Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7207)
 
Nocturne93 (5248)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Alwyn (2187)
 
Sawn (2161)
 
Drake Lobo Ártico (2073)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

[Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Shirokuma el Miér 22 Ene 2014 - 23:09

El hombre tendio la mano, y entre temblore, como si de un enfermo de parkinson se tratase, cogio el dinero y me dio las vueltas. Aun no entendia el porque la gente temia a un oso panda si, casi todos, son dulces. No era un oso polar o oso pardo que si tenian fama de violentos. Dejo el tema de lado y se metio dentro del parque donde se puso a mirar las atracciones. El pobre panda queria subirse a alguna de las atracciones pero su tamaño y su aspecto se lo impedia. Le quedaba un unico billete por lo que se compro una nube de algodon. Mientras comia el algodon de azucar vio a un chico aproximarse a una jaula. Le pico la curiosidad por que contenia. Mientras que se aproximaba vio al niño lanzar cosas hacia dentro. Parecian piedras pero la vista del ursido estaba mas pendiente del contenido de la jaula. Descubrio que se trataba de un mono. Claramente enfadado rugio:
-Niñato estate quieto!!!
avatar
Shirokuma

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 12/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
16/100  (16/100)
Experiencia:
3950/320000  (3950/320000)
Berries: 2365

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Invitado el Jue 23 Ene 2014 - 15:37

Sawaki estaba derrotando a cualquier sujeto que se ponía en su camino, después de todo eran intentos de luchadores y ninguno era fuerte como para el rubio. Se quedo viendo como es que Cánabar liberaba a los esclavos cosa que lo hizo sentir mejor, pero aun así con Shark aquí matando a diestra y siniestra podría matar en una de esas a los esclavos, así que lo busco con la mirada y lo logro ver a un par de metros más allá. Ubicarlo no era difícil ya que su gran tamaño lo hacía sobresalir, pero estaba a punto de correr cuando tres humanos se cruzaron en su camino. Al primero le dio un puñetazo en el rostro que lo mando a volar estrellándose contra la pared, al siguiente con una patada en el abdomen fue suficiente, el último al ver que no tenía esperanza contra el rubio, se dio media vuelta para empezar a correr pero entonces Sawaki lo tomo de la cabeza y lo elevo un par de metros, para luego darle una fuerte patada en su espalda que hizo que volara a la misma pared y cayera sobre el humano que había recibido el puñetazo.

Entonces el camino le quedo libre para ir donde su compañero, así que fue mientras veía como es que Cánabar estaba ya casi listo con los esclavos y ahora se disponía a atacar a unos humanos que al parecer eran más fuertes que lo normal. No le dio mucha importancia, pues sabía que el tiburón blanco iba a ganar. Por ahora solo le importaba que Shark pudiera dejar escapar a los esclavos que estaban corriendo por los mismos lugares en donde los tiburones estaban peleando, pero eran diferenciables por sus ropas desgastadas y también  por estar descalzos, eran las diferencias más notables que tenían los esclavos con respecto a los otros humanos que ya quedaban bien pocos. Una vez se acerco a Shark, este le sonrió y luego se dio media vuelta para ver como es que un humano trataba de hacerle un tajo diagonal en la espalda, usando su velocidad llego antes de que el acero de la espada bajara y lo golpeo con su rodilla en el abdomen, este ahogo un grito de dolor antes de caer al suelo, así que se dio media vuelta para ver a Shark.


Sawaki: Shark, ten cuidado con los esclavos, no los mataremos. No creo que nos hagan nada, después de todo somos sus salvadores, así que no los mates. ¿Entendiste?

Dijo con un tono serio y algo de autoritario, pero no le dio importancia y sabía que esto estaba acabando. Se dio media vuelta y busco con la mirada a Cánabar quien estaba derrotando a unos humanos que habían entrado con algo en sus manos, y ese algo había hecho que su amigo se hubiera vuelto loco y hubiera atacado sin pensarlo dos veces y ahora estaba tirado en el piso con muchas heridas, logro ver como es que un humano trataba de atacarlo, así que corrió llegando justo a tiempo para detener el impacto del golpe y acto seguido, con una patada giratoria golpeo las costillas de ese humano, luego de eso se quedo viendo si alguien más venía y entonces grito:

Sawaki: ¡SHARK! ¡DEBEMOS IRNOS DE AQUÍ! ¡CÁNABAR ESTA HERIDO!

