Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7346)
 
Nocturne93 (5327)
 
Lion L. Kai (3081)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2265)
 
Webmaster (2224)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Llevo pris... ¡Ah, que eres tú! - Privado/Pasado [Mura&Therax]

Ir abajo

Llevo pris... ¡Ah, que eres tú! - Privado/Pasado [Mura&Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Jue 14 Dic 2017 - 0:43

-¿Dónde ha dicho que nos iba a dejar? -preguntó Therax mientras contemplaba los alrededores, tratando de recordar las palabras del capitán de la embarcación que le había llevado hasta allí. Desde que había visto los manglares en la distancia, con su antigua y orgullosa presencia rompiendo la monotonía del océano, su mente había comenzado a divagar. ¿Habría llegado ya alguno de sus compañeros al archipiélago? ¿Tendría que encargarse de las heridas de una sardina o tratar de curar alguna extraña enfermedad venérea? Lo cierto era que no le extrañaría encontrarse con un cuadro similar a ése, pero esperaba que no fuera así.

El modesto barco había atracado hacía apenas cinco minutos y, como de costumbre cada vez que viajaba de esa manera, había esperado para ser el último en bajar. En aquella región del mundo a la gente le costaba mucho más sorprenderse, pero los recuerdos que le traían los barcos de pasajeros habían hecho que optase por ser cauto. ¿Quién sabía si allí habría algún energúmeno que se asustase por la extraña presencia de dos cánidos a bordo?

Fuera como fuere, allí se encontraba. No tenía la menor idea del número del manglar sobre el que había puesto sus pies. Por otro lado, tampoco recordaba cuál era exactamente el punto de encuentro. ¿Acaso habían fijado alguno antes de separarse? Juraría que no, pero habían sido dos años muy intensos y un olvido como aquél sería comprensible.

-Mira que eres inútil. Ni para recordar dos números sirves -observó la mecánica voz que emanaba del collar de César.

-Cállate -ordenó sin más el domador. Ni siquiera dirigió una mirada al viejo lobo. Estaba acostumbrado a sus sarcásticos comentarios y ya ni se inmutaba por ellos. Él lo sabía, pero aun así parecía continuar disfrutando con ellos. Therax sonrió para sí mientras se ponía en marcha. Lo cierto era que los echaría de menos si algún día le faltaran.

El lomo de Tib rozó su muslo derecho, y el rubio comprobó con un rápido vistazo que el Muryn se había puesto a su altura y caminaba pegado a él. El más veterano de la pareja, cómo no, caminaba un poco más atrás. Los años pasaban factura, y la artrosis hacía que cada vez fuese más difícil para él seguir el ritmo de sus compañeros. O puede que simplemente fuese un vago o que prefiriese que los otros hicieran de escudo humano en caso de que hubiera problemas. A decir verdad, cualquiera de las opciones era perfectamente factible.

-¿Sabéis qué? Si ya han llegado a Sabaody nos va a ser muy fácil encontrarlos. Sólo tenemos que ir hacia cualquier alboroto y acabaremos encontrando a Luka, a Zane o a Hou en el centro de todo.

____________________________________________
Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:



avatar
Therax Palatiard
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 720
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
75/150  (75/150)
Experiencia:
107735/790000  (107735/790000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llevo pris... ¡Ah, que eres tú! - Privado/Pasado [Mura&Therax]

Mensaje por Akane D. Murasaki el Sáb 10 Mar 2018 - 16:06

La media luna dejó caer su ancla en el borde de uno de los maglares sin ley de la zona externa del archipiélago poco antes del medio día, finalizando de aquella manera uno de los trabajos más extenuantes que la pelirroja tuviera que llevar a cabo desde hacía mucho tiempo. Casi echaba de menos entrenar con ropa de verano y descalza en el reino de Sakura. Akane se dejó caer en la cubierta de su pequeño barco, dejando caer los brazos a lo largo. Un suspiro de alivio se le escapó de entre los labios justo antes de que una lluvia de babas le cayese encima. Su no tan pequeña Nala, pensando que la chica quería jugar, se había acercado corriendo al verla tirada en el suelo y ahora se entretenía lamiendo el rostro de su dueña, así como las manos que trataban de evitarlo.

