El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Misión heroica-Paraíso] Disidencia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por StaffOPD el Miér 22 Abr 2020 - 18:48

Contratante: Jonathan Terrel II.

Descripción de la misión: ante la ausencia de refuerzos del exterior, Abdul Yhaffar, el hombre de confianza del contratante, se ha encargado de organizar una débil resistencia que se opone a los designios de la reina Mireia. En este contexto, la guardia de Terrel, siguiendo las tiránicas órdenes de su señora, se ha infiltrado entre la población y se dedica a identificar, señalar y capturar a cualquiera que ose cuestionar en voz alta la nueva deriva que ha tomado la política del reino. Esta tarde se llevará a cabo la ejecución de los capturados en la plaza mayor, frente al palacio. Hay que evitarlo.

Objetivos secundarios: no debe dar tiempo a que ningún civil sea ejecutado. Además, lo ideal sería sacar de allí a todos los presos y abandonar el lugar antes de ser identificados y/o capturados.

Recompensa: técnica mítica (o épica en caso de ser de oficio).

Recompensa por objetivo secundario: ante la relevancia de vuestra implicación, os convertiréis en héroes locales y las consecuencias de vuestra noble gesta, notablemente amplificadas por los bardos y trovadores, llegarán a cada rincón del Paraíso.
StaffOPD
Mensajes :
1826

Fecha de inscripción :
23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

Webmaster
StaffOPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 23 Abr 2020 - 3:38

Se detuvieron en una isla a puertas del Nuevo Mundo para comprar provisiones. De saber la situación del reino habría seguido su camino para no entrometerse. El ambiente se leía tenso y parecía que nadie estaba listo para intercambiar miradas. Daba la impresión de que el mínimo roce acabaría en un fuerte enfrentamiento. Según había escuchado, el reino sufría bajo las órdenes de una reina tiránica y cruel. La hechicera sabía que la historia guardaba un montón de eventos como ese. Incluso podía anticiparse al final, mas no asegurarlo con una precisión: siempre había un factor que cambiaba el curso de los hechos. Y en este caso sería ella misma en compañía de su mejor amigo.

Estaba en una taberna de lo más común en el distrito sureste de la ciudad, bebiendo algo de vino y devorándose un estofado de carne. Era el decimocuarto plato que se tragaba y aún tenía estómago para otros catorce más. Cualquiera podía decir que era una glotona, pero tenía la excusa perfecta: la magia consumía demasiada energía y debía sacarla de algún lado.

—Todos los tiranos comparten una cosa en común, ¿sabes? —le comentó sin disimulo al vampiro tras limpiarse la boca—. Comparten el mismo final, y nunca es tranquilo. Puede que algunas tiranías duren más y otras menos, pero todas acaban siendo pisoteadas por la libertad.

Había hablado innecesariamente alto con el propósito de llamar la atención de cualquiera que tuviera los huevos para hablar sobre la situación actual del reino. Y así fue. Un hombre de edad avanzada, rostro medio arrugado y cabellos grises, se acercó a la mesa de los comensales. Llevaba un jubón de tela y unos ajustados pantalones marrones, pero lo más distinguible del tipo era ese permanente olor a establo.

—No sé quién eres, pero acabas de arruinarme la comida —le espetó con el ceño fruncido—. Además, ¿quién te ha dado permiso para que compartas asiento con nosotros?

—Ruego pueda perdonarme, mi señora, pero esto es importante: hay vidas que dependen de mis palabras. Permítame presentarme, por favor, soy Klaus Wesson y actúo en nombre de Jonathan Terrel II. Si mi memoria no me falla, usted debe ser Katharina von Steinhell y usted Ivan Markov, ¿no? Les pido sólo un momento; necesitamos toda la ayuda posible.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1343

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm136/150[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm619739/1000000[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Jue 23 Abr 2020 - 6:05

Comer con Katharina era equivalente a convertir la sobremesa en un paseo de cervezas. Principalmente porque la pirata tragaba tal cantidad de comida que para cuando Ivan había terminado de comer, Katharina "aún" iba por el sexto plato de a saber cuántos. Por suerte, aunque la comida de aquella taberna no era ninguna maravilla (el cocido estaba soso y estaba seguro de que la carne no era ternera), al menos tenían una excelente cerveza de trigo local. Así que mientras su capitana daba buena cuenta de las existencias alimenticias del local, el vampiro lo hacía de las reservas de alcohol.

