Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Prometeo el Mar 3 Dic 2019 - 18:21

«Viajarás a Casino Island y te reunirás con él para ayudarle en todo lo que puedas, cadete. Es un hombre importante para nosotros y confiamos en que estarás a la altura. ¡Ve, Prometeo, y demuéstrale a tus superiores lo que vales!».

Nunca había estado en un lugar así; bueno, nunca había estado en ningún otro lado que no fueran las instalaciones secretas en donde experimentaban conmigo. Cuando le pregunté a la doctora si estaba bien que visitase Casino Island sin ella, frunció el ceño y se puso roja como un tomate, golpeándome el pecho y gritándome cosas imposibles de entender. «¡No te vayas con las prostitutas! ¡Te lo prohíbo!», gritaba una y otra vez. Quizás cuando me reúna con el señor Revolucionario le pregunte qué es lo que es una prostituta. Había grandes edificios por todos lados, cientos de luces de múltiples colores y un montón de vehículos motorizados de última generación; al menos así los describiría yo.

Antes de dejar la base mi superior me comentó que, si era bueno con los números, probara suerte en uno de los incontables casinos de la isla. Podría hacerme un buen dineral…, si es que comprendía los fundamentos del juego. No podría describirme como una calculadora humana, pero me configuraron para resolver operaciones matemáticas muy complejas solo con la mente. Tardaría lo suyo, pero finalmente daría con el resultado correcto. Me costaba imaginar —de hecho, no podía— cómo se relacionaban los números con los juegos. Nunca antes había jugado a nada. Mi vida no era más que estar en la Jaula de Cristal, leer y practicar nuevas técnicas de cocina, escuchar a la doctora y reflexionar sobre mi naturaleza. «Los homúnculos no somos criaturas demasiado divertidas», pensé mientras caminaba por la enorme ciudad.

La doctora eligió personalmente las vestimentas que usaría durante mi estadía en Casino Island, decantándose por trajes negros y camisas blancas, todo muy elegante. De acuerdo a sus palabras me veía muy guapo, pero un homúnculo no tiene idea de cánones de belleza. ¿Los humanos los tendrán? Estaba seguro de que sí. A medida que me internaba en la ciudad, las chicas se volteaban al verme pasar. ¿Querían robarme o algo? Elizabeth también me advirtió que tuviera cuidado en ese tipo de lugares; eran muy peligrosos para alguien como yo. Yo no llevaba nada de valor, así que era impensable que algún humano perdiese su tiempo conmigo.

Luego de poco más de una hora de caminar, finalmente llegué al edificio que había descrito mi superior en su carta. Tan alto como una montaña y luminoso como el sol, escandaloso por sí solo y con cientos de cristales. Había varios hombres que vestían trajes como el mío, ¿acaso querían copiarle a un homúnculo…? No le encontraba demasiado sentido, pero los humanos eran extraños. Una vez escuché a una compañera decirle a otra que había pasado toda la noche probando su nuevo juguete, y que era mil veces mejor que cualquier hombre con el que había estado. En ese entonces me enfadé porque ningún objeto se asemeja a un humano. En fin, esperaría en el vestíbulo la llegada de la leyenda con la que me reuniría.
Prometeo
Prometeo

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 16/11/2019

Hoja de personaje
Nivel:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm25/150Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (25/150)
Experiencia:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm13875/1000000Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (13875/1000000)
Berries: 0


Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Vwg4Ca9

Volver arriba Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Re: Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Maki el Mar 3 Dic 2019 - 20:16

Informe de misión. Operación Goloso. Día 2.

He llegado al destino. La ciudad es muy grande y ruidosa. Me ha costado encontrar al contacto. Un caballo me ha escupido en el pelo. Solicito otra peluca. Encuentro a las 02:43 en lugar acordado. Recibidos Paquete 1 y Paquete 2. Próximo encuentro programado para dentro de tres días en lugar acordado. Inspección del casino iniciada. Muchas luces, musiquita y monedas tintineando. Es hipnótico. Muchas maquinitas molonas. Muchos guardias de seguridad. Ni rastro del objetivo. Necesito más dinero.

