El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por RAL el Lun 14 Sep 2020 - 15:57

Water Seven, la capital del agua, principal astillero de la Marina. La ciudad más grande de la ruta del Rey y principal nexo comercial con el resto de islas de Grand Line, una enorme masa de edificios y canales que se alzaba orgullosa sobre las olas y el mar que amenazaba con tragársela cada año. Tras varios días investigando las pistas que conseguimos en el West Blue descubrimos que La Botica, ahora desarticulada, tenía contactos con una red de distribución en esta ciudad. Rustal me había enviado a investigar su paradero y, si lo veía posible, encargarme de ella.

Pero ahora en lo único en lo que pensaba era en encargarme del especial de gelatto de banana y galleta. Di un bocado y una explosión de sabor y dulzura estalló en mi boca, sin duda una de las delicias que venía apropiadamente recomendadas en la guía de viaje de viaje de Water Seven. Vestía ropas de civil, con una camiseta negra y una chaqueta de cuero marrón, en la cintura llevaba un cinturón que sujetaba unos pantalones vaqueros que acababa de comprar aquella misma mañana. Me encontraba en una terraza en medio de una de las plazas más emblemáticas de la ciudad, semicircular, con un gran estanque de agua en uno de los extremos, alimentada por una cascada que caía desde el nivel superior de la ciudad.

No era mi estilo disfrutar de los viajes cuando estaba de misión, pero uno venía a una capital como esta en contadas ocasiones en la vida y tenía que aprovechar la oportunidad. De todas formas simplemente estaba así para no llamar la atención, a diferencia de los callejones de los barrios bajos de un Blue, mi atuendo llamaría demasiado la atención en una ciudad pacífica como esta. Desde el rabillo del ojo no perdía de vista las principales entradas de la plaza, buscaba a Feldon Mars, nuestros informes situaban su base en un almacén no lejos de aquí y solía pasar por esta misma plaza para comprar el periódico de camino a su negocio.

No pasaron más de quince minutos hasta que apareció, coincidía perfectamente con la foto que me habían dado. Lo comprobé por segunda vez y pagué la cuenta antes de levantarme. A Rustal le había costado un ojo de la cara, pero había conseguido una habitación en la calle de atrás. Había cola, y tenía pinta que quería esperar, así que me apresuré a subir y cambiarme a mi atiendo normal, aunque esta vez no lo seguiría por en medio de las calles. Una vez cambiado no me costó nada volver a localizarlo, justo salía del kiosco con el periódico bajo el brazo. Yo lo observaba desde las alturas, había logrado subir a los tejados por una escalera de servicio, y el hecho de que las calles estuvieran tan juntas en algunas zonas facilitaba que pudiera saltar de un edificio a otro. Ahora sólo quedaba seguirlo hasta su almacén y una vez ahí comprobar si su negocio era legítimo o, tal y como me habían informado, tenía algo sucio entre manos.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Mar 15 Sep 2020 - 0:23

-Por favor, ayúdame Kia-chan.- Mientras te sobas tranquilamente la sien recuerdas la razón principal de que no mezcles los negocios con el placer. El que aquella seductora mujer de ojos verdes te suplique está comenzando a funcionar y no por haber pasado una noche divertida con ella, si no por lograr que se callara.- De acuerdo, veré qué demonios pasa en ese almacén, pero por favor déjame tranquila.- Una persona normal lo encontraría irónico, tú simplemente lo ves como algo que puede pasar, la chica con la que te has acostado la noche anterior te pide ayuda para saber cosas de su novio. La hipocresía hecha mujer, pero no eres tú la asustada por un mozo de almacén.

No, a ti te la pela el que el mozo de almacén y si el negocio es legal, ilegal o cualquier mierda, solo quieres saber qué demonios pasa en aquel lugar y sabes de sobra que eres una experta infiltrandome en esa clase de lugares. Simplemente tienes que guardar las katanas para que entre la larga chaqueta y el cabello se camuflen, dejar que la vista caiga en el largo escote y sonreír como si nada.

Es increíble que seas capaz de guardar tantas ganas de masacrar y matar en una sonrisa tan zorruna y coqueta, pero quieres acabar todo aquello cuanto antes mejor. Por eso esperas cerca de la entrada, escondida entre las sombras para que el hombre que te ha descrito aparezca y finalmente te acercas a ese lugar.- Oh vaya…¿Qué hace un lugar así en un chico como tú? -Fingiendo una inocencia y una risa nerviosa que nunca has tenido, acortas distancias con el hombre que no te aparta la mirada.- Lo siento, soy terrible coqueteando.- Te muerdes el labio con cierta diversión, mientras pasas el brazo por el suyo.- Estefany me mandó a ver como estaba Jack, pero me parece que tú eres mucho más interesante.- Dejas caer la mirada con un lento pestañeo y él sonríe mientras entráis al almacén.

Como esa mierda esconda algo peligroso o ilegal, piensas matarlos a todos, sacar a Jack de la puta oreja y asegurarte de que se meta a la pesada de Estefany por el culo. Nunca un sujetador de la talla D te había salido tan caro. Tal vez tus gustos iban cada vez peor, tal vez en algún punto simplemente quisiste callar los gritos que te acosan cada noche, sea como sea, comienzas a viajar como un justiciero sin nombre ni cargo.

Tal vez deberías haber hablado más con aquel estúpido vaquero.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Mar 15 Sep 2020 - 1:25

Había llegado al almacén y llevaba ya unos minutos vigilando desde los tejados cercanos, al almacén lo rodeaban unas carreteras por las que pasaban mercancías de un lado al otro y un canal por la parte trasera. Delante tenía un descampado, o más bien un patio en el que hacían carga y descarga de materiales. Por la derecha, debajo del tejado en el que estaba  había un callejón. Durante este tiempo el movimiento no era nada sospechoso, llegaban cargamentos, salían otros, cambio de turno entre trabajadores... lo normal. Pero había algo que me había llamado la atención, una serie de siluetas que se movían de forma regular dentro de las ventanas del piso superior, el patrón de movimiento cubría las entradas y salidas del almacén, como si fueran vigilantes. En cualquier negocio legítimo se colocarían en la entrada, con un uniforme y una identificación, pero si estaban dentro es que querían ocultar algo.

Estaba sobre una pista prometedora ahora solo tenía que entrar. Descendí al callejón, esperando a que uno de los trabajadores saliera a descansar. Había uno solo, una oportunidad perfecta de no ser porque una mujer apareció de pronto. Volví a agacharme tras mi escondite, escuchando la conversación ¿Una conocida? desde luego flirteaban como si se conocieran. Con esos en la entrada no podía acercarme, necesitaba algo que me cubriese.

Recorrí el callejón hasta la parte trasera, al lado del canal, donde una pasarela colgaba sobre este, con unas escaleras que daban a un pequeño embarcadero de carga y descarga. En este un empleado con un casco y un mono naranja descansaba apoyado en la barandilla metálica mientras fumaba un cigarrillo. Descendí caminando con tranquilidad, no había forma de no hacer ruido en unas escaleras metálicas, por lo que opté por una aproximación casual. Aquel hombre, absorto en sus pensamientos y en lo que no olía a tabaco ni se giró cuanto me apoyé a su lado.

- Joder, la que ha liado el jefe ¿Verdad? - Comenté de forma casual, sin que el otro se percatase de mi voz distorsionada.

