31

Poco a poco, más y más, iban compenetrándose a cada instante. Él la besaba, ella volvía buscando más. Ella levantaba una pierna, y él posaba su mano raudo para sostenerla. Él se había quedado atónito durante unos instantes con la lencería, y ella sorprendida por su carencia de ella. Habría jurado verla mirar con no mucha discreción instantes antes de que sus labios de nuevo entrecruzasen, y todo siguió siendo puro y limpio. El deseo los embargaba, pero ninguno hacía el más mínimo ademán de romper el equilibrio en que se encontraban: piel con piel, calor ante el frío del mar al atardecer, se consumían como brasas en una hoguera para incendiar el mar. Sus ojos azules como el océano reflejaban las nubes grises de Dexter, y la mirada perlada del dragón se volvía azul ante las prístinas olas que a momentos lo contemplaban.

Notó cómo le acariciaba la cara y la humedad de su lengua recorrerle los labios para, inesperadamente, atraparle el inferior entre los dientes. Por un segundo se sintió vulnerable, pero le excitó la caricia de aquellos pequeños colmillos mientras resbalaban por su piel. Era, en cierto modo, mágico, y de pronto se paró. Él por su parte se había mantenido casi inmóvil, apenas capaz de responder a la iniciativa que Aki tomaba de forma tan decidida. Le gustaba la sensación, perder el control por momentos y disfrutar de ser simplemente dominado, casi sumiso. No iba a perder su libertad ni a volverse pasivo, pero quería ver hasta dónde podía llegar la pelirroja... Pero casi por completo se había detenido.

Por un par de segundos sintió el mundo detenerse, pero el tiempo no dejaba de avanzar. Tal vez fueron veinte o treinta, quizá un minuto o dos... ¿Tal vez hasta diez minutos? No habría sabido decir por cuánto exactamente había durado ese beso, lento pero intenso, en que los labios reposaban delicadamente y las narices se abrazaban. A veces se entrelazaban sus lenguas tímidamente, y las manos recorrían mutuamente el cuerpo del otro. Allí estaba Dexter, pero no tenía muy claro dónde comenzaba Aki, y hasta que todo terminó no fue capaz de retroceder un par de pasos, no más de medio metro.

-Eso... Eso ha sido intenso- dijo, limpiándose los labios con el dedo pulgar sin dejar de mirarla-. Te ves incluso más cómoda así.

Había sido como una segunda metamorfosis. Primero, de la chiquilla morena a la preciosa mujer pelirroja que tenía delante, y ahora de vestida a semidesnuda. Si hubiera sido algún tipo de caricatura su mandíbula ya habría tocado el suelo, porque lo cierto es que estaba preciosa. Recorrida por brillos azules del mar, la postura perfecta y el magnífico cuerpo de una princesa demonio se habían introducido a la perfección en un conjunto de encaje y transparencias que parecía convivir en perfecta simbiosis con su propietaria. De hilos cruzados bajo el pecho, la malla que formaba resaltaba el ligeramente tonificado abdomen de Aki, mientras que las conchas y espirales dibujadas en las copas hacían parecer, si cabe, más perfectos y voluminosos los pechos que protegía y resguardaba. Alrededor de la cintura había tres hilos anchos que bajaban hasta la cadera, modelando la ya perfecta silueta de un demonio con cuerpo de ángel. Se permitió mirar a todas partes sin pudor, sin permanecer demasiado tiempo su mirada en ningún punto concreto y tratando de asimilar todo lo que podía. En la memoria todo tendía a ser más bonito, pero dudaba que ella pudiese mejorar si olvidaba alguna imperfección.

Estiró el brazo hacia su cara y le acarició la mejilla. Pasó el mismo pulgar con el que se había limpiado la saliva por sus labios muy lentamente, con cuidado de no dejar ni una micra sin tocar, para segundos más tarde hacer el mismo movimiento con la otra mano, limpiando cualquier resto que hubiera podido dejar. Tras ello, dejó caer las manos sobre sus hombros y tímidamente acarició su pecho, para rápidamente caer de nuevo sobre su vientre y acariciar su cintura, como si nada hubiera sucedido. Tras eso, se acercó todo lo que la excitación le permitía, y la levantó de nuevo hasta tenerla frente a frente.

-Esta noche- le dio un beso inocente, de apenas una décima de segundo-, eres mía.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Mar 26 Jun 2018 - 13:09

Supo cómo había empezado, pero no qué lo hizo terminar. Ambos se besaban con dulzura, perdidos en el momento y en el otro, rozándose casi con timidez y aprovechando cada segundo. Y, de repente, tras una eternidad, ambos se separaron a la vez como si fuera de mutuo acuerdo. Para cuando abrió los ojos le pareció que no recordaba donde o cuando estaba. Parpadeó un par de veces, desorientada y con la cabeza todavía en sus labios y le ubicó unos pasos ante ella. Ladeó la cabeza, sintiendo la urgencia de ir tras él y sin terminar de entender del todo por qué no estaba todavía en sus brazos.

Por suerte o por desgracia, su voz rompió el hechizo instantes antes de que se moviera hacia el dragón. La cara de desconcierto de Aki fue sustituida rápidamente por una sonrisa tímida y un ligero rubor en sus mejillas. Se llevó una mano a la cabeza, enterrándola en su melena y acariciándosela para despejarse un poco. Soltó una pequeña carcajada mientras le miraba, ya más tranquila pero igual de alegre.

- Ha sido delicioso.- Se recostó contra el cristal con los brazos a la espalda, suspirando al notar un latigazo de frescor recorrerla entera. Sonrió traviesa, mirándole a la cara.- Podría decirse lo mismo de ti. En mi caso... no me gustan las prendas aparatosas. No me dejan moverme con libertad. Pero con esto puedo hacer lo que sea que se me pase por la cabeza.

Se encogió de hombros, mientras pensaba que él tenía razón. Adoraba hacer piruetas y saltos locos y lo más cómodo para ello era algo que se ajustara a su cuerpo. Curiosamente, la lencería cubría muy bien esa función.

Una caricia interrumpió su tren de pensamientos. De repente, volvía a tener ese par de ojos clavados en ella. Decididamente, estaba demasiado distraída esa noche. Pero eso pronto cambiaría. Suspiró al notar la sutil caricia en sus pechos, que se fue tan rápido como había llegado. Inconscientemente, se inclinó apenas hacia delante como preguntando si podía tener más y en su lugar recibió un pequeño beso en los labios y otro viaje a las alturas. Sonrió incluso antes de escucharle, encantada con su trato. Se inclinó para posar su frente contra la suya, mientras le acariciaba distraída la oreja con las yemas de los dedos.

- Hasta que salga el sol o yo de aquí. Lo que más tarde suceda.

Le hizo un gesto para que le soltara y se dejó caer con gracia al suelo. Pasó por debajo de su brazo, agachándose y rozándole el costado de arriba abajo con las uñas en su periplo. Era pura gula, no quería dejar de rozarle. Pero tras haber visto las bondades de su pared de cristal, tenía curiosidad por saber que más escondía ese lugar. Se dio la vuelta el tiempo justo para tomarle de la mano y acariciarle la palma para que le siguiera, como si estuviera muy segura de a dónde se dirigía.

Sus pasos de exploradora los guiaron a ambos a la cocina. Estaba llena de cachivaches, pero a la pelirroja le encantó y pronto encontró su objetivo. Soltó al dragón y de un pequeño salto se subió a la isla de la cocina.  Volvió a pedirle que se acercara y una vez estuvo junto a ella comenzó a acariciarle el pecho, dibujando patrones en él con la  yema de los dedos. Arriba, abajo, una curva y una flecha... no levantaba el dedo, ni tampoco presionaba, haciendo un camino de sutileza que solo a veces era interrumpido por sus uñas para poder cambiar y volver a la suavidad.

Al final, dejó que su mano resbalara, acariciando todo lo que encontraba en su camino. La apartó al llegar a su bosque, apenas rozado y levantó la mirada para encontrarse con sus ojos. Hasta entonces la había tenido fija en lo que hacía. Le sonrió con ternura.

- Y ahora que me tienes aquí, ¿Qué pretendes hacer conmigo? Porque... te aseguro que cada minuto será digno de una canción y tres historias, todas gloriosas.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Mar 26 Jun 2018 - 20:00

Había aceptado. Tras aquel beso, era suya. No duraría para siempre, y seguramente no durase mucho tiempo, pero era suya. Le acariciaba graciosamente la oreja con la yema de los dedos, y apoyaba la cabeza contra la suya mientras una sonrisa casi inocente de oreja a oreja. Casi. Sin embargo, con un gesto tan felino como los ronroneos que de vez en cuando se le escapaban le señaló que la liberase, y antes de poder procesarlo sus manos ya estaban resbalando a través de ella, que cayó con gracia. Mentiría si negase que había visto sus pechos botar brevemente cuando los pies pisaron el suelo, y casi lamentó no haber ido más allá al desvestirla. De nuevo, casi.

