Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7089)
 
Nocturne93 (5132)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2314)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2067)
 
Drake Lobo Ártico (2040)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

[Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Elisabeth el Vie 29 Mar 2013 - 17:17

La mañana había pasado con tranquilidad aun en aquel barco de locos, el Kumori no Yoru. Quizás porque la joven la capitana del navío había llegado no mucho después del amanecer, o quizás porque en el barco no escuchaba un solo ruido; cualquiera era válida para la muchacha, que nada más abordar el barco se había ido directamente y sin hacer un solo ruido a su camarote a reposar de su escapada por el mundo.

Era probable que la banda se hubiera desintegrado nada más irse hacía varios meses y que estuviera sola en el barco, aunque también era muy probable que estuvieran planeando su asesinato, ¿quién podía saberlo?. Aquellos meses de reflexión le habían servido mucho, no solo referente al cambio físico que consiguió, que también era un pro a su favor; sino a relajarse y dejar las cosas claras sobre lo que iba a pasar con los Fudo Tsumetai, si es que quedaba alguien vivo.

La muchacha no hacía otra cosa que mirar al techo de su habitación, sin perder un segundo el lugar a donde su mirada apuntaba. Las horas pasaban, pero ella seguía tumbada en la cama, con la vista perdida y fijada en el mismo lugar como si allí fuera donde se encontraba el horizonte, sin darse siquiera cuanta de como el tiempo fluía como un pequeño océano lleno de vida. En todo el tiempo que pasó, y que iba a pasar desde entonces, tan solo se escuchó un pequeño suspiro perdido para siempre entre las paredes de aquel mascarón azabache.

La noche ya había inundado el barco casi por completo, y para desgracia de Nayra, su banda o había llegado o se había despertado de la siesta. Nada más habían hecho acto de presencia habían empezado a causar el caos, gritando, o lanzando cuchillos, o cualquier otra mierda, pero siempre haciendo ruido.

La parte buena de todo aquel caos que le dieron ganas de levantarse y rebanar cabezas a tutiplén era que no estaban en el pasillo, algo que le daba tiempo suficiente para subir a cubierta y relajarse antes de que se dieran cuenta de que la líder asesina había vuelto con incluso más ganas que antes de matar.

El camino fue tal y como se esperaba, libre de torpes e incompetentes inútiles; en el fondo le decepcionó un poco, tenía ganas de intentar asesinar cruelmente a su segundo al mando; incluso se había planteado la posibilidad de colgar su cabeza como trofeo en la puerta de su habitación. Al llegar a cubierta vio como los colores anaranjados del amanecer empezaban a cobrar forma, logrando, poco a poco, que el Kumori no Yoru cobrara forma en el mar, era lo bueno de tener un barco totalmente negro: de noche se hacía invisible.


Varios días antes

No pasó mucho tiempo antes de que Nayra se acordara de que había escrito una pequeña carta unos días antes. Desplazó su haori dejando a la vista uno de los bolsillos de su hakama. A la par que sacaba de él el trozo de papel dio un fuerte silbido, al cual respondió un grito bastante agudo. Casi aparecido de la nada un halcón peregrino cayó en picado hasta colocarse en el hombro de Nayra, su dueña.

-Zero, cariñín, tengo una pequeña misión para ti.

Le dijo con tono amistoso al ave a la par que le colocaba el trozo de papel en el cajetín que llevaba en la espalda. Estaba bien entrenado y Nayra sabía a la perfección que al llegar a su destino dejaría caer la carta justo en el momento preciso.

-Ya hemos hablado de ésto. Recuerda: a los Son of Anarchy; no te olvides de cómo era su bandera.

Al terminar de colocar la carta hizo un leve movimiento de hombro y el pequeño halcón salió volando, sabiendo perfectamente cual era su cometido

Al ver a Zero surcar raudo los cielos una enorme y picaresca sonrisa se encarnó en su rostro, haciéndola recordar que tenía que llegar a su barco. Se dio la vuelta y se fue, siendo lo único visible de ella su haori blanco y sus ojos felinos.

"Zero ya debe haber llegado. Es hora de ponerse en marcha."

Casi por inercia después de saber que tenía que ponerse en movimiento de su brazo empezó a emerger lo que parecía ser metal líquido. Al principio éste tomó la forma de una katana, la cual cogió de forma similar a la de un asesino agarrando una daga y con un rápido y preciso movimiento la dirigió hacia el suelo, mas un instante antes de que el acero lo tocara este cambió su forma, pasando de ser un arma de filo a un verdadero rompe huesos: un martillo de dos manos que chocó con gran brutalidad contra el suelo, haciendo temblar casi toda la embarcación.

-Vuestra puta jefa ha llegado, cabrones.

El mensaje que quería hacer llegar a todos era bastante claro. Y por su puesto no le valía que lo supieran, no. Tenía que decirlo, aunque fuera en un fino susurro, para quedarse tranquila. La pequeña misión tenía gran parte de responsabilidad en aquel acto, pero también su actitud ególatra.

-¡Nos vamos al Archipiélago Shabaody! ¡Más exactamente, llegaremos en unas horas! ¡Espero que estéis preparados, pues vamos a liarla parda!

Soltó el martillo con un grácil movimiento y éste al instante comenzó a desvanecerse. Mientras esperaba a que los miembros de su banda se dignaran a aparecer recordó mentalmente las palabras que con sumo cuidado había escogido para colocar en su carta de invitación.

Contenido de la carta:
¡Hey ya Sons of Anarchy!

¿Qué tal vais malditos inútiles? ¿Queréis hacer algo interesante con vuestra mierda de existencia? ¡Estad en una semana en el Archipiélago Shabaody! Si para entonces no habéis llegado, aparte de seguir pensando que sois basura, iré yo y los ignorantes de mi banda a pegaros la paliza de vuestra miserable vida, estúpidos.
¡Os esperamos para causar el caos!

Atetamente, ¡vuestra puta diosa!



avatar
Elisabeth

Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Edad : 22
Localización : En todos lados (?)

Hoja de personaje
Nivel:
23/150  (23/150)
Experiencia:
6480/540000  (6480/540000)
Berries: 10.001.560

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Crimson el Vie 29 Mar 2013 - 20:41

Colgado, cabeza abajo, atado de las piernas en unos de los mástiles de su barco, Red Love Machine, se dirigían directamente hacia Shaboady, no les faltaba mucho para llegar. Hacía seis días habían recibido una carta extraña y provocativa, tal y como a él le gustaba.

Hace seis días...

Con el pelo alborotado Stinger estaba tumbado boca arriba encima del tejado de los camarotes de su barco, leyendo el periódico que acababa de llegar caído del cielo por uno de los pájaros que repartían el correo y en este caso también diarios informativos. Según podía leer... Varios piratas se estaban haciendo muy famosos en ese momento, los que superaban los 100 millones de recompensa y eran novatos en la piratería se les conocía como supernovas. Éstos seguramente se convertirían en los próximas grandes amenazas y leyendas en la piratería. En especial le llamó el nombre de uno de ellos, Saynin Marshall. Éste navegaba en paralelo a su ruta y si seguían con su camino, probablemente se encontrarían con él tarde o temprano, sería una prueba entretenida tener que enfrentarse a alguien con tal renombre y a su tripulación. Si quería convertirse en alguien grande debía derrotar a todos.

Lanzó el diario a cubierta, sin percatarse de si había alguien ahí o no. No el importaba mucho, sus tripulantes ya estaban acostumbrados a su actitud y el que no lo estuviese se tendría que aguantar, no pensaba cambiar. Se incorporó ligeramente, sentándose y estirando los brazos, piernas y espalda. Bajó la mirada, observando el tejado en el que estaba, tenía que obligar a alguien que lo limpie, estaba bastante sucio. Entonces pudo observar la sombra de un ave en el suelo, por su silueta debía de ser alguna rapaz, estaba habituado por obvias razones a este tipo de figuras. Levantó la vista y pudo ver claramente al animal que volaba hacia círculos por encima de su barco. Parecía tener algo en sus patas.

Se convirtió en su forma completa y se elevó para dirigirse directamente hacia el halcón. Éste al ver como un águila se aproximaba, se sintió amenazado e intentó atacarle, se abalanzó sobre Stinger en mitad del aire. Ambos se acercaban directamente uno contra otro. Chocaron sus garras pero Stinger al tener mayor tamaño ganó el choque, aprisionándolo. Descendió al suelo junto con ese animal cogido en sus garras. Volvió a su forma humana y pudo notar como el halcón tenía una carta atada en su pata. Se la quitó y la leyó en voz alta, para que lo escucharan todos los que estuviesen cerca.

