Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Lun 20 Ene 2020 - 19:45

Se encontraba en un pequeño refugio azotado fuertemente por los huracanados vientos de Punk Hazard. La calefacción de la pequeña estructura de madera reforzada apenas podía combatir el frío del exterior, que intentaba infiltrarse por todos lados. O más bien era el calor el que quería escapar del refugio, respetando las reglas de la termodinámica. La llama de la vela vacilaba cuando el viento conseguía colarse por las grietas de las paredes. En el interior había una pequeña cama que Katharina había usado las últimas dos noches, aguardando la llegada de quien sería su compañero. La mesa ocupaba el centro de la habitación, sobre ella había hojas y libros apilados ordenadamente. Si no fuese por sus habilidades mágicas le hubiera sido imposible leer cualquier cosa, puesto que la oscuridad reinaba en ese lugar. Tomó suavemente la carta que el mafioso le había enviado hacía unos pocos días. En ella cobraba el favor que le había prometido hacía unos meses, evitando así una batalla la cual, muy probablemente, no hubiera podido ganar. Había mejorado mucho desde entonces, habiendo aprendido nuevos conjuros y desarrollando a un nuevo nivel su estilo de la Danza de las Sombras Gemelas.

La carta explicaba que había sido muy difícil encontrar el paradero del doctor, quien había atentado contra Kavernish más de cinco veces en los últimos meses, pero el mafioso sabía lidiar con los asesinos enviados: los volteaba a su favor o les quitaba la vida. Katharina prefería estar en la primera categoría, después de todo, actuaba como una mercenaria carente de lealtad, aunque ese comportamiento se extinguía poco a poco. Probablemente sería el último trabajo de esa clase que haría. Ahora tenía un objetivo mucho más ambicioso: apoderarse del trono de Lion D. Émile. En fin, ahora mismo tenía la misión de hacer desaparecer para siempre a Paul Watson. El mafioso sospechaba que estaba trabajando en un nuevo virus, lo cual era muy perjudicial para sus negocios. Kavernish no solo estaba motivado por la venganza, sino que deseaba sacar del medio a un competidor muy hábil, molesto, escurridizo. Finalmente, había una advertencia: «Esta vez no se tratará de órganos ni asesinos mal entrenados, Watson sabe que voy tras él y estará preparado».

Suponía que trabajaría con Lance, pues el chico había estado presente en la casa de subastas cuando Kavernish ofreció el trabajo. Esperaba que supiera cómo llegar hasta el refugio; a ella no le había costado. Dentro del sobre que recibió por parte de uno de los hombres de Kavernish había un mapa con una cruz marcada. No hacía falta ser muy listo para entender las indicaciones. En todo caso, el Nuevo Mundo era un lugar peligroso en el que el clima era el principal enemigo, uno muy mortífero. Tampoco esperaría eternamente, en algún momento la comida empezaría a escasear y se vería obligada a moverse. Sacó de entre la gruesa capa de piel de oso negro su Den Den Mushi y marcó el número de Lance.

Soy Katharina, supongo que te acuerdas de mí. Estoy en Punk Hazard, en el refugio marcado en el mapa. ¿Vienes en camino o has decidido darle la espalda a Kavernish? —le diría una vez hubiese respondido del otro lado.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Mar 21 Ene 2020 - 22:48

Los recuerdos retornaban a mi cabeza como lluvias fugaces en una noche oscura. Supuse que iba a ser más fácil, pero, sorprendentemente, el pasar página teniendo una experiencia que rozaba la muerte conllevaba algunas complicaciones que no era capaz de ignorar. Alguna pesadilla se pasaba de vez en cuando, dispuesta a hacerme recordar todo lo sucedido, pero yo simplemente despertaba y agitaba la cabeza, intentando mirar hacia aquel lado donde pudiese pasar desapercibido ante mis temores. Tampoco había sido traumático. Al menos no tanto si lo colocábamos en la balanza junto a ‘’aquello’’, pero sí que había marcado una cicatriz en mi cabeza, que comenzó a escocer como nunca cuando escuché aquella voz nuevamente.

Con solo dos palabras, únicamente con ‘’Soy Katharina.’’, un escalofrío me recorrió por completo. No era algo que me pillase por sorpresa, pues tanto el hecho de que la fecha acordada había llegado como el haber contestado al Den Den Mushi de Kath solo podían apuntar a ello, pero el impacto de volver a vivir el tono no me sentaba muy bien al cuerpo. Suspiré, tratando de relajarme todo lo posible antes de contestar.

— Estoy allí en menos de media hora. Siento la tardanza.

Porque sí, a pesar de todo aquello que portaba a la espalda, y lo que estaba dormido y podía despertar en cualquier momento, acepté continuar con aquella aventura que podría haber acabado conmigo. ¿Quizás era el orgullo de no dejar un trabajo a medias? No, todo apuntaba a que era el miedo hacia las posibles represalias de un Kavernish enfurecido, pero no podía hacer pensar a mi nueva tripulación que yo, su líder, tenía miedo de una persona como aquella. Y sí, en menos de media hora. No había existido ninguna duda, sobre todo teniendo en cuenta la reforma que había tenido que pagar con los fondos de Yggdrasil para poder entrar al Nuevo Mundo y cumplir con mi palabra. No había sido para nada barata, más del doble de lo que había recibido de antemano por el encargo, pero supuse que valía la pena. No solo por esta ocasión, sino porque aquel gigantesco y extraño mar suponía también un mundo por explorar, lleno de oportunidades a las que recientemente podía siquiera pensar en optar.

Me asomé a proa, con nerviosismo. Iba ya vestido como Kirin o Sif, o como fuera que me llamase a aquellas alturas, ya que no me iba a arriesgar a ver mi imagen envuelta en cualquier problema. Era cierto que Kath ya me había visto en mis galas habituales, con mi cara al aire, pero nadie me prometía que no nos fuera a acompañar nadie o que alguien simplemente se fijase en mí y me reportase a la marine. Así que no, ningún riesgo. A parte del de poder ser asesinado en cualquier momento por algún sicario, la lava, la hipotermia o los gases venenosos, nada me iba a joder allí.

Una vez pudimos acercarnos lo suficiente al lugar en el que íbamos a desembarcar, en la zona congelada, dejé que mis hombres hicieran el trabajo. Lo habían repetido y repasado tantas y tantas veces que quizás ni era necesario hacerlo una vez más, por lo que simplemente me dediqué a repasar que llevase todo el equipamiento conmigo. La pistola, las Elektro Guns, y mi propio cuerpo. Sí, todo en orden. Como si me estuvieran echando de aquella embarcación, en cuanto tocó la tierra y frenó bajé corriendo, sin pararme a tomar la escalera que aparecía para facilitar todo. Saqué de debajo de la túnica un pequeño mapa bien doblado que me servía como guía en la isla y que, con una absurda X, marcaba la zona donde se suponía que la bruja y yo íbamos a reencontrarnos tras tanto tiempo. Había hecho una copia que había dejado en el barco por si necesitaba su ayuda en un momento dado, pero mientras, yo me adelantaría a todos. Al fin y al cabo, yo era el único del grupo que realmente servía de avanzadilla. Y de retaguardia. Y a la hora de pelar, siendo optimistas. Pero ellos representaban el mejor grupo de apoyo que podía pedir.

Una vez avisté la construcción donde se suponía que Katharina se encontraba esperándome, di un último sprint, acercándome con gran velocidad, pero sin usar mi forma etérea, al refugio casi congelado de la isla. Abrí la puerta sin pensármelo mucho y, asomándome al umbral que dejaba, saludé con la maño derecha algo tímidamente, tratando de soportar aquellas ganas reprimidas de sucumbir a la ansiedad y el miedo. Iba a dejar las malas memorias de lado para empezar el nuevo trabajo, o si no iba a tener un día extremadamente largo.

—Ey. — Si se me dejaba, entraría para resguardarme del mortal frío que hacía allí afuera. — No he hablado nada con Kavernish. ¿Algo que me haya perdido…? — Dije, respirando aceleradamente por la continua carrera.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Miér 22 Ene 2020 - 2:04

Se acurrucó dentro de la capa de piel más por instinto que por necesidad, pues su cuerpo podía soportar temperaturas que descendían muy por debajo del cero. La respuesta de su compañero fue aliviadora. Al menos ahora tenía la certeza de que pronto llegaría y, después de mucho tiempo, terminarían lo que habían comenzado. Nada más de favores ni deudas. Se preguntaba cuánto había mejorado el muchacho desde que lo conoció en Sabaody, de verdad esperaba que esta vez fuese útil en caso de haber conflicto bélico. Bueno, la última vez había dado un par de sorpresas, pero no fueron suficientes considerando las dificultades que debieron enfrentar. Por su parte, había aprendido un par de trucos nuevos y contaba con una nueva espada que descansaba sobre el velador de madera. El tiempo pasaba rápidamente y debía esforzarse para no quedar atrás. El mundo estaba repleto de gente peligrosa, auténticos monstruos capaces de destruir todo lo que se conocía, y si aspiraba a estar entre las élites estaba en la obligación de volverse mucho más fuerte.

La puerta fue abierta bruscamente, dejando que el poco calor acumulado en el refugio escapase rápidamente. El viento se infiltró escurridizamente, apagando la vela y dejando el interior de la estructura de madera casi en penumbras. La bruja soltó un gruñido y creó una llama con su mano derecha para encender la vela. Alzó la mirada y se encontró con Liliana. Por como tiritaba y se abrazaba a sí misma, la espadachina supuso que lo estaba pasando muy mal. Le había advertido que el clima era muy hostil en Punk Hazard, pero la chica había insistido en acompañarle. Se quitó la capa para lanzársela, exhibiendo un kimono azul de largas y anchas mangas. Era un vestido de cuello alto y con un gran escote en la espalda, dejando a la vista las tres protuberancias que tenía de cicatrices. Llevaba el cabello amarrado con una cinta negra, dejándose caer un largo mechón pelirrosa sobre el rostro hasta la altura del pecho.

—Ponte eso, no te me vayas a resfriar. Dudo que haya gente dispuesta a ayudarnos en esta isla de mierda —le dijo con la vista puesta en la vela.

—Sí, gracias… —respondió tímidamente la muchacha, colocándose la capa—. ¿Cuánto tiempo más esperaremos?

Justo después de la pregunta de Liliana la puerta fue abierta una segunda vez, aunque esta vez el fuerte viento del exterior no apagó la vela que ofrecía una escasa iluminación. Lance había llegado saludando con la mano, entrando en el refugio y haciendo preguntas. Tampoco había hablado demasiado con Kavernish, de hecho, solo había enviado a un intermediario para entregarle la carta y darle las instrucciones de la “misión”. Era un tipo muy listo al esconderse de Katharina.

—Nada nuevo bajo el sol —contestó la bruja—. Es esa clase de hombre que solo dice lo que le conviene decir. Es probable que nos intenten engañar de nuevo, así que habrá que andarse con cuidado. —Hizo una pausa y miró a la chica—. Este es Lance, el chico que trabajó conmigo en Sabaody. Lance, esta es Liliana, creo que te sonará de algo. Según mis cálculos pronto anochecerá, y créeme que es muy mala idea salir de noche, así que sugiero que partamos mañana a primera hora. Hablemos un poco. ¿Qué has estado haciendo todo este tiempo?
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Miér 22 Ene 2020 - 18:38

El interior de aquel edificio al que acababa de entrar era bastante simple y, a la vez, desordenado. No aportaba ningún tipo de paz, pero quizás era simplemente mi impresión como persona nerviosa, y tampoco era mi trabajo el ir ordenando lugares ajenos a mí. Además, para mi sorpresa, Katharina no era la única habitante en aquel cubículo, sino que la muchacha que rescatamos en su momento, Liliana, estaba allí. No se me hacía difícil el reconocerla, ya que su recuerdo aún se encontraba vívido como si se tratase de algo sucedido hace menos de una semana. Además, ella parecía estar calcada de aquellos momentos, con su mismo pelo color fantasía y un vestido que me recordaba a la casa de la que provenía. ¿Qué habría sido de los Raiis…? ¿Y qué pasaría con la relación de la nueva acompañante de la bruja y su familia? Bueno, no era nada que me incumbiera y, aunque no me generaba la mayor confianza tener más gente alrededor de la estrictamente necesaria, me aguantaría. Kath sabía lo que se hacía, o al menos se esforzaba en dar aquella sensación de seguridad en todo momento, así que le daría un voto de confianza.

La negativa a mi pregunta había sido cuanto menos rotunda, causándome un pequeño vacío en el interior. ¿Nos tocaba buscar nuestras propias respuestas y pistas en una isla de aquel tamaño, sin siquiera una mísera indicación de dónde empezar…? No me parecía para nada justo, menos cuando estaba arriesgando mi vida, pero mi compañera me sacó del ensimismamiento al presentarme a Liliana, como si me hubiera olvidado de ella. Quizás el rito estaba dirigido a ella pues, teniendo en cuenta que mis pintas diferían demasiado de nuestro primer encuentro, le podía ser complicado el reconocerme. O a lo mejor la niña de cuna de oro ya no se acordaba, quién sabe. Aun así, le tendí la mano para formalizar la presentación, mientras escuchaba como me sugerían aguardar allí a la mañana en vez de andar en la oscuridad. ¿De verdad era necesario…? Para mí no era un impedimento recorrer toda Punk Hazard sin una vela, ya que yo mismo podía funcionar como una lámpara, pero debía aceptar que aquello era cosa de dos y no solo mi egocéntrica decisión. Bueno, cosa de tres.

