Cuenta Atrás

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Lysbeth - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Lance - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Kusanagi - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat]

Página 6 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Lun 26 Oct 2020 - 0:21

No había duda alguna, aquel hombre era su hermano Velkan y le resultaba maravilloso haberle encontrado de nuevo tras tantos años separados. No obstante la felicidad los distrajo un poco de los hombres que querían entrar en la casa. Uno de ellos intento atacar a Alistar y el otro fue contra ella. Brianna abriría una de sus puertas para meterse en ella rápidamente y usando su dimensión paralela se movería por ella hasta colocarse al lado de su hermano y saldría tranquilamente alejándose del peligro y dejando que ellos se encargasen de esos desgraciados.

Si lo conseguían el siguiente paso era sencillo. Se acercaría a su hermano lo abrazaría con ternura y con cuidado teniendo en cuenta que estaba usando una armadura y si le apretaba mucho seguro que ella terminaba haciéndose daño. — Velkan, me alegra tanto verte y saber que estás bien…te eche tanto de menos — Brianna realmente adoraba a su hermano y lo quería con locura desde el día en que lo vio por primera vez. Pero su padre había decidido alejarlos de forma egoísta como todo lo que hacía aquel maldito hombre.

— Ven, vamos dentro, te curare a ti y a tus hombres y podréis interrogar a ese sinvergüenza — pues estaba segura de que su hermano había dejado vivo a aquel bribón con la única intención de hacerle unas cuantas preguntas. Puede que ahora que su hermano estaba allí pudiese enterarse un poco de que estaba ocurriendo en la ciudad y en la isla. Esperaba que mientras ellos hablaban Helena siguiera buscando esos documentos y las llaves, no se quedaría tranquila sin poder tener aquello a buen recaudo para luego reclamar la casa como suya una vez todo se calmarse un poco.

Resumen:
Brianna evita al señor con una puerta abraza a su hermano y le dice que entren para que ella los cure y puedan interrogar al señor mientras Helena sigue buscando las cosas que Brianna le a pedido


[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 1X3fFGb

My love, my life:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
379

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm65/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm84054/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lilith Blair el Lun 26 Oct 2020 - 0:36

Arqueo una ceja ante las insinuaciones de Morgoth y frunció el ceño mientras negaba con la cabeza un par de veces. No iba a dejar que esa loca del coño pelirroja le pusiera las manos encima. De eso nada, ella no necesitaba ser perfecta, ella estaba bien tal cual era. — Deja de decir tonterías, eres un sirviente demasiado deslenguado, por eso lo traje aquí. Me dijeron que era usted capaz de hacer maravillas con la gente y me preguntó si podría hacerme el favor con este hombre tan horrible y de paso con mi querido guardaespaldas — León ni si quiera se movió, el estaba dispuesto a hacer lo que fuera por su señora.

— El dinero no es problema y puedo asegurarle que si quedo satisfecha con el resultado le traeré más clientes — sonrió tranquilamente mientras miraba con cierto reproche a Morgoth. Iba a darle una buena reprimenda según salieran de aquel dichoso lugar. — Pero debo admitir que me corroe la curiosidad de comprender cómo realiza usted su trabajo, es exquisito — no había nada mejor para ganarte el afecto de alguien o su simpatía que engordarle el ego. Al menos esa era una de las enseñanzas que había aprendido de su padre y solía llevarla bastante a rajatabla.

Mientras aquella conversación se sucedía, el lobo se pegaba a su ama y olisqueaba todo. No sabía si su jugada saldría bien pero desde luego ella no estaba dispuesta a ser el conejillo de indias de nadie. Suspiro un poco cansada, la verdad es que hubiese preferido que la tal Anne le contase algo, de esa manera podría haberla ayudado, ahora siendo sincera estaba perdiendo cada vez más el interés en aquella historia. Por mucho que quisiera hacerse con aquel negocio tampoco era tan maravilloso ni deslumbrante y tendría que arreglar toda esa “perfeccion” tal vez era mejor largarse de allí y listo.

Resumen:
Lilith vende a Morgoth y a León para ser quienes se sometan al cambio aunque se está empezando a aburrir bastante de este asunto, siente que no le va a salir rentable
Lilith Blair
Mensajes :
139

Fecha de inscripción :
11/05/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm46/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (46/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm38175/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (38175/1000000)
Berries: 37.800.000
Ver perfil de usuario

Maleante
Lilith Blair

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por StaffOPD el Mar 27 Oct 2020 - 1:37

Normas del capítulo:


  • Se moderará lunes y jueves entre las 22:00 y las 23:59.
  • No se puede postear los lunes o jueves antes de la moderación.
  • Hay un reloj que marca el tiempo restante. Cuando acaba los temas se cierran.
  • Está prohibido metarrolear, powerrolear y demás actitudes tóxicas.
  • A más riesgo, más premio.
  • Como es tradición, el barco de Sons of Anarchy se hundirá en algún momento.
  • Cada post debe ocupar entre 250 y 1.200 palabras. Si no se está en estos límites, el post podría ser ignorado.
  • Es responsabilidad de un usuario comunicarse con la gente con la que interactúa.
  • Si un post tiene más de 15 faltas ortográficas por párrafo podría ser ignorado.
  • Hacer un resumen de acciones relevantes es obligatorio independientemente de la extensión.
  • La ley del plot no es a prueba de idiotas.


Moderación

1 - Los piratillos de la droga:

El chico grita cuando le atizas en la cabeza, pero después de eso se hace el silencio. No te cuesta mucho llevarlos a la taberna, ya que por suerte no habían corrido mucho. Eso sí, el dueño no parece nada feliz. Se niega rotundamente a que los dejes en su local y empieza a gritaros con muy malas pulgas. Que seas o no de la marina le da exactamente igual, no va a tener cuerpos inconscientes en su establecimiento. Al final te hace sacarlos y te cierra la puerta en las narices con bastante mala hostia.

Los dejas ahí escondiditos en la basura y comenzáis vuestro camino por los cielos. No os cuesta ver la zona de chabolas a lo lejos, destacaban bastante del resto de la ciudad. Al otro lado, veis el palacio y cuando pasáis cerca de ahí podéis ver el patíbulo recién construido en la plaza y al hombre responsable de ello recoger sus cosas para marcharse.

Si lo ignoráis y seguís adelante no tardaréis en llegar a la zona de chabolas. Esos tejados no son adecuados para caminar sobre ellos, sin embargo. Están hechos para sobrevivir, no para resistir y debéis bajar a tierra si no queréis caeros en la casa de algún despistado. Allí no es como en el resto de la ciudad. Hay ojos por doquier tras puertas y ventanas y aunque no hay nadie en la calle, sentís cómo os observan con… ¿curiosidad?
2 - Ravenosos Houndos:

El caballero frunce el ceño ante las explicaciones de Cassandra, antes de responderle un tanto confuso:

-¿Mercia? Jamás he oído hablar de ese lugar, mucho menos de Hund. Han escogido un día aciago para llegar aquí. Lord y Lady Wallace hace tiempo que no se encuentran en su casa, sino al oeste en tierras de traidores. La capital está cerrada. Si cogen los viejos carruajes de los Wallace, puedo guiarles a ella, pues es mi destino, pero no es… recomendable. Esta tarde, la capital arderá y la guerra finalizará.- Hace una pausa con aire ido, como si estuviera cavilando sobre algo.- No es lugar para nobles. Si ese Lord Keiran está en la capital, no saldrá de casa en unos días y hará bien en preocuparse más por su cabeza que de sus sirvientes. El futuro es incierto, mis señoras.

Keiran, llegas a tiempo de escuchar lo que dice el hombre, pero estás a su espalda y todavía no te ha visto. Napo, no te cuesta adaptar el carromato, pero ahí tres personas contándote a ti, cuatro si son de tamaño normal. O arreglas el otro como este o tendréis que colocarle un caballo para poder llegar todos a la capital. Por suerte, los establos están al lado, así que tenéis donde escoger.
3 - Hogar, dulce hogar invadido:

El hombre intenta zafarse de tu oscuridad, pero no es capaz de evitarla y pronto sus gritos se convierten en quejidos ahogados. Alistar logra deshacerse de su atacante y entre Velkan y Kodlak, en perfecta sincronía, atacan al hombre que utiliza a Brianna de escudo y este cae al suelo lleno de sangre y vacío de vida. Lo único que… Brianna ya no está ahí, está al lado de Velkan y junto al hombre, todo lo que queda es una puerta.

Solo queda un hombre en pie… el que Velkan tiene sujeto con su akuma.  Entráis a la casa y en seguida os fijáis en una mesita que alguien, presuntamente Helena, ha dejado discretamente a mano en la entrada. Vendas, alcohol, agua y otros aparejos de primeros auxilios, además de una pequeña tabla con queso, embutidos y pan. No hay rastro de la mujer, pero por lo visto ha atendido a la batalla por la ventana y… sabe cómo comportarse al respecto.
4 - Teufel:

-¡Oh! Uh, hm…

La prostituta se lleva un dedo a los labios y pone cara de estar pensando muy, muy fuerte, pero al final no es capaz de decirte exactamente cuánto tardaron en hacerla perfecta.

-No pasa nada, olía muy bien mientras y ¡todo era muy bonito! Te lo pasarás muy, muy bien.

Spirelli y Anne llegan. Al principio examinan a Lilith siguiendo las indicaciones de Morgoth, pero cuando esta habla la pelirroja se echa a reír, antes de asentir con la cabeza, empezar a andar y haceros una seña para que le sigáis.

-A Altair no le gusta que comparta mi proceso pero… yo creo que el saber debe pertenecer a todo el mundo. Ella habrá puesto el dinero, pero yo sé lo que me hago. Ven por aquí por favor, empezaremos con el más grande.

De repente, llegáis a una sala que parece un laboratorio de ciencia ficción. Por todos lados hay mesas llenas de frascos con líquidos de diferentes colores – y olores – papeles y libretas desordenadas y tropecientas herramientas. Sin embargo, lo que más llama la atención son las… cápsulas que hay a los lados de la sala. Cuatro en cada extremo, pensadas para que una persona se coloque dentro y la cápsula se cierre herméticamente. Spirelli desaparece un instante para volver con un libro gordísimo con una H en la portada. Se lo tiende a Lilith con una sonrisa, mientras le indica a León que se coloque en una de las cápsulas.

-Todo el proceso son 50 millones de berries, imagino que ya te habrán puesto al corriente. Por favor, hojea el libro y vete diciéndome cuáles son los rasgos deseados. Tanto físicos como psicológicos, puedo realizar lo que tú quieras. Si no encuentras algo, mira el índice o pregúntame y lo arreglaremos. En un par de horas tendrás a tu hombre perfecto y si estás satisfecha, empezaremos con el otro. Oh, Anne, querida, ¿puedes empezar con la otra? Los viales están en la nevera 3.

La camarera ya está en una de las cápsulas y a través de la ventanita veis su cara de resignación. Anne desaparece y vuelve con un vial de un color rosa intensísimo, que vierte en en la máquina. De repente, la ventanita se cubre de humo rosa y tras un grito de la camarera, no volvéis a oírla. El proceso ha comenzado.
5 – La revolución, la marina y la droga:

El hombre que Tomoe y Samvel tienen delante sonríe y sus ojos relucen con maldad. Cuando Tomoe desenvaina el mueve su daga casi con pereza y para el tajo con… facilidad. Con extrema facilidad. La hoja de su arma se vuelve negra por un segundo, antes de apartarla y miraros a los ojos:

-Oh, no hace falta que os diga nada. Os estoy haciendo un favor, mocosos. Salid ahora de las calles y estaréis enteros. Quedaros y seréis aplastados.

