Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7360)
 
Nocturne93 (5327)
 
Lion L. Kai (3097)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2265)
 
Webmaster (2231)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Cruce de Destinos

Página 2 de 26. Precedente  1, 2, 3 ... 14 ... 26  Siguiente

Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Brynn el Lun 5 Mar 2018 - 14:45

Una suave brisa golpeaba el rostro de Brynn mientras éste movía de forma repetitiva el timón, ojeando cada rincón del mar que iban dejando e inmerso en unos profundos pensamientos.

- ¿No te parece una locura lo que váis a hacer? -comentó uno de los tripulantes de Syxel, sacando de sus pensamientos al espadachín- ¿En serio vais a ir a esa guerra? Se va a liar, ¿lo sabes?
- He matado a tanta gente a lo largo de mi vida, que no diferencio una locura de un acto cuerdo -comentó elevando visiblemente los hombros-. Pero bueno, allá donde haya locura, estará Brynn.

El viaje fué según lo planeado, sin ningún contratiempo, más allá de lo que Brynn ojeó con sus ojos. Un enorme cordón rodeando cada uno de los barcos marines que se situaban frente a ellos.

- Avisa a Syxel, Nassor. Dile que la isla está ahí mismo -señaló con el dedo índice-, y dile que nos esperan con un curioso regalito de bienvenida. Necesitamos un plan.

Pasaron unos minutos hasta que el capitán pirata entró en escena, y dio un discurso de los que a él le gustaban. Un incentivo para todos aquellos que íbamos a bajar en aquella isla e íbamos a dar nuestra vida -o no- en una misión que no parecía muy clara aún. Como cualquier banda pirata, el objetivo era hacerse un nombre en aquella guerra. A Brynn no le importaba lo más mínimo la vida de aquél hombre al que iban a ejecutar. Quizá si le pagasen una gran suma de dinero, se plantease liberarlo de alguna manera. Pero no era el caso, y así lo agradeció el asesino, que no tenía que pensar ningún plan y simplemente se limitaría a escuchar lo que los demás tenían que decir.

El moreno se llevó la mano a la funda de cuero y palpó poco a poco su machete, hasta que llegó al mango. Ahí le dió un par de toquecitos suaves y la agarró con firmeza, dejándola aún guardada. Después hizo lo propio con su daga y su revólver. Todo parecía estar listo. Sólo faltaba que se concienciase de lo que estaban a punto de hacer.

¿Qué hay de distinto entre esto y cualquier otra misión del pasado? ¿Que hay más gente? ¿Más marines? Habrá que actuar igual. Brynn, este es tu día. Sonríe a la muerte, como siempre, y ella será benévola contigo. Esta gente quiere ver un espectáculo, y tú has venido a dárselo. Danza como nunca lo has hecho, y todos verán la verdad de tus movimientos

- Syxel, tengo que hablar contigo -comentó cuando éste ya había acabado su discurso-. Es importante.

Intentó alejarse lo suficiente para que nadie le oyese salvo Syxel, aunque quizá era complicado teniendo en cuenta la cantidad de personas que rondaban la zona.

- Bien, echa un vistazo a tu alrededor, seguro que te has dado cuenta de todo. Hay mucha gente. Piratas de gran reputación, gente que viene del Nuevo Mundo. En resumen, no creo que seamos de los más fuertes aquí -Brynn hizo una pausa a la par que agarraba su daga-. Pero podemos ser los más inteligentes. Todo el mundo va a estar pendiente de lo que pase ahí -señaló la parte central de la isla-. Y todos aquellos hombres -llevó el dedo índice apuntando a uno de los pelotones de marines-, estarán muy ocupados con los que piensen liberar aquél hombre cuyo destino parece estar cerca del final. Aquí van a caer muchos hombres, y espero que nosotros no seamos ninguno de ellos. ¿Qué te parece si… aprovechamos la lucha para recopilar valiosa información? Dame a alguien de tu confianza y a cinco o seis hombres sigilosos, y te prometo que te traeré algo de valor.

La sonrisa se dibujó en Brynn a la par que esperaba la respuesta del que en ese momento era su jefe. ¿Su capitán? Quizá no se regía por la jerarquía pirata, pero aquél hombre, sin duda, podría llegar a serlo.
avatar
Brynn
Pirata5-Pirata famoso
Pirata5-Pirata famoso

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 17/10/2017

Hoja de personaje
Nivel:
36/150  (36/150)
Experiencia:
19345/790000  (19345/790000)
Berries: 14.500.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Ummak Zor-El el Lun 5 Mar 2018 - 16:29

Cuando llegó a sus oídos que el Clan de la Lágrima finalmente iba a comenzar a movilizar a sus guerreros, algo en el interior de Ummak le hizo vibrar de emoción. Su orgullo como guerrero le impedía quedarse atrás en una batalla, sus ancestros observaban y la mediocridad no estaba hecha para su pueblo. Por lo que no dudó ni un instante en presentarse como voluntario para participar en la ambiciosa operación que el mando tenia entre manos. Tras una tediosa travesía que había durado ya demasiadas lunas, la flota finalmente había cruzado la frontera marítima de Gray Rock.

Los lacios cabellos del shandian ondeaban al viento como si de una bandera más se tratara. Se encontraba a bordo del Invictus, uno de los tantos navíos que el Clan de la Lágrima había desplegado para la ocasión. Con tan solo ver las proporciones de la flota, apenas podía reprimir sus ganas de gritar y aullar como el salvaje que era. Acostumbrado a las estrategias de guerrilla y de subterfugio que, los autoproclamados revolucionarios, tendían a utilizar; el escenario de una potencial guerra total jamás se le había pasado por su mente. Guiado por la emoción, se sujetó con su pelo a uno de los aparejos de la embarcación y, sujetando su Burn Board a modo de escudo, comenzó a golpearlo con su lanza rítmicamente. Una sonrisa depredadora se dibujó en su rostro mientras trataba de otear el horizonte, allá a lo lejos se hallaban sus presas y no encontraba el momento de hincarles el diente.

De una punta a otra del navío, las ordenes y el despliegue de soldados se sucedía sin parar. Casi como un ejército de disciplinadas hormigas, el cual se preparaba para algún tipo de éxodo masivo. Y, aunque intentaron gritarle varias veces que se dirigiera hacia una de aquellas capsulas metálicas, Ummak sabía demasiado bien como hacerse el tonto. Tras el cuarto intento de hacerle comprender que formaba parte del grupo que surcaría los cielos en aquellos extraños aparatos, finalmente desistieron y le dejaron berrear sus canticos, ajeno de toda jerarquía.

- Haré lo que me dé la gana, nadie le da órdenes a un shandian – se limitaba a responder una y otra vez en shandianii, su idioma materno.

Cuando el primero de los guerreros del Clan de la Lágrima dio por iniciada la partida de asalto, Ummak no perdió el tiempo y saltó por la borda. Un acto temerario teniendo en cuenta que se trataba de un usuario, sin embargo, colocando el Burn Board bajo sus pies cayó sobre la superficie del agua con una elegancia impropia de alguien con su aspecto. Activando entonces los diales de combustión de su peculiar transporte, comenzó a surcar las olas hacia el primero de los revolucionarios que había dado por iniciado el asalto.

- ¡Ummak matar para Clan de Lágrima! ¡Tú ser afortunado de contar con guerrero de verdad!  – grito orgulloso por encima del ruido de las olas mientras se situaba a la par del camarada Maki.

resumen:

Divagar, hacerse el tonto cuando le dan órdenes y unirse a Maki en el asalto.

Nota: Clan de la Lágrima = Armada Revolucionaria.
avatar
Ummak Zor-El
Revolucionario1-Cadete Revolucionario
Revolucionario1-Cadete Revolucionario

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 01/12/2017

Hoja de personaje
Nivel:
17/150  (17/150)
Experiencia:
4510/790000  (4510/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Annie el Lun 5 Mar 2018 - 16:33

Annie bajó el catalejo y suspiró. La tormenta que se cernía sobre Gray Rock le erizaba la piel. Nunca antes había asistido a un acto de ejecución, ¿por qué ahora? Era muy sencillo. De su bolsillo sacó la vibre card que le había dado Therax hacía un tiempo atrás. Ella normalmente no era la que tenía uso de razón cuando se trataba de hacer cosas peligrosas, pero esta vez sintió la necesidad de estar a su lado. No sabía que podría pasar en un evento de tal calibre.

La muchacha le tendió el catalejo a Robin para que este mirara la situación del bloqueo marítimo. El Victory se encontraba lo suficientemente alejado de la zona de los barcos piratas que rodeaban toda la fortaleza de roca, con el ancla clavada en el fondo marino. El chico se frotó la barbilla y luego se dio la vuelta buscando a su compañera.

-Ithilhén, ¿es necesario que vayas? - Inquirió -. Puede ser peligroso, recuerda que debemos llegar a Valston lo antes posible.

Annie, que estaba acomodando su arco y guardando todo tipo de flechas en su carcaj le escuchó con atención; sin embargo, no le respondió, su silencio lo había dicho todo. Ella más que nadie sabía lo peligroso que era, ni siquiera le importaba lo que ocurriera con el pirata de cuyo nombre no se acordaba. En cuanto estuvo preparada se acercó a Robin.

-¿Recuerdas todo lo que te enseñé sobre el barco? Si hay algún problema vete hasta la siguiente isla con él - Tras eso sonrió y le guiñó un ojo - Confío en ti.

Ayden se posó en la barandilla del Victory y Annie le rascó la cabeza, él debía esperar junto a Robin. Se apartó de ellos y tardó unos segundos en transformarse en forma completa, quizás su miedo al fruto del demonio aún no se había disipado del todo. Despegó como la bella serpiente emplumada que era haciendo que el barco se tambaleara un poco y surcó los cielos durante un buen rato.

Annie había memorizado la localización que marcaba la vibre card, dio unas vueltas en círculo por el cielo observando la cantidad ingente de piratas que se amotinaban ante el gobierno y finalmente comenzó a descender hasta aterrizar en la cubierta del famoso pirata Zane D. Kenshin. Nada más tocar la cubierta, regresó a su cuerpo. Apenas había hecho mover el barco con su entrada.

Buscó con la mirada a Therax hasta que lo encontró. Las miradas de los demás miembros no iban a ser de agrado seguramente, pero ella les convencería de que no causaría mucha molestia mientras estuviera presente. La muchacha de cabellos cenicientos lo señaló mientras esbozaba una sonrisa.

-¿Te creías qué te iba a dejar solo en un momento como este? ¡Me duele que no me hayas invitado! - Rio.

