El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
Últimos temas
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por StaffOPD el Jue 21 Mayo 2020 - 0:37

Contratante: Arturo Rosehip, conservador del museo naval de Water Seven

Descripción: Todavía es un misterio cómo lo han hecho, pero lo hicieron. Hace un par de días alguien ha robado la restauración de la “Llama del amanecer” una antigua carabela de 200 años de antigüedad. No creemos que se hayan largado en ella dado que le faltan las velas y el timón no puede girar, así que creemos que alguien la ha montado en otro barco más grande. Por fortuna todas nuestras piezas valiosas cuentan con un den den rastreador, os daremos el dispositivo receptor, necesitamos que recupereis el barco a toda costa en perfectas condiciones antes que nos toque volver a abrir.

Objetivo secundario: Neutraliza a los ladrones, no importa el método empleado.

Recompensa: 10.000.000 de berries. Añadiremos cuatro den den rastreadores de cumplirse el objetivo secundario.
StaffOPD
Mensajes :
1826

Fecha de inscripción :
23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

Webmaster
StaffOPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ellie el Jue 21 Mayo 2020 - 9:42

La mink había estado bastante atareada el último mes, y cuando se disponía a volver a Ennies Lobby a rellenar el correspondiente papeleo y tomarse un pequeño descanso, su Den Den mushi sonó. Se encontraba bastante cerca de Water seven, la famosa isla de carpinteros, y allí había un encargo que debía realizar. Afortunadamente no iría sola, sino que le habían asignado a su amigo Ruffo como compañero, que, por lo visto, ya se dirigía hacia allí también.

Los detalles de la misión fueron bastante escuetos, aunque la loba entendió que quizá podía obtener más una vez llegase. Por lo visto, habían robado un gran barco que se encontraba en estado de restauración, y pese a que parecía algo casi imposible, no habían dejado rastro alguno. Afortunadamente, los carpinteros estaban bastante curtidos en ese tipo de maniobras, ya fuesen robos o impagos, por lo que se cubrieron las espaldas añadiendo unos dispositivos rastreadores en algunas de las piezas de mayor coste.

El contacto de referencia era un tal Arturo, conservador del museo naval de la isla. Así que Ellie supuso que Ruffo y él se verían allí.

***

Aquella ciudad era un imperio de la madera. Sus enormes calles no dejaban de sorprender a la mink, pese a que ya había estado en varias ocasiones allí. Caminó entre la multitud vistiendo su elegante traje negro acompañado de una camisa blanca. Bastante típico, sí, pero Ellie solo se lanzaba a cambiar a colores más atrevidos cuando se trataba del maquillaje y ciertas facciones de su cuerpo.

Cuando la agente por fín llegó al museo naval, entró a una tienda y compró un par de refrescos y una bolsa de patatas fritas. Se sentó en el banco más cercano y esperó a que su amigo llegase. El segundo refresco era para él, aunque no sabía si la burbujeante cola sería de su agrado.
Ellie
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
12/04/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm71/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (71/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm108938/790000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (108938/790000)
Berries: 41.169.000
Ver perfil de usuario

Agente de Neutralización
Ellie

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruffo el Sáb 23 Mayo 2020 - 5:00

[justify]Me había vuelto a librar por muy poco. Ya había colocado frente a mí la alta pila de informes pendientes de realizar y remitir cuando el Den Den Mushi sonó. El molesto ruido del caracol se reveló por una vez como un mensaje de salvación, forzándome a abrir la conexión a gran velocidad para recibir los detalles de la misión. Tendría que volver a abandonar Enies Lobby, lo que no dejaba de ser un rotundo éxito.

***

La Ciudad del Agua me había recibido con su constante ajetreo. Los astilleros más solicitados en todo el mundo bullían de actividad, de modo que abandonar la zona portuaria con la cabeza sobre los hombros resultaba una auténtica odisea. Carpinteros iban de un lugar a otro sin descanso, portando grandes listones o clavando sin descanso clavos cuyo objetivo no escapaba en absoluto a mi entendimiento. Aprender de aquellos hombres y mujeres sería una tarea digna de realizar. Tal vez pudiese contemplarla en el futuro, pero por el momento debía dirigirme al Museo Naval.

Iba con la hora pisándome los talones, así que apreté el paso hasta detenerme frente a la construcción. Situada no demasiado lejos de la zona portuaria por motivos obvios, altas columnas colocadas en fila flanqueaban la entrada. Casi resultaba sobrecogedor, pero no tenía tiempo para detenerme a contemplar la hermosa creación que había concebido la mano del escultor.

Apreté el nudo de la corbata negra, un windsor simple cuya realización se había convertido en un acto involuntario y rutinario para mí. Perfectamente simétrico, afianzó la camisa blanca en torno a mi cuello y me dispuse a adentrarme en el lugar. Allí me esperaba Ellie. Se me había informado de que ella sería quien me acompañase. Habíamos tenido la fortuna de coincidir hacía no demasiado tiempo en algunas misiones sencillas en los Blues. Ambos habíamos echado en falta un reto mayor que abordar en conjunción, y allí estaba.

―¡Hola!―saludé con una sonrisa y una elevación de manos―. Vamos, que vamos justos de tiempo. Perdona por el retraso, pero ha habido algún fallo en el Umi Ressha y nos hemos tenido que detener un buen rato. Y gracias, ¿cómo sabías que es mi favorita?

Di un largo sorbo del refresco que me ofrecía, internándome en las instalaciones sin dudar. Había tenido la oportunidad de probar diferentes sabores desde que abandonase mi isla natal, pero aquél se había convertido sin duda en mi predilecto. Debíamos buscar a un tal Arturo, pero su localización no tardó en sernos revelada al pasar junto a unos grandes paneles.

El museo constaba de varias plantas, estando las primeras destinadas a su función cultural y las más altas a acoger a los funcionarios que lo hacían funcionar. La cuarta planta albergaba el despacho del señor Rosehip, así que me dirigí al ascensor más cercano y me introduje en él en cuanto las puertas se abrieron. Recordaba en cierto modo a una cápsula, y el agua que nos rodeaba era la encargada de hacer que se moviese. El mecanismo me era completamente ajeno, tan extraño como hermoso.

―Me encanta este sitio ―dije distraídamente, apurando la bebida con dos largos tragos antes de que las puertas se abrieran de nuevo―. Espero que mi idea no haya cambiado cuando nos vayamos. Cuéntame, ¿que tal te ha ido desde que nos separamos la última vez? A mí me han tenido hasta arriba de papeleo.