Samvel, una de tus redes da en el blanco pero el otro consigue esquivarla. Mientras el primero patalea en el suelo, tratando de liberarse, el segundo se enfrenta a tus llamaradas… que no le sientan muy bien. Trata de defenderse, pero esas quemaduras en los brazos van a salirle bastante caras. Sin embargo, eso no le frena de abalanzarse sobre ti y tratar de darte un puñetazo en toda la cara, mientras grita molesto. Los tres que tenéis delante miran con curiosidad, pero no se inmiscuyen. No parece importarles mucho lo que le ocurra a sus compañeros.

Anastasya, al principio no te hacen caso, pero cuando te acercas el hombre de la daga te mira con curiosidad y te sonríe. Saca una bolsita con cuatro pastillas amarillas del bolsillo y te la lanza con algo de desprecio.

-Ten. Y ahora largo de las calles. Estos estaban a punto de hacerlo… a no ser que prefieran que le saque.

Bô, cuando sales a la calle ya no hay niebla. Al principio te cuesta orientarte, pero pronto encuentras el olor de tus amigos y no tardas en encontrarlos. Eso sí, la escena es… un tanto extraña. Ahí hay gente que no había antes. Y no parecen precisamente pacíficos.  
StaffOPD
Mensajes :
1886

Fecha de inscripción :
23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

Webmaster
StaffOPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Samvel Legacy el Miér 28 Oct 2020 - 16:08

«Wow, ese tipo debe ser fuerte» pensó cuando vio como el hombre de la daga detuvo con tanta facilidad el ataque de Tomoe con aquella arma tan grande. Solo por el peso al descender, debería tener mucha potencia, pero el hombre de Antoine lo había detenido como si se tratara del ataque de un niño pequeño con la rama de un árbol.

Sin embargo, no podía distraerse. De las dos redes que había lanzado, solo una había atrapado al rival. Uno de los hombres la había esquivado, aunque no pude hacer lo mismo con las llamas. El olor a carne quemada comenzaba a extenderse cuando el hombre se acercó para lanzar un puñetazo a la cara del cazarrecompensas con toda su fuerza. Parecía que le dolía, a juzgar por sus gritos.

Sam levantó el brazo, buscando golpear el dorso del brazo del enemigo para desviar el golpe y usar esa abertura para usar el modo corto de su lanzallamas a quemarropa sobre él. Con suerte, después de aquello no necesitaría más que un potente puñetazo que Sam no duraría descargar con su pesado brazo robótico sobre el rostro del hombre para intentar dejarlo inconsciente.

Si todo salía bien, se dirigiría hacia el hombre de la daga.

¿Por qué nos queréis fuera de la calle? —preguntaría seriamente— ¿Acaso tenéis miedo? ¿O es que interferimos en vuestros planes? No me fio ni un pelo de vosotros, y a no ser que me deis una explicación razonable sobre el por qué deberíamos estar recogidos en casa tomando café con una mantita, no me pienso mover de aquí —declararía.

Si tenía tiempo, se fijaría en la marine que se había acercado, la cual estaba buscando droga. No iba a ser él quién se metiera en las adicciones de nadie, aunque estaba totalmente en contra, y mucho más si se trataba de alguien que representaba a la justicia y protegía al pueblo.

Señorita, en vez de comprar estupefacientes, debería arrestar a estos hombres por escándalo público y venta de mercancías ilegales —reprocharía—. ¿Por qué no hace su trabajo?

Resumen:
Intentar terminar el combate, y en caso de conseguirlo, pedir explicaciones al hombre de la daga declarando que no se movería del sitio a no ser que le convenciera de ello y recriminar a la marine (Anastasya) por comprar drogas en vez de hacer su trabajo.
Samvel Legacy
Mensajes :
46

Fecha de inscripción :
17/09/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm14/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (14/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm5400/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (5400/1000000)
Berries: 8.000.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Samvel Legacy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Helga Eiríksdóttir el Miér 28 Oct 2020 - 18:32

Antes de ir donde se escondía Antoine, el tal Yoldin dejó inconsciente al chico, los ató y se los intentó llevar al tabernero para que este se ocupara de ellos. Al parecer su silencioso compañero ayudó en su propósito. A mi me daba igual que pasara con ellos, al fin y al cabo se las habían arreglado para sobrevivir hasta ahora. Seguro que se las seguirían ingeniando. Sin embargo, el plan quedó en nada. Pues el dueño de la taberna se lo tomó muy a pecho y nos echó junto a los chavales. Al final, los dejamos al lado de la basura en un callejón. Ahora lo que importaba era ir donde se escondía el mandamás. Yoldin dijo de ir por los tejados, a mi no me parecía muy buena idea. Ya que de día todos nos podían ver... a demás de que yo no era muy apta para el sigilo que digamos. Además de que el compañero de Yoldin recalcó el peligro que suponía la banda pirata de Antoine. Eso en vez de asustarme, me dio aún más ganas de conocer al hombre.

- Si os parece bien, pues que remedio. Pero no creo que de día sea lo más útil - Dije continuando el camino.

Antes de llegar a nuestro destino mientras íbamos por los tejados de la ciudad, se puso a la vista el palacio. Era realmente precioso... y era tentador el organizar una expedición para saquear sus riquezas. Pero lo que me llamó la atención fue un patíbulo y un hombre extraño recogiendo sus cosas. Se los señale a mis compañeros para que también vieran. ¿Era eso los ruidos raros de antes? ¿A quien iban a ejecutar en frente del palacio? De todas formas, proseguí hasta la casa independientemente de si los otros dos se quedaban a investigar.

Recién en los barrios bajos no había de otra que seguir a pie , pues las casas no aguantarían de ninguna manera el peso y no tenía ganas de escoñarme. Tuve un mal presentimiento, me sentía observada. Pero aquello no me detuvo, me dispuse a intentar buscar la casa de Antoine o alguna entrada a su base. Preguntar a la gente no tendría caso, pues era posible que estuvieran de su parte. Según el chico, Antoine estaba entre las chozas. Así que me dispuse a examinar los callejones entre las chabolas para ver si había alguna entrada.

Resumen:
Ver lo sucedido en la plaza y buscar una entrada a la base de Antoine en los suburbios.
Helga Eiríksdóttir
Mensajes :
72

Fecha de inscripción :
31/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm21/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (21/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm11250/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (11250/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Keiran T. Farraige el Miér 28 Oct 2020 - 18:46

No hizo demasiado caso al relato de Alexander, y es que la historia sobre su tío Robert bien podía sonarle como una excusa para salir del paso y ahorrarse tener que sufrir la ira de su capitán; una ira que, en cualquier caso, no llegaría o al menos no direccionada contra él. No era el momento.

Por el contrario, sus pasos le dirigieron hasta la que debía ser la entrada principal de la mansión y allí, no muy lejos de donde se encontraba, pudo percibir las figuras de sus compañeras y las de un nuevo invitado inesperado: un caballero de reluciente armadura montado en un corcel moteado. Sus protecciones se antojaban férreas y tenaces incluso bajo el amparo de la niebla, armado como estaba, aunque parecía que aún no representaba un peligro real para los piratas. Eso, claro está, si seguía sin percatarse del cadáver que reposaba no muy lejos de donde se encontraba, prácticamente a la vista de todo el que prestara un mínimo de atención. Por suerte, igual que no había visto el cuerpo tampoco alcanzaba a ver al pelirrojo que se aproximaba hasta él desde atrás con paso cauteloso.

«¿Será ese gilipollas el motivo por el que andan con tanto cuidado?», se preguntó, a nada de echar mano a su mandoble, aunque se lo pensó mejor en el último momento y dejó que hablara. Según decía, la capital se encontraba cerrada y no tardaría mucho en sucumbir ante el pasto de las llamas aquel mismo día. Tenía entendido que se libraba alguna especie de conflicto en Hallstat, pero no había llegado a prestar demasiada atención al respecto; después de todo, no le producía el menor interés qué conflictos pudieran tener las nobles casas norteñas entre ellas, contra los Markov o lo que fuera. Bastante había visto ya en Northumbria y, si ni en su propio hogar le importaban, mucho menos lo harían en el de aquellos extranjeros. Era valioso, sin embargo, saber que el acceso estaba cortado y que se preveía un ataque —o tal vez una sublevación— en la propia capital. ¿Qué medidas tomaría la infame familia ante aquello? Ardía en deseos de verlo con sus propios ojos y, para qué negarlo, formar parte del caos que estaba por venir.

Que pretendiera acompañarles hasta la ciudad era, por desgracia, una opción que Keiran no contemplaba como posible. Habían hecho demasiado mal y, a decir verdad, prefería tener un viaje tranquilo y sin que el hombre envuelto en hojalata supusiera una preocupación más que tener en cuenta.

Mientras terminaba de hablar, el pirata prosiguió con su cauteloso avance. A medida que se acercaba su postura se encorvaba y toda su anatomía se veía modificada, creciendo en tamaño y pareciéndose más y más a la de un cánido por momentos hasta que, al final, una bestia de fuego que solo de alto debía medir tanto como el jinete sobre su caballo se abalanzó contra el caballero con los dientes y las garras por delante, súbitamente y con una rapidez letal, sin llegar a mediar palabra siquiera. Su objetivo era el de tirarle de su montura y tratar de perforar su armadura con aquellas fauces de hierro o, en su defecto, colarse entre las placas a la altura del cuello para degollarle igual que al herrero, aunque poco le importaba si llegaba a hacerlo o no mientras lo derribara y mantuviera aferrado. El fuego no tardaría en manar de cada poro de su propio ser, aunque en especial surgiría de entre sus dientes, procurando envolverse en este junto al pobre desgraciado para acabar con su vida de una forma... poco agradable. Esperaba pillarle lo suficientemente distraído con sus compañeras como para que aquello no le llevara mucho tiempo.

resumen:
» Acercarse con cautela hasta la posición del grupo, manteniéndose siempre a la espalda del caballero.
» Escuchar lo que le dice a Cassandra y a Izanami.
» Decidir no perder más el tiempo allí y ahorrarse la molestia que ese tío presenta, adoptando su forma completa y lanzándose a por él para derribarlo del caballo y envolverlo en un infierno de llamas, todo ello aprovechando que anda distraído hablando con sus compañeras.

Características en forma completa: Fuerza 8 - Potencia y Habilidad | Resistencia 6 - Aguante | Agilidad 3 - Coordinación | Velocidad 4 - Sentido de la velocidad

Mejora de nivel 20: Sus dientes se vuelven un arma letal, igual que los de cualquier depredador. De este modo, tanto en forma humana como en sus transformaciones, estos presentan una dureza y tenacidad similares a las del hierro.
Keiran T. Farraige
Mensajes :
47

Fecha de inscripción :
03/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm28/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (28/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm15600/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (15600/1000000)
Berries: 50.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Cassandra Pendragon el Miér 28 Oct 2020 - 19:22

Cassandra no pudo evitar alzar una ceja ante el obvio desconocimiento de aquel individuo sobre la realeza del Gobierno Mundial, aunque era cierto que Northumbria se mantenía bastante ajena al exterior y no se había metido en problemas lo suficientemente gordos como para ser mencionada en los periódicos. No obstante, un poquito de conocimiento general no le venía mal a nadie. Sintió una punzada en su estómago al tiempo que su orgullo se veía herido ante el pensamiento de que para ese hombre Mercia era tan inventado como Hund, pero la información que el caballero otorgó a continuación le hizo olvidar momentáneamente su orgullo.

Si él sabía que la capital iba a arder, debía estar en el bando de los responsables del incendio. Las cartas hablaban de bandos, varenos y traiciones, lo que sugería algún tipo de conflicto político en ciernes, quizá más reciente de lo que la princesa había asumido inicialmente. Nada de aquello explicaba el segundo sol del cielo, a menos que mágicamente pretendiesen hacer descender al plagio hasta la capital e inundarla con su fuego, cosa que no podía ser del todo descartada para la mente científica y amiga del debate de la noble, pero tampoco podía situarse como explicación altamente probable.