Resumen:
Abandonar el Victory y aterrizar en la cubierta de los Arashi para ir con Thery-chan y compañía (?).
avatar
Annie
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1878
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 20

Hoja de personaje
Nivel:
57/150  (57/150)
Experiencia:
72586/320000  (72586/320000)
Berries: 642.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Danio Rerio el Lun 5 Mar 2018 - 17:33

La sombra de un conflicto que podría llegar tener mayor envergadura que el Sideros planeaba por todos los mares. La ejecución pública de un Yonkou no era algo que pudiera dejar indiferente a nadie, y lo más seguro es que piratas y revolucionarios trataran de usar la ocasión para mostrar su fuerza e intentar causar el mayor daño posible a las fuerzas del gobierno. Llevaba un rato ya paseando por las murallas, observando como las rocas y los cascos de los barcos eran bañados por las olas cuando el DDM de la división me alertó. Al parecer Al Naion nos convocaba a todos.

Recorrí las estrechas calles de la isla fortaleza en dirección a donde se encontraba nuestro líder. Por el camino tuve que ir animando a muchos reclutas y marines de rango más bajo, además de pedirles que dejaran el saludo militar. Era impresionante la cantidad de marines que había reunido el gobierno en aquel peñasco, solo esperaba que la mayoría sobreviviera a lo que estaba por venir. Cuando llegué a la plaza del patíbulo me encontré con Al ya hablando con un marine, aunque por desgracia este resultó ser el capitán Kimura. No podía olvidar como nos dejo tirados en la primera ronda de las pruebas que organizó el gobierno para buscar un nuevo almirante.

-Señor. – Aunque técnicamente éramos del mismo rango, Al seguía siendo el líder de la división y por tanto me parecía más que correcto usar ese termino para referirme a él. – No sé qué tienes planeado para el día de hoy, pero creo que mi mayor utilidad sería en la primera línea de defensa de los buques, aprovechando que esta parte de la batalla se librara en el mar y es mi campo de dominio. A ser posible me gustaría reducir las perdidas en esta fase de la contienda.

Resumen:
Cosas varias y hablarle a AL acerca de mis planes cuando me reúno con él.
avatar
Danio Rerio

Mensajes : 257
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
155155/790000  (155155/790000)
Berries: 111.477.500

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Corvo el Lun 5 Mar 2018 - 17:55

Se había convocado a todas las fuerzas disponibles para la protección de la isla fortaleza de Gray Rock. Al parecer la ejecución pública de uno de los emperadores del mar sería demasiado jugosa para todo el mundo como para que no trataran de liarla. La DCJ respondería a ese llamamiento, aportando todo el material bélico fabricado hasta el momento por sus integrantes. Aunque Milena seguía en paradero desconocido y ya se la daba por muerta, y Kemmei no había vuelto de su última misión aún. El resto de los científicos y guardianes que me acompañaban habían sido seleccionados entre lo mejor de sus ramas.

Desde el puente de mando de la AASF Yasmina contemplaba la basta inmensidad del mar. En os pocos minutos esa inmensidad estaría plagada de barcos y una fortaleza en medio de estos. Debíamos avisar de nuestra identidad por DDM al acercarnos, evitando así posibles problemas, para ello di el aviso al oficial de comunicaciones de la nave para que comenzara con los preparativos. El alcance de nuestro radar erar increíble, por lo que una vez sobre la isla podríamos dar una visión detallada de las posiciones de embarcaciones aliadas y enemigas.

La AASF Yasmina quedó suspendida a unos dos kilómetros de altura sobre la isla, en caso de ser necesario se podía descender o ascender de forma relativamente rápida. No demostraríamos todo el potencial de la base en un principio, puesto que los robots de ataque no serían útiles en la batalla naval, aunque si que podríamos usar el fuego de nuestros cañones como fuego de apoyo en las zonas que más fuera necesario, siempre para evitar la perdida de vidas aliadas y llevar la justicia a los que quisieran liberar a Legim. Mientras nos posicionábamos encima de la fortaleza uno de los operativos dio un aviso, al parecer había alguien flotando sobre la isla en una especie de burbuja.

-Al habla Corvo, científico del gobierno, identifíquese. -Sonó por la megafonía exterior de la base flotante.

OFF/Kodama lee:
Preparativos varios y llegar a la isla a bordo de la base voladora de la división.
Notar a Kodama flotando sobre la isla y pedirle identificación.
avatar
Corvo
Científico2-Campo
 Científico2-Campo

Mensajes : 365
Fecha de inscripción : 19/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
72/150  (72/150)
Experiencia:
104141/790000  (104141/790000)
Berries: 17.754.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Marc Kiedis el Lun 5 Mar 2018 - 18:24

Cuando Syxel, sorprendiendo a todos los presentes, anunció su decisión de apoyar la candidatura de Zane al puesto de Yonkou, Marc comenzó a sentir una gran emoción. No podía creer que sus nuevos amigos, con los que acababa de vivir grandes aventuras, fuesen a convertirse en la tripulación de uno de los Emperadores del Mar. Solo pensarlo le parecía absolutamente increíble, al tiempo que se alegraba muchísimo por ellos. Ojalá algún día llegase a ser digno de pertenecer a una banda tan poderosa.

La celebración comenzó y Marc, tremendamente feliz, bebió, gritó, cantó (lo mejor que pudo, que no es mucho decir) como el que más, además de asegurarse de que ninguno de los presentes pasara hambre. Incluso, cuando ya nadie se encontraba en condiciones ni mucho menos aceptables, dejó caer una lluvia de queso fundido sobre sus amigos, avisando antes para que no se desperdiciase, por supuesto. Le dio la impresión de que Zane y Luka tenían hambre suficiente para devorar un rey marino entre ambos, lo que tal vez se debiese al cigarrillo de olor raro que habían compartido. Sin embargo, a Therax no parecieron hacerle demasiada gracia aquellos lácteos chubascos.

La fiesta continuó y, cuando el pelirrojo preguntó a todos los demás si le acompañarían al juicio del legendario Yonkou Legan Legim a proclamar ante el mundo su nuevo título, el semigigante no pudo sino gritar:

- ¡Por supu-HIC-sto! ¡Vayamos a por-HIC más aven-HIC-ras! ¡M-HIC-rda de hipo!

Después de aquello, la mente del grandullón no fue capaz de recordar mucho más. En su cabeza se amontonaba una sucesión de imágenes borrosas, como en sueños, relacionadas con vino, cerveza, queso, gritos, cánticos, bailes, más queso... Incluso tenía la sensación de, antes de irse a dormir, haber cambiado la almohada de Therax por una de queso a modo de broma, pero no sabía a ciencia cierta si aquello había pasado de verdad o no había sido más que un extraño sueño etílico.

*****

Ya en el barco de Zane, el pintoresco grupo se aproximaba a Grey Rock. Marc, que había pasado la totalidad del viaje en cubierta dado que allí no había camarotes que permitieran estar cómodo a alguien de su tamaño, escuchó como el Antiguo Supernova decía que, si en algún momento les ordenaba que huyesen sin mirar atrás, debían hacerlo. El semigigante entendía la preocupación del pelirrojo por sus amigos pero,
como era lógico, también pensaba que no sería capaz de abandonar a un amigo en la batalla, y mucho menos de dejarle morir. Así que, cuando Luka habló oponiéndose con rabia a dicha orden, Marc no pudo hacer menos que secundarlo, aunque de forma mucho más conciliadora:

- Entiendo tu punto de vista, Zane. No quieres que ningún amigo ni nadie que te importe muera por ti. Sin embargo, estoy de acuerdo con Luka. No puedes pretender que aquellos más cercanos a ti te abandonen ante el peligro o, incluso, ante la muerte. Así que por mi parte no puedo prometerte que vaya a cumplir esa orden. Además, - el semigigante hizo una pequeña pausa mientras guiñaba un ojo al pelirrojo y sonreía de oreja a oreja - no eres mi capitán, así que no tengo por qué cumplir tus órdenes.

Dicho esto, dirigió su mirada hacia el horizonte, donde se veía ya una hilera de enormes barcos de la Marina, unidos entre sí por unas extrañas y descomunales cadenas. Muchos otros barcos piratas se dirigían también hacia aquel cordón de seguridad, bastantes de ellos bajo la bandera de los Blue Rose.

NOTA:
Marc dice que Zane no es su capitán porque, al ir esta parte del capítulo justo después de la anterior aún no se ha unido a la banda.
Resumen:
- Fiesta en honor al nombramiento de Zane como Yonkou y aceptar entre hipidos acompañarles al juicio de Legim.
- Contestar con buen humor que no piensa abandonar a ningún amigo a su muerte.
- Divisar la línea defensiva marine.
avatar
Marc Kiedis
Pirata2-Leva-anclas
Pirata2-Leva-anclas

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
25/150  (25/150)
Experiencia:
7095/790000  (7095/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por rainbow662 el Lun 5 Mar 2018 - 20:32

Arribor se enteró de los detalles en el sitio donde más rumores volaban: la peluquería. La peluquería animal, mejor dicho. Había llevado allí a Franklin que le diesen un buen fregado después de pasar por ese nauseabundo vertedero durante la última prueba. Fue allí donde se enteró de que el tal Zane había ganado aquel extraño concurso y que, por tanto, tenía todas las papeletas para convertirse en emperador pirata. También oyó que un gran número de piratas iban a meterse en el enorme follón de la ejecución de otro Yonko, que tendría lugar en poco tiempo. Arribor no entendía porqué los marines no lo mataban de una vez en lugar de dar tantos rodeos. Lo convertían todo en un circo y luego se quejaban de atraer a todos los payasos.

Las peluquerías son un gran lugar para enterarse de cosas, pero no sabía si darles crédito a todas. Por ejemplo, dudaba que la luna hubiese encogido o que el Almirante en Jefe hubiese hecho aquello que decían con un melón. Tampoco estaba convencido de que los Aries se llevasen bien con los Tauro, aunque sospechaba que lo de la vacuna de la gripe como método de control mental debía ser cierto. Sin embargo, lo que se decía sobre todos los piratas que ponían rumbo a un mismo lugar resultó ser cierto.

En cualquier caso, antes de darse cuenta se encontró de camino a la ejecución.

-La verdad es que me importa un huevo si matan a ese tipo -les dijo a sus compañeros, una vez reunidos-, pero seguro que todos los que son alguien van por allí, incluido ese Zane. Pienso averiguar si de verdad merece llamarse Yonko.

Lo cierto era que sabía que era fuerte, o al menos lo suponía, pero había mucha gente fuerte por ahí que no valdrían ni para conde pirata, mucho menos para emperador. Arribor no respetaba los rangos, ni mucho menos, pero le molestaría que alguien débil pretendiese ostentar poder sobre los demás. Bueno, sobre él, más que nada. Lo demás le traían sin cuidado.

