Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Defendiendo el reino (Inferno y Iulio)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Blacco Giacco el Mar 17 Mar 2020 - 1:08

Era un día nublado. Me encontraba rodeado de compañeros, en filas paralelas, en un buque dirección a North Blue. Concretamente, nos dirigíamos al Reino de Lvneel, donde se rumoreaba que iba a haber un ataque pirata. Íbamos de camino para reforzar la seguridad del reino y repeler cualquier ataque pirata y revolucionario...
Me frustra seguir siendo un cadete, sé que puedo aportar mucho mas si pudiera tomar alguna decisión por mi mismo. Pero de momento me toca obedecer e intentar que se den cuenta de lo que valgo. Estaba haciendo fila cuando, de repente, un marine de rango superior al mio me llamó para que fuera con él. Era Iulio, un coordinador de la marina, y el encargado de todo ese buque lleno de soldados. - ¿Q-qué quiere, s-señor Iulio? E-es un honor tenerle en f-frente- De verdad, tengo que gestionar esto del miedo de una mejor forma, estoy haciendo el ridículo de una forma impresionante. - ¿Q-que buen dia hace hoy, eh? N-nublado, como a mi mas m-me gustan hahah...- Soy un imbécil...
Blacco Giacco
Mensajes :
86

Fecha de inscripción :
07/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm30/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm17405/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (17405/1000000)
Berries: 40.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Iulio el Mar 17 Mar 2020 - 1:36

¿Qué pasaba cuando me ponían bajo las órdenes de un tipo aún más flojo que yo? Era algo que nunca había comprobado, y tal vez por ese motivo el vicealmirante Zuko me había enviado al North Blue bajo las órdenes del capitán Kishimoto. Unos minutos junto a él me habían bastado para odiarle más allá de lo razonable, como si un aura de desprecio emanase de él y me obligase a mostrar la parte de mí. Bueno, no podía mostrarla porque no dejaba de ser mi superior. Por desgracia, debía mantener las formas y guardarme todas y cada una de las réplicas que acudían a mi boca. Fuera como fuese, antes de darme cuenta me encontraba dando las órdenes en un buque en dirección a Lvneel y, por si no fuese suficiente, con toda la tripulación pensando que yo era quien legítimamente llevaba la voz cantante a bordo.

Había estado allí mucho tiempo atrás, antes de unirme a la brigada. Durante un tiempo se había planteado el reto de construir allí un cuartel de la Marina. Incluso se habían llevado los materiales y los efectivos necesarios para su construcció¿¿n, pero la Revolución y diversos grupos organizados habían dado al traste con los planes de los peces gordos. ¿Qué habría sido de Einar y Silver? Sonreí durante un breve instante, pero no tardé en recomponerme y volver a la realidad.

A decir verdad, la tripulación que le habían asignado al capitán dejaba bastante que desear. La mayoría eran reclutas que habían ingresado hacía demasiado poco, tanto que tenían suerte si recordaban dónde demonios habían dejado sus gorras el día anterior. Por otro lado, los informes acerca del grupo de criminales que había estado rondando Lvneel tampoco le auguraban un futuro demasiado prometedor.

Podía clasificárseles como una banda criminal de poca monta, surgida hacía apenas unos meses, cuya moral se había elevado hasta cotas inesperadas por el éxito cosechado en varios golpes consecutivos. En consecuencia —más o menos acertada, según la experiencia de quien contemplase los hechos—, habían decidido que era una buena idea dar el salto y que el Gobierno Mundial pasase de ignorarles a mirarles de reojo.

Apenas quedaban unas horas para llegar a nuestro destino, así que por una vez decidí dar una vuelta por la cubierta para comprobar que todo el mundo estuviese ocupado con sus labores. Además, dado que dudaba mucho que el capitán se dignase a mover un solo dedo en la defensa, debía seleccionar a alguno de los allí presentes para que actuase como hombro sobre el que apoyarme.