Pasó por debajo de su brazo, intentando afilar las uñas en su costado. Arañarlo era una vana tarea, pero derretirlo con el fuego de sus manos se volvía, a cada instante que pasaba, una causa más trivial. Estaba excitado, y un sinfín de emociones se conglomeraban en su cabeza mientras seguía como un girasol la ruta de Aki. Ésta, por su parte, armada con su cabello de fuego y todavía demasiada ropa le tiró de la mano, tratando probablemente de dirigir sus pasos hacia algún lugar. Era admirable que, en un hogar desconocido, la intrépida pirata supiese orientarse sin necesidad de brújula. Dexter, por su parte, no habría sabido qué seguir si la larga cortina pelirroja que cubría sus caderas no pendulase a cada cabeceo. Estuvo a punto de pellizcarla en un momento, pero antes de que se decidiera a ello ella ya estaba a salvo: Había escalado la isleta de la cocina.

Piernas cruzadas ocultando rojo bajo negro, y pechos exultantes en una posición muy favorecedora para una mujer a la que no le hacía falta. No habría necesitado pedírselo, pero otra vez tomó su mano para atraerlo la distancia justa, la necesaria para dibujar un mundo de flechas y un paseo por su torso. Tal vez si hubiese utilizado las uñas en lugar de otra vez las yemas de los dedos le habría hecho escapar un leve gemido, pero en su lugar se mantuvo expectante, frío, mirando la trayectoria de su brazo e imaginando las figuras que, poco a poco, iba dibujando. Le recordaba a una canción, pero ella no llevaba falda. Ya no, por lo menos.

Se le estaba dibujando una sonrisa traviesa cuando la mano de Aki rozó su vello, pero la retiró apresuradamente y en su lugar interpeló a su mirada, con una ternura que en aquellos momentos parecía sorna. Frunció los labios por un instante, casi atravesándola con la mirada de todas las maneras que uno pudiese imaginar, pero no pudo mantener la expresión por más de unos segundos hasta que se ablandó de nuevo, y la sonrisa llegó de forma natural mientras miraba hacia ninguna parte en el techo.

-Lo cierto es que no tengo ni idea- respondió, llevándose un dedo al labio, desgranando fingida inocencia-. Podría subirme yo también, por ejemplo... Pero la madera es sólo para comida.

Se acercó a ella muy lentamente, apartando sus brazos en el proceso, y le besó el cuello. Abrió la boca levemente sin soltarla, y dibujó con la lengua el mismo patrón que ella segundos antes para terminar mordiéndole, con relativamente poco cuidado, la yugular. Soltó un ligero soplido sobre su piel mojada, sabiendo la reacción obvia que ella debía tener, y sin esperar a que pudiese respirar la empujó contra la tabla hasta que estuvo totalmente horizontal, subiendo encima. En aquella postura parecía si cabe más pequeña de lo que era, apenas tres príncipes de cadera a cabeza... Aunque era alta para ser una chica, tal vez fuese demasiado pequeña para él, aunque por otro lado estaba acostumbrado a lidiar con ello. Al fin y al cabo, Dexter medía lo que medía.

Rozaba con las piernas la cadera de Aki, descolocando cada vez que se movía un mínimo las tiras entalladas de su ropa, pero no estaba atento a eso. Hacía un momento, poco más de un minuto o dos, había visto aquellos ojos que anhelaban más de lo que el dragón había dado. Ella quería más, y él se dobló hasta sumergirse en lo más profundo de su escote, besando lo que era capaz de alcanzar sin desnudarla completamente, pero no era suficiente y lo sabía. Sus manos también lo sabían, y casi por instinto aferraron los brazos de la pirata, inmovilizándola para, mientras serpenteaba con la boca entre sus curvas, acariciarla con tanta delicadeza como fuerza ponía en su agarre.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Mar 26 Jun 2018 - 23:48

Jadeó sintiendo su aliento en el cuello, o quizás sus dientes. Le atacaron uno detrás de otro y no habría sabido decir acertadamente cual le había alterado más. Incluso en los  breves segundos que duró su lengua acariciándola pudo reconocer el patrón que antes ella misma trataba de grabar en su pecho. Sonrió sin poder evitarlo, a medio gemido  y sin saber bien qué hacer, cómo vengarse...

Abrió los ojos solo para volver a sentirse pequeña. Una vez más él la acechaba desde lo alto, esta vez tapándole con sus brazos toda salida o escapatoria. Por suerte para la pelirroja, tampoco pretendía escapar. Sentía sus piernas rozándole casi tímidamente, desordenando su lencería y casi pidiendo permiso sin decirlo para ir más allá. Su cuerpo lo quería, igual que el de ella, pero la cabeza de ambos los instaba a estarse quietos y a disfrutar el momento. El antes justo al borde de la explosión que tendría lugar en el momento en el que se juntaran. Porque ella sabía que había una linea que tan pronto cruzara le impediría parar y todavía no quería. Huía, queriendo refugiarse en sus ojos y en sus labios hasta grabarlos en sus recuerdos, antes de pasar a juegos mayores. Lo quería, lo anhelaba, lo deseaba, pero era muy pronto. Aún quería más, de todo.

Él se enterró ente sus pechos, sujetándola con sus brazos como si hiciera alguna falta. Sin embargo, por un momento le gustó. Se sintió a su merced y sabía a ciencia cierta que no importaba lo que hiciera; era más débil que él y si así lo quería estaría en el suelo en segundos. Pero no lo quería y eso solo hacía que quisiera estarlo. Ni siquiera en su cabeza tenía sentido y de alguna manera lo comprendía. ¿Importaba acaso de todas formas?

Alzó las piernas, rodeándole sin dejarle escapar. Presionó, cercándole sin necesidad de moverse y atrayéndole más junto a ella. Sintió al príncipe rozarle apenas y reprimió un gemido. Aún no. Giró la cabeza y volvió a  buscar sus labios. Sus manos se movieron por su cuenta, agarrándole sin intención de soltarse. Se apropiaron de sus muñecas, arañándolas en salvajes caricias mientras ella le besaba y poco a poco apretaba más y más, pegándole a si misma. El beso, sin embargo, era dulce. Le acariciaba los labios con pasión y paciencia a un tiempo, sin pedir más de lo que el dragón estuviera dispuesto a darle y cediéndole el control en una muestra de adorable educación.

Era una decisión arriesgada. Por una noche se entregaría. Sin ceder el control por completo, sería suya y no negaría ninguno de sus deseos. No necesitaba verbalizarlo, se lo demostraría llegado el momento.

Al fin y al cabo ¿Cuándo volvería a tener una oportunidad como esa?


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Miér 27 Jun 2018 - 1:19

Apenas se percató de que bajo él el cuerpo de Aki se movía, achacándolo a leves espasmos de placer. Sin embargo, sobre la tabla de la isleta la pirata huía de su yugo, aunque sólo de cintura para abajo. Cuando se dio cuenta de que ya no estaba totalmente a su merced ella ya estaba rodeando su cintura con las piernas. Apretó levemente y pudo ver el deseo de ambos en acción: Él, apenas manteniendo el control resbaló sobre ella, apretando el sutil botón que despertaba sus gemidos. Aunque aquello sólo duró un momento, el suficiente como para hacerle erguir levemente la cabeza, ella supo aprovechar bien el tiempo. Ya no era él quien la sujetaba, sino que había tomado el control y sus brazos eran ahora rehenes de esas manos delicadas y furiosas. El beso que las acompañaba, no obstante, era dulce.

Reposaba los labios almohadillados sobre los suyos y lo acariciaba con la lengua, trazando círculos concéntricos que se sentían más allá del cielo del paladar mientras uñas afiladas como cuchillos arañaban su piel sin dejar huella visible. Sin embargo, poco a poco su cuerpo se enervaba a la vez que ella los acercaba más y más repitiendo mismo roce, algo más húmedo. Se tomó la concesión de apartar el rostro y suspirar por un instante, antes de flexionar los codos y dejar caer todo su peso sobre ella. Sólo un momento, sólo para que notase su forma sobre ella, sólo para hacerla rabiar.

Le dio un beso en la mejilla al tiempo que tomaba una posición más cómoda, aprovechándose de un antebrazo para levantar el ligero peso que Aki representaba. Igual que ella instantes antes, dejó que sus caderas se acercasen hasta el roce y la empujó para tomar inercia, moviéndose poco a poco hasta poder estar totalmente sobre la madera... Pero no estaba cómodo. Ésta era dura y rígida, porosa y poco adecuada. No era la ideal para algo así, y mucho menos era la mejor opción de entre todas las que encontraba con tan sólo... ¿Levantar la vista de ella? Casi parecía una pérdida de tiempo hacerlo, pero para el mejor bocado requería el mejor plato.

-Tenemos toda una vida para manchar mi cocina- le dijo al oído justo antes de pasar los labios por el exterior de su pequeña oreja-. ¿Por qué no manchamos mi bañera?

En realidad no era una pregunta, pues la levantó en volandas sin esperar respuesta. Tenía una mano en su espalda, pero la otra se movía por terrenos no tan nobles, acariciando por momentos lugares prohibidos y distantes. Con la premura justa y el cariño necesario introdujo a su presa a través del umbral, y dio paso a una estancia completamente distinta: columnas de granito gris perfectamente talladas, y paredes de roca blanca pulida rodeándolo todo. Había una terma en medio de la estancia y dos puertas más en un rincón. Sin esperar ni dar explicaciones, saltó al agua sin soltar el tesoro que había conquistado, tan sólo moviendo ambas manos hacia su cintura para, de nuevo, hacerla estar a su altura.