-¡Hey ya Sons of Anarchy!.¿Qué tal vais malditos inútiles? ¿Queréis hacer algo interesante con vuestra mierda de existencia? ¡Estad en una semana en el Archipiélago Shabaody! Si para entonces no habéis llegado, aparte de seguir pensando que sois basura, iré yo y los ignorantes de mi banda a pegaros la paliza de vuestra miserable vida, estúpidos. ¡Os esperamos para causar el caos!. Atentamente, ¡vuestra puta diosa!-leyó.-

Al acabar la frase soltó una sonora carcajada, la carta lejos de parecerle ofensiva, le resultaba cómica. No sabía quien era el remitente de la carta ni cómo habían logrado localizarle, apenas eran conocidas en el Grand Line. Sin embargo, ya que se habían tomado la molestia de invitarlos, deberían de ir.

-Nos vamos a Shaboady. Quiero ver a qué hemos sido invitados-dijo entonces con una inmensa sonrisa en su rostro.-

Recogió del suelo al halcón, que tenía una pata y un ala rota, continuaba con vida. Se lo llevó a Allen que le gustaban toda clase de bichos, incluso les hablaba. Stinger pensaba que la falta de afecto le hacía delirar y tenía que desahogarse con los animales. Sin embargo no le importaba. Se lo entregó explicando vagamente lo que había ocurrido. Le dejó la carta para que la lea junto al halcón. Le avisó que irían a Shaboady sin importar que pasase. Se alargó a entrenar tras eso.

En la actualidad...

Seguía entrenándose, no podía permitirse ser derrotado por nadie, además de esa forma tendría su cuerpo preparado para todo lo que le pudiese caer encima. Simplemente estaba atado a unos de los mástiles boca abajo y ya llevaba asñi dos días, puesto a la intemperie de ese mar, sin siquiera usar su abrigo. Además de poder habituarse mejor al cambiante clima, también fortalecía los músculos del abdomen y las piernas. Sólo quedaba un día para que llegasen a su destino según Sidfried. A él en cambio ya le tocaba bajar, estar colgado era más agotador de lo que pensaba. A pesar de siempre intentaba no tener la cabeza hacia abjo todo el tiempo para que no se le suba la sangre a la cabeza y se quede inconsciente, empezaba a estar mareado y le dolía los abdominales, ya no podía seguir doblándose. Creando filos en sus piernas cortó la cuerdas que lo ataban.

Empezó a caer irremediablemente. Se convirtió en su forma completa y extendiendo las alas. De esta forma planeaba y pudo bajar lentamente. Una vez en la cubierta se sentó agotado, le dolía todo el cuerpo. Se incorporó con dificultad caminó hacia su habitación, pasando antes por la cocina a coger algo de comida. No había comido nada en dos días. Una vez llegó a su habitación se durmió. a la mañana siguiente deberían de llegar a Shaboady y buscar a la autora de la carta. Aunque todavía tenía que pensar cómo hacerlo. En la carta no había ninguna pista.


avatar
Crimson

Mensajes : 1184
Fecha de inscripción : 02/12/2012
Localización : Arkham Asylum

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/320000  (0/320000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Eichi Tsukasa el Vie 29 Mar 2013 - 21:16

Me encuentro recostado en mi camarote, mientras pienso en lo que se viene por delante en Saboady. Hace unos días llego un remitente extraño diciendo que nos esperaba en el archipiélago, para que, no tengo la mas mínima idea. Solo se que una batalla puede que se aproxime, la primera batalla con esta tripulación.

-Esto se esta poniendo de lo mas interesante.

De un salto caigo al piso con los pies y salgo de mi camarote hacia la sala de entrenamiento para pulir mis habilidades antes de lo que se venga en Saboady. Entro al salón de entrenamiento y me doy cuenta de que se encuentra vació, cosa lógica considerando que son un poco mas de la media noche,pero considerando que duermo más que la gente normal durante el día, ocupo mucha energía de noche.

-Hora de mejorar mis habilidades.

Tomo una de las pesas que se encuentran botadas por la sala y me las pongo en mis brazos y rodillas, aumentando el peso a 20 Kilos por cada una, lo que en total dan 80, y a medida que avance seguiré aumentando.

-Mierda.

Lancé una maldición porque al momento de ponerme las pesas, inmediatamente me vine al suelo, quedando de rodillas. Con un gran esfuerzo me levanto y empiezo a saltar y dar patadas al aire, método que se usa para acostumbrar las extremidades al peso extra.

-Yo no... seré una carga para la tripulación.

Después de unos 30 minutos mis extremidades se acostumbraron al peso extra, lo que significa que es hora del entrenamiento de verdad. Cojo una cuerda que se encontraba tirada por allí y la hago girar rápidamente. Los primero intentos me caí al tercer o cuarto salto, pero 20 minutos después pude agarrarle el ritmo y no me caí más.

No se cuanto rato estuve entrenando hasta que tomé un descanso para tomar un poco de agua y recobrar el aliento. Son exactamente las 3 y media de la madrugada, lo que significa que he estado entrenando un poco más de tres horas sin parar. Con un suspiro salgo del salón de entrenamiento y me dirijo a la cubierta.

Al llegar a cubierta, me subí al puesto de observación y me puse a observar las estrellas y el oscuro mar. No supe cuanto rato estuve haciéndolo, pero rato después pude notar como caí a los brazos de Morfeo, sin saber en que nos espera mañana.


avatar
Eichi Tsukasa
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 1358
Fecha de inscripción : 13/01/2013
Edad : 20
Localización : En la Phantom Zone~

Hoja de personaje
Nivel:
83/150  (83/150)
Experiencia:
165720/790000  (165720/790000)
Berries: 61.392.999

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Invitado el Vie 29 Mar 2013 - 21:55

Hacía ya tiempo que me había unido junto a uno de mis nakamas a formar una banda de la cual soy supuestamente el sub capitán, aunque muchas veces ya le he dicho a nuestro líder que en caso de ver abuso de poder no tardaría en darle varias collejas para que se relajara, pero muchas veces ya me había dado cuenta que la actitud que tiene no va a ser cambiada por alguien como yo, al igual que yo tengo con mi alter ego Sert, por lo que muchas veces no se lo pongo en cara, sino todo lo contario, nos echamos unas copas celebrando las victorias y disputas que a veces ocurren en el barco. Desde que me uní a Sons of Anarchy, la cual debería tener una bandera más acorde con una calavera, me he podido dar cuenta que los miembros que tenemos son en su mayoría unos vagos, ya que entrenan muchos pero realmente no demuestran su poderío por ninguna parte, lo que muchas veces me recome por dentro ya que realmente estoy aquí por ayudar a Stinger, no por otra cosa.

Actualmente me encuentro en la cubierta en una de las esquinas junto a mi ocarina tocando una canción para relajar el ambiente que suele haber en cubierta, sin contar a la parejita que se pasan todo el rato dándose besitos y estar juntitos incluso para ir al baño, lo que me da rabia verlos así por lo sucedido conmigo con Oriana, pero tampoco les puedo culpar, ya que están en todo su derecho de disfrutar lo que son, pero odiaba que me lo restregasen por la cara, por ello me gustaba pasar un tiempo junto a la música, la cual me empezó a interesar hace tiempo y sobre todo por este instrumento sin igual con el que consigo hacer una bonita melodía que relaja todo.


Pude sentir como la paz me llegaba muy adentro mientras el ambiente marino que se puede respirar por la zona calmaba el resto de mis sentidos. Tras unos instantes tocando un rato sentí como alguien se acercaba por lo que abrí uno de mis ojos para comprobar quien era el que osaba molestarme en estos momentos de paz. Esa persona no era otro que el pajarito, o mejor dicho nuestro capitán, el cual se me acercaba con una nota en sus manos mientras me explicaba por encima lo del halcón, el cual tiene en sus manos, y todo lo sucedido mientras seguía tocando, hasta que al final de su conversación deje de tocar para poder atender a su petición. Coloque mi Ocarina en uno de mis bolsillos y agarre al halcón por sus patas para comprobar lo animal que había sido nuestro capitán como siempre. Por suerte no tenía ninguna herida grave, ya que solamente unos rasguños mas una herida media poseía en sus plumas las cuales se regeneraran en un par de días. Sin tiempo a perder me levante todo calmado y me dirigí hacia mi camarote por los pasillos hasta llegar por fin a este. Allí termine de desinfectar sus heridas y deje al animal dentro de una jaula con su comida mientras observaba a otros animales que Stinger ya había atacado en estos días, como es el caso de varias ratas y una serpiente, la cual no tengo ni pajolera idea de cómo ha llegado hasta aquí, pero más me vale comprobar el váter antes de sentarme o acabare algún día con una mordida en el pandero.

Recordando lo que me dijo momentos antes saque de mis bolsillos la carta que me había entregado mi nakama para comprobar su contenido. En esta una persona, de la cual solo por leer es muy creída, nos estaban retando o mejor dicho, nos invitaba a que fuéramos a Shabaody para encontrarnos con ella y su banda allí y enfrentarnos, lo cual me parece incorrecto ya que sencillamente podría acabar con ellos de una sentada, pero más vale trabajar en equipo que dejar mi poder a solar, ya que si no Sert se emocionaría demasiado.