—Oye, recluta —dije tras unos segundos de observación. Me había detenido para ver cómo uno de los nuevos, de tez morena y rostro nervioso, se afanaba en preparar todo lo necesario para atracar en el muelle. Respondió con un aire dubitativo que también me hizo dudar a mí. Había pensado en seleccionarle como hombre de confianza, pero la falta de decisión daba que pensar. ¿¡Qué demonios!? Yo era el mejor ejemplo de falta de decisión —aunque fuese por otros motivos— y allí estaba, al mando —sin querer e indebidamente, eso sí— de la expedición—. Sabes que estamos a punto de llegar a Lvneel, ¿no? Si todo va bien llegaremos a puerto sin problemas y habrá que hablar con el rey para organizar la defensa de la ciudad. Si supiésemos por dónde tienen pensado atacar sería más fácil, pero no es el caso. Necesitaré que alguien me eche una mano para organizar a todo el mundo... ya sabes.

Clavé en él mis ojos ambarinos. El ofrecimiento no estaba formulado como tal, de forma clara y directa; pero se dejaba ver. Era algo así como una pequeña prueba, una oportunidad de conocer si verdaderamente había determinación tras aquella mirada impresionable.
Iulio
Mensajes :
417

Fecha de inscripción :
31/08/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm91/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (91/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm163425/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (163425/1000000)
Berries: 56.357.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22241-cornelius-d-iulio-

Contraalmirante
Iulio

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Blacco Giacco el Mar 17 Mar 2020 - 11:53

El señor Iulio me explicó que íbamos a hacer primero. Primero atracaremos y luego Iulio hablará con el rey de Lvneel y organizará las defensas. ¿Que si puedo ayudarle? Por supuesto que lo haré, o sea, es mi oportunidad de dejar claro quien soy. Y además, quien mejor que yo para la organización, ya que la clave de una buena organización es observar la situación y tomar medidas, y observar es mi punto fuerte. -C-claro que le ayudaré, señor Iulio. Es todo un placer que usted deposite sus c-confianzas en mi...-. Enserio, tengo que dejar de trastabillar me cuando hablo con superiores. Son personas, igual que yo.
Sus ojos ámbar me miraban a los míos con fuerza, teníamos ojos parecidos, pero los suyos eran un poco mas apagados pero más intensos, sin duda. Su mirada me impedía moverme, es como si estuviera siendo hipnotizado o algo. Estaba temblando por todo mi cuerpo y tartamudeando un poquito sin quererlo. Ese capitán debe pensar que soy un idiota... ¡Tengo que arreglarlo! -¡F-fuerte!-. Iulio me miró con una cara de no entender nada. -¡S-soy fuerte, señor Iulio! No me j-juzgue por mi manera de hablar.-
Blacco Giacco
Mensajes :
86

Fecha de inscripción :
07/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm30/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm17405/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (17405/1000000)
Berries: 40.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Iulio el Mar 17 Mar 2020 - 21:47

Tal vez sí que hubiera algo oculto detrás de esa voz tan temblorosa. ¿Por qué no darle una oportunidad? Dentro de poco llegaríamos a nuestro destino y, por mucho que me pesase, dependía de mí en buena medida que hiciésemos un despliegue rápido y eficiente por el terreno.

—Veamos —dije de nuevo—, haremos lo siguiente...

Pero una violenta sacudida detuvo mis palabras en seco. El silbido de un cañón había anunciado el pronunciado bamboleo del barco, dando nulo margen de maniobra a los inexpertos marineros. «Lo que faltaba», maldije. Si algo necesitaba de práctica y experiencia dentro de la Marina eran las batallas navales. Las dinámicas eran completamente diferentes a las que podían desarrollarse en tierra por motivos más que evidentes, y dudaba mucho que cualquiera de los allí presentes tuviese la menor idea de lo que debían hacer.

A lo lejos, un navío ajustaba su trayectoria de nuevo para situarnos en la línea de fuego de sus cañones. Se encontraba muy lejos, pero tal vez pudiera alcanzarlo si me lo proponía. No; podía hacerlo sin lugar a dudas, pero nadie me aseguraba que un hipotético disparo no fuese a hundir el navío en el que me encontraba... y con él, todos los novatos.

—¡Todo el mundo a sus puestos! —exclamé. Un nuevo proyectil surcaba el aire en dirección a nosotros. Alcé la mano, y los canalizadores de luz cumplieron su función a la perfección. Almacenaban la luz que mi cuerpo producía de forma imperceptible, condensándola y permitiéndome dispararla sin el menor esfuerzo. La bala vomitada por mis guantes interceptó a la que amenazaba con destruir nuestra vela mayor.