— ¿Qué he estado haciendo…? — Me repetía y planteaba la misma pregunta que ella había hecho. Mientras me frotaba la nuca, pensativo, apoyé la espalda contra una de las paredes del refugio y doblé las rodillas, dejándome caer contra el suelo gélido. En vista de que la noche iba a ser demasiado larga en aquel estado, estiré el dedo índice y traté de emitir una bola de electricidad sólida de un tamaño considerable, como de un balón de fútbol, y la abracé para que su calor se compartiese conmigo mientras se consumía. — Supongo que miles de cosas. — Me reí de la tontería tan general que acababa de soltar. — Miles, sí. — Comencé, por inercia, a gesticular todo aquello que decía para darle más énfasis, mirando a los ojos a Katharina, aunque no pudiera ser recíproco. — He tratado de mejor, me han entrenado he conseguido dinero, formado parte de una banda, mejorando mi control de mi poder… Ahora me llaman Sif y no Lance, así que mejor que uses ese nombre. No me gustaría que pudieran rastrearme, la verdad. — Le di un par de vueltas al balón improvisado para desestresarme. — Un poco de todo, supongo. — Aquella risa, a diferencia de la anterior, era bastante más parecida a una carcajada que a una risa propiamente dicha. — Diría que he avanzado más en este tiempo que en toda mi vida. — Vi como la chica seguía temblando a pesar de las capas de ropa que llevaba encima, así que, con ambos dedos índices, dibuje la silueta que ella tenía. — No te muevas mucho, por favor. — Creé una capa de electricidad a su alrededor que, aunque me drenaba cierta concentración para hablar, haría el apaño para que entrase en calor y no sufriera tanto. — Ale, mejor, ¿no crees? — Bajando ambas manos a la pelota, que ya era de un tamaño algo menor, miré nuevamente a mi compañera. — Tú supongo que más de lo mismo, ¿no? — No estaba muy documentado de lo que pasaba a mi alrededor más allá de los posibles trabajos y aquellos sucesos importantes que cambiaban la situación de los mares.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 23 Ene 2020 - 5:50

Liliana aceptó la mano del muchacho a modo de presentación, mirándole con cierto recelo. Por supuesto que lo recordaba, ¿cómo no hacerlo? Junto a Katharina era uno de los responsables de que se encontrara en esa situación tan… fría. Por más que se acurrucase en sus propios brazos no podía reunir algo de calor. Cuando la bruja miraba a la chica se cuestionaba si había sido buena idea llevarla consigo. Aún estaba en pañales y no sabía cuán útil llegase a ser, pero había insistido en acompañarle. Había dicho algo de querer ver al doctor Watson con sus propios ojos. Y si creía tener el valor necesario para enfrentarse al Nuevo Mundo, no insultaría su decisión. Tampoco la de Lance, quien ahora se hacía llamar Sif. Era un muchacho listo que evitaba llamar demasiado la atención, tampoco atentaba contra los intereses del Gobierno Mundial, por lo que dudaba que fuera a colaborar llegado el momento de asaltar Mary Goise. Ahora que pensaba en el tema, ¿a qué se dedicaba realmente el chico? La última vez fue contratado para recuperar unos supuestos órganos, así que tenía demasiado claro cuál era su área de trabajo.

Reparó especialmente en la esfera que había creado, llamándole la atención. Recordaba que Lance poseía habilidades cuanto menos fascinantes. La electricidad era uno de los elementos que aún le faltaba por dominar. El chico podría ayudarle, pero solo imaginarse a sí misma gesticulando esa palabra, «ayuda», le hacía sentirse avergonzada. Siempre había descubierto las cosas por su cuenta. A diferencia de sus antepasados, Katharina no tenía un guía que le ayudara a controlar sus poderes. Tampoco lo necesitaba, había avanzado muchísimo sin necesidad de nadie. Le devolvió la mirada al muchacho; algo había cambiado en él desde la última vez que le vio. Sus respuestas eran tan generales como la pregunta que le había formulado. Así que había entrenado, ¿eh? Estaba ansiosa por ver cuánto había mejorado. Si se presentaba la oportunidad también le demostraría lo mucho que había avanzado desde Sabaody. Habían pasado demasiadas cosas desde entonces como para contarlas todas en una noche, además que no era especialmente parlanchina; mientras menos supieran de ella, mejor.

—Sí, gracias —se limitó a responder Liliana tras dejar de tiritar.

Se levantó del incómodo asiento en el que estaba y se acercó a la pequeña chimenea de piedra, colocó su mano en un punto que no estuviera demasiado caliente y usó algo de magia sobre esta, aumentando su tamaño. Creó una enorme llama y la metió dentro. Poco a poco la temperatura comenzó a subir dentro del cubículo. Luego, posó ambas manos sobre la pared más cercana del refugio y canalizó maná para cerrar las grietas de la estructura, usando sus poderes de transmutación, así el calor se mantendría dentro y le sería mucho más difícil escapar. Pudo haberlo hecho antes, sí, pero como a ella no le afectaba demasiado el frío tampoco lo había tenido en cuenta. Esperaba que con esos arreglos sus compañeros pudiesen calentarse un poco. Tampoco les dejaría morir de hipotermia cuando podía evitarlo.

—Así que una banda, ¿eh? Yo también estuve en una, pero me fui. —Esperaba que el muchacho no le preguntase sus razones porque no tenía intenciones de responder—. Pero explorar este vasto mundo sola es muy aburrido, así que formé mi propia banda: The Sinners. No soy muy buena con los nombres así que no te rías —le advirtió con una sonrisa que fingía seriedad, pero en realidad ocultaba amabilidad—. Yo también he estado entrenando, yendo de allá para acá en busca de cualquier cosa que pueda parecer interesante. Desde el incidente de la Gran Aguja he intentado mantener un perfil bajo fuera de los ojos del Gobierno Mundial, ya sabes, incluso yo quiero algo de tranquilidad. —Hizo una pequeña pausa para beber del odre de cuero de vaca y luego se lo ofreció a su compañero—. Puede que Kavernish no sea un hombre de confiar, pero al menos me ha dicho todo lo que necesitamos saber sobre el trabajo. El doctor Watson se oculta en un centro científico a 15 kilómetros de aquí. El problema es que no solo se esconde del mundo, también está trabajando en una nueva arma biológica que podría erradicar la vida de toda una isla, o eso cree Kavernish. Debemos ser más cuidadosos que la última vez, ya sabemos que tratamos con gente peligrosa. —Ordenó un poco la sucia cama en la que había estado durmiendo los últimos días, y luego se volteó hacia Lance—. Si quieres dormir puedes hacerlo en el suelo, solo hay una cama y la compartiré con Liliana. Aún no tengo sueño, así que si quieres entretenerme con historias de tu nueva banda, adelante.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Jue 23 Ene 2020 - 23:01

La muchacha terminó agradeciéndome el gesto, algo que valoré mucho en aquellas condiciones, pero hasta ahí. Viendo la actitud que mantenía hacia mí, alejada y cohibida, lo más seguro era que se acordase de mí y, a unas malas, de alguno de los comentarios que hubiera hecho sobre su familia. No dejaba de ser aquel que había arrasado su hogar, pero Katharina también y ahí estaba, acompañándola, así que no debía de ser un impedimento. ¿Le habría contado la vez que le dije a Kath de encargarnos de ella y así no tener que cargar con alguien indefenso…? No, la bruja solía evitar acciones y comentarios que le pudieran traer desgracias en un futuro, era cuidadosa en aquel sentido. Bueno, tampoco servía de nada el comerse la cabeza por aquella tontería, sobre todo si contábamos con el hecho de que Liliana no era siquiera una pieza del dominó que conformaba toda la misión que teníamos por delante.

Katharina entonces se levantó del que había sido su asiento desde mi entrada y, acercándose a una chimenea que no había visto al entrar, generó una llama que no tardó en encender los troncos que reposaban dentro. Seguía teniendo aquellas capacidades que cada vez más parecían no tener final ya que, aunque yo me limitaba únicamente a un elemento como era el de la electricidad, ella parecía ser una conocedora de todos. Es decir, estaba claro que, si alguna vez la veía copiándome mi propia capacidad, mi forma de utilizar la energía sería más diestra y fuerte, pero aquello no quitaba que sus poderes fueran aterradores. Fuego, hielo, necromancia… ¿Conformaba ella sola una milicia entera o qué? Además, como si no hubiera demostrado suficientes aptitudes, se acercó a una de las paredes del refugio y, tocando la fría superficie, el edificio tembló un poco. La nieve se escuchó caer al otro lado ya que estaba en grandes cantidades, y pude notar como el ambiente en el que nos encontrábamos subía de temperatura con cierta rapidez. Al menos ya parecía un lugar habitable para una persona normal, y no un infierno.

Como si no hubiera hecho absolutamente nada comenzó a hablar y yo, para escucharle, deshice la capa de electricidad de la chiquilla. No valía la pena gastar energía cuando no existía el peligro del frío, así que me ahorré aquel esfuerzo inútil. Parecía haber tenido una temporada bastante movidita: dejar una banda, formar otra, llamada ‘’The Sinners’’… Espera, ¿The Sinners? Aquel nombre me sonaba. Demasiado. Pero, mientras ella siguiera hablando, el nombre no terminaría de aclararse en mi mente y, para cuando terminó, simplemente se había volatilizado. Luego me dijo lo típico, aquello que se aplica a todos los que queremos escalar en esta sociedad, como era entrenar o no buscar más problemas de los estrictamente necesarios. Además, terminó por darme más información sobre el encargo de la que creía que existía. Ahora al menos sabíamos el edificio en el que lo podíamos encontrar y, encima, el propósito que tenía. Un arma biológica sonaba como algo que haría un científico loco y malvado, así que sonaba todo lo plausible que pudiera ser, además sabiendo que estábamos en Punk Hazard, una isla que no era demasiado conocida por sus regias leyes. Bueno, no había leyes para empezar.

Finalmente, me ofreció dormir allí, en el edificio, ocupando el suelo mientras que Liliana y ella compartirían la cama y estarían sobre algo mínimamente mullido, y yo deshice la bola de electricidad por puro acto reflejo. No parecía ser el colchón más cómodo del mundo, pero sí más que el cemento que conformaba el suelo del lugar. Además, la roña que se acumulaba ahí era repugnante. ¿Había venido miles de kilómetros para tirarme en el suelo a dormir en un refugio en mitad de la nada, manchando el traje con la mierda del suelo…? No. Simplemente, no. En cuanto terminó de hablar, me levanté de donde estaba apoyado y miré a Katharina fijamente a través del traje:

— ¿Y por qué no nos acercamos a mi barco? — Trataba de sonar cordial, aunque perfectamente, con mi humor en aquel momento, las palabras podrían haber sido mucho más claras y maleducadas. — Puedo hacer que vengan a recogernos, y ahí tendríamos camas de sobra y calefacción decente, no… — Señalé la chimenea con cierta desgana. — Una hoguera como esa. Podríamos incluso beber o comer algo, o jugar a cualquier cosa si no tienes sueño.

Ya fuera que me diera una afirmación o una negación, pensaba sacar el DDM del bolsillo de la túnica que correspondía a uno de los conductores de mi banda y, llamándole, le dejaría claro dónde me encontraba y que viniera a recogernos. Ellos se refirieron en todo momento a mí como jefe y yo utilicé sus nombres, dando lugar a una conversación no tan formal como pudiera parecer a simple vista.

Tardaría un poco en llegar, lapso de tiempo que rellenaría charlando con Katharina de cosas más bien banales y, quizás, compartiendo algo de información que no nos comprometiera a ninguno ni tampoco nos supusiera un interés real. Eran más formalidades que otra cosa, y no por decisión de ella, sino porque mi impaciencia aumentaba según los minutos pasaban, y no era algo que pudiera controlar demasiado bien. Una vez escuché que el caracol comenzaba a sonar, contesté y se me dio la noticia de que nos estaban sobrevolando a tan solo 500 metros, así que era hora de salir en su busca.

— Tengo constancia de que sabes volar, así que, si quieres venir, utiliza esa capacidad tuya para entrar al barco junto a ella. — Hacer que atracasen un barco en mitad de la nieve, aunque posible, no dejaba de ser una muy mala idea que podía tener consecuencias aún peores. Que se estropease un motor por la temperatura o que, en un descuido y por los desniveles del terreno, aquella embarcación volcase. Así que la opción más segura y obvia era simplemente embarcar en mitad del vuelo, algo a lo que a estas alturas estaba más que acostumbrado.

Una vez saliera por la puerta, me transformaría en electricidad y saldría disparado en vertical, como si de un rayo inverso se tratase, apareciendo en pocos segundos en la cubierta del barco, y esperando a mis dos acompañantes, preparado para enseñarles el interior en el orden que ellas quisiesen, o simplemente ir a alguna habitación para hablar cordialmente. A lo mejor hablar y jugar al billar, los dardos, o beber una copa. Algo. Todo aquello si subían, claro estaba.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Sáb 25 Ene 2020 - 19:32

Se llevó una sorpresa, es decir, el muchacho no parecía tener demasiada clase ni desprender elegancia como para quejarse por dormir en ese lugar. Incluso ella, que había pasado la mitad de su vida en una lujosa mansión, tenía menos exigencias que, bueno, alguien que en su tierra natal sería considerado un campesino cualquiera. ¿Por qué tenía la impresión de que antes era más humilde? No es que le molestase, de hecho, si las sacaba de ese horroroso refugio consideraría darle las gracias. Intentó no reírse burlescamente cuando propuso acercarse al barco. Le parecía que la costa estaba demasiado lejos como para llegar hasta ella, además la oscuridad poco a poco se cernía sobre Punk Hazard. Como mínimo tendrían que enfrentar dos problemas: la poca visibilidad y las bajas temperaturas. Había tomado la decisión de quedarse en el refugio velando exclusivamente por la seguridad de Lance y Liliana; si fuera por ella ya habría llegado al centro científico del doctor Watson, y probablemente estaría de regreso con la cabeza del hombre en una bolsa. Sin embargo, enseguida aclaró que ellos vendrían a recogerles y entonces podrían contar con camas, calefacción y comida. Cuando el chico mencionó esto último recibió toda la atención de Katharina. Si podía darle un pastel de chocolate definitivamente le daría las gracias.