Pudo discernir sin mucha dificultad la cabellera roja y despeinada de su capitán a espaldas del caballero, aproximándose a ellos, lo que la tranquilizó durante una centésima de segundo. Por una vez, el pordiosero estaba donde Cassandra necesitaba que estuviera. La tranquilidad fue sustituida por alarma enseguida, no obstante, al caer en la cuenta de lo que iba a suceder a continuación y, un segundo más tarde, se convirtió en resignación absoluta.
No hacía falta conocer en profundidad a Keiran Farraige porque no había mucha profundidad para empezar. Se movía en dirección lineal y se quitaba de en medio cualquier obstáculo, no le daba más vueltas. Aunque aquello significaría algún grito aleatorio del tipo de "¿Por qué no os cargásteis a este tipo antes?" o "¿Se puede saber por qué no simplemente matáis a la gente cuando os descubren?", o algo similar. Cassandra ya casi podía oírlo, y el rechazo que le producía ser reprimendada por semejante barriobajero salvaje no se podía expresar con palabras.

—Mercia es un reino de Grand Line, adherido al Gobierno Mundial, mi señor —explicó la joven al caballero, más para tener su atención fija en ella que por otra cosa—. Ahora me preocupa la seguridad del señor Farraige, estando en la capital con poco más que un puñado de sirvientes leales. Más motivo para apresurarnos a llegar allí lo antes posible. Quizá podamos advertirlo antes de que se produzca la catástrofe. Usted parece bien informado acerca de los acontecimientos que están a punto de desarrollarse en la capital, muy señor mío. ¿Sabe por casualidad a qué hora se producirá este incendio, y por la mano de quién serán asesinados todos esos pobres civiles inocentes? —se llevó una mano al pecho con fingida expresión de tristeza y aprehensión, y trató de agarrar el brazo de Izanami con la otra antes de dar unos pasos hacia atrás como si perdiese el equilibrio por debilidad emocional y tirar así de su compañera hacia atrás también, apartándola del caballero para quedar fuera del rango de la sangre que podía estar a punto de ser salpicada, o el fuego que su capitán pudiese decidir convocar—. Tan solo imaginar la desgracia de todas esas pobres familias...

La aristócrata pudo ver en su campo de visión cómo Keiran se hacía más grande, adoptando su forma completa y confirmando sus sospechas, y tuvo que esforzarse por no poner los ojos en blanco.

"¿Elegancia y modales? ¿Para qué, cuando hay fuerza bruta? Lo que tengo que aguantar...", reflexionó para sí, esperando a que su capitán se encargase del caballero. "Para una persona que tiene algo interesante que decir... Quizá podríamos haberlo interrogado de camino a la capital y llegar allí sabiendo más que cualquier otro pero nooooo, está en medio, mátalo."

Resumen:

- Entretener al caballero y atraer su atención con dramatismo.
- Intentar agarrar a Izanami para apartarla del rango de acción de Keiran y evitar que posiblemente se queme o se salpique de sangre.
- Resignarse.
Cassandra Pendragon
Mensajes :
44

Fecha de inscripción :
02/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm31/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (31/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm18525/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (18525/1000000)
Berries: 50.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Velkan Byrne el Miér 28 Oct 2020 - 19:28

Estrechó a su hermana entre sus brazos, con cuidado sin embargo para no hacerle daño con la armadura. Fue tras abrazarle, sin embargo, que se dio cuenta de que estaba lleno de sangre de la batalla y que iba a manchar la ropa a Brianna.

- Lo siento, no me había dado cuenta - se volvió hacia el que estaba más entero de sus compañeros y le dijo - Ve a buscar al resto, nosotros vamos entrando.

¿Cómo podía ser eso? ¿Se había equivocado su padre y en realidad Brianna había sobrevivido al ataque? Una parte de él más desconfiada le susurraba que podía ser un engaño, pero no quiso hacer caso. No quería imaginar que aquel feliz reencuentro fuese en realidad una treta... aunque si lo era, se aseguraría de hacerlo pagar al responsable. Entró en la casa llevando aún conectado a él por la masa de oscuridad al prisionero, y una vez dentro se acercó a una silla y lo colocó en esta, dejándolo firmemente atado con oscuridad.

- Si no necesitáis que atiendan a vuestras heridas, ¿podéis empezar a interrogar a ese? Tengo que ponerme al día con mi hermana.

Si se ponían a ello, o si lo hacían el resto de caballero cuando llegasen, desharía la mordaza de oscuridad que rodeaba al traidor. Con cierto esfuerzo empezó a quitarse la armadura, sin dejar de mirar de reojo al hombre peludo y al lobo blanco que le acompañaba. Estaban con su hermana, pero no le había gustado cómo le había recibido. Por otro lado... ahora que estaba más calmado entendía sus motivos. No ganaba nada manteniendo una actitud defensiva, así que finalmente le tendió la mano y dijo:

- Soy Velkan, el hermano de Brianna. Siento haberte llamado monstruo. ¿Quién eres tú?

Echas las presentaciones se acercó a su hermana para dejar que le revisase las heridas. Solo tenía una seria (el resto eran apenas moratones), pero la verdad es que aunque llevaba ignorándola todo el raro, ahora que se le había bajado la adrenalina le dolía bastante. Era un cardenal bastante feo en el hombro izquierdo, donde un golpe había logrado abollar su armadura.

- ¿Qué milagro es este? - le preguntó al fin - Pensábamos... que estabas muerta. Papá dijo que moriste en un ataque pirata. Incluso tienes una tumba en casa, en Kelia.

resumen:
Le pido a uno de los caballeros que vaya a buscar al resto y a los otros dos que interroguen al prisionero. Me presento a Alistar y dejo que Brianna atienda mis heridas.
Velkan Byrne
Mensajes :
135

Fecha de inscripción :
11/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm51/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (51/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm44175/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (44175/1000000)
Berries: 307.570.000
Ver perfil de usuario

Cazador famoso
Velkan Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Napolean el Miér 28 Oct 2020 - 19:54

El primero de los carromatos, al que Napo había bautizado como Liberté, estaba perfecto. No solo era un vehículo precioso, si no que en su mente había hecho ya un esquema de las distintas mejoras que iba a hacerle en cuanto estuviera en el taller del barco: ruedas neumáticas, refuerzos de metal en el interior, un pequeño armario para el vino… De todo.

Como era costumbre, su capitán hizo caso omiso de sus palabras, así que, tras maldecirlo en sus adentros para no enfadarlo y tener que darse de hostias, decidió que iba a tratar de ver el estado del carromato oscuro. Le arrancó el techo de cuerpo, dejándolo también descapotable y lo movió un poco para ver su resistencia y estabilidad. De pronto, apareció el enclenque con una de esos aparatos que servían para enfriar la comida y mantenerla en perfecto estado de conservación: una nevera.

—Eso no es un tesoro —le dijo a Adam, acercándose a él—. Es una nevera. Sirve para guardar la…

No logró terminar su frase. En la esquina que daba a la puerta principal de la gran mansión se pudo ver un gran fogonazo, y si no había que ser una persona muy avispada para percatarse de que esas llamas procedían de su capitán. Si había fuego es que había enemigos, y si había enemigos lo lógico era que fuera a ayudarle.

—Préstame esto —le dijo a Adam, abriendo la nevera y vaciando lo que hubiera dentro; si es que había algo—. Eso para ti. Ahora vuelvo.

Con la nevera en las manos, echó a correr hacia el lugar del que procedía el fuego, y allí se encontraba Keiran en su forma de perro luchando contra un caballero de brillante armadura.

—¡Mon capitaine! —alzó la voz—. ¡Vengo en su ayuda!

Agarró con ambas manos la nevera, duplicando su tamaño y la lanzó con todas sus fuerzas hacia el caballero. Al lanzarla, su velocidad se vio aumentada considerablemente debido al poder de su fruta, buscaba darle al caballero y tratar de acabar pronto con todo aquello. No obstante, desenfundó sus dos revólveres por lo que pudiera ocurrir.

Resumen:
Pensar en las mejoras para el carromato en un futuro +hablar con Adam + ver fuego + ayudar a Keiran lanzando la nevera, aumentando su tamaño y la velocidad que recorre el objeto con su fruta
Napolean
Mensajes :
176

Fecha de inscripción :
29/08/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm27/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (27/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm15175/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (15175/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Napolean

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tomoe Asai-Asakura el Miér 28 Oct 2020 - 20:23

¿Cómo había hecho eso? Su hoja había sido detenida por una daga, pero no era eso lo que más le preocupaba porque podía tener una explicación lógica, era el hecho de que esa daga se hubiera vuelto negra. Al impactar, comprobó de primera mano la fuerza que debía tener del individuo de la daga. Por mucho que reforzara su daga, debía tener una fuerza mayor a la suya para resistir así un envite de su odachi.

Miró perpleja y sorprendida —tanto como para no ser capaz de prestar atención a Sam— la defensa del hombre, que consitió simplemente en poner la daga delante, con una vagancia casi insultante. Tomoe no conocía mucho del mundo, pero había manejado armas durante bastantes años, suficientes para ver que había parado el golpe con una facilidad excesiva. Era... hábil, y fuerte. No era el tipo de persona al que pudiera enfrentarse sin un plan, y ahora mismo no tenía ninguno.

Chasqueó la lengua cuando una voz trató de poner fin al conflicto. No tanto por el acto, que sería algo normal, pero sí por sus palabras. La actitud de no recurrir a la violencia como si los dos bandos fueran igual de culpables le reventaba por dentro.

«Tadeus... ¿Se llama así?» pensó. Ahora... ¿qué debía hacer? no iba a abandonar su línea de investigación. Sin embargo, no era imbécil. Aquel hombre en concreto era peligroso y, para colmo de males, esa muchacha estaba demasiado cerca... incluso si no tuviera esa cosa rara podrían usarla como escudo.

Es difícil pensar en el diálogo cuando nos han arrinconado por ayudar al hombre al que han dado una paliza hace un rato —dijo mientras entrecerraba los ojos, bastante mosca por lo que había dicho la clienta que había intervenido —. La ciudad está cerrada a cal y canto y no conocemos la ciudad, no podemos salir —respondió mientras envainaba su odachi pero sin soltarla, renunciando por el momento a la opción de combate. Eso, claro, sería lo que podía dar a entender. Para la propia Tomoe tenía otro significado, ahora que había envainado podía realizar otro ataque con su especialidad en cuanto alguien fuera a por ella, aún no había acabado el combate para ella, solo que en ese momento era más mental que físico.

Qué hacer... debía hacerle pagar por lo de Matheus, pero aquel hombre era demasiado fuerte como para actuar de forma imprudente, además, sus ojos... no era alguien que estuviera en ese berenjenal por obligación. Les sobrepasaban en número. Continuar el combate podría acabar en un baño de sangre como le diera por esconderse detrás de esas clientas. Debía evitar inmiscuir a civiles, nadie le aseguraba que no les sobornaran más pastillas para que la atacaran, por ejemplo, o que no las usarían de escudo.

Dado que Sam había hecho ya algunas preguntas, la revolucionaria optó por guardar silencio sin moverse del sitio.

resumen:

» Quedarse toa moñeca con lo fácil que la han bloqueado, del chock ni se da cuenta de lo que hace Sam.
» Dialoga un poco para contentar a la clienta y envaina su arma, aunque no la suelta.
» No se me ocurre nada para decir así que guarda silencio por ahora.
Tomoe Asai-Asakura
Mensajes :
26

Fecha de inscripción :
05/09/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm15/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (15/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm6244/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (6244/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Cadete Revolucionario
Tomoe Asai-Asakura

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Morgoth el Miér 28 Oct 2020 - 20:29

Mi joven acompañante no supo contestarme al tiempo que habían tardado en hacerle la intervención de perfección, solo me dijo algo sobre el olor que había notado. Ante esto fruncí el ceño apenas un segundo por lo extraño del comentario.

