El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por StaffOPD el Vie 7 Ago 2020 - 0:25

Contratante: Líder mercenario Spolyart

Descripción de la misión: ¡Estamos jodidos! La Marina ha llegado hasta las costas de Wano, y no tenemos forma de frenar su avance. Algunos ya han conseguido desembarcar, y estamos hasta las cuerdas en una resistencia que sabemos no se puede mantener mucho más. No sé qué vamos a hacer, pero necesitamos que alguien nos ayude para solucionarlo. Vienen dirigidos por el almirante Kurookami, y no sé cómo podremos salvar la isla del Gobierno Mundial, mucho menos, en caso de salvarla, cómo podremos defenderla.

Objetivos: Ahuyenta a la Marina de alguna forma.

Objetivos secundarios: Derrota, captura o mata al almirante Kurookami.

Premios: Una pieza de armamento hipertecnológico.

Premio por objetivos secundarios: Una invitación formal a la Hermandad de la Estrella Oscura.

Datos: El Almirante Kurookami es un NPC de nivel superior a 110, con fruta Inu Inu no mi mitológica y físico de Kenpach (Bleach).
StaffOPD
Mensajes :
1826

Fecha de inscripción :
23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

Webmaster
StaffOPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Mar 18 Ago 2020 - 19:38

Se alegró cuando escuchó la voz de su amigo luego de estar tanto tiempo sin hablar con él. Luego del Torneo del Milenio, cada uno tomó un rumbo distinto puesto que había temas personales que resolver, objetivos que alcanzar y una nueva fuerza que alcanzar. Ambos habían estado trabajando muy duro en diferentes sitios, y uno de ellos era la legendaria isla de Wano. Era una de los países emblemáticos que no conocía, era la tierra que había visto crecer a su excapitán y el origen de un sinfín de leyendas. Algunas voces rumoreaban que el antiguo Rey de los Piratas se adentró en las profundidades de Wano, aunque, al no tenerse registro empírico de ello, solo podía quedarse en eso, en un rumor.

El cielo estaba oscuro y rugía como un dragón embravecido, las agitadas aguas se movían de allá para acá como si estuviesen siendo remecidas por el dios del mar, y el viento amenazaba con rajar las velas del Horror Circus. Un clima así no sería problema para un timonel como Ivan, sin embargo, el vampiro no estaba presente en el barco… Pero sí que estaba uno de sus fieles seguidores, un no-muerto creado y dominado por él mismo. Quizás no era tan hábil como su maestro, pero tampoco era la primera vez que se enfrentaba a un temporal así.

Se hallaba en el castillo del barco, mirando a través del cristal lo que parecía ser… ¿una cascada? ¿Cómo es que había algo así en medio del mar? Oh, espera. Había algunos libros (la mayoría de ellos eran de fantasía) que hablaban sobre la entrada al país de los samuráis. Si había islas en el cielo y un mar completamente distinto al azul, ¿por qué no una jodida cascada en medio de la nada? No perdió el tiempo y le ordenó a su tripulación que cambiasen el rumbo del Horror Circus: subiría el torrente de agua.

El barco era agitado sin delicadeza alguna por la fuerza del océano, haciendo que Marcus perdiese el equilibrio y se diese de bruces contra la pared. Angie estaba tan emocionada que había salido a la cubierta para ver mejor la cascada. Y fue la bruja la que tuvo que salir para tomarla de la oreja y entrarla. «¡¿Estás loca?! ¡¿Acaso quieres caer y morir ahogada?!», le regañó con el ceño fruncido. Y cuando el Horror Circus chocó por primera vez con la cascada, todo el barco se estremeció. Decenas no, cientos de carpas de todos colores subían la columna con los piratas, ofreciendo un panorama sin igual. Todos, sin excepción alguna, estaban sorprendidos como verdaderos niños. Sin embargo, pronto comenzó a faltar fuerza para continuar subiendo.

—¡Necesitamos más potencia! —anunció Marcus, dándose cuenta de que en cualquier momento caerían, suponiendo el fin para el barco y su tripulación.

«Si unos jodidos peces pueden subir esta cascada de mierda, el Horror Circus también», se dijo a sí misma. Salió a la cubierta del barco y reunió energía mágica para hacer nacer dos grandes alas a su espalda. También renunció a una buena parte de su agilidad para aumentar la masa muscular de sus brazos, volviéndose una criatura desproporcional y antiestética, pero eso ahora era lo que menos importaba.

Alzó el vuelo y, haciendo uso de toda su fuerza, empezó a empujar desde la popa. El Horror Circus subía lentamente, poco a poco, pero no era suficiente. Dejó de empujar por un segundo para canalizar tanto fuego como fuera posible en la planta de sus pies, consiguiendo la propulsión que le hacía falta para seguir subiendo el barco. Y luego de unos pocos minutos, los cuales parecieron una eternidad, el paisaje cambió estrepitosamente ante sus ojos: no había tormenta alguna.

Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Jue 20 Ago 2020 - 2:33

Voces en diferentes puntos. Estruendo de cientos de pasos. El poderoso retumbar de las piezas de artillería. Aún en su solitario confinamiento, la orquesta de la guerra era poderosa y difícil de ignorar. El vampiro sin embargo no estaba interesado en aquel musical, solo en una pieza muy concreta: el ruido de un pelotón acercándose. Podía sentir sus Voces, pequeños faroles en el gran incendio que era la zona inmediata. Sin embargo una de ellas parecía algo más intensa, no lo suficiente para darle problemas a él, pero tal vez sí para causar problemas a la artillería si no lo detenía. No muy lejos de su posición había tres Voces más a la espera: tres samuráis de Berthil emboscados y Black Hole.

- Esperad a que entre acción. Lanzaos en ese momento.

Medio metro de tierra le separaba, ahogando sus sonidos. Sin embargo el pequeño den den mushi de rango local que tenía al lado estaba conectado con otro que llevaba uno de los tres guerreros de Wano. No hubo respuesta, pero tampoco la necesitaba. Sabía que aquella gente era profesional, y podía sentir que su presencia empezaba a destilar anticipación. O bien le había oído o los había detectado. De todos modos si era listo sabría que su plan era el curso de acción a seguir. Estaban emboscados de tal manera que si atacaban a la vez, los marines se encontrarían atacados desde el frente, flancos, retaguardia y desde abajo. Pues Ivan estaba enterrado justo bajo el camino que iba a la artillería. Y finalmente, tras más de dos horas de espera, percibió los pasos muy cerca. Esperó pacientemente a tenerlos justo encima.

El pirata apareció de golpe con sus dos pistolas en mano, tierra y rocas saliendo en todas direcciones. Antes de que pudieran incluso dar voz de alarma o sacar las armas, ya había apuntado al más cercano y apretado el gatillo. No fue el último. Llevando sus pistolas al límite de su cadencia, acribilló a sus enemigos con letal puntería, vaciando los cargadores antes de que todo el polvo se hubiera asentado. Dejó caer los cargadores y se puso a recargar lanzando un nuevo par al aire, esquivando casi casualmente con un movimiento felino un disparo. En apenas segundos, había dejado su alrededor sembrado de moribundos y cadáveres, y eso solo fue el comienzo: el brutal Black Hole y los samuráis se avalanzaron sobre los marines. Al cabo de medio minuto, habían aniquilado a la compañía. En un combate abierto probablemente les hubiera costado más, pero tomados por sorpresa habían sido un rival fácil.

- Un comodoro - dijo Ivan, tras darle la vuelta de una patada al cadáver del oficial al mando para mirar los galones - No creo que manden a alguien tan peligroso de nuevo pronto. No están para tirar rangos a la basura en misiones suicidas.

- Si vienen, les arrancaremos la piel a tiras - espetó Black Hole, aún con los brazos ensangrentados - schweine...

Los samuráis se pusieron a discutir la estrategia a continuación con el mercenario, pero Ivan no estaba con ganas de un estúpido debate de táctica. Echó a caminar colina arriba, limpiándose la tierra de la cara con un trapo. Sobre esta había un enorme cañón de artillería de Sarka, una de las piezas que había recuperado con ayuda de Dark, y varias piezas de menor tamaño. Cada vez que el cañón de Sideros rugía toda la colina temblaba por su potencia. Los operarios estaban recargándolo y apuntando a las líneas marines, varios kilómetros al norte. Al oeste podía ver la costa de Wano. En una bahía estaba parte de la flota de guerra enemiga, cinco acorazados de buen tamaño. Y mucho más allá... rápidamente sacó su den den mushi y llamó.

- Kath, vais de camino a la boca del lobo. No sigáis recto a la cala u os toparéis con una escuadra de guerra marine. Buscad un fondeadero al sur.
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 20 Ago 2020 - 3:55

Lo peor había terminado ya, ¿no? Todos hicieron un gran esfuerzo por subir la jodida cascada llenísima de carpas, casi como si fuera una obra surrealista, y ahora se encontraban navegando en las costas de Wano. O eso se suponía, vaya. ¿El problema…? Bueno, todo estaba demasiado tranquilo. En circunstancias normales no se preocuparía de algo así, sin embargo, se suponía que el país estaba librando una guerra contra la Marina. «Quizás hemos tenido algo de suerte y hemos acabado en una zona lejos del conflicto armado… Sin embargo, nunca he creído en la suerte», pensó mientras observaba la cada vez más cerca playa.

Estaba a punto de dar la orden de acercarse hacia el norte cuando su divertido caracol sonó, emulando la característica onomatopeya de todos los DDM.

—Estos malditos perros están en todos sitios… —gruñó la bruja luego de escuchar a Ivan, frunciendo el ceño y apretando el puño—. Gracias, si no me hubieras avisado, probablemente habría perdido el Horror Circus… ¿Tú dónde te encuentras? Y más importante aún, ¿cómo estás? Dame las coordenadas o alguna referencia de dónde estás y llegaré lo antes posible.

«Tengo un mal presentimiento de todo esto… ¿Por qué la Marina está tan interesada en Wano, un territorio de un Emperador del Mar, como para movilizar efectivos? Es imposible que puedan combatir con Berthil sin la fuerza de un… Maldición, creo que estamos en problemas», reflexionó a medida que el Horror Circus cambiaba su rumbo hacia el sur tras la conversación con el vampiro.

Estiró los brazos y las piernas cuando sus pies por fin tocaron la fina arena de la playa suroeste, sintiendo la brisa costeña y el sabor a mar en el rostro. Cerró los ojos y comenzó a controlar su respiración para concentrarse. Reunió energía mágica y entonces alzó ambas manos hacia delante, mirando el Horror Circus. El barco comenzó a desaparecer poco a poco, casi sumergiéndose en una neblina invisible que lo borraba del todo, y en cuestión de segundos no hubo nada más que agua y arena. No había rastro alguno de que allí estuviese el barco insignia de The Sinners. Puede que la ilusión no fuese eterna, pero duraría lo suficiente como para despreocuparse del Horror Circus.

Pese a los alegatos de Marcus y Angie, la bruja les prohibió abandonar el barco. Alguien debía encargarse de que estuviese seguro, además de identificar fisuras y zonas deterioradas producto de la subida. Por otra parte, tampoco los quería involucrar en una batalla cruel y sanguinaria, en una guerra donde no podría proteger sus vidas. Era la capitana, después de todo, y su palabra era absoluta. Si al menos supiesen blandir una espada los habría llevado consigo, pero ni eso.

Al mismo tiempo que la hechicera empezaba a caminar en busca de su compañero, un pequeño y veloz barco se aproximaba a la costa, a solo unos pocos metros del Horror Circus. Frunció el ceño cuando reconoció el emblema que ostentaba: era un navío de la Marina. «¿Una avanzadilla?», se preguntó a sí misma tras echarse al suelo, generando una ilusión para mimetizarse con la arena. Se quedó ahí, completamente quieta. Los soldados no tardaron en tocar tierra y, con fusiles en mano y sables envainados, empezaron a marchar hacia el norte. «Quieren tomarles por sorpresa, pero no lo permitiré».

