Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Descubriendo la verdad [Priv Katharina]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Naiara Riera el Miér 27 Nov 2019 - 19:50

Los milagros no existen, dicen algunos. Pero si eso fuese cierto, entonces nadie sabría explicar cómo es que pudo sobrevivir a aquel día tan nefasto. De todas formas, la cantidad de heridas que poseía era tal que cualquier persona normal no hubiese sobrevivido pasado un tiempo, pero ahí seguía ella. Su brazo izquierdo, incapaz de moverlo, un ojo que apenas podía permanecer abierto, heridas sangrantes alrededor de todo su cuerpo... pero lo peor era que tanto su orgullo como sus esperanzas de vengar a dos hombres a quienes respetaban, ahora no tenían sentido alguno, tras lanzarse ciegamente ante un combate que no podía ganar. Ahora, era una fugitiva y seguramente comenzaría a ser perseguida pronto. Todo estaba mal y aquel desgraciado se había salido con la suya después de todo.



Unos revolucionarios rescataron a la joven moribunda, evitando así que el agente se cobrase otra vida más, además de explicarle a Naiara toda la situación, lo que era la revolución y que los hombres que conocía, precisamente, eran revolucionarios que actuaban en la isla. Se podía decir que, realmente, ella era la culpable de que ambos hayan muerto, por dar información sin entender la verdadera situación. Esto la dejaba aturdida, de piedra, no sabía qué pensar al respecto... salvo... que el sentimiento de venganza seguía igual de presente que el primer día. Pese a que los demás la "obligaban" a descansar para recuperarse de sus heridas e invitarla a unirse, ella se negaba en rotundo, nunca le había gustado trabajar en equipo. Esa misma noche, ya cortadas las hemorragias y vendada, pero con un horrible dolor en todo su cuerpo todavía, escapaba del barco sin que la descubriesen, viajando ahora en un bote que "había tomado prestado", dirigiéndose a la isla más cercana. Así, acaba llegando a la isla de Hallstat.



No conocía prácticamente más islas que la suya natal, ir a otras distintas era algo de lo que se encargaba su padre mientras ella cuidaba la herrería o entregaba encargos de armas dentro de la isla. Todo lo que veía en ese momento era nuevo para ella y aún así, no estaba en condiciones de apreciarlo. Todas las energías conseguidas en el reposo tras la curación de sus heridas habían sido gastadas en remar hasta la isla, con un solo brazo. Su primera acción tras dejar su embarcación fue caminar como podía, todavía mareada, por ahora tendría que aprovechar que aún era desconocida, más adelante no creía poder caminar tranquila. O al menos, eso pensaba, que aún no intentarían atacarla.


Debo encontrar un lugar donde descansar... Se susurraba a sí misma, como un intento de subir los ánimos. En todoviaje, incluyendo su caminata, estaba anocheciendo nuevamente, pasando así un día entero sin comer ni dormir, solamente caminando con tambaleos y necesitando de vez en cuando reposar sobre algún muro o algo donde apoyarse para no terminar en el suelo, acompañando de una respiración lenta, pesada y dolorosa.
Naiara Riera
Mensajes :
28

Fecha de inscripción :
06/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm11/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (11/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm3570/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (3570/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cadete Revolucionario
Naiara Riera

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 28 Nov 2019 - 4:40

Se estaba tomando unas buenas vacaciones antes de volver al Nuevo Mundo, donde le esperarían retos inimaginables. Quizás era una forma de evitar la realidad que debía enfrentar, puesto que ahora estaba sola. No tenía familia ni amigos, Zane y los demás se habían marchado sin ella y seguro que no la extrañaban. Bueno, igual mejor. Ahora podría enfocarse completamente en derrocar al Gobierno Mundial, atacarlo desde diferentes flancos y hacer caer al Alto Mando. Jamás olvidaría las razones por las que se había enemistado del país más poderoso del mundo entero: venganza. El Gobierno le había traicionado, había puesto un precio sobre su cabeza únicamente por leer un documento ilegal cuyo contenido ni siquiera entendía. Sin embargo, no era el único motivo que tenía y es que con el tiempo había descubierto cientos de fechorías que avivaban su espíritu vengativo.