Repartí órdenes a diestro y siniestro. Algunas acertadas, otras menos, pero los allí presentes a duras penas sabían distinguir un galeón de un velero. Además, presos del pánico, estaba seguro de que se limitarían a obedecer si es que no colapsaban y se dedicaban a esconderse.

—Tú —le dije al recluta que me había dirigido anteriormente—. ¿Cuál es tu nombre? —Aguardé a que me lo dijera—. Vale, pues ve a las troneras y encárgate de que los cañones siempre estén preparados para abrir fuego. Quiero que todos y cada uno de ellos disparen cuando yo lo ordene, ¿de acuerdo?

No esperé respuesta alguna por su parte. Aquello era una orden, no una petición, así que me dirigí a un pequeño grupo de marines que no sabían muy bien qué hacer. Todo apuntaba a que tendría que ir como una niñera a lo largo y ancho de la embarcación. Tal vez supiesen navegar cuando el entorno era propicio, pero quedaba manifiestamente claro que tenían mucho que mejorar en situaciones como aquélla.
Iulio
Mensajes :
417

Fecha de inscripción :
31/08/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm91/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (91/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm163425/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (163425/1000000)
Berries: 56.357.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22241-cornelius-d-iulio-

Contraalmirante
Iulio

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Blacco Giacco el Miér 18 Mar 2020 - 1:36

Estaba escuchando atentamente las órdenes de el coordinador Iulio, cuando de repente... ¡El barco se sacudió muy fuerte! Se escuchaban cañones disparar balas debido a su silbido. El descontrol por parte de mis compañeros era obvio, aunque después de lo que he vivido esto ya no me da tanto miedo si no que me parece... ¿Emocionante? Eso si, eso no quitaba mi famoso juego de piernas llamado: estar cagadillo. El coordinador Iulio empezó a mandar a diestro y siniestro, y yo le dije a mi robot, -Hey tio, ¿Nos metemos para nuestro camarote y hacemos como si nada está pasando?-. Y el respondió, - bip, claro, Inferno, bup-. Jeje, que guay es...
Estaba a punto de irme cuando Iulio me preguntó como me llamaba. Yo le dije, - Mi nombre es Samuel Berbés, pero mi nombre heroico es Inferno.- Me hizo poco caso, mas bien, yo diría que le importaba tres pepinos mi nombre heroico... ¿Acaso pensaría que no podía ser un heroe? Se lo demostraré... Le haré caso y salvaré el momento con mi habilidad y capacidad de reventar culetes. Me mandó a las troneras, así que fui inmediatamente para coordinar los disparos a la perfección cuando se me de la orden. En cuanto fui a las troneras, escuché gritos. Llegué a los cañones y vi a un compañero apuñalar a todos los que estaban alrededor. Me puse los guantes rápido y me lancé sobre el tipo de forma muy rápida, propinándole un puñetazo en toda la cara seguido de muchos más, mi técnica llamada "Martillo Neumático". Se los propiné todos en el estómago y se quedó en el suelo respirando muy fuerte. Lo cogí del cuello y le dije:

-¿Quien eres? ¿Que haces aqui?

-Me encargaré de que la marina no consiga llegar a Lvneel , esa es mi misión.

-Eres un espía, ¿Verdad?

-Soy lo que me de la gana, rata inmunda, escoria de la marina...

En ese momento, me acordé de que no le había desarmado y fui directo a quitarle el arma, y lo hice, pero el tipo logró darme un tajo en el costado superficial a tiempo. Dolía, la verdad. Le metí tres puñetazos mas y ya parecía que no respondía. Les dije a todos los cadetes restantes en esa sala que pusieran a punto los cañones mientras yo le llevaba este tipo a Iulio. Lo cogí del cuello y se lo llevé al coordinador inmediatamente. -Eh, Iulio. Este era uno de los problemas de nuestra "Mala coordinación" y de este "Ataque sorpresa". Probablemente les diría toda la información por un den den mushi...- Joder, debo decir que esta vez no he tartamudeado ni una sola vez, cada vez molo más, jeje...

