Últimos temas
» La gran noche [Capítulo]
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyAyer a las 14:41 por Kaito Takumi

» Cosas Brillantes ( Pasado Evankeel-Nayelis)
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyAyer a las 13:18 por Nayelis

» Soy Nadie ( Yarmin-Nayelis) Pasado.
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyAyer a las 12:55 por Nayelis

» Ellie vs. ¿¿¿???
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyVie 14 Jun 2019 - 19:14 por Ellie

» Roland Oppenheimer, Científico de Neutralización [En construcción]
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyVie 14 Jun 2019 - 14:56 por Roland Oppenheimer

» [Moderado Kaito] El valor de un gyojin
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyVie 14 Jun 2019 - 10:18 por Kaito Takumi

» La flor del sur[Priv]
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyJue 13 Jun 2019 - 23:16 por William White

» Spanner vs. Los hombres de la limpieza 3
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyJue 13 Jun 2019 - 20:21 por Mist D. Spanner

» Busco rol
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyMiér 12 Jun 2019 - 22:18 por Nayelis

» Liv y Simo vs Dusty Hoffman
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyMiér 12 Jun 2019 - 12:23 por Liv L Astrid

» Arquero acechante - Moderado Nivel 3 [Kroren]
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyMar 11 Jun 2019 - 15:53 por Kroren

» Ellanora vs. El doctor
La gran noche [Capítulo] - Página 41 EmptyMar 11 Jun 2019 - 11:29 por StaffOPD


La gran noche [Capítulo]

Página 41 de 44. Precedente  1 ... 22 ... 40, 41, 42, 43, 44  Siguiente

Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty 23:59

Mensaje por StaffOPD el Vie 24 Mayo 2019 - 0:20

Un temblor terrible sacude por completo la aguja, que se quiebra poco a poco hasta desplomarse sobre los anillos que la sostenían, manteniéndose a duras penas sobre ellos. Los escombros del tercer anillo caen sobre las cabezas de todos, y los de los anillos colindantes se sostienen a duras penas en forma de colgantes amasijos de acero y hormigón. La zona parece prácticamente impracticable, aunque todavía se puede ascender por ella, y entonces una voz resuena a través de la aguja, llena de interferencias.

-¿Creíste que esto no estaba previsto? ¿Acaso pensaste que no contábamos con tu carácter infantil? -Pregunta a través de una megafonía cacofónica- La aguja está preparada para esta clase de supuestos, solo nos has retrasado unos minutos... ¿Y a costa de que? Vas a morir, otra vez, y esta sabiendo que nunca pudiste hacer nada relevante.

Su voz suena enfadada y fatigada, como si hubiese corrido una larga distancia recientemente, pero todavía tiene fuelle para tararear una canción antes de que el micro se desconecte, y la aguja vuelva a temblar. Pero esta vez por una canción. Apenas se reconoce por las interferencias, pero se puede reconocer a la perfección.


La gran noche [Capítulo] - Página 41 NGbQmHY

Loba solitaria:
Parece que ni Hulio ni Giotto se han quedado contigo. ¿Será por algo que has dicho? En cualquier caso, finalmente utilizas el geppou para seguir a los hombres bestia y… La luna llena está ahí, tan blanca y brillante, liberando tus instintos más primarios. El hambre te invade, el olor a sangre te desata, y tus fauces crecen. Tus ojos rojos, tu pelo se alarga y tus garras se van volviendo afiladas como cuchillas mientras, babeante, te lanzas a por los enemigos de las demás bestias.

El caos es generalizado, un alboroto insoportable envuelve luces titilantes que vienen y se van, entre las que distingues apenas una marea de olores… Y disparos. Los disparos generan sangre, y gritos de bestias, que caen en tropel ante un grupo de gente. Uno en concreto dispara sin criterio, pero con mortífera puntería, y lanza esferas que van estallando y desmembrando. Y la ira es fuerte en ti.

Nota: Entras en fase Su long descontrolada. Tienes un x10 a todas tus características, pero un tiempo limitado antes de morir.
Hulio:
Enhorabuena, todo es el epicentro del conflicto. Hay llamas, balas, sangre y cadáveres de hombres bestia apiñados por doquier. Ah, y la perrita a la que acabas de abandonar es un licántropo mutante con ansias de sangre. No obstante, tienes para elegir una serie de objetivos claros: Krauser está allá, siendo masacrado, todo en general da pistas de que hay jarana. Por cierto, Zuko se ve en la mierda más absoluta.
La antorcha humana:
La detectas, la detectas… Irrumpes en su combate.
Kaipitana Marvel:
Remontémonos un poco… Hace dos semanas se activó la primera de las cuatro agujas, dejando el West Blue en una situación cuanto menos precaria. Haciendo uso de tu mágica habilidad para generar comida mientras estabas tumbado has conseguido dar alimento a miles de refugiados, pero desgraciadamente cuando la Marina te convocó no pudiste asistir porque mucha gente necesitaba todavía de tu ayuda: Medicinas, comida, sexo homosexual… Todo consolador es necesario en medio del desconsuelo. Sin embargo, finalmente, la situación terminó volviéndose crítica y, a un par de días de la gran cruzada, vestiste tu armadura y fuiste. Pero te confundiste de mar, acabando en el South Blue. Todavía recuerdas los gritos de Hyoshi a través del intercomunicador mientras te disculpabas… Pero bueno, ahora ya estás sobrevolando el cielo del North Blue y puedes ver, bajo la luz de la luna llena, el espectáculo del Jinete:

Casi podrías oler la sangre desde el cielo, y el olor a quemado de la carne y el metal mientras antinaturales relámpagos inundan la zona. Crees ver a Krauser en la londananza por un instante, pero no en la zona más alta y, de pronto, todas las luces desaparecen. Puedes ver el fuego, los disparos y las explosiones cuando algunas de las torretas, las pocas que funcionan, apuntan hacia ti. ¿Bajas a la fiesta o qué haces?
Eric Zor – El:

El hombre cae al suelo y aunque ves que sigue vivo y muy cabreado, no es capaz de moverse ya más. Las drogas son muy malas, está claro.

A tu alrededor, la gente sigue combatiendo. Si sigues adelante, verás una tosca escalera de metal en una de las paredes. Subes y subes y subes, es bastante alta y puedes ver a toda la gente peleando a tus pies. Al final, sales al centro de una sala redonda y algo pequeña con un montón de máquinas pegadas al extremo. La cantidad de botones de todos los colores y formas es apabullante, pero lamentablemente no hay letreros ni nada. Hay varias cámaras, eso sí, aunque parecen apagadas. La sala no parece tener otra salida aparte de la escalera del suelo, pero frente a ti hay un cacho de pared sospechosamente desnudo.
Liv, Simo y Braud:
Liv, a medida que subes hay cada vez más y más polvo. Incluso parece que te cuesta respirar, pero no solo a ti, a Simo y Braud también. Para tu respuesta, Simo, la voz guardó silencio.

-Insignificante - murmuró con voz tétrica. - Esa gente ni siquiera trabajaba con nosotros. Eran simples revolucionarios tratando de destruir nuestra Aguja. Peones que simplemente se toparon con vosotros y decidisteis matarlos.

Tras eso, unos muros surgen a vuestro alrededor y os cubren, si lo tocáis os mancharéis los dedos. El problema lo tienes tú, Liv, los ojos rojos vuelven a estar frente a ti y esta vez se forma la figura de un hombre alto y rubio. Su voz ya no es tan tétrica como antes, pero es el mismo que os ha acompañado durante un buen rato siendo polvo. En su mano, porta un libro cuya portada tiene un símbolo de tres círculos enlazados. Tras eso, pronuncia unas extrañas palabras en voz baja y comienza a comprimir las paredes rápidamente mientras él se deshace en polvo.

Simo y Braud, perdéis de vista a Bucharatti en cuanto los muros os cubren. Os habéis quedado solos y a oscuras y también veis como las paredes comienzan a moverse. Sin embargo, a vosotros no os comprimen.

http://www.onepiece-definitiverol.com/t22690-liv-vs-dusty-hoffman#219424

La gran noche [Capítulo] - Página 41 0qzZoWf

Bleyd:
¡Por fin te has librado del mono! Continúas caminando y no te cuesta demasiado encontrar una escalera de mano en una pared a tu izquierda. Subes y te encuentras en otro pasillo. Es bastante largo, y tiene varias puertas a cada lado. Están abiertas y parecen salas de control. Están desiertas, pero las máquinas aún parecen encendidas. En la última sala, además, puedes ver varias cámaras que están siguiendo de cerca tres combates. No reconoces a los contendientes, pero no parecen estarlo pasando bien.
Tenebrex:
Con movimientos rápidos y efectivos logras derrotar a tu contrincante, que cae al suelo inconsciente. Ha sido una batalla difícil, pero has sabido solventarla con cabeza. Si echas un vistazo podrás ver todo con más claridad, pues muchos de los muros han desaparecido o se han roto. Está la escalera por la que trataste de subir anteriormente, ésta lleva al primero de seis anillos donde puedes notar la presencia de algunos seres.

Desde tu posición también puedes ver a Osuka, está a unos treinta metros desde tu posición, tal vez podrías ir a verlo.  

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Fb8aMCq

Dexter:
Ves apareciendo gente que va de un lado a otro, confusos por la situación adversa, intentando recuperar desesperadamente la principal fuente de poder que alimenta el proyecto. De pronto la situación da un giro a peor, literalmente. En el fondo, muy en el fondo, sabes que es cosa de los niños que has dejado atrás. Toda a cubierta se inclina y un estruendo da a entender que la aguja tiene los días contados.

Ahora todo parece un gallinero lleno de pollos sin cabeza, ninguno repara en ti, están demasiado ocupados por devolver el aparato a la normalidad.

De pronto una luz aparece del centro de la estructura, cuando te acercas ves como la planta se hunde en una depresión central escalonada, en forma de gradas semicirculares. En el centro un simple pero imponente escenario de piedra blanca sólida tallada en un solo bloque. Los presentes, aunque en sus sitios, parecen confusos, temerosos. Hablan, cuchichean entre ellos, sea lo que sea se supone que debía haber empezado ya, y la gente se está impacientando.

Por lo general ves, entre artistas de poca monta, y algunos de renombre mundial, aunque muchos de ellos los ves demasiado quietos, con una tranquilidad preocupante, casi ni pestañean. Están conscientes, pero piran al escenario con ojos vacíos. Esto no es normal, pero parece el lugar perfecto para dar con la mente maestra.

Nailah y Steve:
El ascensor se eleva, las paredes de vidrio muestran una lucha caótica en todas direcciones, aunque una vista simplemente espectacular. La pregunta de Nailah se ve respondida con un silencio demasiado tenso. Diríais que os ha descubierto y que puede mataros en cualquier momento.

De pronto, casi llegando a la cima de la estructura, un temblor sacude toda la aguja. La cabina se zarandea de forma peligrosa y este descarrila de uno de los raíles que lo guían.

- Mierda, es peor de lo que pensaba. Quedaos aquí, voy a ver lo que pa- Su ultima palabra se pierde en el vacío al ceder el panel del suelo que quedaba bajo sus pies.

