Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7362)
 
Nocturne93 (5327)
 
Lion L. Kai (3098)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2265)
 
Webmaster (2232)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.
Últimos temas

Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Ir abajo

Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Ivan Markov el Miér 3 Ene 2018 - 23:22

La travesía ha sido cuanto menos, aburrida. Ha sido tan solo un día desde la isla vecina, pero el marinero que os ha traído es tirando a callado. Nunca muestra su rostro y no se ha comunicado con vosotros más que con señas y gestos, pero os ha traído enteros. Os preguntaréis cómo habéis llegado aquí, ¿no? pues si no lo sabéis vosotros mal vamos, vaya. Tal vez sea mejor que no nos adelantemos en acontecimientos y volvamos al principio de la historia. Estáis en la isla de Jorhad, un pequeño puerto menor de Grand Line. Es una ciudad pequeña y calurosa con edificios bajos de color blanco. En muchos puntos de la ciudad hay carteles con un mensaje:

Cartel escribió:¿Eres cazador de recompensas? ¿Buscas gloria y compañeros con los que viajar y compartir aventuras? Es tu momento. Los Cuchillas Negras buscamos gente hábil para reforzar nuestras filas. Si te crees capaz de afrontar el desafío ve al puerto el martes al mediodía. La primera prueba os esperará allí.


No sé si fuisteis con intención de apuntaros a la prueba o simplemente pasabais por allí, pero cuando llegasteis había un grupo de gente variopinta reunidos frente a una barcaza con una bandera. Ya la habéis visto en los carteles, es el símbolos del gremio. Sentado encima de la cabina del piloto hay un hombre albino vestido con una gabardina roja. ¿Que quién es? Yo, por supuesto. ¿Os habéis tomado las pastillas para la memoria? En fin, yo al menos lo recuerdo como si hubiese sido ayer. Oportunamente, en el momento en que llegasteis yo estaba a punto de contar las normas de la primera prueba.

- Veo que sois unos cuantos - Ivan sonrió, incorporándose - Bien, creo que no hará falta esperar más. Me gusta ver el número de entusiastas reclutas, pero no os necesito a todos. Prefiero compañeros confiables a llevar a toda una legión conmigo. Así que vuestra primera prueba será llegar a la isla de Panapple. Esta barcaza os llevará hasta allí, pero sólo a dos de vosotros. Supongo que ya os imagináis lo que toca, ¿verdad? - soltó una carcajada - Nos vemos en la isla... los que lleguéis.

Dando un fuerte salto que hizo balancearse la embarcación, el cazador se alzó y comenzó a alejarse de la isla volando por los aires. Casi al mismo tiempo una figura salió de la cabina: un hombre con ropas oscuras holgadas y una capucha de marinero. Se acercó a la pasarela con una ninjato envainada en la mano y alzó la mano libre levantando dos dedos.

- Sólo dos - su voz era suave, casi musical - Acabad rápido o me iré sin vosotros.
avatar
Ivan Markov
Cazador5-Mercenario famoso
Cazador5-Mercenario famoso

Mensajes : 461
Fecha de inscripción : 05/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
71/150  (71/150)
Experiencia:
89643/790000  (89643/790000)
Berries: 41.550

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Difter el Jue 4 Ene 2018 - 14:19

Por qué, por que tenía que ser aquí, eso es lo que pensaba a cada minuto que pasaba en esta caldera llamada ''Isla Jorhad'' y encima iba con un compañero en el barco un tanto extraño y un capitán de barco menos expresivo que yo, es increíble. ¿Que por qué vengo aquí entonces? Fácil, he leído sobre una asociación de cazadores bastante importante llamada ''Las cuchillas negras'' y las pruebas son aquí, pero claro, tenía que ser en un lugar así, espero que las pruebas no incluyan la capacidad para hablar porque ya venía algo malhumorado por el calor.

Por fin llegamos a tierra y ¡oh, sorpresa! También hacía un calor para morirse. Recogí mis cosas como pude, salí del barco y fui directamente al lugar en el que iba a ser la prueba, no quería estar mas en ese lugar. Supuse cual era el lugar porque estaba lleno de gente de toda clase y un tipo con pelo blanco encima de la cabina del piloto el cual nos dijo que para ir al lugar de las pruebas había que montarse en esa barcaza pero solo había lugar para dos personas, tras eso se fue y llegó otro tipo, un hombre con ropas oscuras holgadas y una capucha de marinero que nos dijo que nos diésemos prisa.

Como si de un pistoletazo de salida se tratase, todos los bárbaros comenzaron a pelearse por subir, yo simplemente fui andando hacia la barcaza aunque me vieron justo antes de llegar y 4 o 5 saltaron sobre mi.
-Demasiado calor... ¡DEJADME EN PAZ! Un aura oscura emergió por todo mi cuerpo, mis ojos rojos brillaban con intensidad y golpeé el suelo creando una onda expansiva donde todos los que estaban cerca mía (que eran todos, ya que estábamos cerca de la barcaza) recibieron millones de cortes graves y los que estaban cerca mía se alejaron por el dolor de las heridas, por suerte el capitán estaba esperando en la cabina y no le dio el ataque (creo, la verdad es que en ese momento me importaba más bien poco) y proseguí andando hasta entrar en la cabina.


Cosa usada:
Cosecha oscura: Pasiva: El usuario genera un aura oscura alrededor suya, la cual después, se concentra en los puños con un brillo entre rojizo y negruzco.
Activa: El portador golpea el suelo y genera una explosión de oscuridad a su alrededor de tres metros de radio, la cual provoca cortes de gravedad media por todo el cuerpo del rival o rivales alcanzados, estos no serán muy grandes pero sí bastante dolorosos.


Última edición por Difter el Sáb 6 Ene 2018 - 1:41, editado 1 vez
avatar
Difter
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 27/06/2016
Edad : 17
Localización : Granada

Hoja de personaje
Nivel:
35/150  (35/150)
Experiencia:
16110/790000  (16110/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Takayanagi Shikaze el Vie 5 Ene 2018 - 1:16

El viento soplaba constante e intranquilo sobre las olas de un mar demasiado hostil. La espuma se elevaba por encima de sus cabezas, eliminando cualquier posibilidad de abstracción y atando su conciencia al mundo terrenal. El cazador observaba por encima del casco la encabritada masa de agua con desazón, pues no hallaba un oponente en el peligro que les acechaba sobre esa nave. Mantuvo la calma hasta que, eventualmente, llegaron a puerto, agradecidos de pisar tierra firme.

- Gracias por el viaje.- Logró pronunciar a pesar de su evidente mareo. Tendió unas pocas monedas al marinero que le observaba con una sonrisa sarcástica, divertido ante el aspecto incómodo del joven Takayanagi. Sin dejar tiempo para una contestación, se alejó hacia la ciudad.

El azar había guiado sus pasos desde hacía unos pocos días. Su último contrato habría salido a pedir de boca si no se hubiese dejado detectar por un miembro del servicio de su objetivo. Un error de novato, pero subsanable. Había huido de la escena con la presteza de un águila atrapando a una ardilla y, por fortuna, logró contratar una embarcación que, a precio reducido, no hacía muchas preguntas. Desconocía a dónde se dirigía, pero lo descubriría con un par de preguntas a la población local. Se dirigía con tal propósito a una taberna local cuando un cartel llamó su atención.

"¿Eres cazador de recompensas? ¿Buscas gloria y compañeros con los que viajar y compartir aventuras? Es tu momento. Los Cuchillas Negras buscamos gente hábil para reforzar nuestras filas. Si te crees capaz de afrontar el desafío ve al puerto el martes al mediodía. La primera prueba os esperará allí."

- Vaya trampa más sutil. - Pensó, divertido. Él mismo había hecho un anuncio parecido para asesinar a un traficante de joyas. Aunque era extraño que lo hiciese de un modo tan general, para atraer a tanta gente. Tal vez mereciese la pena acercarse a observar con precaución.