******

-Venga, vamos, vamos. Vomita para mí, amor, venga, vamos.

Por mucho que moviera la palanca, no salía nada. Esa cosa solo tragaba y tragaba, devoraba una moneda tras otra sin visos de que fuese a devolverle alguna. Maki lo intentaba, estaba enloquecido. Ponía más dinero con desesperado optimismo para intentar recuperar todo lo que había perdido.

"Vaya si la has cagado, Augustus", se dijo.

Diez mil berries, todo su presupuesto para la misión, despilfarrados en las malditas tragaperras. ¿Para qué diablos se había parado a jugar? ¿Por qué se había dejado seducir por los carteles luminosos, las cancioncillas pegadizas y el din, din, din cuando alguien ganaba algo? Había sido tan fácil poner la primera moneda... ¿Por qué no? Solo una no le haría daño. Pero cuando la perdió, quiso recuperarla. Y luego la siguiente. Ya no podía permitirse largarse sin recuperar el dinero. ¡Los superiores lo colgarían de los pulgares! Y esa zorra ya estaba caliente. Iba a dárselo todo enseguida, estaba seguro.

O eso llevaba repitiéndose tanto tiempo que ya hasta se le había pegado la forma de hablar de los clientes habituales del Casino Aventura.

-Jefe, por favor, déjelo ya -le dijo la planta.

-Cállate -gruñó el gyojin mientras sacaba una de sus últimas monedas del cubo.

La planta, una palmera de plástico sonriente con gafas de sol, faldita de hierba y un ukelele, resopló con resignación. ¿Es que no podía dejarle en paz? Era como esa vieja que no dejaba de mirarle fijamente escondida detrás de la fila de tragaperras. Llevaba ahí casi desde que se había sentado. Quería quitarle su premio, estaba seguro.

-Han enviado ya a su refuerzo, jefe. Debería estar ya en el hall.

¿Refuerzos? No recordaba haberlos pedido. ¿Lo habían enviado desde Báltigo? ¿A qué valiente miembro de los Centellas habrían encomendado la tarea de asistirle? "¿Y a quién cuernos le importa eso? Tendrá dinero. ¡Ve a por él!"

Maki fue hasta el vestíbulo. Tenía los ojos inyectados en sangre, la ropa arrugada, iba sin zapatos y llevaba el bigote postizo torcido. En cuanto se alejó de la máquina, la maldita vieja le quitó el sitio, metió una moneda y sonó la musiquita del ganador. Un torrente sin fin de dinero brotó de la máquina mientras a Maki le temblaba la mandíbula de rabia.

Con el culo dormido y con espumarajos goteándole de la boca, se alejó de allí en dirección al vestíbulo. La planta le dio una escueta descripción de la persona a la que tenía que buscar, un larguirucho humano de pelo blanco y cara de bueno. Maki se acercó a él, clavó sus diminutos ojos negros y enloquecidos en los suyos y le dijo las mismas palabras que su mentor le diese a él en su día:

-Eh, chico. ¿Llevas pasta?
Maki
Maki

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 31/03/2014

Hoja de personaje
Nivel:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm92/150Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (92/150)
Experiencia:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm242672/1000000Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (242672/1000000)
Berries: 368


Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] J3MqYoC

Volver arriba Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Re: Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Prometeo el Mar 3 Dic 2019 - 22:36

Un escalofrío recorrió mi cuerpo al ver a ese monstruo acercarse a mí como si nos conociéramos de toda la vida. Era feo, por no decir horrible. Y estaba lejos de tener la gracia de un humano. Todo en su cuerpo indicaba fealdad, incluso esa piel gelatinosa que cualquiera podría describir como asquerosa. Pero ¿no estaba fijándome solo en la apariencia? La doctora una vez me había dicho que no había que juzgar un libro por su portada, o algo así. Las palabras de Elizabeth eran sabias y tenían mucho sentido. Sin embargo, por mucho que intentara pensar en ella el miedo estaba dominándome. No me di cuenta hasta que sus palabras tocaron mis oídos: estaba temblando. Por mucho que intentara recordar los consejos de la doctora e ignorar todo lo que esa cosa era, resultaba imposible no fijarme en su fealdad. Estuve a punto de huir, abandonar el vestíbulo sin responder a su extraña pregunta y tomar un viaje directo a la Jaula de Cristal, pero no lo hice. Para ser humano debía enfrentar todo tipo de dificultades, aunque implicase intercambiar palabras con un monstruo.

