Próxima ronda fugaz

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Astartea Shikei Lun 18 Mayo 2020 - 16:39

Sus palabras hicieron que ladeara el rostro, sabía que era difícil de creer pero siempre había sido algo de lo que era capaz, desde pequeña, desde que había empezado a elegir a quien quería molestar, a quien quería amar.

Al igual que Annabelle elegía sus sirvientes, ella había elegido los suyos de una manera mucho más retorcida y oscura. La gente había creído sus sentimientos y ella también, un poder tan extraño y oscuro que provocaba en la gente un temor digno de aquellos orbes de sangre.

Dexter desconfiaba de ello y ella simplemente se levantó con calma de la cama. Sus pies descalzos se deslizaron por el suelo y cada pequeño movimiento hacía que su falda se deslizara entre sus piernas.- Te voy a enseñar cómo se hace.- Tranquila, sonriendo de forma leve, subió un poco la falda para que no le molestara, y acortó las distancias con el revolucionaria casi como si todo fuera un gesto demasiado casual.

Astartea tenía la habilidad de hacer parecer las cosas fáciles, casi como si fuera algo normal y sencillo, como algo imperturbable y premeditado. Controlaba lo que tenía que hacer, lo que podía hacer y cómo hacerlo. Pero siempre tenía esa parte de demonio en la mirada que te hacía tragar grueso sabiendo que los peligros se acercan a una velocidad a la que no estás acostumbrado. Por eso tal vez deja tranquilamente una pierna entre las suyas, acorta la distancia notando suavemente el sillón, apoyándose en este. Una mano en el reposabrazos y otra subiendo lentamente por su hombro.

-Es casi como un juego, solo tienes que buscar algo que te guste de esa persona, o algo que crees que debería gustarte.- Su mirada fija, de ojos entrecerrados, su sonrisa divertida, simplemente lo está observando como si disfrutara genuinamente de aquella extraña explicación.- Quizás unos labios suaves, tal vez unos ojos demasiado intensos…-Sus dedos bordearon su rostro suavemente, subiendo por su mejilla.- Entonces te aferras a eso, lo multiplicas, y simplemente te dices que es lo más hermoso que has visto en tu vida, y que por ello debes amarlo…Y lo haces, claro que lo haces.- Se muerde el labio suavemente, negando con calma, sin apartar la mirada de la suya.- Y te enamoras como si fuera de verdad…-Un susurro cómplice, una distancia casi inexistente y finalmente, se sienta en su regazo, antes de soltarle.

-Luego te recuerdas que es mentira, que tiene unos ojos muy comunes o que has besado labios mejores y puf, el amor a la basura.- Chasqueó los dedos, divertida- Como apagar un botón, literalmente.- Se encoge de hombros, cruzando suavemente las piernas, mientras nota la falda por los muslos, no es que le moleste demasiado o este incomoda o nerviosa, quizás es que ha jugado demasiadas veces a aquello.- Es fácil, peligroso cuando no consigues que funcione o te metes demasiado en el juego, pero… Te ayuda a engañar a la gente y a ti misma.- Lo admite, mirándole fijamente.- Y tranquilo, nunca he tenido problemas con mi padre como para llamarte de esa manera.- Una sonrisa tranquila y divertida, mientras sigue cómodamente sentada en su regazo, mirándole.

Sus brazos están ahora mismo cruzados bajo su pecho y sus dedos se mueven tranquilamente por las mangas de aquella camisa.- No me desnudo delante de la gente a no ser que quiera algo de ella, no soy tan mala…-Mintió sabiendo que Dexter lo sabía, con aquella sonrisa de demonio que gritaba problemas y con un guiño de un par de ojos de sangre que hubieran quitado el aliento a cualquier par de pulmones.

