Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7245)
 
Nocturne93 (5269)
 
Lion L. Kai (3038)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2208)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Sawn (2161)
 
Webmaster (2140)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Place to relax [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Vie 7 Feb 2014 - 17:14

No había llegado allí con la intención de poder jugarse gran parte de su dinero en estúpidos y amañados juegos de azar sino que, simplemente, se había visto en la obligación de detenerse allí. Aquella era la pega de navegar sin un rumbo fijo: acabar en lugares como ese. Pero fuera de todo lo malo no le iba mal el hecho de estirar las piernas en tierra firme. De hecho, no sentía la intranquilidad del agua bajo el barco y… La nada. A ella no le gustaba el agua y la razón estaba bastante clara. Y no, no era por ese extraño complejo de gato que a veces le daba, producto de pasar tanto tiempo con su felino compañero. Este levantaba ya más de dos palmos del suelo y rodeando su cuerpecito se encontraba un arnés de cuero muy resistente. El leopardo permanecía a su lado porque estaba atado pues, si no, iría corriendo detrás de todo lo que se moviera. Y como se podía esperar, era mucho en aquella isla. Pero no la importó. Cruzó todo el bullicio con la mayor brevedad posible, dado que no quería detenerse en algo que podría acarrearle serios problemas, como era el juego.

Todavía de día, la gente permanecía en aquellas cochambrosas habitaciones que se podían alquilar y por tanto las playas estaban vacías. ¿Una usuaria de akuma en una playa? Cosas más raras se han visto, la verdad. Ella dio cuerda a aquel felino, dejando que aunque atado, se distanciara unos dos metros a la redonda de ella mientras se sentaba sobre una zona de hierba, con vistas al agua. Porque sí, el felino se estaba metiendo (o al menos lo intentaba). El cachorrillo jugaba a perseguir las olas y retrocedía cuando estas volvían a introducirse arena adentro. Acabaría empapado, pero aquello era lo de menos. Eris, en cambio, no sabía la razón por la que se había llevado tanta comida a aquel lugar pero poco a poco, algunas personas comenzaron a llegar. Trataron de acercarse al cachorro de leopardo y este, típico de un salvaje felino, les ahuyentó con pequeños zarpazos al aire y bufidos. Ella podía demostrar que era fiero, con que tan solo la miraran a la cara pues tenía un corte en el labio que casi le bajaba hasta la barbilla producto de esas garritas, cuando era un poco más pequeño.

Pero allí se encontraba, en lo alto de aquella colina deseando no haberse puesto el corsé aquella mañana, solo para que ese le dejase toda la libertad de movimiento que en realidad debería tener. Hasta que pronto varias familias se enfrentaron por un lugar en la playa. Ella estiró del felino que, curioso, también se estaba acercando hasta el lugar para contribuir con sus arañazos pero… ¿Qué mejor manera de llamar la atención que esa? Justo lo contrario era lo que ella deseaba y por eso, se encontraba con aquel animal casi en brazos, haciéndole ronronear mientras dibujaba las manchitas circulares sobre el vientre de él con la yema de los dedos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Yajirushi Aku el Vie 7 Feb 2014 - 19:00

Aku llegó a aquella isla montado en un barco que lo había tomado amablemente. Este transportaba numerosas especias para vender de puerto en puerto, así que con unas palabras poco amables y actos violentos los mercantes tomaron a Aku en el barco. Tras la travesía de cuatro días el barco arribó al puerto. El nativo bajó de la nave de un potentoso salto y mientras se alejaba les dedicó una sonrisa y lo que pareció ser un beso de despedida. Aquello enfureció terriblemente a los marinos (no marines) que le dedicaron unos terribles insultos mentando a su madre. Aku continuó alejándose hasta que se encontró a una distancia prudente. Giró hacia la izquierda y se introdujo en el patio trasero de una casa. Esta tenía una escalera que se alzaba hasta el tejado. La escaló ágilmente hasta llegar a la parte de arriba, sacó su arco y apuntó hacia el puerto. Los mercaderes se encontraban discutiendo entre ellos, probablemente por los problemas causados por el nativo. Mostrando una mueca de desprecio soltó la tensada cuerda y envió dos flechas unidas por el hilo metálico. Avanzaron paralelamente entre ambas hasta llegar al objetivo. Las cabezas de ambas personas fueron cortadas limpiamente, cayendo al piso, rodando hasta caer en el mar, mientras sus cuerpos aún se encontraban de pie.

Contento por devolverles su merecido a aquellas dos personas regresó nuevamente al puerto para recuperar sus flechas. Eran demasiado valiosas como para abandonarlas. Decidió dirigirse al centro de la ciudad para comer algo. En su caminar encontró algo que ponía “Casino”. Aku mostró cara de asombro, ya que esa palabra no se encontraba en su diccionario que era el cerebro. Sorprendido por los colores y sonidos que arrojaba decidió introducirse en él, pensando que podría saciar su instinto primario. Abrió la puerta y un mar de colores se le introdujeron por las pupilas; máquinas que brillaban y emitían sonidos raros, ruletas que daban vueltas con muchísimos números y una bolita que daba vueltas en sentido contrario… Aku quedó alucinado por todo ello, así que se acercó hasta donde ponía información para saber cómo funcionaba aquello.

-Me gustaría saber cómo funciona estas extrañas máquinas-preguntó Aku.

