Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ]

 :: ZONA ROL :: Grand Line :: El paraiso :: Alta mar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Miér 6 Mayo 2020 - 22:57

Suspiré mientras miraba al horizonte. Codos apoyados en la barandilla, mirando fijamente a la nada, viendo cómo aquellas olas que podían causar mi muerte de una forma tan fácil iban de aquí para allá. Sin rumbo, sin objetivo, sin meta. Simplemente se levantaba por unos segundos y desaparecía entre el resto. ¿Esa agua de ahí era la que se levantó allí…? Nunca lo sabría. Quizás, solo quizás, me podía relacionar en ciertos aspectos con aquella marea. Andaba perdido por la vida por el momento: a la cabeza de una organización en decadencia, que nunca había sido legítimamente mía, huyendo de personas que ni sabía si estaban vivas. Cometiendo crimen tras crimen tras una máscara, sintiendo la ansiedad constante de que en algún momento algún testigo hubiera sido capaz de fijarse en mi rostro y, días después, mi cara apareciese en los periódicos y en aquellos carteles que tanto les gustaban a los cazarrecompensas. De hecho, ¿qué hacía aquí…?

Entre tribulación y tribulación, me vi obligado a volver al mundo de los vivos, dejando atrás aquel onírico que tantas malas charlas conmigo mismo me traía. Y es que era una buena pregunta, que me hubiera gustado desarrollar para mí, pero que seguramente fuera completamente incapaz, así que me alegraba de que Xandra hubiera decidido aquel preciso instante para reírse de la forma tan sonora que tenía ella. Volteé mi faz, echándole un vistazo a la cubierta y viendo cómo, en tan pequeño barco, éramos un total de seis personas. Fui pasando cara por cara hasta terminar con todos, borrando aquel gesto de seriedad y tristeza por una impoluta sonrisa. Aplaudí un par de veces mientras me acercaba a la señorita científica, haciéndole referencia con un tono animado a una de mis tantas experiencias en el laboratorio que, como era obvio para ser una anécdota para contar, había salido increíblemente mal.

Minutos después me encontraba entrando a la cocina del barco, cerrando tras de mí y sentándome en la primera silla que pillase a mano, echándome sobre la mesa con ambos brazos. Mi mejilla izquierda caía sobre mi brazo diestro, con la nariz hacia la mitad de ambos, fijándome de forma atenta a las marcas de la madera. Cerré uno de los ojos para no dañar el otro ni marearme, suspirando nuevamente. ¿Estaba en uno de esos días en los que mi propia cabeza había decidido accionar el interruptor en el que me cuestionaba todo mi presente, pasado y futuro? Me encontraba inaguantable en aquellos instantes y, aunque me esforzase por parecer el de siempre con el resto, estaba manteniendo una dura pelea en mi fuero interno.

— Quizás algo de beber me alivia… — Me levanté de la silla con un gesto algo cansado, pero simulando una sonrisa bastante convincente, en busca de algo que echarme a la boca para amenizar el tiempo que nos quedaba en el barco.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne Mar 12 Mayo 2020 - 17:24

Nunca imagino que presentarse a una carrera podría acarrear tantos problemas. Pero teniendo en cuenta la banda a la que pertenecía en aquel momento ¿como no meterse en líos? Pero al menos eran divertidos y no había forma de aburrirse en aquel barco. Por un momento se quedo mirando el comportamiento del más joven de los habitantes de Veleriano y suspiro al notarle un poco decaído. ¿Tal vez echaba de menos a alguien de su barco? Después de todo si lo pensabas bien, habían raptado al chiquillo sin darle mucha opción a nada, el pobre había sido demasiado ingenuo para hacerle caso a Kaya y Brianna aún no se lo perdonaba.

Por el momento le dejo un rato tranquilo, pero al ver como entraba en el barco y se dirigía hacía la cocina decidió que le seguiría para ver como esta. Pudo comprobar entonces que su humor no era el que acostumbraba y eso la preocupo. Cuando el chico se levanto para acercarse a las encimeras Brianna entro en la cocina sonriendo como si nada — ¿hace un poco de frío no crees? creo que voy a prepararme un chocolate calentito ¿quieres? — sería su manera de comenzar una conversación, de alguna forma quería averiguar que le ocurría a aquel chico en ese momento. Sus compañeros estaban en la cubierta armando guerra y por el momento no parecía que quisieran hacer otra cosa.

Por lo menos tendrían un momento para estar a solas y vería si conseguía sonsacarle un poco al chiquillo para ver que era lo que le pasaba en aquel momento. Preparo un chocolate para ella y lo que fuera que Lance le hubiera pedido, después saco unas galletas que había en un armario un poco escondidas. Se sentó en la mesa con él y le sonrió dulcemente — no e podido evitar darme cuenta de que hoy estas un poco triste ¿ha pasado algo? — le dio entonces un sorbito a su chocolate esperando que el chico quisiera contarle o tal vez simplemente le cambiara de tema, pero por intentarlo no perdía nada.
Brianna Byrne
Mensajes :
378

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm65/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm84054/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Mar 12 Mayo 2020 - 18:22

Segundos después de abandonar mi asiento, escuché la puerta que yo había cruzado hacía relativamente poco. Brianna se asomó por ahí, mirando al interior y fijándose especialmente en mí para comenzar una charla completamente casual.

— Bueno, es lógico. En un día pasaremos por la costa de El Palo Norte, una isla de invierno. Solo nos queda que bajen las temperaturas. — Di un par de pasos hacia atrás, apoyando la cintura y ambas palmas sobre la mesa mientras la veía a ella tomar el espacio que yo necesitaba para prepararme algo mientras me ofrecía un chocolate caliente. — No me vendría mal algo de azúcar, si te soy sincero. — Aparté las manos de la madera que conformaba la mesa y comencé a caminar hasta la encimera, dándome la vuelta al llegar e impulsándome con las piernas para sentarme sobre ella, quedándome sobre esta, piernas colgando. Y allí me quedé, en silencio, sin muchas ganas de hablar. Mis ojos me decían que me siguiera fijando en aquellas manos finas y ágiles, seguramente curtidas en cientos de trabajos. Iban de aquí para allá, utilizando cada utensilio con suavidad y hasta mimo. Como si estuviese encariñada de hasta una cuchara, aunque seguramente fuera su forma ser.

