Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai]

Ir abajo

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Empty Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai]

Mensaje por Therax Palatiard el Jue 18 Jul 2019 - 15:31

Amanecía en alta mar. El sol, perfectamente redondo, obsequiaba a los Arashi con una pequeña porción de su figura. Aquellos que no habían dormido o no habían esperado al amanecer para despertar podían contemplarlo, mientras que los demás tendrían que esperar la llegada de un nuevo día.

Navegaban por el Nuevo Mundo, rumbo a un enclave que nunca habían pisado y del que muchos de ellos ni siquiera habían oído hablar. Algo o alguien les reclamaba allí. Una causa de fuerza mayor les empujaba hacia su destino, un motivo que no daba pie a una actuación diferente a la que estaban llevando a cabo. La familia siempre permanece unida, incluso para proteger a un hijo pródigo.

Una semana antes...

Los Hijos de la Tormenta llevaban ya varios días en Momoiro. El recibimiento de la población local había sido bastante acogedor, pero lo cierto era que la moral de la tripulación no se encontraba en su mejor momento.

Habían marchado hacia el North Blue con un propósito justo y bondadoso, aunque no fuera lo habitual. ¿Y cuál era la recompensa por hacer lo que se esperaba de ellos y actuar con responsabilidad? La respuesta era dolorosa: la partida de dos de ellos. La pérdida de los seres queridos siempre resulta dolorosa, independientemente del modo en que cada uno lo gestione y exprese. Por eso, unos días después de que todo sucediese cada hijo de la toementa llevaba el duelo a su manera, donde quería y como quería.

***

Su destino, el Reino de Kamabakka, se extendía bajo sus alas. Therax había abandonado durante unos días al resto de la tripulación para ir al encuentro de Annie. No estaba demasiado conforme -por decirlo suavemente- con el modo en que Zane había gestionado la salida de tono de Luka. La albina había conseguido tranquilizarle en ese sentido; ella siempre tenía la capacidad para decir lo que tocaba o callar cuando era necesario, tranquilizándole.

Creía haber recuperado la serenidad durante su breve retiro, pero la cercanía al resto de la banda volvía a despertar algo en él. ¿¡A quién demonios se le ocurría despachar de ese modo a alguien capaz de dar la vida por cualquiera de los suyos!? ¿¡Es que no se daba cuenta!?

Aterrizó frente al edificio que hacía las veces de residencia de los miembros de la tripulación cuando se encontraban allí. Varios travestis trataron de recibirle, pero no les dio la oportunidad de abrir la boca. Se limitó a preguntar por la localización del pelirrojo y se puso en marcha. Durante el trayecto pasó por delante de la habitación de Luka. No quiso detenerse. Dentro sólo hallaría dolor, drogas y, en el caso más surrealista, una trucha embarazada o algo por el estilo.

-¿¡Se puede saber qué clase de capitán actúa así!? -exclamó, dando un sonoro golpe sobre la superficie más cercana al tener a su capitán frente a él. Muchos de sus amigos ya se encontraban allí, quizás todos, pero la creciente furia le impidió detenerse a identificar a los presentes.
Therax Palatiard

Mensajes : 1021
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm102/150Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (102/150)
Experiencia:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm271195/1000000Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (271195/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] KyiJTdX

Volver arriba Ir abajo

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Empty Re: Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai]

Mensaje por Zane D. Kenshin el Jue 18 Jul 2019 - 17:27

El capitán de los Arashi se encontraba al timón y el sol comenzaba a asomarse por el horizonte. Apenas había dormido tres o cuatro horas en los últimos dos días de travesía, pues hacerlo en aquel tramo del nuevo mundo hubiera sido algo inconsciente, incluso, para alguien como él. Un remolino acuático de grandes dimensiones tras otro. Tormentas tan espesas que parecían que iban a llevarlos directamente a las entrañas del inframundo. Y Therax, que parecía haber perdido la fe que tenía en él. Todo eso fue un cúmulo de cosas que hacía que no fuera capaz de conciliar un sueño placentero, ni siquiera embotando su cuerpo con los licores más perrunos que encontrara.

¿Aquel viaje? Por un viejo compañero que se había metido en líos. Aunque no fueran parte de su banda, en algún momento habían formado parte de su familia, y muy en el fondo lo seguían haciendo. Daban igual las peleas, los reproches o los insultos. Al final, solo al final, únicamente queda lo bueno.

—¡Id despertando! —alzó la voz con seriedad—. En menos de una hora llegaremos a nuestro destino.