La dependienta le mostró una cálida sonrisa y le contesto:
-Puedes cambiar tu dinero por fichas, para luego introducirlas en sitios diferentes-.

Aku sacó un par de monedas para intercambiarlas por fichas; no le dieron muchas, pero si las suficientes para jugar durante un rato. Se acercó caminando a una de ellas, metiendo una moneda y usando la palanca que había a mano derecha. Los números comenzaron a girar locamente, confundiendo al indígena.

Tras gastar todas sus monedas en poco tiempo Aku se enfadó, pensando que le habían timado. Se aproximó nuevamente a la dependienta mostrando su cara de desagrado.
-Me han engañado, esta máquina se ha tragado todas mis fichas y no he salido nada –habló en tono enfadado.

-Pruebe suerte de nuevo si quiere – contestó con una sonrisa que ya no le pareció tan cálida a Aku.

Colérico por aquel engaño golpeó a la mujer con su puño derecho, tumbándola de un solo golpe. En cuestión de décimas de segundos unos forzudos hombres lo agarraron y lo echaron del casino de una patada.

“Es la última vez que entro en un sitio de mierda como este”.

El halcón, que hasta entonces había estado planeando felizmente por el cielo acudió a él tras recibir un silbido de llamada, posándose en sus hombros. El joven arquero decidió encaminarse a la playa, donde podría pescar algo que llevarse a la boca. Caminó, intentando relajarse por lo sucedido en el casino y en poco tiempo se plantó en la playa. Una joven, con lo que parecía ser un leopardo se encontraban en la orilla. Aku sonrió; “una amante de los animales”.  Se acercó caminando descalzo hasta que se encontró a unos cuantos metros de ella.

-Veo que también eres una amante de la naturaleza, ¿me equivoco?-dijo esbozando una sonrisa a su nueva conocida. –Quizás nuestras mascotas quieran jugar juntas, ¿Qué te parece? Al fin y al cabo, son cachorros y necesitan divertirse –terminó diciendo Aku mientras se sentaba en la arena y jugaba con la arena…
avatar
Yajirushi Aku

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Mar 11 Feb 2014 - 2:18

Sawaki iba nadando bajo el agua desde hace un par de días. La razón, muy simple…su barco había quedado destrozado por una tormenta que no pudo predecir con antelación, cosa que le dio en su orgullo como navegante y se juro a si mismo ser mejor en el ese ámbito. Más nada pudo hacer, por suerte tenía suerte de haber memorizado un pequeño mapa que le indicaba el lugar donde quedaba una pequeña isla. Aunque se demoro su poco cuando sacando su cabeza fuera del agua logro ver como es que la isla se asomaba frente a sus azulados ojos, así que sonrió de manera de amplia para luego usar su máxima velocidad para recorrer los pocos kilómetros que lo separaba de tierra firme.

Se demoro cerca de un par de minutos, y luego freno en seco para luego relajarse y empezar a recuperar sus energías. Cuando sintió que todo estaba en calma, este empezó a salir del agua con ciertas dudas en su cabeza ya que aparecer sin más en la playa que de lejos se veía que estaba llena de gente, sería algo escandaloso de su parte. Pero no quedaba de otra, tenía que ver si encontraba otro barco e irse cuanto antes de esa isla. Así que empezó a salir del agua, y en cuanto dio el primer paso sobre la tierra, noto que la gente lo miraba con cara de extraños, más que eso poco y nada. Al parecer estaban acostumbrados a los Gyojin, más de alguno siguió como si nada hubiera pasado. Otros simplemente empezaron a alejarse con disimulo.


Sawaki: Me pregunto donde podré conseguir un barco. Espero encontrarlo rápido.

Menciono esbozando una leve sonrisa, mientras veía como es que sus ropas estaban muy mojadas por estar en el agua. Pero se secarían rápido con el calor que hacía, no era tanto como en Arabasta pero si servía para secar sus prendas de forma rápida, aparte solo eran sus pantalones cortos de color azul, como el agua, los que llevaba. Su calzado, eran simplemente sandalias. Aparte de eso poco y nada que decir de lo que llevaba en su torso, ya que no llevaba nada dejando ver su cuerpo tonificado. Y en su espalda sus dos grandes y primeras cicatrices. Una en diagonal en su espalda que terminaba en la cintura y otra que rodeaba su aleta dorsal, ganadas en una pelea de antaño. Sin más empezó a observar el lugar para buscar algún lugar donde se encontraran barcos e irse en ese medio de transporte.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Mar 11 Feb 2014 - 18:35

Un bote se dirigía hacia la isla con toda su velocidad, en este se encontraba tumbado el agente del CP1 Dranser. Estaba profundamente dormido y relajado dentro de su vehículo. Su bote se acercó a la orilla y fue lanzado por las olas que volcaron el bote. Por suerte el chico castaño cayó en la arena y unas olas le dieron en la cabeza de golpe. Sus ojos se abrieron algo asustado pues no podía nadar por su habilidad. Se alejó como pudo del agua tosiendo pues había tragado un poco, sus ojos rápidamente buscaron el bote tirado y vio que había encallado en la arena y no podría irse solo. Aquel hombre estaba allí por una misión que le habían asignado, esta era la de encontrar a un tipo que se dedicaba a engañar a los demás jugando al poker con ayuda del crupier. No los habían pillado legalmente pero el gobierno sabía más de la cuenta. Le habían dicho al chico que debía capturarlo o matarlo. Esto último no se iba a cumplir pues el chico no era un asesino, trataría de capturarlo a la fuerza pero sin matarle.