Poco después terminó, aprovechando el momento en el que se apartó para bajar de aquella superficie y caminar hacia una de las sillas que presidía la mesa. Marchó hacia un armario y con cierta facilidad alcanzó unas galletas de las que no tenía siquiera conocimiento. Aunque era lógico, ya que estaban en uno de los cajones altos, allá donde yo no llegaba sin ayuda de mi poder o de alguien más. Esperé a que ella decidiese cuál sería la suya y me senté en la más cercana; prefería la proximidad a vernos cara a cara de forma cómoda. Algo en mi cuerpo me decía que no me sentiría cómodo imponiendo una lejanía entre ambos, ya que seguramente pareciese algo profesional y no una charla tranquila entre ambos. Pasaron un par de segundos hasta que ella se decidió a hablar en vista del silencio que imperaba en la habitación, el cual contrastaba con el que hacía vibrar las ventanas, fruto del desmadre que había en la cubierta:

— Triste, triste… — Di un par de golpes en la mesa con los dedos, acompañados de otros dos y así continué de forma rítmica, provocando un ruido hueco desde la madera de la mesa. — Quizás es una palabra demasiado fuerte, ¿no? — Mi sonrisa impuesta se quebró un poco mientras mi pecho se desinflaba por un suspiro de cansancio. — Supongo que le podríamos llamar… — Di un par de golpes más intensos que los anteriores, fruto de la tensión. — …,¿desgana? — En cuanto ella soltó la taza en la mesa noté una necesidad de beber, algo que hice al instante. — Está rico. Muy rico. — Suspiré de gusto al tragar y me relamí el labio, dejando un poco de chocolate en el labio superior ya que mi lengua no había llegado ahí. — Más bien, siendo sinceros, que no sé qué pinto aquí. — Miré por la ventana, buscando a los tripulantes que me acompañaban. — No en el barco, no le vayas a echar la bronca a Kaya. — Se me escapó una corta carcajada que mis labios acallaron al cerrarse, aclarándome la garganta. — En este mundo, digo.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne Jue 14 Mayo 2020 - 20:10

No le gustaban demasiado las bajas temperaturas, pero suponía que no les quedaba más remedio que seguir sufriendo aquel destino mientras continuaban en la carrera. ¿Donde les llevaría aquella locura? No estaba del todo segura y en ocasiones se preguntaba si había sido realmente una buena idea el acompañar a los chicos de Katharina en esta aventura. Es cierto que más que nada era para cuidar del velero por que no se fiaba demasiado de que se lo devolvieran en buen estado y visto lo visto hasta ahora, había echo bien al decidir ir con ellos al final. Estaba segura de que si no hubiese ido con ellos, el barco habría sido abandonado a la primera de cambio y habrían robado otro cualquiera con el que hacerse a la mar y seguir en la carrera.

Pero por el momento lo mantenía en buen estado y poco a poco le había ido haciendo mejoras para que su estructura pudiera soportar mejor las tempestades y los problemas que pudieran causarles el resto de corredores. Miro a Lance escuchando atentamente sus palabras intentando descifrar que era lo que le recorría la cabecita en aquel mismo instante, que pensamientos podían acudir a su mente para hacerle sentir de aquella manera. Por su parte, Brianna suspiro suavemente y luego le dedico una dulce sonrisa — verás, es lógico que en ocasiones nos preguntemos por que estamos aquí o si realmente tenemos algún motivo o razón de ser, si tenemos algo que hacer, un deber. Todos alguna vez nos hemos cuestionado nuestra existencia en este mundo — aunque teniendo en cuenta la edad de aquel joven, no estaba segura de que fuera algo bueno a su edad.

Tampoco sabía por lo que había tenido que pasar aquel chico, así que tras suspirar levemente se dispuso a mirar el chocolate en su taza y suspiro — puede que ahora mismo las cosas sean difíciles, puede que no veas la salida o que no veas tu papel en esta función, pero créeme, todos tenemos una, en una ocasión pensé en desaparecer y lo intenté. Intenté quitarme la vida, pero después entendí que debía seguir adelante, que de alguna forma encontraría un hueco para mi en este mundo y eso es lo que estoy haciendo, buscar mi lugar  — esperaba que de alguna forma Lance pudiera entender sus palabras, era algo difícil de contar y de hablar, pero se notaba que el chico necesitaba compartir aquello con alguien.

— ¿No es mejor encontrar tu propio camino en el mundo, un hueco en el que realmente quieras estar y no solo te encajen en el por la fuerza? — espero entonces una respuesta por su parte mientras levantaba la taza con ambas manos y volvía a beber lentamente de la misma. Disfrutaba del sabor dulce y maravilloso del chocolate y la verdad es que la hacía sentirse tranquila y relajada, el aroma, el sabor y el calorcito del chocolate eran uno de sus relajantes más eficientes.
Brianna Byrne
Mensajes :
378

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm65/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm84054/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Sáb 16 Mayo 2020 - 17:26

Asentí mientras ella hablaba. Por alguna razón, le ponía tanto empeño y tenía tan claro lo que quería y debía decir que en mi cabeza algo me decía que no era solo para mí. Quizás el discurso también se le aplicaba a ella, quizás también lo necesitaba. Y realmente apreciaba que me contase aquello, como compartía hasta cierto punto las inseguridades que tenía y con las que llevaba conviviendo en mi mente durante tanto tiempo, ya que era consciente de que a la gente no le solía ser fácil abrirse, menos a un desconocido como podía ser yo. Porque habíamos hablado durante el trayecto y llevábamos compartiendo barco unos días, pero eso no nos hacía amigos directamente, supongo. Quizás compañeros de trabajo, conocidos o cualquier cosa así, aunque no tenía muy claro cómo me llevaba con nadie de la tripulación. Ellos se reían, yo me reía y todo quedaba en una situación cómoda, agradable y jovial, por más que yo pudiera estar mejor o peor por dentro.

En un punto concreto, me dejó saber que ella se había tratado de suicidar. ¿A qué se había visto expuesta Brianna para llegar a ese punto, viéndose tan feliz como se veía? Bueno, cada uno tiene sus propias condiciones y sus formas de tomarse las cosas, así que quizás yo era simplemente un quejica que había soportado menos que otros tantos. Pero tampoco me llegaba a importar, a decir verdad, ya que era mi vida y me lo tomaba como me la tomaba. Para mí era importante —no tanto como para tirarme por la borda— todo lo que había vivido y le daría tanto valor a cada momento de mi vida como quisiera.