Hablaba mientras recorríamos el largo y estrecho pasillo en el que nos habíamos introducido. Un sinfín de puertas iban sucediéndose a ambos lados, pero el letrero que presidía la situada al final del corredor la consolidaba como nuestro destino: 'Arturo Rosehip'.[/justify[
Ruffo
Mensajes :
241

Fecha de inscripción :
15/07/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm61/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm70600/1000000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (70600/1000000)
Berries: 50.470.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22268-cornelius-d-ruffo-

Agente de campo
Ruffo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ellie el Sáb 23 Mayo 2020 - 11:53

Cuando la mink quiso darse cuenta, se había terminado las patatas fritas, dejando unas únicas e interminables migas en el fondo de la bolsa. Suspiró, y volvió a mirar el reloj. Ruffo se estaba retrasando, aunque solo eran unos minutos.

Cuando se levantó a tirar la bolsa a una papelera, su compañero hizo acto de presencia. Se excusó por su tardanza, había tenido algún problema en el Umi Ressha, y procedió a agradecer a la loba su regalo, comentándole que era su favorito.

- Pues la verdad es que no lo sé -comentó a la par que alzaba los hombros-. Es uno de los más populares, o eso me dijo el hombre de la tienda, así que probé suerte. De ahora en adelante ya lo sabré -finalizó con una tímida sonrisa.

Lo cierto era que Ruffo iba un poco acelerado, quizá tenía muchas ganas de acabar la misión. Caminaron en el interior, hizo un par de preguntas y acabaron en un ascensor con un extraño funcionamiento. Parecía que usaban energía mareomotriz de alguna manera, y aquello sin duda era bastante peculiar.

La agente se quedó colgada observando el funcionamiento del ascensor cuando iba ascendiendo. Se asomó e intentó indagar algo a través del cristal, y entonces su compañero le sacó de su ensimismamiento.

- Sí -respondió girando el cuerpo en su dirección-. Sí, yo también. Tengo un montón de papeleo atrasado, y estoy pensando en cobrarme un par de favores con algún subordinado… Si quieres y no has acabado tu papeleo, pásate por mi despacho cuando acabemos esto, les puedo pedir que te ayuden a tí también.

Tras su ofrecimiento de ayuda, Ellie avanzó por la cuarta planta, hasta estar delante de la puerta del despacho de Arturo, su contacto en aquella misión. Observó a su compañero y, al ver su aprobación, golpeó un par de veces la puerta. Pasaron unos segundos hasta que alguien se pronunción. “Puede pasar”, y tras ello, la agente giró el pomo de la puerta, entrando en la habitación.

- Buenos días, señor Rosehip. Mi nombre es Ellie, y este señor es Ruffo. Somos los encargados de traer de vuelta su restauración.

El hombre, trajeado y de avanzada edad, se sorpendió y dejó todo lo que estaba haciendo al momento. Desplazó ligeramente los papeles que tenía sobre la mesa y se levantó, estrechando la mano de Ruffo y saludando desde la distancia a Ellie, con ciertas dudas. Quizá su protocolo no haya lidiado nunca con una mink.

- Perfecto, perfecto. Os estaba esperando, chicos. Esa restauración… Es una obra de arte. Es una antigua carabela con algo más de doscientos años de historia, y aún no estaba completamente restaurada, por lo que creemos que, quien la haya robado, la está transportando de alguna manera. Mirad, tengo aquí los rastreadores.

El hombre, visiblemente nervioso, empezó a abrir todos los cajones de su mesa, lanzando cosas al suelo hasta que dió con un chisme con apariencia de radar.

- Mirad, lo podéis mover girando sobre vosotros mismos, y su funcionamiento es como el de una brújula, solo que en vez de marcaros el norte, os marca la ubicación del barco -comenta a la par que gira, hasta que la flecha apunta a una dirección en línea recta-. Ahora está el sistema de colores, si veis aquí -apunta a un cuadradito amarillo-, podréis ver hasta… No sé si son cinco o seis colores. De más lejos a menos, son; azul, morado, amarillo, naranja y rojo. Cada color comprende entre 2 y 5 kilómetros.

El hombre suspira, y parece incluso pedir perdón con la mirada. Niega con la cabeza y vuelve a las andadas.

- Siento que todo sea tan complicado. Hace un año nos llegaron modelos nuevos de rastreadores, el sistema de la flecha es el mismo, pero indican la distancia de manera numérica, con un rango de error de menos de un tres por ciento. Si hubiéramos puesto uno de esos rastreadores…

- No se preocupe, señor -comentó Ellie mientras se lamía la pata-. Aún así es un escenario muy favorable. Solo tenemos que seguir la línea hasta que esté en rojo. Entendido. ¿Qué hacemos cuando lo encontremos?

- Ah, sí, eso. Os daré un Den Den Mushi, y desde ahí podréis marcarme. Si me dais unas coordenadas, llevaré a mis hombres y traeremos de vuelta el barco. Por favor, necesitamos que esté en perfectas condiciones.

La mink asintió y esperó por si su compañero tenía algo que decir. Una vez salieran de la sala y del edificio, Ellie compartiría sus opiniones con el agente.

- Está claro que robar una carabela sin que nadie se de cuenta es de profesionales. No podemos descartar que tengan inhibidores o se hayan desecho de los dispositivos que nos ayudan a rastrear. Supongo que también esperarán que alguien vaya tras ellos… Bueno, digamos que no tenemos un panorama demasiado bueno, ¿no? Pero podremos con ellos. Ah, claro, también está el tema de traerla en perfectas condiciones… Eso implica que al menos yo no usé mi fruta cerca de ese barco. Ruffo, por favor, dime que tú has visto algo positivo en todo esto -finalizaría, agachando ligeramente la cabeza y las orejas-. Porque yo… yo no.
Ellie
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
12/04/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm71/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (71/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm108938/790000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (108938/790000)
Berries: 41.169.000
Ver perfil de usuario

Agente de Neutralización
Ellie

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruffo el Dom 24 Mayo 2020 - 4:15

[justify]―¿Algo positivo? ¡Claro! Bueno, no, pero no te preocupes. Todo se solucionará, ya verás ―dije en un intento por infundirle ánimos a mi compañera al tiempo que daba una sonora palmada en su espalda. Quizás me hubiese pasado, pero era mejor pecar de exceso de ímpetu que de escasez―. Veamos, por el momento lo único que tenemos es ese rastreador. No me he enterado demasiado bien de cómo funciona... Espero que tú sí. Creo que de entrada deberíamos seguirlo para ver hasta dónde nos lleva, ¿no crees? En el peor de los casos, suponiendo que le hayan quitado el rastreador a la carabela... Bueno, un trasto como ése no puede ser sacado en un bolsillo. Digo yo que necesitarán un barco o algo así para llevárselo de Water Seven, y ahí estaremos nosotros para impedirlo.