Tecnicas usadas:
*Nombre de la técnica: Martillo Neumático (Genuina)
Tipo de técnica: Física
Descripción de la técnica: Mientras permanezca en posición de combate y se mantenga en el mismo sitio podrá lanzar una serie de 6 golpes rápidos con la precisión íntegra de un único golpe y en el tiempo en el que realizaría un ataque normal. No tiene tiempo de recarga, pero usarlo más de dos turnos seguidos lo hace bastante predecible.
Blacco Giacco
Mensajes :
86

Fecha de inscripción :
07/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm30/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm17405/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (17405/1000000)
Berries: 40.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Iulio el Vie 20 Mar 2020 - 19:01

—¡Pues quitad todo eso de en medio! —exclamé a dos reclutas que intentaban alejarse del conflicto. Algunas de las balas de cañón finalmente habían alcanzado a nuestra embarcación. Los daños eran fácilmente apreciables, pero dudaba que fuesen capaces de llevarnos al naufragio. No podía permitir que todo continuase así, de manera que busqué con la mirada a Samuel para indicarle que abriese fuego.

No obstante, lo encontré yendo hacia mí con prisa y un tipo casi inconsciente a cuestas. ¿Qué demonios sucedía? No tardó en dejármelo claro, pero ¿dónde había quedado su tartamudeo? De un modo u otro, siempre venía bien saber que las presencias non gratas habían sido identificadas y neutralizadas a bordo; así podríamos enfocarnos en hacer que aquel grupo de novatos funcionase adecuadamente.

—¡Vosotros! —interpelé a los mismos muchachos que había enviado a recoger escombros—. Cambio de planes. Encargaos de amordazar a éste y aseguraos de que no vaya a ningún sitio. Quiero que esté delante de vuestros ojos en todo momento, ¿de acuerdo? Os lo podéis llevar a un lugar menos peligroso si así os quedáis más tranquilos.

Cualquiera con dos dedos de frente se habría dado cuenta de que ese lugar no existía. Si nos íbamos a pique se hundiría la embarcación al completo, pero los reclutas sonrieron y corrieron a refugiarse en las bodegas junto al prisionero. No podía permitir que el barco se hundiese. ¿Y si todos aquellos muchachos morían ahogados por mi incompetencia? No, no estaba dispuesto a permitirlo.

—Abriremos en fuego en diez segundos —Tal vez estuviera resultando exigente, incluso un cretino, pero Samuel y los demás debían acostumbrarse al ambiente que se respiraba en una batalla real, a recibir gritos procedentes de oficiales desesperados y aun así tener la sangre fría para interpretar y ejecutar apropiadamente sus órdenes—, así que no sé a qué estás esperando para volver a tu puesto.

Con todo el mundo con una tarea específica a cargo, me dirigí al lateral de la nave y posé mi mirada en el enemigo. «Tres, dos, uno», pensé, agotando la breve cuenta atrás que había comenzado. Alcé la mano, mirando a los reclutas y contemplando que el miedo no desaparecía de sus rostros. Quizás fuera así, pero la mecha se hallaba cerca del cañón y esperaban para accionar el mecanismo. Así estaba mucho mejor.

—¡Fuego! —grité, y el clamor de la pólvora tambaleó el barco y golpeó mis oídos.
Iulio
Mensajes :
417

Fecha de inscripción :
31/08/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm91/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (91/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm163425/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (163425/1000000)
Berries: 56.357.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22241-cornelius-d-iulio-

Contraalmirante
Iulio

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Blacco Giacco el Jue 26 Mar 2020 - 2:45

Le entregué el criminal a Iulio, quien no hizo ni una sola mueca de aprobación hacia mi. Me esperaba un: "¡Muy bien, Inferno!", o quizá un "¡Esplendido, Samuel!. ¡Gracias a ti lo tenemos mucho más fácil!". La verdad es que este Iulio es un poco borde, no para de gritar y de reprochar todo. Pero bueno, fui inmediatamente a mi puesto para dar la señal para disparar, esperando las órdenes de Iulio. Escuché que empezó la cuenta atrás, la cual seguí yo para que me escucharan los compañeros bien. Cuando gritó fuego, yo también lo grité. Como consecuencia, una lluvia de balas de cañón fue en dirección al barco pirata enemigo con intenciones de derribarlo.

