Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Lun 7 Sep 2020 - 12:13

Había tocado fondo. En serio. Ya no había forma de ignorarlo, el navegante que había contratado no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. ¿En serio, Sakura? ¿DESPUÉS DE RUSSUAM? SEÑOR, QUE ESTABA EN UNA RUTA COMPLETAMENTE DIFERENTE. De verdad, ¿cómo era siquiera posible? Sin embargo, había mirado sus ahorros por lo menos 37 veces desde que le anunció completamente calmado que esa era su siguiente parada. No podía permitirse a otro navegante, por lo que hasta que llegaran a los Blues estaba completamente atrapada por él. Ugh, tenía ganas de golpearse la cabeza contra algo. Otra semana de viaje para acabar en un sitio completamente… irrelevante. ¿Qué había en Sakura? Nieve. Nieve y osos. Ni siquiera era un lugar interesante.

Sabía que quería llegar a los Blues para comenzar sus pesquisas sobre sus hermanas. Prefería ser organizada y realmente no tenía ni idea de por dónde empezar a buscar. Por ello, lo mejor era ser ordenada. Preguntar en cada uno de los Blues: Norte, Sur, Este y Oeste. Y si en ninguno las habían visto… tocaría ir hacia el continente y regresar al paraíso. Por supuesto, había preguntado en cada isla que había visitado hasta ahora, no tenía sentido perder la oportunidad. Tanto Dark Dome como Russuam estaban tachadas en su lista y estaba segura de que Sakura tampoco le daría ninguna buena noticia. ¿Qué rayos harían sus hermanas en ese rincón perdido en medio de ninguna parte, a ver?

En realidad, ni siquiera sabía si ellas habían logrado escapar. Algo le decía que sí, pero sabía que las corazonadas no bastaban. Quizá todavía siguieran en manos de aquellos malnacidos y en ese caso tendría que ir a rescatarlas sí o sí. De hecho, debería haber empezado por buscarlas allí donde las había visto por última vez, pero la idea de regresar a ese lugar… le intimidaba. Prefería el otro método, al menos de momento.

La única buena noticia del día era que no tenía que aguantar a su navegante por lo menos durante 24 horas y la calma se agradecía. Un poco desganada, entró al primer local que divisó y pidió un chocolate caliente. Tras coger la taza humeante, se fue directa a una esquina y se acurrucó contra la ventana. Envuelta en un enorme abrigo de piel falso, empezó a darle sorbitos a la taza. Por lo menos la bebida estaba buena. Fuera empezó a nevar, cada vez con más virulencia, hasta que todo lo que pudo ver fue un tapiz blanco y amenazante. Yay.

Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Lun 7 Sep 2020 - 14:57

Por todos los demonios, ¿por que aquel lugar tenía que ser tan absurdamente frío? No tenía sentido ninguno, igual que la idea de que sus hermanas estuvieran allí, pero no quería dejar ningún cabo suelto. Después de todo se prometió buscarlas por todos y cada uno de los lugares que pudiera encontrar hasta dar con ellas. Estaba congelada, no sabía cuanto tiempo llevaba en Sakura, pero la idea de seguir caminando por sus calles se había vuelto una completa locura. Después de todo, había empezado a nevar, al principio no era nada preocupante pero no tardo mucho en convertirse en toda una tormenta.

Al final medio congelada y completamente llena de nieve por todos lados consiguió llegar a una especie de local. No estaba segura de que fuera un lugar donde poder quedarse mucho tiempo pero si no paraba de nevar se imaginaba que el dueño tampoco los echaría del lugar. Empujó con fuerza la puerta y consiguió entrar cerrando tras de si, se fue sacudiendo poco a poco la nieve de la ropa, por suerte para ella había conseguido un abrigo para taparse. Sobretodo teniendo en cuenta que bueno, no solía llevar mucha ropa encima y si en esa isla estaba medio desnuda bien podría morir de hipotermia.

Se acerco a la barra completamente helada mientras tiritaba de frío y se sentó en un taburete, la camarera no tardo ni un segundo en plantarse rápidamente frente a ella — dios mio chiquilla, estas congelada, espera, ahora mismo te traigo un plato de sopa y un té calentito — ni si quiera le dio tiempo a responder un gracias. La mujer salió pitando para traer un plato de humeante sopa, un trozo de pan y un té caliente además de una jarra de agua. Elina no tenía demasiado dinero, pero si era necesario se quedaría a fregar los platos o a limpiarle el local entero con tal de pagarle aquella buena disposición de la mujer.

Comió primero y una vez que estaba algo más calentita se tranquilizo — muchas gracias señora, la sopa esta deliciosa — Elina le agradeció y se estiro un poco. La verdad es que estaba cansada pero ahora que su cuerpo no estaba entumecido por el frío se sentía bastante mejor. De repente se escucharon varios gritos que provenían de una misma mesa, la mujer se notaba molesta y también algo preocupada mientras miraba a aquel lugar. Se notaba que eran una panda de borrachuzos, por el momento parecía que no querían causar problemas, pero por si acaso los tendría vigilados.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Lun 7 Sep 2020 - 17:34

Menos mal que había encontrado un abrigo decente, el frío de ese lugar era simplemente insultante. ¡Si al menos tuvieran un lago helado para patinar, o pingüinos para esquiar! Pero no, era ladera montañosa tras ladera montañosa. ¡Beahj!

Se arrebujó más en su abrigo, que en realidad no era sino una montaña de tela rosa con relleno calentito con dos huecos para las manos y uno para la cara. Cuando se ponía en pie le llegaba hasta los tobillos y, en resumen, le hacía sentirse una patata calentita y feliz. Ah, patatas… igual debería pedir un chupito de vodka. Quizá eso era lo que necesitaba para levantarse los ánimos.