A bordo del Globo de Mar, y acompañado por dos de sus animalescos secuaces, el hombre sin corazón se abrió paso entre la multitud de barcos que avanzaban hacia... Bueno, no sabía cómo se llamaba ese sitio, pero tampoco era una gran tragedia. Seguro que había algún cartel por ahí.

El problema de juntar a tantos piratas se le hizo obvio enseguida: los piratas eran idiotas. En su travesía hasta el lugar de la ejecución del Yonko se topó con dos imbéciles que quisieron unirse a su banda, otro que quería retarle y una abrumadora cantidad de gente que le sacaba el dedo al verle. Los muy desgraciados se burlaban de él por no haber ganado la maldita prueba de las banderas. ¿Cómo se habían enterado? ¿Y por qué se atrevían a comportarse así? Se propuso darles una lección.

Para cuando la gran isla montañosa fue visible en el horizonte, la flota pirata había menguado en una docena de navíos, y Arribor, una vez desahogada su ira, se sentía mucho mejor.

-Vale, chicos, vamos a buscar a ese Zane. Si alguien intenta impedirlo, le partimos el cráneo; si alguien se pone por medio, le partimos el cráneo; si alguien vuelve a burlarse... -Arribor se tronó los nudillos a modo de respuesta. Últimamente la gente le tomaba muy a la ligera, y eso le molestaba-. Y recordad: si alguien le hace algo al barco...

-Le partimos el cráneo -contestaron al unísono tanto Zack como Jolly.

-Perfecto. Pues al lío.

Justo frente a ellos se gestaba una gran batalla y, como de costumbre, Arribor pensaba atravesarla por un motivo absurdo. Oteando los barcos allí reunidos, se preguntó cómo distinguiría la enseña del descamisetado. En fin, seguro que acaba encontrándolo. Y si no, al menos recuperaría el respeto que se le debía

Resumen:
Poner rumbo a Gray Rock - Hundir un puñado de barcos pirata por el camino - Ver si encuentra el barco de Zane por alguna parte y prepararse para cuando empiece a liarse.


Última edición por rainbow662 el Mar 6 Mar 2018 - 11:51, editado 1 vez
avatar
rainbow662
Pirata7-Guerrero del nuevo Mundo
Pirata7-Guerrero del nuevo Mundo

Mensajes : 1491
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
106/150  (106/150)
Experiencia:
362986/790000  (362986/790000)
Berries: 198.500.466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Kenzo Nakajima el Lun 5 Mar 2018 - 21:32

Volar sobre las cabezas de tantos barcos llenos de gente extremadamente poderosa no era algo que a Kenzo le pareciese precisamente buena idea. No obstante, su brigada casi al completo, a excepción del semigigante de fuego, se hallaba en el interior de aquel vehículo volador. El espadachín casi agradecía que Einar no estuviera allí. No dudaba de que su compañero era buena persona, pero no podía evitar sentir cierta repulsión hacia cualquiera que usase fuego para combatir. Cosa que, por otro lado, era completamente entendible teniendo en cuenta lo que había sufrido por culpa de las llamas.

El resto de la brigada debían estar, igual que Kenzo, atentos a sus propios asuntos. Quizá relajándose antes de que la batalla comenzara, o preparándose para ella. Silver, Iulio y Jason, tres personas con intereses y puntos de vista totalmente distintos entre sí y a los de Kenzo que, sin embargo, se habían convertido en sus compañeros. Y con todos ellos, el equipo que comandaba aquella nave voladora, dirigido por el afamado Vicealmirante Lion L. Kai. El brazos largos no había cruzado más de dos palabras con él pero, a pesar del rango que ostentaba, daba la sensación de ser un tipo algo peculiar. Esta opinión se acentuó cuando le vio ponerse aquella armadura que parecía sacada de un cómic de superhéroes de esos que les gustan tanto a muchos niños.

Volviendo de nuevo a sumergirse en sus pensamientos, el espadachín daba vueltas a la cabeza a la idea de que tantísimos piratas y criminales de toda clase fuesen a acudir a una de las bases más inexpugnables de la Marina para tratar de impedir la ejecución de un Yonkou, es decir, uno de los mayores enemigos de la paz en todo el mundo. La sangre le hervía solo de pensar en ello. Sabía que aún no era lo suficientemente poderoso como para medirse con los más grandes de entre los piratas, pero no tenía la menor intención de permitir que Legan Legim siguiera un solo día más en este mundo. Llegado el caso, si veía que su rescate era inminente, él mismo intentaría acabar con su vida. Cualquier cosa con tal de que el mundo se librase de una lacra más.

Acariciando con suavidad los pomos de sus espadas, recorriéndolos uno por uno, el brazos largos se dirigió a la compuerta que, en breves momentos, se abriría para dejarles saltar. Estaba deseoso que aquellos viles delincuentes perecieran bajo el filo de sus katanas mientras trataban de librarse de su tela de araña. No podía esperar más.

Resumen:
Narrar lo ocurrido en el avión, pensar en que no piensa permitir que los piratas salgan victoriosos y prepararse para saltar.
avatar
Kenzo Nakajima
Marine2-Cabo
Marine2-Cabo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 07/12/2017

Hoja de personaje
Nivel:
26/150  (26/150)
Experiencia:
7365/790000  (7365/790000)
Berries: 105.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Bleyd el Lun 5 Mar 2018 - 23:36

Ya iba siendo hora que las cosas se animaran un poco. Sin embargo esto pasaba de animado hasta rozar el grado de locura y estupidez. Ejecutar a Legan Legim... Ya fue una hazaña capturarlo pero querer matarlo ahora parece un poco demasiado ido de la cabeza.

Sin embargo de seguro algo puedo sacar de toda esta parafernalia, de momento he venido mas que preparado para una huida rápida y veloz. He pintado una bonita Cruz roja en mi nave y la pienso usar como sala de operaciones para atender heridos, no tengo mucho instrumental con el que trabajar pero de seguro me forro a potenciales donantes, también he traído la moto y todo mi arsenal para hacer una buena seguridad.

Fluffle por su parte esta entusiasmado corriendo de lado a lado. Demasiada gente nueva con la que jugar, el pobre bicho va de lado a lado intentando conseguir afecto y golosinas que los marines menos ocupados le tienden al verlo. De vez en cuando le veía jugar con una maceta en la que había un arbolito, sabe dios de donde habrá sacado eso.

Eilie no se encontraba muy agusto en toda esta actividad y había prometido no salir de la cabina de la nave pasara lo que pasara, aunque se que es una buena compañera a la mínima señal de desmadre le pediré que marche.

Por otro lado demasiada caras famosas cerca, tan solo esperaba no encontrar ningún conocido, lo que menos ganas tenia era de dar explicaciones de que hacia yo por esos lares. Seguro que saldrían con la estupidez de que estaba robando kairo del gobierno, saqueando cadáveres, saboteando las instalaciones o incluso liberar al condenado... Claro y también me decido a vender donuts y dinosaurios al mejor postor...

En fin, menos mal que estaba lo mas resguardado posible de miradas indiscretas y no tenia que dar explicaciones a nadie.

Por ello comencé a deambular por la base como si tuviera prisa, a ver si encontraba la armería, el polvorín o lo que fuera que tuvieran allí para guardar municiones o armas, también estaría bien encontrar el puesto medico si es que tenían alguno...
avatar
Bleyd
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1207
Fecha de inscripción : 09/01/2015
Edad : 32
Localización : zaragothan

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
284993/790000  (284993/790000)
Berries: 60.477.001

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Balagus el Mar 6 Mar 2018 - 0:49

Misha bramó con fuerza, enfatizando la última orden salida de mis pulmones. Sin embargo, una extraña aprehensión parecía embargar el barco entero, atrapándolo como una garra monstruosa e ineludible, y consiguiendo que mis órdenes, aunque al mismo volumen que acostumbraba a gastarme, quedaran desprovistas de su característico tono avasallador.

Nuestro objetivo, nuestro sino en aquel fatídico viaje, no era menos para enrarecer de aquella manera el aire: la ejecución de un antiguo Yonkou.

Aunque nunca había mostrado interés alguno en las historias de aquellos piratas del pasado, mi pueblo sabía reconocer la valía de los grandes jefes y héroes de otros tiempos. Nunca nadie me vería u oiría menospreciar a una figura tan reputada como Legim, pero tampoco me encontrarían mínimamente interesado en su persona.

- ¡Afianzad los cañones! -Grité con sequedad ante la lejana, pero inamovible, presencia de la guardia Marine frente nuestro objetivo.

No. Si estaba metido en semejante fregado no era por un arrebato altruista por salvar al yonkou de su muerte, ni por labrarme un nombre a golpe de hacha. Si había acabado allí, dirigiendo a los mejores hombres de nuestra tripulación y a alguno más de gratis, era por la confianza que tenía depositada sobre mi capitán.

"Algún día conseguiré que eso me mate. Pero será una buena muerte, si es a su lado."

- ¡Usaré de munición al que pille holgazaneando! -Amenacé rápidamente al regresar de entre mis pensamientos. -¡Y no necesariamente en esos cañones!

Brynn seguía al timón, dirigiendo el barco con pulso y gesto firmes e inalterables. Seguía habiendo algo en aquel sujeto que me inquietaba, así como a Misha, pero no podía poner en duda su lealtad y habilidad. "Por el momento." me puntualicé de inmediato. Próximo a él, Nassor recibió un mensaje por su parte y marchó hacia el camarote de Syxel, señalando que la hora había llegado.

Con un rápido vistazo, revisé el estado de la cubierta y ladré una serie de órdenes para ultimarlo todo. El capitán no tardó en hacer acto de presencia, por lo que me permití unos segundos de silencio a medida que me aproximaba a él, junto a Nassor, en el castillo de proa.

Con gesto grave, asentí y regresé al centro de la cubierta para asegurarme de que las órdenes se vieran cumplidas. No pasaron apenas unos segundos tras esto, cuando Silver decidió hacer gala de sus dotes dramáticas una vez más.

Cansado de los discursos motivacionales, pero incapaz de rechazarlos cuando venían de aquel hombre, me senté en el suelo con el mástil como respaldo y mi osa como compañía a mi diestra. En un ademán que ya empezaba a ser propio en mí, saqué una buena pata de ciervo seca de un zurrón y empecé a arrancarle pedazos a dentelladas y a masticarlos con paciencia, dejando a Misha dar bocados también de tanto en tanto.