Ya al final, dijo algo que me interesó por encima del resto: encontrar mi camino en el mundo. Sonaba a lo que todos deberían hacer o, mejor dicho, lo que no deberían necesitar hacer. Si el mundo fuera justo para todos, a nadie le haría falta realizar una búsqueda; simplemente lo encontrarían en algún momento de la vida. Pero yo tenía más preocupaciones que esa.

— ¿Encontrar un camino en el mundo…? — Miré a la taza, sumergiendo mis ojos en algunas de las burbujas que coronaban el chocolate. — ¿Qué mundo? ¿Cuál de todos? — Me llevé la taza a la boca, pero no llegué a beber, sino que la bajé para seguir hablando. — Quizás suena extraño, supongo. — Ahora sí que bebí, apartando la taza y dejándola algo alejada de mí. — Es decir, por un lado soy un criminal. — Metí la mano en mi ropa, haciendo asomar la musaraña que tanta compañía me había hecho desde que subí a la embarcación. — Por eso la máscara. Líder de una organización que depende de mí. Si la dejo… Bueno, no puedo dejar a mis hombres sin sueldos, tienen sus familias. — Se me escapó una sonrisa que estaba manchada de pena. — No sería capaz. — Acaricié con extrema suavidad el asa de la taza, como si se tratase de mi mascota. — También soy un ciudadano, ya que el Gobierno todavía no conoce de mi existencia. La conocen… Pero no saben de mi identidad. — Miré fijamente a los ojos de Brianna, púrpuras hasta decir basta. Algo bastante único dentro de este variopinto mundo para ser sinceros. — Por otro lado, mafias me buscan por ser un criminal, y un grupo de cazarrecompensas llevan tratando de poner mi cabeza en una bandeja solo por su capricho. Porque un rehén se escape de su secuestro, como si fuera culpable de querer seguir vivo. — Agarré el asa con cierta furia, moviendo el recipiente de un lado a otro de la mesa para soltar la tensión que se me estaba acumulando.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne Sáb 16 Mayo 2020 - 21:48

Podía entender los pensamientos de Lance, también sus reflexiones y las palabras que salían de su boca demostrando que en su cabeza había mucho más de lo que realmente pudiera aparentar en un principio o dicho de otro modo, para alguien de su edad. Saber que era un criminal la hizo suspirar levemente, al parecer la gente que la rodeaba también lo había pasado mal pero había elegido un camino más complicado de recorrer. Realmente al igual que ella, era gente que buscaba un hueco en el mundo, un lugar en el que sentirse bien una forma de lograr el objetivo que todo ser humano persiguen sin llegar a saberlo o sin llegar a comprenderlo, el objeto de ser feliz de una u otra forma.

Brianna dejo la taza sobre la mesa y la rodeo con ambas manos para sentir el calor que esta desprendía, no le importaba mucho el que estuviera tan caliente, en aquel momento la ayudaba a pensar. — Es cierto que hay muchos mundos, para encontrar tu camino tal vez debas abandonar el mundo criminal o tal vez no, tal vez dentro de ese mundo exista una forma de hacer las cosas a tu manera y lograr sentirte bien contigo mismo y con el camino que has escogido — era un poco complicado explicar aquello, pero intentaba hacerlo de tal modo que él mismo pudiera reflexionar sobre ello y sacar sus propias conclusiones.

Puede que sus estudios en psicologia estuvieran guiando un poco sus palabras y acciones, pero si aquello ayudaba al chico ¿por que no aprovecharlo? Le miro y le dedico una nueva sonrisa, por alguna razón no le costaba sonreír de forma sincera para él — yo fui secuestrada también hace años, es curioso ver lo que podemos tener en común — dejo salir una pequeña risilla — esa gente aún me persiguen, quieren volver a atraparme para continuar utilizándome y desde que escape vivo huyendo, el mundo es difícil, no puedo mentir al respecto y puede que en ocasiones sientas que sería mejor que todo lo que hay a tu alrededor desaparezca, que tu mismo incluso deberías dejar de existir, pero nadie merece que tú te sientas así. Eres un ser humano, criminal, ciudadano, para mi eso no importa, a mi me importa saber que eres Lance y tus acciones — no siempre es tan importante lo que digan de ti si no lo que tu hagas realmente o demuestres.

— Nos has ayudado, nos has salvado y al menos conmigo siempre has sido un buen chico, tu debes vivir tu vida Lance, es cierto que esos hombres dependen de ti, pero tampoco es justo que tu vivas siempre atado a las necesidades o a lo que otros quieren de ti. De vez en cuando hay que ser egoísta y buscar nuestra propia felicidad — por un momento un recuerdo invadió su mente y la hizo temblar un poco, pero se recupero tan rápido como pudo. En ocasiones ella se había planteado si huir había sido lo mejor, ahora las chicas que tenían atrapadas lo pasarían seguramente mucho peor y el capitán habría escogido a otra presa a la que martirizar, pero no podía seguir sufriendo aquello solo por evitar el sufrimiento a otras chicas, ella merecía ser libre igual que las otras presas de aquel maniaco. — Puede que suene un poco utópico pero, mereces ser feliz Lance — intentaba que el chico entendiera su punto de vista y que de paso pudiera comenzar a pensar de otro modo y que esos pensamientos le llevaran a sentirse mejor y a tomar buenas decisiones.
Brianna Byrne
Mensajes :
378

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm65/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm84054/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Dom 17 Mayo 2020 - 16:20

¿Abandonar el mundo criminal…? Me lo había planteado alguna vez, eso era cierto, pero nunca de forma seria. Es decir, no estaba incómodo en el bajo mundo per se y, por encima de eso, no era yo quien estaba en posición de decidir cómo quería vivir mi vida. No porque así provocase el bienestar de nadie más, sino porque yo era el primero que viviría de mala manera. Había soñado un par de veces con simplemente asentarme en una isla del Paraíso o algún mar cardinal y, con toda la tranquilidad del mundo, trabajar en algún local pequeño o acogedor o incluso montar mi propio negocio con aquello que me gustaba. Pero no viviría cómodo, de ninguna forma. Iría a desayunar a cualquier bar, tomaría una taza de café y temería que aquel líquido estuviese envenenado o llevase calmantes, o que el propio camarero buscase un segundo de falta de atención para decapitarme. Quizás podía ser paranoico, incluso de forma excesiva, pero así me había hecho la vida.