Una vez dicho eso, se giro ver a su amigo, las heridas no parecían tan graves pero aun así era mejor sacarlo de aquí, pero no podría cargar con él y atacar a los humanos, necesitaría la ayuda del tiburón toro para sacarlo, así que se quedo de guarida hasta que Shark llegara. No iba a permitir que siguieran lastimando a sus amigos, no si él estaba presente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Invitado el Vie 24 Ene 2014 - 1:28

La pelea había comenzado y Cánabar y Sawaki peleaban de forma extraordinaria contra aquellos tipos, el tiburón blanco salvó a unos esclavos que allí había. También liberó a un Gyojin de color azul que salió de allí. Dos tipos caminaban hacia el tiburón toro. Ambos estaban armados con lanzas y avanzaban hacia él con la intención de atacarle, el primero lanzó un ataque hacia su cara. Este ladeó el cuello evitándolo y acto seguido agarrando la lanza por parte del mango por la boca apretando y partiéndolo. Aquel hombre retrocedió asustado mientras que Shark ahora avanzaba, el palo de madera no había sido muy difícil de romper. El otro hombre con lanza se tiró al ataque, este solo tuvo que echarse a un lado y coger al tipo del cuello. Sin pensárselo mordió el cuello de aquel hombre matándolo en el acto. Después echó el cadáver a un lado y empezó a caminar hacia el que anteriormente había perdido su arma. Aquel hombre trató de correr desesperado, el tiburón toro no se lo iba a permitir, corrió a por él a más velocidad y de un rodillazo en la espalda lo tiró al suelo. Sonrió algo sádico para después agarrarlo del cuello y con un brazo elevarlo, no se lo pensó y de otro mordisco le arrancó el cuello de cuajo decapitándolo bestialmente.

Ahora otros dos se dirigían corriendo a por él con espadas, este tranquilamente llevó la mano a su espalda sacando su enorme espadón y de un tajo partió a uno de ellos por la mitad. El otro lanzó un tajo hacia el hombro del tiburón toro haciéndole un corte leve. Shark frunció el ceño pero riendo sádicamente y con una mirada que ponía el pelo de punta para todo aquel que la recibiera, sin pensárselo le golpeó de un puñetazo mandándolo contra una pared, el enorme ser caminaba hacia su presa mientras su imponente sombra invadía a su víctima. Tras varios segundos llegó hasta su posición y de un tajo lo decapitó. La risa del enorme tiburón resonaba en el lugar cuando en la pared observó una sombra tras él. En ese momento el rubio apareció golpeando aquel tipo que casi atacaba a Shark por la espalda. Tras aquello dijo que no matara a los que liberaban, ellos eran sus salvadores. Este asintió para que se quedara tranquilo, se sentía como una maquina asesina y le encantaba esa sensación.

Estaba disfrutando muchísimo con aquella pelea, los cadáveres se amontonaban a su alrededor y este tan solo reía entre ellos. Otro hombre apareció ahora con un arco y de un flechazo atravesó el hombro del tiburón toro, le había dado en el derecho. Tras unos parpadeos observó aquel hombre haciendo una mueca de dolor, corrió a por él antes de que cargara de nuevo su arma. Guardó la espada y de un puñetazo lo tiró al suelo con fuerza. Tras aquello lo cogió por la camisa levantándolo y echándolo contra la pared para después de una patada en el pecho estamparlo contra ella. Aquel hombre tosía sangrando por la boca y pedía piedad. Shark pegó su frente a la de él y clavó sus ojos dorados en los castaños de aquel hombre. Su voz fue siniestra y sádica en todo momento.

No hay piedad para vosotros. La raza inferior solo debe morir y nada más, no temas te prometo que será rápido.