Nadie dijo que fuera a quedarse lamiéndose las heridas.
Astartea Shikei
Mensajes :
199

Fecha de inscripción :
11/04/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm57/150Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (57/150)
Experiencia:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm60622/1000000Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (60622/1000000)
Berries: 22.030.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Dexter Black Lun 18 Mayo 2020 - 19:56

Estudió atentamente cada gesto, cada movimiento de su cuerpo, cada elevación de su pecho mientras inspiraba lentamente. Sus palabras, más desafiantes que cariñosas, ofrecieron mostrarle cómo Tea se encendía y apagaba, y se levantó de la cama con una delicadeza que terminaba de confirmar lo que venía sabiendo hacía un rato: Era noble hasta la médula; los pasos cortos casi de puntillas, con arcos largos y un suave contoneo mientras se levantaba lo justo de aquella falda para no tropezarse lo confirmaban.

Era atractiva, y su voz casi erótica. Si esos ojos que se clavaban en los suyos hubiesen podido tocarlo seguramente ya le habrían hecho el amor, pero ella solo estaba jugando. Sentada sobre él, dedicándole halagos sutiles en lo que acariciaba sus mejillas... Mentiría si dijese que no le excitaba aquello, pero hacía falta más que eso para volverle loco. O, como mínimo, lo suficientemente loco. Sin embargo, casi sin darse cuenta, había terminado apoyando una de sus manos sobre la rodilla desnuda de la albina. ¿Cuándo se le había subido la falda? No tenía sentido.

Aunque sabía que él era la causa, con esos dedos inquietos que gozaban de una destreza singular, no tenía claro en qué momento, ni cómo ni por qué, su mano había decidido descansar allí. Aunque, a decir verdad, podría aprovechar para seguirle el juego. Desnudarla suavemente, pero tan deprisa que apenas sí pudiese percibirlo, se antojaba en cierto modo edificante, pero al mismo tiempo resultaba algo burdo en esa atmósfera de coqueteo que densamente se había conformado.

- Entonces solo tienes que decir una y otra vez "qué ojos más bonitos" -reafirmó, devolviéndole aquella mirada preñada de emociones contrapuestas-. "Son como corazones de cereza; como rubíes al sol".

No pasó la mano por su cara, pero acarició su rodilla sutilmente mientras su otro brazo se deslizaba como una serpiente hasta su espalda, por donde escaló utilizando los dedos. Rodeó la columna y posó las yemas en su nuca, tirando con imperceptible fuerza de ella para acercarla a su cara más y más, hasta estar casi nariz con nariz.

- Qué ojos más bonitos. Son como corazones de cereza; como rubíes al sol.

No lo repitió más veces, pero lo murmuró un par y gesticuló otras tantas hasta fingir que lo convertía en una oración silenciosa, en un rezo interesado que sabía ella estaba escuchando aunque pudiese, tal vez, intentar ignorarlo. Pero si algo tenían los dioses y demonios era que siempre, siempre, estaban escuchando cuando alguien les hablaba. Aunque en esa ocasión, dudaba que pudiese hacerlo por muy diosa que fuese o demonio que se creyese.

- Y no solo tiene unos ojos preciosos. -Se acercó más, hasta que apenas un par de micras los separaban y con cada respiración parecía que iban a tocarse-. Una figura perfecta, un pecho generoso, una carita de ángel... Podrías decirte que tiene un pelo sedoso, piel suave, tal vez... Solo tal vez, que estás frente a una persona encantadora. ¿Voy bien?

Se acercó él esa vez, aunque no quedaba mucha distancia que recorrer. Podía sentir su aliento contra la cara, y a poco lo mullido de sus labios. No necesitaba rozarlos para saber que eran delicados como la caricia de un pétalo de rosa, que se doblarían como un pétalo de rosa. Cerró los ojos por un instante, dispuesto a disfrutar el momento, y lo hizo como nunca lo había hecho: La levantó entre los brazos.

Su cara había terminado por alejarse, claro, y él había depositado a la muchacha en todo su esplendor sobre la cama de nuevo. Sonreía con maldad, y se sentó a los pies mientras la miraba con cierta picardía aún.

- Pero la segunda parte... No tiene pinta de funcionar. Es decir, si quieres te lo digo, pero no hay quien se lo crea.



Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 EJq2YV7
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 BOKei9S
Waiting for Zuko:

Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1543

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm146/150Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm921530/1000000Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Astartea Shikei Lun 18 Mayo 2020 - 21:39

Ella siempre disfruta de los placeres del mundo, es total y plenamente consciente de la debilidad humana que tiene por ellos, y por eso no puede evitar alzar una ceja de forma traviesa en cuanto su mano se abre camino hasta su rodilla. Ha sido casi sin que ella se dé cuenta, como un acto reflejo o como si siempre hubiera estado ahí.

Entonces él intenta hacer aquella versión de su juego, ella ladea el rostro, mirándole fijamente y asiente divertida. No vamos a negar que ver como intenta ponerlo en práctica es francamente -Básicamente…- Admite con calma, mientras poco a poco le deja guiar la situación al igual que lo había hecho ella. Se inclina cuando le hace hacerlo, le mira cuando recita aquel extraño conjuro.

Sus orbes de sangre siguen fijos, aunque ahora parecen dos pozos de fuego hirviendo a un ritmo lento y decadente. No los cerró, no dudo o se dejó reducir, se quedó quieta mientras él jugaba, tiraba y tentaba. Pero a diferencia del impaciente gato, el demonio sabía perfectamente cuando buscaban tirar de todos y cada uno de los hilos. Por eso simplemente esperaba, con la sonrisa ladeada, con la maldad en los ojos, con los dedos en su hombro.

Sabiendo que aquel hombre pretendía jugar con ella tanto como había jugado con él, por eso aunque cerró los ojos levemente, no se extrañó al notar que la levantaba, causando una suave risa salir de sus labios.- Algo me dice que te voy conociendo.- Admite con diversión, abriendo un ojo cuando nota el colchón a la espalda de nuevo.

Escucharle decirle aquello hizo que se incorporara levemente, Astartea tiró con suavidad del lazo negro de encaje con ribetes rojos, soltando el largo cabello como si fuera una cascada de plata, mientras de rodillas se ponía a su lado. La falda se subía pasando el muslo, al inclinarse la camisa se abría ligeramente, en cuanto se movió hacía él, su cabello cae por encima de su hombro. Es casi como un sutil hechizo tan eficiente como su tacto.- Por eso te dije que sabía de sobra, que si lo hacía contigo no iba a funcionar.- Le pasó el lazo suavemente por el cuello, poco a poco, rozó con sus dedos su nuca, su cuello por delante, e inclinándose ligeramente le hizo un lazo. Mientras se lo ponía bien, se aseguró de que sus labios quedaran cerca de su oído, a mitad de su mejilla, quizás acercándose a sus labios- Después de todo, sigo pensando que tienes unos ojos muy intensos y unos labios apetecibles.- Luego le guiña un ojo, se aleja suavemente tras acariciar su mejilla y se sienta en el colchón, a su lado.

-Te queda bien, mejor que a mí.
- Admite, sonriendo levemente, mordiéndose el labio para negar con algo de diversión. Es totalmente consciente de que va a terminar quemándose, pero para alguien que llevaba toda su vida jugando entre llamas no podía ser más apetecible.

Y podía jugar a contenerse, a agarrar todas aquellas emociones, pero el fuego en sus ojos seguía ardiendo a fuego lento, sus labios seguían delatándola y le había colocado el lazo como si fuera un regalo. Bueno, quizás lo era en cierta medida, uno para ella después de todo, era divertido pensarlo.

El regalo más grande de toda su vida, tal vez.
Astartea Shikei
Mensajes :
199

Fecha de inscripción :
11/04/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm57/150Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (57/150)
Experiencia:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm60622/1000000Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (60622/1000000)
Berries: 22.030.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Dexter Black Mar 19 Mayo 2020 - 1:28

En ocasiones Dexter había podido observar situaciones cuanto menos curiosas, pero ninguna tan extraña como el dulce ronroneo de aquel demonio que jugaba a ser un dulce gatito. Se le daban, por regla general, muy mal los animales, pero más o menos había aprendido a entender las similitudes entre determinados comportamientos de estos y los humanos. Aunque, tal vez, él fuese quien coqueteaba como un gato y simplemente estuviese, de nuevo, viendo su reflejo en ella. ¿Pero no era así como todo el mundo veía a los demás, como un reflejo de sus propias cualidades? Tal vez que viese tanto de él en ella significaba que ella era, como mínimo, increíble. Y, la verdad, increíble era.