No hubo de pasar mucho tiempo hasta que Shikaze descubriese el variopinto encuentro que se había organizado. Gente de todas las clases y aspectos observaban a un hombre de pelo blanco introduciendo la susodicha prueba. Shikaze aprovechó para trepar a uno de los tejados cercanos con el objetivo de tener una posición más estratégica. La prueba parecía sencilla, solo podían entrar dos, así que el resto tendrían que matarse entre ellos o rendirse y desistir. Shikaze tensó el arco colocando dos flechas, con aire divertido. Siempre le gustaba practicar.

- "Esta barcaza os llevará hasta allí, pero sólo a dos de vosotros. Supongo que ya os imagináis lo que toca, ¿verdad?" - Las flechas silbaron una vez hubo pronunciado esa última palabra. Dos objetivos cayeron al suelo, redondos. Se escondió de nuevo para no revelar su posición y aguardó para ver lo que ocurría. La refriega comenzó inevitablemente entre la alarma de su asesinato y la aparición del guardián de la nave. Mas uno de ellos destacaba entre la multitud. Un hombre había utilizado un extraño poder que había neutralizado a sus contrincantes, no resultaba muy difícil saber quién iba a ser el otro integrante. Sin más preámbulo este se metió en la cabina, ante la divertida mirada del arquero.

Shi sonrió, encendió una flecha con una yesca que tenía colocada en el cinto y la lanzó al barco. Estaba empapada en aceite, por lo que el casco no tardó en prender. Lanzó otra a la vela, que con el viento se esparció con facilidad. Una última se coló en la ventana de la cabina, aunque de esta no pudo saber su destino. No tenía muy claro que pretendía con ese ataque, pero resultaba entretenido conocer los recursos de esas personas. Al fin y al cabo, no le interesaba en absoluto ingresar en ese gremio.
avatar
Takayanagi Shikaze
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Ivan Markov el Miér 10 Ene 2018 - 23:00

El ataque de Difter despeja la mayor parte de la zona de combate. Al menos por un momento, vaya. Aunque ha sido un buen golpe y que nadie se esperaba, hay algunos que comienzan a levantarse entre gruñidos e improperios. Además hay un hombre con una lanza larga, una armadura estilo oriental ligera y el pelo recogido en una coleta que sigue en pie, aparentemente intacto. Mirándote con intensidad, hace girar la lanza entre sus manos y se pone en posición de carga.

- No está mal joven, pero es mala idea dar la espalda a un enemigo que sigue en pie.

La punta de su lanza comienza a soltar chispas eléctricas y con un grito de batalla se lanza a por ti lanzándote una rápida estocada alta desde su máximo alcance para acto seguido avanzar un paso mientras gira el arma en torno a su cuerpo, completando el movimiento con un barrido hacia tus piernas con intención de derribarte. Es aparentemente bastante ágil y se nota que sabe usar su arma. Mientras tantos los que siguen lo bastante enteros tras tu ataque como para continuar han comenzado a pelearse entre sí. Has tenido suerte de que no decidieran juntarse todos a por ti. En cuanto a las flechas de Shi, la primera se ha clavado limpiamente en el casco y ha comenzado a prender, pero las otras dos se cortaron en pleno vuelo justo en el momento en que se acercaban a la embarcación, cayendo inofensivamente al agua del puerto. Puedes ver que el marinero ahora tiene la ninjato desenvainada en posición y te mira fijamente. A pesar de la distancia puedes ver por debajo de la capucha dos casi resplandecientes y siniestros ojos carmesíes. Por un momento parece que va a correr hacia el edificio, pero se detiene a mitad del gesto y echa a correr al interior de la cabina. A los pocos segundos sale con un cubo y una cuerda.

- ¿En serio hay problemas TAN pronto?

El vampiro soltó un suspiro y se frenó en mitad del aire. Había percibido la alarma de su creación a través del vínculo y eso significaba problemas. No había notado que ninguno de los presentes fuese particularmente fuerte. ¿Habría alguien capaz de ocultar su presencia? Se giró en el aire y comenzó a volar de vuelta al puerto, mientras desenvainaba a Vanator. La negra hoja de la espada destelló ante el sol del mediodía, tan hermosa como el primer día que la había empuñado. "Es hora de que pruebes la sangre de nuestros enemigos. Alguien ha cometido un terrible error." No le había dado tiempo a alejarse demasiado así que en pocos segundos volando a su máxima velocidad estuvo de nuevo sobre el puerto. Lo primero que vio no parecía fuera de lo normal... bueno, mejor dicho dentro de lo que era de esperarse. Un montón de aspirantes derribados y alrededor de media docena peleándose entre sí. Sin embargo tras fijarse vio algo que le cabreó, y mucho. "¿Dónde?" preguntó a su no muerto. O más bien le ordenó informar, dentro de las limitaciones del tosco y rudimentario vínculo telepático que tenían. El marinero, que en ese momento echaba agua sobre el casco, señaló hacia un edificio. Al instante activó su haki de observación buscando presencias en la zona, mientras sus ojos destellaban con ira. Su piel se volvió mortalmente pálida, su iris pasó del azul al dorado y sus colmillos se alargaron considerablemente. Descendió como un rayo sobre el tejado, cayendo justo tras el tirador parando su caída con el puño izquierdo. El techo crujió y se agrietó, pero no cedió... al menos de momento. Se incorporó lentamente con los ojos clavados en los del arquero, sin pestañear.

- Vaya, vaya... aquí hay alguien que busca pasar un mal rato.


El culpable era un joven... ¿o una joven? de largo pelo negro, esbelto e indudablemente atractivo. Hasta extremos molestos, sobre todo por el hecho de que no le quedase claro su género. Un leve deje a aceite en el aire y el arco en su mano no dejaba dudas de que era el responsable. Por un momento la cólera hirvió en su sangre, mientras una sonrisa cruel asomaba a su rostro. Le haría pagar por quemar su barco... se arrepentiría de meterse en sus asuntos. Aún tenía que pagar el alquiler de la barcaza y si no la entregaba en perfecto estado le cobrarían las reparaciones. Estaba a punto de atacar cuando un pensamiento asomó a su mente: ¿por qué hacía eso? ¿Le enviaba alguien? Tal vez los de Hallstat habían atado cabos y enviado a alguien tras él. Así que lo necesitaba vivo. Los ojos del vampiro se tiñeron de rojo, mientras este se concentraba en toda su furia e ira. Una única imagen se repetía en su mente: la de él mismo estampando repetidamente la cabeza del joven contra el techo, hasta reducirla a una masa sanguinolenta.

- Te voy a dar una única oportunidad para contestarme por las buenas y sinceramente: ¿por qué lo has hecho?

cosas utilizadas:
Jäger schauen: Cuando activa este poder, los ojos de Ivan se vuelven rojos. Todo el que le mire a los ojos sentirá miedo hacia él, este es un efecto escénico y a interpretar por el jugador, pero perdurará durante un rato después a que se corte el contacto visual. Además las personas que tengan al menos diez niveles menos que él sabrán al momento que están ante alguien más poderoso que ellos. De manera activa y no más de una vez cada dos posts por persona, puede hacer que alguien a quien esté mirando a los ojos sienta su sed de sangre en toda su intensidad, y tendrá una premonición como las del haki de observación en que verá a Ivan atacándole de acuerdo a la manera en que este esté pensando en dañarle.
avatar
Ivan Markov
Cazador5-Mercenario famoso
Cazador5-Mercenario famoso

Mensajes : 461
Fecha de inscripción : 05/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
71/150  (71/150)
Experiencia:
89643/790000  (89643/790000)
Berries: 41.550

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Takayanagi Shikaze el Miér 10 Ene 2018 - 23:59

La flechas surcaron el cielo acompañadas del susurro de su mensajero. Una carta que rara vez perdía destinatario cumplió su fin antes de lo previsto, junto con otra de sus compañeras. Sin embargo, siempre hay una tercera afortunada, que rellenó el hueco que las otras dos habían dejado en el corazón de Shi. Este último abrió los ojos, perplejo, buscando la fuente de su desdicha. Ese guardián no era un matón corriente, desde luego. Cargó con duda dos flechas más en su arco, prendió fuego en ellas y apuntó hacia las velas. El aire frío del ambiente penetró en sus pulmones, y su gelidez llegó hasta sus huesos. Algo no iba bien...

