Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Goiro Hedge Sáb 14 Mar 2020 - 19:13

El coliseo de Ledia, la capital de Turvolt, rugía con la furia del océano. Aunque quizás aquél no fuese el símil más apropiado. A fin de cuentas los mares encarnaban la voluntad de la naturaleza. No había animadversión ni motivación en su movimiento; hundía barcos y alimentaba a los pueblos pesqueros por igual. Por el contrario, el clamor que invadía los oídos del mink no era más que artificial ansia por ver sangre ajena, morbo y una forma legal de dar rienda suelta a la naturaleza animal de cada uno de los asistentes.

Una mano tocó el pie de Goiro, que apartó su mirada de las gradas para contemplar a su oponente, antes compañero. No se había molestado en aprenderse su nombre. Aún más, se había esforzado por no toparse con él más que lo justo y necesario. El chico con suerte habría cumplido los dieciocho años recientemente… o con mala suerte, según cómo se mirase. No era más que un aperitivo, término que Lancaster empleaba para referirse a los gladiadores que no serían más que carnada.

El pueblo no acudía al coliseo para ver a guerreros desplegar sus habilidades, no, sino para asistir a una carnicería. Querían sangre y nada más. De ahí que la mayoría de los encuentros se caracterizasen por enfrentar a un luchador menos experimentado, un aperitivo, con alguien que atraía a las masas en mayor o menor medida.

Y aquél era su aperitivo. Devolvió su mirada al público, a esa jauría de fieras hambrientas, antes de detenerla sobre Lancaster. Se había levantado del mullido sillón que servía de asiento para su gigantesco trasero. Sonrió, revelando una hilera de relucientes dientes blancos. Su mano fue alzándose lentamente, obteniendo vítores por parte de quienes observaban el espectáculo. Como una guillotina, el dedo pulgar descendió y sentenció la vida de aquel pobre diablo.

Fue rápido. El puercoespín ni siquiera le dio tiempo a percibir el dolor, a ser consciente ni un segundo más de que su vida no iría ni un paso más allá. La mano del aperitivo, inerte, aferraba por completo su tobillo cuando secó el carmesí de su gladius. ¿Acaso había intentado pedir clemencia, auxilio? Casi agradeció que no le hubiese dado tiempo. No por él mismo, pues había conseguido separar aquellos actos deplorables del resto de su existencia, sino por el luchador caído. Dudaba que existiese una agonía mayor que saber que no iba a ser perdonado.

Algunos comenzaron a corear su nombre cuando Goiro se perdió de nuevo en las entrañas del coliseo. Había grandes figuras bajo aquella estructura, pero el joven mink comenzaba a hacerse un nombre entre los gladiadores. Eran dieciséis las muertes que ya pesaban sobre sus espaldas, y sabía que aún quedaban muchas más.

«¿Regar? ¿Derramarse? ¿Chorrear», se preguntó mientras se limpiaba la sangre. ¿Qué palabra describiría mejor el modo en que la vida mojaba la arena? ¿Cómo podía transmitir con precisión la lentitud con la que el aliento abandonaba el cuerpo de un moribundo? ¿Cuál de los términos disponibles permitiría a quien leyese su historia en el futuro transportarse junto a él, llorar el dolor que él se esforzaba por comprimir y arrojar sobre el papel?


Última edición por Goiro Hedge el Mar 1 Sep 2020 - 4:04, editado 1 vez
Goiro Hedge
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
06/12/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm10/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (10/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm2800/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (2800/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Goiro Hedge

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Claude von Appetit Dom 22 Mar 2020 - 2:40

En mis sueños a veces vuelo. De hecho, vuelo casi todas las noches. Me hago un pequeño nido con las sábanas y me acurruco como un polluelo en su centro, ovillada abrazando mis rodillas. No tengo muy claro por qué, tampoco sé por qué sueño con el mundo bajo mis alas, pero termino pensando que simplemente hace demasiado tiempo que no surco el aire. Al final, por mucho que viva, soy una cría. Y por mucho que razone, sigo siendo un animal. Y, al final, cuando por fin me levanto, no dejo de preguntarme por qué no vuelo.

La verdad, no lo sé.