Por otra parte, la pelirroja nos hizo una seña de que la siguiésemos tras el comentario de Lilith y que tanto León como yo éramos sus asalariados. Tras todo aquello debería de hablar con ella sobre el tema dado que aún no habíamos tenido tiempo para hablar desde que nos volvimos a encontrar. Cuando la pelirroja comenzó a caminar hacia el interior de las instalaciones me giré hacia la Madame e hincando una rodilla en el suelo señalé con los brazos hacia la joven que se alejaba.

-Oh mi señora, tras de usted. – Le dije inclinando la cabeza mientras actuaba de aquella forma tan teatral.

Mientras seguíamos a nuestras anfitrionas fui caminando de forma pausada y quedándome algo rezagado respecto al grupo. Cuando me quedé el último, me aseguré que no me observaba nadie y que no hubiese ningún caracol de seguridad que grabase y de mi sombra salió Kato, la sombra del gato que me acompañaba desde hacía ya un tiempo. Casi no me tocó hacer ninguna seña para que el animal supiese lo que tenía que hacer y según salió de mi sombra se introdujo entre los pliegues de mi abrigo.

Nos llevaron hasta una habitación en la que había un montón de mesas con frascos y olores diferentes entre sí. No sabía para el resto, pero por mi parte tuve que apartar la vista de allí porque me amenazó con marearme al ver tanta variedad de colores, algo que sobrecargaba mi sentido y no me dejaba ver en condiciones. Aquello me facilitó fijarme en unas capsulas en los extremos de la sala. La pelirroja nos acercó un libro en el que por lo que nos dijo se encontraban todas las variantes que podía hacer, así como poder hacerlo de una forma personalizada y no solo las que venían en el libro, y como no, por un precio astronómico.

Mientras todo el mundo estaba distraído, Anne yendo a “arreglar” a la camarera, Spirelli entregándonos y explicando el libro y Lilith con lo que venía en este. Kato se escabulló de entre los pliegues y con el sigilo propio de un gato se escabulló por el pasillo por el que habíamos entrado, yo en último lugar, y dejé que se moviese libremente para investigar el lugar en la medida que pudiese sin ser visto.

resumen:
Seguir a las jovenes por los pasillos quedandome un poco rezagado. Una vez en la sala, cuando todos estén distraídos Kato (mi gato de sombras) se escabullirá por los pasillos mientras leemos el libro, para que investigue otras zonas (rango de acción hata 30m de Morgoth)
Morgoth
Mensajes :
69

Fecha de inscripción :
08/12/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm29/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (29/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm16860/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (16860/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Morgoth

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Shiro di Fenrir el Miér 28 Oct 2020 - 20:43

[justify] Sino fuese porque estábamos apurados con el resto de muchachos claramente le hubiese destrozado de una patada la puerta de la parte trasera por haber sido tan grosero de su parte cuando le hice un pedido mínimo, me daba igual si los tenia maniatados pero siempre y en cuanto estuviesen a salvo de lo que estos hubiesen advertido que estaba por venir. Aun así, lo mejor era apurar el paso hasta ese sector pasando cerca del palacio, notando aquello que fue señalado por la dama rubia en cuestión, pareciéndome algo bastante raro - Podríamos entrar, pero algo me dice que seria una estupidez con la cantidad de guardias que pueden tener... Por cierto, olvide presentarme, soy Shiro di Fenrir - decía mientras recorríamos trayecto pero teniendo cuidado con respecto al peso que estábamos haciéndolo en ese momento dado que, entre los que estábamos parecía que la dama rubia era la mas pesada con respecto a mi delgado cuerpo y de que estaba acostumbrado a realizar en mis entrenamientos con mi hermano mayor. De todas maneras, la mejor opción que nos quedaba era ir por el suelo antes de que el tejado por el cual estábamos corriendo terminara por ceder, denotando de que los mismos estaban en mal estado y por esta razón no iban a soportar demasiado peso mucho menos si algo pesado llegase a caer sobre ellos.

- y bien tiene algún explosivo para usar cuando llegamos a la guarida, digo para hacer al menos una entrada como espectacular o solo para quitarnos alimañas del medio - decia eso en un tono de broma en lo que estabamos llegando los tres a ese lugar en cuestion, pensando si darle el honor a Yoldin de que patease la puerta e hiciera sus cosas de malvado, siendo que se lo dije en tono bromista pero dentro de mi, la mejor manera de entrar era buscar alguna ventana que no estuviese taponeada o incluso tapada para no cagarla mas de lo que estaba pasando ese día.
[justify]



Resumen:

Ver lo sucedido en la plaza y buscar una entrada a la base de Antoine en los suburbios diciendole a Yoldin de que puede patear la puerta principal mientras busco con la mirada alguna ventana por la que entrar.
Shiro di Fenrir
Mensajes :
117

Fecha de inscripción :
28/11/2019


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm31/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (31/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm14900/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (14900/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t23096-expediente-shiro-d

Mensaje por Alistar Reep el Miér 28 Oct 2020 - 20:47

Habían reducido las pocas unidades que le quedaban al bando enemigo a solo uno. El lobo por fin adoptó una postura relajada y, con una orden directa, hizo que Kodlak dejase de gruñir al supuesto Byrne. El animal no terminaba de fiarse, pero ya lo haría. Igual que su dueño. Por suerte, el licántropo no estaba herido, más allá de su mente siendo ligeramente nublada por el olor a sangre y la batalla. Cuando se presentó como Velkan y tendió la mano para dársela, disculpándose por llamarle monstruo, Alistar se dio cuenta de que seguía transformado. De que su voz era gutural, de que su respiración era profunda y acompañada de un leve rugido canino. Envainó su espada a la vez que tomaba de nuevo su forma humana.

—No tienes que disculparte—le dijo estrechando su mano—. Solo protegías tu casa. Soy Alistar, Alistar Reep. Y este es Kodlak.

Supuso que tendrían mucho con lo que ponerse al día ellos dos. Dos hermanos reunidos, pensando durante años que el otro estaba muerto para, de golpe, darse de frente con la realidad. Aquello hizo reflexionar al lobo. ¿Tendría él familia? No lo recordaba. Si la tenía... no le estaban buscando. O eso o todavía no habían conseguido encontrarle. Tal vez, como Velkan con su hermana, pensasen que estaba muerto. Bueno, a efectos prácticos... tal vez lo estaba. Si no recordaba nada de su antiguo yo... tal vez esté muerto y Alistar sea una persona totalmente distinta.

Cuando oyó lo que le dijo Velkan a su hermano se acercó un poco más a ellos. Aquello no cuadraba con lo que sabía.

—Velkan —dijo llamando su atención—. ¿Cuando te dijo eso vuestro padre? —sabía de buena mano que el padre de Brianna era responsable de varios intentos de secuestro, incluido aquel del día en que el lobo conocía a la mujer, por tanto... O el señor Byrne creyó hace tiempo que estaba muerta o ha estado mintiendo a su hijo—. Porque ha estado enviando gente a buscarla. Y no era gente pacífica precisamente.

Resumen:
Presentarse a Velkan y decir cosas de Papa Byrne
Alistar Reep
Mensajes :
306

Fecha de inscripción :
12/06/2015


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm58/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (58/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm60992/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (60992/1000000)
Berries: 5.385.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Alistar Reep

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Miér 28 Oct 2020 - 22:24

Helena era un verdadero encanto desde luego. Sonriendo con ternura siguió el abrazo que su hermano le daba, no le importaba demasiado mancharse de sangre, sobretodo si sabía que no era de su hermano, eso la dejaba más tranquila. — No te preocupes, me conformo con que la sangre no sea tuya — tras entrar en la casa hizo que su hermano tomase asiento en una silla y se quitase parte de la armadura para poder empezar a curarle las heridas poco a poco con todo lo que la buena criada había dejado preparado en aquella mesita. Ante las palabras de su hermano, la doctora dejo salir un largo suspiro de sus labios. Alistar tenía toda la razón del mundo, pero no era fácil contarle eso a su hermano.

— Verás...Velkan, se que esto que vas a oír es duro de escuchar, pero papa no es quien crees que es — le miro a los ojos con cariño y coloco sus manos en sus mejillas acariciando su carita. Hacía tantos años que no le veía. Sus ojos violáceos se llenaron de lágrimas mientras acariciaba con dulzura su rostro — Papa...él me vendió a unos piratas cuando tenía quince años, al ser mujer solo servía para casarme y él quería un varón así que se libro de mi para tener otro hijo con mama quien lleno su perdida contigo — aquello era terrible, tenerle que contar a su hermano toda su historia era algo que nunca había querido hacer. Pero Velkan necesitaba conocer la verdad por muy dura que fuera.

— Con los años logré escapar y fue cunado regresé a casa y te vi por primera vez, mi precioso hermano pequeño — se acerco para darle un beso en la frente con toda la dulzura que tenía dentro de ella para él. — Pero papa no estaba feliz con mi regreso y nos abandono a mi y a mama marchándose contigo — saco de su bolsillo las cartas enviadas por su madre y las del sirviente para que viera que en realidad su madre seguía viva durante todo aquel tiempo. — Mama murió de pena, de tristeza absoluta por que te alejaron de ella, yo no supe ayudarla y ella se...se suicido — sabía que era demasiada información para su hermano de golpe, pero era algo que tenía que contarle, tenía que hablarle.

— Pero después, papa quiso recuperarme pues al parecer quiere que me case con un noble amigo suyo, bueno con su hijo. Yo me escape, llevo huyendo desde entonces y en una de mis huidas conocí a Alistar y desde entonces viajo con él y con Kodlak — se sentó a su lado tras arrastrar una silla hasta colocarse delante de él para poder acomodarse a su lado. — Se que es duro todo esto, pero ahora hay cosas más importantes ¿que esta ocurriendo en casa hermano? ¿que esta ocurriendo en Hallstat y como puedo ayudar? — ella quería ayudar a su hermano de cualquier forma posible. Velkan merecía su ayuda y se la brindaría siempre fuera como fuera y pasase lo que pasase.

Resumen:
Brianna le cuenta su pasado mas o menos a Velkan y le pregunta que esta ocurriendo mientras le cura y sus hombres interrogan al superviviente


[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 1X3fFGb

My love, my life:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
379

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm65/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm84054/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lilith Blair el Miér 28 Oct 2020 - 22:40

Realmente aquello parecía una fábrica de gente perfecta y por un lado parecía algo interesante pero por otro lado era como mínimo terrible si uno se ponía a pensarlo. Para ella al menos parecía que la camarera no estaba de acuerdo con aquel tratamiento que iba a recibir y eso era algo que a Lilith le molestaba un poco. Por el momento dejó que León se mantuviera sentado y no fuera aún a la cabina. Aún tenía que averiguar varias cosas antes de dejar que metieran a su chico en ningún lado. León era alguien realmente importante para ella y no dejaría que le hicieran nada malo.

— Antes de nada, me gustaría saber si el tratamiento es reversible, por si en algún momento me canso de que sea tan "perfecto" y quiero que vuelva a ser normal por decirlo de alguna manera  — pero mientras hablaba la madame abrió el libro para ir hojeando todo lo que podía ponerle a su chico. Aquello era una completa locura, básicamente podrías hacer una persona totalmente a gusto y a la carta como si fuera un sándwich. Era un poco espeluznante, pero quería saber si había alguna forma de revertir esta historia, por que si había alguna forma podría ayudar a las camareras.