Tras aquellas palabras se separó un poco y sacó de nuevo el espadón cortándole un brazo. Aquel hombre gritaba de dolor, después le cortó el otro brazo y seguidamente las piernas. Reía y reía entre corte y corte. Estaba pasándolo en grande entre tanta muerte, finalmente pisó la cabeza de aquel hombre para acabar de esa forma con su miserable vida. La maldita flecha en su hombro le causaba un poco de dolor pero no se la quitaría para no perder sangre. El dolor era algo que le molestaba como a otro cualquiera pues a veces no le dejaba pensar bien sus acciones. Tras unos instantes escuchó un grito de alguien que le llamaba y decía que debían huir de allí. Sus ojos dorados se abrieron como nunca al ver a Cánabar en ese estado. También había una chica bastante herida, era la chica dragón que había en cubierta.

Al parecer iban a llegar más enemigos dentro de poco, había que darse prisa en sacar a aquellos dos de allí. Sin pensárselo corrió hacia una pared lanzándose violentamente contra ella y destrozándola con su poderoso cuerpo. La pared había caído abajo y el tiburón toro se había hecho algo de daño con ello. Una vez la había derribado la pared se llevó la mano al otro hombro algo dolorido, después caminó hasta donde estaba Sawaki y sus otros dos compañeros. Observó al rubio y comenzó a hablarle.

Sawaki, escapad por el agujero que he hecho. Están llegando más y ellos dos están en pésimas condiciones. Yo me ocupare de entretener a los que vengan. Ahora llévalos a un lugar seguro y después ven a ayudarme. Todo depende de ti, no dejes morir a nuestros camaradas, ellos lo son todo ahora mismo.

Eran unas palabras que nunca hubiesen salido de la boca de aquel tiburón, pero sus compañeros ahora eran su familia y lo eran todo para él. Un grupo de seis hombres corrían a por ellos cuando el enorme tiburón se puso en medio. Apretó sus músculos y soltó una risa sádica mientras daba un paso adelante para hacerles retroceder a ellos. Pelearía hasta que sus compañeros estuviesen a salvo. Sin pensárselo sacó su enorme espadón y partió de un tajo en dos al que estaba más cercano. Tras aquello se lanzo a por los otros esperando a que Sawaki ayudara a los demás a salir de aquella taberna y a llevarlos algún lugar seguro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Kaiser el Dom 2 Feb 2014 - 21:28

Nunca había visto como recubrían un barco, sin duda era algo extraño y que poco me interesaba, pues tenía claro que no me iba a dedicar a ello. Eran profesionales y lo más seguro es que lo hiciesen bien, por lo que les pedí un plazo aproximado y me dijeron que en un par de horas lo tendrían listo. Le avisé de que me iba y que volvería en el tiempo estimado y me dirigí hacia el parque de atracciones. No sabía donde estaban mis compañeros, pero ya nos reuniríamos en el barco en algún momento, pues estaba claro que era un punto de reunión bastante claro. Empecé a caminar de forma tranquila. Aún faltaba bastante para que pudiésemos partir, por lo que no tenía prisa alguna.

Llegué a aquel inmenso lugar, sin duda, una de las pocas creaciones humanas con algo de sentido. Seguramente podría divertirme un rato por allí. Pero había algo que me llamaba la atención en especial, aquella especie de nube rosa que todo el mundo comía. Quería probarla, así que me fui a uno de los puestos y tras unos minutos de cola, me llegó el turno. Me preguntó como de grande lo quería y viendo que cogía un palo y empezaba a darle vueltas para recoger aquella nube, le dije que no se preocupara, que yo mismo me servía. Metí el brazo entero y empecé a dar vueltas, de modo que mi brazo acabó envuelto por una gran masa de algodón de azúcar por lo que pude escuchar. El hombre pareció enfadarse y de hecho toda su clientela se fue, quizás por lo poco higiénico que debía ser aquello. Le cogí del cuello con el brazo que no tenía nada y lo lancé contra el suelo. No quería problemas, pero tampoco quería que me molestaran, y aquella simple amenaza no verbal, funcionó bastante bien. Me llevé un pedazo de aquel manjar a la boca. Estaba dulce y bastante bueno, pero era extraño pues cuando intentaba masticarlo, se me deshacía en la boca.

