Link
Normas

Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Ir abajo

Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Mar 26 Jun 2018 - 13:06

Oh, el blanco, ¿no es glorioso? Nunca la ausencia de algo es tan bella como cuando el más puro blanco tiñe el mundo con su manto carente de color. Y eso es lo que se extiende ante vosotros ahora: un paraje níveo e impoluto, el cielo cubierto de nubes que descargan una copiosa nevada sobre un mar totalmente congelado. Solo una lejana sombra casi imperceptible en algún punto de la blancura señala la existencia de la isla que señala el Log Pose.

Ésta debe estar a unas cuantas decenas de millas, si es que la distancia no resulta engañosa. Si rodeáis la isla veréis que no hay vías para llegar hasta ella por el agua, y la masa de hielo apenas disminuye ni en grosor ni en longitud en su punto más corto con respecto a tierra. Aquí y allá sobresale lo que parece ser el mástil de una embarcación encallada en el mar helado, luciendo sus velas y banderas congeladas y cubiertas de nieve. Grandes aves de plumas níveas, casi indistinguibles, surcan los cielos por encima de vuestras cabezas, mientras que imponentes orcas blancas bucean por debajo de vuestro barco, zarandeándolo peligrosamente cada vez que lo rozan.

No hay ninguna embarcación capaz de atravesar la gruesa capa de hielo que cubre el mar alrededor de Yukiryu. A no ser que hayáis traído un rompehielos. Pero seguro que se os ocurre alguna forma de llegar hasta allí. Casi podría adivinar cuál. En cualquier caso, no olvidéis señalar a qué parte de la isla (norte, sur, este, oeste) vais a dirigiros primero, pues muchas cosas dependen de eso.

Los motivos que os hayan llevado a este páramo olvidado por la luz y el calor son cosa vuestra, así como la responsabilidad por lo que pueda ocurriros en él. Disfrutad de la dolorosa y dulce sensación del aire más frío y más puro que existe, y de la belleza etérea de un mundo congelado. Saboread los segundos de paz vividos bajo el sol, pues pasará un tiempo antes de que volváis a verlo. Bienvenidos a Yukiryu.
avatar

Mensajes : 1520
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Mar 26 Jun 2018 - 15:08

El plan de los Arashi no Kyoudai estaba en proceso. Momoiro ya era suya, y eso era un gran aliciente para el pelirrojo. Luka se había quedado en la Isla Gyojin para llegar a un acuerdo para ponerla también bajo su manto, intentando conseguir así más efectivos para la gran flota que creía crear. Entre tanto, Zane y su contramaestre, Therax, habían cogido el barco antiguo de la banda para ir juntos a conquistar una isla invernal que no estaba muy lejos de Bananarama, la isla donde les esperaría el resto de la banda que estaría al mando de Spanner, su gran amigo y segundo de abordo. Esa isla nevada no era otra que Yukiryu, una isla de la que se sabía bien poco, pero decían las leyendas que aguardaba un gran tesoro. Muchos otros grandes piratas habían estado en ella antes en busca de él, ¿lo habrían conseguido? Era algo que iba a descubrir.

Avanzaban raudos con los vientos y las corrientes marinas a su favor, como si el destino quisiera que fueran hacia la nevada isla. Las gélidas brisas azotaban las velas y les impulsaba hacia la zona sur de aquella ínsula, cuando el casco del barco se fue deteniendo lentamente.

-¿Qué ocurre, Therax? -preguntó Zane, que estaba a los mandos del timón.

No había que ser un tipo muy inteligente para saber lo que ocurría. El agua debía estar congelándose a aquella distancia de la isla, por lo que el ritmo del barco iba a reducirse desde ese momento. La respuesta de Therax confirmó su teoría, ¿pero que debían hacer? En Gray Rock descubrió que ir descongelando el hielo con fuego cansaba mucho, así como lanzar ondas cortantes para crear un camino era también muy agotador.

-¿Vamos volando? -inquirió, anclando el timón- No creo que le ocurra nada al barco si lo dejamos aquí. Total, el barco bueno se lo ha llevado Spanner -se cruzó de brazos, esperando que su compañero contestara. Fue entonces cuando notó algo que azotaba el barco por debajo, miró por la baranda del barco y se trataban de ballenas. Tras eso, la respuesta estaba clara: había que ir volando o dar media vuelta e irse. Así que, el pelirrojo amarró bien fuerte sus dos katanas y desplegó sus alas para ir volando hacia la isla.

-Vayamos a la zona sur, Therax -ordenó en voz alta-. Es la más cercana desde nuestra posición.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1323
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Mar 26 Jun 2018 - 17:13

Therax oteaba el horizonte desde la posición que había decidido ocupar en el barco: la cofa. Descansaba la cabeza sobre sus manos, las cuales se encontraban fijas al haber colocado los codos sobre la madera en la que se apoyaba. Ésta crujía, indicando que aquél no era el barco en el que solían desplazarse. Lo cierto era que tenía sentido que hubiera sido él quien acompañase al pelirrojo. Spanner era el segundo al mando, y Bananarama el objetivo primordial en la carrera de Zane hacia la cima; el hombre de más confianza del capitán debía ser quien lo preparase todo para cuando llegase el momento.

Hacía ya bastante tiempo que podía distinguir a lo lejos la silueta de su destino: Yukiryu. La contemplaba con cierta nostalgia. La nieve reinando mirase donde mirase, la fauna local plenamente adaptada a las condiciones climáticas y, sobre todo, el frío. Casi podía escuchar la voz de Niord, pero sabía que todo era fruto de sus recuerdos. Murynos se encontraba lejos de allí, mucho. Iba siendo hora de hacer una visita a los seres queridos que había dejado allí, aunque los planes que el Descamisetado tenía en mente dejaban poco tiempo libre, por no decir ninguno.

Un grito le devolvió a la realidad, causando que se inclinase y asomase la cabeza.

-¡Es hielo! -exclamó-. ¿No lo has visto? El mar está congelado y no tiene pinta de que vayamos a poder avanzar más.

A decir verdad, la multitud de mástiles que se podían identificar en la espesura helada era muy sospechosa. Los barcos parecían haber sido congelados a diferentes distancias de la costa. En consecuencia, lo más probable era que el hielo no hubiese llegado siempre hasta la posición que ellos ocupaban en ese momento. Seguramente hubiese varias estaciones en las que la intensidad del frío se viese alterada, justificando el mayor o menor alcance de la placa. No obstante, también estaba la opción de que aquello lo hubiera hecho alguien. Un escalofrío recorrió su cuerpo al recordar lo acontecido en Gray Rock. Esperaba que el tipo que había congelado el mar en torno al dichoso peñasco no tuviera nada que ver con aquello.

El rubio no dijo nada ante la propuesta de su capitán; simplemente se limitó a asentir. Por un momento se sintió tentado de despedirse de Tib y César, pero enseguida recordó que se habían quedado con el resto de la tripulación. La intención era acabar lo antes posible con lo que habían ido a hacer allí para, justo después, unirse a los demás y colgar la bandera de los Arashi en Bananarama.