Metió la mano en su bolsillo rápidamente y sacó unos papeles metidos en una carpeta de plástico impermeable y de esa forma no se había mojado el informe. Sacó una foto de aquel hombre y la miró. Se trataba de un tipo de unos 1,70. Tenía el pelo gris canoso y tendría uno sesenta años, era de cuerpo rechoncho y tenía gafas de culo de vaso y los ojos grises. Siempre solía vestir de forma elegante según el informe y siempre llevaba algún arma de fuego y algunos guardaespaldas contratados. Ojeó bien todo el informe con una sonrisa pícara en el rostro y después volvió a meter todo en la carpeta y a meterla en su bolsillo. Suspiro de forma pesada y observó desde la calle el casino donde se supone que estaba y donde se alojaba también a pasar la noche. Estaba algo mojado por la caída e iba a esperar a secarse un poco antes de entrar.

- Hora de ganarse el pan.

Dijo en un tono bajo mientras se remangaba un poco la camiseta y se ajustaba su chaleco. Echó su pelo a un lado mientras se encontraba algo más seco y se dirigió al casino. Entró con tranquilidad y fue una de las asesoras para cambiar el dinero que le habían dado para la misión por fichas de poker. Una vez las tuvo se dirigió escaleras arriba a la zona alta. Subía de forma lenta por las escaleras con la vaina de su arma en su cinturón por si debía usarla. Cuando por fin estaba arriba su mirada observó una mesa donde se hallaba la persona correcta con dos hombres vestidos de traje y con gafas de sol detrás de él. El resto de los de la mesa parecían jugadores normales que se divertían perdiendo su dinero. No le iba a detener así de repente por lo que antes se ganaría un poco la confianza de la gente. Se dirigió de forma tranquila a la mesa al ver un sitio libre en frente del sujeto que era su objetivo y se sentó con una agradable sonrisa y un gesto amable.

- ¿Se puede unir un jugador más?

Los demás sonrieron asintiendo pero el que más feliz parecía era el viejo al que debía coger pues creía que venía más dinero gratis. El crupier le dio la bienvenida y todos comenzaron a poner las ciegas, al castaño le había tocado la grande y puso dos fichas azules de cien. Los demás le siguieron y todos obtuvieron sus dos cartas. Las de Dranser eran un siete y un nueve del mismo palo, en este caso de picas. La partida estaba comenzando y el chico estaba pendiente de su objetivo y de aquellos guardaespaldas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Jue 13 Feb 2014 - 18:32

¿Qué había decidido aquel día? ¿Que tendría una comida en la playa tranquilamente ella sola y el gato? Puede que realmente fuera una cosa imposible. Si bien había algunas familias dispersas por la playa, el grueso de la población de aquella isla se encontraban repartidos entre los casinos y el propio hotel del mismo, descansando hasta la caída del sol. Pero aquello no había hecho más que embellecer aquel lugar que se había denotado como tranquilo dentro de todo aquel caos que resultaba la zona más céntrica de la isla. Si tenía que pasar allí un tiempo a la fuerza, al menos lo haría con comodidad. Sentada sobre aquella verde y fresca hierba, cerca de la orilla, rozando con sus pies la arena, pero sin llegar a tocar el agua. El felino, casi empapado, volvía a sus brazos aunque antes de tocarla, claro, rodeado con una toalla para poder secarle. Con esmero fue lo que hizo hasta escuchar una voz ajena, que ponía fin a todo el hilo de pensamiento y tranquilidad que ella misma había formado en su cabeza.

Le miró de reojo dándose cuenta de los característico del hombre, pero lo más característico de su halcón que, también cachorro -al parecer- se hallaba sobre su hombro. Eris no dice nada, dejando que el cachorro asome la cabeza entre la toalla para removerse incómodo, tratando de salir. —Un halcón y un leopardo amigos… Lo veo complicado. Quizás no imposible— susurra entonces, observando como el felino trata de ponerse a dos patas apoyando las zarpas delanteras sobre el hombre, con cuidado de no sacar sus uñas, oliendo al aire en dirección al pájaro. —No sabe qué diantres es— susurra ella, para después reírse. Aunque alza la cabeza, al escuchar algo en la playa, haciendo que el cachorro de leopardo saliera disparado desde su posición de olisqueo hacia el otro presente cercano. ¿Que por qué había salido así de rápido el cachorro? Algo bastante claro: A los gatos les encantaba el pescado.

No tardaría en arcarse y tratar de lamer, con un rasposa lengua, la pierna o los pies de aquel hombre. Pero a Eris, la cual tenía sujeto al cachorro por una larga tira de cuero que hacía las veces de correa, se le escapó de las manos. —Mierda, ¡Gato!— exclamó ella mientras todavía sentada, miraba como el felino corría hacia el rubio. Pero no se movió, sino que metió la mano en la mochila para sacar una manzana, desenvainando un poco una de aquellas katana que tenía a su lado para partirlas por la mitad. —¡Mira! Manzana— exclama aunque no tiene ni idea de qué estragos ha podido causar en el hombre ese pero, tras el reclamo, el leopardo se da la vuelta y vuelve con la chica, subiendo sobre sus piernas y tratando de cazar al aire con aquellas pequeñas zarpas el trozo de manzana. —¡Eh! Perdona, se me escapó— dijo ella, tampoco queriendo ser nada ofensiva. —¿Quieres una toalla?— preguntó después porque sí, era lógico pensar que la necesaria después de haber salido del agua de aquella manera.