-Nala, tranquila. Por favor... ¡Nala!- Se quejaba entre carcajadas la felina. Sin embargo, aún pasaron un par de minutos hasta que la enorme cánida decidió quitarse de encima suya, quedando a su lado, sentada y moviendo alegremente la cola. Mura se restregó la manga de la camiseta que llevaba por la cara, limpiándose así en parte. -De verdad... Menos mal que pensaba tomar una ducha antes de ir a por provisiones.- Dijo para sí misma antes de ponerse en pie, bostezando. Se encontraba agotada tras el viaje. Algo comprensible teniendo en cuenta que había pasado horas llamando por DDM a Bakagami para pedir ayuda a la hora de redirigir el rumbo de su barco. Ella no era navegante. No sabía leer las estrellas ni las corrientes, o lo que fuese que hiciera Akagami al timón. Bien era cierto que su embarcación tenía lo necesario para llevarla al borde del paraíso sin necesidad de que un humano la guiase, pero nunca era bueno fiarse.

"Menos mal que a la vuelta nos acompañara Akagami..." Pensó, mientras se adentraba en el baño de su camarote, desvistiéndose. No tardó mucho en acabar bajo una cascada de agua caliente. Cerró los ojos mientras divagaba por razones varias. Habían pasado muchos años en los que no supo nada acerca de los Blue Roses, y más aún en los que no había vuelto a contactar con Dawn. Mejor dicho, con las personas que cuidaban de ella. Pero era lo mejor. O eso quería creer la pelirroja: Ella era una criminal cuya vida podía finalizar en cualquier momento. Un barco pirata no era lugar para una niña. Eran motivos más que suficientes para mantener en secreto su existencia. Aunque no quitaba que quisiera contárselo por lo menos a Berthil y a su capitán. ¿No eran también su familia? ¿Pero cómo reaccionarían?

-Hay tiempo para ello...- Sentenció finalmente, antes de cerrar el grifo y coger una toalla con la que secarse y cubrir su cuerpo desnudo. Tenía cosas que hacer, como ir a comprar provisiones para lo que quedaba de viaje, tomar algo y cotillear. Sí. Tras dos años sin hacer caso al mundo, estaría bien ver que cosas habían cambiado en su ausencia. Nada más estuvo lista, salió sin un rumbo fijo.

Llevaba el pelo recogido en una trenza, dejando solo su flequillo y un largo mecho a un lado de la cara, sueltos. Sus ropas eran oscuras: Un pantalón ajustado negro, una camisa granate, con un marón y botas altas de cuero -del mismo color del cinto. Llevaba además dos brazaletes de cuero trenzado negro, y sus dagas ocultas entre sus prendas. Además de un bolso con parte de su dinero y otras cosas. Además de ir subida encima de Nala.

-Sumire, quédate para proteger el barco y recibir a Aka si aparece. En caso de que suceda cualquier cosa, contactarme. ¿De acuerdo?-

____________________________________________
distant memories:



Always left behind
avatar
Akane D. Murasaki
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 08/02/2015
Edad : 20

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
95995/790000  (95995/790000)
Berries: 65.065.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llevo pris... ¡Ah, que eres tú! - Privado/Pasado [Mura&Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Lun 12 Mar 2018 - 18:13

El plan del rubio era perfecto para encontrar a sus compañeros. No podía fallar, pero lo hizo. «¿Es que ésta va a ser la primera isla en la que no lían la de Dios?», se preguntó. Lo cierto era que caminaba sin rumbo fijo, aunque se había asegurado de no alejarse de la zona portuaria. Si se encontraba con quien le había llevado hasta allí podría preguntarle en qué manglar se encontraba. Claro que también podía interrogar al respecto a cualquiera que pasase por allí, pero prefería no establecer contacto con demasiada gente hasta encontrarse con sus compañeros.