La cantidad de mafias que me podían estar buscando no debían bajar de la decena. Tenían su propia forma de marcarme como objetivo, ya fuera contratando sicarios, dejando claro al resto de la organización que yo era una persona non-grata o cualquier otra forma. Estaba claro que siempre había tenido un cuidado exquisito con el hecho de no mostrar mi rostro a gente que no fuera de confianza y pudieran relacionarme con el criminal, pero uno nunca estaba seguro del todo. Vivía con cierto terror fuera del Ragnarok, ya que no sabía qué podía suceder ni cuándo. Al menos cuando iba enmascarado tenía la posibilidad de defenderme y hacer todo lo que quisiese sin que me relacionasen con el Lance de verdad, pero sería raro vivir de esa forma una vida pacífica, además de que sería aún más reconocible. Era un cuento de nunca acabar, sin final. Bebí un poco del chocolate, tratando de hidratar mi garganta, aunque no estaba muy seguro de que con aquel líquido funcionase. En cuanto terminé solté un ligero sollozo, mirándola.

— Soy un recluso de mi propia inseguridad. Mi falta de confianza. — Pensé en las palabras que había dicho, meditando si eran las apropiadas para un chico de mi edad, y sonreí. — No puedo ir a una isla y simplemente trabajar en algún local o montar el mío propio, es una posibilidad que no está ahí para mí. Es inexistente. — Froté la parte superior de la taza con el dedo índice sin esquivar la mirada de Brianna ni un segundo. — No viviría tranquilo ni un segundo. La paranoia me acompañaría en cada tarea, ya que no sé quién me pudiera dar problemas. — Me miré el traje y luego volví a mirarle. — Verás, tengo un barco volador gigante, llamado Ragnarok. — Supuse que se sorprendería, algo que me arrancaría una sonrisa de orgullo. — Somos una organización sin base establecida, ya que vamos de aquí para allá. Nómadas. — Miré al techo, entrecerrando los ojos como si así pudiera ver el azul del cielo. — Ese barco, donde vivo, es mi refugio contra el peligro. — Bajé el mentón, clavando mis pupilas en las púrpuras, ocupando mi cara con una sonrisa completamente vacía de sentimientos. Como impuesta, pero ya era natural en mí. — Qué irónico. Mi prisión y mi amparo a la vez, ¿no? — Me reí a carcajadas, llenando el silencio de la bodega. — Estoy atado a ser de Ragnarok. Al menos hasta que, bueno… — Levanté la palma de mi mano, surgiendo de esta dos pequeñas esferas que bailaban en círculos. — …represente una amenaza tal que nadie se atreva a plantarme cara. Mi antiguo jefe era el único que me unía a aquella organización, pero… — Se me escapó un sollozo mientras apretaba los dientes y el asa de la taza. — …me dejó. El único que vio algo en mí y que me trató como algo más, y me lo arrebataron. — Mis ojos se encendieron, pero con una luz extrañamente fría y apagada. Como si la tristeza fuera la que encendiese el fuego. Combinaba furia con pena y aquello, por experiencia, no era un cóctel para nada bueno. — No tengo tregua, supongo. Quizás el karma.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne Miér 20 Mayo 2020 - 20:50

¿Cuanto dolor podía albergar aquel joven en su interior? Aquella pregunta le rondaba la cabeza a Brianna sin poder evitarlo. Podía verlo reflejado en sus gestos, en sus palabras, en el brillo apagado de sus ojos. En como entonaba las palabras incluso, como intentaba sonreír y en sus labios no podía aparecer nada que no fuera esa sonrisa apagada y falsa. Por su parte intento dedicarle una sonrisa algo más dulce, tierna podría decirse. No le gustaba verle así, de alguna forma Brianna no soportaba ver a la gente sufrir y ojala pudiera hacer desaparecer todo ese dolor que sentía el muchacho en este momento. Pero no podía hacerlo, también sabía que el dolor te enseñaba y que de vez en cuando había que sentirlo y enfrentarlo.

Le entendía, era extraño como dos personas tan diferentes podían haber vivido vivencias tan parecidas. Ahora mismo ella era prisionera del miedo, de su deseo de fuga, de viajar junto a piratas para poder alejarse de aquellos que deseaban devolverla al mundo del cual había logrado escapar. Suspirando de forma leve escucho sus palabras, sus quejas, como su voz se convertía en una mezcla de dolor y rabia, de impotencia por no haber podido ayudar a su jefe a su capitán. Recordó entonces el momento en que encontró el cuerpo de su madre colgando del techo del salón aquel día al volver a casa.

Se levantó de la silla y se acerco poco a poco al muchacho — no fue tu culpa que eso ocurriera, no puedes culparte de todos los males que te rodean cielo, por que estoy segura que de haber podido hacerlo, los hubieras evitado. No es culpa tuya que el mundo siga girando, que gente venga y vaya, no es culpa tuya que esos sinvergüenzas te secuestraran, que te hicieran lo que fuera que te hicieran, por desgracia en ocasiones nos ocurren cosas terribles que no podemos evitar — una vez estuvo a su lado acaricio suavemente su espalda y llego hasta su hombro. Siguió acariciando suavemente y cuando se aseguro de que no le molestaba su contacto decidió darle un abrazo.

En aquel momento sentía que el chico necesitaba un poco de cariño, una ternura que tal vez no había sentido hasta aquel momento. — Lance, eres un buen chico, no mereces sufrir y en algún momento lograrás librarte de lo que te atenaza, de lo que te hace daño, yo pienso hacerlo también no quiero seguir huyendo y teniendo miedo ¿tu quieres seguir asustado? — espero una respuesta mientras continuaba abrazando al chico y acariciando de manera leve su espalda y su pelo. Esperaba que aquellas caricias le ayudaran, le hicieran sentir un poquito mejor y que pudiera relajarse ya que sentía que estaba bastante tenso y era natural cuando se encontraban hablando de aquel tema tan peculiar.
Brianna Byrne
Mensajes :
378

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm65/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm84054/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Mar 26 Mayo 2020 - 11:26

Brianna se acercó lentamente, como quien trata de acariciar la cabeza de un cervatillo asustado, y supongo que el símil era realmente acertado. Pocas veces exteriorizaba mis sentimientos, pero cuando lo hacía solía terminar haciendo un deplorable papel como aquel: alguien aterrado de su propia cabeza y de lo que pudiera pensar. Alguien que evita el tiempo libre para no darle más vueltas de las necesarias a aquello que es esfuerza por recorrer mi cabeza. ¿Por qué si no iba a pasar las horas muertas en mi laboratorio, llevando a cabo un proyecto tras otro sin pausa? Claro que me apasionaba, eso lo daba por seguro y se notaba en cuanto alguien sacaba aquel tema de conversación —la ciencia—, pero quizás la utilizaba de guarida de mi propia memoria.

