Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Señor Nat (7245)
 
Nocturne93 (5268)
 
Lion L. Kai (3038)
 
Legim (2814)
 
Ikaru (2793)
 
Ryuta L. Fiamma (2313)
 
Alwyn (2201)
 
AlexEmpanadilla (2193)
 
Sawn (2161)
 
Webmaster (2132)
 

Todas las imágenes utilizadas en el foro a excepción de los avatares de los propios users y sus creaciones pertenecen a One Piece (ワンピース Wan Pīsu?). Este es un manga japonés creado por Eiichirō Oda y llevado a la versión anime por Kōnosuke Uda, actualmente el anime es realizado por Toei Animation y se transmite en Fuji TV. Comenzó a publicarse en Weekly Shōnen Jump desde el 4 de agosto de 1997.

Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Señor Nat el Miér 18 Jun 2014 - 3:03

Sobre Jaya volaba un espectro. Una sombra azul en el zafíreo día, la noche del mundo. ¿Alguien se fijaba en ella? Era probable que no, pero el cazador estaba preparado para lanzarse a por cualquier presa que fuera lo suficientemente estúpida como para dejarse atrapar. Desde su posición podía controlar la perspectiva de toda la ciudad, y veía a Drake pasear con calma por las calles de Mock Town. También veía algo que no le gustaba en absoluto. Miembros de la tripulación del cangrejo con problemas de autocontrol, siguiendo al chico lobo. Sabía lo que aquello significaba, pues había llamado la atención del Shichibukai, y él respondía, aunque no de forma limpia. Le iban a tender una emboscada, y Nat se acercó, preocupado por lo que pudiera suceder. Se subió sobre un edificio, aún momtado sobre su plataforma, a un par de metros sobre el tejado, y pudo ver en perfecta perspectiva el inicio del combate. Drake tenía dominado el encuentro, hasta que su brazo explotó.

"Drake". Un grito contenido en su mente y una furia que comenzaba a reflejarse en sus ojos. Una furia asesina que no sentía desde el día que Yun murió comenzó a apoderarse de él, aunque con dificultad lograba controlarla. Era una deshonra para un luchador que alguien interfiriera en sus combates, aunque a cada sucio movimiento de los pescados el ansia asesina se apoderó de él, y le hizo desenvainar a Yanna. De repente, un edificio voló, y Nat lo cortó con su técnica de Excalibur, pasando el edificio a ser dos mitades despedidas a sendos lados de él, y tras los escombros voladores una mujer pulpo volaba hacia él. Estaba tan furioso que traicionó su código. Aquello no era una mujer, era un horrible ser de las profundidades que jamás resurgiría. La ensartó al vuelo, inconsciente como estaba, y con toda la fuerza que pudo acumular sacó la espada haciendo un trazo vertical. Las tripas se desparramaron y la mujer cayó sobre el tejado del edificio, muerta. Por otro lado una lluvia de arpones comenzó a caer sobre él, y tuvo que concentrarse en esquivarlos, aunque no perdía de vista al lobo y a su último contendiente, que huía por un agujero. Comenzó a acelerar todo lo que pudo, y bajó a las profundidades donde el plato del día corría, malherido por el bestial animal que tenía por compañero.

-¡Sierenita!- Gritó, mientras comenzaba a generar esferas de mercurio, hasta llegar a las diez mil, y las solidificó-. Estarás genial a la plancha- dicho aquello las envolvió en fuego y lanzó contra él con toda la velocidad a la que era capaz de lanzarlas. El pez cayó, tendido en el suelo, con marcas esféricas y quemaduras. Le cortó ambos brazos y sendas piernas. Acto seguido lo cauterizó-. Aquí te quedas, para siempre-. Le arrancó la lengua y los ojos, dejando un reguero de sangre a sus pies. El pez viviría, pero no muy bien. Ahora tenía algo más importante que hacer.

Subió cuan raudo pudo ala superficie, y junto a Drake ya estaba Alex. Sin decir una palabra, Caspio comenzó a retirar arpones y a coser heridas. Aquello le iba a doler, pero tenía que sobrevivir. La tripulación no sería lo mismo sin él, era su hermano. Cuando consiguió retirarle los arpones y coserle las heridas se dio cuenta de lo más importante. Drake no tenía brazo. Lo había visto havía un momento, y con tanta tensión ni se acordaba.

-Alex, ¿Tienes mi regalo?- le preguntó, mientras sacaba unas vendas de su capa-. Lo necesito ¡YA!

Dicho aquello comenzó a examinar la herida. Le habían reventado el brazo, pero por suerte el codo y su ligamento aún existían. Su mejunje mágico funcionaría, no cabía duda. Pero tenía que ser rápido, o no podría hacer nada por él. Levantó la espada y musitó un "Lo siento" al tiempo que terminaba de cercenar la articulación. El regenerador funcionaría, pero la herida tenía que estar abierta. Ahora sólo faltaba que Alex llevara encima el emplasto.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7245
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 701.883.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por AlexEmpanadilla el Miér 18 Jun 2014 - 3:27

Alex estaba en Jaya, en uno de los bares. Nat se había ido a dar una vuelta, al igual que Drake, y lo habían dejado solo. Se aburría, comiendo una empanadilla en aquel lugar de mala muerte. Algunos piratas se le acercaron con cara de buscar bronca, a lo que el médico les sonrió de forma retorcida. Uno de ellos pareció reconocerlo como uno de los miembros de Dark Ascension, con lo que le dejaron en paz. Uno de ellos susurró:

- Malditos Shichibukai... el pueblo está lleno de ellos hoy... primero esos Gyojin y ahora Markov y Natsakar.

Alex abrió los ojos, sorprendido. ¿Shichibukais Gyojin? ¿Qué clase de broma era aquella? Se levantó de la mesa, dejando unas monedas en ella y salió a la calle. Entonces escuchó unos sonidos a los lejos, a su izquierda. Vio un montón de gente huir. Y entre los edificios, un enorme monstruo de aspecto bestial golpeaba de forma destructiva, generando explosiones debido a la enorme fuerza de los impactos. Un edificio salió volando por un golpe. Aquel monstruo era Drake. Sobre él, una lluvia de objetos alargados empezó a caer, clavándose en la piel del monstruo. Alex tomó forma gaseosa y se puso a volar hacia el lugar a toda velocidad. Reconocía una forma de Rumble, y aquella debía ser debida a la ingesta de tres de ellas. Llegó a tiempo para ver como Drake aplastaba el suelo, creando un enorme boquete entre las ruinas de los edificios. Drake empezó a encoger de tamaño poco a poco. Acabó quedando en su forma humana, sangrando por todo el cuerpo, con casi una docena de arpones clavados en la espalda. Pero lo peor era el brazo del chico, destrozado a la altura del codo.

