Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7108)
 
Nocturne93 (5134)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2314)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2070)
 
Drake Lobo Ártico (2040)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.
Últimos temas
» Petición de Ascenso
Hoy a las 19:02 por Hinori Markov

» ¡A por los enemigos! [Moderado Rango 4]
Hoy a las 19:00 por Bleyd

» Cornelius D. Iulio
Hoy a las 18:54 por Murasaki

» La torre de la condenacion.
Hoy a las 18:49 por Bleyd

» Vuelta al cole [Elecciones CR]
Hoy a las 18:11 por AEG93

» Espíritu rebelde [Dranser y Ernest]
Hoy a las 17:55 por Silver D. Dranser

» Naginata Aeglos
Hoy a las 17:33 por Alwyn

» Yun Zhi
Hoy a las 17:27 por Ryusen Higure

» Se busca mensajero
Hoy a las 17:22 por Kaito Kazuki

» El Taller de Yuu
Hoy a las 17:02 por Callum Lynch

» Las apariencias engañan [Libre]
Hoy a las 16:56 por Jason Silvers

» Ex Almirante Samegure, Demonio Krauser
Hoy a las 16:50 por Krauser K. Redfield


[Pasado] Debut en Shabaody, una reunion muy extraña. (Yukio y Kaleth)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Pasado] Debut en Shabaody, una reunion muy extraña. (Yukio y Kaleth)

Mensaje por Kaleth el Dom 23 Dic 2012 - 16:54

Al fin había llegado a Shabaody, pensó Kaleth mientras baja de la embarcación de comerciantes que le había hecho el enorme favor de llevarlo hasta ahí. No estaba ahí por ninguna misión de captura, al contrario que casi todas las visitas que solía hacer últimamente a las islas. Ichigo le había mandado a Shabaody para observar a los piratas que llegaran a la isla e informarle de cuales parecían más peligrosos y claro estaba si veía una presa fácil y con una buena suma por su cabeza sería libre de cortarla para llevarse dicha recompensa. También le había informado sobre la isla para evitar que tuviera problemas de algún tipo.

Había llegado en pleno medio día y además de exhausto por el viaje tenía un hambre atroz, debía encontrar algún sitio donde comer algo, pero eso no le iba a hacer no poder disfrutar de aquel hermoso paraje. Era la primera vez que visitaba esa isla y tenía que admitir que aquellas extrañas burbujas que se formaban y flotaban en el aire le parecían cuanto menos graciosas. Tenía que ir a cumplir su cometido pero primero iría a visitar las tiendas y a dar un bocado a algo, como Zeshack decía: No se puede trabajar con el estomago vacío.

Tras un largo camino había conseguido llegar a la zona comercial y observaba con atención los puestos que habían. No eran muy diferentes de cualquier mercado que pudiera encontrar en islas de tamaño medio o grande, aunque si que había bastante más gente de la que acostumbraba a encontrar por ellos. Podía observar paradas con comestibles varios, souvenirs típicos de la isla, ropa y como no, armas. El espadachín no pudo evitar acercarse para echar un vistazo a las armas que habían a la vista. Habían una infinidad de armas de todos los tipos: Espadas bastardas, katanas, mazas, hachas, hojas cortas, rapiers, pistolas, mosquetes, etc... Tal vez si no hubiera repuesto su arsenal hacía poco habría comprado algo pero estaba muy contento con el rendimiento de sus nuevas armas.

En su cinto portaba sus dos espadas: Kousou Junketsu y Keisatsu kurai, las cuales se había visto obligado a comprar tras su enfrentamiento "amistoso" con Stinger en el cual su antigua espada se había destruido casi por completo. Al recordar el enfrentamiento por un momento le llegó un corto pero intenso dolor en el costado justo donde este le había causado la herida. A pesar de haberse recuperado casi completamente de todas sus heridas todavía tenía molestias en algunas ocasiones aunque sabía que era solo cuestión de tiempo recuperarse de esa también.

Apartando a la multitud de alrededor se movió para salir de aquel puesto de venta de armas y buscar una taberna donde poder al fin saciar su sed y terminar de una vez por todas con esa hambre que sentía.

Al fin encontró una taberna bastante acogedora no demasiado lejos de donde estaba. Al abrir la puerta pudo observar como, a pesar de ser pocos, casi todos los presentes se quedaron mirando quien era la persona que estaba entrando, por suerte para el no era alguien de renombre por lo que rápidamente se giraron y continuaron sus entretenidas o no charlas. Kaleth se movió con paso firme en dirección a una mesa desocupada. Aquello estaba lleno de turistas aunque también podía ver a gente armada. Le era imposible saber si aquellas personas era cazadores de recompensas, piratas, revolucionarios, marines o simplemente 4 pobres estúpidos que se creían importantes por portar armas. A pesar del hambre decidió que era una buena idea comenzar a trabajar ahí mismo por lo que haciendo uso de las habilidades que poseía dejó de tener en cuenta aquello que veía o sentía para limitarse a escuchar conversaciones ajenas con disimulo.