Un manto de color azulado envolvió a Therax, adquiriendo la forma de alas en su espalda. Unos instantes después se encontraba saltando hacia la capa de hielo, desplegando sus alas y alzando el vuelo tras Zane en dirección a la zona sur de la isla. ¿Debía informarle acerca de las vagas suposiciones que había hecho sobre la disposición de los barcos atrapados? Lo más seguro era que sólo fuesen ideas absurdas producto de su imaginación, así que optó por mantener la boca cerrada por el momento.


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Mar 26 Jun 2018 - 18:54

Desde el aire podéis gozar de una vista privilegiada de todo a vuestro alrededor. Si miráis a vuestra izquierda veréis un banco de nubes negras como el infierno aproximándose a la isla con su tormentosa carga. Un poco más abajo se arremolina un grupo de pájaros blancos algunos de los cuales vuelan en vuestra dirección. Eso os permitirá fijaros en que el más pequeño supera ampliamente los tres metros, y eso sin contar su larga cola. Algunos de los más grandes y atrevidos, con sus alas de cuatro metros de largo y sus gruesos y fuertes picos, se lanzan directos a por Zane, como polillas atraídas por el fulgor de sus llamas. Therax, a ti se te acerca otro, pero en vez de atacarte intenta mostrarse... cariñoso. Igual te ha confundido con uno de su especie.

Pero sigamos con el tour. Abajo a vuestra derecha derecha están los tiburones del hielo. O algo que se le parece, porque pueden verse aletas que recuerdan mucho a las de los tiburones surgir del hielo y moverse con seguridad por él. Se dirigen hacia una figura difícilmente diferenciable que se mueve con lentitud. Bien puede ser una persona o un gorila, aunque alguien con buena vista apuntaría más a lo primero que a lo segundo.

Y justo enfrente: la isla. Las siluetas de los grandes y escarpados picos nevados se recortan contra el cielo en penumbra. Tienen el típico aspecto que tienen las montañas siniestras en los cuentos, aunque sin el dramatismo de una tormenta eléctrica o una risa malvada. La zona sur, si es que os veis capaces de diferenciar entre la tierra cubierta de nieve y el mar congelado, muestra una gran bahía cuya monotonía solo se ve rota por el fulgor anaranjado de una única luz en medio del “mar”.
avatar

Mensajes : 1520
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Miér 27 Jun 2018 - 15:35

Therax volaba algunos metros por debajo de Zane y algunos metros atrasado con respecto a su posición. La isla se mostraba ante sus ojos cada vez más grande, y lo que en otro momento había sido una mancha blanquecina al fondo del paisaje había tomado forma. El blanco de las cumbres nevadas sólo era roto por la furia negra de unas nubes, las cuales amenazaban con colocarse sobre Yukiryu y descargar sobre ella su ira. Aquélla no era una buena señal, eso por descontado.

Un sonido por debajo de su posición atrajo su atención. Las aves que había visto anteriormente les habían identificado y se dirigían hacia ellos. «Si acabamos de llegar, por Dios», se quejó en su fuero interno. Varias se dirigían hacia el pelirrojo con intenciones no demasiado amistosas, mientras que sólo una le había seleccionado a él como objetivo. De forma instintiva llevó la mano a Byakko, pero no tardó en darse cuenta de que la actitud de ese ejemplar era diferente. No demostraba hostilidad hacia él, sino todo lo contrario.

Aquello le pareció extraño, pero algo causó que pospusiese cualquier consideración acerca de su invitado -¿o sería invitada?-. Una figura caminaba en solitario sobre el bloque de hielo que rodeaba la isla, aunque de bloque parecía tener poco. Eso, o que las aletas que recorrían su superficie eran empujadas por una fuerza fuera de lo común. Atravesaban la capa helada del mismo modo que un dedo lo haría con la arena, sin encontrar apenas resistencia. ¿Qué debía hacer? Descender tanto era exponerse mucho. A saber qué clase de criatura habitaría bajo la placa. No obstante, no parecía haber ningún barco que, al igual que el suyo, hubiera llegado hasta allí hacía poco. Si se tratase de un lugareño podría serles de utilidad, y vistos los bichos que poblaban la isla no sería mala idea tener a alguien que les diese algo de información.

-Voy a por él, Zane -dijo con voz calmada, dando por hecho que su capitán habría visto a la persona que caminaba bajo ellos y que no tendría demasiados problemas con las aves. Lo cierto era que no podía determinar si era hombre o mujer, pero eso era lo de menos en aquellos momentos. Desenfundó a Byakko por lo que pudiera pasar y, tras hacer una breve acrobacia, se lanzó en picado hacia el caminante.

Mantuvo un ojo sobre el ave, valorando en todo momento su comportamiento y atento ante cualquier cambio en su actitud. Se acercaría lo más rápido que pudiese al desconocido y, de ser posible -y siempre que no se resistiese-, lo cogería y se elevaría con él. En caso de que intentase herirle, trataría de noquearle con la empuñadura de su espada. Si no fuese capaz, no se lo pensaría y lo soltaría; se negaba a resultar dañado por ayudar a alguien.

Tras ello se dirigiría hacia lo que suponía sería la costa, pues un solitario fuego señalaba el punto donde alguien debía haberse detenido. ¿Pertenecería aquella lumbre a su improvisado paquete? Tal vez; de hecho, era lo más probable.


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Vie 29 Jun 2018 - 18:30

La hilera de fuego que dejaba tras su espalda el nuevo señor de la piratería del nuevo mundo era notoria. Era una estela de llamas que tardaba pocos segundos en apagarse, pero que en un paisaje tan nevado y blanquecino resaltaba más que otra cosa. Tanto llamaba la atención que una bandada de pájaros gigantes se abalanzó en grupo hacia él. Era muchos, pero eso no implicaba que fueran fuertes. En una situación como aquella, se aferró al mango de su katana y clavó la mirada sobre aquellas aves. La aterradora presencia del espadachín no tardó en hacerse notar en un amplio radio de veinte metros de forma controlada cuando estuvieron dentro del alcance de su presencia, intentando que todos los que hubiera cayeran al suelo congelado y fuera pasto de los animales que surcaban aquellos mares. Sin embargo, en el caso de que alguno de ellos se mantuviera en el aire, se encargaría de cortarlo en dos con sendas ondas cortantes de gran tamaño.

Una vez estuviera libre, junto a su compañero, continuó su camino hacia isla. Sin embargo, pero algo llamó su atención. Usó su vista de pájaro y contempló la figura de una persona, desde allí parecía un hombre, aunque también podría ser una mujer.

-Hay ahí una persona, ¿le echamos una mano para llevarlo a su casa? Quizás nos diga quien manda aquí -le preguntó a Therax, a sabiendas de que el joven rubio era alguien de buen corazón y no dudaría en ayudar a alguien que tuviera problemas.

Justo después, el espadachín volaría hacia donde estaba la persona y se pondría frente a él, pero sin tocar suelo, manteniéndose en el aire con la fuerza de sus alas.

