Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Lun 27 Ene 2020 - 0:44

El castillo era un gran edificio con varias torres, rodeado por una gruesa muralla en lo alto de la colina que limitaba con Villa de Markovia. Se trataba de una imponente construcción, que había servido durante generaciones como hogar de la rama principal de la familia Markov. O así había sido hasta hacía unos años. Los aldeanos llevaban tiempo sin saber nada de los señores. Ya nadie venía del lugar a cobrar impuestos, visitar la taberna o encargar tareas a los súbditos. Hacía tiempo que los últimos cuidadores del castillo habían marchado, y toda clase de historias circulaban por la aldea: que todos los Markov habían muerto fruto de una terrible maldición, que el lugar estaba maldito por los pecados de la familia y toda otra clase de supersticiones campesinas. Cabe mencionar que rara vez había habido problemas en el sitio, aunque hacía unos días se había visto a un extraño albino dirigirse al lugar con dos mercenarias forasteras.

En el interior del abandonado castillo languidecía el último señor de Markovia. Ivan había llegado a su isla natal una semana atrás, y había visitado su castillo. Estaba en tan mal estado como cabía esperar, pues había sido empleado por invitados indeseados en su ausencia. Algunas habitaciones estaban saqueadas, en otros sitios los cuadros habían sido destrozados, algunas estatuas demolidas... no se hubiera quedado allí, si no le hubiese ocurrido algo por lo que no pasaba desde hacía muchos años: cuando despertó, a la mañana siguiente de llegar, tenía fiebre y catarro. Llevaba sin enfermar desde hacía a saber cuánto tiempo, probablemente más de diez años, y el alocado pirata lo recibió como una experiencia nueva, casi con curiosidad. En lugar de cuidarse o de pasar la enfermedad empleando la forma híbrida entre humano y vampiro de su akuma, había seguido haciendo vida normal, bebiendo y saliendo a explorar los bosques cercanos. Evidentemente a los pocos días estaba postrado con síntomas bastante más severos.

Ahora la "nueva experiencia" no parecía tan interesante o agradable. En aquel momento reposaba sobre la cama, con un montón de pañuelos de tela arrugados en la mesa de noche, la nariz enrojecida y unas cuantas botellas de vino vacías alrededor de la cama. Sus conocimientos médicos, desde luego, brillaban por su ausencia, pues había creído que bebiendo alcohol con el calor de la ebriedad y el efecto analgésico de esta pasaría mejor la enfermedad. Como era de esperar, ahora estaba enfermo y con tal dolor de cabeza que tenía la sensación de tener a un ejército de patos graznando y desfilando por su cabeza. Ayer había llamado por Den Den Mushi a la ciudad de al lado para que le enviasen a un médico, pero de momento aún no había llegado - Espero que traiga algo de comer - desde que estaba allí había estado alimentándose de carne curada y, antes de ponerse peor, los frutos que había podido encontrar en el bosque y algún plato en la taberna local. Evidentemente en el castillo no quedaba nada en condiciones de ser comido tras tantos años. Salvo enormes cantidades de vino y carne curada. Y la reserva de vino empezaba a bajar a ritmos alarmantes.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Lun 27 Ene 2020 - 19:13

Su padre había desaparecido hacía ya un tiempo, su madre llevaba años enterrada y la única que quedaba en aquella isla ostentando el apellido Byrne era la joven Brianna. Actualmente trabaja como médico en la aldea, aunque en muchas ocasiones la gente la consideraba más bruja que estudiosa. Pero eso no le importaba, mientras pudiera ejercer la profesión que ella había elegido desde siempre le sobraba. Lo que la gente pudiera opinar o decir le daba bastante igual. Aquel día se había levantado un poco con el pie izquierdo, no le apetecía demasiado trabajar ni hacer nada, pero no podía negarse cuando los pacientes se presentaban en el barco pidiendo ayuda. Fue entonces cuando recibió el aviso de que el día anterior habían recibido una llamada de alguien del castillo que pedía un médico.  Le resulto realmente extraño, hacía mucho tiempo que nadie vivía en aquel palacio y que de repente alguien pidiera ayuda desde allí podía significar cualquier cosa.

Sabía que varias bandas de saqueadores habían invadido el castillo y se habían llevado de todo, pero por absurdo que parezca no podía negar ayuda a alguien que la pide. Una vez que termino de asistir a los pacientes que acudieron hasta su consulta, decidió tomar el maletín entre sus manos y dirigirse hacía el castillo que supuesta mente estaba abandonado. La gente siempre la miraba cuando iba por la calle, con cierto rintintín y desconfianza, pero aún así siempre acudían a ella cuando necesitaban cualquier remedio. Por eso hacía tiempo que Brianna había comenzado a ignorar completamente las tonterías de la gente y centrarse en lo que ella quería hacer y en como quería hacerlo. Llego al castillo y llamo a la puerta, pero nadie respondía, miro a su alrededor y al no ver a nadie suspiro de forma larga mientras empujaba la gran puerta que se abrió con un chirriante sonido sin oponer mucha resistencia. Al parecer estaba abierto y podía entrar sin mayor problema, aún así se mantenía alerta.

Dio un par de pasos dentro mirando a su alrededor intentando averiguar si había alguien o no allí —¿hola?— su voz resonó por la recepción del castillo, adentrándose en la construcción y rebotando en las paredes. Hacía bastante frió y desde luego parecía que alguien había estado viviendo allí o por lo menos habían entrado para saquear todo lo que pudiese tener algo de valor allí.  —esto es absurdo...— la verdad es que no quería perder el tiempo allí, pero investigaría un poco más antes de irse, quería ver si realmente había alguien que necesitase ayuda o no, aunque odiaba tener que estar dando vueltas como una idiota, lo de esperar no iba con ella, no era alguien paciente y se notaba por como comenzaba a temblar su ojo derecho. Intento relajarse, respirando hondo, pero nunca fue buena gestionando sus emociones o su molestia. Se notaba que no le gustaba perder el tiempo, pero no quería irse y dejar allí a un posible enfermo que no pudiera moverse.

Respiró hondo y apretó un poco los puños mientras seguía caminando subiendo unas escaleras para ver si en el piso de arriba había alguien  —¿vive alguien aquí?— iba con su maletín bien sujeto mientras caminaba por los pasillos esperando ver si había alguna luz por alguna parte que diera a entender que alguien estaba allí, de lo contrario simplemente se daría la vuelta y se iría. Se estaba cansando de tener que esperar, se estaba cansando de que nadie respondiera a sus palabras y sinceramente no quería seguir dando vueltas.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Lun 27 Ene 2020 - 22:12

Se sonó los mocos por enésima vez, con dolorosos resultados. Su cuerpo debería estar regenerándose en ese momento, ¿cómo podía estar tan mal? Podría simplemente entrar en forma completa, pero eso sólo paralizaría la enfermedad, y al volver a forma humana estaría igual que antes pero más cansado. De momento le tocaba aguantar, aunque empezaba a preocuparle un poco que la enfermedad fuese tan fuerte como para tumbarle. Es decir, no había enfermado en años por algo. Es difícil que un ser que se recupera de sus heridas en minutos sufra un catarro o una gripe. El cuerpo se curaría más rápido de lo que la enfermedad pudiera atacar. De momento descansaría y esperaría a ver lo que el doctor tenía que decir. Tenía sed, mucha sed, pero nada de agua a mano. Podía intentar ir hasta el pozo, pero se encontraba muy machacado. Su cuerpo le pesaba como si estuviese hecho de acero.

- ¿Quién anda ahí? - preguntó con la lengua pastosa al escuchar ruido fuera de la habitación. A lo mejor tenía suerte y era otro de esos bandidos intentando robar lo que quedase en el castillo. Si era el caso, podía alimentarse de él para recobrar sus fuerzas y salir de ahí. Empezaba a estar harto de ese lugar; venir había sido una terrible idea. Demasiados recuerdos, no todos agradables. Y los que lo eran, acarreaban consigo una considerable dosis de nostalgia y tristeza con la que no le apetecía lidiar. Menos en aquel momento. Sin embargo la perspectiva de beber sangre restauró sus ánimos, y con una sonrisa se levantó de un salto de cama. Tras lidiar por su impulsividad con un súbito mareo que estuvo a punto de hacerle echar el desayuno, se tambaleó hasta la puerta y salió al pasillo. Una corriente de aire frío le removió el pelo, y temblando se ató la bata. No llevaba nada más encima; no es como si quedara mucho más en ese castillo después de los saqueos. ¿Igual debería haber cogido un arma antes de salir de la habitación? No, se apañaría. No es como si estuviera en Grand Line.

Al salir percibió efectivamente el aroma a humano. Contuvo la sed y caminó por el pasillo apoyándose en la pared, supliendo la falta de fuerzas con su ímpetu y buen humor. Tenía un aspecto desastroso: unas ojeras enormes, estaba algo más pálido de lo normal (y él ya era bastante blanco) con las mejillas coloradas por la fiebre, los ojos llorosos y sufriendo escalofríos cada pocos pasos. Y sin embargo mostraba una sonrisa animada como si aquello fuese un día más; había sufrido dolores mucho peores sin caer inconsciente. En Gray Rock le habían arrancado todas las extremidades y atravesado con una espada, heridas que hubiesen matado a otro y que a otras personas hubiesen vuelto locas sólo por el dolor. Aquello para él era un inconveniente, al menos para su nivel de tolerencia a las molestias físicas. Lo que era un problemas porque realmente estaba mal, pese a que no acabara de verlo. Al cruzar una esquina se encontró con una mujer vagabundeando con un maletín. Se quedó parado por un momento, tratando de discernir si era una amenaza. No parecía llevar armas a la vista.

- Vaya, vaya... si hubiese sabido que iba a tener una visita tan apuesta me hubiese adecentado - trató de emplear su mejor sonrisa y tono seductor, aunque su aspecto de estar a punto de morirse no ayudaba. Se acercó separándose de la pared e irguiéndose, intentando mostrar naturalidad. Ella era una mujer joven, con unos ojos llamativos y preciosos de color violáceo. Preparándose para presentarse, Ivan empezó - Buenos días, señorita, mi nombre es Iv... - de repente, ella empezó a desaparecer de su campo de visión hacia arriba a gran velocidad. ¿Volaba? Si lo hacía, se estaba llevando el pasillo entero... y el suelo iba de camino a visitar su cara. Se llevó un planchazo brutal, cayendo cuando largo era - Auch... hola, suelo - acertó a decir antes de perder la consciencia.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Mar 28 Ene 2020 - 19:16

Estaba apunto de marcharse de aquel castillo cuando escucho algunos ruidos que la pusieron en alerta, si era una trampa de algún bandido se iban a llevar una buena sorpresa. No es que Brianna tuviera una gran maestría en batalla, claro que no, pero sabía como defenderse al menos y no permitiría que le hicieran daño sin luchar antes. Agarro con cierta fuerza el maletín que llevaba consigo y dejo que sus ojos se centrasen en la figura que había aparecido ante ella en aquel mismo instante, con una voz nasal y pastosa, desde luego parecía bastante enfermo. Arqueo una ceja al ver su comportamiento ¿estaba intentando ligar con ella?, estaba segura de que no se había mirado a un espejo, si lo hubiera echo, no se mostraría de esa manera ni intentaría nada que no fuera meterse en la cama y descansar. Tenía unas ojeras considerables y estaba bastante pálido, justo cuando iba a decir algo, aquel tipo comenzó a presentase o eso suponía ya que antes de poder terminar, cayo redondo al suelo provocando nuevamente una mueca de asombro y confusión en la doctora.

