Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7160)
 
Nocturne93 (5176)
 
Lion L. Kai (3020)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
AlexEmpanadilla (2192)
 
Sawn (2161)
 
Alwyn (2139)
 
Drake Lobo Ártico (2058)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Nocturne93 el Jue 24 Mayo 2012 - 19:39

&

&

Escenario

Desierto de Arabasta
Un grandísimo desierto de dunas en el que el agua es la principal preocupación de los viajeros.


Moderación:
Moderador: Derek
Ayudante: Dacren


Turnos:

Iro - Legim - Nocturne - Kenzo...


Fecha límite:

Domingo 10 de Junio


Valoro:
-La caligrafía, las faltas de ortografía y demás.
-Ambientación, y adaptación al escenario
-Rol bélico
-Rol Descriptivo
-Asumir daños respetando nomenglatura
-Acciones cerradas
avatar
Nocturne93
Teniente Comandante
Teniente Comandante

Mensajes : 5176
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
79/150  (79/150)
Experiencia:
129795/790000  (129795/790000)
Berries: 360.038.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Iro el Vie 25 Mayo 2012 - 13:33

Pronto, un nuevo objetivo se nos fue asignado. No resultaba un objetivo para nada fácil, pues además se nos había encargado la árdua tarea de derrotar a un sichibukai. No sólo eso, sino que también estaba aliado a un marine que parecía gozar de gran fama, pues se había hecho famoso tras una última mision que hizo. Yo, personalmente no contaba con todos los datos de por qué debíamos capturarlos, pero sin embargo, mi deber no era juzgar, mi deber era ser la mano ejecutora de los deseos del Gorosei y acercar al mundo este sueño de muerte el cual purifica las almas y corazones de las gentes mundanas y las acerca a la idealización que las sabias mentes del consejo les ofrecen.

Nos debíamos desplazar a Arabasta, bastante lejos de nuestra ubicación actual y, aunque contábamos con los mejores navíos que podía ofrecernos el propio Gobierno, el viaje se alargó aproximadamente una semana.

Regularmente nos iban envíando a Azumi y a mi información de la ubicación de estos, así que de cada movimiento que hacían. Resultaba que por alguna extraña razón que no conocíamos, se encontraban en un pueblo de las afueras, por la parte norte, en un lugar sin mucha casa y que se encontraban en una especie de casa de nueva construcción que distaba enórmemente del resto, pues estas se encontraban viejas y parcialmente erosionadas con las tormentas de arena que todavía arreciaban.

Para ser sincero, los informadores que teníamos, eran de los mejores que podían encontrar en el mundo, pues la mano ejecutora del Gobierno, los Cipher Pol, necesitábamos tener un buen servicio.

Los días pasaban, acercándo cada vez más el caos que se iba a desatar sobre aquella isla hasta que la purificáramos, y yo regularmente entrenaba y meditaba, aumentando mis sentidos, mis reflejos y acercándome cada vez más al Semei Kikan, el camino del manejo del cuerpo, dónde nada era imposible. Se podía planear, esquivar casi cualquier cosa, moverse a velocidades extremas, etc...

El ambiente seco de Arabasta se notaba cada vez más al acercarse a la propia isla, pues el viento que agitaba el navío, comenzaba a estar ligeramente cargado de arena, arañando ligeramente la superficie del mascarón del barco y desgastándolo muy ligeramente. Estábamos ya a un día aproximadamente de llegar y eso hizo que mi corazón y mi mente se agitaran, pues sabía que esto no era un combate ordinario, sino que quizás se tratara del más duro que había tenido hasta ahora.

Recibimos otra información muy útil, especialmente para mi, desde los propios cuarteles del Gobierno, en carta sellada mediante una especie de pájaros similares a cuervos, muy rápidos, que eran mensajeros, y estos nos traían información sobre ambos contrincantes. Uno de ellos era el afamado Sichibukai Legim, aunque parecía ser que había abandonado ese puesto hacía poco por crímenes que no detallaba la carta, su poder de Akuma no Mi resultaba ser logia del Alcohol y parecía contar con algún tipo de conocimiento alto de haki y objetos extraños, algo digno de alguien de su poderío, pensé, mientras me leía la otra ficha, que pertenecía a Kenzo Kaori, un marine descrito a la antigua manera, frío, directo e incisivo, cómo un arma médica, que manejaba una logia de Petróleo.

Sinceramente, me alegré de tener informadores tan dotados, pues la fuente de mis poderes era el conocimiento de los suyos y además desde ahora podía empezar a pensar tácticas y jugarretas dignas para vencer a dichos contrincantes que parecían tan duchos como difíciles.

Mi compañero y yo, bajamos del barco, en un pueblo cercano al suyo, para evitar que nos descubieran y nos ataviamos con una especie de mortajas y atuendos, similares a los propios que se utilizaban en aquellas islas, siendo el mío de color marrón claro y con una especie de turbante que ocultaba mi presencia.

Caminamos, lentamente , con calma y perfectamente equipados, hacia los lugares dónde indicaban los informadores y el viento, viciado, acompañaba nuestros movimientos lentamente. Al cabo de unas horas, llegamos al otro pueblo, y entonces, algo dentro de mi comenzó a agitarse, quizás las ganas de medirme a algo con tanta fama, que hacía que mis propias capacidades intentaran superarse. No dejaría nada al azar en esta contienda, a la par que me esforzaría al máximo en ella.

Pronto, llegarímos cerca de dicha casa, que resaltaba extremadamente con el paisaje. Frené a mi aliado con la mano y comencé a hablar con él en voz baja, casi un susurro.

Marqué el suelo, y usé el poder de mi aliado, haciendo que dicha casa se desmoronase al aplicar la velocidad del viento en su contra, aumentándolo y haciendo que la estructura de la misma se viniera abajo.

"Veamos qué tal va" dije sonriendo, esto atraería su atención.



Última edición por Iro el Lun 28 Mayo 2012 - 23:15, editado 2 veces
avatar
Iro

Mensajes : 1740
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
26/150  (26/150)
Experiencia:
8160/790000  (8160/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Legim el Sáb 26 Mayo 2012 - 14:56

El calor me abrasaba, tanto que ya no me permitía seguir durmiéndome, o en su defecto, seguir intentando dormir, notaba todo el peso del calor sobre mi, no me desagradaba, pero si me pesaba y agobiaba en gran medida.

El agua de la ducha debía de estar fría según me dijeron en la entrada del hostal. En la habitación de al lado debía de estar el marine que me acompañaba en el combate, durante el viaje había explicado mi misión y mi verdadera dedicación, al principio tuvimos varios roces por esto y es mas, intercambiamos algunos golpes al principio, pero por suerte llegamos a congeniar y acordamos colaborar por unos beneficios comunes. Hace bastante que sabemos que nos estaban espiando y siguiendo, por lo que habíamos contratado a algunas personas que tapadas con nuestros ropajes se hicieran pasar por nosotros, habíamos divulgado rumores falsos sobre nosotros y otras cosas con las que tratábamos de mover falsos rumores.

El agua fresca impacto contra mi cara y posteriormente en mi cuerpo puse agua caliente que hasta casi me quemaba cayendo sobre mi espalda, se trataba de un ritual que tenía ya milenios de existencia, este consistía en llenarse de agua hirviendo, esto en un principio era casi insoportable, pero posteriormente de una larga ducha de el agua a esta temperatura, la técnica consistía en lo que venía posteriormente, que era ducharse con agua helada.

Me metí rápidamente en una bañera aparte de agua helada con los ojos cerrados y con un gesto templado. Había logrado no sufrir casi nada, la gente estaba acostumbrada al bien estar, mas yo me había obligado a vivir con el dolor día a día, con el objetivo de no sentir casi ningún daño, acostumbrar mi cuerpo al dolor.

Salí del baño y mire a la puerta, tras reírme un poco suspire y le metí una patada rompiéndola y saliendo al pasillo completamente desnudo. Mire a los lados y muchas personas corrían de un lado a otro sin querer mirar, yo les respondía con una sonrisa. Me dirigí a la habitación de mi compañero y toque la puerta educadamente, inmediatamente entre a mi cuarto y comencé a vestirme rápidamente; Pantalones bombachos negros, un cinto amarillo, una capa, y mire a la cama donde estaba la enorme cortina que había cogido de una casa hace mucho tiempo para cubrirme todo el cuerpo.

Una vez salí mire por la ventana suspirando, fue en ese entonces donde vi una gran columna de humo en la lejanía.
-¿Que cojones...?

Active mi ojo cyborg y acerque la vista hasta el lugar para ver que sucedía, al parecer estaban dos personas atacando la casa donde estuvimos hace unos días y dejamos pequeñas muestras junto a dos personas atadas a las camas con cuerdas.
-¡¡Oe Kenzo!! ¡Aprisa, han encontrado la casa de hace unos días, parece que por fin están atacando!