Me ducho en una bañera de taberna con poca presión, insuficiente; es como si una manguera de riego me tirase su débil chorrito, y tampoco calienta. No importa, me aseo como puedo y me visto con un sencillo vestido negro con alguna que otra pluma. Es largo, hasta la rodilla, suficiente para que la vaina de la espada no destaque demasiado, pero no lo suficiente como para llegar a ser molesto. Me cuelgo también el pequeño morral con delicadeza al hombro y abandono la habitación, todavía sin saber si querré volver cuando termine el día o me subiré al primer barco que encuentre. Cuando estoy despierta, por algún motivo, ni siquiera me planteo volar. ¿Me estoy volviendo humana?

Bajo las escaleras y pago la noche que aún no he gastado. Por si acaso. Tampoco me fijo en la cara del tabernero, ni en la gente que hay ya a estas horas emborrachándose. Me encuentro en la ciudad de Ledia, famosa por sus sangrientos combates de coliseo y la brutalidad en general de sus gentes. Me dan un poco de grima, pero intento que no se note en lo que me acerco al cuartel. Tal vez hoy encuentre algún trabajo que hacer, y a las malas siempre podría ver algo interesante. Cuando estuve en Arabasta me encontré bailarinas en la calle, igual aquí también hay.

Todo va bien hasta que, a cien metros del edificio, un chaval me tira del bolso y sale corriendo. Lo persigo. Es muy rápido. No puedo correr en tacones, es incómodo. Al final voy a tener que hacerlo, y no quiero.

Arranco tres plumas del vestido; tienen el cálamo acerado, afilado. Son como agujas, y al lanzarlas parecen cortar el aire. Pero lo cortan a él. Dos rajan su gemelo por los lados, otra se le clava en la parte de atrás de la rodilla. Cae al suelo y me acerco. Recojo las plumas y las vuelvo a enganchar, dándole una patada en la cara y arrancándole la que tiene clavada. También me llevo mi morral, no sin limpiar mis plumas en su ropa.

- Y da gracias a que no vales un berrie.

Me voy. Por un momento tengo ganas de escupirle, pero me contengo. Me doy cuenta de que estoy frente al coliseo, y entre maldiciones del ladrón me acerco, curiosa, a la enorme estructura. Supongo que no pasará nada por echarle un vistazo antes de pasar por el cuartel.
Claude von Appetit
Mensajes :
379

Fecha de inscripción :
31/01/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm82/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (82/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm162950/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (162950/1000000)
Berries: 20.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Goiro Hedge Lun 23 Mar 2020 - 1:42

Lo peor que tenía la sangre era que no se iba sin importar cuánto frotase. A veces tenía suerte y aún estaba húmeda cuando abandonaba la arena. En esas contadas ocasiones podía quedar reducida a una simple mácula más oscura que no le importunaba demasiado. Por desgracia, aquélla no era una de esas veces.. El aperitivo había aferrado con fuerza su pantalón, y el único testimonio de su última voluntad descansaba como la marca carmesí que habían dejado sus dedos en la tela.

Suspiró, levantándose de la piedra sobre la que se había sentado y dirigiéndose a los exteriores del coliseo. Apenas quedaba gente en los alrededores cuando al fin salió, pero los excrementos de los caballos reflejaban el éxito que Lancaster y el resto de acaudalados señores habrían cosechado. Arrugó el hocico en señal de desagrado y se dirigió a la fuente que presidía la plaza mayor de Ledia. La escultura de dos guerreros destacaba en su centro, bañando con tibia agua cristalina el recinto de piedra.

El líquido elemento le devolvió la imagen de su forma animal. Los rostros de quienes conversaban en los pisos superiores de las casas más cercanas también eran perfectamente visibles, y le observaban. ¿Por qué era él tan diferente a los demás? ¿Cuál era la causa de que él exhibiese pelo y púas donde los demás sólo mostraban piel desnuda? Nadie había sido capaz de explicárselo nunca, aunque hacía cierto tiempo que había dejado de buscar una explicación.

En la arena le aclamaban como verdugo, mientras que fuera de ella no era más que un bicho raro que les servía de diversión de vez en cuando. No les prestó atención. Simplemente mojó el trapo que llevaba en la mano y comenzó a frotar la sangre del aperitivo. ¿Le habrían mirado a él del mismo lado si los papeles se hubieran invertido, si su cuerpo hubiese quedado en la arena y el humano la hubiese abandonado entre vítores?