-(¿Qué cojones...? ¿Por qué mierda se deshace en mi boca?)- Me preguntaba yo, mientras observaba aquel extraño aperitivo.

Probé a coger más cantidad que llevarme a la boca, pero el resultado fue el mismo, se deshizo. No entendía lo que pasaba y el gusto lo sentía igual, sin embargo, no me gustaba que desapareciera antes de que mis dientes pudieran masticarlo, por no mencionar que el brazo me quedó completamente pringoso. Me fui a uno de los baños públicos y me lo mojé entero hasta que dejó de estar pegajoso. Salí de allí con una amplia sonrisa, observando el lugar y pensando donde podía ir. -(¿Quizás ese barco extraño?)- Era un barco sujetado por dos pilares que se dedicaba a balancearse. Llegaba bastante alto y la gente no paraba de gritar. Seguramente sería entretenido.

Una vez allí vi la gran cantidad de gente que esperaba su turno. Suspiré y empecé a avanzar. -Paso, paso. Soy encargado de seguridad. Dejen paso, por favor.- Era bastante ridículo que la gente se lo creyese, o a lo mejor era mi aspecto de gyojin el que les echaba para atrás. Pero lo importante es que en cuestión de segundos me puse el primero para la siguiente tanda.


Última edición por Kaiser el Jue 29 Ene 2015 - 19:05, editado 1 vez
avatar
Kaiser

Mensajes : 770
Fecha de inscripción : 01/09/2013
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
132105/320000  (132105/320000)
Berries: 617.500.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Cánabar el Jue 29 Ene 2015 - 16:36

Cánabar levantó a la mujer en brazos, era hora de salir de allí, no podía permitir que se desangrara y muriera. No estaba seguro de por qué se preocupaba, aunque eso no importaba ahora. Sawaki dijo algo sobre sus heridas. ¿Tenía algunas? Ahora se dio cuenta de que sí, y el cuerpo le dolía. Pero no era nada a lo que no estuviera ya acostumbrado. Shark abrió un camino para ellos y no tardó en aprovecharlo. Le dio las gracias y salió del lugar cargando con Kiseki mientras Sawaki y Shark se quedaban para evitar que los siguieran. Eran fuertes y se encargarían de todos los rivales. Por su parte tenía que llevarla a un médico. Empezó a correr sin rumbo a causa de los nervios, no estaba muy seguro de lo que hacía y tampoco conocía aquel lugar. Intentó calmarse.

El pulso de la muchacha era muy leve y no le quedaría mucho tiempo. Quizás lo mejor era avisar a Kaiser, pero no sabía dónde estaba. Nunca debieron aceptar que esa mujer viajara con ellos. Ni si quiera debió haber viajado con la orca. Pero ahí estaba él y no podía evitarlo. Ya era demasiado tarde. observó a su alrededor, la gente se alejaba no podía preguntarle a nadie. Trató de pensar rápidamente. Habría alguna clínica cerca, siempre las había. Cualquier ciudad o pueblo que se preciara tenía algún médico para atender a los habitantes. Lo más lógico es que estuviera en la zona residencial. Retomó la carrera hacia el lugar donde había más edificios. Una vez allí comprobó que eran casas. Sí, esa era la zona que estaba buscando.

Recorrió las calles buscando la clínica y la desesperación comenzaba a derrotarlo. No le daría tiempo, la respiración de Kiseki era ya casi imperceptible y estaba muriendo en sus brazos. Tantos recuerdos del pasado en aquel simple momento... ¿por qué volvían ahora? ¿Por qué con ella? Una luz de esperanza brilló de nuevo frente a él. Encontró el edificio que tanto quería encontrar. Abrió la puerta de una patada y entró rápidamente. El médico se sobresaltó, pero estaría acostumbrado a estas interrupciones tan abruptas. Preparó la camilla y ordenó al gyojin que depositara en ella a la mujer. Cánabar lo hizo sin pensárselo dos veces. Sabía algo de heridas por las curas que se hacía a sí mismo, pero no lo suficiente como para curarla.