Salí de mi camarote y me coloque nuevamente en donde estaba sentado anteriormente junto a mi plato de comida, la cual es un buen plato de salchichón con chorizo, lo que empecé a zampar poco a poco mientras mi vista se alejaba en el horizonte ¿Algún día te volveré a encontrar papa? Solo espero que en ese día pueda demostrar quién soy y mi misión contra este mundo lleno de hipócritas, hasta entonces, debo seguir pareciendo un simple humano como el resto.

Pasaron los días y yo seguí entrenándome como el resto de mi banda ya que con ninguno prácticamente llevo un lazo muy bien para charlar, excepto Stinger que su posición se le ha subido a la cabeza y parece el típico jefazo malote, pero al menos sigue respetando a su banda, ya que si no nos veríamos enfrentados como hace un par de días.

/-Días después-/

Por fin conseguimos llegar a Shabaody y el día empezó a amanecer muy pronto al igual que yo, que no pude dormir bien y al final tuvo otro problema de insomnio que me suele dar, aunque al menos no me perdí el bonito amanecer que muchas veces se agradece. Salí de mi camarote ya preparado con todo lo que iba a necesitar y portando conmigo mi sinuosa chaqueta de la banda que ya le había empezado a coger gustillo y me quede mirando a la isla a donde nos dirigíamos que ya se encuentra a lo lejos. Lo único que quiero nada más llegar es darle tres patadas a la que nos mando la carta y que no me subestime, o tendría que vérsela…


-Con nuestro poder-dijimos Sert y yo al mismo tiempo con los ojos rojo, dando una escena súper tétrica en estos instantes.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Invitado el Sáb 30 Mar 2013 - 8:39

Hace unos días...

Estaba tan a gusto con Sid, y no parecía que hubiera nada malo, pero podía notar las miradas de Allen, estaba claro que le incomodábamos, pero me daba igual, estaba junto a Sid y Natty, no podía ser mas feliz... o quizás si. Estaba abrazando tan tranquilo a Sid, hasta que las palabras de el capitán hicieron que diera un salto, pues nada mas escuchar lo que decía en la carta, seguro que la gente que la envió, debía de ser muy fuerte. Me vestí con mi ropa, unos pantalones blancos, un chaleco negro abierto, una chupa de cuero también abierta con el símbolo de la banda, el collar que me había puesto Sid cuando nos reencontramos y mi bufanda blanca.

Ahora lo que debía de hacer era entrenar y conocía a alguien que podría ayudarme con ello, Allen que estaba tocando la ocarina, fui hacía él y me puse delante suyo. -Allen, pelea conmigo...- Dije serio mientras este seguía tocando la ocarina, pero parece que no me hizo ni caso. Regresé al lado de Sid pensando en entrenar y pelear. -Sid... voy a estar entrenando...- Le dije para después coger y entrar a dentro del barco, pero mi sentido de la orientación, como siempre, era nulo y me perdí hasta dentro del barco.

Después de andar, había llegado a lo que parecía ser la bodega del barco, habían algunas provisiones pero lo mejor de todo, era que por el momento no había nadie allí. -No hay nadie aquí... podría usarlo como sala de entrenamiento... mas que nada... para evitar volver a buscar la salida y volverme a perder...- Dije mientras me sacaba al menos la chupa de cuero y me ponía a hacer flexiones con las manos, para fortalecerme un poco mas y no ser ningún estorbo para nadie, y menos para Sid.

Iba entrenando y según me daba hambre, me comía alguna que otra fruta que estaba allí sin pensar en que luego lo podríamos necesitar, pero bueno. -Debo hacerme mas fuerte, no quiero ser ningún estorbo...- Dije mientras después de haber hecho mil flexiones algo cansado ya, me ponía a hacer abdominales. Seguía entrenando y haciendo ejercicios para fortalecer mis músculos, hasta que finalmente llegó el día acordado en esa carta.

Actualidad...

Después de unos cuantos días sin descanso, estaba durmiendo en la bodega. -Supongo que ya debe de ser el día... será mejor que suba a cubierta pronto...- Dije mientras empezaba a volver a andar por el barco y como de costumbre, cuando estaba buscando la salida, encontré la sala de entrenamiento. -Ya he entrenado bastante... ahora probaré mis habilidades con esa gente que mandaron la carta...- Dije pasando de esa sala y ya cansado de tanto andar, me transformé en mi zoan completa, la cabeza se me deformaba tomando el aspecto de un dragón, me salían unas alas azules, la piel se me volvía escamosa y en vez de piernas me salía una cola. Empecé a volar destrozando el techo, y al final llegué a cubierta mientras volvía a mi forma de humano y me ponía al lado de Sid. -Algún día tendría que intentar buscarle una solución a mi orientación...- Dije después de dar un suspiro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Sidfried di Fenrir el Dom 31 Mar 2013 - 19:20

Suspiraba mientras era el que manejaba el timon yendo hacia un lado random dado que el jefe habia tirado el diario de abordo por la cubierta pero por suerte siempre tenia una copia del diario y lo dejaba en el camarone del Boobs. Despues de escuchar lo que decia la carta no me esperaba que la respuesta de mis compañeros no fuese algo rara ya que, ante mis ojos eramos la tripulacion mas loca y rara en la que hbiese estado pero eso poco importaba, me gustaba estar en ella a pesar de todo tener a mi distraido dragon a mi lado, quien raras veces se despegaba de mi lado cosa que no me molestaba porque me hacia recordar al pasado cuando jugabamos juntos pero me dolia no poder recordar quien eran mis padres o del porque me habian intentado asesinar y tirarme al mar que muriese sahogado o comido por los tiburones pero sacudi mi cabeza para distraer ese pensamientos al escuchar a Natsu que se iria a entrenar y yo solo hice un adem con la mano mientras trazaba el rumbo nuevo hacia nuestro destino final.

una semana despues

Me pase navegando y entrenando a medias, usando pesas en mi boca y mis manos para fortalecer esas partes con el objetivo de poder implemetar mayor fuerza en mis ataques y tener un mayor agarre de mis manos y mi boca pero eso poco importaba en esos momentos porque escuche un ruido proventiente del interior del barco y un goteron cayo de sien al ver que era natsu y quien era el que habia provocado daños en la estructura del barco pero tenia suerte de que lo destruyo no fuese de vitalidad pero eso no evito darle un fuerte sape en su cabeza sin contar la diferencia de alturas - wannn dragon dobe deja de hacer desastres y tsk ya llegamos, dile al resto que se prepare que dentro dfe poco desenbarcaremos - dije suspirando de lado para luego acomodar el barco en los muelles y encallar mientras me preparaba para salir a ese nuevo mundo pero anotar luego en mi mapa la locacion del mismo y el camino de regreso.
avatar
Sidfried di Fenrir

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 26

Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Experiencia:
1/1  (1/1)
Berries:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Leo D. Vinci el Mar 2 Abr 2013 - 14:34

Poco sonido se escuchaba en el Kumori no Yoru, el barco del mejor escuadrón de asesinos de todo el Grand Line. A pesar de que serían las 4 de la mañana continuaba siendo extraño que no hubiera un alma en cubierta gritando sobre cualquier gilipollez a su compañero, alguien en la sala de entrenamiento realizando sonidos atronadores con sus prácticas o simplemente alguien gritando por joder un rato.

En una de las salas de la segunda planta se encontraba Arakida Tetsu, segundo al mando de los Fudo Tsumetai y tocapelotas de profesión. Como siempre pasaba el rato en su sala preferida del barco, repleta de todo tipo de plantas, tanto medicinales como simplemente venenosas, una sala que parecía estar hecha para él completamente.

El egocéntrico asesino se dedicaba a una de las pocas tareas que conseguían que se centrara completamente, la creación de nuevos compuestos, venenosos o no, aunque de sobra era sabido la predilección que sentía este por los primeros. Limpiaba con cuidado un pequeño frasco tratando de eliminar cualquier resto de la mezcla que acababa de elaborar con el.

Únicamente era así de organizado en el combate, en la cocina y en este tema. El motivo era sencillo: Si se mezclaban los ingredientes podía obtener resultados que no le complacerían, si este creaba un veneno quería que cumpliera con su cometido, de poco serviría un veneno que en lugar de acabar con el rival le generara una tremenda diarrea… bueno, eso si que podía ser útil, pero vosotros me entendéis. Una vez estuvo seguro de haber limpiado correctamente el frasco lo colocó en la estantería y se lavó a conciencia las manos.