Una sonrisa se dibujo en mi rostro y puse mis katanas en su sitio bien ajustadas junto a todas las armas y demás. Sacudí mi cuerpo y comencé a bailar contento a ritmo de conga tarareando la canción.
¡¡Conga!! papa parimpapa parimpipipipaaaam ¡cooonga!
avatar
Legim

Mensajes : 2814
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 25
Localización : La comarca.

Hoja de personaje
Nivel:
92/100  (92/100)
Experiencia:
251000/320000  (251000/320000)
Berries: 999.999.999

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Nocturne93 el Mar 29 Mayo 2012 - 12:49

Allí me encontraba, nuevamente junto a Sinken, pero esta ocasión nos tocaba viajar al maldito desierto del reino de Arabasta, donde teníamos entendido que un revolucionario, anteriormente conocido como el capitán Legan Legim, se encontraba allí planeando algún nuevo ataque.

Lo curioso es que al parecer había un capitán marine junto a él, pues se había escuchado hablar de la desaparición del capitán Kenzo Kaori, de la flota de "Marea Negra", quedando esta sin capitán ni tripulantes, disolviéndose por completo en extremadamente poco tiempo.

Desembarcamos en la ciudad de Alubarna, tanto yo como mi compañero, aun que todo el CP1 vinimos. Shinkai y Noa quedaron en el barco, pues la tarea se nos asignó a nosotros y ellos no tenían obligación alguna de combatir, además alguien debía de permanecer custodiando la embarcación. Así decidimos repartirnos en dos grupos de dos personas, y tanto Sinken como yo estábamos en el grupo que debía de completar con éxito la misión.

No solo debíamos de capturar al afamado capitán Legan Legim, ahora convertido en revolucionario, si no que también debíamos averiguar que demonios le pasó por la cabeza a Kenzo Kaori como para abandonar su puesto como capitán, tal vez sus motivos estuviesen justificados, o tal vez se tratase de una traición a gran escala. Se me ocurrió incluso el hecho de que Kenzo Kaori fuese un espía de Light of Destiny, división revolucionaria de Legim, mas no podía afirmarlo, por lo menos hasta hablar con él.

En el puerto no obtuvimos complicaciones a la hora de amarrar, por fortuna había un muelle vacío y se nos permitió el amarre sin dudar. La bandera del gobierno mundial poseía ciertos privilegios. Apenas desembarcar comenzamos a caminar por el desierto, allí andábamos en busca de algo que pudiese haber allí, al parecer un refugio exterior.

Anduvimos durante un largo trecho, alejándonos de Alubarna, la capitál. El calor era insoportable, mas esto yo lo deducía por que naturalmente con mi poder me había acostumbrado a mantenerme a una temperatura ideal en todo momento, lo hacía casi sin darme cuenta y se podría decir que se había convertido en una habilidad pasiva de mi habilidad de Akuma no mi.

Al cabo de un rato divisamos una casa extraña en mitad de la nada. Sinken me miró y me hizo señas de que fuese silencioso, entonces copió mi propio poder y lo utilizó con el viento que nos traspasaba para acelerarlo y hacer volar la casa literalmente, tan solo quedaron escombros, no había absolutamente nadie allí.

- Sinken, habéis sido muy osado. No me importa que utilicéis mi poder así, pero no lo hagáis si no estáis totalmente seguro. El enemigo podría estar cerca y nos pueden haber divisado por el estruendo, a fin de cuentas todavía se divisa Alubarna desde aquí. Además, podrían haber habido civiles en esta choza improvisada.

Tras la pequeña reprimenda, con la cual no puse mucho énfasis, y tampoco me importó mucho el hecho, comencé a mirar de un lado a otro. y después observé el suelo, era arenoso, sinceramente aquí Sinken lo tendría muy complicado pues para copiar mi poder tocó la arena, y ahora la arena volaba hacia Alubarna, perdiendose así el toque de Sinken junto a la arena.

- Debes tener cuidado por aquí... Aun que esto puede sernos de ayuda. Intenta comprobar si todavía tienes el control del área que se te ha perdido, si ellos están en Alubarna es posible que esta arena pase próximo a ellos aun que sea durante un instante, deberías ser capaz de darte cuenta

Observé detenidamente a Sinken, quien no se si me haría caso, y en el mejor de los casos sería realmente complicado controlar algo tan lejano, aun que no tenía conciencia de que no pudiese utilizar la habilidad por lejos que quedase su marca. Por intentar nada se perdía. Me quedé observando el lugar por donde se perdió esa arena.
avatar
Nocturne93
Teniente Comandante
Teniente Comandante

Mensajes : 5176
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
79/150  (79/150)
Experiencia:
129795/790000  (129795/790000)
Berries: 360.038.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Iro el Jue 31 Mayo 2012 - 13:13

-"Mi habilidad se fija a la propia realidad, no al suelo" dije finalmente tras estar dubitativo meditando un corto rato. "Eso quiere decir que si marco aquí, esta se quedará aquí, aunque se disperse la arena o haya un terremoto. Permanecerá hasta que la desactive en esta ubicación" comenté, tras mis ropajes.

Entonces, miré por la zona, no resultaba haber nadie en los escombros de la casa y por los alrededores sólo había más casas homogéneas. Lo más seguro que se escondieran en alguna de estas.

Mis propios impulsos me decían que arremetiera con todo aquello en un impacto borrador en pos del Bien del Gobierno y la Justicia Máxima, pero no conocía la aprobación de mi compañero.

Hacíamos en el fondo un buen equipo, pensé, pues aunque nuestra psique y moral era demasiado diferente, nuestras habilidades se complementaban a la perfección. Tan sólo si él pensara de una manera menos débil, el Cipher Pol, ganaría muchísimo.

-"Entonces, qué hacemos..", dije medio interrogativo. "Aquí nadie aparece" solté inicialmente, comenzando a caminar para distraerme.
avatar
Iro

Mensajes : 1740
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
26/150  (26/150)
Experiencia:
8160/790000  (8160/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Legim el Vie 1 Jun 2012 - 4:08

Baje a la planta baja con cierto aire de superioridad, me sentía capaz de todo, y mi espíritu parecía pedirme a gritos que comenzase a destruir y acabar con la existencia de varias cosas. Por suerte había canalizado todo ese deseo de destruir en acabar con los oponentes. Kenzo era un hombre con carácter, serio y distante, podría parecer que era autoritario, mas no era eso, era muy disciplinario. Al parecer estaba convencido de dejar la marina si algo que tenía pensado no salía como planeaba y por ello se sentía dispuesto a colaborar conmigo.
-¡Kenzo! … Son los nuevos miembros del CP1, no te dejes engañar por su rango, al parecer están causando estragos y se tiene entendido que pronto podrían ascender al siguiente rango… si siguen así, en poco tiempo estarán en el CP9.

Sonreí de lado y cerrando los ojos sople hacia mi pelo levantándome el flequillo, la armada revolucionaria estaba verdadera mente bien, tenía topos en todas partes, infiltrados en cada esquina de cada país, y sobre todo, en el gobierno y todas sus instituciones. Esto era algo que no podía hacer como pirata, donde para enterarme de las cosas debía de espiar conversaciones o incluso interrogar, esto como revolucionario ya no era necesario. Conocía cierta información de Azumi Kento por la propia experiencia de luchar con él y de lo que me contaron, en cambio de su acompañante, no conocía mucho, solo rumores que me decían que me mantuviera distante, información que compartí con Kenzo la noche anterior.

Pasaron los segundos y salí sonriente dando unos pasos y alzando la mano derecha con el puño cerrado con fuerza y la sonrisa misteriosa en mi rostro. Cerré los ojos y reí suavemente.
-Vamos viejo, acabemos rápido con esta mierda...

Sentí una gran fuerza en mi brazo y una luz cegadora me rodeo durante breves segundos, al instante un terrible grito agudo y una brisa fresca que me sacudía mis ropajes al mismo tiempo que me aliviaba el calor. Pasada esta luz cegadora abrí los ojos y me acerque al ave que se mostraba ante mi exuberante y llena de poderío, a la cual mire con una sonrisa y asentí.
-¿Me extrañabas viejo?
-Para nada, estaba feliz hasta que te vi.
-Jajajaja… el sentimiento es mutuo…
- Le dije mirando con una sonrisa picara que fue correspondida.

Al instante me subí en su lomo de un salto y mire con mucho esfuerzo hacia la casa de donde salía humo pudiendo divisar con ayuda de mi ojo cyborg a dos figuras. Mire hacia detrás sin saber si Kenzo me observaba y alce la mano izquierda con un corte de manga mientras sonreía. El sabía que quería decir eso y me gustaba hacer esa señal.