Miré el molusco, que no dejaba de emitir luces. Jamás había visto uno de esos; tal vez pudiese pedir alguno en la agencia, porque su utilidad era más que evidente. Apuntaba hacia el mismísimo muelle, como no podía ser de otro modo, así que hacia allí nos encaminamos. Sin embargo, enseguida quedó patente que no sería tan fácil. La localización de la carabela parecía no mantenerse fija, porque la punta de la flecha giraba de buenas a primeras hasta el punto de obligarnos a cambiar de rumbo en más de una ocasión. Aun así, el color iba variando y poco a poco se acercaba al rojo.

―Un momento ―le dije a Ellie al tiempo que nos parábamos frente a un amplio canal. El color del Den Den Mushi se acercaba inevitablemente a las tonalidades rojizas. ¿Acaso se estaba acercando a nosotros la carabela? No podía ser. Miré con detenimiento los alrededores, pero ni rastro de un barco o algún elemento en el que pudiese ser escondido. A menos que...―. ¿Y si va por ahí? ―pregunté, señalando al canal con la mano. La señal del rastreador indicaba que nuestro objetivo volvía a alejarse―. Sólo se me ocurren dos opciones: que hayan encontrado el rastreador y lo hayan arrojado a un canal al azar, en cuyo caso habría terminado por dejar de emitir... Creo yo, vamos. Es decir, si no es por el propio hecho de estar sumergido en agua debería ser por los constantes golpes que se habrá estado dando. Eso, o que haya una ruta que se nos escapa y que va bajo nuestros pies. Un momento, Ellie... ¿en qué nivel estamos?

Water Seven había sido edificada en varias alturas y, con tanto paseo siguiendo el rastreador, había perdido la cuenta de cuántas escaleras habíamos subido y bajado. La posibilidad de que hubiese alguna suerte de ruta subterránea oculta estaba ahí, pero también podía ser que simplemente se moviese por un nivel inferior al que ocupábamos.[/jusitify]
Ruffo
Mensajes :
241

Fecha de inscripción :
15/07/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm61/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm70600/1000000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (70600/1000000)
Berries: 50.470.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22268-cornelius-d-ruffo-

Agente de campo
Ruffo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ellie el Lun 25 Mayo 2020 - 9:56

A Ruffo no se le daba demasiado bien el consolar a los demás, y tampoco parecía controlar la fuerza con la que daba palmaditas en la espalda. Ellie estuvo a punto de toser, aunque se aguantó y evitó la mirada con el humano unos minutos. Necesitaba concentrarse e intentar idear algo que incidiera como una luz -por pequeña que fuera- entre ambos agentes.

Su compañero de misión empezó resaltando lo obvio, e instando a la mink a hacer lo único que podían; Seguir la flechita. Durante el camino, la loba permaneció en silencio, pensando en todos los posibles escenarios que podían derivar de aquella situación, y a decir verdad, pocos eran alagadores.

Caminaron en dirección al muelle mientras iban girando por zonas a merced de la flecha. Desde fuera seguro que parecían turistas. El caso es que tras unos minutos, el caracol empezó a marcar unos colores rojizos que indicaban una proximidad a la carabela.

Ruffo alertó a Ellie, y puso sobre la mesa la posibilidad de que los ladrones estuviesen usando alguna capa en el subsuelo para llevarse el bien. Aunque pronto dió una opción más; que estuviese en algún subnivel.

- Creo que estamos en el nivel cuatro. O puede que en el tres -comentó mientras se rascaba la nuca-. No pensaba que contar las escaleras que subíamos y bajásemos fuera a ser importante. Pero… Y si… ¿Y si los ladrones están usando otro espacio? -comentó mientras su pata derecha indicaba al cielo- Probablemente sea la más fácil de descartar pero… Con cierta tecnología quizá…

Ellie no tardó en darse cuenta que aquella situación quizá era la más absurda de todas, así que nerviosa, pronto sacó su caracol de muñeca de la mochila y se lo ató.

- Vale, vamos a centrarnos. Estamos en el nivel tres o cuatro, así que al menos nos podemos repartir un nivel cada uno. Tú quédate el inferior, yo bajaré dos y de paso te diré si hay más. Toma, el rastreador. Permanece lo más cerca que te permita la fecha, te identificaré desde el nivel inferior y buscaré estar cerca de tí, solo que en un nivel inferior. Cualquier cosa que veamos nos comunicamos por aquí, ¿vale?

La idea de Ellie era identificar con su haki de observación la posición de Ruffo, y seguirla una vez bajase dos niveles. Conforme fué bajando escaleras se fué fijando en todo lo que tenía alrededor. Aquella isla era impresionante, y era una pena no tener el suficiente tiempo libre como para disfrutarla.

- Acabo de bajar dos niveles, Ruffo -comentaría apretando el diminuto botón de su Den Den Mushi de pulsera-. No hay más niveles, estoy en el 0. ¿Estás en posición?

La mink esperaría a que su compañero dijese que sí para intentar averiguar algo. Aunque lo cierta era que no parecía haber nada sospechoso por allí, y menos un barco de unas dimensiones aptas a la vista de cualquier persona.

Entonces la agente tuvo una idea. Confome Ruffo se fué movimiento empezó a acercarse al suelo. Tiró una moneda para recogerla, y puso su oreja en el suelo, intentando captar algo. Y… sí. Algo había. Una vibración continua, que parecía seguir un patrón pero de pronto se paraba unos segundos y retomaba de nuevo.