- Ya te digo, este tío logrará que nos echen a todos a la... - Y lo golpeé con la culata en la nuca, dejándolo inconsciente.

Escondí el cuerpo tras unas cajas y guardé la gabardina en un barril. Me puse el mono naranja y cambié el gorro por el casco, dejando solo la máscara como único rasgo visible que me podría delatar. Por fortuna una carretilla con bombonas hasta arriba me esperaba encima de la pasarela, seguramente era lo que aquel gandul debía de llevar. Puse mi arma oculta entre las bombonas y subí para entrar por la puerta de descarga.

El interior era amplio, con tuberías y varias pasarelas metálicas divididas en varios niveles, con un único piso superior reconocible. A uno de los extremos, dominando la vista del interior, había una gran sala adosada a uno de los muros, seguramente las oficinas. Se podían ver siluetas moviéndose dentro de estas, aunque por la suciedad y la distancia no sabría identificarlas. En medio del almacén una serie de contenedores y barriles estaban apilados tras lo que parecía una cadena de montaje o llenado. Al final de esta cadena había tres enormes contenedores refrigerados que alcanzaban casi el techo de la nave.

Ahora que estaba dentro era la hora de investigar, incliné el casco para que la máscara quedara a la sombra de la visera y llevé la carretilla en la dirección más razonable, si estaba equivocado haría un gesto de disculpa y me iría por otro sitio.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Mar 15 Sep 2020 - 3:24

Estás acostumbrada al frío, casi como si fuera parte de tu piel y en algún momento este nunca más va a surtir efecto en ti. Caminas del brazo del hombre mientras os perdéis en palabras dulces, caricias distraidas y un paseo tranquilo. Te quedas en un instante con la distribución, con las salas que has pasado, las oficinas que has cruzados y la gente a la que has visto, nadie coincide con las descripción de Jack de momento. Te lleva a su oficina , mientras tu curioseas casi de forma infantil.- Y yo pensando que me llevarías a dar una vuelta, ya quieres encerrarme en este lugar.- Señor, los hombres a veces te resultan tan primitivos que es casi deprimente, pero sabes que hay algo en tu voz y en tus ojos que simplemente los atrae como moscas a la miel.

Es por eso tal vez que lo acercas a la mesa, lo sientas en su silla como si fueras a cumplir todos y cada uno de sus deseos y antes de que pueda abrir la boca, le golpeas a la altura del cuello. Desmayo instantáneo, y tú diciendo siempre que aquello que te han enseñado las putas no es útil aunque más crees que es algo que tiene que ver con tu fuerza bruta. Te despeinas el caballo, bajas más ese escote casi infinito, giras el pestillo del pomo para que cuando cierres la puerta se encaje y sonríes al salir. Ante la atenta mirada de todos simplemente sonríes de manera casi inocente.- Es una pena, no pensaba que fuera a ser tan rápido, pero ya que se ha dormido… Deberíais dejarle descansar.- Un gesto divertido, te encaminas tranquilamente a las escaleras, como si fueras a ir a la salida.

Pero sabes perfectamente donde debes ir y como.

Te cuelas detrás de unas cajas, pasas entre la maquinaria y con cada paso vas acabando por cerrar aquello de mejor forma. Subes la cremallera de la sudadera, te acomodas la capucha y escondes todo tu cabello rubio en ella, las katanas a tu espalda se ven con facilidad pero no te importa demasiado. Es el momento de ver lo verdaderamente importante, saber que demonios hay en el cargamento y luego ir a buscar a Jack.

Esperas a que la persona que tiene que pasar por allí gire la esquina, pegada al suelo entre las cajas como si fueras parte de los azulejos te levantas y abres uno de esos contenedores. El frío te golpea y pestañeas algo extrañada.- ¿Trafican con granizado?- Hielo raspado, helados de hielo, granizados, ese hielo acuoso y frío estaba por todas partes, puedes verlo cubierto de lo que parece un sirope extraño.

De no ser porque has olido demasiadas veces ese pequeño fondo que puedes notar, sin duda te hubieras creído que era lo que escondía aquello. Tomas aire, te remangas la sudadera y metes la mano hasta el fondo, notas algo blando y suave y cuando lo sacas confirmas tus peores sospechas. Acabas de sacar un pulmón de la nevera… Trafican con órganos humanos.

-¿En qué mierda te has metido Jack?
-Maldices por lo bajo, te cagas en su descendencia y ascendencia en varios sentidos y por una vez te hubiera gustado que el jodido vaquero estuviera allí. Aquella mierda era demasiado grande para ti, podrías matarlos a todos y deshacerte del cargamento, pero eso sería como tirar de un hilo, romperlo y dejar todo el ovillo atrás.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Mar 15 Sep 2020 - 16:35

El personal caminaba de un lado a otro, en medio del ajetreo del trabajo, haciendo comprobaciones, llevando material y demás procesos que, de ser ordinarios, no despertaban mi interés. Lo que llamó mi atención fueron los vigilantes de las plataformas superiores, miraban por las ventanas, atentos a cualquier movimiento sospechoso, armados cada uno con un fusil. Desde luego en un almacén que haga trabajo honrado no hace falta una seguridad tan estricta.

Confirmadas mis sospechas me di la vuelta con la carretilla y la dejé entre los enormes tanques frigoríficos y una pila de cajas, tomando discretamente mi arma y ocultándola bajo el mono, en la espalda. Caminé recto, aunque todos estaban tan atentos a sus propios quehaceres que nadie reparaba en uno más con un mono naranja. Si la mierda no estaba en los procesos debía de estar en los cargamentos, así que me puse a revisar el interior de barriles y cajas. Me movía por espacios que notase que fueran poco transitados, manteniéndome en la penumbra y la sombra que proyectaban las luces del techo. Cada vez que alguien parecía acercarse sacaba la libreta y la pluma y fingía estar haciendo inventario.

De todas formas algo me llamó la atención mientras revisaba. Muchos contenedores eran aislantes y tenían hielo dentro, pero no parecía que se estuviera usando para nada a pesar de tener una línea de montaje. No podía acusarlos de traficar con hielo... bueno, a no ser que fuera de algún glaciar o lugar protegido, pero no tenía forma de saber eso. Miré hacia los lados buscando una pista, pero una sensación, un hormigueo en el estómago me llamó la atención. Era parecido al que había sentido en Lanser, salvo que en vez de ser curiosidad, anticipación o miedo era más bien lo contrario. De alguna forma podía interpretar esos hormigueos, algo en mi interior hacía que los relacionase con un sentimiento y una dirección.

Por instinto me dejé guiar entre los corredores y las tuberías, hasta un espacio algo escondido, frío y angosto, dentro de el cual algunos de los contenedores descansaban. No parecían formar parte de ninguna cadena, no estaban marcados y, desde luego, no parecían abandonados. Mi cabeza giró, tratando de reconocer el espacio que me rodeaba, allí, entre cajas y tuberías había una figura humana. Llevaba una sudadera con capucha y tenía un par de espadas a la vista. Me acerqué arma en mano, no tenía pinta de formar parte de esto, pero iba armado y no tenía la intención de recibir el primer golpe en caso de que fuera hostil.

- He notado la sed de sangre desde el otro lado del almacén. - Dije al situarme a unos cinco metros.