Acaricie el lomo del ave y le di un suave toque haciendo que empezase a extender las alas para que al segundo estuviéramos casi en lo más alto del cielo. Me acerque hasta tener bien visibles a mis enemigos a unos 60 metros con una sonrisa en mi cara y desenfunde mi katana Kösen emitiendo esta el clásico ruido similar a una tormenta. Apreté con fuerza la empuñadura y eleve mi brazo derecho con la katana hasta estar tras mi hombro izquierdo, suspire y con toda la fuerza muscular que pude enviar lance una onda cortante de unas dimensiones cercanas a los 10 metros de largo y 4 de ancho de color amarilla que emitía el sonido de las tormentas. Jadee y volví a recoger la katana como hice previamente y lance otra onda similar a la máxima velocidad que pude. Dicho movimiento lo realice 5 veces buscando lanzar a donde estarían en el siguiente movimiento que hicieran desde donde estaban cuando lanzaba las ondas, buscando así la mayor precisión posible en esas 5 ondas cortantes cargadas del haki armadura para ser mas desbastadoras aún. (AMF-Haki Armadura)
-Jum, si eso alcanzase a una persona normal sería atravesada en varios trozos, y si dan en la arena la ola de arena que levante será bastante perjudicial para moverse y ver sin duda, con lo que tendrían menos oportunidad de esquivar…no es un mal movimiento para empezar…
-Si tú lo dices novato…
-Cállate viejo

Mientras hablaba con el tras lanzar los ataques, inmediatamente dimos la vuelta para alejarnos unos 20 metros más para ver con mayor perspectiva los efectos del ataque y esperar un contraataque.
avatar
Legim

Mensajes : 2814
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 25
Localización : La comarca.

Hoja de personaje
Nivel:
92/100  (92/100)
Experiencia:
251000/320000  (251000/320000)
Berries: 999.999.999

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Nocturne93 el Vie 1 Jun 2012 - 16:56

Me encontraba allí aguardando junto a Sinken. No ocurría nada, y entonces me comentó que su habilidad se quedaba en una zona en particular del espacio, y no en los objetos que tocase. Un gran contratiempo.

- ¿Entonces no puedes saber saber si están allí? Que fiasco joder. Debemos estar aten... ¿Que es eso?

De pronto me veo a lo lejos como una especie de ave elevándose desde Alubarna y aproximándose hasta nuestra posición desde las alturas. Me quedé mirándo esa ave fijamente, no era muy común animales así en estas tierras desérticas. Me giré a mi compañero Sinken,

- Oye. ¿Que piensas que puede ser eso?

Volví la mirada de nuevo hacia aquél ser y pude contemplar que estaba totalmente detenido y eso me mosqueó, estaba muy por encima de nosotros, pero pude distinguir una figura montada encima de esa ave, una figura que portaba una katana desenfundada.

- ¡Mierda es Legan Legim, cuidado Sinken!

Entonces me preparé y me puse en guardia con los puños por delante, como no, siempre recubiertos de mis mitones de acero. Entonces algo extraño comenzó a suceder, pude ver como una especie de onda de energía densa arremetía hacia nosotros. Debía de hacer algo para eludirla y en el supuesto de que fuese una trampa dejar libre a Sinken para que pudiera contraatacar. Tarea sencilla.

Concentré el poder del semei kikan en mis músculos y los aumenté de tamaño, aumentando así mi fuerza de un modo muy elevado y rápido. Me posicioné para no perder el equilibrio y puse mis manos protegidas por los mitones preparadas como para detener aquella onda.

De golpe la onda chocó contra mis mitones y del retroceso hundió mis pies en la arena. La potencia de aquella onda era descomunal, desde luego Legan Legim era un tipo al cual había que darle de comer aparte. La potencia de aquél ataque me hacía retroceder pero conseguía mantenerla al margen, hasta que algo que escapaba de mi control ocurrió, pues otra onda venía por detrás de esta y no pude hacer nada para evitar que me viniese también.

- Mierda...

Maldije mientras la segunda onda impactaba contra la primera y hacía a mi cuerpo perder el control que tenía sobre la primera onda, impactándome en el pecho una de esas ondas, pues la primera había sido bloqueada prácticamente, ya que al haber estado detenida su potencia se había ido disipando, y la segunda por el choque contra la primera perdió un poco de energía, aun así me impactó en el pecho y me lanzó como un retroceso hacia atrás, al momento pude sentir como en la posición que estaba caían más, pues pude escuchar el estruendo que hacían al golpear contra la tierra, la cual se elevaba generando una especie de tormenta de arena.

Mi torso estaba dolorido y sangraba levemente con un tajo horizontal en todo el pecho. Rápidamente, al ser mi propio cuerpo, quemé la herida con mi poder, sellandola así y evitando que sangrase, aun que la hemorragia no era abundante, el corte había sido muy prolongado por todo mi torso.

La arena estaba totalmente revuelta y Legim no podría conocer la posición tanto de mi compañero como la mía. No supe cómo habría salido de parado Sinken, pues cuando comencé a detener el ataque le perdí de vista. Esta arena me camuflaría y me permitiría llevar a cabo mi ataque prácticamente sorpresivo.

Concentré mi poder y aumenté mi velocidad hasta los 320Km/h y me moví generando un círculo de polvo en aproximadamente 50 metros de diámetro. Esta vuelta la di para determinar la posición de mi rival en el aire, seguidamente continué dando vueltas, di dos más, pero esta vez movía mis brazos a una velocidad muy superior, mi cuerpo a 320 Km/h para evitar sentir mareos, pero mis brazos a 400Km/h, lo que hacía era coger puñados de arena, aumentaba su velocidad y su temperatura conforme las lanzaba hacia mi rival, eran únicamente puñados de tierra lanzados a 400Km/h, pero estos puñados eran lanzados aumentando la velocidad de movimiento de sus partículas hasta tal punto que de camino se acababan fundiendo. Lo que caería sobre Legim y esa extraña ave sería tierra casi fundida, tierra muy caliente que le quemaría y como mínimo le causaría quemaduras de segundo grado por la cantidad de arena que lanzaba en cada puñado, y que con ayuda del aumento de velocidad le llegarían y hasta pasarían de largo aquellos granos que no le diesen.

Perdigones ígneos. (AF)(HAKI)

Por otra parte con la nube de tierra estaba asegurado de ataques con una buena defensa, mantenía los ojos entrecerrados para evitar que la arena me entrase en los ojos, además al haber generado la nube dentro del área de rango del poder de Sinken, éste tendría también mis poderes y podría defenderse de la nube.
avatar
Nocturne93
Teniente Comandante
Teniente Comandante

Mensajes : 5176
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
79/150  (79/150)
Experiencia:
129795/790000  (129795/790000)
Berries: 360.038.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Kenzo Kaori el Dom 3 Jun 2012 - 3:43

El polvo desértico de los lares de Arabasta, país el cual no dejaba de pasear su arena por el mundo entero, cubría casi la totalidad de la habitación en la que me hallaba, dándole un tono lúgubre y oscuro. Apenas podía atisbarse el camastro individual de recias sábanas blancas que descansaba en una esquina de la estancia; no había sido usado. Tampoco podían atisbarse las letras que manaban de mi pluma sobre el grueso papel que se estiraba en el vigoroso escritorio de madera de pino; ni mi figura sentada, encorvada contra la misiva que redactaba, figura de la cual pendían mortajas y gruesos ropajes para evitar insolaciones por el bochornoso sol que parecía no descansar ni de noche, tan solo disfrazarse de luna.



Y es que las persianas de ese... cuchitril se encontraban caídas. Tan solo un voraz haz de luz que pretendía comerse las tinieblas penetraba en él. Osado; antes le comerían ellas a él.

En ese hotel, alejado de toda civilización, a las afueras de la capital Alubarna, me hospedaba junto con el revolucionario que me acompañó a este viaje de "reconocimiento". Él simulaba descansar en la habitación de al lado, la 204. Yo me alojaba en la 205, la última de todo el hostal; ambas se ubicaban en la última planta.
Todo era calmo; la carta a la rebelión se ensanchaba y crecía con el paso de los segundos que se señalaban con cada de sudor que se escurría por mi nuca. No había "tic-tac", había "plif-plaf". Oh, qué insufrible tortura ésta la de venir al baldío yermo.

Y todo continuó así en su quietud, hasta que, cuando la transpiración me sobresaltó con un escalofrío en la espalda, atendí una especie de explosión en la lejanía, como un trueno cayendo sobre un almohada. Dejando desamparada la estilográfica sobre la superficie del folio, cuya tinta se corrió por la brusquedad, me levanté con ademanes cerrados hacia la ventana y levanté una sola de las múltiples tiras de plástico que recorrían la rejilla. Una nube de polvo, de destrucción, desentonaba con el resto de la tierra que levantaba el páramo árido. ¿Serían...? Justo en ese instante resonaron unos golpes rápidos y secos por las paredes, provenientes de la puerta. Solo tres. Su dueño, sin duda, Legan Legim. Únicamente miré de reojo la entrada -o salida- de mi aposento; posteriormente, mi mirada volvió a encontrarse con la sequedad del paraje. No sabía lo que ocurría ni lo que ocurriría.
Alcancé a otear una silueta alada que se elevaba al cielo bajo mis pies. Sin duda era mi acompañante, que se dirigía a la lucha, posicionada a unos 100m de mi situación. Decidí actuar sin miramientos.