Estaba a punto de llamar a la camarera cuando se abrió la puerta y una desconocida cubierta de nieve entró a la taberna. Estaba tiritando y blanca de los pies a la cabeza, salvo por la ropa. Empezó a sacudirse y al ver el primer mechón de cabello pelirrojo su corazón se saltó un latido. Trató de controlarlo, pero lo cierto es que no podía. Le pasaba con cada persona pelirroja que veía últimamente y ya sabía por qué era. Hacía demasiados años que no veía a sus hermanas, no sabía cómo eran ahora. Bueno, preciosas, por supuesto, pero eso no llegaba. Cualquier pelirroja tenía papeletas de serlo y no podía evitar emocionarse.

Tardó un poquito en reaccionar y para cuando pudo moverse, la desconocida ya tenía sopa delante. Estaba de espaldas a ella, no podía verle la cara. Chasqueó la lengua, molesta. Encima había unos borrachos en una esquina haciendo escándalo. ¿No podían callarse? ¿¿No podía tener su crisis emocional en paz?? No, quedarse quieta no serviría. Tenía que comprobar su identidad o no sería capaz de acabarse el chocolate tranquila.

Bajó de la silla y fue caminando hacia ella, todavía envuelta en su enorme abrigo – manta rosa y con el chocolate en las manos. Se sentó frente a la desconocida, pero por algún motivo sus ojos se quedaron fijos en la taza y no fue capaz de levantar la mirada. Aún así, se obligó a hablar y explicarse. No se había movido para nada, ¿no?

-Disculpa… ¿puedo saber tu nombre? Te pareces a alguien a quien estoy buscando y… necesito asegurarme.

Bueno, ya estaba. Suerte echada. Se llevó la taza a los labios y por fin fue capaz de alzar la mirada. A punto estuvo de derramar el chocolate. Sus ojos se quedaron prendados en los de la desconocida y sus orejas se pusieron tiesas de la emoción, tan de repente que le quitaron la capucha en un segundo. No había duda ninguna; había encontrado a la primera de sus hermanas.
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Mar 8 Sep 2020 - 11:16

No había cosa que le diera más pereza a la mujer pelirroja que tener que aguantar a una panda de maleantes, pero mientras no hicieran destrozos y no molestasen demasiado los dejaría estar. No quería armar pelea o bronca en aquel local, sobretodo por que todos los que estaban dentro no podían salir. La nieve había dejado claro que no tenía intención de parar pronto y si no querías morir congelado era mejor quedarte dentro. Un suspiro relajado salió de sus labios mientras se calentaba con la sopa y el té. Era agradable estar allí y sentir como poco a poco el frío desaparecía completamente, ya no le dolían los músculos y eso era algo que debía agradecer.

Sin embargo, cuando aquella chiquilla se sentó frente a ella no pudo hacer otra cosa más que arquear una ceja. Parecía un bultito rosa en la inmensidad de aquel lugar, curioso en verdad aunque no podía reprocharle nada. Desde luego parecía una manta de lo más calentita y cómoda. ¿La conocía de algo? Bueno, es posible que fuera alguien del coliseo y eso la puso en alerta por un momento. ¿La seguirían todavía? era una posibilidad, sobretodo teniendo en cuenta que se había escapado y aquella gente no suele dejar cabos sueltos.

También existía la posibilidad de que fueran los esclavistas a los cuales les quemo y destrozo la casa, tal vez querían venganza aunque ellos no sabían que la pelirroja había provocado el incendio así que no tendrían por que estar buscándola. Aún así no se fiaba demasiado así que prefería verle la cara a la chica antes de responder. En el momento en que la joven levanto la cabeza Elina lo supo, no había duda alguna, aquella chica era su hermana mediana Illje. Sus ojos se abrieron con sorpresa y sus labios se curvaron en una enorme sonrisa cuando vio aquellas dos orejitas asomar una vez la capucha cayó de su cabeza.

— Illje ¿eres tú animalillo? — sonriendo se levanto de la silla y se acercó a su hermana, en aquel momento necesitaba sentir que era real. Colocó una mano sobre su mejilla y acaricio de forma lenta y tierna. Si, era real, no era una alucinación provocada por el frío, su hermana estaba allí. Por fin había encontrado a su hermana y por todos los demonios, la mujer no cabía en si de la felicidad. Tras acariciar su rostro no pudo hacer otra cosa más que terminar de acercarse a ella y abrazarla con fuerza. Cada vez quedaba menos, cada vez su familia volvía a estar completa, los pedacitos que aquellos marines habían alejado de ella volvían a estar juntos y se encargarían de recomponer lo que habían destrozado.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Mar 8 Sep 2020 - 16:30

Casi se echa a llorar al oír cómo le llama animalillo. Bueno, casi no. Empieza a temblar un poquito y cuando por fin le abraza no puede evitar soltar un grito de alegría y abrazarla de vuelta con tanto ímpetu que se caen las dos al suelo. Se aparta un poquito para no espachurrarla, sobre todo con los patines, pero en seguida está volviendo a abrazarla y ocultando la cabeza en su hombro. ¡Era Elina! ¡Seguía viva! Oh dios, había tenido tanto miedo… no había querido ni pensarlo y solo ahora que por fin la veía ahí delante de ella sana y salva era capaz de admitir que estaba aterrada de que no hubiera sobrevivido.

Solo de pensarlo una nube negra se le instaló en el pecho. Todavía faltaba una hermana. ¿Estaría Aria bien? ¿Sabría Elina dónde estaba? Quería preguntarle, pero cuando abrió la boca las palabras se le atascaron en la garganta y en lugar de hacerlo le abrazó más fuerte. ¿Qué demonios hacía en aquel sitio perdido de la mano de dios?

-No tienes ni idea de lo que te he echado de menos…

Se incorporó un poco, algo más calmada pero sin dejar de cogerle la mano. Igual si la soltaba se daría cuenta de que era un sueño y tan solo se había quedado dormida junto a la ventana. No podía dejar que sucediera eso. Y entonces, se dio cuenta de la novedad. Elina, su preciosa hermana, había crecido y se había convertido en una mujer hermosa e intimidante. ¡Genial! Pero esa no era la novedad que le preocupaba. Había una cicatriz recorriendo la mitad de su cara, atravesando el ojo. Se le erizó el pelo de las orejas y frunció el ceño. Tenía que preguntar.

