Vuelve el evento

El skin, las tablillas y el diseño del foro pertenecen exclusivamente al staff del mismo, fue creado por Brianna Byrne y agradecemos a Yuu por su ayuda a la hora de editar algunas de las imágenes como son la portada, avatares de nuevos usuarios y la imagen de las estadísticas para integrarlas en el foro. Dichas imágenes no nos pertenecen, por lo que damos sus créditos a sus respectivos creadores, Sakimichan, Wlop y algunos otros cuyos nombres no conocemos.

Rogamos encarecidamente que no copien nuestro contenido, es más divertido cuando cada uno crea lo que quiere con sus propios medios.
CRÉDITOS
Tan flipao que pelea el covid a puñetazos
Salvador de yayos, siempre tan importante para nosotros, siempre tan dispuesto para ellos
El pobre lo intentó, pero no le dejaron, aún era pronto para él
GRACIAS POR TODO
ULTIMOS TEMAS
¿Sabías que?
NUESTRO STAFF
Mr. Nat - Admin
Katharina - Admin
Therax - Admin
Brianna - Mod
Hazel - Mod
Deathstroke - Mod
Arthur - Mod
William - Mod
Oppenheimer - Mod
SI NECESITAS AYUDA, CONTACTANOS
AWARDS

Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Celeste D` Angelo Mar 19 Ene 2021 - 23:41

Anochecía en la isla de Downs, se podía ver a la gente saliendo de sus trabajos e yéndose para casa. O al menos, los trabajadores de cara al público. Parecía ser una ciudad cualquiera, pero realmente la misma era parte del bajo mundo, siendo un nido de criminales. Muchos decían que era un lugar apropiado para los que estuvieran empezando en el negocio. En la isla se especializaban en falsificaciones de documentos, contrabando y prostitución. Me encontraba allí para comenzar a labrar fortuna y puede que reputación. Específicamente, tenía que realizar un trabajo de dudosa legalidad por la zona. Se trataba de hacer de guardián para vigilar un cargamento de armas de contrabando. El dueño de las armas había pagado una cuantiosa suma por ellas del proveedor. El problema estaba en que se habían corrido rumores de que cierta banda podría robarlas.

Ahora andaba hacia el punto acordado, un muelle secreto detrás de una montaña. Allí supuestamente me encontraría con otros guardias y con el encargado al mando. No me gustaba recibir órdenes, pero tendría que hacerlo si quería ascender a la cima. Solo era cuestión de tiempo que yo misma diera las órdenes. Por ahora solo tendría que fingir un poco más el papel de perrita fiel. Al llegar al muelle, fui recibida por un hombre corpulento y con varias cicatrices por toda la cara. Tenía una melena negra y unas gafas de sol rojas.

-Llegas tarde, cachorrita. Como seas así de lenta si pasa algo lo llevamos claro con la mercancía - Dijo con un tono sarcástico - Los demás te están esperando en la sala principal, vamos -

Le seguí unos metros hasta llegar a un pequeño edificio al lado del muelle, por lo visto, la mercancía estaba en un almacén a escasos metros. Nada más entrar, había un grupo variopinto de gente. Hombres, mujeres, cosas raras como hombres pez. Era un grupo como de unas diez personas sin contar al encargado. Lo mejor sería que me presentara, a lo mejor en el futuro podríamos tener negocios.
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Dom 24 Ene 2021 - 0:56

¿Cuándo había sido la última vez que vine a este lugar? Ah… ya lo recuerdo, cuando reclute a Jace. Esta isla me ha dado siempre la misma perspectiva desde entonces. Un páramo de mala muerte, donde solo los que pretender escalar en la oscuridad y convertirse en monstruos puede comenzar.

También es un excelente lugar para conseguir materiales sin que nadie se entere.

Estaba en el puerto, esperando pacientemente a que mi cargamento llegara. Había contratado a cierto grupo para que transportara mi cargamento sin que fuera detectado, sin mencionar que el vendedor había sido un poco más generoso de lo normal conmigo, me había vendido la mercancía con cierta rebaja. Se le notaba muy feliz por haberse desasido de aquello, bueno, lo que es basura para muchos es un tesoro para otros.

-¡Sake! – Grite. No pasaron ni cinco minutos cuando uno de los grumetes había llegado con una botella y algunos aperitivos para mí. La espera estaba comenzando a ser larga y aburrida, apoye el codo sobre la mesa con mi diestra para luego dejar mi barbilla posar sobre mi mano, llevando la botana hacia mis labios para disgustarla. Se trataba de una frituras de queso, mis favortidas.

- ¿Se encuentra bien, señor? – Aquella pregunta me saco un poco de onda para ser honestos ¿Tan mal me veo? Quizás estaba haciendo muy obvio mi aburrimiento y simplemente estaba tratando de matar mi ansiedad con comida y bebida, como era de costumbre. Tambien era por el hecho que era media noche y me estaba comenzando a dar algo de sueño, mucho esperar sin poca acción realmente era un dolor de culo. Pero el mercurio lo valia, tengo tantas ideas para utilizarlo como un arma cuanto el tiempo lo amerite. Pero por ahora, solo me queda ser paciente.

- No ocurre nada, pequeño hermano. – Le dije, no tenía ganas de que nadie se preocupara por mí. Lo menos que quería era que cualquiera demostrara el más mínimo grado de preocupación hacia mi persona. Se supone que soy el pilar, el hermano mayor y el señor de la guerra. Aunque aquello ultimo solo era cuando tocara hacerlo. Si es muy cierto que disfruto de la guerra y de la batalla, pero cuando tenía sentido.

Como podía llegarlo a ser mi venganza, que tarde o temprano llegaría a mí.

-Esta bien, si me disculpa. – Que amable. De hecho, todos en mi familia debería serlo, aunque existen alguna excepciones. No importaba, no tiene nada de malo que cada persona fuese un mundo diferente.

No tenía ganas de esperar por mucho más tiempo ¿Dónde lo había colocado? ¡Aquí esta! Ahora ¿Cuál era el número? Era… ¡Listo! Veamos quien me atenderá. Los segundos pasaban y yo solo me dispuse a dar un trago profundo de sake, estaba bastante delicioso. Y luego la escuche, un alo que resonaba la voz de una dama al otro lado, pude notar algo en su voz, pude notar… poder.