Con un andar firme y decidido, atravesé la destartalada morada y conduje mis pasos fuera de ella, llegando al pasillo ruinoso y desmadejado. Sin ninguna vergüenza, resquebrajé de un puñetazo seco el pórtico de mi frente. Para mi suerte, esa habitación no estaba ocupada, así que pude cruzarla hasta llegar al ventanal individual. Intentando actuar en el mayor silencio posible, dejé a un lado las roturas y decidí abrirla como una persona normal; mas, actuando como un animal, un ser sobrenatural, me aveciné afuera con un salto brusco. Me precipitaba por la parte trasera de la pensión, por lo cual ninguno de los combatientes del otro lado me verían. Al llegar al suelo, mi fruta Logia del Diablo me socorrió, transformando mi impacto de muerte segura en un charco de líquido espeso, viscoso, que comenzó a colarse por entre los gránulos de arena del desierto arabástico. A los cinco segundos había desaparecido bajo tierra.

El resto fue excavar y cantar.
Ahondaba el subsuelo, profundizando a una distancia que, esperaba, alcanzara los 100m. Con una vibración intangible, inaudible, inapreciable, imperceptible para cualquier humano, siquiera para mí, de 2,0º en la escala de Richter (que ocurren con una frecuencia de 8.000 veces al día), descendía y descendía en una diagonal lo suficientemente pronunciada para mantenerme alejado de la zona de batalla. Me dirigía a los 100m, alejado 100m de la lucha. Y, en mi recorrido, dejaba un rastro de petróleo que cruzaba los subterráneos en línea recta. Mi velocidad era bastante lenta y neutral, de 20km/h, pero mi seguridad era suprema. Con todo esto presente, en mi interior comenzaba a presentarse una reacción química repugnante: mis órganos se convertían en puro petróleo, atravesaban mi piel, y me convertían a mí también en un ser de pura negrura.
avatar
Kenzo Kaori

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 42
Localización : Desconocida

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Iro el Mar 5 Jun 2012 - 3:21

Rápidamente, me giré, al tiempo que mi compañero, más adelantado que yo, detenía una ráfaga luminosa, que resulta que el archiconocido Legan Legim, que había salido por fin a la luz, había lanzado en forma de numerosos haces..

Hacia mi se dirigieron algunas, pero gracias al aviso de mi aliado, tuve mayor tiempo de reacción. Activando el poder de mi aliado en mi, aumenté mi velocidad lo suficiente para evadir un par de estos ataques, pero sin embargo, mientras los esquivaba, uno me golpeó en la espalda, haciendo una gran marca con forma de semiluna en ella, que empezó a sangrar. Esto desgarró ligeramente los ropajes arabescos.

Rápidamente, arranqué los restos de estos y de la cúpula de ropajes en mal estado y turbante, salí yo vestido con el típico traje de Gobierno Mundial.

Respiré fuertemente al tiempo que me reincorporaba. El ataque era duro y había hecho más daño del esperado, pero aún podía combatir con casi todos mis efectivos. No me preocupé en aquél momento exacto.

-"Vaya, así que ahí te tenemos pequeña rata" dije sonriendo. Tramaba algo, sin duda, por su cara, así como la ausencia del otro miembro, por lo que se podía tratar de una especie de intento vano de emboscada.

-"Ten cuidado, se trata de una emboscada" dije a mi aliado al tiempo que este efectuaba su ataque.

La herida de mi espalda, se cauterizó por la velocidad de movimiento de mis plaquetas de manera aumentada, no regenerándola pero si impidiendo que manara sangre y se formara una ligera costra protectora.

El antiguo Sichibukai, Legim, montaba lo que parecía un ave, pero eso no lo salvaría en ningún tipo de cuantía. Quizás se tratara de algún objeto con Akuma no Mi, por lo que incluso podría copiarlo de tener una necesidad.

Entonces mi aliado comenzó a ejecutar lo que parecían ser proyectiles de arena candente a gran velocidad que levantaban una gran humareda de polvo, entonces, entrecerré un momento los ojos y volví a activar el poder de mi aliado una vez más.

-"Ilusiones de Grandeza" AMF [Haki]

Cargando mi haki, así como el poder de mi aliado, incrementé la velocidad del viento en ciertas partes, haciendo que este fuera similar a una redirección. El viento se volvió una especie de columnata dirigida de viento hacia el Ex Sichibukai en exclusiva, y esto, combinado con el ataque de mi aliado, y la propia arena, creó rápidamente una especie de pequeño monzón huracanado que se componía sobre todo de arena fundida, similar a lava, que salpicaba en grandes trazas en el interior del propio tornado, que fue dónde se encontraba Legim sobre aquella extraña ave. No solo incrementé la velocidad del viento en su dirección, sino que además, también aumenté la de movimiento de las partículas de arena fundida, con lo que le añadía aun más calor a las partículas fundidas, y mucha mayor intensidad. En un momento, Legan Legim se encontró inmerso en un huracán de unos 300 km/h que estaba compuesto básicamente de Lava, y este le atrapaba, dificultándole totalmente el posible manejo de su ave, así como un posible tipo de defensa, por la enormísima presión ambiental y brutalidad del ataque. Siendo además un usuario de Akuma no Mi de alcohol, los daños de la lava, le harían fenecer en unos momentos. Mantenía yo además, la dirección del monzón de forma que no nos dañara ni a Azumi ni a mi, pero instintivamente, se levantó una nube de arena a nuestro alrededor a causa de los propios vientos, camuflándonos moderadamente.

Mientras tanto, aun así, yo me mantuve muy alerta, pues sabía que Kenzo debía estar acechando cerca.

-"Cuidado Azumi" dije, tranquilo y sereno, pero muy atento.
avatar
Iro

Mensajes : 1740
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Edad : 24

Hoja de personaje
Nivel:
26/150  (26/150)
Experiencia:
8160/790000  (8160/790000)
Berries: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Legim el Mar 5 Jun 2012 - 9:49

Mis ataques no parecían haber tenido tanta potencia como esperaba, no había sido un ataque muy fuerte, la verdad, pero si había sido bastante fuerte y suponía que los oponentes, que aun hábiles tenían un nivel bajo en cuanto a la experiencia acumulada, no tendrían mucho que hacer contra mi ataque.

Trate de mirar sus gestos en el anterior ataque, ver como se mostraban sus ojos y su rostro al ver venir tan potente pero sencillo ataque, pero ni con mi ojo cyborg pude verlo. Era una estupidez pensar si quiera que podía ver sus gestos a tanta distancia.

En pie, sobre el majestuoso ave, observaba como mi ataque iba cayendo sobre mis oponentes, sonreí viendo como lo esquivaban y se movían creyendo que tenían el factor sorpresa al tener la arena removida sobre ellos.
-Idiotas ... puedo veros aunque estéis tras un gran manto negro ...

Mis palabras nunca llegarían a sus oídos, pero las dije a modo de desahogarme de mis pensamientos. Era muy superior a ellos, no pueden hacer gran cosa contra mis habilidades, y menos a tanta distancia, si eso algunas rozaduras.

Guarde mi katana en su funda sonriente y en ese instante se combinaron unos ataques de ellos bastante veloz, mi ojo cyborg y la recién adquirida mejora me salvó de una buena, aunque el estar tan distanciados fue otra cosa que me dio una gran ventaja.

Un tornado realmente bestial era lanzado contra mí, su velocidad era demasiado rápida como para intentar esquivarlo. Quizás pudiese conseguirlo, pero sería arriesgado. Gracias a mi ojo cyborg pude ver ese tornado a una velocidad de unos 60 kilómetros por hora. No podía ir mas rápido con esto, pero si reaccionar con mas precisión y efectividad.
-Mierda ... ¡¡¡Eso viene muy rápido!!!

-¡Busoushoku Haki!

Alce la mano hacia delante suspirando y cree una armadura de haki bastante amplio para protegerme de cualquier ataque directo hacia mi cuerpo y el ave que me tenía volando. Tenía pensado que eso sirviese para protegerme completamente de cualquiera de los dos ataques que venían hacia mi, pero fue un error pensar eso, ya que aunque era cierto, los dos ataques estaban combinados y eso hacía que aunque su velocidad se redujese, la potencia ascendiera drásticamente.

Aguante bien el choque de su ataque contra mi gracias a la armadura, sin embargo, cuando el ataque ya había casi finalizado, mis brazos comenzaron a flaquear.
-Oe viejo, vuela hacia abajo, lo suficiente para esquivar este ataque mientras aún lo puedo bloquear.