Así que se limitó a asentir con la cabeza para aceptar la propuesta del muchacho, guardándose todo comentario para ella misma; casi se sentía mal por haber dudado del juicio de Lance. Por otra parte, Liliana se acurrucó en las ropas de la cama con los ojos puestos en el intento de chimenea. Los arreglos que había hecho la bruja le habían quitado el frío; lo último que quería era que la chica muriese de hipotermia. Esperaron y esperaron la llegada del barco de Lance hasta que finalmente apareció. Fuera corría un viento que podría tirar al suelo a una persona promedio, por lo que Katharina tomó a su compañera de la cintura y salió del refugio. Hacía mucho frío, pero no lo suficiente para impedirle reunir algo de energía mágica y hacer que sus pies se despegasen del suelo.

—¿Estaremos bien? —preguntó Liliana con un dejo de preocupación.

—Por supuesto, puedes confiar en mí —le respondió la bruja con los ojos puestos en la enorme nave que poco tenía de barco. Ahora entendía todo. Pudo haber comenzado por decir que la embarcación tenía capacidad de vuelo, así se habría ahorrado toda la reflexión sobre ir a la costa y sus consecuencias. Era imponente, un verdadero monstruo posado a cientos de metros de la tierra. Y luego de unos cuantos segundos alcanzó a Lance—. Te agradecería un pastel de chocolate, galletas de chocolate y un chocolate caliente extra grande —le dijo. Si había estirado la mano lo mejor era tomarle el codo y aprovechar una última buena cena antes de enfrentarse al doctor loco ese.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Sáb 25 Ene 2020 - 21:13

Nada más tocar la plataforma de proa con los dedos de los pies, la bruja ya parecía sentirse como en casa, o al menos eso era lo que reflejaban sus peticiones. Entendía que después de haber luchado codo con codo contra lo que podíamos definir como nuestra muerte existiese una complicidad y confianza entre nosotros, pero ella lo estaba llevando al otro extremo. De todas formas, aquella manera de pensar no me desagradaba del todo. Coño, si había traído el barco desde la costa era para que nos recogiese y tanto yo como ellas pudiéramos pasar la noche en las mejores condiciones, sin tener que sufrir el temporal que hacía, así que era lógico ofrecerles todo lo que tuviera. Las caras del resto de tripulantes no parecían opinar lo mismo, pero allí yo era el jefe, así que les tocaba aguantarse con cuales sea que fueran mis decisiones en cualquier momento.

— ¡Buenas! ¡Gracias por venir a recogernos! — Era un agradecimiento sincero. Tenía confianza en sus acciones, eso estaba claro, pero nada del mundo podía evitar que existiese un pensamiento de ‘’¿Y si se van y me dejan tirado?’’. Afortunadamente, no sucedía. — Ahora, si nos disculpáis, estaremos por el salón y quizás la cocina. Cualquier cosa que necesitéis o queráis preguntarme, ya lo sabéis. — Con aquellas palabras, directas pero amables, comencé a andar hacia delante, enfilando hacia la puerta que me llevaría al pasillo principal A la vez, giré la cabeza para indicar a mis dos acompañantes que me siguieran con un gesto de la mano. — ¡Ah, y haced lo que veáis necesario con el Ragnarok! — Su juicio era el suficiente como para decidir si aparcarlo donde estaba o dar vueltas por el cielo hasta la mañana, ya que el barco estaba perfectamente preparado para hacer ambas cosas.

En cuanto pasé por el marco de la entrada, una ola de aire caliente me golpeó la cara. No uno sofocante y húmedo, sino uno que me recordaba a un hogar, a aquella calidez que te embarga cuando te despiertas en tu cama y que te impide escapar de ella si no tiras de fuerza de voluntad. En comparación a la proa, que aun así estaba calentita respecto al exterior debido a los permanentes calefactores que impedían la congelación, aquello parecía ser el mismísimo cielo en la Tierra. Pasando de largo de las puertas que daban lugar a los dormitorios de los tripulantes, llegué hasta el ascensor, abierto y preparado para que cualquier visitante entrase. Una vez me hube asegurado de que tanto Katharina como Liliana estaban allí conmigo, me dirigí a la máquina que actuaba de botones.

— Al segundo piso, por favor. — Las formalidades no servían para nada contando con que estaba hablando con un robot, pero estaba acostumbrado a utilizarlas con todos por mera educación. — Ah, y avisa al servicio de que la señorita Katharina quiere un menú de chocolate. — No era la primera vez que los cocineros metálicos tendrían que servir la comida que había pedido Katharina, ya que yo era el primero que apreciaba los buenos dulces y tenía cierto cargamento de chocolate a bordo permanentemente. — Lleva todo al salón cuando acabe, y gracias. — No tardó demasiado en botón, mientras que con mi propia fruta era consciente de que la orden ya había sido emitido a la cocina, y aquellos chefs se habían puesto en marcha.

Se terminó por abrir la puerta y, con cerca de diez pasos, llegué al salón. La estancia, que podía ocupar un tercio del barco o algo más, seguía igual desde lo sucedido con Yuu. No me pasaba demasiado tiempo por allí, ya que tampoco solía tener invitados ni la tripulación tendía a ponerse a jugar en mitad del día. Eso o no me lo decían, y tampoco me importaba. Era su tiempo y tenía que respetarlo.

— ¡Televisión! — Alcé la voz para decir dicha palabra y aplaudí un par de veces, esto segundo más por gusto y espectáculo que otra cosa. El aparato, gigantesco y enmarcado en la pared, se encendió al instante, mostrando imágenes de lo que parecía ser un documental. — ¡Cambiar canal! — La imagen cambió, y apareció una película porno a todo volumen, cuyos gemidos resonaban por toda la sala, ocupándola en toda su anchura. Enseguida volví a gritar. — ¡Cambiar canal y bajar volumen! — Pasamos a una película, también de acción, pero esta vez se podía ver entre menores. — Anda, poneros cómodas mientras llega la comida. — Señalé los sofás y puffs que se encontraban tirados por la instancia. — Y por allí tenemos el billar, los dardos, los juegos de mesa y todo eso. — Señalé a una dirección. — Ah, y por allí las estanterías con alcohol. — Señalé a la otra.

Allí mismo, mientras ellas hacían lo que viesen mejor, me quitaría la túnica y la máscara, además de los vendajes que recubrían mi cuerpo, dejando ver mi vestimenta y pelo habituales. Un traje negro y una camisa morada, además de un pelo completamente liso que caía tanto por delante como por atrás, nada más que en este segundo caso, en forma de coleta. Dejé la ropa en el respaldo de uno de los sofás, tratando de dejarla con el menor número de arrugas posibles, a la vez que entraba un cuarteto de pequeños autómatas que cargaban una gigantesca bandeja, bien cargada de dulces y bebidas hechas con chocolate. Yo simplemente tomé uno de los chocolates calientes que había y, con el vaso en la mano, caminé hasta uno de los sofás y me senté cruzando las piernas.

— Bueno, ¿entonces de qué quieres hablar mientras pasa el tiempo? — Di un sorbo de mi bebida, manchándome el labio superior del oscuro y espeso líquido.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Mar 28 Ene 2020 - 18:11

El barco era sencillamente gigantesco, algo que nunca había visto ni imaginaba que podía existir. En silencio y con los ojos bien abiertos fue observando todo a su alrededor a medida que el joven Lance les guiaba por los pasillos. Estaba segura de que Liliana se sentía igual de sorprendida o incluso más. Para la bruja no había diferencia entre estar dentro del barco o allá en medio de la tormenta en Punk Hazard, pero era consciente de que sus compañeros no poseían sus mismas habilidades. Le parecía increíble que solo con la voz pudiera controlar algunas funciones de la estructura, como el ascensor. Si el muchacho no se tratase de un compañero, haría todo lo posible para robar ese maravilloso barco. Comenzaba a pensar que algo así sería muy beneficioso —y divertido— para la banda, es decir, viajaban todo el tiempo en un submarino y, a pesar de que era seguro y muy interesante, no entregaba vistas placenteras, sino la profunda e interminable oscuridad del océano. Definitivamente ese lugar era muchísimo mejor que el indignante refugio en el que había dormido abrazada de Liliana los últimos días. La chica lo agradecería un montón, seguro que sí.

Finalmente llegaron a una enorme estancia en la que había toda clase de juegos —ninguno demasiado llamativo para la bruja— y una gigantesca pantalla incrustada en la pared. Cuando el dueño del barco alzó la voz esta se encendió, impresionando a Liliana. De no ser porque había participado involuntariamente en la industria cinematográfica, aquel día que conoció a Kaya, también se había mostrado sorprendida. Pero conocía los platós, los caracoles-cámara y lo estúpido que podía ser un director. Casi no le importaba el pequeño incidente que había causado, preguntándose si habría vestigios del hechizo que creó accidentalmente. Jamás fue su intención transformar media ciudad en zombis, pero tampoco debía preocuparse: lo hecho, hecho está. En cualquier caso, el documental de animales estaba bastante bien, aunque al anfitrión pareció no bastarle y cambió el canal. Las chicas soltaron un grito al unísono e intentaron taparse mutuamente los ojos para no ver lo que había en la pantalla.

—No sabía que existieran cosas como esa —dijo Katharina, refiriéndose a la película. Intentó quitarse de la cabeza esa escandalosa imagen y se acercó a uno de los sillones. Liliana se sentó junto a ella y dejó caer suavemente la cabeza sobre su hombro. De vez en cuando la bruja recordaba lo difícil que había sido manejar la dura y hostil personalidad de la chica, pero tras demostrarle incansablemente que estaba de su lado, terminó cediendo. Era difícil ganarse la confianza de otra persona, y mucho más su lealtad—. Deberías quitarte la capa, Lil, aquí no hace frío.

Se llevó a la boca un gran trozo de pastel de chocolate y dejó que el dulce sabor de este le invadiera por completo. ¡Delicioso! Tomó otro y se lo pasó a Liliana. La llegada del muchacho había sido muy beneficiosa para el equipo. ¿Acaso le estaba agradeciendo por haberle salvado la vida? Bueno, mientras le diera comida no pediría ninguna otra cosa. Amaba el chocolate, los pasteles y cualquier cosa que fuera dulce. Intentaría mantenerse alejada de la despensa y la cocina, pero no prometía nada.

—Podemos hablar sobre tus planes, o de los míos. Incluso puedes hablarme más sobre tu habilidad, como bien sabrás domino algunos elementos y la electricidad no está entre ellos —respondió, acomodando a la chica en el sillón. La pobre había caído dormida—. Cada elemento de la naturaleza vibra a cierta frecuencia, y lo que hago es sintonizar el maná con esta frecuencia para generar o controlar determinado elemento. Por ejemplo, el fuego tiene vibraciones muy altas —mencionó, creando una pequeña llama sobre su índice—, mientras que el hielo es todo lo opuesto —agregó, extinguiendo el fuego para generar una pequeña daga de hielo en su mano—. Creo que pasa lo mismo con todos los elementos, aunque hay frecuencias difíciles de encontrar, como la de la electricidad. Estoy segura de que hay formas de combinar estas vibraciones, aunque no he tenido el tiempo para ponerme a investigar sobre ello. Bueno, tampoco tengo el conocimiento. Todo esto no lo descubrí yo, sino un amigo mío, un científico extraordinario y muy inteligente. El caso es que los usuarios logia, como tú, tienen una sintonización natural y es por eso que son tan buenos con determinado elemento. Algo parecido pasa con el haki, aunque en principio son términos diferentes.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Miér 29 Ene 2020 - 22:44

Como ya había dicho, aquellas dos muchachas, una debido a la otra, se estaban tomando las mayores confianzas del planeta nada más entrar a la nave. Ahora, en el salón, habían tomado asiento sin más, y Liliana no tardó en tratar de descansar usando el hombro de la otra muchacha como apoyo principal. Realmente, mientras no babease y llenase los sofás de saliva, no tenía problemas en que durmiera allí, a pesar de que teníamos un montón de habitaciones libres para su uso y disfrute. Mientras, Katharina no parecía sufrir del mismo sueño que su acompañante, ya que comenzó a comer en cuanto pudo tener algo de chocolate en las manos. Devorando la tarta con un apetito más que sano, pero poco elegante, comenzó a hablarme, contestando a aquella pregunta que había dejado en el aire.

Mientras escuchaba aproveché para quitarme aquel bigote postizo que me había dejado el chocolate a base de lametones, prestando atención a sus palabras. Comenzó a contarme la base de su poder y sus capacidades, que ya había estado sopesando en el pasado, supuse que de una fruta del diablo, y trató de dejar claro que quizás estaba interesada en mis capacidades. Al parecer, contaba con muchos elementos, entre ellos los más comunes como fuego o hielo pero, tal cual lo decía, sonaba a que dominaba bastantes más de los que podía imaginar. Así, me terminó explicando que, para poder siquiera invocar un poder, debía entender su frecuencia, su sintonía o algo por el estilo y, antes de que llegara a decir las palabras, ya me había hecho a la idea de que me iba a pedir ayuda. Y, sinceramente, no me molestaba compartir aquello que sabía con ella, que por aquel entonces era mi mayor compañera, pero me invadía una sensación bastante rara cada vez que me paraba a pensarlo. Tampoco es que tuviera muchas posibilidades de enseñar a alguien que no fuera ella en un futuro, ya que los únicos seres vivos capaces de controlar la electricidad con cierta soltura eran los minks, y parecían escasear.

Además de aquello, parecía recalcar el hecho de que no era descubrimientos suyos, sino que alguien bastante más inteligente le había guiado en la travesía que era descubrir sus poderes, algo de lo que había carecido yo. Bueno, y carecía. Tampoco es que conociera en la actualidad, al menos dentro de mi rango de acción, a alguien que conociese la electricidad y sus capacidades mejor que yo, así que el poder de mi fruta debía ser desarrollado solamente por mí. Pero terminó diciendo una frase que sí que me interesaba: el haki tenía cierta relación con lo que ella pedía de mí. ¿Había elegido las palabras a propósito o era pura casualidad? Ciertamente, desde hacía tiempo venía intentando conseguir dominarlo, pero hacerlo por puro instinto era bastante complicado, por no decir imposible para mí. Había leído en libros que solía despertarse ante situaciones extremas o traumas, pero no me interesaba demasiado plantarme ante uno de los dos por propia voluntad. Ya tenía unos pocos a la espalda y no me hacía ilusión hacer colección. Quizás un tutor que ya estuviese acostumbrado a usarlos me era de más utilidad, sobre todo conociendo mi poco instinto y mi tendencia a convertir todo en teoría.