- No sé si tu verás algo, Ruffo. Pero aquí, en el nivel 0, hay unas vibraciones extrañas en el suelo. Puede que sea algún sistema de agua propio de Water Seven. Pero tampoco podemos descartar la idea de que sea un nivel subterráneo en el que… En el que están los ladrones. Y ahí tenemos dos opciones. O intentar buscar una puerta, o entrar a las malas.
Ellie
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
12/04/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm71/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (71/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm108938/790000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (108938/790000)
Berries: 41.169.000
Ver perfil de usuario

Agente de Neutralización
Ellie

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruffo el Miér 27 Mayo 2020 - 3:43

Haciendo caso a las indicaciones de Ellie, que pese a su amabilidad no dejaba de ser mi superior y quien llevaba la voz cantante en la operación, seguí sin descanso la flecha sin despegar mi vista del comunicador. Efectivamente, el rastreador indicaba que nuestro objetivo —si es que no habían separado el emisor de la carabela— se movía sin sentido aparente. Desandaba mis pasos constantemente, encontrándome una y otra vez en lugares en los que ya había estado. Resultaba frustrante, pero la mink no tardó en ponerse en contacto conmigo.

—Yo no veo nada —respondí sin dudar—, sólo que no paro de dar vueltas como un tonto. Creo que eso es lo único que tenemos, así que probemos a ver qué esa extraña vibración. Voy hacia allí. Ve informándome de tu posición para que podamos encontrarnos cuanto antes.

Esperaba que la agente siguiese al vibración, así que por un rato me olvidé de la flecha para buscar escaleras que me permitiesen llegar hasta el nivel más bajo de la Ciudad del Agua. Fui a paso rápido, corriendo a ratos como consecuencia de la prisa que debíamos darnos. Preguntaba periódicamente la posición de mi compañera para, orientándome como buena pudiese, alcanzarla finalmente.

Cuando llegué hasta donde se encontraba respiraba entrecortadamente. Era en situaciones como aquélla en las que me planteaba seriamente dejar de fumar, pero las ganas de encender un nuevo cigarrillo no tardaban en mostrarme la estupidez de mis pensamientos. Prendí un Ursus antes de dirigirme a ella.

—No creo que estemos en disposición de ser demasiado cautos con los caminos que tomemos, aunque abrir un agujero en el suelo aquí en medio quizás no sea lo más discreto. —Me rasqué la barbilla, observando los alrededores en busca de un callejón al tiempo que daba una larga calada. No tardé en divisar mi objetivo, y no parecía ser el más transitado de Water Seven—. Allí —dije sin más, internándome en él hasta que la oscuridad de su estrechez me brindó el anonimato necesario.

Desenrosqué a Chain of Destiny de mi torso, agitándola en un par de ocasiones antes de lanzarla con violencia contra el suelo. Una explosión de modestas proporciones abrió un agujero en el suelo, el cual, confirmando la hipótesis de Ellie, nos permitió acceder a una suerte de sistema subterráneo.

—¡Premio! —dije, dejándome caer en él antes de arrojar la colilla al delgado canal que discurría a mi lado. Aquello estaba en desuso, de eso no cabía duda—. Creo que una fuga de gas o algo así podría explicar perfectamente eso, ¿no te parece? —comenté mientras comenzaba a andas y señalaba hacia el boquete—. De cualquier modo, para cuando se pongan a investigar espero que ya no estemos aquí.

Seguro de mi razonamiento, caminé siguiendo la flecha. Allí sí que tenía sentido el camino que nos obligaba a recorrer, y es que cuando parecía que no podríamos seguirla un túnel se abría para permitirnos seguir haciéndolo. Avanzamos hasta que unos murmullos sonaron en la distancia, momento en que me detuve. El color del rastreador había abandonado los tonos más fríos para tornarse de un intenso color anaranjado.

—Creo que estamos cerca. ¿Plan de acción?

Por mi parte no habría problema en irrumpir sin más y eliminar sin más a cualquiera que opusiese resistencia, pero en la agencia no eran pocos los que preferían optar por métodos más elegantes y elaborados. Yo era un mandado, así que dejé que fuese la mink quien maquinase cómo debíamos proceder.
Ruffo
Mensajes :
241

Fecha de inscripción :
15/07/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm61/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm70600/1000000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (70600/1000000)
Berries: 50.470.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22268-cornelius-d-ruffo-

Agente de campo
Ruffo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ellie el Miér 27 Mayo 2020 - 11:22

Ruffo fue contundente con sus palabras, él tampoco veía nada y tenía la misma sensación que la mink, la de dar vueltas sin estar lo más mínimamente cerca de su objetivo. Tras transmitirle el hilo del que podían tirar, el humano aceptó gustoso, quizá así dejarían de dar vueltas al menos.

Ellie afinó su oído y se concentró, hasta tal punto que solo oía la vibración. Seguía siendo muy metódica, pese a no aguardar un patrón claro. Continuó escuchando y trazó un pequeño camino visual hacia donde creía que continuaba la vibración. Cuando se quiso dar cuenta, el agente ya se encontraba a su lado. Había respondido a sus preguntas de dónde se encontraba casi por inercia y sin prestar mucha atención, por lo que simplemente se levantó y apuntó en varias direcciones, señalando y explicándole a su compañero por dónde podrían bajar. Cuando éste señaló una especie de callejón, la loba asintió. Probablemente era el lugar donde menos atención llamarían.

- Perfecto, habrá que pensar cómo abrir el agujero, porque yo estaba teniendo en cuenta los factores de dureza, y creo que podríamos tardar unos… -dejó de hablar al ver cómo su compañero tiraba algo al suelo con violencia, creando un agujero que les serviría- Aunque bueno, también podemos hacer eso.

Ruffo dió respuesta a todas sus preguntas, por lo que se limitó a asentir ante ellas. Era cierto que aquello podía ser causado por una fuga de gas, y también tenía razón en que cuando se pusieran a investigar ya no estarían allí. Además, estaban sirviendo a un importante gremio de la ciudad, por lo que era posible que, de recuperar la reliquia, se corriese la voz.

Por el túnel no se veía mucho. Las pocas luces que había eran tenues, y la mitad ni siquiera funcionaban. La mink calentó sus patas hasta que emanaron la suficiente luz como para ejercer de bombillas. Ruffo iba al frente, y tras unos minutos paró al ver que la flecha estaba tornándose rojiza a la par que solicitaba un plan de acción. Ellie se escondió tras una pared y se lo explicó susurrando.