Destensó lentamente el arco, tiró las flechas al suelo y se dio la vuelta mientras la figura descendía sobre el tejado. Tan solo consiguió mantenerse en pie gracias a la postura baja que mantenía al disparar. Aunque al instante supo que no podía afrontar a ese oponente. Sintió miedo, pues su viaje aún tenía muchos capítulos que debían ser contados, y esa sombra pretendía secar la tinta antes de desprenderse de la pluma.

Le miró a los ojos, y sintió la sed de sangre que emanaba de su oponente. Vislumbró los dos brillantes colmillos que asomaban ligeramente sobre sus labios. Tuvo una visión de su cabeza aterrizando contra el suelo, una y otra vez, ante la siniestra sonrisa de satisfacción de su contrincante. Sus brazos le pesaban... Sus piernas le fallaban... Su corazón, acelerado, parecía a punto de salir de su pecho. Sin embargo, una calma lastimera y enfermiza reinaba en su mente. Una paz certera que solo puede proporcionar la seguridad de la muerte cercana.

Tiró el arco y miró al hombre de los ropajes carmesíes, desafiante.

- Me saca de quicio que me traten como a ganado. Si alguien quiere mis servicios, qué menos que venga en persona a conocerme. - Se puso en una postura más relajada, casi natural. Sonrió. - Adelante, este no es un combate que pueda afrontar, de momento.
avatar
Takayanagi Shikaze
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Rize Bloodfallen el Jue 11 Ene 2018 - 16:07

Trabajar en equipo, ser fuerte y ambicioso, aquellos tres ámbitos eran los pilares que le enseñaron en el Gremio de Cazadores, una institución famosa y de reputación. ¿Cuánto tiempo había pasado desde su estadía en esa reconocida organización? De momento, no le interesaba saber cuánto tiempo había pasado desde su exilio. Fueron unos tontos, habían perdido a una gran promesa. Raven era un chico inteligente y con una determinación que podía hacer retroceder hasta al más fuerte, pero no fue suficiente para que le perdonaran su error. El único error que cometió en la vida.

El moreno caminaba tranquilamente por las calles de la isla, escuchando las voces de las viejas que contaban los chismes de la semana pasada. Por otra parte, el mercado se veía bien animado, aunque no contaba con ni una sola moneda para detenerse a comprar siquiera una manzana. Necesitaba trabajo cuanto antes, pero eso de cazar criminales se estaba volviendo... moda. ¿Cuántos cazadores había repartidos por todo el mundo? Era más fácil hacer equipo con alguien y dividir el dinero conseguido; trabajar solo era demasiado arriesgado y a veces las recompensas no valían el riesgo.

—Tsk, qué molestia. Esto va mal... Necesito dinero, de lo contrario terminaré muriendo de hambre —se dijo a sí mismo mientras se rascaba la parte trasera de la cabeza.

De pronto, como si de un milagro se tratase, su vista se centró en un cartel. ¡Interesante! ¿Así que un nuevo gremio de cazadores estaba haciendo una invitación para unirse a sus filas? Algo bueno podía salir de todo eso, pero primero necesitaba mostrar sus habilidades. Era lo lógico, ¿de qué servía un cazador débil y sin ambiciones? Solo estorbaría a sus compañeros. Continuó caminando hasta que el ruido comenzó a molestarle, ¿por qué tanto alboroto? Notó la cantidad de gente que se golpeaba entre sí, incluso un muchacho usó una extraña técnica y mandó a volar a varios sujetos. ¿Cuál era el fin? ¿Acaso todos ellos intentaban unirse a las filas del gremio de cazadores?

—Bien, me gusta la competencia —comentó en voz alta, aunque no pretendía que los demás lo escucharan.

Primero lo primero: evaluar la situación. Había hombres luchando, era la primera pista y supuso que la más importante. Tal vez la prueba ya había comenzado y consistía en un todos contra todos, aunque eso sería una gran estupidez... ¿En serio querían alterar el orden público y atraer a un montón de marines? Por él, que lo hicieran, pero que no intervinieran en su camino. De pronto se fijó que uno de los aspirantes hacía grandes esfuerzos para llegar a la pequeña embarcación que... ¿Así que de eso se trataba? ¡Fantástico! El hombre que había ideado la prueba no era un sujeto simplón, les había hecho competir a todos para obtener un puesto.

—De eso se trata nuestro mundo, el de los cazadores. Siempre estamos compitiendo para demostrar nuestras habilidades, conseguir mejores trabajos y más dinero —analizó desde lejos—. Esta es una prueba sencilla, pero representa la realidad de mi mundo. ¿Así que solo hay que conseguir un puesto en esa embarcación? No será difícil, espero.

Raven se acercó tranquilamente como si no se enterase de lo que estaba ocurriendo, tenía la intención de pasar desapercibido mientras los demás luchaban salvajemente. ¿Cuáles eran las probabilidades de que pasaran de él? En realidad eran pocas, pero existían y era razón suficiente para que tomara ese camino. En todo momento estuvo atento a las reacciones de sus rivales, tal vez alguno de ellos era medianamente inteligente e intentaría cortarle el paso; casi deseaba que fuera así, quería tener una lucha intensa y divertida, aunque por el momento lo que más importaba era conseguir dinero.

¡Bien! Paso a paso el plan de Raven era el siguiente: pasar desapercibido a los ojos y oídos de la muchedumbre, luego infiltrarse en la embarcación y buscar un escondite (vamos, seguro que había una manta para cubrirse y que nadie lo viera). Tenía sentido pensar que la prueba tenía un tiempo límite, así como tenía sentido querer esperar dentro de la barca. ¿Cuáles eran los motivos de los demás para ingresar al gremio? ¿Su voluntad sería suficiente para conseguir sus objetivos? Muy pronto lo comprobaría.
avatar
Rize Bloodfallen
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 21/02/2017

Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Experiencia:
1/1  (1/1)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Difter el Jue 11 Ene 2018 - 16:39

Estaba ya apunto de montarme en la barca, pronto se acabaría el agobio de tanta gente por aquí, pero maldita sea mi suerte creo que infravaloré mucho a mis rivales, uno en especial pareció pillarme odio, alguien con una extraña lanza que chisporroteaba, parecía como un samurái, veía como el poco viento que corría a través de este barullo movía su coleta armónicamente, tenía una cara desafiante pero yo no tenía tiempo para andarme con miraditas desafiantes, quería salir de ahí cuanto antes así que solo me coloqué en posición de defensa y esperé a su ataque.

Me sorprendió su habilidad y destreza con la lanza, cualquiera diría que sería capaz de luchar en un coliseo por años, pero no contra mi. Trató de atravesarme de una estocada la cual esquivé grácilmente aunque luego hizo un barrido aprovechando la fuerza de la estocada y caí de espaldas. Me levanté como pude y noté que me había hecho daño en la espalda, no pronuncié una palabra, solo le miré a los ojos y pensé lo que disfrutaría hundiéndole la cabeza en el suelo. Coloqué mis brazos al frente y avancé hacia el en zig zag, preparado para saltar por encima de su lanza en caso de que me atacara. Si podía llegar y aproximarme, golpearía con fuerza su cara por un lateral, tratando de tirarlo al suelo, en caso de no poder acercarme simplemente esperaría a que volviese a golpear, agarraría la lanza absorbiendo el daño, cerrando los brazos en forma de pinza y clavando los pies y trataría de rompersela de un pisotón. Lo consiguiese o no, pisaría su rodilla por detrás, obligando a que se arrodillara y le golpearía con ambos puños la cabeza y le patearía la espalda, tratando de hacer que cayese de boca. Acto seguido, terminaría de llegar a la barca o lo intentaría, ya que estaba muy, muy cerca.