Entonces, la mujer de ojos violetas comenzó a hablar. Era cierto que no fue mi culpa que a Yuu le ocurriese lo que le ocurrió, sino más bien de él, pero eso no omitía que si hubiera tenido más cuidado seguramente hubiera sido capaz de salvarlo de su propia muerte. Quizás estar allí en ese momento para cogerlo al vuelo y volverlo a subir al barco, o freír a las gaviotas que revoloteaban a su alrededor y que desencadenaron aquello. Pero tenía que estar a lo mío, ignorando que mi jefe y el único que me trató como Lance y no como alguien más estaba cayendo en las garras de la Parca por culpa de un descuido. Brianna tenía una razón absoluta en todo lo que decía, obviamente, ya que me es imposible estar en todo y evitar todo lo malo que le pueda pasar a mis compañeros, pero nada evitaba que me martirizase por estar tan cerca y a la vez tan lejos… Apreté el puño contra mi propia palma, clavando mis uñas en la carne aunque sin llegar al punto de sangrar mientras miraba hacia el frente, tratando de evitar cruzar miradas. Tal y como estaba en aquel momento, enfrentar a sus ojos solo causaría que estallase y no quería dar un espectáculo tan lamentable, menos a alguien que se suponía que tenía que confiar en mi poder para protegerla. No, no me lo podía permitir. Había sido demasiado por hoy. No tendría siquiera que haber contado nada, ya que ahora simplemente sería un debilucho. ¿Confiaría ahora su vida en mis manos en la siguiente pelea…? Lo dudaba. Ella empezó a frotar su mano contra mi espalda, desencadenando una sensación de calor en mi pecho que me instaba a quedarme allí y no levantar, pero mi mente me decía todo lo contrario. Si continuaba así, al final terminaría teniendo un ataque de pánico o lloraría y no era esa la imagen que Brianna debía tener de mí.

Me fui a levantar, apoyando mis manos en la silla para lo mismo, pero unos brazos me rodearon con calidez y ternura, haciéndome perder fuerza en las extremidades y obligándome a quedarme allí. Bueno, obligar no era la palabra… Quizás mi cuerpo me lo pedía y rezaba para que sucediese y, por una vez, lo consentí. Aunque tampoco es que tuviera otra posibilidad… Escuché las palabras de Brianna, parándose el tiempo entre el espacio que separaba una de otra, golpeando mi mente con fuerza y haciéndolo temblar. Cuando me preguntó abrí la boca pero de ahí nada salió: algo atenazaba mi cuello. Los sonidos se ahogaban en mi garganta y no lograba decir nada. De hecho, lo que sí que logró salir fueron un par de lágrimas que me hicieron agachar la cabeza, cayendo estas sobre la madera de la mesa. Negué con la cabeza. Negué, una vez, luego otra. Una tercera y una cuarta. Más y más veces, incluso con cierta furia, hasta que mi cuello comenzó a doler un poco y paré. A las primeras dos gotas le siguieron otro par, hasta llegar a la veintena y a que una terrible mueca doblada ocupase mi cara. Mi sonrisa se había quebrado en infinitas partes y dejó atrás una boca torcida que no daba ningún buen augurio. El corazón comenzó a latir con fuerza, tratando de abandonar aquel lugar que mi pecho le brindaba y provocando que los pulmones tuvieran que esforzarse por seguirle el ritmo, obligándome a hiperventilar. Mi respiración se intensificaba por segundos y mi cuerpo terminó por apretar con la zurda la mesa, mientras que la diestra estaba presionando el muslo ajeno en un vacuo intento de descargar la tensión que denotaba mis dientes apretados o mis esfuerzos por evitar quebrarme allí.

— N… — Abrí la boca un mísero segundo y el sabor salado inundó mi lengua, dificultándome algo hablar. — N…No quiero… — Y cedí al llanto.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne Miér 27 Mayo 2020 - 17:45

La tensión acumulada en sus músculos, como se movía y como lentamente su rostro cambiaba, se transformaba mostrando los sentimientos que había querido esconder o mejor dicho, que siempre escondía. Ahora no podía continuar haciéndolo y Brianna lo sabía. Eso era justo lo que necesitaba, sacar todo ese dolor que tenía guardado dentro de él, ese dolor que le quemaba por dentro y le destruía el alma y el corazón. Suspirando apretó ligeramente el abrazo mientras continuaba acariciando lentamente su espalda y su cabeza, no le iba a soltar ahora, sabía que lo necesitaba por que ella en su momento también lo necesito y por desgracia nunca lo obtuvo.

Se separo un poquito de él para llevar sus manos a su rostro y secar algunas de las lágrimas mientras le miraba con una gran ternura reflejada en sus ojos. No le tenía pena ni lástima, en absoluto, aquel chico le recordaba mucho a ella misma y quería ayudarlo. Volvió a abrazar su cuerpo dejando que esta vez pudiera ocultarse entre sus brazos y si quería esconder su rostro entre estos, en la zona del pecho. Después de todo, si alguno de sus compañeros bajaba estaba segura de que no querría que le vieran así y en aquel momento era mejor que no les interrumpieran. Así que haría un poco de trampa, cambio la puerta de la cocina por una de las suyas, quien intentase abrir acabaría de nuevo en cubierta.

Imaginaba que al principio sus compañeros se quedarían un poco desconcertados, pero tarde o temprano averiguarían que Bri no quería que la molestaran en la cocina. — Eres un chico muy fuerte Lance, cuando vi tu potencial debo admitir que me quede maravillada, tienes una fuerza maravillosa y estoy segura de que podrás utilizarla junto a tu inteligencia para dejar de huir — se separo un poquito para poder depositar un beso en su cabeza y después otro más en su frente. De alguna forma aquel jovencito despertaba en Brianna ese instinto protector que había dentro de ella.

— Pero no tengas prisa, poco a poco, se que es duro y difícil aceptar que debes vivir esta vida hasta que tengas la fuerza suficiente para ser libre, pero merecerá la pena y deja de culparte por todos los males del mundo cielo, porque eso solo conseguirá que sufras más y te hagas mas daño — estaba segura de que sus palabras llegaban a él, pero también sabía que no eran sencillas de asimilar. Siempre era difícil aceptar que el mundo sigue girando y que a nadie le importan tus problemas excepto a ti, que es difícil encontrar una mano amiga que cuide de ti y te proteja, que quiera ayudarte. Normalmente la gente solo te hace daño o te quiere por interés, pero en aquel momento quería demostrarle que ella le ayudaría sin ningún tipo de condición.