Se llevo un par de dedos al puente de la nariz apretándola ligeramente mientras lo miraba y pensaba que podía hacer con aquel peso muerto en el suelo. Decidió entonces que por el momento lo dejaría en el suelo, entonces recorrió el camino del cual había venido aquel joven y encontró lo que parecía una habitación. Tomo una sábana o eso es lo que parecía, el caso es que era un cacho de tela lo bastante grande como para poner al albino y volvió al lugar donde se encontraba tirado en el suelo. Coloco aquella tela a su lado estirada y le empujo haciéndolo rodar por el suelo hasta quedar sobre la misma. Una vez en posición cogió uno de los trozos libres de tela y comenzó a tirar de él con las fuerzas que podía tener para llevarlo hasta la habitación, aquella escena era surrealista, realmente parecía que le había golpeado en la cabeza y lo llevaba a otro sitió para cortarlo en pedacitos y hacerlo desaparecer, digno de cualquier película de terror.  

Sin embargo era mejor no pensar en eso, al menos había encontrado al paciente que seguramente hubiera llamado a la aldea buscando un médico. Como pudo consiguió dejarlo en la cama y alejarlo así del frío suelo, comenzó entonces con el diagnostico, le tomó la temperatura, le escultó para saber a que ritmo latía su corazón y de paso le revisó la garganta y las vías respiratorias, aunque realmente le fue complicado al tener al paciente inconsciente. Sin embargo, una vez consiguió hacerlo, determino que aquel chico tan solo sufría una gripe ciertamente agravada, con una pulmonía. Saco entonces de su maletín un poco de suero y algunas medicinas que le ayudarían a combatir aquello que le provocaba el malestar. Después le dejo descansar y fue a la aldea a buscar algo de comer y también más medicamentos a su barco, en ese estado aquel hombre no podría salir de la cama en unos cuantos días y necesitaría víveres, aquel castillo estaba en ruinas y no había absolutamente nada que llevarse a la boca.

De paso trajo algunas mantas, no podía trasladarle de lugar y tampoco sabía si él querría irse de allí, así que por el momento intentaría que su estancia fuera cómoda y confortable para que su enfermedad pasara cuanto antes, después ya decidiría él que hacer con su vida, eso ya no sería asunto suyo. Al volver, le echo una manta encima, revisó su temperatura una vez más y fue a lo que parecía ser una "cocina" para preparar un caldo caliente y nutritivo para que los dos pudieran comer algo. Subiendo una hora después con aquella comida, pan y agua, lo mejor en aquel momento sería que tomara mucho líquido, pero esperaría a que despertara para darle las indicaciones pertinentes y de paso preguntarle si sería capaz de sobrevivir por su cuenta, desde luego le preocupo el echo de que se cayera redondo al suelo y lo peor de todo, que lo saludara tras darse de bruces contra él. Esperaba que no estuviera loco o delirante por la fiebre, sería mas complicado tratarlo ene se estado.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Vie 31 Ene 2020 - 21:40

Despertó poco a poco. Tenía la vaga sensación de haber soñado, pero no acababa de recordar con qué. Lo único que sentía era un vacío en el estómago, el cuerpo pesado como si tuviera piedras encima y dolor por todas partes. Sin embargo a diferencia de aquellos días en general sentía que había logrado descansar. Tampoco notaba ya esas omnipresentes oleadas de calor y frío seguidas de temblores. Parecía que estaba mejorando... ¿qué hora sería? Se incorporó poco a poco, sintiendo un mareo terrible. Había un olor desconocido en la habitación, el de otra persona. ¿Alguien se había colado mientras dormía? Olisqueó un momento y se dio cuenta de que la fuente del olor seguía ahí. Se giró de golpe en esa dirección, en tensión y colocando la mano bajo la almohada, buscando la pistola que guardaba bajo esta. La persona que vio le resultó... familiar. La había visto antes. Una mujer joven, morena.

- Tú... ¿quién eres? - entrecerró los ojos, algo desconfiado. ¿Qué era lo último que había hecho antes de irse a dormir? No recordaba haberse acostado. Notó algo molesto, como unos tirones en su brazo izquierdo. Tenía una vía intravenosa en este conectada a una bolsa con un líquido transparente. No recordaba exactamente para qué servía eso, pero recordaba haber visto eso en hospitales. Se lo ponían a los enfermos que debían permanecer allí. Un segundo olor acudió a él, uno que provocó que su estómago rugiera furiosamente. Sin pensárselo dos veces, se abalanzó sobre el plato de caldo que había en la mesilla de noche y comenzó a tragarse su contenido a grandes cucharadas, olvidándose de buscar su arma. Comida preparada, medicamentos... parecía obvio, ¿no? Aquella mujer debía ser la médico que había pedido que le mandaran.

- ¿Tú eres la doctora? Muchas gracias, te debo una. Y no es algo que suela decir - dijo en una pausa, antes de seguir devorando el contenido del plato. Estaba verdaderamente famélico; en los últimos días todo lo que había comido era jamón curado - No recordaba que esto de estar enfermo fuese tan coñazo, la verdad. Ni siquiera he podido ir a buscar comida sin acabar luego ardiendo y tosiendo durante horas - igual y sólo igual eso era señal de que era lo que no debía hacer estando así. En cualquier caso, estaba entero, ¿no? Eso era lo que contaba - ¿Cuál es el diagnóstico? ¿Me voy a morir o sólo va a haber que extirparme uno de estos molestos pulmones? - dijo bromeando, antes de dejar el plato en la mesa y coger un cacho de pan. Se sentía mucho mejor que en todos aquellos días. El tratamiento le había hecho maravillas. Se sentía capaz de levantarse ya de cama y volver a hacer vida normal. Tal vez incluso largarse ya de aquella maldita isla, coger un barco y volver a Grand Line.


Última edición por Ivan Markov el Vie 21 Feb 2020 - 1:05, editado 1 vez
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Vie 31 Ene 2020 - 23:19

La verdad es que le preocupaba bastante el estado de aquel joven, parecía que su cuerpo funcionaba de forma algo diferente a lo que ella estaba acostumbrada, pero teniendo en cuenta a la gente que tomaba frutas del diablo y también todas las razas y mezclas existentes en el mundo, era mejor no tener demasiado reparo en tratar a alguien aunque no supieras del todo bien como iba a reaccionar la medicina. Al menos estaba claro que por el momento estaba haciendo efecto ya que la fiebre había disminuido y que poco a poco el cuerpo retomaba un poco del color perdido, aunque aquel hombre desde luego era bastante pálido. Aunque eso no tenía por que significar nada en particular, después de todo, al tener el pelo blanco también con la edad que el joven tenía le hacía creer a la doctora que podía tratarse de alguien albino o rozando al menos esa característica.

Brianna por su parte disfruto del caldo con tranquilidad y sin mucha prisa, aunque no pudo evitar asustarse ligeramente cuando le vió levantarse de aquella manera, como un resorte, como si algo le hubiera asustado. Ella un poco preocupada se levanto de donde estaba sentada y se acerco para asegurarse de que la vía no se había salido de su sitio y que aún estaba recibiendo el suero a través de la misma junto a los medicamentos necesarios para su dolencia. — Así es, soy la doctora que avisaron para venir a atenderte, aunque debo reconocer que estuve a punto de irme cuando llegue y vi el estado del castillo — se acerco a la cama y coloco una mano sobre la frente del joven y después le empujo suavemente para que volviera a tumbare una vez que termino de devodar el caldo como si llevara años sin comer. — Es mejor que te recuestes, ahora mismo no estas en condiciones para levantarte ni para hacer movimientos bruscos, después de todo hace unas horas le diste un beso al suelo por hacer tonterías — esperaba que la hiciera caso, no le gustaba ponerse en modo sargento con los enfermos, pero si tenía que hacerlo lo haría.

Una vez que estuviera tumbado revisaría el gotero y después alejaría el plato de la mesilla para ponerlo junto al suyo sobre la bandeja nuevamente, así sería mas sencillo llevarlo después a la "cocina" del castillo — me llamo Brianna ¿tu nombre es? no me gustaría tener que inventarme un nombre o un mote para poder dirigirme a ti mientras te este cuidando, después de todo necesitarás al menos unos días de reposo, he visto que eres capaz de curar rápido o al menos de mejorar a una velocidad realmente superior a la media, pero eso no significa que seas milagroso o que las medicinas hagan milagros contigo, así que tendrás que descansar y hacer reposo y prefiero mantenerte vigilado mientras ese proceso se lleva a cabo— no quería dejarlo solo, temía que alguno de los bandidos que rondaban el lugar pudiera hacerle daño o que él mismo se hiciera daño intentando conseguir comida o cualquier otra cosa.

Ahora mismo no estaba en condiciones de hacer nada por su propia cuenta y era mejor que tomara un descanso. Seguramente le dolerían los músculos, todos y cada uno de ellos, le picarían los ojos y le sería complicado respirar — no es nada demasiado grave, pero se te a complicado un catarro con una pulmonía y es mejor que la tratemos de forma adecuada o puede que no termine de curarse hasta dentro de un tiempo demasiado prolongado y molesto, puede resultar peligroso así que es preferible que sigas mis instrucciones — mientras hablaba de todo aquello saco su maletín y las hierbas que había ido a buscar al barco para ponerse a preparar un té especial para su nuevo paciente. Algo que le ayude a dormir y de paso le ayude con el dolor de garganta y de pecho, sería algo sencillo y rápido pero necesitaba medir la cantidad de cada hierba que debía poner y eso la hacía concentrarse bastante en sus quehaceres mientras esperaba ver que decía aquel hombre y esperando un nombre para poder hablar de forma mas normal con él.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Sáb 1 Feb 2020 - 5:08

Con la pinta que tenía el castillo tras los años de abandono, no le extrañaba que hubiese estado a punto de irse. De hecho era loable que hubiese tenido el valor de adentrarse en unas ruinas abandonadas donde podía haber bandidos sólo porque le habían dicho que había alguien enfermo. No sabía cómo interpretar esa actitud de todos modos, ¿era imprudencia o estupidez lo que le había llevado a arriesgarse así? ¿Avaricia porque esperaba una buena paga? No, no parecía tonta en absoluto. Y alguien en unas ruinas no tendría demasiado dinero, eso era evidente para cualquiera con dos dedos de frente. Se dejó recostar cuando ella lo empujó hacia atrás, y se llevó el pan a la boca, dándole un buen bocado. No recordaba eso de haberle dado un beso al suelo, ¿ya la había visto antes? Hizo memoria, pero sólo tenía un vago recuerdo de haberse levantado, encontrarse muy mal y lo siguiente era despertar en la cama. Igual sí que estaba algo más enfermo de lo que se había imaginado. La observó trabajar con atención, atendiendo a cómo revisaba el gotero.

- Puedo curarme más rápido que cualquiera, en efecto. De hecho me sorprende haber enfermado. Admito que no tenía muy claro qué hacer una vez me puse mal, hacía... no sé, ¿diez, veinte años? que no me ponía mal de verdad. Creo que tuve alguna gripe en la adolescencia, pero de unos años para aquí nada - igual debería hablarle de su akuma no mi. Eso igual influía en el tratamiento. Por otro lado... en su forma normal debería poder recibir el mismo tratamiento que un humano, ¿no? Además estaba ya mejorando - Mi nombre es Ivan. Ivan Markov. Me levantaría a saludarte en condiciones, pero mi médico me lo ha prohibido - sonrió ligeramente burlón, metiéndose con ella - Y aunque no me guste quedarme en cama, ya que he mejorado tanto tendré que hacerle caso. ¿Cuánto tiempo debería tardar en poder volver a levantarme? ¿Puedo leer al menos? Pasarse el día en cama sin hacer nada no es mi idea de unas vacaciones ideales.