- Sabes, se me hace raro verte con una copa de vino delante. ¿Qué era eso de que no ibas a volver a beber? - preguntó con una sonrisa sarcástica.

Entonces Katharina decidió tocar probablemente el tema menos apropiado posible para aquel lugar: los problemas con la monarquía. Al parecer la reina había cambiado de política recientemente hacia una un poco menos respetuosa de su pueblo. No tenía los detalles claros, pero parecía que estaba dedicándose a cargarse a toda la oposición. Probablemente hablar de eso en público no fuese la mejor idea, pero, ¿qué les iban a hacer a ellos? ¿En el Paraíso? No le preocupaba que un grupo de pobres diablos metidos a soldados intentaran arrestarles. Los harían volver llorando de vuelta a sus mamis con sus armas metidas tan fuerte por el culo que tendrían que cagar por los genitales. Aún así cuando un extraño que olía a cuadra se les acercó, decidió echar mano disimuladamente de una de sus desert eagle, apuntándole por debajo de la mesa. La sorpresa fue que venía con una petición, no a arrestarlos. Ivan soltó un eructo contenido y se acomodó en su asiento, enfundando la pistola.

- ¡Mozo! ¡La cuenta - gritó al camarero. Luego se volvió hacia Klaus y dijo, bajando el tono de voz - Lo primero es que si quieres que escuchemos por qué deberíamos meternos en este asunto, deberías hacer que merezca la pena nuestro tiempo. ¿Por qué no empiezas por pagar nuestra comida y bebida? Entonces estaríamos dispuestos a escucharte.

- Lo que haga falta, señor - respondió con seriedad el anciano - Por vuestras palabras veo que ya sabéis la situación del reino. Necesitamos ayuda: esta tarde se llevará a cabo una ejecución en masa frente a los muros del palacio.

Pobre diablo, aceptar pagar una cuenta de Katharina... bueno, al menos no tendrían que huir de la taberna con un grupo de gente enfadada detrás o algo así, para variar. Escuchó sin demasiado interés sus palabras y cómo hablaba de los terribles actos que la reina llevaba a cabo contra su pueblo, y la mucha gente que iba a morir. Sí, sí, ¿pero y el pago? A veces ir con Katharina era un problema. Tenía una inmerecida fama de heroína popular que hacía que se creyeran que trabajaban gratis. ¿Por qué no entendían que eran piratas? Finalmente Klaus mencionó que estaban dispuestos a enseñarles algunos movimientos de combate nuevos.

- Eso suena mejor. Sin embargo, tengo otra condición - dio un trago a su cerveza antes de seguir - Dile a tu comandante o quien sea que dirige todo esto que una vez derroquen a la reina, si lo logran, nos deberán un favor. En el momento en que os convoquemos, tendréis que venir a ayudarnos en calidad de aliados - se giró hacia la pelirrosa - ¿Tú qué opinas, Kath? Estaría bien estirar un poco las piernas.
Ivan Markov
Mensajes :
976

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm123/150[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm329948/790000[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 23 Abr 2020 - 6:31

Se estaba echando doscientos gramos de carne a la boca cuando escuchó el comentario del vampiro, tragándose todo de golpe y debiendo golpearse el pecho para que pasara. Su rostro se ruborizó al escuchar lo del vino y su mente se proyectó a esa noche de distorsión. ¿Cómo se atrevía a recordarle tal cosa…? Se cruzó de brazos y adoptó una pose de princesa caprichosa con los mofletes inflados y los ojos cerrados.

—E-Esto es sólo para la carne, sí, para eso. Ya sabes, dicen que ayuda a digerir las grasas o algo así —respondió sin sonar demasiado convincente. La verdad, ni ella misma se creía lo que acababa de decir, pero tampoco importaba.

Si bien no se sorprendió cuando el hombre reconoció los nombres y rostros de los piratas, tampoco le agradaba que fueran conocidos de esa manera. El mundo creía que era una especie de heroína cuando en realidad había cortado tantas gargantas que había perdido la cuenta. ¿Cómo podían ser tan estúpidos? La bruja era todo lo que un héroe no debía ser: arrogante, despreciable y despiadada. Bueno, también intentaba ser justa y por alguna u otra razón acababa ayudando a los demás. Definitivamente no entendía a las personas; necesitaban usar las pocas neuronas que tenían para darse cuenta de cómo eran las cosas.