- Y si no, -Sentencié para mí mismo en cuanto Syxel hubo acabado, a pesar de que, posiblemente, la mitad de la tripulación pudiera oírme.- de seguro conseguiremos que nuestra muerte sea memorable.
Resumen:
- Mantenerme en mis funciones de contramaestre poco agradable, escuchar sin ganas el discurso de Syxel y rematar con una última puntualización no demasiado velada.
avatar
Balagus
Pirata6-Lobo de los Siete Mares
Pirata6-Lobo de los Siete Mares

Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 21/03/2015
Edad : 27
Localización : En mitad del lío

Hoja de personaje
Nivel:
56/150  (56/150)
Experiencia:
69460/790000  (69460/790000)
Berries: 26.505.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Zack Suky el Mar 6 Mar 2018 - 1:10

Otro gran revuelo estaba apunto de comenzar como en Sideros, así que decidí asomar el hocico del taller para prepararme para la gran fiesta que habían montado una vez llegó nuestro capitán con las nuevas premisas. El Yonkou Legam Legim había sido capturado tras perder con un marine y la hora de su juicio final había llegado tras una ardua espera. Parecía que el gobierno quería dar algún tipo de escarmiento público y la noticia no tardó en recorrer todos los mares más rápido que Vergil persiguiendo camareras una noche cualquiera, por lo que en apenas unos días un montón de piratas y revolucionarios se habían enterado y no tardaron en ponerse en marcha en busca de saciar sus intereses... Y al parecer Arribor tenía el suyo propio y no tardó en arrastrarnos al barco volador, que solo Dios sabe de donde lo había sacado, y salir en dirección Gray Rock con premura.

No sabía que el tuerto tuviese mal perder, pero por sus palabras se notaba un profundo resquemor hacia quien le había ganado en no se qué competición en la que tenían que conseguir banderas. La verdad es que de esa parte de la historia no estaba muy bien informado. El pirata no dio muchos detalles de lo sucedido, pero el caso es que se marchó junto a Drake con muchas ínfulas de victoria y había vuelto él solo con esta ansia de venganza. Sabía que cuando se le metía algo ente ceja y ceja no había quien le sacase de sus trece, por lo que cuando insistió en que repitiesemos aquel estúpido lema hice lo propio de un buen subordinado y coreé el grito de guerra, aunque no con verdadero entusiasmo.

-Le partimos el cráneo.

Puede que si el motivo de nuestro viaje fuese el de saquea todo lo que veas estuviese más contento, pero como sabía que eso tendría que hacerlo por mi cuenta, sin la ayuda del tuerto, mi ánimo no era el mejor que digamos. Es cierto que la emoción de enfrascarme en mitad de algo tan grande tenía agitados mis instintos más animales, pero la fría certeza de acabar muerto en mitad de aquella batalla era más que patente y mantenía a ralla a esa parte más primitiva. Solo esperaba que con esto sacase algo que mereciese la pena como la última vez. Aún portaba conmigo la espada láser y la nodachi que conseguí, al igual que la inevitable maldición que el genio que provocó, pero a la cual ya había conseguido acostumbrarme tas dos años. El tono ceniciento ya era una cosa más a tener en cuenta a la hora de conjuntar la ropa... Aunque ahora no era momento de divagar en esas cosas, por lo que tras la motivadora charla desenfundé mi última adquisición, Lengua Demoníaca, y me asomé por la borda para ver como comenzaban a desarrollarse los acontecimientos mientras sacaba un cigarrillo del paquete que tenía guardado en uno de los bolsillos del chaleco verde oliva que portaba. Di una profunda calada y disfruté del que podía ser mi último pitillo.

Resumen:
Bla, bla, bla... En todo post
avatar
Zack Suky
Pirata3-Saqueador
Pirata3-Saqueador

Mensajes : 281
Fecha de inscripción : 11/08/2016

Hoja de personaje
Nivel:
50/150  (50/150)
Experiencia:
56389/790000  (56389/790000)
Berries: 33.533.600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Ragnar Asborn el Mar 6 Mar 2018 - 1:12

El detonante de sus actos nadie lo conoce realmente, ni siquiera él mismo. Su mirada estaba posada como una pluma en su querida espada “Bagami”, la cual sostenía con ambas manos, mientras que sus nalgas estaban encima de aquel gran barril de Ron situado en la despensa del barco en el que se encontraba. Ragnar estaba en estado de trance, se podría decir que meditando con los ojos abiertos y era raro que eso sucediera teniendo bajo sus posaderas lo que tenía. ¿Qué estaba sucediendo en su mente? ¿Qué era ese extraño sentimiento que resonaba sin parar en su cabeza? ¿Por qué estaba yendo a esa locura de guerra? Y lo más importante ¿Si no sabía nada de ese tal Legim, por que le resultaba tan familiar? “Demasiadas preguntas para alguien sobrio” pensó. Guardó el arma en su cintura y con un energético saltito bajó del barril, seguidamente se dio media vuelta y le lanzó una desafiante mirada a aquél viejo trozo de madera. Rápidamente desenvainó la misma katana que había guardado instantes antes, haciendo un corte redondo siguiendo la silueta de la parte superior de su “cofre” favorito. Tras aquello, volvió a guardar a su compañera y zambulló su cabeza en aquel afrodisiaco jugo durante unos largos segundos, a cada momento que pasaba, el líquido iba bajando varios centímetros, hasta que de golpe una voz en su cabeza le hizo asustarse y retroceder, cayendo de culo al suelo mientras hiperventilaba por culpa del alcohol que se había introducido de golpe en su boca y fosas nasales. Le tomó más tiempo del que le gustaría admitir darse cuenta de que se trataba del mismo capitán que conoció el día anterior: Silver. Aún no se había acabado de acostumbrar a eso de las frutas del diablo y más de una le resultaba difícil de asimilar.

Cuando el comunicado terminó, el Albino volvió a introducir su cabeza dentro del barril durante otros segundos más, para después secarse la cabeza con un sacudido parecido al de un perro y salir a la cubierta del barco, pues por lo que había escuchado no debía de quedar mucho para llegar al punto en común que había reunido a tantas personas. Una vez el aire libre entró contacto con su rostro, Ragnar pudo darse cuenta de la cantidad de barcos que habían reunidos en el mar, aquello era lo más “grande” que había visto nunca y también la sensación más cercana al miedo que había sentido desde hacía ya un buen tiempo. “Muchas vidas en juego” pensaba mientras con la mirada intentaba encontrar entre la multitud a la persona que le había dado acceso a aquel viaje. Solo le hizo falta alzar la mirada para encontrar a quien estaba buscando: Nassor, los aprendices del mismo maestro tienden a llevarse o muy bien o muy mal. Él se encontraba junto al hombre que comandaba el barco, el mismo que había pronunciado aquel discurso unos segundos antes. Sin pensárselo dos veces, el espadachín avanzó de forma decidida hacía ellos, tenían de que hablar antes de que todo comenzara.

Resumen:
Voy con Syxel y su tripulación.
avatar
Ragnar Asborn
Pirata4-Pirata
Pirata4-Pirata

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 20
Localización : Detrás de ti...

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
31054/790000  (31054/790000)
Berries: 4.616.800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Tobías Thorn el Mar 6 Mar 2018 - 1:42

Con cada segundo que pasaba la tensión comenzaba a poder masticarse, y la muy jodida venía con un sabor amargo. Todos estábamos aquí reunidos para asegurar que uno de los piratas más temible de los mares fuese ejecutado sin ninguna incidencia, pero con solo echar un vistazo a todos los presentes y a los rangos que ostentaban, bien podía adivinarse que nadie esperaba que esto acabase con un desenlace fácil... Si tomamos como fácil hacer esta exhibición innecesaria de poder por parte del gobierno. Legim podía haber sido ejecutado hace meses sin que nadie más allá de los muros del gobierno lo hubiese sabido, pero no, había que montar un circo alrededor de todo y remover aún más las aguas ya agitadas de por sí. No estaba seguro de si los mandos habían tomado en cuenta todo lo que podían desencadenar y las vidas que se podían perder por este estúpido espectáculo, en realidad no quería hacerlo porque me era más fácil pensar eso, pero el caso es que casi todos los efectivos habíamos sido convocados en Gray Rock con inquisitiva premura y por ello me encontraba yo aquí. Mentalizándome ante lo que iba a suceder sin perder de vista a tanto personaje reconocido.

Me había parecido reconocer entre tanto agente y marine al que una vez fue mi aprendiz por periodo de corto tiempo, Thawne, el cual acompañaba a otro de pelo ceniciento que me quería sonar, pero al que sí reconocí fue a mi gran amigo Jonhy-chan, que se encontraba suspendido en mitad del aire llamando la atención como estaba acostumbrado, aunque no lo llamó tanto como el avión de combate que estaba suspendido o con el gran protagonista del espectáculo, el apresor del Yonkou, Al Naion que consiguió que todos se centrasen en él con solo llegar.

Aún tenía helado el culo desde el tobogán que nos fabricó en Sideros, pero como había decidido olvidar todo lo sucedido allí, por mi extraño comportamiento, no lo miré con malos ojos. Poco había sido mi trato con él, pero viendo como reaccionó aquel día con el prisionero dudaba que estuviese contento con todo esto. Aunque siendo sinceros. Nadie en su sano juicio lo haría, ya que esto se podría haber atajado de otra manera.

Estaba apunto de dejar de mirar al marine cuando me percaté de otra figura a su lado que me era tan reconocida como si fuese la mía propia. Desde nuestro reencuentro en Atlas no había vuelto a hablar con él, pero mis pemsamientos al respecto no habían cambiado. Ese hombre, Kimura, seguiría siendo mi capitán a pesar de lo sucedido. Mucho tenía que desviar su camino para que mi fidelidad también lo hiciese, por lo que nada más que vi que había terminado de hablar con el marine me acerqué a él aprovechando que Al estaba ocupado hablando con gyojin.

- Veo que el tiempo sigue cuidándote bien... Capitán - dije a modo de saludo desde las espaldas del pelirrojo. - Me alegro poder contar con tu compañía en el que podría ser el último día de nuestras vidas - proseguí sonriendo abiertamente si es que este se daba cuenta de mi presencia y se daba la vuelta para charlar conmigo. -¿Sabes si alguno más ha venido?.

Resumen:
Pensamientos varios e ir a hablar con Kim
avatar
Tobías Thorn
CP4-Agente
 CP4-Agente

Mensajes : 688
Fecha de inscripción : 29/03/2016
Edad : 26
Localización : Cáceres

Hoja de personaje
Nivel:
81/150  (81/150)
Experiencia:
138022/790000  (138022/790000)
Berries: 38.179.250

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Hamlet el Mar 6 Mar 2018 - 1:59

Una orden era una orden. Por peligrosa, atrevida o estúpida que fuera. Yo obedecía. Ese era el esquema que repetía para tratar de autoconvencerme, pero mi pasión por el deber y mi disciplinado carácter comenzaban a ceder ante un atroz sentimiento de estar en el lugar equivocado. Mi presencia no cambiaría absolutamente nada.