Cuando le dijo lo que tenía, entendió que se hubiese puesto así de mal. La pulmonía no era cosa de broma. Conocía a dos personas que habían muerto por ella. Probablemente lo único que le había mantenido entero esos días había sido su akuma no mi. Parecía que sí iba a tener que hacerle caso, porque morir por una enfermedad común sería un final patético para él. Y necesitaba recuperar sus fuerzas para cuando volviera al Grand Line e iniciase sus planes en Dark Dome. No le cabía dudas de que se recuperaría rápido, pero para eso tendría que seguir las instrucciones de Brianna. Era un nombre poco común... le gustaba. Vio cómo mezclaba las hierbas, preguntándose de nuevo qué la había hecho meterse allí.

- Este castillo está hecho un desastre, y además gente poco deseable ronda la zona. ¿Qué te ha hecho entrar pese a eso? Porque lo sabías, eso he deducido de tus palabras - le miró directamente a los ojos, estudiándola - No creo que lo hicieras sólo por dinero en sí. ¿Por qué arriesgarse de esa manera? Podía haber sido una trampa de bandidos para desvalijarte. Pero eso creo que también lo imaginaste ya.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Dom 2 Feb 2020 - 16:01

Desde luego aquel chico para estar enfermo hacía una cantidad de preguntas bastante inusual, debería estar cansado y simplemente dormir y dejar que la medicación le hiciera efecto, pero parecía ser que no tenía muchas ganas de dejar las cosas tranquilas y prefería darle palique antes de relajarse en aquella cama, que aunque estaba algo mugrosa, servía para su cometido después de todo. — Es sorprendente que no haya enfermado desde entonces, pero ahora mismo tiene una buena encima y creo que sera mejor que descanse, al menos debería estar un par de días en cama — por mucho que se recuperase rápidamente era mejor asegurarse de que su cuerpo eliminaba completamente aquello que lo había echo enfermar. — Claro que puedes leer, seguramente esta tarde podrás dar un paseo por los pasillos, que se recomiende reposo no significa que debas estar enclaustrado, aunque teniendo en cuenta como esta el castillo, es mejor tener precaución — el tema de que estuviera en ruinas podía ser un problema, hacía bastante frío allí y no era bueno para alguien enfermo.

Un tenue suspiro salio de sus labios mientras intentaba controlar la leve sonrisilla que quería asomar en sus labios por aquella broma que había realizado su paciente. No esperaba que le diera por tener humor en esas condiciones, pero si estaba lo suficientemente bien como para bromear, seguramente se recuperaría antes de lo previsto. Termino de moler y preparar todas las hierbas necesarias para aquel té que le estaba preparando a Ivan y entonces las echo dentro del agua que ya se encontraba hirviendo. Dejo que reposara un ratito y después se la acerco — deja que enfríe un poco, después te recomiendo que lo tomes despacio a sorbos cortitos hasta que lo termines, después seguramente te de bastante sueño, lleva valeriana y algunas otras hierbas que te ayudaran a dormir, mientras iré al mercado a por algo para cenar, teniendo en cuenta que no hay nada aquí será mejor que traiga suministros para que los dos no muramos de hambre mientras estemos aquí — después de decir aquello se levanto de la silla, se sacudió un poco el polvo de la ropa y se puso una chaqueta que había dejado sobre la silla.

— Me imagine que podía ser una trampa, pero la idea de que realmente pudiera haber alguien dentro que necesitara ayuda me hizo entrar, después de todo, como médico que soy no puedo dejar a un posible paciente a su suerte pudiendo incluso morir por mis miedos — se tomaba muy enserio su trabajo como médico, el juramento que había echo de ayudar y curar a todos aquellos que realmente lo necesitaran, no quería abandonar a nadie y si ella tenía que dejar este mundo con tal de salvar otra vida, seguramente lo haría. Brianna podía parecer bastante desdeñosa y mala gente, no era leal a nadie, tan solo era leal a sus ideales, a si misma y al recuerdo de su fallecida madre, por eso mismo la idea de dejar colgado a un paciente que necesitaba sus cuidados y ayudas no entraba dentro de sus planes.

— Te pediría que por ahora no te levantes a no ser que necesites ir al servicio, es mejor que descanses — tras decir aquello se arreglo un poco, se colgó la mochila que solía usar al hombro y entonces salió de la habitación para ir al mercado. No tardaría demasiado, un par de horas después volvería al castillo, subiría toda la compra a la habitación que compartía con aquel hombre para que estuviera a salvo, no quería que alguno de los bandidos pudiera llevarse sus suministros, después de todo, los necesitaban y no quería estar entrando y saliendo de allí cada dos por tres. Había comprado comida suficiente para al menos tres días y esperaba que fueran suficientes días como para que Ivan se recuperase, aunque aquel apellido la había dejado un poco confundida — dime una cosa...¿eres familia de quien habitaba este castillo anteriormente? — pregunto aquello mientras tomaba asiento nuevamente en la silla que había estado utilizando antes de ir al mercado.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Lun 3 Feb 2020 - 23:03

¿Valeriana? Tal vez eso pudiera hacerle algo si no llevara metiéndose toda clase de hierbas más fuertes (y lo que no eran hierbas también) en el organismo desde hacía años. Pero tampoco iba a desobedecer a la doctora, aparte, como mínimo el olor que desprendía la infusión era agradable. Dio un pequeño sorbo, de lo que arrepintió porque ardía como mil infiernos - No me queda mucha comida, pero algo sí que hay. Aunque no en la despensa. En la bodega hay carne curada. Yo estoy harto ya de tomarla, pero si te apetece puedes coger para ti. Mientras la escuchaba hablar, sopló la infusión para enfriarla un poco. Pensó por un momento en usar parte de sus energías para enfriar el contenido, pero dado que Brianna le había dicho que descansase, igual emplear una técnica no era la mejor de las ideas. Y finalmente ella dijo lo que se había esperado y a la vez no esperaba oír. No comprendía del todo esa... predisposición a arriesgarse por un desconocido. En un pasado la hubiera tildado de idiotez o marcado como una debilidad. Ahora le confundía porque no la entendía.

La observó salir de la estancia, distraído. Sin apenas darse cuenta, se acabó la bebida, y sintiéndose algo adormecido, la dejó en la mesilla de noche y se recostó. Para cuando se hubo dado cuenta había caído en un pesado y profundo sueño. Pese a lo que había pensado, la mezcla había ayudado a que el cansancio venciera a sus ganas de estar activo y hacer cosas. Para cuando despertó los últimos rayos del sol entraban por la ventana, tiñendo la estancia en tonos dorados. Había algo extraño en el ambiente. Diferente. Ella no había vuelto, podía decirlo por el olor. En contra de las instrucciones que había recibido, se levantó lentamente. Había percibido un rastro en el aire... había intrusos en el castillo. ¿Uno o más? En todo caso, había recuperado fuerzas suficientes para transformarse. No iba a dejar pasar la oportunidad de castigar al invasor y usarle para recuperar sus fuerzas.

Salió de la estancia en perfecto silencio, mientras su piel se volvía pálida, sus ojos dorado y sus colmillos se afilaban y alargaban. El olor se volvió más presente; para sus sentidos de vampiro era tan evidente como si hubiese carteles señalando la dirección en que estaba su presa. Pronto escuchó también su respiración, sus torpes intentos de ser silencioso, el latido de su corazón... y en cuanto estuvo tras él, lo giró y agarró por el cuello, levantándolo en el aire. El hombre se debatió inútilmente, lanzándole varios puñetazos que Ivan se limitó a ignorar. Abrió su boca y comenzó a acercárselo... cuando se fijó en su rostro. Escuálido, de ojos hundidos y muy joven. Apenas tendría dieciséis años. Era difícil de decir tal y como estaba. El vampiro se detuvo. ¿Por qué dudaba? Vale que ya no mataba sin motivo, pero... ¿no tenía uno claro ahora? Aquel hombre había entrado en su hogar a robar y él estaba enfermo. Su sangre podría curarle. Pero, algo le decía que no lo hiciera. ¿Estaba volviéndose débil? Molesto, lanzó a un lado violentamente al joven.

- Márchate de mi castillo y no vuelvas. La próxima vez no seré tan misericordioso - su voz fue grave y ronca, casi feral.

El chico se levantó y escapó por la puerta a todo correr, dejando a Ivan en el sitio, totalmente inmóvil y pensativo. Observó la mano con la que momentos antes sujetaba al chaval. ¿Qué había cambiado? ¿Se había contagiado de tanto contacto humano? Cerró la mano, apretó los labios y volvió a su habitación con una mirada funesta. En cuanto se tumbó en la cama volvió a su forma humana, y se volvió dolorosamente consciente de lo débil que estaba. Como vampiro no sentía las enfermedades. Un cuerpo muerto no podía sufrir de las aflicciones de los vivos. Pero al volver de la no muerte a la humanidad pudo comprobar la diferencia y comprendió que había estado sobreesforzando un cuerpo debilitado y cansado. Igual debería empezar a tener algo más de cuidado... como mínimo cuando estuviera enfermo. Suspiró pesadamente, sumido en pensamientos negros y oscuros. Tratando de distraer su mente, cogió su violín y se recostó contra el cabecero de la cama, dejando fluir en las notas sus sentimientos. Hacía mucho que no tocaba, y su técnica dejaba que desear, pero le dio igual. Puso toda su alma en cada nota y cada movimiento del arco.



La llegada de ella y su pregunta lo pillaron desprevenido. Se detuvo en medio de su actuación de golpe, sobresaltado. Había quedado tan centrado que no la había ni sentido llegar. Por un momento parpadeó confuso al escuchar su pregunta - ¿Eres de fuera? - preguntó, extrañado - sí, lo soy. La aldea de llama Markovia, yo me apellido Markov... lo sé, lo sé. Mis antepasados eran un poco ególatras - dijo, quitándole hierro con un gesto con la mano del arco. Dejó el instrumento a un lado de la cama con cuidado y volvió a recostarse en la cama. Pensándolo con más calma, después de todo lo que había pasado con su padre, el nombre Markov debía haber adoptado un halo de misterio y casi legendario. Especialmente si ella era extranjera... pero por su acento parecía de Hallstat. ¿Igual el problema estaba en que el castillo había sido de Derian? - Soy el hijo del antiguo emperador, Derian Markov - puso una mueca de asco - Aunque nunca llegó a legitimizarme, me reconoció como su hijo - Derian nunca se había casado, todos sus hijos habían sido bastardos. La mayoría nunca habían sido reconocidos, pero él había tenido la suerte de serlo. Y luego estaba la favorita, Iliana... ella directamente había sido legitimizada. Aunque no es que la envidiara. Ser el centro de la atención de su padre no era un motivo de envidia.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Jue 6 Feb 2020 - 16:16

Aquella suave melodía de violín que resonaba por las paredes de piedra de aquel castillo abandonado, la hicieron sentir cierta melancolía, tal vez un dolor guardado, un sufrimiento roto que resonaba entre las notas, que gritaba aunque no terminaba de dejarse oír. Tal vez por que quien arrancaba dichas notas de las cuerdas del instrumento no permitía que aquellos sentimientos se reflejaran realmente en lo que estaba tocando, aunque algo siempre consigue encontrar el camino para salir, para mostrarse, para que quien escuchase atentamente, pudiera adivinar más de lo que el músico realmente quería dejar entrever. Brianna no es que fuera una virtuosa, pero si que disfrutaba de la música y en su educación se había incluido la misma para volverla toda una señorita de la alta sociedad aunque ahora ya ni si quiera se acercaba a la sombra de lo que podría haber sido.