Se había soltado el cabello para dejar suelta su salvaje melena, una cortina de fulgor blanco que brilló en medio de las tenues luces del dormitorio y acarició su hombro mientras ese escote que había evitado mirar amenazaba con, finalmente, ganar la batalla a sus ojos.

Para evitarlo, simplemente los cerró y dejó que el suave cosquilleo de esa marea de plata erizase toda su piel. El poco vello que tenía se levantó, y su espalda amenazó con tensarse mientras sus piernas se iban relajando casi hasta que sus pies dejaron el suelo. Y tal vez nadie debiera hablar de cuando alrededor de su cuello cayeron cual grilletes los ribetes de encaje de aquel lazo. Estaba frío, pero al mismo tiempo ardía, y la suavidad de Tea quemaba más que el fuego más intenso. También notó sus dedos, pero apenas les prestó atención, curioso por qué haría ella con semejante poder.

- Ahá... -De todas las cosas que podría haber hecho, había elegido esa. Podría haberlo atado como a un perro, o bridado como a un caballo, pero optaba por lo que, al final, resultaba más obvio. O tal vez, siendo ellos dos, lo que menos-. Así que... Ahora soy un regalo.

Se mantuvo quieto, pero dirigió los ojos al encuentro de los suyos, inquisitivo. Su ceja arqueada, una sonrisa irreverente y el absoluto nervio de no lanzarse contra ella en ese preciso instante. ¿Qué se había creído con aquello? Apenas podía contener la risa ante la situación, pero las ganas de preguntar por qué no se lo ataba en la mano, habida cuenta de que era lo que iba a tomar de él... Aunque cabía la posibilidad de que aquel pequeño demonio estuviese, como había dicho hacía rato, tratando de tomarlo entero para sí.

Y su corazón, roto o recompuesto, no era tan accesible como su cama.

¿Era honesto ofrecerle algo que ella debía ganar? No sabía qué responder, y en medio de su excitación pensar resultaba complicado. ¿Qué quería, qué debía hacer? La habría lanzado ya contra la cama y desnudado; ya habría empezado a besar cada centímetro de su cuerpo y acariciado cada palmo de su piel. Tal vez se habría perdido en esos labios mullidos de aquel ángel que se creía demonio... Pero debía pensar en el mañana. Podía vivir con la idea de hacerle daño algún día, pero no con la de mentirle. Ella no se merecía aquello.

Además, estaba enferma.

- No sé si tu corazón podrá aguantar lo que este lazo significa -dijo, muy dignamente, quitándoselo lentamente, como quien desenvuelve un regalo-. Y no sé si sabré cumplir como tal.

Lo tiró al suelo despreocupadamente, y empujó a Tea contra el colchón al tiempo que él caía con ella, dejando su brazo bajo ella. La aferró contra sí durante unos instantes y la subió a él. Pesaba como una muñequita, resultaba muy divertido.

Además, estaban cara a cara.

- No soy un regalo. No al menos un buen regalo; vas a tener que pelear por mí si quieres vencer lo que volverá mañana -le explicó, siendo serio por un instante-, y aun así no puedo prometerte nada más allá de que nunca olvidarás esta noche. Pero si eso cambia, yo mismo haré el lazo.

Esperó durante unos segundos, y si ella no se quitaba, él la besaría.



Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 EJq2YV7
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 BOKei9S
Waiting for Zuko:

Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 198u77
Dexter Black
Mensajes :
1543

Fecha de inscripción :
17/04/2014


Hoja de personaje
Nivel:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm146/150Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (146/150)
Experiencia:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm921530/1000000Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (921530/1000000)
Berries: 995.076.001
Ver perfil de usuario

Líder de la revolución
Dexter Black

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Astartea Shikei Mar 19 Mayo 2020 - 15:26

-El lazo es un regalo, puedes hacer lo que quieras con lo que te doy, después de todo, se exactamente la razón de que lo haga…-Ladea suavemente el rostro, negando ligeramente mientras sus ojos siguen fijos en los suyos.- Soy consciente de lo que escondes Dexter, después de todo para quitártelo, he tenido que verlo, tocarlo y hacerlo desaparecer.- Ella sabía de sobra que tan densa era aquella oscuridad, que tan peligrosas eran aquellas tinieblas, pero no era suficiente como para asustarla.

Había pasado toda su vida entre aquella negrura, simplemente había observado la de alguien que poseía algo a su altura. Eso no quería decir que fuera a asustarla ni mucho menos, siempre se había enfrentado a los peligros y Dexter no era diferente.

-Mi corazón ha aguantado muertes más duras que cualquier noche de pasión, podré soportarlo.- Le dijo buscando quitarle algo de hierro al asunto, sonriendo de lado para decirle que estaba bien, ella sabía a lo que se estaba enfrentando.

¿Sabía él sin embargo lo que estaba haciendo?

Se dejó tumbar con calma, sin apartar su mirada de la suya, y cuando la giro suavemente ella se acomodó contra su pecho, ladeando el rostro sin demasiado problema.

-Bueno… Algo me dice que sabremos quién peleara por quien después de esta noche.-Admite, acariciando suavemente su mejilla, sin inmutarse o asustarse por sus palabras.- Quizás te sorprendas mañana, Dexter, pero yo que tú, iría aprendiendo a anudar.

Fue entonces que él dio el primer paso, la joven de cabellos plateados recibió el beso de forma calmada, mientras lo devolvía y acercaba más su cuerpo al suyo, empezando aquella aventura de una noche que nadie sabía realmente como iba a terminar. Tal vez simplemente terminara con ambos bañados en sangre, destrozados o rotos y Astartea con todos sus planes cumplidos pero otra puñalada en lo que le queda de corazón.

Tal vez no le quedara corazón después de aquella noche, pero al llegar la mañana estaba segura de una cosa, y es que aquel hombre era tan peligroso como le habían dicho.

Le había clonado una mano, guardado en una bolsa, luego se había vestido en silencio con el primer rayo de sol, esperando no despertarle, mientras las sabanas se arremolinaban en su cuerpo y ella dudaba. Negó rápidamente, siendo consciente de que si se despertaba a su lado, sería ella la que no pudiera escapar.

No había botón que funcionara con él, ni razonamiento ni reglas, pero eso no quería decir que ella fuera a dejar que todo acabara de aquella manera. Agarró el lazo que estaba en el suelo, lo ató con calma en la cama y luego le miró.- De momento… Sigo viva.- Le dijo aquello sabiendo que estaba despierto, que quizás simplemente quería dejarla ir o a lo mejor estaba dormido, descansando sin todo aquel peso que ella le había quitado con su akuma.

Fuera como fuera, Astartea saldría de allí antes de que cualquiera pudiera verla, mirando al cielo que comenzaba a amanecer, con la ropa desarreglada y un aire desenfadado, el pelo suelto y cientos de momentos en su cabeza y en su cuerpo.

No sabía si estaba escapando, escondiéndose o era lo más razonable, pero era consciente de que era lo mejor por el momento. Tenía demasiadas cosas en las que pensar, tenía un barco rumbo a Paraíso esperándola.

Y cientos de momentos en los que no quería pensar.
Astartea Shikei
Mensajes :
199

Fecha de inscripción :
11/04/2020


Hoja de personaje
Nivel:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm57/150Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (57/150)
Experiencia:
Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 3qaWnZm60622/1000000Una función muy larga de escribir [Dexter-Astartea] - Página 2 9h2PZk8  (60622/1000000)
Berries: 22.030.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.