Ahora estáis solos, en un ascensor que se mece al viento sujeto sólo con un raíl y los cables. Si salís por la escotilla de arriba veréis que estáis a unos 10 metros de la azotea.
5-Kaito:
Pues no ves a nadie desde ahí arriba, no. Sin embargo, si bajas la vista, verás que el número de muertos vivientes ha aumentado. Por bastante. Dirías que ahora mismo están en las muchas decenas y todos ellos se están amontonando a los pies del muro, utilizándose a si mismos para trepar y llegar hasta a ti, como en aquella película de... bueno, da igual. La cosa es que lo mismo deberías hacer algo con ellos. O marcharte, como quieras.

Sigues pudiendo hacer acciones cerradas a los zombis.
Don Limpio:
A duras penas, cruzando un mar de nubes y relámpagos azules, consigues llegar a la cúspide de la aguja. Hay una gran cantidad de estructuras funcionales como cuarteles, torres de control y algunos edificios. Escuchas voces y puedes ver a una muchacha que camina hacia el centro de todo.  

La gran noche [Capítulo] - Página 41 1gCmTB1

Mapas:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Mapas_13
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Mapas_12
StaffOPD

Mensajes : 1186
Fecha de inscripción : 23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

La gran noche [Capítulo] - Página 41 LlH4zVf

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Zuko el Vie 24 Mayo 2019 - 1:01

La nihilista respuesta de Krauser llegó a sus oídos. Zuko apretó con fuerza tras eso, cerrando el ojo sano que le quedaba, sabiendo que iba a recibir el fuerte impacto de un ataque del Suzaku. Sin embargo, no le importó. Recibió los cortes a través del cuerpo del revolucionario. El fuego le lamió sin quemarle, pero los cortes eran otra historia. Punzadas que atravesaban su armadura y su haki como si fuesen mantequilla. Entonces, todo se volvió negro. El dragón notó su cuerpo caer y su armadura retraerse durante unos instantes. Unos instantes en los que el dolor desapareció y sentía la muerte abrazarle.

Nunca sintió su cuerpo golpear el suelo. Su consciencia regresó y con ella el dolor de los cortes, así como el del ojo, que latía como si se tratase de un corazón. Abrió el ojo que le quedaba sano para ver el cuerpo de Krauser a pocos metros, chamuscado. Alzó la vista para ver a los demás, al rededor. Apretó los dientes y apoyó las manos en el suelo, buscando levantarse. El dolor le apretaba el abdomen, el pecho y el ojo. Sin embargo, apretaba los dientes aguantando ese dolor. Se puso de pie y durante un instante sintió que como intentase dar un paso, se caería. Miró al cuerpo de Krauser y dio un paso hacia delante, caminando hacia este.

Trastabilló. Pero no cayó. Apretó los puños, aguantando el dolor y siguió caminando. Cada paso era dolor, cada movimiento goteaba sangre y dejaba un rastro rojo por el suelo de hormigón y acero. Se paró junto al cuerpo chamuscado. Respiraba profundamente, mientras que poco a poco empezaba a bajar, dispuesto a sentarse. Los cambios de posición le hacían todavía más daño, pero en ningún instante se quejó. Se quedó sentado en el suelo, en una postura relajada, pues aunque quisiera no podía ponerse en la típica postura que solía adoptar al sentarse de rodillas en el imperio. Su cara sangraba, su torso sangraba. Le dolían las costillas, la cadera, los brazos... le dolía todo.

—¿Está... muerto? —preguntó a los demás —. Me quedaré... a vigilar... No creo que pueda seguir mucho más... Intentad parar esto... —su corazón latía a alta velocidad, y casi no podía creerse que el combate contra ese titán hubiese terminado. Sin embargo, todavía no habían ganado —. Chicos... Sois criminales... —tragó saliva, aunque estaba seguro de que en realidad era sangre—. Jamás os reconocerán esto... Lo que habéis hecho hoy... Vuestro valor... Pero... yo sí lo haré... —lanzó una mirada a los tres hombres que, si bien eran sus enemigos, aquel día habían sido sus aliados, sus hermanos en combate—. Gracias.

Y volvió a clavar la mirada en Krauser. Estaba algo mareado y notaba que podía caer inconsciente en cualquier momento. Sin embargo, se negaba a hacerlo. No hasta que viese que todo el mundo estaba a salvo y que la aguja había sido desactivada.



La gran noche [Capítulo] - Página 41 NGbQmHY
La gran noche [Capítulo] - Página 41 JlpYxm4
La gran noche [Capítulo] - Página 41 XWJeycY
Always:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 W5xxZjf

Demons run when a good man goes to war:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Giphy
Zuko

Mensajes : 688
Fecha de inscripción : 26/09/2015

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm80/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (80/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm123298/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (123298/1000000)
Berries: 15.017.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 81dFXLs

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Vie 24 Mayo 2019 - 1:34

—Creo que me he pasado —comentaba en voz alta, mientras descendía solemne hasta el suelo de la aguja donde yacían los cuerpos de Krauser y Zuko.

Había pasado mucho tiempo desde que había tenido que esforzarse de esa manera, concretamente desde la vez que tuvo la suerte, o quizá la desgracia, de tener que batirse en combate contra el zafiro azul. De aquel combate aprendió muchas lecciones, pero la más valiosa era que siempre había que guardar la mejor baza para el final. Esperó unos segundos hasta que su cuerpo se terminó de curar, sanando las pocas heridas que había recibido en el combate, y entonces volvió a su forma humana.

Pese a sus esfuerzos no había conseguido parar completamente la bomba de energía que había creado el revolucionario. Uno de los anillos había sido destrozado, cayendo al suelo, y la voz del verdadero causante de toda esa masacre volvía a sonar en todos y cada uno de los rincones de la aguja.

—Ese monstruo sigue vivo, aunque es probable que no pueda levantarse en un tiempo —respondió, mientras su mirada se desviaba un único punto. Allí, no muy lejos de su posición, se encontraba la espada de Krauser, aquella que había sido tachada de legendaria por muchas personas cuando contaban historias sobre el revolucionario. Sin dudarlo ni un segundo se acercó a ella y la agarró por la empuñadura, levantándola y apuntando al cielo. Si la comparaba con una de sus katanas era más pesada, pero le gustaba. Tener en posesión aquella arma era signo de que había vencido a Krauser y que su sueño de convertirse en el mejor espadachín del mundo estaba más cerca—. ¡Y esto pa’ mi! —exclamó en voz alta, quedándose con la espada y yendo de nuevo hacia donde estaba Zuko—. Y esto para ti —La mano del señor de la piratería se transformó en una garra de ave y en ella nació una gran llama dorada que no quemaba ni emitía calor alguno, únicamente brillaba con aspecto sagrado, casi sobrenatural, y la posó sobre el pecho del marine hasta que desapareció—. Va a tardar un poco, pero si no te mueves mucho cuando acabe todo esto te encontrarás como nuevo, espero —En su espalda desplegó dos alas y se elevó un par de metros con la intención de subir al último piso, pero antes se giró y volvió a mirar a Zuko—. Y recuerda no morirte, ¿entendido? Aún tenemos pendiente eso que ya sabes.

Finalmente, el pelirrojo le guiñó un ojo y emprendió el vuelo hasta el último piso para verse cara a cara con el verdadero causante de todo aquello, aunque esperaba que Dexter ya se hubiera hecho cargo de él.

Resumen:
Narrar lo sucedido, curarme un poco las heridas, encontrar la espada de Krauser en el suelo, casualmente, y quedármela para la colección. Usar una llama curativa sobre Zuko [Mirar spoiler que pondré más abajo] y poner rumbo a la azotea volando como un pajarito feliz.

Técnica:
Fuego Áureo, llamas benignas: El usuario es capaz de usar su fuego dorado para curar a terceras personas. Dicho fuego va envolviendo al personaje en cuestión y es capaz de curarle heridas de distinta gravedad desde pequeños cortes hasta derrames internos, huesos rotos o fisurados o cortes profundos. Puede usarse una vez cada tres post.


La gran noche [Capítulo] - Página 41 1055089496¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!La gran noche [Capítulo] - Página 41 1055089496
La gran noche [Capítulo] - Página 41 1UPBSse

La gran noche [Capítulo] - Página 41 3cgcSCf

Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 LTLexFa

Foto de Familia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Q4XpUPu

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Fb8aMCq

La gran noche [Capítulo] - Página 41 EB1rOPl
Zane D. Kenshin

Mensajes : 1512
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 27
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm116/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (116/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm284287/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (284287/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 G12EEvG

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Lion L. Kai el Vie 24 Mayo 2019 - 3:59

- Aguja a la vista, Vicealmirante. Entramos en la zona de combate - sonó la voz de su piloto, Oleg, por uno de los den den mushis. Kai dio un último puñetazo al saco de boxeo y lo agarró, parándolo en el sitio. Alargó la mano hacia una toalla y se secó el sudor de la cara y el cuello, dirigiéndose hacia la pequeña ducha del gimnasio. Se soltó el pantalón y sacó el calzoncillo, dejando la ropa por el suelto sin cuidado ninguno y metiéndose en el cubículo. No perdió el tiempo; apenas dejó que el agua lo mojara un poco y refrescara, para luego salir. Tomó aire mientras tensaba los músculos, y con un gesto de concentración dio un giro sobre sí mismo. Calor y chispas comenzaron a acariciar suavemente su piel, evaporando la mayor parte del agua. Se vistió rápidamente con unos pantalones ceñidos y una camiseta de asas negras, para luego ir directamente hacia una mochila metálica de color rojo - Iron Kai, modo completo - dijo con tono imperioso. Desplegándose rápidamente y cubriendo todo su cuerpo, la mochila se convirtió en una armadura roja y plateada.

En la cabina estaban, además del piloto y el copiloto, algunos de sus otros subordinados que observaban el espectáculo ante ellos con impresión. Relámpagos, explosiones, caos por doquier. Llegaban bastante tarde; si no fuera por la velocidad del Flying Kai no hubieran logrado llegar a tiempo para la batalla. Conteniendo un suspiro, el Vicealmirante comenzó a dar órdenes - ¿Qué es esto, sargento? No estamos aquí de excursión, damiselas. ¡Todos a sus puestos de combate! Quiero a los artilleros listos. Oficial Oleg, rumbo a la estructura - el piloto respondió de inmediato, con un tono de ligera urgencia - ¡Señor, nos disparan! Torretas antiaéreas a las once - Kai frunció el ceño y respondió - ¿Y a qué espera? ¡Maniobras evasivas! Agarraos todos a lo que podáis - se calló un momento mientras se agarraba para no caer mientras la nave comenzaba a trazar giros y curvas erráticas, evitando los proyectiles. Otros de sus hombres no tuvieron tanta suerte, y pronto la cabina fue un caos de cuerpo rebotando - ¡Maldita sea! ¡Oficial, manténgase a distancia prudente y derribe esas malditas torretas! Yo me adelantaré. Cabo, prepare la estancia de salto.

La pesada puerta de la estancia de paracaidismo comenzó a abrirse, y una ráfaga de viento sacudió el interior. "Y aquí vamos una vez más." Como tantas otras veces, se dejó caer al vacío y activó la propulsión de la armadura, surcando el aire a velocidad de crucero. Creyó ver por un momento un Krauser gigantesco, antes de que un mar de llamas cubriese la zona - Iron Kai, muéstrame esa zona - La imagen de la pantalla se amplió, mostrando una zona devastada en la que estaban cinco personas. Krauser estaba inconsciente en el suelo... ¿ya? ¿Entonces todo se había acabado? Junto a él estaba el comodoro Zuko, y algunos hombres que no iban uniformados. ¿Zane D. Kenshin? Frunció el ceño. Desde luego la guerra hacía extraños aliados, pero le sorprendía que un pirata estuviera allí impidiendo una catástrofe. Supuso que la gloria y la posibilidad de botín era lo que le había atraído. En todo caso, no eran un objetivo prioritario mientras la batalla continuara - Señor, proyectiles enemigos hacia nuestra posición - dijo la armadura. La imagen cambió y mostró la visión general, con varios cuadros rojos marcando la posición de los misiles - Activa sistemas de apuntado - indicó Kai, alargando el brazo izquierdo hacia el frente.