-¿Quién te lo hizo?

Se ahorró decir que iría a por él o ella en cuanto tuviera un nombre, intuía que Elina lo entendería sin necesidad de palabras. Lo pondría el primero en su lista de víctimas, aunque sería su propia katana la que acabase con esa vida. Lo tenía muy claro. Sin embargo… trató de calmarse. La cicatriz no iba a ninguna parte, había tiempo para eso. Esta era una ocasión feliz, un reencuentro. Había pasado demasiado tiempo. Ayudó a Elina a ponerse en pie y recogiéndose los bajos del abrigo se sentó donde antes, frente a ella. Se giró para encarar a la camarera, que todavía estaba un poco confusa por la escena que acababa de presenciar, y le pidió la mejor y más grande rebanada de tarta que tuviera. ¡Era hora de celebrarlo, si señor!
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Mar 8 Sep 2020 - 17:43

Aquel abrazo efusivo por parte de su hermana la hizo caer hacía atrás, además de eso debía admitir que con ese pedazo de abrigo o manta pesaba más de lo que se imaginaba, pero por suerte al echarse hacía un lado le dejo espacio para respirar. Sonriendo la abrazo con fuerza, se notaba que no quería soltarla bajo ningún concepto y ella tampoco quería hacerlo. Había echado tanto de menos a su hermana, no podía creerse que estaba allí. De todas las islas donde se imaginaba poder encontrar a una de sus hermanas, esa no era una de ellas y aún así, aquí la tenía.

Ante su pregunta Elina suspiro y negó suavemente con la cabeza, llevo una de sus manos al rostro de su hermana para acariciar su mejilla y después subir los dedos hasta sus orejas para acariciarlas igual que cuando era una niña. Eran igual de adorables y suaves que como las recordaba. Después se levantaron del suelo y se sentaron cada una en el mismo lugar en el que estaban aunque sin soltarse la mano. Estar tanto tiempo separadas había logrado que tuvieran un poquito de dependencia ahora mismo la una de la otra. Era lógico también, tras pensar que pudieran estar muertas.

Le sonrió con ternura — no te preocupes, quien me hizo esto murió bajo el filo de mi espada — quería que estuviera tranquila y no pensara en ese tipo de cosas ahora. Ya tendrían tiempo para ponerse al día y para contarse sus historias y problemas. — Pensé que nunca te encontraría, estaba empezando a desesperarme, fui al lugar donde nos vendieron, recupere vuestros papeles de compra pero aún así no conseguía dar con vosotras — realmente había vivido muy preocupada y frustrada, pero al fin tenía a su hermana Illje con ella y no tenía intención de dejarla ir bajo ningún concepto.

— ¿Vendrás conmigo? encontré a Arik, viajamos juntos, pensamos recomponer nuestra isla, retomarla de las manos de quien nos la arrebato, destruir a los marines que la arrasaron. Es momento de recuperar lo que es nuestro... — esperaba que su hermana se sumase a la causa, no quería dejarla, no podría soportarlo. Después de perder una vez a su querida Illje no podía permitirse el lujo de volver a perder a su hermana, su corazón no podría soportar una nueva separación como la que habían sufrido de pequeñas. Ni siquiera aunque fuera decisión de la propia Illje el marcharse.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Miér 9 Sep 2020 - 12:32

Cerró los ojos mientras su hermana le acariciaba las orejitas. Era la primera persona que lo hacía en años y, demonios, lo había echado de menos. Sintió como todas sus preocupaciones se desvanecían y para cuando volvió a abrir los ojos ya tenía una sonrisa de oreja a oreja.

Asintió al escuchar que el desgraciado que le había hecho la cicatriz había muerto por la espada de Elina. Era perfecto. Un trato justo y una cosa menos de la que preocuparse. Además, en realidad ahora que podía mirarla sin enfadarse tanto lo cierto es que le gustaba. Había cicatrizado de forma bastante unísona, que en esa parte del cuerpo era más que complicado. Pero claro, si alguien sabía cuidar de una herida y evitar que cualquier cosa la alterara era su hermana, aunque solo fuera por su voluntad de hierro. Era recta y le hacía parecer peligrosa. Casi complementaba su tono de piel y desde luego pegaba con su cabello. Podía haber sido peor, sin duda.

-Oh… ¿puedes darme mis papeles, si aún los tienes? Me gustaría quedármelos.

Al fin y al cabo, ya no pertenecía a nadie. Era su propia dueña y si todavía había por ahí un documento que decía lo contrario, no podía esperar a tachar el nombre del imbécil que se había atrevido y poner el suyo propio. Podría doblarlo y llevarlo en un medallón, seguro que quedaría elegante. Y de paso, tenía curiosidad por ver el precio. Fuera cual fuera la cantidad, pensaba sacarla de su cuenta y gastársela en algo absurdo. Se merecía el capricho.

Se sintió algo apenada al escuchar cómo se había esforzado su hermana por encontrarla a ella y a Aria. Ella apenas había comenzado hacía unas semanas, pero no había podido empezar antes. Había llegado a Dark Dome casi por casualidad y sin dinero ni estabilidad… ¿qué iba a hacer? Claro, podría haberse echado a la mar y robar para comer, pero… no servía. Quería ofrecerles algo mejor a sus hermanas cuando las encontrase. Por no hablar de que si era completamente sincera, la búsqueda le había intimidado bastante. Era posible que la hubiera retrasado un poco por terror a que no le gustase lo que encontrara. Pero bueno, ahora ya no importaba. Se habían importado y era todo lo que siempre había imaginado.

