Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Roland Oppenheimer el Mar 22 Oct 2019 - 12:26

Durante un mes entero el joven agente del Cipher Pol había estado haciendo misiones sin parar. Como algunos superiores tenían buena opinión sobre él no había podido tener ni un momento de descanso. En esta ocasión se encontraba en la que parecía ser la última misión antes de descansar por un tiempo. Quizás aprovechara para hacer turismo por alguna isla interesante, o quizás se dedicase a continuar con las investigaciones de su laboratorio, pero no podía permitirse pensar en otra cosa mientras la misión no estuviese acabada.

Se encontraba en una isla del North Blue, English Garden, la cual tenía una amplia población e importantes relaciones comerciales con islas del mismo Blue. Normalmente no habría motivos para que ningún agente del Cipher Pol estuviera en esa isla que era independiente del Gobierno Mundial, pero la situación actual era distinta. El servicio de inteligencia había descubierto una red de contrabando con sede en esa isla. Era una misión de campo muy importante ya que si Roland hacía bien su trabajo sería capaz de desmantelar a un conocido grupo criminal con nombre en clave "Arsenal". Se dedicaban sobretodo a la exportación e importación de productos ilegales a espaldas del Gobierno Mundial, contando entre sus existencias, armas, animales exóticos, esclavos e incluso, en raras ocasiones, frutas del diablo. Prácticamente su cometido era lucrarse a través de todo lo que les fuera útil, sin importar en absoluto si es ético o moral.

Gracias a la información obtenida por la agencia el mink sabía de un contacto que podía trasmitirle más información para llevar a cabo la misión. En esta ocasión estaría solo contra el grupo criminal. Según sus superiores no contaría con apoyo por dos motivos. Primero, porque movilizar a dos o más agentes a la isla podía llamar la atención y causar problemas políticos, y segundo, al tratarse de un grupo criminal enfocado en el contrabando y no en agresiones y conflictos bélicos, un solo agente tan capaz como Roland Oppenheimer sería suficiente para detenerlos, o al menos así pensaban en la agencia.

Lo cierto es que Roland prefería hacer el trabajo solo. Siempre que ha tenido algún compañero, este no ha hecho más que ser un estorbo para él (o al menos eso pensaba el mink) por lo que siempre les dejaba botados y se dedicaba a trabajar por su cuenta. En esta ocasión podría ir por libre sin tener que preocuparse porque otra persona le obstaculizase la misión.

Al cabo de unas horas de haber llegado a la isla, Roland ya se había recorrido algunas calles para hacerse una idea de cómo era la isla. Grandes edificios, calles bien cuidadas y gente muy feliz. Parecía un buen sitio para vivir, pero había una cosa de la que Roland estaba seguro: ese sitio no podía ser tan perfecto. Esta era solamente una teoría del agente, pero cuanto más grande era la luz de una isla, mayor era la sombra que reflejaba, y Roland estaba preparado para adentrarse en esa sombra.

Como aún le quedaba un poco de tiempo, decidió inspeccionar el puerto principal de la isla. Se suponía que todo lo que entraba pasaba por allí, por lo que o bien había un puerto ilegal oculto o bien algunos productos de contrabando podrían ocultarse en los mismos barcos del puerto. Como no perdía nada por comprobarlo, empezó a andar por el muelle en busca de alguna pista.
Roland Oppenheimer
Mensajes :
371

Fecha de inscripción :
14/06/2019


Hoja de personaje
Nivel:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm63/150¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (63/150)
Experiencia:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm78965/1000000¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (78965/1000000)
Berries: 40.292.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Aysel Kadhalain el Sáb 16 Nov 2019 - 20:22

Aslaug jugueteaba con sus fantasmas mientras estaba escondida en la bodega de un velero. A su lado había un catre y una pequeña mesilla de noche con diversos restos de comida sin terminar. En alta mar la joven apenas tenía hambre, subir a un barco le traía malos recuerdos y aunque intentaba olvidar todo lo que había pasado en su vida, no conseguía sentirse a gusto. No conseguía alejar las pesadillas de su vida diaria.

Unas fuertes campanadas dieron el aviso de que se acercaban a la costa. La cazadora se levantó apoyando la mano contra la pared y se acercó hasta una de las escotillas. Atardecía y en un par de horas caería la noche, tal y como a ella le gustaba. Se sentía muy cómoda en las sombras sin necesidad de que los extraños la vieran y tuviesen dudas sobre su presencia.

