Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7450)
 
Nocturne93 (5328)
 
Lion L. Kai (3104)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Webmaster (2268)
 
Alwyn (2265)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Ir abajo

Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Invitado el Jue 29 Nov 2012 - 0:26

Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor


Little Garden: El nombre de la isla es en sí­ mismo una contradicción. Es una de las islas prehistóricas todavía atrapadas en la edad de piedra con plantas y animales prehistóricos como los dinosaurios.

Turnos: Misu - Ichigo - Axel - Sawn

Fecha limite:
12 de Diciembre a las 20:00

Moderadores: Corleone & Elizabeth Jane

*Se le salta el turno a quien pasadas 36 horas no postea en su turno

Se valora:
-La caligrafía, las faltas de ortografía y demás.
-Ambientación, y adaptación al escenario
-Rol bélico
-Rol Descriptivo
-Asumir daños respetando nomenglatura
-Acciones cerradas


Última edición por ShakiDale el Jue 29 Nov 2012 - 15:39, editado 1 vez (Razón : Edito turnos porque empezaba Axel por tercera vez)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Invitado el Dom 2 Dic 2012 - 16:05

Tequila Wolf, un escenario complicado y sencillo, la presencia de edificios me facilita la estrategia y el ataque sorpresa, ahora, con el sol brillando, mi mente cavila en posibles golpes y contragolpes en futuros combates, por desgracia, tras el combate acaecido en esta isla, Unity se marcha sin que pueda yo seguirla, una pena, me toca buscar y encontrar otra meta, algo sencillo pues, en esa misma isla se encuentran Nathan Jones y Uracha D. Azertxo, dos notables miembros de Shinri no Tsukai, una división revolucionaria capitaneada por Azumi Kento, mis contrincantes en un combate carente de emoción, el tiempo no nos fue favorable en ese aspecto. Sigo apoyado en las pasarelas de acero, creadas la noche anterior para el combate, mi rostro cubierto por una máscara blanca, con adornos celeste y negro, con cuatro cuernos en la parte superior, dos a cada lado, y dos “colmillos”, uno a cada lado de la boca. Esta máscara, la máscara de Dédalo, refleja una personalidad que cavila, pensativa, planea y elabora estrategias y artimañas, todo en pos de un sueño.

Me levanto, en forma humana, observo el panorama, destrozos por todos lados y varios charcos de un extraño líquido se esparcen por el escenario, una sustancia desconocida para mucho quizás, pero para mí, totalmente conocida, se trata de mi veneno neurotóxico, que se acumuló en el combate de la noche anterior, allí quieto, de pie, mirando el horizonte preguntándome a donde me llevará mi nueva búsqueda cuando de pronto una duda asoma en mi mente

¿Cómo diantres bajaré de estas pasarelas de muerte?

Miro a un lado y a otro, nada, ni una escalera de emergencia, ni una ventana abierta nada, todo indica a que tendré que saltar, algo no muy agradable, pues por la altura me destrozaría, a no ser que usara a un viejo amigo. Materializo a Fudo Myo-o, una vez está delante mío, subo a su espalda y le indico que baje, de un salto, ágil y veloz, en unos pocos segundos estamos abajo, devuelvo a Tenken a su forma original tras agradecer la ayuda a Fudo Myo-o.

Ya es hora de ponerse en marcha, me espera un largo viaje

Digo en voz baja, cual monólogo interior. Emprendo camino, vuelta a la playa, me mezclo entre la multitud para no llamar la atención, aunque mi máscara me delataría, bueno, si me descubren, los mato y santas pascuas, y así fue, uno de los guardias, novato al parecer, se acerca a mi con cara de pocos amigos, al parecer nadie puede desentonar en este lugar, una mano se apoya en mi hombro, seguida de una voz masculina diciendo

Oye tú, ¿acaso no sabes que las máscaras y armas están prohibidas mientras trabajas?

Un sonido de carne cortándose y de líquido chorreando sobre el suelo, a mi espalda, un charco de sangre se crea alrededor del joven guardia, el filo de mi katana, manchado de sangre, me agacho mirando al cuerpo sin vida del guardia, aprovecho la muchedumbre para limpiar la hoja de mi katana en los ropajes del guardia y escaparme de allí sin ser visto, al menos, no hasta estar fuera del alcance de tantos guardias, no me agrada la idea de que vengan todos de una, que vengan de uno en uno, así la diversión se alarga.

Llego a la playa, lugar en el que reposa mi bote, o eso espero, pues ahí lo dejé a mi llegada a estos lares. Mis pasos tranquilos se hunden en la arena, al igual que a la llegada, esta sensación, de hundirse, de no tener firmeza donde pisas, no me es muy agradable, pero bueno, es lo que hay. Tras una media hora de paseo y búsqueda por la playa, doy con mi bote, sigue donde lo dejé, tras un arbusto a la parte este de la playa.

En estos momentos el cansancio me abruma, el agotamiento del viaje, largo, tortuoso y vano, hace mella en mis músculos, no puedo evitar tumbarme al lado de mi bote a tomar unos diez minutos de descanso, la arena, amoldándose a mi espalda hace del descanso rentable, al mismo tiempo, el brillo del sol y el frescor de la brisa marina, evitan que me duerma y quede en peligro por bajar la guardia. El tiempo pasa, el sol sigue en lo alto, brillando majestuoso sobre nosotros, el sonido del mar, de las olas al romperse, todo invita a descansar, a excepción de los gritos esclavistas de los capataces del puente, y de dolor emitidos por los esclavos que bien cargan una pesada carga o bien son azotados por no ir más deprisa, todo esto hace que al cumplirse los diez minutos de descanso me levante, aún cansado pero con algo más de energías, las suficientes como para arrastrar el bote al agua y luego subirlo al barco, y así hago, arrastro el bote los escasos tres metros que lo separan del agua y me subo, empezando a remar nada más subir a él, así, reduzco el tiempo que me espera en esa isla, al mínimo, el mar, algo inquieto, zarandea el bote, complicando la llegada al barco, pero, a pesar de todo, logro alcanzar el barco, y raudo y veloz subo el bote a bordo, tras de mí claro está.

Ya en el barco pongo rumbo desconocido, simplemente levanto anclas y dejo que el destino me guie. El barco enseguida se pone en movimiento, mientras dejo que el destino juegue su papel me dirijo a una de las habitaciones, sin importar cual, de todos modos, estoy solo en el barco. Al llegar a una habitación dejo mis katanas al lado de la cama y me tumbo, estoy extenuado, llevo varios días, meses viajando, todo para un objetivo que ahora, no puedo cumplir, pues la única pista que tenía desapareció.

Tengo que plantear como atrapar a ese joven Nathan, tiene una extraña capacidad de movimiento que puede traerme problemas a la hora de atraparlo, bueno, ya idearé algo cuando lo necesite, por el momento voy a descansar

Pienso mientras poco a poco se me van cerrando los ojos, induciéndome en un merecido y necesitado descanso, mi mente cansada se encuentra dispersa entre recuerdos, sueños y pensamientos varios, un sueño agradable en el que encuentro a un viejo amigo, muerto a manos de los piratas que arrasaron mi aldea, el recuerdo de mi promesa de venganza sobre el cadáver de mi hermanita, una muchacha que a los 5 años fue asesinada por piratas, su muerte me trastocó, desde ese momento, me acostumbré a ocultarme bajo “máscaras” hechas con personalidades diferentes, recientemente, encontré un regalo de mi hermanita, que, mentando mi carácter polifacético, me regaló hechas con sus propias manos, un recuerdo que me da fuerzas para mejorar.

Así pasan las horas, mi mente envuelta en un triste recuerdo, mi cuerpo en un bálsamo de descanso, apoyado en una nube recobrando las fuerzas perdidas en el viaje anterior. Llevo ya unas veintisiete horas durmiendo, realmente lo necesitaba. Me levanto de la cama y cojo mis pertenencias, es decir, mis katanas, y salgo a cubierta. Mis pasos resuenan en los oscuros y angostos pasillos del barco, pasillos en los cuales la madera cruje como si fuera a romperse a cada paso que se da.

Llego a cubierta, es de día, pero el cielo ayer azul y brillante hoy se halla gris y apagado, como si lo hubiera pintado un impresionista en etapa triste. El mar acompaña al cielo, presenta un tono azul melancólico, como si añorara a alguien, como dominado por la nostalgia. Un ambiente triste, frío y sombrío, mi rostro cubierto por una máscara blanca con adornos negros, tres cuernos sobresalientes de la parte superior izquierda frontal, tres de la parte superior derecha lateral, uno de la parte central izquierda lateral y dos de la barbilla. Una mirada apagada, fija en el horizonte a la espera de un clima más cálido y alegre.

Me apoyo en la barandilla cercana al mascarón de proa, ansío un clima cálido, iluminado, bello, no triste, feo y apagado como el de este mar, mi mente poblada de sombras, sombras del pasado, sombras que me persiguen, que me impulsan a buscar la muerte de aquellos que asesinaron a mi familia, que arrasaron todo aquello que yo amaba, a los cuales juré venganza, sobre el cuerpo sin vida de mi hermana pequeña, una niña, sin culpa de nada, muerta sin posibilidad de disfrutar de la vida, y yo presencié todo, las lágrimas ahora caen por mis mejillas, me habría gustado poder protegerla, salvarla de su triste final.

Malditos bastardos inmundos, me las pagarán, algún día daré con ellos, y les haré pagar por lo que han hecho.

Digo en voz baja al tiempo que percibo cierto cambio en el ambiente, el frío que antes de atesoraba y me rodeaba con sus gélidos brazos queda atrás, y un cálido viento me envuelve en un abrazo, sacándome del gélido pesar que me acompaña. Seguramente me adentro en una zona cercana a una isla de verano, algo agradable al fin, y necesario, me estoy quedando sin provisiones, y lo que más me preocupa es la falta de agua.

Pasan varios días hasta que llego a avistar a una isla, no muy lejos, como a medio día de donde me encuentro, por lo que me apoyo en el mástil a esperar algo más de cercanía antes de echar el ancla, pasadas diez horas echo el ancla, una vez comprobado que el barco no se moverá echo el bote al agua y salto sobre él, empezando a remar lo antes posible, pues el hambre y la sed me atesoran, mi rostro oculto bajo una máscara blanca con una cruz en el centro de la misma, la máscara de Caronte, un mal presagio para los que quieran provocarme, la crueldad destaca en mi en estos momentos.