Ahora mismo se encontraba en Hallstat, cuna de una vil guerra sucedida hacía unos buenos años donde, su Rey, Derian Markov, murió a manos del actual Emperador del Mar, Dexter Black. Astelia era su capital, una ciudad amurallada cuanto menos hermosa. Por el día era muy bulliciosa, pero por las noches un silencio armonizador invadía cada rincón de esta. En ese momento había un cielo despejado, una enorme luna plateada que iluminaba tenuemente la tierra bajo ella, y un sinfín de estrellas que parecían diminutos puntos luminosos y palpitantes. El viento que corría era helado, fuerte, amenazador. Tenía la fuerza para coger mal parado a un borracho y, en el mejor de los casos, solo echarlo al suelo. En una de esas hasta se lo llevaba por los cielos.

No había grandes razones para estar en Astelia más allá de conocer su historia, arquitectura y cultura. Bueno, ¿cuál es el punto de vacacionar si es que no se descansa? Aprovecharía de comer hasta reventar, probaría todo tipo de platillos y no escatimaría ninguna moneda en saciar su apetito. Mientras caminaba con una capa que le cubría el rostro imaginaba todo tipo de comidas entrando por su boca, haciendo que la baba cayese de esta de una forma cuanto menos impropia de una persona como ella. ¿Katharina von Steinhell, conocida por ser una chica ostentosa y seria, mostrándose como una pobre criatura babeada? Sería un duro golpe a su orgullo, definitivamente lo sería.

Sus fantasías culinarias finalizaron de golpe cuando sus ojos se encontraron con un cadáver andante, una chica de cabellos negros que caminaba pesadamente, como si cada uno de sus huesos le doliera. «¡No puede ser! ¡¿Me habrá visto?! Sí, seguro que lo hizo. ¡¿Qué hago?!», se preguntó nerviosa ante la posibilidad de haber sido descubierta en una posición tan… indigna. Miró hacia los lados para comprobar que nadie más estaba espiándole y se acercó hacia la muchacha.

—Oye, tú, ¿estás borracha o algo? ¿Estás herida? —le preguntó cruzada de brazos y con el ceño fruncido—. Ya, te ayudaré, pero no le dirás a nadie lo que viste —añadió enseguida, asumiendo que la chica había visto esa expresión tan ridícula.

En caso de que ella dijese que sí, que estaba herida —o borracha, da igual—, la bruja dejaría caer un halo de luz dorada sobre la chica. Esperaba que su ayuda bastase para que la desconocida no soltase una sola palabra, no le apetecía ser chantajeada.

Katharina von Steinhell
Mensajes :
1356

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm138/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (138/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm652915/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (652915/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Naiara Riera el Vie 29 Nov 2019 - 16:44

¿Quién...? Una voz se escuchaba delante, sus sentidos estaban tan apagados que apenas sentía las presencias a su alrededor. N-No estoy borracha. Al levantar la cabeza, se podían apreciar todas las heridas que tenía: desde moratones bastante inflamadas hasta un ojo que mantenía cerrado por no tener fuerzas para abrirlo. Un estado lamentable incluso después de que la curaran durante unas horas. ¿Qué es... lo que q...quieres de mí? Totalmente confundida, solamente asentía con la cabeza a lo de estar herida, pese a que era algo totalmente obvio. No tenía nada de valor salvo su espada, la cual tenía preparada para desenvainar con su único brazo medio sano. Lo que no se esperaba era que esta la curaría, solamente por guardar silencio. No tenía dinero encima como para pagar todo aquello, así que... haría como si no hubiese visto nada. Que era verdad, suerte era que la pudiese ver estando enfrente.