La camarera trajo un enorme trozo de tarta de plátano, junto con dos tenedores. Le tendió uno a Elina mientras escuchaba su propuesta. Recomponer la isla… oh, eso sería ideal. Podrían reconstruirla tal y como quisieran. ¡Podría tener el laboratorio de sus sueños! Sí, sí y mil veces sí. Por no hablar de que por supuesto que metería baza con los marines. Ayudaría a sus hermanas a rastrear a todos y cada uno de los desgraciados que habían decidido acabar con su infancia y para cuando hubiera acabado con ellos, bailaría alrededor de la hoguera en la que pensaba quemarlos. Ni tumba merecían. Hmpf.

-¡Por supuesto! Claro que iré contigo. Sin embargo, y no sabes lo que me duele esto, no puedo hacerlo inmediatamente. Debo continuar mi viaje hasta los Blues primero. Puedes venir, si quieres.

Brevemente, le explicó qué había estado haciendo los últimos tres años en Dark Dome y cómo Kolvenik Inc. Le había pagado a un navegante para llevarla hasta los Blues.

-En realidad es un incompetente.- Añadió con el ceño fruncido.- No tengo muy claro cómo hemos llegado hasta aquí, de hecho, aunque no me quejo. Si no no me habría topado contigo. Pero el caso es que si le abandono, avisará a la empresa y sospecharán. Podrían despedirme.

En otras circunstancias, un despido le habría dado absolutamente igual. En ese momento no había nada que le apeteciera más que dejarlo todo de lado y largarse con su hermana, pero simplemente no podía. No hacía su trabajo únicamente por ella, ya no.

-Hace un año más o menos… conocí a papá.

Le contó la historia de ese lado de su familia, cómo él también había sido un bastardo y el encargo que le había dado. Le enseñó la katana azul con la que pretendía dar caza a todos y cada uno de los Kolvenik.

-Además.- añadió con una sonrisa.- Cuando consiga mi propósito, tendré toda esa empresa en mis manos. Fijo que todo ese dinero y tecnología nos ayudan cuando nos pongamos a reconstruir nuestro hogar. Y en realidad, solo necesito seguir con este pazguato hasta los Blues. Una vez me deje allí, puedo llamarte y reunirme contigo y seré toda tuya, hermanita. Lo estoy deseando.

Esperaba que entendiera sus motivaciones, porque de verdad le dolía no poder irse con ella en ese mismo instante. Por lo menos, la tarta de plátano estaba más que deliciosa. Tenía que acordarse de pedir la receta.
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Vie 11 Sep 2020 - 20:00

La tarta estaba deliciosa, la verdad es que los dulces tampoco es que fueran su afición favorita pero de vez en cuando no estaba mal. Aunque si se ponía a pensar realmente ¿hacía cuanto tiempo que no comía nada dulce? en el coliseo no había costumbre de agasajar a los combatientes con ese tipo de caprichos, al revés, la comida que les daban era una basura pero lo suficientemente nutritiva como para que se mantuvieran en forma y siguieran luchando. Así que bueno, disfrutaría de la tarta tanto como pudiera y se daría el capricho de disfrutar del dulce, además de que el té era bastante agradable en el paladar.

Rebusco entre sus cosas hasta que encontró los papeles de Illje y los saco. Se los tendió a su hermana y luego suspiro escuchando toda la historia que le contaba. ¿Realmente iba a marcharse? Bueno, podía llegar a entenderlo, ella tenía sus propios planes y eran beneficiosos para todos, para ella y para el futuro que habían planeado. No podía negar que le dolía la idea de separarse de su hermana, ¿como podría hacerlo ahora que al fin la había encontrado? Después de tantos años intentando dar con ella, después de tanto tiempo intentando averiguar donde estaba. Había sufrido palizas por intentar dar con su paradero, pero bueno, no podía retenerla contra su voluntad y jamás lo haría.

Asintió y saco de su chaqueta una vivre card para darle un trozo a su hermana, también saco su número de Den Den mushi y se lo tendió todo junto. — No puedo ir contigo Illje, aún tengo cosas que hacer aquí, pero cuenta conmigo para todo lo que necesites y una vez termines, podremos reunirnos de nuevo — no quería volver a perder contacto con su hermana, la simple idea de vivir nuevamente con la angustia de saber si seguía viva o de si había desaparecido del mapa era algo que la angustiaba muchísimo. Un suspiro salió de su boca mientras volvía a saborear el trozo de tarta de plátano, por alguna razón el dulce la ayudaba a sentirse un poco menos mal con aquella idea de separarse.

— Si en cualquier momento me necesitas Illje, llámame, iré en cualquier momento a cualquier lugar — dejaría cualquier cosa con tal de ayudar a su hermana. Pero aún tenía que encontrar a Kol, se lo había prometido a Arik y aunque su búsqueda por el momento no había dado sus frutos, estaba segura de que tarde o temprano serviría para algo. Al igual que con la búsqueda de sus hermanas, sabía que tarde o temprano daría con Kol y terminaría de reunir a la familia — cuéntame hermana ¿que fue de ti cuando te separaron de nosotras? — quería saber que había sido de ella, cual era su historia.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Sáb 12 Sep 2020 - 16:01

Aferró el papelito con el número de su hermana con fuerza, igual que el cacho de vivre card. Se lo guardó con sumo cuidado y tardó poco y nada en hacer lo mismo. No pudo evitar quedarse un poco cabizbaja al escuchar que no podía acompañarle, pero era normal. Llevaban demasiado tiempo separadas y cada una tenía una historia que completar. La idea de tener que regresar al barco con ese puñetero navegante le hacía querer abrazarse a su hermana y llorar de rabia, pero no había otro remedio. Tenía que hacer su trabajo, porque al final ambas se beneficiarían. Estrechó una mano de Elina entre las suyas y le miró con determinación.

-No vas a volver a perderme, hermanita, ni yo a ti. En cuanto acabe esto no volveré a separarme de tu lado, te lo aseguro.

Haría lo que fuera necesario para cumplir ese pacto. Sabía que todavía tenía otras obligaciones, otros capítulos que cerrar, pero se las arreglaría para hacerlo junto a sus hermanas. Oh, cielos, estaba deseando ver a Aria. ¿Estaría bien? Seguro que se había convertido en la más guapa de las tres. No podía esperar por el día en el que por fin se reunieran las tres. El mundo temblaría, estaba convencida.