-¡Sálvela!- Gritó en un ruego.

El médico le indicó que no se preocupara, que podía salvarla, pero que tendría que reposar durante varios días. Atesaki la había arrastrado a eso, no podía permitir que volviera a ocurrir. El tiburón le entregó al hombre una bolsa de dinero y salió sin mediar palabra. Era todo lo que tenía, pero sería insuficiente a cambio de una vida. No tenían derecho a volver a ponerla en peligro, así que se despidió de Kiseki en silencio y se marchó de la zona. Debía ir en busca de Kaiser y explicarle lo ocurrido. No se lo tomaría a bien, pero esperaba que lo comprendiera. Además, no quería seguir en aquel lugar, era hora de que retomaran su camino e hicieran lo que habían venido a hacer, ir a Isla gyojin. Aunque el no deseaba volver lo prefería a permanecer allí.
avatar
Cánabar

Mensajes : 1008
Fecha de inscripción : 24/09/2013
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
150345/320000  (150345/320000)
Berries: 10.450.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Kaiser el Jue 29 Ene 2015 - 19:50

En cuanto la atracción se detuvo, fui a subirme y el segundo de la cola me detuvo. -Oye, oye ¿Tú no eras encargado de seguridad?- Preguntó extrañado. -Sí, y tengo que subirme para comprobar el rendimiento.- Respondí yo. -Nunca he visto a un encargado hacer tal cosa y ni si quiera llevas el uniforme.- Al parecer me había calado y tendría que recurrir al camino fácil. Le di un cabezazo y me disculpé diciendo que había sido sin querer. Aunque él estaba en el suelo, con la nariz rota y con una hemorragia peligrosa. Nadie volvió a rechistar, ni si quiera el hombre que llevaba la máquina. Incluso varios de los que había detrás se fueron de allí. Me subí en primera fila y en cuanto el barco se llenó, vino un hombre que se miraba que la seguridad fuera óptima. Cuando llegó a mí, intentó bajar una especie de palanca que me aprisionaría en el asiento, supuestamente para no caerme, pero lo aparté y evité que lo hiciese.

-No necesito esta mierda. Lárgate de aquí, idiota.- No eran más que un atajo de cobardes. Todos salían corriendo en cuanto escuchaban un par de palabras mal sonantes...

El navío empezó a moverse, a una velocidad bastante lenta. Esperé paciente, sabiendo que conforme pasara el tiempo, la velocidad aumentaría. Al principio apenas ascendía pero poco a poco, y cada vez que cogía más ritmo, se alzaba más por un lado y por el otro. Me agarré a la palanca para no caerme, pues no estaba sujeto. Hubo un momento en el que se puso prácticamente en vertical, siendo la parte frontal la que quedaba abajo. Continué agarrado al hierro, pero mi cuerpo se salió del asiento y cuando el barco tiró hacia adelante, caí para atrás. Me golpeé contra varias personas que iban detrás de mí, hasta que me paré en el cuerpo de una. Un hombre joven que acabó algo malherido por el impacto y que intentaba sacarme de allí. A su lado viajaba una bella dama que me miraba aterrada. -No te asustes hermosa. Jamás le haría daño a una chica como tú. Aunque puedo hacer otras cosas... Ya me entiendes.- Tal y como lo dije le guiñé un ojo. Se puso a gritar como una loca y yo volví a caer hacia adelante en el siguiente movimiento, volviendo a mi asiento, pero boca abajo. -(Joder...)- Pensé, sintiendo un buen dolor en el cuello por una mala postura.