Redujo la velocidad de sus pasos para poder escuchar un poco más, hasta que descubrió que la melodía salía de la habitación donde se encontraba su paciente, aquella fue una agradable sorpresa, al parecer el enfermito había encontrado una forma de pasar el tiempo sin tener que levantarse demasiado de la cama. Tras entrar, sentarse y preguntar todo lo que pregunto en aquel momento, se dispuso a escuchar las respuestas del muchacho, al parecer era hijo del anterior emperador, eso explicaba muchas cosas en realidad. Suspiro al ver que había dejado de tocar, aunque era natural, después de todo había interrumpido de manera algo abrupta y seguramente no se esperaba que volviera en aquel preciso momento.

— No, no soy de fuera, pero nunca me a interesado mucho la vida de palacio...siempre e tenido la nariz metida en algún libro y bueno, pase una larga temporada lejos de la isla, fui, digamos, secuestrada —se encogió ligeramente de hombros, la verdad es que no le gustaba demasiado hablar del tema, pero teniendo en cuenta que había preguntado si era de fuera, tendría que explicar al menos le motivo por el que no estaba demasiado puesta al día de los sucesos de aquella isla que aunque lo era, no podía llamar hogar. —Por cierto, me sorprendió la melodía de violín, tocas bastante bien, ¿hace cuanto lo prácticas? — intentaba llevar una conversación amena para ambos, aunque no se le daba demasiado bien la interacción buscaba ciertos aspectos de los que pudieran hablar y ya que el violín era algo que al parecer los dos conocían, podría tirar por allí para no acabar los dos sumidos en un silencio incomodo.

Mientras esperaba una respuesta, Brianna saco de su bolso uno de los libros que había ido a buscar al barco, sobre ciertas hierbas con propiedades anestésicas y demás beneficios para el campo de la medicina que habían sido descubiertas recientemente en los últimos cuarenta años en algunas islas lejanas. Le fascinaba el echo de que el campo de la medicina no dejara nunca de avanzar, de ampliarse, el horizonte siempre estaba lejos, el final nunca podías verlo. Era en ocasiones frustrante y en otros momentos era una bocanada de aire el saber que uno si no quería, no tenía que dejar nunca de aprender, de investigar, de coleccionar libros, experiencias y nuevos conocimientos.

— De niña mi padre me obligaba a practicar con el piano, después le cogí cierto gusto y cuando recobre, digamos, la libertad, aprendí a disfrutar de la música realmente — en sus años de cautiverio, la música la había salvado de muchas cosas. El echo de saber tocar el violín y de poder componer, de tener una voz dulce cuando cantaba y algunas otras cualidades como músico, la habían salvado de un trato mucho mas salvaje y vejatorio, la habían dejado como entretenimiento mas que como esclava y en cierta forma lo agradecía, aunque las cosas nunca fueron fáciles, Brianna había sobrevivido y es lo que seguía haciendo en aquel momento, sobrevivir, vivir su vida y seguir adelante sin centrarse demasiado en el pasado.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Sáb 8 Feb 2020 - 19:35

La miró con interés cuando dijo que había sido secuestrada. Eso, junto con lo que había mencionado de los libros y su falta de interés en la "vida de palacio" le dieron a entender que era de buena familia pero que, como él, había pasado buena parte de su vida lejos de la isla. Pensó por un momento en preguntarle por ese secuestro, pero cuando mencionó lo del violín sonrió, con una mezcla de orgullo e ironía - La verdad es que acabaría antes diciendo cuánto llevo sin tocar. Aprendí desde muy niño, pero cuando empecé a viajar descuidé la música. En los últimos meses me he puesto de vez en cuando a ello para desoxidarme un poco, pero en general he perdido mucha práctica como músico. Hace... ¿siete, ocho años ya? Que salí de Hallstat y empecé a viajar - se calló por un momento. El tiempo pasaba muy rápido, y a la vez, parecía que hiciera una eternidad desde que había dejado el castillo. Muchas cosas habían cambiado desde entonces, demasiadas. Era una persona totalmente diferente a aquel adolescente colérico que había sido exiliado por su padre.

- Yo también fui cautivo hace un tiempo. ¿Qué te pasó a ti? - contuvo un bostezo, incorporándose y sentándose al borde de la cama - ¿Fue por dinero, por motivos políticos o por otra cosa? - preguntó con sincera curiosidad. El vampiro no se había detenido a pensar en que probablemente sería un asunto personal. Aunque estaba ya empezando a poner algo más de cuidado a la hora de tratar con el resto, seguía teniendo dificultades para empatizar y entender los sentimientos que se ocultaban tras las palabras del resto.

Echó mano al violín y el arco, colocándoselo al hombro, rasgueó un par de notas. Al principio no pretendía nada en concreto, lo había cogido en parte inconscientemente, en parte por tener algo en las manos. Pero una vez tuvo el arco deslizándose sobre las cuerdas, dejó fluir sus dedos sobre estas y cuando se dio cuenta estaba tocando una canción. No dejó de prestar atención a Brianna por ello, pero se sentía incapaz de parar en aquel momento. Hacía mucho que no dejaba salir sus emociones de aquella manera, y en el fondo siempre había sido una persona enamorada del arte. Cuando dejó el violín había empezado a escribir, y cuando podía aprovechaba alguna ocasión para ver colecciones de arte. Aunque para su desgracia, había pocos escultores o pintores interesados en el tipo que a él le gustaba.



- Y sobre el piano, tenemos un órgano en el castillo. Creo que aún está en buen estado, por si quieres echarle un vistazo - le dirigió una sonrisa retadora - De hecho, ¿por qué no me demuestras cómo se te da? Si lo haces bien, tal vez hasta me anime a acompañarte - dijo levantando significativamente el arco del violín.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Sáb 8 Feb 2020 - 22:49

Por un lado podía entender perfectamente sus palabras, tener que huir o el simple deseo de viajar y ser libre. Era normal que descuidara ciertos aspectos que no le pudieran ser provechosos para sobrevivir en el mundo exterior por llamarlo de alguna manera. En su caso, la música era su modo de relajarse, cuando despertaba gritando en la noche por las pesadillas, siempre buscaba el violín o el piano en su barco para tocar algo. Suele decirse que la música amansa a las fieras, también lo hace con los miedos de la joven médico. Por un momento, recordar aquello provocó una reacción física en el cuerpo de Brianna, su piel se erizo de manera casi imperceptible. Evidentemente ella si lo sintió, sintió perfectamente el cambio sufrido en su piel y el leve malestar que comenzaba a atenazarla.

Respiro hondo intentando alejar de su mente los recuerdos de aquellos años de cautiverio. — aún no estoy segura, diría incluso que eramos conejillos de indias y al mismo tiempo un mero instrumento de diversión  — realmente nunca estaría del todo segura. Aún no habían atrapado a aquella banda de delincuentes y no estaba segura de que algún día pudieran hacerlo. Algo le decía que había mucho más detrás de aquella historia, que no solo eran unos simples piratas que se dedicaban a robar y traficar con jóvenes. Después de todo, no eran solo vendidos como esclavos, el echo de que los usasen para experimentar ya era bastante sospechoso. También el echo de que dependía de la isla de donde fueras raptado, incluso de la posición social de tus padres, te trataban mejor o peor.

No obstante la joven en aquel momento no quería pensar en eso, su mente aún guardaba demasiados recuerdos que no quería dejar salir. Su corazón albergaba demasiado dolor, por el momento era mejor mantener guardado todo aquello. Evitar que el sufrimiento pudiera provocarla un ataque de ansiedad o un ataque. Cuando escuchó el sonido del violín se tranquilizo, su cuerpo poco a poco fue perdiendo la tensión que había acumulado hasta el momento y dejo salir un poco de aire. Hasta el momento no se había dado cuenta de que había estado aguantando incluso la respiración. Ese tema era realmente delicado para ella y casi nunca o mejor dicho, nunca, encontraba el momento para hablar de ello. Tampoco es que tuviera nadie con quien hacerlo y no lo buscaba, siendo sinceros simplemente quería dejarlo pasar, en aquel instante no tenia fuerzas para enfrentar aquellos recuerdos y mucho menos con un desconocido.

Cuando escucho que había un órgano en el  castillo sonrió levemente — veamos si es cierto que esta en buen estado ese órgano del que hablas, vamos — espero a ver que tal se levantaba el enfermo de la cama y dejó que él la guiara. Cuando llegaron a la estancia del instrumento, una sonrisa leve se mostró en los labios de la mujer, quien sacudió un poco el polvo de la banqueta y se sentó, acaricio suavemente las teclas y después miro de reojo con cierta sonrisa a su acompañante. Aún no entendía por que las cosas se habían tornado de aquella manera con ese joven, eran completos desconocidos y por el momento parecía que se estaban llevando bastante bien. Le resultaba extraño por que aquel milagro no solía darse con mucha frecuencia. Una vez estuvo preparada comenzó a pulsar las teclas, dejando que sus dedos bailaran libremente por ellos.



Comenzó a tocar, la melodía resonó por la habitación, dejando que aquellas notas rebotaran contra las paredes envolviendo a ambos en aquel momento. Un sentimiento intenso comenzó a brotar en la mujer, que cerró los ojos completamente dejándose llevar por la música, por aquel momento. Sus labios se separaron y entonces comenzó a cantar, sin saber del todo bien por que, pero su cuerpo se lo pedía, no sabía si aquello era o no era bueno. Pero siempre le habían dicho que tenía una voz realmente buena para ello, por eso sus padres se empeñaron en instruirla también en música y canto. Era un punto añadido que la hija de un noble supiera tocar un instrumento y de paso cantar. Al menos, le agradecía a sus padres que la obligaran a tomar ese tipo de clases, al menos ahora tenía un medio de escape para todo lo que su mente no dejaba salir.



El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Dom 9 Feb 2020 - 23:25

Fue perfectamente consciente de que había dicho algo que le había provocado pensamientos desagradables. Le costaba entender a otros, pero no por ello estaba ciego a sus reacciones. Había bajado la mirada, su corazón se había acelerado ligeramente y había podido percibir un cambio en su aroma. Olía a ansiedad. No era una situación que le resultase agradable, pues se juntaban diferentes cosas que no le gustaban. Por un lado no sabía qué hacer en esas situaciones y eso le exasperaba. Para empeorarlo interpretaba aquellos signos como debilidad, la clase de carencia de fuerza que él siempre había rechazado. Aún cuando había huido de los problemas, siempre lo había hecho con resolución y luego los había enfrentado de cara. Por otro lado no sabía qué era exactamente por lo que estaba pasando Brianna, así que tampoco quiso juzgarla antes de tiempo. La idea del órgano fue la manera ideal de evitar un momento incómodo y proponer una actividad bastante más placentera para ambos. Además, ella había hecho bastante por ayudarlo, y ya se sentía mucho mejor. Lo mínimo era no hurgar más en sus heridas y distraerla.