Ahora que me fijaba sostenía en su brazo lo que parecía ser un pulmón. Ahora tenía sentido, estaban usando una empresa de productos refrigerados como tapadera para traficar con órganos. La conexión con una antigua farmacéutica era lógica y los hilos que los podían conectar a una red mayor ahora se volvían visibles. Sólo quedaba una pregunta, ¿la persona que tenía delante compartía mis objetivos o era alguien que se entrometía en mi camino?
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Miér 16 Sep 2020 - 18:58

De todas las cosas que te podrían apetecer en ese mismo instante, el que te descubran es una de ellas y lo sabes. Es tal vez por eso que chasqueas la lengua cuando te das cuenta de que no puedes esconderte de ese hombre y simplemente dejas caer de nuevo el órgano en el hielo, como si nada.-Y más que vas a notarla cuando te corte el cuello si no bajas el arma, no tienes pinta de trabajar aquí.- Entonces el hombre notaría tus orbes de hielo clavarse en aquella máscara, como si pudieras ver a través de ella o incluso darte cuenta de algo que nadie más había visto.- Independientemente de la máscara, llevas un calzado diferente al resto de trabajadores, tus pisadas suenan distintas.- Señalas tu propia oreja como si fuera alguna clase de superpoder.

Puedes llamarlo oído de músico o quizás que te han entrenado para ello, pero te habías acostumbrado a las botas de trabajo de los trabajadores que pasaban cerca y el que este hombre no las llevara te daba dos posibilidades. No era un trabajador o era uno que se había olvidado su calzado reglamentario, cosa aún más extraña para ti. La mascara solo había confirmado sus sospechas.- He venido a ver qué pasaba con este almacén, uno de los trabajadores es un idiota de campo que preocupa a su familia.- Levantas ambas manos para que notara que estabas dialogando por las buenas y que no habías hecho nada malo, de momento.

-Aunque viendo que no soy la única metido en esto, me hace ver que es algo más grande de lo que pensaba.- Sobre todo si contaban con un hombre capacitado para colarse en sitios, matar seguramente a sangre fría y un montón de cosas que no te gustan. Tu sed de sangre es algo que sabes mantener perfectamente oculta por tu sangre de hielo, sin embargo tal vez has bajado la guardia al pensar que nadie te estaba viendo.- Vamos, sabes que si empezamos una pelea no saldremos ganando ninguno de los dos.- Alzas una ceja con calma, esperando que el hombre entre en razón y quizás te ayude a parar todo aquello de alguna manera más civilizada que la tuya.- ¿Alguna idea de qué hacer? Mi opción es empezar a matar gente, pero tu te ves de esa clase de personas con un plan más sofisticado en mente.- No es que no tengas cabeza para planear cosas, es más bien que eres de esa clase de gente que disfruta más haciendo una línea recta.

Es el momento de ver que tan compatibles sois tu y el nuevo hombre que ha aparecido en escena, aunque de momento y sin duda, te parece bastante interesante.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Vie 18 Sep 2020 - 1:00

Levanté el arma al no notar signos de que aquella chica quisiera empezar nada, de todas formas dejé el dedo al lado del gatillo, no me gustaba bajar la guardia. Parecía que era alguien que simplemente quería deshacerse de otra empresa sospechosa, contratada por alguien, de otra célula, una banda rival o simplemente un individuo con complejo de vigilante, no importaba, no era un objetivo. Por lo menos parecía querer colaborar, aunque su primera propuesta no me dio demasiadas esperanzas, si ha dicho que hay alguien que tiene que sacar de aquí no podía empezar matando gente de forma indiscriminada, tenía pinta de que este era un negocio legítimo que unas manzanas podridas usaban para su beneficio, matar inocentes indiscriminadamente estaba fuera de lugar. Hacer que salieran las ovejas negras... eso era otra historia.

- La cadena de montaje. - Comenté señalando las cintas transportadoras que estaban pasando a nuestro alrededor. Saliendo de contenedores, entrando en otras máquinas y perdiéndose entre vigas y tuberías. - Si no me equivoco no es un sistema precisamente nuevo, si podemos atascar el proceso podríamos aprovechar el caos que se genere en nuestro beneficio. - Miré arriba, y señalé lo que había visto en mi recorrido por aquel almacén. - El problema son los tipos de la segunda planta, en un tiroteo la ventaja la tiene quien posee el terreno elevado, hay pocos puntos ciegos en su línea de tiro. La calve estará en que se fijen en la línea de producción en vez de en nosotros. Si podemos subir mientras están distraídos dejarán de ser un problema. - Hice una pausa para asegurarme de que no había nadie escuchando, pero por mucho que me concentrase no notaba aquel hormigueo en el estómago. - El verdadero problema vendrá después.

Durante unos minutos estuve explicando los pensamientos que tenía de esta fábrica, indicando posibles rutas, escondites, planes de acción en caso de ser descubiertos antes de lo esperado, rutas de escape. Pero deshacernos de los guardias de la segunda planta era la primera parte. Conocía este tipo de organizaciones, no sólo tenían gente infiltrada entre los trabajadores ordinarios, sino que habría algunos a la espera en alguna sala de personal en el interior, encargaros de ellos antes de que se organizasen era vital, la velocidad era la clave. Pero había una última parte que me interesaba, expliqué que en esa situación, sobre todo cuando parece un caso perdido, el cabecilla siempre intentaba huir por una ruta segura, no importaba quien fuera, si trataba de escapar por otro sitio que no fuera la puerta principal es que se trataba de alguien importante.

Así que resumiendo el plan que tendríamos que seguir si queríamos acabar con esta trama. Uno de los dos causaría un problema en la línea que la atascase, con suerte estropeando maquinaria, aprovechado la distracción trataríamos de subir y encargarnos de los guardias. Una vez hecho esto no habría vuelta atrás, así que intentaríamos identificar y neutralizar las fuerzas hostiles que nos encontrásemos antes de que se organizasen y cuando hubiéramos hecho esto, impediríamos el escape a la o las cabezas de esta organización.

- ¿Te has quedado con todo? - Pregunté, sin percatarme si esa chica había escuchado a los planes que había trazado en medio del aire.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Dom 20 Sep 2020 - 23:40

Le escuchas atentamente, sabes que tiene razón en todo lo que dice, pero tu mente decide que quizás hay otra manera de lidiar con todo aquello. Le preocupa el piso de arriba y tú has dejado arriba algo que la gente desconoce, algo que la gente no sabe y que seguramente podría distraerlos lo suficiente.- Verás, hay cosas que no sabes.- Te quitaste ligeramente la capucha, se notó con claridad que eras la mujer que había acompañado a aquel hombre para entrar dentro del almacén.- En el despacho, arriba, he dejado al tipo inconsciente, bueno, casi muerto.- Puntualizas con algo de duda.- He dejado la puerta cerrada con pestillo por dentro, puedo decirles que la puerta no se abre, que nadie contesta, y mientras rompen la puerta y todo, tienes distracción arriba.- Era tu manera de mirar las cosas, una segunda opción algo diferente de lo que podían imaginar.

