Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]

Ir abajo

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Empty Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]

Mensaje por Taylor Fitzgerald el Jue 11 Jul 2019 - 21:44

La vista ante sus ojos robóticos se enturbiaba cada vez. Había salido ilesa de su primera guerra y por algún motivo, se sentía extraña. No estaba con esa tranquilidad cuando todo había comenzado y algo le preocupaba demasiado, quizá fuera por estar desconectada desde hace mucho rato, pero se sentía libre. Extraña y libre, y por primera vez sentía emociones que jamás llegaría a poder sentir. Miró de nuevo al horizonte, viendo como la Aguja se desmoronaba dejando un rastro de polvo que se dirigía hacia el cielo y con ello, un nuevo amanecer. Un nuevo día para millones de personas inocentes que no sabían de lo que habían sido salvadas. Suspiró aliviada y se dio la vuelta, adentrándose en el interior del buque en el que habían huido. Ahora solo debían esperar hasta poder llegar al Reino de Lvneel, que sería la primera parada de una larga travesía hasta Ennies Lobby.

Los días que duró el viaje la agente apenas se mostró visible con sus compañeros e incluso apenas mantuvo contacto con estos. Tenía demasiadas cosas en su cabeza como para relacionarse socialmente. Durante el tiempo que permaneció encerrada estuvo investigando la información que le había dado tanto Shintaro como Dexter Black. Estaba claro que ella nunca delataría al peliverde, pero su actuación en la Aguja, sobre todo en los momentos finales, había sido bastante deplorable.

Por otro lado, cada vez tenía más dudas sobre el comportamiento del Yonkou Dexter Black, pero enseguida se disiparon cuando los revolucionarios vinieron a su mente, haciendo que florecieran pensamientos de odio hacia ellos. Al no poder recibir avisos en su base de datos por parte de sus superiores se sentía bien por no estar controlada con lo que pensaba y poder actuar libremente, pero aquello no duraría eternamente y cuanto más tardara en reconectarse, más cruel sería el castigo. Solo de pensar que podían arrebatarle la autonomía total como a Doce le aterraba profundamente.

Una fuerte bocina indicó que ya estaban cerca de su destino. Taylor recogió los documentos y, al ver su pistola sobre la cama, la dejó allí. Estaba harta de las armas y derramamiento de sangre, era momento de celebrar que la gente seguía viviendo. Abandonó el camarote y llegó hasta la cubierta. Buscó con la mirada a sus compañeros, pero no le pareció verlos a simple vista y tras eso, se acercó hasta la barandilla. El mar estaba en calma y permitió que el buque atracara con suma facilidad y rapidez. Corrieron las pasarelas y numerosos agentes fueron bajando, pero ella debía esperar por sus compañeros de la división. ¿Dónde se habían metido?
Taylor Fitzgerald

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 09/03/2018

Hoja de personaje
Nivel:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm45/150Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm36900/1000000Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (36900/1000000)
Berries: 490.000

Ver perfil de usuario

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Z19GyP2

Volver arriba Ir abajo

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Empty Re: Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]

Mensaje por Dretch el Mar 10 Sep 2019 - 17:50

Aquella mañana, nada parecía distinto a lo habitual. Casi nada. Tan solo alguien muy aburrido, cuya vista se dirigiera hacia el cielo, habría logrado darse cuenta de la ingente afluencia de gaviotas que se agolpaban sobre mástiles y aparejos de estribor. Nadie salvo Myke Stroncio, un joven recluta que transportaba la colada recién planchada del capitán y miraba a las aves con ojos recelosos. Craso error.