Nunca había visto a un hombre como ese, pero según mis superiores era una leyenda andante que había participado en cientos de guerras. «Un veterano de guerra», pensé con cierta admiración. Quizás debía cambiarle el enfoque a… No, imposible. Sus ojos particularmente pequeños no dejaban de mirarme casi con perversión. Por mucho que intentase crear una imagen diferente y favorable para mí, el exagerado tamaño de su nariz hacía que fuese imposible.

Miré hacia arriba, el señor Gelatina era incluso más alto que yo y nunca había visto a nadie tan grande, y decidí enfrentar su mirada que rebosaba… locura. Sí, eso era.

—¿Pasta…? —pregunté medio extrañado para mí mismo—. No, señor, pero sé dónde conseguir lo que busca. Soy Prometeo, por cierto. Y usted debe ser esa persona. —Hice una pausa, le pedí que me diera unos pocos segundos y fui en busca de un mapa—. Creo que por aquí es.

En caso de que el señor Gelatina decidiera acompañarme, recorreríamos unos lujosos pasillos iluminados hasta porque sí. Habría hombres apuestos y mujeres estrafalarias. Lástima que la persona que me acompañase no pudiera gozar de tal belleza, aunque era lo que menos importaba. Mi superior me había contado cientos de hazañas del poderoso señor Gelatina. Pronto le preguntaría lo que era una prostituta, pero con calma. Revisaría una vez más el mapa, viraría a la derecha y luego hacia la izquierda para finalmente llegar.

—Si hubiese sabido que quiere pasta, habría venido más preparado, señor. Este es el único lugar donde puede conseguir lo que desea: el restaurante del casino —le anunciaría solemnemente, muy orgulloso de mi recorrido improvisado—. La recepcionista me dijo que era probable que hubiera lasaña, espagueti y macarrones. Creo que aquí sirven pasta de calidad.

Prometeo
Prometeo

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 16/11/2019

Hoja de personaje
Nivel:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm25/150Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (25/150)
Experiencia:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm13875/1000000Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (13875/1000000)
Berries: 0


Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Vwg4Ca9

Volver arriba Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Re: Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Maki el Miér 4 Dic 2019 - 12:54

Todas las alertas de Maki se activaron en cuanto el humano comenzó a hablar. ¿Es que estaba loco? Evidentemente, le había tocado un novato. Ojalá hubiesen enviado a uno de los excepcionales y ejemplares soldados que componían la gloriosa Unidad Centella. Gente como Jack el Asno o Huelepiedras Rockson jamás habrían cometido la torpeza de decir su nombre en voz alta en mitad de una misión secreta.

-Soy Prometeo, por cierto -dijo el nuevo-. Y usted debe ser...

-TSSSSS -le chistó Maki, sin escuchar lo que dijo después. Miró a ambos lados, cogió al chico del hombro y, con total disimulo, arregló el desaguisado a todo volumen-. ¡SÍ, SOY YO, UN SIMPLE CIUDADANO, JAJAJA! ¡QUÉ BIEN LO PASAMOS! -Luego pasó a susurrar-. Escúchame, tu nombre aquí es Pulmones, ¿está claro? Me tiré toda la noche pensando los nombres en clave, así que no lo fastidies.

Bien, problema evitado. Ahora, a lo de la pasta.

Con su plantita en la mano, siguió al novato por los pasillos esperando ansiosamente que le llevase hasta una gran cantidad de dinero. Dios, cuánto necesitaba una gran cantidad de dinero... Ni siquiera se planteó de dónde pensaba sacarlo aquel mamífero blandito y de aspecto débil. Llevaba tanto tiempo sin dormir que no le habría importado que se pusiese a atracar viejecitas.

Entonces llegaron al restaurante.