Finalmente la atracción se detuvo y pude sentirme libre. La gente bajó a toda prisa. Yo tardé algo más, me froté la cabeza algo dolorido y salí tranquilamente con las manos en los bolsillos. -(Pues no es tan divertido...)- Pensé yo, antes de darme cuenta que cinco marines me apuntaban con sus fusiles. -Kaiser. Quedas detenido por alteración pública y por todas las atrocidades que has cometido.- Dijo uno de ellos, acercándose a mí con unas esposas. -Si no ofreces resistencia nos llevaremos mejor y puede que te caigan menos años en prisión.- Añadió. Di media vuelta y puse las manos en mi espalda para que pudieran ponerme los grilletes.
avatar
Kaiser

Mensajes : 770
Fecha de inscripción : 01/09/2013
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
132105/320000  (132105/320000)
Berries: 617.500.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Cánabar el Jue 29 Ene 2015 - 22:08

Se acercó a la taberna en la que habían luchado. El edificio estaba mucho peor que cuando se había marchado, la lucha había sido encarnizada en el interior. Se asomó y parecía vacío a excepción de unos cuantos cuerpos que adornaban el suelo. Se introdujo y buscó a sus compañeros, pero no había nadie. Buscó entre los restos con cierto miedo. Tenía la esperanza de no encontrar a Sawaki ni a Shark entre los cadáveres. Se alegró al comprobar que no estaban allí. No estaba seguro de lo que habría hecho de ocurrir lo contrario, pero se sentía feliz de no tener que comprobarlo. Fue al salir cuando se topó con ellos. Estaban hablando tranquilamente.

-Volved hacia el barco, es hora de marcharse- Les dijo.

Obedecieron al instante, Shark era disciplinado y Sawaki siempre hacía caso de lo que Cánabar decía. No eran malo compañeros después de todo. Pero ahora tenía que encontrar a Kaiser, no quería pasar más tiempo allí y si decía cualquier cosa para convencerlo se podrían marchar rápidamente. Era inútil pasar más tiempo en esa isla y podría ocurrir que Kiseki se recuperara y decidiera marcharse con ellos. Si despertaba y no estaban seguiría con su vida sin la intervención de los gyojin. bastante la habían perjudicado ya como para seguir haciéndolo. ¿Pero por qué se preocupaba Cánabar? Era casi una desconocida que no le debía nada.

Sin embargo ahí estaba él, sintiéndose culpable y con un afán de protección del que no solía hacer gala a menudo. Pero este era uno de esos momentos de su vida en los que él no controlaba su destino. Como odiaba esos momentos. Desechó sus pensamientos y comenzó a caminar. No recordaba dónde se había quedado Kaiser y el lugar era demasiado grande como para buscar sin ton ni son. Lo más fácil sería preguntar si había alguien "problemático" por las cercanías. De haberlo estaba claro que sería su capitán. No podía llegar a un sitio y marcharse sin haber provocado alguna situación "no deseable". Aunque, después de todo, así era la orca.

Aunque, por suerte o por desgracia, no le hizo falta preguntar a nadie. Los problemas siempre llegaban solos si Atesaki estaba cerca y, casi siempre, ellos estaban involucrados. Al parecer había pasado algo en un parque de atracciones y Cánabar corrió hacia allí. Sería alguno de los suyos, ¿quién más la armaría en un lugar con tanta presencia de la Marina?Efectivamente, Kaiser. Estaba en un lugar con un edificio giratorio y había marines apuntándole con sus armas. Perfecto, otro combate. El tiburón se debatió entre ir a ayudarle y dejarlo luchar solo. Se lo había buscado, pero se decantó pro ofrecer su ayuda. Desenvainó el arma y se acercó a él.
avatar
Cánabar

Mensajes : 1008
Fecha de inscripción : 24/09/2013
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
150345/320000  (150345/320000)
Berries: 10.450.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Kaiser el Jue 29 Ene 2015 - 23:23

El marine se acercó a paso lento. A pesar de que me había puesto hacia el otro lado y con las manos en la espalda no se fiaba Lo cual era bastante normal. ¿Quién podía fiarse de un gyojin que tenía precio por su cabeza a causa de múltiples asesinatos y otros cuantos delitos? ¿Por qué se iba a dejar capturar tan fácilmente? Desde luego, ese no sería el caso. En cuanto el soldado estuvo lo suficientemente cerca, le di un golpe con el codo en su rostro y tras agarrar sus grilletes, lo giré y se los puse en el cuello. Los otros cargaron sus armas, pero no dispararían contra su compañero, ni tampoco probarían su suerte para alcanzarme sin herirlo, sabiendo que podría matarlo con tan solo apretar la cadena.

