Link
Normas

La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Ir abajo

La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por barbazul el Mar 18 Feb 2014 - 22:59

Barbazul acababa de llegar al puerto  de la isla, en un bote pequeño y sin bandera,  de cuyo nombre ni siquiera se acuerda. El puerto era pequeño, caben como mucho tres barcos grandes. El rompeolas de piedras grises tapaba casi todo el pequeño cabo en el que estaba asentado el puerto. Barbazul se dirigió hacia la taberna portuaria, una vez dentro se dirigió hacia la barra pidió cerveza y comida, se sentó en una mesa y se puso a comer y beber tranquilamente. A media cena una patrulla de marines entro en la taberna, ocupo toda la barra, echando a todos los que allí ocupaban de malas maneras. Pidieron de beber más y más, al cabo de dos horas estaban tan borrachos que se pusieron a buscar camorra con los parroquianos. Barbazul se quedó al margen de ella, ya que no quería desvelar su presencia tan pronto y su plan fallaría si los marines no podían regresar al fuerte. Cuando estuvieron cansados de pelea los ocho soldados, todos ellos altos y armados con fusiles y el uniforme normal, salieron de la taberna sin pagar las bebidas ni mirar atrás. Barbazul pago las bebidas de los soldados al posadero y un poco más por los destrozos y salió de la taberna. Justo al salir vio como los marines giraban la esquina, pegado a la pared siguiendo las sombras fue hasta la esquina. Al asomarse vio como los marines arrasaban con todo a su paso, y se dirigían hacia la carretera de la costa. Barbazul emprendió su marcha tras los marines al amparo de los árboles de la frondosa selva que bordeaba el camino. Los marines llegaron a un punto del camino se metieron a través de la selva. Barbazul fue tras ellos cada vez más cauto porque estaba que se acercaba al fuerte. Cuando estuvo a la vista solo se veía el mucho exterior de piedra maciza, y parte del edificio principal con los colores de la marina y este no de piedra si no de metal oscuro. Barbazul se acercó a la puerta y se quedó oculto tras los árboles, para conocer las contraseñas y las rondas de patrulla.


Última edición por barbazul el Jue 20 Feb 2014 - 23:07, editado 1 vez
avatar

Mensajes : 303
Fecha de inscripción : 17/02/2014
Edad : 30
Localización : salamanca

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
95630/790000  (95630/790000)
Berries: 38.243.436

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Yajirushi Aku el Jue 20 Feb 2014 - 20:46

Aku había llegado a aquella isla de una manera poco normal. En su último viaje se había visto obligado a salir por patas robando un pequeño barco de apenas 10 metros de eslora. Llegó a la isla tras navegar durante una semana por el mar, vagando cual barco errante perdido sin saber que hacer. Llevó su barco al puerto y lo ató a un gran palo de madera usando como ayuda una cuerda, creando un nudo de marinero muy duro que no se rompería si no era forzado por alguien. Saltó del barco y lo dejó allí abandonado. No le importaba si alguien se lo robaba, simplemente robaría otro. Además, ir en un barco tan grande era demasiado vistoso y lo último que quería era llamar la atención; bastante lo hacía su aspecto. Quería relajarse un poco y recuperar fuerzas. Caminó por el paseo marítimo entre la multitud que caminaba en diferentes sentidos. En los laterales del puerto había numerosas tiendas que ofertaban diferentes productos; pescado, marisco, carne marina, piezas de reyes marinos... la vida era activo en aquella zona. Aku decidió dirigirse a una de las tabernas mas alejadas para tomar un aperitivo. Abrió la puerta y pasó disimuladamente a una de las mesas del fondo y esperó a que el camarero se dirigiera para pedirle nota.


-Que desea señor -preguntó el hombrecillo menudo.


-Cualquier cosa, sorpréndame -contestó en un tono enigmático arqueando la ceja izquierda. El camarero se sorprendió y se dio la vuelta directo a la cocina para anunciar el pedido. Tras esperar unos diez minutos le sirvieron una pieza de carne poco hecha acompañada de una salsa de color turquesa junto con una bebida tradicional de la zona.


-Espero que le guste, es savia de trento -dijo el camarero.


Aku devoró la comida en un abrir y cerrar de ojos. La bebida también estaba esquisita y le recordaba al dulce néctar de su tierra. Mientras cenaba un grupo de marines, en torno a la media noche hicieron aparición en la taberna. Montaron bulla, iniciaron peleas con algunos ciudadanos y simplemente tras dejar todo hecho un desastre se marcharon sin pagar nada ni decir ninguna palabra. Aquello molestó bastante a Aku. Si ya de por sí tenía asco a la marina aquel incidente lo agravaba todo todavía más. Salió detrás de ellos silenciosamente para hacerles pagar por aquella acciones. Observó que un chaval también los seguía. "Probablemente también quiera acabar con ellos". Los marines salieron del puerto y comenzaron a caminar por el sendero del bosque. Craso error. Ese era el mejor terreno para Aku. Se escondió por los árboles y de vez en cuando imitaba el ruido de un animal para que los borrachos marines no se alertaran. Continuó observándolos, esperando el mejor momento para matarlos. Se sentía vivo, como un cazador que busca una presa. Pensó en su halcón, donde se encontraría en aquel momento. "Probablemente esté cazando alguna presa por aquí cerca, de momento no lo necesitaré". Tras un rato de caminata los marines llegaron a la puerta de un pequeño fuerte erguido elegantemente en medio de la arbolada. Era de piedra y probablemente antiguo, el musgo recorría bellamente sus paredes. El guardia que hacía ronda les preguntó el santo y seña.


-Cogggito erguuuu...ergooo summm -dijo alargando cada consonante que pronunciaba. El aliento a alcohol hizo que el guardia se riera.


-Seguro que os lo habeis pasado bien eh holgazanes -dijo medio riendo, entre carcajadas. El grupo avanzó y entró al fortín. "Creo que será un buen juego" pensó Aku en su cabeza. Imitó el sonido de un buho y a los pocos minutos su halcón bajo para posarse en sus hombros.


-Amiguito, vas a bajar para molestar al guardia, y yo mientras me colaré -le habló susurrándole para no hacer ruido. El halcón bajo eleganmente a la tierra, quedándose delante del guardia.