Elina le preguntó qué había sido de ella cuando se separaron y sintió la necesidad de poner los ojos en blanco. De hecho lo hizo, con una sonrisa. El primer nombre que le venía a la mente era, claro como el agua, el de su último dueño. Se giró y le dejó ver la escarificación que todavía tenía en la nuca. Podía tener un horrendo significado, pero era bonita y más importante: era suya. Ahora tenía sus propios papeles, al fin y al cabo. Era todo lo oficial que jamás llegaría a ser.

-Un imbécil me compró. El problema es que quería sacar todavía más dinero y me llevó a una isla un tanto… peligrosa. No duró vivo más que un par de horas, aunque le dio tiempo a hacerme esto para recordarle. Por lo menos quedó bien.

Mientras se acababa la tarta, le habló de cómo un samurái retirado le había acogido y se la había llevado a Shimotsuki. De cómo le había enseñado a defenderse hasta que su vida había terminado.

-Allí ya no tenía nada más que hacer, así que… me fui a Dark Dome. Allí podía ganarme la vida haciendo prótesis y vendiéndolas. He estado haciendo eso hasta que he logrado algo de dinero y estabilidad.- Frunció el ceño. Seguía molesta consigo misma por no haber zarpado antes.- No quería buscaros hasta tener algo que ofreceros. Y… me daba miedo no encontraros.- Se la quedó mirando, un tanto avergonzada.- Me alegro haber tenido valor de hacerlo por fin. Si lo hubiese hecho antes, o después, quizás no te habría encontrado hoy aquí. Y soy muy feliz de haberlo hecho.

Hizo una pausa, emocionada. Cuando por fin se fue el molesto nudo que tenía en la garganta, le preguntó lo mismo a ella. A juzgar por su cicatriz, intuía que su historia iba a ser un poco menos calmada… pero estaba allí, así que estaba segura de que como mínimo tenía un final feliz.
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Dom 13 Sep 2020 - 14:14

Se guardo bien el número de su hermana y el pedazo de Vivre card que le había entregado, no los dejaría ir por nada del mundo, aquello era un seguro para saber que se encontraba bien. Escucho su historia mientras iba comiendo poco a poco de aquella tarta de plátano. Al parecer aunque había sido comprada y tenía una terrible marca del tipo que lo hizo había logrado librarse de él y había terminado con un hombre bueno. Al menos se alegraba de que su hermana no tuviera que pasar por cosas como las que paso ella. Siendo sinceros no le deseaba a nadie un camino similar al que había tenido que recorrer ella.

Le sonrió con ternura al saber que su historia no había sido tan decadente como la de ella. Suspiro entonces pensando que era su turno, le tocaba a ella tener que contar sus vivencias. Respiro hondo mientras intentaba ordenar cronologicamente los acontecimientos a los que había tenido que sobrevivir. — Cuando desapareciste de la casa, te busque, me colaba en el despacho del esclavista intentando encontrar tus papeles para saber donde estabas y era castigada por ello casi a diario — si, suponía que era mejor empezar por el principio, de otro modo la historia no tendrían sentido.

— Un día quisieron no solo castigarme a mi si no torturar a nuestra hermana Aria, la llevaron delante mía y comenzaron a golpearme. Lo ultimo que vi fue su rostro desecho cuando me clavaron lo que supongo que era una espada en el vientre — le señalo la parte donde se encontraba en tatuaje de valquiria de su cuerpo. Si uno se fijaba un poco mejor se podía ver la protuberancia que formaba aquella cicatriz entre el tatuaje aunque de lejos y sin saber que allí hay una cicatriz sería casi imposible adivinarlo.

Dio un trago a su taza de té — desperté tres días después en la bodega de un barco camino a Dessrosa, fui vendida al coliseo, tenía diez años entonces y a los once me lanzaron a la arena por primera vez. Supongo que querían matarme o ver si era capaz de sobrevivir y desde entonces hasta que cumplí los diecisiete luche por sobrevivir — ahora entraba la parte de la historia que más le dolía, tendría que hablarle sobre Konrad, la persona que se había convertido en su confidente, su amigo, su pareja y que después lo había tirado todo por la borda solo por el favor del esclavista.

— Allí conocí a un hombre, se convirtió en alguien muy importante para mi y entre los dos logramos escapar, sin embargo, me traicionó cuando yo más necesitaba de su apoyo y fue entonces cuando me hizo la cicatriz de la cara. Logré acabar con él y con mis perseguidores y una pareja de un pueblo cercano me salvo la vida y me ayudo a escapar de la isla, desde entonces os estoy buscando — aunque técnicamente ella llevaba desde los diez años buscando a Illje, pero buscando a sus dos hermanas llevaba dos años y al fin había dado con ellas. Aquella historia no era fácil de contar, pero era su vida y su hermana tenía derecho a saberlo todo.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Lun 14 Sep 2020 - 16:55

Illje sonrió con tristeza al escuchar la historia de Elina. La pobre lo había pasado muy mal por buscarla en el despacho del esclavista. No podía culparla, claro, pero desearía haber podido estar allí para protegerla o para calmarla. Cuando le habían apartado había supuesto que le devolverían pronto y en lugar de eso no había vuelto a verlas.

-Ojalá pudiera haberme despedido, hermanita. Ojalá pudiera haberte dicho que todo iría bien, siento que te castigaran, tú sólo intentabas hacer lo correcto.

Verdaderamente eran malas personas. Desde un punto de vista práctico, entendía el por qué lo habían hecho. Los niños eran mano de obra barata y manejable, pero eso no significaba que fuera  a hacer la vista gorda. Sentía la ira en el pecho, pidiéndole venganza y sangre. Y por supuesto, pensaba hacer caso. Se iban a arrepentir del día en el que decidieron tomar a las tres hermanas.