Las balas dieron de lleno en el costado del barco, justo en la parte de sus cañones, ¡No podía haber salido mejor! Tienen dificultades para dispararnos y encima les hemos dañado el casco de su barco. Al parecer Iulio es mucho mejor de lo que pensaba con esto...
Blacco Giacco
Mensajes :
86

Fecha de inscripción :
07/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm30/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm17405/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (17405/1000000)
Berries: 40.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Iulio el Mar 31 Mar 2020 - 20:37

La descarga había sido todo un éxito, perforando el lateral del navío enemigo en numerosos puntos. Un violento sonido metálico confirmó que, en un extremadamente afortunado transcurso de los hechos, muchas de las balas habían hecho diana en los cañones enemigos. La madera continuó crujiendo durante algunos segundos, revelando que la embarcación había sufrido graves daños que más tarde o más temprano pasarían factura. Lo verdaderamente relevante era que nos asegurásemos de no estar en el fondo del mar cuando ese momento llegase.

Nuevas estructuras metálicas pasaron a ocupar el lugar que los cañones inutilizados habían dejado, provocando que chasquease la lengua y me moviese con nerviosismo en las cercanías de la baranda del barco. Aún tardaríamos unos segundos en volver a ser capaces de disparar, de manera que no nos quedaría otra que encajar el contraataque.

Efectivamente, el lateral de la embarcación de los criminales se tiñó de fuego y pólvora unos instantes después, pagándonos con nuestra misma moneda la ofensiva que habíamos realizado. El suelo vibró con furia bajo mis pies, transmitiendo el quejido del barco y estando a punto de hacerme perder el equilibrio.

—¡Vosotros! —exclamé a un grupo de reclutas que había finalizado con sus labores—. ¡A las bodegas! Tapad cualquier agujero que veáis, fijad cualquier cosa que se tambalee y aseguraos de que no nos hundimos antes que ellos, ¿de acuerdo?

Corrieron hacia las profundidades de la embarcación, acatando mis órdenes sin rechistar y comenzando a hacer lo que se les había encomendado. En cuanto me hube asegurado de que no se escaqueaban —ningún vago podía engañar a su rey—, dirigí de nuevo mi vista hacia Samuel y el grupo de marines que se concentraba en torno a nuestros propios cañones. Estaban terminando de preparar una nueva andanada, así que tomé posición junto a ellos y no dudé en lanzar otra vez la misma orden:

—¡Fuego una vez más! —grité, esforzándome por transmitirles el entusiasmo que había nacido en mí. ¿Quién lo diría? Aunque tal vez el hecho de que mi vida estuviese en juego jugara un papel relevante en mi sorprendente actitud. ¿Qué persona sería incapaz de asustarse y ponerse manos a la obra ante la amenaza de dar con sus huesos sobre el suelo marino?
Iulio
Mensajes :
417

Fecha de inscripción :
31/08/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm91/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (91/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm163425/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (163425/1000000)
Berries: 56.357.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22241-cornelius-d-iulio-

Contraalmirante
Iulio

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Blacco Giacco el Vie 17 Abr 2020 - 3:21

Iulio seguía dándonos órdenes de disparar a su señal. Yo seguí diciendole a los compañeros cuando hacerlo para que el ataque fuera perfecto. Cuando Iulio mandó disparar, mandé esa orden a mis compañeros inmediatamente y estos dispararon sin dudarlo, mandando las balas de cañón directas al barco enemigo. Estas balas no solo fueron directas a las andanadas baja y alta del barco enemigo, ¡También dañaron la parte delantera de este! Su barco se tambaleó y se veía perfectamente como se estaba poco a poco yendo a pique hundiéndose hacia delante sin pausa.