Una vez la tuvo frente a frente de nuevo besó sus húmedos labios y recorrió su espalda, fingiendo buscar un broche de cierre que no le interesaba lo más mínimo encontrar. Para él, aquel día, no había prisa. Tal vez no las hubiera durante un tiempo.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Miér 27 Jun 2018 - 12:03

Fue apenas un segundo. Él se dejó caer sobre ella, pero en lugar de sentirse sofocada sonrió. No le disgustaba sentirse aplastada, le hacía apreciar la solidez de su cuerpo. Músculos duros y firmes contra ella y su pelo haciéndole cosquillas en la mejilla. Suspiró y Aki ensanchó su sonrisa. Qué adorable sonido. Un instante después, ella dejó escapar un gemido sin querer. Pero para cuando procesó lo que acababa de rozarle, volvía a estar en el aire.

Quizás no exactamente, pero él le había sujetado con un solo brazo y ahora era el dragón quien estaba contra la madera. Ella apoyó las manos en su pecho, imitando su movimiento y pegándose a él con no mucho pudor. El justo y necesario. Aunque la voz en su oído le contó que había otros planes en marcha. Sonrió traviesa y se agarró a su cuello para no caer, como si esa fuera una posibilidad real. Los brazos de Dexter eran fuertes y mientras él así lo quisiera ella no terminaría en el suelo. Bien pensado, quizás agarrarse no fuera tan mala idea.

Cuando llegaron al baño, Aki iba rumiando las palabras que le había susurrado. ¿Toda una vida? Eso era mucho tiempo. No planeaba morir al amanecer. Pero no dijo nada y en su lugar se maravilló con el sitio. En cierto modo le recordaba a su baño en Samirn, aunque solo fuera por la terma. Aunque la suya era más grande, pensó con una sonrisa. Y  tan pronto vio la terma supo a la perfección dónde iban a terminar ambos.

Como si le hubiera leído el pensamiento, el dragón se lanzó al agua sin avisar, con ella en brazos. Para su sorpresa, sin embargo, no se empaparon. No mucho. Aún estaban frente a frente y no salpicándolo  todo. Cuando él la besó, acariciándole la espalda en busca de algo que no insistía, decidió que eso era algo que había que arreglar. Y al fin y al cabo ¿Para que esperar?

Llevando las manos a su nuca y volviendo a hundirlas en su pelo con fiereza, sonrió entre beso y beso y comenzó a inclinarse hacia atrás. Quería arrastrarle consigo y tras un leve forcejeo lo consiguió. Cayeron al agua aún entrelazados y Aki siguió acariciando sus labios bajo esta, solo unos instantes antes de dejarle ir. Él se irguió antes que ella y al ir a seguirle cayó en la cuenta de que no hacía pie. Sonrió traviesa, su objetivo perfectamente claro. No importaba.

Se acercó a él caminando por la fila de asientos, que por suerte tenía menos agua. Volvió a la parte profunda, sin terminar de meterse para tener algo de libertad y le apoyó las manos en las piernas. Mirándole a los ojos desde abajo e ignorando todo lo demás, comenzó a escalar despacio por su cuerpo. Fue apoyándose en sus costados y acariciándole el vientre según subía, sin cortar el contacto. Cuando al fin llegó a lo más alto, se irguió un poco más y le dio un suave beso en la frente. Se le quedó mirando con una sonrisa satisfecha, ahora que ambos estaban empapados y goteando.

- Me parece buena idea, pero había que empezar por mancharnos a nosotros. ¿No crees?


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Miér 27 Jun 2018 - 13:19

Pareció gustarle la idea, y sonrió tímidamente mientras el siguiente paso de su plan se llevaba a cabo. Las manos de él jugueteaban por su espalda, mientras las de ella aferraron con fuerza su cabeza, acariciándole la melena blanca y negra. Volvió a la carga doblando la espalda, haciendo a su cabeza caer de nuevo entre sus pechos y arrastrando todo su cuerpo por inercia hasta lo más profundo de la enorme bañera. Afortunadamente era agua dulce, y si bien no podían nadar a Dexter le sobraban fuerzas para levantarse y evitar que la impulsiva mujer demonio se ahogara. Aunque, a pesar de levantarla con delicadeza para ello, estaba seguro de que no le habría pasado nada.

La dejó en la bancada, de algo más de medio metro sobre el fondo, y se echó hacia atrás, fingiendo flotar. Era curioso que su cuerpo se hundiera a plomo bajo el agua y, sin embargo, sus brazos flotasen mientras se mantuvieran por encima. Por su parte Aki no parecía muy conforme con aquel distanciamiento, y dio un rodeo hasta dar con él, bajando al límite de lo que podía sin arriesgar su vida. Con su simple roce puso en completa tensión sus piernas, y encontró un momentáneo escollo antes de ascender hacia su vientre, alternando sus costados con la línea de su simetría. Dexter sonrió, de espaldas a la pelirroja, disfrutando del roce de su húmedo pecho en su mojada espalda, y cuando las manos llegaron al cuello se dio la vuelta, esperando recibir un beso apasionado... Aunque sólo mojó su frente con los labios.

-¿Mancharnos?- preguntó arqueando una ceja, mirándola con fingida incredulidad-, ¿Nosotros?

Cerró los brazos en torno a ella, asegurándose de tomar la baja espalda como rehén y afianzando sus caderas. Dio un paso adelante hasta rozar vientre con vientre, pecho contra pecho, piernas contra piernas. Ella medía mucho menos que él, pero a profundidad estaban casi a la misma altura. Hundió con dificultad los dedos en ella, doblando las muñecas para abrir nuevos caminos, y los soltó para ni siquiera un segundo después golpear con una palmada que resonó desde debajo del agua.

-Yo quiero asearte- su mano izquierda puso dos dedos a caminarle por la espalda mientras la derecha se perdía dibujando corazones más allá de la imaginación-. Quiero que termines muy limpia- le lamió vehementemente el cuello por no más de una décima de segundo-, quiero que acabes bien perfumada- exhaló brisas sobre su oreja, y ya no se apartó de ella-. Y quiero cepillarte el cabello hasta lo más profundo.

Esquivó la tela y acarició el pelo rojo y la piel húmeda. Sin separarse de ella, su mano izquierda arrastraba con cuidado los bucles de su cabello al ritmo de la diestra acariciándola. Le besó la oreja y marcó un camino con los labios hasta que se terminó apoyando sobre los suyos con descaro. Apartó ambas manos de su cuerpo de repente y, otra vez, la asió por la cintura para dejarla a su merced en aguas profundas. Cuando lo hizo, apartó la cabeza por un instante y le mordió la nariz con suavidad.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Miér 27 Jun 2018 - 20:16

Volvían a estar frente a frente, sus cuerpos rozándose como insinuándose sin palabras todo lo que estaba por llegar. Podía sentir sus manos investigarla, recorrer rutas que antes solo habían bordeado. La tela que le quedaba, empapada y casi transparente, no era una gran protección. Pero tampoco quería tenerla. Abrió la boca por la sorpresa al oír el ruido y sentir la picazón. Le miró como si estuviera indignada, pero sus ojos echaban una clase diferente de fuego. Estaba sorprendida, si, pero encendida también.

Rió por lo bajo al escucharle. El hombre tenía una lengua de oro y dos manos de bandido. Su risa pronto se transformó en suspiros ahogados y dejando el decoro bajo el agua movió las caderas como si quisieran perseguir sus dedos. Sentía cosquillas y otras delicias que no era capaz de nombrar; tenía la cabeza ocupada con simples sensaciones.

Hubo un beso que supo a poco y un movimiento fugaz. Antes de que pudiera procesarlo volvía a estar en la parte honda, sujeta a su merced. Sintió un mordisco suave en su nariz y suspiró. Estaba excitada, quería más. Pero ella también sabía jugar.

Alzó las piernas y rodeó su cintura con ellas, cruzándolas para afianzarse y no dejarle escapar. Sintió al príncipe llamar a su puerta y ¿Quién era ella para negarle nada a la realeza? Lo dejó resbalar por su vientre y se pegó a Dexter, enterrándole entre ambos para que se sintiera bien acogido. Se notaba húmeda y quería venganza. Sonriendo con travesura, volvió a atrapar su labio con los dientes.

Descolgó una mano de su nuca y fue marcando su periplo con la uña, apretando a sabiendas de que no le haría nada. Llegó hasta su pecho e hizo círculos mientras comenzaba a besarle con una lentitud, al menos para ella, exasperante. Pero quería exasperarle a él también. Su mano encontró un obstáculo en su camino y con naturalidad comenzó a acariciarlo con la yema de los dedos. Tironeó de él un poco mientras dejaba vacíos sus labios para emigrar hasta su oreja. Depositando suaves besos y jadeos mudos en esta, le susurró:

- Tendrás que enseñarme esas intenciones tan puras, porque me temo que yo a ti solo quiero despeinarte, desordenarte y... devorarte. Oh, y pienso cumplir mi propósito.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Miér 27 Jun 2018 - 21:46

Se trataba de una criatura extraordinaria. Escaso pelaje de color escarlata y porte elegante, con ojos grandes y proporción casi perfecta. Su cuerpo, pálido y delicado, relucía entre la luz y el reflejo de sí misma en el agua. Sintió calor mientras la acariciaba, pero su mano fue empujada por el ímpetu hasta que fue incómodo mantenerla ahí, y dejó que las caderas de Aki avanzaran contra él, deslizándose su cuerpo por donde la tela ya no protegía. Emitió un quejido lastimero de placer ante la cercanía, no de ella sino del momento, y contempló sus ojos mientras con la misma gracilidad demostrada tiempo atrás ahora lo rodeaba.