Era algo que nunca sabría, y lo cierto era que tampoco le interesaba en absoluto. La determinación había sido tomada tiempo atrás. Combatía por su vida y nada más, porque si sobrevivía a los obstáculos que Lancaster le pusiese tal vez encontrase su libertad algún día. Un anhelo demasiado distante e idealizado... Quizás, pero ¿qué seria de él sin algo a lo que agarrarse, sin un clavo ardiendo al que aferrarse por mucho que abrasase sus dedos en el proceso?

Cuando quiso darse cuenta, la plaza se había sumido en el silencio más profundo. La mayoría de las personas que paseaban por allí habían decidido marcharse a otro lugar a continuar sus despreocupadas conversaciones. Desconocía si él era la causa o sólo era una casualidad, pero, una vez más, no le importaba.
Goiro Hedge
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
06/12/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm10/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (10/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm2800/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (2800/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Goiro Hedge

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Claude von Appetit Mar 28 Jul 2020 - 11:55

No debería entrar en barcos borracho; ahora no tengo ni la más remota idea de dónde estoy. Sé que hay estatuas, violencia y una especie de coliseo. Hace cinco minutos una niña ha lanzado plumas con las manos a un ladronzuelo mentecato, y nadie parece siquiera haberse interesado lo más mínimo. Debe ser lo habitual, aunque para mí ver un delito a plena luz del día sin que nadie haga nada me resulta un poco extraño. Yo como mínimo antes de robar tengo la decencia de esperar a que anochezca, aunque no se puede decir que todo el mundo posea mi don de la caballerosidad.

En cualquier caso huele a comida cerca del anfiteatro, y estoy canino. Podría comerme hasta un caballo entero, aunque no creo que preparen piezas tan grandes en ningún local. He escuchado, sin embargo, que en Hallstat hay un lugar donde rellenan un toro con un caballo, este con un cerdo, ese con una oveja, con un ganso, y así hasta que dentro de los animalejos solo cabe una pequeña aceituna. Es un "plato" que normalmente se hace por encargo, y que personalmente se me taponan las arterias solo de pensar en él, pero no puedo evitar imaginarlo con un cierto toque erótico. El asado imperial, o huevo imperial, según el lugar, huele a trombo lo mires por donde lo mires, y morir comiendo debe ser el sueño de más de uno.

Atraído por el olor y pensando en platos no demasiado sanos me topo con un puesto de comida ambulante. Un gran rollo de carne compactada girando alrededor de un soporte, recibiendo calor de una potente estufa. Acompañado de lechuga, tomate, queso feta y patatas para ser envuelto en una suerte de pan de pita. La verdad es que no parece cuadrar mucho con la gastronomía local, pero resulta agradable por su sabor suave y combinación de texturas... Aunque también tiene un toque industrial que no termina de agradarme.

De pronto, mientras le doy el tercer bocado al bocadillo, me doy cuenta de que el silencio ha invadido el lugar y hay una especie de bola punki albina en medio de la plaza. ¿Será un maleante local muy temido? Igual es la mascota perdida de alguien, pero como mínimo parece un bicho peligroso. ¿Es el hijo del amor prohibido entre un gorila y un alfiletero? Sería muy descortés preguntar, así que mejor me lo ahorro, pero no puedo evitar sentir suma curiosidad por esa cosa.

- Dame otro, por favor -le digo, y el tipo me lo prepara.

Me voy sin pagar ninguno y me acerco a la cosa, intentando poner la cara más amable que puedo. Me acuclillo para parecer menos amenazador, aunque es difícil, ya que soy imponente, y trato de comunicarme con él:

- ¡Ay, cosita bonita! -le interpelo-. ¡Qué grande eres ya! ¡Ningún perrito te tose, eso seguro! ¿Quieres comida? Es para ti. ¡Ñam, ñam! Delicioso.