Off. Por ahora he omitido a Dranser porque no se encontraba en el mismo sitio que el resto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Yajirushi Aku el Dom 16 Feb 2014 - 1:55

Aku se acercó hacia la chica que acababa de conocer. Tenía un leopardo como mascota, algo poco común en aquella zona del mar, ahora era un cachorro pero en un futuro no muy lejano sería una auténtica máquina de matar, si no lo era ya. Aku dejó que su halcón se posase en el suelo y andara hacia el felino de una forma muy cómica, utilizando sus patas para moverse lentamente y a pequeños saltos, provocando una pequeña sonrisa de Aku, algo poco natural en él. Si había algo que le ponía de buen ánimo era la naturaleza y sus mascotas. Su pequeño ave se dio un susto cuando el leopardo erizó los pelos del lomo, dando a entender que podría comérselo de un solo bocado. Alzó el vuelo bruscamente extendiendo sus cortas alas majestuosamente y, utilizando una corriente de aire caliente comenzó a volar más y más alto hasta perderse en la infinidad del cielo entre las nubes que lo habitaban. "Ya volverá" pensó Aku. El leopardo, mientras tanto, se fue acercando a los pies de Aku, tratando de lamerle los pies y de apoyar sus patas delanteras en la cadera del joven. La chica dio una orden que no fue correspondida por el gato así que observó como sacaba una manzana y la cortaba en múltiples trozos. Probó a llamarlo de nuevo y obedeció sin rechistar.


-Tranquila, no necesito una toalla -dijo Aku tratando de ser afectuoso, le costaba hablar mucho con los humanos que no conocía. Se dirigió hacia el agua para remojar los pies. Una gran ola se acercó e impactó de lleno ante Aku, derribándolo y tirándolo al suelo todo mojado. Se levantó empapado y ofuscado por lo que había sucedido, al no haber sido capaz de divisar la ola a tiempo. Tras alzarse y moverse como un perro para quitarse el agua sobrante alzó la vista y contempló como un nadador se acercaba velozmente hacia la costa. Este llegó finalmente a tocar pie en la plataforma abisal y se fue acercando lentamente hacia donde estaban ellos. La gente lo miraba con gesto de indiferencia y algunos incluso mostraban algo de asco por ver a alguien de su raza en aquel mar, el West Blue. El racismo contra los gyojin estaba a la orden del día y eso era algo que le daba mucho asco a Aku. Un adulto se acercó al gyojin para escupirle y proferirle un insulto.


-Vuelvete a tu charca apestosa en el océano, monstruo -insultó mientras lanzaba una piedra que había recogido del lecho marino.


Furioso, Aku se llevó los dedos índice y corazón a los labios y profirió un fuerte sílbido que fue escuchado por toda la playa. Al cabo de unos pocos segundos el halcón apareció cayendo en picado desde la nada. Un simple movimiento de brazo del instigador fue suficiente para que el animal supiera el objetivo. Con furia visigoda se lanzó hacia el hombre que insultó al gyojin y usó sus garras para hacerle heridas en los brazos. El hombre gritaba y se retorcía intentando quitarse al animal de encima. Con otro gesto, el halcón se lanzó directamente a los ojos del contrincante, creándole heridas y un ligero sangrado en la cuenca de los ojos. Medio ciego, el hombre consiguó dar un golpe al pájaro, saliendo este disparado hacia atrás, y con un ligero batir de alas recuperar el equilibrio e ir a posarse en los hombros de su amo.


PAGARÁS ESTO MALDITO LUNÁTICO!-gritaba el hombre mientras se alejaba llorando y maldiciendo con los brazos.


Aku, contento por cómo había actuado su mascota dirigió la palabra nuevamente al gyojin.


-Tu raza cuida la naturaleza, eso me gusta -dijo mientras le tendía la mano al que podría ser su nuevo amigo.


Última edición por Yajirushi Aku el Mar 18 Feb 2014 - 17:58, editado 1 vez
avatar
Yajirushi Aku

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Mar 18 Feb 2014 - 3:49

El rubio miraba tranquilamente lo que sucedía en la playa, al parecer la gente estaba tranquila o por lo menos lo aparentaba muy bien. Fue entonces cuando un humano idiota, se acerco insultando al Gyojin, cosa que le hubiera costado la vida a ese imbécil de no ser porque otro sujeto llegaba y lo “apoyaba” con un halcón. Al final el humano racista, se fue corriendo llorando gritando que la iba a pagar caro. Cosa que no hizo más que hacerle sacar una pequeña risita a Sawaki, este miro al humano que lo había ayudado y se dio cuenta que era prácticamente de su altura. Era pelo blanco, su tono era muy blanco por no decir que era alguien completamente albino.

Sawaki: Gracias por esa ayuda. Aunque no era necesaria, gracias de todas maneras.