-Entonces mientras tanto tu partes algo abajo y causamos el doble de caos, si como piensas el malo es el que está k.o, los guardias saldrán al saber que se ha desmayado… Y yo me encargo de ellos.- ¿Se te habrá notado la vena ligeramente sádica y fría que ha brillado en los ojos? Seguramente, no te importa demasiado, la frialdad de tus acciones o la calma con la que pareces discutir todo aquello. Asientes ante sus palabras, tú también sabes como son los planos del lugar y poco a poco acabas de posicionar todo en tu cabeza.- Si hacemos algo de pinza, yo por arriba y tu por abajo, toda la basura debería salir.- No es que estés especialmente entusiasmada con todo aquello, pero parecéis dos clases de detectives haciendo alguna extraña redada.

Lo que no te entusiasma es estar tan cómoda con un compañero, normalmente la gente era estúpida, problemática o no sabía lidiar con tu carácter. Es cierto que eres un dolor en el trasero disfrazado de hermosa flor, pero la realidad es la que tienes delante, quieres que muera el menor número de personas inocentes en ese momento. Sin embargo sabes que todo aquello es un plan de alguien más grande y peligroso, aunque tu mayor preocupación es clara, concisa y bastante transparente.

¿De dónde han sacado los órganos? Temes la respuesta pero quizás la sabes en el fondo, sea como sea tienes que investigar aquello un poco más para confirmar lo que pasa por tu cabeza en ese momento. Los mejores sacos de órganos son las prostitutas y los niños de la calle, al crecer nadie pregunta por ellos, al herirlo nadie los defiende.

Quizás intentas convertirte en la salvadora de alguien que no puede hacer nada, pero hace tiempo que alguien debería haber intentado salvarte a ti.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Mar 22 Sep 2020 - 0:07

Por sus palabras y el hecho de que ya estaba familiarizada con la planta de arriba parecía una buena idea que fuera ella la que se encargase de esa parte. Si, era mejor hacer una pinza a empezar desde arriba y arriesgarnos a que nos arrinconasen como a ratas. Teníamos un procedimiento, ahora sólo quedaba ponernos a ello. Nos separamos para comenzar, ella subiría para distraerlos y encargarse de ellos y yo me encargaría de la planta baja.

Caminé entre la maquinaria y las tuberías, saliendo como pude, intentando no cruzar las miradas con nadie y esperando a que ella hiciera su parte. Traté de reconocer quienes eran trabajadores y quienes podían ser una amenaza, aunque si pasabas un tiempo ahí resultaba bastante obvio. Había una serie de personas que nunca se movían a ningún sitio en el que no pudieran ver, con una mano libre para poder llevarla al arma que, suponía, llevaban oculta bajo el mono de trabajo. Había visto a unas cinco, así que decidí acercarme discretamente a una de ellas, actuando como cualquier otro empleado.

- Jefe, creo que alguien ha abierto una caja en la parte de atrás, la mercancía se está enfriando. - Mantuve la cabeza baja, muchos llevaban equipo de respiración así que no le extrañó que mi voz sonase algo artificial.

- Me cago en la... Es que no puedes dejarlos un segundo sin vigilar. - Comenzó a caminar hacia la zona en la que estábamos antes. - Te juro que como encuentre a quien ha hecho esto se le va a caer el pelo.

- Y que lo digas. - Un empujoncito malintencionado y acabó en un barril lleno de hielo picado cabeza abajo.

Se movía y pataleaba mientras gritaba, pero al haber metido los brazos primero no podía usarlos para salir de ahí. Cogí el barril y lo puse en la línea de montaje, derecho en una cadena lenta hasta una máquina de tapado. Si nadie lo sacaba de ahí estaba seguro que moriría aplastado. En efecto, cuando el barril salió a la sala principal llamó la atención de todos, aunque no podían sacarlo de ahí sin hacer un apagado de emergencia de la producción. Aproveché la confusión para acercarme a otro, este no se había metido con el montón, sino que permanecía atento a los alrededores. De nuevo me acerqué aunque esta vez de forma apresurada.

- Jefe, esa zorra de antes, le he visto empujarlo al barril. - Llamé su atención con un tono de pánico.

- ¿Cómo? Ya decía yo que era sospechosa.

- Mire, ahí está. - Señalé para que viera como subía las escaleras y entontes... Ponk.

Un golpe en la nuca y cayó seco, lo arrastré a las sombras de la maquinaria, era la hora de usarlo para causar otra distracción. Miré a un lado, luego a otro, asegurándome de que todos estuvieran atentos al desgraciado del barril, entonces abrí la compuerta de la caldera.

- ¡Oh no! - Grité. -  Que alguien me ayude. Carter se ha caído en la caldera. - Señalé a la compuerta abierta con las piernas de aquel hombre en llamas sobresaliendo.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Mar 22 Sep 2020 - 20:09

Un gesto de aceptación por tu parte y os despedís con un gesto. Es un proceso tranquilo y lento, como tu actuación. Quitar la sudadera, tapar las katanas, mover el pelo y volver a aquellas escaleras donde subes a pasos de dos en dos. Te acercas a uno de los hombres, le susurras algo con una travesura y una calma que lo sonroja, y tras decirle que te has dejado algo en el despacho,te dejan pasar. Mandas un beso divertido al hombre que te había abierto la puerta la última vez y finalmente llegas al despacho.- ¿Hola? No seas malo, déjame pasar, necesito recuperarlas…- Un par de tirones a la puerta, acercas la oreja a la misma y empiezas a gritar.- ¡Dios mío, la puerta no se abre y no se escucha nada! -Uno de los seguridades se acerca, preocupado comienza a llamar cada vez más fuerte, no hay respuesta en el otro lado.

-¡Ayuda! ¡Venid rápido! -Los guardaespaldas salen de la zona de descanso hasta arriba, de una patada rompen el pestillo y abren la puerta puerta, entonces finalmente encuentran lo que ha pasado. No vamos a negar que la mirada de hielo de tus ojos disfruta contemplando aquella escena, su jefe está desmayado en el suelo y rápidamente comienzan a intentar reanimarlo. Tu miras los papeles de encima de la mesa con calma, separándolos para ver las carpetas y algo te corta el aire en los pulmones.

Uno de los cargamentos que sale en fotos tiene una flor en la pegatina, la misma flor que tatuaron a esa mujer en la espalda, la flor de Kieskaya símbolo supremo de ese hombre. No dudas un instante, lo sabes con solo verlo.

Los órganos son de las prostitutas de la Casa Roja en la que te has criado, de amigas, niñas o conocidas que dejaste al cargo de Marianne y ahora han sido destrozadas y despedazas por partes. No has podido salvarlas del destino al que juraste no enviarlas y eso comienza a golpearte. Paras, paras antes de ver nombres o fotos y aprietas los dientes con rabia.

-Basura…- La palabra sale de tus labios, los guardias de arriba están todos allí y mientras el hombre comienza a despertar, la furia parece partir por un momento el hielo de tus ojos. Ellos juegan con las vidas de las mujeres que sin otra opción vendieron su cuerpo y su alma, y ellos aprovecharon aquello para vender cada parte de ellas después de usarlas.

No piensas dejarlos impunes.

Las katanas salen de tu espalda antes de que ellos comiencen a prepararse, un movimiento en diagonal y has costado el brazo de uno de ellos antes de que saque una pistola. La sangre explota de pronto y antes de que reaccionen, pateas la puerta para que nadie más entre, la gente comienza a huir aterrada y sabes que suba el que suba, va a ir por ti. El hombre chilla presa de la desesperación mientras grita por tu cabeza, pero tú no te inmutas.- Silencio… No te mereces ni gritar después de lo que has hecho.- Si pudieras llorar lo harías, tienes miedo de levantar aquellos papeles, de encontrar una lista de aquellas chicas, de ver quienes han desaparecido.