Todavía era bastante temprano pero ya había gastado su tiempo durmiendo la tarde del día anterior, no iba a continuar durmiendo, haría algo más provechoso. Se dirigió a su habitación andando por los pasillos del barco sin escuchar un solo ruido. Era extraño no escuchar la madera crujir bajo los pies del pelinegro pero este había desarrollado un talento innato a la hora de moverse sin generar sonido alguno. Tras subir las escaleras llegó a su habitación, donde se cambió de ropa y se pertrechó con sus armas características: Sus dos dagas, situadas en una funda doble a su espalda, sus sais, agarrados a sus piernas, sus cuchillos situados estratégicamente en su chaqueta en posiciones que le permiten cogerlos con facilidad y como no su fiel navaja sonrisa, guardada en su bolsillo.

Ninguno de sus “compañeros” apareció en el trayecto desde su cuarto hasta la cocina, lo cual le sorprendió bastante. Al llegar comenzó a preparar el desayuno para él y el resto de la tripulación. Le encantaba ver como la gente sospechaba de sus platos (No injustificadamente) creyendo que estaban envenenados, aunque más de la mitad de las veces no le metía nada, no valía la pena gastar venenos con aquellos idiotas. En cuanto terminó de prepara el desayuno se sentó y devoró con rapidez su parte, unos huevos fritos con bacon y un café, el cual también le duró poco más de un suspiro.

Mientras disfrutaba del relax fumando un cigarrillo pudo sentir como el barco entero era sacudido violentamente rompiendo con la preciosa y poco común calma que había hasta ese mismo instante.


- ¿Un arrecife? -

La idea del arrecife se le fue de la cabeza al instante en cuanto una voz femenina comenzó a escucharse por todo el barco.

- Vuestra puta jefa ha llegado, cabrones. -

Los ojos del asesino se pusieron en blanco y soltó un suspiro.

- Joder… casi que prefería el arrecife… -

No tardó mucho en seguir gritando sus planes creyendo, claro está, que le interesaban a alguien.

- ¡Nos vamos al Archipiélago Shabaody! ¡Más exactamente, llegaremos en unas horas! ¡Espero que estéis preparados, pues vamos a liarla parda! -

- Si si, lo que tú digas. -

Murmuró este mientras daba otra calada a su cigarro, se levantaba y se dirigía hacia la bodega a por una botella de ron, si aquella zorra había vuelto al barco lo iba a necesitar.


//Unas horas después//

Tetsu subía a cubierta con la botella de ron en mano y otro cigarro en su boca, ya se podía ver a lo lejos Shabaody por lo que por fin podría estirar un poco las piernas en tierra firme. En cubierta se encontraba Nayra, desconocía si había alguien más e incluso si habían subido anteriormente para que esta les informara como “Jefa” que era qué cojones iban a hacer en aquella isla. Al pasar al lado de esta soltó una bocanada de humo en su cara a la vez que esbozaba una enorme y falsa sonrisa diciendo.

-¿Disfrutando del aire puro? ¿Sabes? Es una lastima… ya creíamos que habías muerto en un enfrentamiento a muerte con un caniche… La próxima vez te mandaré un chihuahua, no tendrás la más mínima posibilidad con él. -

Continuó caminando sin prestar mucha atención a lo que sea que fuera a hacer aquella mujer. El barco estaba realmente próximo y sabía que iban a bajar en breves.

- Me quedaría el día entero hablando contigo sobre lo bien que lo habrás pasado jugando a las muñequitas y peinando ponis pero tengo algo que hacer, así que si me disculpas, la gente mayor va hacer cosas importantes, pero no te preocupes, te he traído una pelotita para que no te aburras. -

Sin mirar le lanzó de espaldas una bola de goma, sacó de su abrigo un cuchillo y saltó del barco. La distancia que le separaba de tierra firme todavía era demasiado amplia como para cubrirla con un simple salto, aunque ya contaba con ello. Balanceó su cuerpo para aumentar la potencia y lanzó con fuerza su cuchillo en dirección a la isla a la vez que se introducía en este haciendo uso de su habilidad. Dentro del cuchillo cortaba el viento a toda velocidad acercándose lo suficiente a tierra como para no morir ahogado. Apenas dos segundos después se encontraba clavado en el suelo, lugar donde Tetsu salió de su cuchillo cogiéndolo con la mano y guardándolo ante las miradas perplejas de varias personas. Aquella técnica había sido perfeccionada por él dando la impresión de que desaparecía o más bien se transportaba de un lugar al otro casi instantáneamente. Estiró los brazos como un gimnasta olímpico y dijo.

- Aterrizaje perfecto. -

El pelinegro se giró hacia la gente que le observaba, realizó una reverencia hacia ambos lados y sonrió a la vez que decía.

- ¡Gracias, gracias! Lo siento gentuza, pero no llevo autógrafos encima ahora mismo, conformaos con haber sido capaces de contemplar mis habilidades en persona. -

Sin más se dirigió hacia el interior de Shabaody, sabía que habían varios lugares comerciales donde posiblemente podría encontrar algo interesante para hacer. A pesar de que tenía recompensa por su cabeza, dado que no era muy alta no esperaba ser reconocido así como así por cualquier persona, aunque bien pensado… le daba igual, quizás haría aquello más interesante.
avatar
Leo D. Vinci

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 20/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Invitado el Jue 4 Abr 2013 - 19:54

Me encunetro como siempre tumbado en una red de cadenas que creé hace tiempo entre los palos de la embarcación que me llevaba cuyo nombre me importaba tanto como la vida de los putrefactos miembros del gobierno mundial. Es un día anormalmente tranquilo y en calma, ya que lo habitual eran gritos por cualquier tontería, ruidos de entrenamientos absurdos, amenazas e intentos de asesinatos, vamos lo normal en una banda de asesinos que viajan en el mismo barco. No sé nada del paradero de los demás locos que viajan en el barco ni de la capitana, la cual había desaparecido hace meses sin explicación alguna, pero mientras con eso perdure la paz que se respira por mi es bienvenida tal situación. En ese momento mi mente se encuentra sumida en el recuerdo de los únicos seres a los que llamaré por siempre compañeros y amigos ya que incluso de pequeño nadie se acercaba a mí por la posición de mi padre.

Eso es algo que siempre odié, que me temiesen por mi padre al cuál dejé de respetar y admirar hace eones por pensamientos viles e insensibles que me hicieron consumir la akuma que me otorgó mi actual poder. Con el paso del tiempo se ven cada vez más estrellas en el cielo, algo que apacigua un poco mi turbia alma de asesino pero que no basta para que olvide mi objetivo ni mis ideales, lo único que me mantienen en este dichoso barco aguantando a la pandilla de locos que lo navegaban. Mi mente, al no ser simple sino que tener un gran potencial y una gran capacidad, a la vez que rememora los motivos de que me uniese a esta banda de locos, idea nuevos ataques y estrategias para futuras batallas en las cuáles a lo mejor me jugaría la vida, algo demasiado preciado para mí. En mitad de mis reflexiones mi estómago decide entrar en acción y molestar quejándose de que necesita comida para que el cuerpo siga funcionando por lo que me levanto y salto tranquilamente a cubierta sin preocuparme de hacer ruido o no ya que todos parecen vampiros y seguramente estarían despiertos, aunque me importa poco que les despertase con el salto.

Camino hacia la cocina a eso de las dos de la mañana para prepararme algo de comer para el momento y de paso el desayuno ya que no me fío de ninguno de los tripulantes del barco en el que me encuentro.Entro en la cocina y con gran facilidad y tranquilidad me preparo un buen plato de arroz, unas onigiris, una ración de takoyaki y una sardina para comer ahora. A parte de todo ésto me preparo otro plato de arroz, una sardina y un huevo para el desayuno y para beber me llevo una botella de sake que hay en la cocina para comer y un vaso de leche para el desayuno ya que no me gusta beber alcohol nada más levantarme. Me voy de la cocina y vuelvo a subirme a mi red de cadenas para comer tranquilamente y guardar a buen recaudo mi desayuno.

Un par de horas más tarde

Estoy descansando con los ojos cerrados tranquilamente aunque alerta a cualquier amenaza cuando de pronto algo me hace abrir los ojos atentos a mi alrededor. Un temblor en toda la embarcación que hace que mis cadenas se agiten violentamente casi tirando mi desayuno que por suerte estaba bien asegurado y no se derrama nada. Me incorporo sentándome y empiezo a desayunar tranquilamente mientras veo y escucho que la causante de todo el alboroto es la capitana de esos locos que había vuelto dando un golpe a la cubierta.

Vuestra puta jefa ha llegado, cabrones.

Dijo tras el golpe, cosa que me daba igual. Al poco tiempo vuelve a hablar como dando por sentado que le escucharon todos diciendo

¡Nos vamos al Archipiélago Shabaody! ¡Más exactamente, llegaremos en unas horas! ¡Espero que estéis preparados, pues vamos a liarla parda!