De algo estaba completamente seguro. Aquel iba a ser un evento que pasaría a la historia, y eso implicaba que me encontraría con una gran multitud de figuras eminentes en el Gobierno Mundial; sin embargo, también significaba la aparición de sus contrapartes criminales, máxime tratándose de la ejecución de un Emperador del Nuevo Mundo. Él si era alguien, y yo no. Yo era un cualquiera.

Tan pronto como recibí notificación del acontecimiento, partí en un buque de la Marina a Gray Rock, acompañado de todo un pelotón de reclutas. Yo no estaba en esa formación, claro. Mis órdenes vendrían dadas por Kimura Hayate, mi nuevo superior, a quien conocería en la fortaleza. En cualquier caso, me concedieron la amabilidad de llevarme hasta allí en el navío.

Eché un vistazo por toda la bodega, observando los rostros ojerosos del resto de reclutas. Quienes no podían conciliar el sueño, jugaban a los dados con desgana, mantenían charlas fúnebres o, simplemente, contribuían a mantener la angustia en el ambiente.

Noté como algo subía por mi tráquea y tosí con fuerza, rompiendo el silencio; aunque todos estaban demasiado distraídos como para dirigir su mirada hacia mí. Seguí tosiendo, tapando mi boca con la mano. Al separarla de esta, volví a encontrarme con ese extraño y viscoso líquido negro que había esputado en otras ocasiones. No me detuve a reflexionar sobre su naturaleza y me dirigí a la cubierta fingiendo mareos.

Al llegar, me percaté de que el buque estaba arribando al puerto de Gray Rock. Con desánimo general, los marineros echaban amarras y arriaban velas. Por mi parte, yo planeaba. No estaba ni preparado ni bien equipado para esta batalla, siendo mi único compañero el viejo machete. Masqué algo de menta mientras pensaba. Lo primero sería buscar al teniente comandante Kimura. Él me podría dar instrucciones acerca de qué hacer. Lo ideal sería que me encontrase un grupo con el que poder cubrirnos las espaldas.

Con decisión, descendí por la pasarela del barco. Alegando que debía entregar un mensaje, comencé a preguntar a los superiores que me iba encontrando, todos ellos con apariencia estresada, acerca del paradero de Kimura. La desconocían, mas me aconsejaron acercarme a la plaza principal, donde podría encontrarle, y así lo hice. Comencé, decidido pero tenso, a andar en la dirección señalada.

Solo deseaba ser apto. Ser un agente del orden era lo único que me mantenía vivo.

Resumen:
Divagar y buscar a Kimura.
avatar
Hamlet
Marine2-Cabo
Marine2-Cabo

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 28/12/2017

Hoja de personaje
Nivel:
13/150  (13/150)
Experiencia:
3030/790000  (3030/790000)
Berries: 120.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Bizvan el Mar 6 Mar 2018 - 3:00

La tensión era palpable en aquel lugar, todos los reunidos sabíamos que este evento marcaría nuevamente un antes y después en los libros de historia, sin importar que bando fuese el ganador, las cosas difícilmente serían iguales.

Un marine chocó contra mi hombro, haciendo que el hombre perdiera un poco el balance, pero no se detuvo y continuó caminando. La razón por la cual no le di importancia era porque creía conocer los pensamientos que rondarían por su mente.* Por qué ese afán de demostrar lo larga que tienen la polla. *hasta cierto punto comprendía la razón de hacer todo un show la ejecución de ese hombre, sin embargo esto llevaría a la muerte muchos buenos marines. Padres de familias, jóvenes talentosos, aquellos quienes planeaban retirarse pronto. Hoy se derramaría sangre y lágrimas.

* De cierta forma me siento tranquilo al saber que no hay nadie que lloraría por mi muerte. *la imagen de una máscara blanca con semblante triste cruzó por mi mente.* Bueno, no estoy seguro si ella lloraría. *no había forma de que me atreviera a pedirle que me acompañara a este lugar. Como marine recibía un salario a cambio de arriesgar mi vida cuando fuese necesario.* Creo que ahora comprendo un poco al capitán. No hay forma de que me atreva a arriesgar la vida de ella en un evento que no le concierne. *sabía que no habría forma de hacerle entender que esto era algo que tendría que hacer sin ella. Motivo por el cual me vi obligado a dejarla durmiendo en un lugar seguro lejano de aquí… Solo esperaba que no fuera tan lejos como para llegar por sus propios medios a este sitio.

Solté un suspiro pesado en un intento por calmarme y no imaginar la terrible escena de la enmascarada haciendo su aparición en medio del combate.

La piedra del anillo en mi dedo anular izquierdo llamó mi atención. Al mirarlo más de cerca comprendí a que se debía esa peculiar reacción. Alcé mi mirada en búsqueda de la persona cuya vivre card se encontraba ligada a la piedra preciosa de mi anillo.* Hay muchas personas y no puedo verlo, pero no debe encontrarse lejos. *utilizando el anillo como guía comencé a caminar para encontrar a mi objetivo.

En solo unos minutos vi a la persona que buscaba, sin embargo no solo puede observar a mi compañero de aspecto andrógino, en las cercanías también se encontraban aquel a quien llamaba capitán y un marine que conocía solo de vista, pero que no tuve el placer de saludar en aquella ocasión. El vicealmirante Al…

Me acercaría hasta mis nakamas y al primero que saludaría sería al agente Tobías, dándole una ligera palmada en la espalda. Posteriormente saludaría de manera un poco más formal (pero en tono amigable) a Kimura y si alguno mis nakamas preguntaba el motivo por el cual me había optado por llegar por mi cuenta, explicaría que se debía a que tuve que asegurarme que cierta persona no me siguiera. Era bastante seguro que ambos entenderían de quien hablaba, pues me encontraba solo.
Resumen:
Pensar en cosas sin importancia. Seguir a Tobías gracias a la Vivre. Saludar a mis compañeros si es posible.
avatar
Bizvan
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 28/07/2016
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
81/150  (81/150)
Experiencia:
133732/790000  (133732/790000)
Berries: 7.892.770

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por AEG93 el Mar 6 Mar 2018 - 10:53

Poco después de que los primeros navíos piratas comenzaran a aparecer en el horizonte, la aparición de un personaje conocido me sacó de mi ensimismamiento. Se trataba de Hachiro, el líder de Sombras del Deber y, por tanto, mi compañero. Aún no había compartido muchos momentos con él, ni con ningún otro de ellos, pues todavía ni siquiera habíamos tenido nuestra primera misión oficial juntos, pero la impresión que me había causado en nuestra primera reunión había sido muy positiva. Si bien parecía estar ligeramente por debajo de mí en términos de poder, había demostrado ser un estratega brillante y tener una mente muy aguda, rasgos que todo buen líder debía poseer.

Cuando el peliblanco me ofreció su mano, la estreché enérgicamente. Estaba contento de tener a alguien como él a mi lado en la inminente batalla. Él, así mismo, indicó que también le agradaba combatir junto a mí.

- Lo mismo digo, Hachiro. Con las habilidades de ambos, seguro que a ningún pirata le será fácil llegar hasta Legim - contesté, esbozando una media sonrisa. Acto seguido, el agente pareció concentrarse durante un momento en sus propios pensamientos, tras lo cual el extraño brazalete que llevaba se desasió de su brazo y cambió por completo su forma hasta adoptar el aspecto de lo que parecía un rifle de francotirador. << Qué arma más extraña.>> pensé, gratamente sorprendido. Desde luego, si podía imitar cualquier arma existente era la herramienta perfecta para alguien que afirmaba ser capaz de dominar todos los estilos de combate existentes. Cuando el peliblanco me preguntó si tenía alguna idea para que ambos lográsemos sobrevivir a aquel día, no tardé en responder:

- Dado que veo que en un primer momento planeas atacar a distancia con un arma que requiere tomarse su tiempo para apuntar,
sugiero que formemos equipo en batalla. Mediante mi habilidad telepática, puedo establecer un vínculo mental entre ambos. Mientras no nos alejemos el uno del otro más de setenta y cinco metros, podremos comunicarnos mediante el mero intercambio de pensamientos, de forma que cada uno pueda ayudar al otro en lo que sea necesario. De esta forma, yo puedo adelantarme unos cuarenta o cincuenta metros para tratar de interceptar a todo enemigo que intente pasar, mientras tú les causas estragos en sus filas desde aquí con tu rifle. Si por casualidad alguno se te acercara demasiado, no tendrías más que enviarme una señal a través del vínculo y acudiría al instante en tu ayuda gracias al Soru. ¿Qué opinas?


En aquel momento, otra cara conocida hizo su aparición. Ni más ni menos que Kimura, el oficial marine al que me había enfrentado en el torneo organizado por el Gobierno Mundial y que después me había buscado en aquella remota isla del North Blue para hablar sobre nuestras aspiraciones futuras y nuestra forma de ver el mundo. Parecía que todo el mundo estaba allí. Me saludó alegremente, y aprovechó para hacer lo propio con Hachiro. Acto seguido se mostró escéptico sobre el desenlace final de lo que se avecinaba, al tiempo que dejaba caer que sería buena idea permanecer cerca, algo con lo que estuve de acuerdo.

- Yo también me alegro de verte aquí, Kimura. Probablemente no dejarán que suceda así como así, tienes razón. No obstante, para eso estamos aquí. Debemos asegurarnos de que la piratería reciba este golpe. Y por supuesto, estoy de acuerdo en que sería una buena idea mantenernos más o menos cerca. Probablemente alguien acabe necesitando ayuda para rechazar a tantos enemigos.

En aquel momento, el marine se disculpó y dijo que debía hablar con un Vicealmirante. Mirando en su dirección, pude ver que a escasos metros de nosotros se encontraba el rostro más conocido de la Marina en aquel momento. Ni más ni menos que Al Naion, el hombre que había alcanzado la fama al capturar a Legim. El que había propiciado lo que estaba por acontecer aquel día. Observé durante un momento cómo Kimura se dirigía su posición y comenzaba hablar con él antes de volver a prestar atención a Hachiro. Sin embargo, mientras volvía mi cabeza hacia él, mi mirada se cruzó con la de la primera persona que conocí en el Cipher Pol: Tobías Thorn, el Agente que había evaluado mis aptitudes como Iniciado y me había enseñado a usar el Kami-e. Llevaba meses sin verle, y para ser sincero fue una alegría encontrarme con él. Parecía dirigirse también hacia la posición de Kimura y, cuando sus ojos se cruzaron con los míos, le saludé con un gesto de la mano. Tal vez cuando todo acabara podría charlar un poco con él. Si ambos sobrevivíamos a aquel día, claro.