La sala del órgano era una estancia con una cristalera de vidrio en el fondo, milagrosamente intacta. Aparte del enorme instrumento había unos cuantos asientos y un mueble con un montón de partituras desperdigadas. Al entrar se acercó a esta y pasó la mano por los papeles, nostálgico. Reconoció su letra en algunos de ellos, mientras que en otros, más viejos, la de su padre. Torció el gesto por un momento y los apartó, perdiendo las ganas de seguir mirándolos. Se sentó en una de las sillas y observó a la chica sentarse al órgano. Seguía pareciendo algo inquieta, aunque en el momento en que puso sus manos sobre las teclas se recompuso. Entonces comenzó a pasear sus manos, arrancándole a los tubos unas notas poderosas que hicieron sentir un escalofrío a Ivan. Conocía aquella canción. Cerró los ojos y sonrió, perdiéndose en la melodía. Dejó que la música lo envolviera, lo atrajera y desnudase totalmente, recorriendo su cuerpo con la calidez de un amante. Entonces ella comenzó a cantar, desarmándolo totalmente. Era una voz suave y a la vez fuerte, cargada de vida. No era la voz de una cantante profesional, y podía notar pequeños fallos en la entonación que sin embargo, no le arruinaron en absoluto el momento. Había algo que la hacía totalmente hermosa. En todos los aspectos era la voz perfecta para el momento.

No lo planeó de antemano. No conscientemente al menos. La decisión la tomó por él la música, y en aquel momento él no era más que un navegante dejándose llevar por sus mareas. Era uno con la canción. En el momento en que debía comenzar la voz del fantasma hablando a Christine, Ivan se levantó. Ya no tenía el aspecto enfermizo de antes. Su piel pareció volverse más pálida por un momento, pero sus ojeras habían desaparecido al tiempo que su vieja fuerza parecía haber vuelto a él. Con una voz grave, comenzó a caminar hacia Brianna entonando los primeros versos. Ya no era Ivan, ahora era Erik y ella Christine. Dejando brotar de su boca la adoración obsesiva del fantasma por ella, interpretó su papel. Cantó con ella, sintió las ardientes sensaciones del personaje en su piel, sufrió con él y dejó que todo su interior, su alma, saliese al exterior. Se sentía vivo, exultante y vibrante. Pero también sentía el dolor y la soledad de Erik, y dejó que aquella extraña empatía empapase cada nota y cada palabra.

Cuando al fin acabó, retrocedió un paso, con el corazón a mil por hora. Se fue a buscar un pañuelo, recordando tarde que sólo llevaba la bata, así que se secó el sudor de la frente con el dorso. Hacía tiempo que no sentía tan profundamente una canción, y había sido una sensación extraña, melancólica. ¿Cuánto hacía que no disfrutaba tanto de la música como para erizársele los pelos con una canción? ¿Que no lloraba con una ópera o una escena le hacía acelerársele el corazón? En algún momento a lo largo del camino había perdido aquella capacidad, o aquella conexión tan profunda con la música. Pero aquella tarde eso había cambiado de nuevo. Sonrió de una manera totalmente sincera, una sonrisa pura e inocente como pocas que hubiese mostrado. Entonces alzó los ojos hacia ella y fue como si la viese por primera vez. Se quedó por un momento prendado mirando sus ojos, pero tras eso se recompuso y dijo simplemente:

- Gracias.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Lun 10 Feb 2020 - 22:54

No sabia muy bien como ni cuando, pero la música había hablado por ella, por ese motivo había empezado a cantar. Brianna tenía una voz bonita, no es que fuera maravillosa, pero tampoco desafinaba ni era una voz desagradable al oído. Lo que no esperaba es que aquel hombre que estaba junto a ella en la habitación cantase junto a ella. Se encontraba totalmente perdida en la melodía, dejando que sus dedos fluyesen tranquilamente por las teclas, que no dejaran un momento de pulsar las teclas adecuadas en el momento preciso que dictaminaba la canción. Su voz enlazaba con las notas provocando un ambiente incluso misterioso, en la mente de la doctora, se sucedían imágenes de lo que podría ser aquella historia dentro del castillo. Era un lugar propicio para algo similar, una joven y un ente "del mas allá" que de alguna forma enlazan sus destinos.

Su mente y su corazón estaban tranquilos mientras tocaba, pero escuchar de repente la voz potente de quien la acompañaba la hizo abrir los ojos y girar su rostro, sin dejar de tocar para ver si realmente era él quien cantaba. Ver como se acercaba a ella le erizo la piel, escuchar las notas que salían de sus labios y ver la forma en que la miraba en aquel momento la hizo sentir emociones que hacía tiempo no sentía. Su corazón se acelero del mismo modo que su respiración, aunque esta última lo hizo de forma mas leve. Dejo que el cantara la estrofa que le tocaba y después se unió para continuar cantando los dos, dejando que sus voces empastasen perfectamente, parecía que había sido ensayado y planeado y sin embargo, era una actuación completamente improvisada.

Cuando terminó la canción, Brianna temblaba ligeramente, aparto las manos del teclado del órgano y se sostuvo una con la otra, frotándolas intentando relajarse un poco. Había sido un momento muy intenso y aún su corazón no se calmaba después de aquello, aún lo sentía completamente acelerado y latiendo con prisa. Al escuchar a Iván hablar, salió de aquel trance en el que se encontraba por la canción y suspiro mirándole con una leve sonrisa — ¿por que? debería agradecerte yo por seguir la canción — la verdad es que había sido un momento mágico como dirían los actores o actrices del teatro, momentos que te gustaría grabar y tener para siempre para poder reproducirlos una y otra vez. Sin embargo, ellos solo podrían tenerlo grabado en su mente y recordarlo, no tan nitidamente como podría hacerlo una cámara, pero lo suficiente como para volver a sentir lo que ahora mismo sentían.

— Tienes una voz muy bonita y potente, profunda, la verdad es que me a impresionado bastante cuando de repente te escuche seguir la canción — aún estaba un poco nerviosa, pero poco a poco se iba calmando. Se giro en la pequeña banqueta del órgano para poder ver directamente al albino. Por alguna razón le notaba diferente, como si aquel momento en la sala de música le hubiera renovado las fuerzas. No podía asegurarlo, pero Bri tenía un gran ojo clínico y era capaz de darse cuenta de ese tipo de cosas. Las ojeras habían disminuido y aunque parecía mas pálido que antes no parecía haber empeorado así que eso la dejo bastante mas tranquila. Aún así, le preguntaría para asegurarse — ¿como te encuentras? pareces más pálido que antes, pero la verdad es que parece que te encuentras mejor — no sabía si acercarse a él en ese momento, pero la verdad es que quería asegurarse de que se encontrase bien.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Jue 13 Feb 2020 - 12:13

Se dio cuenta de que no podía controlar totalmente el ligero temblor de su mano. Además tenía el pulso acelerado y notaba el calor del rubor en su rostro. Aquella canción le había alterado. Cuando escuchó la pregunta, al principio no supo qué responder. ¿Estaba mejor? Por lo de pronto había cantado la canción entera y no había tenido problemas, ni tosido, ni nada. No era un experto en enfermedades, pero eso debía ser una buena señal. Además tras mucho tiempo, la música había logrado despertar en él sensaciones que no tenía desde hacía años. Alzó la mirada - Mejor que nunca - respondió, esbozando una media sonrisa - había olvidado lo que era amar la música, y he cometido un error dejándola abandonada tanto tiempo. Por eso te doy las gracias - sus ojos se cruzaron y se sintió extraño. Era como si su cabeza fuese más ligera, y tuviese algo dándole botes en el estómago. Desvió la mirada hacia la ventana intencionalmente, y dijo:

- Se nos ha hecho tarde - en el exterior el sol se había terminado de poner, y en su lugar la luna comenzaba a alzarse en el horizonte - Siempre he sido una persona nocturna, pero supongo que tú querrás descansar. Hay algunas habitaciones en buen estado - él se sentía totalmente despierto y descansado, algo que le decía también que debía estar recuperado. Desde que había enfermado había sentido una constante falta de fuerzas que ahora parecía haber desaparecido. Era una lástima que se hubiese hecho de noche tan pronto. Aunque él se sentía mejor cuando desaparecía el sol, agradecía la compañía. ¿Qué haría toda la noche en el castillo? Le había dicho que no debía salir aún. Tal vez podía escribir un poco, o irse a otra ala del castillo y tocar el violín.

Al girarse hacia ella volvió a sentir aquella extraña debilidad en el cuerpo. Era rara, pero a la vez familiar. Algo en él sospechaba su origen, pero prefería no pensar en ello. En el fondo sabía que le interesaba aquella mujer, pero no era el momento. Necesitaba recuperarse del todo y volver a Dark Dome para continuar sus planes. Aún había mucho que hacer, y su banda le estaba esperando. Sintió una cierta frustración y tristeza al pensar en irse ya, lo que le extrañó y molestó a partes iguales. ¿Acaso no llevaba deseando irse días? ¿A qué venía ahora eso? Se sentó de nuevo en la silla, pensativo. Necesitaba beber algo.

- ¿Quieres una copa? Otra cosa no, pero tengo bastante vino en la bodega. Tengo un tinto bastante bueno.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Lun 17 Feb 2020 - 13:48

Algo dentro de ella no paraba de removerse, hacía mucho tiempo que la música no la hacía sentir así. Pocas veces lo había sentido con aquella magnitud, después de todo, la música se había convertido para ella en un instrumento para sobrevivir primeramente y después para aliviar su tensión y su angustia. No tocaba por el simple placer de hacerlo, pero por una vez, había disfrutado realmente dejando que sus dedos se movieran por aquel teclado, se había dejado llevar, la música había invadido sus sentidos. La voz de Ivan, había logrado llevarla a un mundo completamente diferente, en su mente podía ver las escenas de aquella opera que estaban interpretando. Podía ver a Erick y a Christine en las catacumbas del teatro, recorriendo aquel recóndito lugar.

Aún podía sentir ciertos escalofríos recorriendo su cuerpo, aunque intentaba recuperar la calma perdida para no parecer una niña asustada o demasiado emocionada con lo que había ocurrido. Se levanto de la banqueta del órgano y dio un par de pasos hacia él mientras desviaba un momento la mirada a la ventana. Es cierto, había anochecido sin que apenas se hubieran dado cuenta. Terminó de cercenar la distancia que los separaba, quedando a una distancia apropiada y coloco su mano en la mejilla del albino para que la mirase y después subió la misma hasta su frente comprobando de paso sus ojeras. — Bien, parece que por el momento la fiebre se a ido, pero no deberías hacer demasiados esfuerzos hasta mañana al menos — le dedicó una leve sonrisa mientras se separaba de él alejando la mano de su rostro.

Arqueo una ceja ante su sugerencia de tomar una copa y se cruzo de brazos — no deberías beber, estas tomando medicación ligeramente fuerte y tomar alcohol es un poco contraproducente, no se que efectos podría tener en tu cuerpo — como buena médico que era se preocupaba por la salud de sus pacientes. No quería que al ingerir alcohol pudiera empeorar su situación ahora que parecía que se estaba recuperando — pero si quieres podemos hacer un poco de chocolate caliente — había comprado un poco en el mercado, hacía algo de frió en aquel castillo y pensó que sería una buena idea de calentarse. El cuerpo de aquel chico también parecía algo frío, se dio cuenta en cuanto toco su mejilla.