Maki entendió de inmediato lo que estaba pasando. El intenso olor a boloñesa, el cartel del buffet libre de canelones, la fila de gordos con bandejas que hacían cola para que la cocinera les sirviese con un enorme cucharón repleto de queso rallado...

-Bien pensado, Pulmones. Vamos a atracar este sitio.

-¡No!

Maki ignoró las quejas de la planta y planificó en un instante el robo. Taparse la cara con un rallador de queso, gritar mucho todo el rato, usar al nuevo como escudo humano, coger el dinero y saltar por la ventana para huir. "Planazo, Augustus. Una vez más, lo has vuelto a conseguir". Solo esperaba que no los pillasen.

-Señor, acompáñeme. Don Carmichael quiere verle.

"Mierda".

Una enorme manaza unida a un todavía más enorme mastodonte trajeado se clavó en su hombro antes siquiera de poder poner en marcha el plan. Le apretó en un sitio concreto y Maki casi se desmayó. El gorila le arrastró igual que a un saco mientras Maki se lamentaba por su plan fallido.

"Casi mejor. Total, aquí no hay ventanas".
Maki
Maki

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 31/03/2014

Hoja de personaje
Nivel:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm92/150Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (92/150)
Experiencia:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm242672/1000000Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (242672/1000000)
Berries: 368


Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] J3MqYoC

Volver arriba Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Re: Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Prometeo el Miér 4 Dic 2019 - 15:53

Pulmones.

Mi nuevo nombre en clave no parecía impresionante ni intimidante, pero estaba seguro de que estaba obviando un detalle, algo que el señor Gelatina podía ver y yo no. Esa era la diferencia entre una leyenda y, bueno, un homúnculo. A pesar de no verse como un humano, pensaba igual que uno. Entonces entendí lo injusto que había sido al querer rechazarlo solo por ser endemoniadamente feo. Ese hombre, el señor Gelatina, era el más listo que había conocido alguna vez. Quizás estaba al nivel de mi creador, el doctor Weidenberg, y me alegraba que el Ejército Revolucionario contase con alguien así.

—… atracar este sitio —le escuché decir.

Según mi conocimiento, entendía que atracar era lo mismo que asaltar con la intención de robar algo. El señor Gelatina parecía un buen hombre y de ninguna manera propondría algo tan malvado. Sí, debía tratarse de una metáfora que yo no podía entender. Madre de todos los homúnculos, ese hombre era un genio. En cambio, yo era malo con las expresiones en doble sentido, aunque me esforzaba por entenderlas. Me hubiese gustado preguntarle a qué se refería, no me importaba quedar como un idiota, pero un tipo de mal aspecto apareció aparentemente de la nada y con una voz inusualmente ronca le dijo al señor Gelatina que Don Carmichael quería verle.

Abrí los ojos de par en par cuando vi que el mastodonte reducía al señor Gelatina solo con una mano. ¿Tan fuerte era…? No tendría oportunidades con él, aunque ahora que lo veía mejor tampoco parecía tan malvado. Espera, ¿no había aprendido hacía unos minutos que no había que juzgar a nadie por su apariencia?

Los seguí de cerca, y cuando el hombre trajeado me preguntó si tenía algún asunto con él, le respondí que era acompañante del señor que arrastraba como si fuera un criminal. No pareció importarle mi presencia, de hecho, se echó a reír y continuó avanzando. Atravesamos un largo corredor de paredes doradas y cientos de cuadros, poderosas luces y soniditos extraños, subimos por el ascensor y finalmente llegamos a una habitación lujosa, repleta de mujeres extravagantes y hombres que nos miraban con cara de pocos amigos.

Un hombre pequeño y gordo, casi de metro y medio, una larga nariz aguileña y pequeños ojos negros sonrió al vernos, enseñándonos una dentadura dorada y estrafalaria. Vestía una camisa lila a medio abrochar, mostrando unos cuantos vellos blancos que salían de su pecho. Daba la impresión de que los botones estaban a punto de reventar, librando la batalla más cruenta de la historia. Era cojo. Caminaba apoyándose en un bastón platinado y con varias joyas incrustadas, queriendo demostrar algo que no era. Entonces, miró al señor Gelatina y frunció el ceño.