Se incorporó y soltó un suspiro, centró la mirada en sus objetivos y comenzó a correr con el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante, adoptando una forma casi aerodinámica. Con la mano izquierda sostenía la vaina de Fushigiri, mientras que la derecha aguardaba el momento oportuno para coger la empuñadura y trazar un rápido corte.

—¡A sus posiciones! —ordenó el comandante de las tropas marines al ver a Katharina.

«Demasiado tarde».

Una poderosa onda cortante acompañó el movimiento circular de la espada cuando el acero encontró el primer cuerpo. Cuatro soldados perecieron en un abrir y cerrar de ojos. Flexionó las piernas, como si estuviese comprimiendo su cuerpo, y luego dio un salto para posicionarse en la retaguardia. Golpeó fuertemente el suelo para salir disparada y blandió a Fushigiri, desatando una tormenta de cortes. Los gritos, los disparos, el olor a pólvora, los gemidos… A su mente llegaron los recuerdos de Gray Rock, y una sonrisa maliciosa se dibujó en su rostro cuando no quedaba un solo hombre en pie, una sonrisa esbozada entre sangre y sudor.

—Esto se siente bien… —susurró para sí misma y se puso en marcha hacia la ubicación de Ivan.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Jue 20 Ago 2020 - 23:19

Bien, ahora lo siguiente sería avisar al resto de que se iba de esa zona. Probablemente a los estrictos samuráis les parecería mal, pero él participaba en aquella guerra por su cuenta. Estaba ayudándoles para hacer salir a Kurookami de su escondite, no para ser usado por los generales como un peón y quedarse guardando una posición como un perrito leal. Hasta ahora la táctica de los generales samurái y la Estrella Oscura solo había servido para retroceder lentamente y dejar que la Marina ganase terreno. El Almirante se había dejado ver varias veces, pero siempre rodeado de oficiales marines poderosos. Ni siquiera él era tan temerario como para lanzarse a su muerte de aquella manera. En cambio con Katharina a su lado se veía capaz de ir a por él. Había tenido que llamarla porque Dark no estaba disponible, ni había querido arruinar su plan de volver a la Marina enfrentándoles abiertamente.

- ¿Cómo que vas a abandonar tu puesto, chiquillo? - dijo el oficial samurái, echando mano de su katana.

- No es mi puesto. No soy un soldado de vuestro ejército. Estoy aquí para acabar con el Almirante, no para que podáis darme órdenes.

- Los mercenarios sois escoria deshonrosa - escupió al suelo - Si realmente te han contratado para eso, ¿qué haces aquí? Cobarde.

Ivan se giró hacia él, con sus ojos destellando rojo. El samurái le sostuvo la mirada sin vacilar ni retroceder. Maldito idiota... tendría que darle una lección. La piel del pirata palideció y su cuerpo creció ligeramente de tamaño mientras entraba en su forma completa. Meterse en una pelea con su propio bando no era la mejor idea, pero aquel tipo se lo había buscado.

- Muy bien. Te reto a un duelo de honor a primera sangre.

- Lamentarás haber desafiado a un verdadero guerrero - le espetó su enemigo.

El samurái desenvainó su espada y se puso en posición, mientras que Ivan ni siquiera hizo amago de sacar a Vanator o ninguna de sus armas. Se quedó mirándole quieto sin ponerse siquiera en guardia... mientras secretamente recurría a las reservas de sangre de su cuerpo para potenciar su agilidad. Centró además su kenbunshoku en él, atento a posibles ataques. El samurái le vigiló espada en mano, y finalmente perdiendo la paciencia saltó a por él, lanzándole un tajo. Ivan se limitó a moverse lo justo hacia un lado, dando un paso y balanceando su torso hacia el lado contrario a la katana. Le dirigió una mirada despectiva al samurái y se alejó un par de pasos. Sin perder la templanza, su enemigo encadenó dos golpes más que el vampiro evitó ágilmente, alejándose en cada golpe.

- ¡Cobarde! ¡Deja de esquivar y pelea!

El vampiro no respondió a la provocación. Siguió limitándose a mantenerse en defensa total, evitando un golpe tras otro con una actitud indolente y burlona. Su rival no perdía la compostura ni se dejaba provocar por su pose, ni tampoco parecía que se fuera a cansar pronto. Sin embargo el plan del vampiro no contaba con que su enemigo fuese lo bastante idiota como para enfadarse por eso. No. Simple y llanamente pensaba jugar sucio y derramar la primera sangre... matándolo en el proceso. En una de las esquivas realizó una serie de pasos más rápidos que antes y se desvaneció de la vista de su enemigo aparentemente, situándose fuera de su rango visual con el juego de pies y habilidad de ocultación. Entonces activó su Jäger Krallen y concentró su endurecimiento en su mano derecha, realizando un veloz aproximamiento. El samurái se giró hacia él, sí, pero cuando ya lo tenía al lado. Los dedos del vampiro se clavaron profundamente en su garganta, atravesando el haki de su rival junto a su carne, y desgarrándole con tal ferocidad que le dejó el cuello casi cortado a la mitad.

- Que conste que ha muerto en un duelo. No me hago responsable por su muerte.

- ¡Asesino! ¡Era a primera sangre! - espetó otro samurái.

- Y a primera sangre ha sido - declaró Black Hole, adelantándose un paso - Marcha, Markov. Si alguien intenta mentir, yo hablaré de lo que ha pasado aquí.

Ivan asintió con la cabeza y se convirtió en un pequeño murciélago negro, alejándose volando hacia el sur. Al cabo de un corto vuelo, cuando ya tenía el Horror Circus localizado, el olor de la sangre acudió a su nariz junto con el de la pólvora y los sonidos del acero. Katharina estaba luchando. El vampiro se apresuró y se destransformó sobre la reyerta, cayendo encima de un soldado y derribándolo. Desenfundó la Hoja Negra y lo degolló con el cuchillo velozmente, levantándose de un salto.

- ¡Kath! ¡Estoy aquí!
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Vie 21 Ago 2020 - 6:23

Los hombres abandonaron el barco y se apresuraron a socorrer a sus compañeros. Unos se detuvieron, hincaron la rodilla y apuntaron con sus fusiles, pero esos movimientos… Jamás habían visto que una mujer pudiera moverse así de rápido. Los oficiales desenfundaron sus sables, desgarrándose las cuerdas vocales en un grito de furia, indignación y odio cuando el último hombre del escuadrón amigo perdió la vida.

Sintió un pinchazo cuando su mantra le alertó de los hombres que intentaban sorprenderle por la retaguardia. Corrió la cara para esquivar la bala disparada, pero aun así le rozó la mejilla. Desvió con la katana otro proyectil y se fijó en la línea de fuego. Antes de que los soldados terminasen la carga la espadachina se encontraba rompiendo ya la fila de tiradores. Le bastó menos de un segundo atravesar los cien metros que le separaban de ellos, y nada más llegar blandió a Fushigiri con firmeza. Rodó hacia la derecha para que los disparos pasasen por arriba y, luego de incorporarse, corrió hacia otro de ellos.

—¡Solo disparen, maldita sea! ¡Fuego!

Habiendo predicho los movimientos del enemigo, dio una vuelta y se ubicó en la espalda del soldado. Los disparos provenientes del frente impactaron en el cuerpo del hombre, y la bruja desvió sin esfuerzo las pocas balas que fueron desde la retaguardia. Desapareció por un instante de la vista de estos últimos y apareció entre medio de dos. Cercenó en diagonal el dorso de uno de ellos y luego se giró para lanzar una rápida estocada al otro, sin siquiera darles tiempo a reaccionar. Otra tanda de disparos inútiles. La espadachina aparecía y desaparecía por el campo de batalla dejando un cadáver tras otro. Y cuando hubo acabado con el último de los tiradores, los espadachines llegaron para ayudar a sus compañeros.

—¡C-C-Capi-pitán, ¿n-no es L-La B-Bru-bruja, K-K-K-Katha-ri-rina von Steinhell?!

El hombre que llevaba el uniforme sin mangas y un gran bigote frunció el ceño, tragó saliva, nervioso, y empuñó sudoroso el sable.

—¡¿Qué hace una Señora de la Piratería en las costas de Wano?! —preguntó el marine.

—Es un buen día para tomar el sol y disfrutar de la playa… Una lástima que aparecieran los perros

—¿Que no ves lo blanca que estoy? Hoy es un buen día para tomar sol y disfrutar de la playa —contestó con un tono sarcástico y una sonrisa burlesca se dibujó en su rostro—, pero creo que salir a cazar marines es mucho más divertido.

Estaba a nada de desenvainar a Arugoriashito cuando sintió una poderosa presencia acercándose a una velocidad sobrehumana. Como primera reacción se puso en posición de defensa y aguardó allí, pero pasaron unos pocos segundos y terminó relajándose. El vampiro apareció en un buen momento, cayendo encima del capitán para después rajarle la garganta sin cuidado.

—¡Ivan, es bueno verte!

El reencuentro con su mejor amigo era más importante que aplastar ratas, así que limpió la espada cortando el aire y luego la envainó. La incredulidad de los marines duró solo un segundo. Durante un instante el entorno se volvió increíblemente pesado, el suelo se estremeció y los soldados cayeron desmayados. El haki del rey de la hechicera provocaba una profunda desesperación que envolvía el espíritu de las personas más débiles incluso después de haberse expuesto a este.

—Teniendo una bienvenida como esta no creo que sea buena idea perder el tiempo, así que ponme al día y cuéntame lo que ha estado pasando en Wano, por favor —le pidió al vampiro y luego miró los cuerpos desmayados—. Matémosles, necesitaremos todos los cadáveres posibles. He estado pensando en algo que te encantará, estoy segura, pero primero vayamos a un lugar seguro.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Sáb 22 Ago 2020 - 4:38

La poderosa presencia de la Bruja azotó la playa, derribando a todos los marines presentes. Incluso el propio Ivan, pese a su poder y la fortaleza de su propio haoshoku, notó la inmensa onda azotarle y llegó a sentirse ligeramente intimidado. Era increíble cómo por más que crecía y entrenaba, Katharina seguía estando tan por encima de él. Y sin embargo, no podría estar más orgulloso de ella. Era, al fin y al cabo, la mujer a la que había escogido seguir. La única persona viva de la que toleraba órdenes. Asintió al escuchar sus palabras. Era una pena desperdiciar buenas bolsas de sangre andantes... pero Kath debía tener algún plan en mente. No te quedaba más remedio que atiborrarse y rematar al resto. Así pues empezó a alimentarse de uno tras otro hasta llenar totalmente su reserva de sangre, y luego ejecutó al resto apuñalándoles el corazón.

- Hecho. ¿Para qué quieres los cadáveres?

Tenían que llevárselos con ellos según dijo Katharina. Podría haberlos vueltos zombies por comodidad, pero sin saber para qué los quería, prefirió no arriesgarse a estropearlos. Reunió toda la tropa, los ató entre sí con un cabo que encontró en una de las balsas de desembarco y se cargó la pequeña montaña de muertos. Al fin y al cabo, aunque era aparatoso, no era suficiente peso para resultarle verdaderamente molesto u problemático. Echaron a andar hacia el interior, alejándose de la costa y entrando en la una vez espesa y exuberante vegetación de Wano, hoy en día marchita y moribunda. Si bien sintió cierta pena, también encontraba una belleza en la decadencia de la muerte. Aquel ambiente le reconfortaba.