Aquel brillo dorado que aparecía de repente... no sabía lo que estaba pasando, pero... se sentía bien, como si sus músculos dejasen de sufrir por lo ocurrido, su ojo volvía a estar abierto. ¿Qué estaba pasando? Parece que no mentía con que iba a curarla, pero no se esperaba que fuese algo así tan repentino. Miraba su cuerpo como podía ya habiendo acabado la curación y con los ojos abiertos como platos. Eso... ¿Qué ha ocurrido? Preguntaba por lo bajo, aún anonadada. ¿Qué clase de magia es esta que es capaz de curar mis heridas así de rápido? Me siento bien después de que... de que casi me mataran... Bajaba bastante el tono, recordando lo ocurrido en su combate. Como una estúpida... Pero quería borrar eso de su mente, tenía que entrenar, ser más fuerte... para poder volver a casa y acabar con lo que había empezado. Hacer que aquellas dos personas pudieran algún día descansar en paz tras haber sido asesinadas de forma tan vil e injusta.

¿Qué más puedo hacer por ayudar? Necesito algo de dinero y... ¿Dónde estamos? Llevo un tiempo siendo transportada a ciegas y toda la noche remando a rumbo perdido. Ahora mismo no sé qué hacer... Su parte además la estaba cumpliendo, no diría nunca a nadie lo que había ocurrido. Podría ser una asesina y una criminal posiblemente buscada, pero no faltaba a su palabra. Y menos, cuando la otra parte le había salvado de un destino penoso. Se preguntaba todo el rato si su padre estaría bien, él no tenía nada que ver en las estupideces de su hija. Estaba preocupada, demasiado, pero volver ahora sería... suicidarse, para nada.
Naiara Riera
Mensajes :
28

Fecha de inscripción :
06/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm11/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (11/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm3570/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (3570/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cadete Revolucionario
Naiara Riera

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 1 Dic 2019 - 1:53

Se recordó a sí misma no volver a caminar por ahí con una expresión ridículamente vergonzosa. Bueno, igual no esperaba que apareciera alguien de la nada y le quedase mirando. La bruja tenía una reputación que cuidar y no dejaría que el mundo creyese que era una glotona que se babea a sí misma; no, perdería todo el respeto. Cuando la gente escuchaba el nombre de Katharina von Steinhell sentía miedo, inseguridad, horror, y había suficientes razones para ello. Se decía que la bruja tenía poderes sobrenaturales que rozaban lo absurdo, un comportamiento cuanto menos cruel y déspota, se decía que era una asesina sin remordimientos. Entonces, ¿qué hacía esa misma pirata ayudando a una vagabunda? Pudo haberle cortado la garganta antes de que siquiera pudiera desenvainar la espada que llevaba en la cintura, pero ¿atacar indiscriminadamente a una pueblerina siendo que quería un mundo mejor para ese tipo de gente? Como que por ahí no va la cosa.

—Sí, es magia —le respondió de inmediato—. ¿En serio no sabes dónde estamos…? Astelia es la capital del Reino de Hallstat, supongo que al menos has escuchado su nombre.

Observó con recelo a la vagabunda, fijándose en sus rasgos y en la espada que llevaba a la altura de la cintura, preguntándose cómo se había hecho esas heridas. Aún no estaba completamente recuperada y seguramente le tomaría un tiempo, pero al menos ya no tenía un aspecto tan lamentable. Las palabras que mencionó la vagabunda despertaron el interés en Katharina, queriendo saber cómo fue eso de que casi la habían matado. Como buena historiadora ¿qué mejor que escuchar una historia personal? Ya decidiría si habrá valido la pena oír sus palabras.

—¿Por qué no me cuentas tu historia? —le preguntó con una sonrisa maliciosa—. Este no es un buen lugar para hablar. Vamos a comer algo, muero de hambre.

Esperaba que la vagabunda fuese inteligente y aceptase su propuesta. Había una taberna del otro lado de la calle, un edificio de madera y piedra con ventanas cuadradas y protegidas. Desde fuera podía oírse la alegre música que se entonaba en su interior y cuando un hombre abrió la puerta, un intenso y sabroso aroma llegó a las fosas nasales de Katharina, abriéndole el apetito como nunca. Daba igual si la muchacha de cabellos negros aceptaba o no, se dirigiría hacia ese lugar.