De nuevo, fijé mi vista en el horizonte mientras escuchaba la respuesta de Hachiro al plan de actuación que le había propuesto y, si aceptaba, creaba el vínculo telepático entre ambos.


Cosas:
- A nivel 60 mi Akuma me permite mantener un máximo de 5 vínculos telepáticos al tiempo, con un alcance de 50 metros por tabla + 25 (50%) por PU. Por lo tanto, si Hachi quiere activo el primero de estos cinco vínculos.
Resumen:
- Saludar a Hachiro y proponerle una estrategia.
- Hablar con Kimura.
- Saludar de lejos a Tobi.

____________________________________________

No uséis Mantra contra mí:
Aura Demoníaca:
Los Rákshasa son demonios conocidos por atormentar a los humanos, y el Aura de Thawne así lo expresará. Por ello, cualquiera que use Haki de Observación contra él sentirá una poderosa presencia demoníaca (añade el epíteto extra "Demoníaco" a su presencia). Del mismo modo, todo aquel esté 10 niveles por encima de Thawne o menos tendrá tanto miedo de esta presencia que quedará paralizado un turno la primera vez que centre el Mantra en él en cada rol. Cada 20 niveles hacia abajo se añadirá otro turno de parálisis (es decir, 2 turnos si 10 niveles por debajo, 3 si 30, 4 si 50…).
avatar
AEG93
CP6-Especial
 CP6-Especial

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 26/07/2017
Edad : 25

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
82695/790000  (82695/790000)
Berries: 33.713.900

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Yuu Z. Blade el Mar 6 Mar 2018 - 11:25

Lo que estaba por venir emocionaba en grandes cantidades al pirata. Syxel, el nuevo socio y capitán del ladrón, había puesto al corriente de todo a este. Lo sucedido a grandes rasgos en Jaya, y la competición que tuvo lugar tras la reunión… no era algo que importase realmente al falso tuerto. Lo que si le interesaba era el siguiente movimiento. Un tal Legim, actualmente Yonkou, iba a ser ejecutado en un bastión de la Marina. Yuu no tenía ni idea de quién era, pero una cosa tenía clara: era importante para el mundo pirata. O al menos eso le había comentado su capitán. Una ejecución pública daba lugar a lo que se estaba avecinando, y hacia lo que el Ragnarok estaba yendo de cabeza: una guerra a diversas bandas. En circunstancias normales, el pelinegro no habría acudido bajo ningún concepto. Sin embargo, podía sacar tajada de todo aquello. La contienda que se llevaría a cabo daría pie a confusión, con lo que el pirata tendría muchas oportunidades para llevarse cosas que podrían ser de valor… o quizás llevarse a algún marine por delante. Aún así… sabía que ahora estaba bajo las órdenes de alguien. No era algo que le gustase en demasía, pero el hecho de considerar a su capitán un socio como tal le hacía olvidarse de que era su, por así decirlo, líder.

¿Cuáles eran las comandas de Syxel? Simplemente el pirata debería asistir a su banda desde los cielos. Al menos, esas fueron, en primera instancia, sus órdenes. Sin nada más importante que hacer, Yuu puso rumbo a Gray Rock. Desde la posición en la que partió, no tardó demasiado en llegar a la ubicación… y no le gustó lo que vio.

–  Chicos, decidme que aquello no es otra nave. Decidme que estoy mal de la vista y eso no es otra puta nave mucho más grande que la nuestra. –  dijo a sus subordinados, mientras miraba un panel del centro de mando, que le proporcionaba visión del terreno aéreo.

–  Jefe… lo vemos todos. Y me temo que no parece aliada. –  comentó uno de ellos.

–  ¡Mierda! ¡Joder! ¡Coño! –  golpeó un pilar que estaba a su lado, haciéndose daño en la mano. –  ¡Agh! –  intentó ignorar el asunto. –  Vale, voy a intentar no alarmarme. Veamos… mucho me temo que esta nave no está preparada para afrontar a esa bestia. ¿Estamos de acuerdo? ¿O habéis encontrado algo que nos pueda servir?

–  Las unidades de defensa de la nave ya las ha visto usted… simplemente son esos extraños robots.

–  No los he visto aún luchar, la verdad. ¿Los habéis probado?

–  Hemos hecho… pruebas. Y diría que son bastante eficaces.

–  ¿Eficaces? ¿En qué sentido? –  preguntó, curioso.

–  Sus brazos se pueden convertir en cañones. Es decir, el Ragnarok como tal no cuenta con armamento pesado, porque ellos son la defensa. Y he de confesar, capitán… que las armas de los robots no son precisamente débiles.

–  Perfecto, pero… –  se fijó en el panel de nuevo. –  Creo que no servirá de nada contra eso. Acercad la vista. –  ordenó. Una vez acataron sus órdenes, la imagen se amplió para ver con más detalle el buque volador enemigo. –  Genial. Esos cañones nos pueden hacer caer en cuestión de segundos.

–  La nave podría aguantar varios de sus disparos, señor. Aunque no más de seis, a lo sumo.

–  Joder… el panorama aquí arriba está jodido de cojones. Vale, si no hacemos movimientos bruscos quizás no ataquen. Si atacan, lo perdemos todo… pero lo daremos todo también. –  miró otro panel, justo al lado del otro, que mostraba la isla de Gray Rock y toda la cerca marine. –  Ahí abajo tampoco está mucho mejor la cosa. Mucho acorazado y mucha vigilancia… bajar ahí va a ser un infierno. En fin, estad atentos a cualquier movimiento destacable de parte de los azules. Dadme visual del barco de los Jigoku, necesito saber su posición. –  esperó a que lo hicieran y observó la pantalla, la cual mostraba la barcaza de su tripulación. –  Ampliad. –  se fijó con detalle en que todos estuvieran a bordo. Aunque aún no se había quedado ni con los nombres ni las caras, podía saber que allí faltaban algunos. –  Vale… tendré que llamarle para informar. ¡Traedme el caracol! –  ordenó, para luego volver a fijarse en la pantalla de Gray Rock. –  ¿Y bien, chicos? ¿Habéis visto algo?

–  Señor… los barcos están llenos de tropas. No hay nada en especial, salvo… una cosa.

–  ¿El qué?

 Mire. –  amplió la imagen para ver a cierto hombre encima de un acorazado marine.

–  ¿Y ese quién es?

 Es… El Dragón Azul.

–  Y yo el Dragón Rosa. No me jodas, tío. ¿Quién es?

–  Dexter Black, señor. Uno de los Yonkous.

–  Mira tú por donde, ese nombre si que me suena de algo. ¿De qué? Pues… no lo sé. Un segundo, entonces… si es un Yonkou… ¿qué coño hace en un acorazado de los azules?

–  Lo desconozco, pero a juzgar por las caras de los de a su alrededor… no parece nada bueno. Quizás esto pueda jugar a nuestro favor, capitán. Al fin y al cabo, es de nuestro bando.

–  ¿Nuestro bando? ¿Tú eres tonto, verdad? Los piratas no son aliados solo por ser piratas, atontados. Si los Jigoku tienen una alianza con ese tío… he de saberlo e informar. Lo mismo con cualquiera que vea. ¿Hay alguien importante a parte de ese Dexter?

–  Que conozcamos… creo que ese es el barco de los Arashi no Kyoudai. –  señaló con el dedo y amplió la imagen.

–  Esto si que no me lo esperaba. La pescadilla y mi socia en un mismo barco. ¿Son compañeros? ¿Desde cuándo? Joder, qué lástima que me tenga que quedar aquí por ahora. –  se fijó en una persona en concreto. –  Espera, espera, espera. ¡Aumenta más la puta imagen! –  esperó a que hicieran lo debido. –  ¿Qué coño hace ella ahí? Joder… tengo que ir a ese puto barco.

Señor Blade, aquí tiene. –  le entregó uno de sus subordinados el Den Den Mushi que había pedido. –  Está en la línea del capitán.

 Vale, hora del reporte. –  lo cogió bruscamente y se sentó en el suelo para hablar con Syxel. Acto seguido, descolgó el aparato y empezó a oír su voz. –  ¿Eh? ¿Tiene su caracol abierto? –  dijo en voz baja. Esperó a que acabase el discurso para hablar él y informar de todo lo que había visto. Una vez finalizo, decidió interrumpir cualquier interacción posible con su capitán por parte de los otros tripulantes. –  ¿Aló? ¿Discursito terminado? ¿Se me escucha? Bien. El pajarito del aire tiene cosas que decir. Veamos… cosas malas y cosas buenas. La mala. Supongo que ya os habréis dado cuenta, dado su tamaño, pero… ¿véis la bestial nave que hay arriba de la isla? Vale, que sepáis que está armada hasta los dientes y  que posiblemente mi nave quede destruida. Si eso pasa, no sé si la estrellaré contra la isla o contra el mar. En fin, sigo. Hemos visto a un tal Dexter Black encima de un acorazado. Luego, mis subordinados me han mostrado el barco de los Arashi no Kyoudai. A parte de todo esto… no hemos visto nada más. –  tosió. –  ¿Cuál es el siguiente paso, si se puede saber? –  inquirió.

Resumen:
Sobrevolar la isla justo a la misma altura que la nave de Corvo, 2km. Cagarme en todo al ver la nave de Corvo, observar el panorama con las cámaras externa de la nave (ver la posición de Dexter, de los Arashi no Kyoudai, y de los Jigoku no Kaizoku). Informar a Syxel sobre lo que he visto. P.D: También me he fijado en que Katharina, Luka y Annie van a bordo del barco de Zane.


Última edición por Yuu "Dark Blade" el Mar 6 Mar 2018 - 13:30, editado 1 vez

____________________________________________



¡Nunca me rendiré!:

avatar
Yuu Z. Blade
Pirata2-Leva-anclas
Pirata2-Leva-anclas

Mensajes : 324
Fecha de inscripción : 20/08/2017
Edad : 17

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
32201/790000  (32201/790000)
Berries: 343.856.666

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Ori Kenobi el Mar 6 Mar 2018 - 11:30

Tal y como me había dicho mi compañera en mi isla natal, encontré el puerto que permitía salir de aquella isla para poder entrar en el mundo que se conocía en su mayoría. Suponía que este nuevo mundo era para mí, era un lugar similar del que venía. Pero las primeras noticias que escuché me escandalizaron enormemente. Una ejecución pública de un tal Legan Legim. No pregunté a nadie durante mis primeros días, no quería verme relacionado con aquella atrocidad. Sin embargo, al escuchar contantemente a la gente hablar alegremente de aquel tema tuve que preguntar. La respuesta fue sencilla, aquel hombre era uno Yonkou, uno de los criminales más peligrosos y problemáticos del mundo.