-Vaya hola amigo -dijo mientras observaba hacer piruetas al pájaro, que daba vueltas sobre si mismo. Aku aprovechó ese momento para cargar una flecha y lanzársela directa a la cabeza del marine. Este cayó fulminado. Rapidamente Aku bajó y arrastró el cuerpo hacia los arbustros. "Así no lo encontrarán facilmente". Se coló por la puerta que estaba medio abierta y se adentró dentro del campamento. Buscó algún sitio donde esconderse y lo encontró sin comerse mucho la cabeza. Un arbusto había crecido en uno de los laterales del campamento; la naturaleza era imparable. Corrió para resguardarse detrás y pensar un plan que poder realizar dentro de la fortificación.
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Zarlet el Jue 20 Feb 2014 - 23:52

Me encontraba en el camarote de mi barco junto a Zarzi. Zarzi era mi fiel compañero que me cogió cariño, cuando le salve la vida. El era un pequeño mono extrovertido que con el paso del tiempo le había cogido mucho aprecio. Estábamos ya apunto de irnos a acostarnos a dormir cuando pude observar que alguien entraba en mi camarote. La puerta empezó a chirriar, instintivamente mire hacía la puerta y pude observar que la que se encontraba allí no era más que mi subcapitana Dark D. Rose. Después de tanto tiempo que habíamos pasado juntos y todas las aventuras que habíamos vivido, había echo que la apreciara como una hermana.

Ella se encontraba de pie junto a la puerta. Iba vestida con unos pantalones cortos y una camisa suelta  de manga corta. -Que pasara para que venga aquí a estás horas de la noche.- Pensaba mientras la miraba intrigante por satisfacer mi curiosidad.

-Estamos llegando a la próxima isla, seguramente antes del amanecer ya nos encontraremos atracados en el puerto.

Después de escuchar aquellas palabras, una sonrisa de oreja a oreja, salio por mi boca dejando ver todos los dientes.

-Perfecto, eso son buenas noticias aunque me encuentro algo cansado así que la visitaré por la mañana solo levantarme. Si queréis podéis ir adelante a explorarla por vosotros mismos.

A Rose parecía que la idea le entusiasmaba y salio del camarote sin decir nada más, simplemente dejando ver su sombra hasta que al final la puerta se cerró, haciendo un enorme estruendo. Donde antes se encontraba Rose, ahora simplemente había una puerta algo mohosa cerrada.

Sin pensármelo más veces o darle más vueltas me fui a descansar, ya que al día siguiente iba a tener un día largo.  Zarzi empezó a roncar y esto no me dejaba dormir.

A la mañana siguiente, cuando me desperté, me encontraba más cansado que de costumbre. Al parecer no había dormido más de cinco o seis horas, aunque eso no me importaba, ya que no tenía tiempo para quejarme. Me vestí y me puse un pantalón pirata y una camiseta blanca de manga corta. Después de eso, me dirigí hacía el baúl donde almacenaba todos mis objetos y cogí mis dos katanas, y le dí una daga a Zarzi. Esté ya se había puesto por si solo, el parche en el ojo que tanto le gustaba llevar. Después de tanto tiempo conseguí que aprendiera a ponerse el parche el solo.

Una vez que los dos ya nos encontrábamos listos, salí del camarote y en escaso un minuto ya me encontraba fuera del barco en el cual no quedaban nadie de mis camaradas. Antes de darme cuenta ya me encontraba andando por el puerto. Empezaba a divisar tiendas en medio del muelle. -Seguramente lo hagan para atraer más turistas por sus tiendas, aunque no sé donde nos encontramos. Rose podrías haberme dicho donde nos encontrábamos almenos.- Pensaba mientras me dirigía que productos se podrían encontrar en aquellas tiendas. Con un poquito de suerte me encontraría en el mercado alguna katana interesante para añadir a mi colección.
avatar

Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Hoja de personaje
Nivel:
33/100  (33/100)
Experiencia:
21785/320000  (21785/320000)
Berries: 5410

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por barbazul el Vie 21 Feb 2014 - 0:11

Barbazul escucho como los marines borrachos como le decían al guarida de la puerta:

Cogggito erguuuu...ergooo summm -dijo alargando cada consonante que pronunciaba. El aliento a alcohol hizo que el guardia se riera.

-Seguro que os lo habeis pasado bien eh holgazanes -dijo medio riendo, entre carcajadas. El grupo avanzó y entró al fortín.

Entonces el grupo de borrachos entro en el fuerte, Barbazul se estaba preparando para entrar cuando un halcón se poso cerca del guardia, este al ver al pajaro dijo:
- Vaya hola amigo -dijo mientras observaba hacer piruetas al pájaro, que daba vueltas sobre si mismo.

Luego repentinamente el guardia cayo desplomado, forzando un poco la vista, descubrio una flecha clavada en su cabeza. Se quedo totalmente quieto esperando, quien le habria clavado aquella flecha al guardia y porque penso. Una figura no muy alta, 1,75 calculó, salió de entre los arboles y arrastro el cadaver hacia los arbustos dejandolo bastante bien escondio y luego se colo en el cuartel.

Barbazul decidio seguir con su plan, se coloco la capucha de la capa que llebaba puesta en esta ocasión, bajo hasta el camino y avanzo hasta la puerta medio abierta, la atraveso sin ningun sigilo entrando en el patio. El patio era una zona deforestada, donde habian levantado los muros de piedra y el edificio central, el patio tenia varias tiendas de cabaña donde seguramente dormirian los marines de mas bajo rango. En un lateral habia varios arbustos, en uno de ellos, se fijo, estaba el halcon posado. El joven seguramente, estaria cerca, hiba a encaminarse hacia alli pero vio que varios soldados del grupo de los borrachos se dirigia hacia alli, con la clara intención de mear. Barbazul se armo de valor y llamo a los soldados, estos sorprendidos le miraron intentado saber quien les llamaba. Como no llebaba el uniforme un marine que estaba con el grupo borracho preguntó:

-Quien eres y que haces aqui.

-Soy del Cp 3, estoy buscando a vuestro superior, donde está, escoria borracha.

-Antes de creerle oh agente del Cp 3 me gustaria que me dijera la cotaseña.

-cogito ergo sum, y ahora, si no quieres acabar limpiando las latrinas soldado, digame donde esta su superior.

-En el edificio, segunda planta, la tercera puerta, esta bebiendo como cada noche.

-Bien marine ahora digame donde puedo encontrar la armeria y la oficina de cobro

-En el sotano señor, el arsenal justo debajo del edificio y la oficina de cobro, en la primera planta encima del arsenal

Conforme con estas respuesta Barbazul los despacha con un gesto de la mano. Los soldados se apresuraron a volver a las tiendas muy deprisa, casi cayendo al suelo alguno por su embriaguez.