Me lleva dos horas el llegar a la isla, una isla desértica, Arabasta, isla donde el rey de los piratas Monkey D. Luffy derrotó a Cocodrilo, un antiguo Shichibukai, un hecho histórico, que le valió gran reconocimiento a Luffy. En este lugar también conoció a Nico Robin, una de las jóvenes que le acompañaban en sus viajes.

Mi estómago ruge cual león hambriento, y mis labios secos empiezan a cortarse por la sequedad. Me pongo rumbo a la ciudad más cercana, el terreno arenoso inestable e inseguro no ayuda a caminar en esas condiciones, mi paso ligero y tranquilo me lleva desierto adentro, una idea buena pues a las pocas horas encuentro un pequeño pueblo, en el cual destaca la taberna, que se encuentra a la entrada del pueblo, un edificio de porte rústico, seguramente antiguo. Me encamino a la taberna, ante la cual se encuentra un cartel que reza

Taberna los mojados, entra y mójate

Un curioso cartel, no creo que se haga lo de mojar a los clientes pero me preparo para todo. Abro la pequeña puerta de madera que separa interior de exterior, al abrirla un leve chirrido invado mis oídos, algo molesto pero soportable. Nada más entrar veo que el local está a rebosar, como sardinas en lata, apenas puedo divisar la barra en tal mar de cabezas, cada cual más curiosa. Me encamino hacia la barra, el local, oscuro y angosto, la madera crujiendo a cada paso que doy y las miradas clavándose en mi persona hacen de esta taberna un lugar poco agradable.

Me siento a la barra, aún portando la máscara de Caronte, llamo al camarero con un grito seco y fuerte, como si fuera a despiezarlo con la voz, el tabernero, un hombre maduro, de tez morena y calvo se acerca con las moscas revoloteando a su alrededor, una señal de suciedad y falta de higiene, espero que al menos no me entre algo con la comida. Su gesto tosco y burdamente basado en lo bruto de su figura anuncia su trato de antemano, una voz ronca y áspera, que al hablar parece lijar el ambiente, su tono grotesco y pesado sumado a su falta de moral, ética o educación, dice

¿Que quieres enano?

Mi rostro fijo en la barra, observa como una pequeña nube de polvo pasa ante mis ojos, algo poco recomendable en la barra de una taberna, mi mano derecha apoyada en Kita no kaze, levanto la mirada lentamente, hasta mantener contacto visual con el tabernero, el cual no puede ver mis ojos pero yo los suyos sí, sus ojos pálidos, de un tono grisáceo denotan pasotismo y despotismo, mi voz ahora grave y seria dice

Veamos pedazo de basura, te lavarás las manos y me servirás un filete al punto en un plato limpio y una jarra limpia de sake, y no vuelvas a llamarme enano si no quieres arrepentirte. ¿Entendiste?

El tabernero, aún con la mirada pasota y déspota se da la vuelta y no se lava las manos y me sirve la comida y bebida en un plato y jarra más sucios que el estercolero de su boca, que cada vez que se abre mata a una mosca. Me levanto tranquilo, me acerco a la cara del tabernero y con la misma voz que antes digo

Tú lo has querido pedazo de mierda andante

Mientras le atravieso el estómago con la katana y lo abro en dos, en ese mismo momento la máscara de Caronte ya no se encuentra en mi rostro, sino la máscara del Sátiro, una máscara blanca con adornos negros y dos enormes cuernos, uno a cada lado. Salto al otro lado de la barra y preparo un plato limpio y una jarra limpia, vuelvo a mi lugar y empiezo a comer. Al terminar salgo del local sin pagar, puesto que no tengo dinero y el tabernero está muerto, sus vísceras lo corroboran.

Vuelvo a la playa, algo cargado, pues cuando maté al tabernero me cogí todo lo que tenían guardado, me dispongo a marchar cuando no encuentro el bote, me pongo a buscarlo, pues no tardarían en venir a por mi los amigos del tabernero muerto

Mierda donde está

Pienso mientras lo busco, media hora de búsqueda me lleva a encontrarlo a punto de irse con la marea, acudo raudo y salto sobre él, remando durante otras dos horas hasta el barco, al cual subo el bote y las provisiones nada más llegar y levanto el ancla. Dejo las provisiones en la cocina mientras me apoyo en una parte de la barandilla de babor. El cielo ya oscurece y el frío de la noche se empieza a notar, bueno, “frío”.

Pasan varias horas hasta que amanece y yo, al haberme quedado dormido en cubierta, me despierto y me levanto, listo para todo. Me dirijo a la cocina donde desayuno tranquilo, faltan días para llegar a la próxima isla, de modo que puedo estar tranquilo. Me quito algo de ropa, dejándola a un lado, quedándome con el torso al aire, tal como Roronoa Zoro en Drum, pero yo en un clima más cálido.

Así paso varios días, entrenando sin parar hasta que el clima aún cálido se vuelve húmedo, y eso empieza a notarse por el sudor de mi cuerpo. Dejo el entrenamiento por un momento, para comprobar la distancia que hay del barco a la isla que implicaba dicho clima, unas dos horas de camino serían, de modo que anclo el barco y reúno algunas provisiones en el bote que lanzo al mar para luego en él ir hasta la isla.

Dos horas de viaje hasta la isla en un bote que se balancea al movimiento de un mar movido, por las corrientes de aire que allí dominan. Llego a una playa de arenas blancas y finas. El bote se desliza fácilmente sobre la arena, grácil cual ciervo en el bosque. Una isla algo peculiar, todo en ella tiene dimensiones fuera de lo común, como si se anclara en un tiempo prehistórico, en el cual todo era mayor de lo que es ahora, patente queda en los enormes seres que en dicha época dominaban, los dinosaurios.

Camino hacia el centro de la isla, los enormes árboles que conforman el bosque que se encuentra justo al final de la playa son tan grandes que gran parte de la luz se queda fuera del bosque, haciendo de éste un bosque sombrío, lo cual me agrada.

Vaya bosque más agradable, me viene bien para relajarme antes de seguir mi búsqueda.

Pienso mientras camino bosque adentro, con un paso lento y con toda mi atención en el entorno por lo que pudiera pasar, nadie sabe cuando alguien le atacará.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por AxelThor el Lun 3 Dic 2012 - 22:55

La persecución era intensa . Aquel bosque infinito se me hacía corto , debido a la velocidad tan frenética que llevaba. A mi caso caían árboles y ramas , formando un camino a mis espaldas.

- Detente de una santa vez *respiraciones fuertes * ! No conseguirás escapar ¡.

El ladrón se giro un momento a escucharme , y no se percató en la liana que tenía enfrente. Su pie se enganchó a la liana , el ladrón perdió el equilibrio y calló irremediablemente al suelo . Estábamos a unas ramas de unos 20 metros de altura , por lo que el golpe debió ser doloroso. Salté de la rama detrás de él , colocando a Ego y a Libertad en su cuello , aprisionándolo contra el suelo. Hilos de crisoberilo rodearon sus muñecas y sus tobillos. Si se movía , podía provocar hemorragias importantes.

- No me mates , por favor - el chico estaba asustado - Yo sólo quería conseguir algunos berries para mi familia , no quería hacer ningún daño a nadie ..

Confuso , mi parte sentimental y con valores salió a la luz , y en un primero momento decidí dejarle marchar. Había causado muchos problemas, pero los motivos eran más que justificables , y un marine ante todo debe buscar el bien del ciudadano. Me incorporé , y me di la vuelta , sin desatar los hilos de crisobierlo , con la idea de marcharme tranquilamente ... Entonces sentí que los hilos sufrían una presión interior fuerte , y que estaban a punto de romperse. Me giré por instinto con Ego en la mano , a tiempo para desviar una lengua férrea , perteneciente a un zoan rana.

- Encima qué te dejo vivir ... Eres una maldito , y pagarás por ello.

- JAJAJAJA malditos marines con sus valores y basuras ... En este mundo todo es hipocresía y falsedad ... todo el mundo mira por sus intereses , ya no hay hueco para sueños ni soñadores ..

- ¿ Y qué sabrás tu de la vida y sus sueños ? Aún existe gente con capacidad de cambiar el mundo con su fuerza de voluntad y sus sueños .. Los sueños son la fuerza que mueve el mundo..

- Me he cansado de escucharte marine , te mataré JAJAJA.

Fue un gran error que el ladrón se incorporase como si nada , dispuesto a acabar con mi vida. Los hilos cedieron , provocando unos pequeños rasguños no demasiado profundos en aquella piel más resistente de rana. El bribón salto hacía mi , con un impulso bastante considerable. Coloqué mis espadas enfrente mía , cosa inservible , puesto que salí disparado hacía atrás con una fuerza endemoniada. Me frené con cadenas de crisoberilo después de haber destrozado varios árboles. Sentí como un fino hilo de sangre caía desde mi ceja y se extendía por mi mejilla derecha . Era cálida , y me provoco furia , un cualquiera me había hecho sangrar , y aquello significaba problemas para aquel hombrecillo. Me incorporé con cara de demonio , cosa rara en mi. Había desestabilizado mi tranquilidad interior. Una pequeña aura de cristalitos me rodeó , formando un brillo dorado a mi alrededor. Era digno de ver , lástima que aquel hombre no tendría oportunidad de contarle lo que había visto a nadie ... De aquí a unos pocos segundos , estaría muriéndose , lamentándose el maldito momento en el que decidió medirse contra mi.

Ante los ojos del hombre rana , desaparecí en una lluvia de virutas doradas. Una fuerza misteriosa le hizo elevarse desde su costado derecho hacia el cielo. Una vez volaba, una patada en la boca le hundió en el suelo , donde le esperaba un Axel clonado furioso que le atravesó con Ego. Él que realizó la patada , se lanzó hacia abajo con Libertad en las manos , atravesando el costado derecho. Los dos clones desaparecieron , y el Axel original se acercó , recogió sus espadas , y de una patada lanzó a aquel hombre rana a un agujero en la tierra recientemente improvisado por el mismo Axel.

- Descansa en paz , ojalá la muerte te traiga los sueños que no te trajo la vida.

Enfundé mis katanas , y marché como había llegado , como un viajero errante que exploraba las islas y las villas para enviar informes a su capitana , que a su vez , los enviaba al cuartel general. Era frecuente aquel tipo de situaciones durante las exploraciones . Mucha gente se pasaba con su afilada lengua y hablaba demás , tocando temas que no se deben tocar en mi presencia , y siempre acababan pagándolo de alguna manera , ya fuese con una cadena perpetua en ID o con su propia muerte.