Siguió pasando hojas dando un poco más de tiempo a todos por si Morgoth podía usar sus cosas para averiguar algo más — me gusta la idea en verdad, pero me preocupa que tenga efectos secundarios, le tengo cierto cariño a mis chicos — se tenía que comportar como una niñata rica malcriada que quería las cosas como ella quería y listo. Pero también es cierto que ella tampoco estaba dispuesta a dejar que León acabase convertido en esa cosa extraña, igual que quería librar a las chicas de lo que fuera que les hubieran hecho. Aunque por otro lado, siendo ella como era tampoco terminaba de querer meterse en líos innecesarios por gente que no conocía. Tendría que calibrar si le saldría rentable o no, por que bueno, si sacase algo de este tema se lo pensaría realmente.

Resumen:
Intenta sacar algo más de información y piensa si esto le merece la pena o no por que no va a sacar nada para ella de este tema salvo "salvar" a esas chicas
Lilith Blair
Mensajes :
139

Fecha de inscripción :
11/05/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm46/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (46/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm38175/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (38175/1000000)
Berries: 37.800.000
Ver perfil de usuario

Maleante
Lilith Blair

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Anastasya el Miér 28 Oct 2020 - 22:53

Pero antes de poder decir nada todos se enzarzaron en una cruenta pelea. Vio como el cabecilla del grupo detenía con una daga la espada larga con la que la chica le estaba atacando, no pasó desapercibido el extraño color que adquirió por un segundo y algo en él le dio inmediatamente mala espina. El otro muchacho por su parte atacó con redes y llamaradas, dejándole quemaduras bastante graves a uno de aquellos tipos en los brazos. Pero eso no le impidió lanzarse y darle un fuerte golpe en la cara.

Anastasya intentó entonces calmar la situación poniendo sobre la mesa algo de orden y coherencia, pero por favor, era de esperar que no le hiciesen ni el más mínimo caso, a fin de cuentas eran los que mandaban en la ciudad. Lejos de sentirse ignorada, dio un par de pasos y preguntó por Tadeus y varias pastillas, buscando simpatizar en cierta forma con ellos, y pareció funcionar, pero no consiguió la respuesta que esperaba. El hombre de la daga le tendió una bolsa con cuatro pastillas y le dijo que se marchara de allí, por un momento se quedó en blanco sin saber como proceder, había sido demasiado fácil. Anastasya era buena tiradora y llevaba a Odín encima, bajo su abrigo, no podía lanzar redes ni llamaradas, y algo le decía que aquellos hombres podían perfectamente darle una paliza. Quería intentar dar con Antoine y averiguar todo lo posible de él sin tener que entrar en ningún conflicto.

Escuchó todo lo que tuvieron que decir los chicos ante los matones de Antoine. Los habían arrinconado por ayudar a una víctima y no pensaban moverse del sitio. De pronto, el joven de las llamaradas le echó en cara que por qué no los arrestaba. Esa acusación la pilló por sorpresa e hizo que la albina abriera los ojos de par en par. No iba vestida con su uniforme reglamentario y a menos que la conociesen de antemano, resultaba difícil averiguar que era una marine.

Se llevó la mano a la gorra con seriedad y se cubrió con ella unos momentos, tenía que meditar muy bien lo que estaba a punto de hacer. Había conseguido las pastillas con relativa facilidad y cuando todo terminara podía enviárselas a sus superiores para que analizaran su composición, así que por ese lado sentía que había logrado algo. Pero dar con Antoine… Podía mentir, podía aprovechar su condición de marine para intentar ganárselos, pero viendo el desprecio con el que la habían tratado antes, dudaba mucho que aquella farsa pudiese llegar más lejos. No sintió asco hacia sí misma, aunque no le gustaba recurrir a la mentira ni a métodos tan rastreros, había logrado seguir su rastro y ahora estaba allí, junto a otras personas que también les estaban haciendo frente.

Anastasya esbozó una sonrisa y encaró a las dos chicas que la habían acompañado hasta ahora, si es que todavía seguían allí, y les dijo que se diesen media vuelta para no comprometerlas más. Hiciesen caso o no, sacó su rifle a la vista de todos y lo sujetó con firmeza.

—Lamento decir que tampoco puedo dejar las calles ahora. Antoine está siendo investigado por la marina y yo, Anastasya Seleznyova, tengo el deber de dar con él. Deponed las armas y llevadnos hasta donde se esté escondiendo. Como ya he dicho, preferiría que fuese de forma pacífica.

Sabía que eso no iba a funcionar, sabía que allí se iba a liar parda. No le quitó el ojo de encima a Tadeus en ningún momento, manteniendo la distancia en todo momento con ambos grupos. Si tanto la chica de la espada como su compañero se veían en peligro, no iba a dudar en apretar el gatillo.

resumen:
-Anastasya recibe de buen grado la bolsita de pastillas y se la guarda en el bolso.

-Se ve sorprendida porque Samvel la haya acusado directamente de ser marine, a pesar de no vestir el uniforme reglamentario. Ante la revelación le dice a las dos chicas que se retiren para que no se vean involucradas.

-Saca su rifle y se mantiene a cierta distancia de ambos grupos. Si la pelea va a más protegerá a Samvel y a Tomoe de cualquier golpe del que se vean incapaces de defenderse disparando contra el enemigo. Sin embargo, no le quitará el ojo al de la daga y él será su prioridad, si hace algún movimiento peligroso no dudará en utilizar esta técnica contra él con la intención de dejarlo herido.

Nombre de la técnica: Calm Shot
Categoría: Mítica
Naturaleza: Física (Precisión)
Descripción: Mediante el sacrificio de su acción de movimiento en combate, Anastasya es capaz de realizar un disparo incapaz de fallar sobre un único objetivo (aunque el objetivo, si es capaz de reaccionar a el disparo, siempre puede tratar de bloquearlo o desviarlo de alguna forma). Además, durante el siguiente turno su precisión se ve aumentada en + 1 rango. Tan solo puede usar esta técnica una vez cada cuatro turnos.
Anastasya
Mensajes :
64

Fecha de inscripción :
24/05/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm14/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (14/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm5370/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (5370/1000000)
Berries: 20.000
Ver perfil de usuario

Cadete
Anastasya

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yoldin Sutade el Miér 28 Oct 2020 - 23:56

Que mala baba parecían tener los locales en esta ciudad, anda que negarle la ayuda a un agente especial enviado por el gobierno cuando las circunstancias lo requerían... Yoldin por un momento se perdió en su interior imaginándose una vida como soldado al servicio del gran poder, deleitándose en posibles venganzas contra el tabernero una vez llegase al cuartel después de cumplir su misión al avisar al comandante que estuviera al cargo...

Sacudió la cabeza enérgicamente. "No Yoldin, ésta vez no, contrólate" se decía en sus pensamientos recordando la última vez que se había dejado llevar por sus personajes, cuando había acabado en un pozo lleno de ratas. Tenía que concentrarse en su objetivo, mirar hacia adelante, pasado pisado y Antoine empalado.

A pesar de las reticencias el caminito por lo alto les permitió una amplia visión de la ciudad y una mejor orientación, además de poder ser testigos de la agorera escena que se estaba desarrollando en las cercanías del palacio. En un principio el ángel no le dio una mayor importancia pero fue pensando por el camino. No recordaba haber leído en el periódico nada acerca de una ejecución pública en ese día así que lo más probable es que estuviese interrelacionado con todos los demás extraños sucesos de ese día. Aún más, era muy probable que todo fuera obra de la banda del tal Antoine.

Su mente de estratega voló al instante como un búho tras un ratón desprevenido. Quería pelea, desde luego, pero nada le impedía tratar de optimizar sus posibilidades de victoria. Cuando el evento principal se desatase si todo esto tenía que ver con Antoine probablemente gran parte de las fuerzas que se escondían en su guarida se moverían aquel escenario con forma de patíbulo donde se realizaría la obra . En ese momento tras bambalinas atacarían el escondite desprotegido, dándoles una puñalada por la espalda, arrasando con lo que tuviesen y probablemente embolsándose los tesoros que tuvieran guardados.

Cuando llegaron a la linde que marcaba el bosque de chozas Yoldin detuvo a sus acompañantes antes de que bajasen de los tejados y los instó para agazaparse. Con calma y en voz baja, pues sabía que aunque estuvieran relativamente a cubierto las paredes tenían oídos les explicó lo que se le cruzaba por la cabeza. Además había oído lo que el joven del grupo había dicho y no lo quiso ignorar.

—Lo que dice Dante, o Shiro o como sea que te llames en realidad es muy buena idea la verdad. Vamos a hacer recuento de nuestras armas para jugar mejor nuestras cartas. Yo no tengo explosivos, pero poseo un dial térmico que puede fundir cerraduras con facilidad, un dial de impacto, uno de destello...— se detuvo al caer en que en esa parte del mar los diales no eran tan comunes— bueno, ya veréis lo que son. También cuento con una pistola, mi garrote propulsado y la joya de la corona, ésta preciosidad que tengo atada a la espalda: mi tabla de surf, Quebrantaolas. Tiene también algún dial de propulsión y corta que da gusto.

Se guardó para sí el detalle de la fruta que llevaba guardada en lo más profundo de su capa. Eso sería un último recurso, y al fin y al cabo ningún estratega que se preciase desvelaría todos sus trucos.

Resumen:
Antes de que Helga y Shiro salten de los tejados para adentrarse en las chabolas les detengo, les escondo y les hago saber que consideraba mejor idea esperar para ver si salen soldados de Antoine de la guarida para ir al patíbulo. También les insto a que compartamos la información acerca de nuestras armas para tener constancia de ellas.
Yoldin Sutade
Mensajes :
119

Fecha de inscripción :
14/04/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm24/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (24/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm12955/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (12955/1000000)
Berries: 60.300.000
Ver perfil de usuario https://www.onepiece-definitiverol.com/t23792-yoldin-sutade?high

Desconocido
Yoldin Sutade

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por StaffOPD el Vie 30 Oct 2020 - 1:09

Normas del capítulo:


  • Se moderará lunes y jueves entre las 22:00 y las 23:59.
  • No se puede postear los lunes o jueves antes de la moderación.
  • Hay un reloj que marca el tiempo restante. Cuando acaba los temas se cierran.
  • Está prohibido metarrolear, powerrolear y demás actitudes tóxicas.
  • A más riesgo, más premio.
  • Como es tradición, el barco de Sons of Anarchy se hundirá en algún momento.
  • Cada post debe ocupar entre 250 y 1.200 palabras. Si no se está en estos límites, el post podría ser ignorado.
  • Es responsabilidad de un usuario comunicarse con la gente con la que interactúa.
  • Si un post tiene más de 15 faltas ortográficas por párrafo podría ser ignorado.
  • Hacer un resumen de acciones relevantes es obligatorio independientemente de la extensión.
  • La ley del plot no es a prueba de idiotas.


Moderación

Algo extraño está ocurriendo sobre la capital. Silencioso pero inconfundible, algo está descendiendo en línea recta desde lo alto de las nubes. Todos podéis verlo. Un enorme dirigible completamente negro con pantallas en los laterales ha aparecido de la nada y se ha quedado flotando suavemente sobre el castillo… a la espera de algo.

Las pantallas no se encienden y de alguna manera, pese a ser una nave tan grande, no parece excesivamente avanzada. Madera y tela hacen la mayoría de su casco y aquellos que entiendan del tema sabrán que es algo rudimentaria, de estética steampunk, elegante y aunque no muy moderna, efectiva. No hace ruido y simplemente flota con suavidad. Pueden divisarse dos pequeños Jolly Rogers estampados bajo las pantallas. Uno de ellos es una calavera plateada con una rosa formada por siete estrellas entre los dientes y dos dagas entrecruzadas debajo. El otro, una calavera dorada con nueve planetas orbitando a su alrededor.
1 - Los piratillos de la droga:

Os detenéis en los tejados para hablar y hacer recuento de armería. Tras ello bajáis y seguís buscando la guarida. Al fin y al cabo, vayáis a entrar ahora o más tarde antes de eso tenéis que encontrarla. Os internáis en el bosque de chabolas y poco a poco la pobreza se va haciendo más evidente. Las casas se vuelven más pequeñas, juntas y sucias. Hay goteras, algún que otro perro famélico camina de aquí para allá arrastrando la cola y en los rincones hay  montones de basura rodeada de moscas.  No es bonito.