Siguiendo las indicaciones de la pantalla comenzó a disparar el láser del brazo. La noche comenzó a iluminarse con las explosiones, mientras el marine volaba directamente al piso superior de la estructura. Una voz sonaba de fondo, indicando a alguien que sólo había retrasado su plan o algo así. Discurso arquetípico de villano, se dijo Kai. Así que el viejo Krauser no era el jefe de todo aquello, o al menos no el único jefazo. Se lamentó por un momento de no haber podido detenerle en persona. Un misil que pasó más cerca de lo que era seguro le devolvió a la realidad, haciéndole dejar de soñar despierto. Ya casi estaba sobre el último piso, y una de las torretas le apuntaba directamente. Desviando toda la potencia a los propulsores de las piernas, se lanzó hacia el arma mientras llamas empezaban a surgir de su brazo, creando uno mucho más grande.

- ¡Hinoken!

Con una pirueta, cayó sobre la torre, flexionando ligeramente las piernas. Observó sus alrededores buscando algo que le llamara la atención - Iron Kai, activa radares - dijo, mientras él mismo activaba su Eye's Soul para buscar posibles amenazas y en general a otros.

resumen:
- Me preparo y me pongo la Iron Kai.
- Ordeno a mi nave iniciar maniobras evasivas y destruir las torretas antiaéreas.
- Salto del avión y voy volando hacia la torre, destruyendo los proyectiles dirigidos hacia mí con el láser de la armadura.
- Intento destrozar la torreta que me quede más cerca y voy al último piso de la torre. Examino con haki y con el radar de mi armadura los alrededores.
cosas usadas:
Nombre de la técnica: Hinoken
Naturaleza de la técnica: Elemental
Descripción de la técnica: Kai puede alargar sus brazos con fuego que actúa como si fuese sólido, pudiendo golpear con ellos como si fuesen sus brazos reales. Pasivamente sus golpes generan vibraciones.
Tiempo de canalización: Dos segundos.

Soul's Eye: [Modalidad nivel 3] Desgastando su concentración al doble de velocidad, es capaz de "ver" las presencias incluso a través de obstáculos a una distancia máxima igual al doble del rango de su mantra. Pasivamente es capaz de formarse una imagen mental de cómo es físicamente la persona en la que se esté centrando con el Soul's Eye. Sí, sin ropa.

Radar: Es una adaptación del radar submarino, que ahora sirve también para escanear el subsuelo o estructuras. Tiene un rango de veinte metros.
Lion L. Kai

Mensajes : 3114
Fecha de inscripción : 30/08/2013
Edad : 25
Localización : Stalingrada, Soyúz Soviétskij Sotsialistíchieskij Respúblik

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm90/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (90/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm145320/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (145320/1000000)
Berries: 8.350.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 ADPen14

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Kaito Takumi el Sáb 25 Mayo 2019 - 9:30

Por suerte el sireno era mitad pulpo, y como estaba agarrado con sus ventosas a la lisa superficie del muro evitó caerse al vacío cuando las explosiones recorrieron la torre. “Desde luego…”, se dijo a sí mismo maldiciendo aquella estrafalaria situación.

Abajo a la izquierda, decenas y decenas de metros le separaban de las bestias que caían bajo el fuego de artillería, y a la derecha la misma cantidad de cuerpos animados. Notando que se habían multiplicado, o mejor dicho que habían venido más de entre la niebla por la que habían aparecido, Kaito se quedó observándoles un momento intentando comprender qué hacían.

Amontonándose los unos sobre los otros en un desesperado intento para llegar hasta él, los torpes y resbaladizos zombies fueron improvisando una rampa con sus propios cuerpos por la que acceder a lo alto del muro. No tardarían mucho en hacerlo, aunque sacrificasen gran parte de su superioridad numérica para ello. ¿Y qué hacía Kaito? Seguía pensando, ahí quieto mirando lo que sucedía, como si disfrutase de analizar los extraños sucesos que tenían lugar en la ejecución del North.

Lo cierto es que no se le ocurrieron muchas opciones para justificar la presencia de aquellos monstruos allí, los cuales estaban impidiéndole seguir avanzando, pero su cerebro escogió las que creyó más plausibles.

a)Infección: Lo que haya creado a esos seres es algún tipo de patógeno infectivo, probablemente que quede en ese limo, y que les hace buscar nuevos huéspedes antes de agotar toda energía residual en el cuerpo.

b)Malditas akuma de mitos sin sentido: Una akuma de reanimación de cadáveres o podredumbre o de bacterias o cualquier bicho legendario que haga cosas rarunas que esté detrás de aquellos monstruos.

c)Marionetas: Probablemente dado su número, una akuma de marionetas que ha cogido cadáveres para levantarlos del suelo. No justifica el aspecto podrido de manera inicial. Si no estuviesen controlados por un poder del diablo necesitaría de muchas manos o muchas personas para el abismal número de individuos.

d)Actores: ¿Por qué no? Aunque encontrar tantos tullidos y un buen maquillador era caro y complicado.

Las otras teorías de lo que estaba pasando en la torre y porqué aún no había encontrado a alguien reseñable también pululaban por su cerebro, pero como en aquel instante tampoco importaban demasiado reservaremos su verbalización para otro momento menos tenso.

—Solo hay dos opciones —dijo echando la vista atrás y luego abajo sopesando cuanto tardaría en salir de aquella infernal torre a medio derruir—. Pero entonces no vería que hay al final del camino ni quién ha estado detrás de todo esto… Ni encontraría al cocinero ni a los de los acertijos…

Movido por su curiosidad, el pelirrojo comenzó con su experimento. Según los cálculos de Kaito, que eran un batiburrillo de volúmenes, fuerzas y angulos de las pendientes necesarias para que aquella marabunta subiera, disponía de un precioso y no tan corto tiempo hasta que aquellos seres consiguieran llegar, más que suficiente para disminuir su número aprovechando su posición ventajosa antes de decidirse a continuar.
.
Girándose sobre su propio eje y dándole la vuelta al bichero con su único tentáculo libre, Kaito tomó la precaución de usar el mango de este como arma en lugar de la punta o la curva.  Había razonado que si usaba el verdadero extremo con cualquiera de sus variantes, las salpicaduras resultantes podían mancharle, y probablemente infectarle, y obviamente esto no le hacía ninguna gracia. Así, sosteniendo y agarrando casi como con un nudo la punta de tal manera que apoyaba la base de su musculoso rejo en la curvatura, fue golpeando a las criaturas que venían llegándole con el mango.

Empezó lanceando los pechos de los viles monstruos, mas como esto se probó arto inútil, excepto para lanzarlos rampa abajo aprovechando la pendiente y la inestabilidad de apoyo, pronto cambió de actitud. Así comenzó una extraña partida de billar en la cual el pelirrojo golpeaba con aquel improvisado taco las cabezas de los zombies buscando la fragilidad de su cerebro a través de las órbitas oculares.

Poco a poco el pasillo fue convirtiéndose en un cementerio que lentamente iba acumulándose para acercarse más y más a su posición. Concentrado en quitarse de encima a cuantos enemigos pudiera, Kaito comenzó a retroceder por la ancha cornisa hacia el brumoso centro de la estructura  lentamente. Una vez la rampa se estabilizase de verdad, el número de zombies empezaría a convertirse en un verdadero problema.

—Me cago en la mar…—blasfemaría, ya que la curiosidad por aquellos seres le había empujado a quedarse en lugar de huir por el muro directamente.

Eso sí, al menos habría visto de primera mano si sus golpes de estoque improvisado habían sido efectivos contra la antinatural vida de aquellos cuerpos.

Resumen:

Analizar. Pegarles a los zombies con el mango del bichero a modo de Estoque (cogiéndolo con un tentáculo). Retroceder porque no voy a poder parar la marabunta.

Kaito Takumi

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 07/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm40/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (40/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm29622/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (29622/1000000)
Berries: 25.080.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 La1RvDH

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Luka Rooney el Sáb 25 Mayo 2019 - 20:15

El tiburón cesó de golpear a su rival cuando éste ya no tenía más huesos que romper. La sangre manaba por el suelo mientras el gyojin agarraba de la pechera al hombre. Debía estar muerto, y con ello sus poderes. En el interior de su cuerpo ya no había rastro alguno de ninguna sustancia tóxica. No al menos alguna que hubiese entrado sin su permiso. Pero sí que tenía multitud de cortes y heridas, casi todas de poca importancia, pero al fin y al cabo, heridas que atender.

Entonces un temblor sacudió el lugar, y el pirata recibió varios pedruscos en su cuerpo, incluso uno impactó en su cabeza. Tras lanzar un par de improperios, el luchador se llevó la mano a la cabeza, y, tras no palparse sangre, le restó importancia al último golpe.

Luka abrió su mochila para sacar un par de vendas, alcohol y sustancias curativas. Se trató toda herida que vió, y no tardó mucho en finiquitar los vendajes que le acompañarían el resto de la velada. Observó la zona intentando recuperar el aliento, y no tardó mucho en sentir la presencia de su capitán debido al haki de observación. Palpándose los cuádriceps y notando que sus piernas estaban mejor, empezó a saltar sobre el aire hasta que llegó a la posición del suzaku.

- ¿Todo bien por aquí? -le comentaría, ofreciéndole una botella de agua, la única que llevaba en la mochila- Te acompaño.

Allí donde el espadachín se encontraba había más gente. Gente que había visto con anterioridad. Algunos de ellos lucían algo más heridos que el resto, sin embargo, no era la intención del gyojin pararse a hablar con ellos, por lo que se limitó a alzar la mano y mirar a cada uno de ellos. En especial al marine, aquél cuyo nombre creía recordar como Zuko.

- Tú -diría con tono serio, señalando con el dedo a Zuko-, no eres una buena influencia para mi capitán. No es que yo lo sea, pero no me gusta compartir ese título. La próxima vez que nos veamos… No habrá un pacto de por medio.

Aquellas palabras no decían mucho, pero denotaban una amenaza a aquel marine. El habitante del mar jamás hubiera firmado una tregua, nunca hubiera acompañado a un almirante en sus aventuras, y desde luego, no se hubiera adentrado en aquél lugar por “salvar vidas”. Pero Zane era así, y debía seguirle. Lo que no quitaba a Luka de dejar las cosas claras. Había mostrado su disconformidad con el pacto meando sobre un almirante, y ahora lo hacía amenazando a otro marine de alto cargo. Aunque quizá no era una amenaza como tal. Todo dependía de cómo se dieran las cosas. Puede que Luka jamás volviese a ver a Zuko. Puede que Zuko jamás volviese a ver a Luka. Aunque lo segundo no le importaba demasiado al tiburón, era cierto que cabía la posibilidad de que el mundo se fuese a la mierda, en cuyo caso, el gyojin no podría volver a su isla natal, collejear a Therax, filtrear con bellas sirenas, meter en líos a los suyos o incluso drogarse nunca más.