Mientras el barco aun tardaba en llegar hasta el muelle, la muchacha dio un paseo por la bodega de carga. El velero no era de fiar, lo supo desde el momento en que entró en él en aquella isla de mala muerte. El cargamento no era precisamente legal y, aunque Aslaug le daban igual las sustancias que transportaban, si que ofrecían un buen precio por la cabeza del jefe, pero como siempre, sus jugarretas eran lo mejor y es que según los contactos, aseguraban que el jefe tenía debilidad por las muchachas que parecían doncellas en apuros.

Estaba claro que en cuanto saliera a cubierta el capitán del barco la haría llamar para tener un íntimo encuentro en su camarote, como pago por haberla traído hasta English Garden; sin embargo, solo debía salir sin ser detectada por la panda de energúmenos a los que capitaneaba. O ese era el plan. En todo caso, no sería fácil si quería llevarse consigo la cabeza del traficante.

Miró a sus dos fantasmas y les hizo un movimiento de cabeza hacia arriba. Estos emergieron hacia la superficie y la vista de ellos se convirtió en la suya, al igual que sus oídos. La cubierta no estaba para nada despejada, de hecho los tripulantes estaban bastante ocupados arriando las velas, por lo que esperaría a que se hiciera de noche para salir a la cubierta. Ya quedaba poco.
Aysel Kadhalain
Mensajes :
76

Fecha de inscripción :
30/08/2016


Hoja de personaje
Nivel:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm14/150¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (14/150)
Experiencia:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm5480/1000000¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (5480/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cazador Desconocido
Aysel Kadhalain

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Roland Oppenheimer el Vie 22 Nov 2019 - 17:38

Poco a poco iba oscureciendo. La noche se acercaba a medida que el mink se adentraba en el puerto. Todavía quedaban marineros descargando mercancías y limpiando las cubiertas de los navíos. Por lo menos no hay luna llena pensó el mink al mirar el despejado cielo nocturno.

En esta ocasión, su trabajo necesitaba discreción y sigilo, y de salir la luna llena podría convertirse en una poderosa criatura descontrolada que traería peligro tanto para las personas de alrededor como para él mismo. Se trataba de una de las pocas pegas de ser un mink, y a alguien tan racional como el agente Roland no le gustaba perder la razón y actuar como una bestia más, ya que eso era algo por lo que había sido discriminado en el pasado.

Roland siguió paseando tranquilamente por el embarcadero del puerto con ojo avizor por si encontraba algún indicio de sospecha. Su agudo sexto sentido no solía fallar, y en esta ocasión le decía que allí había algo extraño. Durante el día hubo mucha actividad, demasiada para que hubiera tan poca durante la noche. El mink había quedado con un contacto para obtener más información pero decidió faltar a la cita para seguir investigando la zona porque había algo que le resultaba anormal. Continuó su tranquilo paseo mientras observaba a cada tripulante de cada barco. Estaba atento por si capiscaba algún movimiento raro o alguna conversación fuera de lo común. Y efectivamente, después de un rato deambulando sin un rumbo fijo se topó con una conversación la mar de curiosa.

- Capitán, ya está todo descargado. Solo queda lo de la bodega interior - dijo un  marinero y acto seguido se escuchó el sonido de un golpe.

- Shhh, calla imbécil - dijo el capitán en un tono más bajo -. Se supone que esa mercancía es secreta.

Roland no pudo dejar escapar esa oportunidad así que usando las sombras de la noche y el Geppou que aprendió en la agencia de espionaje se coló en la parte trasera del barco
Roland Oppenheimer
Mensajes :
371

Fecha de inscripción :
14/06/2019


Hoja de personaje
Nivel:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm63/150¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (63/150)
Experiencia:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm78965/1000000¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (78965/1000000)
Berries: 40.292.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Aysel Kadhalain el Sáb 11 Ene 2020 - 21:27

Aslaug miró por la escotilla. Había anochecido totalmente por fin y se disponía abandonar la bodega. Una vez comprobó con sus fantasmas que todo estaba despejado salvo por dos personas, decidió abrir la trampilla y subir por las escaleras al exterior. La bodega daba hacia la parte trasera y cuando la abrió lentamente se llevó una sorpresa inesperada.

Ante ella se encontraba un ser grande y peludo. La cazadora abrió los ojos como platos. ¿En qué momento había decidido colarse? Si en escasos minutos no tuvo tiempo para poder llegar alguien hasta ahí. Asustada, no tuvo tiempo sobre cómo reaccionar así que actuó de manera impulsiva saliendo de la bodega. Si se quedaba encerrada, sería adentrarse en una ratonera de la que no tenía escapatoria.

Pero algo escapaba a su conocimiento, no había visto a ese ser en ningún momento de su travesía. Como fuera se echó para atrás con una daga en la mano, por si decidía atacarla. Se quedó en silencio, observándolo de arriba abajo y empezó a oler el ambiente varias y repetidas veces. En ningún momento se acercó a él que apreció el color de su pelaje.