—Soy Katharina —se presentaría en caso de que la vagabunda le acompañase.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1356

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm138/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (138/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm652915/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (652915/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Naiara Riera el Jue 5 Dic 2019 - 16:20

Llevo inconsciente un tiempo, al despertar estaba en un barco porque supuestamente me habían salvado la vida. Eso era su explicación de cómo es que no sabía dónde estaba... sin tener en cuenta que su vida en la montaña era casi total y desconocía muchos aspectos del mundo. Pero eso era algo para olvida, estaba segura de que eso cambiaría un poco debido a lo que "la estaban obligando" a vivir. Algunas personas comentaban algo sobre Hallstat, sí, pero no conozco mucho. Sinceridad por delante, no le iba a mentir o adornar las palabras a alguien que la había curado por propia voluntad. Sobre lo de contar su historia... no sabía si era buena idea. ¿Podría confiar en aquella persona tanto como para contarle sus acciones? No tenía ni la más mínima idea. Vayamos... Pero al final, acababa aceptando y acompañándola.

Mi nombre es Naiara. Se presentaba, ya volviendo a su voz habitual y no una desganada y en bajo tono por heridas. Además, sus tripas rugían, llevaba desde la tarde de antes de aquel momento sin comer y ya no sabía cuánto había pasado entre medias. ¿Una taberna llena de gente es el sitio ideal para contarlo? Preferiría que no hubiese nadie, pero supongo que da igual porque el ruido tapará todo lo que diga... Ahora sí, se animaba a entrar al lado de Katharina y buscar un sitio donde sentarse.

Para mí lo más barato que haya, tengo todavía el estómago cerrado... Su estómago gritaba hambre, pero en parte, se le hacía difícil incluso la idear de comer. Una ola de angustia recorría su cuerpo cuando lo hacía. Al menos así hablaré más tranquilamente. Buscaba entonces un lugar donde sentarse, para dos personas, lo más alejado posible. No había mucho realmente, pero al final encontraba algo, avisando a Katharina para que vaya con ella. Supongo que es hora de hablar. Suspira Por favor, que esto no salga de aquí, o estaré en problemas. Miraba hacia los lados, antes de empezar.

Provengo de una de las montañas de Ilusia, trabajando en una herrería. Dos personas solían visitarme y ayudarme, pues era un trabajo duro, además no pedían nada a cambio, casi eran de la familia para mí. Pero hace poco... alguien visitó la herrería, preguntando si había visto a alguien. Al decir esto, se mordía el labio con fuerza y se le podía ver temblar ligeramente. Sin saber de sus planes, les dije lo que sabía y... al día siguiente, aquellos que me ayudaron tanto, fueron asesinados, acusados de ser unos criminales buscados por el gobierno. ¡Patrañas!

Eso último lo dice en voz alta, incapaz de aguantarse. Lo siento... En resumen, buscando venganza, pude acabar con uno de los asesinos, pero el otro... me dejó con esas heridas, quedando al borde de la muerte. Ahora vago por el mundo, en busca de un lugar donde refugiarme hasta que pongan una recompensa por mi cabeza. Trataba de calmarse lentamente, suspirando de forma tranquila para no dejarse llevar por la rabia nuevamente.