Unas horas después en cubierta aparece el segundo al mando al cual curiosamente y por un motivo que desconozco apodé Kurokochi molestando a su capitana como de costumbre mientras camina hacia el borde del barco que ya se aproxima a Shabaody. Aun con la botellas con la que apareció se para encima del borde y aprovechando su cuerpo como palanca para dar más fuerza al lanzamiento arroja un cuchillo en el cual se mete para llegar sin problemas al destino de esta loca banda de asesinos. Salto a cubierta y camino hacia el borde sin decir ninguna palabra pero dejando en el suelo todos los utensilios de cocina que había usado junto a una nota que decía

Nota:
Me voy a dar una vuelta por el archipiélago, ni me busquéis ni me molestéis que cuando os vayáis a ir yo estaré en el barco.

Me pongo de pie en el mismo lugar en el que se quedó Kurokochi antes de irse a la isla mediante un cuchillo y estiro mi brazo derecho hacia la isla. Al instante de la palma de mi mano sale una cadena muy larga y lo suficientemente resistente como para tirar de mi peso que se engancha en un árbol de la isla y con un ligero pero brusco movimiento de mi brazo hago que la cadena tire de mí con tal fuerza que caigo sobre la arena. Al llegar dejo la cadena atada al árbol para que la loca del barco pueda usarla para atarlo y me voy caminando con las manos en los bolsillos tranquilamente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Invitado el Sáb 6 Abr 2013 - 8:30

Es una noche calma, la paz se apodera de un barco que vive rodeado de ruido, amenaza, violencia y locura, un barco donde los asesinatos no ocurren de milagro, donde la paz no es bienvenida ni corriente ni mucho menos se espera que lo sea. Me encuentro en cubierta, mirando el cielo apoyado al mástil, mi mente perdida en recuerdos, técnicas y estrategias se mantiene al margen de todo lo que ocurre en este barco. El Kumori no Yoru, un barco negro como la noche, oscuro como el más profundo abismo, como el temible encerramiento de los presos más temidos, por ello los que lo tripulamos luchamos día a día por asesinar a alguien, vivimos como asesinos, nos entretenemos como asesinos y ganamos fama como tales.

La noche iluminada por unas pocas estrellas se ilumina más conforme más estrellas surgen en el firmamento, algo realmente horrendo y vomitivo, no hay nada como la noche más oscura para vivir en “paz”, la harmonía otorgada a la luz es una tapadera a la verdad oculta en la noche, momento en el cual tus actos pasan más inadvertidos, momento en el cual si sabes cómo moverte pasarás inadvertido hagas lo que hagas.

Mis ojos, tan peculiares como únicos, fijos en la oscuridad de la noche, nadie sabe el motivo de mi mirada fija en ese punto, ni por cuanto tiempo perdurará esta actitud indiferente y relajada, de todos es sabido que no soy una persona especialmente calmada, ni mucho menos al punto de pasarme horas, días quizás, en un mismo lugar mirando un mismo punto. La verdad esta actitud me sorprende hasta a mí, que me conozco bien y desconozco el motivo de mi sedentarismo, mi escases de movimiento, es hora de moverse.

-“Vamos, que todo es cuestión de proponérselo”

Pienso mientras estiro mis brazos y las piernas antes de levantarme a tomar algo que me aportara energía y placer de comer mientras pienso en qué demonios hacer mientras espero a que en esta panda de inútiles y vagos surja algo que hacer. Para ello me dirijo a la cocina, donde se observan platos preparados, seguramente obra de Tetsu, el segundo al mando, un sujeto peculiar, muy buen cocinero pero experto en venenos, de modo que compruebo que no posee ninguna sustancia nociva para el cuerpo y como los huevos y el bacon.

Horas más tarde

Me encuentro nuevamente en cubierta, esta vez en la barandilla de proa del Kumori no Yoru, observando el horizonte en pleno amanecer, algo que no me agrada en lo más mínimo, me da asco, arcadas y ansias de vomitar. En ese momento, en el cual me encuentro inmerso en mis propios pensamientos, sucede algo que me saca de mi meditación, un violento golpe en el suelo que hace temblar la cubierta del barco y una voz procedente de una fémina, una voz conocida que esperaba no escuchar hasta que fuera su muerte, se trata de nuestra loca capitana, quien yo intuía que volvería pero no esperaba que fuera tan pronto.

-“Vuestra puta jefa ha llegado, cabrones.”

Grita al término del temblor, de verdad que es una mujer escandalosa, no me creo que tenga que hacerle caso, total, tenga o no tenga que hacerlo no lo hago.

-“Vaya por dios, esta mujer no sabe lo que es la discreción”

Pienso mientras me giro lentamente para observar a la joven Nayra, jefa de este barco lleno de locos sociópatas, pero sin poder alguno.

-“¡Nos vamos al Archipiélago Shabaody! ¡Más exactamente, llegaremos en unas horas! ¡Espero que estéis preparados, pues vamos a liarla parda!”

Esto último es curioso, en todo el tiempo que llevo formando parte de esta tripulación, nunca la había oído, visto o percibido ordenar nada, esta vez sí lo hacía.

-“Que lástima, ahora que llegamos a la isla tengo asuntos que resolver, de modo que ya me contará sus planes”

Digo justo antes de envolverme en llamas de color rojo y emprender una veloz carrera que al llegar al bordillo finaliza en un salto, que impulsado por las llamas tormenta que aumentaron mi velocidad ya impresionante de por sí, dando lugar a un salto enorme que me deja en tierra dónde las llamas ya habían desaparecido, no sé si me habrá visto alguien, pero poco me importa, nunca entenderán la cualidad de mi habilidad, una vez en tierra me dispongo a caminar sin rumbo por la isla, mi objetivo aparecería tarde o temprano.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Crimson el Sáb 6 Abr 2013 - 18:30

Se despertó, ya más descansado tras dormir unas cinco horas, serían más que suficientes. Se sentó sobre su cama con las manos sobre su cabeza, despeinándose más aún, pensando en cómo encontrar a quién le había enviado la carta. Se levantó decidido, ya sabía cómo hacerlo. Ahora sólo era cuestión de ir con todos los demás. No sabía que hora era así que fue golpeando con los nudillos todas las puertas de las habitaciones mientras se dirigía a cubierta. Una vez llegó, esperó a que todos llegasen a dónde él.

-Sé cómo encontrarnos con ella, aunque seguramente sean más. Simplemente desembarcaremos en los groves sin ley del 10 al 20 y nos adueñaremos de toda esta zona, tenéis vía libre para. Pondremos nuestra bandera en alguno de los mangroves y nos terminarán encontrando a nosotros-dijo a todos los que se encontraban ahí.- O eso o vendrás algún alto cargo de la marina a intentar arruinarnos la vida-empezó a reir concluyendo así.-

Se fue nuevamente a su camarote. A prepararse para lo que harían. cogió todas sus armas y las colocó en su sitio. Se colocó los brazales y puso en uno de ellos su dial de rayos y en otro una cuchilla. Se puso la chupa de cuero con le símbolo de su tripulación en la espalda, ocultando los brazales y lo que portaban. De debajo de su cama cogió una bandera con el jolly roger de Sons of Anarchy. Estaba ya listo para empezar. Salió nuevamente hacia el exterior del navío con la bandera atada a modo de capa. Se miró de reojo. No le sentaba mal. Dio una pequeña vuelta sobre sí mismo con los brazos ligeramente abiertos. Disfrutaba del momento que les esperaba en Shaboady. Quizás se encontrarían con algún supernova.

Finalmente llegaron al Grove 13, buen número, y usando el Geppou se alejó de la embarcación "volando" hacia aquel lugar sin ley al que ni la marina se atrevía a entrar. Era perfecto para lo que buscaba, provocar el caos y después controlar esa parte del archipiélago. Tras unos pocos minutos descendió encontrándose con unos hombres armados que estaban reunidos alrededor de otro herido. Éstos le golpeaban y pateaban. No le importaba demasiado, en realidad, quienes fueran, su objetivo sólo era uno, no pasar desapercibido y lamentablemente, al menos para ellos, eso 5 hombres estaban en su camino.

-No me lo tengáis en cuenta pero...-susurró.-

Desenfundó su espada de fuego y lanzó una gran onda cortante en llamas contra ellos y salieron dispersados por la explosión un tanto quemados pero aún vivos. El que estaba en el suelo resultó ileso inexplicablemente. Siguió su camino ignorándolo. Ahora todos los de alrededor le observaban con miedo, odio, sorpresa, asombro, ganas de querer capturarle, etc. Al menos ahora no estaba siendo el punto de atención. Esperaba que el resto de su tripulación hiciera lo mismo en distintos groves. Entonces unos bastantes cazadores de piratas le rodearon totalmente.