Había esperado que la historia mejorase, pero en lugar de eso tan solo empeoró. Escuchó cada cosa estoicamente, eso sí, aunque todo su cuerpo le pidiera echarse adelante y abrazar a Elina muy fuerte. Pero sabía que contarle todo eso era importante para ella, además de bastante difícil. Si le interrumpía, quizás perdiera el hilo y no quería hacerle eso.

¡Un coliseo! Lo cierto es que por horrible que hubiera sido, se imaginaba a Elina peleando por su vida y dejando asombrados a los ineptos que trataron de deshacerse de ella y no pudo evitar sonreír. Por supuesto que iba a hacer falta mucho más que eso para acabar con su hermanita. La traición del hombre, sin embargo, le hizo fruncir el ceño. Imbéciles había en todas partes, pero la gente que traicionaba a una persona sin motivo era algo que no podía entender. Si Elina no lo hubiera matado ya, ella misma le habría dado caza y lo habría arrastrado de los pelos hasta dejarle frente a su hermana. No aseguraba que hubiera llegado de una pieza.

Por suerte, nada de eso hacía falta. En cuanto acabó la historia se lanzó sobre ella y le dio el abrazo que llevaba un buen rato muriéndose de ganas de darle.

-Gracias al cielo por esa pareja, hermanita. Menos mal que estás entera. –Se quedó ahí un momentito, antes de separarse. El pasado había sido cruel con ellas, pero todavía tenían el futuro por delante. Un maravilloso futuro en blanco, esperando a que hicieran con él lo que les diera la gana.

-Me gusta la idea de reconstruir nuestra isla. Podemos mejorarla muchísimo, hacerla segura. Hacernos un hogar para todos. Mientras esté de viaje, te prometo ir pensando ideas para hacerte la casa de tus sueños. Le pondré lo que tú quieras.

En realidad nunca había construido una casa, pero a ver, que no podía ser tan difícil. Madera y tornillos, material de principiantes. Pfft.

-Tan solo… hazme un favor, ¿si? Mándame una carta cuando encuentres a Aria. Algo me dice que puede que te la topes antes que yo y me estoy muriendo de ganas de abrazarla a ella también.
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Miér 16 Sep 2020 - 16:27

Sabía que su hermana se estaba resistiendo, se aguantaba las ganas de volver a abrazarla mientras ella contaba su historia y la verdad lo prefería así. Sabía de sobra que si ella la abrazaba su voz se quebraría y no sería capaz de continuar. No después de todo lo que había pasado, después de todo lo que había tenido que sufrir sabiendo que estaba lejos de sus hermanas y sin tener una idea clara de si estaban o no con vida. Pero ahora que había encontrado a Illje se encontraba mucho mas tranquila, sabía que su hermana estaba bien y esperaba que Aria también lo estuviera.

Abrazo con fuerza a su hermana cuando esta se lanzó nuevamente a sus brazos, la rodeo con los suyos y apretó con cierta dulzura mientras le acariciaba suavemente el pelo y las orejas — tranquila animalillo, estoy bien y muy feliz de haberte encontrado por fin — le dio un beso en la frente justo antes de que se alejara y le dedico una tierna sonrisa. En ocasiones Elina parecía la mayor de la familia cuando en realidad tan solo tenía diecinueve años. Sin embargo el mundo y la vida que le había tocado vivir había sido suficiente para hacerla madurar a pasos agigantados.

Cuando su hermana se separo de ella volvieron a acomodarse cada una en su asiento terminando el té y el dulce que tenían delante — no te voy a mandar una carta no digas tonterías, pienso llamarte por Den Den en cuanto tenga a Aria entre los brazos, no te preocupes, la encontraré — estaba más que segura de que lograría hacerlo, ahora más que nunca. Había conseguido encontrar a una de sus hermanas y la otra no debería ser tan complicada, cualquiera después de dos años se podría haber desanimado, pero ella no, su voluntad y perseverancia eran grandes y no se dejaba llevar por la pena o el desanimo.

— Cuento contigo hermana, estoy segura de que sabrás idear mil cosas para nuestro hogar, ¿cuando partes? — se imaginaba que se marcharía una vez que la tormenta llegara a su fin, pero eso podía ser mañana o dentro de tres días. Mientras tanto, Elina no pensaba separarse de su hermana mientras pudieran estar juntas, habían sido tantos años separadas y ahora al fin estaban juntas de nuevo. No podía creerlo, le resultaba tan extraño, era como un sueño maravilloso con el cual había soñado tantas veces. Pero ahora era real, su hermana estaba allí con ella y aunque tuviera que dejarla marchar para que cumpliera sus metas, una vez volviera a sus brazos no la soltaría hasta que sus objetivos se vieran cumplidos.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Jue 17 Sep 2020 - 16:05

Sonrió al imaginar a Aria en brazos de Elina, ambas llamándola emocionadas. La verdad es que ese pensamiento la confortaba enormemente. ¡Claro que sí! Estaría de vuelta con ellas en menos de lo que canta un gallo, tenía que confiar en ello. Sin embargo, esa energía se desvaneció por completo en cuanto le preguntó cuando partía. Se dejó caer sobre la mesa y todavía con la cara pegada a la madera le respondió con un gruñido:

-Mañana.

Por lo visto daba igual si la tormenta amainaba o no porque su oh tan maravilloso capitán era lo bastante osado y habilidoso como para poder soportar ''eso y mucho más''. En parte tenía razón, se habían encontrado un par de tormentas algo intimidantes por el camino y el tío las había sorteado como si se trataran de duchas imprevistas y poco más. Por otro lado, el problema no era su habilidad. Era bueno y eso era por lo que le había contratado, pero su personalidad hacía que se arrepintiera cada minuto de haberle escogido a él. Levantó solo un poquito la cara, lo justo para poder quejarse.

-Nee, Elina, no deja de hablar de nubes. Cualquiera pensaría que después de dos semanas viajando se cansaría ¡pero no es así! ¡¡siempre tiene algo más que decir!! Es terriblemente aburrido y condescendiente.