No parecían nada fuera de lo común, algunos hablaban de sus recientes compras, otros de los planes que tenían para hoy y un pequeño grupo sobre una de las conocidas subastas que se realizaban en este lugar. Ichigo ya le había informado sobre aquellas "subastas" al parecer no se contentaban con vender objetos extraños o únicos casi imposibles de encontrar, no, ellos también vendían personas. ¿Cómo podían permitir aquello? No podía entender como la gente dejaba que se cometieran tales actos sin castigo alguno, aunque tenía que admitir que, si como le habían informado de vez en cuando iban ahí los Tenryuubitos, nada se podía hacer ¿Quien podía ser tan estúpido como para tener a todo el mundo en contra por salvar a un desconocido?. Una voz ajena a sus pensamientos hizo que el joven Kaleth regresara al mundo real.

- ¿Qué vas a tomar? -

Comentó una hermosa chica que al parecer era quien regentaba la taberna.

- ¿Tenéis menú del día? - La chica asintió sin soltar ninguna palabra por su boca. - Entonces quiero uno por favor. -

Comentó el espadachín educadamente con una sonrisa en el rostro. No tenía ni idea de cual era el menú del día pero tampoco podía darles a entender a los presentes que había estado tanto tiempo quiero en la mesa sin tener ni idea de qué era lo que iba a pedir, sería demasiado sospechoso. Por fortuna al cabo de unos minutos la joven volvió con un enorme plato de carne y una bebida. Aliviado por ver tal manjar delante de el no pudo hacer otra cosa que comenzar a comer y dios... aquello estaba de muerte.



Última edición por Kaleth el Vie 18 Ene 2013 - 16:03, editado 1 vez
avatar
Kaleth

Mensajes : 123
Fecha de inscripción : 05/11/2012

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
21300/320000  (21300/320000)
Berries: 9.780

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Debut en Shabaody, una reunion muy extraña. (Yukio y Kaleth)

Mensaje por Yukio el Jue 10 Ene 2013 - 12:09

Me encontraba en la isla Shabaody de vacaciones, estaba paseando tranquilamente por uno de sus sectores, cuando me entró hambre y decidí entrar a una taberna a comer algo, me dirigí ha una mesa apartada en un rincón que se hallaba desocupada, me senté y esperé a que me atendieran. Mientras llegaba alguien para atenderme, me dediqué a observar a la gente que se hallaba en el lugar. Había todo tipo de personas en esta isla: piratas, cazadores de recompensa, marines, agentes de la Cipher pol, algún que otro revolucionario y ciudadanos. Entre los ciudadanos se hallaban los Tenryuubitos: nobles con un gran poder e influencia sobre la justicia y temidos por todos.
Pero a mi no me daban ningún miedo, soy marine y mi trabajo es ocuparme de que se cumplan las normas y gane la justicia, pero ahora me encontraba de vacaciones y era como un ciudadano cualquiera.
Iba vestido con un pantalón corto de cuero de color negro, con un cinturón con faltriqueras enganchadas a el y sin camiseta, dejando mostrar los dos cinturones atados a mi torso en forma de cruz guardando mis katanas, y soy un tritón así que por lo consecuente, a poca gente le caigo bien cuando no voy de uniforme, por eso me senté en el sitio más alejado y oscuro en la taberna.
De pronto alguien de entre la multitud me llamó la atención, ya que portaba armas y eso sólo significaba que, o era pirata, cazador de recompensas, revolucionario, o cualquiera de las otras clases que no me importaban ya que sólo quedan los marines y los agentes de la Cipher pol, y esas están de mi lado.
Me fijé en él para por sus modales, o su carácter determinar a que bando pertenecía.
Pero me costaba mucho encajarlo en algún bando, ya que se comportaba muy bien como si supiera que lo estoy vigilando, o tal vez esté actuando porque sabe que por aquí rondamos muchos marines, el caso es que ni de vacaciones podía dejar de preocuparme de mi trabajo.
De repente una señorita, me devolvió al mundo alejándome de mis pensamientos.

-Disculpe, ¿Qué desea tomar?

La miré y era una mujer bastante hermosa, y muy educada para dirigirse hacia mí siendo un tritón, eso me agradó bastante.

-¿Qué tenéis de menú del día?

A lo que me respondió.

-Pues para hoy, tenemos un plato de carne de rey de mar con huevos y salsa picante.

Me quedé pensando en los ingredientes que me había nombrado.

-Creo que tomaré un menú del día, pero que sea sólo la carne de rey de mar, ah y que sea una doble porción. Gracias.

Acto seguido, la mujer se alejó para entregar mi pedido en cocina imagino. Cogí un periódico que se hallaba en la mesa de al lado, y me volví a sentar en mi mesa abriéndolo para saber de que día era. Por suerte era de hoy, y para mí sorpresa sólo anunciaban cosas buenas, ninguna noticia sobre piratas ni nada por el estilo. Pero una cosa de una de las últimas páginas capto toda mi atención, era que se celebraba una subasta, y no una subasta de objetos sino una de personas y de tritones y demás razas. Eso me escandalizó de tal manera que arrojé el periódico muy lejos de mi tirándolo a una mesa que se hallaba desocupada.
Tras un corto periodo de tiempo, llegó mi pedido y empecé a comer mientras intentaba borrar esa noticia de mi mente. No entendía por qué seguían permitiendo tales actos, me enfureció tanto el leer tal noticia como acto importante, que decidí pedirme una botella de sake, ya que me encontraba de vacaciones me daba igual emborracharme.

-¡Señorita! Podría traerme una botella de sake. Gracias.

Me paré a pensar un momento en el tono que había pedido y en las formas que lo hice, y la verdad es que había excedido un poco el tono de mi voz y eché una leve ojeada para ver si alguien me miraba.
avatar
Yukio

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 15/12/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.