Mientras batallaba, pude ver al peliblanco de antes hablar con un o una especie de arquero o arquera, algo por el estilo y pude ver también a un hombre corriendo hacia el barco, aunque si no era cuestión de vida o muerte no le pararía, no quiero gastar fuerzas innecesarias.
avatar
Difter
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 27/06/2016
Edad : 17
Localización : Granada

Hoja de personaje
Nivel:
35/150  (35/150)
Experiencia:
16110/790000  (16110/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Ivan Markov el Dom 14 Ene 2018 - 19:42

Difter, te sientes algo... entumecido. Notas calambres constantes en todo el cuerpo y tus movimientos parecen haberse ralentizado. Te pones a intentar flanquear al lancero, pero este se ocupa de mantenerte alejado, interponiendo siempre la lanza en tu avance. Entonces intentas hacerle la pinza, pero tu rival aprovecha el movimiento para estocarte. Sólo el hecho de que estés agarrando la lanza ha impedido que te atraviese, pero la punta se te ha hundido varios centímetros en el tórax. De repente la misma sensación de calambres de antes vuelve intensificada, al tiempo que chispas brotan de su arma. Deberías hacer algo, pues la descarga está pasando factura a tus músculos (penalización por asumir incorrectamente los daños). El hombre frunce el ceño y hace fuerza con la lanza intentando hundirla más profundamente.

- Ríndete o saldrás mal parado. Estoy aquí para matar criminales, no jovenzuelos.

Por tu parte Rize, tu plan no ha salido como esperabas. Era una buena idea, no me malinterpretes, pero te ha faltado pericia a la hora de ejecutarla, y uno de los cazadores tras derribar a su oponente te corta el paso. Es hombre alto con dos cestus y botas con puntas en forma de cuchillas. Se pone en una guardia poco ortodoxa y te mira desafiante:

- Si no has venido al desafío retírate.

En caso de que tras oír sus palabras no retrocedas y te alejes, avanzará hacia ti sin atender a razones y te lanzará un barrido a la altura de tu pecho con la pierna, intentando golpearte y cortarte con la cuchilla. Al hacerlo echa el torso hacia atrás apoyando las manos en el suelo, en una muestra de envidiable flexibilidad. Parece alguna clase de combatiente "desarmado" del tipo ágil. Probablemente no resistirá a un golpe lo bastante contundente y bien dado, pero eso será si logras alcanzarle. Inmediatamente tras el golpe se impulsa sobre la pierna que le queda en el suelo, aprovechando la postura para ponerse haciendo el pino y reincorporarse con un mortal hacia atrás, alejándose de paso un poco.

- Te lo advertí.

La ira comenzó a desvanecerse en el interior de Ivan, sustituida por una mezcla de estupefacción y curiosidad. En cierto modo la situación le hizo mucha gracia, debía reconocer que el chaval tenía mucho coraje. "Valiente. No muy listo, pero valiente." Y ahora que había hablado era evidente que era un hombre, lo que hacía aquella situación algo menos incómoda. Sólo algo, porque no le gustaba demasiado tener a alguien tan... femenino cerca suya. Le generaba confusión. Esbozó una sonrisa y se apoyó a Vanator al hombro. Pese a todo le gustaba aquel chico, tenía la clase de carácter que estaba buscando. Le faltaba el poder, pero poseía la voluntad necesaria para ser un auténtico cazador. Y no pensada en los de recompensas precisamente. Soltó una carcajada y trató de darle un suave golpe con el puño en el pecho.

- Y yo que pensaba que te habría contratado algún pirata chalado tratando de vengarse de que encerrase a su capitán en Impel Down o algo así. ¡Ja! Hay que tener agallas para intentar quemar mi barco. Por suerte para ti la situación ya parece controlada - mencionó, echando un vistazo a la embarcación - o te habría obligado a pagar la reparación. Y créeme, me hubiera asegurado de ello - añadió, poniendo mucho énfasis en sus palabras y dejando de sonreír por un instante. Luego volvió a hacerlo, guiñándole un ojo - ¿Querías una presentación? Pues felicidades, has logrado mi atención. Mi nombre es Ivan de Roux, barón y líder de los Cuchillas Negras. Dado que me has llamado la atención, te invito personalmente a intentar ganarte un puesto entre los nuestros. Si te unes tendrás compañeros leales con los que viajar, un plato de comida en la mesa todos los días y una embarcación. Esa no claro, esa es alquilada. Mi nave es mucho mejor que esa chapuza. Aunque yo que tú me daría prisa, por lo que veo poco le queda a la batalla.
avatar
Ivan Markov
Cazador5-Mercenario famoso
Cazador5-Mercenario famoso

Mensajes : 461
Fecha de inscripción : 05/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
71/150  (71/150)
Experiencia:
89643/790000  (89643/790000)
Berries: 41.550

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Difter el Dom 14 Ene 2018 - 21:41

En un momento todo se torció, parece que había subestimado a ese lancero, cuando trate de reaccionar me sentía torpe, calambres recorrían todo mi cuerpo y antes de que me pudiese dar cuenta estaba siendo prácticamente atravesado en el tórax, el dolor era indescriptible y encima empezó a chisporrotear levemente, lo que causo que mis músculos se atrofiasen, no veía como podía salir de ahí, ¿este sería mi fin? No, no podía dejar que esto acabase así.

El hombre parecía confiado, dijo que venía a matar delincuentes y no a jovenzuelos, aunque no me cabe duda de que ese hombre lo haría si le fuese necesario.

Me sentía atrofiado, mis movimientos eran torpes e imprecisos, pero no podía dejar que esto acabase aquí, con las fuerzas que me quedaban intenté agarrar la lanza y salir de ahí, me sentía increíblemente mal, pero necesitaba intentarlo. Me levanté temblando y a duras penas mientras la herida del tórax sangraba, no demasiado, pero la hemorragia ahí estaba. Me coloqué en guardia media, se que no podría depender de mi agilidad en este combate, pues a duras penas me podía mover, así que decidí usar el entorno a mi favor, al fin y al cabo estaba rodeado de otras personas luchando, podría utilizar la fuerza que me queda para empujar a la gente cercana y usarla de escudo, pero eso seguramente solo me traería mas rivales y no lo puedo permitir.

Este escenario era el peor que me podría imaginar en esta situación, la única forma de ganar este enfrentamiento era ganándole la distancia, si podía acercarme lo suficiente para entorpecer el uso de su lanza podría acabar ganándole, así que solo me quedaba esa opción. Me agaché un poco y empecé a escabullirme entre el resto de los que había en el lugar, intentando despistarle para tomarle la espalda. En caso de que este plan saliese bien, le intentaría golpear en la nuca con todas mis fuerzas, desorientandolo y aprovechando para agarrarle el brazo e intentar partirselo, tras eso le patearía en la boca del estómago y saldría hacia el barco lo más rápido posible. En caso de que no funcione y me atrape entre la multitud, simplemente me colocaría en guardia y trataría hacerle una finta mientras me acerco en zig zag, tratando de esquivar sus estocadas, para acercarme y golpear su cara y en caso de ser imposible simplemente seguiría intentando escabullirme mientras me dirijo hacia el barco, poco a poco sentía como los calambres y el entumecimiento iban pasando, pero aun se sentían.
avatar
Difter
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 27/06/2016
Edad : 17
Localización : Granada

Hoja de personaje
Nivel:
35/150  (35/150)
Experiencia:
16110/790000  (16110/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Takayanagi Shikaze el Dom 14 Ene 2018 - 23:55

Suspiró aliviado, mientras la presión que oprimía su pecho como un martillo desaparecía. Sintió ganas de sollozar, pero fue capaz de no dar demasiada muestra de ello, o es creía. No quería darle el placer de que reconociese que le había atemorizado hasta ese extremo. Consideró la solicitud que le estaba dando el albino cazador que, aunque en un principio le había parecido estúpida, ahora se le presentaba como una salida evidente que podría solucionar todos sus problemas. Sin embargo, había algo en el individuo que le hacía desconfiar, aunque no sería él el que le llevaría la contraria.