-¿Necesitas ayuda? -le preguntó, posando su mano disimuladamente sobre el mango de una de sus espadas.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1323
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Lun 2 Jul 2018 - 16:27

Zane, los pobres pajaritos se alejan cuando ven que sus compañeros más cercanos caen en picado, seguramente gracias a un afinado instinto de supervivencia. Aun así, algunos siguen cerca de ti, sobrevolándote o siguiéndote a una distancia prudencial. Y cada vez se reúnen más.

Therax, agarras a la persona del hielo, pero se revuelve antes de que te eleves un metro. Introduce un brazo en su larga capa de piel negra y saca un curioso artefacto. Parece una pistola, pero es mucho más gruesa y tiene múltiples cañones. De ellos sobresalen los extremos de varios proyectiles metálicos muy afilados. Parece que si te dan, dolerá. Tu rescatado dispara una andanada de arpones de punta serrada hacia ti antes de que hagas lo que pensabas y le atices. Tu golpe le hace soltar un gruñido de dolor, pero no basta para dejarlo inconsciente, así que termina soltándose y cayendo de bruces.

El hombre -sí, resulta que es un hombre bajito, barbudo y con una nariz protésica de latón- se planta en el hielo y se te queda mirando. Se fija bien en tu espada desenvainada y parece pensarse mejor eso de acribillarte.

-Dios, vaya susto me has dado. ¿Cómo se te ocurre coger a un hombre así como así? Podrías haberme...

Los tiburones, impacientes, aparecen antes de que pueda terminar la frase. Media docena de ellos surgen del hielo con las fauces abiertas, igual que podrían haber aparecido del agua. Su piel es blanca como el hueso, y sus dientes, rojos como la sangre de la que se alimentan. El hombre descarga su arma contra un par de ellos, aunque no hace gran cosa por defenderos a vosotros de las feroces dentelladas que os lanzan. Se queda mirando a Zane y dice:

-Creo que los que necesitáis ayuda sois vosotros. Venid conmigo a Zsuk. Os ofrezco la hospitalidad -El hombre se interrumpe para disparar de nuevo y escupir una flema al mar congelado- de mi techo.

Y dicho esto, echa a correr hacia la seguridad de la orilla mientras debajo de su capa algo no deja de traquetear con un ruido metálico.

-¡Venga, corred! -os grita. Por su dirección, parece claro que se dirige hacia la luz de la costa que, por cierto, no es más que una lámpara de aceite colgando de un poste al lado de un irregular agujero en el hielo de tres metros de diámetro-. ¡O volad, o lo que sea, pero venid rápido! ¡Y por lo que más queráis, no volváis a intentar levantar al bueno de Huggart!
avatar

Mensajes : 1520
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Miér 4 Jul 2018 - 19:39

Zane clavaba su mirada en los malditos pajarracos que aún continuaban sobrevolándole, pensando si cortarlos en dos y hacerse un chaleco con sus plumas; aunque él no se pondría ningún chaleco. Descendí hasta donde se encontraba Therax, junto a un hombre de escasa estatura, pero con rasgos toscos y amplios. Sin embargo, aquello no era lo que llamó su atención. Poder ver como algo se movía bajo el hielo, hizo que ascendiera un metro más en el aire, usando su vista de pájaro y concentrándose completamente en aquello. Eran seres vivos, eso sin duda. Tenían aletas y dientes rojos, muy rojos. Todo eso sin contar que uno se aproximaba al pirata con fuerza. Podía verlo como si se acerca a él a cámara lenta. Las gotas de agua y los pequeños trozos de hielo elevándose en el aire por la inercia del salto del tiburón. El movimiento de sus aletas, como habría y cerraba la boca buscando comerse al pirata en cuanto estuviera en contacto con su dura carne nutrida durante años a base de ron y alimentos de taberna barata. Todo un manjar.

“¿Por qué tiburones? ¿No podía haber delfines amigables?” -se dijo Zane para sus adentros, aferrándose al mango de su katana y trazaba una diagonal con todas sus fuerzas, haciendo surgir de la hoja de su katana una proyección de ésta en forma de onda cortante de gran tamaño, justo después de haberse echado hacia un lado para tener una zona de mejor alcance para poder así intentar cortarlo en dos y que sus mismos congéneres devoraran su cuerpo-. “Espero que sí haya más cosas, sino esto no tendrá sentido” -se dijo para sus adentros.

Sin soltar su katana miró al hombre, que ya había comenzado a correr hacia una luz que estaba no muy lejos de allí. El nuevo señor de la piratería dudaba si debía hacerlo o no. Aquel sujeto parecía un simple cazador de bestias en un lugar hastío repleto de seres sedientos de sangre humana, pero quizás ese solo sea un comportamiento defensivo ante sus cazadores, los seres humanos. La verdad era que no sabían hacia donde tenía que ir. Miró a su tercero de abordo y asintió, dejándole claro que le iban a seguir. Tras eso, se elevó un par de metros más y fue tras el enano corredor, que, pese a su tamaño, iba rápido. De frente se toparon con un agujero de hielo, el cual seguramente tendrían que cruzar para ir hacía… ¿Zsuk? ¿Suk? ¿Zuc? En definitiva, el pueblo que el hombre había dicho.

Si después de atravesar el agujero llegaran a una zona más calmada, descendería hasta tocar el firme suelo nevado y se presentaría como es debido al enano, para continuar andando a su lado.





¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1323
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Miér 1 Ago 2018 - 23:07

El rubio podría haber esperado múltiples respuestas por parte del desconocido que caminaba sobre terreno peligroso, pero jamás se hubiera imaginado una reacción tan rápida. El muy desgraciado, sin preguntar qué quería de él siquiera, se había conseguido zafar de su presa y no había dudado en dispararle.

«Maldito viejo desagradecido», maldijo en su fuero interno al tiempo que, agitando sus alas, generaba una violenta corriente de viento que le impulsaría hacia las alturas a gran velocidad. Esperaba con ello que los proyectiles que vomitaba el arma del caminante suicida no le alcanzase. Si quería morir allí era su problema, pero él intentaría continuar adelante con su vida.

Le pareció notar cómo conseguía el golpe que había lanzado alcanzaba su objetivo, pero no le prestó mayor atención. Si le había conseguido atizar, se lo tenía merecido, y si no, tampoco era una tragedia. Desde las alturas contempló la situación; las aletas que surcaban el hielo se habían revelado como feroces criaturas de un impoluto color blanco. Se movían en dirección al único ser vivo -además de ellas, claro- que parecía encontrarse sobre la gruesa capa de agua congelada.

El enano de la nariz metálica había pasado a no inspirarle ninguna simpatía, y dado que los tiburones no representaban ningún peligro real para su capitán, se limitó a observar la jugada desde el cielo. El minúsculo señor se defendía como gato panza arriba haciendo uso de su peculiar pistola. Además, contra todo pronóstico, se mostraba capaz de continuar con su camino sin que las bestias lograsen darle ni un mísero mordisco.