Seguro que así el animal se acerca algo más confiado y puedo salvar a esta gente de él. No parece peligroso, pero si toda esta gente le teme será por algo. Y eso significa que hablarán de mí cuando me lo lleve.
Claude von Appetit
Mensajes :
379

Fecha de inscripción :
31/01/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm82/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (82/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm162950/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (162950/1000000)
Berries: 20.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Goiro Hedge Sáb 22 Ago 2020 - 3:27

¿Cómo que cosita bonita? Todas y cada una de las palabras que habían salido de la boca del desconocido resultaban ofensivas, y cada una de ellas más que la anterior. El mink arqueó una ceja, no demasiado seguro de qué hacer con el extraño espécimen que acababa de plantarse frente a él. En otro lugar lo hubiese tenido claro, pero allí, donde casi se podría decir que experimentaba más soledad que en el propio coliseo, lo cierto es que se quedó bloqueado. Finalmente decidió dejarlo estar. Le habían dicho cosas mucho peores y con evidente intención de herirle y habían resbalado por sus púas como el agua en un día de lluvia.

―No, y yo de ti no me lo comería. Dicen que es pollo, pero creo que eso no tiene mucha pinta de ave de corral. Hay quien dice que se han llegado a encontrar alguna cresta de gallo mal triturada en medio de eso.

Y decía la verdad. El paladar de Goiro no era el de un gourmet y, siendo sincero, distaba mucho de serlo, pero entre comer aquello y darle un lametón a la arena del coliseo no había demasiada diferencia.

Se detuvo a mirar a su inesperado interlocutor durante algunos segundos. Era un tipo peculiar, aunque no tanto como él. Actuaba con una confianza poco frecuente entre la gente de Turvolt y, lo más sorprendente de todo, se le había acercado. No cabía duda de aquel tipo no podía ser de por allí. Introdujo sus manos en el agua, uniéndolas y formando un imperfecto cuenco por el que se deslizaba buena parte de la misma. Se mojó la cara y volvió a mirar al pelirrojo.

Decir que sus habilidades sociales eran nulas hubiera sido demasiado generoso. Era difícil ―y mala idea― forjar amistades en las entrañas del palacio de la muerte, y mucho más fuera dada su condición. Lo poco que sabía al respecto provenía de las escasas novelas que había leído por mero entretenimiento y de la observación del resto de gladiadores durante los descansos. Aún le quedaba un buen rato hasta que su paseo ―así llamaba Lancaster a las gotas de libertad que daba a sus luchadores de vez en cuando― concluyese. Si aquel tipo no era de allí, que era lo más probable, ¿por qué no hablar con él?

―¿Qué haces por Turvolt? ―espetó a bocajarro.
Goiro Hedge
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
06/12/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm10/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (10/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm2800/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (2800/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Goiro Hedge

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Claude von Appetit Mar 25 Ago 2020 - 10:54

¡Coño, sabe hablar! Por un momento mi mente se queda en blanco. ¿Acabo de hacer el ridículo? Acabo de hacer el ridículo. Y aquí estoy, acuclillado y mirando al vacío, con una sonrisa doblada cual pico de pato sin saber muy bien si disculparme o mantener mi actitud como hasta ahora. Aunque por esa voz grave y la tosquedad, podría descartar preventivamente que sea una especie de mono-erizo-loro que haya aprendido un par de frases. De hecho, como mínimo sus gestos parecen bastante humanos. Dentro de lo que es ser un erizo gigante albino parlante, al menos.

- Esa es la mejor parte -respondo, con una sonrisa-. La cresta no es la mejor parte del pollo, pero solo porque suele ser demasiado pequeña. En realidad tiene mucho sabor, aunque la textura es algo chiclosa, pero en las cocciones largas ese problema se soluciona y queda un plato exquisito. Al menos, es un acompañante delicioso para mariscos, y hay numerosas culturas en el mundo que lo utilizan como tratamiento para las articulaciones.

¿He comenzado una disertación sobre crestas de gallo en la gastronomía? He comenzado una disertación sobre crestas de gallo en la gastronomía. Empiezo a hablar y me embalo. Comento recetas, estudios que he leído, salsas que pueden acompañarla bien y hasta matizo su sabor intenso y fuerte olor, que no deja de ser parte del motivo por el que se utiliza tanto en piensos de perro. Le explico cómo cortarla, y por qué bien picada es un añadido excepcional a la carne de ese exótico bocadillo. También aclaro que lo más preocupante es la ingente cantidad de sal que parece llevar, así como los posibles químicos que debe llevar como conservantes dado que, siendo lógicos, es imposible agotar semejante rulo en un día.