No muy lejos de allí, un hastiado Dretch Buerganor hacia balance sobre sus desventuras en el mar norteño. No tenía ni idea de cómo había logrado huir del Jinete del North Blue, pero si sabía la razón. Estaba harto de la grandilocuencia del almirantazgo, harto de tanto secretismo, harto de todo. Era comprensible. Hasta para un agente de la Cipher Pol. Durante su última misión había aprendido que había formas menos cruentas con las que de ganarse la vida, suponiendo que tuviera el valor de tomar algún día esa decisión. Sea como fuere, ahora se encontraba atrapado en un navío de línea marine sin gran cosa que hacer ¿Su único aliciente? Poner en jaque a los cocineros encargados de realizar el inventario de las despensas. Podía parecer un juego de críos, pero el joven búho mataba sus horas muertas realizando impecables incursiones en las despensas, más por puro aburrimiento que por hambre. Aun así, las horas se le hacían eternas.

Justo en aquel preciso instante, nuestro afable protagonista se encontraba apoyado en uno de los mamparos de estribor comiéndose una pequeña bolsa de pipas de calabaza, su último y preciado botín de las cocinas, cuyo consumo pasaba desapercibido bajo los pliegues de su bufanda. Aunque bueno, quizás tan solo inadvertido a ojos humanos, pues cada vez más y más gaviotas comenzaban a posarse a sus alrededores, mirando con ojos golosones su ansiado almuerzo. Pero, para alguien que no tuviese ni la más remota idea de lo que allí estaba sucediendo, tan solo podrían a ver a un hombre ensimismado en sus propios pensamientos y a toda una bandada de fieles lacayos que esperaban tan solo una orden de su amo.

Bajo aquel manto de misticismo, las miradas de Buerganor y Stroncio se cruzaron. Al voltearse el agente hacia el cadete, cerca de una decena de gaviotas alzaron el vuelo para volver a posarse nuevamente desde una posición en la que pudiesen tener contacto visual con la bolsa de pipas del agente. Sin embargo, las miradas inquisitivas de las aves lograron impresionar al joven cadete, cuya voz vibró con nerviosismo.

- ¿Qué demonios crees que haces? – preguntó sobresaltado el joven Myke Stroncio, mientras trataba de forcejear para apartarse de la posible línea de fuego de las aves – ¿Tienes idea de lo que nos harán si esos pollos llegan a machar este uniforme? Aléjate de…

Sus palabras fueron interrumpidas por las del agente, el cual le agarró y zarandeo firmemente por el brazo.

- Hay gaviotas… – confirmó con una vehemencia y con un tono de voz mortecino que casi daba miedo. Su rostro estaba más pálido de costumbre y unas marcadas ojeras destacaban en una expresión corporal que a todas luces reflejaba el malestar de una persona que no estaba acostumbrado a la vida en la mar – ¿Hemos llegado ya a Lvneel? ¿Cuánto falta para llegar?

Por desgracia para el agente, tendría que pasar al menos unas cuatro horas en aquel barco para pisar tierra firme. Pero, el joven Mike Stroncio, en su afán por quitarse de encima a semejante colgado, le mintió para poder proseguir con sus quehaceres.

Tan concentrado estaba en su ejercicio de introspección para reprimir el mareo y las nauseas, que cuando sonó la bocina que indicaba que el navío se aproximaba a puerto, este no reacciono. Para cuando se quiso dar cuenta de esto, la mayoría de militares ya habían puesto un pie en tierra firme y tan solo los reclutas y algún que otro sargento permanecían en cubierta. Acompañado de su legión de gaviotas, las cuales ya directamente no mostraban reparos en posarse sobre los hombros y la cabeza del agente, dirigió sus pasos hacia la pasarela de madera que daba acceso al muelle. Antes de llegar a ella, logró vislumbrar la cabellera rosa de Taylor Fitzgerald ¿Por qué estaba seguro que se trataba de ella? Bueno, cualquiera con aquella apuesta estilística nunca lograría encontrarse a esa distancia de un barco de la marina, a menos claro está, que se encontrase en los calabozos ¿Cómo era posible que hubiesen viajado todo el mismo tiempo en el mismo navio y no se hubiesen encontrado? ¿Acaso se estaban evitando? La respuesta por parte del agente era clara. Si. Escuchar la verdad sobre la naturaleza de su subordinada era algo que aún le costaba digerir y, sinceramente, no sabía cómo reaccionar ante un robot. Todo lo que sabía y había aprendido no servía de nada frente a un autómata como ella. No se sentía cómodo, es más, se sentía más juzgado y cuestionado que en compañía de sus superiores. Lo único cierto de aquella situación era que, Dretch no tenía ni la más remota idea de qué demonios hacia alguien como ella en la Karasu, ni que querían aquellos tipos de Kern obtener de todo aquello.