Dejó la mano apoyarse de nuevo en su espalda, a la altura de la cintura, mientras de nuevo estaban pecho contra pecho y labio contra labio. Ella lo atrapó entre sus dientes, y durante varios segundos se mantuvo así mientras le dedicaba un gesto de picardía traviesa. Él sabía por qué lo hacía, pero mantenía firme la mirada haciéndole ver que no era el único torturado por sus juegos; y debió entender el mensaje, porque comenzó a besarlo de la manera más lenta que encontró, descendiendo cautelosamente con las uñas a través de su torso, pero había algo con lo que parecía no haber contado: Algo no le iba a permitir continuar su camino.

Lejos de amilanarse, y con tanta tranquilidad que llegaba a resultar irritante lo rodeó, acariciándolo con naturalidad sin dejar de besarlo. A momentos daba ligeros tirones, como si reclamase más atención de la que le estaba prestando, y entonces susurró en su oído.

-¿Y no te las he enseñado ya?- preguntó, altivo, sin dejar que el placer lo convirtiese ni por un segundo en esclavo del deseo. En aquella situación hasta el más débil gemido lo habría dejado en una posición comprometida-. Igual lo que buscas es una lección.

Escaló a la bancada con paso presto y apeó a la mujer con cierta violencia de él, dejándola sentada a la vera del agua. Casi como a modo de disculpa, aunque con un poco de sorna, acarició su cara con la mano izquierda mientras se aseguraba de no golpearla sin querer. Recorrió desde su pómulo hasta su barbilla con dos dedos y los montó sobre sus labios, dejando que entrasen tímidamente sin permiso apenas media pulgada hasta su boca, aunque los sacó deprisa. Instantes después se acuclilló ante ella y besó, en línea recta, desde su cuello hasta su ombligo, acompasado a las caricias que con sus manos dedicaba a sus costados, dejando en una simple y sutil caricia el roce de la tela húmeda.

Finalmente se volvió a poner de pie, apuntando con dureza a la pirata y acariciando las orejas de Aki con las manos.

-Ensúciame- le retó-. Si puedes.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Miér 27 Jun 2018 - 22:32

- No sirve si tus ojos me gritan otra cosa.- Le respondió con una sonrisa de alegría casi maliciosa. Sabía lo que veía y no necesitaba que le diera la razón para saber que la tenía. Todo su cuerpo lo gritaba.- Apuesto a que te encantaría dármela, pero me temo que no la necesito.

¿Había algo que él pudiera enseñarle? No iba a negar la posibilidad, pero tampoco a dejarle ser el único orgulloso. Si quería poseerla por entero no iba a dejar que lo hiciera con excusas baratas. No solo se merecía más, si no que sabía que él podía dar mucho más. Y Aki no quería medias tintas.

Todavía con ella en brazos, pareció decidir que había tenido suficiente agua y terminó sentada en la orilla. Fue a levantarse casi por instinto, pero una mano en su mejilla le hizo replantearse su decisión. No se estaba tan mal ahí. Y cuando él regresó al agua y se dio cuenta de a la altura a la que él le quedaba. ¿Cómo protestar? Sintió los dedos llamar a la puerta de sus labios y cuando pretendieron invadirle les dejó entrar. Los acarició brevemente con la punta de la lengua, apenas un recuerdo del premio que allí guardaba.

Como queriendo demostrarle que no era la única que sabía un par de cosas, o quizás tan solo por consentirla, comenzó a pasearse por su cuerpo llenándola de una miríada de besos y volátiles caricias. Se dejó hacer encantada, soltando uno o dos suspiros de satisfacción. Para cuando se irguió ante ella la pirata estaba bastante más relajada y a la vez más encendida. Era una peligrosa combinación, pero estaba disfrutando cada instante. Desde los cruces intensos de miradas, hasta los besos robados que nunca saciaban y hasta las fugaces caricias que a cada minuto se volvían más atrevidas. Y, entonces, él le retó.

Arqueando una ceja, sin decir nada, se llevó el pulgar a la boca. Clavándole la mirada, lo lamió con delicadeza y lo llevó con elegancia hasta el mástil que se alzaba en medio de ambos. Sin dejar de mirarle, casi sonriendo pero sin llegar a hacerlo, lo acarició con el mismo desde la base hasta la punta en húmedo roce.

-Ensuciado.- Respondió.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Miér 27 Jun 2018 - 23:31

Se sintió algo decepcionado. La había retado a ensuciarlo, y cuando parecía dispuesta a demostrar sus amplias capacidades para hacerlo, resultaba que lo único a lo que recurría era a lamerse un dedo. ¿De verdad esperaba que el dragón se amilanase ante aquello? Daba igual dónde rozase, a pesar del placer que le provocara, porque no iba a echarse atrás. Ella mantenía la mirada y mostraba una casi sonrisa desafiante. ¿Qué se había creído? Por un momento adoptó una cara de circunstancias, aparentemente muy contrariado y con el gesto casi torcido, preocupado y atribulado. Pero ese asalto no había terminado todavía.

-Sólo hay dos opciones- comentó, llevándose una mano a la boca, pensativo, mientras la otra se alejaba sutilmente de Aki para acomodar el codo izquierdo-. O bien me estás engañando e intentas ganar por medio de trampas porque tu boca está limpia, o...

Hizo una pausa dramática mientras la miraba fijamente. Duró apenas un segundo en tiempo, pero esperaba que durase una eternidad en sus retinas. Le acarició de nuevo la mejilla y le subió un poco la barbilla, fingiendo comprobar escrupulosamente que, en realidad, no estaba sucia. Porque, de hecho, no lo estaba.

-La otra opción es que necesitas un buen cepillo de dientes, señorita.

No dejó que reaccionase. Con un movimiento de cintura se adelantó momentáneamente, rápido para entrar en su boca y muy despacio a la hora de avanzar, a tientas para llegar a su fondo. Cuando lo hizo, inmediatamente se retiró asegurándose de rozar sus incisivos inferiores, sintiendo un leve cosquilleo. Tampoco permitió que disfrutase mucho más el momento, y tiró de ella hacia él hasta tenerla de pie pegada a su pecho. Sonrió como si nunca hubiese roto un plato, pero la miraba como si hubiese hecho una gran travesura.

-Lavada- le dijo-. Pero tal vez deba ser más... Incisivo, la próxima vez.

Posó ambas manos sobre su cintura y ascendió por su cuerpo con dulzura, tomando los hilos del sostén con los pulgares y empujándolos suavemente, pero sin frenar su paso. Como si hablasen un lenguaje universal que sólo funcionaba entre los dos, ella alzó los brazos y dejó que la desvistiera con sumo cuidado, escapando la prenda por su cabeza y retirándola cuidadosamente de entre su cabello. Cuando la tuvo entre las manos dedicó a la pequeña una malévola sonrisa.

-Te dije que me pertenecían- soltó, mostrando los dientes por un instante-. Y yo siempre reclamo lo que es mío.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Jue 28 Jun 2018 - 0:01

Ni siquiera pudo enfadarse. Escuchó su pequeño discurso con una sonrisa divertida pintada a permanente en los labios. No podía tomarse en serio lo que estaba diciendo. Era una chica bastante aseada por lo general, pero eso no significaba que hubiera hecho trampa. Nunca especificó con qué tenía que mancharle y, por lo tanto, sabía que había ganado. Sin embargo, él se robó la victoria.

No le vio venir, ni siquiera le dio tiempo a parpadear y ya le tenía encima. Le sintió entrar a su boca y no pudo por menos que derribar todas sus defensas para hacerle a él un hueco de bienvenida. Repasó todos sus rincones, dejándola algo alterada y quizás confusa. Un ramalazo de electricidad le había recorrido de arriba abajo. No estaba acostumbrada a no llevar la voz cantante. Incluso cuando decidía no hacerlo era ella quien ponía las condiciones, pero ese ataque la había tomado por sorpresa y no había podido pensar al respecto. Sin embargo... le había gustado. Le hizo pensar si realmente había estado a merced de alguien alguna vez y, haciendo recuento mental mientras él volvía a apartarse con su suavidad usual, llegó a la conclusión de que no. Le miró de arriba abajo, sin terminar de decidir qué le apetecía más. Aunque había un par de cosas que tenía muy...

-Perdona, ¿Qué?- Le miraba, incrédula ante la mala broma que acababa de escuchar. Se llevó una mano a la boca, riendo sin que él la viese. Había sido mala, muy mala. No se merecía verla reír, pero no podía parar. Aún pasaron unos segundos hasta que terminó de serenarse y cuando él reclamó su premio, ella claudicó. Agachó la cabeza todavía sonriendo y dejó que la despojara de su penúltima prenda.