Una semana antes…

Habían sido momentos difíciles para todos tras lo sucedido en la aguja. “En que momento dije de ir a salvar el mundo”, decía continuamente el pelirrojo a Spanner y Nailah, buscando algún consuelo en ellos. Marc había intentado calmarlo, hacerle cambiar de opinión, pero el espadachín era demasiado orgulloso como para reconocer sus propios errores, al menos no delante del grueso de su banda. Todos le conocían bien, sabían que le pasaba por la cabeza, no obstante, ninguno había tenido la valentía de dejarles las cosas claras… No, al menos, hasta que su tercero de abordo volvió de un viaje de placer junto a su amada.

Se encontraba sentado en una mesa rectangular de gran tamalo, en el ala más alejada del castillo del reino de Kamabakka. Había ordenado a los Okamas no molestarlos, pues tenían que hablar sobre asuntos que solo le concernían a su banda. Estaban todos, incluyendo las distintas flotas que habían ido formándose en la jerarquía interna de la misma, entre las que había distintos tipos de guerreros.

—¿¡Crees que yo quería que esto acabase de esta manera!? —alzó la voz, clavando sus heterocromados ojos sobre los de su tercero de abordo. Aquella vez era la primera vez que aguantaba tanto la mirada con él. Eran de un azul tan intenso como el mar, y la cólera que desprendía le hacían perder el encanto de niño bueno que siempre había tenido, dejando ver que, en el fondo, era alguien peligroso—. ¡Luka también era más que un amigo para mí! —Se levantó de golpe, apoyando las manos sobre la mesa, tirando la silla en la que estaba sentado—. ¡Pero lo que no voy a consentir es que los deseos individuales pongan en peligro al colectivo! —de forma inconsciente el suelo bajo los pies de Zane comenzó a vibrar durante un instante—. ¡Te tengo por la persona más sensata de todos nosotros! —Su tono de voz fue recobrando uno más pacífico, mientras el suelo de la sala volvía a su estado de calma—. Yo nunca os he obligado a hacer algo que no quisierais. Siempre hemos sometido a votación todas las locuras que hemos hecho. Si he impuesto algo por decreto es que arrebatéis una vida sin motivo; razón por la que Katharina nunca ha terminado de encajar y chocaba conmigo —Volvió a hacer una pausa, observando a todos los miembros de la banda—. ¿Qué podía haberle pedido perdón e ir tras él? Sí, podría haberlo hecho, pero creo que a Luka le va a venir bien un tiempo solo para aclarar sus ideas. Vive estancado en el pasado, guardando en su interior un rencor que solo le está comiendo por dentro. Lo dije en la aguja y lo repito: Nosotros no somos revolucionarios, somos piratas. ¿Salvamos al mundo a veces? Sí, pero porque vivimos en él y todos tenemos seres queridos que lo habitan. Se acabó.




Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 1055089496¡¡Invitado, yo traeré el exhibicionismo al foro!!Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 1055089496
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 1UPBSse

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3cgcSCf

Detrás de un capitán impulsivo siempre hay un segundo de abordo que le corta el rollo:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] LTLexFa

Foto de Familia:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Q4XpUPu

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Fb8aMCq

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] EB1rOPl
Zane D. Kenshin

Mensajes : 1575
Fecha de inscripción : 25/06/2015
Edad : 27
Localización : El lugar donde nacen los sueños (?)

Hoja de personaje
Nivel:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm121/150Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (121/150)
Experiencia:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm362687/1000000Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (362687/1000000)
Berries: 137.000.000

Ver perfil de usuario

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] G12EEvG

Volver arriba Ir abajo

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Empty Re: Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai]

Mensaje por Vile Spectre el Vie 19 Jul 2019 - 15:21

La tenue luz del sol al amanecer iluminó el rostro del pirata de Alabasta, que se hallaba hasta entonces dormitando, con la espalda apoyada contra la vela mayor y abrigado por una manta que había visto mejores días. Se había quedado dormido en la cubierta mientras observaba el cielo nocturno, reflexionando sobre la razón de su permanencia con los piratas de Kenshin, aunqe tampoco le habían dado otra opción. Mientras se enfrentaba a la espadachina junto a Nox y Alviss, la aguja comenzó a desmoronarse, por lo que los tres bucaneros fueron rápidamente rescatados por el querubín, que había asumido la forma de un pájaro helado.

Sin hacer muchas preguntas, les dejó en el navío de Kenshin, que zarpó rápidamente a Momoiro. En ese instante, Vile no sabía si maldecir su suerte por haber dejado atrás la chalupa en la que guardaba lo poco que no podía meter en sus bolsillos o por ser arrastrado al Nuevo Mundo junto a un grupo de dementes. Posiblemente fuera lo segundo, sí.