- ¿Hasta qué punto te has enterado de las últimas novedades de la isla? No mucho supongo, estos meses han sido caóticos en el mundo en general. Por resumir... primero apareció un segundo sol en Wano que hacía que no se hiciera de noche - sintió un escalofrío al pensar en la idea - Los animales y la gente empezaron a enfermar, las plantas a morir... bueno, si miras a tu alrededor creo que te harás una idea. Tu antiguo capitán y Therax Palatiard solucionaron el asunto y destruyeron ese segundo sol, no tengo claro cómo. El caso es que, para proteger Wano, Kurogami decidió contratar a un grupo de mercenarios, la Estrella Oscura. Dark y yo fuimos a encargarnos. Vencimos a varios de sus miembros más poderosos para demostrarles nuestro poder, y aceptaron entrar a trabajar para Berthil. He de decir... esta gente me huele a caca. Dicen ser mercenarios, pero tanto su nombre como su símbolo se corresponde con una tripulación pirata de hace doscientos años, de la Era Oscura. En cualquier caso, en un principio no olía tan mal y trabajar para ellos era dinero fácil. Les procuramos nuevos miembros y armamento de Síderos, y ahora son la fuerza de defensa de la isla. Todo iba bien hasta que el Gobierno se plantó ante la isla. la Estrella Oscura intentó llamarnos, pero Dark y yo estábamos ocupados en otra tarea. El resultado es que establecieron una cabeza de playa y desde ahí han estado invadiendo Wano... y ahora un Almirante en persona, Kurookami, ha tomado el mando de la operación. Nuestra tarea es acabar con ese tipo.

Finalmente llegaron al sitio que Ivan estaba buscando: el campamento donde estaban su gente. Este consistía en unas pocas tiendas de campaña y una gran tienda improvisada con troncos de su compañero gigante. Estaban sus dos ghouls Friedrich y Michael, y los antiguos esclavos Bjorn el gigante y Jack el mink ñu. Ivan les saludó con un gesto de la mano y dejó caer el montón de cadáveres al suelo.

- ¿Y ahora qué, capitana?
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 23 Ago 2020 - 19:53

¿Cómo responder a esa pregunta sin parecer una completa loca…? Evidentemente, la recolección de cadáveres para su posterior conversión tenía un objetivo, sin embargo, incluso dentro de su mente la idea parecía una absoluta locura. Porque eso era, ¿no? Nadie en su sano juicio intentaría ir en contra de uno de los Emperadores del Mar, pero ahí estaban esos dos.

—Para conquistar Wano necesitaremos un ejército, ¿verdad? —contestó con un tono tan informal como inapropiado. No necesitaba florituras para adornar una de las ideas más ambiciosas que había tenido en su vida—. Te contaré más cuando tengamos un sitio donde sentarnos, ¿va?

Mientras seguía los pasos de su amigo se dio cuenta de una cosa: igual hubiera sido mejor convertir a los muertos para que caminasen por su cuenta, ¿no? «A todos se nos pueden ir detalles, supongo…», se consoló a sí misma esperando que el vampiro no se lo echase a la cara después. Además, de momento había cuestiones más importantes que atender. Un montón de nombres importantes aparecieron en el relato de Ivan (como el de Therax y su antiguo capitán), pero definitivamente había uno de ellos que significaba un problemón como ningún otro. La Estrella Oscura, supuestos piratas de épocas lejanas, no hizo tanto ruido en su cabeza como Kurookami, el Almirante enviado por la Marina para comandar la operación de… ¿Por qué la Marina estaba tan interesada en Wano? Tenía la impresión de que había muchas más preguntas que respuestas, como siempre.

—Necesitaremos un buen plan para ahuyentar a la Marina y ocuparnos de un Almirante… ¿Por qué el mismo Berthil no se hace cargo de este problema? ¿En qué está pensando ese hombre? —preguntó, aunque no esperaba respuesta. Jamás entendía lo que pasaba por la cabeza de los Emperadores del Mar; eran gente muy extraña—. Si vamos a pelearnos con la Marina, deberemos dar lo mejor de nosotros y mostrarle al Gobierno Mundial el peligro que acompaña nuestros nombres. Gracias por ponerme al tanto, Ivan.

Al cabo de unos minutos llegaron a un campamento (un tanto improvisado, la verdad) en donde aguardaba la gente del vampiro. En su mayoría, no muertos. Saludó con un gesto de cabeza a los presentes y dejó que su amigo la guiase a la tienda principal. Había mucho de qué hablar y sentía que no tenían el tiempo suficiente para trazar los planes necesarios. Expulsar a la Marina, crear un ejército, llamar tropas aliadas, conseguir una posición ventajosa dentro de la isla, conquistar Wano y colocar la bandera de The Sinners en la capital… Había muchísimas cosas que hacer.

—Me encantaría ocuparme yo misma y convertir en esclavos a esos marines muertos, pero supongo que debes saber que he perdido la mayoría de mis poderes —le comentó, soltando una mueca de desagrado. Cuánto extrañaba sus antiguas habilidades, pero tampoco tuvo otra opción—. Ha pasado poco menos de un año desde que comenzamos a navegar juntos y poco a poco nuestro objetivo final se acerca: más pronto que tarde tendremos la cabeza de Émile. Hemos conseguido numerosos aliados y hemos entrenado muy duro, pero aun así no es suficiente. Debemos ocupar una isla en el Nuevo Mundo para llevar a cabo nuestros planes, una isla que con orgullo podamos decir que es nuestra, una isla en donde ondee nuestra bandera, una isla a la que podamos llamar hogar. ¿Y por qué Wano…? Además de que aquí conseguiremos el ejército que nos hace falta para ir a por Émile, pues digamos que es también un… capricho. Mi antiguo capitán, Zane D. Kenshin, siempre ha fantaseado con gobernar Wano. Conoces la historia, ¿no? Zane me dio la espalda cuando le pedí que luchásemos contra el Gobierno Mundial, le dio la espalda al único sueño que he tenido durante años. Por el aprecio que aún le tengo y por el cariño a mis memorias no me gustaría levantar mi espada en contra suya, pero no sería yo misma si lo dejo pasar todo sin darle un pequeño “castigo”. ¿Y qué mejor manera que aplastar una de sus grandes ambiciones? Quiero la opinión de mi mano derecha, Ivan, la opinión de mi mejor amigo.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Miér 26 Ago 2020 - 1:31

¿Conquistar Wano? ¿En qué momento a Katharina le había ido tanto la olla y se había vuelto así de ambiciosa? Es decir, él desde luego no se perdería semejante fiesta ni muerto, lo que teniendo en cuenta su ritmo de resurrecciones era bastante literal. Por otro lado... un Yonkou, una organización mercenaria poderosa (y probablemente descendientes de piratas famosos) y la misma Marina se interponían en su camino. Iban a necesitar artillería pesada para ejecutar semejante operación. Oh, para eso los cadáveres. Quería que montase un ejército de muertos. ¿Entonces por qué no los había simplemente reanimado y hecho seguirle? Decidió no cuestionarlo mucho, pues bien podía ser que Kath supiese algo que él no. Tal vez estaban siendo vigilados y quería mantener el secreto de sus poderes, al fin y al cabo pocos aparte de ellos conocían su habilidad para levantar muertos.

- Expulsar al Almirante será un desafío, pero puede hacerse. De hecho hasta me has dado una pequeña idea con lo del ejército... podemos matar dos pájaros de un tiro. Crear una armada de no muertos para combatir a la Marina y forzar a Kurookami a salir al campo de batalla, la misma que luego usaremos para tomar la isla.

Lo siguiente que Katharina le contó era más serio. Por un lado, entendía perfectamente sus sentimientos. Era la clase de acto que haría él... pero contra alguien que simplemente despreciase o le diese igual. Pisotear un sueño o ambición de alguien era el camino más rápido para enemistarse con esa persona. También estaba el hecho de que Zane al fin y al cabo era un Yonkou, y si bien Ivan no tenía miedo a enfrentarse a un Emperador del Mar, dos a la vez junto a todo Wano, la Estrella Oscura y la Marina sonaba a una apuesta muy arriesgada, la clase de locura que incluso el vampiro se pensaría dos veces. Habían llegado muy lejos, ¿realmente querían tirarlo por la borda? Por otro lado... podría llegar a ser viable, con el plan y preparación adecuados. Pero Kath debía elegir con cuidado lo que quería hacer, porque un paso en falso podía suponerle ganarse un enemigo más. Y si bien estaría dispuesto a ir a la guerra, había probado en propias carnes la fuerza del Suzaku y sabía que no era moco de pavo.

- ¿Estás segura de lo que pretendes? Es decir, no soy precisamente un experto en relaciones o en entender a otras personas, pero sí comprendo muy bien lo que implica pisotear las ambiciones y sueños de alguien. Yo perseguiría y destruiría la vida de la persona que se interpusiera de esa manera en mi camino, fuese quien fuese. Tu antiguo capitán es un cabrón que se merecería que le metieses una espada por el culo, pero has dicho que le aprecias. ¿Si es el caso, por qué destrozar sus ambiciones? ¿Por qué buscar su enemistad y odio de esta manera? - se encogió de hombros - Si pretendes simplemente devolverle la patada en el culo, yo buscaría otra manera que no lo vuelva tu enemigo. Ahora, si ese hombre te da igual, le partimos la cara y nos quedamos la isla. Como siempre, es tu elección. Tú eres la capitana.

Mientras esperaba a la respuesta de Katharina, desató los cadáveres y los separó, colocándolos unos junto a otros en una hilera. Entonces alzó la mano sobre el más cercano y comenzó a emitir una niebla morada por esta que cayó sobre el muerto y comenzó a extenderse sobre todos los cadáveres, envolviéndolos. La niebla entró en los cuerpos, reanimándolos, y los marines comenzaron a levantarse. Un número decente de ellos, unos seis, comenzaron a regenerarse mostrando que eran ghouls. Otros tantos sin embargo se levantaron como simples zombies. Era de esperar, no todos tenían el poder y la voluntad para retener sus consciencias. Mientras ejercía sus poderes nigrománticos, cayó en algo.

- La otra opción es, si no quieres cabrear a Zane, asegurarnos de que Wano sea controlada por alguien que nos deba un favor, y cobrárnoslo en la guerra contra Émile. Sea Berthil si logra mantener esta isla, la Estrella Oscura si al final Berthil cae pero ellos perduran o Zane si decide meterse. Aunque me llega con una loca con fuego cerca de mí.
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Vie 28 Ago 2020 - 0:56

—Si no estuviera segura de lo que quiero no te lo habría dicho. Sé que puedo estar pecando de soberbia, pero, si no hubiera ninguna posibilidad de tomar el país, no estaríamos hablando de esto. Podemos hacerlo, Ivan —respondió con naturalidad y suma confianza, y luego guardó silencio para detenerse a pensar cuánto estimaba al pelirrojo—. Él ha pisoteado una de mis grandes ambiciones y aun así no lo considero un enemigo. Quiero pagarle con la misma moneda, eso es todo, y de paso ver la clase de hombre que es. Si decide declararme su enemiga, pues ni modo: probará el acero de mis espadas. —Miró al vampiro con determinación y sonrió—. Nuestra fuerza nos permite aspirar a lo más alto: haremos posible lo imposible.

La ambición era lo que les separaba de los inútiles que jugaban a los piratas. ¿Asaltar un pueblucho? ¿Robarse unos barcos? ¿Joder un poco a la Marina? No, The Sinners le robaría Wano a Ojos de Dragón, Berthil Skyrios, y haría reventar el periódico mundial. Al Gobierno Mundial no le quedaría más opción que reconocer a Katharina como Yonkou. Era hora de hacer las primeras jugadas, ganar posiciones estratégicas y prepararse para la estocada que lo decidiría todo. El primer paso era ocuparse de Kurookami y parecía que ya había un plan a seguir; matar dos pájaros de un tiro siempre era una buena idea.

—Si vamos a luchar por este país preferiría ser yo quien mandase en vez de dejárselo a una marioneta, aunque todo dependerá del panorama… De momento aprovechemos al máximo nuestras ventajas, y la más importante de todas es que nadie sabe nuestras verdaderas intenciones. —Creó una ilusión de un pequeño campo de batalla en forma de nube unido por un fino hilo a su dedo índice—. Vamos paso a paso, ¿no? Si queremos crear un ejército de no muertos para hacer salir a este Almirante, primero necesitaremos cadáveres… Al menos toda la región cercana a estas costas debe ser un campo de batalla, así que habrá cuerpos en todos sitios; los mismos zombis se encargarán de su recolección. Sin embargo, para aprovechar mejor nuestro tiempo debemos atacar pelotones numerosos. Un ataque relámpago en compañía de portales para entrar y salir rápido… Es una opción viable, si es que nuestro enemigo ha dividido su ejército en distintos frentes.