- Nos vemos dentro, jefe. - Respondió mientras se daba la vuelta, remarcando la última palabra. Sacó cinco flechas de su carcaj, poniendo cuatro en su mano izquierda, que sujetaba el arco y una en la cuerda que comenzaba a tensar. Observó el campo de batalla, notablemente más diezmado que la última vez. Había grupos combatiendo encarnizadamente sin tener en cuenta lo que les rodeaba, tal vez fuese el momento perfecto para colarse, pero antes tenía que asegurarse una vía de escape.

Objetivos múltiples. La prioridad son los combatientes más problemáticos, es decir, los más cercanos al barco. El hombre que había causado estragos al principio estaba en jaque con una lanza clavada. Era su oportunidad. La flecha silbó entre sus dedos, tarareando una canción de desasosiego y muerte, apuntando directamente a la espina dorsal de su oponente. Cogió otra flecha, disparó a un cazador que se acercaba a su posición. Otra más, dirigida al muslo de su primer objetivo.

Era momento de moverse. Ató con rapidez una cuerda a una de las dos flechas que le quedaban y apuntó a una pared de madera cercana. Saltó del edificio deslizándose por ella con cuidado. Tiró de la flecha para soltarla. - Maldita sea... - Masculló al ver que no podía soltarla. No podía perder tiempo, tendría que buscar otra forma. Sacó otras dos flechas y las sujetó con el resto, en su mano izquierda. Cogió una sacudiendo la cabeza y se preparó para correr. Un hombre con cestus que estaba de espaldas se ponía en una posición extraña. Disparó a su pie, pues su aspecto amenazante no animaba a dejar que se moviese a sus anchas. Además, necesitaba que sus contrincantes no fuesen tan ágiles como él.

A duras penas llegó al borde del muelle. Como esperaba, había cabos uniendo el barco a la superficie. El espacio que separaba el casco de la piedra era pequeño, y tal vez se pudiese saltar, pero no quería arriesgarse. Guardo el arco y soltó uno de los cabos del amarradero, demasiado ensimismado para ver lo que se le acercaba.

- Buena idea, zorra. ¡Permite que la tome prestada! - Escuchó antes de recibir la punta de una bota en el estómago. Shikaze se encogió de dolor, emitiendo un grito. Exageró el dolor encogiéndose más, mientras observaba a su oponente. Era un hombre alto, aunque no demasiado fornido, joven y con una sonrisa maliciosa en el rostro. un centenar de espinas asomaban de sus brazos, haciendo inconfundible su naturaleza de portador de akuma. Rezó para que se confiase y no utilizase su poder.

El hombre se acercó y apoyó un pie en la espalda del joven arquero. Pero Shi tenía un plan. Dejó de mascullar y sonrió al hombre mientras sujetaba la cuerda con la mano izquierdo. En un moviemiento rápido y diestro, se dejó caer hacia al mar mientras sujetaba el tobillo del hombre. Rodeó la cuerda alrededor de su pie e hizo que perdiese el equilibrio, quedando los dos suspendidos encima de las olas.

El hombre gritaba, viendo su muerte próxima. Pero eso no ablandó el corazón del asesino. Sus gritos podrían atraer al resto de la gente. Cortó la cuerda y vio con frialdad como se hundía en las frías aguas, mientras algo dentro de él moría un poco más. Comenzó a subir con dificultad por la cuerda, esperando que nadie arriba la cortase, pues el balanceo del barco hacía evidente que algo había sucedido con los cabos.
avatar
Takayanagi Shikaze
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Rize Bloodfallen el Mar 16 Ene 2018 - 3:04

La idea de pasar desapercibido entre la muchedumbre en principio era buena, pero si Raven hubiese sido un hombre más ágil las cosas le habría salido mejor. Mientras se deslizaba entre el campo de batalla, buscando lugares seguros para seguir moviéndose, un hombre le interceptó el paso. De primeras parecía ser mucho más fuerte que el moreno, pero eso no era un impedimento para que consiguiese llegar a la barca, después de todo ese era el objetivo, no derrotar a los demás cazadores. Al peliblanco le encantaba enfrentarse a hombres fuertes, pero más le gustaba idear una buena estrategia y no saltar a lo loco.

Sus ojos reaccionaron rápidamente ante el veloz movimiento enemigo. Una patada no era suficiente para acabar con Raven, ¿o si? Justo cuando el luchador realizó su ataque, los músculos del moreno ya estaban moviéndose gracias a sus reflejos, pudiendo echarse para atrás unos cuantos centímetros y esquivar por poco la amenazante ofensiva enemiga. Sin embargo, calculó mal el alcance y notó cómo parte de la camisa se abría en dos al mismo tiempo que de un corte superficial comenzó a manar sangre. Comparado a los entrenamientos de Liz, no era nada, pero no podía volver a cometer un error como ese.

—Eres bueno, luchador. Deberíamos unir fuerzas, aunque supongo que pensarás que soy un inútil al decirte esto —le comentó al fijarse en una extraña figura alejada varios metros, pero aún en el rango de visión del moreno—. Los cazadores inteligentes trabajan en grupo, como una manada de lobos.

Esperaba que las palabras pusieran a pensar durante al menos un segundo a su contrincante. Sin importar si su artimaña funcionó o no, empuñó su arco y rápidamente preparó un proyectil. ¿Acaso era posible fallar a diez metros? Sólo un arquero idiota decidía meterse en un combate cuerpo a cuerpo, pero Raven no era un tirador cualquiera. Nuevamente gracias a sus reflejos captó la flecha que viajaba a toda velocidad hacia los pies de su enemigo. En ese momento el moreno apuntó unos centímetros bajo el cuello del cazador, deseando que la flecha impactase. Su objetivo no era matarlo, tampoco era darle, sino que quería asegurarse de que la flecha loca lanzada por quién sabía quién le atravesase el tobillo.

Tras realizar el disparo, Raven correría a toda velocidad hacia la barca intentando no meterse en problemas, aunque sería difícil. También estaría atento al tirador de las lejanías, allí no tenía amigos y si el arquero decidió intervenir, fue porque vio un problema en el luchador de las patadas. En medio de su maratón voltearía la cabeza para ver si alguien le perseguía, o si su oponente continuaba ileso. En tal caso prepararía rápidamente otra flecha y la dispararía hacia el corazón del luchador, esperando que esta fuera desviada con sus puños, pero para ese entonces ya estaría dentro del barco.

En cada una de sus decisiones consideró la flecha que viajaba hacia los pies del enemigo, la distancia en la que se encontraba él y el luchador (menos de diez metros, vaya), la altísima probabilidad de que al menos uno de los dos proyectiles impactase y el tiempo que tardaría en alcanzar la superficie de la embarcación. Mantenía la idea de que no debía perder tiempo en objetivos secundarios, lo que se le pidió a la gente era llegar al barco, no hacerse el fuerte y andar derrotando personas por ahí. Después de todo, un cazador tenía que saber diferenciar entre un buen y un mal objetivo, ¿no?

Cosas usadas:
[Puntería] Tier 0: Tiene muy buena puntería.
[Reflejos] Tier 0: Sus reflejos son superiores a los de la mayoría.
[Velocidad] Tier 0: Es bastante más veloz que la media.