-Mira chaval, no sé quién eres, pero no nos caes bien, y esos a los que acabas de golpear eran colegas subordinados míos, así que de alguna forma nos compesarás-amenzaó el que parecía el líder.-

-En que lugar podría colocar la bandera para que se ve desde todos lados...-murmuró ignorándolos.-


Stinger observaba distintos edificios pensando cuál sería el indicado para colocar su amada bandera, el símbolo de su tripulación. Ésto provocó la ira de los cazarrecompensas que se abalanzaron sobre él. Éste casi por puro instinto lanzó muchos cuchillos arrojadizos a una velocidad inesperada para ellos que recibieron las puñaladas. Sin embargo no todo cayeron, sólo lo hicieron la mitad el resto se dirigía todavía hacia él. Simplemente volvió a usar el geppou saliendo hacia arriba y escapando de su ataque. Bajó detrás de ellos, sonriente y confiado. Todavía le quedaban ocho más. Puso su espada, apagada, en su espalda. Con la otra mano les llamaba, buscando provocarles.

-¿Sólo eso?, me esperaba más de unos cazadores en Shaboady-dijo.-¡Venid si podéis!.-

La gente estaba alborotada, algunos huían, otros simplemente observaban consternados por lo que sucedía, un hombre con una bandera pirata en la espalda, desconocido para todos no podía ser tan fuerte, burlándose de esos cazadores y estar tan campante en ese lugar al que ni los marines entraban. Sería un día movido para el archipiélago.
avatar
Crimson

Mensajes : 1184
Fecha de inscripción : 02/12/2012
Localización : Arkham Asylum

Hoja de personaje
Nivel:
1/100  (1/100)
Experiencia:
0/320000  (0/320000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Mashiro el Dom 7 Abr 2013 - 11:47

Tumbada sobre mi acomodada cama es como me encontraba ahora, hacia horas que estaba intentando dormir pero era incapaz de hacerlo, me acurrucaba hacia los lados, me quedaba mirando al techo o incluso me ponía bocabajo para ver si conseguía conciliar el sueño de una vez por todas, pero me estaba siendo imposible. Los movimientos del barco es lo que sobretodo me lo hacían imposible. Me levante de la cama,l levaba puestos una simple camiseta como pijama y no llevaba nada mas, tenia algo de frio, pero tampoco tenia ganas de ponerme algo mas. Fui directa hacia el espejo que estaba cerca de mi comoda y me mire.Tenia todo el pelo desalvorotado y en mi cara se podían ver mis grandes ojeras por no haber dormido toda la noche.La única forma de que durmiera era dormir en un hotel de tierra firme,si no nunca conciliaba el sueño de ninguna manera.Era una tortura imperiosa pero también me daba igual,no me hacia falta dormir para matar gente aunque i debería estar descansada.

Fui directa a mi armario y empecé a coger la ropa que me iba a poner.Lo mismo de siempre,unos pantalones vaqueros y una camiseta blanca.La verdad es que no tenia ninguna camiseta limpia,todas estaban llenas de sangre y nunca conseguía quitarlas,a si que pensé que debería de comprar mas camisetas.Tras ponerme la menos manchada; que solamente tenia la parte de el torso llena de sangre seca por el tiempo.Me peine un poco dejándome el pelo a mi gusto y cogi mis dos cuchillos y los deje en los huecos de mi cinturón.Estuve indecisa de si coger mi arco o no pero con el llamaría demasiado la atención a si que lo dejaría en tierra firme por ahora y dejaría que los demás se ocupasen.

Esta banda estaba llena de locos maniáticos, siempre se les escuchaba pelear de alguna manera u otra y siempre debías de tener cuidado de si tu comida estaba envenenada o si te habían puesto alguna tramapa en el reyano de tu puerta.Vivir con ellos era un peligro constante pero me encantaba en el fondo,yo también tenia algunas intenciones de matarlos a todos y hacerme con el dinero para seguir matando.Matar,ese era el único gusto quer podía darme últimamente…mejor dicho desde hace mas de 6 años ya.Mire a la puerta por si veía alguna que otra trampa de alguno de estos malditos tipos y vi que no había nada,tras eso Sali de mi camarote dirigiéndome hacia la cubierta mientras hoy el grito de nuestra capitana de fondo:

- ¡Nos vamos al Archipiélago Shabaody! ¡Más exactamente, llegaremos en unas horas! ¡Espero que estéis preparados, pues vamos a liarla parda! –

Fue lo que conseguí escuchar mientras que me dirigía hacia la cubierta,subi las escaleras del barco y pude verlos a todos,yo era la ultima y solté un pequeño suspiro por ser tan lenta.Despues me acerque a un lado del barco donde podía estar completamente sola sin que ninguno me molestara hasta que llegásemos a Shabody,pero por si acaso me vigilaba la espalda cada dos por tres ya que seguro que alguno de estos tipejos intentaría matarme o incluso algo peor.

Unas Horas mas tarde
Ya se podía ver el archipiélago desde el lugar en el que estaba,una vez nos acercamos lo sufiente Tetsu salto desde la cubierta y gracias a un impulso raro que hizo consiguió llegar a tierra firme sin caer al agua,yo aun espere a que todos saltaran para ir la ultima,me guistaba ir sola mejor que acompañada y tras ver como también Rokudo y Kurapika saltabana hacia la isla.Solo quedábamos aprentemente yo Nary ;nuestra capitana; y Draven a si que me acerque a nayra antes de que saltara, y la dije con una voz baja y débil.

-Que le vaya bien capitana…nos encontraremos mas tarde

Corri tras decirla eso hacia el final de la cubierta y salte hacia la isla,ya estábamos bastante cerca de la isla por lo que no me pasaría nada y pude llegar finalmente.Tras la caída proseguí en mi camina llendo hacia el pueblo
avatar
Mashiro

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 20/01/2013

Hoja de personaje
Nivel:
9/100  (9/100)
Experiencia:
2000/32000  (2000/32000)
Berries: 1000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Draven el Dom 7 Abr 2013 - 13:13

Un día, como otro cualquiera. Otro día, encerrado en aquel barco de locos en el que ahora yo era miembro de su tripulación. Otro día, que tendría que contener mis ansias de pelea. Asesino nato... bueno, asesino no es la palabra... verdugo creo que se ajusta más a mí. Verdugo de todo lo que se cruce en mi camino y que, en breves, todo el mundo podría ser testigo de mis prodigiosos poderes con los que desataría matanzas por todos los rincones del planeta, empezando por el primer destino, el Archipiélago Sabaody.

Todo empezó una mañana normal en aquel navío tan peculiar. Me encontraba encerrado en mi habitación afilando mis hachas para tenerlas preparadas ante cualquier situación hostil. Me encantaba el resonar del acero afilado cuando pasas la piedra por sus cantos y filos.Tras esto, preparé mi caña y equipo de pesca para mi comida de hoy. Al terminar, colgué mis dos hachas en mi espalda y recogí mi equipo de pesca para salir a pescar a cubierta. Llegué a cubierta y coloqué el equipo en el suelo mientras mantenía la caña con mi mano izquierda. Luego, cogí la caña y coloqué la carnada en el anzuelo, agarré la caña fuertemente con dos manos, y la lancé con fuerza hacia el agua. El resultado fue un desastre, hice tanta fuerza que la caña se partió al dar tan brutal tirón para lanzar el anzuelo.

Estaba desquiciado e irritado por quedarme sin nada con lo que comer. Apreté los dientes y mi furia era tan intensa que me estaba descontrolando y mis dientes empezaban a crecer convirtiéndose en los colmillos del Imperator, y mis ojos comenzaban a volverse amarillos y las pupilas alargadas. Entonces, oí un fuerte grito que me llamó la atención e hizo que mi furia parara por un instante parando la conversión. Era la voz de la capitana indicando un nuevo destino.

-Vuestra puta jefa ha llegado, cabrones.

No sabía porqué, pero me daba la impresión por su tono de voz y su forma de hablar, de que tenía algo que decirnos.

-Nos vamos al Archipiélago Shabaody! ¡Más exactamente, llegaremos en unas horas! ¡Espero que estéis preparados, pues vamos a liarla parda!

Al escuchar esas palabras una parte de mí se alegró, por fin tendría un rato para poder dar rienda suelta a mi desatada naturaleza y poder divertirme con alguien para luego devorar su cadáver, ya que como no había conseguido pescar nada, estaría sin comer hasta entonces y posiblemente saciaría mi hambre con su cuerpo medio muerto. Entonces dije con voz tranquila mientras me relajaba:

- Por fin fiesta, ya era hora, tengo hambre y quiero pelear, espero que alguien en esa isla sea capaz de servirme para las dos cosas.

Fui a mi habitación a dejar el equipo de pesca y a cambiarme de ropa. Tras esto volví a cubierta y me quedé sentado en una caja esperando a que llegásemos a la isla. Una vez en tierra, me dirigí a la baranda de proa y me subí encima. Aproveché mi fuerza bruta para dar un enorme salto a tierra. Fue un salto de varios metros, en el cual, mientras estaba en el aire, transformé mis piernas en patas híbridas del Imperator y saqué su cola para amortiguar el aterrizaje. Tetsu también bajó a tierra y comenzó a fanfarronear sobre su salto. A lo que le dije:

- Déjate de mariconadas y vamos a ver que encontramos interesante por aquí. Me iré contigo, alguien tendrá que defenderte si te pegan.