- Me intriga mucho la metodología de esta gente. Estoy segurísima que no es el primer robo que hacen, así que procederemos a la maniobra setenta y dos punto seis -finalizó, asomando la cabeza y viendo a un par de humanos, probablemente los causantes de los murmullos-. Ah, perdona. Por si no lo sabes, la maniobra setenta y dos punto seis del código de infiltración y capturación del agente, que está en el tomo veintiuno, viene a decir que ejecutemos maniobras silenciosas y contundentes, pero sin llegar a causar daños en la víctima. Tienes mi autorización de neutralizar a todos los enemigos sin que ninguno muera. Utiliza todo tu potencial únicamente cuando lo necesites y te veas en una situación en la que sea necesario. En cuanto los tengamos a todos, los esposaremos y llamaré al cuartel para que la marina nos ayude.

A veces la mink olvidaba que no todo el mundo se había leído los protocolos de actuación ni los había memorizado como ella. Tampoco los agentes veían normal colaborar con la marina, pero probablemente en cuanto identificasen a la cúpula, podría dividir los presos en dos vertientes, los que manejaban información y los que no. Los primeros serían interrogados por el gobierno, mientras que los segundos irían a una prisión de poca monta donde probablemente pudieran escapar.

Ellie continuó observando desde la pared. Parecía haber únicamente dos humanos, y no se veía ninguna cámara ni sistema de vigilancia. Sin embargo su mantra detectó alguna presencia más un poco más alante, y eso le llamó la atención.

- Esos dos son tuyos, te serviré de distracción y me posicionaré unos metros más adelante, donde creo que hay alguien más.

Cuando recibiera la confirmación de su compañero, Ellie utilizaría su soru para atravesar todo el lugar, pasando relativamente cerca de los humanos y cubrirse con una de las paredes, confiando en que su compañero acabase rápido con ambos maleantes.

Desde su posición lo que pudo ver era una fila de hombres hablando entre ellos. Y lo más importante, lo que parecía ser un muelle. Allí había un par de barcos, sin embargo eran de un tamaño bastante pequeño en comparación con el que buscaban. Aunque su ángulo de visión era reducido, y quizá el barco se encontrara en el otro lateral. En los barcos pequeños había un par de humanos, y probablemente en el lateral hubiese más. Una vez su compañero llegase a su ubicación, le diría lo que hacer.

- Ruffo, son seis ahí. Los tres de la izquierda tuyos, los de la derecha míos. Entramos rápido, noqueamos, y avanzamos hasta los barcos pequeños. El más cercano a nosotros para tí, el otro para mí, y una vez estemos ahí, tenemos que ser rápidos mirando lo que hay en el ángulo muerto. Si tienes dudas o ves algo peligroso te reunes en el barco donde esté yo, en caso contrario abordamos los posibles barcos que haya, los más lejanos para mí, los más cercanos para tí.

Las instrucciones eran sencillas, y a pesar de tener la desventaja de un ángulo muerto, parecía estar más o menos cubierta con el reparto de asaltos. Puede que no hubiera barcos, y solo humanos, pero el orden sería el mismo. Aunque también podía no haber nada, y no habría orden posible.

- Si no tienes nada que decir… Uno, dos… ¡Tres!

Ellie se desplazó rápidamente hacia su lateral, cargando de haki su puño y golpeando en la nuca del primero y el segundo, cuando el tercero estaba girando el cuello, recibió un fuerte impacto en el cuello que lo tumbó también. Ágilmente se desplazó hasta el barco más lejano, donde aguardaba un hombre arreglando el barco. La mink se puso justo en su espalda y le dió una potente descarga eléctrica. En ese momento miraría lo que tenía enfrente, rezando porque fuera la embarcación que buscaban.


Ellie
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
12/04/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm71/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (71/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm108938/790000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (108938/790000)
Berries: 41.169.000
Ver perfil de usuario

Agente de Neutralización
Ellie

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruffo el Vie 29 Mayo 2020 - 3:53

Las órdenes estaban claras: neutralizar y no matar. Primero debería encargarme de los dos más cercanos, así que no me lo pensé y retiré los guantes que cubrían mis manos. Un instante después de que Ellie comenzara a moverse, un pequeño campo de repulsión anaranjado había nacido de una de mis almohadillas y flotaba en el aire en dirección a su objetivo. El veloz movimiento de la agente fue percibido por el rabillo del ojo de los sujetos, que miraron en su dirección durante un instante. Sin embargo, la pequeña zarpa no tardó en llamar su atención.

Uno de ellos sonrió, extendiendo un dedo en su dirección como si de una pompa de jabón se tratase. Estalló, en efecto, pero no como lo haría una de éstas. ambos fueron repelidos, colisionando contra las paredes del pasaje y quedando inconscientes en el acto. Eso era lo que pretendía mi superior, ¿no?

No tardé en rebasar su posición, encontrando que ella ya había comenzado a moverse para abatir a tres sujetos y lanzarse a por el siguiente. Había tres más, los cuales me había dicho que me correspondían a mí. Me lancé a por ellos, blandiendo en aquella ocasión mi cadena para rodear el cuello de los tres. Fueron abrazados por el frío tacto del metal y, tras realizar un violento tirón, surcaron el aire hacia mí para encontrarse con mi otro brazo desplegado. fueron necesarios dos golpes para enviarlos a dormir: el primero, al chocar con fuerza contra mi brazo; el segundo, ya en el suelo para asegurarme de que no se levantarían.

—¿Así está bien? —pregunté con una sonrisa, aunque estaba seguro de que había cumplido a la satisfecho apropiadamente las pretensiones de Ellie. De cualquier modo, tuve que buscar a mi compañera con la mirada antes de descubrir su posición. Miraba fijamente a una embarcación que aguardaba a ser transportada a saber dónde. Miré el rastreador para confirmar si se trataba de aquélla o no, pero para mi desdicha el color había vuelto a adoptar tonalidades más frías y la flecha nos instaba a seguir el canal—. Parece que no es ése, aunque parece bastante viejo. Tal vez lo hayan dejado ahí como distracción. De cualquier modo, podría asegurarme mientras atas a toda esta gente. ¿Te parece?

Tal vez no fuese el mejor carpintero, pero tenía considerables conocimientos en la materia. Creía poder dilucidar si era la real o una imitación. Efectivamente, la madera había sido tratada para que aparentase mayor edad de la que realmente poseía y, del mismo modo, la carabela había sufrido varios desperfectos que sugerían que estaba en proceso de restauración. Pero no era la nuestra.