-Si.- Dijo, mirándole como si estuviera pensando en algo. Quizás lo estaba haciendo.- Tal vez sea hora de que yo haga lo mismo.

Bajó la cabeza y depositó un dulce beso en su pecho, a la altura a la que llegaba, antes de darse la vuelta y alejarse de él. Encontró las toallas tras un par de miradas en derredor y se apropió de una sin pedir permiso. Sin mirarle, pero sabiendo que era observada, se secó de abajo arriba, con calma. Acarició las gotas de agua que todavía quedaban en su piel, arrastrándolas consigo. Se frotó un poco la salvaje melena para que dejase de gotear y solo entonces se giró hacia él.

Aún desde la distancia, le lanzó la toalla a la cabeza con puntería certera. Le dio tiempo a llegar y agarrar los extremos, rodeándole con la suave tela. Se mordió el labio una sola vez antes de hablarle.

- Quiero deshacer tu cama. Y... no puedo esperar para deshacerte a ti.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Jue 28 Jun 2018 - 0:39

Aquella risa era como música para sus oídos, pero no resultaba tan dulce como la expresión compungida que ella vestía finalmente. Había ganado, él lo sabía y ella debía reconocerlo; aunque jamás lo diría en voz alta. Por su parte, tras haberle robado la penúltima prenda la situación pareció cambiar, y Aki ya no quería estar mojada. Por lo menos, eso fue lo que dejó entrever. Huyó de él lentamente, con la precaria vestimenta aún desplazada, y comenzó a secarse. No seguía el juego, exigía una pausa, y con una autoridad nacida de quién sabía dónde reclamó el derecho a deshacer su cama. Desde luego, debía reconocer que la muchacha tenía arrojo para intentar darle órdenes en su propia casa. Aunque había entrado en la boca del lobo, coraje no le faltaba.

Cuando terminó de secarse le lanzó la toalla, con una certera puntería que le cubrió la cabeza por completo, y le revolvió el cabello antes de huir. Sin reclamarle que se quedase salió de la bañera cuidadosamente y se secó por completo. Escurrió su cabello antes de marchar y dejó la toalla doblada en su soporte, con cuidado de que cada esquina ocupase su legítimo lugar, y miró a su alrededor. Sabía que no se encontraba en el baño ya, pero no perdía nada por tratar de localizarla una última vez antes de esperarla. Estuvo a punto de salir tras ella en cuanto se secó, pero sentía bastante injusto que él hubiese podido disfrutar un momento como aquel y ella no fuese a tener oportunidad. En lugar de tomar la salida a través del arco, abrió una de las puertas.

Apenas tardó un minuto en aparecer junto a la cama desde el vestidor, vestido con un traje de lino color crema y una camisa azul zafiro. Aki, por su parte, estaba sentada en la que parecía ser su postura favorita. Aunque la había tomado de espaldas y el cabello caía en cascada sobre ellos, sabía que tenía los brazos estirados tras la espalda y las piernas levemente cruzadas. Desnuda, el efecto que debía provocar era mágico, pero había elegido la sorpresa en lugar de su propio placer. Además, era excitante aparecer sin que se diera cuenta, aunque probablemente ya hubiese escuchado sus pasos que, en comparación a los suyos, eran torpes y ruidosos. Pero aun así saltó sobre la cama para aferrarse a ella al instante, haciéndola caer de espaldas contra la cama y quedando él por encima. Vestido, en aquel momento, y rozando su nariz con los labios.

-Hola- canturreó, antes de besarla-. Si querías deshacerla debiste empezar por tumbarte, pequeña.

Se permitió unos instantes para contemplarla. Su pecho desnudo resultaba espectacular y esbelto. Su cuerpo, en general, pese a no mantener una proporcionalidad tan marcada como la del dragón resultaba armoniosa a la vista y excitante a los sentidos. Su voz dulce y sus gemidos apagados, su tacto suave y su gusto delicado... Se veía como una musa, detallada más por el trazo con el que estaba pintada y no por las formas de su cuerpo. Era trascendental. No podía comprender aquella belleza recurriendo a patrones matemáticos, a leyes artísticas... Ella, simplemente, estaba al margen de aquello. Era perfecta, por encima de cualquier intento de aproximarla a un valor numérico. Qué ganas le tenía.

-Ahora- le dijo al oído, justo antes de tirarse boca arriba- te toca a ti tomar la iniciativa.

"Pero no te confíes", evitó decir, mientras sonreía con placidez.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Jue 28 Jun 2018 - 11:07

Dudó un instante si quedarse en el baño o ir adelantándose. Ver como se secaba era sin duda un espectáculo que valía la pena, pero la travesura ganó y para cuando él se quitó la toalla de encima ella ya no estaba allí. En su lugar, regresó a la habitación y se tomó un momento para mirar a su alrededor. Le gustaba la impresión que le daba el lugar; por supuesto, se parecía a su dueño. Estaba lleno de cosas y a algunas de ellas no terminaba de verles sentido para estar en donde estaban, pero todo parecía seguir un orden extraño. El efecto final era una estancia acogedora, un poco ajena a ella pero sin duda cómodo.

Frenó junto a la cama, rozando el dosel con los dedos. Aprovechó para recolocarse la última prenda que le quedaba antes de subirse. Era preciosa y le sentaba bien, pero se desordenaba con nada. Al principió se tumbó y se estiró unos segundos, disfrutando del tacto de las sábanas. Era una cama muy cómoda y blandita. Perfecta. Se irguió para sentarse y le esperó un poco perdida en sus pensamientos. Se sentía a gusto y a la vez expectante.

Oyó sus pisadas a la espalda, pero no se movió. Reprimió una sonrisa que salió a flote en cuanto fue atacada. Levantó los brazos para dejar que su cuerpo chocara suavemente con el de él en la caída y aterrizó riendo, cubierta por un mar en blanco y negro. Apartó un mechón rebelde con la mano y casi ronroneó al notar el pequeño beso. Qué gusto.

-Entonces es una suerte que me hayas tirado tú, ¿No crees?

Su siguiente movimiento le sorprendió. Un momento tenía su voz cosquilleándole en el oído y al siguiente le tenía tumbado en cama, todo para ella. No perdió tiempo en sentarse a caballito sobre él, pero una vez lo hizo se le quedó mirando. Tenía una sonrisa traviesa y le miraba como una niña mira alrededor en la tienda de caramelos, decidiendo cuál coger primero. Acarició la chaqueta del traje que vestía. Ahora que se fijaba estaba muy, muy elegante. El traje le sentaba bien y el azul en la camisa terminaba de atar el conjunto.

- Está usted muy atractivo, Señor Black.- Le dijo con una sonrisa.

Con delicadeza, comenzó a desabrocharle la camisa. Se tomó su tiempo, rozándole de cada vez como por accidente y ejecutando la tarea con una suavidad envidiable. Entre botón y botón, se inclinaba sobre él y depositaba pequeños besos en sus labios. Se volvía a erguir inmediatamente, con agilidad pero sin hacer movimientos bruscos. Quería darle ahora lo justo y necesario, porque sabía que después solo querría darle excesos.

Una vez la camisa estuvo abierta dejó escapar un pequeño suspiro. Apoyó la palma en su vientre y fue subiendo, recorriéndole mientras le miraba a los ojos. No se cansaba de ellos. Grises como el cielo cubierto o el acero pulido, eran una maravilla. Siguiendo un impulso, apoyó las manos en los costados y agachándose comenzó a dejar caer un manantial de besos por su vientre, subiendo con lentitud hasta su cuello. A veces, como por descuido pero en realidad perfectamente calculados, dejaba que sus dientes salieran a pasear, acariciando y mordiendo la dura piel que tuvieran a su alcance.

Se apoyó sobre él y, pegándosele, comenzó a besarle el cuello y a atrapar su oreja entre sus labios. Sus dedos, revoltosos, secuestraron uno de sus pezones y comenzaron a juguetear con él de forma distraída.

- Te sienta bien la ropa, pero te sienta aún mejor cuando puedo quitártela. Estás encantador aquí abajo.- Le susurró al oído, acompañando sus palabras de una pequeña risa de diversión.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Miér 4 Jul 2018 - 13:05

Las alas de la chaqueta se desplegaron estiradas cuando él se tumbó, y Aki las apartó grácilmente con las rodillas mientras se aposentaba sobre él. Podía sentirla a través del lino, aún húmeda tras el chapuzón aun habiéndose secado todo lo que fue capaz. También había alguna gota rebelde que bajaba lentamente por su cuello, recorriendo su pecho y mojándole la camisa cuando caía. Sus ojos azules con un brillo único lo miraban sin perder detalle mientras, con una mano, desabotonaba lentamente su camisa. Notaba el roce casi accidental de sus dedos sobre la piel a medida que avanzaba en su propósito y, cuando terminó, se inclinó sobre él para besar desde su ombligo hasta su cuello, dejando escapar de vez en cuando un mordisco que le erizaba la piel y le hacía suspirar.