Por el fondo divisé a Cánabar, el cual me podría venir bastante bien. Todos iban armados con fusiles y era probable que viniesen otros. Empecé a avanzar, apretando el cuello de mi rehén y ordenando que se echasen hacia atrás. -¡Vamos! ¡Retroceded si no queréis que lo mate!- Exclamaba yo, viendo como poco a poco se iban acercando al tiburón blanco. Estaban muy juntos entre ellos, así que mi compañero tan solo tendría que efectuar un simple corte y podría degollar a los cuatro que me apuntaban. Su espada era enorme y su fuerza digna de un gyojin. -¡Más rápido, vamos!- En cuanto se acercaron lo suficiente, el marine que yo llevaba agarrado empezó a negar con la cabeza y señaló hacia su espalda. Pero ya era demasiado tarde. -¡Hazlo Cánabar!- Ordené a la vez que estrujaba al marine que me nos había delatado.

Una vez acabamos con ellos empecé a caminar en dirección al manglar en el cual teníamos el barco. -Será mejor que nos marchemos antes de que esto se llene de idiotas.- Dicho esto sonreí y empecé a correr. No tardaron en acercarse varios pelotones de marines al parque de atracciones y gritarnos para que nos detuviésemos. Prefería no arriesgarme a morir por orgullo o por mi frenesí asesino. Prefería mantener la vida por el momento y si me llenaban de agujeros, poco podría hacer.

No tardamos demasiado en llegar y una vez allí, pudimos comprobar que el revestimiento estaba completado. Era una burbuja enorme que envolvía el barco y nos permitiría sumergirlo hasta llegar a la Isla Gyojin. Subí al navío y saludé a mis subordinados. -¡Bien, cabrones! ¡Pronto estaremos en nuestro hogar y podremos comenzar nuestro viaje para erradicar a esos estúpidos humanos!- Tenía muy claro mis objetivos, y tenía bastantes ganas de volver a la isla donde me crié. Quizás podría hacerle una visita a mi maestro y cortejar algunas sirenas.
avatar
Kaiser

Mensajes : 770
Fecha de inscripción : 01/09/2013
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
132105/320000  (132105/320000)
Berries: 617.500.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Cánabar el Jue 29 Ene 2015 - 23:45

No fue necesaria la intervención del tiburón. El capitán de Atesaki se valía perfectamente por sí mismo y pudo encargarse de la situación completamente solo. Aunque no fue exactamente la manera en la que Cánabar habría actuado sí que había resultado ser efectiva. No podía reprochárselo. Aunque el tiburón se equivocaba. Kaiser le dio una orden y él estaba despistado. ¿Una orden para qué? ¿Qué le estaba pidiendo? Maldición, en estos casos nunca sabía lo que hacer, pero había algo que siempre funcionaba en esos casos. y si no funcionaba... ya pensaría en otra cosa. Levantó su espada y la dejó caer sobre el marine que había cerca de él.

La situación se puso fea, pues el resto de marines se decidieron a luchar con ellos. Esperaba que aquella fuera la orden, de lo contrario Kaiser iba a enfadarse en demasía. Pero... ahora podía matar y solucionarlo todo, no podía quejarse de nada. ¿Verdad? Mientras tanto Cánabar se encargaría de los dos marines que quedaban. Uno sucumbió rápidamente ante la espada del devastador y el otro no duró mucho más. Recibió un cabezazo y su pecho fue atravesado por el arma que había eliminado a sus compañeros. Aquellos pobres diablos no fueron rivales para los gyojin pero... ¿acaso alguien lo era? En cuanto acabó todo Kaiser decidió que era hora de irse.

El tiburón siguió a su capitán hasta el barco. Ya le habían hecho el recubrimiento para viajar bajo el mar. Con eso podrían llegar a la Isla Gyojin. El hogar que lo vio nacer y "morir"... la única casa que tuvo en algún momento. Cánabar le explicó a Kaiser lo ocurrido con Kiseki. Al parecer Shark ya le había adelantado algo y no se lo había tomado tan mal, pero él se lo explicó por completo. Antes de que decidieran que todo estaba bien llegaron más perros del Gobierno Mndial y comenzaron a disparar su armas.