Nat apareció tras ellos. Cosió a toda velocidad las heridas del lobo. Rápidamente, sacó su espada y cortó el trozo de brazo destrozado, para hacer una herida limpia. Le pidió a Alex el "regalo" que le había dado hacía poco. Alex asintió. Tenía aquel regalo. Era una receta de un regenerador de extremidades. Podían curar a Drake si la herida permanecía fresca, antes de que el cuerpo se acostumbrase a la pérdida del brazo. Alex metió la mano en su maletín y sacó un bote. En su interior había una especie de emplasto de color blanco amarillento, que despedía un fuerte olor a desinfectante. Lo sacó y empezó a untarlo en la herida. Aquello dolería muchísimo al lobo, pero era necesario para el tratamiento. Debía aplicarse durante al menos una semana completa para surtir efecto. Era la primera vez que lo usaba, así que no estaba seguro de si funcionaría al cien por cien, o de si tendría efectos secundarios de algún tipo.
avatar
AlexEmpanadilla
Director General
Director General

Mensajes : 2193
Fecha de inscripción : 09/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
147405/790000  (147405/790000)
Berries: 2.004.484

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Invitado el Miér 18 Jun 2014 - 7:41

El terrible combate había acabado totalmente, el enorme lobo ahora había desaparecido totalmente. El castaño había vuelto a su forma humana y ahora estaba muy grave sobre el suelo. En su rostro había una sonrisa pese a todo, había sido emboscado por aquellos tres peces, el último combate contra Hao fue muy duro, ahora había peleado con tres al mismo tiempo y le había costado mucho. De hecho había perdido su brazo durante la batalla con aquellos hombres pez, realmente odiaba las armas y aquellos malditos seres habían usado arpones explosivos y lanzas de hielo. No había sido algo muy fácil, casi perdía la vida en aquel ataque. La furia de Krabbo debía de ser grande, pero ahora lo sería mucho más cuando descubriera que sus tres cobardes habían sido derrotados totalmente. Aquella forma era algo que Drake nunca había usado, lo máximo que había llegado a hacer en un combate era usar su forma tribestial. Casualmente la usó en el combate contra su hermano Nat la primera vez que se vieron, estaba seguro que el cocinero ya no era el mismo de aquella vez y ahora era mucho más poderoso. La zona estaba totalmente destrozada y aún unos pequeños escombros del tamaño de canicas, caían sobre el cuerpo inconsciente del chico lobo.

Su cuerpo estaba sangrando por todos lados, además estaba repleto de heridas y golpes. Los nueve arpones clavados sobre su cuerpo daban una tétrica imagen. Parecía que estaba empalado y eliminado, lo último que el chico lobo había sentido antes de caer en aquel estado era el olor de Nat. Además hubiera jurado oler el de Alex, tal vez su cabeza estaría jugándole malas pasadas y riéndose de él. El día había sido muy extraño y el chico no iba a olvidarlo, pese a su estado estaba dispuesto a seguir provocando al Shichibukai hasta enfrentarse a él. Iba a demostrar quién era el tipo más fuerte de los mares. Minathy no podía enterarse de aquello o en cuanto lo hiciera todo sería un castigo terrible y duro. Le castigaría sin hamburguesas y sin cariños para adultos, o como Drake les solía llamar, violaciones consentidas. Eso por no hablar de las collejas y las broncas de campeonato de horas y horas, incluso estando el chico inconsciente temblaba solo con pensar eso en su subconsciente. La gente parecía no acercarse al lugar, su forma de dios de los lobos había alejado a todo el mundo de aquel lugar a una velocidad increíble por lo que parecía, normal, con semejante bestia por allí cualquiera huiría de esa forma.

Poco a poco fue abriendo los ojos pero de forma débil, no sabía dónde estaba y su cuerpo no le respondía. Escuchaba las voces de Nat y Alex, aquello no era una visión, sus amigos estaban allí. Sus dos hermanitos habían acudido a ayudarle. No pudo evitar sonreír de forma agradecida ante aquello, el dolor del cocinero arrancándole los arpones era enorme y más cuando le cosía, pero en su estado incluso gritar le costaba muchísimo y no lo hacía. Escuchó unas extrañas palabras de un regalo cuando de repente notó un enorme dolor que le hizo soltar una especie de grito y de gruñido al mismo tiempo. Cerró los ojos con fuerza mientras gritaba de dolor notando como le habían cortado algo más de brazo. Después de aquello el médico comenzó a verterle un líquido sobre el brazo. Drake no sabía que podía ser aquel extraño elemento, pero el dolor era increíble, tosió algo de sangre debido a su enfermedad mientras respiraba de forma agitada. Sus ojos se cerraron con muchas más fuerza mientras rugía y se revolvía, aunque en vano contra las manos de sus amigos que le agarraban fuerte, en su estado no tenía fuerza y no podía hacer nada. – ¡Grrrr! ¡Aaaaah! –Gruñía una y otra vez mientras apretaba su puño derecho sufriendo un dolor inmenso por todo su cuerpo, estaba quemándose muchísimo con aquella cosa y no podía aguantar aquello.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Señor Nat el Miér 18 Jun 2014 - 12:35

Alex asintió. "Perfecto". Ahora ya tenían una forma de solucionar el contratiempo de Drake. El "regalo" era un compuesto a base de regeneradores celulares y secreto de Law, y Nat un día decidió probar ambas cosas a la vez sobre un dedo que se cortó por mero aburrimiento. Podría haberlo cosido, pero aquello hubiera sido la vía fácil, y más tarde de recuperar la falange estuvo hablando con Alex de aquello. El médico, que además se especializaba en locuras como drogas y bombas, le ayudó a sintetizar las partes más potentes de aquellos compuestos, y habían añadido algunas cosas más para que aceleraran la regeneración, como potenciadores musculares y complementos vitamínicos machacados para que las células fueran alimentándose, lo que las ayudaría a reproducirse con mucha mayor velocidad. Aún así, Nat tenía claro que la regeneración no iba a ser completa, y que Drake tendría que entrenar su nuevo brazo, tanto para volver a moverlo con soltura como para ganar la masa muscular que había explotado. Por suerte, pedacitos de carne viva estaban desparramados por el suelo, y en concreto gran parte de su antebrazo también estaba en buen estado. Alex comenzó a echar el compuesto sobre el brazo mientras él trataba de reunir cada trozo utilizable del brazo y mano, pues cuanto menos hubiera que regenerar más rápido sería el proceso y menos doloroso para Drake, que ya iba a sentir una verdadera tortura sólo por el hecho de que su brazo iba a nacer de nuevo. Encontró un cachito de mano, que tenía los huesos de la muñeca, pero ya estaba coagulada la sangre en su interior, así que era inservible. Oyó al lobo gritar de dolor, y supo que Alex le había puesto el regenerador. Ahora era su turno de nuevo.

Rápido cuanto pudo, cosió el antebrazo a la articulación huesuda del codo, y le hizo señales a Alex de que echara más emplasto por ahí. En aquella zona no sentiría dolor en un principio, pero acabaría siendo la peor, porque su sistema atacaría en un principio aquel músculo que ya no reconocía como suyo, aunque acabaría haciéndolo.Observó la extremidad y comenzaba a absorberse la medicina, a la vez que una capa de un color rojo vivo nacía, fibrosa y tensa, cubriendo los fragmentos que faltaban del brazo. Ahora estaba lo difícil, ahí donde el brazo estaba destrozado completamente y tenía un cacho de carne con el tendón cortado. Aquella zona le daba mucho miedo, pues sabía que, aunque aquello saliera bien, Drake tardaría un tiempo en ser tan poderoso como solía. Aunque ya con un brazo era temible, y lo había demostrado en aquel momento.