Un gesto de su Zane le sacó de su ensimismamiento. Había supuesto que la orden sería aquélla, pero siempre era buena idea esperar a que el pelirrojo comunicase lo que tenía en mente en voz alta. Nunca se sabía con qué ocurrencia podía saltar en el más inapropiado de los momentos. Asintió, siguiendo el camino que dibujaba el tal Huggart bajo él. Cuando se supo a salvo tomó tierra y el manto azulado que había dado forma a sus alas desapareció.

-¡Te estaba apartando de los dientes de esas cosas! -exclamó, buscando una palabra con la que culminar su mezcla entre explicación y acusación-. ¡Melón! -añadió ante la falta de ideas. Acto seguido, procedió a imitar al Descamisetado y se presentó, dejando aún que el reproche impregnase cada una de sus palabras.


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Sáb 4 Ago 2018 - 18:57

El amigable Huggart se detiene junto al agujero en el hielo para recuperar el aliento. Se acerca al poste del que cuelga la lámpara y se reclina sin dejar de frotarse las lumbares y de murmurar una sarta de tacos sobre su edad y los "malditos tiburones nacidos del intestino de una morsa". Luego se acerca a un montón de nieve y le da una palmada con fuerza. La nieve cae y deja al descubierto a un hombre barbudo sentado sobre un taburete. Sujeta una caña de pescar -si os fijáis veréis el sedal en el agua-, y apoya su única pierna sobre un cubo lleno de hielo y un par de peces blanquecinos.

-Hola, Narnar, ¿has pescado algo? He traído invitados del exterior. Creo que querían acariciar a los tiburones.

El tal Narnar levanta la vista y se os queda mirando fijamente. Este tipo tampoco tiene nariz, pero como también le faltan los labios, casi que pasa desapercibido. No parece muy hablador, porque se limita a gruñir y volver a fijar la vista en el agua.

-No es muy hablador desde que Margolis le cortó los labios. Pero se lo buscó, no os creáis que no. Narnar, aquí donde lo veis, perdió en su primera batalla contra los Uha Larnk y tuvo que pagar el precio de la carne... Bah, pero qué más dará eso. Primero tengo que seguir las normas -Huggart rebusca entre sus ropas y sus pieles y saca una hoja de papel que sin duda ha visto mejores tiempos. Empieza a leer con evidente esfuerzo-. Yo, Huggart, os doy... la bien... bienvenida a la... ¡Oh, ésta me la sé! Bienvenidos a la Bahía de las Lágrimas Heladas. Me honra... Bah, al cuerno. Las normas para invitados dicen que os lleve ante Margolis para que haga sus cosas de jefe y eso. La ciudad está a un rato de aquí, pero allí tenemos fuego y comida.

-A veces -gruñe Narnar, que saca de su bolsa lo que parece ser un trozo de carne congelada y no muy cocinada de algún animal. Podéis oír el crujido de los huesos entre sus mandíbulas.

-Pues eso. A él le diréis quiénes sois y qué hacéis aquí; a mí la verdad es que me da igual, aunque sí que quiero sabes qué es un melón.

-Va a venir una morsa -avisa Narnar, sin dejar de comer-. Date prisa o...

-Sí, sí, ya sé que hará -Huggart vuelve a dirigirse a vosotros-. Las morsas vienen y van, pero es mejor que las evitemos hoy. Lo único decente que tienen para vender es grasa y aceite, lo mismo que les sobra a esos sebosos despojos. Vamos a Zsuk antes de que aparezca o... Vámonos, venga.

Huggart echa a andar por uno de los dos caminos que parten de la zona de pesca. Uno, el que sigue el cauce de un río helado, debe ser el que conduce a Zsuk. El otro, repleto de marcas de trineo, se adentra en una zona que un siglo atrás podría haber albergado un bosque; ahora solo quedan trozos de madera helada, como parodias de árboles realmente vivos. Ahí tenéis vuestra elección: podéis ir a jugar con Huggart, ignorando el hecho de que en realidad no os ha preguntado nada y no parece que vaya a aceptar un "no" por respuesta, o seguir el otro camino a ver si os topáis con la morsa y lo que puede ofrecer.
avatar

Mensajes : 1520
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Mar 4 Sep 2018 - 23:59

El camino tras atravesar el agujero que había en el hielo era de nueve e hielo. Zane nunca había caminado por un terreno como aquel, al menos no desde los escasos días que estuvo en el reino de Sakura, en la isla de Drum, hacía ya más de dos años. A cada paso que daba más ganas tenía de usar el poder de su fruta y convertirla en una isla primaveral con corrientes frías, pensando que, de esa forma, sería un gran reclamo turístico. No obstante, no quería destrozar el ecosistema de una isla; al menos, no otra vez. Siguió a Huggart a poca distancia, estando siempre al lado de Therax, si el rubio aceleraba el paso, él lo hacía, que lo reducía, también hacía lo mismo.

Su guía turístico por la gélida isla se paró en un lugar inhóspito, como toda la isla en general, maldiciendo y dando golpes en el suelo. Luego, tras golpear un montículo de nieve, descubrió a un hombre barbudo, de tamaño considerable, que estaba durmiendo bajo ella. La mirada de Zane se fue para su cara, parecía tener malformaciones provocadas. ¿Un tiburón quizá? ¿Algún accidente infantil? Tenía interés, pero no quería causar polémica preguntando. Además de eso, le causó buena impresión que no se inmutara al tener nieve encima, y por la solidez de la misma desde hacia horas.

-Son gente resistente -le susurró a Therax-. Soportar un frío como este y sortear animales salvajes como esos todos los días no lo hace cualquiera. Quizá podamos conseguir aliados para el futuro.

El pelirrojo dibujó una sonrisa en su gesto hasta escuchó parte de la historia que tenía que ver con las malformaciones de Narnar, el barbudo que estaba bajo la nieve.

“¿En serio su líder le había cortado los labios? ¿Qué había hecho, besado a su hermana?” -se dijo para sus adentros.

“Tu por si acaso mantente alejado de mujeres ajenas, ya sean hijas, sobrinas, hermanas o mujeres. Y tampoco abuelas, no quiero que volvamos a pasar por lo de la última vez” -le dijo el suzaku de su interior.

“Eso solo pasó una vez. Y era una abuela de cuarenta años, estaba de buen ver” -le replicó, sin recibir respuesta.

-¿Qué que es un melón? Eso es cosa del rubio -bromeó, dándole un codazo.

Nuevamente, emprendieron el camino siguiendo a Hoggart hasta llegar a una bifurcación. El que seguía el río fue tomado por su amigo, mientras que el otro daba a un lugar más inhóspito todavía, pero cuyo suelo tenía marcas de trineo.

-¿Qué hacemos socio? ¿Seguimos a nuestro colegón o vamos por el otro lado? -le preguntó a Therax, dejando sobre sus hombros el peso de seguir con su aventura.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1323
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Sáb 8 Sep 2018 - 22:31

El enfado de Therax desapareció por unos instantes cuando, sin previo aviso, Huggart les hizo conocedores de que tenían compañía. «Narnar... No se pensaron mucho su nombre, eso seguro», pensó, oyendo el motivo por el que su cara se encontraba más mutilada todavía que la del guía. ¿Quiénes serían los Uha Larnk? No tenía ni idea, pero no parecía mala idea obtener algo de información acerca de ellos. A fin de cuentas eran los responsables de que al pescador le faltasen los labios. Fuera como fuere, era evidente que esa pregunta tendría que ser formulada en otro momento; tal vez al tal Margolis.