Le dijo al peli blanco mostrando una leve sonrisa de amabilidad, su tono fue amigable y sin más empezó a caminar rumbo al centro de la playa, no era algo muy agradable donde estar aparte de que quería explorar la isla. Sin embargo, el rubio se vio rodeado de unas veinte personas que estaban armadas con un par de cuchillas un poco largas y otros simplemente empuñaban sus puños, logro reconocer al que le había lanzado la piedra que por suerte no le había llegado para luego suspirar. Lo que no quería era causar problemas y lo primero que hizo fue dar problemas, suspiro de forma pesada para luego clavar su mirada en las veinte personas. No eran fuertes, así que no le costaría nada acabar con ellos.

Sin embargo se quedo quieto, esperando algo, y entonces fue cuando el primer humano que empuñaba una navaja empezó a correr en dirección de Sawaki, el hombre pez esquivo el tajo que iba en diagonal para conectar un fuerte rodillazo en el abdomen de ese humano haciendo que este quedara tumbado en el suelo. Miro a los otros, sus caras ahora eran de muchas dudas, sin embargo el rubio no freno. Se dirigió a uno que estaba temblando de miedo, para conectar un fuerte puñetazo en su rostro que lo mando a volar directo al suelo. Los otros humanos no perdieron el tiempo y trataron de conectar sus golpes, era algo inútil ya que esquivaba todos con facilidad.

Luego de unos cinco minutos peleando, acabo con todos. Fue un buen calentamiento e hizo que sus ropas se secaran, aparte se ensaño contra el idiota racista y fue el que más daño recibió aparte de ser el último en quedar de pie para recibir de lleno la furia del rubio. Este lentamente empezó a caminar, mientras lograba ver como es que la gente se alejaba a su paso, otros gritaban a viva voz “¡MONSTRUO!” y se iban. A Sawaki le daba igual, sin más siguió caminando por la playa esperando que la isla no le diera más problemas.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Mar 18 Feb 2014 - 6:56

La partida continuaba de forma tranquila en aquella mesa. Las apuestas se hicieron y todo iba como lo tenía previsto aquel chico que sonreía de forma alegre. Pronto las cinco cartas que se colocaron en medio fueron vistas por todos los que allí jugaban. Habían salido dos sietes, un rey y dos cuatros. El chico tenía trió de sietes y era una buena mano. Observó como el crupier miraba al hombre al que vigilaba y le entregó por debajo de la mesa una carta. Aquella gente tuvo que ser estúpida para no darse cuenta. Los ojos del chico se chocaron con aquel hombre que tenía delante de él. Los demás jugadores se miraban entre ellos de forma seria esperando a que el castaño hablara. Finalmente acaricio sus fichas y las empujó todas del tirón hacia el centro de la mesa.

- El resto.

Dijo de forma seria mirando a los ojos de aquel tipo que sonrió de lado al ver que apostaba todo. En ese momento el hombre soltó una pequeña carcajada. Tenía las cosas de su lado y aquel el crupier le había dado una carta buena. Los demás al ver la apuesta del castaño se fueron retirando lentamente para no arriesgarse a perder todo lo que llevaban ganado. Sin embargo el objetivo del chico que no era otro que aquel hombre había apostado todo también y ahora sonreía de forma sádica. Claro que iba a ganar, aquel juego estaba amañado pero era lo que esperaba el castaño para poder arrestarle. El daba igual el resultado de la partida y solo quería cumplir su objetivo de forma rápida y eficiente. Los guardaespaldas podían llegar a ser un problema y por ello no estaba muy seguro de tratar de atacarle allí mismo. De repente la voz del crupier sonó en los oídos del castaño.

- Caballeros cartas sobre la mesa.

Aquel tipo fue el primero en soltar una seria carcajada sabiendo que aquello lo tenía ganado. Soltó sus dos cartas sobre la mesa demostrando que tenía un trió de cuatros. El castaño había vencido con su trío de sietes y aquel estúpido hombre no lo sabía. Una sonrisa amable se formó en el rostro del agente que sacó su trío de sietes ganando aquella partida. En ese momento los ojos del hombre se abrieron como platos y miró al castaño con el ceño fruncido. Uno de los tipos de traje sacó un revólver y disparó al pecho del crupier matándole en el acto. Los movimientos de Dranser fueron rápidos ya que había saltado sobre la mesa y lanzado un poderoso puñetazo a la cabeza del hombre armado. Aquel tipo cayó inconsciente al suelo y este se quejó del dolor que tenía en la mano con un quejido. Cuando se levantó el otro hombre trajeado trató de golpearle con un jarrón que habría cogido de una mesa. El castaño sacó su katana dorada a tiempo bloqueando el golpe y dándole un corte en el hombro dejándoselo paralizado con la electricidad que poseía su arma. Tras aquello elevó la pierna lanzando una patada al cuello del hombre y tirándolo al suelo de repente. Cuando hubo acabado se echó para atrás done había una ventana. Sus ojos se abrieron cuando frente a él tenía al hombre que era su objetivo apuntándole con un arma.

- ¡Boom!

Dijo aquel tipo disparando con una escopeta recortada de doble cañón. Por suerte su puntería era bastante mala y además estaba algo lejos. El tiró le pegó en el hombro izquierdo y provocó que el chico rompiera la ventana cayendo hacia atrás. Tras una caída desde el segundo piso llegó a la arena de la playa donde se estrelló y quedó tendido boca arriba. La sangre salía de su hombro izquierdo y apretaba los dientes por la mueca de dolor. De repente se levantó arrancándose la camiseta mostrando su bien marcado y fuerte cuerpo. Hizo un vendaje de urgencia para no desangrarse y cogió su arma que había caído a varios metros. Sentía el sonido de personas hablando cerca de su posición pero ahora no tenía tiempo para eso y su deber era coger al tipo.