Asentí cuando terminó de decirlo, dando otro sorbo al vaso de chocolate caliente con cuidado de no mancharme la cara y, tras eso, me levanté para mirar a la puerta.

— Bueno, podemos ir entonces al pabellón de entrenamiento. — Por reflejo, señalé con la mano hacia la puerta, sujetando el vaso con el resto de dedos. — Es bastante amplia y, aunque no me agrada la idea de pelear, menos a estas horas, supongo que podría estar bien. — Miré a la muchacha que había traído Katharina, que estaba dormida por completo, y también la señalé con la mano de la bebida. — Y, a menos que te la quieras traer a la espalda a la sala, o que la dejes aquí, tenemos unos cuantos dormitorios libres. Bastante grandes, de hecho. — Le di otro sorbo al vaso, manchándome nuevamente el labio, y comencé a andar hacia la puerta por la que había entrado. — ¡Apagar! — La televisión se apagó al instante. — Te espero en la sala de entrenamiento cuando hayas terminado de comer y todo eso. Yo configuraré un par de cosas allí en ese rato que tenga libre. — Me di cuenta de que me olvidaba de algo, y me paré para darme la vuelta y mirarla. — No te preocupes por perderte con tanta sala. Simplemente pregunte a cualquier autómata y te responderán, ¿vale?

Me marché de la sala dando un último trago al chocolate caliente, empapándome de azúcar la boca y la garganta, y relamiéndome para limpiarme la boca. Coño, qué bueno estaba.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Miér 29 Ene 2020 - 23:46

El sillón parecía ser lo suficientemente como para que la chica durmiera plácidamente, prefería dejarle descansar antes de comenzar la travesía. Liliana tenía mucho por aprender, con su nivel actual jamás podría sobrevivir por su cuenta a los desafíos del Nuevo Mundo, y era el principal objetivo que tenía para ella. De alguna u otra forma, deseaba que la muchacha fuese libre y la única forma de lograrlo era siendo más fuerte que nadie, tanto como para defender su libertad y todo lo que amase. Para bien o para mal, era el único camino que conocía. Le daba igual si Lance estaba de acuerdo o no con que ella participase en la misión. Incluso el muchacho podía pensar que sería un lastre, una carga durante el enfrentamiento con el doctor Watson, pero ¿él no lo había sido cuando enfrentó a los hombres de Kavernish? Pudo haber trabajado sola, sin embargo, se mantuvo a su lado e incluso le ayudó cuando todo parecía perdido. Tenía sus propios motivos para que Liliana estuviese ahí con ella. Ahora, solo se trataba de la impresión que tenía puesto que Katharina pensaría lo mismo si su compañero traía a alguien débil, alguien que sería una carga.

Una vez acomodó a la muchacha en el sillón partió al pabellón de entrenamiento, acercándose a la puerta señalada por el dueño del barco volador. No le gustaba jugar a las adivinanzas, así que, si el chico quería su ayuda para desarrollar cualquier clase de habilidad, lo mejor sería que se lo dijera de frente. Bueno, era lo que suponía tras haberle escuchado decir que no le agradaba la idea de pelear. A ella tampoco. Lo último que pretendía era abusar de un muchacho que no supondría ningún problema. Quizás debió haber usado otra palabra. Se había fijado en el interés genuino que su rostro expresó cuando habló del haki. Ciertamente era una habilidad importante a desarrollar para enfrentar a los grandes luchadores del Nuevo Mundo. El caso era que se sentiría extraña ayudando a otra persona sin pedir nada a cambio; ese no era su estilo, siempre exigía algo. Le costaba trabajo creer lo mucho que estaba cambiando; hace un año jamás habría considerado esa idea. En todo caso, no esperaba que el mundo dejase de verle como una chica cruel y despiadada, egoísta e impredecible, no mientras el Gobierno Mundial manipulase a su antojo la imagen de Katharina.

Le había explicado al chico que cada cosa en el espacio vibraba a cierta frecuencia, fuese un elemento de la naturaleza o no. Parecía un principio meramente científico, pero este tenía una implicancia importante en las artes arcanas que solo Katharina podía dominar. Marcus había dicho que la magia era muy similar a la música: mientras mejor se tocase una nota, mejor sonaría. Lo mismo pasaba con los elementos de la naturaleza. Actualmente, la bruja únicamente podía encontrar una frecuencia desafinada que no se acercaba a la verdadera belleza de la nota. Podía hacer otra comparación con el fuego: el color de este dependía de la pureza de la combustión. O algo así había dicho el científico hacía más de un año. Era una buena oportunidad para perfeccionar su sintonía mágica, pero, si quería ayudar a Lance con el haki, debía pensar en algún método que beneficiase a ambos. Bastaba con una manera simple de hacer las cosas: necesitaría una venda y poco más. La bruja tenía un mantra increíblemente perceptible, capaz de predecir con una cuantiosa ventaja los movimientos del oponente, aunque le era imposible localizar las voces. Así que el entrenamiento consistiría en descifrar la intención oculta; bueno, eso por parte de Lance. El muchacho se esforzaría en esquivar los ataques de Katharina, mientras ella los realizaría intentando acercarse a la verdadera sintonía de los elementos.

—Lil dormirá en el salón, si es que no es problema para ti. Ha estado trabajando muy duro y merece un buen descanso, sin interrupciones —le dijo una vez estuvo en el pabellón de entrenamiento—. Supongo que estás interesado en perfeccionar tu haki, ¿verdad? —En caso de que afirmarse de alguna manera su suposición, continuaría hablando—. Imagino que estás al corriente de lo que es, así que me saltaré la introducción. Comenzaremos con el mantra, como lo llaman los hombres de Skypiea, la habilidad para sentir la presencia de otra persona y prever sus movimientos. —Katharina rasgó parte de la manga y se lo lanzó al chico—. Usa esto como venda. Las personas dependemos demasiado de la vista, pero no necesitas oír ni ver mis ataques, sino sentirlos con tu haki. Sé que eres un usuario logia por lo que usaré elementos que pueden dañar tu forma etérea, como el hielo.

Cerró los ojos y dejó que la magia dentro de ella encontrase la frecuencia del elemento. Normalmente, sabía que la había encontrado pues así lo sentía; era muy parecido al haki en ese sentido. Tardaría menos de una décima de segundo en crear una daga de hielo, pero esta vez le dedicó más tiempo, explorando el vasto mundo de la sintonía mágica. Le parecía correcto comenzar con el elemento hielo, pues era el que más usaba y el que más le representaba. Buscó y buscó hasta que finalmente el arma apareció en su mano.

—¿Estás listo? —le preguntó y, sin esperar su respuesta, simplemente le lanzó la daga envuelta en haki de armadura con todas sus fuerzas.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Vie 31 Ene 2020 - 23:29

Salí del salón por la única puerta que daba lugar al pasillo y, bostezando por el pequeño pero bien aprovechado tiempo de relajamiento que acababa de tener, comencé a andar hacia la sala de entrenamiento, aprovechando la caminata para darle un par de tragos a la bebida. Cuando hube terminado con el contenido simplemente me remití a dejarla encima de cualquier mueble que encontrase libre, ya que ya se encargaría el grupo de autómatas de recogerla y dejar ordenada toda la nave.

Una vez hube llegado a la sala la cual era mi destino abrí la puerta y me encontré aquel cubículo vacío que solía ser. Al fin y al cabo, aquella monstruosa sala, de paredes blancas y casi impolutas, servía para todo tipo de prácticas. Aunque en aquellos precisos instantes simplemente tuviera un suelo completamente llano y vacío, se podía configurar a placer para que algunas plataformas subiesen, otras bajasen, o aparecieran según que objetos. Para definirlo de una forma corta, era un simulador de escenarios, ni más ni menos. Si pedía una pequeña montaña en algún punto, la orografía del lugar cambiaba y aquello que había pedido surgía de golpe, amoldándose usualmente a mis pensamientos. Además venía con varias configuraciones que ya había predefinido, así que el trabajo se me facilitaba mucho.

— Montaña, por favor. — El suelo comenzó a subir bajo mis pies, especialmente de un solo lado, dando lugar a una empinada cuesta en la que resultaba incómodo estar de pie. Mientras más tiempo pasaba, hasta casi cerca de un minuto, las pequeñas placas que conformaban el suelo se iban elevando de forma irregular, hasta dar lugar a un par de gigantescos picos que harían las delicias de cualquier escalador. Ya cansado de estar de pie en aquella postura que se alejaba de la verticalidad, volví a hacer otra petición. — Pradera mejor. — Y el terreno volvió a su disposición inicial, aunque esta vez con ciertas irregularidades que hacían más difícil el movimiento. Además, para hacer todo más envolvente, un par de ventiladores comenzaron a simular viento, y unos altavoces reproducían sonidos salvajes.

¿Por qué cambiar el relieve? Bueno, perfectamente podíamos practicar en terreno llano, pero era obviamente mejor hacerlo en un lugar que se acercaba más a lo que podía ser la realidad. Donde uno se podía tropezar, y correr era bastante más incómodo. Con todo aun así dispuesto, distaba bastante de una pradera real, ya que el suelo estaba preparado para que amortiguase los pasos lo mejor posible, ahorrando así energía.

Tardó un rato hasta que llegó, que yo aproveché para retocar configuraciones propias de la máquina, sin prisa alguna por verla entrar. Cuando escuché la puerta, simplemente me giré para mirarla, dejando de vociferar a la máquina para que me hiciese caso. Entonces, ella comenzó a hablar. Simplemente había dejado a Liliana en el salón, dormida en el sofá, alegando que quería dejarla tranquila. ¿No hubiera sido mejor llevarla a una habitación, donde seguro que no entraría nadie, que a una estancia común a toda la tripulación…? Pero bueno, eso era cosa suya. Pero después sacó el tema que a mí me importaba, y era de aquello que íbamos a entrenar. En mi caso, el haki. Que, como ya sabía, era para poder prever los movimientos del rival y poder leer sus intenciones, además de sus presencias. Entonces se rasgó el vestido y me lanzó un trozo de la tela, alegando que, si quería mejorarlo, debía simplemente renunciar a aquel sentido en el que había confiado tanto, es decir, mi vista.

¿Debía quedarme completamente a oscuras para entrenar…? No me gustaba la idea. Para nada. Quedarme con los ojos cerrados significaba estar indefenso y, aunque pudiera generar mi campo electromagnético, no me agradaba para nada la idea de no ver nada durante un rato. Además, supuse que recibiendo ataques de Katharina, una persona que perfectamente me podría descolgar la cabeza de los hombros con una sola mano. Y si no eran movimientos ofensivos, no sería demasiado diferente. Fuese lo que fuese, iba a salir mal parado.

Suspiré. Y luego volví a suspirar, tratando de calmarme a la fuerza. Entonces, me puse la venda delante de los ojos y la até, aprovechando ese momento para canalizar energía en mis cuencas y generar una especie de luz entre mi cara y la tela. Seguía sin ver nada más que el patrón del vestido, pero me era suficiente como para mantener mi cordura en aquella situación impuesta. Avisó de que sí que me iba a atacar, además con técnicas que obviamente me supondrían un problema aun en mi forma etérea. Es decir, usaría elementos que me hiciesen daño de cualquier forma, convirtiendo esto en una batalla donde yo debía esquivar si no quería morir.

Desarrollé un campo electromagnético a mi alrededor, lo suficientemente grande e intenso como para que me permitiese leer toda la zona y, con la confianza de que aquello sirvieran como mis ojos por un rato, los cerré para concentrarme en leer los cambios en la electricidad. Entonces vi, de forma más o menos nítida, la figura de Katharina, de pie, mirándome mientras su mano generaba lo que parecía ser un kunai, una daga, un cuchillo o lo que fuera. Preguntó y, al segundo siguiente, noté cómo fue lanzado hacia mí, viéndome obligado a esquivar por puro instinto. Al fin y al cabo, cuando el objeto se desplazaba por el aire, era capaz de notar las vibraciones en el electromagnetismo contiguo y, de esa forma, ser consciente en todo momento de dónde se encontraba. Aquello facilitaba lo suficiente el transformarme en mi forma etérea y moverme con velocidad fuera de la trayectoria, eso estaba claro.

— C-Creo que sí… — Dije, todavía un poco falto de respiración, no por el ejercicio sino por el momento tan tenso que acababa de vivir.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Sáb 1 Feb 2020 - 19:47

La tecnología jamás dejaba de sorprenderle, incluso podía considerársele magia, es decir, ¿cómo era posible que hubiese una enorme pradera dentro de la nave del muchacho? La única explicación medianamente lógica se la atribuía a la ciencia, o algo así. No era una versada en esa área, de hecho, apenas tenía conocimientos básicos en química, física y biología. La brisa que mecía sus cabellos resultaba confortante y refrescante, le hacía gracia pelear en un prado donde el pasto, en algunas regiones, crecía hasta sobrepasarle las rodillas. Como sabía que seguían dentro del barco volador evitaría causar grandes estragos, además solo se trataba de un entrenamiento con poco riesgo de muerte. La bruja pensaba que cuando la vida está en peligro se aprende de verdad. Así le enseñaron a ella hace casi una década, cuando le prepararon para ser una cruel asesina sin escrúpulos. Desde entonces habían pasado muchísimas cosas, incluso había abandonado esa senda para convertirse en una espadachina de la cual su difunta hermana pudiera sentirse orgullosa.