-Ha dejado de perder sangre, pero le va a doler muchísimo. Necesitamos algo que lo anestesie- Dijo mirando a Alex, mientras le señalaba de nuevo el brazo, para que emplastara más. Miró al Lobo inconsciente-. Drake, esto te va a doler como nunca nada en tu vida, pero tienes que resistir.

Se paró a pensar un instante en los gyojines que lo habían enfrentado. La sirena pulpo, que murió atravesada por su espada, el tipo del arpón, al que dejó totalmente tullido, y no tardaría mucho en morir allí abandonado. Aún había quedado uno con vida, el pez del tridente. A ese ya le ajustaría cuentas él. Krabbo no sabía con quién estaba jugando, pero muy pronto lo sabría. Nadie atacaba a sus compañeros por la espalda, o despertaba a la bestia. Envainó a Yanna y su capa dejó de brillar, al tiempo que montaba en su plataforma de mercurio.

-Me voy a comprar alcohol, y algún sedante para él. Ahora vengo, cúidalo bien.

Voló a toda velocidad hasta que vio una farmacia, y pidió parches de morfina. Eran perfectos para usar con Drake, y estaba seguro lo ayudarían a soportar aquella agonía. Luego tendría que cargar con él hasta el barco, pero eso era mejor a que su forma berseker despertara de repente y los atacara. Volvió hacia el lugar donde Drake estaba tirado, y pensó si Alex guardaría en su maletín algún tipo de somnífero o apaciguador, pero no podía arriesgarse. El tiempo era escaso, y algunos curiosos comenzaban a acercarse a comprobar aquel taller de enfermería improvisado.

-Si seguías aquí cuando me de la vuelta- dijo con calma, mientras controlaba el pulso y la respiración de Drake-. Os juro que os abro en canal y cocino vuestras tripas mientras aún estáis vivos.

La gente no tardó mucho en irse ante la amenaza del Shichibukai. Por lo general no atrapaba delincuentes, ni mataba a alguien por robar un par de frutas, pero ahora no era Caspio quien controlaba el cuerpo. Era Natsakar, el Verdugo, y no le temblaba la mano si tenía que matar a alguien que le molestara.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7245
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 701.883.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por AlexEmpanadilla el Miér 18 Jun 2014 - 13:24

La operación estaba saliendo bien. Nat estaba recogiendo restos de carne viva por el lugar, y los colocaba sobre la herida abierta, para mejorar la regeneración. Una capa de carne empezó a generarse en la zona, como una especie de película semitransparente de color rosado. Aquel era el inicio de un nuevo brazo. Pese a que podía recuperar el brazo, harían falta un tiempo de recuperación para que el lobo volviera a tener movilidad total y una musculación decente. Nat dijo que necesitaban un sedante. Eso era, tendrían que anestesiar la herida para que el lobo no muriera de dolor en el proceso. Literalmente. El cuerpo humano puede soportar un límite de dolor sin entrar en estado de shock, lo cual puede provocar la muerte instantánea. Y pese a que Alex confiaba en el aguante de Drake, no podía arriesgarse a eso. Nat salió volando de allí en su disco de mercurio, en busca de desinfectante y sedantes. Alex suspiró y sacó una aguja y una mezcla anestésica para dormir la zona del brazo perdido. Aquello no era algo definitivo, pero les daría tiempo a volver al barco y tratar de curarlo allí con más medios.

Nat regresó. Traía algunas cosas con él, entre ellas unos parches que olían a algo que el doctor no pudo identificar. Estaba seguro de que era algún tipo de anestesia. Un grupo de gente se había reunido alrededor del grupo, tratando de averiguar qué era lo que había provocado tal cantidad de destrucción. Nat los amenazó con furia mientras seguía tratando las heridas del lobo. Alex vio como Drake tosía sangre. Le puso la mano en el pecho, no parecía tener nada roto. Mayormente el daño era en el brazo. Estaba seguro de que el lobo no tenía tantas heridas internas. Al menos era un alivio saber que lo que veían era lo que tenía el lobo. Pero aquella tos lo escamó. Tendría que hacerle una revisión a Drake. Vio a la gente alejarse, atemorizadas ante el mal genio de Nat, y se levantó, murmurando:

- No podemos hacer mucho más ahora. Solo nos queda llevarlo al barco, aquí no tenemos más medios para tratarlo. -suspiró y observó el mar a través de las ruinas que había dejado la forma monstruosa de Drake. Si el lobo había retado al Shichibukai Gyojin, no podía enfrentarse a él en la condición actual. Debía esperar a una recuperación completa. Se crujió los nudillos sonoramente. Estaba algo impactado ante la pérdida del brazo de Drake. Buscaría información sobre el Shichibukai Krabbo. Si Drake pensaba retarlo, lo mejor era que estuviese bien informado.
avatar
AlexEmpanadilla
Director General
Director General

Mensajes : 2193
Fecha de inscripción : 09/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
147405/790000  (147405/790000)
Berries: 2.004.484

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Invitado el Miér 18 Jun 2014 - 18:11

Los ojos del lobo estaban entrecerrados, estaba a punto de perder la cabeza debido al dolor. Todo su cuerpo se sacudía recibiendo un dolor que no podía aguantar, era peor que cualquier golpe y que cualquier puñalada. Encima su enfermedad no le estaba ayudando mucho y solo hacía que su dolor aumentase y sus defensas cayeran. Un aura extraña le rodeaba, de repente en su cabeza pudo escuchar una voz, era la voz de la bestia, la voz de aquel ser que le habló en la isla de los carpinteros. –“Pobre y confiado Drake, has llegado muy lejos chico, pero es el momento de que yo tome el control sobre tus actos”. –Era una voz que sonaba en su cabeza sin descanso, sus ojos brillaban en dorado, quería poseer el cuerpo del chico, aquella maldad que dejó años atrás cuando era un criminal estaba volviendo. El chico no podía pelear contra aquello debido a lo débil que estaba, su mente iba abandonándole despacio, no iba a morir, pero ahora aquella personalidad tenía carta blanca para aparecer cuando le diera la gana. Todo se desmoronaba, el chico temía que volviera a matar y a ser un asesino como antes, no quería ser un problema para los suyos.

Observó como Nat se había ido y al poco tiempo volvió, notaba como el terrible dolor seguía surgiendo por la extraña intervención que le estaban haciendo. De repente su mente viajó a aquella sala llena de oscuridad con un único espejo delante, en este espejo se veía a sí mismo, pero con los ojos en un tono rojizo. –“! ¿Quién diablos eres tú?! –Gritó el chico en su mente mientras observaba el espejo con ira lanzándole un puñetazo con su brazo derecho, pero el golpe no hizo nada de nada al espejo, el ser del otro lado sonrió de lado mientras iluminaba sus ojos. –“No te esfuerces chico, yo soy tu. Ya nos vimos en Seven Water, ahora tu eres mío, he podido salir por tu debilidad, todo va a cambiar ahora, solo eres un sirviente de mi voluntad” –Drake observaba mientras clavaba una rodilla en el suelo respirando agitado sin poder creer lo que estaba pasando. Una personalidad malvada estaba inundando su alma y todo su ser. No podía hacer nada de nada y apretaba su puño con fuerza, sin embargo debido al dolor, abandonó su mente volviendo en sí gritando de dolor frente a sus compañeros.