Estaba cansada, no podía negar lo que era evidente, se le notaba en la carita. Pero por alguna razón, en aquel momento no quería dejarlo solo, no quería ir a dormir, le había gustado hablar con él y parecía un hombre con el que se podía hablar y de vez en cuando le gustaba tener una compañía agradable. Incluso si no hablaban de nada, el simple echo de tenerlo cerca parecía gustarle y hacerla sentir relajada. Era realmente extraño teniendo en cuenta que le costaba confiar en la gente, pero había algo en aquel hombre que la hacía sentir relajada.  Aunque intentaba no bajar demasiado la guardia con él, no lo conocía de nada y aunque el ambiente entre ellos en aquel momento era agradable, sabía que las cosas podían cambiar rápidamente en cualquier momento y era mejor estar alerta por si acaso.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Mar 18 Feb 2020 - 0:17

Su cuerpo aún estaba en un estado de "vida" en aquella forma a medio camino entre el vampiro y el humano. Pero su respiración era mucho más lenta y en general todos sus procesos corporales estaban ralentizados. Y aún así, cuando ella le tocó la cara notó su corazón acelerarse y bombear con tanta fuerza como si estuviera corriendo. Un cosquilleo recorrió su estómago y se convirtió en oleadas de calor y frío que recorrieron sus extremidades. Miró los ojos de ella y se sintió totalmente atrapado. La escuchó, prestándole total atención y a la vez no atendiendo, totalmente obnubilado. ¿Por qué no se había fijado antes realmente en ella? ¿Tanto podía cambiar las cosas una canción? Sintió una calidez especial en su interior al ver que se preocupaba por él, y sintió ganas de dejarse acunar y cerrar los ojos. Siempre había despreciado a los que necesitaban la ayuda de otros y no podían valerse de sí mismos, pero... ¿así de bien se sentía siempre que otros se preocuparan por ti? ¿Cuánto tiempo llevaba sintiéndose tan miserablemente solitario?

Pero así como era consciente de su belleza y bondad, también se había dado cuenta de lo cansada que estaba. Era evidente para él, podía notar las señales de su cuerpo con sus sentidos. Sus latidos eran apenas un poco más lentos de lo que deberían en reposo, y se le notaba en la cara que estaba haciendo un esfuerzo para mantenerse ahí. Sintió que quería hacer algo por ella. Quería ayudarla y devolverle el bien que le había hecho. Se levantó de la silla, sintiendo sus energías totalmente renovadas por aquel impulso. ¿Pero qué podía hacer? ¿Hacer él el chocolate? No, se negaría. Tenía que lograr que descansara. La volvió a mirar, dándose cuenta casi inconscientemente de lo que podía hacer por ella. El corazón se le aceleró y estuvo a punto de ruborizarse... pero entonces se le detuvo totalmente, mientras su piel se volvía aún más pálida y sus ojos pasaban de su natural azul claro a un tono dorado brillante.

- Este día ha sido muy especial para mí. No esperaba conocer a una mujer tan buena, habilidosa y desinteresada. Has hecho mucho por mí, así que yo también quiero darte algo - su tono de voz fue suave, casi susurrante pero claro, con un toque casi cariñoso.

Centró sus ojos en los suyos, perdiéndose en las inmensidades violáceas de estos. Y entonces trató de transmitirle a través del poder su mirada que debía relajarse, que estaba segura y en presencia de un amigo. Que no iba a hacerle ningún daño y que todo iba a estar bien. Sus ojos destellaron cuando ejerció su influencia sobre ella. Entonces se acercó mucho, hasta quedar casi pegados el uno al otro. Se volvió muy consciente del embriagador aroma de ella, del hipnótico sonido de su respiración y su corazón acelerado. Sonrió con tranquilidad y alzó la mano derecha acariciándole la mejilla. Le pasó la otra mano por la espalda y la anterior a la nuca y la hizo inclinarse hacia atrás mientras él se echaba sobre ella. Dedicó un último momento a observar sus ojos, antes de bajar hacia su cuello liberando sus colmillos. Aspiró la dulce fragancia floral que la acompañaba, natural y hermosa, no fruto de ningún burdo aditivo, y entonces dejó que sus dientes atravesaran su piel. El líquido de la brotó de la herida, y Ivan perdió toda consciencia de sí mismo. Jamás había probado nada similar. El sabor era totalmente de otro mundo. Haciendo un esfuerzo sobrehumano, se obligó a no beber más de un trago y apartó la cabeza. Sabiendo que probablemente ella no estaría en condiciones, la sentó en la silla y a continuación se mordió el dedo índice, pasando la sangre de la herida por el mordisco, que empezó a cerrarse lentamente.

- Ahora podrás descansar - dijo dulcemente, acariciándole la mejilla.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Mar 18 Feb 2020 - 0:51

Por un instante, pensó que las cosas quedarían así y que dejarían atrás la sala de música para bajar hasta la cocina, donde podría preparar ese chocolate caliente y tal vez, leer un poco o mantener una conversación amena mientras disfrutaban del sabor de aquel cálido postre. Pero algo la hizo sentirse aún mas especial, la mirada que aquel hombre le dedico cuando le toco la mejilla, cuando le mostró preocupación. Por un momento le pareció ver brillar los ojos de un niño, inocente, de alguien que hacía tiempo no disfrutaba de algo parecido. Que no disfrutaba de que alguien le demostrara ternura, preocupación y algo de cariño, por un momento se sintió identificada con aquella mirada, con aquel sentimiento que parecía querer salir, pero estaba oculto.

Sin embargo cuando comenzó a acercarse se sintió un poco extraña, más aún cuando vio cambiar sus ojos de color. Si no recordaba mal, tenía los ojos azules y ahora, de repente estos habían cambiado a un tono dorado e hipnótico. Quiso dar un paso atrás por la impresión de aquel cambio, pero se quedo completamente quieta. El cansancio que sentía la cubrió por completo, se sintió agotada de repente y del mismo modo, sintió que aquel hombre no iba a hacerle daño, que era alguien en quien podía confiar. Por ese motivo se quedo completamente quieta cuando sintió la caricia de su fría mano en su rostro. De echo, apoyo su mejilla con cierto gusto en su frío tacto mientras no perdía de vista sus ojos.

Fue sintiendo los movimientos de su cuerpo, como la manejaba de aquella manera y ella solo pudo sujetarse a sus brazos buscando un punto de apoyo. Suspiro al sentir como metía su rostro en el hueco de su cuello y entonces, de sus labios escapo un sonido que no pensó escuchar en un momento así. Un sonido lleno de placer al sentir los ¿colmillos de aquel hombre? sin embargo estaba demasiado confundida en aquel momento como para pensar seriamente en lo que estaba ocurriendo. El cansancio la dominó completamente en aquel momento y en cuanto Ivan abandono su cuello cayó en sus brazos totalmente indefensa. Por un momento le miro a los ojos, con los suyos completamente cargados de un sentimiento que le había provocado aquel mordisco, un sentimiento extraño para ella, era placer, deseo.

Sin embargo, después, simplemente cerró los ojos y se dejo llevar por aquel sueño que la estaba dominando. No pudo decir nada más, su mente dejo de pensar y simplemente se durmió entre los brazos del albino. Así pasaron las horas, con la joven doctora completamente dormida entre las sabanas de alguna cama, descansando más de lo que había conseguido dormir en meses. Realmente estaba cansada y aquel acto por parte de su acompañante la había ayudado a perderse entre sus sueños. Pero aquellos sueños eran los que terminaban por despertarla diariamente y esta noche no sería la excepción. Aproximadamente a las cuatro de la mañana, Brianna comenzó a removerse inquieta en la cama, se notaba que intentaba luchar contra algo.  

De un momento a otro se incorporo con los ojos muy abiertos y chillando, abrazándose a si misma y clavando sus propias uñas en sus brazos. Se la notaba angustiada, llena de terror e incluso asqueada. Pero el miedo era lo que más predominaba en su rostro, en su expresión. — ¡Basta!...¡basta! ¡ya basta! — los gritos de la joven resonaron por la habitación e incluso por el pasillo. El castillo estaba vació así que había un eco bastante pronunciado. Brianna estaba temblando, intentando calmarse, pero no había forma de hacerlo, al no reconocer el lugar donde estaba, no quería moverse, estaba realmente aterrada y aquello solo le causaba mas angustia y pesar, estaba a punto de un ataque de nervios y ansiedad si no lo estaba sufriendo ya en aquel mismo momento.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Mar 18 Feb 2020 - 1:40

Dejó a Brianna en una de las habitaciones del mismo piso, quitándole el calzado y cubriéndola con las mantas. Antes de irse, no pudo evitar observarla una última vez. Dormida resultaba muy tierna, con aquel rostro pacífico. Sonrió sin poder evitarlo y le acarició suavemente la frente, apartándole el pelo de la cara. Tras eso salió de la habitación y cerró la puerta. Así como estuvo en el pasillo, volvió a su forma humana, y el cansancio acudió de golpe a él. Cayó de rodillas, tosiendo. Tenía el corazón a mil por hora, y podía notar su cuerpo cambiando en su interior. Un escozor abrasó su garganta, y con una arcada, volvió a toser con fuerza y echó varias placas blanquecinas al suelo. Las miró con asco y se apartó, apoyándose contra la pared mientras recuperaba las fuerzas. Ya podía respirar bien... mejor que en aquellos días de hecho. Debía ser que tras beber sangre terminó de recobrarse de la enfermedad, y al volver a su forma humana su cuerpo expulsó de golpe todos los restos de esta.

Tras un rato, limpió el suelo con un trapo (que luego tiró), y se dirigió a su habitación, tarareando una canción para mantener la cabeza distraída. Aquella noche estaba siendo muy rara y en parte le preocupaba. Tenía miedo, algo raro en él. Miedo de lo que podía estar sintiendo por ella. Era... demasiado repentino. Apenas la conocía, y sin embargo había sentido ya cosas muy intensas. Y nunca se había sentido así por nadie en su vida salvo por Iliana. Y se suponía que iba a salvarla e intentar recuperarla... ¿no? Eso le había dicho a Katharina. Nunca se había planteado seriamente la posibilidad de enamorarse de otra persona. Porque, ¿era eso? ¿O era pronto para hablar de algo así? Sentía su cabeza hecha un torbellino. Podía ser un experto espadachín, un navegante capaz de surcar los tormentosos mares del Nuevo Mundo intacto y un conocedor de la historia, pero en esos temas se sentía tan pequeño y perdido como si fuera un niño. Aunque había estado con mucha gente, toda su experiencia sentimental se limitaba a los meses que había pasado con Iliana antes de que su padre los separara. Y de eso hacía tanto tiempo...

Decidió hacer caso a Brianna y reposar. Sin embargo sólo logró entrar en una inquieta duermevela y despertar a las pocas horas. La luna aún estaba en el firmamento cuando se incorporó, encendió un candil y se sentó a leer una novela que se había traído, prestada por Katharina. Tal vez no fue la mejor de las ideas, porque el gusto literario de su capitana estaba centrado sobre todo en novelas románticas. Acabó con la cabeza más liada que al principio, pero a su vez la historia lo envalentonó. Siempre había sido un hombre muy decidido e impulsivo, y cuando estaba indeciso o confuso no le hacían falta muchos empujones para que se lanzase a por una de las opciones. Y cuando elegía lo hacía con pasión ardiente y sin echarse atrás. Esa misma impulsividad era la que le había llevado unos años atrás a volver a Hallstat a buscar a Iliana.