Abrió los ojos lentamente y comenzó a desperezarse, antes de buscar a tientas en su abrigo sus gafas de sol (obviamente robadas). Le dolía horrores tener su ojo malo demasiado tiempo expuesto al sol, por lo que prefería no arriesgarse. De un respingo se levantó y comenzó a pasearse por cubierta con las manos en los bolsillos, acariciando su armónica. Se habría puesto a tocar, pero dudaba que sus compañeros estuvieran de humor para cualquier tipo de música. Muchos de ellos habían acabado con cara de vinagre después de lo de la aguja y el gyojin. Se limitó únicamente a dar vueltas por la cubierta mientras seguía pensando en qué querrían los Hijos de la Tormenta de él.

Una semana antes...

Momoiro era una tierra curiosa, de eso no le cabía duda. El viaje había sido seguro y prácticamente no hubo ninguna incidencia, más allá de la actitud crispada de algunos de los miembros de la banda. Vile aprovechó para desentenderse -pues dudaba que hubiese la confianza suficiente como para ponerse a consolar a los piratas del pelirrojo- y pasear por la isla. Había oído hablar de los okamas en Arabasta, y se estaba dando cuenta de que cualquier relato sobre los mismos no hacía justicia a lo que uno se encontraría normalmente en Momoiro. Las suposiciones del joven de que las tierras que poseyera Kenshin debían de ser un lugar de juerga constante se habían cumplido.

Pronto perdió la libertad de pasear tranquilamente por la isla cuando Spanner, el segundo de abordo del pelirrojo, le comentó que para integrarse en la banda debía pasar por una serie de pruebas. Vile dudó de la dificultad de las mismas y decidió aprovechar el momento para ganarse la confianza de la banda, por lo que aceptó la propuesta del pirata.

No tardó en arrepentirse. Las pruebas consistían, sencillamente, en pasar un día con cada uno de los integrantes de la tripulación. Y sí, era mucho más desafiante de lo que sonaba. El primero de ellos fue el propio Spanner, que le hizo seguirle a una biblioteca. A Vile le pareció una actividad muy curiosa en primera instancia, ya que dudaba que existiera un archivo en un territorio de constantes festejos, además de parecerle sorprendente que uno de los tripulantes del pelirrojo hiciera uso de tal servicio, conociendo la fama de los Arashi no Kyoudai.

Spanner tomó un libro de una de las estanterías -con tanta rapidez que parecía haberlo escogido al azar- y se puso a leer en silencio. Aunque Vile hubiera pasado media vida en la calle, recordaba haber visitado la inmensa biblioteca de los Locke cuando era un niño, por lo que no se sentía un completo extranjero en el reino de los libros. Rebuscó en el lugar durante casi veinte minutos hasta finalmente hallar un par de ejemplares interesantes -un libro de historia de la música y la biografía de un famoso pirata de hacía un siglo.

A los pocos minutos, Vile halló una coincidencia divertida entre el pirata de la biografía y Kenshin, por lo que se dispuso a enseñársela a Spanner. Sorprendentemente, este solo levantó el dedo pidiendo silencio. "Silencio...", ordenó lánguido. Con el orgullo ligeramente herido, el pirata de Alabasta volvió a su sitio y continuó con la lectura. A las tres horas, cuando se le antojó un piscolabis acompañado, como siempre, de buena bebida, Spanner repitió el gesto. Vile maldijo la imposibilidad de separarse de su compañero.

Eventualmente el reloj marcó un par de horas antes de la medianoche y Spanner se levantó para dejar el libro en la estantería, musitando "Un placer, Vile...". Entonces salió de la habitación sin decir nada, sin darse cuenta de que el joven pirata estaba quedándose ligeramente dormido. En cuanto escuchó el portazo, Vile se apresuró en dejar la habitación y buscar la taberna más cercana, con el claro objetivo de sumergir el horrible día en un mar de alcohol. Mas poco sabía de que pronto se cansaría de la propia bebida.