- Habla el cliente..- Dije con total tranquilidad. – ¿Por qué están tardando tanto? ¿Algún problema?
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Lun 8 Feb 2021 - 23:43

Con parsimonia, abrí la puerta y me uní al grupo de gente. Parecía que había alguien importante presidiendo una mesa mientras se deleitaba con sake y comida. Podría ser el cliente o alguien por encima del encargado, no lo sabía. Los demás parecían estar entablando conversación entre ellos hasta que depararon en mi persona. Je, no me gustaba que dirigieran todas esas miradas hacia mí. Pero bueno, era cuestión de acostumbrarse. Además, tenía puesta mi máscara así que no debería haber problema. Con una leve reverencia y un gesto con mi mano derecha, decidí presentarme ante el populacho con una ligera sonrisa.

- Buenas noches, damas y caballeros. Mi nombre es Lady Shadow y seré parte del equipo de protección junto a vosotros. Un placer el conoceros -

Sin tardar, agarré la primera silla que vi y me senté entre un hombre musculoso y con cara de pocos amigos además de calvo vestido con ropa militar y una mujer vestida con un traje negro, rubia y con gafas. La mujer fue educada y me ofreció un vaso de sake. Con gusto, lo acepté. Me quedé observando a los demás. Un gyojin grande y musculoso como el hombre a mi lado. Una tontatta con una cicatriz en el ojo izquierdo. Una skypiana de cara hermosa y con grandes "ojos". Luego estaba el que parecía ser el más fuerte de la zona. Parecía un niño pero, sentía una gran presión emanante de su persona.

-¿Estás mirando al contratante? Cuentan que es una persona fuerte e influyente. O eso dicen los rumores. Me llamo Catherine Longheart, un placer,  señorita Shadow - La mujer del traje se mostró amigable y cordial conmigo a la vez que me contaba sobre el muchacho del sake.

- Ya veo, así que es la persona por la razón este grupo variopinto se ha reunido aquí. Sinceramente, podría esperar que alguno se liara a hostias en cualquier momento - Dije con una sonrisa hueca.

-Que no te quepa duda, muchacha. Aquí hay gente muy peligrosa - Saltó el hombre de al lado - Las apariencias engañan pero más de la mitad de los que están aquí hemos matado ya a varias personas y trabajado para gente turbia. El nombre es Yahad Zurz, por cierto. Seguro que habrás oído hablar de mí, mercenario y esas cosas - Se limitó a beber sin despegar su verde mirada del plato de comida.

- No me suena su nombre, señor. No he visto mucho mundo que digamos, pero seguro que podremos llegar a hacer negocios en el futuro. Si está interesado, claro - Dejé la posibilidad en el aire mientras eché un trago y me limitaba a observar a los demás.

- Puede ser, muchacha. Pero no soy barato. El dinero es el que manda en mi vida y en la de todos, aunque haya gente que lo niegue -

Solo con esas palabras, aquel mercenario me había agradado. Daba gusto una persona que iba de frente en vez de ser una hipócrita. Como los marines mismos o los revolucionarios. Todo era poder y dinero.

- Entonces, ¿de donde venís? - Proseguí haciendo amistades hasta que llegara la hora de trabajar.
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Miér 10 Feb 2021 - 15:21

-Entiendo… ¿Alguna idea de por dónde comenzar? – Las noticias que me llegaron no eran buenas, al parecer mi cargamento había sido robado por un grupo de bandidos. Di un fuerte suspiro, no debía dejar que el enojo me consumiera de sobremanera, tan solo era un contratiempo y nada más.  - ¿Cuánto tiempo necesita para averiguar los detalles?  De acuerdo,  pero el problema debe ser resuelto lo más pronto posible.

Colgué el DDM y me deje caer en la silla. Tome un puñado de frituras y las introduje en mi boca. Podía escuchar con claridad todo lo que hablaban sobre el dinero. Podía entender algunas cosas, y otra no. – Entonces… ¿El dinero es su jefe, Zurz? –  El mercenario no dudo en voltear a mirarme con una expresión un tanto molesta.

- Eso he dicho, no solo es mi jefe, es el de todos.

- Puedo comprender su punto de vista, señor Zurz. Es más, su reputación le precede, un mercenario leal a quien sea capaz de pagar su precio. – La expresión de Zurz cambio en ese momento, al parecer se sentía bastante orgulloso. No obstante, mis intenciones no eran subirle los humos. –  Pero volviendo a lo de antes. Si yo le ordenara humillarse ¿lo haría? Si yo le ordenara que se desnudara y saliera corriendo como loco por las calles de Downs ¿lo haría? Si yo le ordenase matar a sus seres queridos y familiares ¿lo haría?  No me malinterprete, señor Zurz.  Puedo entender muy bien la importancia del dinero.  Pero lo que no me puedo permitir entender, es como alguien deja que una “herramienta” se convierta en la dueña de su vida.  ¿Alguien tiene alguna objeción?  

Se notaba que mis palabras habían llegado a todos en la habitación, meditaban profundamente. Yo me encontraba tranquilo disfrutando de mi botana y mi sake. Zurz dio unos cuantos pasos y me miraba  muy seriamente. No era enojo lo que traía sus ojos, era algo más.  

-Hablas mucho, niño.

- Hablo lo necesario,  y como usted me cae bien, se lo advertiré una sola vez. –  Levante mi mano derecha y la encendí en llamas, fundiendo un puñado de frituras dejando caer todo eso en mi boca. – La última vez que alguien me llamo niño, termino igual que mis frituras. – Pude notar inmediatamente que todos en la habitación se pusieron algo nerviosos.  El mercenario simplemente se dispuso a sonreír y regresar a su lugar.  

-Al fin un contratante que no es aburrido. – Dijo, honestamente me l tomare como un alago.

- Lo que sea, pronto  sus compañero me pasaran información sobre mi cargamento, parece que lo han asaltado. -  Seguí bebiendo con tranquilidad pero mi botella estaba a punto de terminarse.  Así que Salí a tomar un poco de aire fresco, pero no sin antes coger más sake, tenía un presentimiento que la noche seria larga.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Sáb 13 Feb 2021 - 3:11

Mientras andaba conversando con la chica de las gafas y el mercenario calvo, el que parecía ser el contratante plantó una curiosa pregunta al señor Zurz. Tenía la intención de iniciar un debate con el mercenario. Interesante. Parecía que el señor Zurz no andaba de ánimos para ello hasta que el contratante le alabó por su trabajo. Momentos después le planteó que si haría cualquier cosa para ganar dinero, incluso humillarse. El mercenario fue a plantar cara pero el joven consiguió con meras palabras cargadas de poder el echarle atrás. Aunque lo extraño era al señor Zurz le pareció divertido.