— Se que no soy muy fuerte, se que por desgracia no puedo ayudarte demasiado con tu problema, pero si alguna vez necesitas cualquier cosa que yo pueda hacer por ti, no dudes en llamarme ¿vale? — continuaba hablando con una voz sosegada mientras lo sostenía en sus brazos y no cesaba en sus caricias. En aquel momento, desahogarse y pensar en sus problemas de otra forma diferente, con otra perspectiva era lo que más necesitaba, pero sacar ese dolor que guardaba dentro era lo primordial. Una vez eso desapareciera, podría empezar a ver las cosas a través de una mirada nueva sin que el dolor la empañara.
Brianna Byrne
Mensajes :
378

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm65/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm84054/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Lun 8 Jun 2020 - 12:54

Sus brazos recorrieron mis hombros hasta llegar a los omoplatos y ahí me abrazó con fuerza, juntándome con su cuerpo y, más concretamente con su cuerpo. Mis lágrimas no cesaban aun así, cayendo sobre los pantalones de la muchacha y mojándolo progresivamente, aunque en ese momento siquiera me percataba. Mis ojos estaban cerrados para centrarme en la respiración ajena y el calor que transmitían sus finos dedos. Saber que allí había alguien más, que no estaba solo, que aquella mujer se preocupaba por mí a pesar del poco tiempo que nos conocíamos… Aliviaba mi sensación de soledad interna, de desesperación sobre el tiempo.

Cuando mencionó sobre mi fuerza, me limité a negar y sollozar. ''No soy fuerte, soy un cobarde…'' era todo lo que llenaba aquel vacío en mi mente. No podía ser alguien con potencial si cada vez que un problema me superaba mínimamente escapaba como una rata. Si no me enfrentaba a mi inexorable futuro. Si no plantaba cara a todo lo que me perseguía y lo que me perseguirá si seguía con aquel tipo de vida solo sería un niñato con ansias de grandeza, mimados por unos y otros. Había pasado de las manos de unos poderosos y otros, como una suerte de elegido, y no sentía que hubiera ganado lo que tenía por propia mano. Yuu me había dejado todo tras su muerte, una organización entera con dos barcos casi legendarios, además de la fidelidad de una buena cantidad de hombres. Anders me había educado en el mundo de la criminalidad, dándome clases como si de mi propio padre se tratase. Katharina me tendió la mano y, aunque se tratase de un encargo en el que los dos nos conocimos por coincidencia y nos vimos abocados a más, se preocupó por mí sin razones para ello. Como una pelota, pasaba de unas manos a otras, siendo ayudado por las caras de ese mundo que me quedaba muy por encima en términos de poder. ¿Qué había logrado yo en todo este trayecto? Aquí estaba, llorando en el pecho de una mujer, ayudando a los compañeros de Katharina a ganar una carrera que no me reportaba realmente nada. Era absurdo.

¿Acaso me merecía ser libre? ¿Por unos motivos que siquiera eran exclusivamente míos? Era cierto que había conseguido fuerza, pero en retrospectiva… ¿Qué podía opinar de aquel gremio de cazarrecompensas? No había visto en ningún momento su poderío, contactos o, en general, potencial para matarme. No me habían encontrado en todo este trayecto y eso hablaba muy mal de ellos, pero seguía sin tener claro qué tan peligrosos eran. Era ingenuo de mi parte elegir un momento en el que dejar de sentir miedo de unos enemigos cuyas capacidades desconocía.

Pero no, llorando no iba a conseguir nada. No se iban a apenar, tenderme una mano y darme un abrazo para firmar la paz. Los demonios del pasado me seguirían de por vida o hasta que yo mismo los liquidase, y para borrarlos necesitaba una fuerza que actualmente no tenía. No era cuestión de saber qué tan fuerte necesitaba ser; debía volverme tan poderoso que siquiera me lo tuviera que plantear. Desde potenciar mis poderes a conseguir un estatus difícil de desafiar. Lo que fuera necesario para que aquellos desalmados solo fueran una mancha en el fondo de toda mi vida.

Asentí repetidas veces ante el ofrecimiento de Brianna, separándome con lentitud, creando una apertura entre los apretados y cariñosos brazos de la morena. Me pasé la manga del traje por los ojos, secándome las lágrimas y dejando una marca roja bajo estos, fruto del roce y la sal que habían depositado. Respiré con fuerza una última vez para poder comenzar a calmarme, esforzándome y poniendo toda mi concentración que mis constantes vitales alcanzasen unos dígitos normales y corrientes. No sé si pasaría un minuto, cinco o una hora, pero llegué a estar calmado, volviendo a mi aspecto normalmente corriente. Era una sonrisa manchada de algo de tristeza, pero esta vez sincera a más no poder.

— Te lo agradezco, Brianna. Llevaba demasiado tiempo sin poder hacer esto… — Miré alrededor, fijándome en la ventana y en como Ino parecía estar siendo toreado por Kaya. — …Sin sentir que iba a decepcionar a alguien. Gracias. Gracias de verdad. — Mire el vaso de chocolate caliente con ojos vidriosos pero golosos, tomándolo por el asa y llevándomelo a la boca. La garganta seguía anudada, pero se estaba deshaciendo con lentitud y podía beber un poco. Me lo separé, dejando un pequeño bigote del color del dulce en el labio superior. — Sient… — No, no lo sentía. Siempre me habían dicho lo mismo: no debía sufrir porque alguien me viese así. No tenía que disculparme, con dar las gracias bastaba. — Nada. Te llamaré, igual que te daré mi contacto para que… bueno. Si tienes cualquier necesidad, ahí me tendrás. Me pasaré más rápido que el rayo. — Me empecé a reír sonoramente ante la broma tan mala que había hecho, fruto de lo relajado que me había quedado. Las cadenas seguían ahí, pero los grilletes no apretaban tanto, y eso era liberador.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne Dom 14 Jun 2020 - 22:09

Era doloroso verle de aquella forma, le recordaba demasiado a como ella misma se había sentido, las cosas que había pasado y se preguntaba cuanta gente había como ellos dos en el mundo. Un suspiro largo salió de sus labios mientras continuaba calmando al chico, quería que se sintiera mejor y dejara de pensar en todo lo que pudiera traerle malos sentimientos y mal estar en general. En aquel momento tenía que mantenerlo entretenido o mejor dicho hacer que piense en positivo respecto a todo aquello que le traía dolor.