- No te escaparas.

Dijo mirando hacia la ventana de arriba con una sonrisa amable en su rostro y empuñando su arma con fuerza. Aquel tipo no iba a volver a suponer una molestia pues le atacaría cuando menos se lo esperara. La gente del casino no parecía hacerle nada seguramente por miedo. Soltó un suspiro tomando algo de aire antes de prepararse para volver a entrar pues necesitaba un respiro tras lo que había ocurrido.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Jue 20 Feb 2014 - 16:24

Nunca eres del todo consciente de la situación que estás viviendo y, mucho menos para clasificarla de rara pero, si se pudiera, Eris haría que se llevara la palma en cuanto a esa escala de extrañeza. Por un lado estaban el felino y el halcón que, de un momento a otro habían hecho malas migas haciendo que el segundo se espantara, haciendo que sus alas cortaran el aire y desapareciendo en lo que sería una cálida corriente. Pero al felino le había gustado el dueño del halcón… Lo cierto es que ella no se podía quejar de falta de “amistoso” para con el pequeño gato pero, realmente, tampoco quería hacer un gran dilema de ello. Así pues, la mujer solamente soltó una suave risa en contestación a absolutamente todo lo que estaba pasando pues sí, era la única “respuesta lógica” que se le ocurría. Sí, así de mal estaban las cosas para ella. No obstante, rápido la situación cambió y ella se planteó algo diferente: ¿Es que atraigo a las malas situaciones? Aquel hombre anfibio se vio atacado por un humano normal, aludiendo a racistas comentarios que poco tenían sentido para con la tranquilidad del lugar. Pero ella, ajena a lo que acontencía pues tampoco deseaba entrar en una trifulca por tonterías, se decidió a observar.

Aunque no aquel nuevo compañero que había obtenido. Casi de la nada el halcón atacó dejando al hombre que acusaba al gyojin por su raza quedó casi ciego. A la mente de ella llegó la frase de ”cría cuervos y te sacarán los ojos” tomando a los cuervos como las acciones que había llevado a cabo el contrario. Mas no era partidaria de la gratuita violencia desmedida que se exponía en aquel lugar por lo que tomó en brazos a aquel felino, dejándolo contra ella para que este no pudiera escapar y -muy seguramente- entrar en la misma pelea ya por necesidad. Así pues siguió al rubio con la mirada después de aquel extraño agadecimiento que vio estrechamente ligado al orgullo masculino hasta que se topó con el resto de amigos del humano herido. No eran un número poco considerable pero, aun con eso, ella siguió sentada, observando desde su posición. No obstante, llevó aquellas dos katanas que había a su lado hasta su hombro, dejando al felino de nuevo en el suelo luchando contra la correa que le mantenía a su lado, como un perro.

¿Qué diantres le pasa a la gente con las manifestaciones violentas?— dijo ella mientras avanzaba un poco entonces, antes de ver caer a otro por la ventana. Sus ojos se abrieron como platos pues pudo apreciar la herida de su hombro más también la integridad con la que se había levantado y se había hecho un rápido vendaje. Allí fue una de las últimas gotas que colmó el vaso, que no era más que una metáfora de la paciencia de la misma. Muchas más personas habían tornado al ánimo de pelea que parecía extenderse pero… ¿Qué había peor para un marinero que una tormenta de rayos? No. Si bien ella no podía a penas manejar su propio poder pues se encontraba en el humilde proceso de conocerlo, sí sabía como “hacer mover un poco” aquella energía. Y no tardó demasiado hasta que un rayo cruzó con su carácteristico y fuerte sonido todo el cielo, haciendo que gran parte de la gente que dara completamente estática. —¿Qué coño le pasa a todo el mundo?— exclamó ella. —El del pelo negro, ¿crees que esa es la mejor puta forma de solucionar las cosas, y además, herido?— chasquó la lengua. —Y tú, gyojin, no me extraña que se den racismos contra los de tu raza si te dedicas a darles palizas a la gente— sí, se podía decir que había llegado a un punto donde le importaban bien poco las consecuencias de sus palabras.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Yajirushi Aku el Jue 20 Feb 2014 - 19:30

Aquella chica del corset negro apretado estaba bastante enfadada. A simple vista cualquiera juraría que era una persna que le gustaba el combate, pero sus palabras lo desmentían; soltó varios gritos mentando a todos los presentes, cuestionando las formas de interacción que tenían. También dedicó unas cuantas frases al gyojin, en las que le preguntaba irónicamente como no iban a ser odiados si actuaban de una manera tan violenta. Aku, que observaba callado todos los acontecimientos que estaban sucediendo soltó una carcajada sonora más bien seria. Silbó nuevamente y extendió su brazo para que el halcón se posara sobre él, a los pocos segundos este, que se encontraba volando bajó nuevamente para posarse suavemente en su hombro derecho. 


Los ciudadanos que estaban pasando un día tranquilo en la playa se tornaron violentos. Odiaban a los gyojin y pensaban que aquella clase de escoria debía quedarse en la isla. Los actos que acometieron Aku y su Halcón junto al gyojin no parecieron surgir efecto. La gente se había rejuntado nuevamente para lanzar un ataque contra los desconocidos que los atacaban.