Inteligencia superior: Raven es un sujeto con capacidades deductivas inhumanas, pudiendo comprender los patrones de las personas conforme se expresan. La capacidad lógica de este personaje está increíblemente desarrollada, pareciendo que su mente está adelantada en decenas de años. Puede obtener fácilmente la respuesta a problemas matemáticos y similares.

avatar
Rize Bloodfallen
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 21/02/2017

Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Experiencia:
1/1  (1/1)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Ivan Markov el Miér 17 Ene 2018 - 15:35

Por suerte para ti, Difter, la hoja no estaba muy hundida y con algo de maña y fuerza, logras desclavártela retrocediendo mientras mantienes el asta agarrada. El alivio es instantáneo en cuanto las descargas dejan de recorrer tu cuerpo, y te percatas de que fuera del entumecimiento y la quemazón en la herida, las consecuencias de la electricidad no son tan graves como esperabas y puedes moverte con cierta libertad. Intentas escabullirte entre la multitud, solo que... no la hay. Quedan en pie dos figuras sobre un tejado y dos parejas peleándose, una compuesta por un arquero albino y un tipo con dos cestus y otra por una mujer con dos dagas y un hombre con los brazos recubiertos por pinchos, que en ese momento la está destrozando. Estás preparando cómo continuar tu estrategia, cuando de repente escuchas un silbido (lee el post de Shikaze. Eres libre de interpretar, pero sé lógico). El caso, sea cual sea la resolución, te las apañas para agarrar al tipo de los cestus y lanzarlo contra el lancero, justo en el momento en que una flecha se le clava en la pierna y otra en el hombro. Tu rival retrocede para evitar el impacto contra el luchador asaetado, momento que aprovechas para poner en práctica tu estrategia y tratar de rodearle. Sin embargo tal vez hubiera sido mejor intentar algo más directo, pues en cuanto ve tus intenciones se saca de encima de un empujón al tipo y avanza hacia la pasarela al trote sin dejarte de vigilarte, con lo que no logras situarte a su espalda.

- ¡Ah, joder! ¡Mi tobillo! - grita el de los cestus desde el suelo.

Pasas pues a tu segunda estratagema. Por suerte para ti, aunque hábil, el lancero no ha tenido tiempo para situarse correctamente y logras esquivar su lanza y colocarte cuerpo a cuerpo, encajándole un fuerte puñetazo en la cara. Este retrocede un paso, mientras un hilo de sangre comienza a caer de su nariz. Escupe a un lado un poco que le ha entrado en la boca y acto seguido te embiste aprovechando la poca distancia para cargarte con el hombro derecho en el pecho y empujarte. Tanto si logra alejarte como si lo haces tú, volverá a colocar su lanza en posición e intentará comenzar a subir de espaldas la pasarela, sin dejar de apuntar para evitar que cualquiera se le acerque. Por tu parte, Raven, te has librado de tu rival gracias a la acción combinada con los otros dos cazadores. Intentas llegar a la pasarela pero te encuentras con esa situación: el lancero justo frente a esta, tratando de retroceder y recorrerla de espaldas y el chico que te ha ayudado frente a él, en guardia. Oh, por cierto, una de las amarras del barco ha sido cortada y hay un chico vestido con ropas de samurái colgando de esta. Debido a ello el barco se está balanceando ligeramente, al igual que la pasarela, con lo que el lancero por un instante pierde el equilibrio. Igual deberías subir ya Shi, ahí eres blanco fácil.

- ¡Eh tú, el del tejado!

Ivan, que estaba observando la batalla absorto, tardó unos minutos en darse cuenta de que le hablaban a él. Era un hombre de mediana edad, barrigudo y con un imponente mostacho, que le miraba con rabia desde el suelo. El cazador giró ligeramente la cabeza hacia un lado, con un gesto inquisitivo.

- ¿Cómo piensas pagar los desperfectos en mi casa? - dijo rabioso el hombre.

Oh, mierda. Con todo lo que había pasado no se había parado a pensar en que no estaban en mitad de un lugar despoblado, sino en una ciudad. Observó las tejas destrozadas y se rascó la cabeza, suspirando con pesar. De un salto bajó hasta donde estaba el hombre y sacó un fajo de billetes frunciendo ligeramente el ceño. El bigotudo se lo quitó de las manos y comenzó a contarlos sin dejar de murmurar improperios y tacos. "Ahí se va el dinero de mi última caza." Iba a tener que ponerse las pilas si quería pagar sus deudas con los acreedores del mercado negro... o pronto estaría en problemas. No quería acabar con mercenarios detrás suya tratando de cobrar por la fuerza el dinero.

- ¿Será suficiente, viejo? - masculló con desprecio.

El hombre lo fulminó con la mirada y entró en la vivienda dando un fuerte portazo. Entornando los ojos, el vampiro se giró hacia la contienda y se cruzó de brazos, observando la situación con interés. "Quedan cuatro, pero pronto serán tres a este paso. ¿Cómo resolverán el problema de las plazas?" Esbozó una sonrisa cruel y echó mano a un bolsillo, sacando una petaca dorada y bebiendo de esta. El olor de la batalla le había abierto su apetito... y aquel no era el momento ni el lugar para saciar su hambre.
avatar
Ivan Markov
Cazador5-Mercenario famoso
Cazador5-Mercenario famoso

Mensajes : 461
Fecha de inscripción : 05/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
71/150  (71/150)
Experiencia:
89643/790000  (89643/790000)
Berries: 41.550

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Takayanagi Shikaze el Miér 17 Ene 2018 - 16:48

Logró subir a la cubierta. El sudor poblaba su frente y se deslizaba por su pecho mientras se tiraba boca arriba, tomando aire a bocanadas desesperadas que sabían a supervivencia. Su plan no había salido según lo previsto, pero lo importante son los resultados, a veces. Se puso de pie y observó el aspecto del muelle. Los aspirantes ya estaban llegando a la pasarela, luchando por controlarla y ser el segundo ganador de la prueba. Puede que hubiese más competiciones, así que sería mejor buscar aliados.

El objetivo más fácil resultaba ser el lacero que estaba de espaldas, completamente absorto en su combate con el individuo del poder inusual. No debía haberle sentado muy bien la flecha que le había propinado, así que tal vez fuese mejor eliminarlo del juego. El otro arquero debió darse cuenta de su intervención, parecía prometedor. Sin pensar mucho la situación comenzó a atar una cuerda a dos flechas, una en cada extremo.

Con todo el sigilo que permitía la situación se escondió de los participantes , buscando una buena posición de tiro cercana a la pasarela. Disparó entonces una de las flechas al lacero, que estaba de espaldas, y otra a su contrincante. Si uno caía caería ambos, por lo que en cuanto viese que las dos flechas daban en el blanco y que el lacero no supiese dónde estaba, le empujaría al abrazo de las olas.

Si cualquier parte del plan fallase, es decir, si fallase un tiro o fuese descubierto, correría hacia la cabina como alma que lleva el diablo.
avatar
Takayanagi Shikaze
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Rize Bloodfallen el Miér 17 Ene 2018 - 23:23

La situación se volvió a su favor tras ver que su plan había funcionado medianamente bien. La flecha que disparó se incrustó en el hombro del luchador, y cómo no, sus cálculos acerca del proyectil lanzado por la figura desconocida fueron correctos. Su enemigo, el tipo ese de las patadas, terminó siendo derrotado no solo por la acción de Raven, sino por el conjunto de movimientos no aleatorios de los demás cazadores. Era su día de suerte, o eso parecía... De pronto, mientras corría a toda velocidad hacia la pasarela, fue interceptado por el lancero. Conocía algunos de sus movimientos, además era evidente que su arma tenía más alcance que los puños del moreno.

El chico que estaba peleando contra él le había propinado un buen puñetazo, pero no era suficiente para acabar con el resistente guerrero. Todo se complicó aún más cuando el lancero bloqueó el paso hacia el barco, usando el alcance de su arma para limitar el movimiento de los demás cazadores. Tenía que pensar. ¿Qué hacer? Había una forma para pasar su defensa antes de que consiguiese llegar al barco, una vez en cubierta todo el esfuerzo habría sido en vano.