Igual aquél sitio tenía más importancia de la que Luka le daba.

Resumen:

Curarse, usar haki observación para detectar a Zane e ir hasta él.
Amenazar a Zuko con amor.
Seguir el camino de su capitán, allá donde quiera que vaya.

Cosas usadas:

Tobu sakana: Gracias al karate Gyojin, Rooney es capaz de usar las partículas de agua de sus pies para golpear el aire, lo cual provoca que vaya saltando más alto, dando la apariencia de que puede volar.

Cosas cargadas:


  • Carga pulsera: 5 turnos de 5 max.
  • Carga Espiritu de Poseidón: 3 turnos de 3 max. (Usados 200 + 200 + 100 de los 1000 litros)
  • Parmigiano: de fuerte sabor y tremendamente nutritivo, este queso otorgará a quien lo consuma un x3 activo (acumulable con activas del consumidor) a la Fuerza durante 3 posts.




Luka Rooney

Mensajes : 534
Fecha de inscripción : 23/06/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm90/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (90/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm178441/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (178441/1000000)
Berries: 36.000.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 KyiJTdX

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Ellie el Sáb 25 Mayo 2019 - 20:17

La mink se había quedado sola, tal y como vino a la isla. Por un momento se sintió triste, sin embargo, pronto pensó que era su destino. Durante el camino había hecho grandes amigos. Primero al señor del pelo largo, el que había robado las patatas, la chica que le miraba raro, y después el marine de luz y, el que notaba que más se identificaba con ella, el agente de fuego. Pero ahora los caminos les habían separado. Ellie había decidido seguir al pueblo liberado, mientras que su amigos tenían otras metas.

Pero algo se torció. Tras dar cuatro o cinco pasos sobre el aire, la luz de la luna la dejó absorta durante un instante. Continuó golpeando el aire, pero sin mirar a otro lado que no fuese la luna. Sus instintos primarios empezaron a despertarse, y pronto notó que dejaba de ser Ellie y se transforamaba en… En otro ser. Aquello pareció anunciarse con un temblor, que aunque no afectó a la loba por estar en el aire, sí que lo hicieron las piedras procedentes de los edificios que se derruían tras él. Alguna que otra impactó sobre su cuerpo, aunque quizá no sintió dolor por el momento en el que se encontraba. Un momento… complicado.

Sus ojos empezaron a enrojecerse hasta un punto que parecían sacados de un libro de fantasía, su pelo creció instantáneamente, y sus garras empezaron a aumentar de tamaño lentamente, afilándose en el proceso. Su olfato se agudizó, centrándose durante un momento en el cada vez más notorio olor a sangre. Y entonces, su cerebro pareció desconectar.

Paró. Observó el frente y escuchó voces en su cabeza. Voces de dolor, odio y gente suplicando. También recibía sonidos de sables chocando, disparos al este, y al oeste, y debajo suya. Las voces cuchicheaban, animaban a Ellie a hacer cosas. Pero Ellie no estaba.

Con una agilidad impropia de la mink, se desplazó hasta cada ser de la zona, sin hacer distinción alguna. Primero un humano con espada, después un par de marines con rifles, luego gente parada. Por el camino también se topó con un par de aquellas bestias que había liberado. Y todas obtuvieron el mismo final; la muerte. Descargas eléctricas y lava a partes iguales. Dolorosos golpes, ágiles combos, y, sobre todo, fugaces movimientos.

Y entonces, Ellie apareció por un segundo, observando a las dos bestias en el suelo, cubiertas de lava y sin vida. Y sintió miedo. Miedo de lo que había hecho y en lo que se había transformado. Se golpeó, pero Ellie volvió a irse.

Y ésta vez la descontrolada agente se dió la vuelta, observando un pelotón que disparaba continuamente a las bestias, que caían una tras otra. Pasándose la lengua por los dientes y relamiéndose, la loba se impulsó, cargando sus brazos de lava y moviéndose en zig-zag hasta llegar a la posición de los agentes, a los cuales intentaría masacrar a base de golpes de lava y pequeñas descargas con su electro. Sus ataques intentarían ser lo más rápidos posibles, y no dejaría de moverse ni un instante, intentando así no ser blanco fácil ante sus rivales.

Resumen:

Masacrar todo aquello que ve, sin distinciones.
Darse cuenta de que está atacando a aliados e intentar controlar el su long, sin mucho éxito.
Dirigirse al pelotón que ataca a las bestias y atacarles con su akuma y electro.

Ellie

Mensajes : 100
Fecha de inscripción : 12/04/2018

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm23/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm6738/790000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (6738/790000)
Berries: 207.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 7os5mME

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por AEG93 el Mar 28 Mayo 2019 - 20:37

Mientras ascendía pudo ver como la gran mayoría de lo poco que quedaba ya de la Aguja siguió derrumbándose. Para tratarse de una estructura tan poderosa, daba la sensación de no estar a la altura de lo esperado. No obstante una voz volvió a hablar por megafonía, jactándose de que nada de lo hecho serviría para evitar lo que ya había empezado y de que tenía previsto todo lo que había ido ocurriendo. Sin embargo, esta vez en su voz había algo ligeramente diferente. Además de la profunda ira que ya antes transmitía, ahora se podía entrever en sus palabras lo que parecía... ¿cansancio? Si, tenía que ser eso. Una ligera falta de resuello, como si se hubiese visto forzado a desplazarse rápidamente en contra de su voluntad en los instantes previos.

Y de nuevo la música volvió a sonar en todo el ruinoso edificio mientras el alcalde llegaba a su cúspide. Multitud de construcciones más pequeñas se encontraban allí, conformando un paisaje muy diferente al que había esperado encontrar en la cima de aquella torre. Pero lo que más llamó su atención fue una muchacha de aspecto juvenil y ligeramente más bajita que él que caminaba hacia el centro del edificio. ¿Quién sería y qué estaría haciendo allí en solitario?

Casi por instinto fijó su Mantra en ella, llevándose una descomunal sorpresa. Aquella aparentemente inocente chica emitía una presencia tremendamente poderosa, de las pocas que lo eran más aún que la suya propia. Una presencia inconfundible para alguien que la había sentido ya en Gray Rock y en la carpa de Viktor antes de asaltar la Aguja. El Yonkou Dexter Black.

Alguien tan poderoso y con el conocido talento para estar donde sucedían las cosas verdaderamente importantes del pirata no podía sino estar acercándose al lugar clave de la Gran Aguja. Y tenía lógica, al fin y al cabo la parte central del último piso de la torre era el lugar más difícilmente accesible. Así que el agente de incógnito se puso en marcha hacia el mismo lugar.

Si antes de llegar su camino se cruzaba con el de la falsa adolescente, le dirigiría unas escuetas palabras:

- Saludos. Me sorprende que alguien más haya llegado hasta aquí. Dime, ¿quién eres y qué buscas?

Si por el contrario llegaba antes a la parte central, entraría en el extraño escenario y observaría atentamente el panorama, escudriñando con la mirada y su Visión todo cuanto allí hubiera.

Resumen (Dexter lee):
- Escuchar la voz y la posterior música.
- Ver a la chica avanzando hacia el centro y, gracias al Mantra, reconocer su presencia única debido a las anteriores veces que se ha cruzado con él.
- Avanzar también hacia el centro. Si se cruza primero con Dexter, dirigirle unas palabras.


La gran noche [Capítulo] - Página 41 PbsV1jp
La gran noche [Capítulo] - Página 41 UjFbB8w
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Fb8aMCq

No uséis Mantra contra mí:
Aura Demoníaca:
Los Rákshasa son demonios conocidos por atormentar a los humanos, y el Aura de Thawne así lo expresará. Por ello, cualquiera que use Haki de Observación contra él sentirá una poderosa presencia demoníaca (añade el epíteto extra "Demoníaco" a su presencia). Del mismo modo, todo aquel esté 10 niveles por encima de Thawne o menos tendrá tanto miedo de esta presencia que quedará paralizado un turno la primera vez que centre el Mantra en él en cada rol. Cada 20 niveles hacia abajo se añadirá otro turno de parálisis (es decir, 2 turnos si 10 niveles por debajo, 3 si 30, 4 si 50…).
AEG93

Mensajes : 616
Fecha de inscripción : 26/07/2017
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm103/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm183166/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (183166/1000000)
Berries: 31.517.900

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 FgAxMeW

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por William White el Miér 29 Mayo 2019 - 0:00

El robot hizo un ademán de tratar de esquivar la estocada, lográndolo con la primera, no así con la según la cual resultó fatal. La oxidada hoja negra atravesó la cabeza del moreno, a esa distancia podía ver como detrás de las gafas oscuras había un brillo rojo que comenzaba a parpadear hasta fundirse al igual que la completamente robotizada voz.

-Me pregunto si fue humano alguna vez- musitó para sus adentros extrañado por la naturaleza de lo que acaba de afrentar.
Extrayendo con saña la espada, generando un chisporroteo a su salida, se agachó recogiendo la otra parte del paraguas y envainó con mimo la espada hasta oír el mecanismo, soltando un suspiro. Por su parte, Reinner parecía haber hecho lo suyo con la jovenzuela la cual yacía partida pro la mitad en una escena de lo mas dantesca y visceral, el rastro de tajos y cortes, así como el estado del suelo no hablan solo de la habilidad de la mujer, sino la del propio Elliot tenía para haber superado aquello.

Se quedó mirando a su compañero, unos instantes antes de comenzar a observar el caos de su alrededor. La estructura había temblado en un par de ocasiones y una voz, algo jadeante repetía un discurso tan cliché que ni se molestaba en prestarle atención, fuera lo que fuera, significaba tiempo de actuación.

-Estáis entero por lo que veo- dijo realizando una breve sonrisa de aprobación mientras ocultaba su magullada mano izquierda de forma discreta -Deberíamos continuar, al parecer no nos queda mucho tiempo- dijo mientras miraba de reojo la espectacular pelea aérea que estaba teniendo Lysabeth, en la cual ni podía, ni quería participar.

Tras escuchar la respuesta de su compañero, al cual le daría unos instantes para recuperarse, continuará con o sin él por los pasillos de la extraña estructura, rigiéndose principalmente por algo que le llamará la atención. Priorizando acercarse al centro de la estructura, ya que sospechaba que de encontrarse algo, debería encontrarse en su núcleo, o al menos eso creía en base a sus experiencias en robos.

Pero poco importaba aquello en un lugar donde lo ordinario era lo extraño.
William White

Mensajes : 505
Fecha de inscripción : 04/10/2014

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm53/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (53/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm46414/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (46414/1000000)
Berries: 10.000.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Tenebrex el Miér 29 Mayo 2019 - 18:51

Edward se quedó sorprendido (y un poco decepcionado) al ver que su oponente caía derrotado tras ese último golpe. El joven se sentó unos instantes para relajarse y respirar, tras lo cual se percató de que Osu estaba cerca.

—¡Osu! —gritó el chico corriendo hacia su líder con una amplia sonrisa. Ya se había acostumbrado a trabajar en equipo, era lo que más le gustaba y además ahora mismo estaba preocupado por Julianna, estar con su líder lo tranquilizaría un poco. Al llegar junto a él, se encontraría, sin embargo, con una escena bastante impactante. A Krauser le habían dado la paliza del siglo. —...¿Q-qué demonios?