No podía permitir aquello. – ¡Matadme ahora! –Gritó con fuerza mientras rugía de dolor y notaba como su cabeza le daba vueltas, encima su enfermedad era ahora su peor enemiga. Por un momento sus ojos tomaron un brillo rojizo mientras ahora se callaba de repente, miró a Alex y Nat con una sonrisa macabra y sádica, como si el dolor se hubiera ido. Aquella mirada era horrible y temeraria, soltó una pequeña carcajada mientras se relamía observándoles. –Ya es tarde. –dijo con una media sonrisa mientras sus ojos volvían a su tono verdoso y la sonrisa desaparecía. El chico estaba ahora en un estado muy grave, el dolor era tan intenso que ya había acabado con sus fuerzas para gritar, no podía hacer mucho más, llegó el día que no deseaba, el día donde aquella personalidad maligna escapara y tomara el control cuando quisiera. Aquellos peces habían despertado el odio de dos personas, ahora Nat y aquel ser iban a ir a por ellos. Krabbo desearía no haber nacido, Drake ya no podía detener aquello y tan solo podía callar y cerrar sus ojos mientras pensaba en todo lo que aquello suponía. La era del terror acababa de comenzar allí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Señor Nat el Miér 18 Jun 2014 - 20:09

Pequeñas pelotas de mercurio comenzaron a fluir del dedo de Nat. Conocía bien aquella técnica, que llevaba usando casi toda la vida, aunque no con los fines que ahora pretendía. Alex le había comentado que necesitaban llevar al lobo al barco, y tenía razón. En una calle era muy difícil tratar al paciente, y más con aquellas cuestiones tan delicadas. El plan era formar un pequeño berce para llevar a Drake, aprovechando las bolitas. Si por él fuera lo habría montado en su plataforma, pero él usaba mercurio líquido para gastar menos energía. Pero aquella técnica también funcionaría. Mientras el médico trataba de mantener estable a Drake y administrarle la morfina, él le iba pasando las pequeñas bolas por la espalda, y una vez ahí, las solidificaba. Cuando hubiera suficientes podría levantarlo y llevarlo sin prisa al barco. Bueno, sin prisa relativamente, pues en cierto modo aquello era una carrera contrarreloj. Creó también unas pequeñas plataformas sólidas para que Alex pudiera ir sentado a su lado, sin perder detalles de su compañero. Poco a poco, podían ver cómo el tendón destrozado volvía a unir ambas partes del brazo, y el hueso astillado empezaba a soldar. Era realmente asqueroso, pero necesario, y Alex y él tenían que llevar cuenta de su recuperación.

-¡Matadme ahora!-gritó Drake, sorprendiendo a Nat-. Ya es tarde- dijo, seguidamente una voz calmada. Drake había tenido un colapso. Aquel estresante combate había provocado un "click" en su mente, y seguramente no volvería a ser el mismo hasta que Krabbo pinza negra se postrara a sus pies. Y Nat iba a ayudarle, pero primero tenía un asunto del que ocuparse. El nuevo brazo de Drake... Aquel experimento tan necesario como manifiestamente irresponsable.

"Y quinientas". En aquella cantidad tenía todos los puntos frágiles de Drake recogidos, de manera que no cayera y tampoco se hiciera daño por la presión. Lo levantó sin mucha dificultad y comenzó a transportarlo, mientras apuraba a Alex para que lo siguiera. No podían perder tiempo en aquel momento. Ya lo habría cuando Drake estuviera bien. Corrió por cada calle de la ciudad, llevando al lobo detrás en un delicado equilibrio, hasta que llegó al barco. Subió y abrió con suma presteza el camarote de drake. Llevaba tanto tiempo sin ser usado que olía a naftalina, pero ahora necesitaba usarlo. Lo tumbó sobre la cama polvorienta, dejando su brazo, que se regeneraba poco a poco hacia el lado en que él se encontraba. aún se sorprendía de que hubiera cabido sin problemas en la habitación, siendo enorme como era. Ahora era cosa de vigilarlo y cuidar que se recuperara.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7245
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 701.883.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por AlexEmpanadilla el Miér 18 Jun 2014 - 23:26

Alex se colocó en una de las plataformas que había creado Nat, y se puso a observar la recuperación del lobo. Drake los miró y sonrió de forma siniestra, mientras pedía que se le matara y posteriormente que ya era tarde. El dolor lo había enloquecido. Alex le administró otra dosis de morfina. Era mejor que estuviera lo más quieto posible. Suspiró y esperó a que el lobo se calmase. Acabaron llevando al barco, donde lo llevaron a su cuarto. Su cama estaba extrañamente bien hecha, lo que se debía a la costumbre que tenía el lobo de dormir en los cuartos del médico y el cocinero, o frente al de Derian. Alex tragó saliva al pensar en el capitán. Cuando se enterase de la insensatez de Drake, ¿qué pensaría? ¿cómo actuaría? Si Derian decidía atacar a Krabbo debido a aquello, la tripulación entera se vería implicada en aquel asunto. Él no estaba preparado para pelear contra aquella tripulación de gyojin. Drake había perdido un brazo luchando. Aquello era una locura. Una vez Drake estuvo en su cama, Alex le dijo a Nat:

- ¿Puedes preparar un batido que tenga proteínas, vitamina C, D y E, hierro y calcio? No sé de cocina, pero supongo que tú sabrás hacer algo así. Ahora mismo es lo que mejor le puede venir a él mientras recupera el brazo -se quedó pensando un par de segundos-. Y si a mí me traes una empanadilla, te lo agradecería. Me voy a quedar hasta la noche con él aquí, a ver si le ocurre algo. Lo mejor será que hagamos guardias. -dicho esto, se puso a auscultar a Drake y a medir sus signos vitales.
avatar
AlexEmpanadilla
Director General
Director General

Mensajes : 2193
Fecha de inscripción : 09/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
147405/790000  (147405/790000)
Berries: 2.004.484

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Invitado el Jue 19 Jun 2014 - 18:48

Drake notaba como aquellas esferas de mercurio le transportaban, al parecer le estaban llevando al barco de Derian, aquel dolor no era normal, quizás el haber usado la forma del dios de los lobos estuviera influyendo haciendo el dolor más insoportable aún. En caliente apenas lo había notado pero ahora en frio era un verdadero infierno. Sus ojos parpadeaban y a cada parpadeo sus ojos cambiaban de color del rojo al verde mientras gruñía despacio. Pudo notar bajo su espalda aquel colchón, era bastante agradable la sensación de notar una cama, además se percató de que estaba en su cuarto. Apenas se acordaba de este, le vinieron unas ansias de vomitar enormes pero se pudo contener, notaba como la zona de su brazo le ardía más que cualquier otra parte del cuerpo. Su mente se nublaba de nuevo mientras se encontraba de nuevo en aquella zona oscura. Ya no había un espejo, había otro Drake frente a sus ojos. Era una terrible visión, verse a sí mismo y saber que ese mismo “tú” quiere apoderarse de ti, es algo escalofriante. El chico se clavó en el suelo con una rodilla mientras entrecerraba los ojos despacio suspirando y respirando con dificultad.