¿Un guepardo? ¿Y personificado? Una pequeño rayo de felicidad inundó su vacío corazón. ¡Los ancestros estaban enviándole ayuda! ¡Querían que regresara a casa! Aun así, no entendía por qué enviaban un guepardo en vez de un lobo, ya que ellos rendían culto principalmente a ese animal, pero como fuera, no iba a rechazar tal ayuda.

Sin embargo, Aslaug seguía en cierto modo reacia a hablar, por lo que con una mano apoyada en el suelo y la otra con la daga se fue acercando poco a poco para no espantarlo y bajó la cabeza, en señal de que era inofensiva.

- Vrashka ¿Tu ayudarme a regresar a hogar? - Su idioma aún no había sido perfeccionado lo suficiente y a veces incluso se le escapaba alguna palabra en su dialecto. - Los Dioses enviarte para recuperar honor, pero primero, tener que capturar a criminal...

Tras eso se llevó la mano a la boca, haciendo un ademán de que guardara silencio por los guardias que se encontraban en la cubierta.
Aysel Kadhalain
Mensajes :
76

Fecha de inscripción :
30/08/2016


Hoja de personaje
Nivel:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm14/150¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (14/150)
Experiencia:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm5480/1000000¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (5480/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cazador Desconocido
Aysel Kadhalain

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Roland Oppenheimer el Lun 13 Ene 2020 - 16:57

Moviéndose sigilosamente, el mink se posó sobre la borda del barco. Se movió con ligereza explorando los rincones, caminando entre las sombras y buscando la bodega de carga, donde suponía que estaba la mercancía ilegal. Si la encontraba, podría detener a los marineros del barco y, si se resistían, tal vez disfrutara de algún combate entretenido. Tal vez.

En menos de un minuto había encontrado la bodega. Se disponía a abrir la escotilla para entrar cuando alguien se le adelantó. De las escaleras vio surgir a una mujer, vestida con ropa basta y grandes pendientes. La mujer no esperaba verle, ya que se asustó cuando se lo encontró en frente y dio un salto hacia un lado desenvainando un cuchillo. El mink no dudó en atacarla para evitar dejar testigos, pero se detuvo cuando vio algo que le llamó la atención. La chica no estaba en posición de ataque, estaba en posición de defensa. Y por si fuera poco, ¿estaba olisqueando el aire? ¿Le estaba oliendo a él? Definitivamente era muy extraño. El mink se empezó a preguntar si la chica estaba bien de la cabeza.

Si no era ya extraña la situación, ya que parecía estar tan poco relacionada con el barco como él mismo o más, se le empezó a acercar con la cabeza agachada y una mano sobre el suelo. Parecía como si se estuviera rindiendo. Roland estaba un poco confuso, le extrañaba la situación y no tenía tiempo que perder. De verdad, ¿por qué siempre le tocaban a él todos los raritos? Para culminar la situación, la chica empezó a hablar. Le llamó enviado de los Dioses, que debían detener a un criminal, y algo sobre ayudarla a regresar a su hogar. No parecía defenderse muy bien en su idioma y costaba un poco entender lo que decía, pero estaba claro que esa chica necesitaba ayuda, y no solo psicóloga.

Además, había muchas opciones posible, como que la chica estuviese encerrada en el barco, secuestrada por esos hombres, o que se hubiese escondido allí por algún motivo. Si la dejaba sola y la descubrían rondando por el barco podría ser perjudicial para ella, y en el peor de los casos podría chivarse de su presencia allí. No se podía permitir dejar a la chica sola, y tampoco parecía ser alguien que se interpusiera en su trabajo así que no tenía motivos para deshacerse de ella. Tampoco tenía mucho tiempo que perder, así que la mejor opción era seguirle la corriente para que confiara en él, le hiciera caso y le dejara terminar su trabajo. Una vez hecho, la dejaría en algún barco que la llevase de vuelta a su hogar. Roland podía ser un cabrón, pero tampoco era un desalmado.

- Esto...sí. Sígueme si quieres volver a casa, supongo. Hazme caso hasta que hayamos terminado y todo irá bien. No hagas ruido - le susurró a la chica -. Venga, bajemos - le dijo por último mientras bajaba las escaleras hacia la bodega.
Roland Oppenheimer
Mensajes :
371

Fecha de inscripción :
14/06/2019


Hoja de personaje
Nivel:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm63/150¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (63/150)
Experiencia:
¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 3qaWnZm78965/1000000¿Qué haces tú aquí? [Aslaug - Oppenheimer] 9h2PZk8  (78965/1000000)
Berries: 40.292.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.