De repente, se le ocurrió una idea. Él no estaba ahora mismo en el barco. Al fin y al cabo habían parado por dos cosas: víveres y estirar las piernas. Incluso un ser como él necesitaba alejarse del mar en algún momento, por suerte. Lo más probable era que no regresara hasta la hora que habían acordado mañana, cosa que en realidad agradecía. Sobre todo porque eso le daba campo libre de actuación para poder hacer otra cosa. Le sonrió a su hermana.

-¿Quieres ver en qué he estado trabajando?

Al fin y al cabo, aunque le había resumido la historia, no era lo mismo que ver los prototipos. Y puede que el laboratorio del barco no fuera ni de lejos tan bonito o amplio como el de su casa, pero estaba bien cuidado y tenía varias muestras y proyectos dentro. Desde cosas del trabajo hasta un par de experimentos que todavía estaban en proceso.

Se ofreció a pagar el té y los dulces y antes de que Elina pudiera moverse ya había emergido de las profundidades de su mantita rosa y rodado hasta la barra para dejarle los berries y algo de propina a la camarera. Regresó y volvió a cubrirse con la enorme manta, ofreciéndole un sitio a Elina justo a su lado. Por suerte, había espacio para las dos y así, si ella quería, estarían protegidas en el corto camino hasta el barquito.
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Mar 22 Sep 2020 - 14:44

Le dolía un poco saber que tendrían que separarse tan rápido, pero tal vez fuera lo mejor sabiendo que su hermana tenía que irse. Después de todo si pasaban más tiempo juntas era posible que la partida se hiciera aún más complicada y dolorosa. Pero las horas que pudieran pasar juntas no iba a dejarla irse a ningún lado. Suspiro levemente y no pudo evitar reír al saber que ese hombre no paraba de hablar de nubecitas y de cosas extrañas sobre el tiempo y los mares. Desde luego parecía un hombre que realmente le apasionaba su trabajo y eso era algo bueno dentro de lo que cabe.

Asintió a la idea de ir a ver el trabajo de su hermana, claro que quería ver que había estado haciendo todo ese tiempo en el que habían estado separadas. Illje siempre había sido una chica muy lista y no le resultaba en absoluto extraño que se convirtiera en alguien capaz de crear cualquier cosa. Se levanto de la mesa y una vez pagaron las cosas se metió con ella dentro de aquella enorme mantita rosa. Cualquiera que las viera no podría evitar reír y pensar que la que poseía la cicatriz en el ojo no pegaba demasiado en esa estampa.

Después de todo Elina resultaba bastante intimidante con sus cicatrices, su modo de vestir y sus armas. Su rostro casi siempre serio y lista para pelear en cualquier momento. Definitivamente la mujer resultaba un peligro andante, pero ahora mismo rodeada de aquella manta peludita y rosa solo podía sonreír con ternura mientras se abrazaba a su hermana para caminar las dos entre la tormenta hacía el barco. No estaba muy lejos así que no pasaron demasiado frío por suerte para las dos. Una vez llegaron al barco Elina lo miro todo con cierta curiosidad, desde luego tenía pinta de ser capaz de soportar aquella tormenta y mucho más.

Aún así, esperaba que la tormenta amainase antes de que su hermana tuviera que partir, era mejor que hiciera buen tiempo, se sentiría mas tranquila si era de aquel modo. — Adelante, enséñame que has estado haciendo animalillo — le sonrió con ternura, nunca dejaría de llamarla de aquella manera, lo hacía desde que era niña, era el apodo cariñoso que había elegido para su hermana mediana y a no ser que ella por alguna razón le dijera que parase, Elina no tenía previsto dejar de llamarla de esa manera por nada del mundo.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Mar 22 Sep 2020 - 17:10

La tormenta se esforzaba, pero no podía competir con la alegría de un reencuentro ansiado durante tanto tiempo. Por más que el viento soplaba y rugía a su alrededor las dos hermanas caminaban con la tranquilidad de un día soleado, acurrucadas bajo la enorme manta la una junto a la otra. Un par de personas se les quedaron mirando en el camino hasta el barquito, pero a Illje eso le daba igual. Elina estaba allí, con ella. Eso era todo lo que importaba.

Lo primero que hizo fue asegurarse de que estaban solas en el barco. Quizá fuera una postura un tanto infantil, pero no tenía ningunas ganas de compartir la atención de su hermana con el imbécil de su navegante. Ojalá se quedase dormido y le diera una excusa para pasar más horas con ella. Jum.

Sin embargo, una vez comprobó eso llevó a su hermana a la bodega, donde había montado su pequeño taller-laboratorio. No era tan grande como el que tenía en Dark Dome, pero tenía lo básico para dedicarse tanto a su profesión como a sus intereses y había más de un proyecto a medio hacer por todas partes. Edipo, su querido lobito robot, estaba haciendo que dormitaba en una esquina. En realidad no podía dormir, pero le gustaba hacer que sí. En cuanto oyó llegar a las hermanas, sin embargo, se acercó moviendo la cola e Illje se apresuró a acariciarle la cabecita.

-Te presento a Edipo. Es mi niño mimado, me ayuda mucho con todo lo que tengo que hacer. Hace poco todavía estaba averiado, pero en Russuam me encontré con un pelirrojo que me hizo compañía mientras terminaba de repararlo. Era bastante simpático, me echó un cable a cambio de ayudarle a rescatar a un osito panda.

No era un mal resumen, en realidad. Paseó por la estancia, enseñándole alguna que otra prótesis. Era, en su opinión, la parte más aburrida de su trabajo, pero también la que pagaba las facturas.

-Te sorprendería la cantidad de soldados que acaban sin brazos ni piernas tras una mala batalla. Y lo bien que pagan por ayudar a mitigarlo.

Había dejado lo mejor para el final, por supuesto. Llegó al rincón que reservaba a los proyectos pendientes y quitó una tela para desvelar… una escoba. Una escoba muy bonita, pero una escoba.