El ave me hizo caso y bajo rápidamente, mis brazos flaquearon y y rápidamente me los lleve al rostro tapándome los ojos y demás. Debido a que el pajaro había descendido el ataque impacto contra mi apenas unos segundos en los cuales me había producido algunas quemaduras en brazos y pecho junto a varios arañazos y rasguños.

Caí sobre el lomo del ave y este ascendió mas de la posición anterior dejando nuestra situación a 100 metros sobre la cabeza de los oponentes donde me levante respirando tranquilamente y con las manos en el lomo del ave sintiendome ya un poco mejor.
-Aj ... los subestime ...

Estaba justo sobre ellos teniéndolos perfectamente localizados, era hora del siguiente ataque.

Susurre algo al ave en su oído y sonriendo desenfunde las katanas para luego correr por el lomo luego saltar en el aire y girar sobre mi mismo a la máxima velocidad al mismo tiempo que caía en picado en el momento en el que lo hacía. Creaba un tornado de ondas cortantes que bajaban en picado hacia la ubicación de los oponentes y cada vez se hacía mas grande y adquiría mas velocidad y potencia. [AF-Haki]

Tras bajar unos 25 metros silbe y deje que el tornado de ondas cortantes siguiera bajando para separarme de el y ser recogido por el ave que nuevamente me elevaba a la situación inicial en el ataque, a 100 metros de los oponentes observando mientras tocando el lomo del ave respiraba profundamente observando el ataque.
avatar
Legim

Mensajes : 2814
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 25
Localización : La comarca.

Hoja de personaje
Nivel:
92/100  (92/100)
Experiencia:
251000/320000  (251000/320000)
Berries: 999.999.999

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Nocturne93 el Vie 8 Jun 2012 - 18:29

Tras realizar mi ataque me quedé contemplativo, observando aquélla humareda que ya se iba desvaneciendo. Sinken realizó un ataque junto al mío, pero al parecer la suerte no corría de nuestro bando.

Conforme me detuve observé a Sinken detenido también. Había en el aire una especie de viento ígneo a toda velocidad que iba hacia Legim. Era un ataque perfecto, no podría evadirlo, le teníamos justo donde queríamos... Caso error.

Tal fue mi asombro cuando de pronto me veo al ex-shichibukai renegado emerger por delante con tan solo un par de quemaduras. Salió de aquél viento infernal con nada más que un par de quemaduras, o por lo menos eso se podía observar a simple vista desde mi posición. El levantamiento de polvo prácticamente se había extinguido, y este volvía a asentarse sobre el terreno.

Noté que mis pies se iban hundiendo mientras permanecía quieto. Realmente era algo muy complicado el mero hecho de andar por aquél desierto, suerte que con mi poder de akuma no mi, eso no me ocurriría a mí. Me quedé contemplando las arenas durante unos segundos. El hecho de que todavía no había aparecido el marine renegado me daba que pensar... Si mal no recordaba el tío poseía una akuma de petroleo, y era de naturaleza logia... Era realmente complicado pero podría estar en cualquier lugar.

Dejé de pensar en el ex-marine a mi parecer, pues mi compañero Sinken detectaría cualquier enemigo con poderes acercándose. Dejé de preocuparme pero me mantuve atento. Volví la mirada al cielo nuevamente y esta vez observé algo nuevo, lo que parecía... ¿Un suicidio?

Legan Legim caía en picado blandiendo sus dos katanas. Cortaba el viento descendiendo a una gran velocidad por acción de la gravedad. Mi primera impresión fue la del suicidio, pero lógicamente un tipo con tal currículum de atrocidades no se suicidaría. En un momento mi mente vio la luz, justo cuando el revolucionario comenzó a girar a gran velocidad. Lo vi claro.

- ¡SINKEN CÚBRETE!

Comenzó a generarse lo que me pareció ver una especie de aura a su alrededor, mas en realidad se trataba de una ingente cantidad de ondas cortantes generando una especie de tornado. Rápidamente ese tornado llegó hacia el borde del terreno. No tardé en activar una de mis habilidades especiales como usuario del rokushiki, tal vez la que mejor serviría para esto.

- ¡Kamie!

Las enormes ondas cortantes comenzaron a aproximarse, pero gracias a mi Kamie conseguía eludirlas con rapidez y precisión. Lo iba a conseguir, ya casi había conseguido aguantar, cuando de pronto mi técnica resultó no ser lo suficiente. Desde mi izquierda una potente onda chocó contra todo mi brazo, y detrás otra onda más. No me llegaron a impactar más ondas cortantes por el mero hecho de que con el impacto de la segunda sufrí un potente retroceso que me lanzó lejos del lugar.

Aterricé en el suelo tras dar dos vueltas de campana en el aire, mi cuerpo apareció semi-enterrado en la arena por el impacto y me encontraba boca abajo, padeciendo un intenso y profundo dolor que me recorría todo el brazo izquierdo, un dolor agudo, punzante, sumado a una sensación húmeda que discurría por mi antebrazo, y cuyo origen se encontraba en el punto más alto del hombro.

Con mi puño derecho me apoye en la tierra e incorporé mi cuerpo, quedando así arrodillado. En el lado izquierdo de mi cabeza había lo que parecía una brecha, pues un pequeño hilo de sangre discurría por mi sien hasta la barbilla, desde donde goteaba ligeramente. Jadeé como si estuviese cansado, mas en realidad estaba conteniendo un dolor inaguantable.

Volteé mi cabeza hacia la izquierda y pude observar un gran chorretón de sangre discurriendo por todo mi brazo, del cual tan solo sentía dolor. Intenté moverlo, mas los intentos no generaron más que una enorme punzada de dolor que me hizo retorcerme con un alarido de dolor.

- ¡GUAAGGGGG!

Lo contuve todo lo que pude, mas no podía evitarlo. Un gran corte se hallaba por todo mi brazo izquierdo, el dolor era insoportable y mi concentración comenzaba a fallar. Mi dominio del kamie todavía no era suficiente como para enfrentarme a tal ser, un tipo con un poder muy superior al cual yo podía esperarme. Por algo era alguien tan conocido. Maldije en ese momento, y entre dientes, aquél que me mandó completar esta tarea, maldije a la jefa por obligarme a combatir junto a Sinken, maldije a Legan Legim por haber destrozado mi brazo. Me maldije a mi mismo por haber sido tan ingenuo.

Cerré los ojos y apreté los dientes, cerré la herida al igual que había hecho antes con mi corte en el pecho, mas en esta ocasión me costó mil horrores aguantar la concentración, y no supe ni cuanto había tardado en hacer eso, pues mi sentido del espacio y del tiempo se había reducido tras el ataque. Lo único que sabía es que había perdido un brazo, y que la arena ya se había posado sobre el suelo nuevamente, en esta ocasión podía observar directamente al revolucionario y ex-shichibukai Legan Legim, y él me observaría a mí. Tenía pensada una estratagema que podría llevarme la victoria o la muerte directa. Tan solo necesitaba un apoyo de Sinken.

Me giré hacia él. Si me observaba podría ver rastros de sangre en mi rostro, la ceja derecha con una diminuta brecha causada a raíz del golpe contra la arena tras el ataque de Legan. Me aproximé lentamente, le susurré algo que tan solo él sería capaz de entender, y aun que el resto escuchase jamás comprenderían.

- La hora llegó Sinken, o él o yo... Ya sabes lo que hacer.

Cerré los ojos y me concentré fuertemente. Activé mi semei kikan, mas únicamente concentré la habilidad en mis piernas, comencé a activar la musculatura de una forma muy elevada, hasta tal punto que tras llevar a cabo mi acción me quedarían prácticamente inservibles por el exceso de energía que gastaría, además de el tremendo esfuerzo que ejecutaría.

Me concentré, y comencé a sentir una especie de aura invisible recorriendo mi cuerpo como viento soplado en sentido contrario a las agujas del reloj. Lo sentía, mis músculos comenzaban a sobrepasar su límite, me la estaba jugando todo a una carta, y viajaba solo, mas necesitaba la defensa y protección de mi camarada, ahora que estábamos tan solo contra una persona debía de ser así, por lo menos mientras Kenzo Kaori no apareciese en el terreno de combate.

Abrí los ojos y mis cabellos sufrieron una pequeña sacudida, estaba preparado, los músculos de mis piernas habían alcanzado su máximo potencial, incluso lo habían sobrepasado, y ahora mis piernas las sentía muy calientes, como a punto de explotar por el exceso de bombeo y el rápido crecimiento muscular en tan poco tiempo. Pero no me bastaba con eso. Aumenté mi temperatura a 340Km/h, el máximo que podía soportar en condiciones normales, el máximo que aguantaba sin comenzar a ver borrorsas las cosas.