Le tomaría solo un par de segundos matar una veintena de hombres armados y entrenados, así que atacar pequeños grupos de enemigos hasta formar un ejército numeroso podía resultar ser la mejor opción. Sin embargo, toda la idea de la bruja se construía en torno a un escenario perfecto. ¿Y si había solo dos frentes importantes? También estaba la posibilidad de que solo hubiera unas pocas avanzadillas y toda la fuerza se concentrase en un solo ejército…

—Pero solo un insensato basaría todo un plan en meras suposiciones… ¿Tenemos un mapa de la isla, Ivan? —preguntó—. Me gustaría conocer los puntos estratégicos de Wano tanto para enfrentarnos con la Marina como para empezar los preparativos. ¿Cuál es nuestra relación con los lugareños? Ganarse el favor y la simpatía del pueblo siempre es buena opción. Tengo entendido que los guerreros de este país son conocidos como… samuráis, ¿no? Hombres de honor y lealtad… ¿Qué pasa con ellos? ¿Crees que nos serán útiles para hacer salir a Kurookami?
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Lun 31 Ago 2020 - 19:46

Lo que planteaba Katharina sonaba... muy lógico. De hecho era similar a lo que él había estado planeando para expulsar a la Marina. Golpear con una avasalladora fuerza de no muertos compuesta por los caídos de ambos bandos, y convertir a aquellos enemigos que cayesen en la batalla en más no muertos. Pero desde luego usar los portales para eliminar patrullas y grupos pequeños de enemigos y convertirlos sonaba a plan. Sin embargo si iban a conquistar Wano tenían que ser más ambiciosos. No solo eran enemigos la Marina. Lo eran también los samuráis de Wano, las fuerzas de Berthil y la Estrella Oscura. Había que pensar a largo plazo y más a lo grande. Tenían las herramientas para preparar su victoria.

- Y yo digo, Katharina, ¿por qué limitarnos a la región del combate? ¿O por qué limitarnos a la Marina? Podríamos atacar a las noches. Hacer desaparecer a patrullas alejadas de samuráis y piratas de Berthil y convertirlos... pero no enviaremos todos los no muertos a la batalla. Algunas patrullas, tras convertirlas, nos transportarás a otras regiones de Wano con tus portales y las enterraremos. Llevando a cabo esa táctica, si somos rápidos, en unas noches tendremos Wano sembrado de no muertos en reposo, indetectables y listos para ir a la batalla. ¡Más aún! Podemos aprovechar la oscuridad de la noche para visitar los principales cementerios de la capital y del país y convertir a todos los muertos del lugar en zombies y ghouls. ¡Piénsalo! Estamos en una nación de guerreros. ¿Cuántos samuráis ghoul y zombie podría sacar de esas necrópolis?

Una sonrisa maquiavélica se dibujó en el rostro del vampiro. Entró en su tienda y sacó el mapa de Wano que tenía con él. Al igual que su natal Hallstat, era una isla enorme. Wano estaba dividida en seis regiones principales divididas entre sí por ríos y conectadas por puentes, y un islote al sur de la isla, Onigashima, que en hacía siglos había sido la base de un Yonkou, durante la lejana Era de la Piratería. Señaló la región más occidental, la única que no estaba conectada con la capital.

Spoiler:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria Latest?cb=20200119073638

- Estamos en Kuri, la región más al oeste de Wano - la señaló - Es por ahora el lugar donde esta la fuerza principal de invasión de la Marina. Los cañones de Síderos de la Estrella Oscura les impidieron desembarcar más cerca de la capital, pero no tenían artillería suficiente para proteger una costa tan extensa. El problema de Kuri, tanto para atacantes como defensores, es que es una región muy montañosa y muy agreste. Eso implica que los lugareños pueden organizar emboscadas y guerrillas con las que debilitar a la Marina, pero también que es mucho más difícil de patrullar y vigilar que un llano. Los marines tienen gente lo bastante hábil como para saber moverse por esta clase de terrenos sin ser lugareños; al fin y al cabo estamos en el Nuevo Mundo, no han mandado a tropas novatas. Los soldados marines que nos topemos probablemente no sean problema para nosotros dos, pero sí para las tropas de nuestros "aliados" y para nuestros propios no muertos.

Se calló por un momento y contempló el mapa. Luego señaló una franja de costa que iba del oeste al noroeste de Kuri. Esa era la zona donde estaban las fuerzas de la Marina. Luego señaló el campamento principal de los defensores en la zona.

- Los samuráis son gente estúpidamente honorable y tozuda. Antes tuve que matar a uno en un duelo de honor porque no quería que abandonase el frente para ir a reunirme contigo - negó con la cabeza - Son necios, tontos y valientes.Y fuertes. Pueden ser buenas herramientas tratados con cuidado, pero tienen doble filo. Con respecto a ganarse al pueblo... yo lo que procuraría es dejarnos ver durante el día. Aparecer en los combates más desesperados y derrotar al enemigo, acosar las líneas enemigas... de esa manera se verá que estamos tomando partido activamente. Por la noche podemos matar patrullas, reunir cadáveres y visitar cementerios. Eso sí: para tener la buena fe de los lugareños, yo escondería los no muertos del bando de Wano y usaría de momento solo a los no muertos marines. Y cuando tengamos suficientes tropas, convenceremos a Spolyar, el líder de la Estrella Oscura, para lanzar un ataque conjunto que obligue a Kurookami a salir de su escondite. Eso nos permitirá no solo enfrentarnos definitivamente a él, sino que además haremos que nuestros "aliados" se desgasten en la batalla.
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Jue 3 Sep 2020 - 8:52

Sonrió, orgullosa. Podía permitirse soñar en grande porque a su lado tenía al hombre capaz de hacer realidad sus ambiciones. Al final de la semana tendrían un ejército de no muertos preparados para la batalla, una tropa de criaturas que no necesitaban descanso ni alimento. El único problema era que el vampiro no estaba considerando las limitaciones de los portales; servían para atravesar distancias cortas y hacer jugarretas con unas cuantas ilusiones, pero no para avanzar inmediatamente de un islote a otro. Descubriría alguna forma de romper los propios límites de sus habilidades, no obstante, ahora no era el momento ni el lugar.

—Mis portales sirven para transportar una gran cantidad de hombres, pero tampoco es un método tan rápido como piensas. Puedo mantener ocho portales activos al mismo tiempo y estos tampoco son tan grandes; deberán cruzarlos de tres en tres. Y la distancia no es ninguna maravilla: cien metros entre cada portal. Es una putada, lo sé, pero aun así ayudará a que todo sea más rápido —le dijo y luego buscó una vara de madera, una rama medio negra con un brillo verde oscuro; ya le daría uso—. Además, los no muertos podrán cruzar ríos y descender montes sin dificultades. Ahora, necesitamos información… Debemos encontrar los puntos estratégicos de Wano, como la Capital de las Flores, y de paso buscar buenos comandantes. Tú mismo lo has dicho, en esta tierra ha muerto gente valerosa y poderosa; es probable que traigas a los indicados.

Todo lo que el vampiro había dicho pensaba agregarlo al plan principal; luego pensaría en otro. Llevar a cabo una guerra de guerrillas en la zona montañosa de Wano suponía una ventaja para alguien que jugaba con la percepción de la realidad.

—Las montañas son lugares peligrosos, y no son pocos los que han muerto por pisar mal. Podría encargarme de un buen número de marines sin demasiado esfuerzo, aunque habrá que usar más de un truco para pillarles a todos. Tú mismo has dicho que el terreno montañoso permite organizar emboscadas, y mis ilusiones pueden llevarlos a ellas. Puedo engañarles con puentes y senderos falsos; incluso hacerles caer desde lo alto con los portales. Luego recolectaremos los cadáveres y los usaremos para aumentar nuestros números.

Los no muertos serían una parte importantísima del ejército, sin embargo, tampoco podían ser los únicos. Los Sinners tenían múltiples alianzas con individuos poderosos, grandes imperios y también con países más pequeños. ¿Por qué no convocarlos para la guerra? Los aguerridos hombres del Imperio de Tlaseseyan, los soldados estrafalarios del Reino de Terrel (aunque de estos últimos no tenía total certeza), los mafiosos de la familia Gorgonzola y la mano amiga de Anders D. Thawne. La presencia de Rose, una mujer lo suficientemente fuerte para pelear a la par con la bruja, también ayudaría. Con la organización adecuada podrían reunir un gran número de hombres.

—Lo veo todo correcto; tiene buena pinta —dijo después de un rato en silencio y entonces agitó el palito de madera. Un destello de colores y luces siguió el movimiento para luego hacer aparecer todo un festín: había bebidas, carne asada y comida chatarra por montones, pasteles y donas—. Esto es lo que me ha dado el Emperador de Tlaseseyan: un palo que crea comida. En realidad, es una varita mágica del conjunto Burbruja. ¿Ves este sombrero? Bueno, también es parte de. Y hablando de emperadores, creo que es hora de hacer un par de llamadas, cobrar alianzas y empezar a movilizar nuestra red de contactos. —El semblante de la hechicera era serio y estricto—. Voy muy en serio con esto, Ivan, no quiero que lo echemos a perder. ¿Qué otra información manejas de la isla? En alguno de estos islotes se encontrará Berthil; habrá que mantenerlo controlado de alguna manera. ¿Y los samuráis? Seguramente tienen su propio líder; también me gustaría saber de él. Tenemos una gran ventaja ahora mismo, aprovechémosla y reunamos toda la información que podemos reunir. —Le dio un sorbo al té y continuó—. Marchemos cuando lo consideres oportuno, después de todo, hay gente con la que debemos encontrarnos. Tus aliados, ¿no? Debemos decirles cómo acabaremos con el intento de invasión de la Marina.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Jue 3 Sep 2020 - 23:25

- Crear tantos portales como para recorrer kilómetros probablemente desgaste muchísimo, y deberíamos evitar cansarnos tontamente. Preferiría evitar la posibilidad de acabar pegándonos con un pez gordo sin estar al cien por ciento de fuerzas. Descartemos ese plan; tú y yo podemos llegar volando sin problemas. No necesitamos que los no muertos se muevan mucho, nos llegan con que estén enterrados por ahí esperando a nuestras órdenes.

Luego Katharina mencionó lo de los puntos estratégicos y encontrar buenos generales. Había un problema con eso: algo más de la mitad de la élite samurái de Wano había desaparecido. Y los no muertos que levantaban, si no eran cuerpos enteros, despertaban como zombies estúpidos. Para crear ghouls necesitaba cuerpos decentes. Y eso le llevaba a su respuesta a su siguiente pregunta:

- Encontrar buenos generales será problemático. En cuanto a puntos estratégicos... es simple. La Capital de las Flores y cada uno de los palacios de los daimyos de las regiones. Y luego los puertos principales de cada región. Por último, los cultivos de las llanuras de Hakumai... o lo serían si no se hubiese echado a perder la cosecha a causa del ataque misterioso. Con respecto tanto a los generales o como a lo de tirar montaña abajo gente... mi nigromancia no funciona así. Hay una única condición para poder crear zombies, pero dos para crear ghouls: para crear un zombie necesito simplemente un cuerpo con la bastante carne como para que se mueva y con cabeza. Sin más, no importa ni el estado de putrefacción ni que le falten miembros. Mientras no sean esqueletos, puedo hacerlos. Eso sí, de poco sirve medio torso animado o una cabeza mordedora. En cambio... los ghouls son más complicados. Necesito que estén enteros y que su voluntad y poder en vida fuese lo bastante considerables como para retener su consciencia tras la reanimación. De lo contrario se convierten en zombies. Sin embargo, si el cuerpo está entero, da igual que sea un cadáver antiguo. Su carne se regenerará, aunque eso sí, si estaba ya podrido, seguirá pareciendo un cadáver y oliendo mal, por desgracia. Por eso prefiero usar cadáveres recientes. A lo que iba, si me los despeñas montaña abajo, igual quedan demasiado hechos mierda para servir ni como zombies. Seamos cuidadosos. Es fácil matar gente, no hace falta destrozarles el cuerpo.

