Próxima ronda fugaz

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Yarmin Prince Dom 29 Mar 2020 - 3:54

Yarmin ignoró los arañazos. Apenas escuchaba, y sus ojos estaban entrecerrados mostrando una expresión plácida. Se sentía a gusto, y por primera vez en mucho tiempo -tal vez por primera vez en su vida- lo compartía con alguien. Hacer el amor era... Bueno, desde luego mucho mejor que tener sexo, y hasta un poco mejor que el clímax de sus otras diversiones habituales. Era un hombre que vivía para su trabajo, o al menos para uno de ellos, y pocas veces hacía algo por puro placer. Se había puesto aquella norma hacía años: todo debía ser útil, nada debía apartarlo de su objetivo final, siempre debía mirar por el bien del plan. Un plan que en realidad solo lo hacía feliz en la medida en que su furia se calmaba por un tiempo efímero con cada paso que lo acercaba al gran final. Con Zaina era distinto.

Ella era salvaje y única, totalmente ingobernable, un gato que lo había adoptado y que lo veía como a un igual. Sí, veía su encanto, pero parecía capaz de sobreponerse a él y seguir pensando fríamente. Ella, con sus ojos verdes y su cabello negro, con sus pechos de crema y sus caderas de miel, con esos labios dulces como el veneno que le había dado... Zaina era placer. Mirarla había sido placer, tocarla más aún, y no importaba el poder por una vez en el sexo, ni controlar o encontrar la satisfacción. Lo había disfrutado, claro, pero se había fundido en uno con ella por un instante, había atrapado el momento como en medio de un carpe diem casi macabro.

- Los luciré con orgullo -optó por responder, finalmente, mientras acomodaba su brazo alrededor de ella en un abrazo-. No todos los días saco tanto de una inversión.

Negocios... ¿Dónde habían quedado? ¿El rodio seguía existiendo? ¿Importaba ya? Si era la primera de muchas noches ya se sentarían a dialogar más adelante, cuando el olor a amor se disipase levemente. O, por lo menos, a que los cristales se desempañasen. Aunque tenía la sospecha de que el amor iba a tardar mucho en irse.

Porque, a veces, el destino era caprichoso. Poner a un hombre frente a una mujer, esperar que sus caminos se crucen con una sonrisa torva en el rostro y una moneda echada al aire. ¿Riqueza o muerte? Esas eran las dos cartas, pero a veces hasta el destino olvidaba que, dentro de la improbabilidad estadística, podía resultar una tercera y despreciable opción, tan difícil de imaginar como de ver, pero Zaina sabía trucar los lanzamientos con tanta maestría como Yarmin: El canto cayó sobre una pequeña grieta sobre ellos, sutil cicatriz de su corazón. Olvidadas, insensibles, pero que sangraron de nuevo antes de que, juntos, cerrasen la herida el uno contra el otro. Y ahora había sido ella la primera en admitirlo.

- Si dices la verdad -dijo él, mirándola directamente a esos ojos verdes. ¿Cuánto tiempo seguiría encaprichado? ¿Un año, dos? ¿Tal vez por el resto de su vida? Tenía todo lo que quería en esa cara- y sé que no puedes mentirme, yo también de ti.

Él no podía ser el primero en decirlo. Conocía su poder, el fortísimo e incontestable magnetismo que despertaba, el efecto en la gente cuando reconocía -fuese cierto o no- su amor. De haberlo dicho él jamás habría sabido si lo sentía de verdad. Y, por suerte, Zaina podía ser descuidada, imprudente y temeraria, pero sincera como sus caricias y la piel de su espalda al erizarse.

Dejó que pasase el tiempo. Ella cocinaba, ella mandaba. Si pasaban la noche en ayunas no importaba, la tenía a ella; pero en cualquier caso se abrazó a ella con todo su cuerpo.

- Pero seguimos teniendo negocios pendientes.

Y es que Yarmin podía ser enamoradizo, voluble y pasional delante de ella, pero seguía siendo el hombre del que ella se había enamorada: Yarmin.


(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 SenOJiN
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 H8QN2ZN
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 JAGjhWk
Yarmin Prince
Mensajes :
519

Fecha de inscripción :
23/12/2015


Hoja de personaje
Nivel:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm114/150(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (114/150)
Experiencia:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm280240/1000000(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (280240/1000000)
Berries: 1.586.569.000
Ver perfil de usuario

Director del CP8
Yarmin Prince

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Dom 29 Mar 2020 - 21:25

Zaina se rindió de nuevo a aquella nube en la que aquel hombre parecía sumergirla. Lo abrazo, relajándose en su cuerpo, en su respiración acompasada, en sus palabras sinceras cargadas de sentimiento. No pudo evitar sonreír mientras pensaba cómo pasar una vida descansando en aquellos brazos. Solo tiene que abrir los ojos, aceptar su confesión, acariciar su mejilla con todo ese cariño que guarda y saber que es total y genuinamente real. Ninguno podría haberse mentido aunque hubiera querido, hacía tiempo que las mentiras no tenían significado alguno.