Un brilló me deslumbró cuando comenzaba la marcha. Venía del agujero que antes había cavado para mi querido amigo rana. Me había alejado bastante como para que aquel brilló llegase hasta allí , así que regresé corriendo. Tenía curiosidad de saber que era lo que brillaba tanto. El hombre rana había recuperado su forma humana , y de su cuello colgaba algo que antes no había visto. Era un collar con una gran insignia de un escarabajo rinoceronte. En su reverso tenía unas inscripciones misteriosas. Parecía que se trataban de unas indicaciones para hallar una especie de templo secreto dónde había más información sobre aquellos escarabajos y su enigmática especie. Forcé la vista al máximo para ver aquellas pequeñas letrujas.

''Hallarás el tesoro antiguo , el saco mágico del oro , en dónde el pasado prevalece en el presente , donde las especies nunca mueren ..''

''Little Garden '' gritó mi mente al instante. Aquello me hacía entender varías cosas. El ladrón vendría de allí casi seguro (me encontraba en una villa cercana a la isla , a no más de medio día en barco ), y había entrado en aquel templo. Le habrían cogido , y habrían dado la alarma. El ladrón habría tenido que salir corriendo de allí como mejor pudiese , y así , después de mucha carrera y persecución , formo el alboroto que formo al llegar a la costa , cosa que me alertó de la presencia de problemas que me llevo a perseguirle. ''Vamos , tengo que irme ya y descubrir que ha ocurrido realmente en aquel templo ''

Forme una especie de patines rudimentarios en mis pies , propulsados por la fuerza centrífuga de un chorro de crisoberilo girando , y salí del bosque. Recorrí parte de la llanura , hasta llegar a la costa. Allí , en alguna parte , se encontraba atracado el barco del ladrón. Y no me equivocaba. Después de media hora de búsqueda , encontré un maravilloso velero de velas negras. Mediante varias barras de crisoberilo , lo impulse hacia el agua. Subí veloz , recogí el ancla , amarré los nudos , giré el timón , y puse la cáscara a flote. Unas aspas de crisoberilo le dieron el primer impulso , y la ráfaga de viento artificial fue seguida por otras naturales , que mantuvieron el impulso constante. Saqué mi brújula , y me localice. Marchando al sudoeste , no tardaría demasiado en llegar.

Me recosté en el mástil , dejando que el barco navegase con la ayuda de mis clones , y esperé paciente. Anochecía cuando llegué , cosa que me favoreció para esconder el barco donde nadie lo viese. Después , busqué refugio en los árboles , mate varios dinosaurios , hice un pequeño fuego , y asé la carne. Después , me di cuenta de mi error , y tuve que buscar un refugio alejado de donde había hecho el fuego. Los animales verían la luz , y más allá de asustarse , se acercarían. Encontré otro refugio bastante aceptable ,coloqué varías trampas , y con varios trozos de carne asada en mi estómago y otros tantos guardados en mi mochila , acepté la necesidad de sueño que tenía mi cuerpo y me dormí.

A la mañana siguiente , acabé con mis reservas de carne , la cuál no se había puesto en mal estado gracias a la brisa fría que corría por la noche. Salté de mi refugio , atento a que nadie estuviese cerca. Revisé mis trampas ... 3 conejos , o un bicho parecido , 1 rata gigante y 0 humanos. Deseché la rata , y guarde dos conejos . El tercero lo deje libre . Era una hembra embarazada y me daba cierta lástima. Tenía que partir a explorar y buscar indicios del templo. Decidido a no dejarme atrapar , me convertí en una especie de serpiente verde , que se mimetizaba con el suelo lleno de plantas , y repté durante un buen rato. Me acerqué al río varías veces para beber , y nunca encontré a nadie , cosa rara para mi. No obstante , no perdí la paciencia y seguí buscando durante varios días. Mientras , practicaba algunas técnicas derribando árboles , o probaba la sensibilidad de mi crisoberilo colocando hilos para cazar animales. Me encontraba feliz en aquella isla conviviendo con la naturaleza. Un día de estos , vi que en la costa alguna embarcación había dejado huellas , que se perdían una vez se entraba en la selva. Aquello no me gustaba , alguien había venido a romper mi tranquilidad. Formé cinco clones que irían a revisar la isla. Mientras , mi yo original esperaría en la zona central del bosque/selva , escondido dentro de un gigantesco tronco.
avatar
AxelThor

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 29/01/2012
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Sawn el Mar 4 Dic 2012 - 22:57

Después de terminar la misión en Tequila Wolf, y de luchar contra un repulsivo escorpión, decidí abandonar la misión, ya que no podía seguir con ella con todo lo que había sufrido en el combate. A Uracha lo perdí de vista, aunque mirase a mi alrededor, no lo encontraba. Los guardias seguían tirados en el suelo y ninguno más apareció. Salí de allí con cautela, moviéndome entre las sombras para que no me viesen. Ya había anochecido por completo y solo se podía ver las zonas donde se encontraba el fuego de las antorchas.

Habían pocos guardias vigilando las calles y no había ningún preso, la verdad estaba tranquilo y me ayudaría a escapar de aquel lugar, que aunque la atmósfera me gustase, el lugar seguía sin gustarme nada. Tras moverme durante un rato entre las sombras, llegué a un sitio donde solo había nieve y allí se encontraba varias carrozas aparcadas, y dentro de estas se podían distinguir varias personas. No podía moverme, no podía pasar por allí tan campante, no tenía sitio por donde esconderme mientras me movía.

De uno de los carruajes, salió una persona que estaba bastante abrigada, pero desde donde estaba, detrás del último edificio construido, no podía ver su rostro. Se quedó así durante un rato, hasta que se giró. Me quedé paralizado al ver la cara de aquel hombre, no era quien quería con ansias que estuviese aquí, me puse nervioso en ese momento, no lo podía remediar, era aquel, el hombre que casi me mata varias veces, contando las veces que me cogió y me llevó a lo que llaman justicia actualmente. Sabía que podía utilizar mis agujeros de gusano, pero sabía que se enteraría e iría por mi, porque parecía que se enterase cuando viajaba en el espacio cerca de él.

Las carrozas se fueron y se quedó él allí parado mirando a las edificaciones, mientra yo me fui por otro lado, para coger otro ángulo de visión. Lo tenía decidido, no quería problemas ahora con nadie, así que retrocedí y me fui por otro lado, de las misma manera de antes para que no me descubriesen. Caminé lo mismo de antes, pero llegando más lejos aún, casi a al otra punta, allí no podía descubrirme; pero de pronto, noté como un objeto metálico me tocaba la espalda mientras una voz se escuchaba, parecía que me habían pillado. Sin llegar más lejos, me pusieron unas esposas normales y me llevaron al edificio donde estaba lo que buscaba anteriormente en mi misión. Me llevaron a una sala que estaba muy bien provista de sillones, mesas de cristal, una nevera, y demás cosas.

Me sentaron en uno de los sillones y se creó un silencio absoluto, a los 10 segundos se empezaron a escuchar unos pasos firmes y lentos que poco a poco se escuchaban más, se estaba acercando. Se abrió la puerta, y era él, quien varias veces me pilló, pero no llegó a matarme, el gran Almirante Hiroki Yakama. Entro en la sala, se quitó el abrigo y sin decir nada ni dirigirme la palabra se sentó en el sillón que estaba enfrente mía. Empezó a hablar.

Hiroki: Otra vez nos encontramos Nathan, me informaron que estabas aquí. Y quería verte y hablar contigo.
Nathan: ...
Hiroki: Veo que no dices nada, como de costumbre, bueno a lo que iba. Al ver que has escapado varias veces de mis manos....
Nathan: Ves al grano, no tengo tiempo para perder contigo.
Hiroki: ... Quiero que te unas a la marina como agente del gobierno, solo necesito una respuesta positiva tuya.
Nathan: Y crees que te voy a decir que si por las buenas, así por que sí, vas apañado.

No paraba de decir tonterías este hombre, quería que me convirtiese en un agente del gobierno, dejando a mis compañeros atrás y lo que más quiero, relajarme. Hiroki no parecía que mis palabras le afectasen, tenía un rostro convencido a que dentro de poco aceptaría, pero no era así, nunca aceptaría esa proposición.

Hiroki: Si no quieres convertirte a las buenas, te convertirás a las malas, ¿me has entendido?

Ajá, ya se había acabado su paciencia, mis palabras habían hecho su trabajo, pero esto no terminaba aquí. No había guardias, aún así se sentía Hiroki cómodo. Con las esposas puestas, que eran unas simples y corrientes, podría escapar cuando quisiese, pero no quería en aquel momento, quería ver la reacción de este a mis palabras. Estuvimos conversando un buen rato, yo ya estaba cansado de estar allí sentado, pero él no se sentía cansado, estaba como el primer minuto de nuestra conversación. De repente, observando su cara, pude notar un esbozo, se había reído, y eso significaba que tenía un plan en mente.

Empecé a pensar que podía pensar Hiroki, pero no me llegaba nada. Luego pensé en la situación, un montón de horas hablando, solos los dos en la habitación, ya me llegaban ideas, quería cansarme para arrestarme con más facilidad, y los guardias eran el factor sorpresa. Tenía que actuar de inmediato, pero no al momento, dejar un margen y después escapar. Pensé un momento; mientras el silencio se hacía con el ambiente, los dos mirándonos fijamente. Tenía el plan.

Nathan: ¿Podías quitarme las esposas, son un poco molestas.
Hiroki: Solo si aceptas Nathan mi propuestas, no quiero que te vayas sin que me des un "si" como respuesta.

Vale, eso no servía, pero tenía un otro plan, y ese era un poco complicado de efectuar. La tensión se notaba, Hiroki esperaba mi respuesta, pero yo solo pensaba en escaparme de allí, me empezaba a sentir verdaderamente incomodo, no podía dejar atrás a mis compañeros, Azumi era el único que me entendía, y si me ponía de lado de la justicia, no me lo perdonaría nunca. Tras unos segundos de margen, ya tenía decidido todo, seguiría con Azumi. Se lo dije a Hiroki, este por la cara que puso no le gustó la respuesta e iba a pagar lo que había dicho, pero me daba igual.

Este llamó al los guardias, entraron rápidamente 4 marines con poco rango con unas cadenas para adherir a las esposas. Llegaron a mi posición, me levantaron y colocaron las cadenas en las esposas. Estiraron y me llevaron fuera de la sala. Fuimos por un pasillo largo que terminaba en unas escaleras de caracol que llevaban a la planta inferior, donde cada vez era más oscuro y solo se veía la luz que emanaban las antorchas. Tras bajar 2 plantas más, llegamos a la planta más baja, allí habían habitaciones, o mejor dicho calabozos, me llevaron a la puerta más profunda, al final del pasillo. Abrieron la puerta, me lanzaron dentro y cerraron la puerta, quedándose un guardia vigilando.