El desconocimiento sacaba lo peor del agente. De hecho, prácticamente sin ser consciente de ello, comenzó a escorarse ligeramente hacia su izquierda para salir del posible ángulo de visión de la pelirrosa y marcharse de aquel lugar sin que esta llegará a saber ni tan siquiera que se habían cruzada. Sin embargo, por muy sigiloso que el agente pudiese ser, nada ni nadie lograría calmar a la irritante bandada de gaviotas que lo acompañaban. Al quedar al descubierto a escasos metros de ella, no le quedó más remedio que saludar.

- Vaya, que coincidencia ¿No me digas que tú también estabas en este barco? – preguntó mientras deseaba con todas sus fuerzas que un agujero se abriera bajo sus pies, tragándoselo y sacándole de aquella incómoda situación.


Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  NGbQmHY
Dretch

Mensajes : 342
Fecha de inscripción : 06/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm78/150Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm121599/1000000Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (121599/1000000)
Berries: 1.926.000

Ver perfil de usuario

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  HSwKHg8

Volver arriba Ir abajo

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Empty Re: Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]

Mensaje por Taylor Fitzgerald el Jue 12 Sep 2019 - 17:31

Taylor se apartó hacia un lado, cada vez salían más personas del buque marine y no entendía de donde habían podido aparecer si en alta mar no parecía haber tantos. La joven esperó a que dejaran el paso libre y cuando se disponía a abandonar el barco, una vez más, otra bandada de marines apareció del interior. Cuando se giró se topó con quien menos esperaba. Su jefe. ¿Podía decirle así? Técnicamente lo era, pero a una persona como él no se le podía llamar jefe, no después de todo lo que le había hecho y dicho.

La agente sabía desde el primer momento que él también se encontraba en el buque, pero no tenía ni el más mínimo interés de hablarle o de estar a su lado. Su superior también se había comportado de un modo muy extraño últimamente y al ver sus ojeras ya pudo intuir que no se encontraba en muy buen estado. ¿Pero qué le importaba a ella? Tuvo muchos días para pensar sobre qué hacer en la Karasu si abandonarla del todo o permanecer y no sacó nada en claro, se había desconectado por ellos y eso implicaría un castigo muy grande. De hecho, ni siquiera habían intentando reconectarla lo cual le preocupaba. Quizás, cuando lo consiguieran, ella perdiese toda la autonomía de una vez por todas.

-Si, por raro que sea tuvimos que huir juntos - se encogió de hombros y se quedó mirándolo-. ¿Qué quieres? - preguntó cansada.

Por lo que sea, la conversación entre ambos siempre terminaba en una discusión y la agente estaba harta de no poder hablar las cosas con claridad. La última vez que este se disculpó fue con la Aguja desmoronándose, creía que todo se habría solucionado y pondría fin a las diferencias, pero no fue así. Todo derivó en que ninguno de los dos quería verse mutuamente y aun así, allí estaban, de cara a cara.

La joven se giró, con las manos en los bolsillos y bajó la pasarela. No iba vestida como agente del gobierno, si no como una chica normal con su día de permiso libre. Llevaba una camiseta de tirantes gris y unos pantalones holgados negros, dejando a la vista partes de su cuerpo metálicas. El brazo derecho ya no tenía ni una sola gota de piel, ella misma se la había arrancado poco a poco porque le molestaba.

Por delante de ella pasó un joven muchacho muy nervioso con un carro con numerosas perchas de las que colgaban trajes marines. Parecían importantes pues cualquiera que le rozaba enseguida les replicaba. Llegó hasta su lado y le dio una palmada en el hombro.