La verdad es que no había mucho tiempo, en el primer anillo, al que podían acceder mediante la escalera que él mismo había intentado subir hacía unos minutos, habían notado algunas presencias... Todo indicaba que había que llegar a lo alto de todas formas aunque el demonio de la niebla estuviera derrotado.

—Osu... ¿Puedo atenderlo?... De camino a la cima, cuéntame lo que hayas podido averiguar sobre su participación en todo esto, por favor. —El joven solicitaba, más como favor personal que como favor a su antiguo líder, que le permitieran curarlo, aunque fuera solo lo suficiente para que se le reconociera bajo tantas heridas. Si se lo permitían, intentaría cerrar las heridas más grandes y usaría un regenerador celular para asegurar un estado estable.

Pasara lo que pasara, después irían juntos a las escaleras y subirían, manteniéndose el joven de ojos dorados alerta por si esas presencias era enemigas.


Firma:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Oaq8vm

La gran noche [Capítulo] - Página 41 0qzZoWf
Tenebrex

Mensajes : 461
Fecha de inscripción : 08/11/2016
Edad : 20
Localización : Buff... la tira de lejos, no quieres venir.

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm92/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (92/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm188455/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (188455/1000000)
Berries: 105.370.200

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 1LBkJOL

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Dretch el Miér 29 Mayo 2019 - 19:18

Rude, el ex agente renegado de la Cipher Pol finalmente había caído y, antes de que el brillo de sus ojos se apagase por última vez, el norteño inició la persecución de su superior. Se trataba de un hombre que vestía un elegante traje de dos piezas de color blanco y que, pese a su aparente finura y vanidad, aquel sujeto había ejecutado a sangre fría a un soldado de la revolución mientras que Taylor y él le sometían a un interrogatorio. Había algo demasiado turbio y oscuro en aquella misión y algo le decía al agente que, si lograba pararle los pies al jovencito de cabellos dorados, obtendría las respuestas a las preguntas que en aquellos momentos corroían su mente.

Podría haber echado la vista hacia atrás, hacia la iniciada Fitzferald. Podrían haber perseguido a aquel hombre juntos, pero no se giró hacia atrás. Primero Shintaro le había mentido acerca de su pasado y le había utilizado para introducirse en la Cipher Pol sin levantar sospechas. Más tarde, Giotto había renegado de su autoridad y había decidido separarse de él en lugar de acatar la cadena de mando. Por último, Taylor, que siempre se había mantenido fiel al norteño y había apoyado cada una de sus decisiones, no era ni más ni menos que un robot ¡Un robot! Una marioneta de la cual desconocía quien movía sus hilos. Sinceramente, Dretch ya no sabía en quien confiar.

Ahora bien, todos aquellos asuntos se resolverían llegado el momento y con sus superiores de por medio para juzgar los posibles delitos. Su mente seguía centrada en lo único que podía mantenerle alejado de todo aquel despropósito y era en el tipo de blanco. Aún tenía sus sentidos aumentados y. por ende, la extraña capacidad de ver, sentir y oír cosas. De hecho, tan solo cosas vivas. Esto lo había descubierto al acabar con la vida del enorme gorila, puesto que, justo en el momento en que la aguja atravesó su cráneo el agente dejó sentirle. Por lo que, gracias a aquella habilidad, continuaría caminando sobre uno de los muros del laberíntico quinto piso, siguiendo cual perro lazarillo la presencia de aquel tipo y, en caso de alcanzarlo, usaría sus hilos y agujas a modo de boleadoras para lograr derribarlo.

Chetomancia aplicada al señor que reniega de la chetomancia:


  • Jaqui de ver cosas de ver: Turno 3/15



La gran noche [Capítulo] - Página 41 NGbQmHY
Dretch

Mensajes : 295
Fecha de inscripción : 06/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm69/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (69/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm83399/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (83399/1000000)
Berries: 1.386.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 HSwKHg8

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Osuka Sumisu el Miér 29 Mayo 2019 - 22:55

Un escalofrío le recorrió el espinazo cuando escuchó el débil chasquido proveniente de los cada vez más calcinados dedos de la niebla. Como una bestia encadenada liberada de sus ataduras, la esfera de energía intentaba salir de su prisión de piedra con una fuerza abrumadora. Trazos de una poderosa luz emergen de entres las grietas, hasta el punto en que todo el lugar es bañado por un destello. Los oídos parecían estar apunto de estallar por el agónico y molesto pitido.

Cuando pudo recuperar sus sentidos, contempló como uno de los anillos de la torre se había volatilizado prácticamente y que tanto el de arriba como el de abajo no les había ocurrido  de milagro. Soltó un suspiro al ver que el Krauser estaba neutralizado y que el y Deathstroke habían minimizado el daño de aquella bestialidad. De no haber hecho nada, lo mas posible es que se hubiera volatilizado junto al resto de la torre.

- No pierdes ni un momento para gumiar, Zane -le dijo cuando vio como cogia prestada de forma permanente el espadon de Krauser para el mismo-.

Se acercó al ex-almirante, que pese a estar moribundo, aún parecía respirar levemente. Doblo sus rodillas para mirarlo más de cerca, pues con aquellas heridas, no podría levantar ni sus dedos y era inofensivo.

- Pese a todo, esperaba que no llegaras a esto. Eres un gilipollas y un puto loco, preferistes mandarlo todo a la mierda por tu estúpida venganza… Y sin embargo... Fuistes lo mas parecido a un padre que tuve… -noto algo húmedo en su mejilla hasta que se dio cuenta de era una lágrima-. Si alguna vez pude detenerte y no lo hice, provocando todo esto, espero que me perdones… Si sobrevives a esto, espero que algun dia hablemos como lo familia que fuimos en antaño.

Se puso de pie y mientras se secaba las lágrimas se percató de que el marine que había luchado junto al pelirrojo descansaba cerca en el suelo. Bastante magullado, pero ni tan cerca del demonio de la niebla. Era raro verlo dando las gracias, pues todos los marines o le querían arrestar o matar.

- Espero que no te haya molestado esta charla… Gracias a ti también por… darle la paliza a mi ex jefe pedía a gritos...  Espero que esta “cooperación” que hemos tenido se prueba más que suficiente de que la Armada Revolucionaria no ha tenido nada que ver con esta locura…

Pudo notar la presencia de su segundo al mando, lo cual le animó un poco. Se alegraba de que su rubio favorito estuviera bien, aunque no lograba ver a Annie. Aunque tenía el presentimiento de que estaría bien y se volverían a reunir.

El oficial le cortó el camino a Edward cuando este quería atender a Krauser, a la vez que le negaba con la cabeza de forma autoritaria.

- No voy a arriesgarme a dejarte a un palmo de él. Parece que hemos conseguidos unos minutos de ventaja contra este armatoste y tenemos que aprovecharlos -se dirigió a las escaleras y miró a su compañero para darse cuenta que faltaba alguien-. Y la mini-doctora? Donde te la has dejado?

Resumen:
Nos vamos al ultimo pisico por las escaleras(?)



Última edición por Osuka Sumisu el Vie 31 Mayo 2019 - 11:16, editado 1 vez
Osuka Sumisu

Mensajes : 476
Fecha de inscripción : 01/12/2014
Edad : 21
Localización : No lo se, pero esto esta lleno de guiris

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm89/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (89/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm157100/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (157100/1000000)
Berries: 63.000.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 J3MqYoC

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Marc Kiedis el Miér 29 Mayo 2019 - 23:19

Mientras el semigigante descargaba toda su fuerza sobre su oponente, este reaccionaba con la suficiente velocidad para evitar ser alcanzado por sus devastadores golpes. Hasta que una fortuita explosión de origen desconocido hizo que ambos se tambaleasen, con la mala suerte para su adversario de que perdiera el equilibrio y cayera sobre el arma de Marc. Atravesado por ella, fruto de la colisión salió disparado en dirección contraria y, justo cuando aterrizó, una enorme viga cayó sobre su cuerpo.

Resultaba incomprensible aquel giro del destino. El grandullón, aún contento por haber vencido y ser libre de buscar a sus amigos nuevamente, no se encontraba cómodo con la perspectiva de haber vencido de tal forma. De hecho, casi no podía decirse que había vencido, ya que un accidente había derrotado a su enemigo por él.

Ya no había el menor rastro de niebla, y casi podría decirse que de torre tampoco. Imaginando que su capitán y el resto de sus amigos habrían continuado su ascenso en pos de encontrar al responsable de todo aquello y salvar a todos los inocentes que perecerían si no hacían nada, el  cocinero se dispuso a subir también. No tenía ningún mapa para guiarse, pero con el edificio prácticamente en ruinas tampoco era muy necesario. Lo mejor era llegar cuanto antes al piso superior y, una vez allí, buscar a sus nakamas.

Así que el grandullón comenzó a crear queso bajo sus pies, dándole la forma de una nube. Cuando esta estuvo terminada, le ordenó que se elevara en el aire. De ese modo podría volar hasta la planta superior y, una vez allí, otearía el horizonte en busca de alguna señal del paradero de sus amigos. De encontrarla, iría hacia donde estuviesen. Si no percibía nada se elevaría más aún sobre la Gran Aguja hasta lograr una mejor perspectiva que le permitiera localizarles.

Resumen:
- Flipar ante el desenlace del combate.

- Usar la Mozzarella Cloud para subir a la siguiente planta e intentar encontrar al resto de los Arashi.

- Si no los encuentra, ascender aún más en el aire para buscar desde una mejor perspectiva.

Usado:
- Mozzarella Cloud: Marc crea una nube de queso sólido bajo sus pies que levita y puede usar para desplazarse por el aire a un máximo de 30 m/s. Dura un máximo de 4 asaltos (seguidos o no), y cuando estos pasen necesitará otros 3 de recarga antes de volver a usarla.
Marc Kiedis

Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm64/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (64/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm77303/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (77303/1000000)
Berries: 10.000.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 0CCbvjc

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Bleyd el Miér 29 Mayo 2019 - 23:38

Salas con chismes y pantallas... gente pegándose pero ni rastro de Fluffle, Al o su pandilla de hipoglucidos. Lo cual me dejaba bastante cabreado por no decir de muy mal humor. No tenia mucho tiempo para desmontar la tecnología de la sala, pero si podía cerrar la puerta a cal y canto para evitar sorpresas desagradables y rezar para que la consola de mandos fuera para tontos y pusiera que cojones hacia cada botón. Si es que había botoncitos para pretar y no era solamente un sistema cerrado de camaras de vigilancia. Mi prioridad era encontrar a Fluffle. Si tenia que pretar cosas que no se debían pretar se haría.



Solo aquel que se conoce a si mismo no se dejara engañar por los demas.

La gran noche [Capítulo] - Página 41 2uggjrr

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Firma110

Spoiler:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 1a23bbae217875974e6dc94b6d4bb83342f424fb_hq


Señor epico:
Bleyd

Mensajes : 1493
Fecha de inscripción : 09/01/2015
Edad : 33
Localización : zaragothan

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm111/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (111/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm406271/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (406271/1000000)
Berries: 131.557.001

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 AZYlTfE

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Nailah el Jue 30 Mayo 2019 - 13:03

Nailah guardó silencio ante la mirada del hombre. No obtuvo respuesta y tampoco quería presionar por si les descubrían. Miró de reojo al muchacho y se cruzó de brazos, apoyando la espalda en la esquina del ascensor. A medida que subían, la pirata podía observar todo el caos a su alrededor. No era de su agrado estar en aquella situación, si el hombre les descubría llegando a una zona protegida por los revolucionarios estaba en las de perder.