Escuchó sus palabras mientras ella jugueteaba revoltosa con los dedos. Le había recorrido el cuello con los labios y había llenado su oreja de leves mordisquitos. No podía evitar que todo su cuerpo despertase ante aquello, ni sorprenderse de que ella se diese cuenta. Sin casi percibirlo, había ido apretando la colcha más y más hasta hacer pequeños remolinos, y su labio inferior tenía ya la marca de sus propios dientes clavados sobre él. Se había mantenido estático, apenas temblequeando por el roce de cuando en vez, disfrutando de los besos y del roce en sus caderas; del remolino pelirrojo sobre su pecho y del tacto de su pecho recorriendo el camino de su boca. Como única respuesta a sus palabras, bufó.

Llevó las manos temblorosas a sus piernas, escalando a través de las caderas para llegarle al pecho, rozando apenas sus pezones para volver a bajar hasta su cintura. Igual que antes, iba a darle lo justo, sólo lo que merecía y nada más que ella no arrancase de su cuerpo luchando por ello. Pero... Se merecía que rozase su espalda, y eso hizo. Rodeó con las manos su cuerpo y se incorporó ágilmente, empujándola ligeramente hacia atrás y chocando con sus pechos instantes antes de chocar labio con labio. La besó, y dejó que su lengua arremetiese apasionadamente contra la suya, dibujando espirales y lunas en su boca mientras ambas bailaban al ritmo de unas caricias que, desde el cuello hasta su cadera, recorrían a la pirata.

No se detuvo allí, y sin darle ninguna señal de que aquello terminaba apartó la boca y comenzó a morder su cuello, apoyando una de las manos sobre la cama y girando violentamente a un lado, haciendo que ella cayese sobre el colchón y él terminase sobre su mullido busto. La miró con travesura y golpeó un pezón con el cordial, para acto seguido pasar tímidamente su lengua por él y soplar delicadamente. No quiso esperar a ver su cara y agarró ambos pechos con las manos, enterrando la cabeza en ellos y desplegando un arrabal de besos y mordiscos, apretando suavemente y moviendo las manos para acariciar base y copa. Eran cálidos y agradables, y dejó pasar los minutos antes de comenzar a hundirse más y más profundo, buscando regiones inexploradas y tesoros desconocidos.

-¿Qué tenemos aquí?- preguntó cuando el mar de besos lo llevó hasta su ombligo, al que dedicó un beso-. No parece lo que estaba buscando.

Su descenso continuó hacia tierras nunca vistas, donde su tesoro aún era ropa y la tela todavía mojada se pegaba a ella totalmente. Besó el centro de su pubis sobre la prenda e hizo el amago de retirarla con las manos, pero recordó que debería luchar por obtenerla y no la quería rota. Debía quitársela ella voluntariamente, y entonces él se la quedaría. Recorrió con su lengua todo el largo de su monte de Venus y besó su ingle, antes de otra vez subir hasta sus labios.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Jue 5 Jul 2018 - 13:33

Rió por lo bajo al escuchar su bufido, disfrutando de todo. De sus manos, agarradas a las sábanas y de su cuerpo bajo el suyo, tan quieto que gritaba en silencio su deseo de moverse. Sintió fuego allí donde él le tocó cuando ya no quiso aguantar más y ese fuego fue recorriéndola y haciéndole perder la concentración por un momento, hasta que él se incorporó. Atrapó sus labios al vuelo y se abrió como una flor para jugar con su lengua. Sedienta de sus besos, correspondió a cada envite con pasión. Notaba sus dedos dibujarle en la espalda casi con delicadeza y a su propia piel erizarse en respuesta. Cuando se separaron la pirata estaba algo colorada y jadeante, pero esbozaba todavía una sonrisa traviesa.

El primer mordisco le arrancó un pequeño gemido que silenció casi al instante, pero todavía resonaba en el lugar cuando la pirata cayó a la cama. Su melena se desparramó a su alrededor, rodeándola como una corona. Dexter cayó también frente a ella, con un claro objetivo en mente. Veía su coronilla desde su posición, blanca y negra y ocupada. Atisbó por un momento sus ojos con mil indecentes promesas grabadas a fuego en ellos, segundos antes de que volviera a sus quehaceres. Fue el turno de Aki de agarrar las sábanas y jadear con sus atenciones, pero en cuanto se dio cuenta de lo que hacía las soltó y en su lugar las llevó al pelo del yonkou. Se mordió el labio y si no cerró los ojos fue solo porque no quería perderse nada. La vista de él jugando con sus pechos a placer era gloriosa. Y se volvió aún más destacable cuando comenzó a bajar, indagando por su cuerpo.

Se estremeció por un segundo al notar sus besos en torno a su ombligo y sonrió con picardía al escuchar sus palabras. Oh, ella sabía bien lo que iba buscando... y llegó hasta allí y tras tentarla por un momento, pareció cambiar de idea. Sintió su lengua sembrando todo su pubis de posibilidades y a sus dedos poniendo las condiciones a los lados, antes de notar como volvía a escalarla de vuelta hacia arriba. Suspiró y apretó las piernas un momento, incómoda. La tela, mojada y ya fría, se volvía a cada segundo que pasaba un mayor incordio. Podría quitársela, pero aún no había terminado de quemar su orgullo. Igualaría el marcador antes de darse por vencida.

Cuando él llegó a sus labios ella ya tramaba su siguiente movimiento. Estaba ardiendo y podía notarse en cada beso y cada gesto. Reclamó su boca lentamente, narrando con su lengua todas y cada una de sus intenciones en un vaivén poco menos que desquiciante. Sus manos, lujuriosas, apartaron la tela con cuidado para afianzarse en sus caderas, acariciándolas y atrayéndolas hacia las suyas. Subió, rozando cada centímetro de piel hasta llegar a sus hombros y de un par de ágiles tirones le despojó de la camisa sin dañar la tela.

- Esta vez no te dejaré ir a colgarla.- Susurró, casi gruñendo, con una sonrisa en los labios y energía en la mirada.

Le tomó de la muñeca y le mordió el labio antes de darle la vuelta a la situación. Se incorporó igual que él lo había hecho antes, pero en lugar de tirarle al colchón le fue llevando hasta el cabecero hasta que no tuvo más camino detrás de él para huir. La pelirroja le había ido guiando a cuatro patas, sin dejarle escapar ni cesar de distraerle en todo momento. Su cuello era un mar de besos y su oreja se había visto asediada por sus dientes y algún que otro burlón soplido, mientras sus manos le presionaban el pecho para que retrocediera. Cuando le tuvo sentado delante de ella se incorporó, posando las manos en sus hombros y sonriendo como una gata orgullosa. Volvió a depositar un beso delicado como una flor en sus labios, antes de apartarse unos centímetros.

Le miró a los ojos mientras se relamía con gracilidad y dejaba caer la yema de sus dedos por el torso del hombre. Bajaron y bajaron, hasta toparse con la tela. Esbozó una sonrisa y comenzó a juguetear con el botón, acariciando la piel que asomaba por debajo. Al final, se deshizo de él y, sonriendo aún más, se dejó caer con gracia para atrapar la rebelde cremallera entre sus labios con un solo movimiento. La bajó, sin cortar el contacto visual y, al soltarla, dedicó un pequeño beso a lo que había debajo.

Volvió a levantarse y, con sus dedos todavía rozando la tela, ronroneó:

-Te sobra. Quítatelo.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Vie 6 Jul 2018 - 15:43

Aki trazaba remolinos huracanados con aquella lengua de fuego, y se movía en un espasmo sensual que le hacía seguir el ritmo. Sus manos presionaron en su espalda, haciendo que de nuevo se rozaran, y en un movimiento veloz como un relámpago ella fue quien de desnudarlo. La ropa cayó lentamente en volátil planeo mientras la opción de colgarla era descartada. ¿Se habría dado cuenta de que era una excusa? Ella estaba justo donde él quería. Pero, no obstante, él estaba donde ella quería.

Fue incorporándose lentamente sin dejar que el aluvión de besos cesara, cada vez más alocado. Apenas tenía tiempo de procesar que se erguía ante él, y cuando fue plenamente consciente ella había terminado de arrinconarlo. Sus manos le habían mantenido distraído, y su boca ocupado. Pero, sin embargo, parecía que ella no pensaba detenerse ahí. Como si acabase de ganar una importante competencia, sonreía de manera en cierta forma apasionada. Orgullo, lujuria, gula... Seguramente habría encontrado al menos cinco pecados en sus ojos, y el resto alrededor de sus caderas o en el tiempo que pronto llegaría. Podía ver una pasión furibunda más allá de la excitación, y ahora sus manos se habían corrido del pecho al hombro, justo antes de darle un tímido beso y alejarse de nuevo, torturándolo. O eso pretendía.

Se lamió la punta de los dedos, y dejó que las yemas se deslizasen lentamente sobre el torso del dragón. Casi como accidentalmente rozó la tela de sus pantalones y jugueteó brevemente con el botón. También se aseguró de acariciar cuanta piel encontró bajo la tela, y había algo que poco discretamente comenzó a asomar en cuanto Aki le dio la excusa. Dexter lució una sonrisa malintencionada desde ese momento, que mantuvo mientras escuchaba su orden atentamente.

-¿Me estás dando órdenes en mi propia casa?- preguntó, soltando una leve carcajada-. Creí que habíamos dejado claro quién manda aquí.