—Creo que me debes una explicación, molusco.
Prometeo
Prometeo

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 16/11/2019

Hoja de personaje
Nivel:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm25/150Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (25/150)
Experiencia:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm13875/1000000Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (13875/1000000)
Berries: 0


Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Vwg4Ca9

Volver arriba Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Re: Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Maki el Miér 4 Dic 2019 - 17:46

Podía decirse que Maki no había sido totalmente fiel a la verdad al redactar sus informes. Sí, había contactado con el agente de la Revolución que operaba en la isla. Sí, le había dado los detalles de su misión. Y sí, había palmado todo el dinero en las dichosas maquinitas. El único detalle que se le podía reprochar era que no hubiese hablado de Hipidos.

Don Carmichael, Hipidos para los amigos, tenía una gran fama entre las mesas de juego. ¿Necesitabas billetes? Él te los dejaba. Nadie había avisado a Maki de que luego había que devolverlos. Cuando su matón fue a buscarle, él había planeado pagarle con una piedra muy bonita que se había encontrado por ahí, pero no hubo manera de convencerlo. Que quería dinero, decía. Vaya morro.

Y ahí estaban. Maki, con las piernas dormidas por el agarre especial de artes marciales que el matón le había hecho, sentado en una silla con dos tipos enormes a los lados; la plantita tirada en el suelo, con su eterna sonrisa y las hojas/manos sobre las cuerdas de su ukelele mirándolo todo a través de sus gafas de sol; Pulmones... que no sabía muy bien por qué les había seguido. ¿No debería haber pedido ayuda? ¿O haber atracado el buffet de pasta? Seguro que tenía un plan. O no. Y frente a ellos, Don Carmichael, con esas pintas de ricachón descuidado.

-¿Sabes lo que es un pozo de los deseos?

"¿Por qué a todos los malos les gusta andarse por las ramas?"

-A la gente le gusta pensar que son lugares mágicos que hacen tus sueños realidad por el módico precio de una moneda. La chusma se gasta el sueldo en esas cosas. Tiran una moneda tras otra esperando un milagro -El mafioso clavó su mirada estrábica sobre Maki. El gyojin intentó no moverse mucho. No se había dado cuenta, pero se estaba meando-. Yo no uso esas mierdas. Yo no lanzo mi dinero a un agujero y espero pacientemente a que ocurra algo. Cuando yo presto dinero, lo quiero de vuelta. Ese es el deseo que le pido al pozo. Y tú no me lo has concedido, pequeño pececito.

-Entiendo. ¿Puedo irme ya?

-¡¿Dónde está mi dinero?!

-¡Me lo robaron!

No estaba seguro de por qué había dicho eso. Por el susto que le había dado, tal vez. El mafioso había golpeado la mesa con los puños al gritar y le había sobresaltado. O quizás porque tenía que concentrarse demasiado en apretar la vejiga y no podía pensar con la misma sublime astucia de siempre. De todos modos, ya era tarde. Lo mejor sería echarle el muerto encima a alguien.

-Ha sido... esa gorda que sirve los escalopes en el restaurante -Los matones echaron mano a los bolsillos interiores de sus abrigos con un gesto inquietante-. Dijo que... que me daría ración extra y... y me plantó un morreo. Y entonces se llevo mi cartera y llamó a seguridad. Dijo que la acosaba. Y es mentira, porque no me van los mamíferos.

-Ya veo... -caviló Don Carmichael-. Cortadle un dedo.

-¡No! ¡No podéis hacer eso, soy pianista!

-Pues cortádselo al otro.

-También es pianista.

-¿Qué dedo le cortamos, Don Carmichael?

-Espera, espera -dijo el mafioso-. ¿Sois pianistas? A mi difunta mamma le encantaba el piano. Os diré qué haremos: en la otra sala tengo el piano de mi familia; si podéis tocar algo que me conmueva, os daré más tiempo para pagar vuestra deuda. Si no lo conseguís, mataré a uno y el otro deberá el doble.