Me acerqué a él y comencé a andar por delante suya hacia la profundidad de la isla.
avatar
Draven

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 21/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Deadpool el Jue 11 Abr 2013 - 13:29

Era un viernes por la tarde, el cielo estaba despejado y hacia una temperatura agradable ni mucho calor ni frio, yo me encontraba en un bote en dirección al Archipiélago Shabaody ya que Stinger había pedido mis servicios y sabia muy bien cuando tenia mi tiempo libre.

Al parecer mi compañero de aventuras Stinger se había convertido en un capitán pirata y eso iba a suponer algún que otro problema, si el se hiciera muy conocido y diese muchos problemas al gobierno, tarde o temprano me mandarían para matarlo, la verdad es que me hacia gracia nada mas pensar en eso, trabajar codo con codo todo este tiempo para que al final una carta del gobierno me pusiera contra el. Tenia claro que el trato que hice con el gobierno mundial no podía romperlo, ya que ellos me daban el libre albedrío una vez acabado mi trabajo con ellos y podía ser mercenario.

No era la primera vez que Stinger contrataba mis servicios y al convertirse en pirata a un quería seguir teniéndolos por lo que me mando una carta.


Se que ya te habrás enterado de que e formado una banda pirata, la verdad es que me gustaría que dejases el Cp y te vinieses con migo pero se que eso no sera así, por lo que te propongo un trato. No quiero que seas mercenario de nadie mas que no sea yo, de echo te mantendré en nomina una vez fuera de tu verdadero trabajo, quiero que seas mi mercenario, eso supone que te daré un salario y un alojamiento en mi barco, te estaré pagando el triple de lo que te estaba pagando antes, una vez acabado tu tiempo como mercenario te iras al CP como siempre as echo... si aceptas mi propuesta quiero que vengas al Archipiélago Shabaody para que empieces a ganarte el salario y de camino darte el chaleco de la banda

No sé si era consiente de lo que estaba haciendo, estaba claro que el Gobierno me iba a dejar hacer lo que quiera en mi tiempo libre, pero no podría ir con mi aspecto de siempre y con una chupa de una banda pirata, eso podría acarrearle problemas al Gobierno mundial ya que la gente me conocía como un miembro del CP, y eso de que un miembro del CP trabaja para una banda pirata y al mismo tiempo con el Gobirno daría mucho de que hablar y al final me acabarían despidiendo y eso era una cosa que no podría admitir, amo demasiado este trabajo como para que me echen.

Estuve pensado durante un tiempo, el problema era que me vieran con mi aspecto y supieran los de la banda mi nombre original, por lo que decidí quitarme el traje , la mascara y ponerme una nueva indumentaria al igual que un nuevo nombre, nadie realmente me conocía con mi verdadero rostro, de este modo simplemente seria un mercenario que trabaja para un capitán pirata y no influiría en nada al CP... a un que de esta forma podría llegar a tener recompensa mi cabeza cada vez que me fuera de mercenario... la verdad era algo que me gustaba por lo que decidí ir al encuentro con Stinger.

Mientras que estaba en mi bote tumbado, pensando en lo divertido que seria que en un futuro me mandaran el trabajo de destruir a la banda pirata de Stinger , pude ver que había llegado ya al Archipiélago. Baje de mi bote y no lo amarre ya que sabia que no tenia que volver a usarlo, ahora iba a ir en un barco pirata y cuando me fuera cogería un bote de ellos.

Me encontraba en el Grober 13, el Archipiélago era muy grande para buscar a Stinger por lo que lo tenia chungo, pero al parecer la suerte estaba de mi parte, mientras caminaba pude ver que había mucho alboroto por la zona, mas de lo normal en esta isla sin ley, mientras segia caminando por la zona llegue a una zona donde había un coro de persona , las personas se me quedaron mirando ya que iba con una capa negra muy larga con capucha, casi ni se podía ver mi rostro... al ir achuchando al corrillo de persona que miraba lo que estaba sucediendo, pude ver a Stinger peleando con unos cazadores de piratas, a un que mas bien esta riéndose de ellos mas que pelear.

-Stinger, deja de mariconear con ellos y cargatelos ya, e venido por lo de tu carta.

Tras decir eso me quite la capucha


- El mercenario Berserk a su servicio, paloma gorda. (Dije en tono burlon)
avatar
Deadpool

Mensajes : 450
Fecha de inscripción : 02/12/2012
Edad : 45
Localización : Barcos y putas

Hoja de personaje
Nivel:
34/100  (34/100)
Experiencia:
20960/320000  (20960/320000)
Berries: 34.831.118

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Invitado el Jue 11 Abr 2013 - 17:44

Me encuentro en la cubierta de nuestro barco, donde mí mirada solo mira hacia un objetivo, el cual es la isla a donde nos dirigimos por culpa de aquella egocéntrica carta de una chiflada que se cree que puede venir sin más a retarnos como si fuésemos simples piratas de poca monta, a lo cual ya le mostrare que se equivoca con nosotros, ya que le partiré la cara aunque sea con una chica. Lo único que busco ahora mismo es que Sidfried se diese la mayor prisa posible y poder llegar a la isla en el menor tiempo posible, ya que me estaba aburriendo de estar aquí parado mientras cabe la posibilidad de que esos que nos mandaron la nota de duelo ya se encuentren matando a diestro y siniestros en la isla.

El viento mueve mi pelo al son de este, dejando que mi extensión de pelo por la parte de atrás, o como se diría una coleta de unos ochenta centímetros se moviese al mismo tiempo, dejándome en una posición bastante tranquila, aunque hace unos momento había hablado de una forma muy escalofriante. La isla ya se me hacia visible bastante en frente mía, por lo que tenía que pensar que ya no nos quedaba mucho para llegar, por lo que dando un impulso con las manos en el borde del barco empecé a alejarme en dirección contraria. No di siquiera tres pasos hasta que vi como toda la banda se encontraba en la cubierta, obligándome a retroceder nuevamente mientras el capitán cuenta algo a toda la banda sobre nuestra misión.

Según el debíamos hacernos famoso en la isla y dejar símbolos en la banda en un determinado lugar, lo cual me encanto y sin ponerle ni pero me acerque hacia donde se encontraba apilado un par de banderas de la banda y cogí un par de ellas, tras lo cual empecé a dirigirme hacia donde me encontraba nuevamente y dirigiéndome hacia toda la banda les adverti de algo que ya lo sabrán pero es por si se da el caso.

-No os acerquéis a mi si me veis los ojos negro, ya sabéis lo que me pasa cuando los tengo así, por lo que tras decir esto solo os diré una cosa. Suerte y haceos famoso.

Salte del barco y activando mi forma hibrida empecé a flotar en el aire, dejando que mi cuerpo empezase a dirigirse hacia Shabaody volando por la zona alta ya que quería llegar de sopetón y que nadie me estuviese siguiendo por el suelo. Mi vuelo era bastante perfecto y desde allí arriba pude contemplar toda la isla en lo que cabía y como no un barco había aparecido en una posición alejada de la nuestra, la cual seguramente se trata la de los tíos que nos habían retado, por lo que sin dudarlo me frene en seco y concentre mi energía en mis manos, creando así dos esferas perfectas de color blanco, las cuales dirigí hacia la posición del barco para que nada más llegar explotasen.

-Más vale prevenir que curar-digo tras lo cual descendí en picado asegurándome que las bolas irían en linea recta y impactaría, tras lo cual me encontré con algo extraño.

Mi cuerpo estaba sobre una noria y porque lo que parecía había llegado sin darme cuenta hasta el parque de atracciones de la isla, lo cual me alegro y comportándome como un niño empecé a gritar como un niño mientras la noria se movía a la velocidad de una tortuga. Tras dar una vuelta del todo deje que mi cuerpo bajase de aquella obra y empecé a caminar por el parque todo feliz, dejando que mis pasos dando saltitos pareciera un crio, hasta que de pronto y sin ton ni son mientras daba un salto una sonrisa sádica salió de mi rostro y deje que un montón de energía saliese de mi cuerpo, creando una onda explosiva que arraso con todo a lo de mi alrededor hasta veinte metros.

-Escuchadme cabrones-dijo Sert con mi cuerpo, aunque realmente ambos pensábamos lo mismo-Soy Allen D. Walker un miembro de la banda Sons of Anarchy. Quiero que os quede claro, aquí somos los amoos y queremos que os quede claro. Desapareced o os despojare de vuestras vidaaaaaas.-dije levantando ambas manos y mirando a todas las dirreciones con una sonrisa sádica, esperando a que aquellos innatos aparecieran.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Elisabeth el Sáb 13 Abr 2013 - 9:18

El tiempo pasaba y el viento soplaba débilmente aun a la velocidad a la que se movía el barco por aquellas extrañas aguas; el cabello violáceo de la capitana se movía al son de la pequeña y dulce melodía que emanaba la brisa en sus tímpanos. Podía ver como su objetivo de diversión se acercaba a ella poco a poco.