Quizás la dulce Maya ahora era un montón de órganos separados, tal vez de Helen solo quedaba su puro corazón. Aprietas las katanas aún más, hasta notar como el agarre se llena de sangre y comienzas de nuevo una purga en aquel despacho.

Intentan levantarse, pedir ayuda, solo tienes que seguir haciendo aquello que tan bien se te da, matarlos, cortarlos, destrozarlos. Notas cómo tu cuerpo quiere explotar, como todo tira de ti pidiéndote que acabe, y cuando el hombre y un par de guardias intentan escapar aprovechando la gente que sale corriendo, algo pasa.- ¡BASTA! -La furia, la ira, la necesidad de que tu voluntad se sobreponga a todo aquello los tira al suelo, y con la sangre bajando por tus labios, que no paras de morder y apretar, le sonríes.- No hay piedad para los malvados.- Todos y cada uno de los guardaespaldas acaban por morir, y aunque algunas heridas debería dolerte, aunque apretar tanto las espadas debería quemarte, no te importa.

Lo bajas agarrado por el cuello, con una katana en la mano y la otra guardada, asustado y aterrado pide clemencia, pero tú te has cansado.- La única razón de que no te haya matado y destrozado, es que tengo un amigo que estoy segura de que te hará algo peor.- Y si él no lo hacía, no pasaba nada, te asegurarías de abrir la puerta al infierno para esta alimaña.

La razón de que no lo hayas matado y lo uses de rehén esta clara, aun quedan ratas vivas que puedan ser fieles a él, aun puede quedar alguien más aparte de esos seis guardaespaldas. Ahora mismo es tu rehén, tu escudo humano y todo lo que él pueda imaginarse y pasar por su cabeza.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Miér 23 Sep 2020 - 1:35

Miré arriba, parecía que ya había empezado, los guardias habían entrado en aquella sala de dentro y la puerta se había cerrado. De todas formas había notado algo, como una especie de presencia especialmente intimidante provenir de ahí arriba, no sabía lo que estaba pasando, pero esperaba que la rubia estuviera bien. Por mi parte podía ver como los trabajadores se afanaban en sacar a su compañero de un barril que había quedado a medio cerrar, no sabían si estaba vivo o muerto. Otros tantos se habían dado la vuelta para sacar el cuerpo a medio quemar de otro de los guardias, tal y como pensaba una pistola cayó de sus pantalones.

Ahora que las cosas estaban saliéndose de control estaba claro quienes eran los infiltrados. Estaban tensos en vez de en pánico, atentos al más mínimo movimiento, con la miraba barriendo cada rincón en busca de amenazas. Por mi parte me deslicé por la periferia de la maquinaria, evitando la muchedumbre para ponerme a la espalda de uno de ellos. Con un simple y descuidado empujón su brazo acabó enganchado en una línea de engranajes y prensas, mientras los gritos volvían a causar otra distracción me moví para ir a por otro de los infiltrados, aunque este estuvo bastante más atento y me vio venir. Puede que fuera un momento de lucidez por su parte o el pánico tomando control de su cuerpo, pero guardó el arla, se dio la vuelta y empezó a correr en dirección a uno de los pasillos. Justo entonces noté una presencia asesina y a la chica con un rehén bajando las escaleras. Fuera las sutilezas pues. Saqué a Purgatio de debajo del mono y destrocé una de las piernas de aquel hombre, antes de que cayera al suelo agarré su nuca y estampé su cara contra una línea de tuberías calientes. Cuando cayó al suelo llevé la mano a su mono para sacar su pistola.

El disparo y la chica con el rehén se sumaron a aquella situación catastrófica, provocando que cundiera el pánico entre los empleados y empezasen a salir en tropel por la puerta principal, agolpándose en la entrada, gritando como corderos asustados. Me quité el mono, me molestaba, y necesitaba la mayor movilidad que pudiera para lo que estaba a punto de llegar. Pasos apresurados corrieron por el pasillo, seis hombres doblaron la esquina desde una de las salas interiores sólo para ver, al fondo del pasillo, una única silueta. Antes de que pudieran apuntar con sus subfusiles disparé la escopeta con una mano, hiriendo a dos de ellos y haciendo que los otros se cubrieran, sin darles tiempo a respirar descargué el cargador de la pistola sobre ellos. Los dos heridos cayeron al suelo.

Mientras devolvían el fuego me acordé de una cosa que tenía que hacer sin falta, necesitaba al menos uno de ellos vivo, estaba seguro de que si tenían esas armas y estaban en una sala aparte podían saber cual era la ruta de escape del que estaba detrás de esto.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Miér 23 Sep 2020 - 15:49

Puedes ver que no eres la única que se ha unido a aquella fiesta, el hombre se ha encargado de la mayoría de los que están abajo y los guardaespaldas están entretenidos con él, incluso cuando entras con el rehén del cuello como si fuera alguna clase de peluche. Pero bueno, es el momento de ponernos serios, mientras él se libra de los que pretenden comenzar a disparar tu también haces de las tuyas. Es bastante sencillo, solo tienes que esperar a que comiencen a disparar, entonces empujar al rehén contra ellos y verlos entrar en pánico mientras te adentras al grupo a recuperarlo.

Simple, sencillo y tu remedio contra todo lo que no sea cuerpo a cuerpo.

Una patada al primero que intenta levantar la pistola, un brazo menos, un empujón al siguiente y tras destrozar a dos, el rehén vuelve de nuevo a estar al filo de la espada.- Este hombre tenía documentos sobre los dueños de los órganos.- Le cuentas lo que has visto en su despacho, la razón de que te hayas molestado en traerlo hasta ese lugar. Una bala roza tu hombro y no te mueves o lo apartas, simplemente miras al que ha disparado. El filo amenaza con rajar al hombre y este, alterado les dice que ni se les ocurra disparar.

La verdad es que estas haciendo de distracción para que el hombre tenga las cosas mucho más sencillas y pueda acabar con el resto. Si todo avanzaba de manera correcta, los que quedarían vivos serían, el rehén, el hombre al que le había cortado el brazo y andaba desangrándose y los que él dejara con vida.- Tengo mucha curiosidad por saber que está pasando exactamente en este lugar, pero tengo aún más curiosidad por saber quién está detrás de todo esto.- Vas a destrozarlos , a todos, irás luego a ver a Marianne, a pedirle explicaciones y destrozarla y matarla tantas veces como sea necesario.

No te importa, no realmente, siempre puedes darle el empresario a este hombre que parece querer saberlo tanto como tú. Independientemente de quien sea lo que hace es horrible, detestable y despreciable y os encargareis de que pague por ello. De momento tienes temas más importantes que sacarle al hombre al cual aprietas del pelo.- ¿Dónde está? - Sabes que si está en ese lugar no ha podido salir, aún no, todos sus guardias han salido a la fuerza o han sido ejecutados o reducidos.