En cuestión de un instante me agaché y me impulsé hacia las alturas. Disparado como un misil por la potencia generada en mis piernas y la velocidad de ejecución, me dirigía hacia el ave que Legan Legim cabalgaba en los aires. Tenía muy claro mi objetivo, sabía que Sinken no me traicionaría, aun a pesar de nuestras pequeñas diferencias, las cuales nos volvían la perfecta pareja de lucha, no sentímos compasión el uno del otro, utilizamos en cuanto podemos su habilidad y si el otro quiere suicidarse poco nos importa con tal de derrotar a nuestro enemigo. Sabía que con tal de derrotar al afamado capitán Legan Legim sería capaz de hacer cualquier cosa.

Sobrevolaba hacia arriba, directamente hacia Legim a una gran velocidad, y tenía bien claro lo que haría nada más llegar. En entrar en contacto con aquél ave haría arder cada una de sus plumas, como poco me importaría salir con vida de allí si no conseguía acabar con el maldito revolucionario y ex-pirata, me posaría sobre el animal mientras este ardía en llamas por sus plumas, y a una velocidad de 360Km/h correría en un único paso, o como mucho dos si la distancia era la adecuada, y le asestaría una potente tanda de puñetazos dirigidos al torso de Legan Legim. Puñetazos a 360Km/h con el duro mitón de acero de mi brazo izquierdo. Una serie de golpes asestados a sus costillas, diafragma y a la zona de ubicación de su corazón, con un último derechazo en su cara que como mínimo le dejaría sin dientes.

Voluntad ignita (AB)(HAKI)
avatar
Nocturne93
Teniente Comandante
Teniente Comandante

Mensajes : 5176
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
79/150  (79/150)
Experiencia:
129795/790000  (129795/790000)
Berries: 360.038.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Kenzo Kaori el Sáb 9 Jun 2012 - 1:15

Mi recorrido subterráneo continuó en paz, sin ninguna irregularidad. Todo se cocía según lo planeado, y el viaje a 100m de la superficie fue, incluso, estimulante. Por el camino me encontré con una mamá topo dando de mamar a sus hijos, con un cofre lleno de tesoros oxidados, con una escuela de lombrices (éstas iban con corbata y gafas), algún que otro esqueleto, un conejo con chaleco y sombrero que llevaba incluso más prisas que yo, un cuervo llorando y una paloma blanca sonriendo. En conclusión, una maravilla.

Dejando a un lado las distracciones para mi viaje, desde la superficie me llegaban unas potentes vibraciones dignas de una buena batalla. Así pues, frené mi excavación en ese punto, que deberían ser unos 140m bajo tierra justo en el subsuelo del enfrentamiento.
Allá era todo frío, húmedo, como si fuera otro mundo. La arena del desierto se tornaba de tonos grisáceos y negros, recordando a mi propio petróleo; tal fue mi curiosidad, que la acaricié con un dedo, y pude notar cómo se deshacía espesa y gruesa en la palma de mi mano. Realmente me planteé si ahí debajo habría agua.

Olvidándome de los análisis, pues la tierra ya se me caiga encima, me posicioné en una postura ofensiva, apretando fuertemente los puños. Mi figura, como ya se ha mencionado, se había transformado en la de un monstruo de petróleo. Todos mis órganos, yo mismo, era y desprendía ese líquido espeso, viscoso y denso que no cesaba de gotear, realzando su toxicidad. Mis ojos desaparecieron del mapa, mudando a una oscuridad incierta. Mis labios, más gruesos ahora, hicieron resaltar mi apretón de dientes, en el cual se denotaba la fuerza que comenzó a manar de mi ser para el siguiente acto. Mi ropa fue consumida por el peso del elemento, o resquebrajada por el camino, y mi piel convertida en una coraza tan dura como el mármol y tan maleable como un chicle. Desnudo.
No sabía lo que sucedía allá arriba, podía incluso reinar nuestra derrota, solo sabía que el show debía continuar.



Así, comencé a rezumar una ingente e incontable cantidad de petróleo de una manera pomposa, cubriéndome a mí totalmente, y empujando éste hacia arriba, muy poco a poco. Este alquitrán parecía abrirse paso impulsando la arena, casi la tierra, hacia arriba, fluyendo en borbotones de un tamaño considerable. Restaba metros de distancia con la superficie, aparte de seguir descendiendo y cubriendo los alrededores. Así, de 140m, la cercanía fue de 130m, cubriendo un perímetro a mi alrededor con un radio de 10m. Mi elemento, tan pastoso, tan gelatinoso, se movía comprimido, prensado, y en esos 10m a la redonda habían, sin titubeos, unos 20.000l de este líquido tóxico, y aumentaba 20.000 más a cada 10m que acaparaba a la redonda.

Mi vista se había fundido con la negrura de mi poder, y solo podía sentir por dónde se movía, a cuánta distancia, con cuánta fuerza. Me di cuenta de que me pesaba, me ahogaba "vaciarme" de esa manera, y la fatiga me embaucó para pararme a 100m de la superficie, con 80.000l comprimidos en 40m a mi redonda. La bolsa de petróleo que se formó en el subsuelo tenía tal capacidad, tal envergadura, que podía aterrorizar a alguien que lo viese en tercera persona. Mi vista, en estos momentos, era opaca, y no alcanzaba más que el hedor del queroseno y su densa composición, que casi me aplastaba a mí.

Eran, sin más, 80.000 litros en un radio de 40m que tenía de núcleo mi cuerpo cansado; a 100m bajo el combate, esta bolsa de petróleo, este fenómeno, era espeluznante.

Me sentía... flotar en esa oscuridad. La tiniebla me abrazaba, y puede que mi primera embestida llegara a ser la última, no lo sabía, mas ahí, acunado por el lecho de una masa inicua, villana, mi corazón estaba en paz, agotado y herido, pero en paz. Tal era la quietud que se respiraba en ese sinónimo de muerte, que nada parecía ocurrir. Allá arriba, en la superficie, ocupados los humanos como siempre están con sus azarosas guerras, nunca podrían notar semejante acontecimiento colosal, babilónico para mí, que era el dueño de tanta fastuosidad. Avaricia residía en este malvado plan.
Una turbulencia de 2,05º en la escala de Richter era lo más perceptible, algo... imperceptible para el ser humano, valga la redundancia.

El relax me acogió, y, sin quererlo, casi como sumido en un letargo, mi Bosoushoku Haki empezó a extenderse por todos esos 40m que acaparaba el petróleo... Entonces, esto me reanimó.

Como vuelto a la vida de otro mundo, las tinieblas de mis ojos que encarnaban a la noche abrieron de par en par sus sombras, gritando sin voz.
De mi cuerpo, una convulsión repentina me hizo liberar otros 20.000l más con otro radio más de 10m. ¡Ya estaba tan solo a 90m de la superficie con esa bomba de 100.000l de petróleo condensado! La misma tierra subterránea se quejaba, sus raíces agarrotaban esa pelota como suplicando que les absolviera de esa cadena cual condena. El suelo comenzó a temblar, y esta vez de verdad.

Comenzó un seísmo de 5,0º en la escala de Richter que, a cualquier terrestre, le desorientaría por tal potencia repentina. Esto ocurrió durante tres segundos, tiempo en el que mi perímetro de 50m a la redonda cargado con petróleo retrocedió cinco metros para, luego, explosionar con una fuerza inmensa, grandiosa, plantándose en otros tres segundos en la superficie, cruzando los 95m que le separaban de allí.

Apareció en la superficie con un temblor de 7,0º en la escala, y éste fue aumentando hasta 7,5º, no más. En todo este tiempo, el petróleo ascendió en una columna vertical que se esparció por todos lados al alcanzar el exterior, dejando paralizado a todo el que tocara, con riesgo de intoxicación si atravesaba los poros de la piel, con mareo asegurado por el fortísimo olor. Se expandió el líquido negruzco, rozó los cielos, y el estruendo pudo escucharse a más de 10km de distancia, ¡y parecía no dejar de surgir de debajo de la tierra, como si se desangrara el infierno! 100.000 litros que se avalanzarían sobre cualquier inoportuno sin suerte que estuviera bajo su atenta y mortal mirada, la cual rugió, comió y destruyó los alrededores.

Meikai no shukketsu... (AB) (Haki)

Mi voz cansada murmuró, y luego descansó.
Había utilizado más energía de la pensada. Resté a 140m de la superficie, mientras me arrollaba alrededor todo el alquitrán y ascendía, ascendía... Me alcanzó un rayo de luz, pero ni siquiera me inmuté.