-Chico, deberías relajarte, si les gritas a todo el que pasa a tu alrededor te la van a acabar liando. - Este frunció el ceño ante el comentario de la pelirrosa y el joven se apartó del perchero para apuntarla con el dedo.

-¡Otra igual! ¿Es qué no ves que son trajes muy importantes para los altos mandos? Si les pasa algo perderé mi trabajo, ¿por qué a nadie les entra en la cabeza? - exclamó llevándose las manos a la frente, agobiado.

-¿Y por qué no esperas a que todo se despeje un poco? No sé, además ¿quién iba a querer hacerles algo a unos trajes? He visto a gente muy peligrosa, pero que alguien quisiera destrozar trajes por gusto, no.
Taylor Fitzgerald

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 09/03/2018

Hoja de personaje
Nivel:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm45/150Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm36900/1000000Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (36900/1000000)
Berries: 490.000

Ver perfil de usuario

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Z19GyP2

Volver arriba Ir abajo

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Empty Re: Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]

Mensaje por Dretch el Vie 13 Sep 2019 - 12:54

Para su sorpresa, el encuentro de la iniciada resultó mucho menos incomodo de lo que a él le había parecido en un primer momento. Quizás esto se debería a que, su rol de jefe primaba por encima de el de camarada gubernamental. Al comprobar el estado en el que la piel de Fitzgerald había quedado tras el último enfrentamiento y la indiferencia de esta al no estar sujeta a sentimientos tales como el dolor o el decoro, un curioso tic surgió en su ojo izquierdo.

Mientras esta le dedicaba unas palabras al joven y prometedor Stroncio, acerca de sus hábitos en cubierta. El agente, en un tenue tono de voz, se dirigió hacia la iniciada.

- ¿Qué que quiero? – preguntó casi indignado mientras estudiaba con su ojo sano a la iniciada – Esta claro que no te has echado un vistazo, mírate ¿Es que quieres aterrorizar a medio Lvneel y salir mañana en la portada de todos los periódicos locales? tápate Miss Daisy, que vas enseñando mucho chasis. Los habitantes de North Blue no son famosos por su tolerancia y apertura hacia las costumbres del exterior, no creo que necesites que te ponga ejemplos…

Su vista se fijó entonces en el jovencito Myke Stroncio, el cual a cada minuto que pasaba parecía más confuso e irritado.

- ¿Puedes conseguirnos algo de su talla? No creo que quieras pasarte los mejores años de tu vida haciendo la colada para otros ¿Verdad? Estoy seguro que Ennies Lobby hay uniformes de la tuya – comentó con tono casi cantarín que, para nada hacía sospechar de sus intenciones.

Una vez el marine se ausentó, este se dirigió nuevamente hacia la iniciada.

- Sé que sin una misión de por medio la jerarquía de mando carece de sentido, pero hasta donde yo tu nunca has estado en Ennies Lobby y no sabes cómo funciona la burocracia de despachos de allí. Bueno, quizás sí. Realmente no sé hasta dónde llegan tus conocimientos. Pero tanto Leblanc, como Shintaro y tantos otros agentes llevamos meses sin poner un pie en Enies Lobby… Siempre encuentran una excusa para no hacernos regresar. Habría que ser ciego para no saber que se está cociendo algo a nuestras espaldas  –confensó, casi confirmando definitivamente algo que ya llevaba sospechando varios meses– Con lord Davis y Annette teníamos ciertas licencias y capacidad de negociación, pero si cambian a la directiva al completo se acabaran los favores y las concesiones… Bueno, yo con lo de Shintaro ya estoy bien jodido. Como Leblanc o tú os vayáis de la lengua con lo que sabéis o creéis saber, no estaré en mejor situación que ese marine. A fin de cuentas, yo fui quien le introdujo en la división y soy el responsable. Si, puedo contar con tu silencio, tan solo tendríamos que asegurarnos de que Giotto no cante y meter en vereda a esa sabandija de Shintaro. Piénsalo de esta forma, es un favor. Si tú me ayudas con esto, tendrás vía libre de pedirme lo que quieras en un futuro – sin embargo, durante su petición recordó algo que le dejo petrificado – ¿No estarás grabando esto verdad?


Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  NGbQmHY
Dretch

Mensajes : 342
Fecha de inscripción : 06/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm78/150Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm121599/1000000Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (121599/1000000)
Berries: 1.926.000

Ver perfil de usuario

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  HSwKHg8

Volver arriba Ir abajo

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Empty Re: Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]

Mensaje por Taylor Fitzgerald el Mar 17 Sep 2019 - 21:39

Ante la respuesta del agente se dio la vuelta, sin sacar las manos de los bolsillos y arqueando las cejas. Las palabras que pronunció no fueron nada agradables para la autómata, tanto que tuvo la tentación de acercarse a él y darle un guantazo en toda la cara por hablarle así. Merecía respeto después de todo lo que había pasado y con aquellas acusaciones se comportaba como un niño pequeño.

Por primera vez en mucho tiempo a Taylor no le importaba enseñar partes de su cuerpo sin miedo a pensar que la juzgarían o la echarían del lugar a pesar de ser una agente del gobierno. Estaba harta de esconderse y agachar la cabeza ante aquellas personas que se creían superiores por ser normales, pero no era así. La superior siempre había sido ella, había sido creada para ser perfecta y aunque las personas la rechazaran, seguiría siendo superior en todos los sentidos.

-No quiero ponerme nada - reprochó, pero el joven marine ya se había rápidamente con las percheras.

Taylor se cruzó de brazos y en cuanto vio que su superior volvía a hablarle rodó los ojos, seguramente se tratara de otra nueva turra que aguantar. Aun así, no tuvo más opción que escuchar atentamente pues en cuanto vio que se trataba sobre Ennies Lobby no podía ignorarlo. Que también estuviera involucrado con lo de Midorima no le auguraba nada bueno y, respecto a la última pregunta se quedó boquiabierta.

-Te dije que me había desconectado de los servidores de Kern, nadie puede controlarme de momento - replicó -. Respecto a lo de Shintaro, ¿es que acaso no te molestaste en investigar? Eso deja mucho que desear, pero no te preocupes, yo misma contendré a Giotto y me aseguraré de que no hable. Respecto a Ennies Lobby... nunca he estado allí, nuestra base de trabajo solo reside en Kern, pero mi maestro y padre si ha viajado allí muchas veces, quizás cuando lo vea podría ir con él y averiguar que está pasando, solo tendrías que darme las directrices. Nadie desconfiaría de mi - guardó silencio un momento - No hago esto por ti, hago esto por la Karasu, porque me han demostrado que hay personas sin prejuicios y por tu culpa has involucrado a todos en tu despiste. Si los altos cargos se enteran de lo que está pasando os pondrán un buen precio por la cabeza y a mi me desconectarán, espero que sepas lo que estás haciendo y que recaiga en tu conciencia.

Tras eso, el joven marine regresó corriendo con una chaqueta roja muy bien cuidada entre las manos. No era ropa de agente ni mucho menos, pero era algo decente para no ir enseñando sus articulaciones de robot. Taylor le agradeció al joven y cogió la chaqueta, poniéndosela al instante, al menos no parecía ir hecha un desastre.

-Estoy deseando utilizar el favor que me debes - comentó con cierta burla a lo que el marine puso una mueca de confusión -. Bueno jefe, ¿cuál es el plan? ¿Nos llevamos a este joven para instruirlo?
Taylor Fitzgerald

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 09/03/2018

Hoja de personaje
Nivel:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm45/150Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  3qaWnZm36900/1000000Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  9h2PZk8  (36900/1000000)
Berries: 490.000

Ver perfil de usuario

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Z19GyP2

Volver arriba Ir abajo

Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]  Empty Re: Eran uno, dos y tres los valientes agentes del Cipher Pol [Dretch & Taylor]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.