La estratagema dio tan buen resultado que barbazul penso en primero investigar toda la base a fondo, por si habia algo de utilidad. Pero primero, estaba el asunto del misterioso personaje, a si que se encamino hacia los arbustos con paso firme. Pero antes hace una llamada por el den den mushi a la supcapina Dark D. Rose para informarla de la posición y que advirtiera al capitan de su posición.
avatar

Mensajes : 303
Fecha de inscripción : 17/02/2014
Edad : 30
Localización : salamanca

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
95630/790000  (95630/790000)
Berries: 38.243.436

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Yajirushi Aku el Vie 21 Feb 2014 - 17:09

El chaval que había visto en la ciudad seguir a los marines continuaba persiguiéndoles. No le hacía mucha gracia que alguien lo hubiera visto matar a un marine, pero tampoco le daba demasiada importancia. El hecho de que pudiera contárselo a los marines y le pusieran precio a su cabeza le importaba lo mas mínimo, era libre de ir donde quisiera y no aceptaría una orden como la de ir a un calabozo simplemente por que a un juez corrupto le diera la gana decidir por él. Aquel hombre de barba azul se coló dentro del campamento escuchando la clave que poco antes se habían dicho entre los guardias. "Cogito ergo sum". Se acercó a él, caminando lentamente y Aku esperó que no lo hubiera avistado, aunque sabía que las probabilidades eran mínimas. Si quería gritar auxilio o dar la voz de alarma se vería en un duro aprieto. Unos cuantos guardias en claro estado de embriaguez caminaron dando tumbos hacia los arbustros, probablemente para expulsar sus aguas menores, cuando vieron al peliazul y se dirigieron hacia él y entablaron conversación.

-¿Quien eres? -le preguntaron.

-Del cp3 -respondió él.

Aquello descolocó un poco al joven arquero. ¿Era una rata del gobierno? Había escuchado hablar de aquella organización. Eran asesinos maestros con diferentes rangos que iban desde el cp1 hasta el cp9, y había un nivel más, pero ya no sabía si esto era cierto o verdad; el cp10, cuyos integrantes se contaba eran grandes asesinos, algunos con problemas mentales u operados para que fueran mas obedientes al estado. Pero aquel hombre de barba azulada no podía ser del cipher pool, por el simple hecho de que si formara parte de él habría entrado junto a los guardias dando la contraseña y no se habría dedicado a esconerse por los lindes de los caminos y del bosque acechando cual ave de caza carroñera a los marines. 

Escuchó una información bastante interesante por parte del guardia. En el sótano se encontraba la armería, que estaría llena de armas, pólvora y otros artilugios que podrían hacer una interesante combinación si se juntaban adecuadamente. "Lo primero será infiltrarse dentro mientras aún sea noche cerrada" pensó Aku. Miró a su halcón y le susurró una palabra.

-Krarava.

El pájaro remontó el vuelo lentamente para no despertar demasiado ruido y se dirigió dirección al bosque. Aku decidió moverse de donde se encontraba e introducirse dentro del fortín. Había escuchado también que el superior, que sería un cabo se encontraba en la segunda planta. Quizás era hora de hacerle una visita. Se quedó escondido en detrás del arbustro esperando a que su ave volviera. A los pocos minutos lo sobrevoló y soltó de sus patas unas cuantas hierbas que cayeron justo al lado de Aku. Al ser de noche y la luna estar cubierta por las nubes apenas había luz, salvo por unas pocas antorchas que iluminaban la entrada del campamento. Serían la 1 de la madrugada y casi todo el mundo estaría durmiendo, incluyendo el capitán. Se guardó las hierbas en una pequeña falquitrera que llevaba atada a su cintura y se dirigió arrastrándose hacia una ventana que daba acceso al fortín. La puerta estaba fuertemente vigilada, así que descartó aquella opción. Sin hacer apenas ruido movió un poco la ventana y se introdujo agilmente de un salto. Una vez se encontró dentro vio que un hombre descansaba encima de una cama, durmiendo plácidamente. Aku caminó hacia él y sin miramientos cogió una almohada y se la puso encima de la cara, apretando fuertemente. El hombre se despertó sobresaltado pero no tuvo las fuerzas necesarias para apartar el objeto que lo estaba asfixiando. A los pocos minutos dejó de forcejear y el cuerpo se hallaba inerte sobre la cama. Aku agarró el cadaver y con tremendo esfuerzo lo metió debajo de la cama, intentando minimizar el ruido provocado al caer el cuerpo en el piso. Una vez hubo realizado el asesinato salió del cuarto y se dirigió a las escaleras de arriba. Legó en pocos segundos al segundo piso.

"En esta zona debe encontrarse el superior".

Fue abriendo puertas lentamente para ver si observaba alguna fuera de lo normal, pero no tuvo suerte. Sintiéndose un poco inútil por no poder realizar un rastreo básico como aquel se dirigió nuevamente a las escaleras para bajar y buscar en otro sitio cuando vio una puerta entreabierta. Caminó hacia ella y entró lentamente al cuarto. Allí se encontraba el capitán, durmiendo plácidamente. Con una ligera sonrisa Aku se dispuso a asestar un letal saetazo a su objetivo cuando escuchó un ruido por las escaleras.

"Viene alguien" elucubró mientras se escondía en uno de los armarios y miraba por la cerradura para ver que sucedía.
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por barbazul el Mar 25 Feb 2014 - 14:33

Cuando llegó a los arbustos allí no había nadie, se habría escabullido o habría entrado, se preguntó, de cualquier forma el seguiría con su plan, desbalijar la oficina de cobros y volar todo aquello del mapa. Y ahora sabia donde estaban las dos cosas, se dirigió a la puerta principal, estaba cerrada, pero no con llave, giro el pomo y entro dejándola abierta. Estaba en el recibidor del fortín, había bancos de metal con cojines en toda la pared derecha, una puerta de hierro enfrente de él y una ventana a la izquierda, seguramente la recepción. Esta última estaba vacía así que se dirigió a la puerta metálica la abrió y se encontró con un pasillo ancho, que terminaba en las escaleras para subir y bajar a la izquierda y en la derecha debía de estar la oficina de cobro. A lo largo del pasillo había otras puertas, pero no se paró a mirar dentro posiblemente fueran oficinas y estuvieran vacías o con marines con los que no le apetecía hablar. Cuando llego a la puerta, llamó y entro, había un único soldado tras la verja de metal, no estaba seguro de si sería el famoso kairoseki o no, pero le dio igual.

