Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Lilith Blair Miér 16 Sep 2020 - 16:14

Liam no tardó en aparecer tal y como había sido requerido. El joven al ver a su "amigo", por que suponía que era su amigo al ver como se trataban le llamó encantado por su nombre. Los dos jóvenes parecían encantados de verse nuevamente y por su parte la madame dio un paso atrás para no interferir en aquella conversación. Aunque en el momento en que el pelirrojo se dio cuenta de que estaba presente cambió un poco su modo de actuar, se puso recto nuevamente, supuso que para mantener la compostura y aunque a ella no le importaba demasiado, se imaginaba que él no quería dar mala imagen siendo heredero de su casa.

Dejo que ambos hablaran tranquilamente hasta que escucho algo que llamo bastante su atención, ¿tal vez aquello que había en esa caja era lo que creía? Aunque al no estar segura era mejor no darle demasiadas vueltas por el momento. No quería molestar o parecer ansiosa, después de todo aquellas cosas era mejor tratarlas con delicadeza y hacer que el la persona que uno tenía en frente terminase hablando sin necesidad de preguntas. Mientras el joven salía le hizo una señal a uno de sus criados que le intercepto en la puerta para darle una bolsa con algo de comer y agua, después de todo si tenía que marcharse mejor que fuera con provisiones.

Aún recordaba perfectamente como había llegado el joven Liam y la verdad es que no quería ser una mala anfitriona. Una vez salió asintió a las palabras del joven con una dulce sonrisa — por supuesto, pero imagino que querrás guardar esa cajita en su habitación — le dedico una sonrisa mientras señalaba la caja de forma distraída sin darle mayor importancia. — Huele de maravilla, espero que no tardes mucho en bajar, tengo muchas ganas de probar lo que habéis preparado hoy — dejo que el joven subiera si quería y ella mientras tanto fue al comedor para sentarse, aunque antes de hacerlo se dedico a contemplar los platos que había sobre la mesa, un autentico banquete si señor.

Cuando Liam bajara de nuevo la mujer le dedicaría una dulce sonrisa — veo que habéis tenido una mañana ajetreada en la cocina, espero que te hayas disfrutado, Sophie y su madre parecían encantadas contigo — la verdad es que le había resultado de lo más encantador verlo todo lleno de harina y riendo a gusto con sus criadas. Le demostraba que realmente era un buen hombre, no uno de esos pomposos ricachones que solo miraban al resto por encima del hombro. Eso era algo que Lilith apreciaba mucho y que había logrado llamar su atención sobre aquel chiquillo.

— Me han dicho que has preparado un plato especial ¿es cierto? debo admitir que me mata la curiosidad — reviso con la mirada una vez más los platos para ver si era capaz de adivinar cual era. Aunque también cabía la posibilidad de que fuera un postre y tuviera que esperar hasta que terminasen de comer para averiguarlo, pero por ahora no tenía prisa así que podría esperar mientas charla con él y degustaba la comida que habían preparado para aquella hermosa mañana.
Lilith Blair
Mensajes :
140

Fecha de inscripción :
11/05/2020


Hoja de personaje
Nivel:
46/150At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (46/150)
Experiencia:
38175/1000000At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (38175/1000000)
Berries: 35.925.000
Ver perfil de usuario

Maleante
Lilith Blair

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Liam D. Griffith Miér 16 Sep 2020 - 21:16

Lilith dejó salir de entre sus finos labios unas palabras muy acertadas, que no pude sino aceptar y darles la razón. Pidió que tardase poco en volver a bajar para no dejar de lado la comida que yo mismo había preparado, cuya fragancia alcanzaba el recibidor y hacía a uno salivar. Asentí, sonriente.

— Buena idea, no me gustaría tener que llevar encima la caja todo el día. No tardaré, no te preocupes —dije, de muy buen humor. Aunque no debería estarlo tanto por el problema que afrontaban los Griffith respecto a aquellos criminales, ver una cara conocida en aquel paraje tan desolador había sido realmente reconfortante.