A continuación le planteó las alianzas que tenían. Sin embargo, ¿era realmente necesario? Aquellos pactos eran ases bajo la manga que estaban reservando para la guerra contra Émile. ¿Tanto importaba Wano...? Sí, podía llegar a importar tanto. Sus samuráis podían convertirse en un as bajo la manga en la lucha contra Émile. Y era una isla grande con muchos recursos que explotar. Tal vez mereciese la pena. Sin embargo, de momento se reservaría su as personal de llamar a la Revolución. Probablemente estarían más dispuestos a entrar en una guerra para tumbar al más peligroso y cruel de los Yonkous que a una lucha de poder entre facciones piratas. Era un arma de doble filo que prefería usar con cuidado.

- Ten en cuenta antes de cobrarte esos favores que los que nos cobremos ahora no podremos cobrarlos cuando vayamos a los Nueve Infiernos a por Émile. Sin embargo, tu mandas. Y Wano podría sernos muy útil. En fin, allá vamos. Al campamento.

Tras eso, una vez Kath hubo contestado, se proyectó a los cielos de un salto y empezó a volar en dirección al campamento de la Estrella Oscura. Mientras surcaban los aires, le dijo a su capitana:

- Ah, por cierto. De la élite samurái de Wano, originalmente medio millar de guerreros expertos capaces de darnos guerra incluso a nosotros... temporalmente al menos, quedan menos de dos centenares. No se sabe que ha ocurrido con el resto. Probablemente eso nos beneficie.


Última edición por Ivan Markov el Miér 16 Sep 2020 - 3:24, editado 1 vez
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Vie 4 Sep 2020 - 0:01

Así que lanzarlos por la montaña no era la mejor de las ideas… Lógico, los cuerpos serían poco más que una masa gelatinosa de vísceras y huesos rotos. Tampoco podía decapitarles ni destrozar sus cuerpos; debía ser cuidadosa. Atravesarles los corazones con sus espadas parecía la mejor opción. Por otra parte, quizás los portales no ayudarían al desplazamiento de las tropas, pero serían una ventaja a la hora de realizar emboscadas, después de todo, no había demasiadas formas de escapar de ataques omnidireccionales.

—Entendido, seré cuidadosa a la hora de matar a nuestros enemigos. A ver si tenemos un poco de suerte e igual consigues traer a la vida un comandante que valga la pena —comentó y luego le dio un mordisco a la hamburguesa que tenía en la mano. Joder, qué hambre—. Más allá de demostrar algo como pirata o querer romper el orgullo de mi excapitán, este país supone una fuerza sustancial para la futura guerra con Émile. Guardaremos un par de cartas para entonces, sin embargo, pretendo hacer uso de casi todos los recursos que tenemos para la conquista de Wano. Es la única manera de tener una mínima probabilidad de hacernos con el poder.

La bruja necesitaba contar con un ejército propio más allá de solo alianzas, soldados que llevar a la guerra sin necesidad de depender de los aliados. Actualmente, estaba dentro de una liga donde cada jugada iba más allá de solo el poder individual. Y Wano supondría esa ventaja que tanto ella como Ivan necesitaban. Era un acto imprudente, sí, pero podían obtener grandes beneficios… El vampiro era consciente de ello.

—Sí, es momento de partir al campamento. Tenemos mucho trabajo por delante y no resolveremos nada estando aquí sentados —respondió finalmente tras devorar un par de hamburguesas más. Una lástima que su compañero no tocase ningún aperitivo; igual solo le iba la sangre y el whisky. Y la cerveza, el ron y el vodka.

Salió de la tienda y estiró los músculos; estaba algo tensa. Infló el pecho y luego exhaló profundamente. Si bien no hacía falta ningún gesto esotérico para conjurar cualquier hechizo, un poco de luces y símbolos bonitos siempre iban bien. La bruja se envolvió en un círculo mágico de color verde y entonces un par de alas emplumadas, que iban en degradé desde un tono dorado hasta alcanzar el blanco, aparecieron en su espalda. Imitó a su amigo y dio un enorme salto hacia el cielo, batió las alas y se mantuvo suspendida en este. Las vistas desde lo alto siempre eran… impresionantes; podía ver tanto el bosque de Kuri como el cordón montañoso, y también las siluetas distorsionadas hacia el este.

—¿No sabes lo que ha ocurrido con los samuráis desaparecidos, dices? Esta clase de misterios no me gusta, ¿eh? —comentó cerca del vampiro para que pudiera oírle—. Ya veremos, primero ocupémonos de los cachorros de la Marina.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Vie 4 Sep 2020 - 1:12

Ivan se encogió de hombros. Tal vez en algún momento podía ser algo que volviese para morderles el culo, pero qué diablos. Tenía una idea aproximada de cuál podía ser la razón de las desapariciones, y de todos modos no le preocupaba demasiado. Cierto, era un asunto siniestro y no estaba bien no saber donde estaban potenciales futuros enemigos... pero por otro lado eran potenciales futuros enemigos que no estaban en el tablero de juego y probablemente no lo volvieran a estar. Especialmente si su corazonada era cierta.

- Berthil tiene un enemigo desconocido. Probablemente ese mismo enemigo ha sido el que los hizo desaparecer. Por eso mismo tuvo que contratar a la Estrella Osc... - se calló un momento, mientras las piezas empezaban a encajar en su mente - Piratas de hace doscientos años. Sucesos extraños y catastróficos ocurriendo por todo el mundo. Y gente con nombres relacionados con astros vinculados a muchos de ellos. ¿Cómo he podido estar tan ciego? Es la Estrella Oscura, Kath. Ellos son los verdaderos enemigos de Berthil. Sabes lo que eso significa, ¿verdad?

Dejó que su capitana valorase el pesos de sus palabras. Tal vez eso cambiase los planes que tenían, tal vez no. Implicaban que Berthil estaba realmente jodido, lo que probablemente acabaría derivando en sacar a un Yonkou de la ecuación. Pero también que si al final decidían no conquistar Wano, podían intentar salvarle el culo y ganarse el derecho a reclamarle como favor que tras la guerra marchase con ellos contra los Nueve Infiernos. Por otro lado que Berthil desapareciera implicaba tener camino libre hacia convertir a Katharina en Emperadora del Mar. Y eso también sonaba bastante bien. Por otro lado Julius C. Zar se estaba moviendo últimamente bastante. Esperaba que se limitase a su territorio y no se fuera a meter en Wano, porque si aparecía un segundo Yonkou se les iría el plan de las manos.

Tras un rato de vuelo llegaron al fin al campamento oculto. Incluso desde el aire era difícil de percibir, pero sabiendo dónde buscar y teniendo los sentidos agudos de un vampiro era fácil percibir los pequeños movimientos entre los árboles que evidenciaban la presencia de vigías. Descendió de los cielos junto a la bruja y penetró entre la espesura a un centenar de metros del campamento. Si no fuese porque ya sabían quién era, aquel hubiese sido un movimiento arriesgado con tantos ojos fijos en ellos, pero ya se habían costumbrado a verlo entrar y salir volando. Tras eso se acercaron a pie al lugar. No le apetecía (y así se lo explicaría a Kath si le preguntaba) llamar la atención sobre la posición exacta del campamento, así que cuando iba por la zona normalmente aterrizaba a varios cientos de metros o incluso a un par de kilómetros y luego iba a pie. Al rato un grupo de mercenarios liderados por los gemelos Lequin, dos hombres idénticos vestidos como bufones que caminaban al mismo ritmo y completaban las frases el uno del otro.

- ¡Bienvenidos, Ivan Markov y...

- ¡...capitana Steinhell! Nuestro jefe Spolyar...

- ...y los comandantes aliados os esperan.

- Gracias, gracias. Ya sabemos por dónde ir - respondió el vampiro.

No le apetecía lidiar ahora con ellos dos. Bastante tenía con haberles enfrentado en Punk Hazzard. Su manera de hablar alternándose le ponía un poco nervioso. Pasó junto a la patrulla y se dirigió al interior del campamento. Había algunos samuráis, pero la mayoría de los presentes eran mercenarios de la Estrella Oscura y unos pocos milicianos. En ese momento fue Ivan verdaderamente consciente de hasta qué punto estaba en manos de la Estrella el destino de Berthil. Aquel hombre estaba condenado como intentase aferrarse a Wano. Guió a Katharina al centro de mando, una sala construida en el interior de un cerezo anciano hueco. En el interior esperaban Spolyar, un comandante samurái, otro hombre de la Estrella Oscura que no reconoció y algunos hombres más. Pronto comenzó la reunión. Al principio todos empezaron a presentarle sus respetos a Kath y luego a plantear la situación general y a hablar de las próximas tácticas. A Ivan todo aquello le resultaba aburrido; habían discutido de aquello demasiadas veces ya. Estaban jodidos, eso no era novedad.

- En fin, compañeros, no es por interrumpir, pero mi capitana y yo hemos venido a traer un poco de aire fresco a vuestros planes. Katharina os lo explicará mejor.

Tras eso se levantó y se puso a inspeccionar los planos y mapas que había grabados en la pared, fijándose especialmente en las patrullas. Les interesaba mucho saberlo para sus próximos planes.


Última edición por Ivan Markov el Miér 16 Sep 2020 - 3:24, editado 1 vez
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Vie 4 Sep 2020 - 2:50

—A ver si me estoy enterando de todo… Hace un tiempo apareció un segundo sol en el país que brillaba por las noches, afectando las cosechas y los animales, problema del cual Zane y Therax se hicieron cargo. Luego aparecen Dark y tú para reclutar a la Estrella Oscura, una compañía de mercenarios, y encomendarles el trabajo de defender Wano. ¿Y dices que la fuerza defensiva de estas tierras es el verdadero enemigo de Berthil? —le preguntó para estar segura de que estaba entendiendo todo—. Piratas de hace doscientos años… —Todavía había mas preguntas que respuestas, joder—. Este hombre está jodidísimo, ¿eh? Aprovecharemos la oportunidad. Como te lo he dicho antes, contamos con el factor sorpresa y nadie por ningún motivo sabrá nuestras verdaderas intenciones. Sin importar el vencedor, tanto las fuerzas de Berthil como las de la Estrella Oscura estarán debilitadas, y entonces atacaremos. A menos que…

Debía considerar todas las variables para que la ecuación fuese fiel a la realidad, y de momento no lo estaba siendo. ¿Qué asuntos tenía la Marina en Wano? ¿Por qué estaban tan interesados como para mandar a un propio Almirante? Esos jodidos perros acabarían apareciendo para llevarse el crédito y mostrarle al mundo entero que eran los héroes de la historia, no obstante, la bruja jodería sus planes.

—La Marina está lo suficientemente interesada en este país como para enviar a un Almirante a liderar la operación. Podemos ahuyentarla, pero será una medida temporal: volverán —aseguró la hechicera. Perteneció el tiempo necesario para que comprendiese cómo funcionaban los perros del Gobierno Mundial—. Quiero que capturemos a Kurookami con vida. Tarde o temprano lo usaremos como una ficha de cambio, ya sea para asegurar una huida libre o para conseguir aún más ventaja en la conquista.

Siguió de cerca a su amigo y luego de un rato descendieron de los cielos para caminar. Sabía que se estaba acercando al campamento por las voces que escuchaba en su interior. Algunas eran ruidosas y poderosas, pero también había una mayoría que, bueno, podían ser comparadas con caca de perro. El sitio estaba escondido entre la espesura, lo suficientemente oculto como para ni siquiera ser visto desde la altura; habían elegido un buen escondite. Avanzó sumida en silencio entre observando el paisaje y pensando en el futuro. Sacar a Berthil del juego abría la posibilidad a que una persona ocupase el trono de Emperador desocupado… Haría lo necesario y más para coronarse como la única Emperadora del Mar.

Una vez en las cercanías del campamento fueron recibidos por dos gemelos. Parecían fuertes; serían útiles en la batalla contra Ojos de Dragón.