-¿Hum? Oh créeme que a mí tampoco se me ha olvidado.- Fue entonces que decidió que era momento de poner en marcha. Le dio un corto beso en los labios, antes de incorporarse de aquella cama. Se estiró como un gato perezoso, con un bostezo quemando sus labios, mientras pasaba los dedos por su cabello.- Nos queda discutir las condiciones, pero lo haremos mientras cenamos.

Se bajó de la cama, lo miró fijamente, y de forma casi amenazante, de no ser porque aquella mirada de gata estaba totalmente burlona, le avisó.- No te muevas de aquí, vuelvo en cinco minutos.- Como toda gata descarada, mientras no miraba, abrió el armario, le dio un tirón a una de las cuarenta camisas que parecía tener perfectamente guardadas y se fue hacía la cocina.

Con un gesto preciso y calculado y tras lavarse un poco en el baño, se colocó la camisa, cerrando los botones hasta dejar tras abiertos para que no le apretara el pecho.  Se remangó de forma calmada, agarrándola en los codos y con el lazo que había volado por la cocina en medio de la pasión, se volvió a recoger el cabello.

Eficacia y eficiencia, la mujer empezaría con las cosas y antes de que Yarmin pudiera quejarse de que tardaba demasiado, preparó una cena ligera. Limpió un poco el desastre que ambos habían hecho, y quitó las cosas que molestaran de la cocina. Se había acostumbrado después de comenzar a vivir sola, y nadie le quitaba la mañana en la cocina. Miró entonces por la ventana, sonriendo divertida al ver a Jade y Rouge durmiendo fuera, en el pasto.

Habían pasado de esconderse al paso de las horas de su ama, se habían acomodado en la manta que siempre les dejaba y estaban acurrucados y dormidos. Negó suavemente y fue de nuevo a la habitación. Entró con dos platos, uno en cada mano, dejándolos en la mesita de noche que tenía  incorporada en la cama y luego dejó aquella botella de vino descorchada y dos copas.

La mujer se sentó en el borde de la cama, mirándole con una sonrisa suave y divertida. Sabía de sobra que Yarmin podía llegar a matarla o adorarla por agarrarle una camisa del armario, pero era lo que había.- La cena está servida.- La cena era casi salida de un libro de cocina, un par de omelette a las finas hierbas, ligero para comer y cómodo. Y aunque la comida y el vino tenían buena pinta, Zaina era igualmente una imagen a disfrutar.

Con aquella camisa a mitad de los muslos, remangada en sus codos, resaltando el blanco contra la crema de su piel. El cabello negro, recogido en su nuca en un moño bajo, dejando escapar algunos mechones sueltos, y aquellos pendientes de esmeralda del color de sus burlones ojos.- Ya podemos hablar de negocios… ¿Qué tenias pensado?
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm70/150(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm92143/1000000(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Yarmin Prince Lun 30 Mar 2020 - 1:14

Si, como en Oasis, hubiese tenido vestidor, tal vez no lo hubiese escuchado. Pero no estaban en Oasis. Oyó el roce de la tela al rozar contra las demás camisas, y el rechinar del gancho contra la barra metálica. Cuando ella dejó la habitación todavía se escuchaba el eco de la madera deshacerse lentamente en el aire. Sin embargo, no hizo nada. Ni siquiera abrió los ojos, tan solo se dejó llevar por la placidez del momento y puede que se durmiese al poco de dejarla ir.

Soñó... O tal vez no. ¿Quién sabe si es posible soñar en unos minutos? Vivir una extraña fantasía, obtener un deseo... Quizá hubiera soñado en el tiempo que estuvo solo, pero cuando abrió los ojos no fue capaz de recordarlo. De hecho, sintió como si hubiese sido apenas un pestañeo ligeramente más largo, y no la habría creído si no fuese por el aroma de la cena que ahora impregnaba la habitación. Algo que normalmente le habría molestado, pero no esa vez. Esa vez había visto dos esmeraldas gigantescas brillar por él; dos ojos relucientes que lo miraban divertidos, sombreados con una sonrisa dulce.

Ella llevaba su camisa, cómo no. Su dormitorio oliendo a restaurante, su camisa del más delicado algodón vistiendo a otra persona, una botella de vino peligrosamente cerca de las sábanas... Algo se rompió en él por un segundo al ver tantas reglas rotas, pero muy pronto se dio cuenta de que ni siquiera le molestaba. En realidad ella estaba poniendo patas arriba su mundo solo por existir, ¿qué más daban una tortilla y un poco de vino? Aunque lo de la camisa... Eso sí que era imperdonable.