Aquel ser tenía tan solo una diferencia, sus ojos eran de un color rojo brillante y su mirada era sádica y algo temible. –Maldición, dime de una vez quién diablos eres tú. –Dijo el chico lobo mientras quedaba tumbado boca abajo. Aquel castaño impostor sonrió de lado mientras caminaba a su alrededor en círculos soltando algunas carcajadas para después relamerse despacio e iluminar aún más sus ojos mientras le contestaba en un tono de voz muy grave y temible. –Me llamo Slayer, soy la unión de todo tu odio y rencor, además de tu negatividad. Tu enfermedad ha debilitado tu cuerpo tanto que me he podido hacer con parte del control, gracias a tu locura de comerte las tres rumbles y la pérdida de tu brazo, he tomado más del 70% de tu cuerpo. Puedo salir cuando yo quiera. –Era algo de locos sin duda, una personalidad llamada Slayer que podía surgir cuando ella deseara, sin duda era un peligroso ser que mataría a todo aquel que se interpusiera en su camino. Eso era un peligro para la tripulación y sobre todo para el puesto del vampiro pues si mataba a gente, Derian podía perder su rango del gobierno mundial.

La enfermedad era algo que le había destrozado la vida. –Te diré algo Drake, me repugna tu bondad, pese a tener poca, esa poca es demasiado buena. De todas formas pronto morirás, esa enfermedad que te recorre, te debilita cada día. Llegará un momento donde tu corazón se detenga y por desgracia yo también caeré, vas a tener que buscar un método o eliminare a todos los seres que te importan. –Las palabras de aquel Drake de ojos rojos enfurecieron al verdadero que se levantó como pudo lanzándole un puñetazo con todas sus fuerzas, sin embargo Slayer lo paró con una mano y sonrió de lado. Drake entendía que estaba muy débil y no podía vencer. –Maldito seas cabrón. No pienso curarme, voy a caer con esta enfermedad y tú vas a caer conmigo idiota, ambos vamos a morir y nadie va a impedirlo. Intenta dañar a alguien de los míos y yo mismo me suicidare imbécil. –Una carcajada sonó de la boca de Slayer que observaba al chico sonriendo de lado. –Idiota, no dejare que lo hagas. –En ese momento el castaño volvió a la realidad escuchando algo de un batido, gruñó de nuevo mientras respiraba con dificultad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Señor Nat el Jue 19 Jun 2014 - 22:29

- ¿Puedes preparar un batido que tenga proteínas, vitamina C, D y E, hierro y calcio? No sé de cocina, pero supongo que tú sabrás hacer algo así. Ahora mismo es lo que mejor le puede venir a él mientras recupera el brazo. Y si a mí me traes una empanadilla, te lo agradecería. Me voy a quedar hasta la noche con él aquí, a ver si le ocurre algo. Lo mejor será que hagamos guardias.

Escuchado aquello salió disparado. Ya no podía hacer más por el lobo en aquella situación. Para controlar la recuperación era mejor que lo vigilara alex por el momento. Sus conocimientos de anatomía eran bastante buenos, pero a la hora de controlar pacientes... Paradógicamente le daban grima la sangre y las amputaciones, y prefería ocuparse de Drake una vez estuviera algo menos repugnante. "C, D, E, hierro y calcio..." repitió en su cabeza mientras entraba a la cocina. Un batido de atún, huevos, zanahoria, naranja y un par de cosas más tendrían todo aquello. Peló cada fruta, y desaló un poco de atún y echó todo en la batidora. Todo aquello se despedazaba y nadaba en el cada vez más abundante jugo. Tendría un sabor horrible, pero siempre tenía por la despensa un par de edulcorantes que había comprado en Ohara hacía algún tiempo. Con ellos cualquier comida sabía a zumo de piña. No le gustaba enmascarar los sabores así, pero era un remedio de urgencia y no tenía tiempo de investigar. Según se iban licuando los componentes buscó en la nevera las empanadillas de Alex. Siempre tenía algunas precocinadas en la nevera de Derian para satisfacer al médico, que era un devorador de aquellas masas de pan, sobre todo cuando estaban rellenas de atún. Vació el contenido de la batidora en una botella de litro y sacó las empanadillas de la sartén. Preparó un plato para ellas y llevó todo a la habitación. Allí el médico tomaba medidas y anotaciones de la recuperación de Drake. "Es un médico bastante eficiente", pensó mientras dejaba el plato en la mesilla y posaba la botella al lado. Ambos desprendían un buen olor, y estaba seguro al lobo le agradaría, a pesar de no ser carne. Sin embargo, aún le quedaba algo por hacer. Había matado a dos, pero aún quedaba uno vivo. El patán del tridente, pensaba encontrarlo.

-Volveré en dos horas, Alex. Luego yo haré la guardia.

Se fue rápidamente, y saltó con velocidad al aire y generó su plataforma bajo él sin tocar el suelo. Atravesó el muelle a toda velocidad a varios metros de altura, para no chocar con nadie, y además examinar mejor la zona. Acabó llegando al lugar donde habían acorralado aquellos tres a Drake, y la sangre que el chico lobo había perdido se colaba por el boquete que éste había provocado. Dudaba que el pez anduviera ya por ahí si era medianamente inteligente, pero aún tenía oportunidad de encontrar información. Se acercó a la escena y trató de deducir hacia dónde había salido volando el tipo deforme aquel, y siguió varios caminos diferentes, aunque fue en vano. Desanimado, se metió en una taberna. Pidió un vaso de bourbon y oyó un par de palabras sueltas. "Sí, estuvo aquí, pero mandó a sus peces a por él...". Krabbo. ¿Había estado allí? ¿Qué significaba aquella falta de respeto? Entrar a Mock Town sin decir una palabra, y marcharse tras haber dejado a sus matones haciendo el trabajo sucio. "Sólo un pez sin honra sería capaz de hacer algo así. Muy bien, Krabbo. Ahora alguien más va a por ti...", pensó, mientras se daba la vuelta y se dirigía a los hombres que conversaban en una mesa. Por la cara con la que lo miraron debían ser criminales, aunque no le extrañaba, pues aquella era la isla sin ley, y el gobierno no solía atreverse a entrar allí.

-Mirad, escoria. Podemos hacer esto por las buenas o por las malas- Hizo una pausa, bebiendo de un trago el bourbon que el camarero acababa de llevarle. Quemaba-. Decidme todo lo que sepáis de pinza Negra, o ateneos a las consecuencias.

Aquellos hombres no vacilaron ante las palabras del verdugo, y contaron todo lo que sabían. Krabbo se sentía amenazado por el humano, y al parecer quería quitárselo de encima antes de que supusiera una verdadera amenaza. Qué falta de honor tenía aquel bicho. Casi hacía que su sangre hirviera y su mirada desprendiera una rabia contenida, por Yanna, por Yun, por sus hijas. Drake ahora era su hermano, y no iba a consentir que nadie lo matara fuera de un combate honorable. Y él iba a encargarse de ello.

-Muy bien, corred la voz. El verdugo va a ir de pesca.

Aquella frase era la que necesitaban esos individuos para crear un rumor. Una guerra abierta entre dos shichibukais. Y era lo que él quería. Krabbo lo iba a pagar, y era mejor que lo tuviera en mente antes de que Drake le arrancara una pinza y Nat le cortara la otra. Y las pieranas, y la lengua... Pinza negra iba a ser un despojo, él se encargaría. Montó de nuevo en su plataforma y voló hasta el barco de vuelta. Entró a la habitación de Drake.

-Es mi turno. Mañana nos vemos.