A la mañana siguiente se celebró una reunión en una de las fortalezas que Kenshin poseía en la isla. Aquel encuentro pronto se convirtió en una discusión sobre la deserción del gyojin, lo que consiguió alimentar el fuego de la migraña de Vile, que quizás había bebido demasiado el día anterior. No sabía si era por la resaca o porque quizás no era la persona más adecuada para hablar, pero decidió mantenerse callado hasta que fuera aludido.
Vile Spectre

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 26/07/2018

Hoja de personaje
Nivel:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm41/150Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (41/150)
Experiencia:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm30200/1Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (30200/1)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 39MT3j6

Volver arriba Ir abajo

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Empty Re: Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai]

Mensaje por Marc Kiedis el Lun 22 Jul 2019 - 23:27

El sol apenas acababa de alzarse sobre el horizonte cuando Marc escuchó desde la cocina la voz de su capitán. Había madrugado para preparar un buen desayuno para sus compañeros, ya que aquel día arribarían a su destino. El Nuevo Mundo suponía una  gran prueba para cualquier banda pirata, y en las condiciones anímicas en las que todos se encontraban tras los sucesos de la Gran Aguja.

Pero el semigigante seguía como siempre decidido a no permitir que las sonrisas desapareciesen del barco. Y, aunque lo hacían con menor frecuencia que antes, había conseguido cumplir en parte este objetivo.  

- El desayuno está listo, chicos. - anunció el cocinero al llegar a cubierta junto al resto de sus nakamas, la mayoría de los cuales acababan de despertarse. - Si quieres cuando terminemos te relevo al timón durante un rato, Zane. Te vendría bien descansar un poco antes de llegar a nuestro destino.

*** Una semana antes... ***

Para Marc, como para todos sus compañeros, los últimos días habían sido muy duros. La marcha de Luka, probablemente su mejor amigo dentro de la banda, le había dolido muy profundamente. No solo por el hecho de que se marchase, sino por la dureza de las palabras pronunciadas por su capitán. Zane tenía un gran corazón, pero en ocasiones su orgullo nublaba su juicio y le jugaba malas pasadas. El grandullón había tratado de hacerle recapacitar, pero en caliente el pelirrojo no había atendido a razones.

Cuando vio un gran y majestuoso ave descender sobre la morada de los Arashi, en el Reino de Kamabakka, el grandullón sintió una inmensa alegría. Therax al fin regresaba con ellos. Había echado de menos al rubio durante las últimas jornadas. Sabía que él simplemente se había ido unos días de "viaje romántico" con Annie, la adorable revolucionaria que era su pareja, pero dadas las circunstancias el semigigante agradecía la compañía y el trato con sus queridos nakamas incluso más de lo habitual.

Acudió entonces al despacho que habían adoptado como sala de reuniones de la banda, donde suponía que se produciría el reencuentro. Además, tenían cosas de las que hablar en conjunto. Zane, así como el recién incorporado Vile y algún otro miembro de los Arashi ya se encontraban allí. El resto fueron llegando poco a poco, hasta que finalmente Therax hizo acto de presencia. El semigigante hizo ademán de adelantarse a darle un abrazo de bienvenida, pero se detuvo al ver el rictus de su amigo.

Su rostro expresaba un profundo enfado que necesitaba dejar salir, motivo por el cual Marc no hizo nada que pudiese postergar lo que el rubio quisiera decir. Al escuchar sus palabras, confrontando la decisión tomada por Zane con respecto a Luka ante toda la banda, el grandullón se temió un nuevo enfrentamiento. Ninguno de ellos había digerido aún lo sucedido, todo estaba demasiado reciente y las emociones continuaban a flor de piel. Por suerte la respuesta de su capitán no fue orgullosa en aquella ocasión. Por un lado asumió que había sido muy duro con el gyojin. Por otro, sin embargo, declaró que aquella fue la única opción que este le dejó, así como que seguramente le vendría bien un tiempo por su cuenta para reorganizar sus ideas. Marc entendía ambas posturas, pero tras escuchar al pelirrojo decidió intervenir, en aras de buscar un mejor entendimiento entre los dos y ayudar a la reconciliación entre capitán y contramaestre. Por tanto dio un paso al frente, ocupando con su corpachón gran parte del área central de la sala, y dijo:

- Lo primero, Therax, me alegro muchísimo de verte. Echaba de menos tenerte con nosotros estos días. Creo que este asunto es algo que debemos discutir en conjunto, pues nos ha tocado profundamente a todos o casi todos los que formamos parte de esta tripulación que más que eso es una familia. Y en toda familia hay a veces roces y discusiones. Lo importante es saber después reconocer los errores cometidos, disculparse por ellos y saber perdonar los cometidos por el otro.