- No me lo puedo creer -rezongó, ofendido, mientras luchaba por levantarse-. Esa camisa...

Hizo caso omiso a la mujer semidesnuda y se levantó, camino del armario. Le había robado la camisa doce, una cuello inglés formal de color azul marino con rayas blancas en vertical y corte recto. Ni siquiera a él le quedaba bien la camisa doce, era un atentado contra la moda que guardaba porque le había regalado Gellert en su cumpleaños, y como no la utilizaba jamás se rompería para poder deshacerse de ella. Además, no pegaba con sus ojos. ¿Cómo podía ser tan descuidada?

- Si vas a ser la reina -la regañó- vístete como tal. Vamos ponerte una camisa que quiera quitarte por motivos ajenos a la moda.

No tuvo que buscar mucho. La cuarenta y dos era también una camisa oscura, por lo que él no solía utilizarla -aunque quedaba fabulosa con sus informales blancos-, pero su cuello italiano y el corte ultraslim estilizaban su figura a unos niveles casi eróticos. Sin casi. Su color era casi negro, lo que se solía llamar gris noche y rayas también verticales de un plata apagado, sutil pero que completaba el volumen que se perdía en un tono tan oscuro. Esa camisa sí le hacía justicia.

Como si fuese una madre enseñando a su hija cómo vestirse quitó botón a botón la terrible camisa que había elegido y, sin siquiera mirar al cuerpo que desnudaba, le retiró la prenda para acto seguido sustituirla con total delicadeza, imitando a la mujer en el hecho de no abotonar los tres últimos.

- ¿Ves? Así sí -dijo, antes de tirar la camisa lejos antes de, ignorando la cena, abalanzarse sobre ella para besarla de nuevo.


(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 SenOJiN
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 H8QN2ZN
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 JAGjhWk
Yarmin Prince
Mensajes :
519

Fecha de inscripción :
23/12/2015


Hoja de personaje
Nivel:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm114/150(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (114/150)
Experiencia:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm280240/1000000(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (280240/1000000)
Berries: 1.586.569.000
Ver perfil de usuario

Director del CP8
Yarmin Prince

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zaina Nitocris Lun 30 Mar 2020 - 2:07

Zaina se había esperado muchas cosas, sobretodo viendo como de ordenadas y colocadas estaban todas sus camisas. El estado de la casa en general gritaba un orden y un control que ella no llevaba, podía recoger y limpiar a su paso, pero el tornado que iba detrás de ella era algo que no iba a poder impedir por mucho que quisiera.

Fue por eso quizás que sus palabras, adormiladas, pero sorprendidas le hicieron alzar una ceja mientras lo miraba. Yarmin, totalmente desnudo empezó a entrar en un modo de pánico que nunca pensó verle.

Esperaba que fuera por muchas cosas, pero lo único que salió de sus labios fue sobre la camisa y Zaina se levantó de la cama.- Pero si no la he manchado, la use por si acaso, para no quemarme o algo.- Algo extrañada se miró por si le pasaba algo. La primera que había pillado tras meter la mano en el armario. Aunque era coqueta y tenía sus momentos, la verdad era que nuestra gata era bastante despreocupada con aquellas cosas. Tenía el don natural de que todo le quedara bien, incluso esa camisa que él mismo gruñía se supone no le debería quedar bien a nadie.

-Si voy a ser la reina, que lo seré, me podré vestir como quiera en mi casa.
- Se cruza de brazos, visiblemente indignada, antes de que las nuevas palabras de Yarmin la hagan reaccionar.- Eh te recuerdo que no íbamos… ¿Yarmin? –Se supone que iban a hablar de negocios, del rodio y de todas las cosas que tenían pendientes, pero nuestro caballero ya tenía en su cabeza el esquema para quitarle la camisa y empezar de nuevo.

Lo vio salir con otra camisa, estaba pensando sobre reducirlo y dejarlo quieto, hacerlo comer algo y tranquilizarlo. Pero ella misma acabó dejándose desvestir con calma, apreciando los detalles de la camisa que le traía. Era bonita, eso no iba a negarlo, y los tonos oscuros siempre hacían que su piel resaltaba más, igual que el contraste de sus ojos.

Finalmente, camisa vieja fuera, le colocó la nueva con total pasividad y la pelinegra comenzaba a pensar que más que estar excitado, simplemente quería molestarla.- Yarmin cariño… ¿Te das cuenta? – Y no pudo decirle mucho más, porque antes de que acabara su frase se había abalanzado sobre ella, besándola.