Controló su respiración y la adecuó a un ritmo tranquilo, lento. Dejó que su magia fluyese libremente por todo su cuerpo, desprendiéndose ínfimamente por cada uno de sus poros. Encontrar la frecuencia del elemento hielo fue sencillo, puesto que lo llevaba haciendo todo un año, pero era hora de ir más allá y continuar explorando el mundo de las sintonías. Una mayor afinidad con el elemento significaba más poder, además podría generar cantidades significativas de este. Al menos eso le había explicado el doctor en física, Marcus Skyfall. Creó una pequeña daga de hielo, esta vez esforzándose en darle detalles que intentaban competir con los de un artesano medianamente experimentado. Y en menos de un segundo, el arma apareció en la mano de la bruja. De alguna forma, Lance había podido esquivar sin problema el primer proyectil, así que lanzó con aun más fuerza el segundo (envuelto en haki) en busca de su muslo derecho. Pero nuevamente lo esquivó. Al parecer, el muchacho tenía un mantra desarrollado, o bien podía tratarse de otra cosa.

Lance era un usuario logia con la capacidad de generar electricidad, un elemento cuanto menos extraordinario. ¿Y si estaba usando su habilidad para esquivar sus ataques? En un combate real sería una buena táctica, pero desperdiciaba la posibilidad de fortalecer su habilidad predictiva. Si de verdad pretendía desarrollar su haki de observación, debía forzar su uso y llevarlo al límite. No había otra manera de perfeccionarlo. Y el mismo principio aplicaba para sus propios poderes. Así que, en vez de buscar ahora la frecuencia del hielo, exploró el mundo de las sintonías para hallar una muy distinta a las que conocía. La había encontrado una vez cuando peleó contra el agente del Cipher Pol 9, y solo por ella pudo quedarse con la victoria. «Recuerda esa sensación… Debe estar ahí, en algún lugar de tu cerebro», se dijo a sí misma. Y fue entonces que sintió un suave chispazo en lo más profundo de su pecho. Era una sensación muy parecida a la de ese entonces, pero aún le faltaba afinarla.

—Escúchame, es importante que fuerces el uso de tu haki de observación para desarrollarlo correctamente. Debes obligarte a sentir mi presencia y la intención oculta en mis ataques, solo así podrás predecir mis movimientos —le mencionó, intentando que su explicación fuese lo suficientemente clara. Desplegó su voluntad de tal manera que Lance sintiera su instinto asesino, haciendo temblar el suelo sobre el que estaba—. Puedes sentirlo, ¿verdad? No te dejes intimidar por nadie, Lance, y céntrate en mis intenciones de hacerte daño.

Esta vez halló una frecuencia que se acercaba solo un poco a la que debía encontrar, creando una serie de esquirlas de hielo con una superficie lisa y una punta afilada. Habían perdido esa forma tosca e irregular que solían tener. Y, a medida que las lanzaba con intención de perforar las extremidades del muchacho, las recubría con haki de armadura.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Dom 2 Feb 2020 - 20:10

Todavía no habíamos llegado a empezar y ya estaba notando las carencias de todo tipo. La carencia de oxígeno, la carencia de templanza y la carencia de ganas de seguir. Pero, por más que me pesase el ser acribillado sin tener yo demasiado margen de defensa, debía atenerme a mis palabras; aquello lo había decidido yo. ¿Qué tipo de persona iba a ser si, tras mostrarme decidido a llevar a cabo un entrenamiento junto a una persona en la que confiaba, me echaba hacia atrás como un cobarde? Debía terminar con lo que había empezado, quisiese o no, así que iba a utilizar toda mi fuerza de voluntad para finalizar de una forma u otra el entrenamiento, e iba a ser de forma satisfactoria.

Ella, decidida a seguir con aquella práctica, comenzó a crear otra daga. Más segura aun de lo que hacía que la primera vez, pude notar por las vibraciones electromagnéticas que su brazo giró de una forma extremadamente veloz y, con él, el arma salió volando hacia mí. Por segundos pude escuchar hasta el aire siendo perturbado al paso de aquello que amenazaba con mi vida y yo, tratando de permanecer lo más tranquilo posible, lo esquivé nuevamente con un desplazamiento lateral en forma etérea. Si me transformase permanentemente en dicha forma y comenzase a dar vueltas a su alrededor a máxima velocidad, quizás sería casi imposible para ella el acertar, pero entonces no estaríamos llevando a cabo ningún tipo de entrenamiento. Al menos no para mi parte, porque en su caso sería una buena diana móvil a la que disparar.

Tras eso, el ambiente se calmó de una forma más que curiosa. Habíamos pasado de sentir una amenaza contra la vida propia al máximo silencio, donde lo único que podía escuchar eran los sonidos de pájaros y el viento que azotaba mi melena, ambos producidos por la maquinaria del Ragnarok. Pero la relajación se vio perturbada no por un sonido, tampoco por una imagen —y menos mal, ya que estaba ciego a efectos prácticos— ni por un terremoto. Mi visión eléctrica fue alborotada por otra descarga, que interfirió con mi forma de ver el mundo. Alteró por un par de segundos la zona circundante a Katharina, impidiéndome verla y obligándome a ponerme a la defensiva más de lo normal. ¿Qué demonios había pasado? ¿Ella no decía que no conocía cómo utilizar la electricidad para su beneficio propio…? O quizás había logrado algún avance, no lo tenía demasiado claro. Entonces la pequeña interferencia se apagó paulatinamente, al ritmo que la bruja comenzaba a charlar.

Parecía haber descubierto mi truco de una forma u otra, o al menos había acertado de una forma increíble con las palabras. ¿Forzar el haki para desarrollarlo correctamente? No estaba en contra de esa idea, pero sí que me parecía que, si utilizaba aquel nivel de poder a la hora de lanzarme sus armas, iba a terminar muerto antes siquiera de poder sentirlas. Me encantaría leer su presencia, su intención, predecir todo lo que haría con el mínimo margen para poder esquivar, pero ahora mismo no confiaba demasiado en mis capacidades. Obviamente, necesitaba un lapso de tiempo minúsculo para lograr no morir, pero ni siquiera eso era capaz de lograr. A lo mejor necesitaba un híbrido de mi lectura del terreno y mi haki, al menos hasta que desarrollase cualquiera de los dos mejor. Entonces, antes de terminar, el suelo comenzó a temblar y, con él, mis brazos y piernas. Aun cuando el terreno ya había parado, mis extremidades seguían intranquilas, algo que me impedía concentrarme en las alentadoras y a la vez aterradoras palabras de Katharina. Y, con la confusión, el fallo en la lectura del electromagnetismo llegó, quedando completamente ciego.

No me hacía falta ver nada para saber que mi compañera ya estaba preparando su próxima tanda de puntiagudas amenazas de muerte. No era el sonido, tampoco nada relacionado con un conocimiento, era simplemente la sensación que tenía. Un instinto de que, en nada, iba a sufrir un castigo que no merecía y del que no me podía defender. Mi cabeza, ante el pavor a perder la vida, siquiera pudo ordenar los pensamientos en su cabeza como para darse cuenta que con avisar a Kath o quitarme la tela podría resolver el problema, y se limitó a esquivar. Quizás tirando una moneda al aire y rezando a que tocase ese resultado que había apostado, porque si no, su corazón iba a parar en las manos de otro, pero un cincuenta por ciento parecía un resultado más que suficiente. Así, en forma etérea, me fui deslizando de un lado a otro, tratando de afinar tanto con el oído como usando la lógica o, mejor dicho, el poco instinto que había desarrollado durante ese tiempo.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Mar 4 Feb 2020 - 4:51

Imaginaba el mundo de las frecuencias como un profundo vacío en donde estas eran como trazos infinitos de distintos colores que iban de allá para acá. Cada elemento tenía su respectiva tonalidad y desprendía una sensación distinta. El hielo, por ejemplo, provocaba un sentimiento frío que no tenía ninguna implicancia en el mundo físico. Cuando sintió ese chispazo por primera vez luego de tantísimo tiempo comenzó a pensar que estaba muy cerca. Y lo mismo sucedía con las dagas de hielo que, poco a poco, empezaban a adoptar un detalle mucho más trabajado. Incluso tenía el presentimiento de que se estaban volviendo más duras y resistentes, pero de momento no tenía la oportunidad de probarlo. Por otra parte, lanzaba cada proyectil con todas sus fuerzas para que atravesasen rápidamente la habitación, aunque apuntaba a zonas que no comprometieran la vida de su compañero. Era un entrenamiento sin riesgo de muerte, y si bien le intentaba hacer creer que estaba en peligro, nada más alejado de la realidad, pero ya era hora de cambiar la estrategia.

Exploró a fondo el vasto mundo de las frecuencias, dejándose llevar por una línea de suaves tonalidades azules que desprendía un frío único. A pesar de haberse sintonizado a ella y tener la posibilidad de crear lo que quisiera, siguió recorriendo el trazo que parecía no tener fin. Poco a poco el avance se volvía más difícil, casi imposible. Su mente terminó muy agotada luego de semejante aventura mágica, deteniéndose y contentándose con una espada con lujo detalle en su mano derecha. La empuñadura tenía treinta centímetros de largo y la guarda una forma de rombo, mostrando unas runas que pertenecían a un lenguaje antiquísimo. La hoja tenía una longitud de metro y medio, curvándose a medida que se extendía hacia la punta, y desprendía un halo escarchado. Testeó el peso del arma recién creada y sonrió orgullosa. Era una verdadera maravilla que usaría contra Lance. Así que, sin previo aviso, corrió directamente hacia él.

Ejecutó un corte diagonal increíblemente veloz que, de alguna manera, el muchacho consiguió esquivar. Era rápido y estaba segura de que esa habilidad suya debía ayudarle muchísimo. Transformarse en electricidad resultaba extraordinariamente conveniente. Continuó blandiendo su arma como si el campo de entrenamiento se hubiera transformado en una pista de baile. Y fue entonces que sintió una vez más ese chispazo, pero ahora no lo dejó ir: retuvo esa sensación en lo más profundo de su pecho. Pareció visualizar un trazo de intensas tonalidades verdosas que jamás había visto. Ya sabía lo que debía hacer. Condujo esa línea abstracta hacia sí misma y la visualizó de tal manera que esta comenzó a recorrer su brazo. Instantes después, su espada de hielo emitía chispas eléctricas de color verde. ¿Lo había logrado…? Parecía que sí, en serio lo parecía. Sin embargo, al envolver su arma en haki este nuevo poder desapareció y la sensación chispeante no regresó. Chasqueó la lengua y blandió una vez más su espada de hielo, rasgándole superficialmente el costado derecho al muchacho. No era una herida profunda ni mucho menos mortal, y tenía suerte de haber medido la temperatura de su arma al momento de cortar. Si hubiese ido a matar habría sufrido unas feas quemaduras por congelamiento.

—Recuérdalo, Lance, debes sentir mis intenciones y centrarte en ellas. Cada ser vivo emite una voz distinta que con el tiempo y la práctica aprenderás a diferenciar.

Le molestaba no contar con mejores consejos para darle, pero la verdad es que ella había desarrollado su mantra a base de peleas en donde su vida corría peligro. Quizás lo mejor era pausar el entrenamiento y continuar en otro momento, después de todo, estaban en Punk Hazard para llevarle la cabeza del doctor Watson a Kavernish. Dejaría que su compañero decidiera el curso de las acciones. Por su parte, podía seguir persiguiendo al muchacho unas cuantas horas más. Esperaba que tomase la decisión correcta: desarrollar cualquier tipo de haki era una prueba de voluntad en la que rendirse no era una opción.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Mar 4 Feb 2020 - 15:34

Sorprendentemente, estaba esquivando lo suficientemente bien como para no recibir ningún golpe de aquella metralla que me estaban lanzando. A lo mejor era por pura suerte o porque aquel instinto cada vez se estaba puliendo más y más a lo largo de la batalla, pero no estaba en posición de juzgar aquello que me estaba salvando el pellejo, y menos aún ponerlo en tela de juicio. Prefería dejarme llevar por los movimientos que el propio cuerpo dictaba sin necesidad de la intervención de la mente, porque algo me decía que así no terminaría con una estaca atravesándome el pecho. Y nadie quería terminar con una estaca atravesándole el pecho.

Repentinamente, dejé de escuchar movimiento de parte del rival y supe que aquella fase del entrenamiento había acabado. ¿Había terminado todo esto o tenía pensado subir la dificultad? Porque, por lo poco que la conocía, todo apuntaba a que la segunda opción sería su favorita. Y la mía, de hecho, porque a pesar de sufrir tanto como lo estaba haciendo, aún no había aprendido nada realmente. Mi objetivo no había cambiado. Aunque me doliese o me hiciese daño de distintas formas, estaba decidido a continuar hacia delante, quisiera mi cabeza o no.

Entonces, el suelo comenzó a sonar, y pude distinguir cómo Katharina estaba avanzando con velocidad hacia mí. ¿Habíamos dejado ya la parte de lanzarme cosas para pasar a una mucho más agresiva…? Atendiendo al ruido y a lo que mi cuerpo deseaba, terminé dando un pequeño salto hacia atrás en cuanto pude notar que el tajo se acercaba, y así fue como el aire que ella  había cortado me golpeó en la cara. ¿Estaba utilizando una espada de juguete, un palo o algo? De todas formas, ahora que estábamos a tan escasa distancia, escucharla no iba a hacerme ganar la batalla. El margen entre la pisada y el tajo sería tan diminuto que, si me limitaba a defenderme de aquella forma, no tardaría en terminar en el suelo, retorciéndome de dolor. Tenía que centrarme en cualquier otro recurso, y dejar de lado el leer el ambiente, ya que eso sería traicionar su buena voluntad y mis ganas de aprender. Aun sin el campo electromagnético pude notar como, nuevamente, Kath se había imbuido en electricidad, al menos en parte. Dicha energía comenzó a recorrer su cuerpo, algo que podía notar perfectamente su comportamiento, hasta que desapareció sin dejar rastro. ¿Qué demonios había pasado, por qué no dejaban de surgir y volatilizarse chispas…?