-Soldado, estoy de inspección de rutina en el cuartel, salga para revista.

-¿Inspección de rutina?, nadie me ha avisado.

-Claro, en el CP no nos gusta que los mierdecillas como vosotros os podáis preparar, por eso son sorpresa.

-Señor, sí señor.

El soldado se cuadro, abrió la puerta y salió para ponerse firme delante del agente, táctica que le estaba resultados inesperados, cuando estuvo delante de él, con rápido movimiento le rebanó el cuello con la katana, a estas alturas ya poco importaba manchar todo de sangre, incluso podría servirle de tapadera. Entro dentro de las rejas e inspecciono los montones, debían de haber cobrado hace poco porque no quedaba gran cosa, asique decidió coger lo que pudo, incluido un pequeño paquete del tamaño de un melón pequeño. Tras eso registro el cadáver de guaria, encontró unos pocos berries más y un manojo de llaves. Salió de allí y cando la puerta con llave, a la tercera fue la vencida, y se dirigió hacia las escaletas, con un poco de suerte el arsenal estaría vacío y en el manojo estaría la llave. Llego a las escaleras y bajo los escalones con cuidado, la estrategia del CP era arriesgado sin disfraz apropiado, se asomó a la esquina, no habia puerta ni muro, vió a un marine roncando en una silla y otro limpiando un fusil más a la derecha. La armería ocupada todo el sótano y estaba llena de fusiles espadas y otros objetos, y en una esquina, lo que más quería Barbazul encontrar, pólvora, muchos barriles de pólvora. Pero lo primero era encargarse de los guardias, Fue sin hacer ruido, los ronquidos de su amigo ayudaron mucho, hasta el guardia que limpiaba el fusil, le puso una mano en la boca y con la katana le secciono la medula espinal. El rifle cayo en la mesa, haciendo bastante ruido, Barbazul tuvo que ser rápido ya que el otro marine se despertó, pero antes de que supiera que había pasado, le había seccionado la parte delantera del cuello cortando la tráquea y evitando que gritara, para que el marine sufriera demasiado lo remato clavado su katana en el corazón.
Ahora ya podía revisar tranquilo todo aquello, muchos fusiles de diferentes tamaños, espadas, katanas y cimitarras en armeros de madera, uniformes y bolas de cañon , algún barco no recibiria su mercancia, solo esperaba que no llegara hoy. Aunque lo que más le interesaba era la pólvora, en su búsqueda encontró unos cartuchos de dinamita, y tuvo una gran idea, cogió dos de los cartuchos junto con mecha, mas tarde usaria el resto para las tiendas de fuera y la polvora, y subió por las escaleras hasta el segundo piso, allí buscaría la habitación del cabo. Empezó por una que tenía la puerta medio abierto, con la suerte de que allí estaba, se arrastró haciendo el menor ruido y coloco los cartucho bajo la cama, luego salió extendiendo la mecha hasta la entrada, donde cerró la puerta con llave, para luego bajo al sótano a por el detonador, y preparar la siguiente parte del plan.
avatar

Mensajes : 303
Fecha de inscripción : 17/02/2014
Edad : 30
Localización : salamanca

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
95630/790000  (95630/790000)
Berries: 38.243.436

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Yajirushi Aku el Miér 26 Feb 2014 - 20:47

Una persona se acercaba hacia su posición. Caminaba silenciosamente y portaba varios cartuchos de dinamita en sus manos. Las intenciones eran claras, pretendía volar la zona y con ella llevarse al cabo que estaba durmiendo en la cama que se encontraba enfrente suya. Los colocó debajo del colchón, de forma hábil, sin que el durmiente se diera ni cuenta. Acto seguido desapareció de la habitación encaminándose por las escaleras que bajaban a los pisos inferiores. Aku fue ágil y salio poco después del colocamiento de los cartuchos debajo de la cama, dispuesto a seguir al chaval de la barba azulada. Lo siguió mientras bajaba por los pisos, intentando hacer el menor ruido posible para no despertar al resto de marines. Mientras bajaba las escaleras sucedió un episodio que lo retraso en su bajada por las escaleras. Un marine salió de su habitación, desperezado, vistiendo un ridículo pijama con una gorro de borla roja encima de su cabeza. Aku rodó cual felino para apartarse del rango de visión del enemigo, moviéndose al lado de una puerta que no se encontraba en plena penunmbra. Tuvo que hacer un esfuerzo titánico para no reírse ante la escena que se desarrollaba ante él. Aquel joven, además de las pintas ridículas que llevaba se tropezó en medio del pasillo, dándose de morros contra el suelo, haciendo un sonido estruendoso que a punto estuvo de despertar al resto del cuartelillo. Se levantó enfadado por el tropiezo y volvió a su cuarto. Parece ser que el marine obvió otra cosa, y era el rastro de sangre que había dejado el de la barba azul. Aku se dispuso a seguirlo nuevamente, y lo condujo al sótano, donde observó que había entrado. Arco en mano se dispuso a entrar a la habitación.

-¿Quién eres tú? ¿que haces aquí? No eres del cp, y lo sé por que te he visto seguir a los guardias por el bosque. Si lo fueras no necesitarías desemvolverte por las sombras cual ladrón -inquirió inquisitoriamente Aku. -Además eres demasiado descuidado, has dejado un rastro de sangre hasta aquí con tus asesinatos. Ni siquiera has tratado de ocultar los cadáveres. En cuanto se despierten sabrán que aquí ha pasado algo y nos buscarán activamente -termino de decir mientras lo apuntaba con su arco. -Pero te ayudaré, no me gustan los marines -dijo finalmente mientras bajaba el arma. -Tengo una idea para acabar con todos sin usar explosiones, antes de detonar cualquier cosa espera a mi plan, si te apetece -volvió a hablar Aku. Salió del cuartucho y volvió a subir hacia arriba. Cuando llegó al piso cero se dirigió hacia las cocinas. Se aseguró antes de entrar de que no hubiera nadie en el interior. Sería lo normal, pero siempre cabía la posibilidad de que algún sonámbulo buscara una segunda cena en la madrugada. Caminó entre las mesas tratando de no tirar nada que hiciera ruido y llegó finalmente a la zona de creación de las obras de arte. Buscó algún instrumento grande donde se cocinara y vio una gran olla tapada. Levantó la gran tapa metálica que la cubría y vio que había una gran cantidad de comida en forma de sopa en su interior. Sacó las hierbas que su halcón le entregó anteriormente en la entrada del campamento y las machacó con las manos menudamente hasta que quedaron hechas polvo, después las espolvoreó por la sopa, quedando uniformemente mezclada, sin que se notara que había hecho nada.