De repente, un fuerte estruendo movió el ascensor de un lado para otro, temblando. Nailah se mantuvo pegada a la esquina tratando de mantener el equilibrio y, cuando el hombre decidió salir a mirar este cayó al vacío. La pirata abrió los ojos como platos en cuanto le vio caer.

El estruendo había parado y se asomó, mirando por la zona en la que el revolucionario cayó. El viento meció sus cabellos con suavidad y respiró profundamente al ver la altura que les separaba del suelo. Se frotó la nuca, pensando qué hacer. Miró hacia arriba y vio en qué situación se encontraba el ascensor. Este estaba amarrado por uno de los raíles que en cualquier momento podía romperse y caer al vacío.

-Vale, tenemos un problema - Comentó. - Donde están los que saben volar cuando se les necesita.

Se mantuvo quieta y se fijó en una escotilla en el techo del ascensor. Este no parecía muy alto y de un salto, logró apartarla y agarrarse con fuerza para subir. Si el cable era lo suficientemente podría llegar hasta la azotea, si no, su viaje terminaba ahí. El único problema que vino a su mente era el transporte del paquete, si subían no sabían como podrían llevarlo.

-Oye, voy a intentar subir por aquí. Cuando esté en lo alto intenta tirarme el paquete para que puedas subir.

Y Nailah comenzó a subir escalando el raíl. No era fácil subir por algo así, tenía miedo de que el raíl no aguantara el peso del ascensor. Si lograba subir, le gritaría a Steve para que tirase el paquete y así recogerlo.
Nailah

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 22/06/2017
Edad : 21

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm56/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm58765/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (58765/1000000)
Berries: 16.000.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 XYNELKC

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Ichizake el Jue 30 Mayo 2019 - 14:42

Estuvo a punto de perder el equilibrio cuando la torre tembló de nuevo, esta vez de forma más violenta que las veces anteriores. A esas alturas estaba poco menos que acostumbrado a que ese edificio cochambroso amenazase con venirse abajo como un castillo de naipes. Y ahí estaba él, en su interior, con un inexistente botín y un riesgo para su vida considerablemente alto. Como noche, las había tenido mejores.

Limpió la sangre de su espada en la ropa de su enemiga caída. Envainó y flexionó los dedos de la mano derecha, un tanto agarrotados por haber sujetado el arma con tanta fuerza y durante tanto tiempo. Luego vio a White, que había dado cuenta de su propio rival. Era una lástima que hubiese estado demasiado ocupado como para prestar excesiva atención a su forma de pelear. En fin, tampoco era muy importante.

-Estáis entero, por lo que veo -dijo White.

Gerald esbozó una leve sonrisa cansada. Hizo un breve repaso a sus heridas y se encogió de hombros.

-Más o menos. Más que este edificio, desde luego. Deberíamos empezar a pensar en una vía de escape.

No tenía la más mínima intención de quedar atrapado bajo toneladas de hormigón, pero encontrar el camino de vuelta hacia la entrada se le antojaba imposible. Con lo que habían tardado en llegar hasta allí con la aguja en buen estado, deshacer sus pasos hasta la entrada le llevaría toda la noche y una impresionante dosis de suerte. No se sentía especialmente afortunado, así que solo podía recurrir al último recurso de todo hombre extraviado: seguir avanzando.

-Apurad el paso, señor White. El tiempo juega en nuestra contra.
Ichizake

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 17/10/2015

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm89/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (89/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm210833/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (210833/1000000)
Berries: 50.500.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 SOu0yxs

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Deathstroke el Jue 30 Mayo 2019 - 16:16

Krauser había quedado hecho una piltrafa después de todo lo que le habían hecho, y la enorme esfera con su estrella de energía habían causado bastantes daños cuando se liberó su poder. La liberación había provocado que saliese lanzado sin control, por suerte fui a parar a la estructura de la aguja.

Cuando me incorporé pude ver toda la destrucción que se había llevado a cabo, notaba un dolo intenso en mi espalda, así como en uno de mis brazos. Lo más seguro era que se me hubiese partido algún hueso tras aquel impacto. Cuando me acerqué al cuerpo de Krauser por un momento llegué a pensar que se encontraba muerto, pero mi ojo cyborg pudo detectar latido en su corazón. Al lado de su cuerpo se encontraba el marine que parecía estar casi tan mal como él.

-Joder, estáis hechos una mierda – me agache mientras una energía regenerativa comenzaba a actuar sobre mis heridas.

Cogí a Krauser por la cabeza tapando su cara con mi mano y lo levanté mientras comenzaba a curarle. Luego me acerqué al marine e hice lo mismo. Posiblemente me odiase más aún por aquello, pero me daba igual. Arrastras los llevé a un lugar donde pudiesen descansar hasta que todo terminase.

-Marine, si tienes una de esas esposas de kairo pónselas. – le dije a Zuko cuando lo solté. – Capitán – dije mentalmente intentando establecer una conexión con Dexter – Aquí hemos detenido por completo a Krauser y reducido el daño de la esfera que explotó, ¿necesitas ayuda?

resumen:
Curar a Zuko y a Krauser, intentar hablar con Dexter


La gran noche [Capítulo] - Página 41 J8fRVR7

La gran noche [Capítulo] - Página 41 ILeRyxb

La gran noche [Capítulo] - Página 41 0qzZoWf
Deathstroke

Mensajes : 667
Fecha de inscripción : 08/05/2014

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm108/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (108/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm250220/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (250220/1000000)
Berries: 520.000.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 4Kx56qL

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Dexter Black el Jue 30 Mayo 2019 - 18:08

El camino estaba siendo demasiado sencillo. Entendía que poca gente reparase en él, al fin y al cabo había tomado apariencia de la chica invisible, pero no gozaba de su habilidad para no ser visto y, de hecho, en circunstancias normales seguramente lo hubiesen detectado. Sin embargo no ese día, que oportunamente todo el mundo había ido allí y la gente corría como pollos sin cabeza entre apagones, temblores y demás desastres que se sucedían sin cesar en aquel sitio. "Fácil", pensó para sí. "Demasiado fácil".

Siguió avanzando hacia el centro del lugar, donde encontró lo que esperaba: Un escenario, y alrededor de él un anfiteatro de gradas escalonadas. ¿De verdad ya había llegado hasta allí? Lo único que esperaba era que fuese una trampa y quien fuese que había organizado aquello no fuese simplemente un imbécil afortunado. Aunque era lo que más podía beneficiarle de cara a solucionar aquel disparate.

-Que nadie le haga daño -respondió a Deathstroke. Su voz mental, afortunadamente, no cambiaba-. Pero tampoco permitas que se vuelva una amenaza.

Se detuvo al borde de las gradas, observando el panorama. Ante él (ella, en aquel momento) se encontraban decenas de músicos, algunos de los cuales tenían la mirada perdida fija en el escenario. Y, aunque no veía a nadie en él, estaba totalmente convencido de que si alguien acababa de hablar por la aguja no debía estar muy lejos del escenario. A no ser que llevase un micrófono inalámbrico, pero eso era fácilmente solventable.

Sacó de sus bolsillos dos inhibidores de frecuencia. Aunque le impedirían utilizar el receptor, Deathstroke no necesitaba el pequeño auricular para comunicarse, y con su pequeño tamaño podían evitar que las frecuencias de radio que normalmente una petaca utilizaría llegase hasta el receptor que, con casi toda probabilidad, estaría cerca del escenario. Así pues dejó el primero en el suelo y lo encendió, dejando el otro en sus manos. En realidad con ese debería llegar, pero nunca estaba de más un poco de seguridad. Tras eso dio un potente salto que lo llevó hasta el escenario.

Si sobre él había un micrófono se arriesgaría a utilizarlo, y con la inocente voz de Alice, diría:

-¡Era un domingo en la tarde, fui a los coches de choque!

Solo había una persona que pudiese beneficiarse de aquella debacle: El único que había ganado poder con todo eso. Y, si realmente estaba detrás de todo aquello, se merecía ser desvelado.

-Ahora que tengo vuestra atención: subid todos arriba, he encontrado al responsable.

No lo había hecho, pero pronto saldría de su escondrijo.
Dexter Black

Mensajes : 1202
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm134/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (134/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm540000/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (540000/1000000)
Berries: 865.576.001

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 W4pbZri

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Giotto Leblanc el Jue 30 Mayo 2019 - 19:05

—Maldito haragán con complejo de maharajá —espetó en voz alta, contemplado como Dretch se marchaba de allí sin más.

Ni siquiera se había molestado en devolverle una simple mirada, ni un mero gesto de agradecimiento por salvar la vida de la novata a la que tanto interés tuvo en meter en la agencia. Sí, que con el tiempo le había tomado cierto cariño a la joven de cabellos rosáceos, pero en un principio no quería a desconocidos en la agencia. Falló con ella, pero acertó de lleno con Shintaro, pues Giotto tenía un dicho: “No te fíes de alguien con un color de cabello extravagante”, y así fue. El peliverde era un cretino y un traidor. En fin. Dejando de lado banalidades varias, se dirigió hacia Taylor.

—Creo recordar, si la memoria no me falla, que pese a ser una agente del gobierno desconoces las técnicas básicas del rokushiki, ¿cierto? —le preguntó, poniéndose a la espalda de la pelirrosa—. Así que si me permites…

El rubio flexionó las rodillas, puso una de sus manos en la lumbar de la joven y la otra en su femoral, y la sujetó como una princesa. Pese a su delgadez era pesada, quizá demasiado para alguien de su complexión. Se fijó en que el brazo que sujetaba su cuello era de metal y eso le desveló mucha de sus dudas.

—¿Desde hace cuánto que tú…? —le preguntó a la joven, para luego usar su geppou y situarse al lado de Dretch—. Los modales hacen al hombre, modista de segunda —le dijo Giotto, una vez se puso a su lado y le siguió.


Giotto Leblanc

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 10/08/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm45/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm37073/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (37073/1000000)
Berries: 1.176.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Ul2lopE

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Therax Palatiard el Jue 30 Mayo 2019 - 19:49

Ascendía sin que nada se lo impidiese, o al menos eso parecía. Como de costumbre, sus alas apenas se movían. Una tímida batida de vez en cuando era más que suficiente para garantizar su estabilidad, mientras que una poderosa columna de viento golpeaba con furia su plumaje.

Los huesos metálicos del Jinete se sucedían ante sus ojos a una velocidad vertiginosa, así como las eléctricas arterias que manchaban la oscuridad con sus chispas. Pero nada de eso importaba en absoluto a Therax. Percibía todo aquello como vano y lejano, sin ver ni mirar algo que en esos momentos se le antojaba tan insignificante. Ni siquiera el inminente desplome de la estructura o la voz que de nuevo interpelaba a alguien cobraban relevancia para él.

Por el contrario, su mente y su conciencia andaban perdidas en el sinfín de auras que, al igual que las entrañas de la Aguja, desfilaban ante él. Presencias iracundas y primitivas, iluminadas por una misteriosa energía tan antigua como el propio mundo. Auras comprometidas con una metafísica, abstracta y, probablemente, errónea concepción del bien. Dolor, gritos y muerte reinaban en la construcción.