-Vaya forma de plantar cara a sus empleados, muy impresionante - Le comenté a la señorita Longheart mientras el joven abandonaba la estancia con una botella de sake en mano.

- Ya se lo dije, señorita Shadow. Es un hombre que sabe imponerse cuando debe y no es conveniente hacerle enfadar. No mucha gente ha sobrevivido a ello - Catherine le dio un pequeño sorbo a su vaso y se ajustó las gafas con la muñeca derecha - Es un capitán pirata, anda pisando fuerte para convertirse en una amenaza futura para el Gobierno y los que se le pongan en medio -

- Es alguien entretenido y tiene madera de líder, os sorprendería saber la cantidad de contratantes de mierda que he tenido. Tiemblan ante la primera provocación - Comentó Surz al sentarse de nuevo en su sitio.

- Ya veo, ya. Parece un buen cliente para negocios futuros - Miré hacia la puerta con curiosidad - Bueno, voy a hacer migas con nuestro jefe. Siempre es bueno saber para quién trabajas - Me levanté de la mesa y me dispuse a salir fuera

- Tenga cuidado, señorita. Hay gente que si no se sabe como tratar con ellas... acabas quemado - Comentó la mujer del traje, como dejándome caer algo.

De todas formas, salí al exterior y busqué con la mirada al contratante. Ahí andaba deleitándose con el sake. Me acerqué hacia él.

- Bonita noche, ¿verdad? En noches como esta dicen que el Diablo juega en las sombras - Había Luna Nueva y era costumbre ese dicho en donde nací - Soy Lady Shadow, trabajo para usted. Me ha impresionado como ha tratado usted el encaramiento del señor Surz. Le aplaudo por ello. ¿Puedo saber su nombre? -
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Jue 18 Feb 2021 - 15:36

La luna de hoy se lucia hermosa, parecía una sonrisa. Si no me equivoco… creo que esa es la luna creciente. ¿Cómo se de esas cosas? Lo he leído en un libro. Si, aunque no lo parezca me encanta leer, soy una criatura compleja con gustos complejos o incluso sosos dependiendo con los ojos de quien me mire. No pude evitar suspirar y pensar en el montón de cosas que tenía que hacer para lograr todos mis objetivos, era un camino largo sin lugar a dudas.

- Vaya noche… - Suspire profundamente mientras lentamente llevaba la botella a mis labios, tenía la sensación que esta sería una noche larga. ¿Cuándo fue la última vez que hice un trabajo de noche? Si mal no recuerdo, fue Amazon Lili.

El fin justifica los medios, me gusta utilizar mucho esa frase. Perdí un brazo por una poderosa alianza, un beneficio mayor. Sinceramente fue algo que no me molesto, recibí algo mejor a cambio, pero ahora tenía muchas cosas en mente como para preocuparme por recuerdos, debía esperar la respuesta del otro grupo.

Aunque, aquella frase me saco de mi mente por un momento. Voltee a fijarme de quien se trataba, y mis ojos quedaron encantados con la belleza que pude contemplar. Rubia, piel pálida y una figura que dejaría a más de uno boquiabierto. Aunque… su máscara si me daba un poco de fastidio, era rara y con un diseño bastante… ¿maníaco? No lo sé. Además, no creo ser la existencia más indicada para decir quien está mejor de la cabeza o no.

- Incluso las sombras no pueden evitar a extinguirse cuando el sol brilla. – Dije tranquilo y sonriente. – Y el diablo es uno de los oponentes que me esperan en el infierno cuando yo muera. – La mujer ante mí se presentaba como Lady Shadow, un nombre artístico bastante curioso la verdad. Sus halagos llegaron a mí al igual que una pregunta que no me molestaba contestar. – Freites D. Alpha. Algunos me apodan el señor de la guerra, los miembros de mi tripulación me llaman el hermano mayor. Aunque a mí me gusta referirme a mí mismo como la calamidad. – Di otro profundo trago a mi botella. – Y agradezco los halagos. Aunque muchos de los mercenarios y criminales olvidan que a veces no tienen que subestimar a nuestra especie. Solo hice lo que tenía que hacer. Por otro lado. – Dirigí mi mirada hacia ella. – Al parecer aún tenemos algo de tiempo antes de ponernos en marcha. ¿Qué la trae por aquí? No… esa no es la pregunta que debería hacerle. La pregunta real seria ¿Que la trae hacia mi presencia?
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Dom 28 Feb 2021 - 2:25

El joven andaba bebiendo una bebida de sake con la mirada perdida hasta que oyó mis palabras y se giró a verme. Por su rostro, me dio la sensación de que le parecía hermosa. Je, hombres. Solo bastaba un cuerpo bonito y unas palabras dulces para tenerlos moviendo el rabo como a un perro. Mis halagos parecieron agradarles y me sorprendió que fuera educado. Supongo que un libro no podía ser juzgado por su apariencia. Y más en un mundo como aquel, donde cualquiera podía jugar contigo de muchas formas distintas. El muchacho se presentó como Freites D. Alpha. Por sus palabras, parecía ser el capitán de una tripulación pirata. Tenía sentido. Después de todo, los piratas y los criminales éramos lo mismo pero enfocados a otras cosas. Saqué un puro de mi abrigo y, con delicadeza, lo encendí con mi mechero para llevarme mi droga a los labios con parsimonia. El fuego brillaba con fuerza. Después de tomar el humo y soltarlo con una sonrisa, me dispuse a seguir hablando.

- Por sus palabras noto que ha vivido mucho mundo para hablar así del Diablo. No se preocupe, estoy segura de que no existe nada después de la muerte. Solo un abismo oscuro en medio de la nada. El eterno descanso - Volví a tomar humo para soltarlo por la nariz- Noto que es una persona fuerte, y las personas fuertes son de mi interés. Y como también es el jefe de la operación, pues pensé en hablar con usted para hacerme una idea de para quien trabajo - Dije lanzando el puro al suelo y pisándolo con el pie.


Personas como Alpha eran clave para ser mis futuros clientes. Con suerte, podría cumplir con la primera parte de mi plan dentro de poco. Si hablaba un poco más con los otros mercenarios y demás calaña, mi organización podría ir comenzando a formarse. Pero... Poco a poco. Las cosas hechas a las prisas nunca son buenas.