Me estaba confundiendo al pensar en lo que no debía, en lo que realmente no primaba en esta situación. Quizás eran mis ganas de ayudarla a que ella también avanzase, dándole consejos de una forma u otra, pero cuando mi integridad física estaba en el tablero, no tenía el tiempo libre como para ayudar al resto. En este instante de duda, noté como algo extremadamente frío atravesó mi costado y, aunque no parecía estar empapando el suelo con sangre, sí que había sufrido una herida. Ahora sabía que no, el arma no era de juguete ni inofensiva, ni mucho menos. Es más, parecía estar afilada en exceso. Y, de la sorpresa, solté un pequeño grito propio de mi tono de voz. Entonces, ella comenzó a hablar. Sentir intenciones... La voz, el pensamiento natural de todos y cada uno de los seres vivos. Ya lo había hecho en el pasado, siendo mucho más pequeño, pero no había conseguido nada parecido desde esa tierna edad. ¿No me iba a superar ni lo más mínimo en cerca de 10 años…? ¿No? Quizás aunando el poco orgullo del que no solía hacer gala, suspiré y volví a inspirar, así un par de veces. Luego otra, mientras dejaba caer las extremidades superiores y las piernas perdían su rigidez, dejando la rodilla doblarse mínimamente. Había que empezar de nuevo, y esta vez bien. No iba a permitir que saliese de aquella sala sin haber conseguido nada, sin haberme superado, menos cuando estaba utilizando el tiempo de otra persona. Fuera por las buenas o por las malas. Y le iba a devolver el favor de alguna forma.

— No la contengas ni la conduzcas. Déjala fluir; es salvaje y no se puede quedar quieta. — Traté de indicarle que podía comenzar a acercarse nuevamente, a lo mejor con un gesto más prepotente de lo que solía ser. No estaba tranquilo por más que lo pareciera, pero sí concentrado en lo único que necesitaba en aquellos momentos: aprender. Una sonrisa amplia se esbozó en mi cara, y una corta y minúscula carcajada salió nada más abrirla. — Ya sabes, la electricidad.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 6 Feb 2020 - 23:44

Según el consejo de su compañero pudo pensar que había grandes similitudes entre el fuego y la electricidad, aunque también había diferencias sustanciales. Actualmente, conocía cuatro elementos y aún no había alcanzado una verdadera maestría con ninguno de ellos. Seguramente le tomaría años, pero estaba segura de que daba grandes pasos y se saltaba varios peldaños para alcanzar la meta que tenía. Posiblemente porque había asimilado el frío del Reino de los Muertos, el elemento que usaba con más frecuencia era el hielo, aunque con el tiempo se había dado cuenta de que este no era extremadamente versátil como la tierra. Y esa versatilidad estaba limitada al control sobre este mismo. Hasta hace unos pocos minutos solo podía generar formas toscas y poco trabajadas. Su habilidad no era la culpable de su disponibilidad tan básica, sino que la responsabilidad residía en su poca afinidad con los elementos. Pero la bruja era un genio, todo el mundo lo sabía. O eso creía ella. Teniendo solo veinte años había logrado enormes avances en el mundo de la magia, hazaña que ni siquiera sus predecesores consiguieron.

Se concentró y volvió a visualizarse a sí misma en el mundo de las frecuencias, buscando específicamente una. Poco a poco se acercaba hacia esta hasta que finalmente la vio ahí entre un sinfín de colores. Dejó que la magia fluyese hacia ella y viceversa. «No la contengas ni la conduzcas. Déjala fluir». Sintió un intenso chispazo en su pecho y soltó una mueca de dolor; era el precio a pagar por hacer caso a las palabras de Lance, pero aún era demasiado pronto para rendirse. El hormigueo recorrió todo su brazo hasta detenerse en su mano para luego pasar a la espada de hielo, desprendiendo chispas verdosas. Sin intención de frenar la electricidad que manaba desde su cuerpo esta comenzó a absorber la propia magia de la bruja. El campo de chispas cada vez se volvía más grande e inestable, y el hormigueo, que ya no solo recorría solo su brazo, pasó a ser dolorosamente intenso. Quiso detenerse, pensando en que debía controlar la electricidad de igual manera que lo hacía con el fuego. Este último era un verdadero glotón que podía consumir todo el maná que le diera, pero la electricidad era diferente, ¿no? Así que, teniendo en cuenta sus conocimientos elementales, optó por un camino distinto. En vez de dejar de alimentar la electricidad como si fueran llamas, simplemente redujo el tamaño de los conductos de magia y el maná que fluía por estos. Concentrándose en ello, el campo que desprendía su espada comenzó a encogerse y el hormigueo cesó.

Probablemente el muchacho no fuese un genio como ella y quizás el concepto resultaba demasiado abstracto para que consiguiese dominarlo en tan poco tiempo. Bueno, ella tenía una ventaja y es que ya había generado electricidad en el pasado. Lo único que necesitaba era recordar esa sensación, encontrar esa frecuencia y volver a sintonizarla con su magia. Dicho así incluso sonaba sencillo, pero no lo era. Si perdía la concentración el campo de chispas que desprendía su espada desaparecería o, en el peor de los casos, podría descontrolarse. La fuerte descarga de electricidad que recorrió su cuerpo dejó leves quemaduras y, si no hubiera actuado a tiempo, estas ahora mismo serían graves. Conocía de sobra la teoría, así que era momento de perfeccionar la práctica. Y suponía que lo mismo sucedía con Lance.

—Bien, convertiremos esto en una prueba de voluntad. Puedes quitarte la venda, si lo crees necesario —dijo al mismo tiempo que creaba otra espada en su mano izquierda. Ahora iría en serio, más o menos—. Necesitarás todos tus sentidos para predecir mis movimientos, y esta vez no me detendré si estoy cerca de comprometer algún órgano importante. Podemos pasarnos el mes entero practicando suavemente, pero solo en una situación real conseguirás un avance significativo. Pero como no es mi vida la que podría estar en juego o no, dejaré que tú decidas el método. Lo siento, pero jamás he entrenado a alguien y la mayoría de mis habilidades las he desarrollado en una situación mortal. Desconozco formas realmente efectivas para ayudarte.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Vie 7 Feb 2020 - 18:45

Parecía que me iba a dejar con las ganas ya que, sin hacerme caso, se quedó quieta, sin tan siquiera hablar ni responder a mis palabras. No sabía si había dado por finalizado el entrenamiento, especialmente teniendo en cuenta que no habíamos avanzado demasiado desde hacía varios minutos. ¿Realmente me iba a dejar allí tirado, teniendo en cuenta que era justamente el momento en el que me había emocionado con todo esto? Bueno, no es que no hubiéramos progresado para nada en nuestros respectivos estudios, sobre todo si contábamos con que Katharina había logrado crear electricidad un par de veces y, aunque no de forma completa ni controlada, eso ya era un logro. Y lo estaba volviendo a hacer. Un aura eléctrica surgió repentinamente donde supuse que estaba ella y, sin más dilación, comenzó a ganar tamaño y energía. A juzgar por la peligrosidad de aquello que estaba surgiendo, solo existían dos opciones para lo que sucedía: o se le estaba yendo de las manos y necesitaba ayuda, o finalmente lo había logrado controlar, y de qué manera. Entrar al mundo de la electricidad y las chispas de aquella manera era entrar por todo lo alto. Poco a poco, el torrente de poder se fue condensando y tomando forma, alargada, dando señales de que estaba usando aquella capacidad de una forma más eficiente que solo generarla.

Suspiré. Ella ya había logrado su objetivo. Yo, en cambio, seguía sin saber utilizar el haki como debía. ¿Había una brecha tan amplia entre ambos? ¿Ella era más capaz, o yo simplemente era torpe para todo aquello relacionado con las peleas y la intuición…? Comenzó a hablar, avisando de que me podía quitar la venda, algo que acepté gratamente. Era cierto que podía solucionar con facilidad el problema de estar ciego solo con generar luz, pero seguía siendo incómodo y un gasto innecesario de mi energía. Vi entonces lo que tenía en la mano. Una espada de mi altura y, en la otra, estaba por aparecer una parecida. Estaba por comenzar la pelea de verdad, esta vez sin ir a medias tintas. Pero yo no había dominado todavía lo que me quería enseñar, ¿no? Sin poder anticipar sus ataques, solo hacía falta que se acercase para darme un tajo con cualquiera de sus dos armas, y yo perdería un brazo, una pierna, o medio cuerpo. No era del todo justo. Para nada justo, mejor dicho. Pero, curiosamente, en esta situación yo no me estaba comportando como Lance, era otra persona. Quizás la adrenalina, quizás estar entrenando, quizás que era Katharina la persona frente a mí y no un desconocido queriendo degollarme. Pero tenía bastante más confianza que en cualquier otro enfrentamiento, y aquello me permitía ofrecerme a hacer cosas que en ningún otro caso se me hubieran pasado por la cabeza.

— He mejorado desde la última vez que nos vimos, creo. — Tomé un coletero de un bolsillo de mi traje y lo sujeté con la boca mientras comenzaba a agrupar mi pelo, incluido el flequillo. — No creas que será tan fácil vencerme, menos si vas a medias tintas. — Una vez terminé de tomarlo todo, cogí la goma con la mano y me hice una coleta alta, como un samurái, mientras seguía mirando a la bruja. — Quizás incluso te gano, quién sabe, así que deberías ir con todo, ¿no crees? — Mis ojos se imbuyeron en electricidad, surgiendo pequeños rayos de color azul y amarillo a su paso, y, mi sonrisa, de confianza, dando lugar a un aspecto que nunca pensé ver en mí. Flexioné levemente las rodillas, adoptando una posición que me permitiese esquivar con facilidad y rapidez en caso de ataque. Los brazos, por otro lado, se ubicaban levemente adelantados, como si fueran a parar la espada por ellos solos. Pero solo se encargarían de generar electricidad para defenderme de los tajos. — Estoy más que preparado, cuando quieras.



━━━━━━━━☆★☆━━━━━━━━
Una hora después…



Al menos la camilla estaba cómoda. Nunca la había probado antes, pero daba gracias a Yuu por haberse gastado un buen dinero en comprarlas de buena calidad. Hasta me daban ganas de quedarme allí y no levanta--- Bueno, tampoco es que pudiese. Mi cuerpo me dolía en partes que siquiera sabía que tenía y, presumiblemente, a la mañana tendría agujetas en otros tantos lados que también desconocía a pesar de ser biólogo. Ya estaba en la enfermería, siendo cuidado por el que era el médico de la tripulación, que me dedicaba miradas de decepción y desconfianza a ratos, pero cumpliendo su deber como un profesional. Había recibido un primer tratamiento de parte de Katharina tras la pelea, que me había ayudado a no mostrarme tan demacrado como estaba frente a mis subordinados, así que había que darle las gracias.

Sinceramente, sentía que seguía igual. Obviando lo dolorido, quizás sí tenía una especie de remordimiento por no haber logrado nada en todo el tiempo que habíamos estado usando la sala de entrenamiento, pero este era atenuado por una sensación de sí haber conseguido avances. Como mínimo, había demostrado confianza, aunque podía ser que la hubiera perdido tras el primer espadazo en el pecho. De todas formas, había que descansar hasta la mañana siguiente, con el firme objetivo de poder cumplir la misión. Usaría aquella noche, o lo que quedaba de ella, para curar mis heridas y mentalizarme un poco más, algo que parecía hacerme bastante falta.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 9 Feb 2020 - 3:59

Tomó una ducha justo después de llevar a Lance a la enfermería para que sus heridas fueran atendidas. Esperaba que una situación más parecida a la realidad le ayudase a perfeccionar sus habilidades. Jamás le habría ayudado de no ser porque veía algo de talento en él, una determinación en su mirada combinada perfectamente con un dejo de cobardía. Una mezcla cuanto menos extraña, pero que hacía del muchacho alguien precavido. Los cementerios están llenos de valientes, ¿eh? Era una frase que guardaba una verdad muy interesante. En todo caso, ella tampoco lo tuvo especialmente fácil y, a pesar de tener un mantra increíblemente agudo y unos reflejos que sobrepasaban las capacidades humanas, también había sido herida. Aún podía sentir la electricidad fluyendo por su cuerpo, imaginando que de vez en cuando soltaban chispas verdosas. En fin, tampoco había que preocuparse demasiado. No había recibido tanto daño como para ver mermada sus habilidades a la hora de ejecutar la misión, aunque tenía pensado dejarle el trabajo pesado a su compañero para que pusiese a prueba su voluntad. Además, le tocaba encargarse de ello puesto que la última vez fue Katharina quien luchó hasta casi la muerte.

Quería dejar que Liliana siguiera durmiendo plácidamente en el sofá de la sala de entretención, pero ya tocaba moverla a una habitación adecuada para ello. Poco a poco se acostumbraba a dormir en compañía de la chica, quien parecía un auténtico horno por las noches. La tomó con suavidad y se la echó a los brazos, como si no le supusiera ningún esfuerzo hacerlo. Siguió las indicaciones dadas por uno de los robots del barco volador y atravesó una serie de pasillos para, finalmente, encontrarse en los dormitorios. La joven discípula abrió somnolientamente los ojos cuando la bruja le dejó en la cama, preguntándole dónde se encontraban ahora. Le explicó en pocas palabras y luego se quitó el kimono, hallándose en ropa interior. Tenía un par de quemaduras en el cuerpo —no solo provocadas por su propia electricidad— y tres enormes cicatrices cruzaban diagonalmente su espalda. Con el tiempo había ganado otras más, pero estas fueron causadas en duelos más o menos justos y no en una prisión. Buscó entre sus pertenencias el pijama, que consistía en un traje completo de conejo rosa, y se acostó junto a Liliana.

֎֎֎֎֎

Despertó cuando los primeros rayos de sol atravesaban a duras penas la gruesa capa de nubes de Punk Hazard. Se estiró y soltó un profundo bostezo, teniendo ganas de pasar toda la mañana en esa cómoda cama. Con desgana salió de esta y se colocó sus prendas habituales, se ajustó bien las espadas a la cintura y buscó entre el dormitorio las sandalias de madera que le daban unos pocos centímetros adicionales. Y, tras bostezar nuevamente, movió a Liliana para que despertase. Era hora ya de tomar el desayuno y planificar el asalto a la base científica del doctor Watson. El objetivo prioritario era quedarse con su cabeza, aunque Kavernish había señalado también la posibilidad de destruir cualquier indicio de que estuviera experimentando con alguna clase de arma biológica. Así que, sin más dilatación, salió de la habitación y partió camino al comedor. Esperaba encontrarse allí con Lance para discutir los detalles del plan.