A los pocos segundos los piratas empezaron a disparar con francotiradores y pistolas para llevarse al menos alguna baja colateral, cosa que lograron en parte por la lluvia de balas que alcanzaron varios de nuestros compañeros y los hirieron de gravedad en el mejor de los casos... Al final se acabaron hundiendo entre gritos y disparos yalgunos se quedaron a flote, pero no tardaron el perder la energía y acabar ahogándose. Iulio había hecho un disparo tan certero como para acabar con los piratas de una vez. Hubieron ovaciones aclamando su nombre entre los marines y tres hurras dedicadas a él.
Blacco Giacco
Mensajes :
86

Fecha de inscripción :
07/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm30/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm17405/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (17405/1000000)
Berries: 40.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Iulio el Lun 20 Abr 2020 - 21:36

El barco atracó en el muelle con pesadez y, por qué no decirlo, de milagro. Los cañonazos encajados habían hecho estragos en su estructura y, pese a que los reclutas se las habían ingeniado para mantenerlo a flote a la desesperada, necesitaría algunas reparaciones antes de poder volver a surcar los mares. Con algo de suerte todo estaría arreglado cuando pudiésemos abandonar la isla.

Contemplé el trozo plegado de tela que llevaba en mis manos. La bandera del barco pirata que habíamos hundido había llegado flotando hasta nosotros y había pedido a los chicos que la rescatasen para mí. Era similar a la del bucanero que en teoría mantenía acobardada a la gente de Lvneel, pero no era la misma. El Jolly Roger de la que yo portaba consistía en una calavera rodeada por un círculo rojo que pretendía recordar a una suerte de marca de sangre. Por el contrario, la de nuestro objetivo lucía un triángulo. Aquello no había concluido.

—Muy bien hecho, Sam... Inferno —comenté cuando el novato llegó hasta mi posición. Había sido muy severo durante la batalla, pero aquella dosis de realidad debía ir acompañada de un reconocimiento apropiado—. Creo que tenemos que hablar con alguien.

Una comitiva de una docena de personas aguardaba en los límites de la zona portuaria. Nos miraban, esperando a que nos dignásemos a dirigirnos hacia ellos. «Ya podrían tomarse la molestia de venir a recibirnos», me quejé en mi fuero interno, dando una palmada en la espalda al cadete antes de encaminarme hacia ellos. Si había interpretado mi gesto adecuadamente, me acompañaría. Ese condenado de Kishimoto no se había movido de su camarote desde que me lo presentasen. ¿Cómo demonios podía haber llegado alguien así a su posición? Tal vez yo no fuese el más indicado para opinar aquello...

—Soy Cornelius D. Iulio —me presenté.

—Samara Tigris, alcaldesa de Buneel.

—Hemos sido atacados por un barco en nuestro camino hacia aquí. —Enseñé la bandera del navío caído—. Nuestra embarcación ha sido dañada, así que nos gustaría que nos ayudasen a repararle —continué, apreciando cómo Samara hacia un gesto a uno de sus hombres para que fuese en busca de los operarios y materiales necesarios.

—Es de uno de los barcos que siguen las órdenes del desgraciado que no nos deja vivir. Sin ir más lejos, hace unas horas atacaron el pueblo de al lado y sospechamos que nosotros seremos los siguientes. Los condenados son sorprendentemente ordenados —se lamentó.

—Muy bien. Intentaremos prepararles una bienvenida acorde a lo que han estado haciendo —sentencié, dándome la vuelta para volver junto a la tripulación—. ¿Alguna idea? —le pregunté al nuevo cuando nos hubimos alejado lo suficiente.
Iulio
Mensajes :
417

Fecha de inscripción :
31/08/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm91/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (91/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm163425/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (163425/1000000)
Berries: 56.357.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22241-cornelius-d-iulio-

Contraalmirante
Iulio

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Blacco Giacco el Mar 1 Sep 2020 - 19:23

Logramos atracar a duras penas, el barco estaba hecho una mierda. Fue mi primera batalla en alta mar, con cañones y artillería. Menos mal que no hubo ningún abordaje, porque me hubiera meado encima, y nadie quiere eso...

No entendía que pasaba en Lvneel, era obvio que los piratas querían algo de este reino en especial, o quizá se enteraron de algún tesoro que alberga la reina o algo así. No me gusta nada, sea lo que sea que está pasando vendrán más piratas, como el grandullón de Great Palm, o su capitán... Joder, solo me dan escalofríos de pensar en esa noche.