"Vale, Augustus, esto está hecho. Solo tienes que aprender a tocar un piano en dos minutos. ¿No puede ser tan difícil , no? Solo hay que soplar".
Maki
Maki

Mensajes : 238
Fecha de inscripción : 31/03/2014

Hoja de personaje
Nivel:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm92/150Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (92/150)
Experiencia:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm242672/1000000Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (242672/1000000)
Berries: 368


Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] J3MqYoC

Volver arriba Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Re: Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Prometeo el Vie 6 Dic 2019 - 18:53

Me encontraba en una situación muy parecida a cuando golpeé al señor Morello para salvar a la doctora, solo que estábamos completamente rodeados. Eché un rápido vistazo. Dos hombres trajeados a la derecha de Don Carmichael, el mastodonte que retenía al señor Gelatina y otros más que estaban sentados, mirándonos de forma intimidante. Al escuchar las palabras del mandamás me di cuenta de algo: todo esto se trataba de un ajuste de cuentas. El señor Gelatina debía un dinero que le fue robado por una señora, entonces ¿por qué Don Carmichael le exigía algo que ya no tenía? ¿No debería ponerse de su lado e ir en busca de la ladrona? A veces los humanos actuaban de una forma muy compleja.

Palidecí cuando escuché que le cortarían un dedo al señor Gelatina, pero resultó ser pianista, y a ellos jamás se les corta algo. Palidecí aún más cuando quisieron cortarme un dedo, pero el señor Gelatina lo impidió con unas sabias palabras: «También es pianista». Perfecto. El único drama era que no sabía tocar el piano ni tenía idea alguna sobre música. Los homúnculos no estamos diseñados para esa clase de cosas.

«Demuestra lo que vales, cadete», recordé de pronto.

Las enseñanzas de la doctora siempre me habían ayudado a enfrentar las más adversas situaciones. Creía que también salvarían al señor Gelatina.

—Yo no sé tocar el piano —confesé.

—¿Qué? —respondieron al unísono los hombres de Don Carmichael.

—¡¿Me estáis tomando el pelo, bastardos?! —rugió el mafioso supremo, golpeando fuertemente la mesa—. ¡Cortadle una mano!

—¡No toco el piano pero soy cocinero!

—Espera, espera. ¿Sabes cocinar, muchacho? A mi difunta nonna le encantaba la lasaña. Esto es lo que haréis: tú —apuntó al señor Gelatina— tocarás el piano, y tú —me apuntó a mí— harás una buena lasaña. Decepcionadme y usaré vuestros órganos para suplir la deuda.

«Confío en que el señor Gelatina es un buen pianista».

Nos hicieron esperar unos incómodos minutos en la habitación mientras preparaban la de al lado con todo lo necesario para contentar a Don Carmichael.

—¿Cómo es que una señora gorda le robó la cartera, señor Gelatina? —le pregunté a mi superior mientras esperábamos—. La doctora me enseñó cómo ganar dinero en un casino, todo se trata de probabilidades y cartas.

Luego de escuchar —o no— la historia del revolucionario seríamos llevados a la otra sala. Era un espacio rectangular muy bien adornado que contaba con un escenario bajito y de madera, muy bonito, con un piano de cola negro y reluciente. Los mafiosos habían puesto una cocina con todos los instrumentos necesarios para preparar una buena lasaña. La habitación tenía grandes ventanas y alfombras de oro. Había un cuadro gigantesco que mostraba a una señora casi tan arrugada como una pasa, una sonrisa horripilante y unos peculiares ojos negros.

—Podéis comenzar —anunció Don Carmichael.

En la mesa de metal tenía un montón de ingredientes de excelente calidad y tras estudiarlos un momento decidí cuáles usaría.
Prometeo
Prometeo

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 16/11/2019

Hoja de personaje
Nivel:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm25/150Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (25/150)
Experiencia:
Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 3qaWnZm13875/1000000Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] 9h2PZk8  (13875/1000000)
Berries: 0


Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Vwg4Ca9

Volver arriba Ir abajo

Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo] Empty Re: Aprendiendo del mejor [Privado][Pasado][Maki y Prometeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.