—La última vez hicimos un buen trabajo —comenzaría a decirle una vez le hubiera visto—, intentamos evitar los problemas y pasar desapercibidos. Ahora mismo nos encontramos en una isla desierta y tenemos este barco que, seguramente, cuenta con un arsenal militar muy poderoso. ¿Crees que sería buena idea usarlo para asaltar la base del doctor Watson? Ya no trabajaríamos sigilosamente como lo hemos estado haciendo hasta ahora, sino que haríamos un gran escándalo. No es que sea precisamente mi estilo, pero un golpe directo nos ahorraría mucho tiempo y tampoco es que quiera pasarme la vida entera en Punk Hazard. Bueno, también podemos volver a las artimañas de siempre e infiltrarnos en la base del doctor para poco a poco ir acabando con los enemigos hasta dar con él. ¿Qué opinas, Lance?
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Dom 9 Feb 2020 - 20:21

La noche no había sido precisamente corta, pero qué se le iba a hacer. Daba vueltas en una cama mientras me escocían algunas heridas y ciertas posturas me recordaban que no debería haber peleado, así que no era sorprendente el no disfrutar de la comodidad de la cama y el reposo. Tenía una capacidad de aguante para el dolor fuera de lo normal y casi lo humano, pero aquello solo sucedía en los momentos que lo necesitaba; mientras trataba de dormir era difícil no fijarse en lo que te dolía y lo que no. Y es bien sabido que si piensas en una herida, te molestará más. La parte buena era que contaba con una regeneración más que decente que, aunque no llegaba a ser sobrenatural, sí que era lo suficientemente buena como para decirlo con orgullo. Quizás era debido a mi condición eléctrica o, quien sabe, a mi asquerosa herencia genética, pero fuera como fuera, era una ventaja con la que me alegraba contar.


━━━━━━━━☆★☆━━━━━━━━


Vale, quizás mi capacidad de curarme no era tan magnífica como recordaba. Las heridas, con ayuda del médico de la tripulación y mis poderes, habían logrado cerrarse y no parecía que tuvieran planeado dar más problemas, pero seguía teniendo moratones por el cuerpo. No estaba como nuevo, eso se podía notar en la mancha violeta de mi cara, o en los gigantescos lunares que adornaban mi cuerpo, pero era algo que podía pasar de alto a la hora de pelear. Seguramente, mientras pelease, me olvidaría de que debía sufrir, y podría tener un buen desempeño a pesar del hándicap.

Con un golpe de codo de mi doctor de cabecera, y el ojo en la pupila, me vi obligado a levantarme de la camilla y comenzar a hacer cosas. Ya era por la mañana y, por más que no quisiese, tenía un par de invitados en el barco a los que debería recibir y con los que tenía negocios preparados. Me giré sobre la cama y, reincorporándome, puse los pies en el suelo, como aquel comatoso que se ha recuperado tras años. Al menos, por mi cara, podías pensarlo seriamente. Verme sin peinar lo más mínimo y, más aún, con poca ropa —como era una bata— no era plato de buen gusto. Ni para el médico, que ya conocía la cicatriz de mi torso, ni para mí, que cada vez que la veía me empezaba a quemar a pesar de estar curada.

Salí de la habitación con cierta prisa y, al ritmo que mis piernas doloridas me permitía, me encaminé al comedor. Mientras me acercaba por los pasillos, aproveché para asignar mi comanda y que se encargaran de ir preparándola para cuando llegase:

— Una ración de tortitas y un vaso de leche, por favor. — El robot mandó la señal al instante.

Abrí las puertas del comedor de par en par con aquella velocidad que me caracterizaba esta mañana y, tomando asiento en una de las tantas mesas que estaban vacías, suspiré. Sería de mala educación y mal gusto que el anfitrión llegase tarde tan pronto, y no hay excusas que me valieran. Un robot, sujetando la bandeja como le dejaba su cuerpo metálico, depositó mi comida justo frente a mí y, sin más dilación, comencé a comer poco a poco. Al poco rato aparecieron Katharina y su acompañante, sin pararse a decir un buenos días ni nada, algo que yo traté de transmitir levantando la mano en forma de saludo. Cualquiera diría que tenía prisas, ya que había empezado a planear todo con el estómago vacío, algo que se notaba al hacer aseveraciones sin fundamento alguno. ¿Qué el Ragnarok tenía un arsenal muy poderoso…? Ojalá, pero todo era defensivo. Nada para hacer una invasión como la que ella planeaba, y menos aún planteaba ponerlo en peligro en una misión como esta. Esperé a que terminase de dar las opciones y me preguntase por mi opinión y, tras masticar el trozo de tortita que tenía en la boca, comencé a expresar mi opinión:

— Bueno… La primera opción diría que no tiene mucho futuro. — Jugueteaba con el pequeño tenedor que usaba para comer, dándole vueltas por los dedos mientras lo miraba. — Es decir, el primer problema es que el armamento del Ragnarok no puede abandonar el barco, ya que todo está conectado a Freya, la IA principal. Y el segundo.... — Miré a las máquinas que estaban allí, de camareras, mientras los tripulantes se desperezaban comiendo. — ¿Qué querríais para desayunar, Kath, Liliana? Para ir pidiéndolo. — Esperé a que me respondieran. — Chocolate caliente, pastel de frutas, brownie con almendras, café, tostadas, y una bandeja de fruta, por favor. — La cocina, de golpe, comenzó a tener mucho movimiento. — Bueno, íbamos por… Sí, el otro problema. Estamos tratando con un señor que tiene un arma biológica, ¿no? No me parece prudente ir de cara contra una persona que, en el peor de los casos, puede volar la isla entera, causarnos cáncer o cualquier tipo de mutación. Puede que tú te puedas librar de una forma u otra, no lo sé, pero por mi lado, lo dudo mucho, y no quiero morir en una isla como esta. — Comencé a cortar otro trozo de tortita y me lo llevé a la boca, masticando mientras miraba a Katharina fijamente, esperando hablar antes de que ella interviniese. — Creo que es mucho mejor ir poco a poco y con buena letra. A lo mejor nos sonríe la fortuna y nos cargamos el proyecto que tenga hecho antes de que lo utilice, ¿no? O lo degollamos a él y a su grupo, yo que sé. — Bebí un poco de leche para refrescarme la garganta, seca de hablar. — Además, sé mis capacidades y se me da mucho mejor el sigilo y el asesinato que una guerra campal, así que me parece la mejor opción. — La comanda de ellas ya se acercaba a la mesa, traída por tres autómatas distintos, ya que uno solo sería incapaz de soportar tanto peso.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Lun 10 Feb 2020 - 0:53

Soltó un suspiro de decepción al escuchar la respuesta de su compañero. ¿Cómo que no tenía armamento militar? Le fue imposible ocultar una expresión de disgusto, como si ahora mirase casi con desprecio el barco volador. Definitivamente las apariencias engañan, es decir, parecía una nave muy imponente y daba la impresión de que era realmente poderosa, pero no. Solo servía para simular paisajes bonitos y ofrecer desayunos de primer nivel. Bueno, fue su culpa asumir que estaba dentro de un barco de guerra y no en una especie de… hotel, aunque tampoco era la única que estaba asumiendo cosas. Si bien Kavernish sospechaba que el doctor Watson estaba trabajando en un arma biológica, tampoco tenía la certeza de que así fuera. Mucho menos sabía si ya la había terminado. En todo caso, le alegró saber que su compañero prefería infiltrarse sigilosamente en vez de llevar a cabo una batalla de proporciones escandalosas. Le había consultado esta segunda opción solo para barajar opciones.

Su estómago soltó un rugido y su rostro comenzó a tornarse rojo por la vergüenza. La comida que estaba frente a ella se veía deliciosa. Le dio un sorbo al chocolate caliente, esta vez siendo más recatada que de costumbre, y luego probó el brownie con chispitas de almendras. Exquisito. En ese minuto le daba igual que el barco no contase con armamento militar. Desde hoy en adelante conocería el Ragnarok como un hotel volador.

Había un gran problema, en todo caso, y es que apenas tenían información sobre las instalaciones científicas en las que trabajaba el doctor Watson. Desconocían cuántos hombres protegían el edificio ni sabían exactamente dónde se escondía el objetivo. Si de verdad querían disminuir la probabilidad de fallo era importante hacer las cosas bien, y ello implicaba hacer un reconocimiento previo del lugar. Tendrían que idear tanto un plan de infiltración como una ruta de huida, y para ello necesitaban información. Las habilidades de la bruja le permitían adoptar la forma que quisiera, aunque tampoco era una cuestión ilimitada que durase para siempre, y sus conocimientos como investigadora seguramente le ayudarían mucho. Bueno, eso suponiendo que Katharina fuese la encargada de hacer el trabajo de recopilación.

—Perfecto, nos infiltraremos cuidadosamente en la base del objetivo —determinó entonces, como si estuviera a cargo del equipo, y luego le comentó lo que había reflexionado—. La información es poder, y es todo lo que necesitamos para elaborar un buen plan. Puede que ambos seamos buenos en materia de espionaje, pero de nada servirá ser sigilosos y cuidadosos si no sabemos hacia dónde vamos. A menos que tengamos mucha suerte y el destino esté de nuestro lado, podríamos pasarnos horas buscando al científico. Cada segundo que pasemos en ese lugar aumentará las posibilidades de ser descubiertos y, si llega a pasar, es probable que el doctor Watson decida huir y vuelva a esconderse. Fallaremos. Necesito veinticuatro horas para infiltrarme y reunir la información para luego dar el golpe, aunque tendrás que cuidar de Lil hasta entonces. —La chica de cabellos dorados frunció el ceño e infló los mofletes—. Vaya, parece que no le gusta la idea. Bueno, en todo caso es eso: una idea. Tenemos más opciones: puedes infiltrarte tú y recopilar información, o simplemente colarnos y actuar impecablemente hasta que demos con el doctor. Podríamos infiltrarnos e ir intercambiando la información que vayamos descubriendo, aunque, como dije, no es la opción más sensata si es que quieres actuar prudentemente.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Lun 10 Feb 2020 - 19:48

¿¡Tanto problema era que un barco no tuviese cañones!? Es decir, ahora mismo estábamos siendo alimentados por robots. Putos robots, que cocinaban según nuestras simples órdenes, teniendo miles de variables que dependían de una única palabra que nosotros dijésemos. ¿¡Y era un problema que no contase con armamento militar!? No iba a poner, ni por todo el dinero del mundo, la integridad del Ragnarok en peligro. Especialmente porque tenía un valor incalculable, tanto monetario como sentimental, ya que era la herencia de Yuu. Me parecía suficiente poder tener una estancia de cinco estrellas en mitad de un barco que podía volar a 12000 metros de altura y recorrer el mundo solo, pero ella, a juzgar por su mueca de desagrado, no parecía compartir mi opinión.

Suspiré cuando escuché el estómago de Katharina rugir, y ella actuó en consecuencia, avergonzándose y abalanzándose sobre la comida, demostrando más modales que ayer. Ahora no le parecía tan mal sustituir sus tan queridos cañones por un chocolate caliente, o eso demostraba con sus gestos. Pero tampoco me enfadaría con ella. Acto seguido, en cuanto hubo probado un poco todo aquello que había venido en la bandeja y parecía que su tripa no amenazaba con sonar nuevamente, me respondió. Estaba de acuerdo, y eso era algo positivo y hasta lógico. Por otro lado, plantaba sobre la mesa la necesidad de tener información como para no andar sin conocimiento por las instalaciones de nuestro tan querido doctor, y yo simplemente asentí. Si entrábamos sin saber nada, nos limitaríamos a dar vueltas y vueltas, tomando pasillos aleatorios y sin saber si en algún momento llegaríamos a algún lado y, más importante aún, si ese lugar sería seguro. O cómo evitar cámaras. Asentí cuando finalizó su intervención y traté de plantear mis ideas, mientras pensaba un poco sobre la marcha:

— Veinticuatro horas… Nadie nos promete que siga aquí para ese momento, o que no hayan descubierto el Ragnarok de alguna forma. Creo que tenemos que actuar ya, pero eso no significa que necesitemos hacerlo de forma imprudente, nada más lejos de la realidad. — Dejé el tenedor sobre el plato con suavidad, ya no tenía hambre. — Tengo la capacidad, como te demostré en el entrenamient--- — Me paré en seco, pues no sabía si decirlo. Era como dejarle claro que había estado haciendo trampas desde el comienzo, sin tener la voluntad de aprender al máximo de sus enseñanzas. — Bueno, sí, en el entrenamiento. Puedo generar electricidad y distribuirla de forma casi invisible a mi alrededor, formando nubes de electrones, como ahora mismo. — Chasqueé un dedo para darle más dramatismo, generando una chispa y rodeándome de mi poder. — Ahora mismo, si cierro los ojos… — Cosa que hice al instante. — Puedo ver todo lo que está ocupado por mi energía. No verlo directamente, pero sí intuirlo, que, a efectos prácticos, es más bien parecido. Veo formas, movimientos, obstáculos… — Noté como alguien abría la puerta tras de mí, y seguí sin abrir los ojos. — Por ejemplo, acaba de entrar alguien a la sala. No puedo saber quién es, aunque por esos andares diría que es el cabrón de Roland. Así que eso, puedo leer todo de esta forma, y en el rango máximo que ocupen mis habilidades. — Abrí los ojos nuevamente, esperando a la pregunta lógica: ¿cuánto es tu rango máximo? — Doscientos metros desde mi cuerpo. Es decir, necesitaría tiempo, concentración y seguridad para investigar un edificio entero, pero soy capaz de dibujar el plano en el proceso y darte indicaciones, además de saber dónde está cada uno. Quizás dos horas, a lo sumo tres si hay algún subterráneo. — Bebí del vaso de leche, vaciándolo de golpe, y suspirando tras tragar. — Y, por supuesto, noto las vibraciones electromagnéticas de una máquina más fácilmente. Si es eléctrica, claro.