-Sí, lo son -respondió sin más, recordando lo cerca que había estado de ser atravesado por los proyectiles del de la nariz de latón-. ¿Crees que ese tipo, Margolis, será algo parecido a estos dos? -susurró a continuación, reparando en el comentario que sus involuntarios anfitriones hacían sobre una morsa.

-¿Qué ocurre con las morsas? -inquirió en voz alta, incapaz de reprimir su curiosidad. Aquellos sujetos caminaban sobre el hielo y entre tiburones como si de un paseo se tratase. Un ser que demandase su atención de ese modo debía ser cuanto menos curioso, si bien todo apuntaba a que no era recomendable acercarse demasiado.

Mientras esperaba una respuesta por escueta que fuese -a decir verdad no esperaba una extensa y rica explicación por parte de sus interlocutores-, se ajustó la capa y acomodó sus armas como acostumbraba a hacerlo: formando una cruz en su espalda baja.

-Creo que debemos seguirle -contestó a su capitán-. No tenemos ni idea de dónde estamos, qué podemos encontrar o las costumbres de esta gente. No me apetece tener una ciudad entera intentando matarme por rechazar su hospitalidad, ¿no crees?

Y así lo pensaba. Veía que lo más práctico era conocer a Margolis, reunir toda la información útil que les fuera posible sobre el lugar y, una vez hecho eso, decidir cuál debía ser el siguiente paso.


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Lun 10 Sep 2018 - 19:24

-Las morsas... -Huggart escupe la palabra como si fuera amarga-. Los hombres-morsa viven al norte, en el Cabo de las Morsas de la Costa de las Morsas, cerca de la falda del Monte de... sí, de las Morsas. Recorren la isla entera vendiendo sus productos y estafando a la gente honrada con sus engañosos trueques. Margolis ha prohibido que pisen Zsuk. Tienen la costumbre de meterse en los asuntos de los demás -masculla. Luego carraspea y cambia de tono completamente. Os habla de forma menos ruda, aunque más seria-. Y ya que hablamos de Margolis, os tengo que advertir de un par de cosas. No vienen muchos extranjeros a Zsuk, y los que lo hacen reaccionan de forma poco cortés cuando lo ven. No lo hagáis. En serio, no lo hagáis.

Antes de daros cuenta habéis llegado a Zsuk. Literalmente, porque la ciudad está oculta en la nieve. Sorprendentemente, resulta ser una ciudad en toda regla, con altos edificios de diez pisos de altura y una enrevesada red de tuberías heladas que recorren sus fachadas. En el centro de todas las calles se alinean pedestales sobre los que descansan braseros apagados llenos de nieve. Las afueras están totalmente desiertas, solo los ojos de los animales os observan pasar. La inmensa mayoría de los edificios, incluso adentrándoos más en la urbe, están abandonados, derruidos o en ruinas. En algunos casos, las tres cosas. Hay poca gente, la mayoría concentrada en las zonas centrales. Las viviendas iluminadas por lámparas de aceite de morsa se despliegan a partir de una torre cuyos muros están plagados de antorchas que arden con intensidad. Un anillo de teas humeantes envuelve la zona habitada, marcando su frontera segura.

-Os llevaré a la torre y el jefe se encargará de daros la bienvenida... como debe ser -continúa Huggart-. Oh, sí, y no uses tu poder delante de él, hombre-pájaro -Eso va para Therax-. Si levantas a Margolis del suelo, se enfadará. Y recordad ser educados, eso le gusta, pero no habléis demasiado. Aquí se valora la fuerza, y por eso se paga con una parte del cuerpo cada derrota. Sirve como compensación por el honor perdido y para... Bueno, ya averiguaréis para qué.

La gente empieza a acercarse cuando os ven pasar. No tarda en formarse una multitud que se agolpa a vuestro alrededor, todo pieles blancas y rostros serios e inquietantes, pero varios hombres salen de la torre a un silbido de Huggart y os abren un camino. Vuestro guía no hace mención alguna a sus conciudadanos. Se limita a llevaros a la última planta de la gran torre, donde arde una inmensa hoguera que expulsa el humo por una agujero en el techo. Allí está Margolis, y nada más verlo entenderéis porqué todos los extranjeros reaccionan mal ante él.

-Invitados, gran jefe -dice Huggart. Luego se calla y se retira a una esquina con la mirada baja.

El jefe se os acerca. Sus ojos, de un azul más frío que el clima, escruta vuestros rostros con la voracidad de un tiburón pintada en ellos. Parecen tan afilados que podrían arrancaros la piel solo paseándose por ella. Su nariz os olfatea intensamente. Es un hombre alto y fornido, cuya musculatura sería la envidia de cualquier toro. Lleva una falda de piel de oso, y un chaleco de tiburón cubre su torso desnudo y plagado de cicatrices, alrededor de las cuales se ha adornado con tatuajes que las ensalzan. Pero no tienen ni punto de comparación con la horrible herida de su cráneo. Y es que, en el centro de su cabeza totalmente rapada y tatuada, podéis distinguir una amplia sección del hueso expuesta al aire. Sin piel, tejido ni cabello, dejado a la intemperie y cubierto de escarcha.

Un hombrecillo esquelético apoyado contra una pared habla con voz imperiosa, sin dejar de observaros. La baba se le escurre de entre los labios sangrantes:

-Arrodillaos, extranjeros. Estáis ante el Gran Señor de la Nieve, Margolis Cráneo Desnudo, Cazador de Bestias, Rey del Frío... y Devorador de Hombres.

Un chasquido a vuestra espalda revela que Huggart ha sacado su arma para apuntaros. El hombre delgado esgrime un cuchillo de cocina oxidado afilado y una expresión de deseo y ansia tan inquietante como su arma. Margolis permanece inmutable, mirándoos y pensando a saber qué. De repente sonríe ampliamente, dejando a la vista una ristra de dientes afilados, algunos de ellos de metal, y lanza un zarpazo -no se le puede calificar de otra manera, dada su brutalidad- contra el rostro de Zane, con fuerza suficiente como para arrancar la cabeza de uno de los osos cuyas pieles viste.

En las calles resuena un agudo tañido, y el gentío se agolpa a las puertas de la torre. Presencias poderosas se reparten por todos los pisos del edificio, todos atraídos por la campana que parece decir: "Es hora de cenar".
avatar

Mensajes : 1520
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Vie 14 Sep 2018 - 1:19

El camino que llevaba hacia la guarida del líder de aquella región era un terreno yermo y baldío, cubierto por una nieve densa que le llevaba por los tobillos a cada pisada que daba. No había nada el camino, únicamente un horizonte níveo que resultaba monótono. Y antes de que el pelirrojo se diera cuenta, se encontraba en mitad de una ciudad oculta por la nieve, algo que hacía que tuviera una extraña defensa natural que la hacía invisible. Las edificaciones parecían una ciudad fantasma, estando todas, o casi todas, derruidas y en muy mal estado, como si una cruenta batalla hubiera hecho añico las edificaciones y no se hubieran molestado en reconstruirlas; o tal vez fueran una panda de ocupas que se había establecido allí. Fuera lo que fuera, todo era muy extraño.