3 días después.....

Me sabía mi celda de memoria, había tenido el tiempo suficiente para hacerlo y para pensar un gran plan de huida, pero no sabía si funcionaría. Estaba tirado en el suelo mugriento, lleno de restos de huesos, marcas de platos de metal y ratas. Todo era silencio, no pasaba nada importante. A la tarde, me hicieron una visita y quien si no iba a ser; era Hiroki, entró en la celda y como no me preguntó si había pensado mejor la respuesta, pues no me iba a dejar salir hasta que le dijese que si. Podía tirarme ahí tirado todo el tiempo que fuese hasta aceptar, me lo dijo bien claro.

Hiroki: Por mucho que quieras defender a tus compañeros, tu no vas a salir de aquí y no los vas a ver, tu decides lo que hacer. Quiero una respuesta ya Nathan, no tengo mucho tiempo, ya e hecho bastante por tenerte aquí 3 días, ahora tengo prisa.
Nathan: Me da igual lo que digas o lo que pretendas, la respuesta siempre va a ser la misma.
Hiroki: Tu mismo.

Llamó a un par de guardias enfadado, se le notaba en la forma que ordenó que viniesen. Aparecieron de inmediato dos guardias, quienes entraron y cogieron de las cadenas y me llevaron a la superficie. me quedé ciego, estaba despejado y los rayos del sol me dieron de golpe en los ojos, esto me hizo girar la cabeza bruscamente hacia la izquierda para no mirar de frente al sol. Me llevaron a un carruaje, y en cuestión de media hora, llegamos a un barco, que estaba en el mar, solo había que bajar unas escaleras estrechas para llegar.

Me subieron al barco, y esta vez Hiroki no venía en la travesía. Me llevaron a una habitación donde había comida para una semana, en la cama ponía una nota: "Nathan, toma una maldita decisión ya, me estoy conteniendo y te e ofrecido toda esta comida, pero no te vayas acostumbrando, si dices que no, despídete, te encontraré y morirás"

Esto no era normal en este hombre, o por lo menos yo no lo conocía así. Me dejaron cerca de la comida, los guardias se fueron y hasta que no cerraron al puerta, no empecé a comer. Cerraron la puerta, que dejaba un chirriante sonido agudo no muy agradable, ya solo en la habitación empecé a devorar la comida como si me fuese la vida en ello. En poco tiempo, ya no quedaba nada. Me tumbé en la cama y me quedé durmiendo.
Cuando quise darme cuenta, un marine me llamaba de una forma bruta, normal si era un prisionero, pero no un prisionero normal. El marine me dijo que habíamos llegado, bien, pero a ¿donde? no sabía nada de ningún lugar, pero bueno, solo quedaba esperar. me sacaron de allí cogiéndome el brazo izquierdo. Al llegar a la cubierta, mis armas estaban tiradas allí en el suelo, me dejaron libre. Salí del barco sin antes coger mis armas.

El barco se alejaba, yo mientras estaba en una playa, de una isla desconocida. Había notado algo extraño, parecía que el tiempo se había estancado, pero seguía su curso, era algo raro, algo que tenía que ver claramente e informarme muy bien. me coloqué bien las armas y me adentré en la selva. Por el camino, podía ver un montón de plantas, que salían en los libros que leí cuando fui a Ohara. me impresionaba y esto hizo que mi ritmo disminuyese, parándome cada vez que veía plantas nuevas.











avatar
Sawn
Revolucionario1-Cadete Revolucionario
Revolucionario1-Cadete Revolucionario

Mensajes : 2161
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 24
Localización : En Gallifrey

Hoja de personaje
Nivel:
35/150  (35/150)
Experiencia:
17029/790000  (17029/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Misu Shuyutsu el Jue 6 Dic 2012 - 13:46

Los cascos de un caballo golpeaban el suelo fuera de la casa. Hacía varios minutos que escuchaba galopar al jamelgo con la esperanza de que pasara de largo por el camino, pero no tuve esa suerte. Un caballo que galopa y se para frente a tu puerta nunca trae buenas noticias. Era muy temprano. Ayer había llegado de un viaje y entre desempacar el equipaje, revisar la casa ante posibles allanamientos y supervisar algunos cultivos de hongos y plantas medicinales, se me había hecho muy tarde y no tenía ganas de levantarme tan temprano.

La campana de la puerta sonó. ¡Diablos! ¿De verdad no me van a dejar dormir? ¡Es mi día libre! Aún con el sueño que arrastraba, me bajé de la cama y bajé descalzo al piso inferior hacia la puerta principal. De nuevo la campana de la entrada sonó mientras bajaba aún con los ojos húmedos de dormir. ¿Quién podría ser para venir con esa premura? Los escalones crujían bajo mis pies. Unos escalones de madera que ya comenzaba a hacerse vieja después de un centenar de años al servicio de la familia y que su cada vez más débil estructura cedía poco a poco bajo el peso de cualquiera que los pisara. Quizás debía de haberme puesto algún calzado para bajar a la puerta pues con ésta madera podía uno esperarse que una astilla acecharía en cualquier arista lista para clavarse en lo primero que rozara la madera. Pero eso no me preocupaba ahora. El amo del caballo me estaba poniendo nervioso. La campana sonó por tercera vez cuando aún no había llegado abajo de las escaleras. Si volvía a tocar ensartaría su cabeza en un palo y la colocaría en mi jardín trasero para que las moscas no me molestaran. Hacía frío en aquella casa. Una casa tan espaciosa nunca está caliente y eso afectaba a mis pies que tocaban un suelo gélido y a mi torso que no había cubierto al levantarme y que se erizaba cada centímetro de piel marcando aún más mis cicatrices.

Tres golpes consecutivos en la puerta me sacaron de ese sentimiento de frío y un calor interno provocado por la ira me embargó haciendo que abriera la puerta de un tirón y mirara hacia fuera con una cara de pocos amigos. El chico que estaba fuera se giró sobresaltado pues ya no esperaba que saliera nadie a recibirle.

- ¿Qué diablos quieres?

El muchacho se llevó tal susto al verme salir así que casi se le cae la misiva que me traía. Una reacción algo exagerada, pero el repentino movimiento de la puerta tras la que creía que no había nadie fue demasiado para sus nervios. Se me quedó mirando y quedó horrorizado de que alguien fuera con el torso desnudo mientras en la calle había una temperatura tan baja.

- ¿Y bien?

El chico dio un segundo respingo y me mostró la carta que me traía con una mano temblorosa, aunque no le duró mucho por que consiguió rehacer su postura y controlar los nervios y me entregó el mensaje de una forma mucho más noble que la primera impresión que había recibido de él. Miré el sobre, era más bien sencillo, dentro debía de llevar una carta escueta por que por el bulto que hacía no podía llevar ni una hoja de papel entera. Ese era el estilo del CP cuando quería que fuera al cuartel por alguna misión. ¿Cómo sabían que ya había llegado? ¡Aún no había hecho el reporte de mi misión y no llevaba ni 12 horas en mi casa! Le dí la vuelta al sobre y mis sospechas se vieron confirmadas al ver el sello del CP en el lacre. Miré al chico y y le invité a que pasara al interior de la casa con un gesto de cabeza, invitación que aceptó sin pensarlo pues es costumbre el ofrecer algo de comida al mensajero para llenar de nuevo sus provisiones para la vuelta. A partir de ahora las moscas no me molestarían mientras les quedase cabeza en la que posarse.

A la salida del cuartel del CP1 el día se me antojaba gris. Otra misión. Era odioso que me fueran a elegir a mí, aunque era el único del CP1 que tenía la habilidad para espiar idónea para ésta misión. ¡Qué diablos! Eso no era un consuelo, los cultivos terminarían hachándose a perder si seguía fuera por tanto tiempo y eso sí que sería una desgracia. No como el desgraciado que me habían mandado espiar y matar si fuera necesario. Por lo visto tienen ciertas sospechas de que puede leer poneglíficos. Tendría que ser muy idiota para haber dicho por ahí que es capaz de leerlos y si ha sido tan tonto como para decirlo no creo que tenga la suficiente inteligencia para leerlos. Ésta misión llevaba escrito en mayúsculas "Pérdida de tiempo". Odiaba que me hicieran eso, y más cuando acababa de volver de otra misión. Miré el dossier de la misión que me hablaba un poco de la vida de aquel descerebrado, por lo visto una de las cosas que hacía desconfiar de él era que había nacido en Omaha. ¡Menuda idiotez! En Omaha ya hace tiempo que no hay más que cenizas donde antes había una lujuriosa biblioteca. Creo que a alguien de la cúpula del CP se le había frito el cerebro por que los indicios son insuficientes. Algún día alguien lo pagaría caro. Pero en el informe había algo que me animó. No debería de perder mis cosechas de vista tanto tiempo pues por lo visto la última localización del "erudito" era en ésta misma isla. Me apresuré a llevar a cabo mi misión lo más rápido posible para poder volver a mi bien merecido descanso y a mis ansiados experimentos. Antes de irme quisieron hacerme un favor y me recomendaron que no volviera a mi casa por mi ruta normal por que por lo visto habían encontrado cerca de ella el caballo desollado y el cuerpo sin cabeza del mensajero que me habían mandado con el mensaje, además de que habían mandado a un escuadrón de élite a investigar lo sucedido. Muy amable por su parte.

Ya había pasado por delante de aquella casa unas cuantas veces. Era la supuesta residencia del arqueólogo que tenía que vigilar, pero aún no había visto ningún movimiento dentro, quizás estaba durmiendo, es sabido que los sabios leen mucho de noche y luego les cuesta levantarse por la mañana de modo que decidí vigilar continuamente la casa desde algún punto cercano. Quizás si me agazapara entre unos arbustos... no, hay que ser realistas, se me vería y si me fundía en titanio el color plateado no le queda bien a un arbusto, y si entraba bajo tierra no podría vigilar bien la puerta si no podía camuflar por lo menos una mirilla, además de que era muy incómodo. La tierra fría y húmeda nunca me ha gustado y hacía tan sólo unas horas que había dejado de llover. Definitivamente no era la solución, pero ésta no estaba tan lejos como parecía pues justo enfrente de la casa observé una serie de tubos plateados apoyados en la fachada de una herrería, era perfecto.