Por lo que me enteré también, por las habladurías de la gente, del lugar donde le ejecutarían y de la posibilidad de que le fuesen a rescatar. Aquello podía ser problemático, aunque si era alguien tan problemático las autoridades habrían tomado medidas al respecto. A pesar de esto, tuve la sensación de que debía de asistir a aquel sitio, por lo que busqué a alguien que me acercase hasta el lugar y fui a aquella isla.

***

Un tiempo más tarde pude llegar a la isla, Gray Rock, justo cuando comenzaban los preparativos. Estando allí, las fuerzas del lugar me interrogaron por lo que pretendía hacer allí. Les expuse lo que pensaba al respecto, y aunque no me hicieron caso en alguna, me permitieron quedarme allí. Yo apreciaba la vida, sin embargo, alguien que había acabado con tantas quizás no mereciese la vida. Un Jedi no debía de pensar nunca así, pero, por otra parte, si se escapaba sería un mayor problema, por lo que debía de escoger el mal menor en este caso.

El día de la ejecución se nublaba, tomando el cielo un color gris amenazante de lluvia, el ligero aire que se movía se hizo más potente, “Siento como la Fuerza se arremolina en esta isla. Hoy va a pasar algo oscuro” pensé mirando el cielo. Me sentía nervioso y me movía por la costa de la isla deseando de que nadie viniese a por el hombre que ejecutarían.

De pronto noté como en el horizonte se acercaban, tenían en sus velas una calavera de un dragón con rosas azules “Piratas” pensé al verlo y llevé una mano a uno de mis sables de luz. Y casi hasta pude sentir la tensión cuando uno de aquellos barcos se acercó solitario hasta el cerco que se había preparado, y con esto un gran revuelo en aquellos barcos. Sin embargo, no fueron los únicos barcos que aparecieron en el horizonte, sino que comenzaron a llegar más, se iba a preparar una gran guerra y nunca había pensado que acabaría en una.

resumen:
Narro como llego a Gray Rock, una vez en la isla me quedo cerca de la costa y observo lo que va sucediendo en cerco con la llegada de Dexter.
avatar
Ori Kenobi
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 08/02/2017

Hoja de personaje
Nivel:
43/150  (43/150)
Experiencia:
32510/790000  (32510/790000)
Berries: 20.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Pyros Silver el Mar 6 Mar 2018 - 12:03

Los grandes poderes que formaban parte del Mundo estaban por colisionar, una gran batalla estaba por darse y muchos morirían con tal de alcanzar sus objetivos. La ejecución de uno de los Yonkous estaba por empezar en una isla fortaleza de la Marina llamada Gray Rock y el Gobierno Mundial había convocado a sus peones para que jugaran en la gran tabla de ajedrez. Claro que yo también había respondido al llamado, ¿como no iba a hacerlo? Mis nakamas iban a ir y era mi obligación luchar junto a ellos. Las cosas habían cambiado desde lo de la guerra de Sideros, me había hecho un poco más fuerte y tenía conmigo aquella arma que encontré además de la Akuma no Mi que me había concedido aquel ser sacado de un libro de cuentos.

Arribé a la isla en un buque de la Marina. El lugar estaba repleto de soldados dispuestos a dar su vida por acabar con algunos piratas, y de algún que otro revolucionario que decidiera aparecer. Conmigo había venido un pequeño batallón desde el Cuartel en el North Blue pero , por suerte, yo no estaba al mando de ellos. Había sido clara con el Vicealmirante con que no quería tener vidas a mi cargo ya que aún albergaba un profundo trauma. Me limité a caminar por una especie de plaza en la que supuestamente se iba a llevar a cabo el ajusticiamiento del Yonko y busqué entre todos los que estaban allí a mis compañeros de flota.

Hombres y mujeres de todas partes portaban sus armas mientras conversaban o se preparaban para la tormenta que estaba por estallar. Luego de un rato buscando sin resultado, mis ojos se posaron en una figura vestida de negro la cual me resultaba muy familiar. Era Tobías. Me apresuré en seguirle hasta llegar junto a él y no estaba solo. Biz y el capitán también se encontraban en la zona además de un superior de la Marina que había conocido en Sideros al cual le habíamos dado una mala impresión. Realicé el saludo militar al Vicealmirante para después saludar a mis compañeros y estar con ellos hasta recibir nuevas órdenes.

Resumen:
Llegar a la isla, buscar a mis compañeros de flota y saludar tanto al vicealmirante Al como mis nakamas de flota


Última edición por Pyros Silver el Miér 7 Mar 2018 - 0:37, editado 1 vez
avatar
Pyros Silver
Marine3-Sargento
Marine3-Sargento

Mensajes : 188
Fecha de inscripción : 09/11/2016
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo

Hoja de personaje
Nivel:
41/150  (41/150)
Experiencia:
32695/790000  (32695/790000)
Berries: 707.560

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Deathstroke el Mar 6 Mar 2018 - 13:46

La charla con el capitán había sido corta, pero muy clara. Ahora que sabía su plan debía de buscar la forma de que acabase sucediendo lo más casual posible. A fondo comenzamos a ver el bloqueo marine que habían formado alrededor de la isla Gray Rock, donde ejecutarían al capitán Legim. Me sentía algo mal por el hecho de aquel evento fuese por su ejecución, sin embargo, había sido él el que así lo había querido cuando desapareció. Ahora solo obedecía al capitán y estaba para proteger a la banda, por lo que intervendría cuando lo pidiese Dexter.

-Slade – me dijo Dexter de pronto, y habiéndome llamado por mi nombre, el tema era algo serio - ¿Recuerdas lo que hablamos?

-Sí – le respondí recordando nuevamente el plan que me había contado, sin duda otra de sus locuras, que esperaba que saliese mejor que otros planes.

Tras mi respuesta lo dio por comenzado. Me lanzó el anillo con el que controlaría el barco y fui a ayudar en la preparación del barco pequeño, cuando estuvo listo el capitán se subió a este y se adelantó al resto llegando el primero al cerco que habían preparado los marines.

-Bien, señores, el capitán ha iniciado su plan, ahora nos prepararemos para lo peor, así que preparad las armas y tenedlas apunto para el combate, cuando hayáis terminado, relajaos lo que podeis, Dexter sabe lo que se hace. – dije simplemente a los soldados que habíamos traído del Ojo para aquella misión.

Cuando dije aquello usé mi vista prismática con el ojo derecho para ver de cerca lo que sucedía con el capitán, acercándose desde la costa un par de barcos. Cuando estuvieron casi a la par pude ver como el capitán se subía a uno de esos barcos. Todo parecía ir acorde al plan, ahora tocaba esperar la respuesta de los marines, aunque pude ver como una joven que conocí en la isla de Síderos le cogía un caracolófono a otro marine y se lo ofrecía al capitán “chica lista” pensé al verlo mientras mostraba una sonrisa.

resumen:
Preparar las tropas para lo que esté por suceder y ver lo que hace el capitán cuando se sube al buque marine.

____________________________________________
avatar
Deathstroke
Jusenshi Death
Jusenshi Death

Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 08/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
100/150  (100/150)
Experiencia:
184220/790000  (184220/790000)
Berries: 520.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Zord el Mar 6 Mar 2018 - 17:20

Había escuchado que en una base marina iba a ser ejecutado el Yonkou Legan Legim. Él era el pirata al que más admiraba y ahora iban a cortarle la cabeza. No quería que fuese así, por eso puse rumbo en mi pequeño pero acogedor barquito que robé, a la que llamaban fortaleza inexpugnable Gray Rock. Sería mi primera misión como pirata y aunque era novato, iba a meterme en una batalla que estaba convencido que no iba a ganar, pero todo era por el Capitán Legan Legim.

Un pirata novato entre cientos y cientos de marines y piratas experimentados... quizás era una misión suicida pero seguramente habría algunos que querrían salvarlo, con lo cual serían unos buenos aliados.

Mientras iba rumbo hacia esa fortaleza, finalizaba los preparativos para el intento de desembarco en la isla. Terminé de cocinar en mi camping gas la carne que pude conseguir y la envolví como pude para que no se estropeara metiendola a la mochila y luego metí mi cantimplora en ella, me la eché al hombro. El desembarco tendría que esperar pues había cientos y cientos de buques de la marina rodeando la isla, con cadenas para frenar a todos los navíos que quisieran desembarcar. Debía pensar en una alternativa para sortear esas cadenas y poder entrar en la isla.
avatar
Zord
Pirata1-Desconocido
Pirata1-Desconocido

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 02/04/2014
Edad : 24
Localización : Cantabria

Hoja de personaje
Nivel:
1/150  (1/150)
Experiencia:
0/790000  (0/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Eric Zor-El el Mar 6 Mar 2018 - 19:14

Aquel dichoso torneo de pacotilla había acabado. Ahora estábamos en dirección a Gray Rock, un gran roca no muy lejos del cuartel general de la marina, el lugar donde iban a ejecutar a una especie de emperador pirata, «Yonkou» le llamaban. Yo no sabía que significaba esa palabra, así que pregunté a mi amigo de ojos saltones y me lo explicó. Uno de los pilares del mundo de la piratería iba a ser sentenciado frente a todo el mundo, dejando claro que la marina era quien verdaderamente mandaba en aquel lugar.

«Y luego el salvaje soy yo»

De camino hacia aquel gran montículo de piedra, un iluso marine osó ofenderme ofreciéndome ropas nuevas y relucientes. No le dije nada, tan solo le miré y se fue. ¿Qué se había creído? No vestía así por ser un pordiosero, llevaba los atuendos de mi tribu: un pantalón hecho por mi madre, una capa heredada de mi abuelo y un collar de huesos con forma de magatamas rojas, otorgado por los distintos clanes de mi tribu por ser el legítimo heredero; o al menos, antes lo era.

Al llegar a la isla, tomé la decisión de desembarcar en ella porque la idea de combatir en alta mar era algo que no me terminaba de convencer. Admiraba a quien lo hacía, como un individuo de gran altura y cabellos negros con fuego en su mirada, Zuko creo que oí que se llamaba, pero poco más. Junto a mi compañero Dretch, decidí bajar e ir hacia uno de los barracones preparados para los marines y sus aliados. Al llegar a donde nos destinaron, algo cambió en el ambiente. Sentía como una gran presión me atravesaba el cuerpo de la cabeza a los pies. Mis bellos se erizaron de golpe y tragué saliva. ¿Qué era aquella sensación? Tenía miedo. Sí, mucho miedo. Sin embargo, también estaba emocionado. ¿Qué clase de personas irían a salvar a aquel pirata? Daba igual todo. Pero esperaba que los que atacaron su aldea en skypiea fueran hacia allá, para darles matanza en ese lugar.