Arrimó una banqueta y se sentó frente a la cama, mientras vigilaba atento cada gesto del animal.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7245
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 701.883.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por AlexEmpanadilla el Jue 19 Jun 2014 - 23:49

Alex observó al lobo. Debía llevar más del doble de la dosis normal de morfina en sangre y aún seguía moviéndose y gruñendo. Nat salió del camarote, seguramente para preparar el batido y la empanadilla. El médico se quedó a solas con el lobo. Estaba en una situación deplorable. Suspiró. El brazo seguía su proceso regenerativo con lentitud, formando tejidos a toda velocidad. Era bastante desagradable ver aquello, pero en ese sentido el médico estaba curado de espantos. Había visto cosas desagradables en sus viajes como médico ambulante, y aquella no era una de las peores.

Se inclinó hacia atrás en la silla. Nat no tardó en llegar con las empanadillas en una bandeja y un extraño mejunje que Alex supuso que era el batido que había pedido. Antes de nada, cogió una de las empanadillas y se la llevó a la boca, sujetándola con los dientes mientras cogía el mejunje. Le abrió ligeramente la boca a Drake y vertió parte del batido. Esperaba que aquello ayudase en la recuperación. Teóricamente aquello era bueno en aquel momento. El batido desapareció entre los dientes del lobo.

Nat le dijo que iba a hacer un recado. Alex asintió y se quedó observando a Drake. Mientras Nat no llegaba, le tocaba a él vigilar del paciente. Cuando el cocinero llegó, un buen rato después. el brazo de Drake había crecido un par de centímetros, aunque el doctor no podía especificar exactamente cuanto. Nat cogió una banqueta y se puso al lado del catre, observando a Drake mientras le decía a Alex que podía retirarse. El médico aprovechó para volver a su cuarto. Nada más entrar, se tiró en su propia cama, disfrutando del descanso de sus huesos.
avatar
AlexEmpanadilla
Director General
Director General

Mensajes : 2193
Fecha de inscripción : 09/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
147405/790000  (147405/790000)
Berries: 2.004.484

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Invitado el Jue 26 Jun 2014 - 17:45

La respiración del lobo se aceleraba de nuevo, sus ojos estaban entrecerrados y le temblaba todo el cuerpo. Su temperatura era bastante fría y su cabeza le iba a estallar de dolor, parecía no importarle pues observaba el techo con la mirada perdida. Era muy duro, no había experimentado aquello nunca, además la maldita enfermedad le consumía ahora más rápido debido a lo débil que estaba. Sintió un olor extraño, una mezcla de varias cosas pero la piña era lo más abundante. Notó como el médico le abría la boca y le echaba una especie de líquido que fue tragando despacio mientras una sensación de frio le recorría la espalda. Sus ojos verdosos comenzaron a tomar un tono dorado lentamente mientras a sus oídos llegaba un extraño sonido, parecían ser campanas. No era normal escucharlas en un barco y menos en el camarote pues fuera no había campanas cerca. Su estado era tan malo que empezaba a escuchar cosas que no debía.

Empezó a ver pequeñas visiones, un crio de apenas cuatro años llorando solo en la noche. Una casa ardiendo en una isla del norte gobernada por los Markov. Un hombre recogiéndole y tratando de consolar al pequeño crio. De repente el estado de la visión cambió, ahora el crio estaba en una playa con un melón en la mano, mordiéndolo y cambiando a ser un lobo blanco. Todo estaba siendo extraño, toda su vida estaba pasando por delante. Como empezó a trabajar para Derian y cómo iba conociendo a los miembros que se iban añadiendo. Un combate en los pantanos con un hombre de mercurio y uno en un puente contra un tipo peliblanco, una hormiga y una quimera. Todo estaba pasando muy rápido, de repente vio la imagen de una chica, una preciosa joven de ojos verdes y pelo moreno con mechas rojas, se transformaba en una pantera blanca. Ambos cogidos de la mano abrazados y un beso en la orilla.

Todo parecía ser perfecto, de repente empezó a cambiar la visión. Un Gyojin manchando el nombre de sus amigos, Cánabar y Kaiser desapareciendo. Su hermana rose metiendo al gyojin dentro y expulsándole a él. Todos los que creía sus amigos traicionándole, muerte por todos lados y muchos desprecios hacia el lobo. Derian investigando Ireos sin contar con su ayuda y la humillación de Olivia en la ciudad del alfa y el omega. La venganza de su familia y la recogida de su enfermedad. También veía como su parte mala le dominaba y a un Gyojin llamado Hao, segundos después su visión estaba en Jaya, recibiendo una emboscada y perdiendo un brazo. Notaba como todos querían verle muerto, como de repente Nat y Alex eran los que acudían a su ayuda, como abrazó a Nat en la isla de Galuna y como pasó buenos momentos con Alex en el restaurante de Baratie.

De repente el olor de Nat volvió y escuchó cómo se iba a quedar y el médico abandonaba la sala para ir a su cuarto. Ahora sabía que estaba con el cocinero, su cabeza le ardía y su mente seguía sumergida en sus pensamientos mientras las campanadas seguían resonando en su mente, como si le avisaran de que el fin estaba llegando. Drake estiró su mano a un lado mientras sus ojos se cerraban lentamente y pronunciaba la palabra “Minathy”. La luz de sus ojos estaba desapareciendo y finalmente su respiración se fue cortando muy despacio quedando en un estado de coma o algo parecido donde su mente solo estaba en la oscuridad, se veía así mismo cayendo por un abismo sin fondo y todo se desmoronaba. La culpa era de todo el mal que le habían hecho, sobre todos aquella despreciable banda pirata llamada Sons of Anarchy, para el lobo ahora solo eran basura y falsos que debían estar muertos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Señor Nat el Jue 26 Jun 2014 - 21:11

Nat miraba a Drake, aunque no perdía detalle del médico abandonando la estancia. Debía estar bastante cansado de vigilar al chico lobo durante el tiempo que pasó fuera, y era normal. Había pasado fuera un par de horas, y l vigilancia de un paciente siempre se hacía cansina. Incluso aunque sirviera para experimentar con una creación irresponsable las personas sentadas en una silla tendían a adormecerse, aún cuando no perdieran detalle de la situación. Se fijó en el brazo y estaba ya recuperado el codo completamente, y una capa de piel comenzaba a envolver el músculo en la articulación, mientras el antebrazo comenzaba a revivir. Sin embargo Drake empezaba a perder algo de color, y su consciencia se perdía aún más. "Mierda, mierda", pensó mientras abofeteaba en la cara al lobo, que susurraba "Minathy" a la vez que perdía ritmo cardíaco. "Maldita sea, lobo, no te mueras ahora joder" pensaba Nat mientras golpeaba con cada vez más fuerza, hasta que finalmente el lobo cayó en un estado de letargo y supo que no iba a despertar en un buen tiempo.

-Drake...- dijo, temiendo que el lobo moriría, pero le pareció que escuchaba. Si oía era una muy buena señal, y tenía que hacer que escuchara, para estimularlo-. Recuerdo el día que nos conocimos. En Shoko, aquel lugar infestado de insectos gigantes. Aún tengo la cicatriz que me dejaste aquel día en el hombro. No puedes morir por otra cosa que no sea yo, no te lo permitiré- seguía muy débil, y la voz de Nat se convirtió casi en un susurro, intentando forzar a Drake a despertar para escucharlo-. Te voy a contar una historia. Una historia en la que no hay héroes ni princesas, una vida de supervivencia en la que un hombre lo perdió todo, alguien que vivió y amó, alguien a quien le robaron vidas y que vengó muertes.