— Nunca vas a decepcionarme cielo, ¿por que ibas a hacerlo? todos pasamos por experiencias que nos hacen sufrir y nos hacen pensar en muchas cosas, cosas que en ocasiones nos hacen daño y bueno, hay momentos que nos gusta hacernos daño a nosotros mismos pero eso tampoco es bueno — cuando él se seco las lágrimas de esa manera ella le acarició las mejillas nuevamente para retirar el resto de sal y de paso que sintiera un poco de ternura. Debía decir que sentía cierta ternura hacía aquel chiquillo, tal vez era aquel sentimiento de protección lo que la empujaba a querer cuidarlo, pero sabía que no podría hacerlo.

Después de todo, por mucho que fuera un chiquillo ella no tenia los medios para protegerle por mucho que quisiera, ni siquiera era capaz de protegerse a si misma. Le dejo beberse el chocolate y después le sirvió un vaso de agua fresquita, le vendría bien para limpiar un poco el paladar. El chocolate caliente le ayudaría para sentirse un poco mejor y el agua aliviaría la sequedad que dejaba el mismo después de bebérselo. — Pase lo que pase me tendrás para ayudarte en todo lo que pueda — le acaricio dulcemente la cabeza y luego le paso un paño limpio un poco mojado por la carita para intentar eliminar esas marcas rojas de su rostro.

— Bueno, ¿alguna idea de lo que quieres hacer ahora? — con aquella pregunta no solamente se refería a dentro de aquella banda de locos mientras estuvieran juntos o en lo que quería hacer durante el resto del día, también se refería a que quería hacer ahora en su vida, si tenía algún plan o si pensaba en hacer algo en particular para continuar con sus planes o con la idea de ser libre. Por su parte eliminó la puerta que había puesto para que nadie pudiera interrumpirles y luego simplemente le dedico una dulce sonrisa esperando su respuesta. En ocasiones era bueno tener este tipo de conversaciones, no solo para ayudar a los demás, también le venían bien a ella, la ayudaban a pensar en su propia situación y en lo que pudiera hacer o dejar de hacer para solucionarlo.
Brianna Byrne
Mensajes :
378

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm65/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm84054/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Lun 15 Jun 2020 - 11:49

Mi cuerpo me animó a dejar las lágrimas brotar nuevamente cuando la señorita Brianna, con toda la ternura que este mundo podía arrojar sobre una sola persona como aquella, se acercó a mí y con ambos pulgares limpió lo que pudiera haber quedado de lágrima, haciéndome cierto daño por lo sensible de la zona, pero nada de lo que me fuera a quejar.  Por otro lado, era cierto que a ella no la decepcionaría, y por eso mismo había comenzado a contarle todo aquello. Porque el miedo que me inundaba a la hora de enumerar todas y cada una de mis inseguridades frente a gente que trabajaba conmigo, para mí o por mí era increíble; temía que simplemente me diesen por un niño pequeño. Que me negasen mi valor por el mero hecho de mi edad, algo que ya había pasado una cantidad más que decente de ocasiones y que, por mucho que lo lamentase, no iba a arreglar con lágrimas, claro estaba.

En cuanto Brianna se ofreció para ser ella la que me ayudase en lo que me propusiese, hiciera lo que hiciese, a pesar de lo turbia que para un civil podía ser mi vida, una sonrisa gigantesca se me escapó, cerrando los ojos hasta no ver más que finas líneas por el hueco que dejaban.  Entonces, antes de que mi boca pudiera arrojar un ''Gracias'' o cualquier tipo de agradecimiento, siguió hablando, preguntándome en esta ocasión qué quería que fuera de mi vida de ahora en adelante.

— Bueno… — Dije, tomando el vaso de agua con ambas manos como si realmente me quedase grande o fuese una taza de té. — Hoy simplemente, cuando terminemos de hablar… — Un ligero matiz de desilusión se escuchó en mi tono, ya que no estaba para nada en contra de continuar con lo nuestro durante horas y horas. — …pues saldré a cubierta y trataré de que no se los coman un rey marino o algo así. — No sería la primera vez que en nuestro trayecto se asomaba a la embarcación un mastodonte como aquel y que Ino se lanzaba con ambas espadas por delante para darle fin. Fin a su vida, a la del cabeza de gorrino. Y me tocaba a mí transformarme en electricidad e ir a recogerlo, hecho que me arrancó un par de carcajadas mientras lo pensaba. — No sé qué hubieran hecho esta banda de descerebrados sin alguien que los cuidase, de verdad. — Se me escapó una sonrisa que, más que feliz o jovial pecaba casi de paternal, un sentimiento poco común en un adolescente de dieciséis años, pero era el rol que me habían obligado a tomar con tal de evitar que cualquiera perdiese un brazo. — Realmente me alegro de que Kaya… — Me di la vuelta, fijándome en la puerta y en el cerrojo, tratando de comprobar que nadie entrase. No quería que la tuerta lo supiese. — …me secuestrase en Whiskey Peak. Me hubiera perdido demasiada diversión yendo con mis hombres, ganase al final o no. Además… — Mis ojos se iluminaron por un segundo, pero no figuradamente: un par de chispas surgieron en estos. Igual que un perro movía el rabo al estar feliz, yo hacía aquello. — …no te hubiera conocido a ti. — Le di un sorbo al agua, notando la garganta seca. — Respecto a mi vida, tendré que organizarme tras la carrera. Quizás le dejo el cargo a otra persona y me dedico a hacer trabajos más tranquilos o que requieran de someterme a menos presión. — Terminé de tragar el líquido y planté el recipiente en la mesa. — ¿Y tú? ¿Qué tiene pensada la señorita Brianna hacer con su vida tras este evento de locos? — Realmente, al igual que ella lo quería hacer conmigo, estaba dispuesto a ayudarla en todo lo que estuviese en mi mano.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne Mar 16 Jun 2020 - 21:05

Le notaba más tranquilo y eso era algo que la hacía sonreír y de paso hacer que ella misma se sintiera mejor y más relajada con aquel tema. Si había podido ayudarle con el problema que tenía, con esos pensamientos terribles que le tenían atenazado el corazón se sentiría satisfecha, pero por el momento dejaría el tema para no abrumar al chico. Después de todo, ahora era mejor que descansara un poco y se distrajera con otras cosas, diversiones mas absurdas y lo bueno de esta banda es que esas diversiones sin sentido no solían faltar nunca. Escuchó sus palabras con atención mientras tomaba asiento frente a él, dejando que poco a poco se fuera tranquilizando.