-¡VAMOS A ECHAR DE AQUÍ A ESTAS ALIMAÑAS! -dijo uno de los hombres bañistas que circulaban por la zona.


Aku escuchó aquella arenga y no tuvo mas remedio que ponerse serio. La gente le daba asco; prepotentes, racistas y encima se creían poderosos, los mataría. Frunció el ceño y se le ocurrió una idea. Salió del agua como si no pasara nada, como los chulos que los rodeaban no fueran a hacerle nada. Una vez estuvo en la arena dirigió la mirada a sus nuevos conocidos.


-Salid del agua -ordenó el arquero.


Aku sacó su arco secundario y lo extendió, era perfecto para una situación de corto alcance.Flexionó la mano derecha para sacar unas cuantas flechas que se encontraban juntas en el carcaj izquierdo. Estas no eran normales; se trataban de flechas unidas entre sí mediante hilos metálicos muy finos. Uno de los hombres que lo rodeaban no le quiso dar tiempo de preparar ningún ataque y se lanzó blandiendo una especie de tridente oxidado en sus manos. Aku se vio sorprendido y tuvo que rodar en la fina arena para no recibir el golpe. El halcón fue espantado al esquivar su amo y se levantó en el aire, enfadado y asustado por aquella acometida. El chico de cabelloplateado, casi blanco, decidió acabar primero con aquella alimaña. Tras la esquiva lanzó una potente patada a la rodilla del contrincante que hizo que se estremeciera. Probablemente le había roto los ligamentos, cosa que no era complicada. La mascota, mientras tanto, se dedicó a volar entre el grupo de hombres que se movía por la playa, actuando de distración.


-Vosotros dos estais muertos -puntualizó Aku mientras se enderezaba y lanzaba la carga preparada en su arco. Ambas flechas salieron volando hacia una pareja de hombres que corrían en su dirección, rebanándoles los brazos. Ambos cayeron al agua sollozando mientras se desangraban. Aku sonrió, los tiburones acudirían y se darían un festín. Cogió tres flechas más y las lanzó nuevamente hacia el cielo con poca fuerza. A los pocos segundos cayeron a la arena que había en en el mar, rodeando a un grupo de hombres formando un círculo junto a las dos flechas anteriores.


-Es tu turno, mujer. Si las electrificas con tu extraño poder los cercarás y podrás acabar con ellos si deseas -inquirió Aku, -y si nó, los mataré yo mismo -finalizó el arquero mientras mostraba una despiada sonrisa en su rostro.
avatar
Yajirushi Aku

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Vie 21 Feb 2014 - 17:49

Sawaki se encontraba tranquilamente, no había hecho nada malo así que se digno a ignorar las palabras de aquella joven, que para llamar la atención hizo algo extraño y que de momento logro captar su atención, pero seguramente eso sería gracias a una Akuma no mi, aunque podría ser simplemente algo del clima pero no habían muchos cambios en el cielo. Poco y nada le importo, simplemente ignoro a todos y se fue con las manos en los bolsillos tratando de no llamar la atención, aunque con todo ese lío que hizo de seguro que tendría a muchas personas detrás de él o bien a alguien observándolo constantemente. Aunque poco y nada le importaba ya que sabía que al ser alguien ya buscado, tendría más de un problema alguna vez en todas las islas.

Se fue tranquilo, pasando por la playa y recibiendo más de un insulto a la par que pasaba, también recibía ciertas cosas en su cuerpo pero las palabras de esa joven le habían hecho recordar que no todo eran peleas contra todo el mundo, así que se trago sus ganas de golpear a esos malditos y se fue de la playa dejando atrás a los racistas de momento. En el camino, se topo con cualquier tipo de gente, aunque tuvo la mala suerte de no encontrarse con alguien de su raza. El camino no fue tan diferente al de la playa, solo que esta vez la gente corría y lo dejaba solo aunque siempre estaban esos que les daba igual y seguían su camino, esa gente era la que verdad animaba a seguir su camino a Sawaki, la gente que a pesar de las razas les daba igual o por lo menos no hacían nada demostrando lo que sea que sentían. Eran los que daban más ganas de seguir le daban al rubio para continuar con su sueño.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Dom 23 Feb 2014 - 19:18

El chico estaba listo para entrar cuando escuchó la voz de lo que parecía una chica. Había dicho moreno por lo que pensó que se refería a él. Este estaba bastante ocupado ahora para detenerse por lo que simplemente giró su rostro observándola de forma tranquila. Observó también el animal que tenía a lado y eso le hizo esbozar una suave sonrisa, no le agradaba que lo tuviera cogido con una correa pero le encantaban los animales. Estaba estudiando el arte de domarlos y cuidarlos y sentía emoción de ver aquel precioso animal. Ahora no podía detenerse en su objetivo y tan solo le dirigió unas palabras a la chica de forma tranquila y amable como solía ser con todo el mundo.

- Lo lamento señorita pero tengo asuntos que atender. Un animal precioso si me permite decirlo.