La otra posibilidad era que estuviera en otra ciudad, en otro lugar, entonces tendrias que hacerle una visita de cortesía tras haber destrozado sus planes. No sería la primera vez que acabas con un enemigo demasiado peligroso y poderoso en la espalda, pero es mucho mejor que simplemente no hacer nada.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Jue 24 Sep 2020 - 0:34

Pinto pinto gorgorito ¿Quién es el guapo que quedará vivo? Los ruidos del tiroteo parecían tal lejanos una vez te sumergías el en calor del combate. Los destellos y el eco de los disparos nublaban los sentidos y afectaban a la razón, sólo los soldados más curtidos podían aguantar esta situación en calma, menos podían actuar con criterio y sólo unos pocos locos se atrevían a caminar de forma tranquila cuando le superaban en número. Las balas pasaban a mi lado, podía ver cómo sus armas asomaban disparando a ciegas. Bombeaba cartucho tras cartucho para mantenerlos tras la esquina, me había ganado la ventaja del atacante y no pensaba dejar que me la arrebatasen.

Silencié el arma y me acerqué más a la esquina, cuando uno de ellos asomó para ver si estaba recargando respondí con el último disparo de la escopeta. Cuando salió el segundo agarré el cañón de su arma con la mano izquierda, el subfusil comenzó a escupir balas a mi lado mientras hacía fuerza porque no me diese, torciendo la línea de aquel hombre ante su mirada perpleja. Cuando su arma quedó seca empujé la culata contra su cara rompiéndole la nariz y empujándolo contra su compañero. Cargué mi escopeta, moviéndome para que el restante no tuviera línea de tiro si no quería dar a sus compañeros y rematé la faena disparando contra él y al que le había roto la nariz, quedando sólo uno vivo. No sabría decir si tenía suerte o no, pero por lo menos podría conservar la vida... de momento.

Con un rápido golpe de la culata lo desarmé, tampoco es que se le viera mucha cara de ofrecer resistencia, viendo lo que acababa de suceder. Otro golpe a la rodilla para que cayese al suelo y un último en el pecho para dejarlo sin aire. Aparté su arma con el pie y me incliné hacia él, llevé la mano a su pistolera y saqué su secundaria, tirándola lejos. Lo agarré por el cuello de su chaqueta y lo arrastré fuera de aquel pasillo como si se tratase de un crío con una pataleta, cañón en la nuca para que no se le ocurriesen ideas raras. Lo tiré delante de la rubia y el otro chico.

- Parece ser que los concursantes están reunidos. - Dije a la vez que encañonaba al recién llegado. - ¿Quién será el primero en decirnos lo que queremos saber?

- ¡Que te jodan! - Gritó al que había arrastrado hasta ahí.

Un disparo en la rodilla puso fin a su chulería para sustituirla con gritos de dolor. La sangre brotaba por la herida abierta, seguramente tuviera los huesos rotos, no iría lejos y sin tratamiento tampoco duraría mucho.

- Un dos tres, responda otra vez. - Dije apuntando ahora al chico que la rubia había traído.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Jue 24 Sep 2020 - 16:35

-Me gusta tu estilo.- Y no vamos a negar lo preocupante que puede resultar eso teniendo en cuenta la clase de persona que eres. Pero bueno, verlo desenvolverse era agradable, después de todo no siempre tenías el placer de ver a un combatiente tan diferente y opuesto a ti en tantos aspectos. Quizás compartir la forma en la que ambos sois algo radicales para terminar con todo de forma rápida. Tal vez es que ninguno de los dos tiene demasiada paciencia para la gente que no sirve, como por ejemplo el montón de escoria que toca hacer hablar.

Lo dejas intentarlo, sin embargo la gente no anda muy colaboradora, quizás es que el miedo hace demasiado o el ego, me gusta pensar que son idiotas y no se dan cuenta de la situación en la que están metidos.- Habla, si no me equivoco, trabajas con la perra de Marianne.- Llamarla perra para ti es un insulto, pero vamos a fingir que dentro de lo que cabe no tienes relaciones emocionales con esa mujer. Es más sencillo si evitas mencionar todo lo que ella ha llegado a hacerte o hacer en general.- Vamos, no hagas las cosas más difíciles.- Pisarle la pierna, empezar a apretar con esa fuerza tuya que tanto te gusta usar para recordarle a la gente que puedes ponerte encima de ellos.

El crujido del hueso resuena junto con el grito del hombre, y aterrado y desesperado comienza a hablarte para que te detengas.- ¡Si, joder! Trabajamos con esa mujer de Kieskaya, todo fueron órdenes de esa persona.- Tú ahí desconectaste, pero cuando empezó a charlar animadamente de su jefe sabes que el bueno de tu compañero ha sacado todo lo que tenía que sacar y tu estas contenta a tu manera.- Parece que tendré que volver a casa, incluso aunque no sea por navidad.- Tienes ganas de destrozarlos, matarlos, hacer que sucumban ante ti por todo lo que han hecho.

La cantidad de pobres y desoladas mujeres que habrán muerto para darle los órganos a esa mujer que suplicó la dejaras cuidarlas, era basura.

Tal vez era el momento de hacer caso a lo que todos habían dicho, pelear bajo algo más que tu propio egoísmo y tu bandera. No estás del todo segura, pero alzando una ceja, miras a tu compañero con calma.- Trabajas para el gobierno, para ese grupo raro, igual que el vaquero.- Es más una afirmación que una pregunta, pero quieres saberlo, es momento de tener las cosas claras.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Vie 25 Sep 2020 - 0:45

Los pájaros por fin comenzaban a cantar, después de unas cuantas muertes accidentales, otras no tan accidentales y de un poco de persuasión a golpe de escopeta y huesos rotos, por fin entonaban la melodía que queríamos escuchar. Pero el nombre de la jefa no me interesaba, lo que quería eran sus contactos, alguien que no estaba aquí no me decía nada a no ser que no encontrase otra cosa. Lo que yo necesitaba era algo que me permitiera seguir la red.

- Eh. - Dije refiriéndome al de la pierna que había disparado con la escopeta. - Había un hombre que se encargaba de este lugar, Feldon Mars, seguro que te suena. - Apreté la bota sobre la herida, el hombre se retorció de dolor y la sangre salió a borbotones. - Si te tratan pronto puede que puedas volver a caminar, así que yo me pensaría lo que decir.

- ¡Vale, joder! Feldon es el contacto, es el que nos contrató, pero no sabemos nada más... - Mi mirada se cruzó con la suya, no hacía falta palabras para que supiera que no me lo estaba diciendo todo. Tras unos segundos de silencio se rompió. - En caso de emergencia existe un pasadizo al lado del canal trasero, seguro que ese viejo ha escapado en cuando ha escuchado los disparos.

Sonreí bajo la máscara y me incorporé. Di un par de pasos hacia atrás, dejando que aquel hombre respirase tranquilo. Tras eso disparé mi arma apuntando a su cabeza matándolo justo después de que hablase. Conocía ese tipo de personas, eran orgullosos, vengativos, y no notaba que tuviera intenciones de dejar esto en simplemente irse y rehacer su vida. Notaba el rencor y la sed de venganza, matarlo ahora era ahorrarme problemas en el futuro.

- No somos héroes guapa. - Contesté a la afirmación de la rubia. - Si tienes interés será mejor que sepas que no somos como los marines. Ellos se manchan las manos... nosotros vivimos en la suciedad. - Notaba su interés, pero tampoco quería que se acercase a este mundo con la idea equivocada, era capaz de interrogar, pero si tenía ideales de justicia ciega y gloria épica se llevaría una decepción, este mundo era oscuro y decepcionante.