Terminó por detenerse frente a un cartel grande y descolorido. El paso de los años había desgastado la imagen que figuraba en él, aunque unas letras seguían siendo legibles: "The Big Mermaid. Repuestos Marítimos". El espadachín torció un poco el gesto ante el nombre del establecimiento, pues de haberlo oído en otro lugar pensaría que correspondía a un prostíbulo o algún tugurio de características similares.

Fuera como fuere, tal vez allí pudiesen ayudarle. No era descabellado pensar que hubiera sido necesario para los Arashi comprar algo en ese comercio. El barco podría necesitar algún tipo de reparación y aquél era el sitio indicado para adquirir los materiales. ¿Se habría encargado Nox de mantener en buen estado el navío? Esperaba que sí, aunque el paso del tiempo era innegable e ineludible. Con un sinfín de ideas aún rondando su mente, se decidió a entrar en la tienda para intentar obtener algo de información.

Una campana colocada sobre el marco de la puerta avisó de que el domador acababa de entrar, pero nadie salió a atenderle. «No me extraña que esté así», se dijo, comprobando que el estado del interior era tan lamentable como el del letrero. El polvo reinaba en la estancia, siendo especialmente abundante sobre el mostrador que había a un par de metros de distancia de Therax.

Había varias estanterías con multitud de productos que, pese a lo que cabría esperar, parecían encontrarse en buen estado. No obstante, la mayoría del material se encontraba tras la barra que separaba al cliente del inexistente dueño. El rubio avanzó unos pasos, deteniéndose frente a un pequeño timbre que no dudó en presionar con fuerza. Sin embargo, estaba roto y no nació de él ni el más mínimo sonido.

-Estupendo -murmuró.

-¿Hay alguien ahí? -dijo entonces una voz maltratada por el paso de los años. Procedía de alguno de los pasillos que conformaban los muebles entre los que se repartían los distintos útiles náuticos.

-Sí -respondió Therax en voz alta, escuchando a continuación cómo unos pasos cortos y rápidos se dirigían hacia él.

____________________________________________
Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:



avatar
Therax Palatiard
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 720
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
75/150  (75/150)
Experiencia:
107735/790000  (107735/790000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llevo pris... ¡Ah, que eres tú! - Privado/Pasado [Mura&Therax]

Mensaje por Akane D. Murasaki el Jue 29 Mar 2018 - 16:02

Nala caminaba a paso tranquilo  por el suelo del manglar en el que se encontraba, observando todo con una curiosidad equivalente a la intranquilidad de su dueña. Había demasiada gente a pesar de ser tan temprano  y eso causaba molestia a la felina. Tras dos años de aislamiento el público le resultaba irritante, sobretodo estando en la zona sin ley. Había demasiadas personas en ese lado que podrían plantearse intentar robar a su preciada cánida para venderla. Y también otros tantos ojos curiosos. Gente escandalosa que se asustaba solo con observar al animal. Tanto ruido junto hacía que sus orejas doliesen. "Vamos a ir a un lugar más tranquilo". Estuvo por decir, pero eso sería estúpido. Si quería comprar debería poner mala cara y aguantarse.

Y eso hizo, durante la siguiente media hora,  Akane y su acompañante habían logrado alcanzar la zona comercial más "limpia" del manglar, donde varios puestos de alimentos se peleaban por lograr al mejor postor.. Cabe decir que los precios eran escandalosos. Pero el carácter de la joven ayudaba a abaratar las compras y su cuerpo también, para que engañarnos. Sobretodo cuando varias fundas de armas colgaban de su ropa.  Para cuando concluyeron su paseo por el mercado, todavía les quedaba dinero para ir a tomar algo en alguna taberna. -Parece que  ya podemos irnos, Nala.- Exclamó la pelinaranja, pero la cánida hizo caso omiso. Estaba muy ocupada olisqueando algo: Comida, otro animal similar a ella o alguien conocido, estaba entre la lista de posibilidades de Mura. También podía ser la naturaleza quien la reclamase. De ser eso último, sería mejor alejarse del lugar a uno más despejado.

-¡Vamos, Nala!- La llamó, subiéndose en su lomo, aferrando en una de sus manos el ticket de su última compra. Todo estaría en su barco antes del anochecer, o eso le habían asegurado.