- Cuénteme, ¿Qué piensa hacer con el cargamento? Si no es secreto, claro. Imagino que seguir con la guerra. Me parece fascinante cual frágil es el mundo. Solo se necesita una persona capaz de agitarlo y todo se vuelve más... divertido. Un mundo en paz perpetua es bastante aburrido. Y yo no pienso dejar que las aguas sigan en calma, fufufu... - Reí con picardía, pues si mis planes salían a pedir de boca, entraría una nueva figura a la pieza de ajedrez. Con suerte, una reina.
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Mar 2 Mar 2021 - 1:36

-No malinterprete mis palabras, señorita Shadow. No he vivido tanto, tan solo tengo diecisiete años. – Di otro profundo trago a mi bebida mientras observaba el cielo nocturno. Mis pensamientos estaban llenos de muchas cosas, comer era una de ellas. Tenía tiempo que no disgustaba alguna deliciosa comida durante estos últimos días. - ¿Conoce usted algún buen restaurante? Vera, suelo ser algo exquisito con la comida y ya he llenado de suficiente porquería mi cuerpo con tantas frituras. Necesito algo más… balanceado. – Dirigí mi mirada a los ojos de la dama. Pude ver unos hermosos ojos color celeste. Otra cosa que me llamaba mucho la atención de ella era su ropa, al parecer tenía cierta fascinación con el rojo. Eso era algo obvio.

-¿Fuerte? ¿Yo? – Preguntaba mostrando una expresión de lo más neutral e inexpresiva. – Solo soy una promesa, señorita Shadow. Y como cualquier promesa puedo romperme con facilidad. – Esperaba que ella pudiera entender a que me refería. Cualquiera pensaría que soy fuerte, pero tan solo soy la punta del iceberg. Aún quedan cientos de personas que me superan, que apuntan a lo alto. Pero lo que Nadia sabe, es que yo siempre me encuentro apuntando más alto. - Sabrá muy bien, que los peces gordos están en el nuevo mundo y, para ellos no soy más que simplemente un cachorro. Soy fiel creyente que al ser consiente de mi realidad y fingir que soy algo más, evitara muchos problemas.-

Todos y cada uno de los pesos pesados de todas las facciones se encuentran en aquel lugar, eso lo tengo más que presente. Unos luchan, otros gobiernan y algunos simplemente esperan pacientemente. Mientras tanto yo crezco. Consumo. Y me hago más fuertes.

-Pero no tengo intención alguna de servirle a ninguno de ellos. Todos tarde o temprano serán fundidos y reducidos a la nada. – levante un poco mi mano para mostrarle a la rubia como formaba un potente fuego rojo en mi palma. La noche era fría, al menos lo seria para ella, yo no puedo sentir frio ni calor desde hace mucho. – Espero que el calor de mi llama le ayude con el frio. Por otro lado, su pregunta puede ser contestada sin ningún problema. ¿Usted alguna vez ha leído el cuento de Peter Pan? En caso de que usted sea conocedora de este, sabrá usted que el capitán James “Garfio” logro crear el peor veneno de la historia fundiendo anillos. Yo simplemente planeo fundir muchos metales usando el cargamento como base, con el fin de lograr un veneno que sea capaz de contaminar lo que sea con tan solo una gota.

Y Sonreí con amabilidad al explicarle mi plan.

- ¡Zehahaha! Si el crear un reino de piratas agitara el mundo, le aseguro que ni la escala de Richter podrá medir la potencia del sismo que se aproxima.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Dom 7 Mar 2021 - 19:34

Me quedé un poco escéptica cuando escuché que el muchacho tenía solo diecisiete años, con solo esa edad, ya emanaba tal energía e irradiaba poder. Parecía ser aquella una conversación agradable, incluso me preguntó si conocía algún restaurante mientras se quejaba de haber comido demasiada comida basura. Negué con la cabeza, los únicos restaurantes a los que había ido había sido por negocios o cuando era una niña e intenté robar las sobras para no morirme de hambre. Aquellos tiempos siempre se me marcarían en mi mente como la misma cicatriz que recorría mi cara.

- No sea tan molesto, señor Alpha. Aunque sea una promesa como usted dice, hasta alguien débil como yo puede notar cierta presión con su presencia. Bueno, ahora está usted en el North Blue. No es de los más fuertes del mundo aún, pero podría decirse que estos mares del Blue es posible que si - Me encogí de hombros - Las personas cambian, se pueden volver más fuertes o más débiles. Yo creo que hace bien en reconocer que aún está verde pero es solo cuestión de tiempo hasta que consiga llegar a las grandes ligas. La voluntad de las personas es lo que las hace crecer - Eché la mirada de vuelta al cielo estrellado.

Observé como creaba una llama en su mano. Aquello me llamó la atención, ¿era un usuario de frutas del diablo? Aquello alimentó mi ambición de crear frutas del diablo artificiales. Con solo pensar en crear un ejército de usuarios capaz de hacer temblar al mundo entero creaba una sonrisa en mi rostro. Luego, me contó su plan para lo que quería el cargamento. Por lo que entendí, pensaba usarlo para una guerra o algo así.

- Conque un reino de piratas, ¿eh? Sueña usted a lo grande. Me recuerda a las grandes historias de gente del pasado. Ya que me ha contado usted acerca de sus planes, veo justo el contarle el mío - Abro los brazos - Guerra. Llevar la guerra al mundo entero y ver como todos se matan entre sí y deleitándome viendo como se les caen las máscaras de la moralidad a todos. Exponiendo la verdadera naturaleza del ser humano. Y para ello pienso hacerme un hueco en el Bajo Mundo y crear un ejército especial el cual alquilar a quien sea capaz de pagar el precio - Los ojos me brillaban cuando hablaba del futuro que tenía en mente - Así que de momento, tengo que hacer trabajos para ganar dinero y conseguir tratos además de aliados y subordina.... - Justo antes de acabar la frase, la señorita Longheart apareció con semblante nervioso.

- Disculpad la interrupción, ¡pero se acerca el barco que tardaba en llegar con la mercancía! ¡La mala noticia es que ha sido abordado por piratas y han contactado con nosotros por Den Den diciendo que nos iban a robar el resto del cargamento! - En la distancia, más allá de la bahía, se podía observar un barco acercándose a toda vela.