Me acerqué hacia Iulio para comprobar la siguiente tarea, y este me felicitó por mi trabajo. Caray, yo pensaba que era mas serio y borde. - ¡G-gracias, señor. Digo, capit... Digo, coordinador I-Iulio! ¡A s-s-sus orden-nes!-. Fuimos directos a unos doce individuos que esperaban a Iulio después de desembarcar. Entre ellos estaba Samara Tigris, la alcaldesa de Buneel, y estos conversaron con él sobre la situación del país actual. Después de hablar ellos y conseguir reparación de nuestro navío, nos dirigimos hacia la tripulación para organizar la defensa de Buneel, un pueblo con riesgo de ser el siguiente punto atacado por los piratas.

Al habernos alejado lo suficiente de los Lvneelianos, Iulio me preguntó si tenía alguna idea en mente. - E-Emmm, no se. Somos la marina, ¿Somos los buenos, n-no? S-si reunimos nuestras fuerzas podremos defender Buneel sin p-problemas... ¿N-No?-. Después de decirle eso a Iulio llegamos a donde estaba reunida la tripulación y empezamos a preparar la defensa de Buneel contra los despiadados piratas.
Blacco Giacco
Mensajes :
86

Fecha de inscripción :
07/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm30/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (30/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm17405/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (17405/1000000)
Berries: 40.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Iulio el Sáb 5 Sep 2020 - 19:18

Nota para el moderador:
Hubo un malentendido con la ausencia de Inferno, pensando yo que era porque había abandonado el foro y, en consecuencia, entregué lo que llevábamos. Nos gustaría retomarlo si no hay ningún problema, comenzando a contar desde el post de Inferno inmediatamente anterior a éste.
―Sí, pero nada nos asegura que sigan con el ataque si descubren que les estamos esperando, ¿no? Además, estaría bien intentar reducir al mínimo el número de bajas entre nosotros y entre los civiles, y eso es algo difícil de conseguir con un combate abierto sin más. Cuando no queda otra alternativa es lo que hay que hacer, de acuerdo, pero teniendo una posición de ventaja deberíamos valernos de ella, ¿no te parece?

Aguardé por la respuesta del cadete, alcanzando la posición del resto del grupo poco después. El resto de tripulantes no se había quedado de brazos cruzados, dedicándose a sacar de las profundidades del navío cualquier cosa que pudiera resultarnos útil en la defensa de Buneel. Eso estaba bien; tal vez la marcial exigencia de la Marina tuviese sus puntos positivos a fin de cuentas.

―¡Necesito que me prestéis atención un momento! ―exclamé, obteniendo la atención de mis subalternos―. Parece ser que este pueblo será el próximo objetivo de los piratas. No sabemos cuántos serán, así que vamos a prepararlo todo para que piensen que no nos encontramos aquí. Quiero que, además de lo que estáis haciendo, bajéis los cañones del barco y los escondáis para que no sean divisables desde el mar. Me da igual dónde sea, pero necesitamos que tengan una buena visión de la costa para abrir fuego en cuanto sea necesario. Al acabar quiero que os mezcléis entre esta gente. Me da igual que si os quitáis el uniforme o no, pero cubridlo para que los piratas no puedan distinguiros antes de que sea demasiado tarde, ¿de acuerdo? Cuando todo esté listo sólo nos quedará esperar. Aquí mi compañero será el encargado de supervisar la operación ―añadí para finalizar, dando un toque en el hombro de Samuel.

Por mi parte, me dediqué a sentarme en uno de las múltiples tabernas pensadas para lucrarse con los sueldos de marineros y pescadores. Tenía algunos veladores, así que pedí un té rojo y algunos pistachos con los que entretenerme mientras esperaba el momento indicado. Mientras diese la espalda al océano ni siquiera el más avispado vigía podría distinguir el kanji que adornaba mi espalda, así que en ese sentido estaba tranquilo. ¿Tardarían mucho en aparecer? Esperaba que no, porque mi hamaca me esperaba en Marineford.

Iulio
Mensajes :
417

Fecha de inscripción :
31/08/2017


Hoja de personaje
Nivel:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm91/150Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (91/150)
Experiencia:
Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 3qaWnZm163425/1000000Defendiendo el reino (Inferno y Iulio) 9h2PZk8  (163425/1000000)
Berries: 56.357.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22241-cornelius-d-iulio-

Contraalmirante
Iulio

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.