Tenía una posición ventajosa: flanqueaba al albino mientras este luchaba contra el lancero. Contaba con unos pocos minutos para buscar algo que le podría ser de utilidad. Se movió rápidamente y comenzó a hurgar entre las pertenencias ajenas, priorizando a los cazadores inconscientes que tenían pintas de arquero o cazador. Uno de ellos tenía un arco de lo más bonito, madera costosa y varios detalles de oro grabados en su armazón de metal; probó la cuerda y era mucho más resistente y segura que la que tenía en el suyo. Era obvio, ¿no? No cambiar de armas era una estúpida idea, ¿qué importaba que fuese de otro? El intercambio sería solo momentáneo.

Entre hurgar y hurgar encontró algunas cosas de utilidad: berries, algunas joyas y sortijas de matrimonio, fotografías de mujeres, niños y niñas, y un montón de objetos más. No tenía ningún problema en coger prestado alguno, luego lo devolvería. En un bolso de un sujeto calvo que descansaba junto a su bastón, encontró algo de aceite. Rasgó algunas prendas para crear unas especies de vendas y las amarró a algunas flechas. El aceite solo alcanzó para seis de ellas, así que tenía que apuntar bien y disparar con seguridad. La idea que tenía era bastante fácil, aunque no pretendía quemar el barco como lo hizo uno de los arqueros.

—Chico, crearé la distracción para que te deshagas de ese lancero —le dijo con una sonrisa confiada en el rostro—. Luego tú y yo lucharemos para decidir el puesto en la barcaza.

¿Entrar a un gremio de cazadores sin tener una pelea épica contra otro aspirante? Qué aburrido. Podía usar alguna artimaña para ganar el puesto, pero no. Viendo la poca cantidad de gente que podía hacerle frente, su cuerpo sentía la necesidad de tener una buena pelea sobre los pensamientos que sugerían cumplir el objetivo sin desvíos. Lo más lógico era crear la distracción, engañar al muchacho y usar la cuerda para trepar hasta la cubierta, pero ¿qué de divertido tenía eso?

Creó un mecanismo que consistía en una flecha enterrada y con la punta bañada en fuego para encender los demás proyectiles. Rápidamente tensó la cuerda del arco, encendió la munición y disparó con un ángulo bastante elevado. Considerando el viento y la distancia, la flecha recorrería una trayectoria parabólica, cayendo en el suelo de la pasarela o en el cuerpo del lancero. No se detuvo a verificar sus cálculos, sino que en seguida disparó dos veces más, asegurándose de que al menos una de ellas incendiaría el lugar.

Si todo salía bien, el lancero sería distraído por el fuego y el chico tendría oportunidades para propinarle un buen puñetazo. ¿Por qué incendiar la pasarela? Una vez el guerrero fuese derrotado, el otro cazador tendría vía libre para subir a la embarcación. A Raven nadie le aseguró que el muchacho seguiría la petición del moreno, así que debía tomar precauciones. En el caso de que no respetase la voluntad de Raven, este correría rápidamente y comenzaría a subir por la cuerda para ganar su puesto en el barco. Considerando que el otro cazador estaba herido, el moreno tenía más oportunidades de ganar esa carrera.

Off:
Raven estuvo hurgando algunos minutos, justo en el momento en que el lancero se sube a la pasarela para bloquear el paso. No sé si dé el tiempo para realizar esa serie de acciones, espero que sí.
avatar
Rize Bloodfallen
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 21/02/2017

Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Experiencia:
1/1  (1/1)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Difter el Jue 18 Ene 2018 - 1:08

La situación parecía volver a estar a mi favor, me deshice del lancero durante un segundo después de propinarle un golpetazo, pero poco después me empujó, a lo cual acompañé el movimiento haciendo una voltereta en el suelo y minimizando los daños de la caída, eso no me iba a frenar, me dispuse a ir hacia la embarcación cuando ¡sorpresa sorpresa! El pesado de la lanza estaba ahí, zoneandome a mí y a otro chico moreno, el cual estaba rebuscando cosas aunque no me estaba haciendo nada por lo que no le presté especial atención, al menos por ahora.

El lancero estaba de espaldas al barco, atravesando lentamente la pasarela hacia el barco mientras me apuntaba con su lanza, la verdad es que no cualquier loco se metería sin un plan contra ese hombre, así que mientras pasaba el tiempo intentaba pensar en algo. Por suerte, mientras pensaba vi una sombra moverse en el barco, era una persona, ¿ya había llegado alguien? No lo sé, el caso es que parece que tenía ganas de mas guerra, pues le ví ponerse en posición de disparo con 2 flechas, me temía lo peor, ahí eramos un blanco fácil para ese chico pero yo no pensaba ser víctima de ese disparo. Al ver movimiento en aquella persona supuse que soltaba la cuerda para dispara las flechas, por lo que hice un rápido movimiento lateral y una flecha pasó silbando justo por delante de mí, iba atada a la otra flecha la cual impactó la espalda del lancero, lo que pareció causarle algo de dolor.

Acto seguido, oí un grito de la otra persona con arco, ¿los arcos eran la última moda? Ni idea, pero parece que tendré que pelear contra él ya que el amable señor me hizo el amable gesto de disparar con flechas incendiarias al lancero, no se si iban hacia la pasarela o hacia el, lo que sí se es que cuando esas flechas llegasen para causar la distracción, patearía al lancero en la boca del estómago para tirarlo de la pasarela, por fin aquel coletas me dejaba en paz, ha sido peor que un grano en el culo.

Aquel hombre se disponía a tener un duelo en ese lugar por el último puesto, primero me aseguré de que la persona del barco no se entrometiese, una vez controlado eso dirigí la mirada al arquero moreno, sonreí y coloqué mis brazos en guardia, justo por debajo de mi barbilla y uno mas adelantado que otro.

-No puedo hacer otra cosa, al fin y al cabo me has dado una gran ayuda, tengamos un gran combate ahora. Dije en tono competitivo, sentía como fluía la competitividad en el lugar, el aire movía mi pelo blanco y mi chaqueta mientras daba pequeños saltos adelante y atrás, el suelo estaba lleno de cadáveres y gente inconsciente y el silencio se hizo presente durante un segundo, entonces rompí la calma momentánea con un sprint, en zig zag, intentando llegar hasta él, si conseguía llegar al lado del moreno, intentaría asestarle un rodillazo en el estómago aprovechando la fuerza del sprint, si esto fallase intentaría agacharme rápidamente para hacer un barrido hacia sus piernas. Pasase lo que pasase, terminaría alejándome y moviéndome erráticamente por el lugar, hasta ver la oportunidad de volver a entrar a golpearle.
avatar
Difter
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 27/06/2016
Edad : 17
Localización : Granada

Hoja de personaje
Nivel:
35/150  (35/150)
Experiencia:
16110/790000  (16110/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Ivan Markov el Miér 7 Feb 2018 - 20:32

En apenas un instante la batalla se ha vuelto totalmente contra el lancero. Parece que todos os habéis puesto de acuerdo en eliminarlo de la competición, y mientras está atento a Difter, a punto de girarse para subir definitivamente y declarar su victoria, una flecha se clava en su espalda. Con un gañido de dolor trastabilla, pero aprieta los dientes con un gesto estoico y mantiene la posición. Dado que la otra flecha ha errado su objetivo gracias a las increíbles habilidades de Difter, dignas de un auténtico maestro, el simple tirón de la cuerda al tensarse no basta para tirarlo, ni parece atreverse el arquero a rematar a su presa. Sin darle la espalda al chico, pero tratando de vigilar su retaguardia, continúa su trabajoso avance con cuidado para no caerse de la tabla, cuando de repente flechas en llamas comienzan a caer a su alrededor. El tiro parabólico no es un arte para novatos; ninguna de las saetas da en el blanco, pero el fulgor llega para distraer lo suficiente al lancero como para que vuestro plan continúe. Una por un momento va a dar contra la embarcación, pero cuando está a medio metro se parte por la mitad. El encapuchado parece volver a ser el responsable, quien en un elegante gesto vuelve a enfundar su ninjato plateada.