Subí las escaleras mientras tarareaba una alegre canción, dejando atrás el primer piso y acercándome a la que era mi habitación. Saqué la llave del bolsillo, la introduje en la cerradura y giré, escuchando el sonido metálico de la apertura, momento en el que pasé para descubrir que la habitación… seguía tal y como siempre. Simplemente di un par de pasos al interior y abrí la caja con el simple cerrojo manual que tenía, observando aquel corazón que brillaba en el interior. No literalmente, ya que se trataba de una fruta del diablo y como vegetal no hacía mucho más que estar ahí, pero era realmente bonita en su estar. Única en su especie, aunque todas las de su tipo lo eran. La dejé en mitad de la cama, bien cerrada, y salí nuevamente con un paso rápido en dirección a la cocina.

— Espero no haber tardado mucho —comenté con una sonrisa bobalicona mientras me sentaba a la mesa con educación. Entonces vi al frente, encontrándome con la señorita Lilith y recordando lo sucedido en la cocina, calentándose mis mejillas y perdiendo cierta palabra—. S-Sí, señorita… —respondí algo cabizbajo, haciendo como que miraba todo aquel desfile de pequeños platos, como demostraciones, mientras que evitaba confrontar sus grandes ojos—. P-Preparé… algo d-de mi tierra. De English Garden —Y recogí los cubiertos con la diestra, arrancando la servilleta y llevándomela. La zurda, en cambio, recogía el vaso que había enfrente, relleno de simple pero preciosa agua, bebiendo para humedecer labios y garganta. Traté de aclararme la garganta con suavidad y de forma silenciosa, levantando la cabeza mientras me forzaba a calmarme—. Que aproveche —dije animadamente mientras ladeaba levemente la cabeza y le sonreía a la mujer de la casa—. Y no te preocupes, si no notas nada distinto es porque no está aquí, sigue en la cocina, aunque siento decepcionarte si te digo que no lleva cho…chocolate.

«Vamos, Liam, ¡no pienses en eso, joder!» me grité a mí mismo mientras mi estómago amenazaba con rugir si no empezaba a comer. Tantos olores frente a mí, algunos muy distintos y apetecibles entre sí, me pedían que los probase y confirmase si algunas recetas me habían salido bien aun siendo muy inexperto, así que no le haría perder más tiempo a mi tripa y tomaría un poco de varios platos para ponerlo en el mío propio. Me llevé un bocado tras otro a la boca, sin poder impedir que algún gemido del gusto se me escapara mientras cerraba los ojos y me centraba en el sabor. Tan picante en algunos momentos que sofocaba el paladar, mientras que otros simplemente opacaban el sentimiento para darme una explosión de dulzura que me recordaba a un dulce. No era siquiera consciente de la imagen que estaba dando, ya que estaba perdido en unos y otros sabores, hasta que acabé de catar la absoluta totalidad de ellos y levanté la cabeza con una sonrisa demasiado amplia como para ser cierta y torcida del gusto.

— Ambas cocinan de maravilla, de verdad. Se me había olvidado la cena de ayer y ha sido una encantadora sorpresa; encima son súper diligentes. Ojalá trabajar en una cocina con ellas… —comenté de forma sincera, pero negando al instante—. Ups, vaya tontería acabo de soltar —Y me reí de forma deshonesta, avergonzado. Obviamente un noble no podía soñar con terminar de cheff en una cocina, aunque fuese la de Mary Geoise, así que eran delirios que estaban fuera de lugar—. Antes de que diga más, que con la comida se me suelta la lengua, vayamos a por el postre si quieres…

Si me diera la afirmativa, me levantaría con gracilidad del asiento y caminaría hacia la cocina, mirando a mi alrededor para encontrar una isla preciosa donde reposaba una bandeja con lo que yo había cocinado en primicia para el postre. Ambas mujeres se habían quedado prendadas mirando y aprendiendo de aquel alimento tan típico de English Garden, anotando la receta mientras clavaban sus ojos en el proceso.