Sus ojos se iluminaron cuando al albino se le ocurrió la maravillosa idea de que el viejo pagase la cuenta. Menos mal, se había cansado de tener que correr cada vez que le tocaba pagar. Ahora había pensado en algo menos escandaloso: salir por la puerta como si nada y hacerse la desentendida. ¿Que si le decían algo? Debían sentirse agradecidos por haberle preparado comida a la archiconocida Katharina von Steinhell. Nada más de escapes roñosos, ahora obligaría a los dueños de los restaurantes a darle comida gratis.

—¿En serio tú pagas? Le sacaré buen provecho a tu generosidad —comentó entonces con una sonrisa animosa—. ¡Quiero doce raciones más, por favor! ¡Y que sean para llevar!

Dejó que su amigo se ocupase de las negociaciones con el hombre mientras pensaba en asunto que no le tenía tranquila del todo. No es que le importase demasiado el futuro de un reino de poca monta cuyo nombre ni siquiera conocía, pero debía tener los ojos puestos en los próximos meses. La guerra con el Emperador del Mar, Lion D. Émile, cada vez estaba más cerca y necesitaba reunir aliados fuertes y confiables. Unos simples revolucionarios no servirían para el propósito que tenía en mente, por supuesto que no. Si ayudaban a los condenados a muerte ganarían el favor de la gente, pero prefería apostar a lo grande: quería que todo el reino se sintiera en deuda con ella.

Derrocar a una reina no era una cuestión que debía decidirse en un par de segundos, comiendo en una taberna medio indecente y debido a un hombre que acababa de conocer. Sin embargo, tenía la excusa perfecta para que su nombre calase profundo en esa sociedad. Sabía que estaba obrando mal al desconocer los beneficios de semejante cruzada, pero hacía tiempo que se había grabado una cuestión en la cabeza: el que no arriesga no gana.

—Rescatar a esos hombres será como salir a tomar sol por la mañana; demasiado fácil —le dijo a Klaus sin despegar la vista del plato medio vacío—. Ahora mismo estás frente a dos de los piratas más fuertes del mundo entero y te rebajas a pedirnos algo tan… sencillo. —Hizo una leve pausa, suspiró y dejó el cubierto a un lado—. Estoy de acuerdo contigo, Ivan, estaría bien estirar un poco las piernas y contar con la ayuda de esta gente, pero hay un problema: nadie nos asegura que vayan a sobrevivir hasta entonces. Ayudaremos a tus hombres, Klaus, así que llévanos con ese tal Jonathan Terrel: tengo una propuesta interesante que hacerle.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1343

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm136/150[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm619739/1000000[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Dom 26 Abr 2020 - 2:31

Pobre hombre, mira que aceptar pagar una cuenta de Katharina... pero bueno, por mucho que la gente se confundiera sobre su capitana y la llamasen heroína, estaba muy lejos de ser una. No es que fuera mala, pero podía ser una auténtica capulla a veces. Aún no le había perdonado la profanación de sus zombies, a los que había vestido con faldas de hojas y puesto ukeleles. ¡Hasta les había intentado enseñar a tocarlos y cantar! El resultado había sido una cacofonía horrible capaz de matar del susto a una abuelita. Por suerte no había ninguna cerca cuando la Orquesta Podrida comenzó su función. La parte mala es que durante una semana siguieron con los gemidos e intentos de canto.

Pero dejando los asuntos de chillidos y traiciones, les tocaba moverse. Vació de un trago lo que quedaba de su vigésimo séptima jarra de cerveza y se levantó para seguir al viejo. Aunque este le hizo un gesto para que se detuviera - No creo que sea buena idea que vayamos juntos ni tan abiertamente - susurró - Podríamos llevar a espías o a la guardia - Ivan se encogió de hombros y puso los ojos en blanco. ¿Es que no sabía quiénes eran? - Dudo que en esta isla haya alguien lo bastante hábil para escapar a nuestra vigilancia. Guíanos, anciano. Nadie logrará seguirnos. Y si lo hace, dejará de hacerlo - su tono fue tan seguro que terminó de despejar las dudas del hombre, que se dirigió a la salida del local acompañado por los dos piratas, no sin antes pedirle al camarero que lo anotase todo en su cuenta. Pobre diablo.

Una vez en el exterior comenzaron a recorrer la ciudad dando grandes rodeos y recorriendo callejuelas estrechas e intrincadas. En ciertos momentos estuvo a punto de quejarse: si alguien les siguiera no le hubiese costado enterarse aún en una calle principal. Sin embargo comprendió que era necesario tomar un mínimo de precauciones, e incluso en Paraíso era posible encontrar a gente lo bastante extraordinaria como para hacerle frente a ellos. Temporalmente al menos.