- Parece que la noche se va a poner movidita - Dije llevándome la mano a la barbilla y sonriendo.
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Vie 12 Mar 2021 - 14:48

-Crecer es algo que va con mi naturaleza, señorita Shadow. – Dije, mientras le miraba con una sonrisa tierna y una marida cariñosa.- Pero incluso fenómenos como yo sabemos muy bien que tan rojo es el camino hacia la sima. No crea que no estoy de acuerdo con usted. La guerra es un lugar maravilloso donde el ser humano no puede ocultar su verdadera naturaleza. Aunque, es muy librar batallas contra oponentes que no están listos para ello.

Con el tiempo he aprendido que no todo oponente está listo para librar una batalla de tal magnitud. Ciertamente la guerra es un lugar horrible donde lo único que logras ver son baños de sangre con o sin sentido. A veces son libradas por propósitos de conquista. Otros simplemente buscan proteger sus hogares.

Luego están locos como yo, que disfrutamos de la guerra como si fuera un deporte.

- Con el tiempo he aprendido que es importante mantener un equilibrio, señorita Shadow. La guerra es maravillosa, si, pero de nada me sirve hacer arder todo el mundo y que lo que más disfruto hacer más nunca se vuelva a repetir. – Cerré mi puño haciendo que la llama despareciera. - La guerra eterna vendrá a mí. Yo ocupare un lugar en la punta de la pirámide de poder y todos los que quieran escalar tendrá que pasar sobre mí. ¿Le digo algo del mundo pirata? Las batallas son cosas del día a día.

Era curioso que alguien tan tranquilo y relajado como yo disfrutara tanto de un acto tan bélico y lleno de sangre como la guerra. Para mí era como jugar a un ajedrez muy grande. Mi naturaleza tranquila siempre me traía buenas cosas y, constantemente, más y más me seguía por ello.

Y eso me encantaba. Mientras más personas más la podremos pasar bien en las fiestas.

- ¿Piratas? – Dije mostrándome un poco confundido. – Supongo que existen locos temerarios como yo. Que todos se preparen, es momento de darles la bienvenida.

la señorita Longheart se retiró y fue rápido a cumplir con mis indicaciones. Yo por mi parte aun me quede observando el cielo por un rato. - Sera divertido. – Era una noche donde solo me encontraba yo, mi brazo mecánico y mi voluntad.Mis armas, mi súper ave y mis tropas todas estaban en el Grand line. Me pareció correcto venir solo y contratar trabajadores locales, así llamaría menos la atención. – Señorita Shadow ¿Existe alguna posibilidad de tener una conversación un poco más privada? En mis dominios, por supuesto.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Mar 16 Mar 2021 - 0:23

Por lo visto al pequeño señor de la guerra también le gustaba la guerra, pero quería mantener el mundo en pie para seguir cabalgando con el caballo de la Guerra. La diferencia entre él y yo era que a mi no me temblaría la mano para acabar con el mundo entero. Me daba igual si ya hubiera mas batallas, solo las cenizas de una civilización que se volvió historia. No podía esperar para llevar a cabo mi cruzada y terminar con todo. ¿Piratas, marines, revolucionarios? Daba igual quien fuera, nadie escaparía al aliento de Dios. Pero ahora no era el momento de pensar en aquello, al parecer, unos cuantos piratas se habían envalentonado y venido a hacer pillaje. Era una oportunidad perfecta para ver en acción al señor Alpha. A ver cuan fuerte era sin necesidad de meras palabras y ver con mis propios ojos como usa su fascinante Fruta del Diablo. Con la marcha de la señorita Longheart para asumir posiciones con los demás, me alcazaba junto a mi jefe cuyas palabras de la guerra ejercían una cierta emoción en mí. ¿Inspiración?

- ¿Ir a su territorio para una conversación privada? Suena a que usted quiere algo conmigo, ¿cierto? Me limito a los negocios, así me gano la vida. Accedo a ir, pero dependiendo de lo que quiera usted hablar conmigo, mantendré ciertas condiciones. Espero que no le importe - Sonreí llevándome a la boca otro puro - Ahora, deberíamos prepararnos para el ataque. Ya tendremos tiempo para conocernos mejor -

Volví a donde se encontraban los demás y ya andaban preparándose. Se habían armado para la ocasión, al parecer se habían quitado las armas para la reunión como señal de respeto. Busqué con la mirada a mis conocidos. La señorita Longheart se hallaba hablando con el señor Zurz. La rubia iba desarmada, lo cual me parecía extraño. Sin embargo, el mercenario tenía encima una escopeta recortada, dos pistolas y un par de cuchillos arrojadizos además de algunas granadas. Aquel hombre si que llevaba la guerra en la sangre. Se mostraba divertido.

- Parece que se nos vuelve a unir en buen momento,  miss Shadow - Dijo el mercenario - Una panda de piratas que responde al nombre de "Los Hijos del Mar" se han atrevido a robar el resto del cargamento además de venir aquí a por el otro. Les vamos a dar una buena bienvenida -

- No sea tan confiado, mister Zurz. No sabemos si son fuertes. Hay que tener cuidado porque además de resultar dañados, podríamos quedarnos sin cobrar el trabajo - Respondió la mujer con pinta de secretaria.

Al tiempo que acababa de decir su frase, la tierra tembló al chocar una bala de cañón contra el suelo. Se habían acerdado lo suficiente para poder disparar con los cañones.

- Parece que tienen artillería - Dije apagando el puro una vez más - ¿Tenemos algo para hacerles frente o solo podemos esperar a que desembarquen? - Pregunté con diversión.

- Tenemos unos viejos cañones de cuando esto era un puerto de la Marina, pero no sé si funcionarán en ese estado - Comentó la señorita Longheart.

- Estupendo, señor Zurz. Llévese consigo a alguno de nuestros compañeros y vea si funcionan para atacarles. La idea es inutilizar los cañones del enemigo, tenemos que evitar hundir el barco y dañar la mercancía -
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Sáb 20 Mar 2021 - 16:41

-No tendría problema con aceptar las condiciones que me pida, señorita Shadow. –Dije mostrándome tranquilo volviendo a dirigir la mirada hacia la luna. – Si… ya nos conoceremos con más tiempo.