"Ésta, amigo mío, es mi historia:

Desde los siete años estuve encerrado en un templo de esgrima. Mi padre era un pescador rico, obsesionado con aquel estilo, el más letal según decían los cuentos viejos, y me dejó allí. Aprendí a luchar y entrené las voluntades, el hierro y el ojo. No puedo decir que fuera una buena persona, sólo era alguien que buscaba vivir, y cuando tuve oportunidad maté a mi mayor amenaza. El antiguo propietario del poder que hoy poseo. No tardaron mucho en exigir mi vida en prenda, en un juicio por combate. Yo, un simple alumno, luchando contra un veterano maestro. ¿Te lo puedes imaginar? Era de locos. Si hubiera muerto ahí se hubiera acabado mi sufrimiento, y no habría causado todos los males que por mi culpa hoy asolan mi mente. Matando al maestro desencadené un ritual conocido como "Rito de sangre", en el que los diez elegidos teníamos que enfrentarnos a muerte. Como puedes deducir yo viví, pero lo que sentí por aquella victoria te aseguro que es peor que todo lo que puedas imaginar, incluso peor que ese brazo que te nace ahora. Tuve que matar a mi primer amor. Se llamaba Yanna, como mi espada se llama en su honor, y era la chica más maravillosa del mundo, o eso creía hasta que conocí a Yun, la que fue mi esposa años más tarde. Para conocer a Yun tuve que renunciar a mi honor. Maté a cada maestro del Sentoki-Tado y huí sin buscar juicio ni perdón, y en Yun los pupilos de mis víctimas hallaron venganza. La mataron, a ella y a mis tres hijas, y pude verla agonizando al lado de sus cadáveres ensangrentados. ¿Puedes creerlo? Mataron a unas niñas. No tenían culpa ninguna, pero no les importó..."

Su voz se rompió momentáneamente, y mantuvo el silencio unos instantes. El recordar dolía en lo más profundo de su ser, y casi acudían las lágrimas a sus ojos, pero no podía derramarlas ahí, mientras su compañero agonizaba y se marchitaba poco a poco. "Drake, joder, tienes que vivir", decía su mente, deseando gritarlo, aunque no podía dejar que Derian se enterara de aquello. Su ira era mucho mayor que la del Verdugo, y si bien él había acabado con dos de los atacantes del lobo Derian era capaz de abrir una guerra de tripulaciones. Era hora de seguir contándole la historia al lobo.

-"...Tampoco me importó a mí matarlo después. Le puse mi ropa y recogí mis bártulos de guerra. Yanna quedó guardada en un baúl que guardo en un lugar del North Blue. Durante todos estos años me he apartado del mundo. Iba por ahí buscando cada pista de los hombres que arruinaron mi vida. Esos ocho hombres que provocaron mi desdicha eterna, y encontré a siete. El cuchillo de hueso que siempre llevo encima... Estoy coleccionando sus gemelos. Llevo 9, y me queda el último por encontrar. ¿Sabes qué me queda después? Hacer bollos, por Yun, me queda Yazori... Y vosotros, mi familia. Así que no te mueras ¡JODER!"

No pudo evitar alzar la voz, y puso algo más de ungüento en su brazo para que siguiera regenerando. A ver si llegaba rápido Alex.

____________________________________________

Siempre en el corazón:
The big Spender:
NO LO OLVIDES OPD:


aHORA EN SERIO:


avatar
Señor Nat
Vicealmirante
Vicealmirante

Mensajes : 7245
Fecha de inscripción : 08/04/2014
Edad : 23
Localización : Al lado de un Oso Panda

Hoja de personaje
Nivel:
101/150  (101/150)
Experiencia:
170200/790000  (170200/790000)
Berries: 701.883.361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por AlexEmpanadilla el Jue 3 Jul 2014 - 23:16

Alex estaba tumbado en la cama. El vigilar del lobo lo había dejado cansado. No era especialmente entretenido ver a un hombre regenerando un brazo, al menos no después de los primeros treinta minutos. Estaba seguro de que aquel medicamento funcionaría, pese a no haberlo probado con anterioridad. No dudaba de las capacidades médicas de Nat, y estaba bastante seguro de su propia habilidad como farmacéutico. Mientras se mantuviese un riego de la zona, todo iría como la seda.

Suspiró y se levantó. No sabía cuanto tiempo había pasado, tal vez cinco minutos, tal vez una hora, pero ya estaba algo más despejado. Se dirigió a su mesa y colocó el maletín sobre ella. Sacó una pastilla de estimulante. Le ayudaría a mantenerse concentrado mientras vigilaba a Drake. Cogió un par de ellas y se dirigió de nuevo a junto del lobo. Su paciente pasaría una mala noche.

Cuando entró al camarote, pudo ver a Drake tirado en la cama y a Nat a su lado, e incluso juraría haber visto un brillo en los ojos de Nat, como si estuviera llorando. Alex se acercó y le puso la mano en el hombro al cocinero.

- Si quieres salir a dar una vuelta y despejarte un rato, déjame a mi cuidar de él. -observó al lobo. Parecía inconsciente. Aquello podía deberse al enorme esfuerzo al que estaba siendo sometido el cuerpo del chico. Le vendría bien descansar. La herida había desaparecido, y el brazo empezaba a formarse de nuevo, como una masa de carne gelatinosa de tono rosado. Era bastante desagradable, pero al menos la mezcla estaba funcionando, y eso agradaba al médico. Cogió una de sus pastillas y se la llevó a la boca. Sintió como la píldora se deshacía, liberando la sustancia por la boca. Se sintió despejado, como si se acabara de tomar varios litros de café. Observó al lobo y se colocó a su lado, no perdiendo detalle de los progresos del brazo.
avatar
AlexEmpanadilla
Director General
Director General

Mensajes : 2193
Fecha de inscripción : 09/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
147405/790000  (147405/790000)
Berries: 2.004.484

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Invitado el Sáb 2 Ago 2014 - 12:44

La oscuridad cubría todo el lugar, sin duda alguna estaba en su propio subconsciente. No notaba brisa, ni luz ni nada por el estilo. Las risas de su otra personalidad se escuchaban cada vez más cerca, su corazón dejaba de latir poco a poco mientras su mente se llenaba de vacío y tristeza. Todo parecía el fin de su vida, ahí acabaría todo o eso parecía. ¿Tuvieron que vencerle entres tres al mismo tiempo? ¿No había otra forma? Al parecer esos cobardes no sentían el honor, de todas formas había conseguido derrotarlos y eso le hacía feliz. Su última victoria al parecer, notaba como un aura oscura le envolvía llevándole a las profundidades de la tierra, acabando lentamente con todo su ser. En ese momento escuchó algo, era una voz que reconocía. Se trataba de Nat, le decía cosas, le estaba contando su historia. El chico lobo permaneció en estado dormido mientras escuchaba las palabras del cocinero. Malditos cobardes de mierda, no pudo creer aquello, mataron a su hija y a su mujer, y él tuvo que matar a su primer amor. En ese momento le vino la cazadora a la cabeza, su chica. Se puso en la situación de Nat y sin duda alguna, él no habría sido tan fuerte pues si debía pelear con Minathy, se dejaría matar al instante sin pensárselo.