Tomé la forma de uno de esos tubos con mi habilidad logia y el tono del titanio hizo el resto. Quizás destacaría un poco para el ojo experto, pero estaba fuera de la vista del herrero y allí la gente no parecía muy observadora en cuanto a los detalles de los tubos que exponía el herrero en su fachada. Hacía frío y la humedad no hacía más que empeorar las cosas, pero yo tenía mi habilidad para contrarrestarlo. Calenté el titanio hasta los 25 grados consiguiendo una temperatura muy agradable y de todas formas nadie me tocaría de modo que no sería un problema el que alguien se diera cuenta. Las horas pasaban allí muy lentamente. Si estuviera con un experimento seguro que me faltaban horas en el día, pero las esperas siempre se me hacían eternas.

¡Al fin un movimiento! La puerta de la casa se habría y mostraba a un hombre de una edad ya avanzada con una barba blanca que casi conseguía cubrirle el cuello. El pelo largo y lacio también blanco hacía ver que no le interesaba en lo más mínimo la estética impuesta por la sociedad y sus ropas viejas y raídas le hacían ver como un pordiosero o un pobre hombre que no poseía nada. Pero eso no era normal pues él poseía una casa al fin y al cabo. Su forma de vestir y su estética estaba pensada para que la gente no le hiciera caso tomándolo por un loco o un viejo inútil. Era un movimiento muy inteligente si querías pasar desapercibido. Así si viajabas la gente no lo tomaría en cuenta pensando que te recluyes en la casa por "cosas de locos". El viejo pasó el dintel de la puerta y estiró su espalda en un movimiento quejicoso. Sus vértebras crujieron ante el movimiento de su cuerpo y se sujetó las lumbares mientras se inclinaba hacia adelante quejándose de que los años no pasaban en balde. En ese sentido era un viejo bastante normalito.

Le seguí a un par de tiendas. En la primera a la que fue cogió la vez en una larga fila de gente. Se sentó mientras esperaba y comenzó a hablar con la gente de ambos lados de cosas sin sentido para ellos haciéndoles sentir incómodos. Les hablaba de los 100 años perdidos, de conspiraciones gubernamentales y de agentes secretos del gobierno camuflados en forma de barras de hielo o de tierra bajo sus pies. Desde luego todo aquello le hacia parecer un viejo chiflado y para que no le ahuyentara a la clientela, el tendero le hizo pasar muchos números por delante de su turno haciendo que el resto de los clientes suspiraran aliviados. Las maniobras de éste viejo decían mucho de él. O era un maldito genio, o era el tipo más chiflado que había visto en mi vida, cualquiera de las dos cosas era muy interesante, la misión me encendía la curiosidad por momentos. En el resto de las tiendas el viejo no tuvo ningún problema pues le atendieron en cuanto entraba pues parecía que aquella maniobra no era nada nuevo y la usaba con bastante asiduidad.

Ya en la casa de nuevo me vi forzado a cambiar mi estrategia pues dentro de la casa no sería capaz de ver lo que ocurría. Me acerqué furtivamente a la casa y deshaciéndome en titanio comencé a colarme en formas de láminas e hilos muy finos por los huecos que quedaban entre las maderas de la casa deslizándome por las columnas y terminando en descansar en las vigas cercanas al techa para que no pudiera detectar mi presencia en la casa. El viejo estaba guisando un potaje con las cosas que había comprado recientemente, pero pude ver que parte de sus compras no tenía nada que ver con la alimentación. Papel, tinta y plumas no eran para comer. No había visto cuando había comprado todo eso, pero recuerdo que un chico joven había entrado en una de las tiendas en las que estaba el viejo con ese tipo de papel y de aparamenta de escritura. El viejo era muy inteligente y evitaba que lo vieran cerca de algo que le hiciera parecer que estaba estudiando. Me había engañado por completo, pero la pregunta era, ¿me había descubierto ésta mañana en el pueblo? Eso era algo que no podría saber hasta que se lo preguntara directamente, pero si me mostraba ahora él disimularía como un viejo loco y no podría sacarle nada ni habría forma de encontrar las cosas que estaba estudiando de modo que decidí mantenerme a la expectativa y esperar su próximo movimiento.

Con toda la tranquilidad del mundo el viejo terminó de cocinar y se comió un plato de aquello relamiéndose y con la mente distraída en otro sitio. Terminó y lo recogió todo a la vez que tapaba el caldero donde había cocinado pues la comida de dentro se conservaría bien lo suficiente para poder terminársela toda. De nuevo comenzó a comportarse de una forma rara en frente de las ventanas aunque aquello era sólo una excusa par a comprobar que nadie miraba o le estaba vigilando. No recordaba haberle visto hacer eso ésta mañana, si ahora lo hacía es por que era importante que nadie lo mirara para hacer algo, o para casar algo que sólo quería ver él. Cuando estuvo completamente convencido de que nadie le observaba se dirigió al hogar de la casa y presionando una de las piedras, desapareció el fuego bajo tierra metiéndose él por el hueco en el que ahora aparecía un escalera. Sabía que tenías algún secreto viejo. Eres muy inteligente y cuidadoso, pero no contabas con alguien como yo.

Cuando el agujero quedó de nuevo tapado con el fuego, resbalé por las columnas y me introduje por los huecos de la madera para llegar al sótano secreto. Un pasillo largo denotaba que el sótano no estaba bajo la casa, si no quizás bajo la herrería de enfrente, dónde el ruido le advertiría de si alguien legaba a su casa ya que su vecino dejaría de dar golpes para advertirle del loco inquilino que allí había. Recorrí lo más sigilosamente posible el pasillo cosa que era casi innecesaria pues el viejo no esperaba que alguien le hubiera seguido y el ruido del martillo chocando contra el yunque era suficientemente fuerte para que no se diera ni cuenta de que alguien venía por el pasillo. De nuevo me escondí en los contrafuertes que había puesto en aquel espacio un poco más ancho que el pasillo donde escondía una mesa y un montón de papeles con cosas escritas, pero la pieza más asombrosa de aquel lugar la tenía expuesta en la pared frente al escritorio. Era una copia de la escritura de algún poneglífico que se había encontrado en algún lugar y ante la imposibilidad de traérselo, había copiado el bajorelive con papel y carbón. Muy inteligente de nuevo, casi me daba pena el tener que hacerle lo que le iba a hacer. Eché un vistazo rápido a lo que escribía y por lo visto ya había conseguido descifrar una buena parte del poneglífico, aunque lo que más me llamaba la atención era un apunte que tenía al lado de las notas principales "Otro poneglifico en Little Garden, tendré que contratar a alguien que ayude a enconrarlo matando a esas bestias".

Parte del titanio bajó al suelo y reptó hasta encontrar las patas de la silla. Trepó por éstas y cuando el titanio estuvo en posición, se convirtió en cintas que sujetaron al hombre a la silla. El hombre forcejeaba y gritaba por auxilio, pero de nada le servía con su vecino dando golpes para forjar una buena porción de metal. Bajé de los contrafuertes y me planté delante suyo mirando a la pared dónde tenía la copia a carboncillo del poneglífico.

- ¡Magnífico! Eres muy inteligente viejo, pero dime, dónde encontraste éste.
-¡Q...Q... Quién diablos eres tú! ¡Y cómo has encontrado éste lugar!
- Vamos viejo, no te hagas el tonto conmigo como con el resto de la aldea, está claro que te he seguido y no has podido detectarme por que me deshago en forma de metal fundido para esconderme detrás de cualquier cosa que esté a mi disposición. Ahora repetiré la pregunta. ¿Dónde encontraste éste poneglífico?
- No pienso decirte tal cosa perro del gobierno.
- ¡Oh! ¡Vaya! Me has ofendido, ¿qué te hace pensar que vengo por parte del gobierno?
- Lo llevas escrito en la cara. Además, ¿quién iba a ser capaz de darse cuenta de mi coartada si no ellos?
- ¿Qué tal otro arqueólogo? Esas cosas que buscas son muy famosas, ¿sabes?

El viejo cambió de la desesperación a la desconfianza y me hizo un par de preguntas para corroborar que era arqueólogo, preguntas que respondí sin ningún problema. Parecía aliviado. Por lo visto pensaba que había salvado la vida.

- ¡Oh! Por Dios, ¡Qué susto me has dado! Pensaba que me habían encontado los del gobierno mundial y que éste era mi fin. Suéltame y te enseñaré todo lo que tengo aquí, que aunque eres aún muy joven e inexperto, yo ya estoy cerca del final de mi vida y alguien tendrá que continuar con mi legado.

Le desaté de la silla ya que estaba dispuesto a enseñarme sus descubrimientos.

- Mira, ésto es la copia de un poneglífico que encontré cerca de Arabasta, estaba medio enterrado y no pude moverlo ni sacarlo de allí, pero con lo que pude copiar de él, he sido capaz de desencriptar que hay otro cerca del volcán de Little Garden.
- ¿Y cómo es que aprendiste a leerlos viejo?
- ¡Ah! Eso, jeje, verás, encontré un libro antiguo, de antes de la destrucción de ohara, era una especie de tratado para la traducción de los poneglíficos con ejemplos aunque ya estaba muy viejo y hajado y había perdido algunas de sus parte, pero yo he conseguido reuperarlas a fuerza de probar y errar. Todo está aquí, en éste cajón, el libro y los apuntes que me han llevado a descifrar el poneglífico completo.
- ¿en serio que está ahí todo lo que sabes?
- ¡Claro! Por supuesto, yo lo documento todo muy bien por que mi memoria ya no es lo que era y a veces tengo que volver a consultar algunas cosas. Una cosa más, verás, estando yo aquí no puedo irme durante mucho tiempo a ningún sitio y ya soy viejo, te propongo que tú que eres más joven y ágil vayas a Little Garden a buscar otro poneglífico que dice éste que tiene que haber allí. No necesito que lo traigas, sólo que lo copies como yo hice con éste y a tu vuelta los dos trabajaremos en éste nuevo, ¿qué te parece? ¡Mira! Por aquí tengo las coordenadas y la forma de llegar según éste poneglífico. A ver, dice que si vas por bajo...

Al viejo no le dio tiempo a decir nada más. Una aguja de Titanio le entró por la fosa nasal y le revolvió el cerebro haciendo que muriera inmediatamente, sin apenas dolor y sin darle la opción e volver a gritar, odio los gritos. Además así evitaba dejar marcas en su cuerpo y al quemar a casa con él dentro nadie sabría nunca de qué había muerto. Recogí todo lo que había en aquel zulo en una burbuja de titanio e hice un túnel bajo tierra hasta que saqué la burbuja a unos kilómetros fuera del pueblo. Retorné de nuevo al zulo y cogí al viejo, lo puse en su casa y le prendí fuego a ésta destruyendo el mecanismo de la chimenea en mi huída por el túnel. Agarré aquella valiosísima información que había dejado el viejo en éste mundo y volví a mi casa para preparar el viaje a Little Garden.