Recogió las piernas para acto seguido levantarse, y se mantuvo durante un momento en pie mirándola desde arriba. Su cabello y su cara, sus pechos traviesos y sus brazos delicados... Un vientre ligeramente abultado pero apenas prominente y unas caderas amplias que invitaban a sentarlas sobre él... Estaba maravillado con ella. Por un momento hizo el ademán de obedecerla, pero en su lugar introdujo alternativamente ambas manos bajo el pantalón, rozando con las uñas la costura de su ropa interior, que sacó y dejó caer, con suma delicadeza, sobre el rostro perfecto de la pirata.

-No vas a conseguir que te dé nada si no quiero- le dijo, acariciando su nuca y acercándola peligrosamente a su entrepierna para separarla justo cuando podría rozarla con la punta de la lengua-. Todo lo que quieras, deberás ganártelo. Quítamelos tú.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Vie 6 Jul 2018 - 18:55

-Ah, pero también estoy en tu cama.- Le respondió cogiendo al vuelo la tela que le lanzó. Bueno, eso explicaba por qué se había quedado tan rápido sin vestido.- No puedes tenerme por completo si tan solo te obedezco, soy más dedicada que eso.- Le comentó tranquilamente.

Le dio un mordisquito a la prenda mientras le miraba a los ojos, escuchando cada palabra que decía. Todavía sonriendo, a medias entre orgullosa y divertida, dejó la ropa de él a un lado entre las sábanas mientras avanzaba hacia delante con su mano en la nuca. Estuvo a punto de entreabrir los labios y hacerle rabiar un poco más, pero decidió no seguir su juego y cuando la soltó ella todavía parecía no haber cedido ni un centímetro. Alzó una ceja para comentarle:

-Te va a salir caro.

Con cautela, sin dejar de mirarle, posó las manos en sus tobillos. Tamborileó los dedos contra su piel como si estuviera pensándose que hacer, aunque sabía perfectamente lo que quería. Se irguió un poco y mientras sus manos comenzaban a ascender sobre la tela ella se acercó a su entrepierna. Dejó de mirarle a los ojos y observó con cierta admiración lo que tenía delante. Volvió a sonreír traviesa, pero ignoró al Príncipe y en su lugar sus labios se posaron en el pubis. Haciendo completo caso omiso de lo que en verdad reclamaba su atención, fue dejando un rastro de pequeños besos rebeldes por el trozo de piel que había quedado al descubierto en la refriega.

Al final, sus manos alcanzaron el borde de la prenda. Habían hecho un largo camino, asegurándose de mimar todo cuanto se encontraban en él y ahora estaban tan cerca de cumplir la orden del yonkou... Agachó la cabeza para que no le viera la cara, porque no creía poder esconder sus intenciones. Con cuidado, casi con cariño, le bajó los pantalones hasta las rodillas. Y, entonces, con la misma delicadeza y algo de fuerza, tiró de ellos para hacerle resbalar en las sábanas y dar con su culo en la cama. Antes de que pudiera reaccionar, trepó por él sentándose en su cadera. A su espalda, los pantalones de él quedaban en sus tobillos, al límite entre el sí y el no.

Le puso un dedo en los labios, para evitar que hablara, y la otra mano la utilizó para guiar las suyas hasta sus caderas, dejando que rozaran las tiras de su última prenda.

- Si me la quitas, te la daré. - Le propuso, la lujuria aún brillando en sus ojos.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Miér 11 Jul 2018 - 23:01

Dedos traviesos tamborilearon en sus tobillos, y Dexter supo lo que iba a suceder en apenas unos instantes. Conociendo su destino, tan sólo cerró los ojos y elevó el rostro con calma, ocultando una sonrisa confiada. Dejó que las manos inquietas de la pirata lo envolviesen y desnudasen, y disfrutó las atenciones de sus labios por todo el recorrido de su piel. Evitó echarse a reír cuando cayó sobre la cama, y cuando ella se subió encima, trató de responder...

Pero Aki ya había pensado en eso. Lo que seguramente no esperaba, o tal vez sí, fue cuando el dragón atrapó su mano y, serenamente, introdujo el delicado índice en su boca. Lo hizo pasear por sus colmillos y lo llevó hasta lo más profundo de su boca, lo máximo que podía sin chocar contra sus nudillos, y dejó después que su lengua la acariciase lentamente, casi a ritmo de una canción desenfadada de primavera. Cuando pasaron unos segundos, retiró el dedo y lo guió a través de su cuerpo. Rozó sus rodillas y acarició sus piernas con las yemas de los dedos, tan despacio que creyó aquella piel ardía, hasta que por fin aterrizó sobre lo que ella deseaba perder.

Sólo un vestigio de tela los separaba, y la sonrisa de Dexter se ensanchó hasta formar una mueca de suficiencia. Le estaba pidiendo que la desnudara... O lo retaba a ello. Eran ambas cosas lo mismo, ella sabía que si quisiera... Oh, por eso lo había fulminado con la mirada minutos atrás. Sí, desde luego la frase era muy malinterpretable, pero las intenciones de la diablesa eran legibles como poesías en verso de oro y claras como la luna llena. Quería perder la ropa, pero no el orgullo. ¿Qué valía más para él? No podía someterla, no quería; sería deshonrarla hacerse desnudar sólo para demostrar que podía llevarla a la locura antes de que él sucumbiese a sus quiméricos poderes. Además, tampoco tenía claro el poder resistir durante mucho tiempo.

Estiró los brazos hasta tener sus muslos entre las manos, y apretó con fuerza moderada hasta que la carne empezó a resistirse. Su cuerpo estaba particularmente tonificado, casi resultaba placentero conocer a una mujer tan en forma, pero sin piedad separó sus nalgas para casi inmediatamente devolverlas a su lugar. Agachó la cabeza levemente y clavó la mirada en ella, recorriéndola de arriba a abajo.

-Si puedo obtenerlo yo, no puedes dármelo sólo tú- dijo, antes de abalanzarse sobre ella y besarla.

Se aseguró de aferrarse bien a ella, evitando que huyese por algún lugar, y rodaron en una pelea tórrida hasta caer de la cama. Los labios de ella recorriendo su rostro, las lenguas luchando a matar y las manos tomando por la fuerza el cuerpo del otro, liberándose por momentos de la presión y buscando una nueva forma de sojuzgar al otro. Dexter cayó de espaldas sobre la madera con la súcubo encima, produciendo un ruido seco que ambos ignoraron, centrados en otra cosa. Aki seguramente debió sorprenderse al ver la tela intacta en la mano, pero mucho más se sorprendió él al sentirse tan de repente dentro de ella.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Jue 12 Jul 2018 - 14:08

Fue como la calma segundos antes de la tormenta. Aki se quedó mirándole sin emitir ningún sonido, con los labios entreabiertos y un pequeño gesto entre sorprendido y encantado con el descubrimiento. la boca del dragón era suave y su lengua aún más. Contrastaba con sus dientes y, juguetona, movió los dedos con cautela dejándole jugar todo lo que quisiera. Notó un escalofrío recorrerle la espalda mientras le miraba, entregado a su tarea. Con la misma naturalidad acabó y se hizo dueño de sus dedos, mandándolos a pasear por su propio cuerpo.

Un pequeño rastro de brillante saliva fue marcando el camino que seguían, pero mucho antes de que llegaran a su destino Aki adivinó cual era. Suspiró entre desesperada y exasperada mientras notaba sus manos afianzándose sobre ella. Se mordió el labio mientras él la liberaba y le miró con descaro al escuchar sus palabras. Nunca había puesto eso en el premio, no iba a confundirla tan fácilmente.

Se abalanzó con ella con seguridad aplastante, pero Aki acudió al combate con las mismas ganas. Se besaron como si las palabras no llegasen y entre beso y beso se intuían retos, amenazas, rendiciones parciales y deseos que de tan ardientes parecían exigencias. Tomaron posesión del cuerpo del otro, comprobando su forma exacta a través del tacto y explorando cada rincón del mismo. La tormenta había estallado. De un segundo a otro, algo indefinible había dado el pistoletazo de salida y ahora de repente la cama ya no les llegaba.

Aterrizaron en el suelo sin despegarse, él debajo y ella encima, todavía atada a él y a su cuerpo por dos cadenas llamadas brazos. Sonreía entre beso y beso, dejando la huella de sus labios por toda su piel y sin fijarse mucho en lo que hacía. Dejándose llevar le dio el control a la lujuria y se dedicó por unos segundos a tratar de imponerse sin intentarlo de verdad. Un tira y afloja que bien sabía podría haber durado horas incluso, pero un destello negro a su izquierda le hizo distraerse.

Antes de poder procesar lo que acababa de ver sintió como él se abría paso y de repente le sentía dentro, caliente y palpitante. Gimió, dándose cuenta de que se había salido con la suya. ¿En qué momento se la había quitado? ¿En qué momento habían siquiera quedado así? Una neblina de placer cubría sus pensamientos, instándola a dejarlos de lado, pero haciendo un esfuerzo intentó controlarse unos momentos. Se inclinó sobre él, pegándose a su pecho cuan larga era y mordiéndole de nuevo la base de la garganta. sus manos viajaron rápidas hasta sus hombros, acariciando su cuello con promesas en el camino. Intentaba no moverse, quería disfrutar el momento porque sabía que en cuanto lo hiciera ninguno de los dos podría parar.