-Estate atento, ¿vale? –le dijo Zane a su contramaestre, mientras se aferraba al mango de su katana-. Algo me huele raro en este lugar.

Y con razón le dijo eso. Los habitantes de aquel poblado solo hacían mirarlos con extrañeza en la mirada, como si no estuvieran acostumbrados a ver a forasteros en aquellos lares. Su semblante serio, acompañado de esas vestimentas tan arcaicas, compuesta de pieles de animales cazados, posiblemente por ellos mismos, le hacía recordar las historias sobre los gigantes de Elbaf que le contaba su padre. Luego, después de que se abriera un camino entre la gente, subieron a una torre, de cuya cúspide salía una inmensa columna de humo que se perdía entre las nubes.

“Al fin algo de fuego” –pensó Zane, notando como un ligero calor salía de aquella inmensa lumbre.

El líder de aquel lugar era un tipo siniestro, que le recordaba a aquellos hombres de Meln que conoció durante la guerra de Síderos, hacía ya varios años. Parecía ser un hombre curtido en muchas batallas, aunque no parecía haber salido muy bien parado. Incluso en su cabeza podía verse un trozo de su cráneo.

-No tienes muy buena pinta, no –comentó en voz alta, haciendo gala de la exquisita educación que tenía.

Y como era de esperar, su reacción no gustó a alguno de los hombres de ¿Morgul? ¿Morgana? ¿O era Margolis? No lo recordaba, pero Morgana seguro que no era, ya que ese era un nombre de mujer. No obstante, su duda fue resuelta por un señor de aspecto escuálido, consumido por las drogas o por una dieta en la que escaseaba la proteína.

-¿Estáis seguro de querer invitarnos a bailar? –preguntó Zane, con el semblante serio y empezando a emanar algo de su aura destructiva, llegando a hacer crujir la piedra y la madera de aquel lugar sin llegar a resquebrajarlo. Mientras que, de forma simultánea, hacía aumentar el fuego de la fogata, aumentando el calor.

“Si es el señor del frío, no aguantará muy bien el calor, ¿no?” –se dijo a sí mismo.

Entre tanto, Margolis allí seguía, mirando a Zane y a Therax impasible, con una sonrisa en el rostro. Algo no estaba bien, eso estaba claro, y no se trataba de la calidad de los dientes del devorador del gran señor de las nieves. Y entonces, con gran agilidad, se abalanza contra el pelirrojo, intentando propinarle una zarpada con la mano abierta. Ante aquello, haciendo gala de sus grandiosos reflejos, así como la velocidad que tanto combates le había hecho ganar, el capitán pirata desenfundó su katana imbuída en haki de armadura para intentar interceptar su garrotazo, al mismo tiempo que expandiría su voluntad en aquel bloqueo, apagando el fuego de la fogata, a forma de onda expansiva.

-Te lo vuelto a repetir, ¿estás seguro de querer enfrentarte a nosotros? No queremos problemas -inquirió Zane, intentando tomar la vía pacífica, mientras con la mirada le insinuaba a Therax que no se fiase de nadie en aquella sala.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1323
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Sáb 15 Sep 2018 - 1:39

«Me gusta este sitio», pensó Therax tras hundir por infinitésima vez su pie izquierdo en la nieve. Casi podía ver a Niord en la distancia, con su imponente torso cubierto de vello canoso expuesto al frío infernal, como si la temperatura capaz de congelar a cualquiera no lograse penetrar su piel. Pero no era así; el viejo se encontraba lejos, muy lejos.

Había nieve por todas partes; bajo sus pies y encima de ellos, sobre las rocas y cubriendo cada uno de los relieves que osaban asomarse tímidamente en aquel paraje helado. Incluso sobre las construcciones semiderruidas, aquéllas con más suerte de cuantas podían contemplar sus ojos. Un momento... ¿cuándo demonios habían llegado allí? Las edificaciones se habían aparecido en torno al pequeño grupo de repente, como si un ser omnipotente las hubiera materializado sin previo aviso.

Miradas furtivas y desconfiadas se clavaban en ellos. Sobre Zane y él mismo por estar allí y no pertenecer al lugar. Sobre Huggart, el guía, por llevar a unos forasteros hasta el corazón de su civilización -si es que podía concedérsele tal categoría-. ¿O serían todo imaginaciones suyas y a nadie le importaba qué hacían allí? Se suponía que tenían ciertas normas de cortesía, así que cabía la posibilidad de que todo fuese producto de su imaginación.

-Eso por descontado -susurró a su capitán al tiempo que dedicaba un rápido vistazo al sitio al que parecían dirigirse. «Así que ahí está el jefe», se atrevió a predecir. Jamás había entendido la obsesión de quienes gobernaban por alojarse en el lugar más alto de sus dominios. ¿Qué sentido tenía?

Fuera como fuere, sus dudas quedaron relegadas a un segundo plano en cuanto sus ojos contemplaron al gigantón que respondía al nombre de Margolis. Había esperado a alguien diferente. Rudo, sí, como todos los de allí, pero debía reconocer que su nombre era más propio de una princesa de cuento. Sin embargo, no era así. Un engendro de la naturaleza, cuya altura sólo podía compararse con la estupidez que parecía transmitir su cara, se encontraba frente a ellos. No obstante, no era él quien hablaba. Aquello llamó la atención del espadachín; casi tanto como el fragmento óseo imposible de ignorar. ¿A nadie se le había ocurrido tratar mínimamente semejante herida?

Quien se dirigía a ellos era otra persona, pero el espadachín no se molestó en averiguar de dónde procedía la voz. Un desagradable y familiar escalofrío recorrió su cuerpo; Zane volvía a hacer uso del haki del rey. «Te tengo dicho que me avises de algún modo antes de hacer eso», pensó el rubio sin siquiera mirar a su capitán, pues un chasquido sonó a sus espaldas.

Sabía lo que se aproximaba, pero reaccionar a un primer golpe nunca era tarea sencilla. Por fortuna iba dirigido hacia el Descamisetado, así que no se movió de su posición y llevó una mano a la empuñadura de Yuki-onna.

-Esto está feo, chico -comentó "H" en su interior, obteniendo un silencio afirmativo como respuesta.

-Plantéatelo bien antes de pensar en llevar un dedo al gatillo -dijo el domador sin mirar a Huggart. Les había dejado claro lo importante que era la educación allí, aunque se le había olvidado explicarles el concepto local de la misma. Fuera como fuere, no pensaba permitir que nadie pusiese un dedo encima de él ni de su capitán. Y eso iba a quedar más que claro.