Al fin estaba en Little Garden. Después de toda esa burocracia los papeleos y las explicaciones por la muerte del viejo, todo volvió a su cauce y como estoy suspendido hasta nueva orden decidí hacer un viaje para "entrenar". Había memorizado la situación del poneglífico que había descifrado el viejo había estado estudiando un par de libros sobre la fauna y la flora del lugar. Tenía que haber venido antes, pues es mucho más impresionante en vivo que en los libros. Estaba entusiasmado al ser capaz de ver cómo era el mundo hacia tanto tiempo. Sus animales y sus plantas. Aunque eso no me hacía desviarme de mi objetivo real del cual me separaban tan sólo unos cuantos kilómetros, unas horas y un Tiranosaurio Rex que quería devorarme. Aún no lo sabía, todo el que se interpone entre Misu Shuyutsu y su objetivo es carne de barbacoa, aunque sea un Tiranosurio Rex.
avatar
Misu Shuyutsu

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 13/01/2012

Hoja de personaje
Nivel:
16/100  (16/100)
Experiencia:
3900/540000  (3900/540000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Invitado el Vie 7 Dic 2012 - 16:51

Mi camino se ve despejado, no hay ninguna cosa fuera de lo normal, todo está en silencio a excepción de los escandalosos e irremediablemente descerebrados animales que habitan la isla. Mis pasos tranquilos me llevan a una zona del bosque poco iluminada, como si la noche reinara allí incluso de día. Mi cuerpo ya denota cierto cansancio, al fin y al cabo, había pasado la noche en vela caminando, atento por si alguien aparecía de la nada para atacarme, aunque ahora que lo pienso bien, no puedo hallar el motivo para sufrir ataque alguno, y menos por la noche, cuando todos duermen en esta isla. Mi mente divagante se entretiene en vanos pensamientos, en cosas si importancia. Mi rostro que antaño vagaba al aire, descubierto y visible para todos ahora vive bajo una máscara, a cada momento diferente, algo asombroso, un cambio en mis actos y personalidad, un cambio con un único motivo, la aparición de Neliel, una amiga y vecina de su infancia, la cual yo creía muerta, y con ella, miles de recuerdos e imágenes que trastocaron mi interior, algo cambió que ya no soy capaz de mostrar mi rostro. En estos momentos vago por el bosque, mi mirada oculta observa todo lo que hay a mi alrededor, mayormente árboles, plantas y algún que otro animal que vaga por el bosque, algo normal.

Ah, que día más agradable, aunque el sueño me pese me alegra ver esta estampa.

Pienso mirando al horizonte delante de mí, un imponente monte se alza más allá del final del bosque, a su espalda un tono anaranjado domina el cielo, extendiéndose hasta cubrirlo entero, siempre me gustaron los amaneceres, me recuerda a mis noches de intensos entrenamiento, que acababan a la llegada del naranja de la mañana, pero me entristece el suceso acaecido en el amanecer de un día como el de hoy, miles de muertes ocurrieron sin que yo pudiera hacer nada, mis amigos, vecinos, familia…todos murieron ante mis ojos. Todo por culpa de una banda de piratas, asquerosos, sucios y desalmados, la peor calaña que había conocido, tiempo después, me hice al mar con un único objetivo, más bien dos, el primero y principal, encontrar y matar a todos los que mataron a mi familia y amigos, al tiempo que mostraba a los marines como se debía tratar a los piratas, nada de andarse con chiquitas, darles muerte y tan felices.

Maldición, he de parar de pensar en eso, he de apartar esos recuerdos de mi mente, sea como sea.

Pienso mientras retiro la máscara del Tártaro, una máscara blanca, de la forma de un rostro, con dos líeneas en forma de búmeran, una a cada lado de la máscara, en su lugar se coloca otra máscara, ésta blanca, con forma de cráneo de felino, los cuernos a los lados simulando un par de orejas y en mitad de la frente, dos líneas en forma de hoz empezando en la frente y terminando entre los ojos, de los extremos de estos salen dos líneas rojas, alargándolos, como un maquillaje egipcio. Ya está, la locura se apodera de mi mente, bueno, no del todo, aún soy capaz de discernir mis actos, pero mis movimientos son ahora más arriesgados y peligrosos que antes. El bosque de pronto entra en un profundo silencio, algo poco habitual en animales, lo que me hace sospechar de la llegada de algo o alguien a la isla, algo que no me es grato, de seguro que solo estropearían mi descanso y entrenamiento.

Mi cuerpo cambia de aspecto, el cambio es considerable y notable, mi ropa se cubre por una especie de exoesqueleto de color amarillento, de mis costados dos bultos se extienden, poco a poco van alcanzando un par de decenas de centímetros más que mis brazos humanos, y al mismo tiempo van tomando forma, una forma de brazo, acabado en un par de pinzas de un tamaño considerable, estos al igual que el resto de mi cuerpo, están cubiertos por el mismo exosqueleto amarillento. A mi espalda un bulto largo, como de unos tres metros y medio de largo, al final de la cual se observa un aguijón, esta parte es la única que difieres del resto del cuerpo, la cola, cubierta por el exoesqueleto, es de color amarillento hasta el aguijón, que es de color marrón. Ya estoy listo para lo que pueda pasar, sin embargo, para asegurarme de que los daños fueran menores recubro mi cuerpo en una fina capa de veneno, que actuaría como una contra, no en sentido de bloquear golpes sino en el de devolverle el favor al que golpea.

Yuugai na fu rieki[Habilidad] < Acción preventiva >

Una vez todo listo mis pasos se dirigen al lugar donde seguramente se encontraría al que hubiera llegado, la playa, pero no por un camino recto, ni mucho menos por el mismo que usé para llegar hasta este punto, sino que serpenteo por árboles y arbustos, esquivando raíces que sobresalen de la tierra y ramas bajas que quedan a la altura de los ojos que, de engancharte, podrían dejarte ciego o tuerto, no se cual perdición es la peor, pero espero no tener que averiguarlo. Mis pasos decididos y sigilosos me permiten acercarme a donde sea, los animales que se encuentran a mi alrededor se encuentran en silencio, silencio que gracias a dios no es roto, eso delataría mi posición, y sería una lástima perder el factor sorpresa.

Sorpresa la que me llevo al encontrar una especie de hoguera, no es algo tan inusual de no ser porque esta isla es poco visitada y no hay habitantes, el hecho más sorprendente y que más me alerta, es que parece ser reciente, pues la madera aún permanece en el lugar, al igual que las cenizas de la madera que ya quemó. Mientras reviso el lugar un extraño ruido llama mi atención, al parecer hay más de una persona moviéndose, cada una en un lugar pero lo más extraño es que se disponen en distancias iguales, formando un arco equidistante, con lo cual no tardarían en dar con mi posición, a no ser que no estuviera tan a la vista. Por ello decido de un salto subir a un árbol, al ser árboles tan altos sus ramas se extienden casi comunicándose, proveyéndome de un camino tranquilo y seguro, empiezo a caminar, bueno, más bien saltar por las ramas, con un único objetivo, encontrar a aquél que me busca antes de que él me encuentre, siempre es mejor llevar la delantera, y más en situaciones en las que puedes estar en peligro.

En mi marcha por el bosque observo extraños brillos verde amarillos, como si algún cristal verde y amarillo estuviera esparcido por el bosque, pero no son puntos, son hilos, hilos que tejen una compleja trampa, definitivamente es cosa de un usuario de las frutas, de lo contrario tendría que ser un cazador muy hábil con las trampas. Desde luego esos minerales no estaban de forma natural, desentonan con la mineralogía general de la isla, además de que la forma en que están dispuestos denota cierta preparación de trampas, seguramente de algún viajero para atrapar comida.

Que mal, si caigo en eso seguramente lo pague caro

Pienso mientras avanzo raudo por las ramas, mi rostro cubierto por la misma máscara que hasta este momento, mi alma ansía echarle el lazo a algún viajero despistado, mi mente desequilibrada busca diversión, el único remedio, una lucha, alguien con quien medir mis fuerzas, alguien a quien destrozarle el ánimo y la moral, pensamientos típicos de mi loco carácter. Mientras camino de rama en rama varios sonidos llaman mi atención, pero hay algo extraño, se mueven creando un círculo, alejándose de la zona central.


Parece ser que quieran alejarme de la zona central de la isla, como si allí hubiera algo escondido.

Pienso al analizar la situación, no tengo ninguna señal de que se trate de Nathan Jones, no es su forma de actuar, él es más bien sigiloso, a tal punto que resulta complicado seguirle o percibir su presencia. Este debía ser algún chalado paranoico que cree que el gobierno le sigue, bueno, en cierto modo alguien le sigue, pero no soy del gobierno, jamás me aliaría con esos agentes poco honrados que no son más que asesinos con licencia.

Otro extraño suceso llama mi atención, un temblor en la tierra, suave, pero suficiente como para que se notase, me da mala espina, parece que el volcán que en esta isla se halla entrará en erupción de un momento a otro, algo que no me es nada favorable, sino más bien, me complicaría mucho las cosas. He de darme prisa, no quiero estar presente en el instante en que un río de lava se deslice por las faldas del volcán.

Maldito donde estás

Pienso mientras me paro en una zona que al parecer es el centro de la isla, justo el lugar del cual me apartaban los cinco ruidos que se mueven por la isla, aunque pensándolo bien, puede tratarse de un equipo de reconocimiento, en cuyo caso fue una gran idea acercarme a esta zona, mientras ellos buscan por la isla yo descansaría en algún lugar cercano. En mi posición actual, sobre una rama alta de un árbol bastante ancho, observo el lugar, ha de haber alguna zona en la que poder esconderme. Una cueva, un agujero en un tronco, algo en que esconderme, sino siempre me quedaba la solución de meterme bajo tierra, aunque no es buen lugar si quieres montar guardia y tender una emboscada.