-Hay que terminar con todo esto -dijo en su fuero interno.

-¿En serio? Yo pensaba que habíamos venido para echar la noche -replicó H con sorna desde lo más profundo de su ser-. Deja de dar vueltas sin sentido y busca al gañán. Has estado muy apartado de todo y ya va siendo hora de que regreses.

El rubio sabía que tenía razón, pero la fotografía de unos ojos tan profundos como misteriosos no abandonaba su mente. ¿Cómo se encontraría Annie? No sabía nada de ella desde hacía demasiado tiempo. Fuera como fuere, la albina tendía a buscar con ansia los problema y el conflicto. ¿O acaso era al revés? De un modo u otro, estaba claro que, si todo iba bien, los caminos de ambos concluirían al final de aquel sendero.

Rastrearía en busca de la presencia del pelirrojo y, una vez identificada, volaría a toda velocidad hasta ella, aterrizando junto a su capitán con una media sonrisa en su rostro.


La gran noche [Capítulo] - Página 41 Fb8aMCq

La gran noche [Capítulo] - Página 41 2yBBBTF
Always:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Xafd8fA
The tempest has arrived:

La gran noche [Capítulo] - Página 41 PrWw8sI
Shurmanos de la tormenta:

La gran noche [Capítulo] - Página 41 AoFFtJq
Loh Polloh:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 DMe5Vuv

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Bylrguu
Therax Palatiard

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm95/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (95/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm201555/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (201555/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 KyiJTdX

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Iulio el Jue 30 Mayo 2019 - 20:01

El caos y la destrucción se habían hecho amo y señora de la estructura que, irónicamente, había sido construida con ese fin. Los cuerpos de quienes habían sido liberados eran aplastados por los fragmentos de roca y metal que se desprendían. Al mismo tiempo, una voz resonaba desde algún lugar... Una vez más. Era evidente que a alguien no le habían prestado la suficiente atención durante su infancia.

Varios escombros trataron en vano de aplastarme, obteniendo como resultado la reintegración de mi cuerpo. Era un fastidio, sí, pero al menos caminaba con más seguridad que cualquier otro. No obstante, cualquier atisbo de serenidad desapareció en cuanto mis ojos vieron a Ellie. Y si no era ella, se parecía demasiado. Al igual que los seres que habíamos liberado, su aspecto había cambiado radicalmente. Lo más llamativo era su actitud, que había ido desde un tono afable y despreocupado a... bueno... la locura absoluta.

Maldije por lo bajo, observando a continuación a un maltrecho comodoro Kasai. Por muy poco que me gustase, y sabiendo que aquello llegaba demasiado tarde -aunque, por una vez, no fuese a consecuencia de mi dejadez-, cubrí la distancia que me separaba del oficial a toda velocidad.

Una vez allí, ejecuté un vago saludo militar y formulé la pregunta más sencilla y directa que se me ocurrió:

-¿Dónde se me necesita, señor?
Iulio

Mensajes : 165
Fecha de inscripción : 31/08/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm52/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (52/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm49650/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (49650/1000000)
Berries: 5.578.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 SBxtRmF

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Taylor Fitzgerald el Vie 31 Mayo 2019 - 11:33

Taylor miró una vez más el cuerpo quemado del revolucionario. Se arrodilló, para coger la vara metálica y guardarla, sin dejar de mirarlo. El fuego de Giotto había logrado eso y pensó en que quizá debía tener unos soportes en su cuerpo que le permitieran generar fuego, sería útil para situaciones así. De no ser por su cuerpo metálico para atontar tanto al gorila como al pelirrojo, no habrían tenido oportunidad de vencerlos.

La muchacha se levantó, quedándose cerca de su compañero ignífugo. Sonrió por lo bajo al ver como insultaba a Dretch, pero enseguida recobró la compostura. Su superior estaba bastante alterado y había pasado de esperarles para continuar a por el hombre trajeado. Taylor no era tonta e intuía el por qué se su comportamiento. Todo había ido bien hasta el final, ahora que ya estaban más cerca de lo alto.

La agente miró de reojo a Giotto, ya que este estaba situándose detrás suya y cuando se iba a girar para responderle, la levantó en brazos. De nuevo, necesitaba unos propulsores con urgencia. Le resultaba lamentable que tuvieran que llevarla en brazos con el geppou. Siguió con la mirada a Dretch, desde lo alto, hasta que su compañero captó su atención. Al menos él parecía habérselo tomado mejor que su superior.

-Es una larga historia que contaré cuando todo esto termine, pero me alegro de que no te comportes como él - señaló, suspirando y tras eso bajó de Giotto, dejando en el centro de los a Dretch-. Todo este tiempo ayudándote con cosas peligrosas en la Aguja para después ganarme esas reacciones. Sé que puede parecer difícil de entender, pero no cambia nada en mí que sea un robot - estiró su brazo - Tu también tienes un brazo mecánico y te hemos mostrado nuestro apoyo, ¿por qué yo merezco ese desdén? Si crees que soy una traidora por ocultar algo así... era por esto mismo, por que quería evitar todas esas reacciones. Nadie sospecharía de un robot que parece una humana, pero ya veo que los humanos sois complejos hasta para las buenas acciones.

Tras eso, caminó mirando al frente, dando unos pasos por delante de sus compañeros. Si iban a por el hombre trajeado no podía andar lejos.
Taylor Fitzgerald

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 09/03/2018

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm10/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (10/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm2700/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (2700/1000000)
Berries: 330.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 7os5mME

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Hamlet el Vie 31 Mayo 2019 - 16:55

El escupitajo salpicó mi armadura, aunque la ira del momento consiguió que me mantuviese impasible ante este gesto. Notando que la niña estaba realmente herida, la solté. Mantuve el ceño fruncido en todo momento, pues aún no me había dado cuenta de lo que había hecho. La observé con desdén: tan poca edad y ya había estado al borde de graduarse de asesina.

-No vuelvas a hacer eso -dije con acritud-. Quédate quieta y respeta a la Justicia.

En mí quedaban pocas ganas de volver a tratarla como una niña. En aquel momento pensé que se había ganado aquel golpe, que de algún modo estaba orientándola nuevamente hacia el camino del orden y la virtud.

Eché un vistazo a la sala. Zor-El había logrado acabar con su contrincante, aunque no podía decir lo mismo de los rivales de Nakajima y el mapache. Me imaginé que el comandante debía de estar dispuesto a ayudar a cualquiera de los dos, por lo que me encogí de hombros, mientras mi expresión grave se tornaba en una de cierto pesar, y me dispuse a marcharme por el pasillo. Allí ya no me necesitaban. Quizás sería más útil en otra parte.

Volví la vista hacia la niña, y algo dentro de mí me hizo sentir una profunda vergüenza y lástima por la joven. Intentando evitar estos pensamientos, le dirigí una última mirada cargada de pura frialdad -aunque quizás solo sirviese para convencerme a mí mismo de que lo que hacía era correcto- y emprendí el camino hacia el umbral al fondo de la habitación, que llevaba a un oscuro pasillo. A estas alturas, no sabía qué podría ser lo siguiente.

Resumen:
Ir a la habitación contigua.
Hamlet

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 28/12/2017

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm33/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (33/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm20400/790000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (20400/790000)
Berries: 617.500

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 AjTRKne

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Steve el Vie 31 Mayo 2019 - 17:32

Habíamos subido a un ascensor, gracias al engaño de Nailah, que parecía ir a lo alto de la aguja. Nos acompañaba el hombre, posiblemente porque no se fiaba de la mujer. Razonable, si la guerra dependía de lo que tenía en el paquete, yo tampoco me fiaría solo porque lo dijeran unos extraños. Por suerte y desgracia para mi, la guerra no dependía de un paquete normal y corriente.

Tras un poco de subida, un estruendo sonó y el ascensor vibró como si algo hubiera impactado contra él. Perdí un poco el equilibrio debido al movimiento, y tras asegurarme de que no le había pasado nada al paquete, alcé la mirada para ver al hombre caer. No creo que sobreviviera.

Ahora nos encontrábamos en un pequeño problema, sobre como salir, porque el ascensor no parecía moverse. Ante la situación, la chica decidió intentar salir por una trampilla que había en el techo del elevador. Me comentó que debíamos subir por el riel, que ella iría primero, a lo que asentí en afirmación. Así que esperé a que ella empezara a subir. Cuando llegase arriba, subiría al techo del ascensor, y como me indicó, traté de lanzarle el paquete con todas mis fuerzas para que llegara con seguridad a donde estaba, tratando de no hacer un movimiento muy brusco debido al momento tan precario del ascensor. Tras eso, empezaría a moverme por el mismo camino que ella había seguido.
Steve

Mensajes : 2343
Fecha de inscripción : 30/01/2012

Hoja de personaje
Nivel:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm1/150La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (1/150)
Experiencia:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 3qaWnZm0/1000000La gran noche [Capítulo] - Página 41 9h2PZk8  (0/1000000)
Berries: 40.000

Ver perfil de usuario

La gran noche [Capítulo] - Página 41 La1RvDH

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty 00:00

Mensaje por StaffOPD el Sáb 1 Jun 2019 - 0:29

Las explosiones y llamaradas se suceden sin cesar, auspiciadas por el bombardeo incesante y el fuego cruzado entre la Marina y defensores de la aguja, que van dejando cada vez más maltrecha la estructura de soporte. Es en este momento cuando, de pronto, de nuevo una frase sin sentido recorre la aguja:

-¡Era un domingo en la tarde, fui a los coches de choque!

Se trata de una voz dulce, aunque ni de lejos sinfónica. Algo más apagada, a lo lejos, suenan sirenas y parece como si alguien intentase corear la cancioncilla, pero todo sonido desde la aguja se corta al instante por unos segundos, y tras eso se puede escuchar una voz que, ahora sin distorsión, todo el mundo puede reconocer: David Brownie.

-Tenía otros planes pero... Supongo que no es mal comienzo para el concierto.

La gran noche [Capítulo] - Página 41 NGbQmHY

Dexter, Zane, Therax, Luka y Marc:
Con la torre hecha un caos, la estructura comprometida y las defensas desactivadas no encontráis mucha resistencia a la hora de subir al último piso.

Una plataforma enorme, con varias estructuras edificadas, la mayoría de aspecto funcional. Parece ser que no hay luz en gran parte de los edificios y sólo funcionan con energía de emergencia. En el centro podéis ver un escenario, el cual se hunde en el suelo con unas gradas de aspecto semicircular. En el escenario podéis ver que una joven canta la primera frase de una canción que a muchos os suena mientras el público cuchichea confuso.

De pronto, tras decir una frase bastante llamativa... las luces se apagan y los focos apuntan al centro, justo por detrás de esta chica.

Dexter, tu frase ha resonado por toda la aguja, quizás mucho más fuerte de lo que pretendías. Puede que ese micrófono sea peligroso.

Tras decirlo las luces se apagan y los focos apuntan justo detrás de ti. Un llamativo juego de pirotecnia sale del escenario mientras una figura emerge de una plataforma. Sabes quien es, sospechabas que estaba detrás de esto, pero no esperabas estar en lo cierto.

David Brownie en persona, preparado y ataviado para el concierto de su vida, una sensación incómoda recorre tu espalda cuando vuestras miradas se cruzan.

- En efecto, estaba a punto de decir eso mismo. Tenía otros planes pero... Supongo que no es un mal comienzo para el concierto.