Un tañido acompañó al último de sus pensamientos, dejando el lugar sumido en el más profundo de los silencios durante un instante. Únicamente el crepitar de la gran lumbre que presidía la estancia se atrevía a romperlo. ¿Sería aquélla la calma que precedía a la tormenta? Esperaba que no. Tal y como había dicho el pelirrojo, no tenían intención de comenzar un enfrentamiento contra gente que no conocían. No tenían nada contra ellos, no, aunque aún estaba por ver si eso importaba.


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Lun 24 Sep 2018 - 23:13

Las vigas crujen, las paredes se agrietan, las llamas aumentan y disminuyen según la voluntad del pájaro de fuego. Huggart mira alrededor, confuso, para intentar averiguar qué está pasando ahí dentro, al mismo tiempo que el sonido de unos pasos y unos gritos más bestiales que humanos vienen de las escaleras. Fuera, la ventisca arrecia con la misma intensidad que el hambre que espolea a los habitantes de Zsuk.

Zane, Margolis se queda mirando tu cabeza con aparente interés. Yo diría que se está preguntando por qué sigue sobre tus hombros en lugar de ser un montón de pulpa sanguinolenta en la pared. O igual se pregunta a qué sabe, todo puede ser. No parece que tus palabras le hayan hecho entrar en razón. De hecho, no parece ni que las haya oído.

Therax, en tu caso, el que te mira es el hombrecillo escuálido. Es un tipo bastante raro, la verdad. Pómulos hundidos, ojeras del tamaño de un puño, delgado como un junco, con la cabeza apenas cubierta por unos cabellos lacios, grises y frágiles. Agarra el cuchillo con tanta fuerza que tiene los nudillos aún más blancos que el resto de su cuerpo de aspecto poco saludable. Y sin embargo, emite un aura lo bastante fuerte como para rivalizar contigo. Mientras tú adviertes a Huggart de que se esté quieto, el flacucho da un paso. Y otro, y otro. El tío no hace ni ruido; se ha plantado frente a ti con el sigilo de una sombra. Para cuando quieras darte cuenta, se te habrá... Oh, sí, se te ha tirado al cuello. Con el cuchillo por delante, además. La hoja está imbuida en un haki -un haki estúpidamente fuerte, por cierto- y va directa hacia tu cara, igual que sus dientes, escasos y rotos.

Y mientas, Margolis sigue a su rollo. Sin mostrar indicios de sus intenciones, se abalanza sobre el pobre Zane para soltarle un cabezazo directo al pecho. El golpe, aunque sencillo, es tan potente que hace añicos la velocidad del sonido. El cráneo oscurecido por el haki del Devorador de Hombres es un arma temible, pero el chasquido de las vértebras crujiendo por el repentino y brutal movimiento es aún más escalofriante.
avatar

Mensajes : 1520
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Jue 4 Oct 2018 - 0:58


El viento soplaba con fuerza, y la estructura parecía estar agitándose con cada azote de una poderosa ventisca que fue capaz de apagar el gran fuego del interior. Al suceder esto, lo último que pudo ver Zane fueron los fúnebres y expresivos ojos de Margolis, el devorador de hombres, con gesto de incredulidad, e instantáneamente el resto de sus sentidos se aumentaron gracias a su mantra. Su oído se agudizó, y podía escuchar todo lo que se encontraba a su alrededor. El crujir de la madera de la torre, la mano de Therax apretando con fuerza su espada, el reconocible sonido que hace un estómago cuando tiene hambre procedente del bueno de Hoggart…

“Un momento…” —se dijo Zane, esbozando una sonrisa—. “Eso es”

Sin embargo, antes de que pudiera decir nada, pudo escuchar el torso superior del devorador de hombre se echaba hacia atrás y se llenaba de un aura poderosa, para justo después tomar el camino contrario de forma violenta. Ante aquello, casi por instinto, Zane recubrió su cuerpo de haki de armadura reduciendo la fuerza del ataque de su contrincante. El choque se escuchó metálico, como si una barra de acero chocara con una placa de metal. Y alzando su mano en dirección al lugar donde estaba la gran fogata, el pelirrojo encendió el fuego.

—No creo que luchar aquí tenga sentido alguno —dijo Zane, bajando su arma y enfundándola—. Así que voy a ir al grano. Yo he venido a esta isla porque quiero tomarla bajo mi bandera. Decidme, ¿qué queréis a cambio de vuestro apoyo y vuestra lealtad? ¿Dinero? ¿Comida? ¿Qué convierta esta isla en un lugar con menos ventiscas y más días soleados? —el pelirrojo hizo una pausa, cruzándose de brazos, pero atento a cualquier movimiento por parte de los allí presentes—. Todo queda en decisión tuya, Morgalis. Puedes aceptar mi oferta, y que tu pueblo prospere y deje de vivir en ruinas, o puedes denegarla y entrar en guerra contra mí.

Tras esas últimas palabras, el suzaku emitió un aura cálida que comenzó a derretir la nieve que había entrado dentro de aquella sala, mientras clavaba su mirada en la del devorador de hombres.


¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!


Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Antiguas Firmas:








avatar

Mensajes : 1323
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 26
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
114/150  (114/150)
Experiencia:
261687/1000000  (261687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Mar 16 Oct 2018 - 19:24

Una multitud de ruidos acechaba los oídos de Therax, consiguiendo que la situación adquiriese cierto aire onírico a su modo de ver. La ventisca no disminuía su intensidad y, mediante violentos rugidos helados, se encargaba de que los allí presentes lo supieran. Aquello no incomodaba al rubio, pues siempre se había sentido cómodo entre la nieve y el hielo.

Los sonidos que procedían de algún lugar de la construcción en la que se hallaban ya eran otro cantar. Era incapaz de distinguir si pertenecían a seres como los que estaban tratando -humanos, o eso creía- o, por el contrario, salían de la garganta de alguna monstruosa criatura. Fuera como fuere, ese detalle poco o nada importaba; su vida y la de su capitán peligrarían de igual modo si todo se torcía.

La situación se seguía desarrollando ante él, y Huggart no parecía interesado en seguir con lo que fuera que tenía pensado hacer. Quien sí estaba más dispuesto era el tipo que había presentado al líder local. ¿Cuál era su nombre? ¿Lo había dicho siquiera? A decir verdad no lo recordaba, pero le era indiferente.

Antes de que se diese cuenta, el flacucho había recorrido la distancia que había entre ambos con intenciones poco amistosas. Un reluciente filo de un familiar color negro amenazaba con seccionar su cuello, y unos dientes tan desagradables como letales prometían desfigurar su rostro de tener ocasión.

Su reacción fue puramente instintiva, desenfundando a Hi no Tamashii en un abrir y cerrar de ojos antes de agacharse levemente; lo justo para que la hoja de su arma sirviese como superficie para que resbalase el filo que se dirigía contra él. Si su movimiento surtía efecto, el tipo escuálido rebasaría su posición sin lograr hacerle daño y, en caso de voltearse para mirarle, se encontraría con la serena mirada del rubio aguardando su siguiente movimiento.