Sin mediar más palabra indiqué que saldría, si quería seguirme era libre de hacerlo, sino que atendiera a los asuntos que quedasen aquí. Sin seguridad ya no podrían trabajar, y menos tras atascar la mitad de sus maquinarias con los cuerpos de sus guardias. Cuando las autoridades lo investigasen se desvelaría la trama. Este ya no era un lugar seguro para ellos, ahora sólo quedaba perseguir a las ratas que escapaban y el zapato que había encontrado en la pasarela trasera me indicaba que estaba ante la pista de una gorda y torpe. Cargué la escopeta y me alejé del almacén caminando por las sombras del canal.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Vie 25 Sep 2020 - 14:07

-Se que sois, no eres el primero que me cruzo.- Alzas una ceja, el vaquero era diferente, pero al menos esta persona tenía las cosas claras sobre lo que quería decirte, el como quería decírtelo y las ilusiones que podías hacerte al respecto. Niegas de manera tranquila, llevas la mano a tu cintura y sonríes de lado.- Cariño, llevo viviendo en la suciedad desde que nací, estaría bien tener al menos una razón para hacerlo.- Llevas en la calle desde que naciste, matando desde que fuiste lo suficiente joven como para abrir las piernas y complacer a un hombre. Te asquea saber que todo esto comenzó de esa manera, pero no puedes decir demasiado al respecto, tienes claro lo que está pasando.

El hombre al que le cortaste el brazo se remueve y de un simple golpe seco con el dorso de la katana haces que deje de moverse. Niegas suavemente y miras de nuevo a la persona de máscara de huesos.- Si fuerais héroes, sería demasiado aburrido.- Guardas las katanas en un acto casi solemne, como siempre te han enseñado a tratarlas y cómo sabes que se merecen aquellas hojas. Comienzas a seguirle, quitarte la sudadera, limpiar cualquier resto de sangre, atarla a tu cintura, apartar el cabello calmadamente y caminar por donde la gente no puede verte.

A medida que camináis siguiendo su espalda, simplemente llevas las manos a las manos de tus pantalones, sabes de sobra que el idiota que andabas buscando ha salido corriendo el primero de ese lugar. Es demasiado cobarde para ser parte de un complot que le arranca órganos a las prostitutas y luego los vende.- Me dijeron que podría valer para vuestra organización, pero pensé que quizás era demasiado radical para un lugar así.- Has matado a gente que no deberías, decapitado a tu hermano, destrozado al amor de tu vida y aun así, no te arrepientes de ello.- Deseo erradicar a la Revolución, destrozar la Pirateria y acabar con la corrupción, si puedo hacerlo bajo vuestro bando, lo haré.- Después de ver como trabaja esta persona, comienzas a pensar que sin duda tenéis más cosas en común de lo que parece.

La oscuridad de la noche te relaja, la luna mezclándose entre las nubes, el camino tranquilo que ambos comenzáis a llevar. No quieres hablar demasiado del tema, sabes que hay oídos en todos lados, pero si estas esperando algún momento para unirte al CP, algo me dice que este es el momento indicado.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Vie 25 Sep 2020 - 17:19

- Puede que para la marina lo seas, pero aquí hay de todo. - Le dije a la chica mientras caminábamos siguiendo el rastro de Feldon, se notaba que intentaba perdernos, pero no era demasiado dado a correr. - Al final del día da igual quien seas o lo que hagas mientras el trabajo esté hecho. - Fue entonces cuando dijo lo de erradicar a la Revolución, los piratas y la corrupción. - Son metas bonitas. Pero no olvides que son eso, ideales, si sigues por este camino llegará un día, en que estos sean puestos a prueba, un día que tengas que tomar la decisión de acabar el trabajo o ser fiel a ti misma, entonces te preguntarás...- Levanté el arma y cargué un disparo slug. - Si debes apretar o no el gatillo. - Y entonces disparé, el proyectil sólido voló hasta atravesar el gemelo de aquel hombre, quien cayó al suelo derribado y gritando.

Nos acercamos, ya no había que corres más por canales y callejones, no teníamos prisa, nuestro objetivo estaba arrastrándose delante de nosotros y no creía que tuviera el valor de tirarse al agua con esa herida. Me llevé el arma a la espalda y me agaché a su lado, cogiéndolo por el cuello de la chaqueta y haciendo que me mirase a los ojos. Se veía el miedo, no era el tipo de persona que soportase un interrogatorio, es más, la herida de su pierna era casi innecesaria, aunque serviría para evitar que llegase lejos. Se quejaba por el dolor y la sangre, cuando el disparo había sido limpio, no creía ni que tuviera problemas para caminar una vez la herida cerrase.

- Creo que hemos encontrado al contacto que necesitábamos. - Comenté lanzándolo contra la pared y pisando su hombro para que no se moviese. - Sabías que este día llegaría, tratas con la mierda del bajo mundo y tarde o temprano llega alguien que le interesa lo que tienes... o lo que sabes. - En ese momento miré a mi acompañante. - Y cuando llega ese día será mejor que te plantees si puedes aprontar que sea por las buenas o por las malas. A ella parece que le interesa el negocio que tienes ahí montado, pero a mí me interesa otra cosa, contactos, listas de personas, nombres y direcciones. Si me lo das puede que llegues a jubilarte.

Aquel hombre temblaba con lágrimas saliendo de los ojos, con la mirada desencajada como si estuviera viviendo una pesadilla, no respondía a mis palabras y dudaba que hubiera escuchado lo que le había dicho. Tal debía ser el shock que había sufrido por la persecución y el disparo. O puede que verse a las puertas de la muerte hubiera hecho que se quedase congelado como un ciervo ante la luz, sea como fuere, así no llegábamos a ningún sitio, así que me di la vuelta y quité el pie de su hombro.

- ¿Quieres entrar en este mundo? - Aquí tienes tu primera tarea. - Haz que cante.

RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai el Sáb 26 Sep 2020 - 14:33

-No son metas o ideales… Mataré, destrozaré y sacrificaré a quien haga falta para cumplirlos, estoy cansada de que la gente haga lo que quiera pensando que no hay consecuencias.- La Revolución te hizo daño, demasiado. Tanto egoísmo, tanta sangre, tanta tortura, tantos piratas deseando comprarte, el miedo que debería haber en tus ojos pero que sin embargo, solo hay hielo y frialdad.- Siento decepcionarte, pero con las espadas no funciona de esa manera, si dudas, podrías cortarte las manos y yo les tengo mucho aprecio como para querer que eso pase.- ¿Fiel a ti misma? ¿Qué demonios es eso? ¿Alguna vez lo has sido? Siempre has sido un conjunto de artes, posiciones, estrategias y lucha creado por y para los demás, lo que tú querías nunca ha importado demasiado. Habías tomado esa libertad de los restos de la gente que deberías haber querido, pero nunca te importaron.

Aquellos ojos de hielo se clavaron en aquella persona, y déjame decirte que se siguen viendo tan vacíos y transparentes como siempre.- No se que clase de persona crees que soy, pero de momento, no estás acercando demasiado.- Niegas suavemente mientras después de toda la persecución y el momento, ves lo que te pide. Nunca has tenido demasiados problemas, has torturado, matado y follado en órdenes que no deberías haber seguido, pero quizás tenia que ver más con tu forma de ser que con tu trabajo.