Su lectura se vio interrumpida por un grito. No dudo ni un momento. Antes de que el sonido hubiese terminado, ya había saltado de su cama y corrido a la velocidad del pensamiento hasta la imponente espada negra que reposaba en un rincón. Estaba casi desnudo, vestido sólo con un pantalón viejo de tela que usaba de pijama. No le importó. El miedo volvía a atenazar su corazón, con una fuerza espantosa, amenazando con hacérselo trizas en cualquiera momento. Pero esta vez no era miedo a sus sentimientos, sino a la idea de volver a perder una vez más lo que ya había dado por perdido para siempre. Abrió la puerta de su cuarto de golpe y echó a correr por el pasillo tan rápido que levantó una corriente de viento que abrió varias ventanas. Al llegar a la puerta de Brianna entró como una exhalación, con la espada en la mano, exhibiendo sus colmillos en gesto desafiante y sus ojos dorados brillando furiosamente. Sin embargo, no había nadie en la estancia. Pero podía oler a sangre... se acercó a Brianna con preocupación, dejando la espada en el suelo y agachándose junto a la cama.

- ¿Estás bien? ¿Qué ha pasado? - preguntó con urgencia - ¿Ha entrado alguien?

Entonces vio que la sangre venía de unas heridas en los brazos, muy superficiales. Marcas de uñas. Olisqueó el ambiente, pero no percibió más olor que el de ella. ¿Qué estaba pasando allí? La miró confundido y ligeramente asustado, y se levantó de golpe. Caminó hasta la ventana y miró afuera, luego observó el suelo, bajo la cama, en el armario... revisó toda la habitación frenéticamente, en una sucesión de movimientos que su cuerpo parecía apenas un borrón de color moviéndose por la estancia. Finalmente cuando se hubo asegurado de que todo estaba en orden, se giró hacia ella. No había tardado más de unos pocos segundos en hacer todo eso. Empezaba a pensar que no había habido nadie allí. ¿A lo mejor había sobreactuado? No, tras escuchar un grito así había sido lo correcto actuar con rapidez. Se acercó de nuevo a Brianna y la abrazó, suspirando. Menudo susto le había dado... Luego se apartó al momento de ella, dándose cuenta de lo raro que había sido. Buscando distraer su atención del tema, señaló sus heridas:

- ¿Te lo has hecho tú? - frunció ligeramente el ceño - Puedo ayudarte con eso - se mordió el dedo y trató de pasárselo por las marcas. Si le dejaba, empezarían a cerrarse al momento. La herida de su dedo se cerró sola tras eso, como si nunca hubiera existido.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Mar 18 Feb 2020 - 16:15

Tenía el corazón bombeando sin parar, podía notarlo en su pecho golpeando una y otra vez. Estaba nerviosa, angustiada, llena de miedo y de desesperación. No entendía por que tenía que seguir soñando con aquello, por que tenía que seguir sufriendo de aquella manera cuando todo eso había quedado en el pasado. Pero parece ser que el pasado no quiere dejarla tranquila, no quiere que olvide lo vivido, lo ocurrido, las penurias que tuvo que pasar hasta que volvió a ser libre. Apenas se dio cuenta de cuando Ivan entró en la habitación hasta el momento en que le sintió abrazarla. Por un momento sintió un escalofrió recorrerla y giro su rostro para mirarlo. En los ojos violáceos de la joven se podía ver el terror, un terror que había vivido muchas veces y que volvía a atormentarla una vez más. Sin embargo, al verle allí, comprendió donde estaba, recordó que estaba en el castillo, que había ayudado a aquel joven con una enfermedad y que seguramente se habría quedado dormida allí.

Sintió la caricia del dedo de Ivan en sus heridas, aquello era extraño, se curaban con una velocidad pasmosa. ¿Tal vez aquel hombre también poseía una akuma? no estaba segura de aquello y tampoco tenía fuerzas para preguntar nada. No obstante, al sentir como se había separado de su cuerpo, la tranquilidad que estaba sintiendo hasta el momento desapareció y volvió a sentirse insegura. Su mano se movió por instinto para sujetar la que hasta hace unos momentos acariciaba sus brazos y la sostuvo — puedes..¿puedes quedarte un rato conmigo? y ¿encender una luz? — se sentía estúpida, como una niña pequeña. Una niña asustadiza que no quería quedarse sola por que temía a los monstruos del armario. Sin embargo, sus monstruos aunque estaban lejos, o eso esperaba ella, estaban muy vivos y aún la estaban buscando.

— Lo siento mucho, debo parecerte una estúpida ahora mismo... — ¿como explicarle que las pesadillas le provocaban tanto terror que su cuerpo intentaba sacarla del estado de shock provocándose algún dolor? Por ese motivo se arañaba o se clavaba las uñas en los brazos, en las piernas. En más de una ocasión se había herido en el cuello y en alguna otra parte más sensible con tal de salir de su ensoñación y poder calmar sus propios sentimientos.  — No entró nadie, solo, fue una pesadilla, me ocurre con frecuencia, siento haberte asustado — su voz sonaba débil, entrecortada en ocasiones e incluso temblorosa. Se notaba el miedo que aún sentía. No era fácil para ella toda aquella situación y mucho menos el contarle a un desconocido sus problemas, pero por alguna razón con Ivan sentía que podía estar tranquila.

— Normalmente cuando me pasa esto, suelo tocar alguna canción o algo parecido, pero temo que no pueda levantarme ahora mismo — estaba todo muy oscuro en el castillo y no lo conocía, no quería arriesgarse bajando a la sala del órgano, tampoco quería ser una molestia. También había que tener en cuenta que el temblor de sus piernas no le permitiría dar más de dos pasos antes de tener que agarrarse a cualquier cosa con tal de no darse de bruces contra el suelo. De alguna forma debía conseguir terminar con aquella terrible situación, debía encontrar una forma de olvidar sus problemas, de superar aquellos traumas de su pasado, pero es realmente difícil dejar el pasado atrás cuando este te persigue. En su caso, los hombres de su padre y sin que ella lo supiera, aquel quien fue su mejor amigo y su primer amor. Aquel quien se había convertido en lo que juro odiar toda la vida, en un pirata sanguinario que había tomado la banda que los secuestro hace años bajo su propia mano.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Mar 18 Feb 2020 - 18:16

Se estremeció al notar su mano, y se quedó quieto. Al escuchar el miedo en su voz y su petición, le dirigió una mirada dulce y dijo - Por supuesto. Espera un momento. - La oscuridad no era un problema para él, así que no tardó más que un candil y unos fósforos, retirar el cristal y encenderlo. Tras eso volvió a su forma humana, ya que no había ninguna amenaza a la vista. Lo dejó en la mesilla de noche y se sentó en la cama a su lado, envolviéndola en sus brazos. Esa calidez que había sentido en la sala del órgano volvió a remover su interior ahora. Trató de transmitírsela con su abrazo para confortarla. No podía entender del todo qué era por lo que había pasado; él no solía tener esa clase de problemas al dormir, menos con tanta intensidad. Pero no le gustaba verla sufrir de esa manera.

- Todos tenemos nuestros demonios. No eres ninguna estúpida por sufrirlos. A cada uno nos toca nuestra carga personal - dijo en tono amargo, pero a continuación sonrió - Pero da igual cuánto intenten torturarnos. Nunca hay que perder la sonrisa, y de ese modo acabarán yéndose de nuevo - a él siempre le había funcionado. No perder la determinación y las ganas de vivir, seguir caminando adelante pasase lo que pasase y cargando con cualquier peso. Y no siempre había sido fácil, pero había sobrevivido. Y seguía conservando su alegría natural. Al estar tan cerca de Brianna, el olor de ella volvió a tentarle. Por un lado, aquel aroma a lilas y grosellas le hacía recordar la dulce sangre que había bebido antes... pero también era tan delicado y maravilloso que no quería hacerle ningún daño.

- Por desgracia no he traído el violín. Esperaba tener que echar a algún intruso a espadazos, no a un demonio a violinazos - dijo con una sonrisa medio burlona - Pero si te ayuda, cantaré para ti.


Tomó aire y comenzó a cantar, en un ritmo lento y tono bajo pero claro. Era una canción optimista, alegre pero muy tranquila. Hablaba de viajes y canciones mágicas capaces de quitar el miedo y alegrar los corazones. Cargó en cada nota y cada palabra todas las emociones que sentía, la felicidad de lo que había recuperado. Porque no esperaba en lo que le quedaba de vida volver a sentir nada por nadie, por leve que fuera. Y porque de momento aún fuese un ascua, ardía con fuerza y sabía que crecería si se la alimentaba. Mientras cantaba a su oído, la acunó suavemente y le acarició el brazo intentando calmarla. Escuchó su corazón y su respiración, intentando deducir si se encontraba mejor. Aún olía en la habitación al miedo que había sentido antes, y no podía evitar sentir cierta impotencia. Había querido darle un buen sueño y que pudiera descansar, pero había fallado. Pero también se sentía feliz de estar ahí a su lado ahora. Cuando la canción terminó, dejó que la última nota se desvaneciera en la nada y permaneció en silencio, saboreando el momento. La miró a los ojos con intensidad y una extraña tensión se apoderó del aire. Su corazón se aceleró sin que tuviera claro el motivo. Normalmente hubiese tenido claro lo que hacer, pero... no era una situación normal para él.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Miér 19 Feb 2020 - 17:43

El miedo que sentía era complicado de eliminar, los sueños que ella vivía eran muy intensos. Pues, mas que sueños eran recuerdos que venían a su mente para atormentarla, para recordarla que no había tenido una vida fácil y que esos fantasmas del pasado aún la perseguían. Suspiro una vez que la luz estuvo encendida, viendo la habitación a su alrededor se sintió un poco mas tranquila, más aún cuando Ivan la rodeo con sus brazos. Por algún motivo que no lograba terminar de comprender, aquel hombre la hacía sentir relajada y completamente a salvo, como si permaneciendo a su lado pudiera sobrevivir a cualquier contratiempo. Era una extraña sensación, teniendo en cuenta que le había conocido aquel mismo día, que apenas sabía nada de él y que era mejor tener ciertas precauciones con la gente a la que no conoces.

Reposo sobre el cuerpo del albino mientras cerraba sus ojos, escuchar aquella canción en su oído la hizo respirar hondo y espantar a todos los demonios que habían acudido aquella noche. En algo tenía razón aquel hombre, no podía permitir que esos demonios del pasado la siguieran atormentando de aquella manera. Pero era el terror a que la encontrasen, a que volvieran a atraparla a vivir una situación similar lo que le provocaba aquellas terribles pesadillas de las que no podía escapar. Sus manos, sin saber del todo bien por que, se dedicaron a recorrer los brazos de Ivan mientras este cantaba. Podía notar las protuberancias de las cicatrices que en ellos se encontraban. Se encontraba ahora mucho más relajada, su mente había olvidado la pesadilla, los rostros de aquellos animales, sus voces, sus gritos y actos, todo había quedado atrás.

— Gracias por todo Ivan — murmuro bastante más relajada una vez que terminó la canción. Fue entonces cuando levanto un poco la cabeza para poder mirarle mejor y sus mejillas enrojecieron ligeramente. Por un momento el tiempo pareció detenerse mientras ellos se miraban, sus ojos violáceos se vieron completamente hipnotizados por los pozos azules que poseía el vampiro. Se fueron acercando, sus rostros casi juntos, pero algo interrumpió aquel momento mágico en el que estaban sumidos. Un fuerte golpe resonó en el castillo, al parecer alguien había abierto la puerta principal con violencia. — ¡Encontradla! ¡quiero a esa mujer esta noche en el barco, no quiero más retrasos! — al escuchar el golpe y aquellos gritos Brianna se separo del albino y tembló.