Nunca se daban por vencidos, pero eso era algo que el tiburón admiraba de ellos. La única cualidad que poseían, después de todo, era la tenacidad. Sin ninguna defensa posible solo podían esperar a que la burbuja no se dañara. Comenzaron a sumergirse para huir de allí cuanto antes. Aquello llamaría la atención de más gente cada vez y al final se encontrarían con todo un destacamento de la Marina siguiéndoles los talones. No sería mucho problema de no ser porque se podían topar con algún alto cargo que les pusiera las cosas demasiado difíciles y eso sí que no les convenía. Pero el agua terminó de separarlos finalmente.


Última edición por Cánabar el Vie 30 Ene 2015 - 0:19, editado 2 veces
avatar
Cánabar

Mensajes : 1008
Fecha de inscripción : 24/09/2013
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
91/150  (91/150)
Experiencia:
150345/320000  (150345/320000)
Berries: 10.450.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Kaiser el Jue 29 Ene 2015 - 23:59

-¡Arriad las velas! ¡Preparad el timón! ¡Comprobad los víveres y preparémonos para partir!- Mis gritos llegaron a todo el barco, aunque tampoco era muy grande. Una carabela de un tamaño medio, de la cual estaba deseando deshacerme para conseguir un navío de grandes dimensiones. Pero mientras tanto, aquella embarcación era nuestra única carta para parecer una banda pirata a infundir temor, que era el único motivo por el que me hacía gracia la idea de la piratería. Quería que todos aquellos que viesen aparecer nuestro barco, temblasen al reconocer la bandera de Atesaki. Nuestra banda sembraría el caos y temor por donde pasase. Quería ser reconocido para que la humanidad se diera cuenta de que había infravalorado a una raza muy superior.

Fui hacia Shark y le pregunté que habían estado haciendo. Por lo visto tuvieron un percance en un bar en el que Kiseki fue gravemente herida. ¿Kiseki? ¿Donde estaba Kiseki? Me había olvidad por completo de la chica a causa de la euforia. Según dijo el tiburón toro, Cánabar se la había llevado para buscar un lugar donde la atendiesen. Pero no había vuelto con ella. Eso quería decir que seguía en la isla. Por un momento me cabreé bastante y estuve a punto de salir, pero no era buena idea. Los marines ya nos estarían buscando por todas partes y tendríamos que irnos cuanto antes. Y después de todo, por muy bella y fría que fuese, algún día me causaría problemas por ser una humana. De algún modo u otro, era mejor así.

Levamos el ancla y zarpamos rumbo a la isla sumergida. -¡Capitán, los marines ya están aquí!- Advirtió uno de los nuestros. -¡No importa, no conseguirán alcanzarnos y si disparásemos los cañones probablemente romperíamos el revestimiento! ¡Vayámonos cuanto antes!- Prefería prevenir antes que quedarme sin aquella burbuja que tanto dinero y tiempo había costado. Si la perdíamos, no tendríamos una segunda oportunidad de llevar nuestro barco.

Los marines llegaron a la costa y empezaron a disparar. Pero ya estábamos demasiado lejos y no nos alcanzarían. Me puse en la parte trasera del barco y esbocé una gran sonrisa, mostrando mis afilados dientes mientras me cruzaba de brazos en pos de reírme de aquellos inútiles. -¡Aprovechad vuestras vidas mientras os quede tiempo, algún día volveremos y arrasaremos esta isla y todos los que habiten en ella! ¡Y vosotros seréis los primeros en morir, escoria!- Grité yo, esperando que me oyesen, aunque no responderían. Tras esto pensé en nuestra travesía y me fui a mi camarote para estar más tranquilo y poder pensar con más tranquilidad como llegaríamos a nuestro destino
avatar
Kaiser

Mensajes : 770
Fecha de inscripción : 01/09/2013
Edad : 22

Hoja de personaje
Nivel:
86/150  (86/150)
Experiencia:
132105/320000  (132105/320000)
Berries: 617.500.000

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pivado Atesaki] Volviendo a casa. Aunque todavía no...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.