Esos que se hacen llamar justicieros no son más que unos asesinos sin miramientos peor que cualquier pirata malvado de estas aguas. Pretenden hacer creer que son la salvación de este mundo cuando solamente lo están pudriendo.. Ya no hablaba ella, hablaba su rabia. Quería llorar pero a la vez quería permanecer fuerte y no derrumbarse en el momento más importante. Pero, sinceramente, no tenía ni idea de lo que hacer. Siempre había vivido tranquilamente en su trabajo y, de un momento a otro, lo había perdido todo y además la buscaban para matarla. No podía ir peor la situación.
Naiara Riera
Mensajes :
28

Fecha de inscripción :
06/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm11/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (11/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm3570/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (3570/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cadete Revolucionario
Naiara Riera

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 8 Dic 2019 - 23:23

La taberna era un lugar bien construido y exquisitamente adornado, había un pequeño escenario justo frente a la puerta y la barra se ubicaba al extremo derecho. Una pequeña escalera comunicaba con la segunda planta, lugar donde había mesas circulares y unos cuantos cuadros. Frente a la plataforma de madera que servía como escenario bailaban alegremente media docena de parejas, siguiendo el ritmo de la contagiosa melodía conformada por los laúdes, tambores e instrumentos que la bruja no conocía. Las meseras iban de allá para acá, llenando las jarras de cerveza y entregando los pedidos de los comensales.

Una chica de largos cabellos negros y ondulados, ojos verdes y sonrisa juguetona, se acercó a la mesa donde estaban sentadas la vagabunda y la bruja. Naiara pidió lo más barato del menú, un estofado de carne, mientras que Katharina se decantó por toda la selección de la carta: papas fritas, pavo asado, lasaña y un montón de platillos más. Los probaría todos. No le importaba echarse un dineral en comer, pues no pretendía decepcionar a los Grandes Sabios de la Comida. Estaba pensando seriamente en dedicarse a viajar por todo el mundo en busca de nuevos sabores una vez derrocase al Gobierno Mundial y descubriese la historia del Siglo Vacío.

—Así que no eres una vagabunda —comentó tras escuchar la historia de Naiara—. ¿Dices que buscas un lugar donde refugiarte hasta que pongan una recompenza por tu cabeza? Vaya, esa alguien que acabó con tus amigos debe ser muy importante —mencionó luego, fijándose más en la comida que llegaba poco a poco en vez de la historia que la vagabunda contaba con pesar.

El pavo asado estaba realmente exquisito, y le ofreció un buen trozo a la chica que parecía estar a punto de llorar. Lo había pasado mal, es decir, su vida había cambiado de un momento a otro y ahora vivía con el único propósito de vengarse. La historia de Naiara se parecía un poco a la de la bruja, y quizás esa idea le abrió un poco su gélido corazón. Katharina también buscaba su lugar en el mundo, no quería ser consumida por la venganza y deseaba aspirar a algo más que solo destruir cosas.

—Puede que la venganza sea un buen motivo para vivir, pero no dejes que te consuma ni controle cada uno de los pasos que das. Entrena, vuélvete fuerte y piensa lo que harás luego de vengarte.

De pronto, la puerta se abrió violentamente y un hombre calvo y gordo entró jadeando, sudoroso como un puerco después de haber trotado una maratón.

—¡Un mercenario...! ¡Ayuda! ¡Necesito gente dispuesta a ir a las Ruinas de Heidenberg!

—¡¿Las Ruinas...?! Solo alguien que no valora su vida iría a ese lugar...


Última edición por Katharina von Steinhell el Vie 13 Dic 2019 - 17:42, editado 1 vez
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1356

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm138/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (138/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm652915/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (652915/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Naiara Riera el Jue 12 Dic 2019 - 13:43

Vagabunda... tal vez ahora sí lo sea. Porque claro, se había quedado sin casa y sin trabajo, técnicamente sí lo era. Pero daba igual, tenía asuntos que tratar. Según parece, ese alguien es un agente del gobierno. Si quiere mandarme a todos para capturarme, puede hacerlo, por ser una asesina y una fugitiva. Realmente no había escapado, sino que la habían sacado de allí mientras estaba inconsciente, pero daba igual, estaría en busca y captura de todas formas, con más o menos precio por su cabeza, siendo apenas un detalle que la dejaba indiferente. La comida que acababa de llegar, no le daba bocado alguno, teniendo el estómago completamente cerrado y siendo incapaz de comer. Solamente bebía agua debido a la sed y a que se le secaba la garganta tras tanto hablar.