— Bueno, yo no estoy tan conforme con eso de que te secuestrase, pero me alegra saber que has disfrutado a nuestro lado — no pudo evitar reír con ternura cuando vio esas chispas alumbrar sus ojos. Había sido muy dulce por su parte decir que se alegraba de aquel secuestro por que eso le había permitido conocerla a ella. Por su parte también estaba muy contenta de haberle conocido, era un chico encantador y aunque no estaba pasando por un buen momento, estaba segura de que podría con todo lo que se le pusiera por delante. Una vez que él terminó de hablar se levanto y se puso a fregar los cacharros que habían utilizado para tomar aquel chocolate calentito.

— Verás, mi intención es armarme de valor y plantar por fin cara a mi padre, es hora de que me deje vivir mi vida — por un momento apretó el vaso entre sus manos, si tuviera un poco más de fuerza puede que aquel vaso se partiera en mil trocitos, pero como de fuerza tenía más bien poca, pues la chica simplemente apretó un poco el objeto sin una consecuencia visible. Suspiro levemente y termino de fregar para luego girarse a mirarle con una sonrisa renovada — es hora de dejar de tener miedo, quiero ser libre y aunque aún me persigan, al menos lograre quitarme una de las cadenas que me aprisionan — se acerco a él lentamente y de nuevo acarició con ternura su cabello, realmente aquel chico era bastante adorable y dulce, por mucho que hiciera, por mucho que hubiera vivido, aún tenía cierto grado de ternura y de inocencia en su cuerpo y eso era algo que Brianna atesoraba.

Se agacho lo suficiente como para depositar un dulce beso, corto y casto en la mejilla del chico — yo también me alegro mucho de haberte conocido Lance y no te preocupes, guardare tu nombre como un tesoro — no le diría a nadie el verdadero nombre de aquel chico, después de todo, era algo que le había confiado a ella solamente en aquel barco, puede que por un descuido, pero por su parte no dejaría que nadie se enterase.
Brianna Byrne
Mensajes :
378

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm65/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm84054/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lance Kashan Miér 17 Jun 2020 - 18:07

Obviamente nadie estaba completamente feliz de que Kaya hubiera cometido un secuestro al inicio de la carrera —a pesar de ser piratas—, ya que se podrían haber ganado un peligroso enemigo y, peor aún, hubiera sido alguien dispuesto a acompañarles con solo conocer que eran parte de la tripulación de Katharina. Aun así, seguía con la duda de si El sueño húmedo realmente podía participar en la carrera o no a pesar de tener más velas de las necesarias. Aunque conociendo ahora que la chiquilla no era realmente una organizadora de la carrera, aquel argumento perdía gran parte de su validez.

Entonces, Brianna se levantó a recoger todo aquello que habíamos ensuciado mientras hablábamos y ella cocinaba el chocolate, pero la conversación no cesó a pesar de que ella estuviera trabajando. Me vi tentado a hacerme un hueco a su lado y ayudarle a ello, pero había tan poco que limpiar que seguramente acabase entorpeciendo su trabajo. De todas formas, en torno a lo que estaba sucediendo, aquello era realmente lo menos importante de todo: ella me estaba contando sus aspiraciones y, respecto a eso, el resto de lo que pudiera suceder palidecía. Ciertamente de una forma parecida a mí, quería imponerse ante su padre y, aunque no lo resolviese del todo, estaba completamente decidida a dejar aquel tema de lado para vivir el tiempo más pleno posible. Tras terminar se había girado y andado hacia mí, acariciando mi pelo mientras me miraba sin perder un solo detalle, a lo que le contesté con una sonrisa sincera. Terminó por darme un pequeño beso en la mejilla y, sin darme cuenta, los mofletes se tiñeron del color de la sangre. Me traté de excusar pero las palabras no parecían estar dispuestas a abandonar mi boca.

Era una de las primeras personas, si no la primera, que me decía de forma tan directa y clara que se alegraba de haberme conocido. El pecho se me contrajo, noté una presión que desembocó en un par de lágrimas que, esta vez, no llegaron a más. No quería echarme a llorar de nuevo, además de que estas se sentían… diferentes.

— Muchísimas gracias, de verdad, Brianna. — Me sequé con ambos nudillos pulgares las lágrimas, sin poder evitar que un suspiro se me escapase. — Créeme cuando te digo que, si en algún momento necesitas ayuda para lo que te propones, allí estaré sea cual sea tu objetivo. Aunque te pongas en contra de tu padre, de toda una isla o del mundo solo por buscar tu libertad y felicidad. Solo llámame y moveré los hilos que haga falta para que tú puedas disfrutar de lo que quieres y no te tengas que preocupar por nada, y destrozaré a aquellos que buscan hacerte daño. — Se me escapó una risa de poco volumen y poco duradera. — Aunque muchas veces sienta mejor sacarse las castañas del fuego a uno mismo, supongo. Solo así son las victorias completas, ¿verdad? — Aproveché la cercanía para pegar mis labios a su mejilla y devolverle aquel beso casto que ella me había dado hacía apenas unos segundos. — Ya no por Katharina, como en esta carrera. Por ti. — Le acaricié la mejilla con el dedo pulgar, colocando el resto cerca del hueso de la mandíbula. — Y mientras dure esto, tu seguridad irá delante de la del resto, así que no te reprimas si necesitas a alguien. — Aparté el dedo al no saber si sería o no una situación incómoda para la señorita y la miré fijamente, sonriendo. Miré entonces por la ventana que estaba a mi lado, fijándome en una Xandra obviamente borracha que iba de aquí para allá con las olas del mar y que, en un momento dado, pareció amenazar con caer al agua. — Quizás deberíamos salir antes de que se mate alguien, ¿no crees? —Mi mueca se agrandó hasta el punto de mostrar los colmillos, mientras señalaba con el dedo índice hacia la puerta de la habitación.
Lance Kashan
Mensajes :
658

Fecha de inscripción :
18/08/2018


Hoja de personaje
Nivel:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm103/150Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (103/150)
Experiencia:
Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 3qaWnZm218360/1000000Un ángel contra los demonios del pasado. [ Brianna & Lance ] 9h2PZk8  (218360/1000000)
Berries: 831.506.650
Ver perfil de usuario

Shichibukai
Lance Kashan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 :: ZONA ROL :: Grand Line :: El paraiso :: Alta mar

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.