-¿A que es bonita? Aunque en realidad es solo un prototipo. Necesito una madera elástica para que haga lo que yo quiero pero de momento… ¡mira!

Sin más dilación se montón en el aparato y a un metro del suelo, dio una vuelta por toda la bodega. Se bajó con una sonrisa en el rostro y se la tendió, por si quería probar.

-No habrás visto una carpintería por algún lado, ¿no, hermanita? Si pudiera conseguir la madera que quiero podría terminar lo que tengo en mente y hacerla portable. Puede ser útil, al fin y al cabo.
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Elina Landvik el Miér 23 Sep 2020 - 16:35

Cuando llegaron al barco dejo que su hermana revisara todo cuanto quisiera, al parecer quería asegurarse de que estaban las dos solas y bueno tampoco es que le importase. Mejor para ella la verdad si estaban solas, podrían hablar tranquilamente sin temor a ser escuchadas o a ser interrumpidas. Una vez que se aseguro de que estaban las dos solas en el barco la llevo al interior del mismo y bajaron a la bodega. Cuando aquella puerta que daba a la bodega se abrió Elina abrió los ojos con sorpresa.

Todo aquello parecía sacado de otro mundo sabía que su hermana era lista y talentosa, pero para ella todo aquello era futurista. No sabía nada de ciencia ni de tecnología, como mucho había visto algún gladiador con una prótesis o algo por el estilo pero nada más. En el momento en que vio esa especie de perro robot se quedo mirándolo bastante atenta. Escucho el nombre del animal o maquina, no estaba del todo segura de como debía llamar a esa cosita. Realmente era impresionante todo lo que su hermana era capaz de hacer y aunque atendía a sus explicaciones no entendía ni la mitad de lo que quería contarle.

— Es maravilloso, siempre supe que eras muy lista hermana, pero esto parece magia — dejo salir una pequeña risa para después suspirar suavemente. Ella no había tenido la oportunidad de aprender y la verdad es que le hubiera gustado saber algo más. Pero ahora no era momento de ponerse a pensar en eso o de sentirse nostálgica, estaba realmente impresionada y feliz de que su hermana tuviera aquellas capacidades. — Vi algunos de los gladiadores con cosas así, pueden resultar realmente útiles la verdad — sobretodo por que al parecer podían tener alguna mejora extraña dentro que les permitía incluso dar calambrazos.

La escoba le pareció entre divertida y curiosa, era algo que realmente le pegaba a su hermana que siempre había sido un poco bruja, pero aquello era pasarse. Se río de nuevo y entonces pensó en lo que le preguntaba — en esta isla no estoy segura de que tengan alguna carpintería abierta con la tormenta, pero estoy segura de que en water seven o en el archipiélago sabaody podrás encontrar lo que quieres — creía haber escuchado que en alguna de esas dos islas había un carpintero legendario o algo parecido. Pero no quería asegurar nada porque la verdad no estaba tampoco del todo segura.
Elina Landvik
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm56/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (56/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm57059/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (57059/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Elina Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Illje Landvik el Jue 24 Sep 2020 - 11:16

Su hermana tenía bastante razón. Se moría de ganas de completar su proyecto, pero tendría que esperar. Incluso si tuvieran carpinterías… nada le aseguraba que en esa ciudad perdida de la mano de dios fueran a tener la madera que necesitaba, mucho menos la habilidad para tratarla adecuadamente.

Water Seven… había oído hablar del lugar, claro, pero no se había planteado visitarlo. Decidió en ese mismo momento que iba a añadirlo a su lista de lugares que ver. Dicha lista tenía ya no pocas islas incluidas, pero no tenía prisa. Sabía que antes o después las vería todas. De momento, sin embargo, poco podía hacer. Dio un pequeño suspiro y volvió a poner la escoba en donde la guardaba cuando no estaba trabajando en ella. No le pasaba nada por dar un par de pequeños paseos de demostración, pero no quería forzarla y que se rompiera; lo de estrellarse contra el suelo no le llamaba nadita.

Se agachó y se abrazó a Edipo, que andaba ya frotándose contra sus piernas para pedirle mimos. Le acarició la cabecita y le señaló a Elina.

-Edipo, ella es Elina. Es mi hermana, así que es tu tía. Tía Eli para ti, ¿de acuerdo?

El lobot emitió lo que parecía un aullido de conformidad. Se parecía bastante a los aullidos de un lobo de verdad, pero tenía un deje metálico que aunque podría haberle quitado, no quería hacerlo. En opinión de Illje, le hacía todavía más especial. Dejó que fuera con ella y se frotara contra sus piernas, pidiéndole mimos también a Elina. Normalmente no le gustaban los extraños, pero toleraba a aquellos que Illje señalaba. Además, el animal no era tonto. En su memoria estaban todas las veces que Illje había suspirado por sus hermanas y sabía que esa persona era alguien importante. Iba a cuidarla tanto como a su dueña, sin ninguna duda.

-Entonces…- dijo la conejita en tono suave.- cuando nos reunamos todos, ¿buscaremos justicia?

No podía mentir, lo estaba deseando. Desde que lo había mencionado la idea había ido calando en su cabeza y cuanto más recordaba todo lo que esos marines le habían hecho a sus hermanas y a ella la ira volvía a dominarla. No era una sed de sangre descontrolada, si no un enfado frío y calculador. Aunque hablaba con tranquilidad, tenía ya en mente cuatro o cinco cosas que quería hacer una vez dieran con los responsables. Y ninguna era precisamente bonita. Ni legal, en realidad. Y puede que no todas implicaran sangre, pero desde luego sí mucho dolor.

-Bien. Dar cuenta de eso con Aria y contigo… es lo que deseo.
Illje Landvik
Mensajes :
88

Fecha de inscripción :
23/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm45/150La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (45/150)
Experiencia:
La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 3qaWnZm35950/1000000La primera pieza del puzle [Priv Illje - Elina] 9h2PZk8  (35950/1000000)
Berries: 9.900.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Illje Landvik

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.