Me levanté del asiento, depositando el plato a la mitad y el vaso vacío sobre la bandeja, y la llevé hasta la cocina, esperando a que los dedos de algún autómata la cogiera y se la llevara para limpiar todo. Tras eso, me acerqué nuevamente a Katharina, decidiendo si me sentaba o no, dependiendo de sus palabras. Si tenía algo más que discutir, volvería a tomar asiento y seguiríamos conversando, pero en el caso contrario, las dejaría a ellas dos comiendo mientras yo iba a hacer preparaciones, como ponerme el traje de Sif o dar órdenes a la tripulación para tener todo cuadrado.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Lun 10 Feb 2020 - 22:53

Si hubiera sabido que el muchacho tenía una habilidad como esa se habría ahorrado muchas palabras. El tener un auténtico radar en la cabeza resultaba muy útil. Su explicación resultó ser cuanto menos interesante, y a medida que las palabras salían de su boca ella las conectaba con el mundo de las frecuencias. Jamás le hubiera podido dar una explicación con bases científicas en cuanto a sus poderes, a la forma en cómo manipulaba las leyes de la naturaleza a su conveniencia. Podía ver todo lo que su energía alcanzaba, seguramente expandiendo una onda electromagnética o algo por el estilo, y eso significaba que existía un método para tal cosa. Si bien sus cuerpos tenían una diferencia fundamental, existía la posibilidad de que pudiese replicar algo así. Sin embargo, no era más que una idea y de momento tenía cuestiones más importantes en la mente. Gracias a la habilidad de su compañero podrían ahorrarse todo un día y en tan solo unas horas comenzaría la cacería.

—Has aprendido muchas cosas desde que nos conocimos, aunque ahora entiendo cómo es que esquivabas tan bien mis ataques pese a estar con una venda en los ojos —dijo tras darle un mordisco al brownie—. Puedo darte lo que necesitas para que mapees el edificio del doctor Watson.

Le sorprendía que el chico que conoció en Shabaody hubiera crecido tanto en tan poco tiempo, incluso en la Gran Aguja había trabajado con él, aunque para ese entonces no era ni la mitad de útil en comparación a ahora. Eso suponiendo que fuese capaz de obtener un mapa del lugar lo que de cierta forma tampoco resolvía todos los problemas, pues seguirían desconociendo muchas cosas. Cuando el chico se levantó, la bruja terminó su desayuno junto a Liliana. Le había permitido que le acompañase y era consciente del peligro en el que la estaba involucrando. Sin embargo, era necesario darle una dosis de realidad y mostrarle lo que viviría si decidía navegar junto a ella. Soltó un suspiro: ¿en qué momento se había convertido en niñera? Cuidaría no solo de Liliana, sino también de Lance.

—No hagas ninguna locura allá, Lil —le recordó mientras caminaba hacia la cocina en su compañía—. Sabes que estaré cuidando de ti y es justamente la razón por la que necesito que seas precavida. No dejaré que te pase nada, pero debes ser inteligente y evitar el peligro innecesario.

—Siempre me dices lo mismo. Yo también puedo ser de ayuda, ¿sabes?

—Si no lo fueras no te habría traído conmigo. Puedes ser de ayuda actuando inteligentemente, recordando todo lo que te he enseñado hasta ahora. Vamos por tus cosas, las necesitarás.

Regresaron al dormitorio y empacaron todo lo que la joven discípula necesitaba, incluyendo unas gruesas capas de piel, y se reunieron con el capitán de la nave una vez esta hubo llegado a su destino. Cuando la compuerta se abrió el frío viento de Punk Hazard azotó sin piedad, meciendo bruscamente los cabellos de la bruja y de todo quien estuviera cerca. Sus ojos emitieron un destello turqués y sus pies se despegaron de la plataforma en la que estaba. Descendieron a una distancia segura en la que los hombres del doctor Watson fuesen incapaces de ver el barco volador; el que hubiera mal clima tenía les daba cierta ventaja, aunque también un montón de problemas. El viento soplaba con tanta fuerza que, para comunicarse entre ellos, tendrían que gritar a viva voz. Supuso correctamente que las temperaturas serían muy bajas, por lo que vistió a Liliana con siete capas de ropa. Se veía muy ridícula y caminaba como un pingüino, pero al menos podría llegar a la base del doctor Watson. Y así, la bruja se puso en camino.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Lance Kashan el Jue 13 Feb 2020 - 21:14

A juzgar por sus palabras, ella aceptaba, descubriendo por si misma cuál era la razón de mi éxito en el entrenamiento que habíamos llevado a cabo ayer. Yo me tiré del cuello de la camisa un poco, haciendo hueco al cuello y, cuando terminó su frase con la promesa de proveerme del tiempo que le había pedido, me fui.

Sin más dilaciones, me fui directamente al que era mi cuarto y, abriendo el armario de par en par, obvié la decena de trajes y tomé la túnica que tanto caracterizaba mis andanzas criminales. Sobre aquella ropa que ya llevaba puesta, comencé a colocar las vendas y, tras ello, la ropa que conformaba el uniforme de trabajo de Sif. Quizás con cuatro mangas no iba a ser suficiente para poder ignorar por completo el frío glacial que hacía allí fuera, pero supuse que me haría el apaño entre que bajaba de la nave y era capaz de introducirme en la base del enemigo. Con suerte, y algo de lógica, ellos tendrían algún sistema aislante o calefactor para no estar congelados todo el día, así que no tendría que preocuparme de perder un par de dedos ni nada parecido.

En cuanto estuve preparado, con las tres pistolas colgando del cinto, salí al pasillo y me encaminé hacia la sala de mando. Ya allí, ordené al navegante en aquel momento que descendiese una altura considerable, lo suficiente como para ver el suelo y poder discernir el refugio del doctor, todo para que comenzase a patrullar la zona y buscase el punto. Katharina no me había dicho la localización exacta pero, a juzgar por el tamaño de la isla y las instalaciones que alguien necesitaría para hacer un arma realmente peligrosa, no debería ser difícil de encontrar. A menos que fuera subterránea, claro, pero en ese caso ya se encargaría mi compañera de hacérmelo saber de una forma u otra. Yo simplemente me senté a su lado, observando el terreno, sin mucho más que hacer.

Para cuando podían haber pasado quince minutos, a lo mejor algo más, pude ver una estructura que parecía metálica a la lejanía. Claro estaba que los copos de nieve no la dejaban ver muy bien, pero con saber que estaba ahí me bastaba. Tomando el micrófono de la megafonía, lo pulsé y comencé a hablar:

— Hemos llegado al destino, Katharina, Liliana. Estaré en proa. — Colgué, secamente. Si necesitaba ayuda para orientarse, tenía a los autómatas a su servicio, así que no hacía falta darle más indicaciones.

Dándole una palmadita en la espalda al navegante y levantándome, me dirigí yo mismo a donde había acordado nuestra reunión, llegando velozmente y esperando en la puerta. No iba a salir yo solo a pasar frío mientras las esperaba. No, no. Tardaron algo más en llegar pero, en cuanto las vi por el pasillo, me hice a un lado y le dejé el gusto de abrir la compuerta de salida. En cuanto el metal chirrió y cedió, una ola de viento entró al Ragnarok, congelando los pasillos y dejando copos desperdigados por aquí y por allí, hecho que nos obligaba a salir con prisas y cerrar la puerta antes de que hiciésemos algún daño al interior del barco. Ya fuera, las miré. Katharina parecía igual que siempre, con esa ropa que la caracterizaba, mientras que Liliana había dejado de ser ella para convertirse en un muñeco de nieve, protegida por ropa y más ropa. Bueno, no era problema mío, y así estaría mejor. Sin mediar palabra, me acerqué a la baranda de proa y sonriendo por detrás de la máscara, vi claramente el destino. Sin tocar la estructura metálica, que seguramente me dejase pegado a ella, salté por la borda y me transformé en electricidad, dirigiéndome hacia el techado del refugio que se encontraba bajo nosotros. Parecía ser plano, así que quizás nos podíamos infiltrar por allí.

Descendí completamente en mi forma etérea ya que, debido a las inclemencias del tiempo, si me dejaba caer como Lance, comenzaba a volar de un lado para otro y, para qué mentir, pasarlo mal por el frío. Para cuando iba a caer al edificio pude confirmar mis sospechas: era un piso plano, que quizás en cualquier otro lugar serviría de algo, pero allí, en una zona tan gélida, solamente servía para decorar. ¿Quién en su sano juicio usaría aquella planta para algo más que buscar la hipotermia? Por la misma razón, estaba vacía, lo que nos permitía buscar una entrada desde allí. Quizás más normal, quizás poco común, pero esperaba que aquel sitio comunicase de una forma u otra con el interior. Si Katharina había bajado conmigo, o era capaz de verla caer, sacaría el DDM de mi bolsillo, tiritando, y mandaría la orden al barco, que desaparecería en cuestión de un minuto. Justo después, dejaría a Kath tomar las riendas de aquel asunto:

— ¡Supongo que tú tienes más experiencia en estas cosas, ¿no?! — Dije, gritando a un nivel en el que mis cuerdas vocales se resentían. — ¡¿Cómo dices que bajemos!? — Tomase la decisión que tomase, excepto que fuera una completa locura, fuera de lugar, me dejaría guiar por ella, en busca de aquel sitio en el que pudiese comenzar a mapear todo el edificio.


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] LcwpksC

SIGN OF QUALITY:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] WY68nw0
Lance Kashan
Lance Kashan

Mensajes : 252
Fecha de inscripción : 18/08/2018
Edad : 18
Localización : Encima de tu armario.

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm62/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (62/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm67260/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (67260/1000000)
Berries: 66.506.650


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] BV5mAuA

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 16 Feb 2020 - 1:01

Era la primera vez que participaba en una misión de ese estilo, es decir, nunca se había lanzado de un barco volador y había caído en la azotea de un edificio. El viento rugía con tal fuerza que ahogaba los gritos, y golpeaba con tal violencia que mantenerse de pie era una tarea titánica. Levantó a tiempo el brazo para sostener a Liliana y evitar que la ventisca se la llevase. Apenas pudo escuchar las palabras de su compañero, preguntándose a qué se refería exactamente con tener más experiencia. Buscó con la mirada cualquier cosa que sirviera como entrada, pero la nieve le impedía ver más allá de unos pocos metros. Si bien era resistente a las bajas temperaturas, estaba lejos de ser inmune a las partículas de hielo que viajaban con la tormenta, recibiendo pequeños pero constantes golpecitos en todo el cuerpo. Caminó contra la dirección del viento, protegiéndose el rostro con el antebrazo y sosteniendo a la muchacha con la otra mano. Fue entonces que sus ojos visualizaron una oscura silueta entre tanto caos, se acercó hacia ella y, tras comprobar que era una puerta, se lo comunicó a Lance. La inspeccionó con la mirada y se llevó la sorpresa de que tenía una cerradura electrónica. Ninguna ganzúa serviría contra algo así, pero luego de trabajar unos pocos segundos en ella la puerta cedió.

Esperó a que sus compañeros entrasen primero y luego cerró la compuerta metálica, aislando casi por completo el estruendoso sonido del exterior. Las luces puestas en el techo titilaban, pero iluminaban lo suficiente para saber dónde estaban. Se encontraban en el descanso de una escalera blanca que daba hacia un pasadizo del mismo color. No podía oírse ninguna cosa. El primer objetivo era encontrar un lugar seguro y más o menos céntrico para que Lance pudiera analizar la estructura, mapeándola y obteniendo la información que necesitaban.

—Iré yo primero —les mencionó a los chicos, tomando la delantera.

Recorrió en silencio el pasillo sin puertas ni ventanas que tenía unos treinta metros de extensión y doblaba hacia la derecha. Al virar, descendió las escaleras que tenía en frente y continuó avanzando para hallarse en otro pasaje casi idéntico al anterior: luces suaves y murallas blancas, cables saliendo por el techo y toda clase de conductos metálicos. Fue entonces que sus ojos se encontraron con un hombre que llevaba gafas oscuras y un fusil en mano. Sin dudarlo, usó la fuerza telequinésica —canalizada segundos antes de bajar del Ragnarok— y lo atrajo para sí, creando rápidamente una fina daga de hielo y clavándosela en el pecho. Esperaba que sus compañeros estuvieran acostumbrados a sus métodos; al menos Liliana lo estaba. En caso de que Lance se mostrara en desacuerdo al asesinato, le recordaría que el guardia estaba colaborando de alguna u otra forma en la elaboración de un arma biológica. En ese edificio no había una sola alma inocente. Pudo haberle perdonado la vida, pero necesitaba un esclavo no muerto para conseguir algo más de información, así que reunió energía mágica y sobre su mano se formó un vórtice de energía oscura, lo introdujo en el cuerpo sin vida y segundos después este respondió al llamado de la bruja.

Había esperado ese momento en específico para hacerse pasar por un soldado del doctor Watson. Como no conocía el uniforme de los guardias que custodiaban las instalaciones, usar la polimorfia era un gasto innecesario de maná. Sus ropas cambiaron para parecerse a las del esclavo que tenía en frente. En vez de llevar un kimono, ahora vestía una chaqueta blanca y muy gruesa. Sus cabellos ahora eran negros y muy largos, ojos azules y facciones afiladas. También transformó la Hoja de Argoria en un fusil como el que llevaba el hombre.

—Guíanos a un lugar seguro donde nadie nos interrumpirá en un buen rato —le ordenó entonces al esclavo.
Katharina von Steinhell
Katharina von Steinhell

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 18/12/2016

Hoja de personaje
Nivel:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm122/150Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (122/150)
Experiencia:
Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 3qaWnZm433444/1000000Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] 9h2PZk8  (433444/1000000)
Berries: 488.223.800


Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] VWlmxQY

Volver arriba Ir abajo

Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina] Empty Re: Palabra de sangre [Privado][Lance y Katharina]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.