"Ahora está envenenada, cuando la repartan en el desayuno todos quedarán contaminados y morirán al poco tiempo".

Salió de la habitación, buscando alguna zona en la que esconderse. "Solo es cuestión de tiempo, ahora hay que ser pacientes".
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por barbazul el Dom 9 Mar 2014 - 21:05

Mientras examinaba los barriles para saber cuánta pólvora había y si podía ser suficiente para todo el edificio, alguien hablo a su espalda:
-¿Quién eres tú? ¿Qué haces aquí?- inquirió el chico que había visto antes en la puerta matar al guardia, y que ahora le apuntaba con su arco- No eres del cp, y lo sé porque te he visto seguir a los guardias por el bosque. Si lo fueras no necesitarías desenvolverte por las sombras cual ladrón – continuo inquirió inquisitorialmente el chico. -Además eres demasiado descuidado, has dejado un rastro de sangre hasta aquí con tus asesinatos. Ni siquiera has tratado de ocultar los cadáveres. En cuanto se despierten sabrán que aquí ha pasado algo y nos buscarán activamente -termino de decir mientras me apuntaba con su arco. -Pero te ayudaré, no me gustan los marines -dijo finalmente mientras bajaba el arma. -Tengo una idea para acabar con todos sin usar explosiones, antes de detonar cualquier cosa espera a mi plan, si te apetece -volvió a hablar el desconocido.
- Voy a volar esto con os marines vivos o muertos, no me importa si me persiguen, quiero mandar un mensaje y ninguno será más alto que este de momento.-explique al joven- Pero puedes continuar con tu plan por si el mío falla, nos reuniremos en la entrada en cuanto estés listo, no des la alarma o podríamos morir los dos. Y me gire para seguir con lo mío.

Aparte dos de los barriles que estaban medio vacíos, y el resto los distribuí por las columnas de toda la sala, pues tres barriles de pólvora por columna, en las centrales, dos en las siguientes y los que sobraron en las paredes cercanas a la escalera. Fue un trabaja duro y extenuante, los barriles tenía que moverlos despacio por su peligrosidad, además eran muy pesados. Cuando termine con los barriles, vacié los que estaban medio llenos en las columnas centrales, para asegurar un gran ¡BOOM¡. Coloque los cartuchos de dinamita encima de los barriles, mínimo uno por columna, para asegurarme de que todo o explotaba, y tres que me sobraron me los guardé.

Ahora estaba ya todo listo, cogí el cable del detonador lo uní a la dinamita y empecé a subir por las escaleras desenrollando el cable, hasta la puerta principal, todavía no había aparecido el muchacho, así que, abrí la puerta saque el detonador, lo puse al lado de unos matorrales y con los tres cartuchos que me guarde decidí usarlos en el muro detrás de las tiendas. Me  dirigí hasta allí con todo el sigilo que pude, no era necesario los marines borrachos roncaban como mulas, coloque los explosivos, volví y los conecte. Ahora solo quedaba que el chico saliera, o si sonaba alguna alarma explotar todo prematuramente. Si conseguía volarlo, el barco de transporte que solía pasar por aquellas fechas por allí, seguro que se detenía y me daba la oportunidad de robarlo. Todo esto sería un buen inicio para para mi recompensa que seguro subirá como la espuma, solo me queda saber si el chico quiere ser cómplice o se mantiene en las sombras.
avatar

Mensajes : 303
Fecha de inscripción : 17/02/2014
Edad : 30
Localización : salamanca

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
95630/790000  (95630/790000)
Berries: 38.243.436

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Yajirushi Aku el Dom 9 Mar 2014 - 23:59

La noche avanzaba. El amanacer era inminente, imparable. La luna comenzaba a perder fuerza; su brillo era tapado por una luz que salía desde el horizonte, cada vez más potente, y que en cuestión de una hora la gran esfera solar aparecería como cada mañana conducida por Helios para alumbrar al mundo nuevamente.

Aku seguía escondido en la cocina, esperando a que algún desdichado pasase para asesinarlo. Cuando las horas pasaron se cansó y decidió irse de aquel lugar. Seguramente su recien "compañero" habría dispuesto una red de bombas por las entrañas del cuártel, que explotarían cuando a él le entrara en gana. Si lo pillaba dentro sería el fin, moriría junto a aquella panda de vagos y holgazanes que se atreven a defender a la ciudadanía. "Una muerte de estúpido" pensó. Titubeó sobre lo que debía hacer y resolvió ir junto al hombre de la barba azul. Con sumo cuidado andó lentamente hasta la puerta, apostando primero la parte superior de sus pies y flexionando las rodillas para amortiguar el ruido. También guardó su arco, ya que en aquella zona no le sería útil, mas bien le resultaría un estorbo. Abrió la puerta con un ligero giro de muñeca y observó que dos guardias medio dormidos se encontraban delante suyo, adormiscados. Pronto el gallo cantaría y todo el campamento se volvería activo, con lo que sus presencia sería detectada. Caminó meticulosamente entre ambas sillas que soportaban la estructura ósea de los guardias dormidos. Cuando se puso a la altura de ambos se tumbó y arrastró hasta llegar hasta donde se escondía su compañero. Tras unos largos minutos de serpenteo sobre la tierra llegó finalmente a donde lo esperaban.

-Bueno, ya estamos juntos de nuevo. Yo no quiero recompensa, así que no permitiré que mi cara sea reconocida -explicó mientras con la mano derecha cogía un montón de barro y se lo restregaba por la cara. -Ahora, salgamos de aquí y derribemos el sitio juntos -finalizó diciendo mientras buscaba alguna manera de salir. Fue su día de suerte, en un lado de la alambrada había un hueco, creado probablemente por algún marine que gustaba de hacer salidas nocturnas al pueblo para fines no demasiado buenos. Se arrastró por el agujero cual liebre que pretende esconderse en su madriguera para no ser descubierta, y cuando estaba a punto de salir de la zona se enganchó con un clavo medio suelto que no había sido bien atornillado.

-Maldita sea, no puedo moverme, tengo el arco enganchado -maldijo Aku.