—No es —dije sin más, avanzando a paso ligero por el subterráneo en busca de nuestro objetivo. Si teníamos algo de suerte, tal vez no se hubiesen percatado de que nos encontrábamos allí.
Ruffo
Mensajes :
241

Fecha de inscripción :
15/07/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm61/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm70600/1000000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (70600/1000000)
Berries: 50.470.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22268-cornelius-d-ruffo-

Agente de campo
Ruffo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ellie el Vie 29 Mayo 2020 - 14:45

- Así está genial, Ruffo -respondería a su compañero-. Está bien, traigo un montón de bridas a cada misión. ¿Sabes lo útiles que son? Puedes desde atar a los maleantes a arreglar cosas. Incluso puedes colocar cables con ellas. A veces es verdad que traigo de un tamaño demasiado grande, y cuando arrestamos a un niño o una mujer tengo que emplear dos o una cosa distinta, pero la cuestión es que me parecen uno de los objetos más útiles que ha inventado el hombre, la verdad. Bueno, el hombre o el mink. ¿Tú quién crees que lo ha podido inventar Ruffo? Es verdad que muchos inventos se les atribuyen a los humanos, pero igual han sido otras razas. Además, se dice al hombre, pero puede ser una mujer, a mi no me gusta mucho eso del género gramatical eh.

La loba pronto se dió cuenta que había vuelto a cometer uno de sus famosos delices, capaz de hilar las conversaciones más rocambolescas. Pero se limitó a lamerse la pata mientras buscaba las bridas con la restante. Caminó sobre sus pasos y recogió cada cuerpo inconsciente, atando a todos de pies y manos y depositandolos en el pequeño barco en el que estaba montada. Utilizó una doble brida tanto en pies como en manos, y se aseguró de que cada una de las puestas estaba firmemente marcada. Para cuando acabó con el último, su compañero estaba de vuelta, y negó tanto con la mirada como fonéticamente.

- Vaya, pues tocará continuar.

Ambos agentes continuaron el camino, el aparato no dejaba de marcar tonos rojizos para después desdibujarlos, por lo que la mink empezó a pensar que quizá no funcionaba bien. Era el sistema antiguo, ¿no? Igual estaba estropeado.

Cuando llevaban un par de minutos andando, Ellie escuchó algo y paró a su compañero con la pata. Por inercia, sus orejas se empinaron y torció el rostro.

- Oigo agua caer -susurraría, intentando ubicarla-. Y está cerca. Relativamente cerca.

Pero no era lo único que Ellie oía. También escuchó susurros, y algunos pasos suaves. Creyó contar a tres personas andando.

- Al fondo a la izquierda, estoy segura -comentó tras unos segundos más-. Escucho gotas caer, pero no con la suficiente intensidad como si fuera una cascada. Y he escuchado a humanos caminar, tres creo.

Ellie señaló el camino y prosiguió alerta, intentando escuchar si había algo más a lo que exponerse. Conforme se iba acercando escuchaba más y más pasos. Los susurros empezaban a ser conversaciones normales, y el ruido del agua empezaba a ser más contundente.

Cuando llegó a la esquina, la agente se asomó, y no se esperó lo que estaba viendo. Allí había como veinte tipos. Uno de ellos estaba escurriendo una camiseta, de ahí el posible sonido de agua que oía. Un grupo de cinco estaban en una mesa, parecían estar bebiendo y jugando a las cartas, tres se encontraban tumbados en el suelo, durmiendo, entre tres y cuatro hacían ejercicio, y lo más sorprendente era lo que había al fondo. Un sistema de seis pasillos donde, en cada uno de ellos, había al menos dos barcos. Todos tenían unos tamaños distintos entre sí, sin embargo, la gran mayoría guardaban un parecido; O bien eran muy antiguos, o bien habían sido pintados para parecerlo, tal y como vieron con el primero.

- Vale, a ver. Tenemos que neutralizarlos a todos, pero aquí te levanto la mano -comentó a la par que estiraba sus brazos-. Haz lo que tengas que hacer, tu misión es identificar el barco protegerlo. Hay humanos cerca de los barcos, aunque no me ha llegado la vista para ver qué hay en los últimos pasillos. Llévate el aparato, y si me quitas a alguno de los primeros guardias tendrás una importante mancha en tu informe -comentó con una sonrisa-. Saldré inmediatamente después de tí. Suerte Ruffo, si me necesitas, llámame.

La temperatura de Ellie había empezado a aumentar cuando ésta empezó a hablar, y una vez acabó, su cuerpo ya estaba en ochocientos grados centígrados. Cuando Ruffo salió, la mink corrió hacia los humanos más indefensos. Primero golpeó con dureza a los tres que estaban durmiendo, asegurándose que no se quejaban, y tras sello, saltó contra los que estaban haciendo ejercicio. Los dos primeros no tuvieron tiempo de respuesta, sin embargo, el tercero y el cuarto intentaron golpear a la mink, aunque al no emplear haki terminaron quemándose las extremidades. El primero de los afectados cayó al suelo desmayado, mientras que al segundo hubo que darle un empujoncito. En ese momento, una lluvia de balas atravesó el cuerpo de la agente, que giró el rostro hacia los guardias.

- ¡Tiene una fruta! -comentó uno de ellos
- ¡Usad las balas con punta de kairo! -dijo otro
- ¡A mi no me hacen falta! -finalizó otro

Parecía que ya no podrían pasar inadvertidos más tiempo. Había llegado el momento de acabar la misión.
Ellie
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
12/04/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm71/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (71/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm108938/790000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (108938/790000)
Berries: 41.169.000
Ver perfil de usuario

Agente de Neutralización
Ellie

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruffo el Dom 31 Mayo 2020 - 4:10

¿Cuánta gente estaba implicada en aquel robo? Llegaba a resultar absurdo ver cómo tantas personas aunaban fuerzas para hacerse con un simple barco. Era un tesoro de la antigüedad, de acuerdo, pero ¿realmente el beneficio económico que podrían obtener era tanto? Eso parecía, así que sencillamente me dispuse a acatar los mandatos de la loba.

Los primeros eran suyos, así que me dirigí hacia los que rodeaban la mesa mientras intercambiaban cartas y carcajadas. Cuando quisieron darse cuenta me encontraba sobre ellos. Mi pie trazó una patada que impactó en los rostros de dos de ellos, mientras que mi cadena fue golpeando sus rostros sin descanso.