En menos de un parpadeo, el enorme animal se había puesto a trotar en una dirección fija, siguiendo el rastro que hubo captado antes. Aceleró de forma tan vertiginosa que Mura necesito tumbar su cuerpo sobre ella y aferrarse a su pelaje hasta que sus nudillos se pusieron blancos. Y cuando se detuvo, a nada estuvo de salir volando. -¡¿A qué ha venido eso?!- Se quejó, algo aturdida. Le costó unos cuantos segundos reubicarse tras el paseito. Encontrándose de frente con un establecimiento de recambios. Nala se sentó y tras oler el aire de nuevo, empezó a ladrar, moviendo la cola alegremente de un lado a otro.

-¿Uh?-

____________________________________________
distant memories:



Always left behind
avatar
Akane D. Murasaki
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 08/02/2015
Edad : 20

Hoja de personaje
Nivel:
77/150  (77/150)
Experiencia:
95995/790000  (95995/790000)
Berries: 65.065.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llevo pris... ¡Ah, que eres tú! - Privado/Pasado [Mura&Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Sáb 14 Abr 2018 - 4:54

La sombra de quien fuese que le había respondido comenzó a ser visible, acompañando a unos pasos parsimoniosos que cada vez se encontraban más cerca del domador. Therax se disponía a responder, aunque aún no había decidido cómo demonios intentaría obtener información sobre su banda sin levantar sospechas. Siempre había sido un completo inútil en labores como aquélla. «Hay una primera vez para todo», se dijo en un vano intento por darse ánimos.

No obstante, antes incluso de que la silueta de su anfitrión emergiese de entre las estanterías repletas de útiles náuticos, la puerta situada a sus espaldas se abrió con gran estrépito. Una masa de pelo anaranjado se arrojó sobre Tib, que no emitió ni el más mínimo sonido que indicase que pensaba defenderse de aquel ataque. ¿Qué demonios estaba sucediendo?

El espadachín permaneció de pie, inmóvil y contemplando cómo el blanco y el naranja rodaban por el suelo de la tienda, casi fundiéndose en un único ser que gruñía y gemía por partida doble. Fue en una de las innumerables vueltas que, al conseguir apreciar el morro del animal invasor, fue capaz de reconocerlo. Había crecido, y mucho. ¿Cuánto hacía desde la última vez que había visto a Nala? Dos años tal vez; seguramente más.

No obstante, el aspecto del cánido daba a entender que su desarrollo había sido completamente diferente de lo esperado. Tib había crecido, sí, pero no de la forma que lo había hecho la mascota de Mura... casi antinatural. ¿Acaso se habría encargado ella de estimularlo de algún modo? A saber, pero eso no era algo que le concerniese ni le importase. En vez de eso dirigió su atención a las pequeñas y sucias ventanas que se repartían por el lugar.

La del pelo anaranjado no debía encontrarse muy lejos de allí, a no ser que Nala se hubiese perdido o hubiese optado por escaparse. Aquello era algo más que improbable, así que enseguida desestimó esa posibilidad y trató de forzar un poco la vista para ver entre el polvo y la suciedad. ¿Quién era capaz de trabajar en un lugar con tanta mierda? Algún guarro, eso seguro.

Fuera como fuese, lo cierto era que no había modo de distinguir qué había más allá de los opacos cristales. Ignorando por completo al muryn y a su compañera, centró su atención en la puerta y dio un par de pasos en dirección a ella.

-¿Eres tú quien me ha llamado? -inquirió la misma voz cascada tras él. No obstante, ignoró la pregunta por el momento y siguió dando la espalda al mostrados. Claro que era él; ¿acaso había alguien más allí que pudiese hablar? «Ahora te va a tocar esperar a ti», pensó, sonriéndose y cruzándose de brazos en espera de que la dueña del animal que acababa de irrumpir en la tienda apareciese.

____________________________________________
Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:



avatar
Therax Palatiard
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 720
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
75/150  (75/150)
Experiencia:
107735/790000  (107735/790000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llevo pris... ¡Ah, que eres tú! - Privado/Pasado [Mura&Therax]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.