- Deberías probarlo, de verdad. -Vuelvo a extenderlo hacia él-. Es como sabor a fiesta que se ha alargado demasiado.

No sé hasta qué punto es atractivo lo que acabo de decirle, pero tiene cierto encanto que no deja de agradarme. El sabor no es gran cosa, pero las reminiscencias de mil matices impregnan mi paladar constantemente con cada bocado. Aunque, sin duda, este aperitivo no vale para todos los días.

Si veo que no acepta la comida buscaré a alguien que la quier... Ah, no, que todo el mundo huye del tío duro y ahora yo estoy con él. No hay nadie a nuestro alrededor, e incluso el tipo del tenderete de los bocatas ha dejado de venirme detrás para cobrar. Mi cabeza va a mil por hora, olfateando de nuevo el peligro, pero si algo me dice mi instinto es que no estoy en riesgo. Así que me termino de sentar en el suelo y acepto contestar su pregunta:

- Así que esto es Turvolt. -No me he olvidado de que llegué aquí borracho-. La verdad, no tengo ni idea de por qué estoy aquí, pero si algo tan especial como tú ha aparecido en mi camino vale la pena. Por cierto, ¿qué eres? ¿Un erizo con gigantismo, un usuario...? No te ofendas, pero eres muy raro.

Muy bien, Claude. Tú sí que sabes cómo hacer amigos. A ver ahora cómo le explicas que va a ser el subcapitán de los Fancy Cock Pirates después de llamarlo "criatura bizarra". Aunque bueno, si no se ha molestado al tratarlo como un perro a lo mejor hasta se alegra de que le hable como a un humano. Normalmente a los animales no les gusta eso, pero este bicho no es como los demás: Habla.


Ficha

Glosario:
Hamon: Haki de observación.

Habuso: Haki de armadura.

Harem: Haki del rey.

Calcetín: Kairoseki.

Claude: El puto amo.

Número de banderas corregidas por Claude:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] Logo_TVE-2

El rincón de amigos de Claude:

Rei Arslan escribió:Se llamaba Claude, y por su presentación, parecía bastante especial.



Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] Lys
Claude von Appetit
Mensajes :
379

Fecha de inscripción :
31/01/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm82/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (82/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm162950/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (162950/1000000)
Berries: 20.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Goiro Hedge Miér 26 Ago 2020 - 2:13

¿Para tanto daba la cresta de un gallo? No se refería a la cocina, pues ése era un terreno que se le escapaba completamente, sino al discurso sin fin que el tipo pelirrojo había comenzado a dar con respecto a las mismas. Cogió la comida que le tendía y se quedó mirándola. Lo cierto era que no le convencía demasiado y no tenía en mente probarla, pero, viendo lo proclive que era a sumergirse en su parloteo, confiaba en que no se diese cuenta de que no la probaba.

―Soy Goiro ―dijo al tiempo que tomaba la comida con las dos manos y la colocaba frente a él. Hablaba sin despegar los ojos de la misma. Por otro lado, aquel tipo acababa de dar en el clavo, casi como si se hubiese colado en su mente y hubiera manifestado en voz alta las dudas e incógnitas que rodeaban su vida―. Y no lo sé. Estoy aquí prácticamente desde que tengo uso de razón. ―A decir verdad, no había mucho que decir sobre él. Su vida se podía resumir en unas pocas frases―. Hasta donde yo sé estas púas son parecidas a las de un puercoespín, pero no soy uno con gigantismo. ―Los puercoespines, por lo que él sabía, no podían hablar. No obstante, la última parte del comentario le pilló por sorpresa―. ¿Qué es un usuario?

Se sentó sobre el pétreo bordillo de la fuente, clavando sus ojos en el desconocido... ¿No habría sido apropiado preguntarle su nombre? Tal vez, pero ya podría hacerlo cuando le dijese a qué se refería con lo de "ser un usuario". Quizás fuese la clave que le permitiese comprender un poco mejor quién era, de ahí su curiosidad.