Habiendo superado la sorpresa, uno de los sujetos consiguió aferrar mi cadena y tirar de ella con fuerza. Me obligó a caer de la mesa, aterrizando con estrépito antes de volver a erguirme velozmente. Chain of Destiny giró en mis manos, aguardando por un gesto de cualquiera de mis cuatro rivales que me permitiese anticipar sus acciones. Efectivamente, uno de ellos extrajo una larga navaja de uno de sus bolsillos y se lanzó a por mí. Los eslabones rodearon su muñeca, quebrándola y sometiéndole a un tenaz dolor que me permitió noquearle.

Dos más cayeron abatidos cuando pasé a la ofensiva sin tomarme ni un segundo para respirar, pero el tercero retrocedió cuando vio la situación a la que se enfrentaba. Los sonidos de los alrededores indicaban que Ellie se afanaba por hacer su trabajo, así que sonreí y volví a enroscar la cadena en mi torso. Ella no tendía problema para terminar de neutralizar a los objetivos mientras yo comenzaba a analizar los barcos.

Cada uno de ellos se encontraba frente a una potencial salida, y quedaba claro que sólo uno de ellos podía ser el verdadero. No cabía duda de que el plan que habían llevado a cabo para robar la carabela era tremendamente elaborado. A saber cuánto tiempo habían necesitado para trazarlo y llevarlo a cabo. Una lástima que nosotros estuviésemos allí para frustrarlo.
Ruffo
Mensajes :
241

Fecha de inscripción :
15/07/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm61/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm70600/1000000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (70600/1000000)
Berries: 50.470.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22268-cornelius-d-ruffo-

Agente de campo
Ruffo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ellie el Dom 31 Mayo 2020 - 11:45

Ellie se sintió amenazada con tanto rifle y pistola apuntándola, pero mentiría si dijera que era la primera vez que tenía esa sensación. Durante un segundo pudo analizar a todos los que la apuntaban, que tenían unos semblantes similares, a decir verdad. Había dos en el lateral izquierdo, que probablemente pudieran ser abatidos a la par. En el centro dos más, y en la derecha uno último. Estaba claro que la estrategia a seguir, para ser lo más eficiente posible, la mink tendría que ir al lateral derecho, neutralizar a sus enemigos y, tras ello, pasar por el centro y finalizar en el diestro, donde solo había un rival.

Flexionando ligeramente sus rodillas, la agente empleó su electro en las piernas, consiguiendo una potencia en su salto suficiente para llegar hasta la posición de los dos primeros. Ninguna bala salió de sus armas, ya que aún estaban ocupados cambiando el tipo de munición. Una vez en su posición, Ellie usó sus garras para realizar sendos cortes en los cuerpos de sus rivales, que posteriormente fueron noqueados con una rápida llave inmovilizadora.

Antes de realizar más movimientos, la loba vió cómo los maleantes la apuntaban, y los dos ubicados en el centro lanzaron una ráfaga de cinco balas cada uno. El cuerpo de la agente se empezó a desfigurar como una hoja de papel, evadiendo todas y cada una de las balas con cierta dificultad. Tras el último disparo, Ellie llegó hasta los dos humanos de un par de zancadas, y con furia, golpeó al primero, tumbándolo al momento. El segundo, sin embargo, golpeó la cadera de Ellie con su arma, que estaba cubierta de una película negruzca. El golpe hizo que la mink perdiese bastante aire, pero contrarrestó con un puñetazo de lava que quemó parte del mentón de su rival. Quizá se había excedido.

Pero entonces tuvo una extraña sensación. Su mente se quedó en blanco y por inercia se desplazó hacia la derecha. Fue en ese momento cuando el color rojo inundó su propia mente, y un fuerte dolor recorrió todo su cuerpo. Había recibido un disparo en el hombro, y si no lo trataba pronto empezaría a desangrarse. Con más esfuerzo del habitual, Ellie saltó sobre su rival, agarrándole de ambos hombros y dándole una fuerte descarga que lo dejó ko.

La agente emplearía de nuevo sus bridas para juntar a todos los maleantes en un mismo lugar, y haría lo mismo con los caídos a manos de Ruffo, a los cuales dejaría atados y apresados provisionalmente. Miraría en las mochilas de sus rivales por si veía algún kit médico, de lo contrario, se taparía la herida con alguna de las prendas de ropa de los abatidos. Y, finalmente, iría a echar un vistazo a su compañero, por si había averiguado algo de los barcos.
Ellie
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
12/04/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm71/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (71/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm108938/790000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (108938/790000)
Berries: 41.169.000
Ver perfil de usuario

Agente de Neutralización
Ellie

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruffo el Mar 2 Jun 2020 - 4:08

Disparos y golpes sonaban por igual tras de mí, pero en ningún momento me volteé para comprobar qué sucedía. Confiaba por completo en las capacidades de Ellie, pues en el pasado había demostrado su solvencia a la hora de afrontar cualquier contratiempo. Era por ello que cada vez que el estrépito de un cuerpo al caer llegaba a mis oídos contaba para mí mismo un enemigo menos. A ese ritmo no tardaría demasiado en abatirlos a todos.

Por otro lado, fui analizando minuciosamente todos y cada uno de los barcos. El timón del primero estaba recién sacado del astillero, lo que chocaba frontalmente con la idea de cualquier restauración. Según tenía entendido éstas consistían en reparar la obra de arte en cuestión ―un antiguo navío en este caso― evitando en la medida de lo posible que perdiese su aire antiguo.

Fui de uno en uno, encontrando en los cuatro primeros elementos que indicaban que no eran más que burdas imitaciones destinadas a confundir a quien siguiese la estela de la carabela. La flecha del rastreador indicaba que el quinto era el real, pero me aseguré de que el sexto también fuese uno falso antes de inspeccionar cuidadosamente el señalado. ¿Quién sabía si podían haber cambiado el localizador de uno a otro para desconcertar aún más a quien se atraviese a seguirlos?

―Es éste, sin duda ―dije, y era cierto: no me cabía duda. Ello no implicaba que mi criterio fuese infalible, sino que mis conocimientos en la materia revelaban que aquella embarcación de otro tiempo era el objeto que había sido sustraído del Museo Naval de Water Seven. ¿que existía la posibilidad de que estuviese equivocado? Por supuesto―. ¿Deberíamos informar de que lo hemos encontrado o asegurarnos de que no hay nadie más por aquí? ―cuestioné, señalando a los seis pasajes hacia los que se encontraban orientados los barcos―. De cualquier modo creo que lo más sensato sería que fuese la gente del museo quien se asegure de cuál es el auténtico.