Y mientras daba vueltas a su vaso, ahora era su acompañante quien tenía el turno de palabra. En lo que decía... estaba totalmente en lo cierto, debía admitir. Es más, la venganza ya casi la había matado hace poco por no saber controlarse. Ya sabía de buena mano que no podía dejar que la controlase durante más tiempo, reforzado por la opinión de... Katharina, que pese a que acababa de conocerla, ya había hecho más que la mayoría. No sabía a lo que se dedicaría ni cómo era capaz de curar heridas con magia, no era alguien corriente eso seguro, al igual que ese agente del gobierno.

Ojalá fuese tan fácil hacer eso. Los sentimientos, perder personas importantes por tu culpa... no se puede pensar con claridad y la rabia acaba consumiendo la mente. No era capaz de controlarme... no era yo misma, mi padre me lo advertía y aún así... soy una decepción absoluta. Se maltrataba a sí mismo mientras apretaba sus labios con fuerza, al punto de hacer que estos sangraran, dejando ver un hilillo rojo que caía lentamente de estos. Lo tenía claro, su impulsividad ya la conocía y que le traería problemas, pero no imaginaba que tantos. Luego de vengarme tendré que pensar en lo que hacer, seré perseguida en todas partes, tendría que salir de estas aguas junto a mi pad... ¡¡¡¡¡¡¡padre!!!!!!

Se había alterado al recordar que él no tenía nada que ver con todo este asunto, pero sin duda estaría relacionado directamente a su criminal hija. Si no lo llegasen a matar, seguro que como mínimo lo encerrarían por los crímenes de ella. No podía permitirlo, no podía dejar que otra persona importante muriese por su culpa. Tengo que volver a Ilusia, no me importa si soy demasiado débil aún, necesito sacarle de la isla cuanto antes. Tengo que encontrar un barco o alguna manera de ir allí... Y entonces, un hombre aparece.

Mi vida no valdrá nada si provoca la muerte de mi padre también. Iré a esas ruinas. Una vez acabe con esa misión, le pediré que me lleve hasta mi hogar. Revisaba lo que tenía, afortunadamente salvaron su espada y pues aún la llevaba consigo. Con ella, estaba segura de que podría pasar los peligros, aunque difícil, pero con una posibilidad. Me ofrezco voluntaria para participar, estoy dispuesta a ir a esas ruinas. Declaraba, alzando la voz y dirigiéndose al hombre que clamaba por ayuda. No sabía si podía ser una trampa, pero debía arriesgarse. Y si de verdad era peligroso, no solamente viajaría, sino que se haría más fuerte tras superar el desafío. Mejor que no hacer nada era, al menos a su parecer, a su mente maltratada y aún llena de ira. Tal vez era su única oportunidad para salvar a su padre y no la desaprovecharía.
Naiara Riera
Mensajes :
28

Fecha de inscripción :
06/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm11/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (11/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm3570/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (3570/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cadete Revolucionario
Naiara Riera

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Miér 18 Dic 2019 - 23:00

—Deberías comenzar con tener algo más de autocontrol, ya sabes, no alterarse por culpa de nuestros recuerdos; podría meterte en problemas. Estoy casi segura de que el Gobierno Mundial no perseguirá a tu padre, siempre y cuando no haya cometido ningún crimen. —Katharina le dio un buen mordisco al gigantesco trozo de carne que tenía frente a sus ojos—. Lo de encontrar un barco me parece buena idea, de hecho, también me gustaría tener uno y dejar de comprar esos putos boletos que me tienen en la ruina.

El hombre calvo y gordo que entró a la taberna caminó torpemente hacia Naiara, empujando todo cuanto se pusiera en su camino, y al llegar hasta ella se dejó caer de rodillas.

—¡Prometo llevarte a donde tú quieras, pero ayúdanos!