Dijo entrando de nuevo al casino, la gente parecía estar a lo suyo y todo estaba tranquilo. El maldito viejo había desaparecido y solo estaban los cuerpos de los guardaespaldas inconscientes y la gente tratando de reanimarlos. El chico enfundó su arma y dirigió miradas a varios lados esperando poder ver a su presa. Todo parecía calmado y se acercó al cuerpo del crupier para ver como estaba, aquel hombre había muerto y este frunció el ceño cabreado. De repente un sonido le hizo agachar la cabeza y cerrar los ojos. Había sido el sonido de un rayo o algo así ya que todo se iluminó uno segundos. Este suspiró y se dirigió a la ventana que él mismo había atravesado antes. Lo que allí observó le dejó impresionado, un grupo de personas estaban rodeadas por unas flechas y otros gritaban de dolor en la orilla del mar. Este apretó el puño y saltó de nuevo cayendo en la arena y rodando para ponerse de pie y levantarse. Corrió hacia la zona y sacó su katana dorada partiendo las flechas con esta y colocándose dentro del círculo con los brazos en forma de cruz. Su mirada ahora era para un arquero que logró ver y que seguramente era el causante.

- No los mates por favor. No sé lo que han hecho pero el susto que les has dado les hará aprender la lección. Si quieres págala conmigo y golpéame si lo deseas, no me defenderé, pero te pido que no mates a nadie. Ahora te pido que me dejes ayudar a esa gente antes de que se desangren, ya has cercenado sus extremidades, no creo que merezcan un castigo peor.

Dicho esto guardó su arma y aún con aquella herida en el hombro se dirigió a la orilla. Tocó el agua con sus pies sintiéndose algo débil al ser un usuario de la fruta. Trató de sacarlos como podía tirando de ellos pero las heridas eran muy serias y sería muy difícil salvarles. Este pegó un grito a otro de los que miraban mientras fruncía el ceño.

- ¡Avisad a un médico!

El hombre asintió y corrió al casino mientras este miraba ahora al tipo de las flechas y a la chica respirando agitado por el esfuerzo. No pretendía luchar si no era necesario y para ser un agente del CP era demasiado bueno.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Invitado el Mar 18 Mar 2014 - 10:10

No entendía demasiado bien las intenciones de aquel hombre con el que se había topado. Aquel hombre era bastante raro por lo que realmente no tomó en cuenta lo que había dicho. Ni siquiera lo que había hecho. Ella había tratado de parar de una forma tangente toda aquella pelea, pero fue totalmente inútil. Y por eso, simplemente esperó. No hizo caso y ni siquiera se movió cuando aquel arquero, provisto del halcón -aunque este había desaparecido- le indicó que electrificara aquellos cables. ¿Es que sonar un rayo en el cielo tenía que relacionarla directamente con ella? Chasqueó la lengua tras suspirar a disgusto, mirando hacia otro lado. No es que le hiciera demasiada gracia el hecho de que se diera por sentado algo así, pero sobre todo porque había acertado. Así que la mujer simplemente entornó los ojos. Aquel rubio, sin embargo, había pasado de aquellas palabras y había seguido andando. Oye, eso estaba bien, ¿por qué? Porque al menos no estaba peleándose de una forma desenfrenada como antes. Parecía tener la conciencia tranquila... ¿Cómo? Entornó los ojos mientras se giraba al de pelo oscuro. Sonrió de medio lado porque simplemente parecía que había tenido una opinión equivocada de él.

Después de todo, podía parecer que el Ser Humano no se había perdido del todo. Porque a pesar de desaparecer durante unos segundos otra vez dentro del casino, Eris también hizo lo propio, moviéndose ligeramente por la playa mientras el cachorro daba pequeños saltitos a su lado. Miraba de reojo al del halcón, hasta que vio correr al de pelo oscuro de nuevo hacia la playa. Pensar en el agua de mar provocó en la mujer un escalofrío, no le gusta ni siquiera pensar en ella. Y menos ver como alguien se acercaba hasta ella y era rozado. No, desde luego que aquello no era algo que pudiera hacer. Su fruta le impedía si quiera pensar en aquel agua salada. Pero la teatralidad del pelinegro liberando a los atados por las flechas con cable y sus brazos en cruz la hicieron sonreír. ¿Qué estaba planteando realmente? ¿Que corrieran ellos a por un médico? Negó con la cabeza, liberando al cachorro que comenzó a corretear a su lado. Se acercó no con demasiada prisa hacia aquel hombre que se empeñaba en sacar a los otros del agua. Y así pues, ella se inclinó sobre uno de los hombres. Sus heridas eran graves, pero la sangre hacía el escándalo hasta de las heridas más pequeñas.

Por ello, tiró del cuerpo del hombre un poco más, liberándola de que cualquier ola pudiera tocarla y con bastante reticencia, a decir verdad. Reticencia que se había formado por la ligera sensación de que sus zapatos estuvieran sobre la tierra mojada. No la tocaba directamente pero que... Podía sentirlo. Sí, un ligero cansancio se apoderó de ella mientras se agachaba para sacar un par de cosas de su mochila. Señaló a uno de los hombres, más metido en el mar y resopló. —Si no lo sacáis del agua, no podré ayudarle... Y ese está muerto— respondió ella señalando después a otro. Examinó con rapidez a aquel hombre que había arrastrado un poco más hacia fuera de la orilla y acabó palpando una herida cortante. El hombre gritaba cuando lo hacía y ella, ajena, reía de medio lado al ver al pequeño felino apoyado sobre una de las piernas del hombre. Cosió aquella herida pasando a otro, ajena a lo que el resto hacía y ajena esta vez a las regañinas que podía darles.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Place to relax [Priv.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.