Mi vista se posa en un tronco, algo más ancho que el que soporta mi peso, un lugar perfecto pues a un lado se observa una pequeña apertura, bajo de un salto al suelo, me he cansado de caminar por árboles, ahora me tocará una espera, algo que mi locura no soporta, pero es lo que hay, al instante cambia la máscara en mi rostro, Sátiro, un ser paciente y astuto, pero cruel y peligroso como ningún otro. La máscara del Sátiro, una máscara blanca con dos enormes cuernos a los lados, y un adorno en negro recorre la máscara. Los dientes tan peculiares se disponen en una sonrisa macabra, que junto a que mis ojos se ocultan en unas aperturas rasgadas, que de ser ojos expresarían crueldad y sadismo. Mis pasos suaves y ligeros me llevan hasta el árbol, al entrar una sombra llama mi atención, parece que no soy el único que piensa en emboscadas.

Pensamientos de tortura, asesinato y varias crueldades más asoman en mi mente, pobre desgraciado del que se encontrara allí, pagaría mi frustración, algo llama mi atención, un rayo de luz ilumina una capa blanca, con letras y detalles celestes, lo que identifico con la marina, esa gente que no se dignó a proteger mi aldea de los piratas, un acto cruel y sin perdón, tal vez este sujeto no se mereciera lo que le iba a pasar, pero es lo que pasa si te enrolas con el bando equivocado.

La locura me invade, desenvaino a Tenken y a Tensa Zangetsu, dos katanas que me servirían para lo que planeo hacer, libero la forma completa de Tenken, Fudo Myo-o en el exterior, y junto a él su espada flamígera. Al tiempo que él provoca un enorme incendio cortando árboles con su espada en llamas, creando un anillo de fuego alrededor del árbol, con Tensa Zangetsu y un par de vueltas lanzo un corte energético que alcanza a todo lo que me rodea, incluido el tipo que allí se encontraba, el corte sale tirando árboles en el exterior y con esto provoca que el incendio se propague a una velocidad asombrosa ahora que entra más oxígeno, y para culminar esto, desenvaino a Kami no katana y creo un torrente de aceros en forma de anillo girando sobre mi mismo, pero antes de solidificarlo lo lanzo por partes alrededor, creando una lluvia de acero que se solidifica al tiempo que coge una gran temperatura al pasar por las llamas que inundan el bosque a mi alrededor.

Hageshii no sonkai[AMF](Hakki) < Acción Ofensiva >

Mientras el bosque arde y de las llamas se eleva una gran masa de humo aprovecho para meterme por la tierra creando un túnel que me serviría para escapar de allí sin tener que esperar a que el bosque dejara de arder, mi camino un túnel sin crearse, puedo llegar a cualquier parte de la isla, caro que a más lejos más tardaría.

Bueno, al final no he podido encontrar a nadie que luchara, solo a un sujeto en las smbras, y por desgracia el bosque lo ha pagado

Digo para mí mientras camino hacía la libertad, bueno, más bien excavo un túnel. Mi mente divagando en los efectos de mis actos, la locura momentánea no me deja pensar con claridad, ya lo valoraré en llegar al barco.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por AxelThor el Dom 9 Dic 2012 - 0:54

Silencio. En aquel bosque/selva no se escuchaba ni el más mínimo sonido. Mi mente , centrada en mis hilos y en mis clones , trabaja y sentía cada una de las vibraciones que los animales o las pisadas de los gigantes provocaban a mis hilos. Sabían que destacarían , ya fuese por su color o por el simple hecho de que no era natural encontrar hilos como aquellos en esas zonas del planeta. No había arañas que lo pudiesen generar , por lo que serían un detalle del que se podría sospechar. Pero aquello me daba bastante igual , ciertamente. Mis clones pululaban por la isla , silenciosamente , y tampoco lograban captar ninguna alteración en el ambiente. De pronto ocurre , mis palpitaciones aumentan , se disparan , unas fuertes vibraciones me llegan desde los múltiples hilos que tengo colocados en la isla. Bruscamente se detienen ... El volcán , eso era. Mis pulsaciones se vuelven a relajar y el ritmo del silencio y la tranquilidad se reanuda. Me pongo a pensar en lo que estoy haciendo , un marine sin ropa de marine escondido en el tronco de un árbol como una rata cobarde .. Me parece que incluso me estoy comportando de una manera estúpida , pero me encontraba tranquilo y no quería romper esa tranquilidad. Pensé que el único peligro que debía preocuparme era el que estaba más próximo , así que hice que uno de mis clones , el que llevaba los ropajes de la marina , viniera a vigilar la zona que me rodeaba. Me paré a meditar un momento ... '' ¿ Cuándo me he quitado yo mis ropas ? '' Pensé para mis adentros .. Y me vino a la mente el momento en el que , para mimetizarme con el ambiente , me convertí en una serpiente verde para poder reptar tranquilo por el bosque. Había dejado mi uniforme por ahí tirado , quedándome con una camisa sencilla y los pantalones con los que mejor me movía por el campo. Después , uno de mis clones había pasado por esa zona y las había recogido. Si no lo hacía , en el Cuartel me demandarían , puesto que siempre que volvía de una misión era con el uniforme roto , quemado , o simplemente sin uniforme.

El clon uniformado se acercaba , y no notaba nada extraño. Mientras de dirigía hacía mi , unas vibraciones en un árbol cercano me alarmaron . Mi clon dirigió la mirada hacía allí , y pudo ver a un ser extraño posado en una rama. Sin duda , aquel ser había visto a mi clon , por lo que conducir a mi clon hacía mi era una de las peores ideas que había tenido en lo que llevaba de carrera marine. ''Maldición , después de tantas precauciones y tonterías , me dejo descubrir con esta facilidad ... Qué error más tonto '' No obstante , hice que mi clon viniese hacía mi de manera despreocupada , así , si el ser decidía atacar , no sabría que yo ya estaba preparando una defensa . Comencé a producir crisoberilo que me recubría y que se extendía por el suelo. Entonces comenzó la combustión. Aquella criatura endiablada saco una de sus katanas , que tomo forma y empezó a quemar el bosque , formando un aro de fuego alrededor del árbol dónde yo me encontraba agazapado. ''Perfecto , y ahora quiere ponerme a flamear con su juego de llamas ... No se porque la gente busca mi muerte sin yo haber hecho nada '' Reaccioné rápidamente. Mi clon se deshizo , formándose otra vez en forma de tubo alrededor del árbol , creando una protección temporal. Después , me deshice en crisoberilo , y pase a formar parte de uno de los chorros de crisoberilo que antes había producido por el subsuelo. Para cuando voy a resurgir del suelo , me encuentro con una especie de onda cortante que se dirigía hacia mi ya debilitada por su choque con los árboles . Coloqué a Ego y a Libertad enfrente mía, provocando un choque de hoja con ''hoja '' (realmente era una onda ), y la pude detener sin mayor percance que un impulso que estuvo a punto de echarme para atrás. Me recompuse veloz , extendiendo más crisoberilo por el suelo , maquinando mil maneras de vengarme en mi cabeza. Tenía que encontrar la adecuada , tenía que hacerlo pagar por atacarme sin motivo alguno , y más de aquella manera tan brutal. Del cielo , comenzó a caer una lluvia cortante de repente. Lo noté porque parte de mis hombros recibió algunos cortes , qué después se hicieron más profundos y más graves. '' Mierda , tengo que salir de aquí '' Sin más tardanza , me sumergí en el suelo otra vez. El humo del fuego comenzaba a extenderse y no tardaría en ser molesto para la vista y para la respiración. Por tanto no me convenía salir a la superficie.

Mientras me encontraba en el subsuelo , pude notar unas vibraciones , alguien intentaba escapar, y mis chorros de crisoberilo lo habían notado. Mis chorros comenzaron a extenderse por el suelo , reventando la tierra fina a la que estaban sujetos los árboles. Además , esta tierra ya estaba suelta , ya que la onda había arrancando varias decenas de árboles y había movido parte de las raíces , y con las raíces , la tierra. Gracias a ello , pude localizar a mi presa , que se vio envuelta de crisoberilo por múltiples direcciones . Mi crisoberilo envolvió al ser , formando un tubo alrededor suya. Del tubo , salían cientas de espinas que se movían de un lado al otro del tubo sin parar. Una vez llegaban a una pared , salían hacía la otra a una velocidad increíble. Por añadido , el tubo comenzó a girar , rompiendo el subsuelo y formando un agujero de tamaño cosiderable , que dejaría a la vista a mi rival. El tubo , después de mucho girar , explotó al rededor de mi rival en forma de pequeñas bolas de pinchos. Tenía fe en que le hubiese dañado , ya que en el subsuelo la vista era nula y había muy pocas probabilidades de detener un ataque sorpresa como aquel. Yo por mi parte , volví a tomar mi forma original , salí afuera , con la vista atenta en el agujero que había formado mi tubo , y forme unas aspas que alejaban el humo de mi. Por último , comencé a formar mas hilos de crisoberilo que se enredaban en los árboles en llamas.

Excavadora del manicomio [AMF][Hakki]

Al tomar mi forma humana , percibí que mi espalda sangraba por los cortes antes provocados. Por suerte, los metales que me golpearon venían del cielo , y no se había calentando con el fuego de mi alrededor. Como medida temporal , tape las heridas con unas hierbas sencillas que llevaba siempre encima para estos casos. Pero aquello no las sanaría ni mucho menos detendría la hemorragia. Desenvainé a Ego , y cubierto por el crisoberilo que me rodeaba , espere a que mi rival diese señales de vida
avatar
AxelThor

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 29/01/2012
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Sawn el Lun 10 Dic 2012 - 0:33

Aún quedaban secuelas del combate en Tequila Wolf, pero no eran muy importantes, simplemente quedaban marcas. Todo era tranquilo en un maravilloso día, cielo despejado, sol radiante y una tranquilidad que no se podía conseguir en ningún lado más, era maravilloso. Caminaba lentamente mientras miraba de un lado a otro, quedándome maravillado al ver infinidades de tipos de plantas que se encontraban allí en un buen estado.

No sabía porque Hiroki me había dejado en esta isla, pero ese era una pregunta sin importancia, aunque tenía algo de curiosidad por saber la respuesta. Dejé de pensar en eso y me di cuenta de una cosa que había notado nada más aparecer en la isla. Notaba como si el tiempo se hubiese parado en esa isla, mientras que en las demás zonas del mundo el tiempo seguía circulando. Era algo extraño, tenía que saber más sobre eso.

Seguía caminando con paso lento, sin prisas, todo era tranquilidad y eso favorecía a que siguiese pensando en mis cosas. Esta vez me puse a pensar en mi ex capitana Quinty D.Shaky, hacía tiempo que no la veía, quería saber más sobre ella y que era de su vida, seguramente siguiese siendo marine y ahora en mi estado no podía dirigirme a un marine cara a cara. De repente un estruendo no muy lejos de mi posición llamó mi atención. Mirando para arriba se podía ver una cortina de humo completamente negro.