—Oye, esos de ahí atrás son un poco pesados, ¿no? Me estresa que uno acabe la frase del otro, ¿tienen alguna clase de síndrome o algo? —le susurró al vampiro, procurando que solo él le escuchase. Tampoco iba a meterse en problemas nada más llegar, ¿verdad?

Ivan le guio hasta el centro de comando, un espacio tan bonito como llamativo, original y de lo más naturalista, y allí se presentó. Su nombre guardaba mucha fama y era conocido en prácticamente todos los rincones del mundo, así que no resultaba sorprendente que se mostrasen tan respetuosos con ella. ¿Los samuráis no eran machistas? Vaya sorpresa más agradable. O igual querían conservar sus cabezas, quién sabe. Le pusieron al tanto de la situación general, comentaron estrategias y posibles tácticas a emplear, hubo ciertas discusiones entre distintos puntos de vista y luego de un rato Katharina acabó aburriéndose.

—Como dice mi mano derecha, hemos venido a patearle el culo a esos perros asquerosos. Tú, estira bien el mapa sobre la mesa —le dijo a un miliciano—. Quiero que todos pongan atención, por favor. He estado comentando unas cositas con Ivan y, después de evaluar el abanico de opciones que tenemos, lo mejor será usar el terreno montañoso para la etapa temprana de la batalla —mencionó, apuntando con la Varita Mágica de Burbruja las montañas de Kuri—. Yo misma me encargaré de atraer las tropas enemigas a las zonas de emboscada, entonces los ejecutaremos de la manera más limpia posible y repetiremos la misma operación para luego pasar a la siguiente etapa: obligar a que Kurookami mueva su culo del barco y nos enfrente.

Tras presentar la idea general que tenía acerca de cómo llevar a cabo la batalla, se dedicó a pulir los detalles de la operación con los comandantes y elegir los puntos estratégicos del cordón montañoso del islote occidental.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Sáb 5 Sep 2020 - 1:01

- ¿Esperas que simplemente atrayéndoles a emboscadas cambiar el rumbo de esta guerra? La estrategia no funciona...

- Deberíamos estar retrocediendo a un terreno más ventajoso.

Volvió a desencadenarse un torrente de discusiones y aportaciones innecesarias mientras Spolyar cerraba los ojos y se llevaba una mano a la frente, visiblemente cansado. Ivan siguió ignorando un poco más el desarrollo del estúpido debate mientras terminaba de memorizar las rutas de las patrullas de samuráis y la Estrella. Sería complicado, pero podía hacerse. Todo lo que tenían que hacer era ser cuidadosos. Eso sí, debían evitar que se notara. Matar una noches una o dos patrullas y luego dejar un par de días sin desapariciones misteriosas. Si se volvía una sangría muy notoria, se percatarían de que estaba habiendo filtraciones. Y realmente no necesitaban desgastarles demasiado, ya se iban a matar ellos mismos cuando les hicieran cargar contra las tropas de la Marina. Finalmente se dio la vuelta y dio un potente silbido, haciendo callar a todo el mundo. Cuando se giraron hacia él apoyó una mano en Vanator y les dirigió una mirada entre altanera y molesta.

- Bien, si habéis terminado de discutir como verduleras e interrumpir a mi capitana, os plantearé la idea: vamos a usar sus propias tropas contra ellos. Tal vez algunos conozcáis ya mi akuma no mi, o "hechicería" como decís en Wano, tal vez otros no. En resumen puedo levantar a los muertos enemigos como guerreros sin vida que luchen en nuestras filas. Esas emboscadas no van a ser solo para desgastarles y hacer salir a Kurookami: van a ser para crear al ejército que usemos para enfrentarles.

Sus palabras tuvieron efectos contrapuestos. El samurái le dirigió una mirada de asco y murmuró unas palabras que sonaron a "monstruo". Spolyar asintió con la cabeza y le dirigió una mirada de agradecimiento por cortar la discusión. Otros presentes le dirigieron mezclas de miradas de interés y miedo, y el líder de la milicia comentó con otro oficial que sumando las bajas enemigas a sus filas tenían la victoria asegurada. Tras eso volvió a derivar en una pequeña discusión sobre si Ivan debía o no convertir a los caídos aliados en no muertos, ante lo que el general samurái impuso una férrea negativa a la que no se sumaron el resto. Algunos mantenían un cierto silencio, pero pronto acabaron en un punto muerto.

- Por el bien de la unidad, no tienes permitido convertir samuráis, Ivan - dijo Spolyar.

Arqueó una ceja, pero no contestó. ¿Le estaban dando órdenes? Idiotas. Pensaba hacerlo igual, pero solo por eso convertiría en secreto a todos los samuráis que pudiera. Tal vez incluso cogería pro banda a alguno vivo, lo mataría y lo volvería ghoul o vampiro. En cualquier caso tras eso se encogió de hombros y dijo:

- No quiero buscarme problemas, y no creo que sea necesario. Con las bajas enemigas habrá un flujo constante de no muertos que usar para la ofensiva final.

Tras algunos detalles más, pasaron a debatir las posiciones de las emboscadas hacia las que Katharina atraería las tropas enemigas para empezar a eliminarlas. Todo empezaba al fin a ponerse en movimiento.
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Sáb 5 Sep 2020 - 7:17

Ante las preguntas de los comandantes prefirió, de momento, mantener el silencio y una expresión serena, como si lo tuviera todo bajo control, como si estuviera completamente segura de su plan. Bueno, en realidad lo estaba. La lengua le picaba por llenar de insultos y humillaciones a esa tanda de inútiles que, en vez de agachar la cabeza y acatar sus órdenes, tenían el descaro de llevarle la contraria. Si tan buenos eran ¿por qué no habían echado ya a la Marina del país? Actuaría con prudencia y cuidaría las apariencias, no era el lugar ni el momento para comportarse como una niña caprichosa, sino como la capitana que era. No soltaría ninguna palabra que pudiera poner en peligro el plan de conquista ni las vidas de Ivan y sus compañeros.

Dejó que los hombres discutiesen entre ellos, no tenía pensado involucrarse en algo que no tenía buen puerto. Discutir con retrasados siempre era una pérdida de tiempo, además iba a realizar las emboscadas con o sin el consentimiento del concejo de guerra. Tanto la bruja como el vampiro eran ejércitos de un solo hombre. Afortunadamente el silbido de Ivan trajo consigo el silencio, llamando lo suficiente la atención para que todos se centrasen en él y escuchasen lo que tenía que decir.

—Este es el monstruo que te sacará del problemón en el que estás tú y tu gente, muestra un poco de respeto por el hombre que salvará miles de vidas —le espetó al samurái cuando le escuchó referirse a sí de su amigo. Todos sabían que Ivan era un monstruo, chupar sangre (y también otras cosas) no era muy normal que digamos, pero ese hombre no tenía derecho a recriminarle nada. Todo discurso moralista, por otra parte, y que contuviera la oración “salvar vidas” tenía buena recepción. Esperaba que los allí presentes comenzasen a ver un poco más las cosas como ella.

Pero era más fácil ver a una vaca escalar árboles.

Pronto comenzó otra aburrida discusión entre si era correcto o no traer de regreso a los muertos. Si bien no había muchas pegas en convertir al enemigo, el samurái se mostró intransigente a la hora de tocar los cadáveres de sus hombres. Por un lado, le parecía absurdo que el comandante quisiera desperdiciar semejante fuerza militar, pero por otro… Se veía a todas luces que los samuráis eran gentes honorables que se guiaban de acuerdo a códigos de conducta muy estrictos. Y seguramente también eran religiosos. En algunas culturas la muerte era considerado algo sagrado y solo dios tenía potestad sobre esta; en otras, hablar de la misma era un tabú. «Cuando se ha jugado tantas veces con la muerte uno le pierde tanto el miedo como el respeto», pensó para sí misma. No obstante, debía mostrarle al samurái que podía confiar en la mujer que daba órdenes a Ivan, aunque fuera solo para cuidar las apariencias.

—Un samurái merece una muerte honorable y un descanso imperturbable —dijo la hechicera justo después de que el líder mercenario hablase—. Entiendo que estás defendiendo el honor de tus hombres, y no pretendo pasar a llevar algo que importa más que la propia vida. Como capitana de los Sinners tienes mi palabra: no tocaré a ninguno de tus guerreros caídos en batalla, ¿de acuerdo? Es fundamental que permanezcamos unidos para enfrentar a un enemigo tan poderoso como lo es el Gobierno Mundial.

El vampiro trazó unos cuantos detalles y pronto llegó el momento de discutir las posiciones estratégicas que usarían para emboscar a los marines. La topografía local daba una gran ventaja, como se había explicado antes, y Katharina tenía pensado aprovecharla al máximo. Puesto que su amigo necesitaba cadáveres en buen estado, había omitido los precipicios y los corredores de la muerte. Y tampoco los necesitaría para lo que tenía pensado.

—Así como Ivan puede traer de regreso a los muertos y comandarlos en la batalla, yo tengo la habilidad de alterar la percepción de la realidad. Puedo hacerle creer al enemigo que va por buen camino, que, en comparación a nosotros, ha sufrido pocas bajas, que nos tiene acorralados; los desgastaremos poco a poco mientras combaten con el aire. Y para la primera etapa de esta batalla usaremos estos caminos —comenzó a explicar y entonces apuntó un conducto grueso formado por una red de drenaje ramificada con distintos corredores cercados por altos muros rocosos—. Me da igual en cuántos escuadrones dividan su ejército, los conduciré a todos hacia este punto y allí acabaremos con ellos; o como mínimo los obligaremos a retirarse. —La vara de la bruja apuntaba una gran depresión: la caldera de un volcán supuestamente inactivo—. Nos posicionaremos en la parte alta de los acantilados, oscureceremos los cielos con nuestras flechas y luego daremos la estocada final. Voilá, primer paso completado.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Sáb 5 Sep 2020 - 22:12

Las siguientes semanas fueron complejas. Sobre todo debido a combinar operaciones militares por el día con expediciones en busca de cadáveres por las noches. Sin embargo se las apañaban durmiendo horas sueltas por la mañana y la tarde en los ratos libres. Para Ivan fueron días llenos de emociones y aburrimiento a partes iguales. Al principio aguardar y emboscar marines (y al bando contrario a la noche) era divertido. La caza era un ejercicio lleno de posibilidades y muy estimulante, que además siendo vampiro incluía el placer de la alimentación. Sin embargo, repetirlo día tras día sin encontrar apenas oponentes dignos acabó haciendo las esperas aburridas. Es decir, siempre le gustaba estirar los músculos y pelear, pero aguardar para ello sabiendo que no le esperaba una pelea divertida le quitaba interés. Aprovechó pues muchos momentos muertos para empezar a tomar notas e ideas para su siguiente novela. Llevaba un tiempo atascado en ella, a decir verdad, y quería sacar adelante ya el próximo tomo.

Durante los asaltos diurnos se dedicaban a reunir los cadáveres de los marines caídos y aquellos aliados que no fueran samuráis y levantarlos. Gracias a que estaban en el Nuevo Mundo pudo crear un buen número de ghouls: cuatro de cada diez cadáveres solían serlo. Además a los pocos oponentes dignos que encontró, cinco marines de rango de capitán y superior, los mantuvo vivos el tiempo suficiente como para convertirlos en vampiros y usarlos de oficiales de sus impías fuerzas. Además de convertir a los que mataban en las emboscadas en conjunto con sus aliados, cuando había enfrentamientos le avisaban por den den mushi y acudían a la zona tras la batalla para levantar a los muertos. Tras casi tres semanas habían reunido ya cerca de cinco centenares de no muertos... que sus aliados supieran, claro. Los mantenían ocultos en cinco grupos en cuevas y otros lugares discretos, intentando mantener a la Marina el secreto de lo que estaban haciendo con sus caídos.