- Cobardes... ¡venid de uno en uno! - grita el lancero cuando Difter se lanza a por él.

Sin embargo tanto movimiento, con Shi corriendo dentro de la barcaza y los otros dos luchando en la pasarela, ha hecho que la nave comience a balancearse. Con un crujido, la tabla se comba y se suelta, cayendo ambos al agua del puerto. Difter no debería tener problemas dado que no es usuario de akuma, pero el lancero parece tener dificultades para mantenerse a flote. ¿Demasiadas heridas? Es probable. En cualquier caso, tras eso una figura desciende del aire y se posa encima de uno de los puntos de amarre, con una sonrisa maliciosa. Es Ivan, quién tras mirar con condescendencia a los que se han caído, posa su mirada en Raven y ensancha su sonrisa.

- Felicidades, chico. Parece que serás el segundo candidato... no ha estado mal. En todo caso te recomiendo, si es que quieres llegar a viejo, no tener con los criminales la piedad que has demostrado a tus contrincantes. El juego limpio y los combates uno contra uno están bien para exhibiciones de poder o combates amistosos, pero en una batalla esa clase de ataduras suelen traer muerte.

No había estado mal, desde luego. A ese ritmo parecía que iba a obtener un ejército de arqueros, primero Yumiko y ahora aquellos dos. El chico moreno había demostrado aptitudes, astucia y una total falta de escrúpulos que le había gustado bastante. Tenía mucho futuro como cazador. En cuanto al de pelo blanco había que reconocerle su inventiva y destreza en combate. Los otros dos... el lancero era hábil, pero carecía totalmente de visión táctica. Y el que se había caído con él era demasiado alocado y poco cauto. No quería gente en su gremio que fuese a morir a la primera de cambio por cometer una imprudencia o que pudiesen hacer peligrar al resto por sus malas decisiones. Tal vez hubiera puesto unas normas inicialmente y técnicamente el segundo arquero aún no hubiera ganado, pero su palabra era la ley. Para eso había fundado él el gremio. Con una última mirada de soslayo a los otros dos, se dirigió al encapuchado.

- Pon otra tabla para que nuestro compañero suba a bordo y llévalos a Panapple - volviendo a sonreír, miró a los dos candidatos (en caso de que Shikaze volviera a estar a la vista) - Allí tendréis vuestra próxima prueba. Tomáosla como un entrenamiento. Por de pronto, quedáis provisionalmente aceptados como reclutas de los Cuchillas Negras.
avatar
Ivan Markov
Cazador5-Mercenario famoso
Cazador5-Mercenario famoso

Mensajes : 461
Fecha de inscripción : 05/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
71/150  (71/150)
Experiencia:
89643/790000  (89643/790000)
Berries: 41.550

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Rize Bloodfallen el Lun 12 Feb 2018 - 17:18

De pronto todo terminó tan rápido como empezó. El lancero había sido derrotado y solo quedaba enfrentarse al muchacho de cabello blanco. ¿Cómo terminó ahí? De la nada se había envuelto en una pelea entre varias personas, una ilegal, por cierto. Vio feroces guerreros y hábiles luchadores enfrentarse entre sí, fue testigo de grandes habilidades, pero al final del combate solo hubo dos ganadores. ¿Se había esforzado en ser uno de ellos? Claro que no, apenas recibió un corte superficial en su pecho... No se sentía muy a gusto consigo mismo por no haber tenido una buena pelea, una que disfrutara, pero al término del día lo que importaba era ganar.

Un hombre de cabello blanco y un poco más alto que Raven le habló. El moreno se fijó en sus fríos ojos, unos que hacía muchísimo tiempo que no veía. ¿Así que él era el organizador de ese combate para decidir el posible ingreso al equipo? El aspirante jamás fue de esas personas que alababan a los demás, de hecho, odiaba hacer cumplidos y reconocer el potencial ajeno, pero no podía negar que ese sujeto era fuerte. Y daba miedo. Claro que no lo diría, continuaría presentándose como alguien orgulloso e imposible de reconocer el mérito que no sea propio, pero...

—No quise demostrar nada, ni compasión ni jugar limpio —respondió seriamente—. Solo hice lo que tenía que hacer: tomar la oportunidad con más probabilidades de éxito. Decidí unirme al chico para vencer a alguien más problemático... Las posibilidades de que me venciera con esas heridas eran muy bajas —argumentó, refiriéndose al muchacho albino.

El pequeñajo no tenía opciones de vencer a Raven, o eso pensaba. Le había estado observando desde que se unió al combate, y era de los que más había usado energía para derrotar a sus enemigos. El moreno contaba con dos ventajas: el alcance y el factor sorpresa. Ningún luchador se esperaría que un arquero contase con habilidades para desenvolverse bien en un combate cuerpo a cuerpo, y era precisamente con lo que Raven contaba. Supuso que el peliblanco estaba cansado, por lo que no se movería tan deprisa, volviéndose más fácil de mantener la distancia. En el caso de que se acercase, podía sorprenderle con un tajo diagonal, o incluso una rápida apuñalada. Y, finalmente, si parecía ser demasiado duro para él, estaba la opción de huir de la pelea y subir al barco.

De repente, el líder del gremio le ordenó al barquero que colocase una tabla para que el moreno pudiese subir al barco. Les dijo que pronto tendrían la siguiente prueba... ¿En qué consistiría? Raven le demostraría a todo el mundo que era el luchador perfecto, no caería ante nadie y jamás volvería a perder. Era una promesa. Caminó lentamente y se detuvo cuando su pie tocó la tabla.

—Espero que la segunda prueba sí sea un reto —comentó confiadamente, sugiriendo que el combate inicial jamás fue un problema para él.
avatar
Rize Bloodfallen
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 21/02/2017

Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Experiencia:
1/1  (1/1)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Takayanagi Shikaze el Lun 26 Mar 2018 - 13:54

Shikaze observó con cierto asombro la escena que había sucedido en un par de segundos. Ese contrincante había esquivado sin dificultades una flecha dirigida desde las sombras, parecía incluso conocer su posición. Al parecer la cobertura que ofrecía el barco y el ruido de la batalla no eran suficientes para ocultar a una persona acostumbrada a esconderse. El alivio recorrió cada poro de tersa piel cuando cayó irremediablemente a las agitadas aguas. El individuo de la orilla parecía decepcionado. - Necio, podrías haber muerto en ese combate, ¿acaso deseas con tanto ahínco terminar con tu vida? - Pensó Shi irremediablemente.

Observó como Ivan miraba con cierta condescendencia la situación. Le buscaba con la mirada sin mucho esfuerzo, algo dentro de él no quería hacerle esperar. Surgió a sus espaldas y caminó con tranquilidad hasta ponerse en su lado derecho, un gesto simbólico. - Sigo aquí, no os preocupéis. - Dijo con una sonrisa. El siniestro espadachín no pareció hacer mucho caso a sus palabras, añadiendo que a continuación le esperaría la siguiente prueba. La idea del parecido entre ese hombre y su padre se fortalecía por momentos, esperaba que solo fuesen imaginaciones suyas.

Se sentó en la barandilla del barco mientras tallaba un trozo de madera con un cuchillo harapiento. Sin darse cuenta de lo que hacía, convirtió ese bloque en un horrendo murciélago. Pensó en qué se había inspirado mientras miraba con fascinación la figura, no debía quedar mucho tiempo para llegar a la isla.
avatar
Takayanagi Shikaze
Cazador1-Aspirante
Cazador1-Aspirante

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pinchos de mono y brindis con sangre [Privado - Ivan, Shikaze y Difter]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.