Todo podría ser peor. El sol finalmente apareció por el horizonte y el gallo del vivaque arrancó a cantar potentemente, forzándose todo lo posible para que todos los mortales de la zona se enteraran de que era hora de levantarse. Antes de que se dieran cuenta varios marines salían por el campamento para desperezarse, ir al baño a hacer sus necesidades y otras actividades varias. "Debemos darnos prisa o se darán cuenta del cable de detonación". Forcejeó su arco de un lado a otro hasta que se desenganchó, y con un potente movimiento de piernas y brazos llegó al otro lado, a los lindes del camino por el que habían hecho su recorrido anteriormente. Libre al fin de cualquier atadura esperó a que barbazul saliese para poder hablar con él. Tenían que alejarse antes de hacer explotar todo o podrían resultar heridos.

"Muerte y destrucción, me pregunto quien sera este personaje" pensó mientras esperaba a que cruzara la valla.
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por barbazul el Lun 10 Mar 2014 - 0:02

El amanecer estaba llegando, y empecé a impacientarme, si taba mucho más tendría que volarlo todo con el chico dentro. Cuando en estaba en estas cavilaciones el chico apareció, y nada más verlo le dijo:

-Bueno, ya estamos juntos de nuevo. Yo no quiero recompensa, así que no permitiré que mi cara sea reconocida -me explicó mientras con la mano derecha cogía un montón de barro y se lo restregaba por la cara. -Ahora, salgamos de aquí y derribemos el sitio juntos.

El chico se fue hacia la verja, a un pequeño agujero que había encontrado junto al muro de piedra, se empezó a colar por él, mientras yo desenrollaba los últimos metros de clave detonador, pero antes de poder colarme, el cable termino. Le dedique varios minutos a unir el extremo con el detonador. Cuando estaba ya dispuesto a detonar todo, un marine apareció en la tienda más cercana, todavía adormilado, era el mismo que anoche le había preguntado la contraseña, bien esto servirá para ganarme la recompensa si falla la otra parte, me acerque a él.

-Soldado, que madrugador es, me gusta eso, necesito que me haga un favor salga a decirle a su compañero de la puerta que necesito que venga a verme en cuanto pueda, estaré por el arsenal.

-¡Si, señor¡ me contestó reconociéndome, y se fue perezosamente hacia la puerta.

Me di la vuelta y me dirigí hacia el agujero de la verja, el chico forcejeaba por liberar el arco que había quedado enganchado, cuando llegue me quede en el agujero a la espera que aquel chico saliera por el agujero. Cuando lo hubo hecho, canto el gallo, algunos de los marines empezaron a salir, pero todavía quedaba el que se dirigía a la puerta, fueron los peores momentos, si tardaba demasiado los marines frustrarían sus planes, tenía que haberle dicho que fuera deprisa, me maldije. Al cabo de unos segundos eternos salió y accione el detonador inmediatamente, y salte hacia atrás por el agujero para intentar zafarme de daños colaterales de la explosión. El espectáculo fue bestial, lo primero que vio fue saltar por los aires las ventanas del sótano y una pared entera de un lateral, supuso que la habitación del cabo. Las tiendas explotaron matando en el acto a todos los marines en su interior. Luego el edificio empezó a hundirse por el centro, luego collerón las paredes laterales hacia dentro, y al final todo quedo en escombros, y en algunos puntos se había incendiado levantando una nube de humo se levanto. Me gire y vi la cara del muchacho, de sorpresa total.

-Bien, la primera y segunda parte del plan están listas, el fuerte a volado y queda un marine vivo que me ha visto la cara, pero a ti no. Ahora quedan dos cosas inutilizar o robar el buque de la marina que llegara en breve y luego huir. Hice una pequeña pausa para darle algo de tiempo para pensar. ¿Qué prefieres hacer amigo?
avatar

Mensajes : 303
Fecha de inscripción : 17/02/2014
Edad : 30
Localización : salamanca

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
95630/790000  (95630/790000)
Berries: 38.243.436

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Yajirushi Aku el Lun 10 Mar 2014 - 15:44

Y, simplemente, aquel muchacho de barba azul pulsó el detonador. Casi inmediatamente comenzaron las explosiones; en primer lugar la planta baja reventó cual olla a presión que es destapada a destiempo, antes de que lo que hay en su interior se haya cocido debidamente. Los grandes ventanales de todo el edificio fueron lo primero que se vinieron a bajo debido al ruido que provocó el estadillo del tnt acumulado en su interior. Momentos después se vino abajo, quebrándose de arriba a abajo toda la estructura militar construída. Se escucharon ruidos de angustia y sollozos; numerosas quemaduras y otra clase de heridas provocadas por esquirlas metálicas y de madera debido a la desfragmentación de cuanto mueble había sido alcanzado hizo mella en los marines que estaban dentro. En definitiva, una orgía de sangre, humo y fuego se acometió en apenas unos cuantos segundos. Los heridos, que fueron un numero escaso salieron por la puerta, arrastrándose, pidiendo auxilio a sus captores. Aku los observó fijamente; unos tenían brazos rotos, a otros les faltaban piernas y a algunos miembros del cuerpo. Fue compasivo con ellos. Se acercó caminando lentamente cual ángel exterminador llamado por las trompetas del juicio final, y cuando estuvo a su altura les dedicó unas palabras.

-Su guardia ha terminado, marines-.

Casi de inmediato clavó el cuchillo en el cuello, uno a uno, hasta que no quedó ninguno vivo. Se levantó nuevamente y volvió con su compañero.

-Bien, la primera y segunda parte del plan están listas, el fuerte a volado y queda un marine vivo que me ha visto la cara, pero a ti no. Ahora quedan dos cosas inutilizar o robar el buque de la marina que llegara en breve y luego huir. ¿Qué prefieres hacer amigo?

Aku escuchó aquella palabra y se le revolvió el estómago. Recordo antaño como gente cercana a él utilizaba aquella misma frase para que se confiara. "Amigo". Odiaba eso, no permitiría que nunca más volvieran a llamárselo.