No era posible ¿al final la habían encontrado? Se levanto de la cama como un resorte — tengo que salir de aquí, tengo que salir ahora mismo de aquí — tenía que coger sus cosas y salir de ese castillo antes de que la encontraran. Tomo su maletín entre las manos y después miro a Ivan — ¿hay alguna forma de escapar? — en sus ojos se podía ver nuevamente el miedo. Solo quería escapar de aquellos que la perseguían cuanto antes, no quería usar los poderes de su Akuma, pero de ser necesario lo haría, si era necesario abriría esa maldita puerta a su barco y saldría de allí sin mirar atrás, aunque no quería dejar a Ivan solo con esos animales merodeando por el castillo, podía ser peligroso, eran muchos y ella aún no conocía lo suficiente al vampiro como para saber si era o no capaz de valerse por si mismo contra ellos.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Miér 19 Feb 2020 - 23:09

Todo acabó muy rápido. Estaban acercándose tanto que sus rostros casi se tocaban, cuando el repentino ruido hizo que se separaran. Poniéndose alerta, Ivan se levantó de golpe, sus ojos volviéndose dorados y sacando los colmillos en un gesto combativo. ¡¿Intrusos en su castillo?! Y querían llevarse a Brianna. Recogió su espada del suelo y se dispuso a dirigirse a la puerta, con un gesto de rabia, cuando la escuchó a ella. Se giró y la vio aterrada como una niña pequeña, recogiendo sus cosas... y la rabia se esfumó. No podía dejarla así. Podría simplemente salir al pasillo, darles caza y eliminarlos a todos. No sabía quiénes eran, pero un grupo de principiantes de un Blue no le darían tiempo ni a calentar. Sin embargo... ¿realmente merecía la pena luchar por un pedazo de roca en ruinas? No, si luchaba sería para protegerla a ella, y le daba miedo que mientras eliminaba a los intrusos ella hiciera alguna locura por el miedo o alguno escapase a su vigilancia y la pillase sola. No podía arriesgarse a eso.

- No hay una salida, pero... espera un momento, sé cómo salir de esta. No tardaré más que unos segundos.

Empleando toda su velocidad, salió por la puerta tan rápido que el pasillo no fue más que un borrón de color. Entró en su habitación, se echó la camisa por encima sin abotonarla, recogió su chaqueta y se puso las botas. En la chaqueta ya llevaba prácticamente todo con él. Se limitó a recoger a súper velocidad todos los objetos imprescindibles y meterlos desordenadamente en los bolsillos del Manto y volver a plantarse en la habitación de Brianna. No había tardado ni diez segundos, como había prometido. De hecho en el proceso había puesto a prueba las costuras de la camisa y la solidez de sus botas... tal vez luego debiera revisarlas. Se guardó a Vanator en el interior de la chaqueta, usando uno de sus bolsillos especiales, y se acercó a ella. Entonces le tendió la mano y le dijo:

- Puedo sacarte de aquí, pero vas a tener que confiar en mí. Te prometo que no te pasará nada.

Le dirigió una sonrisa y aguardó con la mano tendida. Aunque podía oler el miedo en ella, supo que aceptaría, tal claramente que no habría sabido explicar el motivo. Cuando ella le agarró la mano, la atrajo hacia él y con delicadeza le pasó una mano por la espalda y otra por detrás de las rodillas, alzándola sin esfuerzo. Se dirigió a la ventana y la abrió de una patada, revelando el aire nocturno - Sé que las primeras veces da miedo, pero no te pasará nada. Si te asustas, cierra los ojos - le sonrió una última vez y saltó. Sólo que la caída nunca llegó a producirse. En lugar de descender, siguieron subiendo velozmente hacia el cielo nocturno, dejando atrás el castillo. Era luna nueva, con lo que los posibles perseguidores no los verían alejarse volando. En cambio él con su vista privilegiada pudo diferenciar las figuras de un gran número de caballos y bastante gente en los alrededores del castillo. Sólo en el exterior habría un par de docenas, y a juzgar por el número de caballos tal vez fueran el doble. Habían hecho bien en marchar.

- ¿Cómo vas? - le preguntó. Al fin y al cabo, con el viento en sus oídos no podía oír su corazón. Disminuyó el ritmo para poder hablar sin ruido - Y, ¿a dónde quieres que te lleve? No creo que sea opción ir a Markovia, tal y como están las cosas. Además era bastante gente... te persigue alguien poderoso. No creo que ningún lugar cercano sea seguro, ¿me equivoco?
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Vie 21 Feb 2020 - 0:02

Realmente estaba aterrada, no sabía si esos hombres eran los hombres de su padre o eran parte de aquella banda de piratas. No lo sabía y siendo sinceros tampoco quería descubrirlo. Fueran quienes fueran, esos hombres solo buscaban su perdición y Brianna no estaba dispuesta a ser nuevamente la esclava ni la marioneta de nadie. Esperaba que Ivan le dijera un modo de salir de aquel castillo sin tener que pasar por ninguno de los lugares donde aquella panda de criminales pudiera estar. Sin embargo, le dijo que esperase un momento, que no tardaría, aquello no alivio en absoluto los nervios de Brianna que no sabía donde meterse en aquel momento. Tan solo le vio desaparecer un segundo y antes de que pudiera decir nada más, Ivan ya estaba nuevamente junto a ella en aquella habitación.

No era capaz de pensar con claridad, el miedo le tenía ligeramente nublado el juicio por lo que no había pensado realmente en usar el poder de su akuma no mi para escapar. No obstante, el vampiro sabia como tranquilizarla, le tendió la mano y le dijo que sabía un lugar por el que salir, así que sin dudar demasiado se colgó el maletín como si fuera una bandolera y le tomo la mano. En aquel momento sintió como la tomaba en brazos y se acercaba a la ventana. Por un momento le miro sin saber demasiado bien que iba a hacer, pero se aferro a su cuerpo y ocultando su rostro en el pecho del albino confió en que sus acciones eran las más adecuadas para poder escapar.

Sintió el momento en que él tomo impulso y saltó por la ventana. Pero no sintió la caída, ligeramente sorprendida por aquello abrió los ojos y al ver que se encontraban levitando o algo parecido se sorprendió. ¿Estaban volando? Brianna no sabía que decir en aquel momento, tan solo se aferro con algo más de fuerza al cuerpo de aquel hombre buscando sentirse un poco más segura. Ante sus palabras suspiro con cierta molestia, aquellos hombres eran unos sinvergüenzas — seguramente serán los hombres de mi padre — le murmuro aquello mientras se mantenía bien sujeta a su cuerpo, no es que temiera caer, confiaba en aquel hombre, pero no estaba muy acostumbrada a volar que digamos.

— Ningún sitio es seguro para mi me temo — no sabía donde podría ir, suspiro mientras pensaba en cuales serían sus mejores opciones en aquel momento, quería marcharse — tengo un barco en el puerto, esta un poco escondido detrás de una tienda de pescadores, necesito llegar hasta el — era su método de escape y en aquel barco se encontraba toda su vida. Resumida en libros, instrumentos y los pocos recuerdos que guardaba de la "vida feliz" que pudo haber tenido en algún momento, una corta felicidad que se esfumo como el agua entre los dedos. Aun así no quería perder aquellos recuerdos que tenía, por eso, su barco en realidad no era lo importante, si no lo que contiene.

Esperaba poder escapar de alguna manera, pero no sabía como, se notaba la angustia en la joven mientras intentaba pensar donde podría ir para escapar ahora de aquellos hombres. Sin embargo, no se le ocurría nada, había agotado sus opciones y no quería poner a nadie de sus conocidos en riesgo — ¿no conoces algún sitió donde poder esconderme? — nuevamente le estaba pidiendo ayuda a un completo desconocido, pero no podía hacer otra cosa. Tan solo esperaba que pudiera ayudarla, por el momento ambos se habían estado ayudando, aunque en este momento le debía una bastante gorda al albino, solo esperaba poder pagársela en algún momento, no le gustaba deber favores.


El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 1X3fFGb

My love, my life:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
372

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm65/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm84054/1000000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Vie 21 Feb 2020 - 1:56

Durante un momento se quedó callado mientras atravesaban los cielos. Podía intentarse resguardarla en algún lado, pero si la buscaban probablemente le quitarían el barco antes o después. Puede que ya hubiese alguien allí, pero mientras él pudiese encontrar el barco no habría problemas. El caso era llegar antes de que alguien se lo llevara o lo quemasen - Tu barco está en Veris, ¿verdad? Te llevaré allí. Tal vez no lo parezca, pero soy un guerrero muy hábil. Unos pocos matones no podrán conmigo; si hay gente en tu barco los echaré - dijo, confiado. Y con razón, no había gente en ese mar capaz de suponerle un problema serio. Al menos no haciendo de matones. Podía meterla sin problemas allí y luego... ¿y luego qué? ¿La dejaba marcharse a su suerte? No se sentía tranquilo con eso.

- Te sacaré de Hallstat. O al menos de esta zona, y te llevaré a donde me digas - dijo, empezando a acelerar - Vamos a ir bastante rápido, así que agárrate bien y no te muevas. Si te caes puedo recogerte sin problemas antes de que te caigas, pero prefiero ahorrarte ese susto.

Empezó a volar cada vez más rápido, hasta que el viento sopló endiabladamente en sus oídos tapando cualquier otro sonido. Bajo ellos el mundo eran borrones de colores que se desplazaban a toda velocidad, apareciendo para desaparecer igual de rápido tras ellos. En cuanto las luces de Veris estuvieron a la vista comenzó a decelerar poco a poco, hasta estar sobre la ciudad. Se colocó encima de la costa y la miró - ¿En qué parte del puerto? - en cuanto tuvo la respuesta empezó a bajar con cuidado. En lugar de aterrizar directamente en el barco, se posó en el tejado de un edificio cercano y cerró los ojos. Se centró en sus sentidos y escuchó atentamente, mientras expandía su conciencia hacia el barco usando su kenbunshoku. No había nadie dentro. Abrió los ojos de nuevo. Era un velero de tamaño pequeño.

- El barco está vacío. Vayamos antes de que venga alguien. ¿Sabes navegar?

Casi no tuvo ni que volar. De un salto fuerte se plantó en el barco y dejó a Brianna a su lado. Rápidamente se acercó al ancla y comenzó a subirla sin esfuerzo y dándose prisa. La dejó en cubierta y corrió a empezar a desplegar velas y atar cabos. El ejercicio le resultó estimulante, tanto física como mentalmente. Más animado, se puso a pensar en lo que podían hacer mientras preparaba el barco. Si iba a alejarla de ahí y luego irse iban a necesitar ir a un puerto grande, algún sitio donde pudiera conseguir un barco que le llevara a la Reverse Mountain, donde cogería un Umi Reesha a Arabasta. Había prometido a Katharina que se reunirían allí para una expedición. Entonces sintió un pinchazo doloroso en el pecho. ¿Seguía enfermo? No... no era eso. Miró por un momento a Brianna, desvió la mirada y contuvo un suspiro. Sólo estaba mal de la cabeza.
Ivan Markov
Mensajes :
987

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm124/150El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (124/150)
Experiencia:
El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 3qaWnZm350398/790000El castillo abandonado [Brianna - Ivan] [Privado] 9h2PZk8  (350398/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.