Finalmente tras algo más de veinte minutos de paseo que Ivan aprovechó para bajar el poco alcohol que se le había subido a la cabeza, llegaron a una puerta trasera de una tienda de aceite. El anciano abrió con una llave vieja y entraron en una trastienda atestada de barriles, pequeña y húmeda. Bajo uno de estos barriles (uno vacío, por razones obvias) estaba una trampilla por la que bajaron por unas escaleras de mano a una estancia oscura, iluminada solo por unas pocas velas. La falta de luz no molestó al vampiro, casi hasta la agradeció tras tanto rato bajo la molesta luz solar. Esta nueva estancia era un lugar algo más espacioso, frío e incluso más húmedo. Alguna partes del suelo estaban encharcadas. Y en un lado de la estancia se encontraba sentado un hombre con un traje de cuero y un sable al cinto. Era un tipo alto, fuerte de cuerpo, de pelo moreno corto y con una cicatriz que le bajaba desde el cuero cabelludo hasta la mandíbula, pasándole por encima del lado derecho del labio.

- ¿A quién has traído, Klaus?

- A Katharina von Steinhell y a Ivan Markov, mi señor. Ellos podrán ayudarnos.

- Buenas - saludó Ivan informalmente.
Ivan Markov
Mensajes :
976

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm123/150[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm329948/790000[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Lun 27 Abr 2020 - 3:28

A veces le gustaba la arrogancia del vampiro, aunque muchas otras veces le nacían unas infinitas ganas de colgarle de los testículos por sus comentarios soberbios. En cualquier caso, ahora mismo había señalado una cuestión muy obvia: prácticamente no había nadie en el Paraíso que pudiera hacerles frente a esos dos. Mucho menos si unían fuerza. La hechicera se arriesgaba a decir que The Sinners contaba con dos de las personas más fuertes del mundo entero. Así que no había sentido en esconderse de unos soldaditos de poca monta a los cuales podía decapitar hasta con un cuchillo de cartón. Es más, podía liquidarlos usando únicamente la cuchara con la que había terminado el postre.

¿Habrá bostezado unas siete veces en todo el camino…? A pesar de los comentarios del vampiro, el hombre había tomado unas necesarias precauciones. Probablemente no era por los piratas, si no por él mismo y su gente. La buena noticia es que al cabo de un rato acabaron en una habitación secreta y en frente del hombre a quien quería ver personalmente: Jonathan Terrel II. Luego de presentarse, la hechicera le resumió todo lo que había conversado con su subordinado. Le comentó que estaban dispuestos a salvar a esos pobres diablos, pero lo verdaderamente interesante estaba a punto de comenzar.

—He leído suficientes libros de historia como para saber la situación que se vive aquí, pero lo más importante: he encarnado en carnes propias esa historia. Ahora mismo nos dirigimos al torneo que sucederá en el Nuevo Mundo, pero hay tiempo de sobra para rescatar a tus hombres y derrocar a la reina.

La expresión del hombre se endureció y se acomodó en su asiento, observando a la bruja. Nada en ella delataba que estaba mintiendo, de hecho, ni siquiera ganaría algo haciéndolo.

—Los años no han pasado en vano —comenzó a responder Jonathan, acariciándose la cicatriz—. Me han enseñado a ser cauto y paciente, desconfiado. ¿Por qué quieres ayudarnos?

—El altruismo no va conmigo, así que ya te puedes ir haciendo la idea de que espero algo a cambio. Una persona sensata y con un mínimo de inteligencia solicitaría garantías si es que va a arriesgar su cuello, pero puedes saltártelas porque… Bueno, digamos que no me gustan las tiranías —contestó con los ojos azul hielo clavados en él—. No es lo mismo contar con el apoyo de unos niños que juegan a la revolución a tener el respaldo de un reino consolidado. Con nuestra ayuda definitivamente la victoria estará al alcance de tu mano y minimizarás las pérdidas. Da igual cuán fuerte sea la reina, si nosotros estamos de tu lado ella caerá sin que pueda hacer nada para evitarlo.

El hombre miró el reloj que había en su muñeca y tragó saliva, nervioso.

—¿Podemos posponer esta discusión para después…? Falta menos de una hora para la ejecución y me gustaría asegurar las cabezas de esos muchachos primero. Son buenos hombres, valientes y leales, y no merecen morir por la culpa de un tonto como yo.