Goiro era muchas cosas, pero, probablemente, sobre todas ellas se caracterizaba por ser alguien curioso. Los libros satisfacían la mayoría de sus necesidades en ese sentido en el Coliseo, pero el trato con otro ser vivo y algo de lo que no había oído hablar jamás eran algo que estos no podían brindarle.

Por un momento lamentó no tener papel y pluma con los que poder tomar alguna nota de lo que decía ―si es que resultaba verdaderamente interesante, claro―, pero al menos podría tener una nueva entrada en su diario cuando cayese la noche y pudiese dedicarse a escribir durante un rato.
Goiro Hedge
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
06/12/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm10/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (10/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm2800/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (2800/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Goiro Hedge

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Claude von Appetit Sáb 29 Ago 2020 - 11:59

- Goiro... -repito entre dientes. Es un nombre extraño para una criatura extraña. Sin duda Goiro el Puercoespín, subcapitán de los Fancy Cock Pirates, suena de fábula.

Aunque resulta un poco parco, el animalillo no parece mala persona. ¿Se puede considerar persona a un animal? Por mucho que sea suficientemente inteligente para articular un lenguaje, no tengo una respuesta clara a mi pregunta. Podría ser un ser sanguinario, irracional e inconsciente, sin ningún tipo de juicio ni razón. Pero muchos humanos también son así. Por ende, simplemente me quedo reflexionando por un instante sobre cómo explicarle una cosa que, de nuevo, me deja perplejo: No sabe lo que es un usuario.

Que no haya oído hablar de las frutas del diablo hace que la teoría de un animal dantesco cobre fuerza inusitada. Si no ha consumido una akuma no mi solo puede ser un experimento fallido como los de Roy o alguna clase de eslabón perdido de alguna cadena evolutiva. O una rama alternativa de la evolución perdida en un bosque por muchos años mientras miles de excursionistas buscan su huella para dar muestras fotográficas de una existencia criptozoológica. Pero, la verdad, no creo que Goiro sea el Yeti. Bueno, es blanco y con tanto pincho parece amenazador, pero no se ha abalanzado sobre la comida y estamos en medio de una ciudad. Ni siquiera hay nieve cerca, así que no puede ser el Yeti. Y tampoco es un usuario, así que, por un momento, asumamos que es un engendro nacido de alguna clase de relación sacrílega entre un granjero y sus animales. Pero ey, así es como surgen las nuevas razas, ¿no?

- Un usuario es como se conoce a la gente que ha comido una fruta concreta -explico, dibujando con los dedos la silueta de una manzana, que luego sostengo con mi mano. Sí, sé que es algo muy abstracto, pero cualquiera con un mínimo de cerebro podrá figurarse lo que hago-. Estas frutas no alimentan, ni tampoco saben bien. De hecho, probar una resulta una tortura porque su sabor te hace desear la muerte. Sin embargo, si resistes la tentación de arrancarte la garganta mientras baja por tus entrañas... -Rozo mi cuello con las uñas, dejando finas líneas en ella-. Si aguantas, despertarás un poder con el que muchos no llegan a soñar.

Me extiendo un rato más contándole todo lo que sé de estas frutas: lo escasas que son, los tipos de frutas, la maldición del mar y la existencia de una extraña piedra con la capacidad de dormir los poderes demoníacos de un usuario. Se trata de la piedra marina, más conocida como:

- Calcetín. No sé por qué, pero supongo que porque envuelve los poderes para que no salgan, o así. -Lo cierto es que me parece una alegoría muy burda, pero nunca he cuestionado lo que se hace en la Marina y no voy a empezar ahora-. Además, es un mineral muy duro y resistente, más que el mejor acero que hayas visto nunca. Pero vaya, el Calcetín está reservado a marines de alto rango; gente como tú o como yo no puede siquiera aspirar a tocarlo.


Ficha

Glosario:
Hamon: Haki de observación.

Habuso: Haki de armadura.

Harem: Haki del rey.

Calcetín: Kairoseki.

Claude: El puto amo.

Número de banderas corregidas por Claude:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] Logo_TVE-2

El rincón de amigos de Claude:

Rei Arslan escribió:Se llamaba Claude, y por su presentación, parecía bastante especial.



Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] Lys
Claude von Appetit
Mensajes :
379

Fecha de inscripción :
31/01/2012


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm82/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (82/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm162950/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (162950/1000000)
Berries: 20.000
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Goiro Hedge Mar 1 Sep 2020 - 4:25

Con que aquello era un usuario. Cosas como aquélla sólo reafirmaban lo que tenía claro desde hacía mucho tiempo: que más allá de los muros del coliseo había un sinfín de cosas con las que ni siquiera había soñado. Cosas como ese Calcetín al que el pelirrojo se refería. Le resultaba llamativo que hubiesen escogido un nombre que ya existía para referirse a otra cosa para denominar a un mineral tan curioso como aquél. Él no usaba zapatos habitualmente, por lo que tampoco acostumbraba a usar calcetines... Tampoco le suponía demasiado reconsiderar cuál era el verdadero significado de aquella palabra. ¿Una piedra? Pues una piedra.

Por otro lado, Goiro no sabía demasiado bien qué responder a aquel hombre. Le acababa de regalar una batería de datos interesantes que sin duda anotaría en su diario, así que, según entendía, le correspondía responder al menos con un comentario que sobrepasase los límites de los bisílabos. Permaneció en silencio durante algunos segundos, buscando algo que decir que mejorase el silencio. Por desgracia para él no encontró nada. Sin embargo, un ruido metálico se encargó de extinguir el silencio que reinaba en el lugar cuando el hombre no hablaba. Una patrulla, sin duda.

Cinco hombres armados hasta los dientes con lanzas y relucientes armaduras emergieron del camino que conducía hasta el coliseo. Reían mientras charlaban entre ellos, pero callaron al ver el desolador panorama que les aguardaba en la plaza. La tensión se hizo patente en el ambiente, seguramente más por la alerta de Goiro que por cualquier otra cosa. Para él, el sonido del metal únicamente podía anunciar el comienzo o el final del combate. Sólo faltaban las ovaciones y los dedos sentenciando al perdedor a la muerte. Pero no, en aquella ocasión era diferente. No estaba en la arena y no había motivo para ponerse a la defensiva.

―¡Eh, vosotros! ¿Qué habéis hecho? ―dijo el que encabezaba la comitiva. Goiro siguió la dirección que señalaba su dedo para descubrir a qué se refería. La cristalina agua de la fuente ya no se encontraba allí, y su ausencia de color había sido sustituida por un apagado carmesí que manaba a borbotones y de forma continua. ¿Qué demonios acababa de suceder?―. ¿Y qué coño eres tú? ―Aquel comentario sólo podía ir dirigido a él.

Hubiese intentado explicarse si le hubiesen dado la posibilidad. Habría tardado, eso seguro, pero habría terminado por decirles que desconocía por qué había cambiado el color del agua. No obstante, las neuronas de aquellos sujetos hicieron sinapsis y elucubraron la teoría más sencilla y lógica para explicar lo que sus ojos veían: debían haber matado a alguien y haber arrojado el cuerpo a la fuente. Aunque, bien pensado, de ser así el agua continuaría manando transparente. Tal vez fuese lo urgente de la situación, pero aquella posibilidad no se les pasó por la cabeza. Además, un ser con apariencia animal y cubierto de púas no podía estar implicado en nada bueno, ¿no?

Extrajeron unas lanzas de menor tamaño de fundas que pendían de sus cintos y las arrojaron hacia la pareja. Las órdenes de Lancaster estaban claras si algo como aquello sucedía: no podían atacar a las fuerzas del orden de Turvolt. Aquellos que se habían visto en la necesidad de hacerlo en el pasado no habían terminado bien al volver al coliseo, por lo que Goiro hizo lo único que se le ocurrió: arrojó la comida que le había tendido el ya no tan desconocido y salió corriendo hacia uno de los callejones que conducían a la plaza. Por desgracia para él, el camino al coliseo estaba bloqueado por aquellos hombres.
Goiro Hedge
Mensajes :
36

Fecha de inscripción :
06/12/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm10/150Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (10/150)
Experiencia:
Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 3qaWnZm2800/1000000Ave, César - Privado/Pasado [Claude & Goiro] 9h2PZk8  (2800/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Goiro Hedge

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.