Jamás había escuchado nada sobre las Ruinas de Heidenberg, pero su nombre parecía lo suficientemente llamativo como para querer conocerlas. No es que fuera una freak de las ruinas y esas cosas, pero el pasado siempre le había llamado la atención. Hallstat era una isla rica en historia y estaba segura de que Heidenberg escondía una muy interesante. Además, en la mayoría de las ruinas había tesoros inimaginables; bueno, y también un montón de peligros a los que nadie querría enfrentarse.

—Primero cálmate y cuéntanos qué ha pasado en ese lugar —intervino la bruja en la conversación, pidiendo algo de información antes de aceptar cualquier cosa. No impediría que Naiara fuese a las ruinas por su cuenta y sin apoyo, de hecho, le daba igual lo que esa vagabunda hiciera.

—Trabajo para el señor Monteverde, es uno de los nobles más importantes de Astelia y también el arqueólogo más reconocido del reino. Hace ya año y medio unos hombres descubrieron las Ruinas de Heidenberg. Hubo muchos que intentaron descubrir sus misterios antes que nosotros, pero ninguno de ellos tuvo suerte… Con el tiempo comenzaron a correr rumores; algunos decían que las ruinas estaban malditas y…

—¡Quiero la versión corta! —le interrumpió Katharina, impaciente.

—Sí, sí…, perdón. Hubo un derrumbe y el señor Monteverde está atrapado, y solo dios sabe qué cosas se ocultan allí abajo. ¡Por favor, ayúdennos y prometo que la recompensa será agradable!

—Hmm, no me gusta que me ofrezcan promesas a cambio…, pero también quiero conocer esas “ruinas embrujadas”. Dime cómo llegar e intentaré ayudar a tu señor.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1356

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm138/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (138/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm652915/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (652915/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Naiara Riera el Miér 15 Ene 2020 - 13:55

Autocontrol, claro... era fácil decirlo cuando se trata de algo ajeno. Cuando es algo que se está viviendo en carne propia, eso es algo que muy rara vez se puede aplicar. Prefería simplemente no decir nada al respecto y continuar en su pensamiento principal en ese momento: aquel hombre que clamaba por ayuda. No tenía ni idea de qué eran esas ruinas... o siquiera el sitio actual, más que por el nombre que le había dado aquella misteriosa mujer. Pero era de suponerse que tocaría conocer más mundo, aparte de Ilusia.

Pero lo más extraño de todo era la repentina reacción de esta. Había tomado la delantera ahora. Se suponía que esto era una misión en la que se contrataba gente dispuesta sin importar quienes sean, así que no era como que pudiera decirle que se apartara. Además, con esa extraña magia, seguro que resultaba extremadamente útil como compañera. Mientras pudiese volver casa, no importaba el resto, aunque todo aquello fuera un riesgo excesivo.

Cuando se indicaba el objetivo de la misión, aparentemente se trataba de ir a rescatar a alguien que se había quedado atrapado allí dentro. Sí, como era de esperarse, ya en una montaña la gente se solía perder bastante por el camino, así que esto para nada sorprendía. Katharina tenía bastante madera de líder o un comportamiento serio cuando se trataba de un tema así, o ambas características juntas, quién sabía. Entonces, cuando aquel hombre aceptaba indicar el camino, Naiara tomaba del brazo a la mujer, tomando un segundo de su tiempo. Gracias por ayudarme. Es todo lo que diría, para luego continuar el camino. Tocaba hacer un viajecito.

La noche se cernía ya por Hallstatt y el hombre calvo finalmente señalaba el lugar donde se encontraban las ruinas. La mirada en sus ojos era de terror, pese a que a primera vista no había nada raro. Seguramente sea por algo que haya dentro o que tenía demasiado miedo a que el hombre atrapado hubiese muerto ya. Sea como fuere, preparaba ya la espada, cargada con lo poco de veneno que había quedado tras lo ocurrido en Ilusia. Calculaba que serviría para acabar con alguno que otro de darse el caso de luchar, estaba totalmente preparada.