El dolor que había sentido aquel hombre, estaba llegando a Drake en forma de ira y de odio, aquellos malnacidos que acabaron con su familia. Drake buscaría al último, pero no le haría nada, lo pondría a merced del cocinero para que disfrutase él mismo. Pero para ello debía de seguir luchando, debía de vivir. No podía rendirse, no podía acabar todo allí. Frunció el ceño un poco mientras ahora Slayer aparecía en su mente, frente a sus ojos. Negaba con su dedo índice en señal de negación y sonriendo de lado mientras la oscuridad volvía a invadir al chico. “¿Sabes qué me queda después? Hacer bollos, por Yun, me queda Yazori... Y vosotros, mi familia. Así que no te mueras ¡JODER!". Aquello fue la mota que colmó el vaso, Drake en su mente, abrió los ojos lanzando un puñetazo hacia Slayer golpeándole en el pecho y tirándolo contra la oscuridad, este gruñó desapareciendo poco a poco. El castaño apretó el puño de su mano y de repente levantó del coma pegando un rugido que resonó en todo el barco mientras iluminaba los ojos en dorado y fruncía el ceño gritando.

- ¡No pienso morirme sin antes ver la felicidad de mi familia!

El sudor le caía por la cara y por el pecho mientras observaba ahora al médico y al cocinero allí a su lado. El chico se quedó en la cama pero sentado. Echó un vistazo a su brazo y pudo ver aquella cosa rara que se le formara, sin embargo no le dio importancia. Miró a los dos hombres que estaban con él mientras mantenía su rostro serio y respiraba con dificultad, su corazón volvió a latir normalmente y en ese momento se fijó precisamente en Nat. No pudo evitar levantarse y saltar sobre él, estirando su brazo derecho y rodeándole el cuello pegándole a él abrazándole con fuerza mientras cerraba los ojos. No quería incomodarle mucho, por lo que en algunos segundos se separó sonriéndole con amabilidad y se dirigió donde Alex, dándole también un abrazo, no podía evitarlo, era demasiado cariñoso con la gente que apreciaba. Después de aquello se sentó en la cama sin decir palabra, solo respiraba algo calmado y con mejor aspecto mientras entrecerraba los ojos mirando hacia abajo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por AlexEmpanadilla el Mar 24 Mar 2015 - 12:16

Alex masculló algo. Nat no se había levantado, así que simplemente se encogió de hombros y observó el crecimiento convulsivo de aquel brazo. Sin duda no era una escena para estómagos delicados. Pero él estaba acostumbrado a ver cosas bastante desagradables, por lo que ver aquel brazo regenerándose como una estrella de mar no entraba en el ránking de las cinco más horribles. Él lobo se despertó de pronto, rugiendo, y abrazó a Nat. Alex no rehuyó del abrazo, pero tampoco es que le pareciese buena idea que el lobo se levantase en su estado. Así que cuando se sentó en la cama, murmuró algo en voz baja:

- Drake, será mejor que duermas. El crecimiento del brazo tardará aún unas horas, y no es buena idea que gastes más energía de la indispensable. -le dio un leve empujón al lobo para que se recostara de nuevo.

Tras eso, sacó un pequeño bloc de notas y empezó a apuntar pequeñas cosas. Le interesaba mucho aquella reacción en el cuerpo del lobo. Sin duda aquel experimento era muy útil para el campo de la medicina.
avatar
AlexEmpanadilla
Director General
Director General

Mensajes : 2193
Fecha de inscripción : 09/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
147405/790000  (147405/790000)
Berries: 2.004.484

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Invitado el Jue 26 Mar 2015 - 8:51

Tras el pequeño empujón de Alex, el chico se quedó tumbado mirando hacia el techo manteniéndose alerta ante todo y sin pensar en la regeneración de su brazo. Pudo ver como el médico apuntaba cosas, pero no le dio importancia a eso, simplemente supo que estaba listo y su objetivo iba a ser la derrota de Krabbo. Trataría de vencer a ese cobarde de una vez por todas y demostrarle quién de los dos era el verdadero depredador, llevó su mano a la frente y se quitó el sudor mientras ahora suspiraba. Era la primera vez que perdía el brazo pero nadie le aseguraba que fuese la última, de modo que ahora miró a su amigo y le sonrió de forma calmada mientras le hablaba despacio.

- Alex quédate con la receta esta por si acaso, nunca se sabe cuando podemos perder alguna extremidad ¡Jajajaja!

Encima era como si se lo tomase a broma después de todo lo que había liado, aunque la peor parte se la había llevado Jaya, la cual había sido destrozada por el centro, por culpa de un lobo gigante de veinte metros muy enfadado. El sonido de la composición era bastante raro pero el chico no sentía asco, estaba acostumbrado a comer carne cruda y por ello mismo lo que le pasaba no era nada nuevo para él. Ahora se preguntaba como estaría Derian y los demás, en cuanto se recuperara iría a visitar a todos, pero con lo quisquilloso que era Alex para esas cosas, dudaba que eso fuera pronto, sin embargo no iba a oponer resistencia y se quedó tumbado con las manos en la cabeza.

- ¿Qué broma podemos hacerle a Derian cuando volvamos Alex? Tengo entendido que un vampiro con una armadura llena de pica pica puede ser gracioso hehehehehe.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por AlexEmpanadilla el Jue 26 Mar 2015 - 9:41

Alex no pudo evitar sonreír ante aquella broma de Drake. Era impresionante como pese a perder el brazo aquel chico podía hacer bromas de aquel estilo. Miró a Nat y dijo:

- Creo que un poco de mercurio sería más gracioso. -sonrió ligeramente. La verdad es que en el fondo se lo pasaba bien con aquellos dos.

El doctor siguió haciendo un par de apuntes sobre aquella regeneración milagrosa. Era impresionante ver cómo el tejido se reconstruía a gran velocidad. Aunque seguramente perdería gran cantidad de masa muscular, pero al menos recuperaría su brazo.
avatar
AlexEmpanadilla
Director General
Director General

Mensajes : 2193
Fecha de inscripción : 09/11/2013

Hoja de personaje
Nivel:
85/150  (85/150)
Experiencia:
147405/790000  (147405/790000)
Berries: 2.004.484

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Invitado el Jue 26 Mar 2015 - 9:51

Lo del mercurio fue una buena broma y causó una pequeña risa en el chico lobo el cual permanecía tumbado y callado mientras ahora soltaba un suspiro. También miró a Nat de forma amable para después guiñarle el ojo y por último entrecerrar los ojos despacio, todo sería mejor si se echaba una siesta y era lo que iba a hacer, de modo que ahora cerró los ojos tranquilamente.

- Bueno yo creo que me voy a echar entonces una pequeña siestecita, ya cuando se me regenere el brazo avisadme que empiece con las pesas tranquilamente hehehehe.

Dicho aquello empezó a dormirse tranquilamente después del día que acababa de tener, había sido muy complicado pero gracias a sus dos amigos o más bien hermanos, había sobrevivido. Se sentía genial con ellos y siempre los protegería.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Servicio médico de urgencia [Privado: Nat, Alex, Drake]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.