—¿Qué dices, Ivan? ¿Jugamos a ser los héroes?
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1343

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm136/150[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm619739/1000000[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Lun 27 Abr 2020 - 7:16

Ivan se encogió de hombros y soltó un leve gruñido perezoso - Ya estamos en el meollo del asunto, ¿no? La verdad que con tanta vuelta me ha empezado a dar pereza... pero ya que he dejado esa cerveza por venir, habrá que hacerlo - ignoró la mirada del líder rebelde, que parecía entre sorprendido y ligeramente molesto por la falta de seriedad con la que se tomaban el asunto. ¿Qué esperaba, que fuesen a dar un discurso épico y decir que todo estaría bien? Estaban haciendo eso por una recompensa. No eran soldados de los que pudiera esperar disciplina o héroes estoicos y serios. Eran piratas, aunque la gente parecía olvidarse de ello. Aún así, ignorante de que se jugaba el cuello, el tipo decidió intentar reprenderle por sus palabras - ¿qué clase de palabras son esas? ¡Hay vidas en juego! ¿Acaso no tenéis corazón? ¿O acaso eres como el tirano de tu padre? - si antes el pirata no le estaba haciendo mucho caso, ahora los ojos azules de Ivan se clavaron en los de Jonathan. Ahora sí que se había ganado su atención. Durante un momento una chispa de ira prendió en él y se planteó seriamente partirle la nariz de un puñetazo, pero se controló. En parte le daba pereza sacudirle y por otro lado valoraba la recompensa lo suficiente como para no querer arriesgarse a perderla.

- Cuidado con lo que dices - dijo calmado, pero con un tono serio y frío - voy a dejar pasar tu ofensa por esta vez. Pero otro comentario como ese y nuestro contrato se da por finalizado. Con respecto a lo que he dicho, sinceramente, me suda la polla tu opinión y no es asunto tuyo lo que le diga a mi capitana. Pero si te deja más tranquilo, mis palabras no implican que vaya a hacer a desgana o sin cuidado el trabajo. Puedes confiar en que nos aseguraremos de que los condenados salgan vivos de allí, y que si se nos recompensa adecuadamente, os ayudaremos luego a derrocar a la reina. Y eso es todo. Buenos días.

Se giró y salió del sótano por las escalerillas, abriendo la puerta de la trastienda en cuanto subió y quedándose sujetándola. En cuanto Katharina hubo salido, cerró de un portazo. A decir verdad no le dio con tanta fuerza a la puerta... dentro de sus estándares. Sin embargo fue suficiente para que una tabla suelta del marco se soltase y quedara colgando de un clavo. Sin prestarle atención, siguió caminando, dirigiéndose a la plaza del palacio.

- Tiene suerte de habernos contratado, o le hubiese hundido la nariz hacia dentro - suspiró y negó con la cabeza - Vas a tener que hacer en solitario de cara visible y encargarte de negociar con él. No me apetece dirigirme a ese chupamocos - soltó un gruñido y negó con la cabeza - En fin, deberíamos cambiar de aspecto para no llamar la atención y poder echar un vistazo a la zona de la ejecución.

Dicho esto, y tras asegurarse de que no había nadie en la callejuela, se transformó en un hombre joven algo más bajo, de pelo negro corto y piel menos pálida que la suya. Después tocó el botón de su chaqueta y la convirtió en una capa de viaje, en la que se envolvió para disimular un poco sus ropas. Una vez pasasen a la acción adoptaría su aspecto normal, principalmente porque la fama no venía mal y se sentía más cómodo con su estatura corriente. Así pues, se dirigieron a la plaza. El lugar estaba justo frente a los muros del palacio y en este momento había cerca de una treintena de horcas preparadas. Parecía que la reina no se andaba con bromas. Había algunos guardias por la zona, y unos carpinteros trabajando en terminar de poner la última de estas.

- Tú dirás. ¿Esperamos al espectáculo, o los liberamos en cuanto la guardia los traiga? - susurró a Kath.

Ivan Markov
Mensajes :
976

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm123/150[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 3qaWnZm329948/790000[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por StaffOPD el Miér 29 Abr 2020 - 21:03

[Misión heroica-Paraíso] Disidencia 0U3WgrlL_o
StaffOPD
Mensajes :
1826

Fecha de inscripción :
23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

Webmaster
StaffOPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.