Por otro lado, Margolis tampoco parecía tener mejores intenciones hacia su capitán. Una acometida fue seguida de un violento choque que hizo vibrar hasta el último hueso de VIII, que se aseguró de no inmutarse. No obstante, el enfrentamiento se volvió a detener un instante. Zane, con muy buen criterio a ojos del rubio, no estaba interesado combatir contra aquella gente y quería agotar cualquier alternativa diplomática antes de pasar a la ofensiva. ¿Surtiría efecto?


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Rainbow662 el Mar 30 Oct 2018 - 18:35

El chasquido de los dientes del demente esquelético suena como un cepo al cerrarse sobre sí mismo. De no haber tenido su dentadura imbuida en haki se habría destrozado todas y cada una de las piezas, aunque al menos no te ha pillado por medio, Therax, o te habría arrancado un buen pedazo. Y eso mismo intenta Huggart, por cierto, que dispara su arma de arpones contra ti. Uno de ellos, de punta serrada, pasa a un centímetro de tu cara, y otro se clava en el abdomen de su compañero flaco, que ni se inmuta. Está demasiado ocupando lanzándose de nuevo hacia ti como para preocuparse por esos detalles. El  parece como loco; yo casi diría que está loco. Un hambre atroz se refleja en sus ojos desquiciados en el momento en que cierra sus fauces sobre tu espada y da un brusco tirón con el cuello para arrebatártela. Te aviso de que tiene fuerza suficiente como para llevarse tu espada así, si se lo permites, con brazo y todo.

Por si fuera poco, el sonido de la marabunta ya está aquí. Uno tras otro, los más rápidos habitantes de Zsuk cruzan el umbral y llegan a la sala donde estáis, profiriendo alaridos y echando espumarajos por la boca. Unos gritan “¡Carne!”, y otros se limitan a hacer ruidos más animales que humanos. De momento solo son cinco, pero vienen más por detrás. Se abalanzan sobre el pobre Therax como una ola frenética.

Zane, de momento te libras de esos tipos tan molestos. No lo celebres, porque aún te pitan los oídos por el tortazo que Margolis acaba de soltarte. Estabas demasiado ocupando intentando razonar por tercera vez con un tipo claramente irracional y agresivo como para ver venir el manotazo brutal que te ha propinado, con sus dedos convertidos en garras negras por efecto del haki. Has terminado atravesando uno de los muros agrietados y ahora te encuentras en el aire. Diría que cayendo al vacío, pero siendo tú un pájaro... La cosa es que Margolis ni siquiera se ha fijado en que parte de la nieve se derrite; está más pendiente de saltar sobre ti con la fiereza de un lobo salvaje. El Devorador de Hombres junta los puños para descargar sobre ti un golpe contundente con el que enviarte hasta el suelo como si fueses  un meteorito y luego caer con la rodilla por delante con mucha mala intención. Su ataque tiene un rango bastante amplio, ya que mueve el aire a su alrededor provocando una poderosa onda expansiva.

Ah, por cierto, saludad a Jabma. Es otro de los famélicos locos que acaba de subir a lo alto de la torre, y es tan valiente que se lanza a por Zane incluso aunque está en el aire. Sus restos sanguinolentos se esparcen ahora en el hielo, y sus pedacitos sirven para alimentar a sus conciudadanos. Siempre le recordaremos.
avatar

Mensajes : 1520
Fecha de inscripción : 07/05/2013

Hoja de personaje
Nivel:
112/150  (112/150)
Experiencia:
434986/1000000  (434986/1000000)
Berries: 98.500.466

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Therax Palatiard el Vie 2 Nov 2018 - 5:06

¿Pero qué demonios le sucedía a aquel tipo? Cualquier rastro de raciocinio se había evaporado. Sus ojos, no, su cara al completo se había tornado en la de un demente empeñado en hincarle el diente. Tanto era así que ni se había inmutado cuando uno de los proyectiles lanzados por Huggart le había dado de lleno. El bueno de Huggart...

-Bueno mis cojones -musitó el rubio, que ya se encontraba en guardia cuando el escuálido caníbal se lanzó a por él. Si quería jugar con los dientes, así sería. Deslizó con suavidad el dedo sobre el águila que presidía la empuñadura de Hi no Tamashii. Fue apenas una caricia, pero esperaba que el tipo no se olvidara de ella jamás.

Su filo se elevó a unas temperaturas insospechadas, tanto que adquirió un tono rojizo que no habría de deparar nada bueno a su contrincante. El condenado había mordido la hoja, pero el espadachín no intentó retirarla. En lugar de eso aprovechó la fuerza que aplicaba y añadió la suya propia, lanzando un corte tan violento que, de salir bien, sería incluso capaz de generar una onda cortante.

Esperaba que la temperatura del arma le permitiese atravesar la carne del rival. De ser así, la mitad superior de su cabeza quedaría separada del resto, dibujando la sonrisa más amplia que nadie allí hubiera visto jamás.

De un modo u otro, aquel sujeto no era su único problema. Debían haber ido a parar al hogar de gente con un gusto peculiar por la carne humana, porque no había otra explicación. Estaba claro que se encontraban en serios problemas y deberían emplearse a fondo para darlo todo. Y así sería.

Un manto azulado pasó a cubrir su cuerpo, adquiriendo la forma de un par de poderosas alas en su espalda. Al mismo tiempo, una violenta corriente de viento se generó en torno a él y se expandió por los alrededores con toda la fuerza que fue capaz de concederle. Su intención era que aquellas bestias-y darles ese calificativo era bastante generoso- saliesen despedida o, al menos, ganar tiempo para elevarse en el aire con dos potentes aletazos.

De lograrlo, no dudaría en descargar una lluvia de ondas cortantes sobre ellos tras enfundar su tanto y desenvainar sus espadas.
Cosillas:
Multiplicadores pasivos: poder de destrucción (x4), resistencia (x4), agilidad (x4), reflejos (x4) y velocidad (x3).

Hi no Tamashii - Función bisturí: se activa al presionar el águila. La temperatura que alcanza es altísima, pudiendo penetrar cualquier tejido orgánico con una dificultad similar a la que un cuchillo al uso encuentra para atravesar la mantequilla.

Forma híbrida: reflejos (x4.5) y resistencia (x4.5).

Velocidad de las corrientes de viento: las corrientes de viento que genera alcanzan los 200 km/h (la mitad por ser forma híbrida).

Gale's Spirit: Therax es capaz de duplicar la velocidad que las corrientes de viento que genera alcanzan por tabla.

Lluvia afilada: durante 2 turnos, las ondas cortantes que lanza Therax viajan a una velocidad de 20 m/s. Necesita otros 2 turnos para volver a emplear esta técnica.

Creo que no me dejo nada. :3


Always:


The tempest has arrived:


Shurmanos de la tormenta:


Loh Polloh:

avatar

Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
92/150  (92/150)
Experiencia:
186405/1000000  (186405/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Re: Loh Polloh congelaoh [Moderado Nivel 5 - Zane y Therax]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.