Allá arriba, muy lejos de mi lugar, la devastación y el caos arrasaban con brutalidad. El amarillo del desierto se tornó oscuro, como la vista de todos, y la vista nada alcanzaba puro.
El petróleo lo había engullido todo, y es que podía ser el peor de los males cuando reventaba en una bolsa subterránea bien cargada. Incluso para mí...
avatar
Kenzo Kaori

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 42
Localización : Desconocida

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Legim el Dom 10 Jun 2012 - 16:44

Mis oponentes eran más débiles que yo, y el mantener la distancia de ellos me hacía tener una gran ventaja contra ellos, pero eran dos contra uno, y el enviar ataques potentes hasta ellos era algo que me dejaba bastante cansado, no era algo que cualquiera podía hacer, el enviar esos ataques a tan larga distancia y que sean medianamente efectivos. Realmente, estaba agotado, y las quemaduras de antes me hacían tener escozores varios. Por suerte tenía conmigo a mi noble compañero sobrevolando los cielos, este por sus habilidades curativas llevaba un tiempo sanándome, a un ritmo muy lento, ya que su capacidad es así de pobre aún, pero algo ayudaba, y a parte me devolvía parte de mis fuerzas, aunque también a un ritmo lento.
-Jejeje, si ahora Kenzo hace lo que planeamos, esos dos estarán muertos… espero que no salga ningún imprevisto…

El combate había salido tal y como habíamos planeado ambos en el comienzo, yo había salido a enfrentarme a ambos sufriendo sus golpes y cansándoles todo el tiempo, sin duda había logrado cumplir mi parte, ahora Kenzo debía de estar cumpliendo su parte, entrar en las profundidades de las arenas, a bastante distancia, y desde allí lanzar una bomba de petróleo que explotaría en todas las direcciones sin duda alguna llenando a nuestros oponentes de petróleo, intoxicándolos y dejándolos sin posibilidad de movimiento, sin contar la alta temperatura que cogería el pegajoso petróleo que les podría causar unas buenas quemaduras. Finalmente desde los cielos lanzaría varias flechas de fuego hasta ellos haciendo arder el petróleo, quemándolos y haciendo que se intoxicasen con el vapor que desprende el petróleo. Sin duda, era un ataque que si salía, mataría a cualquiera, y más a dos jóvenes novatos de la primera categoría de la Chiper Pol.
-Para nuestra fortuna… todo está saliendo a pedir de boca… - Dije acariciando la cabeza del ave y mirando a nuestros oponentes sufrir mis ataques.

Uno de ellos había logrado esquivar con una habilidad talentosa el ataque, aunque había sufrido algunos daños en su brazo dejándolo bastante dañado.
-¡Psh! Eso también lo sé hacer yo…

Mire al otro oponente y al parecer el ataque le había pillado desprevenido, había recibido el ataque de lleno, sufriendo multitud de cortes de cierta gravedad.
-¡Tsk! Uno menos… lástima que aún quede en pie el más talento…

No pude finalizar la palabra al verle quieto, mi ojo cyborg detectaba en él una subida sobrenatural de la temperatura corporal, con gesto serio envaine mis katanas y lleve las manos hacia delante creando una cúpula de alcohol que nos rodease al ave y a mi sin dejar de mirarle. El oponente volvió a hablar algo con su camarada bastante afectado y me miro serio dispuesto a atacar.

-Tienes talento … pero has de aprender aún un par de cosas … tu camarada esta fuera de juego, poco podrá ayudarte … - Dije en voz alta como si él se fuera enterar, cosa que no haría debido a la gran distancia que había entre ambos.

En un abrir y cerrar de ojos mi ojo cyborg activo automáticamente la visión ralentizada de lo que estaba viendo. Mi oponente había aumentado alarmantemente su temperatura, pero también su velocidad, y estaba aproximándose a una alta velocidad hacia mí con una mirada de determinación que casi hace que se me hiele la sangre.

Prepare la defensa rápidamente y reforzando la cúpula de alcohol deje mi cuerpo 100% humano, de carne y hueso sin nada de alcohol. Preveía con mi mantra sus intenciones, una fuerte lluvia de puñetazos vendrían a mi costado, y otra a mi cara con una gran potencia y velocidad. Justo cuando estaba entrando en contacto con la cúpula levanté mi rodilla izquierda hasta mi cuello y puse mis brazos y puños cubriéndome varios órganos y colocando mi cabeza tras mis puños. De esta manera lograría proteger mis órganos vitales y solo dañaría mis extremidades.

Al entrar el oponente en contacto con mi cúpula, toda esta ardió y cayó sobre nosotros quemándonos a ambos, con los ojos cerrados trate de soportar las quemaduras, tanto el ave como yo y mi oponente estábamos ardiendo debido a esto, pero a mi oponente no parecía preocuparle, seguía golpeando y dejándome los brazos y la rodilla izquierda totalmente k.o, notaba como los huesos se rompían al igual que mi rodilla, y el sufrimiento del dolor me hacía cerrar mas los ojos apretando los dientes soportando los golpes como podía. Esta soberbia ola de puños parecía que nunca se iba a detener y empezaba a oler a quemado por nuestras pieles y pelos ardiendo, tenía que salir de su contacto y solo se me ocurrió una forma. Deje mi mano caer sobre el pico del ave que no dejaba de chillar y sobrevolar aguantando las quemaduras. Al notar este mi mano se convirtió en un haz de luz que se fue encogiendo y enrollando en mi brazo derecho formándose un brazalete ardiente por el fuego.

Abrí mi ojo cyborg y pude observar a cámara lenta los golpes, mi pie derecho que aún no había recibido daños lo levante y le metí una patada en su rodilla aprovechando el impulso para alejarme de él. Ambos caíamos en el vacio al no tener el soporte del ave y gracias a la caída el viento hizo que el fuego dejara de quemarme, perdiéndose en el aire.

Silbe con fuerza y el brazalete salió de nuevo recogiéndome y ascendiendo hasta la altura de 115 metros sobre el suelo. Esta vez estaba solo de nuevo, y pude ver a mi oponente cayendo al suelo desértico. Jadee varias veces y me abracé al ave recibiendo su energía curativa y observando la caída del oponente. Estaba bastante agotado, apenas veía bien, veía el suelo del desierto moviéndose salvajemente e incluso el suelo quebrándose, me plantee si era a causa de mi estado físico o era el ataque de Kenzo, pero entonces vi una gran mancha negra saliendo de esas grietas y desperdigándose por todos lados, ahogando en el al otro oponente por completo. Si no había muerto ya, ahora lo acababa de hacer seguramente, sin embargo no veía al otro oponente, el que acababa de golpearme, estaría en unas condiciones penosas debido al esfuerzo del ataque seguramente, añadiendo los daños asumidos, por lo que seguramente debía de caer en picado a ese extenso mar de petróleo que se extendía por las arenas del desierto ahora negro. Jadee y me reincorpore con mucho esfuerzo, deje caer mi mano izquierda, la menos dañada, hasta mi bolsillo para encender una cerilla, jadeando había logrado encenderla y la puse frente a mí. Mirándola abrí la boca y escupí a una gran velocidad 100 grandes gotas de alcohol que al pasar por la cerilla se convertían en flechas de fuego que se dirigían al petróleo que había abajo. De mis pies dejé caer una cascada de alcohol de 10 litros que caía hasta el petróleo y finalmente solté la cerilla para que cayera igualmente en el petróleo.[AB-Haki]
-Rápido… aléjate de aquí todo lo rápido que puedas y en el camino vuela lo más alto que puedas, no se los efectos que tendrá todo esto, pero si explota será una explosión bastante grande…

El ave resentido por las quemaduras agitó sus alas y voló a una velocidad de 230 km/h hacia el norte escapando de la posible explosión.

Jadeando cerré los ojos y tomaba el poder curativo del ave para curarme. No me iba a curar en cuestión de minutos, las heridas que había sufrido tardarían algunas semanas en sanar sin duda, pero iba a acelerar el proceso todo lo que pudiese.

Por lo menos estaba vivo, el petróleo al salir causo un movimiento sísmico bestial, tanto que el suelo se había quebrado y dejó escapar unas cantidades épicas de petróleo. Kenzo había gastado todas sus fuerzas en ese movimiento, ahora debía de estar agotado, pero sin duda había cumplido su parte y el ataque había surgido efecto. El petróleo había ahogado a uno de los oponentes por completo tal y como pude ver, mientras que el debía de haber caído en picado hasta el petróleo que bien acabaría incendiándose por completo o explotando. No sabía que iba a ocurrir, pero sin duda, habíamos logrado un ataque de dimensiones bíblicas.
-Buen trabajo Kenzo … te dije que esta estrategia funcionaría … -Dije en un suspiro al cielo sonriente.


Agotado cerré los ojos y comencé a dormir sonriente confiado en que el plan hubiese salido a la perfección. Mi cuerpo estaba totalmente inservible, los brazos rotos con moratones e incluso deformaciones por las roturas de los huesos, mi pierna izquierda con la rodilla rota, y mi cuerpo entero quemado de gravedad, con ayuda de mi ave, y con suerte, la cura llevaría más que semanas en finalizar.
avatar
Legim

Mensajes : 2814
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 25
Localización : La comarca.