Su espalda acabó por dar contra el colchón, mientras ella respondía al beso, notando aquel calor volver de nuevo. Tuvo que tomar aire un momento, dejarlo quieto, tirar suavemente de aquel lazo y dejar de nuevo aquel largo cabello suelto.- ¿Sabes? Me encanta negociar contigo.-  Y de nuevo se pegó a él, para volver a besarlo, pegando su cuerpo al suyo.

Bueno, no iba a negar que fuera una buena selección de camisa. Desde la tela oscura que se abrazaba a sus curvas pronunciadas, a las líneas plateadas que acentuaban el relieve de sus pechos.

Punto para Yarmin, aunque esa victoria hubiera sido más bien una derrota para su control y su paciencia. Aunque bueno, al menos la cena seguiría estando buena después.
Zaina Nitocris
Mensajes :
232

Fecha de inscripción :
22/02/2020


Hoja de personaje
Nivel:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm70/150(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (70/150)
Experiencia:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm92143/1000000(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (92143/1000000)
Berries: 214.300.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Yarmin Prince Lun 30 Mar 2020 - 16:13

Zaina era impulsiva y salvaje, como un gato. Yarmin, en cambio, era frío y organizado, despiadadamente calculador. Tenía un plan que seguir, y la meta a alcanzar solo se alejaba cuando las circunstancias lo obligaban a tomar un camino más largo. Tal vez esa era la razón de que Yarmin se hubiese enamorado de Zaina: Despertaba su lado más salvaje, por decirlo de alguna manera. La pulsión que provocaba en él, aquella forma de despertar sus pasiones latentes y hacerle olvidar por un instante todo lo demás. Lo convertía en humano por un tiempo, lo hacía sentir vivo. ¿Y quién no querría sentirse así?

La quería, la deseaba... No era hacerla suya, porque ya lo era, tan solo desatarse juntos y perderse de nuevo. El beso seguía siendo cálido, las caricias suaves y el aroma de la cena y el vino sobre el cabezal no tardaron en mezclarse con el de ellos dos. Aquella camisa le quedaba sumamente bien, y aunque lo obvio habría sido decir "y a quién no", en ella tenía un encanto especial. Aun grande en talla se ajustaba a ella, apenas holgada en la cintura y creando la ilusión de volumen en sus caderas y pecho. Los botones abiertos que podía permitirse dado el carácter informal de la camisa se abrían dando paso a un visible escote, apenas disimulado gracias a las líneas de color.

Pero, sobre todo, era por ella. Por su sonrisa mimosa y sus ojos de gata salvaje, verdes como el corazón de la selva. Por su voz, melosa como afiladas sus palabras, y su pecho firme. Su piel pintada a largas veladuras y los lunares de su espalda, que dibujaban la constelación de leo entre los más prominentes. Su práctica ausencia de vello en ese cuerpo perfectamente imperfecto, caótico y perfectamente desbalanceado, como nada debería ser salvo ella, porque formaba parte de su perfección ser así; porque Yarmin Prince, el hombre perfecto, no podía enamorarse de su simple reflejo. Él debía encontrar la horma de su zapato.

Por eso cuando hacían el amor, cuando se abrazaban o simplemente cuando fingían olvidar sus demás asuntos se sentía completo, se sentía feliz. Zaina había calado muy profundo demasiado deprisa, pero era ese aura disruptora que poseía, esa poesía sin métrica que acompasaba su respiración, algo mágico en cada palabra que decía y en cada mínima sonrisa.

- Los negocios -había respondido él, desabotonándole la camisa- son los negocios. Pero tengo uno importante entre manos.

Había tiempo para hablar más tarde. También para comer. Si bien sabía que la omelette había que tomarla caliente Zaina no parecía ser un plato que se sirviese frío. Ella tenía que arder, y aunque estaba seguro de que no comprendía por qué era tan importante aquel cambio, disfrutaba tanto de la sorpresa en su rostro que él se quemaba con ella, lo cual solo podía ser buenos. Fundirse juntos, hacerse uno otra vez, dejar que el tiempo corriese...

Y la noche terminó llegando. Yarmin dormía plácidamente con Zaina entre sus brazos, ovillada contra él como un animalillo. Dos platos vacíos coronaban la cama, y una botella vacía se había perdido en el suelo. Una gota de vino había salpicado la alfombra, pero por una vez no importaba. Por una vez iba a dejarlo pasar.


(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 SenOJiN
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 H8QN2ZN
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 JAGjhWk
Yarmin Prince
Mensajes :
519

Fecha de inscripción :
23/12/2015


Hoja de personaje
Nivel:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm114/150(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (114/150)
Experiencia:
(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 3qaWnZm280240/1000000(+18) Kindly calm me down (Zaina-Yarmin) - Página 2 9h2PZk8  (280240/1000000)
Berries: 1.586.569.000
Ver perfil de usuario

Director del CP8
Yarmin Prince

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.