Durante las noches hicieron el verdadero trabajo. Entre seis noches diferentes hicieron desaparecer un total de cuarenta y siete hombres de patrullas de la Estrella, milicias y samuráis que luego convirtió en no muertos y enterró. No fueron los únicos. El resto de noches los que cayeron fueron campesinos, mercenarios, soldados de ambos bandos y gente que simplemente se encontraron. No solo en Kuri, sino que cada noche volaban a una región y se dedicaban a hacer desaparecer gente en los caminos, convertirla y enterrarla. Ese proceso hubiese sido demasiado lento por sí solo para el ambicioso plan que tenían, pues por ese medio apenas había logrado enterrar a lo largo del país poco más de dos centenares de soldados, así que llevaron a cabo varias operaciones más: primero, visitar todos los cementerios de Wano que pudieron en secreto durante esas noches. Usando sus poderes convirtió a todos los residentes de las tumbas, dándoles la orden de mantenerse en silencio y sin moverse. Cuando llegase el día, los convocaría y serían su verdadera fuerza de invasión: un ejército de casi tres mil guerreros no muertos, con la fuerza principal de estos en el cementerio de la Capital de las Flores.

Y así, cuando su ejército "oficial" tenía ya cerca de quinientos no muertos y cinco vampiros, el mando aliado decidió dar la orden de comenzar la ofensiva.
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 6 Sep 2020 - 1:08

Hubo mucho trabajo durante las semanas siguientes, tanto que tuvo que reducir considerablemente sus horas de sueño. Las primeras mañanas sobrevoló, transformada en un pájaro nativo, la zona montañosa del islote en busca de los corredores adecuados y las zonas topográficas convenientes, los sitios ideales para realizar pequeñas emboscadas. Debían ser seguras para las fuerzas aliadas, pero al mismo tiempo evidentes para que los marines se confiasen y creyesen que lo tenían todo a su favor; les daría la ilusión de que estaban haciendo un buen trabajo cuando, en realidad, serían conducidos a su lecho de muerte. Y una vez hubo reconocido el terreno se puso manos a la obra.

Se mantenía en lo alto del cielo durante las emboscadas, pues desde la altura tenía una vista panorámica de la situación. Con sus ojos transformados y potenciados gracias a la polimorfia, podía ver con detalle lo que sucedía allí abajo. Si bien las ilusiones “vivas” tenían cierto grado de autonomía, estas no se generaban solas. Debía ver donde hacía aparecer nuevos samuráis, y lo mismo sucedía con el terreno. Los marines debían pensar que las bajas sufridas en su bando eran mucho más favorables en comparación a las del enemigo. Ivan, por otro lado, formaba parte de la primera línea que enfrentaba cara a cara a los soldados del Gobierno Mundial. Además, debía estar presente para reanimar sus cadáveres y volverlos a su favor.

Sin embargo, lo verdaderamente interesante comenzaba cuando caía el sol. La primera noche aclaró que ninguno de los hombres tenía derecho a preguntar qué hacía cuando no estaba en el campamento. Y fue mucho más severa de lo que se mostró alguna vez en el concejo de guerra. Bien podía estar en el barco cantando «Libre soy» como espiando al enemigo; no era incumbencia de nadie. Eso sí, les prometió informarles de todo lo relacionado con la guerra; intentaba actuar de la manera más profesional posible, un concepto que quizás los samuráis no podían entender. Aun así, cuidó las apariencias y procuró no levantar sospechas. Por las noches surcaban el cielo y visitaban cementerios, asaltaban pequeños escuadrones y hacían desaparecer gente de los pueblos. Intentaba aligerar el trabajo muy pesado que le había tocado al vampiro. Crear un ejército de no muertos en tan poco tiempo debía suponer un esfuerzo horrible. Por suerte había una vasta oferta de bolsas de sangre a disposición de su amigo.

Tardaron tres semanas en conducir a los marines a la proximidad de la caldera que la hechicera había visitado días atrás. Por fin era el momento de mostrar toda la magia. Las emboscadas y los enfrentamientos, las largas jornadas que pasó la bruja modelando el terreno y engañando a los enemigos, todo eso sirvió para que la trampa tuviese todo el sentido del mundo. Los marines se encontraban en la entrada de la caldera, una enorme fisura en el acantilado que llevaba a una región medianamente llana. Los arqueros de las fuerzas aliadas se hallaban en sus posiciones (en lo alto del precipicio), mientras que los espadachines estaban ocultos tras las ilusiones de la bruja. Una vez el ejército enemigo acabase de cruzar la fisura comenzaría la batalla.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Dom 6 Sep 2020 - 3:26

La trampa estaba tendida. En la caldera había un falso campamento de la Estrella con gente paseándose y dejándose ver fuera de las tiendas, junto con algunos soldados ilusorios cortesía de Katharina. Los marines empezaron a entrar en silencio en la caldera en pequeños grupos, aprovechando coberturas naturales. Ivan vigilaba a los enemigos convertido en rata y oculto entre las rocas en la pared. Mientras vigilaba se dio cuenta de que un oficial marines parecía suspicaz. Miraba a lo alto de las rocas frunciendo el ceño y no parecía muy dispuesto a entrar. Se acercó al capitán al mando para decirle algo, momento en que la rata negra se acercó un poco al lugar para escuchar.

- Capitán, esto me huele mal. Permiso para inspeccionar las elevaciones cercanas.

- Concedido. Avance, comandante.

El marine se cuadró y comenzó la dificultosa escalada a lo alto del cráter. No podía permitirlo: si llegaba arriba era posible que viese pistas de que el campamento era falso, o peor, a las diferentes escuadras ocultas de tiradores, o la artillería que había en las colinas cercanas esperando a la señal. Las fuerzas marines eran numerosas: al menos un millar de hombres ascendía hacia el interior de la caldera. Y no eran marines cualquiera: parte de ellos eran tropas del Cuartel General, veteranos aguerridos y endurecidos por las batallas. Su líder no debía ser ningún idiota, pues había mandado primero algunas escuadras de avanzadilla en lugar de al completo del ejército por si caía en una trampa. Él debía trabajar para que no lo percibieran. Siguió en forma de animal al marine y en cuanto este estuvo fuera de la vista de sus compañeros, pasó a forma completa a su espalda y le partió el cuello. El marine llegó a debatirse por un instante, pero un fuerte golpe en la nuca terminó de tumbarlo.

- Álzate, mi guerrero.

De la mano izquierda de Ivan salió una humareda violeta que envolvió el cadáver del marine y penetró en su interior. Las heridas se sanaron y el ghoul se levantó con aspecto servil, en silencio.

- Completa tu ronda, vuelve con tu oficial y dile que no has visto nada digno de mención. Finge normalidad, y cuando te de la orden, mata a tu superior. Mantente cerca de él mientras te sea posible.

El ghoul asintió y siguió su camino. Mientras tanto, Ivan se convirtió en rata y siguió vigilando las colinas. Cinco marines trataron de subir a estas. Dos no hizo falta hacerles nada porque apenas subieron a media altura y no vieron nada. A otros dos los cazó a medio camino, mató en silencio como al otro y devolvió a sus escuadras como ghouls. Al quinto lo intentó levantar como ghoul, pero era demasiado débil y se convirtió en zombie. Dado que hablando a gemidos y tratando de comerse a sus compañeros no pegaría como vivo, lo despeñó colina abajo para que pareciera que se había matado en un accidente. "Quédate quieto" fue la orden que le dio. Ya le ordenaría levantarse y matar (si aún era capaz tras esa caída) cuando comenzara la batalla.

La trampa estaba tendida, y la Marina mordió el anzuelo. Sin embargo como pronto sabrían los dos piratas, no todo iba a salir tan impecablemente como los comandantes aliados pensaban. Mientras las tropas de avanzadilla rodeaban silenciosamente el campamento y adoptaban posiciones en espera de entrar en batalla, el grueso de las fuerzas marines se preparó para entrar en la depresión. Sin embargo un contingente numeroso del ejército se quedó fuera para cubrir la retirada y proteger la entrada a la caldera. Y sin que los exploradores de la Estrella o las milicias lo supieran, otros dos batallones se aproximaban con cautela a la caldera, uno desde el noreste y otro desde el sur. La batalla en la cuenca de Akayama estaba a punto de dar comienzo.
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Dom 6 Sep 2020 - 4:56

Hacían falta el sonido de los tambores, los gritos de guerra y los chirridos metálicos de los sables al chocarse los unos con los otros. ¿Cómo sería una gesta épica digna de contar en los poemas que trascendían el tiempo si es que faltaban elementos tan importantes? Los soldados de la Marina eran disciplinados, aburridos y tenían un fuerte sentido de la justicia; una lástima que estuvieran completamente equivocados. Estaban acostumbrados a perseguir mentiras, y lo habían demostrado al ser engañados durante tres semanas por la bruja. ¿Lo mejor de todo? Seguían siendo utilizados como auténticas marionetas por la hechicera que se mantenía en lo alto del cielo, observándolo todo. A pesar del terreno montañoso y boscoso, gracias a su vista potenciada por la polimorfia podía seguir con cierta dificultad los movimientos de la avanzadilla.

El comandante del ejército enemigo había resultado ser una espina en el culo puesto que, a pesar de haberse comido todas y cada una de las trampas elaboradas por Katharina, había minimizado considerablemente las bajas. Vale, tenían que ser emboscadas sencillitas y poco letales, pero aun así esperaba que no fueran tantos los que avanzaban por el cráter. Iban con cautela, atentos a cada movimiento y a cada indicio que supusiera una trampa. Luego de haber sufrido una emboscada tras otra durante tres semanas estaban preparados mentalmente para ser asaltados en cualquier momento. Y, siendo justos, ni siquiera la hechicera podía negar que los soldados estaban haciendo un buen trabajo. Una lástima por ellos; el oscuro espíritu de la muerte afilaba la hoja de su guadaña y sonreía con malicia mientras esperaba paciente la hora de cobrar las almas de esos hombres.

—La avanzadilla está rodeando sigilosamente el campamento, lo cual significa que la batalla comenzará dentro de los próximos minutos —anunció la bruja desde su divertido caracolito con sombrero de bruja—. Hagámosle creer que todo va bien, que están consiguiendo deshacerse de los vigilantes, que están a punto de tomar un punto estratégico para tornar la batalla a su favor. Una vez hayan entrado lo suficiente al campamento haré sonar la alarma, y mis soldados ilusorios contraatacarán. Las fuerzas apostadas en la retaguardia se verán obligadas a avanzar, aunque el verdadero problema lo tendremos con los tiradores que esperan una posible retirada…

Y así fue.

Los soldados se movían como si fueran uno solo con el bosque, no hacían ruido y pronto comenzaron a rajar las primeras gargantas. Los vigilantes de la periferia no eran más que ilusiones, pero engañarían a prácticamente cualquier criatura del mundo. El sonido pesado de los cuerpos al caer, la sangre tibia que manaba desde las heridas, el brillo apagado en los ojos cuando la vida escapaba por estos… La bruja había reparado en todos los detalles y, si no se habían dado cuenta de las ilusiones en las últimas tres semanas, no había razones para que lo hicieran ahora. Poco a poco, a paso seguro, los marines fueron ganando terreno y no tardaron demasiado en deshacerse de toda la línea de vigilantes.

—Prepárense, pronto daré la alarma.

El rugido del cuerno de guerra resonó por todo el cráter, y entonces los falsos samuráis se alistaron para el combate. Los marines respondieron adecuadamente, defendiéndose de los ataques ilusorios. Pronto se vieron superados en número y fue entonces que el comandante envió la mitad del pelotón de ofensiva a apoyar el asalto. Las cicatrices y las arrugas en la cara eran muestra de su experiencia en batalla, experiencia que le decía que algo andaba mal.