Si es aquí, entonces no hay más tiempo que perder. Lo último que quiero es haber venido para nada. Diría de una forma tal vez un tanto brusca, pero decidida a cumplir su trabajo. La protección de la ropa había sido destrozada en el anterior combate, así que tendría que tener mucho cuidado de que no la alcanzasen los ataques.
Naiara Riera
Mensajes :
28

Fecha de inscripción :
06/09/2019


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm11/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (11/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm3570/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (3570/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cadete Revolucionario
Naiara Riera

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Miér 22 Ene 2020 - 20:48

Se limitó a asentir ante el agradecimiento de Naiara. Perder a un buen amigo era algo difícil de superar y, en cierta forma, entendía su sufrimiento; ella había pasado lo mismo. Desde muy pequeña tuvo que hacerse responsable de un poder por el que muchos pagarían miles de millones. Los nobles que la rodeaban en ese entonces apenas le dejaron tiempo para lidiar con la muerte de su madre, le arrebataron su niñez al tratarla como una adulta teniendo solo cinco años. También perdió su libertad cuando la Orden Carmesí apareció en las puertas de su mansión. Esos malditos hijos de perra secuestraron a su hermana y obligaron a la bruja a convertirse en una fría asesina sin sentimientos ni remordimientos; incluso tuvo que quitarle la vida a su mejor amigo. Fueron tiempos duros puesto que, además de hacer toda clase de encargos para proteger a Freya, debía tratar con la desaparición de su padre. Aún no sabía nada de ese hombre, y esperaba no volver a verlo jamás. ¿Estaría muerto? Cuánto lo deseaba, en serio. Si hubiese tolerado la muerte de Shaelyn como un hombre responsable, Freya seguiría con vida y el destino de Katharina sería muy diferente. No obstante, de nada servía llorar sobre la leche derramada y retorcerse en el sufrimiento; la única opción era seguir adelante y honrar la memoria de quienes ya no estaban con ella.

La bruja esperaba que las Ruinas de Heidenberg fueran un pequeño templo o algo por el estilo, sin embargo, se llevó una gran sorpresa al encontrarse con un castillo de piedra medio destruido. Gracias a la luz de la luna podía verlo, de lo contrario, ante ella solo habría una imponente sombra casi mimetizada con la oscuridad. Los vellos de los brazos se le erizaron y una voz dentro de ella le advertía peligro. Casi por mero instinto llevó su mano a la empuñadura de Fushigiri. Algo se escondía tras esas enormes murallas e incluso a la distancia podía sentir su sed de sangre. Usó el mantra para estudiar el nivel de poder de la chica que le acompañaba, llevándose una fuerte decepción; era increíblemente débil. Tampoco podía culparla. Hasta hace unos pocos días solo era una herrera que ayudaba a su padre en la forja. Se había involucrado con la gente equivocada y ahora vagaba por el mundo en busca de venganza. En cualquier caso, jamás hubiese pasado tanto tiempo con ella de no ser porque había visto algo en ella, tal vez en su mirada. Buscaría alguna forma de explicarle que recorrer el sendero de la venganza era entregar su vida, sus decisiones y esperanzas al cruel destino, que movería sus hilos de la forma más deshumana. Lo había vivido en carne propia; sabía de lo que hablaba.

A medida que se acercaba a lo que debía ser la entrada principal del castillo empezaba a distinguir una bruma fantasmagórica. Era muy similar a la del Reino de los Muertos, aunque no desprendía ese frío sepulcral que le arrebataría instantáneamente la vida a cualquier criatura viva. Había que andarse con mucho cuidado, sus sentidos de alerta estaban más eufóricos que nunca.

—Te sugiero que permanezcas a mi lado, vagabunda. Ahora entiendo por qué los hombres de la taberna se rehusaron a venir. Estas ruinas apestas a muerte y sufrimiento, ¿puedes sentirlo?
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1356

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm138/150Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (138/150)
Experiencia:
Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 3qaWnZm652915/1000000Descubriendo la verdad [Priv Katharina] 9h2PZk8  (652915/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.