-No somos amigos, bastardo. Yo no soy amigo de nadie que hace daño a la naturaleza, y menos de un sanguinario pirata -dijo señalando a unas ramas del bosque que debido a la onda expansiva y el vuelo de fragmentos incandescentes se habían prendido fuego. Aku acudió justo después de finalizar la conversación con él. Su halcón apareció de improviso portando un pequeño cubo que había encontrado indagando en su vuelo por el campamento. Aku lo agarró y se acercó a el pozo mas cercano, llenándolo lo mas rápido que pudo, para después apagar la pequeña llama que, de no haber sido apagada por el, hubiera desembocado en una gran tragedia.
Se giro, dedicando una amarga mueca al azulado hombre. Echó a andar hacia la playa, distraído sobre como escaparía ahora de allí. Sin duda alguna la explosión se vería desde el pueblo y centenares de marines se dirigirían allí para ver lo sucedido. Si lo encontraban podía darse por muerto. Decidió que lo mas sensato sería atravesar el bosque y perderse un tiempo hasta que todo se calmara. No había supervivientes, y si los había no estarían demasiado vivos. Volvió a dejar a su ave rapaz que alzase el vuelo y, sin echar una segunda mirada atrás, se adentró en la espesura del bosque, que le brindaría una excelente protección hasta que se sosegasen las cosas.

avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por barbazul el Lun 10 Mar 2014 - 22:13

La respuesta del chico fue seca y dura, como si de repente le molestara:

-No somos amigos, bastardo. Yo no soy amigo de nadie que hace daño a la naturaleza, y menos de un sanguinario pirata

Dijo esto señalando varias ramas, que se habían incendiado, posiblemente con alguna brizna, le observe mientras su pájaro le traía un cubo y apagaba las llamas. Luego se giró me dedico una amarga sonrisa y se puso a caminar hacia la playa, yo por mi parte, y visto que el chico no tenía intención de ayudarme debía cambiar el plan de huida, con suerte el marine de fuera, estaría vivo. Rompí un poco las ropas, use el hollín del árbol para simular algo quemado y camine despacio hacia la puerta que estaba medio en pie, la exposición a ese lado no fue tan fuerte, también añadí un poco de cojera. Al llegar a la puerta descubrí al marine que había mandado fuera en shock, sentado en el suelo, al verme se levantó deprisa y me ayudó a terminar de salir.

-Señor, que suerte que se haya salvado, ¿ha visto más supervivientes?

- No hijo, los pocos que salieron malheridos fueron rematados por esa bruja. – hice una pausa corta-Marine voy a pedirle un favor y es de vital importancia, necesito que de mi descripción cuando le pidan un responsable, yo me ocupare de esa mujer, pero esto me ayudara en mi siguiente misión. Confió en que sea capaz de hacerlo- tosí- a cambio yo vengare a todos sus compañeros, pero recuerde nunca e estado como CP.
- ¡Si señor¡ será un placer ayudarle, y por favor haga sufrir a esa infeliz.

Me gire e interné en el bosque, todo iba bien, ahora solo tengo que salir de la isla, aunque no sé cómo todavía, bueno lo primero será atravesar este bosque, y para ello debo encontrar una ruta a su través. Me espera un largo y penoso viaje no se me dan bien los bosques, prefiero el hielo, al menos no hace tanto calor como fuera, y gracias al otro no tengo miedo de que se incendie. Saque una de las katanas, nunca me he sentido cómodo en los bosque y toda precaución es poca, por suerte tras los primero metros se hacía algo menos espeso y se podía caminar bien, aunque cuidándome de las zarzas que ocupaban la mitad del suelo y algunos arbustos de aspecto extraño y con espinas casi la otra mitad. Tuve que apartar los arbustos para pasar sin picarme, y por fin tras casi una hora caminando entre aquellos pinos y robles llegue a lo que parecía la linde del bosque.

Salí a una pradera, parecían campos de cultivo, por lo que debía haber alguna granja cerca, o camino hasta ella, y de allí ya a la ciudad. Con suerte me llevaría algún granjero por una moneda o dos hasta la ciudad, incluso podría conseguir algo de ropa, aunque fuera robándola, aquella cantaba mucho. Atravesé los campos con cuidado de no pisar ninguna planta, al llegar a la cima de una pequeña elevación descubrió que efectivamente había un granja, se acercó, llamo a la puerta pero nadie contesto, entro y cogió ropa, le quedaba algo grande per se arremango, salió fuera y se dirigió por el camino, a ver donde llegaba.
avatar

Mensajes : 303
Fecha de inscripción : 17/02/2014
Edad : 30
Localización : salamanca

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
95630/790000  (95630/790000)
Berries: 38.243.436

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Yajirushi Aku el Mar 11 Mar 2014 - 20:30

Aku se encontraba escondido en una de las ramas del bosque. Dirigió su mirada hacia la base de la que salía la gran bola tremenda de humo. Barbazul era una persona ágil de mente, ya que no había dudado ni por un momento en seguir presentándose como alguien del CP para que en ese momento no sospecharan de él. Algo que no podía decir de los marines supervivientes. No se habían olido nada de nada de los actos cometidos por aquel pirata. Era sangriento, todo había que decirlo. Y buscaba aumentar su recompensa, algo que el no entendía del todo. Eso lo único que haría es que más y más gente del mundo, junto con los miembros reales del Cipher Pol y la marina los buscasen mucho mas activamente. Era algo de piratas, algo estúpido qe nunca llegaría a comprender. Se dio media vuelta y decidió escaparse por el bosque. Necesitaba trazar una ruta de escape, en pocos minutos aquello sería un hervidero de marines. Por no hablar del puerto, que seguramente cerraría a cal y canto y no dejaría ni a un solo alma escapar de la isla. Debía esconderse. Aku fue desplazandose de árbol en árbol, de rama en rama, cual mono que se desplaza por la jungla sin que sus perseguidores lo oigan; el halcón sobrevoló el bosque en busca de alguna pista que poder ofrecer al joven domador, con un resultado inesperado. Al parecer el regimiento de marines había edificado su construcción cerca del final del bosque, justo al lado de unas grandes praderas, de colores vivos, verdes. Grandes extensiones que se extendían hasta donde le alcanzaba la vista. Sin duda alguna el pueblo obtenía sus rentas gracias a los cultivos de aquellos terrenos.

Aku se encontraba en el linde del bosque, donde los árboles se juntan con la tierra labrada por los campesinos, observó como aquel maldito hombre,Barbazul,estaba caminando hacia una granja. Aku caminó por detrás, escondiéndose en cualquier arbusto, carro u otra cosa que ocultara su cuerpo entera o parcialmente. Barbazul llamó a la puerta, pero no hubo respuesta alguna. Entró en ella y cogió un poco de ropa, que le quedaba demasiado holgada, y acto seguido siguió por un camino que seguramente llevaría al pueblo. Aku se acercó a la casa y decidió entrar. Le resultaba raro que no hubiese nadie dentro. Abrió la puerta y el salón se extendió ante él; era un poco pobre la edificación, muy sucia, con algunos animales dentro, y sobre todo, polvo, muchísimo polvo. Aku anduvo entre los muebles, buscando algo que pareciera una falsa pared o parecido. La búsqueda dio sus frutos. Un tablón de madera, de diferente color al resto tapaba una habitación secreta. Aku lanzó una fuerte patada para derribarla. En su interior, para su sorpresa, se escondían un niño pequeño y su abuelo, el campesino de la casa. Los observó fijamente,sin decir ni una sola palabra. El abuelo, asustado por que quisiese hacerles algo se arrodilló delante suya y extendió las manos a modo de rezo.