Chasquea los dedos y las luces se encienden, el público por fin tiene delante a su estrella. Como si no pasase nada camina a tu lado mientras saluda de forma teatral a sus fans.

- Veo que te has asegurado un puesto de primera fila para el espectáculo.- Se vuelve al micrófono para hablar directamente al público. - Pero descuidad, en unos minutos los preparativos estarán listos y el concierto podrá empezar. Hasta entonces... Poneos cómodos y disfrutad.- Se vuelve hacia ti. - ¿Y bien? ¿En qué puedo ayudaros?
Death, Zuko y Iulio:
Zuko, yaces al lado de Krauser, malherido por el combate, los primeros auxilios que te han aplicado son útiles y muchas de las heridas recibidas no dejarán cicatriz. El ojo en cambio... el daño es profundo, no sabes muy bien si lo podrás recuperar.

Entre tanto llega tu subordinado, podrías ponerle al día de la situación o darle instrucciones de que asegure a Krauser.

Death, notas que está inconsciente, cercano al coma. Aun estando atendido sus heridas son tremendamente graves, ha perdido cerca del 80% de la piel, esta está quemada o carbonizada. Los músculos tienen innumerables cortes, algunos atendidos, otros sangrantes. Está estable, de momento, pero notas que su ritmo cardíaco va en aumento.

De una de sus heridas sale lo que parece un manojo de hilos blancos, con algunas puntas chamuscadas. Empieza a reptar confuso por el suelo, creando apéndices y retrayéndolos como si de patas se tratase, explorando, buscando. Se pone al lado de Zuko, pero tras unos segundos se lanza hacia la cabeza a Iulio.
Los fugitivos:

Zay, tu puñetazo da justo en su blanco y escuchas al hombre gemir de dolor. Cae al suelo y aunque hace un breve ademán de volver a levantarse, pronto se queda inconsciente. La última cosa en su mente son las palabras de Galhard… que te coge y juntos ascendeis junto al pilar de hielo.

Arthur, por suerte para ti las uñas de la mujer se clavan en el hielo… aunque eso implica que empieza a elevarse también. Jack, por tu parte consigues sorprender a la mujer, que se queda en el suelo hecha un lío pegajoso. Y parece que soltó las esposas en algún momento, se han quedado atrapadas en tu caramelo. Erik, un sexto pilar de hielo te eleva y reúne con el resto de la brigada y Zay. Por cierto, la oveja rosa de Bleyd se te ha subido al regazo.

No parece que seais muy capaces de coordinaros para vuestra técnica secreta, pero lo que está claro es que continuais avanzando. Podéis ver a vuestros pies que vuestras batallas no eran ni de lejos las únicas teniendo lugar. Veis explosiones, rayos, muertos y a todo tipo de gente luchando por su vida. Por fin, llegáis arriba de todo. Lo más alto de la aguja. Ante vosotros hay varios edificios, un par de torres y lo que parecen algunos cuarteles. No hay mucha gente por el lugar, aunque si que veis a un joven con cascos en la cabeza y papeles en la mano corriendo apresuradamente.
Bleyd:
Empiezas a apretar botones y las imágenes de las cámaras van cambiando. Localizas a Al y su pandilla, Fluffle incluido. Están subidos en una especie de espiral de hielo en plan ascensor improvisado. Pronto salen del rango de la cámara. Otra apunta a una pelea masiva en la que parecen estar involucrados muertos vivientes y la tercera… la tercera te muestra algo que no reconoces. Un escenario de piedra blanca, sólida, lleno de gente. Reconoces algunos de tus músicos favoritos. Se miran unos a otros como esperando a algo… o a alguien.

De repente, una serie de botones te llaman la atención y reconoces bajo cada cámara el símbolo universal de un altavoz. Si pulsas uno (o varios) se encenderán… expectantes. Tras la puerta cerrada, se oyen unos golpes contra el metal.

-    ¡Oye, Mark! ¿Has avisado ya a los refuerzos del area 7? ¡Hay prisa, caray!
Hamlet:
Continúas por el pasillo, que se va estrechando. Desemboca en una pequeña escalera de caracol hecha de metal y si la subes te encontrarás en pasillo todavía más pequeño. Apenas queda espacio entre tu cabeza y el techo. Está pobremente iluminado y aquí y allá hay telas oscuras, mesas polvorientas y cajas abiertas con extraños objetos en ellas, desde pelucas hasta un caballito de madera. De repente, oyes voces. Algo más adelante, a la derecha, hay una puerta entreabierta. Dentro, lo que parece una habitación utilizada como almacén improvisado, con dos hombres en ella. Visten de latex y cuero negro y cada uno lleva una espada en la mano. Están peleando y tirando cosas al suelo en su refriega, pero ambos sonríen y gritan cosas como: ''¡Ajá!'' y ''¡On garde!''
Kairol Danvers:
Tu entrada magistral deforma el suelo bajo tus pies, lo que te hace sospechar que la aguja no es tan resistente como parece o que, por la contra, está gravemente dañada y al borde del colapso, lo que la convierte en un peligro aún mayor. Pero dejando eso de lado, el caos generalizado y la gente yendo de un lado para otro no parece significar nada bueno. Si avanzas un poco, entre cuartelillos y antenas de radio, llegas a un escenario de piedra blanca sobre el que se encuentra una muchacha. Alrededor de ella hay una grada descendente en la que ves algunos de los músicos más famosos de los últimos años… Y… Bueno… Otros que no tanto.
Ellie:
Un disparo te roza el hombro mientras golpeas a un pelotón con furia titánica, y una pequeña esfera de metal brillante pasa por encima de tu cabeza. Frente a tus ojos, un hombre de altura impresionante y mirada aterradora te observa, cargando su disparo para, justo después, apretar el gatillo.

http://www.onepiece-definitiverol.com/t22695-ellie-vs#219512
Dretch, Taylor y er tontopicha de las llama':
Dretch, consigues derribar al hombre, que cae de bruces desde lo alto del muro al suelo maltrecho del pasillo. Parece que le entra el pánico, pues coge su escopeta y dispara a la cabeza de Giotto, que lo atraviesa al ser logia. El hombre, todavía más asustado, tira la escopeta a Giotto que lo vuelve a atravesar.

—¡Alejate, monstruo elemental!

Se intenta levantar para marcharse, pero parece que no puede. Lo mismo deberiais retenerlo.
Estevo y Nayala:
Steve, consigues a duras penas lanzar el paquete, pero eso si, con una precisión espectacular. Tal vez deberías haberte fijado en la etiqueta de frágil que lleva, aunque seguramente sea una exageración. Al fin y al cabo, es un instrumento capaz de cambiar el rumbo de una guerra.

En cualquier caso, mediante esta estrategia lográis subir ambos y justo saltar del ascensor mientras este colapsa cayendo y, probablemente, matando a vuestro amiguito. Nailah, ahora nada se interpone entre tu banda y tu... Salvo la legión de la muerte que tenéis delante descargando balas a diestro y siniestro, los hombres bestia hormonados y la situación de caos general que reina, además del fantasma del comunismo. Steve... ¿Has escuchado lo que dice la aguja? Tienes un pequeño deja vu.

La gran noche [Capítulo] - Página 41 0qzZoWf

Maki, Tenebrex y Osuka:
Maki tus suaves, apestosas y sudadas protuberancias delanteras se posan sobre el rostro de tu enemigo, el cual se desangra por la nariz y algo nace bajo sus pantalones. Inmediatamente después cae inconsciente sobre el suelo.

Cuando te alejas de número tres, la reencarnación del mal, puedes ver como la aguja está algo inclinada, no mucho, peor lo suficiente como para que quemes más calorías al caminar. De frente te topas con Edward y Osuka que están a punto de subir unas escaleras que llevan directamente a los anillos superiores.

Los antiguos miembros de la venganza de la quimera pueden ver como el oficial Augustus Makintosh está acercándose a vosotros, quizá sería buena idea ir con él también.

La escalera lleva al primer anillo. Allí no hay nada, pero hay un puente que lleva a uno de los pilares donde hay algo parecido a la puerta de un ascensor. El puente está roto, habiendo un salto de diez metros entre un lado y el otro. Si miráis abajo veréis que es una caída mortal, o sino os dejaría algo moñeco.
Annie:
Las flechas dan en su objetivo, el cual se ha quedado inmóvil y su máscara se ha caído. Si te fijas bien le has visto en alguna parte, se trata de uno de los jefes de departamento de la revolución y un rapero conocido como Big Popa.

Ves como muchos otros están volando hasta la cima, quizás debería darte prisa. Si subes verás que hay un hombre enmascarado andando por allí. Hay una gran cantidad de estructuras funcionales como cuarteles, torres de control y algunos edificios.

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Fb8aMCq

AEG:
La fuerte presencia que sientes se parece a la del emperador del Mar, Dexter Black, sin embargo, no estás seguro completamente de ello. No obstante, algo llama tu atención. Si te fijas hay un edificio de tres plantas, en cuyo segundo piso hay una luz parpadeante. Allí ves una silueta, pero no distingues correctamente si es un hombre, una mujer u otro ser de este mundo tan bizarro en el que vivimos.

Frente a ti hay unos pocos revolucionarios algo nerviosos, pero están armados y seguramente intentarán atacar a cualquiera que se acerque a la torre. No muy lejos de ti hay una joven de cabellos blanquecinos y buena silueta, la cual parece mirarte.
Ichizake, William:
Oís una extraña música que suena como apagada. Suena bajo vuestros pies. Si miráis abajo veréis que la anterior explosión ha causado cierto daño en el suelo. Grietas por todas partes. Entonces, sin previo aviso, sin daros tiempo a reaccionar siquiera, el suelo se hunde bajo vuestros pies. No os hacéis mucho daño y cuando os levantáis entre los escombros os dais cuenta de la marchosa música que suena.



Podéis ver de pie a un hombre con camisa blanca y corbata, observandoos con un bidón de gasolina en la mano. Parece confuso. Frente a él hay sentado, atado de pies y manos, un hombre amordazado, empapado en lo que solo podéis deducir que es gasolina, y con el rostro lleno de heridas.

—¿Qué cojones? —dice el torturador.
Kaito:
Oyes una especie de quejido. Pero no es un quejido normal. Suena extrañamente armonioso, como si fuesen exhalaciones de esfuerzo durante un baile. De entre la niebla puedes ver como surgen los zombis que se han vuelto a levantar. Todos ellos siguen una especie de baile sincronizado. En el centro, una figura de tez oscura, cabellos rizados y un extravagante chandal rojo, comanda los movimientos de baile.

—¡Shamon! —grita, con una aguda voz —. Porque esto es Thrilleeeeer...

Durante uno de sus pasos de baile se agarra la entrepierna y aprieta con fuerza. Puedes ver que le duele un poco, pero resiste por la voluntad del artista. Parece que quiere que bailes con él.

La gran noche [Capítulo] - Página 41 1gCmTB1

Mapas:
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Mapas_13
La gran noche [Capítulo] - Página 41 Mapas_12
StaffOPD

Mensajes : 1186
Fecha de inscripción : 23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

La gran noche [Capítulo] - Página 41 LlH4zVf

Volver arriba Ir abajo

La gran noche [Capítulo] - Página 41 Empty Re: La gran noche [Capítulo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 41 de 44. Precedente  1 ... 22 ... 40, 41, 42, 43, 44  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.