La noche era tranquila, y me gustaba disfrutar de esa singular sensación que brindaba. Cerré los ojos por un instante y di un profundo respiro llenando mis pulmones de aire. Exhale y de lo más profundo de mi salió un vapor que se elevó por los aires. Esperaba rotundamente que lo que estaba por venir, fuera lo suficientemente interesante. Las batallas en los blues eran cosa del pasado para mí. ¿Quizás debería interferir directamente y acabar con todo esto cuanto antes? No… la gente que he contratado no debería ganar su paga sin haber sudado una gota.

El primer cañonazo hizo acto de presencia. Pude ver donde había caído, a unos escasos diez metros de mí. Fije mi vista hacia el océano, en la dirección donde me podía imaginar donde venían los piratas. Podía verlo, a lo lejos. El barco donde se supone que vendría mi mercurio. Fruncí el ceño, no había nada que me enojara más en el mundo que trataran de interponerse en mis negocios. Ellos no tienen idea de con quién se han metido.

Bueno… ellos pronto lo sabrán.

Utilice mis llamas para elevarme hasta llegar al techo de nuestra guarida. Estábamos en un edificio de tres pisos, alrededor habían muchas casas y otras cosas. En la parte de atrás del edifico teníamos un almacén.

Podía escuchar como todos se preparaban para la batalla. Fue justo aquí cuando mi mente visualizo el campo de batalla como un tablero de ajedrez. El barco enemigo era una pieza grande. Ocupaba bastante espacio en mi partida. Lleve los dedos medio indicie y pulgar hacia mis labios, solía tener esa manía cuando me ponía a pensar. Lo más óptimo era usar nuestra posición como “fortaleza”. Mientras más se acercaba el barco me di cuenta que era un poco más grande de lo que aparentaba.

Claramente estábamos en desventaja.

Busque mi DDM entre mi kimono y llame rápidamente a la gente dentro del edifico. – Soy yo. Ellos son más de cien. Están armados hasta los dientes y necesitamos responder al fuego. – Colgué. La situación estaba comenzando a generar cierta emoción en mí. Una sonrisa se dibujó en mi rostro. Una llena de satisfacción. Aunque debía ser paciente, no era el momento de que yo actuase.

Era momento de ver de que estaban hechos estos criminales.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Mar 23 Mar 2021 - 1:56

La gente salió y formó posiciones, yo me quedé con Catherine en la puerta de la sala de reuniones. Zurz y un hombre con alas en su espalda no tardaron en traer un cañón para después traer algunas balas de cañón. El plan iba a comenzar. Si inutilizábamos los cañones del enemigo, tendrían que desembarcar más rápido. Menos mal que el cañón estaba almacenado resultó estar funcional. Cargaron el cañón y apuntaron hacia el barco. Les recordé que era esencial que no dañaran el cuerpo del buque, solo los cañones. Zurz suspiró. No parecía estar acostumbrado a no destruir algo. Pronto llegaron más andanadas enemigas que impactaron contra la costa. Algunas de las casas de alrededor se vieron destruidas. No tenían mucha puntería por lo que parecía o creían que había gente en ellas. En cualquier caso, había que apresurarse o de lo contrario nos iban a acabar volando por los aires.

- ¡Fuego! - Grité para después el cañón escupiera una bala que atravesó el espacio y se dirigió con fuerza hacia el enemigo.

La señorita Longheart me proporcionó unos prismáticos para fijarme en donde golpearía. Con suerte, voló por los aires uno de los cañones delanteros y se llevó consigo a algunos piratas de al rededor. Recordé las palabras del jefe, son más de cien. Bueno, ahora hay menos. Gracias a la bala, se desató un pequeño fuego en la proa del barco que iba creciendo. Iban a tener que desembarcar tarde o temprano. Apresuré a que recargaran la próxima salva. Es más, ayudé a ello. Era cuestión de tiempo que el enemigo respondiera y nos mandara otra serie de cañonazos. Una vez más, abrimos fuego y tomé los prismáticos otra vez. Rozó el otro cañón y acabó chocando contra uno de los mástiles. Eso les retrasaría, pues el mástil cayó con fuerza sobre la cubierta. Eso y el fuego, como había previsto, había hecho que se apresuraran en tomar tierra.

- Ya vienen, ¡tomad posiciones defensivas! ¡Defended el almacén! - Grité mientras me unía al grupo que esperaba pacientemente al desembarco para iniciar la batalla.
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Jue 8 Abr 2021 - 22:22

Nada mal, el espectáculo que estaban observando mis ojos era bastante entretenido. Aunque todo ocurría muy rápido para mi gusto, el barco enemigo ya se encontraba a punto de llegar a tierra y con un gran número de bajas. Yo sonriera mientras balanceaba los pies sentado desde la orilla del tercer piso. Cuando nuestros enemigos llegaron a tierra, un gran número se lanzó en contra de nuestro edificio. Aunque me parecía curioso que aún no detentaran mi presencia, aunque era algo que no me sorprendía, era normal que enfocaran toda su atención en las personas las cuales le están disparando.

-Ahora ¿Qué van a hacer? – un gran número de hombres se lanzaron a la carga con un potente grito de guerra. Algunos caían víctimas de los disparos de las armas de la gente que contrate, otros saliendo volando por una que otra bala de cañón. Aunque eso no estaba siendo suficiente, si alguien no hacía algo pronto, podrían llegar a penetrar la entrada y llevar la batalla al interior, donde claramente teníamos la desventaja.

Entonces, ya era mi momento de jugar.

Di un gran salto y con la ayuda de mi akuma, salí disparado hacia un grupo. Caí en el pecho de un grandullón que a ojo calculo tenía unos cuatro metros de altura. El impacto fue tan grande que el suelo se formó un pequeño cráter. Me levante y sacudí un poco el polvo que había caído en mi kimono. Mi oponente se encontraba en el suelo gritando de dolor y suplicando por agua, su pecho tenía una horrenda quemadura fruto del calor que suelo provocar. Era una lástima que no fuera capaz de soportar una pequeñez como esa, tan solo eran mil grados.

-Veamos… - Deslice mis brazos adentro de mi prenda y descubrí la parte superior de mi cuerpo. Mi cabello y mis brazos comenzaron a encenderse en llamas y mi respiración estaba llena totalmente de vapor. Mi expresión cambio un poco de niño calmado y amable a una donde me mostraba totalmente serio. Normalmente solía ser sonriente y alegre en el campo de batalla, pero esta gente había robado algo de mi propiedad.

Eso hace que no se merezcan ni una pisca de simpatía de mi parte, porque en esta vida existen enemigos por los cuales vale celebrar y brindar. Claro, sobre sus cadáveres.