Aunque a decir verdad podíamos hacer las dos cosas. Era perfectamente lógico efectuar una llamada en primer lugar para que el restaurador estuviese al tanto de los progresos, y ésta podría ir seguida del correspondiente rastreo para asegurarnos de que nuestras espaldas quedaban bien cubiertas. Claro que, desde otro punto de vista, había tantos sujetos maniatados que resultaba difícil imaginar que aún pudiese haber más por delante de nuestra posición. Lo cierto era que la idea de marcharnos de una bendita vez de aquel olvidado sistema subterráneo se antojaba cuanto menos sugerente.
Ruffo
Mensajes :
241

Fecha de inscripción :
15/07/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm61/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm70600/1000000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (70600/1000000)
Berries: 50.470.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22268-cornelius-d-ruffo-

Agente de campo
Ruffo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ellie el Mar 2 Jun 2020 - 17:49

Cuando Ellie consiguió posicionar a todos los rivales retenidos en el centro de la sala, escuchó lo que Ruffo tenía que decirle. Había aclarado cuál era el barco que habían robado, y así se lo había hecho saber.

La agente sacó el den den mushi de su bolsillo y marcó el número del museo, intentando contactar con el restaurador. Mientras emitía comunicación, se dirigió a Ruffo.

- Echa un ojo por los alrededores, y si no vemos nada, que se encarguen los marines de llevarse a esta gente.

Esperando una respuesta favorable del humano, la mink se apoyó sobre una de las paredes sin dejar de perder de vista a sus rivales, que estaban inmovilizados e incoscientes.

- Hemos encontrado su barco, y no estaba solo. Había unos cuantos más que parece que han sufrido el mismo destino. Aparentemente está en perfectas condiciones, pero puede traerse a alguien que lo examine. Vaya al cuartel marine de la ciudad, y alguien le acompañará hasta aquí.

El señor agradeció la ayuda prestada por los dos agentes, y dijo en varias ocasiones que no tardaría en ir. La mink se despidió cordialmente y marcó el número del cuartel de la marina. Los agentes no eran muy dados a colaborar con dicho cuerpo, pero Ellie pensaba que buscaban el mismo objetivo, y le gustaba apoyarse en ellos cuando era necesario.

- Al habla la agente de neutralización Ellie. Solicito patrulla de unos diez hombres con fuerza y algún que otro carpintero que pueda examinar material robado. Hemos retenido a una banda que parecía dedicarse a robar barcos, están todos amordazados y esperan un juicio justo.
- Gracias, Ellie, nos habían llegado rumores. ¿Dónde estáis?
- Hicimos un agujero en el callejón cercano al museo, en el nivel inferior.
- Ah, vale. Ya han reportado eso. Les mando a una patrulla ahora mismo.
- ¡Gracias! Por cierto, dentro de un rato irá el señor Rosehip, ¿podrían escoltarle hasta aquí? Tiene que examinar una de las mercancías que pertenecía al museo.
- Sin problema, Ellie. Nos ponemos manos a la obra.

La loba colgaría y esperaría a que Ruffo volviese. Parecía que ya estaba todo controlado. A no ser que hubiese más gente de la que esperaban.
Ellie
Mensajes :
307

Fecha de inscripción :
12/04/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm71/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (71/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm108938/790000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (108938/790000)
Berries: 41.169.000
Ver perfil de usuario

Agente de Neutralización
Ellie

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ruffo el Jue 4 Jun 2020 - 3:32

Dediqué algunos minutos a introducirme en los pasajes hacia los que se encontraban dirigidos los barcos. Recorrí varios metros en su interior, asegurándome de que ningún sonido ni elemento extraño revelase la posible presencia de más ladrones en las cercanías. No me giré para afrontar el siguiente hasta asegurar los anteriores. Lo cierto era que encontrar a más gente hubiese significado una sorpresa mayúscula, pues jamás había escuchado hablar de un grupo de ladrones con tantísimos efectivos.

Cuando al fin regresé, seguro y convencido de que no había peligro alguno en los alrededores, Ellie acababa de cortar la comunicación que había establecido con el Den Den Mushi. No necesitó más de unos segundos para ponerme al día de lo que había hablado con el Museo Naval y la propia Marina. Con el trabajo realizado, únicamente quedaba aguardar allí hasta que el señor Rosehip y los marines apareciesen para hacerse cargo de todo.

Transcurrió no menos de media hora antes de que las marciales pisadas nos informaran de que estaban llegando. El restaurador y varios compañeros caminaban escoltados por los uniformados, revelando sus rostros la impresión a la que les sometía la situación. No era algo de lo que debiera extrañarme, pues cualquiera se sorprendería y viviría con cierta congoja recibir semejante escolta y atención.

―Muchas gracias ―dijo el hombre al pasar junto a nosotros, dando unas indicaciones a sus subalternos para que revisasen los barcos y certificasen cuál era el indicado. Se separó del grupo durante unos instantes, extrayendo de su americana cuatro moluscos como el que nos había cedido para seguir el rastro de la carabela. Cada uno de ellos asociaba un pequeño elemento metálico de un centímetro de diámetro que sin duda debía ser el encargado de emitir la señal de rastreo―. Me gustaría entregarles esto como agradecimiento. No me cabe duda de que podrían serles útiles en sus labores y... Bueno, es un pequeño precio a pagar por la conservación de un tesoro como el que han hallado.

Asentí en señal de agradecimiento y, una vez los marines se hubieron distribuido por la zona y asegurado a los delincuentes capturados, di un toque en el hombro de Ellie para indicarle que era el momento de marcharnos de allí. Mi superior no puso ninguna objeción, por supuesto, ya que entre nuestras funciones se hallaba la obligación de estar el menor tiempo posible en el destino. Tenía muchos informes pendientes de realizar, y aquella misión no dejaba de significar más trabajo burocrático para mí.
Ruffo
Mensajes :
241

Fecha de inscripción :
15/07/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm61/150[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (61/150)
Experiencia:
[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 3qaWnZm70600/1000000[Misión heroica-Paraíso] Bienes robados 9h2PZk8  (70600/1000000)
Berries: 50.470.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t22268-cornelius-d-ruffo-

Agente de campo
Ruffo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.