Todo era perfecto. O al menos, casi. Su pequeño momento de reflexión y meditación se vio interrumpido por su segundo al mando -rango que no sabía cómo había obtenido- cuando éste le soltó una bocanada de humo en su cara. Ni una pequeña mueca de desagrado, ni una mirada asesina, ni siquiera una tensión de sus músculos; aquellas mini-vacaciones habían causado milagros en ella, aunque tan solo duraría escasas horas después de encontrarse con Tetsu, o incluso menos, mucho menos.

Mientras él hablaba la joven no perdía de vista el pequeño archipiélago que, y cada vez más rápido, estaban alcanzando. Para terminar su despedida y de una manera más que sarcástica le lanzó a su capitana -que ni siquiera respetaba, pero a la que se dirigía con esa coletilla tan solo para molestarla- una pequeña bola de goma. La cogió al vuelo en un ágil movimiento y la mantuvo ahí mientras veía como Tetsu se introducía en uno de sus cuchillos y gracias a sus habilidades llegaba sin problemas al trozo de tierra más cercano. Fue justo cuando éste comenzó a hacer alarde sus habilidades cuando algo estalló dentro de Nayra, más exactamente...

-¡MALDITO CAPULLO ARROGANTE DE MIERDA, CUANDO TE PILLE TE JURO QUE TE EMPALARÉ CON UNA KATANA OXIDADA!-

... su verdadera personalidad sádica y peligrosa. Justo al momento en el que empezó a gritar al estúpido de Tetsu en el interior de la pelota se empezaron a formar una ingente cantidad de pinchos de acero que la atravesaron como un cuchillo atravesaría un trozo de mantequilla y que la despedazaron por completo en un instante. Dio un fuerte suspiro y tiró la bola de pinchos que había hecho al mar.

-Por dios, menuda exasperación.- Inspiró algo de aire fresco mientras se pasaba el pelo que le caía por la frente hacía atrás con la mano izquierda.

Mientras observaba como se iba acercando cada vez más a uno de los grooves del Archipiélago vio como una masa de tonos rojizos escarlata, a la izquierda, y una cadena, a su derecha iban directos a la isla; ambos desparecieron rápido de la vista de la joven, que ni les había prestado atención. Por otra parte, Manshiro, la nueva integrante de aquella panda de locos se había colocado a su lado y le había susurrado unas palabras para sin perder un segundo saltar al lugar donde nos divertiríamos un poco.

-Suerte a ti también Shiro.- La dijo mientras la veía saltar; era una de las pocas personas a las que les había puesto un diminutivo del nombre en su vida.

Nayra había sido la única mujer hasta la llegada de la pelirrubia a la banda. Quizá podía ser algo callada e incluso con aspecto de tímida, pero transmitía la esencia que aquella banda buscaba y necesitaba; todos allí eran así, y era ese el motivo por el cual aún no había muerto ninguno, o al menos, eso era lo que quería creer de vez en cuando para reprimir sus ganas de asesinarlos a todos cuando dormían.

Después de Manshiro, Draven saltó por la borda y comenzó a perseguir a su amado Tetsu mientras la primera pasaba desapercibida entre la multitud rápidamente. Los vio partir lentamente mientras intentaba recordar a todos los estúpidos que había dentro del barco. Cuando terminó su ecuación matemática y se dio cuenta de que ya no quedaba nadie en el barco esbozó una sonrisa, alargó el brazo hacia delante y justo en por la palma de éste empezó a formarse con gran velocidad un gran trozo de metal, más exactamente un enorme ancla de acero. Ésta con suma velocidad se dirigió al mar, pero a la misma velocidad que se hundía, de la mano de Nayra se iba formando una cadena que la sujetaba. Cuando el ancla tocó fondo creó al final de la cadena un gancho y lo encajó en el Koumori no Yoru.

De la nada la joven asesina empezó a soltar una pequeña cantidad de acero líquido por la palma de la mano derecha que con precisión se volvió sólida con forma de arco, un arco de una longitud considerable. Para terminar la muchacha creó un hilo del mismo material que unió en los extremos para terminarlo. Sin pensárselo dos veces apuntó hacia arriba y fue a tensarlo aun sin flecha en las manos, cosa que se solucionó rápido cuando al instante de haber tensado la cuerda en su mano izquierda se formó una flecha perforante. Al final de ésta había el principio de una cadena que aunque resistente, mucho más delgada que la anterior que había hecho. Fue un disparo limpio y que dio de lleno en el blanco: una de las ramas de los grooves. Agarró la cadena que había ido creando mediante la flecha iba recorriendo su camino y saltó del barco. Consiguió un movimiento parabólico bastante largo y elevado, lo que la ayudaría en su próxima tirada. Poco ante sde alcanzar la altura máxima se soltó de la cadena y volvió a realizar el mismo procedimiento: flecha, cadena, rama y a columpiarse.

De las veces que lo hizo llegó a perder la cuenta. ¿Cinco, seis? ¿Quizás siete? No tenía ni la más mínima idea, lo único que sabía es que le encantaba que el viento la despeinara, que alzara su haori atrás en dulces movimientos serpentinos; aun sin ella saberlo tenía una unión especial con ese elemento.

Alcanzó una altura bastante notoria en poco tiempo; ya estaba a unos diez metros de la superficie terrestre de las islas. Conforme iba avanzando por el aire cual mono por la selva se fue fijando en el número que poseía cada una de las islas. No había estado allí en su vida, pero si que había escuchado mucho del lugar. Sabía perfectamente dónde quería aterrizar, lugar que no tardó mucho en divisar después de todas las vueltas que estaba dando por el aire: el groove número diecisiete. No tenía ningún interés en especial, simplemente era uno de los que no poseía mucha seguridad, y no había duda que se iba a aprovechar de ello.

Nada más estar encima de su número de la suerte. se agarró con fuerza a la cadena y se balanceó hasta quedar inmóvil en el aire. Tal y como había sospechado ahí no había orden alguno, imperaba la ley del más fuerte. Por supuesto eso iba a ayudarla en gran manera a lograr apoderarse del lugar. Si hacía gritar a los que allí había atraería la atención de sus invitados, los Sons of Anarchy. Se deslizó por la cadeneta a la par que la iba alargando; quería acercarse lo suficiente sin que la detectasen y matar al mayor número de ellos sin que los demás siquiera estorbasen sus movimientos. A unos cinco metros y en la mano que le sobraba aparecieron cuatro cuchillos arrojadizos, ¿qué sorpresa no? A nadie se le hubiera ocurrido con la akuma que tenía.

Tres de ellos fueron directos a los cráneos de sus objetivos, mientras que el cuarto tomó una dirección errónea clavándose con fuerza en el suelo. Antes de que éste tocara suelo tres ahogados gritos se perdieron por los rincones del lugar dándole a Nayra gran placer.

-Casi la perfección.- Susurró a media voz mientras esbozaba una leve sonrisa y se dejaba caer; cinco metros no eran nada para la experimentada joven. Practicando parkour se había dado leñazos peores.

Algunos se pusieron en posición de combate mientras otros huían despavoridos. Le resultó gracioso tal comportamiento y lo demostró aumentando su sonrisa. Su postura era más bien natural, como si estuviera esperando a que alguno de los que la rodeaba se atreviera a ir contra ella. Al ver que ninguno se atrevía y después de un buen rato mirándolos a todos, se cruzó de brazos, movimiento que hizo que su haori se moviera incluso más que antes al son de la brisa mientras elevaba su rostro mirándolos de una manera bastante superior y egocéntrica.

-¡JAJAJAJA! ¡¡Menuda panda de inútiles!! ¡¡Sois peores que los ineptos que tengo por banda!!- Gritó justo después de reírse de ellos en la cara.

No había mucho más de siete personas después de todos los que habían huido, pero los que quedaban se enfurecieron bastante al escucharla insultarlos. Se abalanzaron sobre ella empuñando sus armas. Les echó un rápido vistazo. La mayoría de ellos no sabía siquiera sujetarla bien, y la otra mitad se notaba que tenían miedo.

"Demasiado fácil..." Pensó para sí mientras esbozaba una picaresca sonrisa. Aquel día no había hecho más que comenzar.
avatar
Elisabeth

Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Edad : 22
Localización : En todos lados (?)

Hoja de personaje
Nivel:
23/150  (23/150)
Experiencia:
6480/540000  (6480/540000)
Berries: 10.001.560

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado;Hace unas semanas][Fudo Tsumetai & Sons of Anarchy] Un encuentro... Prometedor.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.