Respire profundo y una llamarada salió de mi boca, me lleve conmigo a un gran número de enemigos. No me paraba a contarlos, solo quería acabar con ellos rápido e ir al barco. Corrí hacia otro grupo que no puso mucha resistencia. Cada golpe y cada patada que propinaba cantidad una cantidad de calor tan infernal que simplemente tocarlos era fundirle la piel. La imagen no era nada agradable para personas con estomago delicado. Incluso decapite a unos cuantos simplemente haciendo una partida en horizontal justo en su cuello.

Aunque quedaban muchos, pero no avanzaban. Todo el mundo se quedaba observándome dudando si atacar o no. Yo me encontraba rodeado, pero nadie se atrevía a pelear conmigo. Podía notar el miedo en sus ojos, sabían que iban a morir si hacían algo. Pero… tampoco salían corriendo como cobardes, eso me agradaba. Quizás y solo quizás, el líder de esta gente resultaba ser alguien digno de quien combatir.

-¿Quién es el siguiente?
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Vie 16 Abr 2021 - 23:31

La batalla terrestre había comenzado y no tenía buena pinta que digamos. Era cuestión de hacerles retroceder o de arrinconarles en algún sitio. Pero gracias a que algunos de mis compañeros llevaban armas de fuego encima, se llevaron por delante a varios de los asaltantes. Entre ellos el señor Zurz con su escopeta. Yo me quedé detrás de la línea de fuego. Me quedé observando y pensando alguna estrategia para poder frenar el avance de la marabunta. Pero no disponía de medios para ello. Fue entonces cuando lo que parecía ser una estrella fugaz se llevó por delante a uno de los asaltantes dejando un agujero en el suelo. Era el contratante, Alpha. Usando su poder, quemó a un semigigante y a otros usando un aliento de fuego. Parecía un lanzallamas andante. Si en vez de pirata fuera cazarrecompensas, seguramente ganaría mucho dinero en contratos. Los gritos eran atroces y algunos de mis compañeros, gente que había matado alguna vez, miraban aterrados ante la matanza.

Sin embargo, a mi no me asustaba. Al contrario, era algo que me encantaba ver. Me quedé fascinada ante tal espectáculo. Las llamas volviendo los cuerpos de los enemigos en cenizas y ver como se retorcían antes de morir era como música para mis oídos. Ante el temblor de los otros, les volví a la lucha gritándoles que vuelvan a la carga. Pareció funcionar, pues reaccionaron y continuaron disparando. Ante la caída de tantos de los asaltantes, el líder de ellos pronto llegó. Se trataba de un gyojin grande. De unos 3 metros mas o menos. Era de color rojo y estaba muy de mala leche.

- ¡¿Quien se atreve a joderme a mi, el gran Haruo "Escama Carmesí?! - Vociferó con rabia  - ¡Tú, niñito! ¡Vas a probar el poder de mi grandeza y conocerás el poderío de los hombres pez! - Con un movimiento de manos, el agua del mar acudió a sus manos y formó  una bola de agua que lanzó con potencia.

Los demás estaban perplejos ante tal escena pero aproveché el barullo para esconderme por los edificios. Con suerte podría llegar al barco sin que me vieran. La señorita Longheart quiso acompañarme, pero le hice un gesto para que se quedara. Éramos pocos, si faltaba una persona quizás no lo notaran. Pero si faltaban dos ya era otra cosa. Haciendo uso del sigilo que poseía, intenté no llamar la atención.
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Lun 19 Abr 2021 - 0:10

-El gran pez.- Susurre. Estaba observando fijamente a la criatura que se encontraba frente de mí. Se trata de un enorme gyojin, a simple vista podía calcularte unas medidas aproximadas a tres metros. Sus escamas eran tan rojas como la sangre y por manera de hablar estaba de muy mal humor, aunque eso último me importaba muy poco.

-¿El gran quién?- Dije mostrándome algo confundido. – Discúlpame si no he sabido nada sobre ti. Me imagino que un pez payaso se siente muy grande al ver como nadie en un blue le plata cara. – Eso le había cabreado aún más. El movimiento de sus manos hizo que el agua de mar viniera a sus manos y una gran esfera de agua. La arrojo sobre, aunque yo me mostraba totalmente indigente. Cuando el esfero alcanzo cierto rango cerca de mí, se evaporo en un instante. - ¿Eso es todo lo que tienes, oh gran señor escama carmesí? – Patético sería un elogio para alguien que pretendía que un ataque de agua tan mediocre pasase sobre mi Living Forge. Mi oponente no podía creer lo que sus ojos veían. Para mi es lógico que ocurra, él está ante un ente que es capaz de generar actualmente mil ochocientos grados.

Y no soy odita para dejarme tocar por agua de mar.

-Un pez fuera del estanque. Una trucha fuera del rio. Un bagre que ni siquiera debe saber bien. – Cada paso que daba hacia el gyojin, dejaba una huella de fundición. – Eres solo una basura que se no ha sido inteligente y no ha investigado a quien ha robado. ¿Temerario? Bastante. ¿Inteligente? No mucho. – Si, aunque suene muy extraño y aprecie los momentos épicos donde mis límites sean probados, sabía que al momento de hacer una conquista debía ser inteligente, precavido y astuto. Los momentos épicos que tanto me encantan llegan tarde o temprano. Pero ahora tenía pensado formar mi monopolio, un tablero de juego donde pudiera tener los sufrientes recursos y propiedad para poder financiar la guerra que tanto amo.

Pero para llegar a eso el camino era muy largo.

El hombre de mar no podía creer lo que veían sus ojos. Sus ataques acuáticos venían una y otra vez. Pero el agua se evaporaba antes siquiera llegar a mí. Aunque por otro lado, no podía subestimar el gyojin karate, los grandes maestros de esa disciplina marcial eran capaces de crear grandes corrientes marítimas o poderosos proyectiles muy densos y concentrados de poder.

Pero, este era más fuerza física que otra cosa.