Te agachas a su lado, con aquellos orbes de hielo fijos en los de aquel hombre y simplemente desenfundas la katana. Pisas su muslo, mientras comienzas a deslizar la afilada hoja de Akuma por su pantalón. Lo cortas dejando desde el muslo hacia abajo al aire, chocas ambas katanas y cuando el tintineo del metal corta el aire, deslizas la hoja lentamente por su pierna.

Comienzas a separar lentamente la primera capa de piel de la carne, como un carnicero demasiado preciso o una espadachín demasiado hábil. Me gusta pensar que tal vez tiene que ver con las veces que te hicieron aquello en la espalda, quizás puedas dejarle ahora un bonito regalo a aquel hombre.- Se me da genial dibujar en la piel de la gente.- Lentamente comenzaste a trazar líneas, y el hombre empezó a chillar, retorcerse. Empezó a hablar, pero se dio cuenta de que no te importaba, tú estabas dibujando en su muslo entre acero y sangre.

Una tela de araña entre trozos de carne quitada, sangre desperdigada y una araña que quizás lo representa demasiado bien. Sospechas que todo lo que le interesaba a nuestro compañero se lo ha dicho mientras comenzabas con los detalles, también te ha hablado de Marianne, pero bueno, eso no es lo importante.

-¿Quieres que lo mate o quieres llevártelo?
- Y sin decir nada más, aprietas su muslo, viendo bajar con fuerza la sangre. Si quiere jugar a ese juego, que así sea.
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RAL el Sáb 26 Sep 2020 - 18:27

Observé en silencio, más que un interrogatorio era una sesión de tortura o el lienzo más ruidoso del mundo. En mi opinión el daño físico que tenía bastaba, lo que había que hacer era sacarlo del estado de shock y que dijera algo coherente. Hablaba, gritaba, estaba cantando lo que queríamos escuchar, pero cuando te pasabas con la tortura había ciertos riesgos.

- No es lo que crea que eres. Es una advertencia, algo que puedes llegar a ser. No quiero que nadie se meta en esto sin plantearse que puede llegar un día en que tenga que... apuntar sus armas a sus aliados. - Hice una pausa para mirar el dibujo que estaba haciendo. - Sin duda ha cantado lo que queríamos saber, pero ten en cuenta una cosa. Usar la cantidad justa de dolor es un arte, usa muy poco y se reirán en tu cara, usa demasiado y te arriesgas a que digan lo que sea con tal de que pares. Si te pasas no tendremos garantía de que lo que ha dicho sea cierto o no. Tienes que mostrarles una salida, que tienes la intención de parar, no deja de ser como un regateo, la clave está en que la oferta sea atractiva.

De todas formas por la manera en la que había hablado, estaba claro que lo soltaba todo hasta que no supiera más, como si gritar lo que supiese fuera una forma de evadirse o una venganza personal contra aquellos que lo habían metido en este mundo. Saqué la libreta y anoté los datos, direcciones y nombres importantes, todo ello era de sumo interés incluso si era mentira. Una vez terminé me agaché y le miré a los ojos, llevándome la mano a la gabardina y agarrando aquello que habían cogido en el almacén en medio del tiroteo.

- A estas alturas eso no es decisión nuestra. - Saqué la pistola que le había quitado a uno de sus hombres y tiré de la corredera haciendo saltar las balas de una en una hasta vaciarla. Agarré la última al vuelo y la cargué de nuevo en la recámara, amartillando el arma. - Él decidirá cual quiere que sea su salida. - Dejé la pistola en sus manos, con una única bala.

La miró con ojos desencajados y luego levantó la mirada para encontrarse con la mía. Respiraba rápido, dudaba que hubiera tenido una de esas en las manos en la vida. Por la forma en la que la había tomado supe que no se había dado cuenta de una cosa, el arma estaba amartillada, el proyectil cargado, pero el seguro estaba puesto. Era la ilusión de la decisión, tenía muchas opciones en ese gatillo que no se movería, pero la calve estaba en cual de ellas escogería. Fuera cual fuera mi trabajo había terminado, sólo quedaba recoger las cosas y marcharme una vez acabásemos. Tendría que llamar al Limpiador para encargarme de todo este desastre.
RAL
Mensajes :
80

Fecha de inscripción :
10/01/2018


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm50/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (50/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm45050/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (45050/1000000)
Berries: 900.000
Ver perfil de usuario

Agente auxiliar
RAL

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kia Sekai Ayer a las 3:48

-No sé de qué estás hablando.- Pestañeas tranquilamente, miras al hombre tras acabar aquel dibujo y luego al enmascarado.- Esto no es tortura, dolor o la forma de sacarle algo, es solo la marca que le hará recordar que fui yo quien destrozó su vida.- Tranquilidad, terror en los ojos del hombre que ve aquellos ojos de hielo no pestañear o inmutarse.- La tortura no ha empezado realmente.- No entiendes su queja o su dolor, tú tienes dos inmensas alas en la espalda que fueron hechas durante diez años, pluma por pluma, misión tras misión. Aun notas el dolor de vez en cuando, la primera vez por el desmayo, la sangre, el dolor, las ganas de vomitar, las convulsiones.

Es quizás que te das cuenta de que después de muchos años, nadie es capaz de entender el dolor de la misma manera que tú.

Ahora sabes que ni pestañearías de ser necesario. Podrías aguantar cada línea, cada trazado, cada pluma y no cambiaría la expresión de tu rostro, en este caso no es demasiado diferente lo que representaba. No deja de ser lo mismo que tú le has hecho a este hombre, le has dejado una marca eterna que le hace consciente de tu existencia, de tu poder. Si elige vivir lo hará sabiendo que cada mañana verá aquello en su pierna, notará los cortes, el dolor, el terror de su katana quitando la piel, recordándole que un día de aquellos podría ir a buscarle. Tal vez un día salgas de sus pesadillas para cortarle la cabeza y destrozarle la vida o darle algo peor que la muerte.

El hombre lo sabe, lo nota, es consciente de que eres una clase de demonio que no encuentra paz, calma o disfrute en nada de aquello. Es algo así como un deber cumplido, tal vez un pensamiento que te han enseñado e inculcado de tal manera que te agrada, de alguna manera, saber que se cumple.- Me gusta trabajar sola, pero también soy consciente de una cosa, las armas no diferencian los aliados de los enemigos, solo aquellos que están en un extremo.- Enseñas la empuñadura de la katana con calma.- O en otro.- Y le muestras calmadamente el filo y la punta de la misma. La guardas con calma y eres consciente de que con los años, no eres más que eso, un arma.

Forjada, moldeada, tratada y cuidada, efectiva, fría y mortal.

Tal vez en silencio, con la mirada perdida y vacía, buscas alguien que pueda empuñarte sin perder las manos o el corazón en el intento.

Te alejas en dirección contraria, te cierras la capucha y caminas hacía alguna parte, sabiendo de sobra que quizás te has adentrado en algo que no deberías, que acabas de comenzar un camino oscuro y siniestro.

Sin embargo... ¿No has dicho siempre que te encanta como te queda el negro?
Kia Sekai
Mensajes :
60

Fecha de inscripción :
27/07/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm37/150[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (37/150)
Experiencia:
[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 3qaWnZm25100/1000000[Privado -RAL y Kia] La conspiración de los helados 9h2PZk8  (25100/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Kia Sekai

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.