— ¡Ta-dá! —Aparecí por la puerta, sujetando con la palma de la diestra la bandeja sobre la que reposaba la tarta. La solté entonces frente a ella. Tenía pequeños dibujos de zanahorias sobre la superficie, dando pistas de lo que era—. Tarta de zanahoria para la señorita Lilith. Es todo un manjar en English Garden y no hay cocinero que no la haga bien allí, ya que de otra forma sería una deshonra para su gremio —Ella tenía a su lado la cuchara del postre todavía y, con antelación, había dispuesto un cortador en una esquina de la mesa para hacer lo propio: repartir en porciones que llevé a cuatro platos, dejándole la suya a la mujer con una amplia sonrisa—. Espero que te guste, lleva todo mi cariño dentro —Eran palabras que me salían solas y que eran una realidad. Otros dos se los acerqué a mis dos compañeras de cocina, que se negaron en primera instancia pero que no tardaron en ceder y tomarlos para comer—. Pruébalo tú primero —pedí con tono amable, sonriente.
Liam D. Griffith
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
13/04/2020


Hoja de personaje
Nivel:
43/150At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (43/150)
Experiencia:
32950/1000000At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (32950/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Lilith Blair Mar 22 Sep 2020 - 17:40

Encantador, no había otra forma de definir a aquel muchacho cuando sonreía o se sonrojaba, era realmente encantador. Sonriendo comenzó a comer tranquilamente disfrutando de los manjares que sus chicas habían preparado junto al pelirrojo. Si, definitivamente estaba todo delicioso y Lilith no podía hacer otra cosa más que disfrutar degustando aquella deliciosa comida. Les felicito como hacía siempre, pero esta vez se notaba que estaba disfrutando un poquito más de lo normal, sabiendo que sus cocineras habían disfrutado de la compañía de Liam y viceversa.

La verdad es que de vez en cuando echaba de menos que hubiera más gente en la casa, no había compartido demasiado tiempo junto a su marido, pero echaba de menos cuando era niña y pasaba tiempo con su padre y con sus socios, cuando Zaina acudía a su casa para jugar o viceversa. Pero ahora llevaba mucho tiempo sola, si, es cierto que tenía a sus sirvientes, a sus guardias, León y Bianca, no es que estuviera completamente sola en aquella inmensa casa. También tenía a sus chicas y chicas en los locales, pero nuevamente no era lo mismo, quería alguien que no la viera como su jefa, como su señora, como su salvadora como algunos la veían.

Buscaba alguien que realmente quisiera permanecer a su lado, que fuera alguien importante para ella, pero aquella idea era absurda y más aún ahora sabiendo que por su trabajo la mayoría de la gente la vería como a un monstruo. Una vez terminaron de comer dejo que Liam fuera a la cocina a por el postre que había preparado, cuando llego y vio aquella tarta se quedo fija en ella por un momento, era realmente bonita. El bizcocho era marrón caramelo, la cobertura blanca como la nieve y las zanahorias dibujadas suponía que con la misma crema que la cubría pero coloreada resultaban de lo más adorables. Espero con cierta ansia que le sirviera un pedazo aunque no quiso demostrar su prisa por probarla para no resultar infantil.

Una vez que tomo el plato cogió una cucharita y tomó un pedazo para llevarlo a la boca. En el momento en que sintió el dulzor leve, el sabor de la canela y el queso de la cobertura, abrió los ojos con cierta sorpresa encantada con lo que estaba comiendo — es, maravilloso, esta deliciosa, nunca imagine que un dulce hecho con una verdura podría estar tan rico — estaba realmente impresionada y maravillada. Siguió comiendo su porción de tarta de lo más encantada, realmente era un manjar y no se arrepentía de haberle dejado cocinar. — Por cierto, pensé que tal vez te gustaría ir a visitar a mi tío ya que resulta ser el único sospechoso que tenemos — aún que no estaba segura de si querría o no querría ir.

No tenía muchas ganas de ver a su tio la verdad, pero necesitaba seguir con aquella investigación para continuar con sus planes. — Podemos partir en cuanto terminemos de comer — por su parte ya había terminado y espero a que el respondiera, si decía que si se arreglaría un poco y pondrían rumbo hacía la casa de su tío. Irían los dos solos, no quería que pensara mal si llevaba a mas gente, después de todo se suponía que en aquel momento la casa de su tio debería estar sola, o eso es lo que había previsto, si era así podrían entrar y "encontrar" las joyas escondidas en su casa. Su plan tenía que salir bien, después de todo había sido preparado de forma meticulosa.
Lilith Blair
Mensajes :
140

Fecha de inscripción :
11/05/2020


Hoja de personaje
Nivel:
46/150At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (46/150)
Experiencia:
38175/1000000At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (38175/1000000)
Berries: 35.925.000
Ver perfil de usuario