Hoja de personaje
Nivel:
92/100  (92/100)
Experiencia:
251000/320000  (251000/320000)
Berries: 999.999.999

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Nocturne93 el Dom 10 Jun 2012 - 19:15

Las quemaduras abrasaban cada parte de mi cuerpo. El intenso fuego daba la sensación de encontrarme en el mismísimo infierno, en el epicentro donde aquél mítico calor emanaba. Todo aquél calor infernal, ese ataque de doble filo, previsto para acabar con el ex-shichibukai y revolucionario.

Mis piernas se habían dolorido de una forma brutal al generar tal salto. Había ascendido aproximadamente 100m según mis cálculos, tal vez más, era bastante obvio que si me mantenía en pie era por la subida radical de adrenalina que mi cuerpo había generado. No sentía más que dolor y calor, y el cuerpo de Legan Legim siendo impactado por mi puño derecho.

Me disponía a asestarle el último derechazo directo en su mejilla izquierda, mas al parecer me leyó las intenciones, pues cuando preparé el golpe aprovechó para asestarme una patada para alejarme. Únicamente fue un golpe destinado a apartarme, pero debido a la flojera de mis piernas caí de espaldas sobre el lomo de aquella ave, la cual también estaba ardiendo. Realmente me impresionó que aquél extraño pájaro no se retorciese, aguantaba el dolor de las quemaduras de una forma increíble, y parecía como si no le hiciesen nada más que daño.

Caí tumbado totalmente, mas eso no fue el final de la caída. Pude ver aquél pájaro brillar con un extraño tono que se me antojó dorado. Digo que se me antojó, pues mi cansancio era ya muy elevado debido a la falta de mis extremidades. De un modo no muy acelerado, pero tampoco reducido, el ave se transformó en una especie de brazalete, el brazalete que Legan Legim siempre portaba, y que en ese momento se encontraba suspendido en el aire.

"Maldita sea, esto lo desconocía sobre él" Me maldije a mí mismo debido a mi ignorancia, mas mis pensamientos se desvanecieron en cuanto mi cuerpo comenzó a descender a gran velocidad. Pero no fui el único, pues Legan Legim también caía no muy lejos de mí. Podía ver sus brazos totalmente amoratados, se notaba que estaban muy dañados, y me pareció ver su pierna izquierda hacer algún movimiento raro. Era como si tuviese las articulaciones dislocadas, algo que me alegraba, pues mi compañero ahora sería capaz de acabar con él.

Pero algo inesperado había ocurrido de mientras yo ascendía, y tan solo con llevar mi mirada a tierra toda esperanza se desvaneció. Allí, tan solo una enorme mancha negra. Una especie de géiser aparecía en lo que venía a ser el centro de aquella mancha negra. Un líquido espeso había estado emergiendo. Un estrepitoso estruendo se pudo escuchar de pronto, la tierra se retorcía, un temblor de tierra de grandes proporciones. La corteza terrestre se abría para dar paso al chorro de aquella sustancia.

"No puede ser... ¿Kaori?" Fue mi pensamiento cuando el intenso olor a petróleo invadió mi nariz e inundó mis fosas nasales. No cabía duda alguna, eso era el petróleo de Kenzo Kaori, y era el petróleo como jamás se había visto, una ingente cantidad de esa oscura sustancia líquida que cubría todo el suelo... inclusive parecía haber absorbido a Sinken Rahimu, esto no pintaba nada bien, estábamos acabados, pues mis energías estaban ya sentenciadas si deseaba sobrevivir.

No lo dudé apenas un instante, concentré todo mi poder sobre mi mano derecha, la cual todavía estaba entera. Caía a una velocidad pasmosa, según lo que podía sentir por mi akuma superaba los 50Km/h, y la caída no sería moderada precisamente. Me concentraba y detenía todo movimiento alrededor de mi cuerpo, pero especialmente de mi mano. Cerré los ojos, todo estaba ya dicho.

Caí en el mar de petróleo, el cual no cesaba de emerger. Conforme mi mano hizo contacto con el petróleo, este se solidificó mientras se congelaba. La ventaja es que no llegué a introducirme enteramente en el petróleo, tan solo medio cuerpo, de cintura para abajo, el inconveniente es que se congeló instantáneamente, por lo que mi cuerpo chocó golpeando aquél duro petróleo que había generado, e incluso se quebró y me salpicó petróleo hasta en la cara, petróleo que nada tardó en congelarse.

Un par de costillas de mi torso quedaron completamente quebradas, y mis piernas quedaron atrapadas entre el petróleo que se iba congelando poco a poco. Con la vista hacia abajo, la frente apoyada en la placa helada de petroleo, y la mano extendida, sumergida en dicha placa, mis jadeos no cesaban. Con sumo esfuerzo, había conseguido congelar gran parte de aquél charco de petróleo, mas no había conseguido hacer nada por Sinken, cuyo paradero desconocía totalmente.

El suelo no paraba de temblar, un horrible temblor que unido al hedor del petróleo, y mi cansancio aumentado, hizo que la vista se me nublase. Había sucumbido ante el maldito revolucionario, aun que me sentía bastante bien conmigo mismo, ya que había conseguido dañarle hasta un punto extremo.

Entonces lo recordé, Legan Legim caía junto a mí, y no supe que había sido de él. Levanté la cabeza costosamente y enfrente de mí, en una parte próxima de esa placa de petróleo congelado, pude ver una gota de fuego caer. No me gustaba nada, eso estaba muy mal. ¿Acaso no había conseguido derrotar a Legim? Parecía una idea descabellada, pues sus extremidades estaban destrozadas, y su ave había desaparecido, caía junto a mí desde las alturas.

Saqué la mano del petróleo solidificado, y esa zona quedó quebrada con un hueco ahí en el lugar. Giré mi cuerpo lo que pude, ya que mis piernas estaban completamente bloqueadas, llevé mi vista a las alturas y pude ver una especie de lluvia de fuego, una lluvia de fuego que emergía toda de un mismo punto y se aproximaba toda a mi posición, a mi cuerpo y la enorme placa de petróleo congelado. En su origen pude ver una figura, mas mi vista se hallaba nubla.

Una de esas gotas de lluvia venía directa hacia mi espalda, no podía evitarlo, me impactaría... Y así lo hizo. Mi espalda ardía debido a la ausencia de mis ropajes, de mis energías restaban las necesarias para mantenerme consciente, estaba condenado. No lo dudé ni un segundo, sabía que todo aquello había acabado, con un trágico desenlace para el Cypher Pool. Gasté mis últimas energías en congelar aquella gota ígnea que había en mi espalda, entonces me dí cuenta de que realmente no me quemaba, sino que mis quemaduras anteriores ardían al contacto con esa gota. No cabía duda entonces que se trataba de alcohol, alcohol en estado puro.

Legim había sobrevivido, y su ave también, y pronto todo esto se convertiría en el mismísimo infierno. En cuanto el petróleo se derritiese se prendería fuego, y yo ya no podía ejercer algún movimiento. Mis energías me abandonaban, mi consciencia se apagaba, mis sentidos dormitaban. Lentamente, mientras mi cuerpo resbalaba hasta estar tumbado, mis ojos se cerraron. Me introduje de lleno en el mundo de los sueños, del cual posiblemente no volviese a salir con vida.

avatar
Nocturne93
Teniente Comandante
Teniente Comandante

Mensajes : 5176
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Edad : 24
Localización : Ni yo lo se

Hoja de personaje
Nivel:
79/150  (79/150)
Experiencia:
129795/790000  (129795/790000)
Berries: 360.038.945

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Derek Van Der Draken el Miér 13 Jun 2012 - 17:34

Siento no poder hacer algo más largo, pero estoy muy ocupado y una descripción del combate detallada me llevaría mucho tiempo, y no dispongo de él.

Me he leído todos los posts, y declaro ganadores a Legim y a Kenzo.

Las mayores faltas las ha cometido Iro. Dacren tubo que pedrile que editara ciertas cosas, y además le he pillado inventandose ataques y cosas que no puede hacer, como cito textualmente:

"Cargando mi haki, así como el poder de mi aliado, incrementé la velocidad del viento en ciertas partes, haciendo que este fuera similar a una redirección. El viento se volvió una especie de columnata dirigida de viento hacia el Ex Sichibukai en exclusiva, y esto, combinado con el ataque de mi aliado, y la propia arena, creó rápidamente una especie de pequeño monzón huracanado que se componía sobre todo de arena fundida, similar a lava."

Que yo sepa, la Akuma de Noc, solo le permite controlar su propia velocidad, no la de elementos externos como el viento. Lo que no se, es como lográis fundir la arena, ya que ninguno de los dos tenéis poderes caloríficos o similares, y porque hagáis que la arena caliente de vueltas, muy rápidamente, no creo que pase. Además, como el ataque era imposible debido a lo que he comentado.

Y está claro, que el ultimo ataque ha sido definitivo a favor de Legim y Kenzo.

Por tanto ganadores Kenzo y Legim, felicidades.
avatar
Derek Van Der Draken

Mensajes : 1082
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iro&Nocturne VS Legim&Kenzo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.