-Muere… - Di un gran salto y di un fuerte golpe en su barbilla, atravesé la carne y eso le fundí el rostro. Luego, comencé a golpear una y otra vez su cuerpo fundiendo donde mis puños impactaban. Estaba totalmente enojado y de muy mal humor, y no tenía intención alguna de disfrutar de esta pelea, solo quería terminar esto lo más rápido posible y poder regresar a mi querido Erebus a seguir planeando cosas.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Celeste D` Angelo Miér 21 Abr 2021 - 1:31

Al parecer mi intento de escabullirme para recuperar el barco fue totalmente innecesario. Después de escuchar como el agua hervía, me asomé por una esquina y pude ver como el señor Alpha acababa de un combo brutal contra el grandullón que parecía ser el capitán de aquellos pobres diablos. Ver aquella escena me dio disfrute, pero también me recordó que era mejor no enfadar a aquel muchacho. Poseía un poder bastante peligroso. Es decir, había derrotado a un Gyojin que estaba usando su habilidad con el agua solo con calor. Además de acabar haciendo pescado frito con él. Con la caída del capitán, la moral del resto de los piratas cayó rápidamente. Algunos tiraron sus armas y se rindieron, pero otros que aún les quedaba algo de coraje, se abalanzaron en una última carga desesperada. Era el momento de acabar con aquello. Con el peso pesado caído, el resto de mis compañeros no tendrían mucho problema para poner fin al resto de los condenados.

Los últimos balazos y choques de espadas acabaron rápido. Solo quedó de nuevo un extraño silencio. Quedaba por decidir que hacer con los que se habían rendido. Volví al lado de todos para comprobar las bajas aliadas. Por suerte o por desgracia, habían caído heridos 4 de los nuestros y había muerto 1. Para ser una guerra donde los números no nos ayudaban, no había acabado tan mal. Pero fue gracias a que teníamos al chico de calor con nosotros, o de lo contrario habríamos caído muy fácilmente.

Salieron a mi paso la señorita Longheart y el señor Surz. Surz había quedado medio herido del hombro debido a un arma blanca. La mujer con pinta de secretaria estaba ilesa.

- Parece que no te ha ido muy bien, mercenario. ¿A cuantos has matado? - Pregunté con una sonrisa mientras observaba a los muertos.

- Y que lo digas, señorita. Uno de esos malditos bastardos me ha acabado hiriendo a traición cuando uno de sus compañeros quería que le perdonara la vida. Creo que me estoy haciendo viejo para estas cosas... Pero bueno - Dejó escapar un suspiro y me miró con cierta sorpresa - No has estado nada mal ahí fuera, nada mal para una novata -

- No ha sido nada más que lo que uno haría lógicamente, no es para tanto - Respondí levantando los hombros - ¿Y usted señorita Longheart? ¿Algo le ha ocurrido en la contienda? -

- Nada que no pudiera solventar, señorita Shadow. Algún rezagado que dio problemas, pero nada que un par de llaves y patadas a la entrepierna no arreglaran - Suspiró mientras se recolocaba las gafas - Realmente no me gusta mucho la idea de mancharme las manos, es grotesco como le salpica la sangre a una -

- Me alegro que hayan salido indemnes de la batalla, señores. Voy a reunirme con el jefe, a ver que quiere hacer con la gente que se ha rendido. Tengan una carta mía de presentación. si quieren trabajo pueden llamarme. Agradecería tener a dos sujetos tan confiables como ustedes - Les tendí una carta a cada uno para después ir a donde estuviera Alpha.

- Bueno, jefe. ¿Qué quiere hacer con los que han caído? ¿Los matamos o los quiere dar una oportunidad? - Dije volviendo a fumar un puro mientras contemplaba la sangre que yacía alrededor.
Celeste D` Angelo
Mensajes :
42

Fecha de inscripción :
09/01/2021


Hoja de personaje
Nivel:
23/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (23/150)
Experiencia:
12200/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (12200/1000000)
Berries: 10.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Freites D. Alpha Jue 22 Abr 2021 - 17:26

Termino… esta insignificante batalla finalmente había terminado. El causante de todos mis problemas resulto ser tan solo un pequeño pez fuera de su estanque. Nada del otro mundo y que resultara sorpréndete. Un idiota que creía que por ser una “especie superior” podría retar a cualquiera.

Lo que no sabe, es que yo era algo mucho más superior a él.

Es normal que al tomar la cabeza del líder los demás se desmoronaran. Era un principio básico en el arte de la guerra. Mire a todos con sumo cuidado y podía observar el miedo en sus ojos. Ver eso no me provocaba absolutamente ningún tipo de placer ni satisfacción, y tampoco estaba recibiendo ningún tipo de gozo por la manera que se llevaron las cosas. Odio rotundamente a las personas que tratan de interponerse en mis negocios.

-Realmente no me interesa lo que ocurra a partir de aquí, Señorita Shadow. – Dije mostrándome totalmente tranquilo, regresando mi cuerpo a la normalidad. – Lo único que me interesa es recuperar mi contenido y ver qué cosas más de valor tienen allí dentro. Siéntase libre de hacer lo que quiera con ellos.

Acomode mi kimono y me dirigí dentro del navío enemigo. No era nada del otro mundo el navío, pero tampoco estaba tan mal. Baje a la bodega y allí pude encontrar algo un poco más agradable a la vista, se trataba de un enorme tesoro, podía calcular a ojo puro que se trataba de unos cien millones, quizás producto de los saqueos hechos por esta tripulación. Un poco más al fondo se encontraba los barriles con mi mercurio. Eran unos cinco barriles y cada uno contenía cien litros.

- Nada mal. – Hice una llamada por DDM e indique a mis chiquillos que vinieran a esta isla lo mas pronto posible. Debíamos reclamar toda esta recompensa y seguir con nuestros planes de conquista.

Salí de nuevo para encontrarme una vez más con la rubia. – Señorita Shadow, tenga. – Le extendí un papel con mi número personal. – Cuando tenga tiempo y disposición, llámeme. Quizás tengo algo mucho más interesante que ofrecerle a usted. - Observe por un instante al resto del grupo. – Para el resto de ustedes, excelente trabajo. El pago ya ha sido realizado. Ha sido un placer trabajar con ustedes.

Me di di la vuelta para regresar al navío enemigo. -¡Ah sí! Señorita Shadow. Si no tiene nada mejor que hacer, puede venir conmigo a mi territorio. Su pago ya ha sido realizado.
Freites D. Alpha
Mensajes :
524

Fecha de inscripción :
14/10/2018


Hoja de personaje
Nivel:
78/150Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (78/150)
Experiencia:
142660/1000000Empezando por lo bajo (Priv-Pasado Alpha - Celeste)  9h2PZk8  (142660/1000000)
Berries: 110.000.000
Ver perfil de usuario

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.