De repente, las chabolas se acaban. Ante vosotros hay… huertas. No muy grandes, claramente de uso privado, pero llenas de fruta y verduras de aspecto delicioso. Las rodea una pequeña valla negra de metal y hay varios carteles alertando a la gente acerca de las consecuencias de coger lo que no les pertenece. Mortales, por lo visto. Sin embargo y pese a que no se puede tocar, sí que se puede mirar. Un caminito de tierra se interna entre las huertas y al final os lleva a dos gigantescos campos de calabazas, uno a cada lado, ambos rodeados de la misma valla hasta la altura de las rodillas. Más allá de los campos, exactamente en el centro de ambos, hay algo que parece una entrada. En realidad, es una enorme cañería, tan grande que podríais caminar los tres por ella sin ningún problema. Está seca y limpia, más que cualquier otra cosa en el lugar y se nota a leguas que lleva tiempo sin utilizarse como cañería. Se interna en la tierra con una suave bajada y permanece abierta para el que sea valiente como para acercarse.

En la boca de la cañería hay un cartel de madera clavado con un precioso Jolly Roger pintado. Una calavera negra con un sombrero fedora ladeado sobre un hueso y un elegante bastón con cabeza de lobo plateado cruzados. En el fondo de la imagen hay una especie de mancha plateada que brilla de forma extraña.

No estoy seguro de qué, pero por lo visto… habéis sido advertidos.
2 - Ravenosos Houndos:

El caballero niega con la cabeza y su yelmo chirría un poco.

-Mucho me temo que ese tal señor Farraige está condenado. Mis propios antiguos amos apoyaban y financiaban la causa de los traidores. En apenas un par de horas, asaltarán la capital con todo su poder. Nada puede detenerlos. Pero si aún así quieren ir y contemplar la destrucción, rendir respeto una última vez a la capital, ¡síganme! Tal vez podamos abrir un hueco en la muralla y evacuar unos cuantos inocentes. Era mi idea inicial, pero cuantos más… ¡AH!

De repente sus ojos se abren muchísimo; ha oído algo a su espalda y aunque todavía no ha visto a vuestro capitán, todo en su cuerpo le pide que se aleje. Espolea a su caballo llevado por el instinto y trata de alejarse, pero los dientes del perro del averno se ciernen sobre él. Es derribado del caballo y maldice en voz alta, aterrorizado. La armadura se hiende pero no es atravesada y logra agarrar su espada mientras los colmillos hacen más y más presión. Se cubre la cara con el visor del yelmo cuando llegan las llamas, pero sigue pataleando y tratando de cortar a Keiran para lograr alejarse.

Y entonces, llegó la nevera. Cayó con precisión absoluta sobre el caballero… y sobre Keiran, que estaba inconvenientemente pegado. Un sonoro ''PLOF'' los manda contra el suelo y el sonido del metal al llevarse un buen golpe resuena por todo el lugar.

Keiran, logras salir de debajo de la nevera sin grandes problemas, aunque posiblemente mañana te duela no poco el cuerpo. El caballero, por su parte, no parece ir a ninguna parte… al principio. Un brazo sale de debajo de la nevera y temblequea un par de veces buscando una ayuda que no llega para, finalmente, quedarse inmóvil. Por ahora.

¡Bueno chicos, parece que tenéis camino libre para ir hasta la capital! Por cierto Adam, ahora eres el orgulloso dueño de una ristra de costillas de cerdo, cuatro zanahorias y un yogur de plátano.
3 - Hogar, dulce hogar invadido:

Mientras hacéis cosas de hermanos y os ponéis al día, el resto de caballeros se ponen manos a la obra. Se llevan al traidor a rastras a un rincón del jardín para no molestaros y, guiados por Sir Viktor se disponen a interrogarlo. Oís más de un grito ahogado y otros sonidos que tan solo podrían describirse como… pegajosos. Nada bueno, desde luego. La ira es un poderoso alimento para la imaginación y la tortura una excelente terapia. No pasa mucho tiempo hasta que Sir Viktor os interrumpe y pide a Velkan hablar con él. Tanto si se le lleva aparte como si le deja hablar delante de todos, esto es lo que le cuenta:

-No son buenas noticias, Velkan. Teníamos razón. Los traidores tienen a Iliana. Apareció en las llanuras del este y ellos llegaron más rápido. No la tienen aquí, esta gente eran refuerzos para una avanzadilla que está en la capital… con ella.- Traga saliva. Le cuesta explicar lo que acaba de oír y está pálido.- No sé quiénes son sus aliados, pero no hay manera de que hayan podido hacer estos solos. La capital está cerrada y en cuestión de una hora… la ejecutarán. Han montado un patíbulo frente al palacio. Rezo porque la información de ese ingrato sea equivocada y no hayan podido llegar tan lejos, pero debemos movernos. Tenemos que encontrar la forma de entrar a la capital y salvar a la reina.

No pierde el tiempo. En cuestión de minutos el traidor ha sido ejecutado y todo el mundo está a caballo, con las heridas vendadas y listos para partir. El tiempo apremia.

Por cierto, chicos…Kodlak parece inquieto. No sabéis bien por qué, pero no es capaz de estarse sentado y no para de pasear de un lado a otro moviendo la cola y girando la cabeza hacia Astelia una y otra vez. Hm.
4 - Teufel:
El gatito de Morgoth desaparece para cumplir con su cometido y se encuentra con no pocas cosas interesantes. Más allá de la sala en la que estáis hay otras parecidas, también llenas de cápsulas. Algunas de estas son transparentes y dentro hay otras mujeres sumergidas en nubes de diferentes colores. En otra sala hay dos niñas de unos diez o doce años con aspecto angelical y expresión aburrida, jugando a las cartas en un huequito que han hecho en una de las gigantescas mesas llenas de instrumental científico. Llevan vestidos de muchos colores y telas, un tanto estrafalarios pero curiosamente armoniosos. Su pelo es de un pelirrojo extraordinariamente pálido y suave. Llevan cuchillos a la cintura y no pocos.

Se adentra todavía más y en el otro extremo del complejo, en una salita apartada de las demás descubre a lo que parecen ser tres mujeres encerradas. No son perfectas, claramente acaban de salir de la calle. Visten harapos, están sucias y su mirada es triste. No hablan entre ellas, pero están apoyadas las unas en las otras. La sala tiene un pequeño cartelito que indica: La estrella azabache

Hay un par de salas pequeñitas más parecidas a esta, aunque no todas tienen mujeres dentro. Los nombres son similares: La estrella de oriente, El brillo del alba y Stargaze.

Lilith, por tu parte la mujer te dedica una pequeña sonrisa, algo triste.

-No, lo siento… ¡pero sí que se pasa el efecto! Bueno, al principio. Cuanto más vienes, más se pega, claro. – Se acerca a ti y te habla con tono cómplice, llevándose una mano a la boca.- No siempre funciona bien, ¿sabes? La chica que está ahí es un ejemplo. No termina de pegarse y quedan torpes y algo tontas, no valen para mucho pero al menos pueden hacer trabajos menores. Tranquila, no te cobraremos si ocurre eso.

Vuelve a su posición inicial y te sonríe, encogiéndose de hombros.

-De todas formas, si no estás segura de los cambios que puedes hacer puedes simplemente comprar otros. Madame Altair y yo estamos bien avitualladas ahora mismo, podemos conseguirte lo que desees sin problemas… por un coste, claro. ¡La ciencia no se paga sola!  
5 – La revolución, la marina y la droga:

Samvel, tu estrategia funciona. El hombre trata de darte una patada en el estómago, pero el fuego le sorprende y se lleva de lleno tu puñetazo. En cuestión de segundos está en el suelo, completamente roque.

Solo quedan tres hombres y poco a poco se están poniendo serios. Que Anastasya se haya unido con el rifle no termina de gustarles. Uno de ellos se adelanta y sin decir nada, dispara tres veces en su dirección. Cuando las balas están a punto de impactar, explotan y se abren revelando una miríada de vendas que tratan de atrapar a la marine, impedir que utilice su arma y caiga al suelo inmovilizada.

Por su parte, el que a todas luces parece ser el cabecilla suspira y pasea entre vosotros. Se ríe entre dientes, pero sus ojos os miran con frialdad.

-No sois de aquí. No conocéis Astelia, pero está a punto de cambiar para siempre. Para mejor. Nuestros planes son irrelevantes, mocoso, pero hay gente a la que le interesa tener las calles libres. Una mejor visión del plato principal. Una pasarela perfecta para la invitada de honor. Se está acabando el tiempo.

Frunce el ceño y chasquea los dedos. El otro hombre saca una daga en cada mano y se abalanza sobre Samvel y Tomoe con una velocidad vertiginosa. Sus armas se tornan negras y trata de rebanaros sendas gargantas de una pasada limpia. Samvel, algo te dice que si eso te toca el metal en tu cuerpo no va a poder protegerte. Sea lo que sea, es peligroso.

Él, por su parte, os esquiva y camina hasta donde los dos músculos que les han acompañado yacen inconscientes en el suelo. Se saca una botellita de la pechera y con tranquilidad, deja caer tres gotas encada una de sus bocas. No pasa mucho tiempo hasta que sus labios se ponen verdes… y el color comienza a extenderse.
StaffOPD
Mensajes :
1886

Fecha de inscripción :
23/03/2014

Ver perfil de usuario http://staffopd42@gmail.com

Webmaster
StaffOPD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Velkan Byrne el Vie 30 Oct 2020 - 14:09

Al principio volvió la cabeza de golpe hacia Alistar. ¿Qué estaba insinuando aquel hombre sobre su padre? Al ver ahora que ya no parecía una especie de hombre primitivo con garras, supuso que era un usuario de akuma no mi. Pero... eso ahora no era lo importante. Estaba acusando a su padre de enviar a gente para secuestrar a su hermana. Salvo que tuviera una buena explicación para hablar de esa manera de su padre, iba a tener que responder a su lanza por sus palabras. Pero entonces Brianna comenzó a hablar, explicando su historia. Aunque... era rara, cuadraban las fechas y todo, y con el hecho de que su hermana estuviese delante de él viva y coleando y no en una tumba. Pero no podía ser. Su padre podría no ser la mejor persona del mundo. Era interesado, egoísta y bastante retorcido. Pero no le haría eso a su propia familia. ¡Diablos, le había visto llorar en el entierro de su hermana! Apretó los puños enfurecido con ellos dos por venirle a soltar mentiras, pero al momento suspiró y dejó caer los brazos. Estaba tan aturdido que apenas notó el beso de Brianna.

- Tiene que haber algún error. Padre no haría algo así.

Su tono de voz era de completa derrota. No quería creerlo, pero muy en el fondo una voz le decía que era cierto. Su padre nunca había sido como él. Le daba igual cuántas muertes tuviera que cargar a sus espaldas con tal de cumplir sus planes. Al fin y al cabo, ¿no había abandonado Hallstat a la primera de cambio? Le había dado igual dejar a todos sus súbditos en Kelia a su suerte. Había faltado a su deber como señor feudal. Sin embargo siempre había querido pensar que aunque tratase al resto como peones, su familia fuese diferente. Seguía estando la incógnita, sin embargo. No tenía más pruebas que las palabras de la persona que decía ser su hermana. Se incorporó y respiró hondo.