-Por favor, no nos haga daño. Si quiere hacerle algo a alguien me tiene a mí, pero no toque un pelo a mi niñita-suplicó de forma un poco lastimosa al arquero, mientras la niña estaba sentada en la esquina a punto de echarse a llorar.


-Por que se esconden, por que tienen esto construído-preguntó lacónicamente Aku.

-Nos escondemos por que muchas veces vienen marines malvados a abusar de nosotros, a robarnos, a pegarnos, y cuando me dulce hija, que en paz descanse, estaba aquí, la trataban como una esclava sexual en numerosas ocasiones-.

-¿Nada más?-volvió a inquirir el arquero.

-Una gran cantidad de marines vienen a la isla. Cometerán un genocidio entre las gentes de esta zona-dijo casi llorando el abuelo.

Aku no tuvo tiempo de preguntar más cosas, el viejo se dio la vuelta y abrazó fuertemente a la jovencita, que lloraba a moco tendido. Salió de la casa, decidido a volver al pueblo y escapar de allí. La gente le importaba bien poco, pero su pellejo si que le era de vital importancia, y no sería pasto de los gusanos solamente por que unos cuantos marines locos quisiesen acabar con toda la isla. El secreto de aquello tampoco le importaba, solo tenía una cosa en mente, sobrevivir.

avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Hoja de personaje
Nivel:
6/100  (6/100)
Experiencia:
1200/320000  (1200/320000)
Berries: 840

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por barbazul el Mar 11 Mar 2014 - 21:34

Cuando no había avanzado mucho, vi pasar volando a aquel pájaro que acompañaba al chico, seguramente el no andaría lejos, y muy posiblemente acabara en la casa, a lo mejor todavía puedo convencerle para escapar juntos, me di la vuelta y volví sobre mis pasos hacia la casa. Con aquel calor además no vendría mal estar a la sombra un rato, y si aparecía el granjero siempre podía preguntar por cómo llegar a la ciudad, además debía dejar alguna moneda por la ropa. Cuando estaba ya casi en la pared me fije en que el pájaro estaba posado sobre la chimenea, es posible que ya esté allí el chico, me pregunte. Para evitar recibir un flechazo me pegue a la pared y me dispuse a asomarme por la ventana, pero un ruido me sobresalto y me asome sin tomar precauciones justo para ver al joven delante de lo que parecía una habitación oculta, y un señor mayor en su interior.

-Por favor, no nos haga daño. Si quiere hacerle algo a alguien me tiene a mí, pero no toque un pelo a mi niñita- le suplicó de forma un poco lastimosa el granjero al joven. Asique había otra persona en la habitación, desde mi posición no se veía.

-Por que se esconden, por que tienen esto construído-preguntó el joven.

-Nos escondemos por que muchas veces vienen marines malvados a abusar de nosotros, a robarnos, a pegarnos, y cuando me dulce hija, que en paz descanse, estaba aquí, la trataban como una esclava sexual en numerosas ocasiones-.

-¿Nada más?-volvió a inquirir el chico.

-Una gran cantidad de marines vienen a la isla. Cometerán un genocidio entre las gentes de esta zona-dijo casi llorando el abuelo.

Esto era malo, muy malo, el chico se dio la vuelta y se dispuso a irse, parecía no tener intenciones de ayudar a aquella gente, me quite de la ventana y me escondí tras unas alpacas, el joven no me vería y con suerte el pájaro tardaría en avisarle. Tenía que pensar mi siguiente paso con cuidado, si aquello era verdad explicaría porque no había hecho muchas preguntas el marine sobre un CP en la isla. Decidí entrar en la casa en cuanto el chico se alejara y preguntar al hombre aparte de darle dinero para que pudiera irse junto con la otra persona que estuviera dentro.

Me levante avance pegado a la pared y me asome a la puerta, el hombre parecía que no había salido de la habitación y se oían sollozos. Me erguí y entre:

-Me llamo barbazul, soy un pirata y enemigo de la marina, por casualidad he oído tu problema, sal y hablaremos como eliminar esta amenaza. Ya me he encargado del fuerte al otro lado del bosque, no me importa matar más marines abusones y corruptos.

Al principio pensé que el hombre no saldría y tendría que acercarme, pero cuando iba a dar el primer pasó se asomó a la abertura, me miro y salió con una niña pequeña detrás, se sentó en la mesa del salón y me dijo:

-Asique eso es lo que sonó a primera hora de la mañana, estoy impresionado, pero ahora atacaran más para vengarse, a menos que hagamos algo, y entregarte a ti sería lo más sencillo, aunque dudo que un viejo como yo pudiera detenerte. Estamos perdidos.

-Que sabes de los marines que vienen para atacaros, numero, procedencia, rangos, lo que sea, además de por dónde llegarán.

- Pues por lo que uno de esos marines del fuerte me dijo mientras estaba borracho, han mandado un barco con un cabo, para acabar con la “revolución” de la isla. En cuanto por donde llegaran, si ya no hay fuerte como afirmas lo harán por un pequeño puerto que hay al final del bosque siguiendo la costa desde el fuerte en dirección contraria al pueblo. Además se que llegaran mañana.

-Eso nos deja tiempo, bien necesito que me consigas dinamita, ve al pueblo y consigue toda la dinamita que puedas, seis barriles y unos 24 metros de cuerda. Si quieres salvar esta isla hazme caso, a y toma estas monedas por la ropa y por si tienes que comprar los barriles si traes algún hombre también sería de agradecer. Nos vemos en el puerto al anochecer.

Me di la vuelta y salí al sol de la mañana, esta vez en lugar de ir al pueblo me fue por el otro lado, atravesé otra vez los campos y seguí la linde del bosque, tendría que limpiar aquel puerto antes de la llegada de los aldeanos, que pena que no estuviera aquí el arquero me sería muy útil.
avatar

Mensajes : 303
Fecha de inscripción : 17/02/2014
Edad : 30
Localización : salamanca

Hoja de personaje
Nivel:
67/150  (67/150)
Experiencia:
95630/790000  (95630/790000)
Berries: 38.243.436

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caida de fort lily (privado; barbazul, zarlet y Yajirushi Aku. pasado)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.