-En mi tribu estos conflictos se solucionan luchando a muerte en un uno contra uno –le dije, sentándome a su lado con las piernas cruzadas-. Si yo hubiera sido ese marine legendario que le ha capturado, lo habría matado en el acto. No hay honor en matar a un preso. Para que luego digáis que yo soy el salvaje por destruir los cimientos de una instalación de entrenamiento.

Resumen:
Blablabla + desembarcar en Gray Rock con Dretch y hablar con él.
avatar
Eric Zor-El
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 01/11/2016

Hoja de personaje
Nivel:
29/150  (29/150)
Experiencia:
9428/790000  (9428/790000)
Berries: 10.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Kenmei Shiba el Mar 6 Mar 2018 - 20:16

De nuevo me encontraba reclutado como si de un mero soldado me tratara, en vez de un científico. Tras el torneo, y sin que se me premiara de alguna forma, me mandaron a defender el patíbulo en el que supuestamente se ejecutaría a Legan Legim. ¿Qué debía hacer? Mi paciencia tiene un límite, y no podía tolerar que me siguieran tratando así... Sin embargo, si se analiza la situación con frialdad, quizás este era el único paso antes de ese prometido ascenso. Un esfuerzo más y el mundo conocerá al gran genio Kenmei Shiba. Veamos, una ejecución no puede ser tan difícil.

Por una parte, estaban los que escoltaban al ya capturado Yonkou, el único peligro que tenían era el de sufrir un abordaje antes de llegar, una vez aquí el riesgo se reduce drásticamente. Por otra parte, estábamos los que nos hallábamos en la isla para cuando todo diera comienzo. El peligro de momento era despreciable, pero una vez llegara el famoso pirata para ser ajusticiado...

Cogí mi Den Den Mushi y llamé a Corvo, la única noticia que tuvo de mí es cuando me ayudó con los nuevos implantes justo a tiempo para el torneo. Quizás ni siquiera sabía que yo me encontraba allí, pero yo estaba convencido de que un tipo como él, con esa ideología y su gusto por la justicia, no se perdería esta cita.

-Al habla Kenmei. Corvo, ¿dónde andas? Sé que hace tiempo que no sabes nada de mí, pero estoy cerca del patíbulo, en Gray Rock. Estoy curioseando las instalaciones de aquí, por si encuentro algo útil, ¿supongo que has traído tus juguetes? -Concluí, sonriendo al imaginarme todo ese ejército metálico activo. Esta era mi primera oportunidad para ver todo el potencial de los inventos de Corvo en directo, y la mera idea me entusiasmaba.

Resumen:
Busco por las instalaciones para ver si encuentro algún químico útil para la guerra y llamo a Corvo para informarle de mi presencia y preguntar por su situación.
avatar
Kenmei Shiba
Científico3-Ayudante
 Científico3-Ayudante

Mensajes : 210
Fecha de inscripción : 23/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
42/150  (42/150)
Experiencia:
35760/790000  (35760/790000)
Berries: 2.957.368

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Tenebrex el Mar 6 Mar 2018 - 21:26

El torneo había concluido y el demonio dorado estaba muy satisfecho con el resultado, aunque sentía que no había podido demostrar toda su capacidad. De todas formas, la recompensa, fuera cual fuera, no la obtendría hasta que demostrara su valía en un gran encuentro que estaba a las puertas: la lucha que ocurriría debido a la anunciada ejecución pública.

No sabía si todo el equipo de la Quimera estaría presente, pero él no iba a dejar pasar esta oportunidad. Osu estaba allí, actuando por primera vez como líder de la división en una operación a tal escala tras la pérdida del ex almirante Samegure. Intentando mantener la cabeza bien alta e inmutarse lo menos posible ante la emotiva mención del Oficial, escuchó con atención al demonio carmesí.

Con una pequeña reverencia al acabar este, y como segundo al mando según la nueva jerarquía, se acercó al Sargento.

-Bueno... De nuevo unidos en una guerra. -El rubio cuidaba sus palabras e intentaba indunfirle ánimo, pues había notado que estaba algo nervioso. -Nuestro trabajo consiste en atacar a la Marina antes de que la flota que acompaña al Yonkou llegue. Es una suerte que estén divididos, pero nosotros también, al mandar un equipo de asalto. Aún así, una vez tú, "el hombre de piedra", pongas un pie en la isla... No quiero decir que vaya a ser un paseo, pero creo que vas a ser una baza muy importante en esta batalla. ¡Mucho ánimo! -Concluyó, dándole una palmadita en la espalda con su característica sonrisa.

Por su parte, Edward había venido bien preparado. Traía toda la munición que había conseguido hace tiempo, todos los objetos, tanto los de Síderos como los que Krauser le hizo. Por si fuera poco, su submarino acompañaba a la flota, tripulado por unos cuantos reclutas y dirigido por un cabo al que Ed conocía.

Aún así, Edward no sabía si estaba preparado para lo que se venía, y había querido tomar las mayores precauciones posibles. Es por eso por lo que había hecho una petición especial de algunas municiones, confiando en que los contactos de la revolución habrían podido conseguirle algunas existencias, aunque fueran pocas. Con el propósito de recoger su "pedido especial", se dirigió al interior del navío.

-Veamos... -susurraba. -No soy un gran amante de las armas de fuego, pero un par de explosivos pueden sernos de gran ayuda, a ver qué han podido conseguirme.

Resumen:
Darle a Osu más confianza en sí mismo, ir bien cargado con todos mis objetos y buscar el "pedido especial" de municiones. (Quisiera obtener alguna de las cosas de aquí, a vuestra discreción cuales y cuantas unidades).
avatar
Tenebrex
Revolucionario 3-Soldado
Revolucionario 3-Soldado

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 08/11/2016
Edad : 19
Localización : Buff... la tira de lejos, no quieres venir.

Hoja de personaje
Nivel:
78/150  (78/150)
Experiencia:
120575/790000  (120575/790000)
Berries: 3.870.200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por William White el Mar 6 Mar 2018 - 23:23

Finalmente, la hermandad parecía haber dispuesto todo para rescatar a Legim, en Gray Rock. Se denotaba lo cuidadoso que había sido el gobierno al escoger la localización, desde luego no quería que se volvieran a producir los hechos de Marineford, Marieoja o su natal Loguetwon unos años atrás, un escalofrió recorrió mi espina dorsal de punta, repitiéndome una y otra vez, no otra vez. En parte casi agradecía que una ciudad más tuviera que sufrir lo que había sufrido su tierra natal, y las consecuencias que se acarreaban tras la guerra.

Por otra parte, rehuir de eso era rehuir del estilo de vida que había tenido hasta ahora, de un lado viajando de un lado para otro, rateando allí donde podía y realizando pequeños trabajos que le salían sobre la marcha. ¿Pero entonces que hacía marchando hacia la guerra y la más segura de las muertes? Simplemente podía haber dejado todo atrás y haber iniciado una nueva vida, como un dependiente tranquilo en un anticuario. Pero el caso es que allí estaba, de vuelta a la carga.

Aun así aún sentía que había muchas incógnitas en el aire, en especial las referentes a Viktor, si bien parecía que los hombres que se había encontrado en Jaya habían acertado de lleno,  le daba la impresión que aquella convocatoria del emperador del bajo mundo no era otra cosa que la que habían profetizado aquellos espías, “formar un ejército para liberar a Legim”, con Legim retomando sus territorios aquello sería todo mucho más sencillo para el emperador, después de todo dudaba que Legim fuera un hombre que se preocupara atender sus negocios, lo cual dejaba a Viktor como una especie de administrador de la riqueza del yonko, aunque sin este libre lo más probable es que los negocios de este estuvieran en serio peligro como había viso en algunas imágenes.

Me agarré el sombrero con la mano y miré de nuevo al horizonte, me encontraba a bordo de un viejo conocido del mar del oeste, Arribor, aunque este no me había reconocido, o al menos eso me había hecho creer. Bueno tampoco era tan raro, después de todo iba disfrazado y tampoco había esperado haberle causado una impresión en aquella ocasión como para se dignará a recordarme. El caso es que allí estaba, al borde de la barandilla, habiendo conseguido que el loco de Neus me aceptará a bordo, lo cual había contrastado vilmente con aquellos dos pobres piratas que había tratado enrolarse en su tripulación. Ciertamente agradecí haber pillado al pirata en buen momento, o el don de gentes que me hubiera proporcionado la providencia. Ciertamente ya había perdido la cuenta de los barcos que había hundido ese hombre. Acto seguido el capitán corsario comenzó a soltar uno de los esos discursos muy en su línea, o en la línea de lo que esperaba de él. Arribor insistió en buscar a Zane, algo a lo cual no iba a oponerme ni mucho menos, más la curiosidad.

-Capitán Arribor- arranqué raspándome la garganta -¿Debería haberlo llamado capitán?- me pregunte antes de proseguir algo dudativo -¿Cuál es el plan después de encontramos con Zane?- pregunté, jugándome el pellejo, mientras continuaba buscando con la mirada su barco -Si quieres saber algo sobre él o su banda, me enfrenté a ellos en las pruebas de castillo, tal vez podría serte de utilidad, aunque dudo de que la necesites- me adelanté a decir antes de que respondiera.

Si bien intuía que al capitán no pegaba mucho con mi forma metódica de actuar ,podría creía que podía llegar a sorprenderme, él o alguno de sus tripulantes. Tras girarme para oír la respuesta del pirata, me dí la vuelta para proseguir la búsqueda de lo que ansiaba el corsario. Tan solo esperaba ganarme el favor de este, o por lo menor de hacer lo suficiente como para sentir que no le debía nada por haberlo llevado hasta allí.

resumen:
Narrar el viaje con arribor y proponerle un par de cosas interesantes
aspecto:
Aviso para navegantes: voy bajo la siguiente identidad secreta


Última edición por William White el Miér 7 Mar 2018 - 21:46, editado 1 vez
avatar
William White
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 391
Fecha de inscripción : 04/10/2014

Hoja de personaje
Nivel:
25/150  (25/150)
Experiencia:
6610/320000  (6610/320000)
Berries: 10.000.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de Destinos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 26. Precedente  1, 2, 3 ... 14 ... 26  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.