- Tengo que hablar con él y descubrirlo por mi cuenta. Y si de verdad ha hecho todo eso...

Dejó que el silencio hablase por él. En realidad no quería pensar en lo que tendría que hacerle a su padre si de verdad estaba tratando con piratas y había vendido a su propia hija. Entonces la puerta de la casa se abrió y ser Viktor entró con rostro funesto. El anciano pidió a Velkan hablar con él, y el caballero se limitó a hacerle un gesto con la cabeza para que empezase. Al principio estaba demasiado aturdido por la historia de Brianna, pero cuando escuchó "los traidores tienen a Iliana" su rostro cambió totalmente y se volvió hacia su hermano de armas. A medida iba explicando la situación, su rostro fue pasando entre la expectación, la ira y finalmente el terror.

- Una hora... ¡Pero eso no nos deja apenas tiempo! ¡Y menos con las puertas cerradas!

Rápidamente agarró la hombrera de la armadura, la pieza abollada, y empujó la abolladura desde dentro para devolverla a su posición original, sin delicadezas. De haber tenido tiempo hubiera usado agua caliente y empujado lentamente, pero simplemente no había. A continuación empezó a colocarse la coraza y el resto de piezas. Por suerte no se había quitado los quijotes, así que no tardaría tanto. Fruto del miedo y la adrenalina, se colocó su armadura en tiempo límite.

- Lo siento hermana, pero voy a tener que irme. Soy caballero de la reina, y está en peligro - se volvió hacia ser Viktor - ¿Tenemos alguna manera de entrar en la ciudad? ¡Cloacas, catacumbas, salidas secretas, lo que sea!

resumen:
Entro en shock por lo que me dice Brianna. Luego entro en shock por lo que me dice ser Viktor y me pongo la armadura a toda prisa. El pobre Velkan no gana para disgustos.
Velkan Byrne
Mensajes :
135

Fecha de inscripción :
11/03/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm51/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (51/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm44175/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (44175/1000000)
Berries: 307.570.000
Ver perfil de usuario

Cazador famoso
Velkan Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Samvel Legacy el Vie 30 Oct 2020 - 21:27

En lo alto del cielo había aparecido un enorme dirigible, oscuro como la noche. En circunstancias normales a Sam no le hubiera importado demasiado, pero que tuviera estampadas un par de Jolly Rogers no hizo más que alarmarle. Aquello junto a las palabras del hombre que parecía liderar el grupo no hacía más que causarle intranquilidad. «¿Un ataque pirata justo ahora? Y no cabe duda que estos hombres lo sabían, así que, ¿son piratas? —Sam sabía que había una guerra con muchos bandos en aquel sitio, pero que hubieran piratas era algo que no se esperaba—. ¿Planean un asalto al castillo? ¿Y por qué quieren que no haya nadie en la calle? Si consiguiéramos un poco más de información... Vamos a tener que detenerlos.»

Por su parte, la marine entró en razón y se propuso a realizar su trabajo como debía ser. Ahora que lo pensaba, ¿por qué había pensado que aquella chica era marine si no llevaba su uniforme? Afortunadamente parecía estar de parte de la espadachina y el cyborg, pero al parecer uno de los hombres empezó a dispararle, dándole problemas.

Si el cambio viene de vuestra parte, no creo que sea para mejor —respondió el joven cazador—. Aún estáis a tiempo de deteneros, antes de cometer cualquier estupidez. ¿Qué planeáis, dar un golpe de estado? Si una cosa tengo clara es que los piratas no saben gobernar, solo saquear, destruir y matar. No sé si soy el único que lo ve, pero sea lo que sea que vaya a ocurrir acabará en desastre, estoy convencido. Por favor, deteneos.

Entonces el cabecilla chasqueó los dedos y el otro hombre que quedaba en pie se lanzó hacia la joven pareja, sosteniendo una daga en cada mano. Con intenciones asesinas, apuntó a los cuellos de los dos. Sam no tenía tiempo para preocuparse de su compañera; estaba en juego su propio cuello. Lo peor era la sensación que transmitían aquellas armas, que habían adoptado un extraño tono azabache, igual que la que detuvo la gigantesca espada de Tomoe. Aquello tenía un aspecto realmente peligroso, y de existir algo que pudiera dañar su propio cuerpo robótico, era aquello.

Se centró completamente en el arma que cortaba el viento hacia su dirección. El hombre que la sujetaba era bastante veloz, y apenas tuvo tiempo para reaccionar. Concentrado completamente en todos sus movimientos, hizo uso de su instinto de supervivencia, ignorando el miedo que le causaba poder morir en aquel instante. Al igual que había hecho antes, dio un paso hacia atrás y buscó golpear con el dorso de su brazo la mano con la que sujetaba la daga. La intención principal era desarmarlo y hacerle perder el equilibrio, aunque podría continuar con su estrategia si tan solo desviaba el cuchillo. De conseguir evadir el ataque, aprovecharía el impulso y la velocidad del agresor para agarrar su brazo y ejecutar un vuelco por encima de su hombro, con la intención de hacer que el hombre cayera de espalda contra el suelo. El cyborg no era especialmente fuerte, pero de lograr lo que se proponía conseguiría asestar un feroz golpe a su adversario, ya que estaría aprovechando su fuerza y velocidad en su contra con una simple llave. Lo mejor de aquella táctica era que, de ser capaz de llevarla a cabo, conseguiría proteger también a Tomoe.

En el caso de que su plan funcionase, se volvería para observar al jefe del grupo, quién depositó gotas de un líquido extraño en las bocas de los hombres que había derrotado con anterioridad. Lo más impactante era el extraño color verde que empezó a propagarse por sus labios. Al observar la escena, Sam frunciría el ceño y se pondría en guardia, con los brazos levantados. Aquello le daba muy mala espina.

Resumen:
Comentar la alocada e improbable idea de que se rindan antes de continuar sus planes, reaccionar al ataque del hombre de las dagas con una llave usando su propia fuerza contra él y ponerse en guardia ante el jefe que estaba haciendo cosas macabras.
Samvel Legacy
Mensajes :
46

Fecha de inscripción :
17/09/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm14/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (14/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm5400/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (5400/1000000)
Berries: 8.000.000
Ver perfil de usuario

Desconocido
Samvel Legacy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Brianna Byrne el Vie 30 Oct 2020 - 22:15

Sabía que todo aquello sería algo realmente duro para Velkan. Era una historia cruenta que su hermano debía saber y que estaba segura que le costaría mucho digerir también. Saber que tu padre es capaz de hacer semejantes barbaridades a gente que supuestamente quiere. Pero aquel no parecía ser el único de sus problemas. Vio pasar a uno de los hombres que iban junto a su hermano y las palabras que salieron de su boca por un momento la hicieron temblar. ¿Iliana no estaba siendo retenida por Emil? No entendía nada, pero sabía una cosa, no podía dejarla morir y además debía avisar a Ivan de lo que estaba ocurriendo.

Miro a Alistar, estaba claro lo que quería decirle con aquella mirada, tenía que prepararse por que era hora de una batalla. Después volvió la mirada a Velkan y tras suspirar un segundo habló — iremos con vosotros a rescatar a Iliana, puedo abriros una puerta donde sea, mi akuma me permite abrir puertas en cualquier lugar, la rescataremos —  tras decir aquello cogió una bolsa de tela que le pidió a Helena que trajera y la lleno de algunos enseres médicos que pudieran quedar en la casa. Ungüentos, vendas, incluso un cuchillo y unas pinzas por si las necesitaba en un futuro. En tiempos de guerra cualquier cosa que pareciera ser útil podría serlo realmente y no quería escatimar en provisiones por si alguno salía herido o por si Iliana estaba herida.

Mientras salían de la casa tras escasos minutos recogiendo las cosas saco un den den mushi del bolsillo y llamo a Ivan mientras caminaban hacia los caballos, suponiendo que el vampiro descolgara al otro lado del teléfono sería breve en su explicación — Ivan, me encuentro en Hallstat,ha estallado lo que parece ser una guerra civil y unos traidores de un tal Anthony tienen a Iliana y pretenden ejecutarla. Voy de camino con Alistar y mi hermano Velkan para salvarla, te prometo que haré lo que este en mi mano para salvarla — era completamente sincera en sus palabras, pero tras un breve silencio mientras subía a uno de los caballos decidió decirle algo más al vampiro.

— Escucha bien lo que voy a decirte, por si ocurre algo. Yo, pase lo que pase, te quiero Ivan Markov — tras decir aquello simplemente colgaría y guardaría aquel caracolito para aferrarse al caballo y partir inmediatamente hacia la muralla que mantenía rodeada la capital de la isla. Una vez allí, Brianna abriría una puerta lo bastante grande como para que pasaran los jinetes junto a sus caballos por su dimensión para evitar ser vistos y que pudieran mantener un perfil bajo mientras buscaban el lugar donde pudieran tener retenida a Iliana. Tenían el tiempo justo, no podían andarse con tonterías y era mejor darse prisa.

Resumen:
Brianna le dice a Velkan que va con él a rescatar a Iliana y llama por teléfono a Ivan para informarle de la situación después cabalgan hasta la muralla donde la mujer abre una puerta bastante grande para que puedan pasar todos, moviéndose por su dimensión buscando el lugar donde tengan encerrada a Iliana.


[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 7HtxWVzA_o
Moderadora De Asuntos Brilli Jibiris:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 1X3fFGb

My love, my life:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 DJ9mUJcG_o
Brianna Byrne
Mensajes :
379

Fecha de inscripción :
26/01/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm65/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (65/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm84054/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (84054/1000000)
Berries: 91.800.000
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Brianna Byrne

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Keiran T. Farraige el Vie 30 Oct 2020 - 22:35

El caballero tuvo tiempo para pronunciar unas pocas palabras más, apenas una pequeña continuación de la conversación que mantenía con Cassandra antes de que algo le alertara de la presencia del pirata. Ni siquiera le había mirado y, habría jurado, se movió por puro instinto para tratar de zafarse del desagradable y doloroso final que se le venía encima; por desgracia, no sería lo suficientemente rápido.

La enorme bestia que era ahora Keiran arremetió contra el jinete, derribándolo de su montura y apretando las fauces sobre la armadura que, poco a poco, se iba hendiendo. Los desesperados gritos del soldado y sus maldiciones inundaron casi por completo los amplios jardines mientras surgía un terrorífico festival de llamas, vaticinando el fin de la vida para el pobre hombre que, más por mala fortuna que otra cosa, se había cruzado entre el pirata y sus compañeras. ¿Era completamente necesario deshacerse de él? La realidad es que no, pero prefería no arriesgarse a que pudiera percatarse de lo que estaban haciendo en aquel lugar. Ya no por lo tedioso que se haría hacerse pasar por el servicio del supuesto lord, sino por el riesgo al que se exponían si le daban la oportunidad de ver los cuerpos. No se habían esmerado demasiado —por no decir nada— en ocultarlos, la verdad, así que acabar con el problema de raíz mientras contaban con el factor sorpresa de su parte parecía la vía lógica más evidente. No todo podía salir, sin embargo, a pedir de boca.

No lo vio venir, aunque sí que pudo escucharlo: la voz de Alexander se impuso sobre los gritos y el escándalo que estaban organizando, anunciando que venía en su ayuda. «¿Ayuda? ¿No ve que no necesito ayuda?», había pensado él, procurando inmovilizar con sus garras el brazo del caballero para evitar que pudiera perforarle con aquel juguete que llevaba por espada. Pero no, no tuvo mucho tiempo para verse venir las intenciones de su contramaestre y, de hecho, no lo hizo. Algo se precipitó sobre los contendientes, pesado y contundente, logrando sacar de entre las fauces de la bestia un gruñido de dolor. No había salido maltrecho del todo, pero el peligro parecía encontrarse en el carácter del pirata, no en la nevera que su compañero acababa de lanzarle.