—Da la orden, Ivan —le dijo finalmente al vampiro con una sonrisa maliciosa en el rostro justo cuando los refuerzos se unieron a la batalla.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Dom 6 Sep 2020 - 11:45

¿Por qué no funcionaba? A pesar de sus planes, los enemigos no estaban cayendo en la trampa. Del grueso principal, en lugar de entrar totalmente en la caldera todos (unos seiscientos hombres), solo la mitad estaba dirigiéndose para entrar en combate junto a la avanzadilla. Si sacaba ahora la bengala y la disparaba, morirían cientos de marines en la trampa, pero no serían ni la mitad de la fuerza de combate del ejército enemigo. No, aún no era el momento de dar la orden. Por algún motivo el comandante enemigo estaba siendo demasiado cauteloso y no picaba. Igual alguna ilusión no había terminado de convencerle, o los soldados de la Estrella que se habían quedado junto a los soldados ilusiorios no estaban dando abasto para oponerse a las tropas enemigas y dar una auténtica sensación de oposición. Al fin y al cabo, aunque las ilusiones eran útiles, tenían un límite. No, tenía que ir él mismo. En el campamento había oculto un destacamento de cien ghouls haciéndose pasar por soldados que de momento se mantenían a la espera, de acuerdo a sus órdenes.

- ¡No, Kath! Si damos la orden ahora, es darles la oportunidad de retirarse. Entraré en batalla. Hay que darles un golpe contundente.

Colgó el den den mushi y se convirtió en un pequeño murciélago, volando velozmente hacia la línea de batalla. Las ilusiones eran verdaderamente realistas, hasta el punto de que hasta para él, que juzgaba a mayor detalle los estímulos auditivos y olfativos que un humano, eran creíbles. Si no supiera que lo eran, tal vez se las hubiera tragado. Pero tenían un fallo que probablemente era el motivo por el que los marines estaban desconfiando: había un límite al realismo del combate. Su presencia era perceptible con haki, como lo eran sus intenciones, pero cuando los marines empezasen a notar que las heridas de los soldados ilusorios no los mataban, se darían cuenta de que había gato encerrado. Dio la orden mental a sus no muertos de dirigirse a la línea del frente. En silenciosa formación, los ghouls avanzaron hacia los enemigos armas en mano. El murciélago se detuvo frente a estos y pasó a forma completa, desvelando su panoplia de guerra: en su mano derecha, Vanator destellaba bajo la luz del sol de mediodía. Su cuerpo estaba cubierto por su armadura, la Coraza del Amo de la Noche y de sus hombros colgaba una capa negra de aspecto vaporoso, el Manto de las Sombras. Alzó a Vanator hacia el cielo y los muertos se detuvieron por un momento. Entonces bajó el arma con un grito bestial:

- ¡CARGAAAAAD!

Vampiro y ghouls se lanzaron hacia las líneas marines, penetrando profundamente en estas. Ivan lideraba el avance, lanzando feroces y precisos golpes a diestro y siniestro, diezmando el número de enemigos y drenando su sangre con su arma. Rápidamente los no muertos comenzaron a causar grandes destrozos entre los soldados del Gobierno, derribando soldados y lanzándose sobre estos a alimentarse de la carne de sus gargantas cuando aún estaban vivos. La brutalidad del ataque y su componente sobrenatural intimidó a los marines que lo presenciaban, pero los oficiales les impulsaron a seguir avanzando. Sin embargo cuando caían en sus manos, morían bajo un preciso golpe de arma o devorados. Ivan bebió de la sangre de estos una y otra vez, tratando de suplir su cansancio con el alimento. Poco a poco, los marines empezaron a retroceder. Al general enemigo no le quedaría más remedio que mandar más tropas.


Última edición por Ivan Markov el Mar 8 Sep 2020 - 1:41, editado 1 vez
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katharina von Steinhell el Mar 8 Sep 2020 - 1:32

El comandante enemigo estaba siendo tan cauteloso y daba la impresión de que se estaba dando cuenta del plan elaborado por las fuerzas aliadas. Sí, atacarles en ese momento sería darles la oportunidad a retirarse y reagruparse, sin embargo, estaba preparada para dejar caer una lluvia de fuego sobre las fisuras. Maldita sea, no quería que el vampiro liderase tan pronto la primera línea, pero se estaban quedando sin opciones. Tenía razón, debían ser pacientes y darles un golpe contundente, algo que obligase al comandante de los marines a enviar todos sus efectivos.

—Atrae a los que más puedas; estaré atenta para dar la orden. Tampoco puedo esperar demasiado, mientras más se prolongue la apertura de la batalla, la probabilidad de que el enemigo se percate de que esto es una trampa aumentará —respondió, hablando rápidamente y sin detenerse siquiera a respirar—. Mis ilusiones son casi perfectas, y digo casi porque no pueden matar a nadie directamente.

Y así sucedió. Ivan, quien merecía ser conocido como un Señor de la Muerte, lideró a los no muertos y este se lanzó junto a ellos como bestias enfurecidas hacia las tropas enemigas, devorando sus carnes y rajando sus gargantas, lanzando cortes precisos y mortales. La bruja, por su parte, observaba la batalla desde el cielo muy concentrada en que las ilusiones actuasen con un realismo insólito. Los samuráis ilusorios blandían con suma destreza los sables, rugían cuando eran alcanzados por los fusiles enemigos, y miraban el cielo cuando la muerte los reclamaba. Expresaban euforia, odio, ferocidad, pero jamás miedo. Un samurái nunca sentía miedo. Sin embargo, lo más divertido aún no había comenzado y era hora de que el show tomase un matiz aún más caótico.

La magia fluía como un líquido caliente por sus venas y una bruma translúcida y celeste se arremolinaba en torno a ella. Los rostros y uniformes de los marines pronto comenzaron a cambiar sin que estos se diesen cuenta. Las chaquetas fueron cambiadas por armaduras de samurái; sus sables, por katanas; sus gorras, por kabutos. Aún no podía aparecer en el campo de batalla, así que esa era su forma de dar apoyo a Ivan: haciendo que los enemigos se matasen entre ellos. ¿Era cruel? Sí, pero sumamente efectivo. No obstante, aún podía hacer algo más para convencer al comandante enemigo de que enviase a todos sus hombres; le obligaría a desistir de la idea de cuidar una posible retirada, le haría creer que, si no enviaba a todos sus soldados, la infantería acabaría encontrando una muerte prematura.

Sonrió cuando los marines enemigos apostados en la retaguardia comenzaron a avanzar en dirección al epicentro de la batalla. La mitad restante pronto se encontró con las fuerzas aliadas. Se mostraron sorprendidos e intimidados en partes iguales cuando vieron el ejército de no muertos liderados por uno de los piratas más peligrosos del mundo entero. Y la armadura que vestía el vampiro le brindaba un aura aún más terrorífica. Sin embargo, una figura alta y robusta que se abría paso entre un mar de muertos inspiró de valor los espíritus de los marines. El comandante enemigo era un hombre de cuarenta y pico años con una fuerza arrolladora, blandía una gigantesca hacha en una mano mientras que con la otra destrozaba fácilmente los cráneos de sus víctimas. E iba directo hacia Ivan.

—Las tropas enemigas han caído en la trampa, es hora de abrir fuego —anunció la hechicera a través del caracolito que sostenía en su mano.
Katharina von Steinhell
Mensajes :
1344

Fecha de inscripción :
18/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm136/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (136/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm619739/1000000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (619739/1000000)
Berries: 1290.723.800
Ver perfil de usuario

Señor de la Piratería
Katharina von Steinhell

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ivan Markov el Mar 8 Sep 2020 - 15:07

Incluso para el más hábil de los combatientes, la guerra es una trampa mortal. Cuando los golpes vienen de todas direcciones, los proyectiles vuelan sin un objetivo fijo y los guerreros de ambos lados golpean sin aviso previo, es fácil cometer un error. A veces ni siquiera es necesario un error, y el simple azar puede llevar al más grande de los guerreros caer. Debido a ello, cuando la bala perdida impactó contra la cabeza de Ivan Markov sin que este pudiera prevenir el golpe, los marines vitorearon. Sin el vampiro al frente, que tantas bajas había ocasionado en cuestión de minutos a su enemigo, ¿cómo podrían sus huestes no muertas seguir combatiendo, o los defensores resistir? Sin embargo, cuando vieron que tras vacilar un momento, el ser volvía a incorporarse y la bala salía fuera de su cráneo, las gargantas se callaron. No fueron pocos los que perdieron la voluntad de luchar y empezaron lentamente a retroceder. Los feroces caníbales ghouls no perdieron ocasión y sintiendo el miedo entre sus presas, se abalanzaron sobre estos en busca de carne viva.

- No os va a ser suficiente, marines. ¡Vais a necesitar traer más como vosotros!

Mientras canalizaba su sangre hacia la herida para cerrarla más rápido, alzó a Vanator. Llamas azules envolvieron la espada y, tras un momento, el acero bajó con una filigrana y trazó un camino de muerte y hielo. Una enorme onda cortante azul recorrió las líneas enemigas, matando a decenas en un momento e hiriendo a otros tantos. Muchos marines quedaron parcialmente envueltos en una gruesa escarcha y otros mutilados. El vampiro, aunque débil por el intenso esfuerzo de los últimos minutos, se permitió una sonrisa de satisfacción. Esta duró poco, pues los soldados que acababan de caer comenzaron a ser sustituidos por un contingente más numeroso. Volvió a sonreír al darse cuenta de que el comandante enemigo finalmente había caído en la trampa: los marines que aguardaban en la garganta habían entrado en la cuenca. Agarró a un moribundo por el uniforme, lo levantó en vilo y hundió sus colmillos en su carótida, vaciándolo de toda la sangre que le restaba. Tras eso dejó caer el cadáver y se maravilló al ver a su alrededor la labor de Katharina: todos los marines llevaban ahora uniformes de samuráis. Eso no bastaría de por sí para causar el caos... pero él tenía justo el empujón que necesitaban.

- Ha llegado el momento. Matad a vuestros superiores - ordenó a los ghouls infiltrados.

Al principio el éxito fue limitado. Los marines siguieron avanzando, y Ivan se vio obligado a pasar a la defensiva, con un número cada vez mayor de enemigos en torno a su cada vez más reducido grupo de no muertos. Empezó a darse cuenta eventualmente de que estaban rodeándoles y de que, si no hacía algo, acabarían atacados desde todos lados y diezmados hasta el exterminio. Sin embargo a medida la batalla avanzaba empezó a percibir diferentes ruidos que le avisaban de un cambio en el ritmo: sonido de acero y disparo desde zonas donde no debería haber aliados. El engaño había funcionado y los marines estaban matándose entre sí. No llegaría para quebrar totalmente la disciplina marine, pero sí para ralentizar sus movimientos y evitar que se retirasen a tiempo de la trampa que se cernía sobre ellos. En medio del furor de la batalla, una Voz más poderosa que el resto llamó su atención. Un hombre de talla monumental con un hacha de guerra se dirigía hacia él, destrozando a sus ghouls como si fuesen de porcelana. Su capa blanca e insignias lo dejaban claro: era un Vicealmirante.

- ¿Estás enfadado conmigo? ¿Es por darle caña a tus marineritos? - le provocó, burlón.

En circunstancias normales Ivan se hubiera quedado a ponerle a prueba... pero era hora de cerrar la trampa. El vampiro le dedicó una sonrisa y se impulsó a los cielos de un salto, elevándose con su levitación, alejándose de la batalla. Bajo él los escasos soldados de la Estrella comenzaron a salir del campo de batalla también empleando una técnica de desplazamiento aéreo a saltos, similar a la de los agentes del Gobierno. El vampiro echó mano de la pistola de bengalas que le había dado y apuntó hacia arriba, disparándola. El proyectil, emitiendo una intensa luz rojiza, se elevó por encima del cráter y bañó con su resplandor la zona, tiñendo con un brillo sanguinolento el campo de batalla. A los pocos segundos unas detonaciones de cargas ocultas derrumbaron las paredes de la garganta, sellando la caldera.

Y entonces, la artillería de Síderos rugió.
Ivan Markov
Mensajes :
977

Fecha de inscripción :
05/12/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm123/150[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (123/150)
Experiencia:
[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 3qaWnZm329948/790000[Misión Definitiva-Nuevo Mundo] En defensa de la Patria 9h2PZk8  (329948/790000)
Berries: 731.404.550
Ver perfil de usuario

Guerrero del Nuevo Mundo
Ivan Markov

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.