Eso me hizo por así decirlo volver, me había perdido entre mis pensamientos. Aceleré mi paso concentrándome en aquel incidente. Por el camino, pude notar unos hilos, cuyo material no sabía cual era y que no pegaba con el lugar, podría decirse que estaba echa por el hombre, los esquivé sin esfuerzo. En unos minutos llegué al lugar de los hechos, unos metros atrás; el suelo estaba accidentado junto con algunos árboles de alrededor, que se estaban quemando. Me subí a un árbol que estaba un poco alejado sin hacer ningún ruido y desde allí pude divisar no muy bien, por culpa del humo que había.

Pude distinguir solo a una persona, era el cazador con quien combatí en Tequila Wolf, el escorpión. De repente me vino a la cabeza de que el cazador podría saber algo de Shaky, por lo que tenía que protegerlo para poder hablar con él. El lugar de repente se estaba llenando de un material muy raro y con el alguien se escondía; lo miré fijamente y parecía que era el mismo material con el que estaban hecho los hilos. Todo se llenaba de ese material y de repente una parte fue a por el cazador.

Sin moverme para nada, creé varios agujeros de gusano alrededor del cazador, para ayudarle a evitar el ataque ese, pero solo podía hacer eso, lo demás lo tenía que hacer él para salir de allí. En aquel momento en medio de aquel material, apareció la persona que se había escondido, estaba a espaldas mía y parecía que no me había visto para nada sumándole el fuego que tapaba algo. Al ver que aquel chico había destruido el lugar, me entraron ganas de meterle una buena paliza por haber destruido este paisaje tan maravilloso. Miré mis pertenencias y vi que tenía mis cuchillos de cocina, me venían muy bien, los saqué. Desde mi posición, creé un agujero de gusano, apareciendo detrás de aquel chico y nada mas estar detrás suya, le pegué un corte en el aductor derecho, le metí una patada en la espalda con mi hakki activado y al echarse un poco para atrás le metí otro corte horizontalmente en el cuello.

Al hacerle todos esos cortes, creo otro agujero de gusano, desplazándome enfrente de mi enemigo, lo cerré y creé otro al mismo tiempo detrás de mi oponente; ya delante le metí otra patada en la barriga, metiendo a este en el agujero de gusano, apareciendo a 400 metros de altura. Al mismo tiempo hice yo lo mismo, apareciendo a la misma altura que este. Mientras caía, tiré los cuchillos y saqué mis shurikens; en pocos segundos me acerqué a mi enemigo y empecé a meterle cortes por todos lados a bocajarro, cuando estábamos a punto de caer a unos 30 metros, me alejé de él y creo otro agujero de gusano debajo mía, para no recibir ningún daño.

Aparecí al lado de un árbol que estaba aún de pie, donde no llegaba al agujero en el suelo ni el fuego. Me encontraba un poco agotado por haber creado los agujeros de gusano y de haber echo tantos movimientos, me apoyé en unos de mis shurikens para descansar un poco, a ver si a la próxima podía tener energías para seguir. Todo seguía destrozado, podía notar el calor que desprendían los rayos del sol, eso me relajaba, pero también notaba el calor del fuego que se extendía rápidamente. No paraba de respirar fuertemente y rápidamente, había utilizado demasiada energía creando agujeros de gusano, pronto me recuperaría aunque no del todo, pero si para seguir.

Ataque aéreo mortal[AMF](haki)
avatar
Sawn
Revolucionario1-Cadete Revolucionario
Revolucionario1-Cadete Revolucionario

Mensajes : 2161
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 24
Localización : En Gallifrey

Hoja de personaje
Nivel:
35/150  (35/150)
Experiencia:
17029/790000  (17029/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Invitado el Mar 11 Dic 2012 - 22:09

Mi ataque parece no haber surtido todo el efecto que deseaba, pues, aunque ya casi estoy fuera, pronto noto ciertas vibraciones acercarse rápidamente por el túnel, algo fuera de lo común, algo que me extraña y hace pensar que se trate de una ofensiva de mi adversario, por ello poco a poco recubro mi cuerpo con una capa de acero de unos 0,5cm de grosor, lo suficiente como para evitar un disparo pero no fui lo suficientemente rápido, un par de pinchos de aquella extraña sustancia me hicieron cortes bastante severos en un brazo de pinza, algo tremendamente doloroso y molesto. Eso no quedará así, de pronto un extraño agujero se abre a mi lado, supongo que la habilidad de Nathan

Bendito seas chico, me has salvado el culo

Pienso mientras me introduzco en ese agujero que me lleva a una zona en el exterior del bosque y a una cierta distancia del joven que había tratado de matarme, está claro que las cosas no serán tan simples, tendré que esforzarme y trabajar duro para salir vivo de aquella isla, donde se supone encontraría descanso en información sobre ciertas personas

Maldito marine de mierda, como osa intentar matarme después de lo sucedido en mi isla

Pienso mientras mi rostro cambia, aunque el cambio apenas se aprecia por las máscaras, esta vez, es una distinta la que ocupa mi rostro, una máscara blanca, con un foco negro en la parte superior que se divide en dos pinchos centrales y dos líneas sinuosas a los lados, entre los ojos una especie de corazón da lugar a una nariz amorfa y terrorífica, sus ojos rasgados y vacíos no muestran piedad ni compasión, y menos aún su maléfica y sádica sonrisa, la máscara del Sátiro, la máscara que sentencia una masacre.
Máscara del Sátiro:

Me encamino hacia el joven, que antes me atacó y ahora pagará su osadía, mi brazo de escorpión sangra de una manera impresionante, lo cubro con algo de acero para evitar una hemorragia que terminaría por matarme. Mi cuerpo veloz y ágil se desliza cual reptil por el suelo, más bien mis pies se deslizan formando una ligera nube de polvo a su alrededor. Tensa Zangetsu en una mano, Fudo Myo-o le toma la espalda, desenvaino a Sogyo no kotowari, mis katanas gemelas.

Me introduzco bajo tierra, una táctica asoma en mi mente, mientras avanzo bajo tierra Fodo Myo-o se acerca a su espalda, algo bastante peligroso dada su habilidad. Con un simple movimiento lanza una cuerda para atar al joven marine, mientras con la espada flamígera lanza un corte a un tronco caído a su lado que conduciría el fuego hasta el joven, momento en el cual a unos 2 metros a su derecha lanzo tres ondas cortantes a distintas alturas, uno a cada brazo y uno al estómago, al estómago fue el de Tensa Zangetsu, mientras un chorro de veneno se disparaba a sus piernas, de impactar este ataque su cuerpo quedaría destrozado.

Senshi no shi[AB](Bousushoku Haki nivel 1) < Acción Ofensiva >

Tras lo cual mi cuerpo, agotado y dañado por tanto esfuerzo cae primeramente de rodillas para luego quedar tumbado en el suelo, en un último movimiento, reuniendo todas las energías que me quedan, envaino mis katanas y con Kami no katana desenvainada me rodeo completamente de una capa de 5 centímetros de acero, formando una especie de bunker a mi alrededor, momento en el cual mi cuerpo decide descansar.

Tekkou no kagami[Habilidad] < Acción Preventiva >

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Nocturne93 el Vie 14 Dic 2012 - 0:18

Nota inicial. Misu queda descalificado por saltarsele dos turnos.

-La caligrafía, las faltas de ortografía y demás.
Puffff realmente no he visto graves faltas, por lo que considero ésto un empate a tres bandas.

-Ambientación, y adaptación al escenario
Psché! Prácticamente ha estado bien por parte de Axel e Ichigo, pues ambos han tenido presentes el escenario en sus roles, el que menos lo ha hecho, y con el cual me he decepcionado un poco, ha sido Sawn. Ichigo ha utilizado el escenario tal vez en una cuantía superior a Axel, por lo que por la mínima se lleva el punto.
1- Ichigo.
2- Axel.
3- Sawn.

-Rol bélico
El rol bélico, se me ha antojado un tanto extraño, pero no ha estado mal. Aunque me temo que un user ha hecho unas fallas a la lógica impresionante. Axel, puedes crear clones con tu crisoberilo, pero esos clones no son más que puro crisoberilo, no son seres vivos reales, y por lo tanto no tienen órganos, ni ojos siquiera, y resulta realmente extraño que puedas ver a través de los clones estando en el subsuelo. Además, el rol bélico de Sawn me ha impresionado, ha estado muy bien y más todavía con los problemas que ha tenido para utilizar su akuma no mi.
1- Sawn.
2- Ichigo.
3- Axel.

-Rol Descriptivo
Aquí es otro punto que he alucinado. Dos roles que no había visto nunca. Tenía una calificación de Ichigo bastante baja en comparación a lo que ha hecho aquí en éste combate, y me ha impresionado de una forma increíble. Un gran rol escénico, bien explicado y con historia y argumento.
1- Ichigo
2- Sawn
3- Axelthor.

-Asumir daños respetando nomenglatura
No puedo valorar éste punto habiendo sido atacados tan solo dos users, pues el resto de los participantes no ha podido tener la posibilidad de elusión.

-Acciones cerradas
Empate. Punto nulo, como mejor os suene XD

Por favor, un aplauso para Ichigo y para Sawn, quienes a mí personalmente me han roto los esquemas. Especialmente a Sawn, quien ha avanzado increíblemente en éstas últimas semanas, su rol ha crecido bastante. Pero como no, un fuerte aplauso a Axelthor, quien ha llegado a las semifinales junto a éstos. Espero que no te desanimes por la derrota Axel, a estas alturas del torneo los pequeños detalles son los que cuentan para seguir adelante, pues en una semifinal siempre están los mejores roleadores que han entrado en el torneo, y es un logro haber llegado hasta aquí, por lo tanto espero que te sigas esforzando y llegues lejos.

Bueno, no hagamos esperar más, aunque lo he dado a entender, debo declarar que los ganadores del torneo son:

ICHIGO YASUTORA & SAWN


Mis más sinceras felicitaciones, habéis llegado a la final del torneo por parejas de la supervivencia.
avatar
Nocturne93
Marine6-Teniente Comandante
Marine6-Teniente Comandante

Mensajes : 5328
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 25
Localización : Hyrule field

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
152646/790000  (152646/790000)
Berries: 380.351.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ichigo Yasutora & Sawn Vs. Misu & AxelThor

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.