Maleante
Lilith Blair

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Liam D. Griffith Mar 22 Sep 2020 - 18:55

Ella hizo lo propio, satisfaciendo mi petición. Quizás un poco egoísta por no disfrutarlo con ella, quizás un poco maleducado por pedirle algo a la que me había contratado, pero siempre me había gustado ver las reacciones de la otra persona una vez que cataban mi plato por vez primera. Obviamente no para saber si estaba bien o mal preparado, ya que tenía cierta —mucha— confianza en mi paladar y gusto para notar aquel tipo de problemas; más bien me hacía increíblemente feliz saber que el comensal estaba gozando de algo que me había costado tiempo, dedicación y un estudio previo. Como el médico al que agradecían tras la operación —aunque lo mío no fuera importante en la comparación—, aquello era lo que me daba fuerzas para cocinar, saber que todo aquello servía para algo: dar placer. Lilith saboreó y se le notó en el rostro que le gustaba y, a juzgar por sus palabras, le sorprendía la gastronomía que no formaba parte del desierto.

— Bueno, el trabajo de un cocinero es saber sacarle lo mejor a cualquier alimento que nos brinde la Naturaleza, aunque no me deberías adular; al fin y al cabo, solo es un plato más de mi tierra, no una especialidad mía—dije de forma completamente sincera. Todavía estaba aprendiendo al completo un gran número de formatos gastronómicos distintos y, cuando me sintiera realmente lleno en aquel esfuerzo, proseguiría con inventar el mío propio. De todas formas, tenía un par de buenas ideas por ahí tiradas en libretas que me darían en qué pensar cuando decidiera ponerme manos a la obra.

Empecé yo también a comer junto a las dos cocineras, disfrutando todos del postre. Bueno, ellos tres más. Yo, para mi desgracia, lo tenía muy visto y más que centrarme en darles el gusto a mis papilas gustativas, me centraba en darle un par de vueltas al sabor para encontrarle imperfecciones y tratar de arreglarlas la próxima vez que lo preparase. Y, por lo pronto, me sobraban segundos en varios procesos y faltaba algo de canela. Bueno, estaría más atento en el futuro y convertiría aquella tarta de zanahoria en la mejor que pudiera probar nadie que no se dignase a presentarse en la casa de la reina de English Garden o entrase a la cocina privada de un chef de Mary Geoise.

La señorita de la casa, sin darle fin todavía a la tarta, volvió a hablar.

— ¡Sí, por supuesto! Hubiera ido antes, pero supuse que quizás me querías acompañar —Separó nuevamente sus finos labios y dejó caer que tras terminarnos el postre sería tan buen momento como cualquier otro, sugerencia que tomé más como una petición—. Entendido, en cuanto acabe con la tarta me cambiaré e iremos a su casa, así puedo continuar con la investigación y no alargarla más de lo necesario.

Ella terminó y dejó el plato en la mesa, marchándose al recibidor y luego a la que supuse que era su habitación. Yo tardé un poco más en llevar por última vez la cuchara a la boca, saboreando profundamente el sabor del vegetal y soltándolo encima del otro. Me los llevé a la cocina, les di un buen chapuzón y entonces vi que era el momento de volver a mi habitación y ponerme algo más presentable. Subí, miré a mi alrededor y suspiré, sentándome en la cama un par de segundos mientras dejaba caer la comida al estómago con calma. Me agaché un poco al frente para tomar la mochila y mirarla por dentro, rodando los ojos al ver la cartera y lo poco más que llevaba. No había previsto que necesitase más de un día para terminar aquella investigación, así que pequé de inocente al no traer preparado nada para una segunda jornada. Por suerte, aquella ropa no tenía ningún tipo de mancha —ya que era cuidadoso en la cocina a la hora de ponerme el delantal—, así que solo haría falta cuidarme de arrugas. Giré el cuello y miré la caja que me habían traído, dejándome caer hasta que mi cabeza, horizontal, quedó a la altura del contenedor, hacia el cual sonreí. La mueca desapareció al cabo de cinco segundos, apareciendo una mano frente a mí que la tomó y la guardó en la mochila. Sí, era yo.