- Cúidala bien.- Le susurró al oído, lamiéndole la oreja.

Volvió a jadear y apoyando las manos en el pecho decidió erguirse para poder verle a los ojos. Su boca se abrió en una perfecta ''o'' mientras se enterraba todavía más y le miraba entre los mechones rebeldes que habían caído delante de su cara. Sonrió, expectante, aguardando a su próximo movimiento.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Sáb 14 Jul 2018 - 0:04

Habría arqueado una ceja, sorprendido, si su cuello no hubiese cobrado vida propia. Abrió la boca como si le faltase el aire, pero en lugar de respirar suspiró profundamente, sintiendo cada vez más el interior de la pelirroja. Su oreja ya humectada, y su cuello recorrido por los labios más carnosos que en mucho tiempo no había sentido. Ambos expertos, sabiendo qué se hacían, luchando por ser el último en caer bajo el yugo de la pasión... Y un accidente los había derrotado. A ambos. Tiró la prenda lejos y aferró sus caderas con ambas manos, recorriéndola hasta los hombros apartando el cabello carmesí que a salvajes mechones trataba de impedir en vano su avance, inexorable.

Dibujó rectas y curvas sobre su piel, ángulos y formas informes mientras patinaba con las uñas, levantando mínimas muescas blancas por toda su espalda. Arañaba delicadamente, más centrado en sentir su aliento en el pecho que en iniciar algo que no tendría fin en un tiempo. Sin embargo se incorporó, tomándola por la cintura con una mano y apartando el cabello de ambos con la otra. Frente a frente, nariz con nariz, más cerca de lo que jamás habrían pensado... Fuego y rayo cruzaban en dos miradas de océano y tormenta con un demonio aferrado a un dragón en abrazo ardiente. Sus ojos se perdían no menos que sus labios, desatados en una vorágine de besos que parecía no tener fin. Los brazos se deslizaban por todas partes acariciando con mil manos, los cuellos tronaban al separarse con la furia de soles, y como testigo del encuentro algún que otro punto de color rojizo iba surgiendo alrededor de ambos cuellos, hombros... Y alguna que otra marca más allá.

-Esto me encanta- comentó, entre beso y beso, con una voz algo boba-. Pero...

Se levantó sin dudarlo ni un instante, apoyando sus férreas piernas en el suelo e hincando rodilla por no separar los brazos de Aki, aferrados a ella. Apuntaló los pies sobre la madera, sosteniéndola con facilidad mientras se estiraba cuan largo era, profundizando más allá de lo que habría imaginado poder, y la acercó a él hasta que sus pechos chocaron uno contra el otro. Dexter sonrió como un niño inocente durante unos segundos, justo antes de decir unas palabras que cambiarían la noche por completo:

-En el suelo no puedes deshacer mi cama.

Toda la delicadeza que no tuvo cuando accidentalmente se completaron la tuvo mientras lentamente se aseguró de separarlos, depositando con suavidad a la preciosa pirata sobre su cama, para luego tumbarse a su lado, mirando hacia ella y asiéndola hacia él.

-¿Te apetece empezar como se debe?- preguntó, con una travesura que apenas podía contener-. No me gusta empezar por el plato fuerte y... Ambos estamos hambrientos.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Lysbeth Ardian el Sáb 14 Jul 2018 - 17:46

Otra vorágine de besos se desató entre ambos sin que ninguno intentara evitarla. Aki comenzaba a pensar que el sabor del dragón era poco menos que intoxicante. Sus brazos se movían como por instinto correspondiendo a los de él y dibujando su camino a lo largo de su cuerpo. El fuego crecía alrededor de ambos, haciéndoles buscar más sin casi darse cuenta. Y entre la bruma del deseo, oyó su voz. La pelirroja parpadeó, separándose con delicadeza para escucharle. No era que le temblara el tono, pero no pudo evitar sonreír al escucharle. Sin duda, el deseo le afectaba igual que a ella.

Se levantó mientras Aki se aferraba a él para no acabar en el suelo. Sabía que él no la dejaría caer, pero sería de mala educación no poner de su parte. Con un jadeo al notar la intromisión, rodeó su cuerpo con sus piernas, aguardando expectante su destino. Le miró a los ojos todavía en el aire, sujeta entre sus fuertes brazos. Ahora era él el que parecía un niño ilusionado... y Aki era la piruleta. Sonrió a su vez con la cara iluminada ante la idea de hacer un maravilloso desastre entre las sábanas del Yonkou.

Se separaron con cuidado, pero no pudo evitar un suspiro al sentir cómo se iba, más de placer que de pena. Se mordió el labio y apoyó las manos en la almohada, aguardando a que él se tumbara. La asió, acercándolos y ella se movió para volver a rozarle. Le pareció que su piel quemaba, pero adoraba la sensación. Sintió como ahora no era la única que resbalaba, pero tomó ventaja de la situación. Sin pedir permiso, colocó una pierna entre las de él y se acercó todavía más, lo justo como para poder volver a besarle. Le dejó la boca llena de deseos, promesas y caricias antes de responderle.

- Me encantaría. Tenemos toda la noche y me temo que no saldrás de aquí hasta haber memorizado cada parte de mi cuerpo.

Obvió el hecho de que no era el único que haría eso; sus manos ya se encargarían de demostrarlo. Le rodeó, acariciándole la espalda de arriba abajo, de forma lánguida. Volvió a besarle y le supo a poco, así que le dio otro. Estrelló sus pechos contra el suyo y se aferró a su cintura, buscando su contacto. Ah, ¿Por dónde empezar? Incluso habiendo empezado no era capaz de no preguntárselo. Tenía un festín ante los ojos y... lo cierto es que se le hacía la boca agua.


Rawr:

Nivel: 98
Berries: 398.918.667
Nombre: Aki D. Arlia
Profesiones: Asesina, guardabosques, bufón, espía
Alineación: Caótica Maligna










avatar

Mensajes : 2205
Fecha de inscripción : 23/08/2014
Edad : 21
Localización : Comiendo pokis

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
370990/1000000  (370990/1000000)
Berries: 398.918.667

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Dexter Black el Mar 17 Jul 2018 - 23:35

Sintió su pecho chocar contra el busto de Aki, y suspiró profundamente. Con lentitud y calma dejó que sus brazos la envolviesen de nuevo mientras se besaban, acalorados. Podía sentir el deseo palpitante rozar entre sus piernas mientras sus manos descubrían palma a palma cada curva en su cuerpo. Jadeaban entre beso y beso, suspiraban cada vez que sus cuerpos se alejaban un ápice, casi gemían cuando uno de los dos navegaba aguas turbulentas en aquella vorágine. Se devoraban a cada instante.

Volvió a mostrar su lado impetuoso y la tomó por la cintura, férreamente. Tiró de ella y la montó en un ágil movimiento, aterrizando sobre su vientre apenas rozándola con su escaso vello blanquecino. Enterró la cara en ella y dejó a su lengua pasear traviesamente, arrastrándose por el valle de sus pechos dejando un camino húmedo a su paso. Sopló levemente y la vio erizarse por completo, desde la blanca piel de la base hasta las rosadas cumbres que más tarde visitó con mimo y diente, besando y mordiendo con el cuidado propio de un cirujano experto, desatando en cada acometida un nuevo truco, un nuevo movimiento, algo inesperado. Selló el pecho con sus labios y aspiró levemente, para abandonar aquella escalada a poco de tornarse sempiterna y se dispuso a descender poco a poco.

Sus brazos se contraían mientras los labios iban posándose lentamente en su vientre, cada uno más allá del otro en un paseo casi bailado. Llegó hasta su ombligo, y mientras los brazos se estiraban él ya rozaba con los labios la salvaje pradera. Se hundió en ella y la besó con pasión, marcando un leve hundimiento en el vello carmesí. Poco a poco ella había ido tensándose, pero no le costó más que una caricia lograr que sus perfectas piernas se separasen. Besó sus ingles y caminó hasta sus rodillas con los labios, rozando y lamiendo a cada poco para dibujar un camino de regreso hacia su pubis, aunque de otra forma aquella vez.

Olía a hierbabuena y a sales, a agujas de pino y miel fresca. Apoyó la punta de la nariz entre el pasto y acarició con la yema de los dedos la puerta de su cuerpo, sólo para repetir el gesto aquella vez con la lengua. Logró percibir dónde se encontraba la perla al instante, y dibujó círculos a su alrededor antes de trabar pequeñas ces sobre ella. La rozó con los dientes por un instante y la rodeó con los labios mientras soplaba suavemente. Al mismo tiempo, con tranquilidad, dejó que su corazón buscase el corazón de Aki entre tormentosas grutas.

Succionó por un momento y liberó sus manos, para segundos después apartar la cara y sentarse a su lado, masajeándola con suavidad. Dejó pasar unos segundos y más tarde los minutos sobrevinieron, hasta que dedicó un momento más a recorrerla con su lengua antes de escalarla de nuevo y, cómo no, besar su boca otra vez.
avatar

Mensajes : 1168
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
134/150  (134/150)
Experiencia:
540000/1000000  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Una oferta memorable [+18] [Priv Aki - Dexter]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.