—¿Napo...? —cuestionó con un deje gutural y ajeno al mundo mortal, aún transformado, atravesando con la mirada al semigigante mientras el brillo de sus ojos se intensificaba. Su cuerpo comenzó a cambiar, conservando sus rasgos bestiales pero adoptando una anatomía humanoide—. Dime, ¿a quién?

Se acercó hasta el útil doméstico que aún reposaba sobre el caballero sin apartar la mirada del pirata. La sangre le hervía en las venas y, aún con la adrenalina de aquella pequeña reyerta corriendo por estas, Keiran mantenía un esfuerzo mayúsculo para no perder el control y abalanzarse contra la yugular de su oficial.

—¡¿A quién coño se le ocurre lanzar una puta nevera gigante cuando su capitán está enzarzado en una pelea, eh?! ¡¿A quién, Alexander?! —rugió, con el ceño fruncido, antes de tomar la misma con una de sus zarpas y apartarla con brusquedad, lanzándola por los aires hasta terminar estrellada en algún punto de los jardines.

Se concentró en controlar su respiración a medida que su cuerpo volvía a la normalidad, mostrando nuevamente a un Keiran completamente humano que, sin siquiera dedicarle una mirada o fijarse en lo que hacía, desenvainó su mandoble y lo hundió con violencia en el pecho del caballero para asegurar su muerte. Redirigir su frustración contra el pobre hombre pareció un remedio efectivo a la hora de, bueno, no asesinar a su propio compañero.

—¿Algo útil? —inquirió entonces, sacando a Ocras del cuerpo y volviendo a envainarla a su espalda—. Habéis tardado bastante. ¿Este era el único o hay más gente dentro? —Atendería visiblemente más calmado a la respuesta y a los posibles reproches ante tan poco civismo por parte de su subcapitana antes de continuar—. Bueno, es igual... no está de más dejar a alguien vivo que pueda hablar de nosotros —sentenció—. Hemos encontrado dos carros y caballos suficientes para llevarlos. Izzy, pilla este también por si acaso.

Sin decir mucho más comenzó a caminar hacia los establos, donde esperaba que Adam permaneciera. Si le había dicho a Alexander que se quedara vigilándole era porque sabía del gusto de su tripulante por meterse en problemas y perderse, así que esperaba que aquello no fuera a retrasarles más. Una vez llegaran a los carruajes los observaría con calma, percatándose de las modificaciones en el techo de uno de ellos.

—Va siendo hora de largarse de aquí; hay una fiesta en la capital y no sería lo mismo si no acudiéramos, ¿verdad? —Sugirió mientras sonreía, algo más animado—. Traed a los caballos.

Él se encargaría de conducir uno de los carruajes, dejando a elección del resto de sus compañeros la distribución... aunque estaba claro que en el de Napolean entraría poca gente más que quien fuera a dirigir el suyo.

Resumen:
» Cagarse en su contramaestre y lanzar la nevera por los aires.
» Rematar al caballero para no matar a Napo.
» Preguntarle a Cass e Izzy lo que han encontrado por la casa y si hay más gente.
» Poner a todo el mundo en marcha y empezar a preparar los carruajes para irse a la capital.
Keiran T. Farraige
Mensajes :
47

Fecha de inscripción :
03/08/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm28/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (28/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm15600/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (15600/1000000)
Berries: 50.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Morgoth el Vie 30 Oct 2020 - 23:23

Kato sin duda alguna cumplía y superaba mis expectativas, mientras Lilith y las chicas hablaban me centré en el animal y pude ver lo que descubría. Varias salas parecidas con capsulas, algunas de estas con mujeres en nubes de colores, otra de las salas parecía tener guardianas por lo que pude ver. Un par de niñas con un gran repertorio de cuchillería en sus cinturones jugando a las cartas. Por otro pasillo en animal descubrió otras mujeres, pero estas estaban simplemente encarceladas y con vestimentas pésimas dado el cómo las jóvenes que tenía delante y las niñas. Lo más seguro es que fuesen mujeres que se habían encontrado en la calle. Junto a esta sala había otras, todas con cartelitos y mujeres dentro.

Esperé unos momentos a que Lilith acabase de hablar con la pelirroja y que esta le explicase en que consistía la operación y otros detalles. Cuando la pelirroja terminó de hablar me giré hacia Lilith.

-¿Podemos hablar un momentito, Madame? – le pregunté en un inocente fingiendo que me preocupaba que me hiciese algún tipo de operación – En privado, si no es mucha falta de respeto – Añadí mirando a nuestras anfitrionas esperando que me diesen el visto bueno asintiendo.

Si lo hacían cogería con delicadeza el brazo de Lilith y tiraría suavemente de ella para alejarnos hacia el pasillo para tener algo más de intimidad y no nos escuchasen.

-He descubierto que tienen dos niñas armadas hasta las orejas de cuchillos en una habitación cercana. – comencé a decir en un susurro. – Por cierto, disimula con otra cosa para que no sospechen. – Añadí para que siguiese el juego – En otra tienen más capsulas con mujeres a las que están tratando, supongo que, con los frascos esos, y lo más importante que te puede interesar más. Tienen, que yo haya contado hasta ahora, cuatro salas en las que hay mujeres encarceladas, supongo que esperando a que las operen o fracasos de estas, visten con harapos. – Terminé de informar – nombre de las celdas: la estrella azabache, la estrella de oriente, el brillo del alba y stargaze.

Cuando terminé de comunicarle todo a la joven a la que acompañaba me tiré al suelo y agarrándole el bajo del kimono me revolqué por el suelo como un niño pequeño.

-Nooo. Madame, se lo prometo, seré mas cuidado. De verdad, no volveré a abrir la boca hasta que usted me lo ordene. Pero no me deje aquí. Detesto los quirófanos. – comencé a hacer una pataleta delante de las anfitrionas para completar mi papel a expensas de lo que decidía la Madame.

resumen:
Informar a Lilith de lo que ha visto mi sombra y fingir tener una pataleta para que no me deje allí.
Morgoth
Mensajes :
69

Fecha de inscripción :
08/12/2017


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm29/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (29/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm16860/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (16860/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Ciudadano
Morgoth

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Napolean el Sáb 31 Oct 2020 - 14:10

«Un perro en condiciones se habría apartado», pensó, aguantando la risa al contemplar como la nevera golpeaba también a su capitán. Keiran estaba enfadado, pero había sido una situación cómica, digna de ser relatada algún día en sus propias memorias. Tenía que buscar a alguien con una prosa clara y limpia, que fuera capaz de atraer a los lectores a comprarla, mas primero tenía que montar su viñedo en alguna isla del nuevo mundo y construir un cortijo. «Eso sería una buena vida», pensó.

¡Mon dieu! Avisé que iba en tu ayuda, capitán —le respondió, haciendo un leve ademán con su mano derecha—. No merece la pena que gastes energías con escoria como ese caballero, que no es capaz de aguantar el peso de una nevera.

Caminó justo tras el pelirrojo, contemplando la mirada de odio de Adam sobre su cuerpo. Parecía un cachorro enfadado, al cual le habían quitado su juguete y estaba rabioso en una esquina de la casa; tan solo le faltaba ladrar.

—El carromato de plata está listo, tan solo le faltan los caballos —comentó Napo, evidenciando lo evidente—. Lo he adaptado para mi y el conductor, así que cogeré algunos caballos y los amarraré en él. Tú ve subiéndote donde el cochero, que voy contigo, mon capitaine.

No era un experto en caballos, pero se había criado entre ellos en su isla natal. No eran de la misma raza, pero un corcel seguía siendo un corcel, ya fuera en el paraíso, en los mares cardinales o en aquel lugar que llamaban el nuevo mundo. Quizá cambiara la pureza de su raza, pero su función era la misma en todas partes: servir de alimento y de transporte. Contó el número de caballos, y estaba claro que eran aquellos que llamaban “de tiro”. Tenían una musculación equilibrada y considerable, presentando unas patas grandes y fuertes. Es por eso, que los agarró a todos y los llevó hacia los carromatos, acercándolos. Los colocó de forma en la que ambos pudieran ir al mismo ritmo. Eran un total de ocho caballos, asó que ató cinco en el carromato plateado por su peso y tres en el negro.

—Bien, yo iré en el plateado porque peso mucho mas que todos vosotros juntos —comentó, tratando de que no pareciera una orden—. Y si el capitán decide llevar las riendas, yo me encargaré de estar atento con el rifle para atacar a distancia si veo a alguien que pueda resultar un enemigo. ¿Os parece bien? —preguntó, subiéndose en el carromato de todas formas.

Resumen:
Hablar con la banda + colocar los caballos + sentarse en el interior del carromato plateado, adaptado para él


Napolean
Mensajes :
176

Fecha de inscripción :
29/08/2016


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm27/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (27/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm15175/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (15175/1000000)
Berries: 0
Ver perfil de usuario

Desconocido
Napolean

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lilith Blair el Sáb 31 Oct 2020 - 18:50

Ante la petición de Morgoth la madame asintió y esperando que la científica los dejara marchar un momento salió junto a su compañero para escuchar las explicaciones que tuviera que darle. Aquello le sonó demasiado turbio, definitivamente las cosas no iban tan bien como parecían entre aquellas paredes. Bufo un poquito aunque intentó mantener otro tipo de conversación paralela por si los estaban intentando escuchar – si no fueras tan bocazas y tan pesado no me pensaría hacer esto contigo...me vendría mejor que fueras hecho a mi gusto – suspiró mientras seguía escuchando las palabras de Morgoth.

– No, no me interesa que me pidas perdón ahora, siempre la acabas liando otra vez como si nada – se cruzo de brazos y después pensó en una forma de liberar a esas chicas. Tenían que sacarlas de allí pero estaba segura de que no sería sencillo. Tenía que comunicarse de alguna manera con su compañero para que supiera sus intenciones. Se acercó al joven para susurrarle el la oreja – tenemos que sacar a las chicas de aquí, debemos liberarlas y acabar con este juego macabro – suspirando se alejo de nuevo de él.

Cuando se tiró al suelo y la agarro de aquella manera chillando como un niño pequeño Lilith se llevo la mano a la cabeza y sostuvo el puente de su nariz con los dedos. – ¡Ya basta! deja de hacer el ridículo, vete fuera y calma tus animos, te quiero aquí en diez minutos – gruño molesta mientras entraba de nuevo en la sala donde estaba León aún esperando y Allaidh. Esperaba que Morgoth pudiera adentrarse un poco por las instalaciones mientras ella mantenía a la científica ocupada.

– Disculpen, es un poco malcriado como pueden ver – volvió a tomar el libro entre las manos y tomó asiento cruzando las piernas como una señorita para leer todo lo que podía hacerle a la gente. Desde luego era un amplio catalogo – debo admitir que la idea me tienta muchísimo, ¿también funciona en animales o solo en personas? – como buena clienta que era tenía muchas preguntas y esperaba que pudieran atenderla. De vez en cuando miraba de reojo al lugar donde estaba la camarera, aquella pobre chiquilla, esperaba poder ayudarla también aunque seguramente necesitaría un tiempo para que esa cosa se le despegase.

Resumen:
Lilith "discute" con Morgoth y le hace salir para que investigue como sacar a las chicas mientras ella se queda entreteniendo a la cientifica y demás
Lilith Blair
Mensajes :
139

Fecha de inscripción :
11/05/2020


Hoja de personaje
Nivel:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm46/150[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (46/150)
Experiencia:
[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 3qaWnZm38175/1000000[CAPÍTULO] Un brillo cegador [Hallstat] - Página 6 9h2PZk8  (38175/1000000)
Berries: 37.800.000
Ver perfil de usuario

Maleante
Lilith Blair

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.