Con aquello a la espalda y el pañuelo cuidando que no me diera el sol más de la cuenta —ya que no acostumbraba a aquello en English Garden—, me presenté en la puerta de la gigantesca casa y aguardé a la señorita con paciencia. No llegó mucho después, bajando con cuidado y suavidad hasta que se acercó y abrió la puerta grácilmente, pasando frente a mí y dejándome seguirla. Al poco rato estábamos atravesando la siguiente puerta, la de la verja de metal que separaba la parcela del exterior, notando la mirada de los guardias que simplemente nos dejaban paso con la mayor de las educaciones y el más grande de los respetos. Para ser sinceros, las calles de Arabasta tenían un no sé qué. Bueno, dos, de hecho. Un no sé qué que me provocaba cierta atracción, por el tono exótico, y un segundo no sé qué que correspondía a lo árido del terreno y lo desolador de la vista al desierto. Bonito, sí, pero no para hacer de él una casa, aunque eso era mi opinión. Atravesamos unas cuantas de aquellas por el que era un barrio de buen ver, siempre siguiendo yo como buen caballero a la mujer y cuidando de su bienestar. Al fin y al cabo, era yo el único encargado de esa tarea en aquellos precisos instantes, ya que no había querido llevarse a ninguno otro en el proceso. Y me aseguraría de que no hicieran falta.
Liam D. Griffith
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
13/04/2020


Hoja de personaje
Nivel:
43/150At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (43/150)
Experiencia:
32950/1000000At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (32950/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Mensaje por Lilith Blair Miér 23 Sep 2020 - 18:52

Había subido para arreglarse un poco más ya que tenía que salir de casa e ir hasta la casa de su tío. No quería dar una mala imagen siendo quien era por lo que se puso más presentable y entonces salieron de la casa para pasear por las calles de Arabasta camino a la casa de aquel hombre. Esperaba que realmente su plan estuviera dando sus frutos, por el momento el chico pelirrojo se había tragado completamente su actuación y la idea de que le habían robado las joyas, sospechaba de su tío tal y como ella quería y de aquella manera se quitaría a ese viejo de en medio para quedarse con su parte del negocio.

Se podría decir que era jugar sucio por parte de la joven, pero cuando se trata de negocios uno no tiene amigos ni familiares. Sobretodo teniendo en cuenta que su tío le había demostrado que no podía confiar en él y que había intentado quitársela de en medio varias veces. Ahora era su turno hacer que aquel hombre desapareciera del mapa y ella pudiera quedarse con la parte de los negocios que estaban a su nombre. Técnicamente deberían pasar a su primo, el hijo de su tío, pero deshacerse de él sería aún más sencillo que de su tío.

Resultaba ser un chico bastante despistado, iluso, estúpido para resumir. Tal solo tendría que hacer que una de sus chicas lo sedujera y lo pillaran de aquella forma tan indecente, acabaría con su reputación y todos sus socios irían en busca de alguien mas confiable, en este caso, ella. En su cabeza el plan iba perfectamente y esperaba que en la realidad sucediera del mismo modo. De lo contrario las cosas se complicarían y tendría que buscar diferentes soluciones a los problemas que pudieran ir apareciendo, pero por el momento se centraría en el plan inicial para no darle demasiadas vueltas a la cabeza.

Tras un breve paseo por las calles llegaron hasta la puerta de la casa de su tío. Era una mansión realmente grande y decorada de forma exquisita. Después de todo su tío había gastado un dineral en decoradores y jardineros para que le mantuvieran la fachada y el interior de la casa perfecta y hermosa para lucirse delante de todos aquellos que venían a visitarle, ante sus socios y ante todos aquellos que pudieran ver la casa desde cualquier punto de la ciudad. Era momento de investigar el interior para ver si realmente las joyas estaban dentro o no, aunque ella ya sabía que si, dejaría que Liam rebuscase a gusto hasta dar con ellas.
Lilith Blair
Mensajes :
140

Fecha de inscripción :
11/05/2020


Hoja de personaje
Nivel:
46/150At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (46/150)
Experiencia:
38175/1000000At your service, mademoiselle. [Priv. Lilith & Liam] [Pt.1] - Página 2 9h2PZk8  (38175/1000000)
Berries: 35.925.000
Ver perfil de usuario

Maleante
Lilith Blair

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.