Luka actuó mal, de forma excesivamente impulsiva y metiéndose en un asunto que realmente no nos incumbre, eso es cierto. Pero Zane, tú también actuaste mal. Como te dije mientras abandonábamos la Aguja, entiendo perfectamente que quieras protegernos, y que te sientas en parte responsable de lo que pueda ocurrirnos. No obstante, no debiste hablar a Luka de esa manera tan dura. Como la familia que somos debemos permanecer unidos sin importar las circunstancias, y si uno de nosotros se mete en algún problema, sea voluntaria o involuntariamente, los demás tenemos que ayudarle a salir de él airoso, no abandonarle a su suerte. Te respeto enormemente como mi capitán y mi amigo, y lo seguiré haciendo, eso tenlo por descontado. Pero incluso un capitán debe reconocer cuándo se equivoca e intentar enmendarlo. Quizá más que ningún otro miembro de la banda.
Marc Kiedis

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Hoja de personaje
Nivel:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm73/150Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (73/150)
Experiencia:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm113503/1000000Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (113503/1000000)
Berries: 10.000.000

Ver perfil de usuario

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Gir4bGJ

Volver arriba Ir abajo

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Empty Re: Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai]

Mensaje por Therax Palatiard el Jue 15 Ago 2019 - 0:57

El suelo comenzó a temblar de un modo que a todos les era familiar en mayor o menor medida. La tensión no estaba muy lejos de ser tangible mientras unos discutían y otros, bastante más serenos y conscientes de la situación, se afanaban en poner algo de paz. Muchos miembros de la banda guardaban silencio, ¿quién sabía por qué? Tal vez no tuvieran nada que decir; quizás esperasen el momento indicado para manifestar su opinión.

Un okama acababa de hacer acto de presencia, portando una bandeja con las bebidas predilectas de cada miembro de la tripulación. Al fin y al cabo se merecían una recompensa —aunque fuera mínima— después de tanto esfuerzo. La reacción de Zane le asustó, causando que se sobresaltase y liberase un grito agudo que poco o nada tenía que ver con el tamaño de sus hombros y la densa pelambrera que los recubría. Se ocultó tras Vile con la bandeja aún en alto, aferrando con fuerza su brazo derecho y mostrando en parte la cabeza. Su mirada descansaba sobre Marc, que, si por casualidad se hubiese fijado en él un instante, hubiera comprobado que lanzó en su dirección un inapropiado guiño.

***

Las palabras del grandullón, cálidas y bienintencionadas como de costumbre, pugnaban por abrirse paso en el raciocinio del espadachín. Las escuchaba y las entendía. En algún lugar dentro de él era perfectamente consciente de que había cierta razón en lo que Zane había hecho, en cómo había actuado, aunque rechazase esa posibilidad con toda su alma.

Los ojos de Therax, de un color que fluctuaba entre el azul y el verde de forma constante y casi melódica, escrutaban minuciosamsente cada milímetro del rostro de su capitán. ¿Acaso no lo entendía? Pues claro que no, él no había sido el encargado de coser una y otra vez las heridas de Luka, de sanar cada lesión que había sufrido por proteger a alguno de los suyos. La rabia contenida bullía en las entrañas del espadachín, que apretaba los puños como nunca antes lo había hecho. Estos adquirían una tonalidad más pálida conforme los pensamientos y las emociones se cruzaban en su mente.

El orgullo no podía superponerse a una tripulac... No, a una familia. Ser la cabeza visible, aquél que en última instancia debía ser considerado responsable de lo que sucediese, no implicaba que hubiera una única manera de hacer las cosas, que todo se resumiese a un 'esto es lo que hay, y si no te gusta, te vas'.

La contradicción bloqueaba su palabra. ¿Qué debía hacer? Los motivos del pelirrojo podían llegar a resultar comprensibles, pero se negaba a admitirlo; no sin interponer antes un sinfín de peros que el Descamisetado jamás aceptaría. Dirigió un rápido vistazo a Marc y, cuando quiso darse cuenta, su mano derecha había abandonado la posición que ocupaba en la mesa. Cerrada en un intento por aprisionar en su interior todo el dolor y la impotencia que se habían instaurado dentro de él, recorrió la distancia que la separaba de la cara de Zane.
Therax Palatiard

Mensajes : 1021
Fecha de inscripción : 29/05/2017

Hoja de personaje
Nivel:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm102/150Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (102/150)
Experiencia:
Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 3qaWnZm271195/1000000Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] 9h2PZk8  (271195/1000000)
Berries: 15.422.000

Ver perfil de usuario

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] KyiJTdX

Volver arriba Ir abajo

Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai] Empty Re: Ecos del Pasado - Privado/Pasado [Arashi no Kyoudai]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.